Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 110: En busca del arma del Héroe




Manual




Junto con la tercera princesa Imperial, Graziella Filas Rieseld, que ahora los acompaña en su viaje, el grupo de Reiji llegó al estado auto gobernado de la Alianza Saadias.

 

El estado autogobernado en el extremo oeste de la región norte es un territorio largo y estrecho que dominaba el océano como Chile en América del Sur.

 

El enigmático nombre de “Estado Auto Gobernado de la Alianza Saadias” proviene de su historia al unirse y abandonar repetidamente la Alianza Saadias por problemas administrativos y eventos como el ascenso del tirano. Debido a esto, un nombre oficial nunca se ha estabilizado. Actualmente, su administración regional se confía a un parlamento autónomo independiente del estado soberano de Miazen.

 

Después de llegar a la frontera, Reiji y los demás abordaron un carruaje preparado por la Iglesia de la Salvación, y ahora se dirigían hacia el centro del estado autogobernado, la ciudad de Atila. Detrás del carruaje iban los tres caballeros de Astel, así como varios de los subordinados de Graziella del ejército imperial.

 

Montando en el carruaje estaba el grupo de cuatro de Reiji. Debido a las hostilidades previas con Graziella, pensaron que sería imposible llevarse bien con ella antes de abandonar el Imperio, pero ...

 

Mizuki: “Escúchame ~! Cuando estábamos en la sala de audiencias del Imperio, cuando su Majestad Imperial me miró, ¡¿estaba frunciendo el ceño? ¡Ni siquiera hice nada! ¿No crees que eso es malo?”

Graziella: “Seriamente. No importa de quien se trate, él los presiona de esa manera. Él solo se detiene un poco hacia parientes y asociados cercanos. Además, ¿qué hay de eso? Él empujó este tipo de deber hacia mí. A pesar de tratar siempre las palabras de la Diosa y la iglesia como nada más que tonterías. Es solo en estos tiempos incomprensibles que presta oídos a otra persona. Tiene que haber un límite para su inestabilidad emocional.”

Mizuki: “¡Y también! Ese Duque Hadrias, ¿verdad? ¡Ese tipo también es bastante malo! Él arroja a las personas a las trampas ¿verdad? Y toma rehenes ¿verdad? ¡Y molesta a Reiji, ¿verdad?!”

Graziella: “Fuu. Todos y cada uno de esos sujetos importantes son completamente unos buenos para nada.”

Mizuki: “¿Verdad ~?”

 

... Por alguna razón, Mizuki y Graziella tenían una convención de quejas ociosas dentro del carruaje. Los objetivos de sus quejas eran el aterrador Emperador de Nelferian y el Duque Hadrias, e incluso Graziella los llamo ‘buenos para nada’, pero dejando eso a un lado.

 

Combinando los sonidos llenos de baches mientras el carruaje recorría el camino estaban sus voces gaznates sin parar, ya que levantaron un alboroto. Titania miró a las dos con curiosidad.

 

Titania: “... Mizuki, sorprendentemente, no es una persona tímida en absoluto.”

 

Escuchando esas palabras, Reiji le respondió desde un costado.

 

Reiji: “Ciertamente. Np puede creer que esa pequeña niña pueda hacer ese tipo de quejas a la persona que está frente a ella.”

Titania: “Ese también es el caso, pero me sorprende que ya haya alcanzado el punto de poder hablar con su Alteza Graziella en igualdad de condiciones ...”

 

La persona con la que Mizuki estaba hablando era no nada masa ni nada menos que un miembro auténtico de una familia imperial. Graziella les había dicho previamente que no fueran reservados, pero en tan poco tiempo todavía era normal al menos hablar cortésmente y vacilar en hablar con ella en primer lugar.

 

La razón por la cual no sucedió nada de eso podría decirse que era parcialmente porque ella simplemente era ignorante. Como era una moderna chica de preparatoria, no podía entender el absurdo concepto de lèsemajesté en absoluto.

 

Sin embargo, fundamentalmente ...

 

Reiji: “En general, Mizuki puede llevarse bien con cualquiera. Ya se trate de cómo ella cierra de inmediato la sensación de distancia entre ellos o cómo la gente con la que habla de alguna manera nunca piensa que está siendo grosera, es uno de los puntos buenos de Mizuki.”

Titania: “También conoces sus puntos malos, ¿verdad? Fufufu ...”

Reiji: “Jajaja ... Bueno, sí ... Todo fue un desastre, en muchos sentidos”.

 

Reiji devolvió una risa seca a la sonrisa de Titania. Porque lo primero que le vino a la mente cuando mencionó los puntos malos de Mizuki fue como ella era antes, de repente se sintió cansado.

 

Al ver esto, Titania tuvo una idea de lo que estaba hablando.

 

Titania: “¿Podría ser, esa enfermedad grave que escuché antes llamada chuunibyou?”

Reiji: “Sí, es una enfermedad aterradora. El caso de Mizuki era bastante severo, ¿sabes? Además de hablar de manera completamente incomprensible, también provocaba un peligro inimaginable junto a ella.”

Titania: “¿Peligro, dices?”

Reiji: “Sí. Como cuando una mariposa mueve sus alas y perturba el aire, cuando llega a nosotros se convierte en una tormenta o algo así, las cosas que Mizuki decía tenían todo tipo de efectos ridículos en su entorno y rebotarían sin importar de qué se tratara.”

Titania: “Realmente no entiendo tu ejemplo, pero entiendo más o menos lo que intentas decir”.

Reiji: “Si. Suimei lo llamó una especie de maldición que provocaba un sesgo de reconocimiento de la realidad, o una maldición transmitida que se convierte en una espiral repetitiva de miedo o algo así.”

Titania: “¿Suimei dijo eso?”

Reiji: “Al principio, Suimei también decía un montón de cosas incomprensibles con una cara completamente seria. Aunque era más desagradable, había más verdad en las cosas que decía que lo que Mizuki decía. Siempre que sucedían cosas extrañas a nuestro alrededor, definitivamente pasaría por algo peligroso con nosotros.”

Titania: “... Reiji-sama. Esos peligros, ¿no podría ser que Suimei fuera realmente el causante de esas situaciones?”

Reiji: “De alguna manera, puede que tengas razón. Mizuki tendría la cupla en un cuarenta por ciento de las ocasiones, mis intromisiones serían otro cuarenta por ciento, y para Suimei sería el 20 por ciento restante ... “

Titania: “...”

 

Reiji miró por la ventana mientras miraba lejos. Al mirar a su triste figura alejarse, Titania no tuvo nada más que decir.

 

Mientras eso sucedía, la convención de quejas de Mizuki había terminado, y sonrió cuando se acercó a Reiji.

 

Mizuki: “Oye, Reiji-kun. ¿De qué estabas hablando con Tia ahora?”

Reiji: “¿Eh? No, de nada en particular.”

 

Reiji no pensó que ella podría haber estado escuchando. Pero justo cuando estaba lamentando el hecho de que se dejó llevar, apareció un traidor.

 

Titania: “Solo un poco sobre el pasado de Mizuki. Reiji-sama me estaba contando al respecto, ¿verdad?”

Reiji: “¿¡T-Tia!?”

Mizuki: “R ~ e ~ i ~ j ~ i ~ k ~ u ~ n. ¡¿Sabes que tengo un montón de cosas sobre mi pasado que no quiero que la gente sepa? ¿¡VERDAD!?”

Reiji: “Pero la mayor parte de eso es solo cosechar lo que siembras ...”

Mizuki: “¡Puede ser así! ¡Eso puede ser así, pero ~! “

 

Mizuki estaba agarrando los dos hombros de Reiji mientras lo sacudía violentamente de un lado a otro. Mientras estaba curtiendo su venganza sobre él, Graziella intervino en la conversación.

 

Graziella: “Hou, estoy bastante interesada en el pasado de Mizuki. Cuéntame sobre eso también. Parece divertido”.

Mizuki: “¡Está bien si Graziella-san no lo escucha!”

Graziella: “¿Qué? ¿Seré el única que queda afuera?”

Mizuki: “¡Ese no es el caso, pero! ¡Aah, mou! ¡Esto es culpa de Reiji-kun!”

 

Y abandonada en apuros, Mizuki solo lo sacudió aún más fuerte dentro del carruaje. Al final, Reiji, el principal culpable de su berrinche, fue quien la calmó. Al ver esa escena, Graziella sonrió.

 

Graziella: “No es aburrido aquí, ¿eh?”

Titania: “Eso es cierto, ¿verdad? Los dos son bastante alegres después de todo.”

 

Después de estar de acuerdo con una sonrisa, Titania dio un giro completo e hizo una expresión seria. Y luego, se volvió hacia Graziella que aún estaba mirando a Reiji y Mizuki.

 

Titania: “Pero, ¿estuvo realmente bien? Su Alteza.”

Graziella: “¿A qué te refieres?”

Titania: “Que actúes junto a nosotros”.

Graziella: “Con respecto a eso, ¿No dije ya que no había nada que se pudiera hacer al respecto debido a las palabras de la Diosa?”

Titania: “No, ese puede ser el caso, pero lo que estoy preguntando es que, con el estado actual del Imperio, ¿está bien que se distancie de la Capital Imperial?”

 

Al escuchar la pregunta indirecta de Titania, Graziella se encogió de hombros con exasperación.

 

Graziella: “Que una princesa extranjera se preocupe por nuestro país es algo serio. ¿Podría su Alteza, Titania, estar conspirando para aprovechar a la debilidad del Imperio?”

Titania: “Mientras el poder de los demonios se esté expandiendo, la discordia y el antagonismo entre los humanos es simplemente una tontería. La crisis de una nación aliada podría decirse que es la crisis del propio país.”

Graziella: “Eso es cierto”.

Titania: “¿Así que?”

Graziella: “Aah, honestamente hablando, no quería irme de la capital. Debido a esa incomprensible perturbación, a pesar de que los sinvergüenzas disminuyen en número, el poder de los nobles también disminuyó y no puedo negar que el potencial bélico del Imperio ha disminuido. Incluso si ese no fuera el caso, las relaciones con todos los países vecinos se han vuelto pobres.”

Titania: “La última vez, su Alteza entró en el territorio de Astel a su propia discreción también”.

Graziella: “Eso puede de hecho haber sido autoritario, pero en realidad ¿no era una necesidad? Debido a que ese hombre derrotó a los demonios de antemano, al final, la animosidad hacia mí simplemente se acumuló.”

 

Ciertamente era justo como ella dijo. Astel y Nelferia eran naciones aliadas. Si hubieran luchado juntos en ese lugar contra los demonios, las acciones de Graziella probablemente habrían sido elogiadas.

 

Pero como lo había hecho sin permiso, terminó siendo criticada por apresurarse, pero si uno pensaba en ello como una apuesta para mejorar la reputación del Imperio, entonces ella no era una mala persona.

 

Pateando las palabras venenosas de Titania, Graziella miró hacia la dirección del Imperio.

 

Graziella: “... Tengo mis dudas. Ahora que los nobles que pueden pisar el campo de batalla han disminuido en número, si los demonios lanzaran un ataque a gran escala contra el Imperio, sería un duro golpe para nosotros. Y con el estado actual de las cosas, también es posible que las naciones aliadas permanezcan inmóviles durante todo el asunto.”

Titania: “En otras palabras, ¿el Imperio terminaría teniendo que luchar por su cuenta?”

 

La razón por la que estaba preocupada por no poder obtener la cooperación de otras naciones no era solo porque no podía esperar refuerzos. También perderían la ventaja de tener trenes de suministro desde varios lugares. No solo eso, los bienes, la información y cualquier soporte se estancarían, y en conjunto les daría un duro golpe en la batalla.

 

Debido a que el Imperio cubría un amplio territorio, podría decirse que era vital para ellos recibir el apoyo de las naciones vecinas.

 

Graziella: “Ahora, ¿quién está moviendo las manos de detrás de escenas...”

 

Al escuchar a Graziella murmurar eso con voz preocupada, un hombre acudió a la mente de Reiji.

 

-Duque Hadrias.

 

Recordando la figura de ese hombre sentado en el escritorio de su oficina, Reiji se quedó perfectamente quieto donde estaba. Su corazonada parecía haber saltado hacia él como una señal eléctrica. Al verlo abruptamente parado ahí completamente inmóvil y encontrándolo extraño, Mizuki inclinó su cabeza hacia un lado y lo interrogó.

 

Mizuki: “Reiji-kun. ¿Qué pasa?

Reiji: “No.…”

 

Sin realmente responder seriamente, Reiji comenzó a girar en torno a sus pensamientos.

 

Era solo una posibilidad. Pero tal vez Hadrias estaba haciendo preparativos secretos detrás de escena. Había una posibilidad de que manipulara las cosas para que Graziella los acompañara.

 

En ese caso, cuando la información sobre la invasión de los demonios se filtró a Graziella, el culpable también habría sido Hadrias y se alinearía con la predicción de Suimei. La aniquilación de los demonios fue inesperada. Pero, aun así, había utilizado a Suimei como señuelo desde el principio, incluso si ordenaba a Gregory que los llevara a un lugar seguro, podía predecir fácilmente que regresarían a Astel. Si se encontraban con Graziella allí, junto con la toma de un rehén, él podría llevar a cabo sin problemas el mismo plan para que fueran al Imperio.

 

Sin embargo, en ese caso, el hecho de que Graziella se relacionara con ellos no encajaba del todo con la historia completa.

 

Hadrias quería mantener a Graziella bajo control y los envió al Imperio para vigilar sus movimientos. Para observar sus movimientos, debería haber sido necesario que permanezcan en el Imperio.

 

Además de eso, no había consistencia en Hadrias presionando a la iglesia para que Graziella se moviera.

 

Si Graziella se convirtiera en uno de sus compañeros, podrían moverse libremente una vez más. Si su intención original era que Graziella se moviera junto con ellos, sería una historia diferente, pero parecía demasiado indirecta. Si él iba a presionar a la iglesia, sería más simple hacerlo en primer lugar y que Graziella los acompañara en su viaje cuando se conocieran.

 

Además, también estaba el hecho de que el caso de Graziella vino como resultado de un oráculo de la Diosa.

 

Reiji: “La iglesia de la salvación, y el duque Hadrias ...”

 

Escuchando a Reiji murmurar de repente, Mizuki una vez más le habló.

 

Mizuki: “¿Qué hay de ellos?”

Reiji: “Estaba pensando que la razón por la que nos estamos moviendo como ahora podría ser porque esos dos lo planearon todo”.

Titania: “¿Qué quieres decir?”

Reiji: “Tal y como su Alteza Imperial dijo antes, si alguien nos está enviando en una dirección, al menos creo que esos dos están involucrados”.

 

Reiji respondió a Titania, y luego Graziella intervino en la conversación.

 

Graziella: “¿Quieres decir que la Iglesia de la Salvación y el Duque Hadrias están conectados e hicieron algo?”

Reiji: “No, eso sería difícil de creer. En ese caso, no habría funcionado de una manera tan indirecta como lo hizo.”

Graziella: “Fumu ...”

 

Al escuchar los pensamientos de Reiji, Graziella comenzó a atizar su mandíbula. Como era de esperar, porque era algo que la involucraba personalmente, era algo que no podía permitirse el lujo de ignorar.

 

Por otro lado, Titania dio su propia opinión sobre el asunto.

 

Titania: “El territorio del Duque Hadrias es adyacente al Imperio, por lo que tener al Imperio aislado podría parecerle bienvenido.”

Graziella: “Hou, eso ciertamente es una denuncia directa de un señor feudal de tu propio país, ¿no es así?”

Titania: “Odio a ese hombre”.

Graziella: “Porque perdiste”.

Titania: “¡Uu!”

 

Apuñalada por el comentario acertado de Graziella, Titania dejó escapar un gemido inusual. Mientras estaban teniendo este intercambio, Mizuki recordó haber escuchado lo mismo antes.

 

Mizuki: “Tia perdió? Ah, ahora que lo mencionas, Luka-san dijo algo similar antes ... “

Titania: “¡No es nada! ¡Por favor, no le hagas caso!”

 

La princesa de una nación estaba tratando frenéticamente de cambiar el tema hasta el punto en que estaba agitando las manos ruidosamente. Era algo impropio de ella, pero, aun así, Mizuki en realidad tampoco parecía interesada en eso.

 

Mizuki: “Pero, incluso si eso es cierto, ¿por qué haría él eso, me pregunto? Puedo entender que la iglesia quiera que nos movamos, pero en cuanto al Duke Hadrias ...”

Reiji: “Yo tampoco sé. Con respecto a esto, parece que tendremos que hablar con Suimei sobre eso una vez más, ¿eh?”

Mizuki: “Tienes razón. Como era de esperar, cuando Suimei-kun no está aquí nos quedamos atrapados eh.”

 

En su pequeño grupo de tres, el que ocupaba la posición del cerebro, Suimei, era indispensable después de todo. Cuando Reiji y Mizuki confirmaron este hecho, Graziella habló con Reiji.

 

Graziella: “En cualquier caso, Reiji, realmente valoras mucho a ese hombre, ¿verdad?”

Reiji: “¿Ese hombre? ¿Suimei? Si, bueno, lo hago.”

Mizuki: “Suimei-kun es realmente confiable cuando hay problemas. Él presenta puntos de vista en los que nunca podríamos pensar.”

Reiji: “A veces, cuando normalmente cualquiera entraría en pánico, Suimei siempre está perfectamente calmado después de todo.”

Mizuki: “Pero, por otro lado, se siente pierde la calma en los momentos más extraños, y también se escapa todo el tiempo ...”

 

“Si no fuera por eso...” Pensando eso con una sonrisa amarga, Mizuki suspiró.

 

Graziella luego acercó su boca a la oreja de Titania para hablar con ella en secreto.

 

Graziella: (Reiji y Mizuki no conocen la fuerza de ese tipo, ¿verdad?)

Titania: (Sí. Sin embargo, parecen saber que él es muy astuto en tiempos críticos).

Graziella: (En otras palabras, él era demasiado entrometido para poder ocultarlo todo eh. Qué hombre tan ingenuo).

Titania: (La razón por la cual la conducta de Suimei parece tan inestable es probablemente porque está atrapado entre las cosas que quiere hacer y las cosas que debe hacer. Si lo piensas así, incluso sus acciones hasta este punto tienen sentido).

Graziella: (¿Hou?)

Titania: (Bueno, es principalmente porque es torpe)

 

Titania dejó salir su impresión de Suimei. Y cuando se dio cuenta, Graziella la miraba extrañamente.

 

Titania: “... ¿Qué sucede?”

Graziella: “No, solo pensaba que la razón por la que estás hablando tan amargamente sobre él es tal vez porque también perdiste con ese hombre”.

 

Como Graziella estaba implícitamente señalando que ella era una perdedora, Titania gritó y su cara se puso roja por la vergüenza.

 

Titania: “-¡No yo realmente!”

Graziella: “Como pensaba. Dios mío, contrariamente a tu buena apariencia, eres una mala perdedora, ¿verdad, tu Alteza Real Titania?”

Titania: “¡No estás en posición de decir eso a los demás! Al final, también fuiste completamente burlada por el plan de Suimei, ¡¿no ?!”

 

Titania gritó para ocultar su vergüenza mientras regresaba las palabras de Graziella hacia ella. Al final, no cambió el hecho de que los dos estaban irritadas por tener más derrotas que victorias, pero ninguna de los dos quería admitir esto tampoco.

 

Mientras peleaban, Titania notó que Reiji y Mizuki estaban mirando su pequeño brote de rabia atentamente.

 

Titania: “... ¿Cuál es el problema, Mizuki?”

Mizuki: “Uun. Solo pensé que inesperadamente se llevaban muy bien es todo.”

Titania: “¡No me llevo bien en particular con su Alteza Imperial Graziella!”

Graziella: “Así es Mizuki. No lo mal entiendas. No tengo intención de hacer amistad con su Alteza Real Titania.”

 

Ambas dijeron lo mismo, pero los otros dos ya estaban convencidos.

 

Mizuki: “Pero sabes...”

Reiji: “¿Verdad?”

 

Mientras Reiji y Mizuki asentían felizmente el uno al otro, Titania gritó una vez más.

 

Titania: “¡Incluso Reiji-sama!”

Graziella: “... Es culpa de su alteza real Titania ¿no? Si no preguntaras tal cosa en primer lugar, no hubiera resultado así.”

Titania: “¿Por qué estás actuando como una víctima? ¿¡No hablaste tú también sin parar también!?”

Graziella: “¿Qué dijiste?”

Titania: “¿¡Qué!?”

 

Los dos comenzaron a intimidarse mutuamente mientras peleaban.

... Al final, hasta que el conductor les informó que habían llegado a la Iglesia de la Salvación, el interior del carruaje estuvo en un alboroto salvaje por los gritos de Titania y Graziella.