Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 132: El karma de Lefille




Manual




Y así, bajo el mando de Reanat, la batalla entre los ejércitos Imperial y de demonios avanzaba sin problemas.

 

Siguiendo el plan propuesto, en la cima de las colinas de los muchos caminos que conducían desde las tierras salvajes del norte del Imperio hacia su propio territorio, prepararon emboscadas para atacar a los demonios, los atacaron al descubrirlos y los aplastaron. Los exploradores incluso fueron enviados a lugares donde los humanos no podían llegar, y por el momento, el frente estaba haciendo todo lo posible para dedicarse a la defensa para que la línea delantera no colapsara, y se encontraban en un estado de espera por la llegada de refuerzos.

 

Debido a que se trataba de una serie de emboscadas y batallas defensivas, la ventaja naturalmente se encontraba en el lado del Imperio. A diferencia de las tierras baldías planas de la Alianza del Norte, estaban situados en un lugar en el que tenían la ventaja del terreno, y el número de lugares donde podían organizar una emboscada era bastante grande.

 

También se podría decir que esto se debió a que tenían información precisa de antemano. Si los países en el camino hacia el Imperio fueron atacados, entonces la información precisa fluiría naturalmente hacia ellos, y se tomaron el tiempo para preparar sus defensas. El Imperio estaba demasiado lejos para que los demonios pudieran pasar inadvertidos.

 

En cualquier caso, para Suimei y los demás, tal como se planeó inicialmente, se les encargó que vigilaran las oficinas centrales, y hasta ahora no formaban parte de la estrategia real. Esto se debió en gran parte a las restricciones que se les impusieron para que no aumentaran sus logros militares antes que el ejército imperial. Pero ahora que el ejército imperial había elevado sus logros en los últimos días se estaban poniendo en acción.

 

Y como Lefille había regresado a su forma original durante ese tiempo, ella fue la primera que Reanat solicitó cooperación.

 

Lefille: “¿Está bien confiar una unidad a alguien como yo?”

Reanat: “Soy consciente de que los poderes de la Doncella-dono no se limitan solo a tu destreza en batalla. Me gustaría que lideraras una unidad y desataras el poder de los espíritus tanto como te apetezca”.

 

Y así, Lefille comando una unidad de soldados imperiales para participar en la operación de detener a los demonios. Ella había marchado junto con esa unidad hacia la cordillera norte y ahora estaba mirando hacia abajo sobre los demonios.

 

Su unidad estaba alineada en un bosque de árboles en lo alto de un acantilado. Bajo sus ojos, los demonios caminaban a lo largo del camino de montaña delgado y serpenteante. Naturalmente, los demonios no se dieron cuenta de que ella estaba allí, por lo que era la oportunidad perfecta para un ataque sorpresa.

 

“Parece que está a punto de llover aquí, ¿verdad?”

 

En la parte delantera de la unidad, en ese límite entre los matorrales y el acantilado, una voz que lamentaba los signos de lluvia vino desde atrás.

 

Mientras Lefille balanceaba ligeramente su pelo rojo y se daba la vuelta, vio a Liliana entre los soldados sobre un pequeño caballo.

 

No sabía si Liliana acababa de llegar o si estaba mezclada con las tropas antes, pero aparecer de la nada era lo que uno esperaría de alguien que trabajaba en la división de inteligencia, no, se podría decir que fue porque ella Era la hija del maestro de la espada de la figura solitaria.

 

Lefille: “Lily, ¿qué te pasa?”

Liliana: “Si. He venido a informar de la situación actual”.

Lefille: “Por favor, hazlo.”

Liliana: “Tal como estaba previsto, el cuartel general ha comenzado a prepararse para retirarse a la retaguardia. Si no sucede nada en particular, entonces el Héroe Reiji y su Alteza Real Titania que se quedaron en el cuartel general permanecerán fuera de la batalla y se retirarán al mismo tiempo. Parece que planean ponerlos a trabajar en la batalla decisiva”.

Lefille: “Como pensé que todavía no se han movido eh”.

Liliana: “Es porque el héroe Reiji no tiene mucha experiencia en combate, en lugar de pelear en un terreno tan accidentado, supongo que se juzgó que sería mejor mostrar su poder en un terreno plano. Además, si la formación de las tropas es más gruesa, la probabilidad de su supervivencia sería mayor, y también elevaría la moral”.

 

Cuando Liliana dio su conjetura, Lefille dejó escapar un largo suspiro, como si estuviera expulsando todo lo que estaba al acecho dentro de su pecho.

 

Liliana: “¿Qué pasa?”

Lefille: “No, solo estoy un poco aliviada, eso es todo”.

Liliana: “Estabas incómodo acerca de cómo iban a usar a Reiji, ¿verdad?”

Lefille: “No es que Reiji-kun haya sido convocado en el Imperio después de todo. Estaba en mi mente cómo lo pondrían en uso, eso es todo. No podría evitarse si no quisieran que él se llevara su gloria, o afirmaran sin fundamento que estaría bien porque es un héroe y lo hicieran participar en alguna estrategia extraña”.

Liliana: “Cierto. Su Alteza Reanat, no está de acuerdo con planes tan severos, como su Majestad el Emperador”.

 

En otras palabras, hubiera sido posible si fuera el Emperador. Ciertamente, si fuera ese Emperador, sentiría que no dejaría de emplear alguna estrategia absurda una vez que la Diosa se involucrara.

 

Lefille: “¿Qué hay de Suimei-kun?”

Liliana: “Parece que solo se está moviendo como lo ve conveniente. No se le indicó ningún lugar específico para que fuera, y su Alteza Reanat lo dejó actuar sin ningún detalle especifico. Ya que las ganancias militares no están siendo tan importantes como las tensiones ahora, dijo que estaría bien, siempre y cuando no estorbe”.

Lefille: “Lo que significa que su Alteza Reanat tiene a Suimei-kun como un peón para moverse, pero no puede pensar en una forma efectiva de usarlo”.

Liliana: “Probablemente. La fuerza de Su Alteza Reanat se está moviendo alrededor de las fuerzas en el nivel de las unidades. Suimei es especial después de todo”.

 

En este mundo, Suimei era un individuo como Lefille y los otros que podrían considerarse en el mismo nivel que una unidad completa. Por lo tanto, sin importar en qué estrategia lo pusieron, él estaría más allá del control de cualquier otra unidad que se le adjunte. Si bien eso puede ser cierto, incluso si lo movían como individuo, no sabían cuán fuerte era su potencial de guerra o qué tipo de especialidad tenía. Por eso se convirtió en la extraña situación en la que querían usarlo, pero no sabían cómo hacerlo.

 

Sin embargo, si él fuera como Lefille y tuviera el carisma de dirigir una unidad de un ejército extranjero, sería una historia diferente.

 

- ¿Soy un mago y un estudiante sabes? ¿No es obvio que no tengo algo como eso?

 

Así lo dijo antes partir.

 

Mientras Lefille recordaba esta extraña conversación con una sonrisa, Liliana miró a su alrededor.

 

Liliana: “Y así ... Por aquí, también es tal como estaba planeado”.

Lefille: “Si, mira, los malditos demonios han extendido indefinidamente sus filas. Si atacamos aquí, deberíamos poder obtener más ganancias de las que esperábamos”.

 

La elección de esta ubicación para colocar la unidad fue una estrategia de Lefille. Habiendo dicho eso, las rutas que los demonios estaban tomando se confirmaron de antemano, y todo lo que ella había hecho era echar la red.

 

Como los demonios caminaban por los delgados senderos de las montañas, sus filas eran bastante delgadas mientras serpenteaban por el camino. Ya que solo estaban alineados dos o tres en fila, el rango de soldados del lado era muy bajo. Si fueran emboscados desde arriba serían arrojados al desorden, y no sería imposible exterminar a todos los últimos en un combate cuerpo a cuerpo.

 

Liliana: “¿La preparación del aceite, esta lista, ya ...?”

Lefille: “Sin demoras”.

 

Dicho esto, Lefille señaló los flancos del extremo izquierdo y derecho. Había figuras de varios soldados junto con grandes ollas de barro preparadas junto a ellos.

 

En esta situación, no era que confiaran mucho en el fuego. Debido a la protección divina del Dios maligno, los demonios no se ponen ansiosos por un fuego normal, pero como los monstruos se mezclaron en sus filas, la situación era bastante diferente. Después de dejar caer rocas en su parte delantera y trasera y verter el aceite, la unidad de magos encendería un incendio y cortaría aún más su camino de retirada mientras la unidad principal golpeaba su núcleo.

 

Era una estrategia simple, pero una vez se implementará correctamente se esperaban grandes resultados.

 

Cuando su probabilidad de victoria se demostró a Liliana, cerró los ojos aliviada y acarició el cuello de su caballo.

 

Liliana: “Entonces, con esto me iré”.

Lefille: “¿Qué sigue?”

Liliana: “He terminado de dar vueltas a Suimei, así que regresaré a la sede por ahora. Después de eso, probablemente me utilicen para las comunicaciones otra vez”.

Lefille: “Lo dejo en tus manos.”

 

Después de responder con un “Si” Liliana le dio la espalda, de repente desapareció junto con el caballo que montaba. Si solo fuera ella misma sería una cosa, pero para que el caballo también se desvaneciera, Lefille se preguntaba qué tipo de artimañas estaba usando, y si era una técnica del Maestro de la espada, la figura solitaria, o debido a la tutela de Suimei. No, podría haber sido una combinación de ambos también.

 

Cuando Lefille montó su propio caballo, se volvió hacia los soldados detrás de ella. Y luego, como si no fuera afectada por los demonios debajo de ellos, dejó escapar sus órdenes a los soldados.

 

Lefille: “¡Ya es hora de que nosotros también hagamos nuestro movimiento! Tan pronto como las rocas que caen estén colocadas en su lugar, los magos dejarán escapar la magia de fuego en la parte delantera y trasera, según lo previsto. ¡En lugar de comida y bebida, denles una probada de aceite y rocas, y entreténgalos con un banquete de llamas! ¡Listo!”

 

Cuando ella dio su aliento sarcástico, los soldados mantuvieron su volumen bajo, pero aun así respondieron con voces poderosas en respuesta con gritos de ‘¡Como la Diosa Alshuna desee!’ y ‘¡Salve la Doncella-dono!’. La moral era alta. Iba mucho más allá de la cantidad requerida. Esto era probable porque la fe en la diosa se estaba mostrando en vigor. Tal como Reanat planeó, el efecto del glorioso nombre de la Doncella del Santuario de los Espíritus tuvo un efecto explosivo en la lucha contra los demonios.

 

Justo cuando todos los soldados terminaron sus preparativos, una gran cantidad de rocas fueron empujadas desde el acantilado. El peso puro de ellas superaba los límites de lo que podría soportarse, matando a varios demonios y monstruos. Y junto con eso, el aceite viscoso y extremadamente inflamable se esparció alrededor, y los magos comenzaron a llover magia de fuego.

 

“Ooh, las filas de los demonios están en completo desorden ...”

“Bien ... Solo así ...”

 

Cuando los demonios en la parte delantera y trasera comenzaron a moverse en confusión dentro de la cortina de humo, la confusión abrió paso lentamente hacia el núcleo del grupo. Finalmente, el vórtice de la confusión llenó toda la fuerza de los demonios, y la marcha se detuvo por completo.

 

Luego, habiendo notado las fuerzas en lo alto del acantilado, los demonios dejaron escapar una voz extraña mientras comenzaban a subir.

 

Ya había pasado el punto en que los trucos baratos funcionarían, por lo tanto--

 

Lefille: “¡Dejen la defensa a los magos en la parte trasera, toda la caballería carga contra los malditos demonios en el acantilado! ¡Magos sigan amenazando la parte delantera y trasera con fuego! ¡Vamos!”

 

A la orden de Lefille, los soldados cayeron por el acantilado como una avalancha.

 

Divergieron y trajeron la pelea a un combate cuerpo a cuerpo. Y exactamente como lo mostro Lefille, la carretera de montaña se blanqueó con los cadáveres de los demonios.

 

 

― No importa cuántos los demonios superaran las capacidades de los humanos, fue obvio a simple vista qué tipo de ventaja tenía un grupo organizado de soldados sobre uno en completo desorden. Esto era tanto más evidente en un camino estrecho. Habiendo sido designados como un lugar para pelear, Lefille y sus soldados condujeron una pelea donde sus filas no fueran desordenadas, y hablando de la fuerza opuesta que estaba completamente desordenada, chocaron y se hirieron entre sí solo por el desorden. Eran como un grupo que se autodestruía, empujaba a sus aliados a un precipicio y solo aceleran la velocidad en que perdían sus fuerzas.

 

Incluso en la estrecha carretera de montaña, Lefille estaba manejando hábilmente su caballo mientras esparcía los demonios que lo rodeaban. Instando al caballo a darse la vuelta en su cuello, ella giró su enorme espada hacia abajo y separó a los demonios antes de abrir la distancia entre ellos.

 

Y cuando los demonios se acercaron a ella, sin excepción, cayeron presas de su gran espada.

 

En poco tiempo, los demonios tomados por sorpresa por su poder se pararon ante ella en una formación densa.

 

Estaba lo alto de este estrecho sendero de montaña y no podía utilizar su técnica de hola de espada debido a que propias fuerzas se verían perjudicadas.

 

En ese caso...

 

Lefille: “Oh viento rojo ... Atiende mi voluntad, conviértete en nuestro furioso manto”.

 

Cuando Lefille canto esas palabras como si estuviera rezando, el viento rojo envolvió a su caballo como si se lo pusiera en una armadura. No solo se aplicaba al cuerpo grande del caballo, sino que también se enrollaba extremadamente grueso a sus pies, y luego.

 

Lefille: “HAA―!”

 

Mientras gritaba para instar al caballo y pateaba sus costados, avanzó hacia los demonios. El caballo se movió hacia la pared de demonios sin mostrar una pizca de miedo, y el viento rojo a su alrededor mando a volar a los demonios. No era necesario mencionar que los demonios que se encontraban directamente en el frente se vieron forzados a la amarga experiencia de ser aplastados por el viento rojo que se enrollaba alrededor de los cascos del caballo.

 

Justo cuando las hostilidades se abrieron, ella mantuvo una posición superior. Todo lo que quedaba era exterminarlos según lo planeado, o eso pensaba ella.

 

Justo en ese momento, un corredor vino deslizándose por la colina. Y luego, mientras aún se deslizaba, gritó un mensaje de emergencia.

 

“Doncella-dono! ¡Refuerzos de los demonios en la retaguardia!”

 

Pero incluso cuando ese informe le llegó con una voz dolorosa, Lefille no entró en pánico y dio sus órdenes.

 

Lefille: “Ya veo. Entonces, los refuerzos han llegado ... ¡Entonces actúen sin pánico! Tal como lo decidimos de antemano, derrotaremos a los demonios en el frente y nos retiraremos. Me encargaré de la retaguardia, ¡así que todos los que tengan aun energía vengan conmigo!”

 

Debido a que la retirada era parte de su plan original, los soldados tomaron medidas a su orden sin ninguna confusión. Después de derrotar a los demonios en el frente y asegurar un camino de retirada, los soldados heridos y exhaustos se separarían inmediatamente. Mientras la unidad de magos en la cima de la colina derramaba magia en apoyo, comenzó el retiro.

 

En ese momento los refuerzos de los demonios finalmente se hicieron visibles.

 

……El camino a la retaguardia serpenteante como un camino de montaña, pero la vista detrás de los demonios no parecía ser mala. Pero solo por el hecho de que no había refuerzos en la carretera ...

 

Lefille: “Ya veo, desde el cielo”.

 

Con las nubes en el cielo como telón de fondo, los demonios con alas como murciélagos descendían. Como diría Suimei, parecían espíritus malignos con alas llamadas demonios. Agitaron sus alas con un ruido sordo y volaron como una marca roja oscura en el cielo nublado.

 

El cielo... Para los humanos, era un punto ciego natural y un lugar problemático desde donde ser atacados.

 

Lefille: “¡Que todos se calmen y traten con ello! ¡Solo porque el enemigo viene del cielo, no es un oponente al que temer!”

 

Lefille anticipó la inquietud de los soldados y dejó escapar un grito. Sin embargo, no hubo respuesta de los soldados. En su lugar, una voz extremadamente coqueta salió de arriba directamente.

 

“- ¿Oh querida? ¿Eso será verdad?”

 

Era un tono extremadamente lujurioso. Era completamente inadecuado en un lugar como este, como la voz obscena de una prostituta. Mirando hacia arriba, Lefille vio la sombra de un demonio con alas. Como los otros demonios, esas alas tenían la forma de un murciélago, pero su figura real era completamente la de una mujer humana. Con el suave cabello castaño claro ondeando al viento, los hombres se alinearían frente a ella, y las mujeres la resentirían por su figura.

 

Mientras jugaba con su cola negra, ella flotaba allí con la espalda ligeramente curvada hacia adelante.

 

El que traía refuerzos del demonio del cielo, era un demonio en forma de mujer.

 

Y ese demonio era uno que Lefille había visto antes.

 

― No, no había manera de que ella pudiera olvidarla. Ese demonio era uno de los Generales Demonio que atacaron Noshias, se podría decir que ella era el archienemigo de Lefille.

 

Lefille: “Eres ... ¡¡El bastardo de aquella vez!!”

“Mucho tiempo sin verte ~. ¿Como has estado? Bueno, si te esfuerzas tanto, es probable que lo estés intentando con todas tus fuerzas eh”.

 

Cuando sonrió como si se estuviera burlando y jugando con ella, la rabia de Lefille estallo. Al igual que en ese momento, ella se burlaba de aquellos que estaban haciendo todo lo posible por sobrevivir.

 

En respuesta a ese frívolo demonio, Lefille lanzó un fuerte viento rojo desde la punta de su espada sin seguir hablando.

 

Lefille: “HAAAAAAAAAAAAAAAH!”

 

Con un grito de espíritu de lucha, el viento rojo rugió mientras se elevaba hacia los cielos. Y sin equivocarse, se precipitó en el cielo apagado hacia el General Demonio, Latora.

 

Latora: “Woow eso es peligroso, es aterrador ser atacada así de repente ~”.

 

Sin embargo, el corte destinado a dividir al demonio, junto con un tono ingenioso, fue esquivado por un margen estrecho. El viento rojo que pasaba junto a ella continuó reverberando en el aire mientras eliminaba a los demonios detrás de ella, pero a Latora no parecía importarle en absoluto.

 

Lefille: “...lo esquivo”.

 

No le agrado que lo hubiera esquivado, y como su la hubiera escuchado murmurar,

 

Latora: “Por supuesto que lo haría ~. No importa cómo lo pongas, no seré golpeada por un ataque así, ¿verdad? ¿Me estás subestimando? Aunque mirar hacia abajo a las personas se supone que es mi privilegio ~”.

 

Diciendo eso, ella lamió su saliva con su lengua roja y dejó escapar un tono seductor. Al escuchar una conversación tan frívola, un escalofrío de miedo recorrió repentinamente la columna vertebral de Lefille.

 

Naturalmente, fue una sensación instintiva de disgusto. Mientras se sacudía ese miedo y miraba al cielo, Latora comenzó a sonreír como si estuviera de buen humor.

 

Latora: “Mi nombre es Latora. Por lo que parece, yo diría que lo recuerdas bien, ¿no?”

Lefille: “¡Por supuesto que sí! ¡No hay manera de que pueda olvidar a un bastardo como tú!

Latora: “Ahaaaah ~! Que pienses tanto en mí, me hace feliz ~. También he estado esperando con impaciencia volver a encontrarte ~”.

 

― Cómo te atormentaré la próxima vez que nos veamos.

 

A medida que esas palabras con emociones inhumanas salían de ella, encendió aún más las llamas de la rabia que ardía dentro de Lefille. Todo lo que recordaba era la humillación que le había otorgado este demonio. Sin estar satisfecha con solo derrotarla en la batalla, ese demonio mató a muchos de los compañeros de Lefille y lanzó una maldición sobre Lefille. No había manera de que pudiera ser perdonada. Incluso si la cortara en mil pedazos aquí, seguramente todavía no estaría satisfecha.

 

Como si fuera avivado por el enojo de Lefille, el viento rojo que la rodeaba se volvió notablemente más fuerte como si estuviese cubierto de llamas. Cuando ahora estaba completamente preparada para la batalla, la voz de un soldado vino bruscamente volando hacia ella desde atrás.

 

Soldado: “Doncella-sama! ¡Los preparativos para la retirada están completos! ¡Por favor, prepárese para retirarte también!”

 

Sin embargo,

 

Lefille: “¡No te preocupes por mí! ¡Todos ustedes sigan adelante!”

Soldado: “Pero si hacemos eso ...”

Lefille: “¡Debo derrotar a este demonio! ¡Por el bien de aquellos que murieron en la oscuridad en la lucha justo ahora! ¡Por eso deben seguir adelante!”

 

Mientras ella le gritaba al soldado, él respondió con un simple “Entendido”, y transmitió las órdenes a los otros soldados. La razón por la que no insistieron en quedarse también probablemente fue porque eran soldados de otra nación, estaban pensando en su propio bienestar. Incluso si ella era la Doncella del Santuario de los Espíritus, no era razonable pensar que arriesgarían sus vidas por un invitado que actuaba como general.

 

En poco tiempo, los soldados imperiales restantes se separaron hacia la sede de la tropa. Los demonios detrás de Latora los persiguieron, pero no pudieron adelantar a la retaguardia y mucho menos llegar al cuerpo principal de los soldados.

 

Latora: “Aaaaah, ahí van ~”.

Lefille: “Fuu, tus refuerzos van un paso tarde”.

Latora: “Eso parece. Si es así, no los alcanzaremos hasta que lleguen a la sede, eh ... Bueno, ese es el caso, pero realmente no me importa”.

Lefille: “...?”

 

Sintiendo un significado oculto tras las risitas de Latora, Lefille frunció el ceño. Era como si a ella no le importara no alcanzar a las fuerzas imperiales, e hizo que Lefille recordara una cierta sensación de incomodidad.

 

Latora: “Estás haciendo una cara como si no lo entendieras. Fufuu, no nos importa especialmente si huyen ~. Quiero decir, el lugar al que están huyendo va a pasar por algo terrible, después de todo”.

Lefille: “¡¿Qué?! ¿¡Qué quieres decir con eso!?”

Latora: “Nada en particular, solo significa que eres estúpida. ¿Realmente pensaste que no veríamos a través de una estrategia ideada por simples humanos? ¡Ah ah ah ah! ¿Realmente eres estúpida, ¿verdad? Justo ahora, Lishbaum, Ilzarl y Grallajearus deberían estar lanzando un ataque sorpresa contra el cuartel de tropa de ustedes, ¿sabes?”

Lefille: “¿Un ataque sorpresa al cuartel general?”

Latora: “Sip. ¿Completamente inesperada verdad? Pensaste que nos estabas estancando, pero en realidad los atrajimos y los dividimos. Incluso si se escapan con todas sus fuerzas de mis tropas, hay una fuerza mucho más grande desplegada donde van”.

Lefille: “………”

 

“Ya veo” fue lo que pensó. Las tropas que avanzaban por el camino angosto y cayeron en la trampa del imperio eran solo un señuelo. Usando eso como cubierta, otra fuerza separada hizo su movimiento. En ese caso, los demonios estaban sin duda un paso por delante.

 

Se presentó una crisis, pero la expresión de Lefille se volvió audaz.

 

Latora: “¿Qué pasa con esa cara? ¿Crees que puedes ganar?”

Lefille: “Por supuesto que sí. Dijiste que estaban atacando el cuartel general, pero allí están el héroe y muchos magos. La élite del Imperio está allí. Incluso si fueron atrapados en un ataque sorpresa, no serán derrotados tan fácilmente”.

Latora: “Así que confías en ellos? Bueno, lo que sea ~”.

 

Latora dio una respuesta indiferente, probablemente de verdad no le importaba en absoluto. Cuando Lefille apuntó con su espada al demonio, Latora hizo un cambio completo y sonrió como si estuviera haciendo a un lado a Lefille.

 

Latora: “―Fufu. A pesar de que la última vez te dejaron destrozada, ¿tienes intención de ganar contra mí?”

Lefille: “Por supuesto que sí. ¡No me quedaré atrás como la última vez!”

Latora: “Bueno, parece que eres un poco más fuerte que antes, pero ¿es eso suficiente para ganar ~?”

Lefille: “Definitivamente voy a ganar!”

 

Lefille respondió a la risa burlona con un grito, llamó al viento rojo y se vistió con él. Con Lefille en su centro, un tornado rojo que fluía se manifestaba a su alrededor, y la tierra y la piedra a su alrededor revoloteaban en el aire.

 

En contraste, Latora deslizó seductivamente su dedo por el aire con una sonrisa en su rostro. Sus movimientos eran como si estuviera sintiendo la piel de un hombre. Finalmente, hilos y cuerdas se desbordaron de la punta oscura de su dedo y revolotearon en el viento.

 

Como Lefille tenía experiencia previa en pelear con ella, ella ya lo sabía. Latora manipuló el poder oscuro de los demonios en forma de cuerdas. Y esas cuerdas tenían un aspecto siempre cambiante. Fueron capaces de atar a su oponente.

 

Latora: “Ahora bien, para el primer movimiento”.

 

Latora repitió su técnica en capas mientras colocaba sus cuerdas en los alrededores. Las cuerdas perforaron el suelo y las paredes del acantilado, una vez, dos veces, y luego una tercera vez. Como si quisiera obstaculizar a cualquiera que intentara acercarse a ella, desplegó más de diez capas de cuerdas. Como diría Suimei, podría decirse que es una barrera simplista. El solo hecho de tocarlos podría destrozar el cuerpo, no, considerando la personalidad de Latora, es probable que solo se entrelacen en el objetivo.

 

Para abrirse paso, se requeriría cortarlos todos o deslizarse a través de las grietas sin dejar que toquen su cuerpo. Sin embargo, este demonio no usaría algo de lo que fuera tan fácil deshacerse. Probablemente era imposible cortarlos. En ese caso, la única opción que quedaba era deslizarse a través de las grietas. Las grietas no eran ni la mitad del tamaño del cuerpo de Lefille.

 

Sin embargo-

 

Lefille: “¿Realmente crees que no tengo una manera de romper con esto?”

Latora: “¡Por supuesto ~! Son cuerdas que yo he tejido ¿sabes? ¡No se pueden cortar tan fácilmente!”

Lefille: “En ese caso, todo lo que tengo que hacer es deslizarme entre los huecos”.

Latora: “¿Qué eres estúpida ~? No importa cuán delgado y agradable se tu cuerpo, no puedes deslizarte a través de ese tipo de ... ¿no? HAA!?”

 

La voz sorprendida de Latora resonó en el sendero de la montaña. Era natural. Mientras pensaba que Lefille simplemente estaba tratando de atravesar las grietas de las cuerdas, en el momento en que estuvo a punto de tocarlas, se convirtió en un viento rojo y se deslizó limpiamente.

 

Latora: “¡Espera! ¡No podías hacer ese tipo de cosas antes!”

 

Al ver una técnica que Lefille no había podido hacer la última vez que pelearon ante sus ojos, Latora dejó escapar una voz cerca de un grito. Y tratando ese chillido como un asunto no relacionado, el viento rojo se deslizó a través de los huecos en su cadena. Y a medida que el viento rojo seguía avanzando a un ritmo constante, se movió rápidamente hacia los alrededores de Latora.

 

Eran movimientos que perturbaban su sentido de la vista. Y, finalmente, la mirada de Latora ya no podía seguir el ritmo.

 

Latora: “Solo porque puedes usar ese tipo de técnica ...”

 

Mientras escuchaba la irritada voz de Latora, Lefille se inclinó sobre su espalda, la amenazó y luego una vez más saltó ante sus ojos.

 

Latora nunca esperó que el ataque viniera justo delante de ella, y se retrasó en reaccionar al ataque

 

De todos modos, el poder del General Demonio no era solo para mostrar, ella fue capaz de evadirlo por el ancho de un cabello.

 

Latora: “Hup, whoops, hoh, whoopsies ... ¡Tu!”

 

Tal vez debido a que su escape la llevó desde el cielo hasta el suelo, sus pasos mientras evadía la espada de Lefille eran como los de un borracho tambaleándose. No parecía acostumbrada a pelear en el suelo, y sus movimientos no tenían ninguna delicadeza y eran incómodos.

 

Pero, aun así, ella se recuperó. Mientras continuaba huyendo de la cadena de cortes, Latora finalmente encontró la oportunidad de contraatacar, y desató sus cuerdas como un látigo.

 

Latora: “¿Qué tal esto?”

 

Debido a que el látigo ondulaba en el aire, era difícil de manejar, pero aun así no era algo tan inusual. Hablando de alguien que usó tal arma, recientemente en los encuentros con los miembros de los Doce de Elite, Earls Melfein también usó magia para producir un arma similar.

 

Por lo tanto...

 

Lefille: “¡¡Dije que no me quedaría atrás !!”

Latora: “N-no hay manera ...”

 

Un solo estallido como un trueno. Un solo corte de la enorme espada. El golpe fuerte que se estaba enrollando desde el costado como una serpiente fue completamente destruido. El látigo que Latora había hecho justo cuando tenía tiempo suficiente para hacerlo fue trágicamente destruido por el viento rojo. Y portando el vigor de su golpe, Lefille empujó hacia Latora a sí misma. Y luego la sonrisa compuesta de Latora que estaba usando hasta ese momento se había desvanecido, y un fuerte pánico se desató en su rostro.

 

Latora: “Uwaa, esto es malo, voy a perder ... ¡No ~!”

 

El pánico fue un engaño. Después de que ella dio a entender que todo era una fabricación, Latora de repente sacó una muñeca de la nada.

 

La muñeca tenía la forma de una mujer con el pelo rojo, y de un vistazo se parecía a Lefille:

 

Lefille: “Qué-”

 

Justo cuando Lefille estaba a punto de preguntar qué era, de repente recordó. Sobre el momento en que conoció a Suimei. En el momento en que él le enseñó acerca de la maldición que se había lanzado sobre ella.

 

――A menos que hagamos algo sobre el medio usado cuando se colocó la maldición, no se puede disipar.

 

En ese momento, dijo que, para este tipo de maldición, un médium tenía que existir. En otras palabras, algo que mediaba entre la maldición y ella misma.

 

Cuando ella recordó lo que él había dicho, algo se encendió ante ella, un escalofrío le recorrió la espalda. Eso fue todo. Eso era lo que la atormentaba incluso ahora, la causa raíz.

 

La cara de Latora se torció con una sonrisa. Y en un instante, un dolor como la fiebre recorrió el cuerpo de Lefille.

 

Sin poder soportarlo, apuñaló su espada en el suelo y cayó de rodillas.

 

Lefille: “Uguu ... Ah ...”

Latora: “¡Ah, AHAHAHAHAHAHAHAHAHA! ¡Eres realmente una idiota! ¿Qué quieres decir con ‘Definitivamente ganaré’? No hay forma de que yo pierda, ¿verdad? Tengo esto, ¿sabes? ¡Aquí mismo esto que use para poner esa maldición sobre ti!”

Lefille: “Mierda ... Esto, es ...”

Latora: “¿No es obvio que lo tendría? Más bien, ¿no es este el único resultado razonable ~? ¿Pensar que tendrías una segunda oportunidad después de perder contra mí una vez es el epítome de la estupidez sabes? ¿O es eso? ¿Te enojaste tanto que olvidaste pensar en algo? ¿No es ese un problema más grande que la lucha en sí misma? ¡Estúpida, estúpida eres realmente estúpida, idiota!”

Lefille: “Uu, gu ...”

 

Del abuso deliberadamente fuerte, la ira, la frustración y la humillación de Lefille se acumularon, pero debido a la fiebre que fluía por su cuerpo, no podía moverse como quería. Era molesto. Sin embargo, Latora no tomó ninguna acción para matarla de inmediato ...

 

Latora: “Bueno, entonces ~, todo esto se terminó más fácilmente de lo que pensé eh ~”

Lefille: “Qué estás planeando...”

Latora: “¿Hum? ¿No es obvio que voy a llevarte hasta tu cuartel general mientras te atormento? Si lo hago justo frente a los ojos de tus compañeros y soldados, ¿no crees que definitivamente caerán en la desesperación? ¿Verán a alguien en quien confiaban ser atormentada al final, cierto~?”.

 

Al verla poner el dedo sobre sus labios húmedos, de repente, una sensación de frío recorrió los músculos de Lefille. Al oír hablar a Latora, una escena humillante le vino a la mente. La figura de ella siendo atormentada hasta el final después de ser atrapada. Como una advertencia miserable y lamentable.

 

Lefille: “Dios, maldita sea ... yo, una vez más ...”

 

Voy a perder. Lefille estaba mordiendo una vez más el sabor de la derrota. Cuando ese pensamiento le vino a la mente, su cuerpo ya no podía dejar de temblar. Ella no pudo evitar que la frustración la llenara.

 

Y entonces, la risa de una mujer aguda sonó en el cielo. Era una risa malvada acorde con una llamada demonio.

 

A medida que Lefille soportaba la fiebre que afligía su cuerpo, temblaba de ansiedad y humillación ...

 

“¿Eres es un bastardo con un gusto horrible... No, Mis disculpas, quise decir perra de mierda ¿no es así?”

 

Y justo cuando esas vagas palabras bajaron desde lo alto del acantilado.

 

Lefille: “Eh―?”

Latora: “¿Qué? ¿Quien-?”

“Aquí.”

 

Cuando se cuestionó su identidad, declaro su presencia con una firme resolución. Guiada por la suave y digna voz, Lefille miró hacia la cima del acantilado.

 

Y allá, con ropas religiosas alrededor de su cuerpo, estaba una mujer bestia.

 

Tenía el cabello rosado y ondulado, dos orejas de gato asomándose de su cabeza y una cara amable. Esta era también una cara que Lefille nunca podría olvidar.

 

Lefille: “¿¡Hermana Clarissa!? ¿Por qué estás aquí?”

Clarissa: “Eso es, por supuesto, porque vine a salvarte”.

 

Lefille podía ver su figura compuesta con la pálida luz del sol a través de las nubes apagadas detrás de ella. Y en un cambio completo de ese estado, Clarissa descendió desde el acantilado hacia Lefille. Ella era como un gato saltando desde un lugar alto con completa compostura.

 

Mientras daba un salto enorme desde la cima del acantilado y un aterrizaje completamente silencioso, Lefille la miró con suspicacia.

 

Lefille: “¿Viniste a salvarme? ¿Qué estás planeando? ¿No somos nosotros tus enemigos?”

Clarissa: “No. ¿No pensamos en ti como nuestros enemigos, sabes? Más bien serian aliados. Ustedes son compañeros que caminan por un camino diferente hacia el mismo objetivo”.

Lefille: “Has estado dando nada más que mentiras evasivas”.

 

Sin parecer tímida en absoluto, Clarissa puso una sonrisa jactanciosa mientras Lefille hablaba con críticas en su voz. Y luego, Clarissa hizo una suave sonrisa antes de tensar bruscamente su expresión.

 

Clarissa: “... Eso no es cierto. Permíteme corregirme. No somos tus aliados, solo hemos venido a salvarte como consecuencia. En verdad, he venido aquí solo para derrotar a los demonios”.

 

Derrota a los demonios, ese debe haber sido su verdadero motivo. Sin embargo, esto todavía no despejó todas las dudas de Lefille, en todo caso solo aumentaron. Debido a que los que estaban secuestrando a los héroes ahora estaban luchando contra los demonios, Lefille no podía captar sus intenciones de esas acciones conflictivas.

 

Debido a eso, ella seguía mirando a Clarissa con una mirada sospechosa, pero, en cualquier caso, Lefille no era la única que la miraba con tanta atención.

 

Latora: “¿Qué pasa con ella? ¿Tu amigo?”

 

Habiendo sido dejada de lado por un tiempo, Latora dejó que su advertencia se mostrara mientras preguntaba a Lefille. Y en su lugar, Clarissa respondió.

 

Clarissa: “Digamos que solo en esta ocasión”.

Latora: “Fuuu. Realmente no me importa, no importa cuántos enemigos aparezcan. Simplemente significa que la cantidad de personas a las que puedo atormentar aumenta ~. Bueno, más importante que eso ~”

 

Habiendo pensado en algo importante, mirando con cuidado, pudieron ver a Latora apuntando su mirada hacia la dirección en la que los soldados imperiales se retiraron.

 

Latora: “... Si viniste de allí, deberías haberte enfrentado con mis tropas”.

Clarissa: “Aah, si estás hablando de esos gusanos, probablemente se estén ahogando en un mar de sangre, vómitos y mierda por ahora”.

 

Cuando las palabras de Clarissa se hicieron más y más malintencionadas, Latora la miró con cuidado.

 

Latora: “... ¿Estás diciendo que todos fueron derrotados? ¿Todo por tu cuenta?”

Clarissa: “¿Oh my? ¿No es una gran hazaña? Lefille-san aquí mismo podría hacerse cargo de ese nivel de oponente también”.

Latora: “Fuu. Entonces, ¿quieres decir que eres fuerte?

Clarissa: “Más o menos.”

 

Haciendo una afirmación jactanciosa mientras aún sonaba humilde, Clarissa coloco pigmentos en su rostro y comenzó a cubrir su cuerpo con maná. Y lo que se manifestó, fue lo que le causó grandes molestias a Lefille en su lucha anterior, el feroz poder mágico que se sentía como el aura de una bestia desatada cuando estaban cazando. Llenaba densamente su entorno hasta el punto en que cualquiera pensaría que podría visualizarlo claramente.

 

Y entonces, Clarissa dejó al descubierto su verdadera naturaleza. Extendió las afiladas garras de gato y sus colmillos superiores sobresalieron hasta su mandíbula inferior.

 

Y así, ella lo completó. Tribalismo. Usar la fe en los poderes simbólicos, era una magia que otorgaba poderosas habilidades. Mientras Latora observaba a Clarissa transformarse literalmente, su rostro se contrajo.

 

Latora: “Uugeh?? ¿Qué es eso, qué es eso? ¡La gente como tú no es mi tipo!”

Clarissa: “Es algo bueno entonces. Tampoco me gustan los oponentes como tú”.

 

Cuando ella terminó de hablar, una ráfaga de viento sopló. Y ese viento era el poder mágico empapado en una sed de sangre, en cuyo caso fue un ataque de Clarissa.

 

Un solo corte apareció en la cara de Latora. Y mientras miraba a Clarissa, ella se limpió la sangre de la cara.

 

Latora: “... Has estado actuando arrogante por un tiempo, te mataré. De verdad-”

 

Su sed de sangre y su poder oscuro se hincharon. Y luego, de una manera que era completamente incomparable a cuando luchaba con Lefille, le dio forma concreta a un poder fuerte y diabólico.

 

Lefille: “Qué ... era hasta este punto ...”

 

Mientras Lefille murmuraba estupefacta ante la presencia de semejante poder, Latora habló.

 

Latora: “¿No es natural? Sigo siendo una de las vanguardias que atacaron tu país junto con Rajas, ¿sabes? ¿Podrías no ponerme en el mismo grupo que esas debiluchos como Vuishta y Mauhario?”

 

Esos deben haber sido los nombres de otros Generales Demonio. Dejando a un lado los detalles, con tanto poder ...

 

Lefille: “Ku ... h-hermana Clarissa ...”

Clarissa: “Lefille-san, por favor descansa allí. Voy a eliminar este maldito gusano”.

 

Cuando los dos terminaron sus preparativos para la batalla, apareció un destello justo en el centro entre ellos cuando el poder oscuro y la bruma de calor del poder mágico como una masa de intención de matar chocaron.

 

Mientras esa terrible cantidad de poder luchaba por la supremacía, la mujer y el demonio se enfrentaron.