Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 117: Influencia Posterior




Manual




... Debido a que el héroe Hatsumi había sido atacada, la Alianza estaba ocupada limpiando las consecuencias, pero debido a que estaban prediciendo que sería atacada desde el principio, el caos creado por el intento se limitó a los disturbios cometidos por los miembros del culto de la organización religiosa anti diosa.

 

Hablando de esos miembros, después de la revuelta, ninguno de ellos fue atrapado. Después de que Clarissa y los demás desaparecieron en una nube de humo, los miembros de la secta también parecían haberse desvanecido en los callejones y las sombras de los edificios.

 

Para la Alianza, el incidente fue una perturbación que no tenía precedentes, pero para Suimei y los demás fue devastador. Naturalmente, la razón de esto fue porque los que se enfrentaron a ellos en ese lugar fueron Clarissa y Jillbert.

 

Hace solo unos días, tuvieron un intercambio amistoso y se separaron de las dos mujeres. Solo las conocían desde hacía poco tiempo, pero Suimei estaba en deuda con ambas en una cantidad no pequeña, y para Lefille, Jillbert era alguien con quien era muy cercana.

 

Todos tenían fuertes emociones sobre por qué había sucedido eso, y podría decirse que es la extraña desgracia del destino.

 

No era como si Suimei y los demás no tuvieran ninguna resistencia a la irracionalidad del mundo, pero debido a que eran personas con las que pensaban que podrían tener mejores condiciones, les hizo sentirse un poco deprimidos.

 

-- Y así, varios días después de su batalla con el grupo de Clarissa, Suimei, Felmenia y Liliana estaban visitando la habitación de Hatsumi en el palacio de Miazen para despedirse.

 

Selphy también estaba presente en la habitación de Hatsumi, pero después de llegar a un acuerdo sobre su relación, tomó a los guardias que estaban dentro y fuera de la habitación y se fueron a alguna parte. Probablemente estaba siendo considerados por si fueran a hablar sobre cosas que no querían que otros oyeran.

 

Y después de que todos se acomodaron en las sillas, lo que le esperaba a Suimei fue un incesante goteo de quejas de insatisfacción de parte de Hatsumi. Preguntándole por qué guardó silencio acerca de su identidad como mago, francamente mostró su descontento mientras gruñía acerca de cómo él nunca le informó de lo que estaba haciendo en el otro lado. Cuando esta conversación llegó a su fin después de un tiempo, Suimei quedó completamente desanimado.

 

Desde que sus recuerdos regresaron, el tiempo que pasó teniendo amnesia por la invocación en gran parte simplemente se convirtió en estrés. Y tomando un breve descanso, ella francamente se volvió a quejar, mientras Felmenia intervino para detenerla con una sonrisa forzada.

 

Felmenia: “... U-umm, ¿Hatsumi-dono? ¿Qué tal si dejas de acorralar a Suimei-dono?”

Hatsumi: “¿Eh? Sin embargo, todavía apenas y e dicho la mitad de lo que quiero decir “.

Liliana: “Todo esto, es la mitad ......”

 

Al escuchar la decir que aún no había liberado ni la mitad de su verdadera fuerza, Liliana se estremeció. Por otro lado, Suimei ya estaba lleno hasta el borde con sus quejas y no podía soportar más, puso una expresión como la de la pintura de “El grito” de Munch mientras se disculpaba sin parar.

 

Suimei: “Todo es mi culpa, así que por favor déjame ir aquí ...”

Hatsumi: “Supongo. También es cierto que no se pudo evitar, hoy te dejaré salir solo con esto”.

 

Parecía que de alguna manera saco todo lo que necesitaba de su pecho por el momento. Mientras la atmósfera en la habitación se calmaba, Suimei llamó a Hatsumi.

 

Suimei: “...Entonces, ¿cómo estás Hatsumi? ¿Te calmaste un poco después de recuperar tus recuerdos?”

Hatsumi: “Si. Bueno, también tengo los recuerdos de cuando tuve amnesia, así que me siento un poco rara, pero tengo un mejor control de la situación en la que estoy ahora”.

 

La razón por la que pudo decir eso fue naturalmente porque había una posibilidad de que pudiera regresar. Debido a que tenía la sensación de seguridad acerca de que podía regresar, una parte de sus ansiedades probablemente se había desvanecido.

 

Consciente de eso Suimei pregunto Hatsumi:

 

Suimei: “Hatsumi. Como tus recuerdos han regresado, te preguntaré una vez más. ¿Quieres venir con nosotros?”

Hatsumi: “... Uun. Como pensé, no puedo hacer eso. Lo dije la última vez, pero salté a esta pelea por mi cuenta. Es por eso que no puedo hacerme a un lado después de todo este tiempo”.

Suimei: “¿Incluso si nada podría haberse hecho al respecto?”

Hatsumi: “Suimei, tú mismo lo dijiste hace un tiempo, ¿no? Si el instructor me viera como soy ahora, sería castigada. Si me preocupaba solo de mi propia seguridad y escapara, eso en sí mismo haría que papá se enojara conmigo”.

 

Hatsumi sonrió mientras hablaba, no tenía dudas sobre esto. Fue precisamente porque recuperó sus recuerdos que pudo seguir sus convicciones con tanta seguridad. Mientras ella decidiera vivir siguiendo ese camino, cualquier vacilación que tuviera hacia él también desaparecería naturalmente.

 

Suimei: “Ya veo. Bueno, pensé que dirías eso”.

Hatsumi: “¿No vas a llevarme a la fuerza?”

Suimei: “Respetaré tu voluntad. Además, creo que podré traerte buenas noticias pronto”.

Hatsumi: “¿¡Ya lo averiguaste!?”

Suimei: “Solo queda un poco más. Por ahora tengo que regresar a mi base en el Imperio, organizar la información que obtuve aquí, y comenzar las pruebas para el hechizo... Si ese maldito Eanru no hubiera destruido las ruinas, habría podido resolverlo todo mientras estuviera en la Alianza “.

Hatsumi: “Ya veo...”

 

Viendo que todavía tomaría tiempo, una ligera decepción apareció en la cara de Hatsumi. Esto también se aplica a Reiji y Mizuki, pero todos deben haber tenido fuertes sentimientos de que querían regresar.

 

Suimei: “Sé que probablemente no tengas intención de regresar hasta que los demonios en los territorios de la Alianza del Norte sean derrotados, pero... Bueno, si el hechizo se completa, debería estar bien visitar tu casa un poco ¿no?”

Hatsumi: “Si. Estoy segura de que todos están preocupados, también ...”

Suimei: “¿También?”

 

Mientras hacía una expresión como si hubiera algún asunto preocupante, Suimei cuestionó en qué estaba pensando. Y luego, como si fuera algo que debería haber sido completamente obvio ...

 

Hatsumi: “El registro de asistencia ya sabes, el registro de asistencia. No hemos ido a la escuela ¿verdad?”

Suimei: “Si es eso, me ocuparé de ello de alguna manera cuando regresemos”.

Hatsumi: “¿Cómo?”

Suimei: “Bueno, soy un mago, ¿verdad? ~”

 

Mientras insinuaba que lo arreglaría hábilmente, Hatsumi francamente hizo una expresión desagradable.

 

Hatsumi: “Uwa, eres de lo peor ... Estás planeando usar magia para hacerlo todo borroso. Uwaaaa”.

Suimei: “¿Ah? ¿Qué? ¿Entonces quieres repetir año? Realmente no me importaría dejarlo así entonces sabes ~”

Hatsumi: “¿Eh? U-n ... Eso también sería malo, ¿eh ...?

Suimei: “Entonces está bien, ¿no?”

 

Mientras Hatsumi lo miraba como si estuviera avergonzada, Suimei cerró la conversación con una broma. Y luego, Felmenia saco sus propias preguntas para ella.

 

Felmenia: “Parece que se ha decidido con respecto a tu regreso, pero Hatsumi-dono, ¿estarás bien con respecto a los que te están buscando?”

Hatsumi: “¿Te refieres a ese grupo de Monjas?”

Felmenia: “Sí. Mientras declaren que se llevarán a los héroes con ellos, estoy segura de que existe la posibilidad de que vuelvan a atacar. En ese caso...”

 

¿Qué hará ella? Pero al final, mientras ella no pudiera huir a otro mundo, no había nada que se pudiera hacer al respecto. Basado en eso, en caso de que atacaran nuevamente, Suimei siguió la pregunta de Felmenia.

 

Suimei: “Hatsumi. Honestamente hablando, ¿qué piensas?”

Hatsumi: “Va a ser difícil. Esta vez de alguna manera lo logramos porque Suimei y los demás estaban allí, pero con ese tipo de habilidad, un espadachín tendría que ser tan fuerte como papá para competir contra ellos”.

Suimei: “Ciertamente…”

 

Suimei recordó la pelea del otro día. En ese momento, por lo que fue testigo de las habilidades de Clarissa y Jillbert, Lefille, Felmenia y Hatsumi fueron dominadas por ellas durante la batalla. El poder del héroe era una cosa desconocida, pero encima de las dos mujeres, estaba Eanru que no apareció esa vez. Y luego estaba el espejismo que Suimei juzgo como el responsable de enviarlo al mundo de los espíritus.

 

Si todos vinieran a la vez, era probable que incluso con todo su poder, no era difícil imaginar que la derrota sería inevitable.

 

Sin embargo, las predicciones de Hatsumi parecían ser un poco diferentes...

 

Hatsumi: “No puedo ganar, pero creo que podré huir. Mis recuerdos han vuelto, después de todo”.

 

Su expresión mostraba un nivel de confianza que ella no mostro antes. Ciertamente, ahora que sus recuerdos habían regresado, Hatsumi era más fuerte que cuando los había perdido. Clarissa y Jillbert eran hábiles, pero si se dedicaba a huir, debería poder arreglárselas sin ningún problema. Sin embargo, ese mago era un asunto diferente. Suimei no pudo reconocer incondicionalmente que era posible escapar de su mano.

 

Suimei: “En ese caso completaré el hechizo para regresar a casa tan rápido como pueda. Si lo hago, podríamos usarlo como refugio si las cosas se ponen mal”.

Hatsumi: “... pero como que odio simplemente huir”.

Suimei: “No se puede evitar, ¿verdad? Ese hombre, es bastante fuerte”.

Hatsumi: “Un ... No sé mucho sobre magos, pero si Suimei lo dice, supongo que es cierto”.

 

Debido a la pelea con Eanru, Hatsumi reconoció a Suimei como alguien fuerte.

 

En poco tiempo, su conversación llegó a su fin, y con un breve ‘Nos vemos’ y un ‘Si’, terminaron sus despedidas, y Suimei dejó la habitación de Hatsumi.

 

Justo cuando estaba regresando Liliana tiró de la manga de Suimei.

 

Suimei: “¿Qué pasa?”

Liliana: “Sobre el mago con el cuerpo grande desde antes. ¿Es verdad, que, si Suimee luchara adecuadamente contra él, no ganaría?”

Suimei: “Probablemente no puedo. Con un mago de ese nivel, sería bastante difícil”.

Liliana: “De ese nivel ...”

Suimei: “Si. Es probable que el sistema mágico utilizado por ese mago sea bastante antiguo y problemático... O más bien es alguien que posee técnicas extravagantes “.

 

Al escuchar el fraseo de Suimei, Felmenia y Liliana inclinaron sus cabezas hacia un lado.

 

Felmenia: “Suimei-dono acaba de decir que es antiguo, pero ¿qué significa eso?”

Suimei: “Exactamente como suena. Un viejo sistema mágico de nuestro mundo. Él es probablemente alguien que de alguna manera está relacionado con mi mundo”.

 

Había suficiente evidencia para sugerir que, no, no había otra explicación en la que pudiera pensar. Los nombres salvajes que usó Romeon, el totemismo que usó Clarissa y la magia que el mago usó al final. No había dudas de que su secta tenía algún tipo de conexión con su mundo.

 

Felmenia: “... También está el caso de Hatsumi-dono, así que no estoy realmente sorprendida después de todo esto”.

Suimei: “Esto es cada vez más problemático”.

 

Después de su pequeño prefacio, Suimei respondió sus sospechas.

 

Suimei: “Para romper esa magia, necesito regresar a mi mundo al menos una vez sin importar qué. Necesito que me enseñe un mago que conozca ese hechizo para descubrir cuáles son sus orígenes. Hasta entonces, probablemente no haya nada que pueda hacer”.

 

Al escuchar la respuesta de Suimei, Felmenia y Liliana estaban haciendo expresiones muy serias. Suimei luego les planteó su conjetura.

 

Suimei: “Es solo tal vez... Y esto es completamente subjetivo, pero lo que utilizó en ese momento fue un concepto compuesto. Usando dos o tres conceptos que no son similares, creo que creó algo que los mezcló a todos”.

Felmenia: “¿¡Mezclando conceptos, y cre-creando uno nuevo !?”

 

Felmenia levantó la voz con sorpresa a lo que Suimei solo respondió con un “Si”. Estaba haciendo expresiones perplejas, como si fuera algo difícil de entender para ellos.

 

Felmenia: “Ese tipo de cosas, ¿es algo que se puede unir y dar forma?”

Suimei: “Debido a que están mezclados, creo que se puede dar forma. Es lo mismo que cualquier otra cosa. Por ejemplo, veamos ...”

Felmenia: “¿Por ejemplo?”

Suimei: “Una azada lleva el concepto de ‘arar la tierra’. Como concepto, es algo que uno entiende, y su imagen es la de una tabla de hierro sujeta a un poste, cualquiera podría entender ese ‘símbolo’. Y luego, al conectarle una herramienta con un concepto completamente diferente, se crea un nuevo símbolo que lleva un nuevo concepto...”

 

Era algo así como una cresta, por así decirlo. Mientras Suimei hablaba, miró a izquierda y derecha, y las dos chicas parecían tener dificultades para entender. Pero eso era natural. Aceptar lo que estaba diciendo era como ‘negar el pragmatismo’ en el mundo de la magia, sería un avance en las leyes inmutables de la magia. Incluso si uno no sabía esto, todavía era algo que no podía ser fácilmente entendido.

 

Suimei: “Aaah, lo siento. Aunque realmente no lo entiendo yo mismo, fui un poco apresurado al tratar de explicarlo. Solo olviden lo que dije”.

 

Cuando Suimei dejó de lado ese tema, Felmenia repentinamente le preguntó algo más.

 

Felmenia: “¿Hay muchos magos en el mundo de Suimei-dono que usan ese sistema mágico?”

Suimei: “No, también es la primera vez que lo veo, creo que solo debería haber un par de personas que lo usen”.

Felmenia: “A pesar de que hay pocos, ¿todavía los conoces?”

Suimei: “Tengo alrededor de tres conjeturas. Los magos que usaron esa magia habrían estado activos durante los siglos XVI y XVII”.

Felmenia: “¿Y eso significa que…?”

Suimei: “Todos ellos han vivido unos quinientos años”.

Felmenia: “¡Quinientos!? ... ¿Son elfos?”

Suimei: “No, son humanos. O sería mejor decir que fueron humanos. Dejaron de ser humanos hace mucho tiempo, después de todo”.

Felmenia: “Dejaron de ser, humanos ... Eso es, algo…”.

Suimei: “Son todos monstruos, ¿escuchas? Monstruos”.

Liliana: “¿Monstruos, más allá de Suimee?”

Suimei: “Para que lo sepas, en comparación con ellos, yo estoy en el nivel de un polluelo. Bueno, en ese nivel, prácticamente todos los seres vivos del mundo estarían al nivel de un pequeño polluelo o un bebé ...”

 

Las verdaderas habilidades de esos magos no eran algo que pudiera ser comprendido completamente al clasificarlos. La razón por la que se estima humilde en comparación con ellos era por eso. Si uno no estuviera en su nivel, incluso si se tratara de un mago de alto rango, probablemente sería tratado como un niño.

 

Suimei: “...”

 

Cuando Suimei guardó silencio, recordó algo de hace bastante tiempo. Fue una ocasión inusual en la que el líder Nestahaim resolvió una disputa entre otros magos. Junto con la magia que estaban disparando, dejó escapar una sola palabra y los convirtió a todos en bebés en un instante. Poder hacer que sus objetivos cumplieran con su voluntad sin usar un hechizo, era una técnica que Suimei no podía entender en absoluto.

 

Liliana: “Suimee, ese fenómeno, ¿fue también cosa de ese mago?”

 

Fenómeno. En otras palabras, esas cosas que los atacaron al final.

 

Suimei: “No. Eso fue causado por otra cosa. No son cosas que son provocadas por la voluntad de una persona”.

Liliana: “El nombre, si mal no recuerdo ...”

Suimei: “Fenómeno del final”.

Felmenia: “Suimei-dono. ¿Por qué ocurrió el ‘Fenómeno del final’ en ese momento? Cuando te pregunté la última vez, dijiste que era algo que no ocurría en este mundo”.

Suimei: “Eso es lo que yo pensé también. En realidad, el poder natural en el mundo es fuerte, por lo que no debería estar en la etapa donde se produce el ‘Fenómeno del final’”.

Felmenia: “Pero sí ocurrió en ese momento a pesar de eso, significa ...”

Suimei: “¿Qué significa eso? Me pregunto ~”

 

Suimei comenzó a rascarse la parte de atrás de su cabeza con torpeza. Mientras actuaba así, parecía estar pensando en eso.

 

Suimei: “Bueno, si tuviera que adivinar. La acción que esos muchachos están tomando, tomando en cuenta ese evento, se están moviendo para acelerar el fin del mundo ... ¿No sería eso cierto? “

 

Al oír eso, Liliana inclinó la cabeza hacia un lado.

 

Liliana: “Fin, el mundo ... En ese momento, lo único que hicieron la Hermana y los demás fue irrumpir y atacar, ¿verdad?”

Suimei: “Eso es cierto, pero... Hay un dicho que dice ‘los asuntos importantes suceden con más frecuencia que los triviales’ y ‘la naturaleza no da grandes pasos’. Todo en la naturaleza procede gradualmente, nada ‘progresará repentinamente’ o ‘saltará hacia adelante’. Pensando en eso, la razón por la que atacaron fue... Bueno, en resumen, su objetivo era secuestrar al héroe, pero también es posible que una cuestión importante que surge de esto es que están acelerando la posibilidad del fin del mundo al hacerlo.”

 

Clarissa y los demás tenían un objetivo al secuestrar héroes, esto estaba claro. Se desconocía si esto tenía alguna relación con el fin del mundo, pero precisamente porque todo estaba relacionado es que esos agujeros negros se abrieron dónde estaban, y se produjo el ‘Fenómeno del final’.

 

Suimei: “No puedo descartar por completo la posibilidad de que haya sido una coincidencia... Pero ese tipo de cosas está fuera de mi área de especialización. No soy uno de los habitantes del fin, así que realmente no lo sé”.

 

Con eso, Suimei llevó la conversación a su fin y sacó una de sus otras ansiedades.

 

Liliana: “Todo lo que queda es Lefille, eh”.

Suimei: “Lefille, ¿verdad?”

 

Al escuchar la pregunta de Liliana, Suimei hizo una expresión amarga al recordar la condición actual de Lefille.

 

Felmenia: “¿Ella volvió a ese estado?”

Suimei: “Es probable que esté pensando en su derrota. No lo muestra normalmente, pero apuesto a que está frustrada”.

 

Le afectó profundamente que hubiera probado la derrota en la lucha contra Clarissa. Después de eso, Suimei vislumbró que ella actuaba de alguna manera impaciente a sus extremos.

 

Liliana: “Bueno, no es solo eso”.

Felmenia: “Es eso, ¿verdad?”

Suimei: “Así que es eso”.

 

Pensando en lo que sucedió con el cuerpo de Lefille junto con su derrota, los tres se agacharon pesadamente.

 

•••••••••••••••

 

Mientras Suimei y los demás estaban angustiados, Lefille estaba en otro lado, estaba en la oficina del maestro del gremio del Pabellón del Crepúsculo...

 

Pero ...

 

Rumeya: “HAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHA! ¡Aaaaaaaaa HAHAHAHAHAHAHAHAHAA!”

Lefille: “Rumeya-dono, por favor no te rías! ¡Esto no es algo de lo que reírse!”

Rumeya: “Pero, pero, ¿sabes? ¡Si tú, si me muestras algo así! ¡Lo haré, lo haré! Haa,

HAHAHAHAHA, HAAAAA!”

 

Rumeya estaba rodando por el suelo de la oficina con sus colas de ala riendo con todas sus fuerzas. Jadeando por el aire, era en la medida en que era completamente posible que se atragantara y muriera mientras respiraba con dificultad.

 

Frente a ella, sentada en el sofá, estaba la que dejaba al descubierto su cólera inocente, Lefille, que una vez más se había vuelto pequeña.

 

Lefille: “No se puede evitar, ¿verdad? No es como si me volviera así porque quería ...”

Rumeya: “Aaah, aaaah, me duele el estómago. Esta es la mejor risa que he tenido en todo el año”.

 

Al ver que todavía no podía dejar de reírse, Lefille estaba a punto de llorar mientras fruncía el ceño amargamente a Rumeya. Sin embargo, su expresión era demasiado linda, y no tenía una pizca de dignidad.

 

Después de finalmente calmarse de su ataque de risa, Rumeya se sentó en el sofá.

 

Rumeya: “No, pero realmente. No puedo creer que tu cuerpo se vuelva más pequeño cuando usas demasiado de los poderes de los espíritus. Esto nunca le pasó a Adyfize. Bueno, solo muestra qué tan grande es la porción que los espíritus ocupan en el cuerpo de Lefi, ... Fu, kukuku”.

 

Cerrando la boca, Rumeya trató de evitar romper en risas una vez más. Sin embargo, ella estaba en sus límites, y sus mejillas comenzaron a hincharse cuando su boca se llenó de aire y una pequeña risa se filtró. Por otro lado, Lefille solo podía soltar un suspiro exasperado.

 

Lefille: “Por favor ponle un alto a eso ya. Suimei-kun y los demás vendrán a despedirse pronto”.

Rumeya: “¿En serio? Fumu ... Entonces, antes de que lleguen, hay algo de lo que quería hablar contigo”.

 

Diciendo eso, ella tiró de su pipa, y mostró una expresión seria. Al ver que su expresión se había apretado, Lefille naturalmente respondió en un tono serio.

 

Lefille: “Rumeya-dono, ¿de qué querías hablar?”

 

Después de chupar la pipa, Rumeya le lanzó una mirada penetrante a Lefille, que sintió como si la atravesara.

 

Rumeya: “... Oye, Lefi, has perdido, ¿verdad?”

Lefille: “Eso es...”

Rumeya: “¿Pensaste que no lo descubriría solo porque no lo mencionaste? Me gustaría que no me menosprecies”.

 

Como si hubiera visto dentro de ella, las palabras de Rumeya se llenaron de convicción. Después de haber sido descubierta por completo, Lefille honestamente asintió con la cabeza hacia ella.

 

Rumeya: “Lefi, ¿sabes la razón por la que perdiste?”

Lefille: “... Porque mi poder no pudo alcanzarlos”.

Rumeya: “Eso también es cierto, pero ... ¿Te das cuenta de la otra razón?”

 

Al escuchar sus palabras, el corazón de Lefille saltó en su lugar. Sin embargo...

 

Lefille: “No, es solo que mis habilidades todavía son muy pobres. No hay otra razón para esta derrota”.

 

Lefille tomó una actitud negativa ya que negó que hubiera alguna otra razón. Ella no quería aceptarlo. Si lo reconocía, sería como si una parte de aquello en lo que se había estado apoyando se desmoronara.

 

Cuando Rumeya miró su expresión obstinada, ella simplemente respondió con un ‘ya veo’, mientras dejaba escapar un suspiro.

 

Esto pareció irritar a Lefille, ya que tomó un tono inesperadamente crítico con ella.

 

Lefille: “... ¿Rumeya-dono piensa que hay algo más?”

Rumeya: “Sería fácil para mí decirlo aquí, pero ... hay un lado de mi parecido al de un padre que piensa que sería mejor que lo descubrieras y lo aceptases. No te beneficiaría si fuera demasiado entrometida después de todo. Fumu, qué hay que hacer al respecto ...”

 

Mientras Rumeya murmuraba con inquietud, lanzo el humo de su pipa hacia el techo y golpeó las cenizas de su pipa en un cenicero. Y luego, quizás habiendo encontrado su respuesta ...

 

Rumeya: “Eso es. Bueno, tienes a ese chico y tus compañeros de confianza después de todo, no hay necesidad de apresurarte. En el camino, te hará bien solo mirar las peleas que has tenido hasta ahora. Si terminas perdiendo a pesar de eso... regresa a verme. Te reformaré estrictamente cuando lo hagas”.

Lefille: “... Entendido.”

Rumeya: “Bien. En resumen, no te metas demasiado en un estado de ánimo combativo, pero bueno, no es algo fácil de conseguir solo con decirlo, especialmente cuando eres joven ...”

 

Mientras se apagaba silenciosamente, debe haber estado pensando en sus propias experiencias. Con una mirada distante, Rumeya miró por la ventana. Después de terminar su pipa en silencio, de repente sonrió y llamó a Lefille.

 

Rumeya: “Lefi, ven aquí por un momento”.

Lefille: “Qué pasa.”

Rumeya: “Déjame acariciarte”.

Lefille: “¡De ninguna manera!”

 

Rumeya estaba moviendo su mano de arriba abajo tratando de atraer a Lefille para acariciarla y ella la rechazó obstinadamente. Su sombrero que era demasiado grande para su cuerpo cayó sobre sus ojos y se acurrucó en una pelota en el sofá.

 

Rumeya: “Eeeeh! A pesar de que has tomado el tamaño perfecto para ser mimada, ¿no es así ~ !?”

Lefille: “¡No es cierto! ¡¿Dónde puedes encontrar a alguien a quien le gustaría que lo acaricien en este tipo de circunstancias?!”

 

Diciendo eso, Lefille giró bruscamente hacia el otro lado mientras Rumeya sonreía ampliamente.

 

Rumeya: “Incluso si dices que no quieres, te voy a acariciar a la fuerza”.

 

En el momento en que esas palabras llegaron a los oídos de Lefille, la figura de Rumeya en el sofá se convirtió en una imagen residual, y desapareció. Y luego, inmediatamente, le robaron el sombrero a Lefille con tremendo vigor.

 

Lefille: “¡Wawawawawawa! Rumeya-dono !?“

Rumeya: “Te tengo ~”

Lefille: “Gu, guuuu ...”

 

Mientras estaba inmovilizada por una deliciosa sensación desde arriba, Lefille conoció la absoluta humillación. Como ella era, con sus habilidades en ese estado, Lefille no tenía ninguna posibilidad de escapar.

 

Después de que Rumeya la molestara por un tiempo, sus orejas de zorro comenzaron a temblar de repente.

 

Rumeya: “Oops, parece que están aquí. Bueno, aunque será un poco repentino, ¿Qué tal si hacemos una fiesta de despedida?

Lefille: “... Sí”.

 

Después de que Lefille contesto con un puchero en su cara, alguien llamo a la puerta de la oficina