Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 135: Peleando junto con el Dragonnewt




Manual




Alrededor del momento en que comenzó la pelea de Lefille contra Latora y la pelea de Titania y Reiji contra Grallajearus.

 

Habiéndose distanciado del cuartel general, Suimei estaba a medio camino entre el cuartel y donde estaba posicionada Lefille y se enfrentaba contra una fuerza de demonios.

 

Suimei: “―Fiamma est lego. Vis Wizard. “(Arma las llamas. Como el grito del resentimiento del mago.)

 

Después de su canto, desató la magia de fuego, la llama de Ashurbanipal, en el enjambre de demonios.

 

Con la maldición de la leyenda asiria como su origen, la magia tenía una eficacia particular contra las criaturas vivas. Cuando comenzó el canto, formó muchos pequeños círculos mágicos de forma irregular en el aire. Y a medida que avanzaba el canto, se formó una esfera de fuego en el centro de ese espacio. La esfera que era como una piedra incandescente era el núcleo vestido con una incandescencia completa, no era una llama normal. Como un lanzallamas, las llamas tenían direccionalidad cuando dispararon el plasma y destruían su objetivo.

 

Una violenta explosión bailaba en el centro de la multitud de demonios. Los demonios atrapados en la incandescencia ni siquiera tuvieron la oportunidad de soltar un grito de muerte, se convirtieron en cenizas y cayeron al suelo.

 

Incluso si quedaba atrás en números, la diferencia en su potencial de guerra era evidente. Pero, aun así, los demonios no vacilaron y siguieron dirigiéndose hacia él. Como si estuvieran fielmente dedicados a un solo pedido, eran como máquinas que no sabían nada de adaptabilidad.

 

Suimei estaba tomando acciones independientes contra el ejército de demonios.

 

Su objetivo era una misión de búsqueda y destrucción contra las fuerzas demoníacas.

 

Habían pasado unos días desde el encuentro en el cuartel, y después de que los oficiales y soldados del Imperio lograron comenzar a elevar sus logros, al grupo de Reiji finalmente se le permitió dirigirse hacia la lucha. En una conversación privada con Reanat, preguntó si los demonios venían por los caminos donde las unidades enviadas para detenerlos no estaban posicionadas, y si él le permitiría tomar medidas independientes para encargarse de ellos.

 

Por supuesto, ya que estaba actuando solo, agregó las palabras, ‘en la medida en que puedo’.

 

Suimei: “Originalmente planeaba que me pagaran por esto, pero no es tan malo si lo pienso como una reducción de la carga para Lefille y Reiji eh ...”

 

Antes de salir, Suimei había hecho esa declaración en el campamento militar.

 

En su mundo, el trabajo de los magos siempre fue compensado con dinero, por lo que era perfectamente natural para él pensar así, pero esta vez estaban sus compañeros, así como el hecho de que se le suministró comida y las provisiones que necesitaba… por lo que pensó que al menos debería trabajar en esa parte, y asumió tal responsabilidad.

 

Por supuesto, también era cierto que pensó que no sería razonable hacer absolutamente nada después de entrometerse en el asunto.

 

Por el momento, para que Reiji no sospechara de él, supuestamente estaba tomando medidas junto con Lefille, a quien se le pidió asumir un deber primero. Y después de eso, tal como estaba previsto, se separó de ella para tomar una acción independiente.

 

Extendiendo un mapa y confirmando la posición de las estrellas, determinó dónde estaba y dónde estaban las unidades enviadas para detener a los demonios. Manteniéndose alejado de las rutas que utilizaban las tropas imperiales, fortaleció su cuerpo con magia y avanzó por los empinados senderos de las montañas mientras zumbaba, y finalmente descubrió una fuerza de demonios.

 

Contaban con alrededor de doscientos. Estaban compuestos completamente de demonios que se movían por el suelo, una unidad de infantería. En un solo grupo, avanzaron a través del bosque. Se veían como orugas moviéndose a lo largo de una hoja mientras la devoraban. Los árboles fueron cortados mientras avanzaban como si fueran los dueños del lugar.

 

Y a diferencia de los demonios con formas humanas que parecían demonios que uno vería en las historias, estos demonios tenían las características de bestias e insectos. Tenían grandes cuerpos aproximadamente el doble del tamaño de los jugadores de baloncesto extranjeros. La superficie de sus cuerpos estaba cubierta de cutículas negras, tenían exoesqueletos y parecían ser bastante robustos. Como si estuvieran hablando entre ellos, las bocas de araña que tenían traqueteaban de manera ominosa.

 

Suimei: “Ugeh ...”

 

Dejó un incomparable sentimiento de repulsión. Comparado con eso, los demonios de fantasía que conoció antes eran mucho más agradables de ver. Su apariencia externa estaba mucho mejor combinada que estas. Suimei instintivamente lo encontró fisiológicamente repugnante e inconscientemente dejó escapar su voz. Ahora que los había encontrado, tenía que hacer algo, y ahora estaba en la encrucijada donde tenía que decidir cómo proceder.

 

¿Debería él aniquilarlos? ¿O debería simplemente darles un golpe serio y luego retirarse? Con ese número de ellos, si usara dos o tres grandes hechizos podría aniquilarlos, pero pensándolo desde la perspectiva de la estrategia que el Imperio estaba poniendo en práctica, estaría bien si no llegara tan lejos. Al igual que las otras unidades, podría detener a los demonios, si las circunstancias lo permiten, podría reducir sus números e informar.

 

Sin embargo,

 

Suimei: (Tengo que pensar en las cosas que van a venir, eh)

 

Su repentina ansiedad, no era por la pelea que tenía delante, sino por él mismo. No tenía mucho en términos de temores hacia la lucha actual contra los demonios, pero en este momento se encontraba en una situación en la que las sombras de otras amenazas parpadeaban sobre él.

 

Esos serían los llamados apóstoles universales dirigidos por ese hombre espejismo, el grupo de Eanru.

 

Para Suimei, eran sin exageración, una seria amenaza. Estaba la fuerza física de Eanru, y el talento claro que el hombre espejismo mostraba con su magia, incluso desde la perspectiva de Suimei como mago. Pensando en el inevitable conflicto con ellos, tendría que saltar al peligro por su cuenta y aumentar su fuerza. De modo que la próxima vez, él podría ponerse de pie ante el dilema frente a él.

 

Suimei: “Es por eso qué, bueno, sé que necesito agudizar mis sentidos de batallas, pero ...”

 

Simplemente parecía un mal plan para lanzarse en medio del ejército de demonios solo para hacerlo. Para un mago, era obvio que tenía que encontrar una manera de luchar como un mago. No había nada que ganar al acumular imprudentemente batallas y, sobre todo, el objetivo que esperaba obtener era muy ambiguo.

 

Pero, como estaba ahora, se sintió presionado a asumir esa tarea imprudente y ambigua en lo profundo de su pecho. Descontento con la situación actual, si se quedara quieto sin perseguirlo, el día volvería una vez más donde sería difuminado sobre la tierra.

 

Reafirmando la determinación en su corazón, saltó fuera de la sombra del árbol, y los demonios inmediatamente alzaron sus voces en forma de oreja mientras se apresuraban a entrar.

 

Con sus garras y afiladas boquillas de insectos, deseaban desgarrar y devorar el débil cuerpo humano…

 

Sin embargo, el poder de otorgar a los demonios el deseo no se limitaba a eso. Se puede decir que la fuente principal es el poder de color oscuro envuelto alrededor de sus cuerpos. Como si fuera un aura, era un aura de autoridad misteriosa y reluciente. A diferencia de los poderes negativos detrás de la magia oscura, se trata del poder que utilizó al Dios Malvado como fuente. Si alguien que no poseía la protección divina de la Diosa se oponía al Dios maligno y lo tomara con su carne desnuda, no terminaría con una simple herida.

 

Suimei: “... Sin embargo.”

 

Sin embargo, ¿qué era lo que tenía que temer al respecto? Ciertamente, el poder del Dios del mal es asombroso. Como tenía que ver con la divinidad, probablemente se clasificaría en una categoría poderosa. Sin embargo, si tenía que decir si todas las peleas que había experimentado hasta la fecha se habían quedado atrás de ese poder, definitivamente no era el caso, las peleas que tenía más allá de ellas eran una moneda de diez centavos juntadas por docena.

 

Naturalmente, no era necesario decir que esas eran luchas contra aquellos que ejercían poderes místicos.

 

No, se podría decir que las batallas comunes en el otro mundo simplemente superaban a las de este mundo. En el mundo moderno, eso se aplicaba a cualquier batalla que estallara en cualquier lugar. Usando las herramientas de la ciencia, crearon tácticas militares que las utilizaron por completo.

 

Ametralladoras que podrían disparar una lluvia de balas. Granadas antitanques como el RPG-7 que otorga a un individuo la capacidad de lanzar un golpe tremendo. Los modelos Mach 2, misiles anti-barcos que podían atacar con precisión desde dos kilómetros de distancia y los cruceros de misiles que los albergaban. Helicópteros de asalto que podrían suprimir a los humanos del cielo, el Super Hind. Recordando sus luchas contra esas cosas, ¿cómo podría compararse la lucha contra los demonios? Recordando sus batallas donde luchó contra oponentes donde los ataques se produjeron básicamente a la velocidad del sonido de lugares desconocidos, la amenaza de un ataque ante sus ojos a una velocidad mucho menor fue algo con un nivel de dificultad tan bajo que podía hacerlo con los ojos cerrados.

 

Esquivando el golpe directamente desde el frente y defendiéndose contra las garras que se balanceaban desde el costado con magia, devolvió el ataque con magia de fuego. A medida que el círculo de demonios se estrechaba, él lo enfrentó haciendo volar el suelo. Y luego, saltando al aire al mismo tiempo ...

 

Suimei: “―Fiamma est lego. Vis Wizard. Hexagonal agon Aestua Sursum. Impedimentum Mors”. (Arma las llamas. Como el grito del resentimiento del mago. Da forma a la agonía de la muerte y estalla en llamas, otorga al que me obstruye un terrible destino).

 

... Después del canto, la llama de Ashurbanipal quemó a los demonios.

 

Debajo del cielo azul claro, las llamas explotaron a su alrededor, el humo blanco de la carne incinerada se elevó en el aire, y el mundo rojo comenzó a extenderse. Mirándolo de lado, probablemente parecía un escenario salido de un sueño. Bajo ese refrescante cielo azul que calmaría el corazón de cualquiera, se estaba desarrollando un banquete de un infierno ardiente. La impresión no parecía cambiar, no importa cuántas veces la viera.

 

Mientras fruncía el ceño ante los gritos de la carnicería, Suimei se entregó a los pensamientos ociosos por un momento.

 

Suimei: (... En cualquier caso, ¿Por qué los demonios se mueven de una manera tan monótona y predeterminada?)

 

Lo que se le vino a la mente era algo de lo que tenía curiosidad durante bastante tiempo. Por lo que Suimei había visto hasta la fecha, los demonios con los que luchó utilizaron la estrategia singular de simplemente empujar directamente hacia el territorio humano. Incluso cuando Vuishta atrapó a Hatsumi en su plan, la fuerza que atacó al ejército principal en ese momento también lo hizo simplemente atacando de frente.

 

Con franqueza sin tacto, simplicidad, al menos usaban formaciones, pero no tenían un solo indicio de empujar y tirar nacidos de estrategias. Era una táctica que dependía completamente de empujar con la fuerza de los números. Si se tenían suficientes números, ciertamente era un método útil, y sin inteligencia, era naturalmente cómo acabarían peleando.

 

Sin embargo, cuando había una manera de oponerse a ese método, ese ya no era el caso. Para luchar contra los demonios, la gente de este mundo manejaba magia y estrategias. Incluso convocaron a héroes de otros mundos. Por eso, hasta ahora, los demonios fueron apartados y se les orillo a sobrevivir en un rincón del mundo.

 

Y a pesar de eso, los demonios todavía atacaron con una sola idea, con una honestidad tan simple.

 

Suimei: (Es como...)

 

Sí, era como si estuvieran diciendo que querían ser asesinados. A pesar de que sus oponentes tomaron contramedidas contra ellos, todo lo que hicieron fue tomar el mismo estilo de lucha que era como un fósil antiguo que utilizaron antes. Era como si estuvieran corriendo hacia su propia muerte.

 

Suimei recordó de manera incidental la historia del famoso engaño sobre criaturas que cometieron suicidio en masa. Era una anécdota donde los lemmings se formarían extrañamente en grupos, y uno tras otro, se arrojaban de un acantilado al océano para ahogarse.

 

En realidad, no hubo suicidios masivos entre los lemmings, pero en cierto sentido, lo que estaba sucediendo ante sus ojos parecía un fenómeno similar.

 

Suimei: “Tal vez los ataques de los demonios son tan monótonos para que sus oponentes se vuelvan descuidados como si fuera un gran señuelo ... Pero no hay una recompensa adecuada por eso. Las etapas en las que podrían utilizarlo están muy limitadas, y no es algo que puedan usar para anular la situación general de la guerra cuando va en contra. Tampoco es esencial para la guerra. Puede que esté pensando demasiado en eso, o tal vez su objetivo sea algo completamente distinto ...”

 

Mientras luchaba contra los demonios, Suimei gradualmente cayó sumergido en su pensamiento.

 

Por lo que estaba pensando, era posible que la fuerza principal que atacaba al Imperio fuera un señuelo, y otra fuerza se deslizara bajo su vista para atacar otra ubicación. Sin embargo, atacaron la cabeza tanto en el Imperio como en la Alianza, si una fuerza separada se movía, iría al Reino Astel, pero las pérdidas que estaban obteniendo solo para enviar una fuerza allí dejaron grandes dudas en cuanto a lo que podrían ganar de hacerlo. Ciertamente, durante el caos en el que tuvieron que aceptar a los refugiados de las otras naciones caídas del norte, fue el momento adecuado para atacar, pero... aún estaban extendiendo el frente demasiado. También tenía el demérito donde la ofensiva iba más allá de la línea de suministro.

 

“¿Qué estaban planeando? No, tal vez no haya nada en particular”. Mientras estaba pensando profundamente, sus movimientos se fueron desacelerando poco a poco, y el cerco de los demonios a su alrededor se hizo más grueso. La multitud a su alrededor comenzó a interponerse en sus pensamientos mientras se movían irritados. Por lo tanto, Suimei comenzó un canto para eliminarlos a todos.

 

Y entonces, los demonios que rodean a Suimei de repente desaparecieron.

 

Suimei: “...”

 

Era como si hubieran sido agarrados por una gigantesca mano invisible y aplastados.

 

Tres. En tres lugares. En un espacio cercano. Parecía que había esferas de cristal de maná que reflejaban las imágenes de los demonios en su interior. Y sin permitir ninguna resistencia, los aplastó.

 

Y cuando Suimei se dio la vuelta y miró con furia la presencia que apareció detrás de él, dejó escapar una pregunta con la lengua afilada.

 

Suimei: “- ¿Qué estás planeando?”

“Nada, estaban reunidos en una formación tan agradable, así que los tuve que eliminar a todos”.

 

Mientras se daba la vuelta, interrogó al hombre con cuernos de plata de pie en medio de la piscina de sangre y carne de demonio.

 

Con ropa similar a la tradicional ropa japonesa, tenía ropa blanca envuelta alrededor de su cuerpo con el pecho expuesto. Tenía un brillante rosario en la espalda como un collar alrededor de su cuello. Su rostro siempre tenía esa sonrisa intrépida que encontraba todos los fenómenos del mundo agradables mientras extendía una atmósfera encantadora a su alrededor. Sin embargo, por esa razón, mientras estaba en esa escena sangrienta, se transformó en la encarnación de la batalla.

 

El Dragonnewt de los apóstoles universales, Eanru.

 

Mientras sofocaba su risa, el Dragonnewt se acercó más, no parecía ver a los demonios a su alrededor. O tal vez simplemente nunca entraron en su campo de visión. Cuando ese hombre mostró ceguera ante cualquier sensación de peligro, Suimei también mostró la misma ceguera.

 

Suimei: “Creo que es un poco pronto para una revancha.”

Eanru: “¿Qué estás diciendo? No hay temprano ni tarde cuando se trata de luchar, ¿verdad? Mientras los dos sean enemigos, ya sea en los confines de la tierra o en el fin de los tiempos, el momento y el lugar donde se encuentren es el lugar donde luchan”.

Suimei: “Conviertes el campo de batalla en el lugar de una reunión, ¿eres algún miembro del clan Maeda ...”

 

Suimei dejó escapar una voz exasperada, y Eanru dejó que su sed de sangre aumentara como si lo estuviera coaccionando. Incluso en esta situación en la que estaban rodeados por un ejército enemigo, parecía que se estaba preparando para el partido de vuelta. Ciertamente, un conflicto no era algo en el que uno elegía el momento y el lugar. Aun así, hacerlo en este tipo de situación era demasiado caprichoso.

 

Sin embargo, para un Dragonnewt que tenía la supremacía en tal batalla, incluso ese ambiente no era nada para él. Mientras que luchar contra los demonios fuera algo sin valor para él, luchar contra Suimei en medio de ellos era algo que podía hacer en su tiempo libre. Incluso Suimei también deseaba esto. Cuando dos personas fuertes luchaban en el mismo escenario, en el momento en que se encontraron, era algo que deseaban.

 

La atmósfera comenzó a gritar gradualmente. Los demonios que no fueron detenidos por las llamas de Suimei ya no se movían. Eran seres que no conocían la emoción del miedo, pero a partir de la acumulación del poder mágico de Suimei y el inmenso poder que Eanru liberaba al enfrentarse, estaban físicamente atados.

 

Sin embargo, la audaz sonrisa de Eanru cambió de repente por completo,

 

Eanru: “Jaja, es una broma, una broma. Como pensé, hay muchas cosas inútiles que surgirían al encontrarte “.

Suimei: “Ah?”

Eanru: “No es nada, solo significa que no vine hoy a pelear contigo”.

Suimei: “Entonces-”

Eanru: “Bien escucha. Hoy vine aquí para derrotar a estas malditas plagas. Y así, por cierto, te encontré.”

Suimei: “¿De paso?”

Eanru: “Sí, de hecho”.

Suimei: “¿Viniste hasta aquí solo para derrotar a estos tipos?”

Eanru: “El invitado de honor viene después de esto. Esta es el espectáculo de apertura”.

Suimei: “En otras palabras, un General Demonio o algo así vendrá eh. Secuestrando héroes y luego luchando contra los demonios, las cosas que estás haciendo son bastante incompatibles, ¿sabes?”

Eanru: “Eso solo sería desde tu punto de vista. Por el momento, desde nuestro punto de vista, se ajusta a lo mismo”.

 

Eanru dijo eso mientras evadía el tema. Suimei entendió que estaba aquí para luchar contra los demonios. Sin embargo, a pesar del hecho de que no tenía intención de luchar contra Suimei, tenía dudas sobre por qué Eanru se molestó en hacer contacto en primer lugar.

 

Suimei: “Entonces, ¿qué es lo que realmente quieres hacer?”

Eanru: “Usted también está aquí para derrotar a esas malditas plagas ¿verdad? Simplemente pensé que sería más rápido si lo hiciéramos juntos”.

Suimei: “¿Estás diciendo que, ya que nuestras metas son las mismas, deberíamos cooperar? ¿No tengo ninguna intención de llevarme bien contigo, sabes?”

Eanru: “Ni yo tampoco. Si nos llevamos muy bien, solo se convertiría en un obstáculo durante nuestra revancha después de todo”.

Suimei: “En serio, solo te importan esas cosas así, eh”.

Eanru: “¿Así que?”

 

En un cambio de tono, le preguntó. Se trataba de si Suimei aceptara su sugerencia. Ese hombre era un enemigo, sin embargo, él era uno que definitivamente no estaría tramando algo. Eso fue porque ese hombre era verdaderamente alguien que deseaba el conflicto. Incluso frente a su deber, una vez que conociera a alguien que considerara digno, dejaría de lado dicho deber. Ese era el tipo de personalidad que tenía.

 

...... Si Suimei se negara, sería un movimiento pobre hacer que sus peleas se superpongan. No había necesidad de aumentar deliberadamente el número de enemigos, y dado que también era la meta de Suimei derrotar a los demonios, sería una mano extra para hacerlo. Sin embargo, si lucharan juntos allí, no se expondría una pequeña cantidad de sus manos ocultas ―Pero eso era lo mismo para ambas partes. En cualquier caso, ambos ocultaban sus secretos, por lo que no tenía sentido negarse.

 

Suimei: “... Bien.”

Eanru: “Entonces se decide. Solo por ahora, te confiaré mi espalda”.

 

Suimei asintió silenciosamente a Eanru. Y luego, sin decir nada, se dieron la espalda y redirigieron el poder mágico y el espíritu de lucha que habían estado chocando entre sí hacia los demonios.

 

--En un desarrollo inesperado, ahora tengo un frente unido con un Dragonnewt.

 

En cierto sentido, fue una masacre. Desde el principio, fue una pelea sin un solo sentido de peligro, pero ahora ya no había necesidad de preocuparse por sus espaldas, y las dos solo tenían que enfocarse directamente hacia adelante y hacia sus lados. Usando magia, Suimei redujo los demonios a cenizas. Pero a su espalda, el doble de la cantidad de demonios fue dispersados ​​por el puño de Eanru.

 

No había ni la más mínima idea de que perderían. Con una cantidad tan miserable de demonios, terminaría en un instante.

 

Cuando se dio cuenta, Eanru destruyó a los demonios en la retaguardia y se movió para aplastar a los que los rodeaban. Sus ojos brillaron, y todos y cada uno de los demonios que estaba mirando con ambos ojos fueron aplastados en un instante.

 

Suimei: “Tch, Draconic Eye ...”

 

Fue la técnica que derrotó a los demonios que rodeaban a Suimei anteriormente.

 

Entre todas las técnicas que causaron daño usando solo la mirada, era la más fácil de imaginar. ―Evil Eye. En el mundo mágico, era una de las técnicas más simples y antiguas. Originalmente, era un tipo de maldición que usaba un resplandor de envidia o celos.

 

Por supuesto lo que Eanru estaba usando no tenía el mismo origen, pero no había duda de que era un ataque asombroso.

 

Uno no podía reconocerlo como un ataque, por lo que desde la perspectiva del objetivo era irresistible.

 

Después de limpiar una gran cantidad de demonios, Eanru sonrió de repente.

 

Suimei: “¿De qué te ríes ahora?”

Eanru: “No, es solo que con plagas tan inútiles como oponentes, parado hombro con hombro con alguien fuerte mientras los dispersaba, sentí que era inesperadamente emocionante, eso es todo “.

Suimei: “Haah?”

Eanru: “No, es realmente inesperado. A pesar de que he luchado durante varias décadas, nunca pensé que llegaría un día en el que sentiría que vendría esto. Incluso estos debiluchos tienen su propio uso como debiluchos a su propia manera pequeña”.

 

Suimei no podía decir exactamente en qué estaba pensando. Tal vez fue como un juego para derrotar a más pestes, no, si lo empujaran a decirlo, esto sería como una cadena de juegos de rompecabezas. Eanru no tenía tendencias sádicas. En ese caso, el único ejemplo en el que podía pensar era algo parecido a la agradable sensación de mostrar a un grupo de ellos alineando y hacer que desaparezcan de una vez.