Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 86: En el castillo Imperial




Manual




Un par de días después de separarse del grupo de Suimei, en la sala de audiencias en el castillo Gröschler ubicado en el extremo sur de la Capital Imperial Filas Philia, Reiji, Mizuki y Titania asistieron a una reunión con el emperador del Imperio de Nelferia. Y justo ahora, esa audiencia había terminado.

 

Mizuki: “¡Estoy tan cansada!”

 

Después de llegar a la habitación de invitados, Mizuki fue la primera en levantar la voz. Después de ser liberada de las restricciones de esa atmósfera tan asfixiante, se lanzó en el sofá de cuero y dejó salir todo el aliento que había estado conteniendo. Ella se monta sobre el al igual que la ropa arrojó a un lado en la silla.

Debe haber tenido dificultades para soportar el ambiente de la sala de audiencias. Seguía sudando por la sensación persistente de la intensa aura del emperador, pero ahora se estaba retrocediendo por la pérdida de tensión.

Reiji también estaba bastante cansado. se sentó en una silla antigua de color rojo que estaba en la habitación y dio a Mizuki una sonrisa incómoda.

 

Reiji: “Mizuki, buen trabajo.”

Mizuki: “Uuun ...”

 

Mizuki respondió como si estuviera allí en cuerpo, pero no en espíritu. Reiji no estaba seguro de si ella lo oyó o no cuando respondió, ella todavía estaba simplemente descansando en el sofá sin moverse en absoluto.

Incluso Titania que era una veterana en este tipo de cosas estaba dejando salir un suspiro de alivio.

 

Reiji: “... Parece que incluso Tia está bastante agotada ¿eh?”

Titania: “Sí. Estoy un poco más acostumbrada, pero también tengo algunos problemas al tratar con Su Majestad Imperial el Emperador.”

Reiji: “Me pregunto si se debe a su posición?... era asombroso”.

Titania: “En comparación con otros miembros de la realeza, Su Majestad Imperial es bastante único. Es como un depredador.”

Reiji: “Jajaja ...”

 

Reiji dejó escapar una risa seca por la opinión desfavorable de Titania al tiempo que recordaba al emperador de Nelferia. De pie ante el emperador sentado encima de su trono, más que su aura majestuosa, Reiji podía sentir una sensación de peligro como si estuviera de pie delante de un animal carnívoro. La presión era tal que sentía que, si se aflojaba, aunque sea un poco, sería devorado inmediatamente. debe haber sido el aura del líder que ha dirigido una nación militar durante mucho tiempo.

 

Sin embargo--

 

Reiji: “Al final, ellos no dijeron nada acerca de lo que sucedió la última vez ¿eh?”

 

Reiji estaba hablando sobre el momento en que entraron en conflicto con Graziella y los demás en aras de atrapar al verdadero culpable detrás de los incidentes de coma. Lefille también tenía temores acerca de lo que sucedería, pero contrariamente a sus expectativas, el Imperio no hizo un alboroto y no hizo mención de eso ni una sola vez durante su tiempo en la sala de audiencias.

 

Continuando como si el giro de los acontecimientos fuera un poco diferente de las expectativas de Titania, ella acariciaba su mandíbula mientras hablaba.

 

Titania: “Dado que el héroe estaba involucrado, es probable que no quisieran armar un alboroto. Yo creí que el motivo para habernos convocado públicamente era porque querían ponernos de su lado o llegar a un acuerdo, pero creo que Su Majestad Imperial también quería evitar entrar en conflicto con la iglesia.”

Reiji: “¿En serio...? Es solamente mi intuición, pero sentí como que era el tipo que se abalanzaría en el momento en que alguien revelara una debilidad y terminara masticando hasta los huesos.”

Titania: “La intuición de Reiji-sama, probablemente, no está mal. Ciertamente, cuando le pregunté a padre de él, me dicho algo en la misma línea.”

 

Mientras Reiji y Titania mostraban signos de escepticismo, Mizuki corto en su conversación mientras seguía descansando en el sofá.

 

Mizuki: “Sobre eso, Suimei-kun dijo que envió una carta a Elliot-kun.”

Reiji: “¿Suimei?”

Mizuki: “Algo acerca del estado de las cosas, ~ en este tiempo donde cada nación depende de la existencia de héroes o algo así, es probable que no quiera causar ningún problema entre el Imperio y la Iglesia de Salvación, ~ dijo. Por eso, Elliot kun no quiere causar problemas con los héroes de otras naciones, o algo por el estilo ~.”

 

Se interrumpió y comenzó a hablar sin sentido al final, pero Reiji entendía lo que estaba tratando de decir. Si se corría el rumor de que dos héroes terminaron luchando entre sí debido a un error por parte del Imperio, entonces el mundo se volvería contra ellos. Con el estado actual de las cosas, sería una mina demasiado peligrosa coma para que den un paso adelante.

 

Sin embargo, Reiji inclinó la cabeza hacia un lado, al parecer un consideraba que era bastante inusual.

 

Reiji: “... Parecía que Suimei y Elliot no se llevaban bien, sin embargo.”

Mizuki: “‘Incluso si me odia ~ el parecía tener una buena impresión de Reiji-kun así que, si se lo pido no se negará rotundamente~, él dijo. Después de eso también dijo, ‘¿no funcionará de una manera u otra ~?’.”

Titania: “... ¿Es decir que todo fue exactamente como Suimei lo dijo?”

Reiji: “En serio, de alguna manera u otra él es realmente astuto, ese Suimei”.

Titania: “Por lo general, no puedo verlo como algo más que impertinente”.

 

Titania dejó escapar un suspiro como si realmente no pudiera aceptarlo y mezcló algunas palabras tóxicas sobre la observación de Reiji. Al escuchar estas palabras que sonaba como si estuviera de alguna manera molesta, Reiji la cuestionó como si fuera algo bastante inusual.

 

Reiji: “... De alguna manera, Tia, ¿no eres de repente bastante fría con Suimei últimamente?”

Titania: “¿Eh? No, ese no es el caso, ¿verdad? Hohohohoho...”

 

La risa antinatural de Titania llenó la habitación. Para cualquiera que conociera la situación real, obviamente era una risa para intentar engañar a otros, pero Reiji y Mizuki no lo sabían.

 

Mizuki: “Bueno, es cierto que Suimei-kun es frívolo aquí y allá, cierto ~”

Reiji: “No puedo negar eso ... Pero cuando llega el momento, él es del tipo que hace las cosas”.

Titania: “Estoy de acuerdo con eso, aunque a regañadientes”.

 

Reiji dejó escapar una sonrisa cuando Titania aceptó a regañadientes. Y luego, como si quisiera hablar sobre algo más, ella cambió el tema.

 

Titania: “Y entonces, Reiji-sama, ¿qué haremos desde aquí?”

Reiji: “Nuestro plan original era ir al estado autogobernado ¿verdad?”

Titania: “Sí. El plan era dar consuelo a los ciudadanos e inspirar a los soldados como de costumbre. ¿Hay algún problema con eso?

 

La expresión de Reiji se nubló como si tuviera algo de lo que estaba preocupado.

 

Reiji: “... Un. He estado pensando, yo en realidad soy bastante débil.”

Titania: “¿Ah?”

Mizuki: “Reiji-kun, ¿qué estás diciendo ...?”

 

Titania se sorprendió por sus palabras mientras Mizuki lo miraba con los ojos medio cerrados como si le estuviese reprochando. Sin embargo, Reiji negó con la cabeza sugiriendo que no era tan extraño.

 

Reiji: “Quiero decir, en Astel, Rajas me trato como un muñeco y Elliot incluso me retuvo. Además, sentí que su Alteza Imperial, la magia de Graziella era una gran amenaza.”

Titania: “Entonces con eso, te preguntas; ¿No soy bastante débil?”

 

Cuando Titania predijo lo que tenía que decir, Reiji asintió con seriedad. Por otro lado, Mizuki dejó escapar una voz exasperada.

 

Mizuki: “Sabes, Reiji-kun. Alguien como yo todavía no puede luchar correctamente, ¿sabes? Cuando peleamos en la Capital Imperial de alguna manera me las arreglé, pero en comparación con eso, Reiji-kun siempre ha estado peleando adecuadamente, ¿cierto?”

Reiji: “Mizuki. Recibí protección divina de la invocación del héroe, ¿verdad? Aun así, me sentí abrumado por el enemigo con el que estaba destinado a luchar, y alguien que recibió esa misma protección divina fue capaz de hacer una clara distinción entre nuestras habilidades. ¿Crees que está realmente bien?”

Mizuki: “Reiji-kun ...”

 

Mizuki dejó escapar una voz preocupada mientras Reiji expresaba por qué pensaba que no era confiable. Y luego, después de escuchar en silencio a Reiji expresar sus pensamientos internos, Titania cambió por completo su actitud y cuestionó a Reiji con una expresión cada vez más firme.

 

Titania: “Estoy repitiendo una pregunta de antes, pero Reiji-sama, dijiste que no estabas relacionado con las técnicas de espada, la magia y lucha. ¿cierto?”

Reiji: “... Así es, pero Elliot tenía mucha ventaja sobre mí, ¿sabes?”

Titania: “He oído que el Hereo-dono convocado en El Meide era un guerrero heroico incluso en el mundo del que venía. Ya había una brecha entre él y Reiji-sama desde el principio. Creo que es bastante importante poder soportar su ritmo a pesar de la brecha existente.”

Reiji: “.........”

 

Reiji pensó que Titania tenía un punto. Sin embargo, todo parecía una excusa para él. Atrapado en un torbellino de ansiedad, no podía dejar de pensar en ellas como nada más que palabras vacías.

Debido a que ella entendió esto completamente, Titania continuó criticando su forma de pensar.

 

Titania: “Entiendo los sentimientos de Reiji-sama. Sin embargo, esa cosa conocida como fuerza no es algo que se pueda dominar en un solo día. La fortaleza y la dignidad que se le atribuyen a la misma son cosas que se obtienen solo después de haber experimentado muchas cosas que podrían haber hecho derramar sangre. Por eso, si Reiji-sama desea fuerza, entonces la única forma de hacerlo es pelear. Y entonces, ¿no es eso lo que vas a acumular a partir de ahora?”

 

Después de expresar su opinión con fervor, Titania cambió a un tono más tranquilo mientras continuaba.

 

Titania: “Es algo que sucede con bastante frecuencia, la gente marcha hacia delante con impaciencia solo para tomar el camino equivocado. Es por eso que creo que es beneficio para Reiji-sama que avancemos mientras miramos con cuidado.”

 

Cuando terminó de hablar, Titania siguió mirando a Reiji. Por otro lado, Reiji cerró los ojos por un breve momento, y luego miró hacia el techo.

 

Reiji: “... Eso es correcto ¿no? Bien, lo tengo.”

 

Quizás porque estaba hablando francamente de sus preocupaciones, las palabras de Titania resonaron profundamente en el corazón de Reiji y su expresión se volvió un poco más fresca. Los dos luego asintieron el uno al otro. Mizuki luego habló con una arruga entre sus ojos.

 

Mizuki: “Pero, sé que esto es raro viniendo de mí, pero no podemos negar que nos falta fuerza de combate ¿verdad? Creo que si no somos al menos tan fuertes como Felmenia-san y Lefille-cha ... Quiero decir, Lefille-san, vamos a terminar al final de la línea muy pronto.”

Titania: “Eso es…”

 

Titania también estaba preocupada por ese punto. Si Suimei no hubiera debilitado a Rajas, Reiji y Mizuki habrían sido forzados a una pelea mucho más dura. Desde aquí habría otros demonios con la misma destreza de combate, y luego estaba el Señor de los Demonios, que probablemente los supera a todos. Si ellos aparecían, probablemente no habría nada que pudieran hacer.

 

Con una arruga entre sus cejas mientras se atormentaba el cerebro, Reiji se volvió hacia las dos chicas.

 

Reiji: “¿Qué creen que deberíamos hacer?”

Mizuki: “No lo sé, ¿entrenar o algo así?”

Reiji: “Eso es un poco trillado, ¿no?”

Mizuki: “Pero, ¿no es ese el único método que tenemos?”

 

Mientras Mizuki estaba luchando con el difícil problema que tenía ante ella, Titania dejó escapar una voz tranquila como si tuviera algún tipo de plan brillante.

 

Titania: “Hay una sugerencia que me gustaría hacer”.

Reiji: “¿De qué se trata?”

Titania: “No aumentará la fuerza de Reiji-sama y Mizuki, pero si vamos al estado auto gobernado de la Alianza Saadias, podríamos probar el equipo utilizado por un héroe que fue previamente convocado a este mundo.”

 

Al escuchar esas palabras, Mizuki, quien todavía estaba relajándose, tuvo un repentino cambio de expresión.

 

Mizuki: “¡¿E-eso es lo que se llamaría un arma legendaria?” ¿¡Cierto!?”

Titania: “Si se le describe de manera burda, entonces eso es lo que sería”.

Reiji: “¿Ese tipo de cosas existe?”

Titania: “Sí. Hace mucho tiempo, un rey que poseía un tremendo poder en el estado auto-gobernado conspiró para conquistar un país vecino. Sintiendo una crisis inminente, la Iglesia de la Salvación realizó el ritual de invocación del héroe para vencer al tirano. Se dice que el héroe convocado en ese momento poseía una cantidad sustancial de poder y ejercía un arma poderosa. No solo el arma utilizada por el héroe, también los altares utilizados para alabar al tirano como un dios y los libros guardados por el tirano se mantienen bajo la jurisdicción de la iglesia como reliquias.”

Reiji: “¿Y entonces, estás diciendo que deberíamos ir a buscarla?”

Titania: “Si lo hacemos, espero que aumente nuestro potencial de combate”.

Mizuki: “¡Bueno! ¡Eso es bueno! ¡Vamos con eso! ¡Es un arma legendaria! ¡Se está volviendo interesante ~!”

 

Dejando a un lado a Mizuki que estaba de repente en modo de alta tensión, Reiji también pensó que obtener esa arma sería un buen plan. Hacerse más fuerte era importante, pero el arma que usaba también era esencial.

 

Justo cuando su conversación estaba llegando a un punto crítico, alguien golpeó la puerta de la habitación de invitados. Reiji y los demás se volvieron hacia la puerta, y escucharon una voz familiar desde el otro lado.

 

“Disculpe. Me informaron que el héroe Reiji estaba aquí, ¿puedo entrar…?”

Reiji: “Sí. Esa voz es Elliot ¿verdad? Por supuesto, no me importa si entras.”

 

Con el permiso de Reiji, Elliot y Christa entraron a la habitación.

 

Reiji: “Hola Elliot. ¿Cuál es el problema hoy?”

Elliot: “Nada realmente, me dijeron que viniera al castillo, así que vine. Y luego decidí pasar y saludarte.”

Reiji: “Gracias por salir de tu camino.”

Elliot: “No, también tengo algo más de lo que quería hablar”.

 

Antes de pasar a lo que Elliot quería hablar, Reiji intervino con algo que tenía que decir primero.

 

Reiji: “Por cierto, parece que hiciste todo tipo de arreglos con respecto al asunto esta vez.”

Elliot: “Aah, ¿eso ...? Fuu, me molesta que vaya exactamente de la manera en que ese sujeto planeó, pero no podía negarme ya que la solicitud era por el bien del héroe.”

Reiji: “Gracias. Realmente nos ayudaste aquí.”

Elliot: “No, no, no necesitas preocuparte por eso. Está bien solo pensar que soy entrometido. Aah, si te encuentras a ese tipo dile que me debe una. Además, tiene que devolver el favor.”

Reiji: “Jajaja... Entendido.”

 

Parecía que era su principio no mostrar misericordia a Suimei. Reiji acepto su pedido con una sonrisa. Mizuki luego ladeó la cabeza hacia un lado.

 

Mizuki: “Sé que es bastante repentino, pero ¿qué planea hacer Elliot-kun desde aquí?”

Elliot: “¿Hm? Aah, pasamos bastante tiempo discutiéndolo, pero estamos planeando detener nuestras visitas diplomáticas y reunirnos con los otros héroes convocados.”

Reiji: “Ya veo ... Eso también es bastante importante, ¿no?”

 

Reiji se había olvidado completamente de eso. Nadie se lo había recomendado nunca, así que la idea nunca pasó por su mente ...

 

Elliot: “Bueno este era el asunto que tenía contigo. Antes de partir a la batalla decisiva contra los demonios, quiero que podamos mantenernos en contacto. También es importante que podamos mover los ejércitos de todas las naciones. En este tipo de situación, es francamente mejor actuar en armonía ¿verdad? Aunque no sé si podremos confiar completamente en el poder de la iglesia.”

 

La razón por la cual la cooperación se había debilitado probablemente se debió al cinismo de los líderes de cada nación. Elliot había pensado mucho en la subyugación de los demonios.

 

Elliot: “Por eso, cuando llegue el momento, tendremos que ser capaces de reunir nuestras fuerzas. Francamente hablando, no creo que una orden de la iglesia sea suficiente. Así que pensé que primero comenzaría con la Alianza que está más cerca de nosotros en este momento...”

 

Cuando Elliot se detuvo, por alguna razón él estaba haciendo una expresión bastante amarga.

 

Reiji: “¿Que sucede?”

Elliot: “Aaah, es porque escuché que se dirigían hacia la Alianza. Me gustaría hablar con Lefille-chan y Felmenia-chan correctamente una vez más, pero, ese sujeto estará allí, ¿verdad?”

Mizuki: “¿A Elliot-kun no le gusta ver a Suimei-kun?”

Reiji: “Solo ver esa cara de alguna manera me causa una gran ofensa. Escuché que el héroe convocado por la Alianza era bastante hermoso, así que, si ese sujeto está en ese lugar, eso en sí mismo es bastante lamentable, pero ... ¡¿Ay?!”

Christa: “¿Elliot-sama?”

Elliot: “Uuuuun, es una broma, una broma, ¿de acuerdo?”

 

Elliot comenzó a tratar de calmar a Christa. Desde la perspectiva de Reiji y Mizuki, parecía que Christa estaba detrás de Elliot. Después de tratar de calmar su ira por un tiempo, dejó escapar una tos para despejar la extraña atmósfera.

 

Elliot: “¡Ehem! Pasaremos por Astel para encontrarnos con el héroe en Thoria. Entonces, sobre ustedes tres ...”

Mizuki: “Nos dirigimos al estado auto gobernado”.

 

Al ver que Mizuki levantaba los brazos en el aire mientras respondía, Christa habló.

 

Christa: “El estado auto gobernado ... ¿verdad?”

Mizuki: “También estamos suspendiendo nuestras visitas diplomáticas y vamos a buscar el arma legendaria que dejaron los héroes.”

Elliot: “Legendaria... Aah, ¿hablan de eso?”

Mizuki: “¿Eh? ¿Elliot-kun sabe de ello?”

 

Parecía que él tenía una idea de lo que era. Sin embargo, Elliot pasó de actuar como so lo supiera a no ser capaz de recordar mientras fruncía el ceño.

 

Elliot: “Sacra ... ¿fue algo? Tenía un nombre así ¿no?”

Mizuki: “¿Eh? Sakura? ¿Por qué Sakura?

Christa: “Elliot-sama, es sacramento”.

Elliot: “Si, eso. Es solo que también escuché que era un arma, pero cuando fui a verla, era solo una decoración con una gema azul.”

Reiji: “¿Podría ser, la sostuviste?”

Elliot: “Aah, tenía la intención”.

 

Elliot se detuvo allí. Reiji podía decir que no le estaba permitido, pero no sabía por qué, y tampoco sabía qué quería decir con que el arma era solo una decoración. Cuando Reiji y los demás inclinaron sus cabezas hacia un lado, Christa les dio la respuesta.

 

Christa: “A juzgar por la literatura, es cierto que esa decoración se transmitió como un arma. De lo que dicen las leyendas, parece que mientras no sea alguien que se considere apropiado para ello, no se transformará en un arma ...”

 

Christa dudó en decirlo. Titania luego miró hacia Elliot.

 

Titania: “Pero Elliot-sama, parece que no llevas nada parecido, ¿verdad?”

Elliot: “Sí, no lo tengo. Cuando lo probé, no pasó nada.”

Titania: “¿Es por eso que la dejaste?”

Elliot: “Sí.”

 

Elliot sonrió débilmente. Después de mostrar esa sonrisa autodestructiva, de repente se volvió hacia Reiji.

 

Elliot: “Bueno, vale la pena que vayas y lo pruebes, ¿cierto? A mí no me reconoció, pero podría aceptarte a ti después de todo.”

Titania: “Siendo ese el caso, siento que Elliot-sama está declarando su propia debilidad...”

Elliot: “Es probable que exista una condición especial para eso. No puedes negar la posibilidad.”

 

Elliot dijo esto con una mirada refrescante. Reiji se vio obligado a asentir reflexivamente, tal era el poder persuasivo de su actitud. Luego miró a Elliot con un poco de envidia.

 

Elliot: “... ¿? ¿Qué pasa Reiji? Porque me miras así.”

Reiji: “No, solo pensaba que Elliot era bastante genial.”

Elliot: “Tal vez me esté retorciendo frenéticamente detrás de esta apariencia”.

 

Reiji no pudo decir si Elliot estaba mintiendo o no.

 

Reiji: “Pero, eres fuerte ¿verdad?”

Elliot: “¿Hm?”

Reiji: “Cuando peleaste contra mí te estabas conteniendo, y por lo que Suimei me dijo, cuando luchaste contra su Alteza Imperial Graziella tampoco ibas con todo”.

Reiji: “...”

Chirisa: “¿Elliot-sama?”

 

Después de un momento de silencio, Elliot de repente dejó escapar un bufido con una expresión fría.

 

Elliot: “Que ese sujeto haya visto a través de mí, realmente me pone de los nervios”.

Christa: “¡Entonces, Elliot-sama! ¿¡Ese momento!?”

Elliot: “No fui con todo. No era ni el lugar ni el momento adecuado. Pero una derrota es una derrota.”

 

Cuando Elliot aceptó valientemente su derrota, Christa se acercó a él con fuerza, encorvada como si no pudiera aceptarlo.

 

Christa: “¡Elliot-sama! ¿Por qué no fuiste con todo? ¡¡Habría estado bien derrotar a su Alteza Imperial Graziella!”

 

Ella no parecía poder soportar el hecho de que Elliot fuera derrotado y comenzó a pisotear el suelo con fuerza. Mizuki lo miró con sorpresa y habló.

 

Mizuki: “Espera un momento, estamos en el castillo del Imperio ya sabes... Christa-san, estás diciendo inadvertidamente algunas cosas increíbles ¿verdad?”

Christa: “¿¡Aah!?”

 

Finalmente, al darse cuenta de lo que había estado diciendo, Christa miró alrededor de su entorno abruptamente. No importa el motivo, obviamente sería malo si alguien la escuchara mostrar desprecio por una princesa imperial dentro de un castillo. Al ver que Christa repentinamente se quedaba callaba por su error, todos los demás sonreían hacia ella. Poco después, Titania hizo una expresión seria y miró hacia Reiji.

 

Titania: “Y entonces, Reiji-sama, ¿qué piensas de ir al estado auto gobernado?”

Reiji: “Si. Probemos y vayamos. Creo que es mejor ser codicioso sobre la fuerza en este momento. Por eso, vamos a probar si puedo usar ese ‘Sacramento’ o no.”

Mizuki: “¡Okaaay! ¡Entonces nuestro próximo destino es el estado auto gobernado de la Alianza Saadias!”

 

Reiji mostró una expresión débil como si estuviera preocupado mientras Mizuki empujaba su puño enérgicamente en el aire.

 

Reiji: “Pero no es que vayamos a ir de inmediato ...”

Mizuki: “¿Qué quieres decir con que no…? AAH?”

 

Mizuki dejó escapar una fuerte voz. Al parecer, finalmente había recordado por qué razón estaban en el Imperio, para empezar.

 

Elliot: “Fumu. ¿Sucede algo?”

 

Titania respondió a la pregunta de Elliot con una expresión compuesta.

 

Titania: “Hay algunas circunstancias. No es algo por lo que Elliot-sama deba preocuparse.”

Elliot: “Bueno, está bien entonces. Si vas, sería mejor hacerlo antes. Los demonios no te van a esperar precisamente.”

 

Después de darles esa advertencia, Elliot de repente recordó algo y dirigió una sonrisa cínica hacia Reiji y los demás.

 

Reiji: “En cualquier caso, tú también lo tienes bastante difícil, ¿eh?”

Elliot: “... ¿? ¿Qué quieres decir con eso?”

 

Luego de la pregunta de Reiji, Mizuki y Titania también inclinaron sus cabezas hacia un lado. No tenían idea de por qué Elliot se encogía de hombros como si dijera ‘Que fastidio’. Sus palabras estaban demasiado fragmentadas para comprender a qué se refería. Elliot luego se dio la vuelta.

 

Elliot: “No es nada, entenderás lo que quiero decir pronto. Ahora es hora de que nos irnos, Christa.”

Christa: “Sí. A la orden.”

Elliot: “Bueno, entonces, adiós”.

 

Con esas palabras, Elliot salió de la habitación acompañado por Christa.

 

Reiji: “Qué fue eso…?”

Mizuki: “N-no lo sé ...?”

 

Mientras Reiji y Mizuki estaban completamente desconcertados, después de una breve pausa, pudieron escuchar pasos afuera de la puerta. Tal vez Elliot había regresado, ¿o tal vez era otra persona? Mientras Reiji y los otros estaban pensando en eso-

 

“Disculpe.”

 

Una voz de mujer los llamó desde el otro lado de la puerta. Sin esperar una respuesta, ella abrió bruscamente la puerta de inmediato. Quien que entró, fue a la que se enfrentaron en la Capital Imperial, Graziella Filas Rieseld.

 

Hoy, ella no llevaba el uniforme militar, sino una camisa normal. Todavía no parecía una princesa imperial y vestía bastante toscamente. Quizás esto era lo que ella usaba casualmente. Su escote quedó al descubierto, pero su estilo era tan indiferente que le quitaba su encanto.

 

Sin embargo, sus rasgos fuertes y orgullosos usuales tenían un poco de insatisfacción e irritación mezclados en ellos y estaba haciendo una expresión hosca. Parecía que ella apareció porque no podía calmarse.

 

Por otro lado, al ver aparecer a su enemigo natural, Titania pasó de su expresión amable habitual a una fría en un instante.

 

Titania: “Su Alteza Imperial Graziella, ¿tiene algún tipo de negocio con nosotros?”

 

Al ver que Graziella todavía estaba bastante compuesta, Titania no hizo ningún intento de ocultar la hostilidad en su tono.

 

Graziella: “No me mires de esa manera”.

Titania: “No sé de qué hablas”.

Graziella: “Dios mío, parece que soy bastante odiada”.

 

Graziella estaba un poco cansada de la hostilidad unilateral, pero Titania la miró como si quisiera atravesarla mientras la interrogaba más.

 

Titania: “Y entonces, ¿cuál es su asunto con nosotros hoy?”

 

Ella más o menos ya tenía una idea de por qué Graziella estaba allí. Como si hablara por ella, Mizuki interrumpió con una expresión ansiosa.

 

Mizuki: “P- ¿Puede ser sobre lo que sucedió la última vez ...?”

Graziella: “¿Hm? Aah, eso ya ha sido resuelto. No tengo intenciones tocar el tema de nuevo después de todo eso. Además, solo iría en contra al decreto del Emperador so continúo molestándolos por eso después de que padre ya lo considerara como algo irrelevante.”

Mizuki: “Y-ya veo ...”

 

Al ver que sus ansiedades eran infundadas, Mizuki dejó escapar un suspiro de alivio. Parecía que Graziella tenía una personalidad sorprendentemente flexible. Aunque dijo que no le importaba en general, parecía que todavía guardaba un pequeño rencor, pero no tenía intención de mencionarlo. Aunque puede ser porque todavía no había llegado a eso ... Pero dejar eso de lado. Ella luego dejó escapar una respuesta escandalosa a la pregunta anterior.

 

Graziella: “Y así, sobre la razón por la que vine aquí hoy, parece que los estaré molestando a ustedes bastardos desde aquí en adelante”.

Reiji: “¿Ah?”

Mizuki: “¿Heh?”

Titania: “¿¡Q-qué significa eso su Alteza Imperial !?”

 

Titania gritó con tanta fuerza que salió disparada de su asiento. Ella ni siquiera había pedido confirmación y de repente hizo esa declaración que pareció afectar a Titania bastante profundamente. Graziella luego le respondió con una expresión amarga.

 

Graziella: “No significa nada. Es exactamente como suena. Su Alteza Real, Titania.”

Titania: “¡No, pero eso es ...!”

Graziella: “En resumen, los acompañaré a ustedes bastardos en su viaje”.

Titania: “----”

 

Titania volvió a caer en su silla con fuerza. Era comprensible. Reiji y Mizuki también tenían expresiones sorprendidas y dudosas en sus caras. Graziella luego les ofreció algunos consejos francos.

 

Graziella: “No hay necesidad de que hagan ese tipo de cara. Relájense. Bueno, también soy completamente reacia a este asunto.”

Reiji: “¿Entonces por qué?”

Graziella: “Si la orden bien de un oráculo, entonces solo puedo obedecer”.

Titania: “¡Qué ... el oráculo de Alshuna ...!”

Reiji: “Elliot… esto es lo que quiso decir antes ...”

 

Reiji finalmente entendió. Elliot ya sabía que esto pasaría, así que los dejó con esas palabras. Probablemente predijo su actual desconcierto y se estaba riendo como un pequeño diablillo. Reiji no pudo dejar de frotarse la frente. Todavía son poder recuperar su compostura todos miraron a Graziella.

 

Graziella: “No hay objeciones, ¿supongo?”

Titania: “... Incluso si las hay, no podemos hacer otra cosa que obedecer el oráculo de Alshuna”.

 

El estado mental de Titania debe haber sido muy complejo ya que ella admitió eso. Su rostro mostraba que lo hizo a regañadientes. Dándole una breve mirada, Graziella dirigió su atención a los otros dos.

 

Graziella: “¿Y ustedes dos?”

Mizuki: “Yo... siempre y cuando no haya peleas, está bien, pero ...”

 

Todavía abrumada, las palabras de Mizuki se desvanecieron al final. Reiji se dio por vencido con un suspiro y le mostró a Graziella una actitud compuesta.

 

Reiji: “Entonces, tengo una condición”.

Graziella: “¿De qué se trata? ¿Vas a decir que debería pasar una noche contigo o algo así? Inesperadamente estas trabajando rápido, ¿eh?

Reiji: “¡¿E-eso no?! ¿Por qué terminó así? ¿¡No está avanzando la conversación por un extraño lugar!?”

 

Reiji se levantó y soltó un gran grito hacia la bomba que Graziella soltó. Viendo su figura aterrorizada sin prestarle atención, añadió algunas palabras con indiferencia.

 

Graziella: “¿Qué? A mí no me importa en lo particular, ¿sabes?”

Titania: “¡A mi si me importa!”

 Mizuki: “¡A mí también!”

 

Incapaz de soportar eso, Titania y Mizuki objetaron al instante. Después de hacer una expresión de aburrimiento, una vez más volvió su mirada a Reiji.

 

Graziella: “Entonces, ¿cuál es tu maldita condición?”

 

Después de dejar escapar un aliento cansado, Reiji le contó su condición con una expresión seria.

 

Reiji: “Me gustaría que dejaras de llamarnos bastardos.”

Graziella: “Fumu. Ciertamente, incluso si solo es temporal, llamar a las personas que serán mis compañeros bastardos es bastante irrespetuoso eh. Bien entonces.”

 

Ella honestamente aceptó su condición. Reiji tenía la impresión de que era una mujer arrogante, pero era inesperadamente comprensiva. Al igual que cuando dijo que no le importaba el asunto anterior, tenía una personalidad mucho más flexible de la que él pensó que tenía.

 

Graziella: “Bueno, entonces, Héroe de Astel, Reiji, tu Alteza Real, Titania, y nuestra invitada de otro mundo, Mizuki, espero llevarme bien con ustedes.”

Reiji: “I-igualmente...”

 

Todos se sorprendieron por la repentina actitud humilde de Graziella. Titania estaba haciendo una mueca de asombro. Por otro lado, Mizuki escuchó una voz completamente desconcertada ante el inesperado desarrollo.

 

Reiji: “¿Qué va a pasar con nosotros ...?”

 

Parecía que su pequeño grupo se había convertido repentinamente en una tormentosa combinación de personas.