Sendai Yuusha wa Inkyou Shitai Capítulo 46: Noche de luz de luna, desfile de cadáveres (2)




Manual




“[Guerreros Colmillo de Dragón], ¿verdad?”

“Sí. Guerreros Colmillo de Dragón, como su nombre lo indica, son marionetas creadas a partir de un colmillo de dragón....... A pesar de que han sido ingeniosamente diseñados para parecerse a los Skull Warriors, su verdadera identidad es el un ejército poderoso e inmortal. Como ni siquiera pertenecen a los no-muertos, es inútil esperar a que llegue la mañana.”

 

El maestro de la academia de magia de Lizwadia, Leizelido Dotorangé, recogió un fragmento de un Guerrero Colmillo de Dragón que fue derrotado y convertido en piezas, y se lo explicó a los otros profesores.

 

Al escuchar la historia de Dotorangé, un profesor cerró la boca y su cara se puso pálida.

 

“Contra un oponente así .........”

Dotorangé: “Hay una posibilidad de ganar. Nos lo enseñó la princesa de Leezelion.”

 

Dotorangé, que tenía una cara más horrible que esos zombis, agitó el bastón en la mano hacia los maestros asustados y respondió eso.

 

“Princesa de Leezelion ...... ¿Te refieres a ese ‘prodigio’?”

Dotorangé: “Sí. Según ella, los Guerrero Colmillo de Dragón son fuertes contra los ataques físicos, pero lo que nosotros usamos es magia. Son especialmente débiles contra la magia de tipo barrera, por lo que se verán debilitados al restaurar la barrera de la academia, y al hacerlo, es posible eliminar su capacidad de recuperación. El grupo de los Héroes también escapó a este dilema con este método”

 

El grupo de diez maestros liderados por Dotorangé se dirigió hacia su destino mientras derrotaba a los Guerreros Colmillo de Dragón disfrazados de Guerreros de Calavera.

 

Dotorangé: “Si restauramos la barrera, todo terminará”

 

Por las palabras de Dotorangé, las sonrisas volvieron a los desanimados maestros.

 

Dotorangé. (No obstante, no veo la figura del taumaturgo......... Además, destruir la barrera de esta academia, incluso si son de clase Duque, debería ser imposible. ¿Cómo lo hicieron? ...)

 

Mientras reprimían a los Guerreros Colmillo de Dragón entrantes, el grupo de profesores liderados por Dotorangé corrió hacia la ubicación que era el origen de la barrera para repararla.

 

•••••••••••••••••••

 

“¡No salgas demasiado! ¡Toma distancia y aniquílalos!”

 

La calle principal. Fue aquí, donde la mayoría de los Guerreros Colmillo de Dragón estaban avanzando, donde más de la mitad de los profesores de la academia, así como los alumnos los grados superiores, cuarto departamento y sexto departamento, habían extendido su línea de defensa.

 

Contra los Guerreros Colmillo de Dragón que se levantaron en un intervalo fijo sin importar cuántos de ellos fueron derrotados, los maestros y estudiantes, sin dar un paso atrás, protegían la academia que estaba a sus espaldas.

 

“Sin embargo, la pregunta es cuánto tiempo esto seguirá así”

 

El director de la Academia Mágica de Lizwadia, Rougaron murmuró mientras exploraba el campo de batalla que mantenía el equilibrio.

 

No importa cuántos magos orgullosos superiores reúna la academia, al final, son personas. Ellos tienen límites.

 

Rougaron: (Y luego, incluso si de alguna manera somos capaces de lidiar con los Guerreros Colmillo de Dragón, ¿qué hay del taumaturgo que los controla? ...... El séptimo de la clase Duque. No creo que las cosas terminen solo con esto.)

 

Rougaron continuó pensando mientras acariciaba su barba orgullosa.

 

Rougaron: (... Aunque creo esto, realmente no entiendo nada más que esto. Tampoco conozco el objetivo del oponente).

 

Rougaron concluyó así,

y se puso de pie.

 

Rougaron: “Hemos terminado de evacuar a los ciudadanos del distrito principal. Voy hacia allá.”

 

El Gobernante Supremo y el Rey que una vez tomo posesión de la mitad del mundo se puso de pie.

 

“Sí señor. Grupos del uno al 17, retrocedan y despejen la calle. ¡¡¡¡¡¡El Director se está yendo al frente !!”

 

El profesor que recibió las palabras de Rougaron gritó tan fuerte como su voz posiblemente podría.

 

Rougaron: “Hoho. Bueno, entonces, ¿nos vamos a salir ... mis soldados?”

 

Diciendo eso, levantando sus manos hacia el cielo, detrás de Rougaron, aparecieron varias decenas, varios cientos de formaciones mágicas.

 

“--Dima yolge twolstouren elementia (Responde a mi deseo, Espíritus de la Tierra)”

 

Lo que apareció de allí fueron varios cientos de miles de soldados vestidos con armadura de acero.

 

Rougaron: “Si se trata de ‘tropas’, ese es mi campo de especialización”

 

Los soldados acorazados de acero cargaban con espadas, lanzas y martillos en sus manos.

Sin un grito de guerra para ser escuchado, solo el simple sonido de acero rozando el acero había resonado.

 

Rougaron: “Ahora, será interesante ver qué alquimia puede superar a la del otro, Nigromante.”

 

Una línea de defensa muy amplia. Fue allí, donde el ejército de acero había pasado, que se habían enfrentado con el ejército de cadáveres.

 

Rougaron: “¡¡¡Derríbenlos, mis Golems !!”

 

El equilibrio del frente de guerra, fue repentinamente inclinado.

 

•••••••••••••••••••

 

“¡Gracias a Dios, entonces Henrietta-sama también pudo evacuar!”

“A ti también, gracias a Dios que estás a salvo.”

 

Dentro de la arena que se preparó para ser utilizada para evacuar, Mana y Eri se reunieron con Henrietta.

 

Henrietta: “Y pensar que justo después de que nuestra práctica haya terminado, ocurrirá algo como esto ......... No había considerado esto en absoluto.”

 

Mana y Eri asintieron al susurrar a Henrietta, y respondieron con una sonrisa amarga.

 

Eri: “Como eres una princesa caballero, pensé que estarías peleando afuera.”

Henrietta: “¡Intenté luchar! ¡A pesar de eso, solo Alicia-san fue reclutada, y fui designada a regañadientes para estar en modo de espera! Kuu! ¡Aunque fue la oportunidad de mostrarle a Alicia lo buena que soy!”

 

Al oír las palabras de Eri, Henrietta habló con tono de reproche mientras las llamas ardían en sus ojos.

 

Henrietta: “¡Si ella viera mis esfuerzos, el corazón de Alicia-san seguramente comenzaría a dirigirse hacia mí ......!”

Mana: “Henrietta-sama, recientemente, ciertamente has sido bastante abierta acerca de ese tipo de cosas”

Eri: “Es una prueba de que, con la aparición del rival llamado Yashiro-sensei, está entrando en pánico”

Henrietta: “¡No estoy entrando en pánico en absoluto! ...... Por cierto, ¿has visto al ya mencionado Yashiro-sensei en alguna parte?”

Eri: “Uun. Mana y yo no lo hemos visto”

Mana: “Cierto. ...... ¿Él no ha venido aquí?”

 

Mana miró a su alrededor, y aunque cualquiera podía distinguir el carácter profundo que tenía Yuu aparte de los demás, incluso desde la distancia, no podía encontrarlo.

 

Eri: “¿Él no está, en la arena?”

Henrietta: “Los lugares para refugiarse que quedan son la torre del reloj y los terrenos de práctica. Probablemente esté en una de esas áreas, pero ......... No he confirmado que esté en este campo.”

Mana: “Ta veo. Pero, si es Yashiro-sensei, creo que estará completamente bien, ¿verdad?”

Henrietta: “¿Por qué dices eso?”

Mana: “Es porque no puedo imaginarlo perdiendo.”

 

En palabras de Mana, Henrietta, que estaba pensando algo similar, soltó una risita.

 

Henrietta: “Por cierto, Mana-san. Me gustaría tomar prestada tu fuerza, ¿está bien?”

Mana: “Fue?”

 

Mana se sorprendió por el cambio repentino en el tema, pero Henrietta continuó sin prestar mucha atención a eso.

 

Henrietta: “Me enorgullezco de ser la segunda persona con el título de Princesa Caballero...... y no deseo convertir ese nombre en una falsedad. Por lo tanto, ¿podrías llevarme al campo de batalla?”

 

Mientras miraba la escoba que le permitía a uno volar en el cielo que Mana llevaba cuidadosamente, así sin más, Henrietta dio una orden disfrazada de petición.”

 

•••••••••••••••••••

 

“Fumu, hemos recibido una sorprendente cantidad de resistencia. Los magos de hoy en día no pueden ser tomados a la ligera.”

 

Mientras contemplaba las calles de Lizwadia que ahora se habían convertido en un campo de batalla, ese algo que tenía su cuerpo envuelto en una túnica andrajosa murmuraba agradablemente.

 

“Bueno, los Guerreros Colmillo de Dragón no son más que piezas desechables. Ahora bien, es hora de que tome la siguiente medida”

 

Esa cosa que vestía la túnica, miró hacia la luna roja mientras levantaba grandemente la boca que estaba oculta por la capucha.

 

“¡Ven, devora a los vivos, y hazlos tus provisiones!”

 

Extendiendo ampliamente ambos brazos, desde atrás de esa cosa, superando las decenas llegando a los cientos, un gran ejército de ‘dragones’ descendió del cielo sobre Lizwadia.

 

“¿Debo hacer que me los muestres? ...... ¡Los misterios, de las personas!”