Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 59: La emperatriz del terremoto, Graziella Filias Riseld




Manual




El parque en el extremo sur de la Capital Imperial Filas Firia a menudo era llamado la Plaza de los Nobles, la gran mayoría de sus visitantes eran personas de alto estatus.

 Estaba situado en una de las secciones de clase alta de la ciudad y dado que los nobles cercanos invirtieron bastante en él, en comparación con otros lugares, era bastante pomposo. Los caminos de ladrillos y los jardines de flores estaban bien cuidados. A diferencia de la plaza central, no había tiendas en los alrededores. Entre los edificios residenciales circundantes, había una mansión particularmente grande que parecía usar la plaza como su patio.

 

La escala del edificio era grande y todo el exterior estaba hecho de ladrillos color palma. Las escaleras en la parte delantera se desplegaron para recibir a muchas plantas. Era genuinamente el tipo de residencia que uno esperaría de alguien de una posición muy alta o quizás de sus hijos.

Sin embargo, actualmente estaba ocupado por la policía militar y soldados que emitían el aire de una situación de emergencia. No se conocía la razón detrás de todo esto, sin embargo, cuando los nobles vinieron a protestar por la alteración en contra de su estilo de vida la policía militar los rechazo educadamente.

 

Dentro de esa atmósfera pesada, Suimei y Felmenia llegaron a su destino y se les dijo que esperaran en la esquina de la plaza, cerca de un pabellón, cerca de la policía militar. Suponiendo que Graziella estaría allí, se dirigieron a su destino y encontraron una figura familiar.

Tenía un cuerpo que dibujaba líneas bastante afeminadas y una figura flexible, pelo rubio y ojos azules acentuados por pestañas largas. A primera vista, uno podría confundirlo con una chica, era el héroe del chico bonito Elliot Austin.

Estaba sentado con gracia sobre los ladrillos rojos que rodeaban un lecho de flores mientras hablaba con su asistente la sacerdote mágica, Christa.

 

Suimei: “Tú...”

 

Suimei involuntariamente dejó escapar su voz. Al escuchar esto, Elliot se levantó.

 

Elliot: “Ya veo, ¿así que también fuiste llamado aquí?”

 

La sorpresa de Elliot solo se manifestó por un instante cuando echó hacia atrás su cabello rubio. Y luego, con un poco de cinismo, comenzó a hablar.

 

Elliot: “¿Tus lesiones ya están bien?”

Suimei: “¿Qué? ¿Estabas preocupado por mí?”

Elliot: “No bromees. No hay forma de que lo este.”

Suimei: “Es verdad.”

 

Mientras intercambiaba estas palabras de broma con Elliot, Suimei podía sentir una mirada desagradable dirigida hacia él. Buscando el origen de eso e inclinando su cabeza hacia un lado, pudo ver a Christa poniendo una expresión malhumorada. Parecía que le costaba aceptar la manera frívola en que Suimei le estaba hablando a Elliot. Debajo de sus verdes trenzas, estaba haciendo una cara seria y nerviosa.

Por otro lado, después de que Elliot descubriera a Felmenia, inmediatamente la atravesó con la mirada.

 

Elliot: “Tú también viniste, ha pasado mucho tiempo”.

Felmenia: “S-sí. Ha pasado tiempo Héroe-dono de Elmedia.”

 

Felmenia devolvió un saludo cortes y educado a Elliot.

 

Elliot: “No me molestaría si me hablas de una manera un poco más casual”

Felmenia: “No, no puede adoptar una actitud descortés con los Héroes que han venido a salvarnos”

Elliot: “No, no, sería más fácil para mi si hablas de una manera más relajada.”

 

La sonrisa brillante de Elliot tenía un aire drásticamente más amable que cuando hablaba con Suimei. ¿Tal vez estaba tratando de aflojar la actitud rígida de Felmenia? De repente con una expresión como si acabara de recordar algo hizo una elegante sonrisa.

 

Elliot: “Perdón por el retraso en mi presentación, soy Elliot Austin. ¿Podría escuchar tu nombre?”

Felmenia: “Mi nombre es Felmenia Stringray”

Elliot: “Felmenia-san, Cierto? Tienes un buen nombre”

 

Elliot lo dijo con un tono que parecía decir que no lo estaba diciendo solo por ser amable. Su actitud era tan suave como el viento, por otro lado, Christa, que reconoció el nombre de Felmenia Frunció el ceño.

 

Christa: “¡La Flama Blanca del reino de Astel, Felmenia-dono!”

Elliot: “Es una persona Famosa”

Christa: “No, tan solo es un nombre un poco familiar”

 

Felmenia reacciono casualmente a la cara seria de Christa,

 

Christa: “Solo se algo modesto. Con tan solo15 años de edad derroto a un Cocatriz, el mago que se convirtió en un mago de la corte a su corta edad, esa misma persona.”

 

De manera poco creíble la misma Christa dijo que era na historia modesta.

Un paso atrás Elliot, que escucho una palabra desconocida, pregunto a Felmenia.

 

Elliot: “Cocatriz?”

Felmenia: “Es un gran monstruo del desierto, me encontré con el cuándo fui al sur y lo derroté”

Elliot: “Christa, ¿es un monstruo peligroso?”

Christa: “Si, su rango como monstruo es de segunda clase, pero su cuerpo es muy grande y escupe veneno por a boca, es bastante temido en el sur.”

Elliot: “Wow, sorprendente”

 

Elliot mostro nuevamente su expresión de fascinación hacia Felmenia. Y luego después de mirarla se volvió nuevamente hacia Suimei.

 

Elliot: “Entonces, ¿eso quiere decir que tú eres su discípulo?”

Suimei: “Pues me pregunto acerca de eso…”

 

Ante la mirada inquisitiva de Elliot, Suimei abrió su boca y respondió solo con esas palabras. Sorprendido por sus palabras, que prácticamente lo estaban provocando, Eliot dirigió también su atención a Felmenia.

 

Elliot: “Dejando eso de lao, Felmenia san. Ese cabello plateado es de verdad hermoso”

Felmenia: “Eee…, bueno, gracias…”

 

Sin esperar que su cabello fuera elogiado el rostro sorprendido de Felmenia se tornó rojizo.

Hay afeminado hombre apuesto continuo con sus cumplidos.

 

Elliot: “Las actitudes frescas son agradables, per las expresiones avergonzadas también son agradables”

Felmenia: “Bueno eso es…”

 

Felmenia se quedó sin palabras. Ella es débil ante los halagos después de todo. Después de que Elliot permaneció hablando por un rato un grito resonó desde un lado.

 

Christa: “Elliot-sama”.

 

Christa gritó su nombre como si lo estuviera amenazando, a lo que simplemente respondió con un '¿Qué? Cono si no supiera lo que estaba pasando. Luego tomo una expresión transparente y continuo.

 

Christa: “¿No te estás acercando demasiado a ellos?”

Elliot: “Solo estoy tratando de llevarte bien con ella ¿No puedo?”

Christa: “Eso es…”

 

Christa quedo perpleja después de que le dieran una explicación realmente plausible. Cuando Elliot la miro ese estado, una sonrisa que presagiaba un mal augurio se dibujó en su rostro.

 

Elliot: “Fufu, Christa está un poco celosa después de todo. Cada vez que me llevo bien con otras mujeres, siempre se vuelve así de inmediato “.

Christa: “¿Q-qué-qué-estás diciendo Elliot-sama? ¡Yo no estoy realmente…!”

Elliot: “¿No estas realmente qué?”

 

Elliot se estaba burlando de Christa esperando sus próximas palabras. Mirando esto desde afuera, solo se veía como dos hermosas personas coqueteando entre sí.

…Después de ser llamado mientras su condición todavía era pobre y luego tener que presenciar este tipo de intercambio, Suimei estaba un poco enojado. Mientras fruncía el ceño a Elliot que estaba tratando de construir un triángulo amoroso...

 

Suimei: “Deberías simplemente explotar”.

Elliot: “¿Ah?”

Suimei: “Que ruidoso. No es nada.”

 

A pesar de decir eso, Suimei comenzó a mascullar “simplemente explota, simplemente explota...” como una especie de maldición. Los otros tres no tenían idea de lo que significaban sus palabras y solo podían mover la cabeza hacia un lado.

Como Suimei no intentaba ocultar su irritación, Felmenia se volvió hacia los otros dos.

 

Felmenia: “¿Por qué están ustedes dos aquí?”

Elliot: “... ¿No están informados?”

Felmenia: “Sí, acabamos de llegar a petición de la policía militar. Nos dijeron que su Alteza la Princesa Imperial Graziella nos estaría esperando, pero no nos dijeron la razón.”

Elliot: “¿En serio? El hecho es…”

 

Felmenia había preguntado esto, pero después de llegar a esta plaza, Suimei tuvo una idea de por qué fueron llamados. Si él y Elliot estaban aquí, entonces había un ochenta o noventa por ciento de posibilidades de que fuera algo relacionado con los incidentes de coma. Hasta ahora, esta era su única relación con este hombre después de todo. Si ambos fueron convocados esa sería la razón probable.

Entonces, Christa se dio cuenta de algo y llamó a Elliot con un susurro.

 

Christa: “Elliot-sama”.

Elliot: “... Ya veo, así que finalmente van a aparecer”

 

Después de escuchar su susurro, Elliot se dio la vuelta. Imitándolo, Suimei y Felmenia también miraron en la misma dirección. Acompañada por varias personas, una mujer salió del pabellón.

 

Su edad parecía estar alrededor de los años veinte. En lugar de agraciada, el término heroico coincidiría mejor con su aspecto majestuoso. Sin embargo, ella todavía era bastante hermosa. Su atuendo era mucho más lujoso que los otros soldados y oficiales, el tono era de un rojo profundo. Sobre sus hombros llevaba el abrigo bordado del ejército imperial, por su aspecto, parecía tener un rango más alto que cualquier otra persona en el ejército.

 

Después de ver su figura, Felmenia cautelosamente susurro su nombre, “Princesa Graziella.” Esta fue la persona que los llamó aquí. El hecho de que ella estaba vestida con equipo militar a pesar de ser una princesa imperial era probable debido a su posición como uno de los Doce de Elite del Imperio. La forma en que parto su largo pelo ondulado rubio también causó una impresión muy ruda para una princesa. Sin embargo, sobre todo eso, algo malo provenía de sus ojos azules.

 

Cuando se acercó, la atmósfera en el aire se transformó gradualmente.

Los alrededores se volvieron tensos y pesados, ¿esto nació de su destreza para pelear o su estado? Por lo menos, su disposición era suficiente para soportar el peso de alguien que está encima de otros.

Cuando Suimei agudizó rápidamente su presencia, Christa se arrodilló y se inclinó.

El hecho de que Elliot simplemente se inclinó con un breve asentimiento mientras estaba de pie debe haber sido porque él era un héroe. Reiji había hecho lo mismo esa vez en Camellia. Suimei y Felmenia también se arrodillaron.

 

Graziella: “- ¿Todo el mundo se ha reunido?”

 

Con la plaza como fondo, Graziella estaba de pie frente a ellos. Su voz de alguna manera parecía un poco lánguida mientras sus ojos finos miraban respetuosamente a cada uno de ellos.

 

Y luego, ella comenzó hablando con Elliot.

 

Graziella: “Si recuerdo correctamente bastardo, no te he visto desde el informe de que ibas a tomar parte en la investigación, Hero convocado-dono.”

Elliot: “Es bueno verte de buen humor, princesa Graziella. Me siento profundamente honrado de ser llamado por usted a pesar de su apretada agenda.”

 

Ante las palabras desagradables Elliot respondió con palabras irreverentes. Detrás de esa mirada maleducada, él básicamente decía: “¿cómo te atreves a llamarnos aquí?” Con cinismo. La otra parte era consciente de esto y como si no le importara entrecerró los ojos por un instante.

 

Graziella: “Eres el mismo de siempre, bastardo”.

 

Cuando los dos terminaron sus saludos, Christa comenzó a hablar en un tono deliberado.

 

Christa: “Su Alteza. ¿Por qué llamo al héroe convocado Elliot-sama sin hacer ningún tipo de acuerdo previo con él?

 

Si fue como ella dijo, entonces este acto ciertamente estaba mirando hacia abajo la posición del héroe. Esto era bastante obvio por la forma en que ella lo llamaba, pero Graziella simplemente rechazó la pregunta.

 

Graziella: “Abstente de intervenir. ¿Un simple sacerdote mágico tiene la intención de estar en desacuerdo conmigo?

 

Graziella la miraba intensamente. A cambio, Christa devolvió una mirada impávida, pero como para mediar entre los dos, Elliot puso su mano sobre el hombro de Christa. Como para decirle que estaba en desventaja, Christa soltó un breve ‘... Disculpe’ antes de retirarse a regañadientes.

 

Después, Graziella se volvió hacia Suimei.

 

Graziella: “... Entonces tú eres el bastardo que está peleándose con el héroe por alguna razón.”

Suimei: “Sí.”

 

Suimei inclinó la cabeza. Ella no tenía nada en particular que agregar, pero estaba más interesada en lo que estaba a su lado.

 

Graziella: “No podría haber imaginado que Flama blanca-dono estaría a tu lado.”

 

Felmenia permaneció sin intercambiar un saludo o un ‘me alegra que se encuentre bien’, como los dos anteriores.

 

Graziella: “¿Por qué un mago de Astel ha venido, al Imperio?”

Felmenia: “¿Creo que mi solicitud para permanecer aquí ya fue aceptada?”

Graziella: “Estoy preguntando por qué estás en el Imperio”

 

Felmenia parecía haber preparado una excusa para la irritada pregunta dirigida hacia ella. Como diciendo ‘no se puede evitar’, dejó escapar un suspiro y respondió.

 

Felmenia: “... De acuerdo con la guía de la Diosa Alshuna, he venido a servir como ayuda de Suimei-dono”.

Graziella: “¿Hou? ¿No dijiste antes que estabas trabajando bajo las órdenes directas de Su Majestad Almadious? ¿Estás diciendo que eso era una mentira?

Felmenia: “Después de informar a su Majestad, él me ordenó que me ocupara de eso”.

Graziella: “Fumu... bueno como sea. Y entonces, el que estás ayudando, ¿es este hombre?

Felmenia: “Es como dices”.

Graziella: “Ya veo. Bueno, la razón no importa--- La Diosa transmite algunos oráculos aparentemente sin sentido. Si mal no recuerdo, el caso actual también involucra a la Diosa.”

 

Con esto, Graziella parecía estar convencida. Todavía estaba apuntando con una mirada sospechosa a Felmenia, sin embargo, había algo más importante para ella y decidió dejarlo allí.

 

Graziella: “Vayamos directo al grano. La razón por la que los llamé aquí hoy bastardos no es otra que el hecho de que me estaré haciendo cargo del arresto del culpable detrás de los incidentes de coma en el que ustedes han estado teniendo su competencia “

Elliot: “Mu ...”

Suimei: “Eso es…”

 

Suimei había adivinado que estaba relacionado con los incidentes de coma, pero no estaba del todo acertado. Felmenia y Suimei tenían una expresión seria. Por otro lado, Elliot y Christa no parecían estar perturbados por las noticias.

 

Elliot miró ligeramente a Graziella y la interrogó con el ceño fruncido.

 

Elliot: “Su Alteza. Si eso es todo lo que tiene que decir, no hubo una necesidad real de llamarnos todo el camino hasta aquí, ¿correcto? ¿No hubiera sido suficiente simplemente informarnos del hecho por un mensajero? “

Graziella: “No, eso no servirá. Por el bien de resolver esta situación rápidamente haré que ustedes dos bastardos trabajen bajo mi mando después de todo”

Eliot: “¿¡Qué- !?”

Suimei: “Oioi ...”

 

Elliot esperaba que ella solo acaparara la investigación y no tuvo palabras para ello mientras la miraba.

 

Suimei también dejó ver su desconcierto en su rostro mientras dejaba salir su voz.

 

Como si no le importara en absoluto su sorpresa, Graziella exigió firmemente su consentimiento.

 

Graziella: “¿Tienen alguna objeción?”

Elliot: “Por supuesto que sí.”

Graziella: “¿Hou? ¿Por qué es eso? ¿Es porque no estoy tomando en cuenta tu maldita pelea?”

 

Hacia la negación inmediata de Elliot, Graziella le informó de eso con una expresión que decía desafiarla sería inútil. Por alguna razón, ella estaba dispuesta a entusiasmarse con la rebelión. Al decir que ella había tomado en cuenta su disputa, probablemente quiso decir que, si continuaban con su investigación, entonces la iglesia no tendría ninguna queja.

 

Elliot fue el que tuvo una objeción, pero Christa respondió en su lugar.

 

Christa: “Su Alteza. Elliot-sama y ese hombre están investigando el incidente de acuerdo con las palabras de Alshuna-sama. Poner a Elliot-sama y a ese hombre bajo tu mando significaría estorbar el encuentro.”

Graziella: “¿Y cómo es eso un problema? No tengo ningún motivo para preocuparme de su maldito combate.”

Christa: “Esa declaración sería contraria a las intenciones de Alshuna-sama. No creo que sea apropiado para un miembro de la realeza tomar a la ligera las palabras de Alshuna-sama.”

Graziella: “¿Y qué hay acerca de eso? Antes que su maldito problema, este es el problema del Imperio. Puede ser incorrecto restar importancia a las palabras de Alshuna, sin embargo, después de todo lo dicho y hecho, todo es por el bien de la gente de la Capital Imperial. En estas circunstancias, cuando no sabemos cuándo aparecerá otra víctima, ¿no debería ser nuestra principal prioridad dar una resolución rápida a toda la situación?

Christa: “…...”

 

Al escuchar la palabra “víctima”, incluso Christa ya no pudo formular ninguna objeción. Todo lo que podía hacer era mantener la boca bien cerrada.

 

Pero, aun así.

 

Suimei: “... ¿Nadie es capaz de decir nada para oponerse a la realeza?”

Felmenia: “El Héroe-sama es enviado por la Diosa, en otras palabras, un santo. En este caso, es en realidad su Alteza la Princesa Imperial Graziella quien está mostrando falta de respeto con su actitud. Su asistente, Christa-dono está bajo su protección después de todo ... Además, mira de cerca. Como prueba de ello, en realidad es la policía militar y los soldados quienes se sienten aterrados ante la situación.”

 

Siguiendo la sugerencia de Felmenia, Suimei dejó que su mirada divagara. Tal como ella dijo, no solo la policía militar y los soldados, sino incluso el asistente de Graziella se habían puesto pálido. Graziella luego dirigió su atención a Suimei.

 

Graziella: “¿Y qué hay de ti?”

 

A esta pregunta, la respuesta de Suimei también fue naturalmente una negativa.

 

Suimei: “También tendré reusarme. Estoy seguro de que una resolución rápida es la más alta prioridad, pero tampoco tengo ninguna intención de cooperar con ustedes.”

Graziella: “Esta es una petición oficial. Usted está viviendo en la Capital Imperial ¿verdad? Mientras viva dentro del Imperio, es una cuestión de rutina que coopere con nosotros “.

Suimei: “¿Estás insinuando que si no cumplo me arrojarás a prisión?”

Graziella: “Fumu ... Esa es ciertamente una amenaza que podemos usar. Sin embargo, ese caso sería demasiado opresivo.”

 

Entonces, Graziella se llevó la mano a la barbilla como si acabara de pensar en una idea brillante.

 

Graziella: “Lo tengo. Si ustedes bastardos se ponen en ese plan, ¿qué tal si imponemos una condición para el reclutamiento?”

Suimei: “¿Qué condición?”

Graziella. “Dije que los agregaría a ustedes bastardos bajo mi mando, pero estaba pensando que primero debería verificar tus habilidades. ¿Qué tal? Si tienen un encuentro conmigo y ganan, entonces estaría bien permitirles a ustedes dos bastardos actuar libremente por su cuenta.”

Elliot: “Mu ...”

Christa: “Qué arrogante ...”

 

Elliot y Christa soltaron un gemido cuando la actitud previamente agresiva de Graziella se había desvanecido y ahora ella presentaba una condición completamente irrazonable. Graziella era el mago más fuerte del Imperio. La razón por la que empujó tal condición ante ellos fue seguramente porque tenía una confianza extrema en sus propias habilidades.

Sin embargo, tal vez Elliot no estaba enterado de esto ya que la curiosidad parecía mostrarse en su rostro.

 

Elliot: “¿Su Alteza va a luchar?”

Graziella: “¿Es extraño que pelee?”

Elliot: “No es que sea extraño, pero ...”

 

Lo que estaba dudando en decir, era que para medir sus habilidades sería normal dejarlo en manos de uno de sus subordinados. Pero era probable que eso no coincidiera con lo que ella tenía en mente. Mientras Suimei volteaba a mirarlos, Elliot y Christa se cuchicheaban.

 

Ella probablemente le estaba dando información sobre Graziella. En poco tiempo, Elliot, que descubrió que no podía ser descuidado, se había puesto bastante tenso.

 

Al ver esto, Graziella dejó escapar una sonrisa intrépida.

 

Graziella: “Está bien. Primero será el poder de Hero-dono ... Fu, ¿vamos a echar un vistazo?”

Elliot: “Tienes mucha confianza en ti misma eh”.

Graziella: “¿Confianza? Si eres capaz de comprender apropiadamente los límites de tus propias habilidades, tener confianza sería obvio, ¿no?

 

Graziella eliminó por completo la acusación de Elliot de que su confianza la llevaba a sobreestimar sus propias habilidades. Mientras ella decía esto, Elliot bajó su postura y dejó que su espíritu de lucha surgiera de su cuerpo.

 

Christa: “¿Elliot-sama? No, no podrías estar pensando en aceptar sus condiciones, ¿¡verdad!?

Elliot: “Sí, debería ser divertido complacer a la princesa en su egoísmo ¿verdad? Además, si no aceptamos las condiciones, no nos dejarán ir pronto”

Christa: “Elliot-sama ...”

Elliot: “Ahora bien, Christa. Retrocede.”

 

Con una expresión ligeramente preocupada, Elliot instó a Christa a refugiarse fuera del área cercana. Suimei y los demás también encontraron un lugar seguro donde no serían arrastrados a las cosas y retrocedieron rápidamente.

 

Graziella: “Héroe-dono, no me muestres una pelea aburrida ¿de acuerdo?”

 

Cuando Graziella hizo esta declaración, recibió un guantelete del asistente que tenía al lado e insertó su mano en él. La forma de plata del guantelete combinaba bien con su bata blanca. A lo largo de los nudillos había un material que emitía un brillo negro. Incluso Suimei, que estaba bien informada sobre los materiales tratados mágicamente, no podía reconocer de qué se trataba. No parecía ser metal, pero ...

 

Suimei: “Felmenia, ¿qué es esa cosa negra en ese guante?”

Felmenia: “Es madera negra. Viene de los árboles en el norte y tiene una dureza a la par con el acero. Comparado con el metal, es mucho más liviano. Además de tener la misma dureza, también es fuerte contra la magia. Por lo tanto, a menudo se usa como equipo de protección y, a veces, como armas para magos.”

Suimei: “Hou ...”

 

Suimei estaba bastante interesado en ese material desconocido, sin embargo, ahora mismo estaba la pelea entre Graziella y Elliot. Cuando los asistentes y acompañantes se hicieron a un lado, Graziella saltó desde lo alto de la escalera. Ella golpeó sus puños como si quisiera comprobar el ataque en su guantelete enviando un sonido profundo y denso por toda la plaza.

 

Mientras seguía mirando a Graziella, Elliot sacó su brillante espada de Orihalcon de su vaina. La hoja de la espada impregnada con poder mágico emitió un resplandor mientras empujaba la punta contra los ladrillos en el suelo.

 

Elliot: “Desplegar armamento.”

 

La voz que sonaba en el aire como una campana era una palabra clave. Una rica cantidad de poder mágico y un hechizo se enroscaron alrededor del cuerpo de Elliot. En poco tiempo, su cuerpo estaba envuelto por una armadura plateada.

 

Cuando un casco en forma de cubo llamativo se puso en forma, todo su cuerpo estaba cubierto de metal. En profundo contraste con el aspecto generalmente delicado de Elliot, era un equipo profundamente grosero. Aunque parecía sacrificar la movilidad, esa armadura se tejió con maná de un hechizo. Su peso no necesariamente coincidiría con su aspecto.

 

Esto era un misterio del mundo de Elliot. Era el tipo de materializar una sustancia física en el mundo, pero las características del hechizo no eran familiares para Suimei. Había magias que él sabía que podían producir un efecto similar, sin embargo, era un sistema de magia que no existía en su mundo.

 

Cuando su escudo de armas ardió en la armadura, Elliot finalmente materializó un escudo. Era un escudo de cometa que también estaba cubierto en su escudo de armas.

 

Observando el uso de magia de Elliot, Graziella giró una expresión de admiración hacia él.

 

Graziella: “¿Hou? ¿Es esa magia del mundo de Héroe-dono? Es una técnica divertida “.

Elliot: “Es un honor. Sin embargo, no es solo divertido ¿sabes?

 

Debido a su casco, la voz de Elliot fue amortiguada. Con un aire de confianza, bajó su postura. Al ver que sus preparativos estaban completos, Graziella hizo su movimiento.

 

Graziella: “Empezaremos con una prueba preliminar…. Tierra, endurece tu cuerpo y conviértete en una piedra para aplastar a mi enemigo. Stone Raid.”

 

Era magia que Felmenia había usado antes, una magia que usaba el atributo de la tierra para lanzar piedras. Sin embargo, su título como el usuario más fuerte de la magia de la tierra no era solo para presumir, la magia de Felmenia no podía compararse con la cantidad y el tamaño de las piedras creadas por Graziella en un instante. En su entorno, muchas piedras que se estrechaban hasta cierto punto flotaban alrededor.

Mientras ella disparaba las piedras, Elliot apuntó su escudo hacia adelante y adoptó una postura defensiva.

 

Aunque las piedras se precipitaron hacia adentro, cada una de ellas fue repelida por el escudo, dejando a Elliot completamente ileso. Juzgando que el saludo había terminado, Elliot comenzó a invocar su magia. Después de dejar escapar un canto como un murmullo, su espada estaba ahora envuelta en un rayo y disparó un rayo eléctrico desde su punta. Habiendo percibido el movimiento de maná, Graziella evadió el ataque sin problemas.

 

Graziella: “Ya veo. Lo haces bastante bien.”

Elliot: “Todavía hay más por venir, presento mi deseo de celebración ante el ensalzado espíritu de sabiduría. ¡Responde mi llamada, ‘Force Grant’!”

 

Cuando Elliot dejó escapar su palabra clave, nada sobre su apariencia cambió. Sin embargo, el maná que se desataba en el aire era un hechizo que reforzaba sus habilidades físicas y ahora estaba envuelto alrededor de su cuerpo.

 

Felmenia: “Esa magia...”

 

Felmenia tenía los ojos abiertos de sorpresa al observar la magia de Elliot. Probablemente fue porque ella había visto que estaba usando múltiples magias al mismo tiempo.

Era superior a la teoría mágica de este mundo que se limitaba a dos hechizos como máximo.

 

Con el efecto continuo de estas magias, las habilidades de batalla de Elliot se dispararon. Era un estilo popular de magia para pelear, sin embargo, en este mundo no era muy común.

 

Graziella se acercó a Elliot. Este era un espectáculo raro para los magos de este mundo, sin embargo, seguramente significaba su especialidad en el combate cuerpo a cuerpo. Sin mostrar ningún temor al pesado equipo de Elliot, Graziella se acercó y le lanzó un puño. Naturalmente, ella estaba usando refuerzo físico, no parecía ser inferior a la magia de Elliot de ninguna manera. Mientras atacaba con sus puños, ella también estaba usando magia de tierra.

 

Elliot, por otro lado, usó su escudo, espada reluciente y técnicas de espada para luchar con valentía contra ella.

 

Felmenia: “La forma de pelear de Héroe-dono es espléndida ¿no?”

Suimei: “Ciertamente emite la sensación de ser un héroe”

Felmenia: “¿Suimei-dono también lo encuentra bueno?”

Suimei: “Si, se ajusta a lo básico, creo que es una buena forma de luchar.”

 

Suimei estuvo de acuerdo con la opinión de Felmenia. Al ver esta pelea, ya no pudo decir que la confianza de Elliot era charlatanería. Sus habilidades con la espada eran obvias, la armadura que había hecho con la magia era bastante duradera, el tiempo para invocar su magia de refuerzo físico y la magia del encantamiento de armas era corto, pero su efecto era grande.

 

Sin embargo, fue algo aburrido ya que todo era demasiado estándar...

 

Felmenia: “El escudo y la armadura tienen hechizos defensivos diferentes. Además de eso, está el hechizo de refuerzo físico y la magia de ataque. Es un estilo de lucha perfecto, ¿no?

Suimei: “Como uno esperaría, al menos vale la pena elogiarlo. Él tiene el combate cuerpo a cuerpo y la magia cubiertos, además está esa habilidad de espada. Sin embargo--”

 

La cantidad de poder mágico, velocidad de los hechizos y sus efectos, Graziella es superior en todos estos aspectos. Elliot solo tiene su magia de rayos, pero Graziella invocaba nueva magia de la tierra muchas veces mientras se enfrentaba en combate mano a mano.

 

Suimei: “Tenía la imagen en mi mente de que los magos en este mundo no usaban técnicas de combate cuerpo a cuepo.”

Felmenia: “Su Alteza, la Princesa Imperial Graziella es un caso especial. Las personas que tienen una base firme como mago y aún pueden participar en el combate cuerpo a cuerpo en esa medida son muy raras.”

 

Mientras Suimei y Felmenia estaban teniendo esta conversación, parecía que la lucha había llegado a un punto muerto. Graziella y Elliot se pusieron a cierta distancia y una vez más se enfrentaron.

 

Después, Graziella comenzó a hablar.

 

Graziella: “Ya veo. Ya lo he visto.”

Elliot: “... ¿Visto qué?”

Graziella: “Con respecto a esa armadura y escudo. Ambas consisten en sustancias físicas, pero el escudo se usa para defenderse de la magia y la armadura se usa para defenderse de todos los demás ataques, ¿verdad?

Elliot: “...”

 

Elliot permaneció en silencio. ¿Qué tipo de mirada estaba haciendo hacia ella debajo de ese casco?

 

Felmenia: “Suimei-dono, ¿es eso cierto?”

Suimei: “Sí. Es tal y como dijo esa mujer. No hay ningún error”

 

Mientras Suimei y Felmenia estaban hablando, Christa soltó un grito.

 

Christa: “¡Elliot-sama!”

 

El escudo de Elliot fue enviado a volar por el poderoso puño de Graziella. Luego ella dio un paso adelante para evitar que volviera a recogerlo. Elliot no tuvo más remedio que retroceder en la dirección opuesta a su escudo.

 

Felmenia: “... Suimei-dono. El escudo de Hero-dono no está desapareciendo.”

Suimei: “Se supone que no desaparecerá hasta que se use un hechizo mágico para disiparlo. Si se trata de un hechizo el que le obligue a poner poder mágico constantemente en él, existe la posibilidad de que se lo despoje completamente de la protección en cualquier momento después de todo.”

Felmenia: “Ya veo. Ciertamente.”

 

Como Felmenia estaba convencida de esto, una vez más levantó sus sospechas.

 

Felmenia: “Suimei-dono, entre su Alteza la Princesa Imperial Graziella y Hero-dono, ¿cuál crees que va a ganar?”

Suimei: “No puedo decirlo con certeza. Pero, la princesa imperial tiene la ventaja. Siempre que sean iguales en combate cuerpo a cuerpo, la habilidad de usar magia se vuelve importante. Si él no tiene algo para contrarrestarlo, entonces será superado por la gran diferencia en magia.”

Felmenia: “Algo para contrarrestar...”

Suimei: “Ese héroe todavía tiene poder mágico de reserva. ¿No planea usarlo o no puede usarlo aquí ...?

 

Suimei creía que todavía estaba reteniendo algo. El estilo de lucha del héroe aún dejaba poder en reserva después de todo. Sin embargo, en oposición a eso, las abrumadoras habilidades de combate de Graziella eran bastante considerables.

Al ver esto, Suimei no pudo evitar tener dudas sobre por qué había alguien con poder equivalente a un héroe, pero aun así tenían que ir y convocar a un héroe a pesar de eso.

 

En el medio de su intercambio, el rayo revestido alrededor de la espada de Elliot desapareció. Parecía que el tiempo efectivo del hechizo había pasado. Justo cuando Elliot estaba a punto de invocar el rayo sobre su espada una vez más ...

 

Graziella: “-Oh Tierra! ¡Conviértete en la cristalización de mi tiranía! ¡Aférrate al poder inflexible y aplástalos! ¡Así, conviértete en un monumento que alabará su gloriosa muerte! Crystal Raid! “

 

Graziella dio a luz su movimiento decisivo. Fue un gran movimiento. Cuando los cristales que perforaban los ladrillos en el suelo rodeaban a Graziella, ella arrojó su brazo hacia un lado.

 

Los cristales se precipitaron hacia adelante. El escudo de Elliot estaba muy lejos de él, tampoco tenía tiempo para defenderse con magia. El grito de Christa llenó el aire.

 

Felmenia: “¡Suimei-dono!”

Suimei: “Así que está decidido eh ...”

 

Una nube de polvo llenó el aire. Oscureció su campo de visión, sin embargo, era completamente obvio quién había ganado la batalla.