Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 64: Despertando del sueño




Manual




Liliana se despertó mientras todavía abrazaba la calidez que la envolvía.

A la mitad de recuperar su conciencia, después de un breve instante, mientras todavía estaba aturdida, ella se enderezó.

Parecía que la habían puesto a dormir en una cama en alguna habitación. Mientras se abrazaba a la agradable y mullida sábana blanca, miró a su alrededor. En el suelo había una alfombra de castaño esponjosa y de aspecto realmente barato, encima de la cual había muebles de madera sin un toque de chillido. Ella gradualmente recordó haberlos visto antes, sin embargo, debido a que su cabeza aún estaba aturdida, no podía recordar dónde estaba.

Ella murmuro mientras aun permanecía somnolienta.

 

Liliana: “Donde estoy…?”

Lefille: “--- Ya despertaste?”

 

Una voz joven pero digna resonó en la habitación. Debe haber sido alguien trabajando cerca. Una chica joven con el pelo rojo apareció desde el pasillo. Liliana también reconoció esa cara, pero no pudo unirle nombre.

 

Liliana: “Tú eres…?”

Lefille: “¿Mu? ¿Todavía estás medio dormida? Me presenté antes de que te fueras a dormir, ¿verdad?”

Liliana: “Ah ...”

 

Liliana recordó todo después de escuchar las palabras de la niña que tenía ambas manos en su cintura, Lefille Grakis. Suimei Yakagi, que tenía la intención de protegerla la llevo a la casa donde vivía.

Cuando llegó, se reunió con la chica que conoció en la sala de guardia. También conoció a aquella cuya cara vio brevemente durante una de sus batallas nocturnas, el mago del Reino Astel, Felmenia Stingray. Y luego, después de tener su primera comida adecuada en mucho tiempo, se le asignó una cama y se quedó dormida.

 

Tal como lo recordaba, se miró el ojo derecho. Al igual que cuando usaba su parche para el ojo habitual, su campo de visión completo no funcionaba, por lo que no sentía nada fuera de lugar, pero le dieron un parche para el ojo sustituto.

 

Un escalofrío desconocido recorrió todo su cuerpo. Cuando recordó lo que había sucedido cuando la persiguieron, y luego se dio cuenta de la gran diferencia con su situación actual, se estremeció de miedo.

La emoción inexpresable que se desbordó en ella sacudió su cuerpo sin signos de detenerse. ¿Qué pasa si todo lo que estaba aquí, todo lo que sucedió hasta aquí, fue todo un sueño y llegó a su fin? Ese miedo la llamaba. Como si huyera de tal realidad, ella fuertemente abrazó las colchas contra su cuerpo.

Para evitar que ella escapara de la realidad, Lefille puso su mano sobre el hombro de Liliana que abrazaba fuertemente las sabanas de la cama. Cuando Liliana alzó la cara, se encontró con una expresión amable.

 

Lefille: “Liliana.”

Liliana: “… ¿Que?”

Suimei: “Voy a llamar a Suimei-kun, así que espera un poco.”

 

Lefille Grakis palmeo su hombro con ternura. ¿Había notado que Liliana estaba presa del miedo? Lefille puso una sonrisa como para hacer desaparecer su miedo, y luego salió de la habitación.

 

•••••••••••

 

Poco después de que Lefille saliera de la habitación, ella regresó con Suimei y Felmenia. Cada uno se sentó en sillas en la habitación. Liliana asomó a la cara de Suimei mientras él se sentaba en la silla más cercana a ella. Como si estuviera verificando algo, tuvo una mirada cortés. En poco tiempo, esa expresión rígida finalmente se relajó.

 

Suimei: “Parece que te has calmado eh.”

Lefille: “Sí, gracias a ti.”

 

Liliana expresó su gratitud e inclinó la cabeza. Suimei luego sacó una copa de la nada.

 

Suimei: “¿Te gustaría algo de beber?”

Liliana: “No, estoy bien”.

Suimei: “Ya veo.”

 

Cuando ella dijo eso él guardo la taza. Era la magia Se Suimei.

La expresión de Suimei eventualmente se volvió seria.

 

Suimei: “Ahora bien, iré directamente al grano, hay algo que me gustaría preguntarte.”

Liliana: “Acerca de los incidentes, ¿verdad?”

 

No había necesidad de preguntar. Ya era algo que sabía que vendría.

Ella lo sabía, pero la mirada que le dirigió y su cuerpo se tensaron. Ella se preguntaba si hablaba de eso, la echarían a la calle. Esa ansiedad perturbó su corazón.

Suimei, habiendo adivinado lo que estaba pasando en la cabeza de Liliana, hizo una suave sonrisa como para calmar su corazón.

 

Suimei: “Que, No te echaré de aquí. Por el contrario, si pienso en las declaraciones hechas hasta ahora, no creo que digas algo que no concuerde con lo que ya sé.”

Liliana: “... Sí”.

Suimei: “Bueno, entonces, cuéntame sobre eso.”

Liliana: “Yo…”

 

Liliana se calmó después de escuchar esas palabras. Pero ella todavía estaba preocupada por las otras dos además de Suimei. Suimei era una cosa, pero ¿qué pensarían esas chicas? Sin embargo, Lefille llevaba un aire extremadamente serio con los ojos cerrados y los brazos cruzados, y Felmenia tenía una sonrisa amistosa hacia Liliana. Ella no pensó que sería tan malo.

Reuniendo su determinación, comenzó a hablar.

 

Liliana: “He hablado de eso antes, pero Rogue Zandyke, afiliado a la rama de inteligencia del ejército, es mi padre adoptivo. Nació como un plebeyo, sin embargo, al reconocer sus habilidades en la magia y esgrima, llegó a su posición actual. Sin embargo, debido a eso, fue llamado advenedizo y fue rechazado y hostigado por los nobles.”

Suimei: “Ya veo, aquellos nacidos de alto estatus tratando de hacerse cargo de los de menor estatus es una historia común eh.”

Lefille: “Qué gente tan mezquina”.

 

Lefille implacablemente declaró esto a la observación de Suimei.

 

Suimei: “¿Entonces esos magos estaban relacionados con eso?”

Liliana: “Sí. También fue una de las formas de acoso. Esa malicia fue tan numerosa como la luz durante el día, como se esperaba, terminó afectando los deberes y acciones del Coronel. No pude ver eso, estaba impaciente, y en ese momento, esa persona entró en contacto conmigo.”

 

- ¿No quieres salvar a tu padre?

 

Suimei: “¿El otro sujeto con la túnica negra?”

Liliana: “Sí. Tal como dije antes, mientras estaba preocupada por el Coronel, las palabras de esa persona fueron como una revelación. Sabía que estaría infringiendo la ley, pero no dudé en absoluto y acepté las palabras de esa persona... El resto es lo que ya todos saben. Durante la noche, utilicé magia oscura para poner a los nobles que estaban obstruyendo al Coronel a dormir.”

Suimei: “Entonces esos son los detalles detrás de los incidentes eh”.

 

Suimei asintió mientras estaba convencido.

 

Liliana: “... Aunque quería ayudar al Coronel, ahora que lo pienso, creo que fue extremadamente superficial.”

 

Como Liliana dejó en claro todo que se sentía abatida por la gravedad de lo que había hecho. Este caso no fue solo una violación de las leyes del Imperio. No importaba cuán deshonestos eran sus oponentes, ella había hecho algo indebido como persona.

Suimei estaba sentado silenciosamente con los brazos cruzados.

 

Suimei: “... Bueno, también se podría decir que no se pudo evitar”.

Liliana: “¿Eh?”

Suimei: “Las cosas que has hecho hasta ahora, el hecho de que eran cosas que no deberías haber estado haciendo, es algo que entiendes ... No, tú crees entender ¿verdad?”

Liliana: “Si…”

 

Cuando Suimei disparó esta pregunta oscura, pensando en su explicación, Liliana estuvo de acuerdo. Luego comenzó a golpear su frente con el dedo índice.

 

Suimei: “Liliana. Cuando estabas causando los incidentes, y cuando no lo estabas, ¿dudaste sobre tus propias acciones?”

Liliana: “No mucho, pero, la primera vez, de alguna manera”.

Suimei: “En ese momento y ocasionalmente ... ¿No oíste la voz de ese tipo dándote una sugerencia?”

Liliana: “La voz de esa persona? Ahora que lo pienso…”

Suimei: “Como se esperaba, parece que tienes algún tipo de pista sobre eso, eh”.

 

Liliana tomó en serio las palabras de Suimei e intentó recordar. Ciertamente, cuando ella causó los incidentes por primera vez y también cuando huía, podía recordar las palabras de esa persona en su cabeza. Sin embargo, esa debería haber sido la propia Liliana reprendiendo a su ego poco entusiasta en su mente. No era algo que ella realmente escuchara.

Mientras miraba hacia arriba a Suimei haciendo esa conclusión, Suimei adivinó lo que estaba pensando y negó con la cabeza.

 

Suimei: “Es magia. En algún momento, sin que te des cuenta, esa sombra te hipnotizó.”

Liliana: “… ¿Magia?”

Suimei: “Así es.”

Liliana: “¡N-no, eso es!”

 

Eso no debería ser posible, ella trato de negarlo.

 

Suimei: “No lo recuerdas eh. Eso solo demuestra cuán habilidoso es ese tipo con la magia. En realidad, escuchaste esa voz y te impulsaron a continuar los ataques ¿no? “

 

Cuando Suimei dijo esto en confirmación, Liliana no pudo decirle nada. Después de que se lo señaló a ella, dentro de su cabeza, gradualmente comenzó a entender. Pensó que sin que ella lo supiera estaba siendo utilizada, eso era completamente imprevisible para ella.

Aun siendo completamente incapaz de encontrar palabras, Suimei negó con la cabeza.

 

Suimei: “Es por eso que no necesitas preocuparte por eso. Ciertamente, aun si fuiste manipulada es algo que no deberías haber estado haciendo, pero el hecho de que te estaban controlando no cambia.”

Liliana: “Lo entiendo, pero esa magia ...”

Suimei: “Lo disipé mientras dormías. Ya no es un problema “.

 

Diciéndole que estaba bien, Suimei se encogió de hombros. Cuando Liliana bajó la cabeza en señal de gratitud, él continuó hablando una vez más.

 

Suimei: “¿No regresaste con el Coronel Rogue?”

Liliana: “No. No sabía a donde debería haber ido, además, el coronel ... me abandonó.”

Suimei: “¿Abandono?”

Liliana: “Me encontré con el mientras escapaba, dijo que no podía evitar asumir la responsabilidad ...”

 

Liliana no pudo expresar el resto en palabras. Una atmósfera sombría comenzó a extenderse por la habitación. Tener hostilidad hacia ella desde Rogue fue doloroso. Suimei y los demás parecieron comprender lo que quería decir, y todas sus expresiones se oscurecieron.

 

Suimei: “¿Le contaste de tus circunstancias?”

Liliana: “No. Independientemente de la razón, actué violando la ley. Pensé que el coronel no me daría tiempo para escucharme.”

 

Después de eso, Felmenia habló.

 

Felmenia: “A pesar de que es adoptivo, ¿él es tu padre no?”

Liliana: “El coronel, es una persona muy honesta. Creo que no me perdonaría por mancharme las manos con malas acciones.”

 

Él era ese tipo de persona. Él no perdonaría nada deshonesto. Es por eso que Liliana se convirtió en un objetivo que destruiría. Eso es todo.

Solo había algo, en ese momento, la mano de Rogue mientras empujaba su espada hacia adelante, había vacilado-

 

Liliana: “No, tengo resentimientos hacia él. El coronel siempre me ha protegido todo este tiempo después de todo.”

 

Era su culpa por prestar su oído a las palabras de aquel sujeto. No había forma de que ella pudiera odiarlo. Después de que el silencio envolvió la habitación por un tiempo, Suimei rompió el silencio.

 

Suimei: “Tengo una cosa más que me gustaría preguntar sobre esa sombra. ¿Conoces su nombre o alguna de sus características?”

Liliana: “No, no tengo ninguna pista específica, ninguna en absoluto. Esa persona, siempre usó esa túnica negra con una capucha. Además de eso, usando algún tipo de magia, su identidad se volvió difícil de entender. Prácticamente no tengo información sobre esa persona.”

 

Al oír esto, Suimei cerró los ojos. Debió haber estado escudriñando cuidadosamente sus palabras. No estaba claro para Liliana qué tipo de pensamientos estaban revolviéndose en su mente. Al ver esto, el miedo una vez más se apoderó de su corazón.

 

Liliana. “Umm, de ahora en adelante yo...”

 

Que debería hacer. Como se esperaba, pensó que la obligarían a irse. Cuando ella preguntó, se encontró con una expresión tranquila.

 

Suimei: “¿Hm? Está bien, pues quedarte aquí.”

Liliana: “¿Eso está bien? Cometí un crimen, ¿sabes?”

Suimei: “Ya dije antes que no es solo tu culpa ¿no? Si me preguntas, esos nobles tienen lo que merecen, también está el hecho de que el sujeto de la túnica negra te hipnotizó. En este momento, ser plenamente consciente de tus propios crímenes es más que suficiente.”

 

Mientras afirmaba imprudentemente esto con un solo ojo cerrado, Suimei cruzó las piernas.

 

Suimei: “Bueno, hay una condición para que te quedes aquí.”

Liliana: “… ¿Que debería hacer?”

Suimei: “Dije condición, pero se trata de tu magia oscura. Quiero que dejes de usarla... O, mejor dicho, me gustaría que aprendas la forma correcta de usarla.”

 

La expresión de Liliana se tensó hacia la condición completamente inesperada de Suimei.

 

Suimei: “… ¿Qué sucede?”

Liliana: “Pensaba que ibas a sacar alguna condición más increíble”

Suimei: “Eso no va a asar. ¿Qué quieres decir con increíble ...”

 

Suimei dejó escapar una expresión exasperada mientras Liliana miraba hacia abajo. Luego arrojó una más de sus dudas sin resolver ante él.

 

Liliana: “La forma correcta de usarla... Dijiste lo mismo antes, pero ¿qué es la magia oscura? Estabas hablando como si la hubieras entendido.”

Felmenia: “También estoy interesada en eso.”

 

Felmenia también quería saber sobre eso. Se inclinó y miró a Suimei con una chispa en los ojos.

 

Lefille: “Así que Suimei-kun va a comenzar a hablar de cosas difíciles de entender otra vez eh ...”

 

Por otro lado, la magia parecía ser uno de los puntos débiles de Lefille. Ella estaba haciendo una expresión ligeramente angustiada.