Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 93: El día en que decidió luchar.




Manual




-Un joven de cabello negro repentinamente entro en la habitación de Hastumi, derrotó a una gran cantidad de soldados, a Gaius y Selphy.

Y luego, con una persona que ella asumió como su compañera, desapareció de los jardines del palacio en la oscuridad de la noche.

 

Después de eso, Hatsumi no tenía nada que hacer y regresó sola a su habitación. Desde su ventana, podía ver las lámparas de magia y los apliques de fuego iluminando el patio mientras los guardias de palacio y funcionarios del gobierno se movían inquietos en estado de alerta. Era una situación inaudita en la que más de la mitad de los guardias del palacio fueron noqueados por un solo intruso y al mismo tiempo no pudieron evitar que escapara. De arriba a abajo, todo era turbulento, incluso ahora podía escuchar rugidos furiosos desde su ventana.

 

Tuvieron que reemplazar a los guardias caídos y participar en la persecución y búsqueda del intruso. Probablemente todos se quedarían despiertos toda la noche para hacerlo.

Después del escape, Gaius y Selphy rápidamente recuperaron la conciencia y recibieron tratamiento mágico. Parecía que no había nada serio. Sin embargo, al parecer tanto sus corazones como, más apropiadamente, su confianza en sí mismos, había recibido un daño considerable.

 

En el instante en que fue curado, Gaius salió corriendo a pesar de que estaba en la mitad de la noche mientras decía sin rodeos que iba a ir a entrenar. En cuanto a Selphy, después de presenciar la diferencia entre ese orgullo que siempre tenía y los resultados nacidos de la realidad, parecía haber perdido una gran parte de su confianza en sí misma, ya que se quedó quieta con una expresión decepcionada durante mucho tiempo.

 

En cuanto a Weitzer, que salió sin heridas, fue a informar al rey de Miazen sobre lo que había sucedido. El rey era famoso por ser una persona amable, pero como era de esperar incluso él tenía la sensación de crisis inminente en medio del alboroto. Él reprendió severamente al que estaba a cargo de la seguridad del palacio y dio una orden estricta para fortalecer aún más todas sus defensas.

 

Había pasado una hora desde entonces, pero todavía no había informes de que el intruso hubiera sido localizado.

Sin embargo, eso probablemente no era tan irrazonable. Para alguien que se infiltró en el palacio fuertemente vigilado y poseía una habilidad que podría ponerse en una dimensión completamente diferente a la de Selphy, si una persona como esa intentaba escapar, no había forma de que lo encontraran. E incluso si lo hicieran, era casi imposible que pudieran capturarlo. Por lo que escuchó de Weitzer, ese joven evaluó a los guardias del palacio frente a él como simples humanos. En el peor de los casos, si ella y los demás no se movían, ni siquiera sería una batalla. Pero-

 

Hatsumi: “Una persona de mí mismo mundo ...”

 

Ciertamente había dicho que la relación entre él y ella era la de amigos de la infancia. Eso lo hacia una persona del mismo mundo. Eso lo convertiría en una de las personas más allá del horizonte de sus recuerdos. Eso lo haría una de las personas que ella era incapaz de recordar. No podía decir si realmente era una de esas personas. Ella tenía sus dudas, sin embargo, él sabía su nombre. Él conocía su estilo de espada. Él sabía nombres que ella misma no sabía y él la amonestaba con ojos estrictos.

 

Y transmitió todo eso en un tono que parecía algo nostálgico. Pero en este momento, no tenía forma de verificar nada de eso.

 

Hatsumi: “......”

 

Hatsumi se arrojó de espaldas sobre su cama. Honestamente hablando, no podía recordar el momento cuando fue convocada muy bien. Cuando volvió en sí, estaba acostada sobre su cama como ahora, rodeada de muebles que nunca había visto antes en una habitación desconocida.

 

Ese día, mientras yacía allí con la cabeza aturdida en un lugar desconocido, la puerta de la habitación se abrió, y Selphy entró. En ese momento ella comenzó a explicar de inmediato, que era fue quien la invoco, que Hatsumi era una persona llamada a este mundo desde uno diferente.

 

Pero incluso después de escuchar todo eso, la neblina dentro de su cabeza no desaparecía. ¿Quién era ella, qué clase de persona era ella? Incapaz de responder ni siquiera a esas simples preguntas sobre sí misma, lo único que logró recordar fue su propio nombre.

 

Incapaz de recordar nada más que su nombre, en ese momento, ella perdió la compostura. Weitzer también estaba presente con Selphy en ese momento, pero ella podía recordar a Selphy haciendo una expresión calmada y sintiendo preocupación por ella. Después de eso, ella no se quedó con ninguna impresión en particular. Después de enterarse de que no podía regresar, y dejando de lado las veces que comía con la familia real y hablaba con Selphy, siempre estaba en su habitación.

 

Después de eso, durante un tiempo, las noticias de la invasión de los demonios llegaron al palacio.

 

Mirando el techo, recordó lo que sucedió cierto día. Esa mañana, Weitzer visitó su habitación. Él iba a saludarla todos los días. Como tenía su propio horario, el momento en que lo hacía no estaba predeterminado, pero ese día llegó por la mañana y le habló de algo absurdo. Después de que terminó la charla, recordó lo que Weitzer le preguntó con toda claridad.

 

Weitzer: “-Héroe-dono, ¿hay inconvenientes en su estancia?”

 

Sentado en una silla, Weitzer mostró su preocupación cuando Hatsumi se rio y respondió.

 

Hatsumi: “Está bien. Las sirvientas están bien, después de todo, no hay inconvenientes.”

Weitzer: “Ya veo. Sin embargo, si sucede algo, házmelo saber inmediatamente. Héroe-dono es un invitado de estado. No hay necesidad de ser reservado.”

Hatsumi: “Entonces me gustaría que dejaras de llamarme Héroe-dono”.

Weitzer: “¿Eh ...?”

 

Probablemente nunca pensó que esto sería lo primero que pediría. Weitzer le mostró una expresión de asombro.

 

Weitzer: “Eso es ... Um ...”

 

Esa manera de llamarla era probablemente un título de gran honor para él. Como miembro de la familia real, era capaz de deshacerse de las formalidades con la mayoría de las personas, pero aun dicho esto, no podía mostrar falta de respeto hacia un héroe. Por lo tanto, él la llamaría así. Sintiendo que era un poco malo continuar, ella dejó el tema.

 

Hatsumi: “Entendido. Te dejaré pensar sobre eso.”

Weitzer: “Como desee.”

 

Hacia su vaga sugerencia, Weitzer inclinó levemente su cabeza. En lugar de comportarse modestamente, su actitud era más de respeto. Sin saber quién era ella, Hastumi no podía adoptar una actitud como si ella fuera un héroe. Simplemente no le sienta bien a ella. Y luego, de repente le preguntó algo más.

 

Hatsumi: “Oye. ¿Es realmente cierto que soy un héroe?”

 

Era una pregunta sin importancia. Pero, aun así, respondió con una expresión compuesta.

 

Weitzer: “Sí. Bajo la supervisión de la Iglesia de la Salvación, al celebrar la ceremonia del ritual de invocación del héroe en las profundidades de los terrenos del palacio, Héroe-dono fue convocado. No hay forma de confundirlo.”

Hatsumi: “Incluso si dices eso ...”

 

Incluso si la llamaban Héroe, todo era demasiado abstracto. Ciertamente ella es capaz de entender que fue convocada con el objetivo de derrotar a los demonios, pero incluso después de que le dijeran que no podía simplemente asentir.

Weitzer luego habló.

 

Weitzer: “He oído que el héroe convocado por el ritual de invocación recibe protección divina de la Diosa”.

Hatsumi: “Incluso si lo llamas protección divina ... ¿Qué es específicamente?”

Weitzer: “Según las leyendas, es un poder que no puede ser comprendido por el intelecto humano. Probablemente haya partes exageradas, pero debería haber algún cambio en tu cuerpo.”

Hatsumi: “Ya veo…”

Weitzer: “¿No hay nada?”

Hatsumi: “No puedo hacer ninguna comparación de cómo era antes. Pero-”

Weitzer: “Como se esperaba, ¿hay algo?”

Hatsumi: “Es solo una suposición, creo que puedo moverme mejor que otras personas. Además, siento que soy fuerte.”

 

Al decir esto, extendió su mano hacia Weitzer como si pidiera un apretón de manos. Siguiendo con su acción, Weitzer agarró su mano, y ella se echó hacia atrás.

 

Weitzer: “... Esto es…”

 

Weitzer mostró una expresión de sorpresa por la fuerza inesperada con la que ella le apretó la mano. Probablemente se sorprendió porque no era la fuerza que podía producir una chica normal. Sin embargo, inmediatamente hizo una expresión comprensiva porque probablemente descubrió que esto era una prueba de que ella era un héroe.

 

Weitzer: “Esto es probablemente el poder de la bendición divina de la Diosa”.

Hatsumi: “Honestamente, tengo sentimientos encontrados”.

Weitzer: “Para nosotros es algo de lo que encantarnos”.

 

Eso es porque ella es un héroe. Para ellos, ella probablemente es como una santa enviada por los cielos, pero su propio estado mental era delicado.

Mientras pensaba en eso, Weitzer hizo una expresión como si estuviera considerando algo.

 

Weitzer: “-Es solo que, personalmente, estoy algo reacio a que alguien como tú vaya al campo de batalla”.

Hatsumi: “...Si”

 

Sintiéndolo por su expresión, parecía que a su manera la estaba tomando en consideración. Al final, no fue capaz de darle una respuesta agradable.

La expresión de Weitzer se volvió bastante tensa. Esta era la cara que hizo antes de ir en dirección de los asuntos oficiales.

 

Weitzer: “Héroe-dono. Debo disculparme por el día de hoy, pero me gustaría que inspeccione el entrenamiento de los soldados.”

Hatsumi: “De eso es de lo que estabas hablando ayer ¿verdad?”

Weitzer: “Sí. A los oficiales y hombres que son el orgullo de nuestro ejército les gustaría mostrar a Héroe-dono el estado de su entrenamiento sin falta.”

 

Por supuesto, no fue solo para mostrarle su entrenamiento. Había el propósito de inspirar a los soldados, pero más que solo mostrarle, tenían el objetivo de provocar algo en ella como el héroe. El rey parecía no tener interés, pero al parecer fue presionado por su entorno en esta inspección, o al menos eso dijo Selphy.

Sin embargo-

 

Hatsumi: (... ¿Están diciendo que quieren mostrar eso a una mujer?)

 

Sería mejor mostrar eso a un héroe masculino, era difícil pensar que ver eso desencadenaría algo en una mujer. Como no tenía ganas de pelear, podría decirse que era su último recurso, pero aún parecía que su línea de pensamiento estaba fuera del asunto.

Quizás simplemente podría ser que quisieran mostrarle su lado positivo.

 

Hatsumi: “¿Qué hay de Selphy?”

Weitzer: “Ella tiene otros asuntos que atender, aunque puede ser presuntuoso, yo te acompañaré”.

 

Esto fue inesperado. Normalmente Selphy sería quien la acompañara, pero hoy sería él.

 

Hatsumi: “¿Está bien hacer eso? Eres un príncipe después de todo, ¿no tienes algo más que hacer?”

 

Ella se estaba preguntando acerca de sus deberes oficiales. Sin embargo, Weitzer negó con la cabeza ante esa pregunta.

 

Weitzer: “Esto es lo que debería estar haciendo. Es un honor demasiado grande servir como escolta de Héroe-dono. Por supuesto, no lo hago solo por obligación.”

 

Probablemente estaba siendo considerado. No es su responsabilidad hacerlo, pero tenía integridad.

 

Hatsumi: “Gracias, Weitzer”.

Weitzer: “No hay necesidad de expresar su gratitud. Haré algo de este nivel tantas veces como quieras. Si fuera por Héroe-dono, seguiría tus órdenes sin remordimientos por el resto de mi vida.”

Hatsumi: “Eso es decir demasiado”.

Weitzer: “No, eso no es realmente-”

 

Justo cuando trataba de hablar, se escucharon pasos inquietos fuera de la habitación en el pasillo. Los pasos se acercaron cada vez más hasta que se detuvieron justo en frente de la puerta.

 

Hatsumi: “Me pregunto ¿qué pasa?”

Weitzer: “... Es un tabú correr en el palacio a menos que sea una emergencia. Lo que significa...”

Hatsumi: “¿Algo urgente sucedió?”

 

Weitzer asintió con una expresión sombría y se dirigió hacia la puerta. Justo cuando lo hizo, tocaron la puerta.

Después de eso, se escuchó la voz del guardia fuera de la habitación. Siguiendo esas palabras, Weitzer abrió la puerta y habló con el guardia mientras susurraba.

......Eventualmente, su conversación había terminado y el guardia se había ido. Luego Weitzer se puso de rodillas frente Hatsumi.

 

Weitzer: “Hero-dono. Me disculpo porque ser tan repentino, pero tendré que disculparme por un momento.”

Con una cara tranquila, ella pregunto mientras seguía sentada.

 

Hatsumi: “¿Paso algo?”

Weitzer: “No, no es nada por lo que Hero-dono deba preocuparse”.

Hatsumi: “... Ya veo.”

 

Aunque dijo eso, era seguro que algo había sucedido. Ella estaba interesada, pero en realidad no quería entrometerse y vio irse a Weitzer así de simple. Sin embargo, la expresión sombría del guardia pesaba mucho en su mente, y ella persiguió a Weitzer después de que él se fuera. Mientras les preguntaba a las sirvientas el paradero de Weitzer, ella lo siguió.

Y el destino al que llego era la sala de audiencias. Después de saludar ligeramente a los guardias frente a la puerta, de repente se escuchó una voz enojada ...

 

Parecía que alguien estaba gritando en voz alta, pero debido a la puerta no podía oírlos claramente. Sin embargo, ella podría al menos saber que el interior de la cámara estaba en un alboroto.

 

Ella decidió preguntarle al guardia qué estaba pasando.

 

Hatsumi: “¿Qué sucede?”

Guardia: “Es decir, no podemos decirlo nosotros mismos ...”

 

El guardia le mostró una expresión preocupada. Al ver que el guardia no tenía intención de ir al grano, Hatsumi se adelantó.

 

Hatsumi: “Podrías abrí la puerta?”

Guardia: “P-pero ahora mismo?”

Hatsumi: “Por favor.”

 

Los guardias terminaron abriendo la puerta y no pudieron evitarlo. Como era de esperar, no parecía poder rechazar la solicitud de un héroe.

Después de dar su gratitud y disculparse por no ser razonable con los dos guardias de la puerta, entró en la sala de audiencias.

Dentro, un hombre musculoso de piel oscura estaba frenéticamente apelando al rey de Miazen.

 

“-- ¡Mientras estamos sentados aquí y no hacemos nada, Larsheem está siendo atacado!”

“Entiendo. Sin embargo, incluso si nos dices que despleguemos el ejército de inmediato, no hay forma de que simplemente diga que sí.”

“¡Es por eso que vine aquí y estoy inclinando mi cabeza hacia ti!”

 

El hombre estaba lleno de vigor como si estuviera listo para lanzarse en cualquier momento. La situación debe haber sido una gran crisis inminente para él. Hablaba irrespetuosamente con el gobernante de una nación, pero tal vez porque entendieron sus circunstancias, nadie allí dijo nada.

Incluso el rey tenía una expresión preocupada, pero aun así adoptó la actitud estricta que correspondía a un rey mientras respondía.

 

Rey: “Forvan-dono. Me solidarizo con tus sentimientos. Sin embargo, cálmate un poco.”

Forvan: “¡Entonces!”

 

El hombre parecía estar pidiendo algo, pero el rey no asintió. Pero aun así el hombre no se retiró, y continuó suplicando al rey.

Entre los oficiales y generales, Hatsumi vio la figura de Selphy y silenciosamente se dirigió hacia ella.

 

Selphy: “¡Hatsumi!? ¿¡Por qué estás aquí!?”

Hatsumi: “Weitzer tuvo que abandonar mi habitación debido a circunstancias urgentes, por lo que me llamó la atención”.

 

Después de darle la esencia de la situación, mientras Selphy todavía estaba sostenida por la sorpresa, Hatsumi le preguntó acerca de la situación.

 

Hatsumi: “Entonces, ¿qué está pasando, Selphy?”

Selphy: “... Parece que los demonios han invadido el territorio de Larsheem”.

Hatsumi: “Los demonios...”

 

Al norte de la Alianza, había un cinturón vacío de tierra que no era ni territorio de los demonios ni territorio humano. Estaban invadiendo Larsheem, que estaba en el extremo norte de la Alianza, pero se suponía que los demonios no habían mostrado signos de movimiento después de invadir Noshias.

 

Selphy: “Parece que fingían ser dóciles mientras movían sus tropas hasta la Alianza”.

Hatsumi: “Y, ¿quién es ese?”

Selphy: “Es uno de los oficiales de Larsheem. Con solo los soldados de Larsheem y los países vecinos, no lo lograrán, así que vino aquí en busca de refuerzos.”

Hatsumi: “Pero, parece que el rey no le está dando una respuesta favorable”.

 

Selphy volvió a asentir. El hombre hizo su solicitud con seriedad varias veces. La razón por la que el rey le dijo que se calmara probablemente solo lo distrajera. Sin embargo, ¿estaba realmente bien no enviar refuerzos?

 

Hatsumi: “La Alianza Saadias está formada por los países del norte que cooperar entre sí, en otras palabras, una comunidad colectiva. ¿Está realmente bien no enviar ayuda en un momento como este?”

Selphy: “Es justo como dices. En el caso de que otro país caiga en una crisis, deben ir y ayudar. Sin embargo, un ejército no es algo que pueda moverse tan rápido.”

Hatsumi: “Ya veo...”

 

Ella estaba insinuando que Miazen no era diferente. Porque lo que tenía que ser movido era una gran fuerza armada organizada, sus movimientos serían bastante lentos.

... Sin embargo, aun así, el hombre todavía gritó mientras apelaba al rey. Weitzer también estaba en la sala de audiencias. En contraste con esa voz que era como un rugido, empujó hacia adelante un tono compuesto hacia ese hombre.

 

El hombre les rogaba que los salvaran. Estaba cubierto de heridas. Tenía vendas envueltas en todo su cuerpo. Justo antes de venir aquí, probablemente estaba peleando.

 

Hatsumi: “Ah ...”

 

De repente, el rey y los oficiales se volvieron hacia Hatsumi. Sintió que la razón por la que la miraban era porque tenían la esperanza de aferrarse a ella, pero de inmediato desviaron la mirada. Como sabían de sus circunstancias, probablemente llegaron a la conclusión de que ella no era confiable.

El hombre siguió apelando al rey. El guardia del palacio intentó detenerlo, pero debido a la gran diferencia en tamaño y musculatura, no pudieron obligarlo a retirarse.

 

Hatsumi: “A...”

 

Su enojado rugido sacudió su cabeza. Era como si él estuviera gritando directamente dentro de su cabeza. Resonó fuertemente y reverberó como una enorme campana del templo. Este era el momento exacto en que tuvo una visión.

 

Hatsumi: “¿Eso ...?”

 

Como si tuviera vértigo, el campo de visión de Hatsumi se estremeció y todo lo que pudo ver fue una imagen de un fondo gris envuelto por una tormenta de arena negra.

Antes de darse cuenta, perdió su sentido de visión periférica y solo pudo ver lo que tenía delante. En poco tiempo, la tormenta de arena se detuvo, y su vista fue restaurada.

Lo que vio no fue la escena de los furiosos rugidos que volaban alrededor de la sala de audiencias, sino lo que parecía ser un funeral en otro lugar.

Ella no pudo moverse. Mientras estaba en ese estado en el que solo podía mover los ojos, observó la situación que se desarrollaba frente a ella.

 

Todas las personas vestían ropa negra y tenían una actitud deprimida y mansa. El servicio fúnebre se realizaba al estilo occidental. Muchas personas de ascendencia japonesa y extranjera estaban allí, y muchas personas detestaban separarse del difunto. Incluso ahora, Hatsumi no sabía quién era.

 

Sin embargo, una cosa que se destacó fue la persona que leía un discurso conmemorativo ante mucha gente. Era una versión de edad más avanzada del niño que vio muchas veces en sus sueños. Separarse de esa persona debería haber sido más doloroso para él que cualquier otra persona. Mientras leía el discurso conmemorativo, ella podía escuchar la palabra ‘padre’ y ’única familia’ de su boca. En ese caso, debe haber estado sumido en el dolor. El dolor de perder a todos sus parientes consanguíneos a esa edad no podía ser expresado claramente.

 

Pero, aun así, esa persona estaba mirando hacia adelante. Como desde ese momento caminaría solo hacia adelante, no podía bajar la cabeza avergonzado. Incluso ese discurso conmemorativo no mostró signos de ser interrumpido por ningún sollozo y llanto debido a la tristeza.

 

Mirando el cielo gris y nublado, había un par de resueltos ojos negros. Fue justo, después de que todo terminó, en la sala de estar de una casa, esa persona murmuró estas palabras mientras dormía.

 

-Yo, debo seguir adelante, para cumplir el sueño de padre que se me fue confiado, sin falta. Si me detengo, terminará aquí mismo. Por eso, tengo que ir a salvarlos.

 

Tal vez por eso no mostró ni una pizca de debilidad en ese lugar de luto lleno de tristeza. Él miró hacia adelante y caminó resueltamente. Después de hacer su determinación, él silenciosamente se apaciguo de nuevo en un profundo sueño.

El funeral, el servicio, hacer las rondas de todas las personas que vinieron a llorar al difunto, todas estas cosas sucediendo en cadena deben haberlo cansado. Mirando esa pacífica cara dormida, pudo ver una sola lágrima bajando por su mejilla ...

 

Ahora, ¿este recuerdo fue uno de los recuerdos que debería tener? Después de otra visión de esa tormenta de arena negra, todo el sonido eventualmente regresó a ella. Podía oír el rugido airado del hombre que venía de Larsheem, y podía ver la figura de Weitzer abriéndose paso con fuerza. Era la misma sala de audiencias que antes.

 

Hatsumi: “Ah ...”

Selphy: “¿Estás bien, Hatsumi? ¿Qué sucede?”

Hastumi: “S-si. Si... estoy bien.”

 

Probablemente porque Hatsumi había perdido la noción de su entorno, Selphy levantó una voz preocupada hacia ella. Sin embargo, del intercambio entre Weitzer y ese hombre, ella podía decir que el tiempo que ella pasó viendo una imagen de otro mundo todo sucedió en un segundo.

Pero incluso dentro de ese segundo, Hatsumi se había resuelto. Al separarse de Selphy, dio un paso adelante y se acercó a Weitzer y a ese hombre.

 

Hatsumi: “-Yo voy a ir.”

Forvan: “¿Ah? ¿Quién diablos eres tú?”

 

El hombre estaba mostrando una expresión perpleja a la mujer que de repente interrumpió su conversación. Y entonces, sin siquiera tener la oportunidad de llamarse a sí misma, Weitzer dejó salir su identidad con una voz sorprendida.

 

Weitzer: “¿¡Héroe-dono !?”

Forvan: “¿Ah? ¿Héroe-dono dices?”

Hatsumi: “Sí. Mi nombre es Kuchiba Hatsumi. Soy el héroe convocado por la Alianza.”

 

Mientras decía esto, la expresión del hombre se volvió sombría y resopló como si estuviera burlándose de ella.

 

Forvan: “Fuu? Si mal no recuerdo, ese héroe convocado es un cobarde que ha movido un musculo después de haber sido convocado ¿verdad?”

Weitzer: “¡Bastardo! ¡Mide tus modales frente al Héroe-dono!”

Forvan: “¡Ah! Es la verdad, ¿cierto? Si no fuera así, no hay forma de que ella esté aquí durante este tipo de crisis, ¿cierto?”

Weitzer: “E-eso es, Héroe-dono tiene ciertas circunstancias ...”

 

El tono de Weitzer se debilitó significativamente por las palabras del hombre.

 

Hatsumi: “Cobarde... eh”.

 

Ciertamente es justo como dijo. Incluso si la pusieron en una situación irrazonable, aunque había algo que debería hacer, ella no hizo nada. Se quedó en un lugar seguro y no hizo más que esperar a que todas las cosas desagradables acabaran. A pesar de que esa persona era diferente. A pesar de que esa persona se mantuvo firme y miró hacia adelante.

En ese caso, si esa persona la viera en este momento, él concluiría simplemente que ella no tenía agallas.

Frente a la mirada del hombre, un tono irritado regresó a ella.

 

Forvan: “¿Qué? ¿Tienes una queja?”

Hatsumi: “Sí, por supuesto. Si puedo pelear o no, ¿te gustaría probarlo ahora mismo?”

Selphy: “¡Hatsumi !?”

Weitzer: “¿¡Héroe-dono !?”

Forvan: “Tú mocosa...”

 

Por un lado, Selphy y Weitzer levantaron sus voces con sorpresa, por el otro el hombre mostro sus dientes. Después de venir aquí directamente desde el campo de batalla y hablarle al rey, parecía estar bastante estimulado.

 

El hombre se sacudió a la guardia del palacio a su alrededor con fuerza. Desde el principio fueron insuficientes para inmovilizarlo y fueron lanzados al aire con facilidad. Hatsumi comenzó a caminar hacia ese hombre a un ritmo generoso y entonces - Sacó la espada que colgaba de la cintura de Weitzer.

 

Lentamente se colocó frente a ese hombre frente a ella. Era una postura en la que apuntaba con la punta de su espada a los ojos de su oponente. Solo con eso, la forma de balancear una espada, usar una, fue revivida dentro de la cabeza de Hatsumi.

 

Weitzer: “¿Qué-? Mi espada esta...”

 

Y tardíamente, pudo oír la voz de Weitzer. Después de ver la luz de las lámparas de magia reflejándose en la espada, finalmente se dio cuenta de que le habían quitado la espada. Incluso él no fue capaz de darse cuenta de cómo, mientras caminaba lentamente, ella desenvainó su espada en silencio.

 

Él no pudo detenerla. El hombre frente a ella, por ese evento que sucedió en un instante, también estaba completamente desconcertado. Al ver que él no tenía intención de ponerse en posición, ella saltó hacia su pecho en un solo paso. Habiendo cerrado la distancia en un instante, los ojos del hombre se abrieron con sorpresa.

 

Sin embargo, la cuchilla que giró hacia un lado no atrapó al hombre, solo cortó el aire. Eso es porque después de saltar hacia el pecho del hombre, ella dio un paso adelante más allá de su lado derecho.

 

Hatsumi: “¿Está bien con eso?”

 

Cuando ella preguntó, el hombre rechinó sus dientes por no poder ver a través de esas acciones continuas.

 

Forvan: “¿Estás diciendo que eso me habrá matado? Como se esperaba de un héroe, pero--”

 

¿Estaba tratando de darle algún consejo sincero?

En el medio de la charla, un sonido pesado resonó detrás de él. A su espalda, los pilares de piedra que se colocaron para sostener las banderas decorativas cerca de la entrada a la sala de audiencias, se partieron por la mitad mientras se derrumbaban en el suelo.

Y luego, el nombre de esa habilidad volvió a su mente.

 

Hatsumi: “-La Espada Fantasma del Kurikara Dharani, la Espada Larga del Sol de la Mañana”.

 

Las personas dentro de la sala no podían encontrar las palabras por ese sonido demorado. Los pilares de piedra que estaban fuera de su alcance fueron cortados a la mitad sin tocar su espada. Era razonable ser sorprendido.

 

“¡L-los pilares!”

“¡Imposible, Por ese movimiento…...!?”

 

Podía oír sus voces de incredulidad mientras contenían el aliento. Hatsumi entonces cuestionó casualmente a esa audiencia sorprendida que no entendía lo que sucedía.

 

Hatsumi: “¿Esos son los monstruos que debo derrotar?”

 

En ese momento, el sonido de la piedra derrumbándose llenó la sala de audiencias. Cuando voltearon a mirar una vez más en esa dirección

 

Había una figura grotesca cortada en pedazos. Tenía una forma fea prácticamente sacada de una historia de demonios y ogros, un ser vivo. Tenía cuernos, su piel era roja, sin embargo, la sangre que fluía de ella también era roja. Sus ojos blancos estaban volteados hacia atrás, estaba muerto.

 

Forvan: “¿¡Un demonio!?”

Weitzer: “Pensar que tendrían espías todo el camino hasta aquí ...”

 

Weitzer gritó sorprendido mientras el hombre miraba amargamente su propia negligencia.

Finalmente, Weitzer habló.

 

Weitzer: “¿Cuándo te diste cuenta?”

Hatsumi: “Lo supe una vez que tomé la espada. Los sentidos de Weitzer también se agudizan una vez que tomas una espada ¿verdad?”

Weitzer: “Eso es cierto, pero ...”

 

Aun si fue demasiado extremo, mientras Weitzer todavía estaba tenso por el desconcierto, ella se volvió hacia el hombre y lo interrogó.

 

Hatsumi: “Entonces con esto, ¿sigues insatisfecho con mis habilidades?”

Forvan: “... No. Como uno esperaría del Héroe-sama. Estoy impresionado. Retiro completamente todo lo que dije antes.”

 

Toda la hostilidad que llevaba consigo desapareció con un suspiro. Y así, Hatsumi se giró hacia Weitzer, que aún estaba parado aturdido, y giró la empuñadura de su espada hacia él mientras le mostraba una expresión de disculpa.

 

Hatsumi: “Perdón por tomarla sin preguntar”.

Weitzer: “¡No, Héroe-dono! Fue una habilidad magnífica, no, fue una habilidad divina. ¡Estoy completamente honrado!”

Hatsumi: “llamarla habilidad divina es ir demasiado lejos ...”

Weitzer: “¡Ese no es el caso! Sin usar magia, ser capaz de cortar un pilar de piedra tan grande con un solo golpe ordinario no es algo que se pueda hacer sin importar lo que uno haga.”

 

Weitzer estaba extremadamente emocionado ya que Hatsumi simplemente comenzó a hablar por reflejo.

 

Hatsumi: “¿Qué estás diciendo? Un espadachín que solo puede cortar cosas dentro de su rango es ...”

Weitzer: “...?”

Hatsumi: “¿Eh? ¡Ah ...!”

 

Antes de darse cuenta, su boca se estaba moviendo por sí misma. Si ella continuaba, ella sentía que probablemente sería bastante malo. Después de que ella comenzó a hablar se detuvo bruscamente a mitad de camino, Weitzer la miró con curiosidad.

 

Weitzer: “¿Es algo importante?”

Hatsumi: “U-uun. No es nada. Poniéndolo eso un lado.”

 

Deteniéndose nuevamente, Hatsumi comenzó a contemplar las cosas. ¿Estaba realmente bien que ella entrara en esta batalla por su propia cuenta? ¿Ella se arrepentiría? Ella comenzó a cuestionarse en su propia mente. Y luego, al recordar esas palabras que escuchó en su sueño, habló una vez más.

 

Hatsumi: “Entonces, ¿dónde están esas personas que necesitan ser salvadas?”

 

Ese día, esas palabras resonaron en la sala de audiencias, que fue silenciada por la sorpresa

 

 

 

... Ese fue el comienzo de la lucha para ella, que había perdido su pasado. - Kuchiba Hatsumi.

 

Después de recordar esas palabras que salieron durante su sueño, comenzó a caminar hacia adelante. Para que la próxima vez que se encuentre con esa persona, no tenga nada de qué avergonzarse. Era absolutamente necesario que ella avanzara. Al igual que esa persona lo hizo. De repente, en ese momento, se dio cuenta de una cierta verdad.

 

Hatsumi: “... Ya veo. Esas palabras.”

 

Lo que ella recordaba era el joven que se metió en su habitación ese día. La razón por la que se sentía algo nostálgica por su tono de voz, era porque la forma en que hablaba era exactamente la misma que la del chico que habló en su sueño.