Sendai Yuusha wa Inkyou Shitai Capítulo 17: Batalla en el desierto de Glard [2]




Manual




Kaito: “...... El héroe anterior.”

Sylvia: “Sí. ...... Por ciertas razones, no puedo decir su nombre, pero he empuñado una espada junto con él.”

 

A las palabras murmuradas por Kaito, Sylvia respondió con una inclinación de cabeza.

 

Sylvia: “Por lo tanto, voy a tomar la oportunidad de decir esto. ...... Usted no está hecho para luchar.”

Kaito: “...... Qu, a ...”

 

Ante las palabras que Sylvia de repente disparó, no sólo Kaito, sino Akane, Sakuya, y Akira tragaron su respiración.

 

Sylvia: “En un mundo sin un señor demonio, cosas como los héroes son innecesarias...... En este momento, en mi país, la magia de retorno está siendo investigada, y hemos completado la teoría básica. Si desean regresar a su antiguo mundo sanos y salvos, solo tienen que sentarse y esperar sin luchar.”

 

Una vez dicho esto, Sylvia se dio la vuelta. En el momento en que todo el mundo se quedó estupefacto, Kaito dio un paso hacia adelante.

 

Kaito: “...... El señor demonio no está aquí ...... ¿qué quieres decir con eso? ...... Por no pelea--”

 

La voz que salió reunido, se estremeció.

 

Sylvia: “...... que es lo que esperas que responda al decir eso?”

 

Ante la manera de hablar que era como una provocación, Kaito montó en cólera y gritó.

 

Kaito: “¡Yo voy a derrotar, al Señor Demonio con estas manos !!”

Sylvia: “...... Es imposible para ti.”

Kaito: “--- ¿Eh?”

 

Contestándole sin necesidad de abrir una brecha, los ojos de Sylvia, estaban disgustados por las palabras que Kaito grito.

 

Sylvia: “Su predecesor no pudo derrotar al señor del demonio. De la misma manera, ustedes no serán capaces de derrotarlo tampoco.”

Kaito: “...... ¡E ..., yo! ¡Incluso me he vuelto fuerte!! ¡Incluso puedo usar [Drago Roar] ...!”

Sylvia: “......Ya veo. En ese caso, al menos no morirás. Si mueren una sola vez, se acabó para ustedes después de todo. ...... Bien entonces.”

 

Ella respondió con esa verdad que podía hacer que los ojos de una persona normal se abriesen de la sorpresa si se tratara de una persona ordinaria de una manera extremadamente desinteresada y de esa manera se alejó de esa zona.

 

Sylvia: “Mmm ...... Es un problema que viene de tener o no tener la espada sagrada. No tiene sentido que alguien con el corazón lleno de sentimientos de venganza intente derrotar al señor demonio, el cual es la encarnación de los sentimientos negativos, ¡es solo eso .........! “

 

A medida que se fue, las palabras que pronunció como si estuviera escupiendo se deslizaron hacia el viento y no llegaron a los oídos de nadie.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

Sylvia: “Esos malditos de Luxeria, sí que lo han hecho ......”

 

Una mano que poseía dedos delgados tan blancos como un Salangidae* japonés dejo salir un sonido de golpe sobre sobre la mesa donde el mapa estratégico del terreno baldío Glard estaba colocado.

*(Es una especie de pez de agua dulce)

 

En el interior de la tienda del Imperio de Leezelion que fue construida en el desierto de Glard, Sylvia mostró su ira violentamente frente al joven caballero que era su vasallo directo, quien acababa de regresar a la tienda.

 

Sylvia: “¡Aunque su ciudad esté construida encima de una vena del dragón, todavía hay cosas que no se debe de hacer ...!”

 

Una vez más, Sylvia cerró su mano.

 

Vasallo: “Su Majestad, por favor, cuide de sí misma. Su mano va sufrir una lesión al golpear tantas veces.”

 

El joven con la armadura de color índigo le aconsejo

Tiene el pelo rubio amarrado detrás de él y sus ojos son azules, su apariencia no tenía comparación, no es en absoluto inferior a la descripción de Sylvia cuando se ponen al lado de ella, su cara es hermosa y presentable.

 

Sylvia: “Si no hago esto, no voy a ser capaz de controlarme....... los viste verdad, usted lo entiende, ¿verdad? ...... Esos tipos, son ‘gente común’, solo tienen cantidades altas de maná, y aun así fueron ‘forzados a ser héroes’, ¿sabes?”

 

El joven caballero no podía responder a su amargo clamor.

Estando continuamente a su lado debido a ser el jefe de la Guardia Imperial, también había estado en el lugar del encuentro casual de los Héroes hace un momento.

Sylvia de todo corazón se disculpó con su propio caballero que se mantuvo en silencio.

 

Sylvia: “El señor demonio está sellado. Por otra parte, los seis generales de la espada no pueden ni siquiera abrir el sello puesto en el que mi hermana mayor arriesgó su vida para colocar. ¡Cazar a los remanentes, es algo que este mundo debe hacer! Y, sin embargo, de todas las cosas ......... No, incluso si me quejo de lo que ha sucedido, nada va resultar”.

 

Sylvia contuvo el impulso golpeo con la mano, y miró a s vasallo.

 

Sylvia: “...... Esta era que fue lograda por mi hermana mayor que casi pierde su vida y fue hasta el punto de que Yuu tuvo que sacrificar esa alma al mundo, no podemos dejar que se vea amenazada ......”

 

El caballero se puso de rodillas y esperó a sus palabras.

 

Sylvia: “Leonhart, trae mi espada. ...... En esta guerra, con el fin de hacer que la gente de Japón como Yuu no tenga que luchar, ¡vamos a ganar esto ...!”

 

Sylvia se puso un manto rojo que se había vuelto irregular.

 

Leonhart: “¡Sí, señora ...!”

 

Eran los dos caballeros que una vez habían salvado el mundo junto con el héroe y la mujer Santa.

Por un lado, estaba el caballero de la princesa Sylvia. Al otro lado, el joven caballero Leonhart.

Ambos héroes a caballo, con espadas mágicas en la cintura, se dirigieron hacia el campo de batalla bailando en la arena.

 

Sylvia: (...... Yuu, creo que debo disculparme contigo. Nuestro mundo, ha invocado una vez más a los llamados héroes esperando una solución simple. Los seres humanos de este mundo te dieron ira, tristeza, desesperación y sin embargo todavía pidieron que los salvaras, en respuesta a ello llevaron a cabo una acción que paga tu bondad con el mal. Al ser incapaz de detener eso, yo soy igual de culpable. ...... Por lo menos, quiero enviar a los que son sus compatriotas de regreso al mundo donde usted probablemente está.)

 

Sylvia detuvo su paso y miro hacia el cielo donde el fuerte viento se había detenido de repente.

 

Sylvia: (...... No pido su perdón con eso. ...... Sin embargo, por favor, quiero que no me odie... Sólo de pensar que es posible que haya llegado a odiarme, mi pecho duele terriblemente.)

 

Ese momento. Sólo por un breve momento, el mundo, sin duda, se puso en silencio.

Como si el mundo quisiera que sus palabras llegaran a él adecuadamente.

 

Sylvia: (... Por favor, da paz a mi amado.)

 

Hecho las palabras que intercambio con él en el momento de su separación al cielo.

 

Sylvia: “...... Espera, un viento tan fuerte como este se ha, ¿detenido? ......”

 

Al ver que el fuerte viento que estaba allí hasta entonces se había detenido, se dio cuenta de lo extraño de ella.

 

Sylvia: “Podría ser--!”

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

“Es el ejército del Señor Demonio! ¡El ejército del Señor Demonio ha aparecido ~ !!”

 

Con la reunión entre los líderes de las naciones y los jefes de los grupos de mercenarios terminada las tropas de los ejércitos que no tienen nada que hacer más que ajustar sus armas y organizar sus unidades, aumentaron en tensión.

 

El viento que había aumentado en intensidad y se convirtió en una tormenta de arena había desaparecido y delante de su campo de visión que había sido robado por la nube de arena, las tropas del ejército de monstruos que se propagaban a través del horizonte aparecieron.

 

La distancia de separación desde el campamento del lado humano era de aproximadamente siete kilómetros.

Los soldados cada una de las naciones que vigilaba lo notaron rápidamente y comenzaron a informar el número de monstruos al mismo tiempo.

 

“El número de monstruos es de alrededor de 300.000! Entre ellos, ¡hay alrededor de decenas de miles de monstruos de clase alta!”

“Date prisa con el informe de la composición de los monstruos de clase alta que se destacan!”

 

El veterano general del ejército de Valanshel, el conde Ulgaro, gritó a el explorador.

El veterano general del ejército sintió una sensación desagradable que arrolla alrededor de su piel.

 

El general del ejército del Señor Demonio, los subordinados de ese comandante, se componen principalmente de monstruos con el atributo de comandante.

Dado que los subordinados de los monstruos de clase alta estaban bajo su control directo, ellos sabían que su atributo era el atributo de comandante.

Y entonces 300.000. ...... Para aquel que comandaban las tropas de un ejército que apenas supera los 100.000, eso limitaba de forma natural lo que podían hacer.

 

“Un monstruo de clase alta de viento, un Agila de la tormenta. ...... A, y, además, un gran número de monstruos de hielo, Káiseres de hielo se han confirmado ............ No, ¡espera ...... Hemos confirmado al comandante del ejército del Señor Demonio!  es enorme ...... es uno clase marqués --- ......, no, eso es ...... ¿¡Clase Duque!? ...”

 

El conde Ulgaro gimió al informe del explorador.

 

“Hemos confirmado uno de clase Duque del elemento hielo y uno del elemento eléctrico! ¡Cada uno de ellos están montados en dragones de hielo y de viento ambos se clase Marqués!”

 

“Duque...! ¡La Emperatriz del Hielo ‘Glakiesta’ y el Príncipe del Viento ‘Wintos’...... dos pilares de los seis generales de la espada......!”

 

Una perturbación dentro de soldados del ejército comenzó a partir de la entrada de dos de los pilares de la cumbre que enorgullecía a los Demonios.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Wintos: “Ahahahaha! ¡Mira, mira! ¡Esos tipos están entrando en pánico ~!”

 

Colocado como un señor en la cabeza del enorme dragón verde que poseía un cuerpo grande como una montaña, el dragón de viento, un niño bajó la mirada hacia el ejército de humanos y se convulsionó con una risa desenfrenada.

 

Glakiesta: “...... Aunque me parece que estaba bien como estaba la tormenta. De hecho, disminuiste su fuerza con tu poder--”

 

De pie en la parte superior de la cabeza del dragón de hielo, que tenía un gran cuerpo que rivalizaba con la del dragón del viento, la mujer demonio de piel azul pálido con el pelo de color azul claro, dijo eso mientras miraba al niño.

 

Wintos: “¿Eres un idiota Glakiesta! ¡Eso no sería nada divertido ~!”

 

El muchacho joven que tenía su cabello de color verde profundo dispuesto en un peinado corto, hizo una risa crepitante.

 

Glakiesta: “No voy a negar eso.”

Wintos: “No me gustan las cosas como las tormentas de arena. No solo se interpone en mis ojos, sino que también se queda en el pelo, y por encima de todo, ¡es un movimiento propio de un viejo sofocante!”

Glakiesta: “No me gustaría eso. Parece que me derretirá.”

Wintos: “Ahahahaha!”

 

La mujer demonio y del niño miraron la masa por debajo de ellos.

Lo que había allí era un cuerpo mixto de monstruos de tipo hielo y monstruos tipo relámpago como eje principal.

Aunque no se detuvieron a preocuparse por los monstruos que eran diferentes de su propio atributo, si esos monstruos eran fuertes guerreros, su valor de utilidad se mostraría.

 

Wintos: “...... Ahora bien, supongo que debemos darnos prisa y mandarlos a volar ~”.

 

La mujer asintió ante las palabras Wintos.

 

Glakiesta: “Sí, vamos a esparcirlos. Esos pequeños seres frágiles.”

 

Los dos levantaron sus voces juntas.

 

Glakiesta y Wintos: “¡Todas las tropas, adelante!!”

 

300.000 monstruos fueron puestos en libertad.