Sendai Yuusha wa Inkyou Shitai Capítulo 63: Ahora mismo, la reunión de los dos en ese lugar.




Manual




“¡Hah, hah ......!”

 

Una joven estaba corriendo. Una joven que solo tenía catorce o quince años.

La joven levantaba su respiración y parecía estar sufriendo, pero continuó corriendo.

Era como si estuviera huyendo de algo.

 

Cerca, había un mar de llamas. Las calles que eran como un laberinto estaban cubiertas de llamas.

Sin embargo, la joven estaba huyendo de una existencia que era aún más terrible que las llamas.

 

Ella estaba llena de lágrimas. No eran ni lágrimas que brotaban del dolor ni lágrimas de alegría que venían del deleite.

 

“… Otou-sama ......”

 

Lo que ella recordó en su mente fue la figura de un Demonio que poseía cuatro brazos matando a su padre.

 

“¡Otou-sama ......!”

 

Eran lágrimas de dolor por haber perdido a su amable y gran padre.

 

“Fufufufu, es inútil incluso si corres, señoría. No puedes escapar de mí, ¿sabes?”

 

Si bien era una voz que se podía oír como suave, el dueño de esa voz tenía cuatro brazos y era el hombre ...... No, el Demonio que mató al padre de la joven justo en frente de ella.

 

“......!”

 

A toda prisa debido a la voz que se acercaba desde atrás, la joven salió del mar de fuego, abrió una puerta y cerró la puerta intentando esconderse.

 

Ella no pensó que sería capaz de escapar del Demonio haciendo eso. Sin embargo, la joven que estaba en una situación extrema, no tenía la compostura para pensar en ello.

 

Como parecía que aún no había sido quemada por el fuego, la habitación en la que se precipitó estaba completamente oscura.

Aunque se decía que era completamente oscura, no era suficiente que uno no pudiera decir que estaban dentro de la habitación.

 

**¡¡¡DON !!**

 

“¡Kyaah!”

 

La puerta que ella inmovilizó con su espalda estalló, y la joven se sorprendió por la explosión.

 

“Aguh!”

 

Chocando con “algo” que estaba en el centro de la habitación, la joven levantó una voz del dolor.

Y luego, en el otro lado de la puerta que explotó, estaba la figura del Demonio con las llamas a su espalda.

 

“Déjame decirlo de nuevo, mi nombre es ‘Deilameth’. Mi segundo nombre es ‘The Fist Wind’, soy un Demonio de clase Conde.”

 

Era un Demonio que se anunciaba como lo haría un caballero, pero respeto o cualquier otra cosa para su oponente no podía sentirse viniendo de sus ojos.

Eso era natural, porque coincidiendo con el hecho de que, para los humanos, los Demonios son enemigos naturales y existencias que deben ser eliminadas, para los Demonios, los humanos son formas de vida inferiores y son existencias que deben ser eliminadas.

 

Había expresado palabras de respeto a la chica, pero, para Deilameth, esta joven era una existencia parecida a un escarabajo.

 

“Ahora bien, aunque es realmente lamentable, debo secuestrarla a usted señoría. Por favor, no ponga alguna resistencia inútil, obedientemente venga conmigo al lado de mi maestro......”

“¡Entonces por qué! ¿Por qué tenías que matar a padre? ¿¡No hubiera estado bien secuestrarme directamente!?”

 

Interrumpiendo al Demonio, la joven gritó dirigiendo tales palabras a Deilameth.

Cuando lo hizo, la expresión facial de Deilameth cambió a una de ira.

 

“¡Eres un simple humano ......! ¡¿Cómo te atreves a interrumpir mis palabras?!”

 

El tono suave se volvió salvaje, y Deilameth apretó con fuerza los puños de sus cuatro brazos.

 

“No puedo soportar esto más. Muy bien, si aplasto tus extremidades, ya no escucharé tu boca, ¡¿verdad?!”

 

Los cuatro brazos que eran como troncos se elevaron por encima, apuntando a la joven dama.

 

(¡Alguien quien sea…!)

 

Respondiendo a ese deseo y esperanza que era similar a una oración, una espada se convirtió en un muro a espaldas de la joven y actuó en concierto con ella.

 

“¿Qué, qué rallos?”

“...... ¿Eh?”

 

Superando la intensidad de la luz de las llamas, el resplandor que ya podía confundirse con la luz del sol envolvió suavemente a la joven.

Mientras experimentaba una sensación de seguridad que era similar a ser abrazada por los brazos de una madre, se volvió hacia atrás, hacia la luz.

Lo que había allí era,

 

“¡Fuhahahahaha! ¡Soy aquel que manipula el oscuro y abrasador calor, uno que lleva mil cuchillas! ...... Yo soy el ‘Verdugo de la oscuridad’. ¡Alma del mal, arde con mi hoja de convicción y muere aquí!”

 

la figura de un joven vestido con un abrigo negro que levanta una espada de luz sobre su cabeza.