Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 105: Sabor a café




Manual




“-Dragonaut, ¿dices?”

 

En la tarde de un cierto día. El mago moderno Yakagi Suimei escuchó el nombre de ese famoso ser imaginario de su padre, la boca de Yakagi Kazami.

 

-Dragón. En el mundo moderno lleno de novelas de ficción, era un nombre ampliamente asociado con monstruos que tenían cuerpos de reptiles, podían respirar veneno o fuego y tenían alas en la espalda.

 

En Oriente, los dragones eran considerados como un símbolo de virtud, mientras que en el oeste eran demonios, se les consideraba la encarnación de espíritus difuntos llenos de malignidad, servían como un “mal” que fue exterminado por dioses y ángeles.

 

El origen de la imagen de los dragones proviene del cuerpo de un reptil o una serpiente. En la Biblia, la serpiente era malvada, y el símbolo del pecado que tentó a Adán y Eva.

 

Ya en la antigüedad, las religiones basadas en la Biblia y las religiones indígenas del antiguo Egipto que adoraban a las serpientes entraron en conflicto, y como resultado, la idea de que las serpientes se comportaban como demonios se extendió por muchas esferas occidentales.

 

Debido a esto, los dragones fueron establecidos como los enemigos de la humanidad desde la antigüedad, y fueron tratados como malvados.

 

... La razón por la cual Suimei hizo la pregunta de esa manera, fue porque de repente la frase ‘¿Sabes algo de los Dragonaut?’ vino a sus oídos de su padre de la nada. Naturalmente, el conocimiento de Suimei no era ni mucho menos tan profundo como el de su padre, así que lo único que pudo hacer fue sacudir la cabeza desde lo alto del sofá.

 

Kazami: “La evidencia de los Dragones ha quedado atrás en los libros de historia y la literatura, pero su existencia no es reconocida Y, entre nosotros los magos, son una existencia que ocultamos.”

Suimei: “Ocultar...?”

Kazami: “Lo que significa que...”

 

Mientras Suimei fruncía el ceño ante el fraseo indirecto, como para echarle una mano, Kazami golpeó el reposabrazos de su silla de ruedas con el dedo.

 

Suimei: “En realidad, existen, ¿verdad?”

Kazami: “Aunque ya es una historia del pasado”.

 

Como era de esperar, su padre estaba mirando por la terraza en el cielo nublado mientras hablaba. Mientras Suimei esperaba que la conversación continuara, de repente, su padre le lanzó una mirada.

 

Kazami: “Suimei, prepara un poco de café”.

Suimei: “¿Y lo dices justo en el medio de esta charla?”

Kazami: “De repente me dieron ganas de algo de café. No puede evitarse. Es el privilegio de un padre hacer que su hijo prepare café para ambos.”

Suimei: “¿Qué tipo de privilegio es ese ...? ¿Está bien si es instantáneo?”

Kazami: “No me importa. Pero...”

Suimei: “Negro, ¿verdad? Lo tengo.”

Kazami: “¿También tomaras algo?”

Suimei: “Después de poner leche y jarabe”.

Kazami: “Date prisa y acostúmbrate a beberlo negro”.

Suimei: “Algún día.”

 

Suimei le devolvió una pequeña sonrisa a la expresión de su padre, que no cambió para nada. La expresión de su padre era siempre como un busto de piedra, pero no era como si no tuviera emociones. Simplemente perdió su capacidad de mostrar sus emociones externamente, al igual que ahora, todavía podía hablar frívolamente de buen humor.

Aunque los únicos que sabían esto eran las personas cercanas a él.

 

Suimei: “Entonces, ¿qué decías de los dragones? Están siendo escondidos en el mundo de los magos ¿verdad?”

Kazami: “Así es. Están ocultos porque es mejor tener menos personas que sepan de ellos después de todo. Sin embargo, ese ya no es el caso.”

 

Después de tomar un sorbo de su café, Kazami continuó hablando.

 

Kazami: “Akashik Sayer* profetizo que un dragón aparecerá en Europa desde un plano alterno. Es una calamidad mística en una escala más grande que cualquiera en la historia hasta ahora.”

*(bueno de nuevo nuestro autor que necesita unas clases de inglés, en realidad la palabra Sayer, hasta donde sé, no existe, creo que quiso referirse a la pablara “Teller” bueno como sea, parece que hace referencia a los Registros Akashikos, en el párrafo de abajo le da una traducción al japonés como “Relator de la Luz” que tampoco concuerda completamente con la palabra Akashik Sayer)

 

Akashik Sayer

Es decir, Relator de la Luz, es un dispositivo de premonición utilizado por la Asociación de las Mil Noches. Predijo todo, desde pequeños fenómenos triviales hasta fenómenos apocalípticos gigantes. Hablando francamente, podría describirse como un objeto que podría predecir el futuro. Es cierto que la naturaleza era un poco diferente a eso, pero dejando eso de lado…

 

Suimei: “Una escala más grande que cualquiera en la historia hasta ahora, dices ...”

Kazami: “Es una forma vaga de describirlo eh. Pero debido a eso, es solo cuestión de tiempo antes de que otros magos lo conozcan. En este punto, mantenerlo oculto es extremadamente intrascendente. Debido a que los últimos supervivientes de los dragones desaparecieron hace treinta años, los dragones no pueden nacer ya en este mundo.”

Suimei: “Entonces, ¿por qué surgió la predicción de que aparecerá un dragón?”

Kazami: “La respuesta está en los fenómenos que preceden al apocalipsis. Un brote inesperado de inestabilidad en las leyes de causa y efecto en un lugar en España terminará generando una fuente de clase ‘A’ a gran escala. A partir de ahí, nacerá una figura bestial, la predicción fue que la bestia tendrá forma de dragón.”

Suimei: “Una bestia...”

 

Una bestia. O, dicho de otro modo, una bestia que aparecía en los fenómenos del apocalipsis. Suimei todavía no tenía claro todos los detalles, pero cuando el fin del mundo era determinado, aparecía un fenómeno que parecía acelerar el apocalipsis aniquilando a todos los seres vivos del mundo, eran existencias que tomaban la forma de “monstruos” y atacaban a los vivos.

 

La mayoría de estos tomaba la forma de una existencia de grado ‘C’ mescla de perro y lobo. En los tiempos en que aparecía una existencia de grado ‘A’, su forma cambiaba y tomaba la forma del miedo más profundo de las personas.

Para la gente de Europa, esto probablemente termino siendo el símbolo del mal, un dragón.

 

Suimei: “Pero si eso sale al mundo”.

Kazami: “Habría enormes bajas en Europa ... No, probablemente no se detendrá allí”.

 

El fenómeno con la escala más grande en toda la historia, y si tuviera la característica especial de tomar la forma de un dragón, sería imposible de vencer sin contar con un superhombre al nivel de un héroe o un santo. Pero en este momento en el mundo, gente como Saint George o Saint Sylvester de quienes se escribió en las leyendas doradas no se encontraban por ninguna parte.

 

Si se comete un error al lidiar con eso, era posible que el mundo terminara.

 

Suimei: “Entonces, ¿padre también?”

Kazami: “Si, exacto. Me llamaron para la reunión también. Esta vez, veinte magos fueron elegidos para participar en la subyugación del dragón. Unos pocos de élite van a derrotarlo.”

Suimei: “¿Quién los está liderando?”

Kazami: “La Asociación de las Mil Noches. Precisamente en esta ocasión no pueden confiar todo a los demás. El grupo está unificado bajo la hija mayor de la familia Katoraia, el representante de los Agentes de la Asociación de las Mil Noches, Formelkress. La que la está ayudando es su hermana pequeña, Zealkis.”

Suimei: “Los dos Agentes más fuertes de la historia, ¿están a cargo...?”

Kazami: “Oficialmente sí. En verdad, el deber de guiar a todos los magos en el sitio quedará en manos de otra persona.”

 

--‘Aunque las dos chicas serán extremadamente confiables en la batalla contra el dragón...’

 

Los dos nombres que mencionó eran las hermanas Katoraia que actualmente son los símbolos de poder de los Agentes de la Asociación de las Mil Noches. Las dos usaban magia que manipulaba el tiempo, y tenían una fuerza de la que podían jactarse de ser completamente desiguales en la batalla. Pero debido a que las dos todavía eran jóvenes de poco más de veinte años, incluso si se las consideraba líderes, terminarían entregando el comando a los magos más experimentados en el lugar.

 

Para Suimei, quien todavía era humildemente clasificado como un filósofo, esta conversación simplemente estaba en otra dimensión.

 

Suimei: “Un dragón, y las Agentes superiores de la Asociación. Es una historia increíble. He estado en Europa varias veces, pero todavía se siente como una conversación lejana.”

Kazami: “No, no puedes hablar de esto como si no fuera tu problema.”

 

Confundido con el significado detrás de las palabras de su padre, la comprensión de Suimei de ellas se retrasó por un instante.

 

Suimei: “¿Ah? Que quieres decir con eso...”

Kazami: “En la predicción, Akashik Sayer reveló varias posibilidades. Desde la aparición de un dragón, la destrucción de Europa, la muerte de muchos y la aceleración hacia el apocalipsis. Naturalmente, porque esas son solo posibilidades, es posible cambiar ese destino.”

 

Después de esa manera indirecta de hablar, su padre habló del corazón del asunto.

 

Kazami: “Y así, la última pieza que el guía que predice los fenómenos nos dio, fuiste tú, Suimei. Tu definitivamente debes ser traído.”

 

Después de hablar, Suimei observo la aguda mirada de su padre. Y luego, Suimei levantó la voz mientras gritaba en estado de shock.

 

Suimei: “¡¿Y-Yo?!”

Kazami: “Así es. La razón real para ello no ha aparecido todavía, pero probablemente significa que tu poder se convertirá en la clave para luchar contra el dragón.”

 

Yakagi Kazami habló de un asunto serio con su habitual expresión aburrida. Sin embargo, por la forma de hablar de su padre, aunque fue solo un poco, pudo vislumbrar las orgullosas emociones que crecían en su interior.

El poder de su hijo era necesario como una pieza vital. Estaba feliz por eso, pero como se esperaba, Suimei solo podía oír esto como completamente salido de la nada.

 

Suimei: “Pero padre, no puedo evitar pensar que voy a ser completamente inútil en ese tipo de lugar. Soy un mago cuyo rango es bastante bajo, ¿verdad?”

Kazami. “El otorgamiento de tu rango como mago es simplemente algo que ha sido diferido. Te he enseñado de una manera en la que has adquirido al menos esa capacidad, también confías en tus propias habilidades, ¿cierto?”

Suimei: “Puedo luchar como un mago. Hasta ahora tome las batallas de mi padre después de todo, y también me enseñaste a lidiar con las calamidades místicas. Pero, cuando se trata de luchar junto con usuarios de tan alto rango no he sido preparado para eso, en cualquier caso, todavía estoy ansioso ...”

 

La voz de Suimei se apagó suavemente al final. En cierto sentido, era natural que se sintiera fuertemente presionado.

 

Independientemente de si los magos de bajo rango y de alto rango se oponían o cooperaban entre sí, había una ley mágica llamada “Disparidad de Extinción de Rango” que se aplicaba. Una magia de bajo rango sería anulada por una de alto rango, por lo que la magia utilizada por un mago de bajo rango se extinguiría si se acercaran al dominio de la magia utilizada por un mago de alto rango.

 

Por todos los derechos, no era algo que ocurría a menos que hubiera una gran disparidad entre ellos, también había ciertas condiciones para que apareciera así que no era realmente algo de lo que preocuparse demasiado, pero porque los magos que se reunían esta vez eran tales existencias el problema saldría a la superficie.

 

En este caso, si los magos de alto rango prestan atención en no utilizar magia que causaría la Disparidad de Extinción de Rango, sus molestias solo aumentarían en uno. Era la etapa importante de subyugar a un dragón. En el campo de batalla donde los magos de alto rango necesitaban utilizar todas sus habilidades libremente, no deberían tener ningún margen de maniobra para preocuparse de un mago de bajo rango. Sería una cuestión diferente en el caso del apoyo o la magia de otorgamiento donde uno no tenía que preocuparse por la Disparidad de Extinción de Rango, pero Suimei no creía que el apoyo y la magia de auto otorgamiento que podía usar fuera de alguna utilidad para los magos de alto rango en primer lugar.

 

En ese caso, simplemente solo podía retroceder si se le preguntaba si sería de alguna ayuda.

 

Kazami luego cerró los ojos.

 

Kazami: “La razón por la que te embarga la ansiedad en este momento, también podría deberse a que mi forma de educarte fue pobre. Kiyoshiro me dijo que también encontró fallas en eso.”

Suimei: “... ¿Qué quieres decir?”

Kazami: “Hablando francamente, significa que he sido demasiado estricto. A menos que sea algo bastante extremo, nunca te he alabado, ¿cierto?”

Suimei: “Uh ... Umm, bueno, ciertamente no lo has hecho...”

 

Mientras Kazami le enseñaba magia a Suimei, incluso cuando Suimei mostraba una hábil manipulación de la magia, Kazami no le ofrecía mucho en términos de felicitaciones. Eso fue ciertamente un hecho. Sin embargo, Suimei pensó que era algo que no se podía evitar y aguantó precisamente porque sabía que su padre tenía esa disposición y no hablaba mucho.

 

No entendía por qué eso significaba que era una forma pobre de criarlo. No veía el punto de la rotunda manera en que su padre estaba hablando.

 

Kazami: “... Suimei. Puedes usar magia de gran escala, ¿verdad?”

Suimei: “Eh...? Sí, por supuesto. Fue padre quien dijo que para alguien que se nombra a sí mismo como un mago moderno, era esencial poder usar al menos una. Pero teniendo en cuenta la velocidad de canto, sería bastante difícil de usar en batallas reales, pero ...”

 

Debido a las pruebas que su padre le impuso, hace un tiempo, descubrió algunos hechizos que podrían usarse en combate real. Debido a que siguió con las intensas batallas que le fueron confiadas a su padre más recientemente, eligió desarrollar esas magias, pero sus poderes aún eran insuficientes para usarlas en el combate real.

 

Kazami: “En la lucha en España, la cantidad de magos que tienen la capacidad de usar magia de gran escala, independientemente de si se usa un ritual mayor o no, incluyéndonos a ti y a mí, solo serían cinco personas a lo sumo.”

Suimei: “Entonces esta vez para la batalla, aparte de los dos de la Agencia, ¿no vendrán muchos magos fuertes? ¿A pesar de que aparecerá un monstruo que podría traer una gran calamidad a Europa?”

Kazami: “Aah, no, eso no es lo que quise decir, pero... Fumu, pensar que mis deficiencias saldrían después de venir por aquí”.

 

Sin embargo, la figura de su padre con los ojos cerrados profundamente, así como las palabras que dijo, no eran más que misteriosas para Suimei.

 

... Por otro lado Kazami entendió que la forma en que Suimei no podía adivinar su intención, también era debido a sus propias deficiencias.

 

Actualmente, incluso en comparación con los otros magos de alto rango, Suimei tenía destreza en combate suficiente para tomar parte en la batalla contra el dragón. Sin embargo, Kazami odiaba la idea de que Suimei se convirtiera en un mago engreído, y le impuso nada más que problemas difíciles como su maestro de magia.

 

Kazami nunca le informó adecuadamente que los magos que lo rodeaban, incluido el mismo Kazami, eran todos magos con niveles de habilidad inusuales. Pensó que sería malo para Suimei vivir una vida que no fuera nada más que magia, y quería que se centrara en la vida como una persona normal sin ninguna relación con la magia, originalmente, su vida como un mago se suponía que fuera algo adicional para él, pero se podría decir que esa forma de criarlo llevó al malentendido de Suimei.

 

Era un hijo del que Kazami podía estar orgulloso sin importar dónde estuviera. Incluso la otra organización mágica agradecería gustosamente su habilidad y talento. Sin embargo, el efecto negativo de enseñarle tanto como pudo fue el nacimiento de “un mago tímido que no

entiende correctamente su propia fuerza”.

 

Se podría decir que destruyó el mayor enemigo de un mago conocido como “Soberbia”. Pero, para compensarlo, su prudencia se volvió contra él, y el tipo de enemigo al que acudiría era un problema que Suimei tenía que resolver por sí mismo de ahora en adelante.

Pero ahora mismo-

 

Kazami: “Comprenderás la razón si vas. Por supuesto, no pierdas tu enfoque. Esta batalla probablemente sea la más implacable que jamás enfrentarás de aquí en adelante.”

Suimei: “... Sí”

 

Suimei devolvió una respuesta a Kazami, y después de que terminaron de beber, se levantó y llevó sus tazas al fregadero. Mientras miraba el agua que salía del grifo, notó una sensación de incomodidad ante el flujo irrazonable de los acontecimientos.

 

Suimei: “Un dragón, eh ...”

 

Podía sentir un sentimiento ominoso en la parte posterior de su cuello como si estuviera siendo chamuscado. Esa extraña sensación candente estaba latiendo mientras lo atacaba. Por lo que dijo su padre, era a causa de un poder que tenía su madre. Aunque Suimei no tenía manera de saber lo que implicaba en ese momento.

 

... Y entonces, podría decirse que la batalla del mago Yakagi Suimei, comenzó en este día.