Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 142: ¿Gracias a la piscina?




Manual




Suimei: “― ¿Por qué terminó así?”

 

Después de ser desgastado por cuatro chicas, Suimei fue colgado de la silla en el borde del tanque de agua como si fuera un pedazo de ropa y se quedó solo, y cuando despertó, el día ya había terminado. A la mitad de camino, eran más o menos los momentos de diversión en la piscina, y como llegó literalmente, la fiesta ya había pasado y terminado.

 

Se suponía que la piscina debió de haber sido divertida, pero al darse cuenta literalmente la diversión había desaparecido. Incluso si se trata de un descanso no comprendía porque estaba hecho pedazos.

 

Echando un vistazo, pudo ver que todo el mundo había cambiado de sus trajes de baño a su ropa habitual, y ahora estaban calentando sus cuerpos por el fuego, y secando su cabello mojado. Era bueno que las chicas hablaran con cada una de ellas de forma amena y se rieran en buenos términos, pero la forma en que trataban a Suimei y lo dejaron de lado solo era cruel.

 

Sin embargo, si se quejaba, no había ninguna duda de que pasaría por algo mucho peor, así que decidió no decir nada mientras se levantaba.

 

Felmenia: “Ah! Suimei-dono, ¿has recuperado la conciencia?”

Suimei: “Chicas, no importa cómo lo pongan, eso fue simplemente demasiado cruel ...”

 

Suimei dejó escapar una queja tan aguada como pudo.

Y luego, sabiendo que habían ido por la borda, Hatsumi habló en un tono un tanto incómodo.

 

Hatsumi: “B-bueno, creo que fuimos demasiado lejos, pero fundamentalmente fue culpa de Suimei, por lo que no se pudo evitar”.

Suimei: “No, fue en su mayoría accidentes y eventos inevitables, ¿verdad? En primer lugar, resultó así porque todas tenían que tener ese encuentro...”

 

Como era de esperar, Suimei no pudo contener por completo sus quejas. Y viéndolo así, como esperaba, le fueron enviadas severas palabras.

 

Liliana: “Suimee, eso no es muy varonil”.

Lefille: “Eso es correcto Suimei-kun. Si eres un hombre tienes que poder soportarlo todo”.

Suimei: “Uu ...”

 

Era completamente un juego perdido, todo lo que Suimei podía hacer era gemir mientras seguía vistiendo su short. Sin embargo, no era como si Lefille y las demás estuvieran enojadas e inmediatamente sonrieron mientras acariciaban la cabeza de Suimei.

 

Suimei: “Por favor, deja de acariciar mi cabeza”.

Lefille: “No hagas pucheros. También me preocupaba que fuera sido demasiado”.

Suimei: “Después de volverse completamente salvaje”

Lefille: “En ese momento, estaba como en trance ...”

Suimei: “Un trance dices ...”

 

¿Eso significaba que se estaba divirtiendo? Aunque era bueno que ella dejar ir todo el estrés que se había estado acumulando.

 

Cuando Suimei percibió los sentimientos de Lefille e hizo una expresión como si no pudiera decir nada, Liliana, que todavía tenía el pelo suelto, lo golpeó en las costillas.

 

Liliana: “Yo no, de perdonare, aunque”.

Suimei: “Hasta ese punto?”

Liliana: “Así es. La próxima vez que nos metamos en la piscina, habrá un encuentro”.

 

Liliana extendió su dedo hacia él, a lo que respondió con un breve “No señales a la gente”, y pensó que si terminaban haciéndolo de nuevo, tal vez debería enseñarle a nadar. Mientras hacía una sonrisa ligeramente nihilista, Liliana giró bruscamente la cabeza hacia un lado. La figura de ella con el pelo suelto despidió una brecha en la impresión de lo habitual y fue bastante refrescante.

 

Y entonces, Felmenia le dio una palmada.

 

Felmenia: “Suimei-dono ha recuperado la conciencia, por lo que es hora de que limpiemos la piscina”.

Hatsumi: “Tienes razón, vamos a hacer eso. Suimei, eres el último, entonces cambia ti ropa ya y comienza”.

Suimei: “¿No estoy siendo tratado demasiado mal aquí ...?”

 

Cuando Hatsumi hizo una declaración sin consideración alguna, Suimei dejó escapar una voz desanimada. Por otro lado, Felmenia ya estaba en camino para comenzar a limpiar, y se presentó ante Suimei.

 

Felmenia: “Entonces vamos a extraer el agua?”

Suimei: “¿Cómo vas a hacerlo? ¿Borrarlo con magia?”

Felmenia: “No, no, lo drenaremos en el drenaje cercano. Así, aquí, y así”.

 

Dicho esto, Felmenia usó la magia para conectar el fondo del tanque de agua con el drenaje. Y mientras lo hacía, el agua en el tanque de agua comenzó a girar y comenzó a drenar lentamente.

 

Felmenia: “Después de drenar el agua, todo lo que queda es nivelar y devolver el entorno a cómo estaban antes”.

 

Inesperadamente, ella tenía todo bien calculado. Probablemente lo hizo con el objetivo de poder limpiarlo simplemente después, pero en ese caso ...

 

Suimei: “Felmenia, hacer esto, ¿no tomó un poco de esfuerzo?”

Felmenia: “Si, un poco.”

 

Su sonrisa ambigua debe haber sido una consideración. Por el bien del evento de hoy, no fue difícil imaginar que ella realizó un esfuerzo considerable. Estaba el tamaño y la profundidad del tanque de agua, la creación de prototipos y la prueba y error, por lo que ella debe haber consumido una cantidad significativa de maná.

 

Suimei: “Gracias por tu arduo trabajo.”

Felmenia: “S-si”

 

Parecía bastante feliz de que haya notado sus dificultades, ella respondió asomando la cara.

Pero eso hizo desviara un poco su atención--

 

Suimei: “Oi, todavía está húmedo por allí, así que ...”

 

-Pom

 

Felmenia: “¡Uhyah!”

 

Más rápido de lo que Suimei podía dar una advertencia, Felmenia se lanzó hacia adelante. Como era de esperar, había un poco de agua en el área por todas las salpicaduras. Logró una postura de caída adecuada, pero parecía haberse raspado la cara y se frotaba la mejilla con la mano.

 

Felmenia: “Owowow ...”

Suimei: “... ¿Por qué te tropeas? Ven te echaré una mano”.

Felmenia: “Uu, muchas gracias.”

 

Curando las porciones que raspó por su cuenta, la torpe maga Felmenia tomo la mano de Suimei con los ojos llorosos. En comparación de la vez en el Castillo Real, ella había mejorado enormemente, pero al final, esta parte de ella seguía siendo la misma. En cierto sentido, fue una especie de alivio.

 

Cuando Suimei levantó a Felmenia, Hatsumi lo llamó después de ver eso.

 

Hatsumi: “Suimei, eres amable cuando se trata de cosas como esa eh. Si siempre fueras así, a todos les gustarías, ¿sabes?”

Suimei: “No lo digas como si fuera odiado”.

Hatsumi: “¿Pero, haces muchos enemigos verdad? No es bueno si no eres honesto, ¿verdad? Por eso también tenías enemigos entre los otros alumnos”.

 

Los “enemigos entre los otros alumnos” de los que hablaba eran los del dojo de Kuchiba. Suimei apareció en el dojo, pero no era como si estuviera siguiendo seriamente el camino de la espada, y los otros alumnos podían ver eso en él, por lo que no le tenían muy buena opinión.

 

En cualquier caso, había una razón para eso,

 

Suimei: “No se puede evitar si me rechazan en el dojo. El instructor me dijo que, en primer lugar, no debería absorber demasiado la espada. Eso fue para que no afectara mi magia”.

Hatsumi: “Pero aun así todavía había maneras de llevarse bien con los demás, ¿verdad? Estoy diciendo que no es bueno que parezca que te falta sinceridad, ¿no lo entiendes? Caray ...”

 

Mientras jugueteaba con su largo cabello dorado, Hatsumi dejó escapar una voz exasperada. Suimei respondió entonces mientras se encogía de hombros.

 

Suimei: “Está bien. Llevarse bien con la gente normal es algo malo para los magos”.

Hatsumi: “Entonces, ¿qué pasa con Shana-san y los demás?”

 

Al recibir un golpe doloroso, dejó a Suimei gimiendo por un instante sin palabras, y luego de alguna manera sacó su voz que estaba atorada en su garganta.

 

Suimei: “R-Reiji y los demás son una excepción”.

Hatsumi: “Aah, el lado tsundere de Suimei salió ~”.

Suimei: “¡Cierra la boca! ¡No digas tsundere! ¡Más bien, no soy un maldito tsundere!

 

Suimei gritó cuando negó la acusación de Hatsumi, pero naturalmente él fue el único que pensó de esa manera. Por otro lado, al grupo de Suimei se le había enseñado de la palabra tsundere antes, e incluso Lefille y Liliana estaban sofocando su risa.

 

Cuando la agradable atmósfera se tornó un tanto incómoda para Suimei, Felmenia acudió en su ayuda mientras inclinaba tímidamente la cabeza.

 

Felmenia: “Lo siento...”

Suimei: “Bueno, no me importa. Mira, tienes agua en la cara”.

Felmenia: “Q-Que humillante…...”

Suimei: “Tu, de verdad eres bastante grosera”

 

Suimei comenzó a limpiar la cara de Felmenia con un pañuelo.

Lefille se acercó a el— o mejor dicho se acercó a Felmenia.

 

Lefille: “Felmenia-jou. Deja el resto de la limpieza a Suimei-kun, puedes sujetarte de mi brazo”.

Felmenia: “No, yo...”

Lefille: “Estás cansada ¿verdad? Hiciste la piscina y también anduviste un poco por ahí”.

 

Lefille también entendió que Felmenia estaba cansada. Ella mostró su consideración mientras apoyaba el cuerpo de Felmenia.

 

Felmenia: “Entonces, discúlpeme ...”

 

Y aunque un poco tímida, Felmenia se apoyó en ella. Parecía una especie de caballero y una princesa que uno vería de vez en cuando en un acto de alguna compañía de mujeres, pero ... dejando eso a un lado.

 

Suimei: “Entonces, limpiar el resto depende de mí eh”.

Hatsumi: “¿Obviamente? El único que puede hacer la limpieza que no sea Felmenia-san es Suimei, después de todo”.

Suimei: “Oi, cuando lo dices así es un poco irritante ...”

 

Cuando Suimei protestó ante Hatsumi, todas las miradas se alinearon en él a la vez.

 

Hatsumi: “Heeeh”.

Liliana: “Muuuu”.

Lefille: “Hooou”

Suimei: “... Lo siento. Por favor, déjame hacerlo por todos los medios”.

 

Hatsumi, Liliana y Lefille. Presionados por los tres, Suimei no resistió y cedió.

 

Cuando esas estrictas miradas de crítica asaltaron su espalda, Suimei comenzó a hacerse cargo de la limpieza con poco ánimo.

 

A medida que se acercaba la noche, Suimei estaba en cuclillas aun usando sus shorts con los hombros caídos y parecía estar lleno de dolor. En una atmósfera completamente reservada que era completamente diferente de su yo habitual, comenzó a drenar el resto del agua del tanque de agua.

 

Suimei: “Vamos a drenar el agua... Se necesita algo de tiempo cuando el agujero es tan pequeño eh ...”

 

Dicho esto, Suimei ensanchó un poco el agujero en el tanque de agua y usó magia para acelerar la velocidad a la que el agua se drenaba también. El agua restante en el tanque de agua formó un gran remolino y comenzó a drenar varias veces más rápido que antes.

 

Con eso, el agua se drena completamente bastante pronto. El agua se drenó desde el orificio hasta el drenaje, y debido a que se había formado un remolino se estaba aspirando de manera estable.

 

Suimei: (¿Hm? ¿Aspirado ...? Ahora que lo pienso, el tema surgió recientemente en algún lugar ...)

 

Esas palabras quedaron atrapadas en un rincón de la cabeza de Suimei. Hablaba de algo así en algún momento. Y fue bastante reciente. ¿Qué es lo que era? ¿Solo un deja vu? No, y de la misma manera que de repente le tocó un acorde en la mente, como una revelación, un presagio de realización ...

 

Suimei: “Ah ...”

 

La voz de Suimei se filtró bruscamente. Era la exhalación idiota que saldría cuando una inesperada realización se derrumbara sobre él, la pieza final del rompecabezas.

 

Suimei: “¡Eso es! Un remolino que puede aspirarlo ... En forma de mortero ... ¡No, un reloj de arena!”

 

Cuando Suimei repentinamente elevó su voz, Hatsumi lo encontró algo sospechoso y distorsionó su rostro cuando se acercó.

 

Hatsumi: “Suimei? Que pasa”

 

Y en respuesta, como si no tuviera tiempo para decirle o quedarse, Suimei saltó de donde estaba agazapado y le dio una respuesta que no respondía a la pregunta en absoluto.

 

Suimei: “¡Lo siento! ¡Voy a limpiar la piscina mañana! ¡Déjenla así por hoy!”

Hatsumi: “Eh? ¡Espera, Suimei!?

Suimei: “¡Además, no necesito cenar hoy!”

 

En el momento en que declaró eso, Suimei corrió hacia la puerta.

 

Todo lo que quedó atrás, fueron las chicas con expresiones en blanco. En poco tiempo, Hatsumi dejó escapar una sonrisa algo nostálgica.

 

Hatsumi: “... De alguna manera, ha pasado un tiempo desde que escuché a Suimei decir que no necesitaba cenar”.

 

Al escuchar la voz profundamente emocional de Hatsumi, Felmenia la interrogó.

 

Felmenia: “¿Es eso así?”

Hatsumi: “Sí. Cuando él dice eso, termina encerrándose en su habitación. Ya veo, esos son los momentos en que de repente pensó en una idea para la magia”.

 

Desde hace mucho tiempo, ocurría con bastante frecuencia que pensaba impulsivamente en algo y se encerraba en su habitación sin salir nunca. En el peor de los casos, incluso tomaría un descanso de la escuela. Cada vez que le preguntaba qué era lo que le apasionaba, nunca le contaba nada y eso la dejaba completamente curiosa, pero ... Las dudas de Hatsumi se habían disipado.

 

Por otro lado, Felmenia parecía estar fijada en un punto completamente diferente ...

 

Felmenia: “Cuando dices que decía ‘que no necesitaba la cena’, es como ...”

Hatsumi: “Aunque dijo eso, era la comida de mi madre”.

Lefille: “Lo que significa que estaba dirigido a la familia, él te reconoce completamente como familia”.

 

Y la que dejó escapar un gemido fue como se esperaba, Lefille. Cuando las dos sintieron que estaban siendo quemadas por la sensación de una crisis inminente, la personalidad de Hatsumi, que no le permitía ser honesta consigo misma, comenzó a ponerse nerviosa.

 

Hatsumi: “Es-espera un segundo, ¡por favor, no dejen que su imaginación vuele de esa manera! ¡No soy particularmente ...!”

 

Mientras Hatsumi estaba hablando, Lefille la miró con los ojos entrecerrados.

 

Lefille: “Hatsumi-jou. Incluso para ti, cuando nos miras llevándonos bien con Suimei-kun, no te resulto divertido, ¿verdad?”

Hatsumi: “... Eso es, bueno, es verdad, pero ...”

 

Retorciéndose con gestos ociosos, Hatsumi habló en una especie de murmullo. Al verla tan indecisa, Liliana dejó escapar un gran suspiro como si la insultara intencionalmente.

 

Liliana: “El héroe Hatsumi tampoco es honesta acerca de sus propios sentimientos. Igual que Suimee.”

Hatsumi: “Liliana-chan! ¡No me pongas en el mismo grupo que él!”

Liliana: “Esa parte, también es la misma”.

 

Si Hatsumi no podía dispar las aspiraciones del Liliana, entonces Lefille.

 

Lefille: “Debemos resolver esto eh”.

 

Sin embargo, después de decir esto, su expresión se ilumino en un instante.

 

Felmenia: “En cualquier caso, hoy fue divertido ¿no?”

Lefille: “Tienes razón. Ha pasado un tiempo desde que tuve un respiro como este. Gracias, Felmenia-san.”

Felmenia: “Sí. Parece que también le hizo bien a Suimei-dono, todo lo que queda es esperar a su Alteza y Reiji-dono”.

 

Esa noche, Suimei completó el círculo mágico para regresar a su mundo, y llegó a la sala de estar con una cara satisfecha para informarlo

 

...Por supuesto, fue evidente que lo hizo mientras aún llevaba puesto su short.