Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 144: Ahora, a rescatar al Héroe, parte 2




Manual




Unos días después de que Suimei y los demás partieran hacia la ciudad de Klant, el desfile por la victoria en la capital imperial llegó a su fin sin ningún problema.

 

Usando magia, el disfraz que Felmenia uso para hacerse pasar por Titania fue perfecto, y su mayor ansiedad, Io Kuzami, no armo ningún escándalo. Si tuvieran que hacer alguna queja, solo sería el hecho de que, debido a que tenían que sonreír y agitar la mano continuamente, todos los participantes tenían un calambre extraño en los músculos de las mejillas y los brazos estaban extremadamente cansados.

 

Lefille no se encogió, y Liliana solo parecía somnolienta en varias ocasiones. Esos eran los únicos problemas que vislumbraron.

 

En cualquier caso, cuando el evento principal terminó con éxito, el líder del segundo grupo, Reiji, se encontraba ahora en un carruaje que se dirigía a la ciudad de Klant y recordaba su conversación con Suimei.

 

Reiji: “Magia ... No, magia moderna eh ...”

 

Mientras miraba por la ventanilla del carruaje, recordó lo que hablo con Suimei en el campamento militar del norte. Después de descubrir que era un mago, Suimei le contó muchas cosas, e incluso ahora las encontraba extrañas. ¿En qué lugar de esa civilización pacífica de conveniencia y desarrollo existía algo incierto como la magia?

 

Sin embargo, eso solo mostró cómo las cosas conocidas llamadas ‘misterios’ eran tan cuidadosos y modestos en la forma en que se ocultaban hasta el punto en que pensaría de esa manera. Era como una luz que nadie encontraría jamás, oculta por las luces de neón entre los edificios.

 

Después de hablar de esas cosas y de no poder creer en la magia en el otro mundo, Reiji se río y Suimei le dijo esto ...

 

―La mayoría de las personas en nuestro mundo fueron educadas por la ciencia después de todo. ¿Por qué crees que es así? En verdad... No es que en realidad alguien pueda simplemente decir cuál es el conjunto de leyes más adecuado, ¿verdad? Al final, las leyes son cosas que los humanos consideraron arbitrariamente y aplicaron a los fenómenos que ocurren, nada más y nada menos. Cuando haces algo ridículo con magia y falla, terminará siendo no científico. Pero cuando usas leyes físicas para luchar por una respuesta y fallas, simplemente dicen que fue un error, ¿verdad? Todos desean la razón de un fracaso en la ciencia, pero solo los magos entienden los fracasos detrás de la magia. Por eso, al final, terminan pensando que es imposible. Es una cuestión de diferencias en la percepción. Debido a que todos son criados en leyes físicas, terminan solo creyendo en ellas. Con solo el conocimiento de la ciencia y la física, solo se puede dar nacimiento a cosas basadas en los éxitos. Por eso―

 

Por eso, piensas así. Él dijo.

 

Y al final, incluso se tenía éxito en la magia, si no se puede hacer parte de la vida diaria, no se podrá entender. Incluso Reiji, que podía usar magia ahora, todavía lo encontraba extraño. Se podría decir que la base misma de poder creer en la magia ya había sido demolida en este otro mundo.

 

Mientras observaba el paisaje que fluía fuera de la ventana del carruaje, Reiji dejó correr sus pensamientos. Y luego, de repente, sintió curiosidad por su buen amigo que le enseñó todo esto.

 

Reiji: “Um, ¿es Suimei fuerte?”

 

Y cuando eso le vino a la mente, le preguntó a Lefille quién estaba sentado a su lado.

 

 Al oír eso, Lefille levanto levemente el borde de su gran sombrero para mostrar su rostro.

 

Lefille: “Suimei-kun es fuerte. Soy un espadachín, por lo que no puedo entrar en detalles sobre lo fuerte que es y realmente explicarlo, pero si Suimei-kun es débil, casi todos en este mundo serían pequeños guijarros a un lado del camino”.

 

Al escuchar sus palabras, Reiji miró a Felmenia y Liliana, y las dos simplemente asintieron levemente, como si estuvieran completamente de acuerdo. Y luego, mientras miraba a la otra persona que miraba por la ventana con nostalgia, Io Kuzami ...

 

Io: “Hm? Aah, mi rival es fuerte, ¿sabes? ¿Qué, no eres capaz de percibirlo?”

Reiji: “Uun. Porque después de descubrir que era un mago, ha sido el mismo de siempre...”

 

Después de confesar que era un mago, al final, Suimei no era otro que Suimei. Como siempre, recalcaba las cosas molestas y era fundamentalmente impertinente. Le habló de todo tipo de cosas a Reiji, pero aún no entendía nada con respecto a la fuerza de Suimei.

 

Io: “Kukuku, el poder de observación de mi novio todavía tiene un largo camino por recorrer”.

Reiji: “Aunque sea poco a poco, siento que me estoy volviendo más fuerte”.

Io: “¿No es eso solo porque te estás familiarizando con la protección divina de la Diosa?”

Reiji: “Como pensé, ¿eso es todo lo que es ...?”

 

Pero también era consciente de que era algo que avanzaba a una velocidad antinatural. Por lo tanto, a veces se preguntaba si realmente se estaba fortaleciendo o no.

 

Liliana: “Reeji, ¿qué tipo de sentimiento es recibir, el poder, de la protección divina de la Diosa?”

 

Ante la repentina pregunta de Liliana, Reiji abrió las manos como lo haría un bebé mientras responde.

 

Reiji: “Tampoco lo entiendo muy bien. Se siente como que, sin hacer nada, me volví más fuerte ... ¿O algo así?”

Liliana: “Eso es, tu imaginación ... ¿O supongo que no?”

Lefille: “Tal vez es el poder de ese sacramento?”

Reiji: “Uun ... Eso es un sentimiento diferente. Cuando saco el poder del Sacramento, siento que mis habilidades son mejoradas, quiero decir, se siente como si pudiera pelear para siempre. Como si no pudiera ver mis límites. Siento que mi poder mágico y mi resistencia están siempre a tope.”

 

Él habló de como el sacramento eleva su poder mágico y su resistencia, pero no era algo que durara para siempre. Por lo tanto, para Reiji, tenía una sensación ligeramente fuera de lugar.

 

Felmenia: “Comparado con antes, siento que también te has vuelto más fuerte”.

Lefille: “¿Podrías explicarlo? Felmenia-jou”.

Felmenia: “Creo que es la protección divina de la Diosa que acompaña al ritual de invocación del héroe. He oído que gradualmente los héroes se hacen más fuertes, así que, en este momento, ¿no sería esa la sensación que Reiji-dono está sintiendo en su aumento de poder?”

Lefille: “La protección divina de la diosa es increíble eh”.

Liliana: “Es injusto.”

 

Mientras Lefille y Liliana estaban sintiendo envidia, Felmenia levantó la mano como si tuviera algo de lo que quisiera hablar.

 

Felmenia: “Um, Reiji-dono. Hay algo de lo que tengo curiosidad “.

Reiji: “Algo de lo que tienes curiosidad?”

 

Cuando Reiji regreso la pregunta, Felmenia intercambió una mirada con Lefille. Y Lefille le devolvió la mirada. Parecía que ambas tenían la misma pregunta. Y, finalmente, Lefille habló.

 

Felmenia: “Um, iré directo al grano, pero nos preguntábamos si Reiji-kun está enojado con Suimei-kun”.

Reiji: “¿Si estoy enojado con Suimei-kun ...?”

Felmenia: “Um, se trata del hecho de que Suimei-dono mantuviera el hecho de que él s un mago en secreto. Pensamos que podría haber algo por lo que todavía estés enojado”.

Reiji: “Hoh ...”

 

Y a partir de eso, lo entendió. Los dos estaban ansiosas de que se hubieran formado grietas en su relación con Suimei.

 

Mientras las miraba, recordó el mundo moderno una vez más.

 

Reiji: “... Cuando estábamos en el otro mundo, metí el cuello en todo tipo de cosas peligrosas todo el tiempo, no hacía nada más que cosas irracionales. Cuando veo a alguien en problemas, de alguna manera pierdo mi autocontrol y termino tratando de ayudarlos ... Y debido a eso, siempre causo problemas a Suimei y Mizuki que estaban junto conmigo ... En esos momentos, siempre terminaba siendo salvado por algo extraño que sucedía... Ahora que lo pienso una vez más, Suimei me estaba salvando detrás de escenas”.

 

Mientras hablaba al recordar el pasado, no podía evitar comenzar a divagar. Sin embargo, cuando realmente lo pensó, hubo un montón de cosas que solo pudieron significar que la magia estaba involucrada. Cuando estaba rodeado de delincuentes, por alguna razón, todos cayeron al suelo por su cuenta. Cuando los yakuza le dispararon con pistolas, las balas fallaron. El culpable detrás de un incidente tan solo se rindió y se entregó. Si los mencionaba a todos, no habría un final para ello. Es por eso-

 

Reiji: “El hecho de que lo haya mantenido en secreto, de hecho, me deja un poco inquieto, pero en ese mundo, esas son las reglas, así que realmente no se puede evitar. A la inversa, soy yo quien debería disculparme por no agradecerle todos esos momentos ... De hecho, con tantos eventos como esos, me sorprende que no solo me abandonara”.

Lefille: “Pero, cuando se separaron en el Castillo Real, ¿no sería lo mismo que Suimei-kun abandonándote?”

Reiji: “Luchar contra los demonios fue algo que decidí arbitrariamente sin consultar a esos dos. Sería normal abandonarme en ese tipo de escenario, ¿verdad? No querrías echarle una mano a alguien que arbitrariamente quiere hacer algo irrazonable, y no es como si tuviera pensado no decirnos hacer del camino de regreso a nuestro mundo”.

Lefille: “Eso en sí mismo es bastante extremo”.

Reiji: “Eso puede ser así, pero ...”

 

En resumen, Reiji actuó sin pensarlo demasiado. Al darse cuenta de que lo habían elegido, lo confundió con ser capaz de hacer cualquier cosa. Si Suimei lo acusaba de hacerlo de manera arbitraria, no había manera de que pudiera decir nada. Incluso Suimei tenía cosas que quería hacer. Reiji no tenía derecho a restringir esas elecciones.

 

Además...

 

Reiji: “No es que Suimei no haya hecho nada. Suimei se movió de acuerdo con sus propias creencias. Y cuando llegamos a la capital imperial, nos recibió con los brazos abiertos. Por eso, ¿no es eso suficiente de este tema?”

Lefille: “... Qué buen amigo”.

Liliana: “Se desperdicia, en Suimee”.

 

Lefille sonrió, pero Liliana no tuvo piedad. Sin embargo, eso solo demostró cuánto abrió su corazón. Suimei probablemente se aseguró de que no mostrara ninguna restricción.

 

Reiji: “Ahora que lo pienso, escuché que Lefille-san se escapó de Astel junto con Suimei, pero ¿eso es cierto...?”

Lefille: “Aah, eso está mal. No nos escapamos; Fui salvada por Suimei-kun “.

 

Después de escuchar la respuesta de Lefille, Reiji casualmente miró a Felmenia.

 

Felmenia: “Mi caso es un poco peculiar ... busque pelea con Suimei-dono y termine con las cosas siento volteadas completamente en mi contra”.

Reiji: “¿Heh? ¿Las cosas se voltearon en tu contra? ¿Quieres decir que peleaste contra Suimei?”

Felmenia: “Sí. Fue una, no, dos semanas después de que Reiji-dono y los otros vinieran al Castillo Real. Um, encontré que las acciones de Suimei-dono eran sospechosas, y lo seguí durante la noche, cuando en realidad yo estaba siendo atraída”.

Reiji: “¿E-ese tipo de cosas sucedió ...?”

Felmenia: “¿Es eso sorprendente?”

Reiji: “... Bueno, ya sabes, no veo a Sensei luchando así por tu cuenta”.

Felmenia: “En ese momento, um, era bastante arrogante hasta el punto en que era vergonzoso. Creo que Reiji-dono también vio que...”

Reiji: “Aah, ahora que lo mencionas ...”

 

Al oírla decir eso, recordó. Cuando fue elegida como la que les enseñaría magia, trató a su compañero Mago de la Corte con una actitud bastante severa. Su discurso no era tan educado como lo es ahora, así que ahora que él lo pensó, ella puede haber sido arrogante.

 

Felmenia: “Y así, después de ese encuentro conseguí que Suimei me enseñara magia”.

Lefille: “¡Yo-yo derroté a un General Demonio junto con Suimei-kun, ¿sabes?”

Felmenia: “¿Porque estas tratando de competir en eso, Lefille?”

 

Al ver a Lefille actuar como si hubiera parecido un rival, Reiji de repente se echó a reír. Al verlo sonreír así, Felmenia y Lefille inclinaron sus cabezas hacia un lado.

 

Reiji: “Veo que Suimei es tan popular como siempre eh”.

Felmenia: “¿Ah?”

Lefille: “¿Fu?”

 

Aunque las dos habían estado gritando cara a cara, se volvieron hacia Reiji al mismo tiempo. Y entonces, se dieron cuenta del significado detrás de sus palabras.

 

Felmenia: “Por lo que Reiji-dono acaba de decir, podría entenderse que había una mujer apuntando a Suimei-dono incluso en el otro mundo”

Lefille: “¿Qué significa eso, Reiji-kun?”

Reiji: “Es tal y como suena. Incluso allí, Suimei tenía chicas que van a visitar su casa todo el tiempo. Su amiga de la infancia ... Creo que ya sabes acerca de Kuchiba-san, pero aparte de eso estaba esa chica extranjera, y esa chica extranjera, y esa chica extranjera, y ...”

 

Al escuchar esa historia, el ojo de aspecto soñoliento de Liliana se estrechó aún más a la sombra de todo.

 

Liliana: “... Suimei, es un despistado”.

Io: “Absolutamente, estoy completamente de acuerdo. Ese hombre debería haber sido apuñalado por alguien una vez. Fuu”.

 

Y de acuerdo, incluso Io Kuzami dejó escapar algunas palabras amargas. Era bastante cruel, pero como simpatizaba con ello, incluso Reiji dudaba en proteger a Suimei allí.

 

Por otro lado, en cuanto a Lefille...

 

Lefille: “En cuanto a eso, parece que tengo escucharlo de él en detalle, eh”.

 

Ella parece haber tomado una decisión. Pero dejando eso de lado,

 

Liliana: “Todos, casi estamos, en la ciudad de Klant”.

 

Atraído por el anuncio de Liliana, Reiji miró por la ventana hacia su destino. Las puertas de la ciudad de Klant y la fila de personas que esperaban para entrar estaban a la vista. Ellos iban a llegar brevemente.

 

Reiji: “Si recuerdo bien, íbamos a entrar, así como así, ¿verdad?”

Liliana: “Sí. Después de pasar la puerta, encontraremos una oportunidad para reunirnos con el grupo de Suimei”.

 

Después de confirmar sus planes, el carruaje finalmente llegó a la puerta, y ya que hicieron los arreglos de antemano, inmediatamente pasaron y desmontaron el carruaje. Estaban ingresando oficialmente a la ciudad para hacer una visita, así que todo se desarrolló mucho más suave de lo que pensaron que sería.

 

La plaza ante la puerta del castillo se extendía ligeramente. El cielo estaba despejado. Después de ser liberados de los calambres generados po estar sentados en el carruaje, fue refrescante.

 

Reiji: “Me pregunto dónde está Suimei ...”

 

Al decir eso, Reiji miró a su alrededor casualmente, y Lefille sonrió mientras lo señalaba con una sonrisa malvada.

 

Lefille: “¿Oh? ¿Reiji-kun no está preocupado por su Alteza Titania?”

Reiji: “Eh? ¡N-no, también estoy preocupada por Tia!

Io: “Fumu, en lugar de mostrar siempre preocupación por esa princesa marimacho, preferiría que mostraras preocupación por mí”.

Reiji: “No, um ...”

 

Incluso Io Kuzami se involucró en las burlas de Lefille. Para evitar que ese tema cada vez más incómodo continúe, Reiji habló en voz alta.

 

Reiji: “E-esto también se aplica al grupo de Suimei, ¿¡pero está bien entrar en contacto con ellos de esta manera !?”

Liliana: “En cuanto a eso, está bien. Yo y Felmenia estamos aquí”.

Felmenia: “Entonces Reiji-dono, por aquí”.

 

Felmenia señaló una abertura entre edificios.

 

Reiji: “Eso es... ¿Un callejón?”

Lefille: “Reiji-kun. No hay mucha vigilancia en el callejón. Para evitar que nos vean, deberíamos entrar rápidamente”.

Reiji: “Ya veo.”

 

Convencido por la declaración de Lefille, Reiji asintió, y todos corrieron al callejón. Mientras lo hacían, podían sentir dos presencias persiguiéndolos. Era probable que, tal como indicaban sus sospechas, fueran el equipo de vigilancia de Hadrias los que observaban los movimientos del héroe.

 

Siguiendo admirablemente el plan de las chicas, después de haberse adentrado lo suficiente en el callejón, Liliana sirvió como retaguardia y lanzó un hechizo detrás de ellos, y finalmente regresó.

 

Liliana: “Con eso, estamos bien”.

Reiji: “¿Hiciste algo?”

 

Liliana hizo una señal en V con una mirada satisfecha de alguna manera, mientras que Reiji se inclinó ligeramente mientras le preguntaba. Y en su lugar, replicó Felmenia.

 

Felmenia: “Es magia de ocultamiento. Incluso si los observadores nos encuentran, no se preocupan por nosotros. Suimei dono dijo algo así como que nos convertimos en guijarros a un lado de la carretera. Aunque... realmente no entiendo ese ejemplo”.

Reiji: “Aah ...”

 

Al escuchar su explicación, Reiji recordó el artículo secreto de cierto famoso anime. Cuando llevaban eso, ya no serían percibidos por otras personas. Francamente, era un arma sigilosa y escandalosa, así que poder hacer algo similar le dio a Reiji un vistazo de lo anormal que era la magia de su mundo.

 

Reiji: “Todo lo que queda es encontrar a Suimei y los demás, eh. Me pregunto dónde están.”

 

Diciendo eso, Reiji se dio la vuelta para salir del callejón, cuando de repente, Liliana ...

 

Liliana: “Nyaa”.

 

Comenzó a imitar a un gato maullando. Nyaa, nyaa, era como si estuviera haciendo una imitación para llamar a un gato como haría un niño con los pájaros.. Sin embargo, eso continuó sin pausa.

 

Liliana: “Nyaa, nyaa, nyaa, nyaa”.

Reiji: “¿U-um, Liliana-chan?”

Liliana: “Nyaa, nyaa, nyaaaa”.

Reiji: “¿Eh? ¿Eeeh ...?

 

Cuando Liliana de repente comenzó a maullar, Reiji no pudo ocultar su desconcierto. Reiji también sabía sobre su amor por los gatos, pero no podía decir si solo se estaba divirtiendo, o si era algún tipo de ritual. Sin averiguar cuál, intentó preguntarle a Lefille quién estaba parada a su lado.

 

Reiji: “Ummm, Lefille-san. Qué...”

Lefille: “¿No es linda?”

 

Mientras señalaba a Liliana con la mirada y le preguntaba, Lefille acurrucó su mano como si estuviera imitando a un gato con una amplia sonrisa mientras sonreía. Era como si estuviera mirando a una niña inocente con una sonrisa agradable.

 

Y luego, Io Kuzami saltó a su conversación.

 

Io: “Umu. Es linda. Como se esperaba de un discípulo mío. Ella posee apropiadamente tanto ternura como adorablidad”.

 

Io Kuzami asintió repetidamente como si estuviera satisfecha. En ese caso, ¿estaba realmente jugando? Hasta ahora, sin defectos, no, incluso más allá de eso, Liliana estaba actuando perfectamente meticulosa para lograr sus objetivos, por lo que la acción que estaba mostrando ahora iba completamente en contra de esa imagen de ella, y solo dejó a Reiji con desconcierto.

 

 

A medida que su expresión se distorsionaba en una forma extraña, Lefille hizo una sonrisa despreocupada como si de alguna manera dijera que su ligera broma tuvo éxito.

 

Lefille: “Es una broma, Reiji-kun. Es probable que este haya sido el método que se decidió de antemano para establecer contacto”.

Reiji: “¿Esto?”

 

¿Qué iba a lograr ella maullando? Reiji todavía no podía entender la situación. Sin embargo, ahora que lo pensaba, le recordaba algo. En los alrededores de la residencia Yakagi en la capital imperial, había muchos gatos.

 

Mientras eso ocurría, un gato negro apareció desde lo más profundo del callejón. Liliana dejó de maullar, y el gato negro se acercó a ella.

 

El gato negro que parecía que estaba perdido miró fijamente al ojo de Liliana con sus ojos dorados iris con cortes verticales en ellos, y Liliana de devolvió la mirada.

 

Después de eso, se maullaron el uno al otro por un tiempo, y Liliana se volvió hacia el grupo.

 

Liliana: “Parece que por allí”.

Liliana: “Nyaa”.

 

Como si siguiera las palabras de Liliana, el gato se volvió hacia el interior del callejón y levantó levemente su pata delantera. Era como si los estuviera guiando. Mientras Liliana seguía al gato, Felmenia y Lefille también lo seguían.

 

Reiji apresurándose a perseguirlos, llamó a Liliana.

 

Reiji: “¿Puede hablar con los gatos?”

Liliana: “Bueno, en lugar de hablar, está más cerca de alinearse con sus pensamientos”.

 

Liliana termino con Nyansu. Al escuchar su mala pronunciación, Io Kuzami sostuvo su barbilla.

 

Io: “En lugar de matices, en este caso sería niaance”. *(No entendí la broma, se hace un juego de palabras entre ニュアンス y にゃあんす, que prácticamente es lo mismo ‘Nyansu’, solo que uno está escrito en katakana y otra en hiragana, probablemente quiso decir matiz: ‘Nuance’, si alguien encuentra la broma me avisa)

Reiji: “... Um, , ¿estás tratando de decir que so fue divertido?”

 

Como Io Kuzami hizo una mirada triunfal, Reiji lo señaló con exasperación, y ella simplemente río alegremente. Si fuera la habitual Mizuki, por supuesto, esto se aplicó incluso cuando tuvo su brote de chuuni, no era un comportamiento que él pudiera imaginar que hiciera, lo que dejó a Reiji con curiosidad. En todo caso...

 

Siguiendo al gato y a Liliana, finalmente llegaron a una posada en la calle central.

 

La posada mencionada tenía un gran letrero y una apariencia bastante llamativa. Había una gran cantidad de personas entrando y saliendo, si uno preguntaba por las posadas, este era exactamente el tipo popular que surgiría.

 

Reiji: “Umm ... ¿Podría ser que es aquí?”

Liliana: “Así parece.”

Reiji: “Ocultarse en un lugar tan fácil de encontrar es un poco ...”

 

No podía creerlo. Una posada barata era prácticamente la imagen de un lugar para esconderse. Era algo que surgía en las películas de espías y novelas todo el tiempo, pero lo que tenía delante era una “posada que era famosa a pesar de no ser elegante”, que era prácticamente la definición del lugar más inadecuado para esconderse.

 

Lefille: “También se podría decir que esa es una buena razón para ello”.

Reiji: “¿Porque nadie pensaría que nos estaríamos escondiendo aquí, o algo así?”

Liliana: “Sí. Aunque dicho eso, para Suimee, probablemente no tenía nada que ver con eso”.

 

Esas palabras probablemente fueron una evaluación de las habilidades de Suimei. Si era como los magos que aparecían en las novelas con frecuencia y tenían magia para manipular a las personas, ciertamente no importaba mucho. Aunque convertirse en un enemigo de alguien así sería aterrador.

 

Mientras Liliana le daba las gracias al gato y lo acariciaba, las otras entraron a la posada para buscar a Suimei y las demás. Y sin siquiera buscar su habitación, la encontraron inmediatamente. En un lugar que era fácil de ver desde la entrada, en una mesa en el pasillo del segundo piso, los tres disfrutaban elegantemente de la hora del té.

 

Suimei: “Hey.”

 

Mientras subían las escaleras y se acercaban, Suimei los miró y los vio, y casualmente levantó su mano cuando los llamó. Reiji no podía decir si estaban descansando o discutiendo sus planes a partir de ahora. Pero él estaba sentado allí bebiendo agua de rosas con Titania y Hatsumi.

 

En esa situación que parecía no tener ninguna relación con las palabras “esconderse”, Reiji respondió con una ligera sensación de exasperación.

 

Reiji: “Parece que estás llevando esto de una manera un poco más elegante de lo que pensaba”.

Suimei: “Bueno, eso es porque no hay una razón absoluta por la que tengamos que ser modestos mientras nos escondemos. Si nuestro escondite es perfecto, entonces no importa lo que hagamos”.

Reiji: “¿A eso le llamas esconderse?”

Suimei: “Estrictamente hablando, nos estamos mezclando. En resumen, está bien si los otros no puedes descubrirnos”.

 

Dicho esto, Suimei bebió un poco del agua de rosas como para refrescar su boca de la amargura de su propio cinismo y tomó un suspiro de la fragancia. Siguiendo a él, Hatsumi le dirigió una sonrisa a Reiji.

 

Hatsumi: “Buen trabajo. Parece que estuvo bien de tu lado”.

Reiji: “Si. Kuchiba-san, gracias por tu esfuerzo vigilando a Suimei”.

Suimei: “... Sabes, he estado haciendo esto de manera seria todo este tiempo, así que, ¿por qué tienes que decir ese tipo de tontería?”

 

Al ver la sonrisa de Hatsumi, Suimei miró a Reiji con una cara amarga. Era un hombre que no podía con una broma. Por otro lado, Titania habló en un tono áspero.

 

Titania: “Es por tu comportamiento habitual ¿no es así? Ya es demasiado tarde para recuperarse; ¿Tu evaluación ya ha caído al suelo, sabes?”

Suimei: “Oye, ¿sigues guardando rencor contra mí? No es tan malo que te orinaras ...”

Titania: “¡No lo hice! ¡Por favor, no inventes una historia por tu cuenta!”

 

Poniéndose de color rojo brillante, Titania le gritó a Suimei. Inmediatamente después de eso, se volvió hacia Reiji mientras gritaba inquietamente cosas como: ‘¡Suimei está mintiendo!’ o ‘¡Es un plan malévolo para que muestres desprecio por mí!’ mientras intentaba suavizarlo y mantener las apariencias. Por otro lado, Reiji encontró a la Titania en completo desorden algo refrescante, pero, en cualquier caso, Hatsumi dejó escapar un suspiro mientras miraba eso.

 

Después de ver que Titania se había calmado, Reiji le preguntó sobre el asunto en cuestión.

 

Reiji: “Entonces, Tia, ¿qué hacemos ahora?”

Titania: “... Me disculpo por decirlo después de que acabas de llegar, pero tomamos medidas esta noche. Voy a entrar en los detalles particulares de aquí”.

 

Y así, Titania pasó a explicar su estrategia.