Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 63: Los sueños felices definitivamente están aquí.




Manual




Liliana escapó de Rogue. ¿Cuántas veces había caído al suelo estando completamente absorta en correr a toda velocidad por estos angostos y sombríos callejones? Su cuerpo estaba cubierto de tierra y raspones. La ropa que llevaba puesta se había vuelto completamente andrajosa.

 

A donde llegó después de luchar tanto, con una atmósfera sombría como si hubiera caído en la oscuridad, eran los barrios bajos de la ciudad. Rodeada por las paredes de los altos edificios a su alrededor, con el cielo nublado sobre ella que parecía que podía empezar a llover en cualquier momento, no había forma de que la luz del día la alcanzara.

 

La zona estaba sombría y llena de un fuerte hedor. Era como si toda la contaminación de la Capital Imperial se hubiera reunido aquí. Después de correr y correr, el único lugar donde podría terminar era aquí. Después de que Rogue le diera la espalda, ya no tenía un lugar al que pudiera volver. Para que nadie la encontrara, solo podía venir a este rincón donde las sombras se apilaran una encima de otra y abrazar sus rodillas mientras temblaba.

 

-Si ese hombre la había abandonado, el único camino delante de ella era morir en la oscuridad de esta manera.

 

Aferrándose a estos pensamientos, las lágrimas comenzaron a desbordarse de sus ojos. Sin una salida para sus emociones, su grito lleno de dolor y el llanto de angustia que se apoderó de su corazón nunca saldría. Solo sus lágrimas brotaron de la esquina de sus ojos y cayeron por sus mejillas. Toda su vida hasta este momento había sido un engaño. Al final, ella solo podría vivir en completa soledad. Ella se dio cuenta de que era completamente impotente.

 

Pensando en ello, desde que se dio cuenta de su entorno, solo fue condenada al aislamiento por otros. Cualquiera que viese su rostro diría que nunca debería haber nacido. ¿Por qué tenía que ser ella? ¿Por qué era solo ella? Ella tenía estos pensamientos innumerables veces. Solo porque ella podía usar el poder de la oscuridad de forma natural, ¿por qué tenía que odiarla tanto la gente? A pesar de que nunca tuvo la intención de hacer nada malo. Aunque ella nunca quiso lastimar a nadie. A pesar de todo, cada vez que alguien la veía por primera vez, la miraban con esos ojos.

 

De repente, Liliana recordó a la familia feliz que vio antes. Mientras caminaban por las calles de la Capital Imperial, todos estaban haciendo caras felices, el padre, la madre y el niño como si fuera obvio.

 

Un padre, madre e hijo. Aunque la forma en que se comporta una familia no debería haber sido diferente entre ellos y Liliana. ¿Por qué la Diosa no compartió esas sonrisas con ella? Ella no estaba siendo egoísta. Incluso si solo fuera un poco, incluso un poquito estaría bien, quería tener un poco de ese calor de la sonrisa de un padre y una madre.

 

El niño le pidió dulces a su padre. Y su padre, mientras lucia preocupado, accedió a su petición fácilmente. Su madre dio una advertencia, pero no mostró un solo indicio de desagrado. La forma en que estaban era simplemente cálida. La forma en que estaban era deslumbrante. Ella tenía envidia.

 

No una vez, ni a su padre ni a su madre, ni siquiera a Rogue, les suplicó que le dieran algo. Entonces, ¿por qué se le permitió a ese niño hacer tal cosa? A pesar de no saber nada de penurias, dolor o tristeza.

 

Liliana: “Ah ...”

 

Cuando escuchó pasos acercándose, su voz se filtró. Alguien había llegado a este lugar que era como las profundidades de un desagüe. ¿Era alguien que no estaba acostumbrado a las calles de la Capital Imperial? ¿O tal vez un vagabundo? ¿Era la policía militar patrullando las calles? ¿O era Rogue? Se volvió hacia ellos, y brevemente, cuando la luz nublada brilló sobre ellos, su apariencia se hizo evidente. Esa cara reconocible era-

 

Liliana: “Ustedes, son ...”

“¿Pensar que estabas en este tipo de lugar? Arma humana. No, criminal.”

“Es tal y como escuchamos. Nuestra suerte debe ser buena.”

 

Lo que llegó a sus oídos fueron voces desbordadas de crueldad sin ninguna intención de ocultar nada de eso. Los que se presentaron, fueron aquellos contratados por los nobles que pensaban mal de Rogue, los magos con los que había peleado anteriormente. Era el hombre con la voz vulgar y el hombre con la voz cortés. La luz sombría reveló sus ojos que la despreciaban mientras brillaban.

 

Liliana: “¿Por qué vinieron aquí?”

“¿No es obvio? Ese tipo de cosas…”

“Has estado haciendo lo que has querido hasta ahora.”

“¡Por eso, vamos a hacer que pagues por todo!”

 

Los magos se estaban acercando. Después de llegar a la parada final de su huida, ya no había ningún lugar donde correr. En el momento en que ella se puso de pie, el hombre con la voz cortés comenzó a cantar magia. Los objetos en su entorno fueron transportados por la magia de viento, y salieron volando hacia ella junto con una repentina ráfaga.

 

Liliana: “¡Uu, Guu!”

 

Incapaz de soportar, Liliana cayó al suelo. Mientras se aferraba al dolor, el siguiente ataque llegó rápidamente. El único que cantaba era el hombre de voz vulgar. La magia girada junto con un tono violento produjo fuego que la rodeó y se convirtió en un círculo.

 

Liliana: “A-ah ... Gu ... Uu ...”

 

Como si le susurrara que no tenían intención de matarla rápidamente, el calor del fuego se intensificó y le robó el aire, atormentándola lentamente. Esa figura que se retorcía de dolor por no poder respirar era como un pez recién salido del agua, como un insecto con sus alas arrancadas. El aire caliente le corría por la garganta cuando el calor de las llamas le quemaba la piel.

 

Ella selló su garganta en dolor y cayó al suelo. Y después de quién sabe cuánto tiempo, estaba jadeando por aire con una respiración forzada. Se dio cuenta de que el círculo de llamas que la estaba torturando se había desvanecido. En su lugar, los magos la estaban mirando. El dolor descendió sobre ella. Su cabeza, sus brazos, su espalda, sus pies, los hombres pisotearon todo. Ella estaba siendo tratada como basura arrojada a un callejón.

 

En el breve intervalo en que el pisoteo se detuvo, alzó la vista y vio los rostros sonrientes de los dos hombres. Eran caras que encontraban placentero atormentar a Liliana desde las profundidades de sus mentes. Su cabeza estaba llena de odio. De repente, Liliana recordó las palabras que alguien le dijo una vez. Ella no debería ser tragada por la malicia. Ella no podía rendirse al odio. Si le confiaba su corazón, incluso una vez, ella perdería quién era realmente.

 

“Oye, ¿qué pasa? ¡¿No vas a usar esa magia maldita como la última vez?! Aaah!?”

“Parece que su poder mágico ya está agotado. El más joven de los Doce de Elite, seguro, ha caído bajo.”

 

Sin embargo, si fuera este mundo, no había necesidad de que lo soportara. Después de todo, incluso si se obsesionaba obstinadamente con su ego, nunca podría alcanzar las cosas que quería.

 

“¡¿Qué pasa con ese maldito ojo?! No eras solo un monstruo de nombre, de hecho, eres un auténtico monstruo de mierda ¿¡eh!? “

 

El hombre con la voz vulgar la pateó. Su cuerpo rebotó en el pavimento de piedra del callejón y se estrelló contra una pared. Ella ya no sentía dolor. Ella había olvidado lo que era el dolor. Las llamas del odio ardiendo dentro de ella era todo el tormento que podía sentir en este momento.

 

“¿Oh? ¿Qué? ¿Tienes intención de seguir? ¿En ese tipo de estado? Jajajajajaja!”

“Sufrir tanto castigo y aún ponerse de pie... Un monstruo como tú solo debe arrastrarse por el suelo.”

 

Sus voces burlonas eran extremadamente irritantes para sus oídos. Es por eso que, sin importar qué tipo de poder usara, ella quería destruirlos.

 

Liliana: “Yo…”

 

Esta sería la última vez, seguramente ella se perdería con esto. Sin embargo, en este mundo solo lleno de dolor, no se arrepentiría de desaparecer. Estaba bien ser tragada por la oscuridad. Si lo hiciera, todo terminaría. Al igual que la figura repugnante y desagradable de esa noche, estaba bien para ella destruir todo y hacer desaparecer todo. Los nobles, los magos frente a ella, las calles de la Capital Imperial, los ciudadanos, esa familia feliz. Nada y todo. Si todo desapareciera, su soledad ciertamente desaparecería también.

 

Es por eso…

 

Liliana: “Desaparezcan…”

“¿Ah?”

Liliana: “Desaparezcan... Desaparezcan...”

“¿Qué? ¿Perdiste la cabeza?

Liliana: “Desaparezcandesaparezcandesaparezcandesaparezcandesaparezcandesaparezcan”

 

Todo, se desvanecerá. Justo cuando estaba a punto de despertar algo oscuro, escuchó un ruido desconocido.

 

Pat, pat, pat, pat, pat. El ruido regular era rígido y agudo, ¿eran pasos? Lo escuchó más allá de donde estaban los magos, en lo profundo de la sombra de un edificio.

 

Suimei: “Buddhi Brahma. Buddhi Vidya.” (Despierta al poder junto con el gran conocimiento)

Liliana: “Ah ...”

 

Invitada por la voz que resonaba, levantó la cabeza y vio una sombra que se extendía hacia ella. En poco tiempo, en el lugar donde terminó la sombra, apareció un hombre.

 

Suimei: “Asat Nada Arupa-Loka.” (-- la voz lejana y que proviene de los cielos en lo alto).

 

Ese hombre vestido con ropas negras desconocidas, estaba tarareando algo así como un murmullo. Esa figura era de alguna manera solitaria, como un dios de la muerte llamando a alguien en su lecho de muerte.

 

Liliana: “Kalabingka Mahamaya Om Karuma Samkri.” (-- desatarás el pecado original con tu dulce sonido)

 

El hombre no se detuvo, como antes, pat, pat, pat, sus pasos resonaban en el aire mientras caminaba.

 

Suimei: “... Ustedes nunca aprenden eh. ¿Es tan divertido atormentar a alguien?”

 

La voz exasperada del hombre resonó en todo el callejón. Liliana no podía ver qué tipo de expresión estaba haciendo con su cabeza colgando. Era como una superficie de agua silenciosa sin una sola ondulación, lamentándose por los indefensos que tenía delante. El hombre de voz vulgar se dio vuelta y se enfrentó a esa figura, y cuando entró en su línea de visión, abrió los ojos completamente sorprendido.

 

“Tú eres ...”

“Ese mocoso que se cruzó en nuestro camino en ese momento... ¿Qué negocios tienes en este lugar?”

 

Cuando el hombre de la voz cortés le preguntó esto, el hombre de voz vulgar abrió la boca cuando de pronto lo recordó.

 

“¡Aah! Cierto, ¿eres ese punk que estaba buscando al culpable de los incidentes de coma, ¿verdad?”

“Lo que me recuerda, escuché que estaba peleando con el héroe, eh.”

 

El hombre con la voz cortés sostuvo su mentón.

 

“Mira, este monstruo es el culpable, ¿entendiste?”

“El culpable que estás buscando, es esta chica. Ella pretende trabajar por el Imperio, ella es una terrible villana.”

 

Ella podía escuchar una voz que se reía. Y entonces, el hombre de negro resopló como si no se divirtiera en absoluto.

 

Suimei: “¿Un villano? Los villanos son ustedes, ¿verdad?”

“¿Qué dijiste?”

“No sé lo que estás tratando de decir. ¿Qué quieres decir con esas palabras?”

Suimei: “No poder entender sin tener que preguntar es una enfermedad grave.”

“¿¡Queee!?”

Suimei: “¿Te has lastimado las orejas? En serio, idiotas como ustedes dos simplemente no tienen remedio, eh.”

 

Tal vez porque percibieron la hostilidad en esa declaración fría, los magos se pusieron en guardia.

 

“Oi! ¡No te acerques!”

“Imposible ... ¿Estás planeando apoyar a este criminal?”

Suimei: “Sí, es justo como dices.”

 

Mientras escuchaba eso, el hombre con la voz cortés se burló y se encogió de hombros.

 

“Entonces, has cometido un error terrible. Esa voz de antes, sonaba como un canto de un hechizo, hubiera sido mejor si hubieras disparado tu magia desde atrás.”

“Esta vez somos dos contra uno. Te vamos a golpear hasta que mueras aquí también.”

 

Los dos magos pronunciaron una sentencia de muerte para el hombre de negro. Sin embargo, era como si el hombre estuviera obsesionado con algunas palabras aparte de esa oración, y estaba murmurando como para identificarlo.

 

Suimei: “Un error ... eh”.

 

El que, bajo la cabeza, se transformó en uno estimulando por un temor indescriptible. Al mismo tiempo, un viento sopló en el entorno de la nada y comenzó a hacer ruido.

 

“¿Qué ...?”

“¿¡Qué es eso!?”

 

Los hombres estaban desconcertados por el cambio en sus alrededores. El hombre de negro habló como para informarles.

 

Suimei: “... Más allá de la tierra en la que vivimos, más allá de los cielos a la distancia- En las tierras del paraíso, hay un ser conocido como Kalavinka con la cabeza de un ser humano y el cuerpo de un pájaro. La belleza absoluta de su voz, esa excelente voz de pájaro, es ensalzada como una sin igual. Para un erudito de los misterios, es una voz que se escucha desde la emisión de un ego de orden superior cuando avanza al siguiente nivel como humano. Se considera como una especie de revelación “.

 

“¡Bastardo!”

“¡Hablando de cosas incomprensibles ...!”

Suimei: “Esta magia es algo que manifiesta la voz de un ser que existe más allá de la fantasía, el Kalavinka. En general, la emisión de un ego de orden superior solo puede ser provocada por un mago de alto rango. Aquellos que escuchan la voz del Kalavinka, también son solo magos de alto rango. Si ese tipo de cosas son escuchadas por un mago inexperto... Bueno, ¿qué creen que sucederá?”

 

Detrás de esa manera inquisitiva de hablar había un tono provocativo. Cuando miraron de cerca al hombre de negro, vieron que los ojos de Suimei Yakagi estaban manchados de un intenso carmesí, como si estuvieran ardiendo. Era como si estuviera mirando a un enemigo que no podía perdonar. Lo que brillaba bajo esos ojos era una fuerte voluntad de indignación.

 

Suimei: “Samadhi Kalpa Devanagarai” (-- Ho, escuchen la voz interminable).

“Mi-mierda!”

“¡Oh viento! ¡Tú eres el poder de la eternidad! Convertirse en un-”

 

Antes de que la voz pudiera continuar, los magos se dieron cuenta de que su fuerza aumentaba peligrosamente y comenzaron a moverse. Sin embargo, era demasiado tarde.

 

Suimei: “Samadhi Kalpa Nada.” (-- Ho, escuchen los ecos de la eternidad)

 

La luz que los envolvía era un círculo mágico escarlata enorme y brillante que se dibujaba bajo sus pies. Las formas, letras y símbolos dieron una luminiscencia con el color rojo de la sangre. Quizás debido a esto, el pavimento de piedra se hundió en una sombra negra. Era como si el área sombría en la que estaban parados fuera ahogada. Lo único que quedaba a la vista era el fulgor brillante de la luz roja. Los hombres no se podían mover. Atrapados por la extraña atmósfera, en este momento, por un momento, incluso sus pensamientos estaban completamente atados. Entonces…

 

Suimei: “-Vahana Amanasa Samsakara Buddhi Karanada Thrishna.” (Deberás confiar tu cuerpo a la sublimación de las leyes transmitidas por los tres reinos, ríndete a la dulce voz de la sed.)

 

El dulce sonido de la voz de Kalavinka. Cuando Suimei Yakagi lanzó esa palabra clave de su boca, la brillante luz comenzó a desbordarse y desorientar a todos los que la vieron. Era como si, en medio de esa luz, ya no pudieran distinguir entre el cielo y la tierra, arriba y abajo. Cuando se centró en la luz ilimitada que llenaba su visión, Liliana sintió como si por un instante deslumbrara la deslumbrante silueta de algo parecido a un enorme pájaro volador, pero se elevó junto con el zumbido de su dulce voz.

 

Liliana: “Ah ...”

 

Cuando la deslumbrante luz del otro lado de sus párpados comenzó a calmarse, Liliana abrió los ojos lentamente. Lo que entró en su visión, fueron los dos magos, tirados en el pavimento de piedra, parecía que les habían robado casi todo su poder mágico. No había absolutamente ninguna señal de que se movieran. En otras palabras, cuando ese pájaro volador ascendió, se había llevado todo y cualquier cosa con él.

 

Suimei: “... Para un mago inexperto, escuchar prematuramente ese evangelio no es más que veneno. Cuando un mago de bajo rango está expuesto a ese ego de orden superior, su ego débil se volverá loco y se desvanecerá. El poder mágico, que es la encarnación de sus deseos, así como los medios de su uso, el control de sus hechizos, todo se deniega. La dulce voz de Kalavinka. Es magia antimagia destinada a ser usada contra personas como ustedes.”

 

Cuando Yakagi Suimei dijo esto, los dos hombres lo miraron.

 

Suimei: “No vuelvan aferrarse a la ilusión de que son magos fuertes. Estúpidos idiotas.”

 

Y luego, después de refunfuñar exasperantemente con un poco de lástima mezclada, dejó a los dos magos como estaban y caminó hacia adelante. Pat, pat, el sonido del pavimento de piedra sonó en el aire, lentamente y compuesto. En poco tiempo, se detuvo justo en frente de los ojos de Liliana.

 

Suimei: “... Llegué un poco tarde, ¿eh?”

 

La voz que dejó escapar estaba a la vez disculpándose y aliviada. ¿Él, vino por ella? Yendo tan lejos empujando ese cuerpo herido. Esa figura arrepentida excitó la calidez que había perdido en su corazón. Liliana dejó escapar un largo suspiro. Y sin que ella lo supiera, quedo inundada de emociones. Incluso ahora, esta persona no cambió. Incluso después de haber sido herida por el poder de la oscuridad, incluso después de que ella le dio la espalda y huyó de sus deseos, incluso mientras miraba al monstruo a la cara, él vino a salvarla. Ella estaba feliz. Ella estaba extremadamente feliz. A pesar de eso, por alguna razón, ella solo podía dejar salir palabras llenas de espinas.

 

Liliana: “... ¿Viniste, para capturarme?”

 

Sin embargo, incluso hacia esas palabras, Suimei Yakagi negó con la cabeza.

 

Suimei: “No”

Liliana: “Tú me entregarás a la policía militar, ¿verdad? Deberías querer atrapar al culpable detrás de los incidentes.”

Suimei: “No haré tal cosa.”

Liliana: “Entonces, ¿has venido a matarme?”

 

Suimei Yakagi una vez más negó con la cabeza. Él no tenía intención de hacer tal cosa.

 

Liliana: “Entonces, ¿qué vienes aquí a hacer?”

Suimei: “Vine a recogerte.”

 

Mientras escuchaba estas palabras, Liliana nuevamente dejó escapar un largo suspiro. Era justo lo que ella había anticipado. Después de todo, este hombre había venido a salvarla. Tal como lo hizo en esa noche. Sin embargo…

 

Liliana: “Por favor no te acerques.”

 

Las palabras que salieron de su boca, fueron palabras de rechazo. Si ella tomara la mano de ese hombre aquí, solo daría como resultado una repetición de lo mismo. En lo profundo de su corazón escuchó este susurro de ella misma. Pero, aun así, Suimei Yakagi se acercó.

 

Liliana: “No te acerques ...”

 

Como si quisiera sacudirse la felicidad que la envolvía, negó con la cabeza al final... No quería que fuera con ella. Eso era una mentira. Tenía miedo de cambiarse a sí misma. Si aceptaba lo que más deseaba en el mundo, sentía que una vez más caería en una gran desesperación. Más que la felicidad que llenaba su corazón, estaba mucho más asustada de tener ese sentimiento de traición.

Pero, aun así, Suimei Yakagi habló sin cambiar nada.

 

Suimei: “Liliana. Si te conviertes en una pequeña existencia aquí, ciertamente todo será más fácil. Eso también es seguro, algo que deseas. Sin embargo-”

 

Suimei Yakagi se detuvo antes de que Liliana se hundiera en el piso. Cuando levantó la vista, lo que había allí era una cara que le sonreía ... Esa aparición en este lugar, no era un sueño. La suave voz no se parecía en nada a la llamada de un dios de la muerte que llamaba a uno en su lecho de muerte.

 

Suimei: “... Liliana. Lo que deseas no se puede encontrar en este tipo de lugar. Es por eso.”

 

Sí, es por eso que ella debe ...

 

Suimei: “- Por eso, debemos ir a casa. El lugar al que perteneces y al que puedes regresar, nadie volverá a robártelo nunca más.”

 

Antes de que pudiera expresar todos sus sueños felices con palabras, agarró la mano que él le tendía.

 

•••••••••••••••••••

 

La lluvia estaba cayendo con un golpeteo. Como si llamara a la lluvia, el pavimento de piedra que no conocía el cielo estaba descolorido lleno de manchas porque se había mojado. Su corazón claro tampoco sería capaz de mantenerse así. Como atravesado por las gotas de lluvia, su corazón se empapó de una soledad indescriptible.

 

- Siempre pensó. ¿Por qué este mundo es tan implacable contra los débiles?

 

Para salvar a alguien que no podría ser salvado, él se movería de inmediato. El mundo seguramente se lo estaba negando repetidamente. ¿Por qué se hizo el mundo así? Aquellos que dejaron salir sus lágrimas de dolor, solo tenían tristeza. Aquellos que tenían rabia y nada que lo dejaran salir, solo podían caer en una desesperación sin fin.

 

Sin embargo, esa irracionalidad puede ser uno de los principios del mundo. Lo que estaba haciendo era enfrentar a ese principio de frente y negarlo. Independientemente de la racionalidad y la razón, tenía magia y cambiaba el flujo natural, se rebelaba contra ella. Esta rebelión iba en contra de la divina providencia, él entendió que no era algo que pudiera ser perdonado. Cuando pensaba en el destino al final del camino de su padre, era, naturalmente, algo que él entendía después de todo.

 

También había perdido a su familia, sin embargo, no podía ser comparado con esa chica que había sido condenada al aislamiento todo este tiempo. Sus sentimientos de querer salvarla, no eran más que la arrogancia de alguien que fue bendecido.

 

Aun así, aunque solo fuera un poco, incluso un poquito, quería eliminar esa tristeza, esa dolorosa soledad. La joven que lloraba en sus brazos ahora soltaba todas sus lágrimas que antes no podía derramar. El grito de dolor que ella no pudo dejar escapar antes, dejó que estallara y lo dirigió hacia el cielo. ¿Por qué razón esta chica que aún se veía impotente tiene que ser forzada a recibir tanta infelicidad? Sin haber recibido nunca algo que todos tuvieran, tener que sufrir, tener que acumular solo sentimientos dolorosos como una gran pila de maldiciones.

 

Aun así, él creía que ella ciertamente tenía bondad en su corazón, que estaba viviendo. Todavía no sabía qué tipo de violencia se ejerció sobre esta chica. Sin embargo…

 

Suimei: “… Llora. Cuando quieras llorar, está bien llorar con todo tu corazón. Cuando esto termine, come alimentos deliciosos hasta estar satisfecha y dúreme. Si lo haces, te olvidarás de todas esas cosas desagradables.”

 

Al decir esto, acarició suavemente la cabeza de la chica que lo estaba sosteniendo con fuerza mientras lloraba a los cielos. Lo hizo con afecto, por lo que, incluso si solo fuera en ese momento, podría estar en paz... Era muy posible que hubiera llegado demasiado tarde. Si hubiera venido más rápido, si hubiera venido antes incluso de haber sido convocado a este mundo y se hubiera encontrado con esta chica, el resultado podría haber sido diferente. En cualquier caso, era algo inevitable. Sin embargo, aun así ...

 

Suimei: “Todavía estoy a tiempo. Mi magia existe para este propósito después de todo ...”