Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 58: No se puede borrar ese mal presentimiento




Manual




El sonido de una campana anunciando a un visitante sonó en la casa Yakagi en la Capital Imperial. Felmenia, al escuchar el llamado dejo sus estudios de magia y fue comprobar la entrada. Después de unos momentos y de un intercambio de palabras Felmenia regreso a donde estaba.

 

Felmenia: “Suimei-dono. Es la policía militar de la Capital Imperial.”

 

Aparecieron más problemas, a Felmenia que trajo esta noticia con una expresión seria, Suimei respondió tranquilamente con un ‘Entendido’, de vuelta a ella.

Actualmente, Suimei, después de haberse enfocado los últimos días en su recuperación, actualmente se encontraba en una mejor condición en comparación de antes. Aunque aún está lejos de su condición optima al menos está a un nivel en el que las actividades diarias no son un problema.

 

Está pensando en que debía hacer para recuperar todo el tiempo hasta ahora, así que este desarrollo fue conveniente.

¿Estaba pensando lo mismo? Lefille, quien estaba al lado de Felmenia mientras hacía su informe, habló con una expresión severa.

 

Lefille: “La policía militar?... Suimei-kun, ¿qué hacemos?”

Suimei: “Veamos ... Por ahora, solo nos reuniremos con ellos.”

Lefille: “Pero, una vez que ellos te vean...”

Suimei: “Lo sé.”

 

Haciéndoles saber que lo había pensado bien, Suimei se dirigió a la entrada, donde estaba esperando la policía militar. Dependiendo de la situación, existía la posibilidad de que esto llevara a un mal desarrollo, sin embargo, nada comenzaría si simplemente los dejaran esperando.

Mientras saludaba al policía que estaba esperando en la entrada, le devolvieron una cortés reverencia.

Su uniforme está muy bien ajustado y emite una impresión muy limpia, su conducta es animada y sus palabras también fueron muy corteses.

 

Oficial: “Es un placer conocerte. Estoy afiliado a la Policía Militar del Imperio, Tercer Regimiento. Eres Suimei Yakagi-san, ¿verdad?

Suimei: “Sí. ¿qué negocio has venido hoy?

Oficial: “Iré directo al grano, me gustaría que Yakagi-san nos acompañe en este momento.”

 

El policía militar cortésmente respondió a Suimei que estaba fingiendo ignorancia. Como la palabra “nosotros” implicaba, se podía sentir la presencia de varias personas al otro lado de la puerta. Suimei supuso que planeaban llevarlo a la estación y preguntarle a fondo sobre la situación en ese día. En respuesta, Suimei habló con un tono contrariado.

 

Suimei: “Incluso si dices eso ... Mis disculpas, pero la condición de mi cuerpo es bastante pobre en este momento, ¿no sería posible dejarlo para otro día?”

Oficial: “Eso es ... Realmente no podemos hacer eso”.

Suimei: “¿Eso significa que…?”

Oficial: “Si. En caso de que no cumpla con nuestra solicitud, los altos mandos nos han ordenado que lo llevemos por la fuerza.”

 

Fue un enfoque bastante violento. Sin embargo, el policía militar que dijo esto también estaba bastante preocupado y ahora se estaba frotando la frente con los dedos. Esto era probable porque simpatizaba con la condición de Suimei. Pero no puede decirlo en voz alta.

 

… ahora que el oficial ha ido tan lejos como para tener que mencionar la fuerza, ir con ellos ya era algo que Suimei no podía evitar. Incluso si usaba la magia para zafarse esta vez, otro miembro de la policía militar vendría y preguntaría nuevamente. En cualquier caso, la situación no cambiaría.

 

Oficial: “Somos conscientes de sus circunstancias. ¿Sería posible que cumpla con nuestra solicitud?

 

El policía militar una vez más le preguntó esto a Suimei con modestia. Lefille, que estaba parada detrás de Suimei, tiró del puño de su manga. Cuando Suimei acercó su rostro a ella, puso la ansiedad que sentía en el fondo en palabras con una cara sombría.

 

Lefille: “... Suimei-kun. Tengo un mal presentimiento sobre esto.”

Suimei: “Sí yo también. Pero creo que realmente no tengo otra opción más que irme por aquí.”

Lefille: “¿Eso está bien?”

Suimei: “Ahora mismo quiero saber sobre el estado de la investigación de la escena.”

 

Así es, había otras cosas que quería determinar además de la ubicación de Liliana. Actualmente tenía a Felmenia reuniendo información, sin embargo, aún no estaba al tanto del estado actual de la investigación. Ya tenía planeado hacer su movimiento de todos modos, así que el tiempo aquí fue realmente bueno.

Aun así, Lefille no parecía completamente convencida y parecía dispuesta a hablar diciendo que no estaba de acuerdo.

Quien hizo un movimiento para convencerla fue Felmenia. Poniéndose al aire para dejarle todo, ella dio un paso adelante.

 

Felmenia: “Lefille. Yo los acompañaré. De esa manera no hay necesidad de preocuparse.”

 

Al escuchar eso, Suimei Pregunto.

 

Suimei: “Esta bien?”

Felmenia: “Lo hago por Lefille”

Suimei: “… si, ya veo.”

 

Felmenia dirigió una mirada fija ante la respuesta fuera de lugar, Suimei solo pudo poner una sonrisa amarga.

 

Felmenia, que condenaba a Suimei con la mirada se giró hacia Lefille.

 

Felmenia: “Yo me encargare de vigilar estrictamente a Suimei-dono. Lefille tu espera aquí”

Lefille: “…sí. Te encargo a Suimei-kun”

 

Lefille exprimió una voz abatida. Aparte de la simple preocupación, parecía que tenía otras fuentes de angustia. Lefille estaba impaciente con la situación actual. Después de volverse más pequeña, tuvo que resignarse a no participar en ningún conflicto. No podía hacer las cosas que antes podía hacer fácilmente. Suimei la miró por detrás y pudo ver sus sentimientos de frustración trepando por su rostro.

Todavía cautivado por la imagen de su figura solitaria, Suimei salió de la casa junto con Felmenia.

 

•••••••••••••••••••

 

Suimei y Felmenia ahora caminaban por las calles guiados por varios policías militares. La policía militar estaba al frente y detrás de ellos. Lucia como si estuvieran envueltos en una mala situación y siendo detenidos, sin embargo, no era como si fueran sospechosos o criminales. En verdad, los estaban tratando muy cortésmente y no recibían ningún tipo de tratamiento deficiente.

 

Según Felmenia, a los soldados y la policía militar del Imperio se le impuso una disciplina muy estricta, esta es la razón por la cual la forma en que trataron a los demás y su apariencia exterior resultó ser bastante buena.

 

Cuando Suimei acaba de llegar al Imperio con Lefille, recuerda haber escuchado una historia similar. Dado que el ejército del Imperio está muy estrictamente disciplinado, en comparación con otros países, el ejército del Imperio es de una calidad particularmente alta. Después de escuchar esto, le recordó a Suimei la estricta disciplina del ejército alemán. Era muy posible que, como su propio país, el Imperio avanzara por el camino de la modernización como país militar.

La Capital Imperial de Filas Philia difería en su modernidad en las calles y las vidas se las personas de misma misma matera que Aster y Mether. Por lo que escuchó, esto se aplica cuando se pone en comparación con todos los demás países también.

 

En el caso de que continúen como el otro mundo, desarrollen su industria y logren recrear la primera y la segunda revolución industrial, es muy posible que repitan los fracasos de ese mundo también. A medida que avance la modernización y la gente en este mundo adquiera leyes científicas, tecnológicas y físicas, los lugares donde habitan los misterios finalmente serán destruidos y el lugar donde viven los espíritus también desaparecerán. Si eso sucede, los misterios de este mundo seguirán disminuyendo.

Los humanos todavía están en armonía con la naturaleza y los misterios, pero no se sabe lo que sucederá. Determinar lo que es mejor aún es difícil de manejar--

 

Felmenia: “Suimei-dono. Ha pasado bastante tiempo desde que tomaste un poco de aire fresco, ¿cierto?”

Suimei: “¿Hm? Si, tienes razón.”

 

Suimei asintió a las palabras de Felmenia.

Tal y como ella dijo Ha pasado un tiempo desde que Suimei salió a la ciudad. Debido al daño a su cuerpo astral, había estado continuamente postrado en cama todo este tiempo, ni siquiera tuvo el placer de salir fuera para distraerse.

Y así, el aire libre que no había visto en mucho tiempo, de alguna manera parecía inquieto para él.

Los ciudadanos de la Capital Imperial parecían estar en un estado incómodo donde no podían calmarse. Mientras miraba a hurtadillas a las personas que pasaban, era como si todos estuvieran en alerta por algún peligro que no pudieran ver. Incluso los niños que correteaban afuera tenían cierto temor mezclado con su comportamiento y no parecían estar disfrutando.

Cuando Suimei estaba por dejar su impresión en palabras, Felmenia adivinó sus pensamientos.

 

Felmenia. “Mientras Suimei-dono estaba postrado en la cama, Liliana Zandyke fue incluida en la lista de personas buscadas, la Capital Imperial ha estado en este tipo de estado desde entonces”.

Suimei: “... Ya lo esperaba esto hasta cierto punto, pero se ha convertido en un gran alboroto, ¿eh?”

 

La respuesta que Suimei dio entender Felmenia estaba alrededor de: ‘Dentro de lo pronostico’

 

Felmenia: “Es porque la identidad detrás del culpable se ha vuelto clara. Todos deben sentir que el peligro está cerca “.

Suimei: “Sin embargo, es un soldado del mismo país, este tipo de miedo es un poco ...”

Felmenia: “Desde el principio, Liliana Zandyke era alguien que usaba magia no identificable. Con un asiento de los Doce más fuertes del Imperio y también al tener un puesto especial dentro del ejército del Imperio, siempre ha sido reconocida como un símbolo de miedo dentro del Imperio. Pensando de esa manera, este tipo de cambio en la atmósfera se siente como un flujo bastante natural.”

Suimei: “Eso es todo lo que parece para los ciudadanos, ¿eh?”

 

Felmenia asintió, sin embargo, Suimei solo podía evitar soltar un suspiro ante la situación.

 

Suimei: “A pesar de que ella es solo una niña ... no, ¿porque ella es una niña?”

 

Normalmente, cualquiera debe dedicar una cantidad adecuada de años para adquirir fuerza. Sin embargo, contrariamente a esa expectativa, Liliana es una maga bastante fuerte a esa edad. El hecho de que ella tuviera ese tipo de fortaleza a pesar de ser un niño pequeño probablemente fue algo que provocó miedo en la gente. Además de eso, su actitud y aura tan abrumadores agrandaron esa percepción.

Desde el principio, Liliana tuvo muchos enemigos. Agregando el incidente actual, casi todos los ciudadanos se habrían convertido en sus enemigos también. Ella realmente no podrá caminar fuera más. También debido a la moral en este mundo, no se sabía qué pasaría si ella aparece frente a la gente.

 

Existía la posibilidad de que la sombra más alta la estuviera protegiendo, pero tampoco podía decirse que fuera una buena situación. Esas palabras que la sombra transmitió a Liliana esa noche parecían palabras de tentación. Si Suimei pensara en ello como si la estuviera usando, era fácil pensar que la aislaría y la abandonaría en cualquier momento.

 

Mientras Suimei estaba mirando al espacio pensando en estas cosas, Felmenia de repente comenzó a hablar con él mientras lanzaba magia. No hubo cambio en la voz que escuchó. Sin embargo, el sonido no se filtró a su entorno. Fue un susurro mágico.

 

Felmenia: [... Suimei-dono está bastante preocupado por esa chica ¿verdad? He oído que solo hablaste con Liliana Zandark en algunas ocasiones, ¿por qué vas tan lejos por ella?]

Suimei: [¿Es extraño?]

Felmenia: [¿Eh? No, eso no es realmente lo que quise decir, pero...]

Suimei: [Está bien. Incluso yo entiendo que es un poco extraño.]

 

Suimei puso una sonrisa torpe y comenzó a mirar a lo lejos.

 

Suimei: [... ¿Cómo debería ponerlo? En este mundo, hay cosas hacia las que no se puede hacer nada más que renunciar silenciosamente en todas partes, ¿verdad? No me gusta ese tipo de cosas. Si no te rindes, ciertamente hay tiempos felices por delante, por eso, el hecho de no tener otra opción es desagradable ¿verdad?]

Felmenia: [Suimei-dono...]

 

Así es como era. Para Suimei, el hecho de que este tipo de sentimientos tenía que existir era algo que no podía aceptar. Esos sentimientos de que uno no tenía más remedio que ahogarse en un mar de lágrimas sin esperanza de salvación. Es por eso que la tristeza solo se multiplicaba. Para esa chica también, estaba atada a este tipo de cadenas.

 

Suimei recordó las palabras que escuchó esa noche.

 

 --Nadie me necesita para otra cosa que no sea pelear.

 

Esas palabras que salieron de la boca de Liliana no eran más que palabras que para lamentarse por su propia desgracia. Continuó siendo condenada al ostracismo por todos, eran palabras de alguien que estaba profundamente aferrado a su lugar en el mundo para establecer su propia existencia. Esta era la razón por la cual Suimei no podía dejarla sola.

Mientras Suimei pensaba en el paradero de Liliana, Felmenia repentinamente le hizo una pregunta a Suimei.

 

Felmenia: [La razón por la que Suimei-dono quiere regresar a ese mundo, como pensé, ¿es porque incluso en ese mundo tienes algo por lo que luchar?]

Suimei: […… ¿Porque piensas eso?]

Felmenia: [En el castillo, y también lo que ha pasado aquí, tan solo pensé en las acciones de Suimei-dono y se me ocurrió que podría ser de es amanera]

Suimei: [Bueno sí.]

 

Mientras daba una breve y vaga respuesta, Suimei miró a su alrededor.

Y luego se dio cuenta de algo.

 

Suimei: “Ahora que lo pienso, ¿no se ha impuesto una ley marcial?”

 

El estado de la ciudad es diferente de lo habitual, pero parece que no hay restricciones para que los residentes salgan a la calle.

Suimei estaba pensando en cómo no parecía haber limitaciones en los ciudadanos. En esta ciudad en otro mundo donde están restringidos en tamaño debido a los muros de protección, a diferencia del mundo moderno, la probabilidad de chocar con criminales era bastante alta. Normalmente, hasta que el delincuente sea atrapado, habrá restricciones para desplazarse innecesariamente hacia afuera. Sin embargo, al contrario de sus expectativas, aparentemente, las calles estaban tan ocupadas como lo estaban normalmente. Los comerciantes y los enanos seguían moviéndose enérgicamente.

 

Felmenia: “Con respecto a eso, el Héroe-dono de la Iglesia de la Salvación ... El desfile de Elliot-dono se acerca. La fecha programada se acerca con bastante rapidez, por lo que, si ponen restricciones, parece que representará un gran problema.”

Suimei: “Ya veo…”

 

Si establecen la ley marcial, afectaría el desfile que se acerca. Aunque era poco probable que ese tipo de notificación realmente se transmitiera.

Si detenían las actividades de los ciudadanos aquí, su oportunidad de inspirar al pueblo se perdería por completo. Había muchos extranjeros que acudían a la ciudad para ver el desfile también, supondría un duro golpe para los ingresos de la Capital Imperial. En ese caso, su política era cerrar más o menos los ojos a la situación. Después de comprender por qué el ambiente estaba así, Suimei se volvió hacia los policías militares.

 

Suimei: “Disculpe. ¿No es hora de que nos informe hacia dónde nos dirigimos?”

Oficial: “Los estamos acompañando a la plaza sur de Filas Philia.”

Suimei: “¿La plaza sur?”

 

Suimei frunció el ceño al escuchar su respuesta. Estaba seguro de que lo llevaban a una estación donde preguntarían sobre el incidente. Sin embargo, no pudo ver a través de su intención de llevarlo a una plaza.

 

La policía militar, ser escoltado y una plaza. Cuando pone juntos estos tres pensamientos, una imagen de una guillotina apareció en su mente, pero probablemente ese no era el caso.

 

Suimei: “¿Por qué una plaza?”

Oficial: “Su Alteza la Princesa Imperial Graziella nos está esperando allí”.

Suimei: “...?”

 

Suimei solo pudo levantar una ceja ante esta inesperada respuesta. Un asunto poco claro se había vuelto aún más claro después de todo. Naturalmente era algo sin sentido.

Si ella los estaba esperando, eso significaba que ella era la que los convocaría allí. Pero hasta este momento, Suimei no recordaba haberse involucrado con una persona como ella. Entonces, ¿por qué alguien así lo estaba esperando? Mientras Suimei reflexionaba sobre sus sospechas, Felmenia acercó su rostro a él.

 

Felmenia: “Su Alteza la Princesa Imperial Graziella es la tercera hija del Emperador de Nelferia. Se dice que una vez dividió la tierra en un campo de batalla, en ese momento la tierra se desmoronó debajo de sus enemigos. Ella es una maga que usa el atributo de tierra de tal renombre que se le dio el nombre de Emperador de la Geomancia. Ella es considerada la maga más fuerte del Imperio.”

Suimei: “Ya veo... ¿Pero por qué el mago más fuerte del Imperio me está llamando?”

 

Suimei no sabía qué estaba pasando entre esta princesa imperial y la policía militar que los llamo.

No creía que fuera un caso completamente ajeno al incidente, pero todavía no tenía ni idea de por qué lo habían llamado. Él había puesto estas sospechas en palabras, pero aun así la policía militar no le respondió. ¿No podrían decir o no lo sabían? No sabía cuál era, pero le mostraban una expresión preocupada.

 

Oficial: “Su Alteza, la Princesa Imperial tiene algo de lo que le gustaría hablar contigo.”

Felmenia: “¿De qué se trata?”

Oficial: “Incluso si me preguntas eso ...”

 

Ellos no sabían. Parecía que tendría que esperar hasta que la persona en cuestión se lo diga

Suimei renunció a preguntarle a la policía militar y usó la magia para susurrarle a Felmenia.

 

Suimei: [Felmenia. ¿Qué clase de mujer es esa princesa imperial Graziella?]

Lefille: ["Como dije antes, es el usuario de magia más fuerte del imperio, es una persona poco convencional que puede hacer cosas irrazonables sin dificultad, y tiene un carácter bastante duro]

Suimei: [... Ahora que lo pienso, cuando Reiji derrotó a Rajas, ella también estaba presente, ¿verdad?]

Felmenia: [Sí, yo también estaba presente en ese momento e intercambiamos algunas palabras. Ella es del tipo que es bastante decidida en hacer lo que debe. Ten en cuenta que ella no es alguien que pueda ser manejada por medios ordinarios.]

Suimei: [Ya veo…]

 

Cuando la plaza del sur apareció lentamente a la vista, Suimei pudo sentir la presencia de una tormenta que venía y le acariciaba la barbilla.

Al igual que Lefille había dicho antes, tenía un mal presentimiento sobre esto.