Sendai Yuusha wa Inkyou Shitai Capítulo 81: Los sentimientos del agente




Manual




Bernadette: “...... Haa”

 

Al separarse de Yuu y regresar a la posada, Bernadette dejo salir un nuevo suspiro para sumarle a los incontables suspiros que hizo hoy.

Incluso su expresión era sombría y parecía como si estuviera meditando, y su energía habitual claramente no se veía por ningún lado.

 

Bernadette: “...... Nunca pensé que Yashiro-san fuera así de fuerte ......”

 

Para Bernadette, Yuu era una persona que debería proteger.

Bernadette pensó que Yuu, que tenía un equipo que no podía llamarse de buena calidad y había dicho que viajaría por el mundo, no era confiable.

Por esa razón, aunque había llegado una orden para regresar de la iglesia, ella dijo algo irrazonable a la sede de la organización religiosa pidiendo ser su escolta.

Pensó que lo protegería no solo de los Agentes del mismo oficio, sino también de monstruos y ladrones nocturnos, de todo lo que lo atacaría.

……Pero.

 

Bernadette: “Yo, no era necesaria, yo ......”

 

Bernadette y Kuon, se podría decir que, en realidad, estaban prácticamente en el mismo nivel.

Aunque no luchó con el efecto de fortalecimiento que da la Pistola Mágica ni uso sus dos pistolas, Bernadette había peleado seriamente con Kuon.

Sus habilidades rivalizaban entre sí, pero de repente recibió un golpe por la espalda y salió del ring, perdió.

 

Contra ese Kuon, lejos de dar una buena pelea, Yuu no rompió su compostura de principio a fin. (Aunque Kuon no parecía que fuera a todo lo que da).

 

Yuu probablemente estaba en el mismo nivel o poseía una habilidad aún mayor que ella. En el momento en que entendió eso, sintió una sensación similar al piso colapsando bajo sus pies.

 

“Nn? ...... Si no recuerdo mal, tu nombre era, Bernadette, ¿verdad?”

 

Bernadette caminaba de manera inestable. Había alguien que la llamaba como ella.

 

Bernadette: “Eres ......”

“Pensé que estarías en la residencia de Vodan a esta hora?”

 

Un semi-humano con la mitad inferior de un caballo y la mitad superior de un humano, la Centauro, Kuushe.

Cuando Bernadette inspeccionó el área desde donde Kuushe la observaba, la posada en la que se quedaron anoche apareció inmediatamente ante sus ojos.

No se dio cuenta hasta que Kuushe la llamó.

 

Kuushe: “A juzgar por tu aspecto ...... ¿Fallaron?”

 

Desde la aparición de Bernadette, Kuushe parecía pensar que no podían encontrarse con Vodan.

 

Bernadette: “N, no. Por ahora, creo que Yashiro-san se ha reunido con él ......”

Kuushe: “Yashiro ... ese infame humano, eh. En ese caso, ¿por qué estás aquí?”

 

Era natural que Kuushe hiciera esa pregunta.

 

Bernadette: “Yo... pensé que solo sería un obstáculo para Yashiro-san ......”

Kuushe: “......”

 

Kuushe gritó ‘Mierda’ en su mente al ver que Bernadette estaba paseando su mirada hacia abajo y se había metido en un estado de ánimo aún más oscuro.

El ambiente en el que Bernadette estaba vestida se había transformado en algo pesado.

 

Kuushe: “Ah ~ ...... Entonces, sí. Tengo algo que informar de mi lado. ¿Te importa hablar mientras caminamos?”

 

Bernadette asintió con la cabeza a las palabras de Kuushe, que parecían intentar cambiar el estado de ánimo de la situación.

 

•••••••••••••••

 

Kuushe: “Fumu, ya veo. ...... Aun así, cuestiono el hecho de que trataste de matarlo en el momento en que lo conociste, ¿sabes?”

Bernadette: “C, como dije! ¡Eso fue solo un error que cometí!”

 

Mientras caminaba en la ciudad de Be Io, Kuushe respondió con una sonrisa irónica a Bernadette, quien estaba hablando sobre cuándo conoció a Yuu.

Para la actual Bernadette que reconoció al Héroe => Yuu, esto era algo así como su oscura historia, y su rostro se puso rojo.

 

Kuushe: “Bien, dejemos las bromas a un lado....... De esa manera, ya que le causaste problemas en innumerables ocasiones, querías ayudarlo, ¿no es así?”

Bernadette: “Sí……”

 

A la pregunta de Kuushe, Bernadette respondió con una voz que parecía desaparecer.

 

Kuushe: “...... Si tuviera que decir algo, me parece que simplemente lo hiciste arbitrariamente y te deprimiste arbitrariamente.”

 

Kuushe, que se había cruzada de brazos y pensó por un momento, se atrevió a decir eso con un tono que parecía como si estuviera mirando a Bernadette.

 

Bernadette: “......”

 

Por las palabras de Kuushe, Bernadette miró fijamente a Kuushe, pero Kuushe continuó sin importarle.

 

Kuushe: “¿Ese hombre exigió algo de ti?”

Bernadette: “N, no ......”

Kuushe: “Entonces no hay razón para que te preocupes por eso. ...... Es ese hombre infame del que estamos hablando. Probablemente esté satisfecho solo con mirar tu cuerpo.”

 

Bernadette se rio de Kuushe diciendo eso con una sonrisa irónica.

 

Bernadette: “Ahaha. Ya que Yashiro-san es un pervertido, eso es probable, ¿no es así?”

 

Kuushe, quien se sintió aliviada de que Bernadette finalmente mostrara una sonrisa, cambió su expresión facial a una expresión seria.

 

Kuushe: “Hace poco llego un mensajero. Parece que han averiguado el paradero de los que fueron secuestrados en la ciudad de Oltaine.”

Bernadette: “¿¡Es eso cierto!?”

Kuushe: “Sí. También me iré de esta ciudad y me dirigiré a Oltaine....... También me confiaron las palabras de Ire, nuestro patriarca, para ustedes. ...... ‘Estamos agradecidos por su cooperación con nosotros a pesar de ser de una especie diferente. Les deseamos lo mejor en el camino que les sigue por delante’ ... Estas palabras, quiero que se las digas a ese hombre.”

 

Diciendo eso, Kuushe golpeó su puño en su pecho.

 

Kuushe: “S, sí. …… ¡Yo se lo diré!”

 

Haciendo una imitación de Kuushe, Bernadette golpeó su puño en su pecho.

Cuando pasó un poco de tiempo cuando los dos se enfrentaron, Kuushe dejo salir una pequeña risa * Fu *.

 

Kuushe: “Odio a los humanos. ...... Sin embargo, no los odio tanto a ustedes chicos”

 

Diciendo eso, Kuushe regresó. Al irse, Bernadette involuntariamente sonrió ante esas palabras que se dijeron para que fueran difíciles de escuchar.

 

Bernadette: “............ ¿Eh?”

 

Esa sonrisa se congeló.

 

Bernadette vio el momento en que un par de hombres le pusieron un paño a la boca de una niña y la llevaron al fondo de un callejón.