Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 73: La tormenta se aproxima, pero antes…




Manual




Dentro de una habitación individual dentro de la base de Suimei, había un círculo mágico que dejaba salir una luz mística. Encima de la formación, estaba Lefille, quien estaba arrodillada haciendo una oración por su cuenta.

 

Esa figura completamente inmóvil sobre una rodilla era como la de un seguidor devoto que reza fervientemente a Dios mientras espera la bendición de ese dios. O más bien, al ver cómo ella era una seguidora de las enseñanzas de la Diosa Arashura y creía en su existencia, no era solo eso, era precisamente eso. El haz de luz azul puro iluminó de una manera maravillosa todos los muebles en la habitación sombría. Uno pensaría que a nadie se le permitiría invadir ese espacio, tal era su belleza.

 

Un golpe resonó en la habitación. Cuando Lefille abrió sus ojos y se volvió hacia la puerta, oyó la voz de Suimei desde el otro lado.

 

Suimei: “Lefille. ¿Cómo está?”

Lefille: “Aah. Es considerablemente bueno. Gracias al círculo que hiciste, siento que estoy regresando a mi ritmo bastante bien.”

Suimei: “Eso es bueno.”

 

Al escuchar su voz alegre, Suimei dejo salir un respiro de alivio.

 

Lefille: “¿Es algo importante?”

Suimei: “Sí, parece que sucedió algo. Vamos a hablar de todo eso juntos, así que vine a buscarte.”

Lefille: “... que podría ser? tengo un mal presentimiento al respecto”.

Suimei: “Yo también.”

 

Ella escuchó su acuerdo y pudo ver la imagen de Suimei encogiéndose de hombros desde el otro lado de la puerta en su cabeza.

Lefille se puso de pie y se dirigió hacia la sala de estar con Suimei. Cuando llegaron, Felmenia, el grupo de Reiji y los caballeros de escolta ya estaban reunidos.

Todos se agruparon alrededor de la mesa y tomaron sus asientos, luego Felmenia comenzó.

 

Felmenia: “Estuve afuera recopilando información en las calles justo ahora, pero escuché algo que me preocupaba”.

 

Felmenia tenía una expresión sombría como si su sangre se estuviera cuajando mientras decía esto. Suimei intervino para animarla a seguir.

 

Suimei: “¿Qué sucede?”

Felmenia: “Estaba escuchando a escondidas a los soldados que estaban hablando en la plaza. Pero, decían que habían averiguado la ubicación de Liliana.”

Reiji: “Sensei, entonces”.

Suimei: “Así que encontraron este lugar ...”

 

El tiempo esperado finalmente había llegado, Suimei tomó aliento. Sabía que era solo cuestión de tiempo, pero esperaba que no fuera tan pronto.

 

Titania: “Flama blanca-dono. ¿Lo que dices es algo seguro?”

Felmenia: “Si su Alteza. Usando ma.… magia, obtuve la información de las profundidades de la sede en la plaza sur. No creo que haya ningún error.”

 

Después de responder a la pregunta de Titania, Felmenia continuó su informe.

 

Felmenia: “Y eso no es todo. Escuché algunas veces que con el propósito de acorralar a todos los involucrados con Liliana, iban a actuar esta noche.”

Lefille: “En otras palabras, el la Princesa Imperial Graziella tiene la intención de capturarnos a todos.”

 

Lefille gimió de mal humor. Ciertamente, si determinaban su ubicación, era solo el flujo natural que querrían capturar a los que estaban protegiendo a Liliana.

Sin embargo…

 

Suimei: “Así que la razón por la que el héroe estuviera merodeando por la zona era por esto ...”

Reiji: “¿Elliot?”

Suimei: “Si, probablemente”.

 

Suimei asintió a la pregunta de Reiji. La llegada de Elliot con esa sincronización fue simplemente demasiado antinatural. No importa cómo se vea, el lugar donde vive Suimei debería ser completamente intrascendente para Elliot. Era completamente imposible que él viniera a ver solo por curiosidad. Sin embargo, si la estrategia iba a tener lugar esta noche, el hecho de que él echase un vistazo tenía sentido. En cuanto a dónde lograron obtener la información sobre la ubicación de Liliana, Suimei tenía una predicción al respecto.

 

Luego, Lefille pregunto a Felmenia.

 

Lefille: “Felmenia-dono, ¿vendrá la princesa Graziella?”

Felmenia: “¿Eh? Sí, probablemente, ella vendría también.”

Lefille: “Hohou ... Ya veo, eso es como es ...”

 

Suimei solo podía verlo como algo apropiado. Ella solo tenía ese tipo de temperamento, no había forma de que ella no viniera. Sin embargo, Lefille estuvo bastante obsesionada con este punto por bastante tiempo. Después de volverse pequeña, su expresión debería haber sido encantadora, pero por un instante, a Suimei le pareció que su expresión era imprudente y peligrosa.

 

Mizuki: “Suimei-kun, ¿qué hacemos?”

 

Antes de que Suimei pudiera responder a Mizuki, la voz temblorosa de Liliana sonó.

 

Liliana: “Como pensé, debería rendirme ...”

Suimei: “No dejaré que hagas esa tontería. Además, es demasiado tarde, incluso si Liliana se va ahora.”

Liliana: “¡Pero! ... A este ritmo, causaré problemas a todos”.

Suimei: “No te preocupes por eso. Si me detuviera a pensar en todo lo que me preocupa, no podría vivir en este maldito mundo, ¿sabes?”

 

Diciendo eso, Suimei le mostró a Liliana una sonrisa mientras bajaba la cabeza en señal de gratitud. Por otro lado, Lefille se volvió hacia Suimei.

 

Lefille: “Estoy completamente de acuerdo con Liliana, Suimei-kun. Entonces, ¿qué haremos desde aquí?”

Suimei: “Vamos a atrapar al culpable”.

 

Cuando Suimei respondió con su plan, la habitación se puso ruidosa por un instante.

 

Suimei: “En realidad, me gustaría recabar más información antes de hacer contacto. Pero no puedo decir eso ahora.”

Reiji: “¿Suimei, dijiste antes que tenías una pista sobre quién es el autor intelectual? ¿Tienes alguna prueba de que esa persona es realmente la culpable?

Suimei: “Se trata de una probabilidad del ochenta o noventa por ciento. No puedo pensar en nadie más que ese tipo.”

 

Suimei respondió a la pregunta de Reiji con confianza. Esta vez, Titania lo interrogó.

 

Titania: “Está bien ir y atraparlos, pero si hacemos eso, ¿se pondrá todo en orden limpiamente?”

Suimei: “Limpiar completamente será bastante difícil. Bien, ¿qué tal si nos preparamos inmediatamente para escapar de la ciudad en medio de la noche?”

 

Cuando Suimei soltó una carcajada como si no estuviera pensando en ello, Lefille y Felmenia dejaron escapar un suspiro de ‘por dios’. Mientras lo hacían, Titania habló una vez más.

 

Titania: “Y entonces, Suimei, ¿todos iremos a donde está el culpable?”

 

Suimei se sorprendió un poco ante la extraña pregunta de Titania.

 

Suimei: “¿Ah?”

Titania: “¿Por qué estás poniendo esa cara idiota? Te pregunto si tienes algún tipo de plan, ¿sabes?”

Suimei: “... ¿Podría ser, van a cooperar conmigo?”

 

Mientras Suimei la miraba sorprendido, Titania hizo una mueca como si dijera ‘¿por qué estás preguntando eso?’

Y entonces, Reiji dejó escapar una voz atónita.

 

Reiji: “Eso es completamente el tipo de qué cosas que no preguntas en este punto en el tiempo, Suimei. ¿No es obvio?”

Mizuki: “Sí, sí, cuando estamos en problemas tu haces lo mismo ¿verdad?”

Suimei: “Pero en ese caso las cosas se volverán bastante difíciles para ustedes de ahora en adelante ...”

Reiji: “Está bien. Además, el que siempre está causando problemas soy yo, ¿estoy en lo cierto? Siempre digo algo egoísta, y Suimei me sigue. Ese es el flujo habitual, ¿verdad? Por eso, está bien pensar que soy yo quien le devuelve el favor.”

 

Después de que Reiji dijo esto alegremente, su rostro sufrió un cambio completo y se llenó de determinación.

 

Reiji: “Además, no puedo hacer la vista gorda.”

 

La voz de Reiji resonó por toda la habitación. Esas palabras que él que él disparó fueron extremadamente prometedoras. Suimei comenzó a rascarse la cabeza como si se resignara.

 

Suimei: “... Aaah, el famoso lema de Reiji acaba de salir”.

Mizuki: “Con esto, es imposible convencerlo de lo contrario, ¿verdad ~ Suimei-kun?”

Suimei: “Si lo sé.”

 

Atado por la cara sonriente de Mizuki, Suimei también sonrió antes de hablar.

 

Suimei: “... Entonces, eso es correcto. Si todos planean cooperar, entonces voy a considerarlos dentro de esto.”

 

Todos los presentes le devolvieron un agradable saludo a Suimei. Liliana luego se levantó de su silla en un aturdimiento.

 

Liliana: “Suimei, si vas a atrapar a esa persona, por favor llévame contigo”.

Suimei: “No quiero dejar que Liliana pelee”.

Liliana: “Pero…”

 

Mientras Liliana se aferraba a él, Suimei solo podía permanecer en silencio. Si su oponente fuera el cerebro detrás de este caso, sin duda sería quien manipuló a Liliana. Suimei realmente no quería que estuvieran en contacto el uno con el otro.

Sin embargo, una luz seria moraba en los ojos de la niña frente a él. Reflejaron una fuerte voluntad diciéndole que incluso si ella no podía ponerle fin, ella quería al menos llevarlo hacerlo caer. Cuando vio su resolución, como era de esperar, Suimei no tuvo más remedio que ceder.

 

Suimei. “No te dejaré usar magia, ¿de acuerdo?”

Liliana: “Lo sé.”

Suimei: “¿Podrías atravesar algo terrible, sabes?”

Liliana: “Hice mi determinación. Yo no deseo escapar”.

Suimei. “¿Estas realmente segura de esto?”

Liliana: “Sí.”

Suimei: “… Entendido. Estaré contando contigo.”

 

Diciendo eso, Suimei pasó a hablar sobre sus planes para la batalla de la noche.