Sendai Yuusha wa Inkyou Shitai Capítulo 22: Batalla en el desierto de Glard [6]




Manual




Yuu: “¡Definitivamente no voy a permitir eso sabes!”

 

Mientras gritaba, Sylvia se sorprendió, y luego, por lo que pude ver, se disgustó.

 

Sylvia: “Conoces muy bien mi poder mágico cierto? ¡Si tu oponente es Glakiesta, puedo luchar!”

Yuu: “¡Es un problema distinto de ese, idiota! ¡Eres el actual líder de un país sabes! ¿Qué hace una persona como esa corriendo por todos lados en el campo de batalla!? ¡En primer lugar, tu lucha Terakio fue un error!”

Silvia: “¡En ese momento, si no lo hubiera hecho, el ejército habría tenido enormes daños!”

Yuu: “¡Si hubieras muerto, se habría convertido en una situación aún peor!”

Silvia: “Todavía queda Alicia. ¡Así que no es como si mi linaje desapareciera!”

Yuu: “¡Tu pedazo de idiota!”

Silvia: “¡Aunque soy de esta manera, todavía soy una mujer!”

Yuu: “No estoy hablando de ti de esa manera ~!”

 

Justo cuando estábamos a punto de meternos en el rostro de cada uno gritándonos, se escuchó una risa tonificada.

 

Dol: “Como de costumbre, ustedes dos son muy honestos. Sin embargo, mientras que llevarse bien el uno con el como una pareja de casados no es un problema, estamos en guerra ahora mismo.”

 

Dol-san se rio como si estuviera asombrado por una serie de cosas.

Maldición, ciertamente es justo como él dijo.

Debido a mi conversación con Sylvia a quien no había visto en mucho tiempo, parece que hasta me había puesto inquieto.

 

Silvia: “Pa, pareja de casados!?”

Yuu: “No respondas a cada pequeña cosa como usualmente lo haces!”

 

Tener su rostro de color rojo brillante como una manzana por una cuestión trivial....

 

Yuu: “Tsk .... Lililuri, ¿sabes la hora exacta de la llegada de Glakiesta?”

Lililuri: “Glakiesta? No, esa persona, no viene, ¿sabes?”

Yuu: “¿Ha?”

 

Lililuri inclinó la cabeza como diciendo que no tengo ni idea de lo que estás hablando. No, no, igual tú, ¿qué estás diciendo?

 

Yuu: “No, no lo dijiste antes. Que Glakiesta viene......”

Lililuri: “Nop, no recuerdo haber dicho algo así”

 

Oi, creo que de repente aluciné la existencia de una figura con un mechon de pelo al aire de pie como una antena en este momento.

Eh, ¿qué? Un oponente femenino con el que tendré una pelea dura como estoy ahora y que está en este campo de batalla ......... si son de la clase Duque, entonces debe ser Glakiesta, ¿no?

En ese momento tuve una asociación con los inocentes Wintos, Terakio y otro chico, confirmé que eran hombres, y me deprimí.

 

¿Eso significa que se trata de un Demonio que es de la clase Duque? Ciertamente, hay algunos que los rivalizan, pero que lo hagan por si mismos no lo hace posible.

Es cierto que en los momentos en que no uso la Espada Sagrada, mi fuerza cae y mi potencial de guerra disminuye dramáticamente.

Pero, incluso entonces, soy lo suficientemente fuerte como para “no perder” contra un oponente de la clase Duque.

Mientras no me ataquen en números, no hay ningún factor para que yo pierda.

No hay error.

 

No, algo está mal.

En primer lugar, desde el primer pensamiento hubo un error.

¿Quién dijo que sólo había tres de ellos en el campo de batalla?

En primer lugar, los dos que estaban al principio en el campo de batalla eran Glakiesta y Wintos.

Terakio Ossan “también” apareció en medio de la batalla. ¡No importa quién aparezca, no sería extraño!

 

Yuu: “............ Hay una cosa que quiero preguntar, Lililuri. ...... El cabello de esa mujer, ¿de qué color es?”

Lililuri: “Eh?”

 

Maldita sea, esto es lo peor. ¡Aunque finalmente rechace a Ossan sin la espada sagrada, el “significado” de eso se ha ido!

 

Silvia: “...... ¿Qué sucede? ...... ¿Hay algo detrás de mí ......... !?”

 

Notando mi mirada, Sylvia volvió su cabeza detrás de ella.

Lo que estaba descendiendo del cielo era una mujer pelirroja.

Descendiendo sobre el suelo en tres patas como un gato, sosteniendo una albarda completamente roja en una mano, era un Demonio de piel blanca azulada.

Ese pelo que era rojo como llamas se levantó por el impacto de su descenso y se agitó en el viento.

 

Yuu: “¿Era un cabello rojo como ese?”

Lililuri: “Un...... Es esa persona.”

 

Una jovencita que realmente no podía decir que ella notó ahora. Lo que estaba en el lugar que la señorita señaló era,

 

Agniera: “Llegué aquí Tan pronto como pude después de escuchar que Terakio fue derrotado......... ¿Qué es esto? Sylvia, no fuiste tú verdad? ...... Así que ~, ¿qué? ¿Estás diciendo que el pequeño de allí es el bastardo que lo derrotó? Ah”

 

Un Demonio cuya única característica que era de mi agrado era su aspecto y estaba generalmente en un estado descontrolado.

Uno de los Seis Generales de La Espada, la princesa de la guerra que gobierna las llamas.

 

Yuu: “Agniera .........!”

 

Su nombre original es, Flam.

Ella es “Agniera la condenada” que se dice que posee la capacidad ‘más fuerte’ incluso entre los Seis Generales de la Espada.

Como estoy ahora, ella es un oponente al que no puedo derrotar, aunque use la velocidad de la magia del tiempo de Lililuri.

 

Y así debe ser. En habilidad ofensiva simple, está a la par con Terakio Ossan, pero ella lo supera en velocidad. Además, hace que los ataques físicos carezcan de sentido, ya que no puede ser asesinada.

Incluso si los Seis Generales de la Espada que tienen sus respectivas habilidades de clase alta fueran eliminados, ella es la única que no puede ser asesinada.

 

Poseyendo una naturaleza inmortal que era suficiente para rivalizar conmigo y el Señor Demonio, repite su ‘reencarnación’ que es similar a la disposición del Fénix.

Y, además, además de esa naturaleza inmortal, ella tiene la fuerza más alta entre los Demonios, además ella tiene un cerebro hecho de músculos que no piensa en las consecuencias.

 

No importa cuántas veces la maté y maté y maté y maté y maté y maté y maté y maté y maté y maté y maté y maté y maté y maté y maté y maté y la maté, ella es un loco que blandirá su Alabarda en llamas con placer.

Ella es una pervertida que ama el olor del sudor de su oponente ardiendo.

Ella es la única, contra la que no puedo ganar “como estoy ahora”.

 

Agniera: “...... Ah”?”

Yuu: “Eh?”

 

Oí algo como un sonido similar al de la goma que estaba siendo tirado y roto. Bachi ... no es eso. Butsu... eso tampoco.

 

Agniera: “Bastardo ...... Usted, acaba de llamarme por ‘ese’ nombre, ¿no?”

 

Ah, yo veo, buchi...... eso es.

Lo entiendo, lo entiendo. Quiero decir, la expresión de Agniera se ha convertido en algo bastante sorprendente después de todo.

¡Di, diablos!!

¡Enojarla a ella, es sólo añadir combustible al fuego!

Sólo con Agniera ...... es algo

 

Agniera: “Vayan y mueran, humanos.”

 

Sintiendo calor alrededor de mi cabeza, mi conciencia fue cortada una vez allí.