Knight's and Magic Prologo




Manual




Era el atardecer, el momento en que las sombras crecían mientras el deslumbrante sol se extendía lentamente más allá del horizonte. Los caminos ahora liberaban el calor que habían absorbido durante el día en el aire. Sería otra noche incómodamente cálida.

 

Este era el distrito K de K City, donde la escena anterior era un lugar común.

 

La estación de la ciudad estaba rodeada de rascacielos, cada uno con numerosas empresas. Situado en el 4to piso de uno de estos edificios estaba K Softworks, una empresa de software de tamaño mediano.

 

En la fresca oficina con aire acondicionado, varios hombres miraban silenciosamente las pantallas de los monitores. Una atmosfera intensa llenó el aire. Estos fueron empleados de K Softworks. Su carga de trabajo diario era pesada para una empresa de tamaño mediano, pero la carga de hoy era excepcional.

 

“Tenemos 3 días para completarlo...”

 

Un hombre sentado en un extremo de la oficina murmuró con un toque de desesperación. Él estaba luchando actualmente con una bomba de tiempo que marcaba abajo con cada segundo que pasaba – también conocido como plazo. Debido al descenso de la economía nacional, el ansioso equipo de ventas había aceptado a regañadientes un contrato aunque sus demandas no fueran razonables. Incluso durante la fase de planificación, el proyecto que este hombre gestionó tenía poco margen de error. Los fracasos repetidos hicieron las cosas cada vez más peligrosas, dando lugar a una situación que sólo podría describirse como “infernal”. Para empeorar las cosas, seguían apareciendo problemas cada vez más apremiantes.

 

“¡Jefe de sección Nakai! ¡Sato ha caído! ¡No reacciona ni siquiera cuando le rociamos con agua!”

 

“¡Jefe de sección Nakai!, no lo haremos a tiempo si no terminamos la codificación hoy.”

 

“... Nakai-san, el escritorio de Takeda tiene una carta de renuncia...”

 

“Ah── ¡Cállense! ¡Cómo podemos cumplir el plazo con cosas como esta─!”

 

Empujado en una esquina por una serie de malas noticias, el jefe de sección Nakai finalmente se rompió. Él abrazó su cabeza y la apoyó en su mesa.

 

Sabía que no había tiempo que perder, pero le faltaba la mano de obra para terminar el encargo... sin ninguna solución a la inminente fecha límite, su psique fue llevada al punto de ruptura.

 

“Nakai-san.”

 

“¡¿Qué pasa ahora?!”

 

Alzó la cabeza después de oír a alguien dirigirse a él. Un hombre con una sonrisa gentil apareció ante sus ojos.

 

“He terminado el caso de mi lado y estoy listo para ayudarlo.”

 

“Oh... Kurata... ¿estás bien con unírtenos?”

 

El dolor en la cara de Nakai fue barrido lejos, como si hubiera visto un rayo de luz en medio de la desesperación.

 

“He visto el manual de especificaciones y he entendido la esencia de la situación. ¿Me puedes dejar manejar la gestión del progreso?”

 

“Por... por supuesto, también podría darte mi contraseña para que puedas pasar por las carpetas de administración. Por favor encárgate de todo.”

 

“Eh, Nakai-san, no puedo manejar todo eso... erm, las partes codificadas están ralentizando el progreso, déjame resolver eso...”

 

El hombre que habló con Nakai── Kurata Tsubasa, se sentó en una silla preparada por un colega y comenzó a trabajar de inmediato. El escribía código en el editor de texto, leía los informes de progreso y dio una vuelta por el manual de especificaciones, mientras daba instrucciones a los colegas que lo rodeaban.

 

“Asegúrese de que la máquina de prueba esté en funcionamiento. Pruebe a los analistas, aproveche esta oportunidad para descansar. Erm, comenzaremos las pruebas intensivas después de las 12. Para la codificación... Tatsu-san, ¿puedes completar 2 módulos? Sí, voy a hacer los otros 10. Kiba, hay algunas partes extrañas en el manual de especificaciones, por favor, enmendarlo y reanudar las pruebas.”

 

Tenía sólo 28 años y era considerado parte de la generación más joven dentro del lugar de trabajo, pero nadie cuestionó sus instrucciones. Era debido a su historial dentro de esta empresa. Su incorporación al equipo logró inculcar vida a los trabajadores medio muertos, los cuales rápidamente llevaron a cabo sus instrucciones. Kurata tenía un apodo único; la Última Línea de Defensa. Ahora que estaba en el caso, significaba que el fin del trabajo estaba a la vista. Los humanos eran criaturas realistas. Si podían ver el final, podían soportar la situación no importa lo difícil que fuera.

 

“Está bien, eso debería hacerlo. Comenzaré a codificar.”

 

“Hey, Kurata, ¿estarás bien? 10 módulos... eso no es cuestión de risa.”

 

“Nakai-san, ¿te olvidaste? La programación es mi profesión real.”

 

Con los ojos entrecerrados, Kurata reveló una sonrisa intrépida en su suave rostro. Sus 10 dedos comenzaron a bailar a una velocidad aterradora en el teclado. Él mecanografió el código en los múltiples editores de texto abiertos, pasando a través de los datos a un paso torrencial. El hombre maduro sentado frente a él, Tatsu, se lanzó a su trabajo en el momento en que oyó el increíble sonido de la máquina.

 

“Como se esperaba de la “Última Línea de Defensa” de la compañía, ha estado manejando todos los casos preocupantes hasta ahora... tengo que mantener el ritmo.”

 

Con cada uno poniendo su corazón en su trabajo, la perspectiva de la lenta batalla mejoró dramáticamente.

 

♦♦♦

 

La emisión de radio anuncio la hora. El reloj en la pared indicaba que eran las 5:15 pm─ hora de irse del trabajo. Según la política de la compañía, las horas de trabajo habían terminado, pero Kurata simplemente estiró la espalda y giró sus cansados hombros.

 

Había pasado los últimos tres días rescatando este caso. Hoy era el temido plazo, pero el ambiente ya no era tan desesperado como lo era hace tres días. El caso que todo el mundo había creído desesperado había sido rescatado por sus manos expertas.

 

Gracias a él terminando el programa en un día y los miembros del equipo probando y recodificando sin descanso, habían logrado apenas terminar el producto antes de la fecha límite. Aunque Kurata había terminado tanto trabajo en tan poco tiempo, él también había manejado cada parte perfectamente. Era un talento milagroso más allá de la comprensión. Tristemente, su habilidad era sobresaliente porque siempre le entregaban los casos problemáticos.

 

Después de las series de batallas, latas vacías de café y bebidas energéticas se habían apilado como lapidas sobre su escritorio. Mirando de lado a lado, pudo ver a los guerreros (analistas de pruebas) que habían terminado la dura batalla, colapsando sobre camas hechas de sillas, todos sonriendo pacíficamente. Kurata había reducido sus horas de sueño al mínimo y sentí que era hora de descansar también.

 

“De acuerdo, ¡el cliente reconoció la recepción del producto!, ¡Hemos terminado! ¡Grandes noticas a todos! ¡Ahora podemos descansar!”

 

Kurata se despertó de su estado medio dormido y vio al exaltado Nakai en una pose de victoria. Pensó en volver a casa a descansar, pero decidió dormir un rato. Cuando ya estaba listo para irse a casa, ya era hora del último tren.

 

Varios días después de la marcha de la muerte, llegó el final del mes. Al hablar de fin de mes, solo había un pensamiento en la mente de las personas: el evangelio de todos los adultos que trabajan, el día de pago.

 

Kurata apagó la computadora y se apresuró a irse. No estaba solo. Sus colegas también se iban. De acuerdo con las tendencias populares, las empresas habían reducidos las horas de trabajo de los trabajadores de oficina. Había una obligación de dejar a su personal salir a tiempo, especialmente en el día de pago. Esta obligación a menudo se pasaba por alto cuando las cosas se agitaban, pero en comparación con el tiempo infernal de hace unos días antes, las cosas estaban mucho más relajas ahora.

 

Hoy fue un feliz viernes. Algunos se apresuraron a encontrarse con sus familias, mientras que otros se reunieron con sus amigos y dispuestos a derrochar. También había algunos que solo querían descansar en casa. Todo el mundo era diferente, pero tener su muy esperado día de pago coincidiendo con el fin de semana era siempre una feliz ocasión.

 

Era lo mismo para Kurata. Varios colegas que habían pasado por la marcha de la muerte se reunieron a su lado.

 

“Kurata, ¿quieres tomar una copa? Fuiste de gran ayuda, así que la primera va por mí.”

 

Nakai hizo un gesto de beber. Las personas relacionadas con el caso, como Tatsu y Kiba, estaban detrás de él. Kurata estaba a punto de unirse a ellos, pero recordó su horario previsto y vaciló.

 

“Ah─ Lo siento, Nakai-san. Tengo un compromiso. Quizás la próxima vez.”

 

“Nakai-san, hoy es el día. El pasatiempo de Kurata...”

 

“Oh... eso. No se puede evitar entonces. No pases la próxima vez.”

 

“Está bien.”

 

Kurata observó que el grupo se marchaba antes de dirigirse hacia su destino también. El joven y talentoso hombre conocido como la “Última Línea de Defensa”, una persona en la que todos dependían, tenía un pasatiempo único muy conocido dentro de la compañía.

 

Este fin de semana, las calles estaban, húmedas con el calor del verano y llenas de empleados de oficina que salían del trabajo. El camino a la estación estaba atestado de gente. Sólo después de caminar cierta distancia el tráfico se hizo más suave.

 

“¡Más! ¡Tiempo!, ¡Paga!”

 

Kurata gritó frente al cajero automático. Si lo hubiera hecho frente a un mostrador con personal, probablemente habría sido informado a la policía por actuar de manera sospechosa.

 

Su emoción provenía de las cifras frías mostradas en la pantalla ATM. Los casos que manejaba usualmente eran de banderas rojas y peligrosas, pero sus esfuerzos fueron recompensados en forma de pago de horas extras, por lo que sus ahorros aumentaban constantemente.

 

Incapaz de dejar de sonreír, Kurata retiró algo de dinero y se apresuró hacia su destino. Sus movimientos no contenían ninguna vacilación, una señal de que había recorrido esta ruta muchas veces. Pronto apareció un edificio frente a él. Era un importante centro comercial de electrónica cerca de la estación de tren. Un gran departamento de juguetes estaba en el tercer piso── esa era su meta.

 

 

♦♦♦

 

Unas horas después, un hombre dejó el departamento de juguetes acompañado por la música de cierre de la tienda.

 

“Como se esperada de la venta de fin de mes. Esto es genial.”

 

El hombre llevaba dos bolsas llenas en cada mano, cada una de dos capas para evitar desgarrarse. Su mochila también sobresalía en una forma extraña. Sus bolsas estaban llenas de modelos de plástico. En otras palabras, era un nerd modelo.

 

“El acabado, la pintura y las herramientas se han reabastecido... el festival de construcción de modelos comenzará...”

 

En su agitado estilo de vida, la locura de compras en el día de pago y el festival de construcción de modelos eran sus mayores alegrías. Tal vez su estilo de vida aburrido y normal estaba cobrando un peaje en él, pero la cantidad de modelos que compraba aumentaba con cada año que pasaba. Ahora, finalmente se había convertido en un hábito mensual. Estaba completamente adicto.

 

Llevaba una sonrisa tonta, felizmente caminó a casa con sus bolsas. El apartamento en el que vivía estaba a cierta distancia de la empresa, con la estación en el medio. Necesitaba salir de su camino para visitar el centro comercial de electrónica, pero no era un gran problema ya que consiguió lo que buscaba. Kurata se abrió pasa más allá de la tranquila zona residencial, tarareando alegremente. El tráfico era muy ligero a esta hora.

 

El sonido de un motor rompió el silencio mientras los faros delanteros bloqueaban su visión. Ciego por las luces lejanas, se apresuró a un lado de la carretera. El camino era relativamente ancho, pero sería malo si se rompieran las bolsas. Kurata frunció el ceño en el uso de luces largas en una zona residencial, pero decidió no prestarle atención y siguió caminando.

 

Los fatales faros deslumbrantes disminuyeron sus reacciones. El coche siguió recto hacia él sin ningún signo de desaceleración, sin mostrar la intención de evitarlo. Para cuando se dio cuenta, ya era demasiado tarde para que él se moviera a un lado.

 

“Hey, espera...”

 

El rugido del motor retumbaba en sus oídos cuando las luces inundaron su visión. Un escalofrío recorrió su espalda.

 

No pudo salir del camino. El auto chocó con él mientras abrazaba sus bolsas. En el momento del impacto, escuchó a su cuerpo hacer un sonido aterrador. Mientras su cuerpo volaba por el aire, todo tipo de emociones pasaron por su mente en el momento antes de perder el conocimiento del inmenso dolor. Pero no vio su vida pasar ante sus ojos o maldecir su suerte.

 

Ah, no podré construir los modelos que acabo de comprar o la serie de modelos que se lanzarán el próximo mes. ¡Es una pena...!

 

En su mente estaba su pasión por los modelos que ya no podría ensamblar nunca más.

 

♦♦♦

 

“── Esto acaba de llegar.

 

Alrededor de las 10 pm de esta noche, un automóvil golpeó a un hombre en el distrito S de K City. La víctima era un oficinista que residía en el área, Kurata Tsubasa (28). Se envió una ambulancia después de que un residente lo reportara, pero los paramédicos no pudieron resucitar a la víctima. Según la investigación policial, el sospechoso estaba manejando bajo la influencia─”