Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 71: La ansiedad de Mizuki




Manual




Después de haber terminado su pelea con Titania, cuando Suimei regresó a las calles de la Capital Imperial, el día había terminado y estaba completamente oscuro.

Inmediatamente después de regresar, Suimei se encerró en una habitación que se decidió que sería un “Espacio Prohibido”, y después de terminar su trabajo, salió de la habitación y se dirigió hacia la sala de estar.

Cuando llegó allí, Reiji estaba allí relajándose solo. Mientras Suimei buscaba a los otros, Reiji señaló hacia el exterior de la casa.

 

Suimei abrió la puerta y salió. Y luego, en la plaza entre los edificios, miró el cielo estrellado. Después de bajar la vista, en poco tiempo, Suimei encontró la otra razón por la que salió.

 

Suimei: “Hola Mizuki. ¿Qué estás haciendo en este lugar?”

Mizuki: “Mmm, simplemente disfrutando el viento de la noche por mi cuenta.”

 

Mizuki estaba sentada en una de las sillas que quedaban afuera mirando la luna.

Suimei revolvió en su bolso, y sacó lo que quería entregar.

 

Suimei: “Aquí, tus zapatos.”

Mizuki: “Mis zapatos como... ¿Por qué Suimei-kun tiene mis zapatos?”

 

Suimei: “Bueno, eso es obviamente, olfatear su olor...”

Mizuki: “Suimei-kun eso es muy pervertido...”

 

Mientras Suimei actuaba como si sus zapatos apestaran, Mizuki retiró su parte superior del cuerpo.

 

Suimei: “Es una broma, de ninguna manera haria tal cosa... pero he escuchado ese tipo de cosas mucho hoy. De todos modos, estos son nuevos, ¿sabes?”

Mizuki: “¿Eh? Ah, es verdad. ¿Compraste unos nuevos?”

Suimei: “Bueno sí. ¿Por qué no los pruebas? “

 

Se sentó en la silla junto a ella y levantó la mirada hacia el cielo estrellado. Mientras recomendó sin rodeos los zapatos, Mizuki comenzó a ponérselos.

 

Mizuki: “¿Eh? Esto es, bastante ... “

 

Después de ponérselos y verificar cómo se sentían, Mizuki comenzó a saltar de un lado a otro en su lugar. Después de un breve momento de revisar sus zapatos, miró a Suimei con cara sorprendida.

 

Suimei: “Compré unos nuevos y los ajusté.”

Mizuki: “¿Hoeh? ¿La casa de Suimei-kun era la de un zapatero-san?”

Suimei: “De ningún modo. Solo tengo un par de manos hábiles ... Bueno, usé magia que aprendí. Creo que debería ser algo bastante cómodo de usar ¿verdad?”

 

Suimei hizo una sonrisa traviesa. Los zapatos que acaba de sacar son los que trabajo en el espacio prohibido que en realidad es su laboratorio de magia. Habiendo escuchado el otro día que ella estaba deprimida por romper sus zapatos, apresuradamente usó magia para mejorar unos zapatos para que fueran cómodos de usar y al mismo tiempo mejorar la durabilidad de los zapatos. Mizuki entonces lanzó sus dos brazos en el aire en admiración.

 

Mizuki: “¡Asombroso! ¡Suimei ya puede manejar la magia muy bien!”

Suimei: “Muy bien, dices, ¿no puedes hacer todo tipo de cosas?”

Mizuki: “No puedo usar ese tipo de magia tan útil, prioricé el aprendizaje de la magia que es útil en las batallas después de todo... Pero ese no es el caso de Suimei-kun ¿verdad?”

Suimei: “Fufufu, para poder vivir cómodamente, es mi principio no escatimar en esfuerzos.”

 

Mientras Suimei bromeaba, Mizuki volvió a sentarse en su silla e hizo una suave sonrisa que era realmente propio de ella.

 

Mizuki: “Así es como es Suimei-kun. Ah, gracias por esto.”

 

Suimei respondió “Ou” mientras levantaba su mano ligeramente. Con esto, su viaje debería ser algo más cómodo.

 

Mizuki: “... Umm, sabes algo, Suimei-kun”.

 

De repente, Mizuki lo llamó con una expresión algo sombría. Ella estaba mirando hacia una esquina del callejón donde no había nada. Suimei entendió que la atmósfera a su alrededor cambió, sin embargo, él todavía escuchaba como siempre lo hacía.

 

Suimei: “¿Qué sucede?”

Mizuki: “Suimei-kun ya ha peleado con monstruos y demonios ¿verdad?”

Suimei: “Sí.”

Mizuki: “En ese momento, ¿no estabas asustado?”

Suimei: “Me orine del miedo.”

 

Cuando Suimei declaró esto, Mizuki se puso de pie.

 

Mizuki: “¡Mentirosoooo! Caray ... Suimei-kun está lleno de mentiras. ¿Eso es lo que diría alguien que tuvo la pistola de un yakuza-san apuntando hacia él y reacciono haciendo una mueca de aburrimiento?

Suimei: “¿Qué, todavía lo recuerdas?”

Mizuki: “Por supuesto que sí. Porque eso, en ese mundo, ese fue el momento más peligroso en todos mis recuerdos, ¿sabes?”

 

Eso era ciertamente correcto. En el pasado, cuando Mizuki todavía sufría de chuunibyou, ella recogió un arma arrojada por un hombre relacionado con una empresa peligrosa y se convirtió en un alboroto. Al final, Suimei fue con Reiji para salvarla en ese momento. Sin embargo, el ataque de Reiji se llenó con su justicia y fue secretamente apoyado por la magia de Suimei.

 

Mizuki: “De alguna manera, si es Suimei-kun, incluso si un monstruo estuviera justo frente a ti, siento que estarías completamente calmado. De alguna manera, ha sido así desde hace mucho tiempo ¿Cierto?”

Suimei: “Cierto…”

 

Suimei dio una respuesta vaga. Sin embargo, él podría decir que ella tenía razón en ese punto. Cuando le hablo por primera vez a Mizuki también, ella notó esa atmósfera a su alrededor, era parte de su inmadurez como mago. Gracias a eso, terminó convirtiéndose en amigo de ella. Cuando prestó atención, notó que la expresión de Mizuki se había vuelto bastante seria.

 

Mizuki: “Pero sabes, yo estaba muy asustada. Ese también fue el caso con los demonios normales, pero frente al demonio más fuerte, no pude moverme más.”

Suimei: “¿No era ese tipo un general demonio? En ese caso, no se pudo evitar.”

 

Al tener a Rajas como enemigo, una chica que hasta hace poco era solo una estudiante normal no podía pararse y enfrentarlo. Incluso Suimei, que tenía una buena cantidad de experiencia en la lucha, flaqueó cuando se encontró con Rajas.

Sin embargo, Mizuki lo negó con la cabeza, no podía aceptarlo. No podía aceptar las palabras que indicaban que no podía evitarse.

 

Mizuki: “Solo un poco más, si solo hubiera sido un poco más. Si pudiera usar la magia allí, la lucha pudo haber terminado allí mismo. Al final, Reiji-kun lo derrotó justo después eso...”

Suimei: “Eso es ser egoísta. Mizuki se puso de pie para hacer frente a un general demonio, ¿verdad? Eso es más que suficiente.”

Mizuki: “Pero, después de que terminó, todos se enojaron conmigo.”

Suimei: “Puede que hayan estado enojados en ese momento, pero creo que en el fondo todos pensaron que eras increíble.”

Mizuki: “… ¿es eso cierto?”

Suimei: “Es cierto. Es por eso que no tienes nada de qué preocuparte.”

 

Suimei se rio de las preocupaciones de Mizuki diciéndole que solo era una ansiedad innecesaria. Entonces, de repente, miró las estrellas.

 

Mizuki: “Suimei-kun. ¿Qué es el valor?”

Suimei: “Heeh...? Ah! Owowowowowow...”

Mizuki: “¡Dios! ¡¿En serio te lo estoy preguntando aquí?”

Suimei: “Aaaah, qué, creí completamente que tuviste una recaída o algo...”

Mizuki: “¡No hay forma de que eso suceda!? Caray ... Este es un mundo de fantasía, es un mundo donde realmente se necesita valentía, por eso debería estar bien preguntar ¿no?”

Suimei: “...Bueno, eso está bien. Más bien, ¿qué esperas que te diga después de que me preguntas ese tipo de cosas? ¿Por qué no le pides ese tipo de cosas a un protagonista de manga de la vida real? Como Reiji, o Reiji.”

Mizuki: “Hoy tengo ganas de preguntarle a Suimei-kun. ¿Oye? Suimei-kun también tuvo que pasar por cosas peligrosas desde que llegó aquí, ¿verdad? Es por eso que pensé que Suimei-kun sabría ese tipo de cosas.”

Suimei: “Seguro dices algunas cosas difíciles. O, mejor dicho, estoy actuando principalmente por la obstinación de un hombre, ¿sabes?”

Mizuki: “¿Qué hay con eso?”

Suimei: “Una mujer no entendería”.

Mizuki: “Muu. ¿Por qué solo respondes con esas respuestas ambiguas?”

 

Mientras Mizuki era derrotada e hinchaba sus mejillas, Suimei dejó escapar una carcajada y luego un suspiro. Luego la enfrentó.

 

Suimei: “Tú, ¿quieres ser valiente?”

Mizuki: “Mmm. Sí.”

Suimei: “Ese tipo de cosas, no es algo que puedas adquirir fácilmente, ¿sabes?”

Mizuki: “Entonces, ¿cómo lo adquiero?”

Suimei: “No sé sobre ese tipo de cosas.”

 

Mientras Suimei afirmaba fríamente esto, Mizuki dejó caer sus hombros y se sumió en el silencio. Suimei se sintió un poco incómodo, tomó aliento y luego comenzó a hablar.

 

Suimei: “Hay algo que he escuchado antes. Suena como algo que tu podrías decir, pero se dice que es como un fuego arde en tu corazón, ¿verdad?”

Mizuki: “Ese es el tipo chuunibyou de sangre caliente. Yo soy un chuunibyou de ojos malvados tipo cool.”

Suimei: “¿Qué hay con eso? ¿Hay categorías ahora?”

Mizuki: “Así es. Eso vendrá en la prueba, así que es mejor que estudies. En ese sentido Suimei-kun es e polo opuesto.”

Suimei: “¿Yo? ¿Que no se supone que sea Reiji?”

 

Mizuki declaró con orgullo y luego volvió a la expresión deprimida que tenía antes. Su cambio de expresiones era agitado, como de costumbre. La forma en que ella se preocupaba demasiado por las cosas no había cambiado en absoluto.

 Ella debe haber estado pensando en estas cosas durante su viaje a la Capital Imperial.

 

Suimei: “Mizuki, realmente no sé nada de eso llamado valor. Pero sabes, los humanos tienen todo tipo de emociones. Cuando esas emociones se vuelvan tan grandiosas como para no perder a lo que está frente a ti, creo que seguramente serás capaz de dar un paso adelante de forma natural.”

Mizuki: “Pero, yo no tengo ese tipo de cosas.”

Suimei: “Tú, dijiste que te convertirías en la fuerza de Reiji en el castillo, ¿verdad? En ese momento en que te enfrentaste a Rajas, ¿no fue debido a esas emociones que te apresuraste? ¿Me equivoco?”

Mizuki: “Eso es…”

Suimei: “Todo estará bien. Tú también tienes valor. No sé dónde está lo que no se puede ver con los ojos, así que puede ser preocupante... Sin embargo, en la vida de cualquier persona existe sin excepción al menos un caso en el que todos se ven obligados a no hacer nada más que rechinar los dientes. Cuando llegue ese momento, seguramente también podrás dar un paso adelante de forma natural.”

 

Mientras decía esto, Mizuki hizo una cara curiosa.

 

Mizuki: “... ¿Estás hablando por experiencia?”

Suimei: “Debido a que yo lo experimenté demasiado tarde, fue que mi padre murió.”

Mizuki: “¿Eh?”

Suimei: “Fue una mentira. Dije que murió en un accidente de tráfico ¿no? Solo fue una broma.”

Mizuki: “Eso es, inusualmente oscuro para ti ...”

 

Suimei dio una palmada a los hombros deprimidos de Mizuki diciéndole que se sintiera aliviada.

 

Suimei: “Bueno, no te preocupes tanto por eso. Pudiste permanecer frente a ese tipo de monstruo mientras te aferras a tales pensamientos, después de todo, ser capaz de dar un paso al frente llegará pronto.”

 

Mientras decía esto, Mizuki bajó la cabeza como si estuviera mordiendo sus palabras. Y luego, cuando levantó una vez más la cabeza, esa expresión deprimida que tenía era un poco más brillante que antes.

 

Mizuki: “Si. Gracias. Creo que puede ser un poco más fácil ahora “.

 

Suimei dirigió su habitual sonrisa cínica hacia ella.

 

... Mientras los dos estaban hablando, parecía que otros los estaban mirando desde la ventana del segundo piso. Cuatro personas estaban crujiendo alrededor. Tratando de no ser escuchados por Suimei y Mizuki, entonces Titania habló con Reiji.

 

Titania: “Suimei es mucho más confiable de lo que pensé que era.”

Reiji: “Para Mizuki, Suimei fue su primer amigo después de todo. Él es un poco especial. Honestamente, estoy un poco celoso del hecho de que ella pueda confiar en él para cosas como esas.”

 

Reiji soltó una sonrisa solitaria ya que no se podía confiar mucho en él. Cuando Felmenia lo miró, hizo una expresión como si lo hubiera descubierto.

 

Felmenia: “… Ya veo. ¿A esto se refieren cuan se dice que no quieres mostrar tu debilidad a la persona que amas?”

Reiji: “¿Eh? Sensei, ¿quién es esta persona que ama?”

 

Él era sordo. No, en lugar de que sus oídos fueran malos, era más correcto decir que sus sentidos eran malos. Titania, Felmenia y Lefille soltaron un gemido de preocupación.

 

Felmenia: “No, no, se supone que debes sentirlo por el contexto, Reiji-dono ...”

Lefille: “Suimei-kun y Reiji-kun son casi lo mismo en ese aspecto…...”

 

Siguiendo la voz exasperada de Felmenia, Lefille también dejó escapar el mismo tipo de voz de acuerdo. Por otro lado, Reiji todavía no tenía idea de lo que estaba pasando, y solo estaba poniendo una cara confundida con la cabeza inclinada hacia un lado. Mientras los cuatro miraban a los dos desde la ventana de esta manera, la puerta de la casa se abrió. La que salió, fue Liliana.

 

Liliana: “Au ... Suimei, ¿estás ahí?”

 

Ella estaba en pijama, su cabello violeta rojizo no estaba recogido en sus colas gemelas habituales, sino que, en cambio, lo dejaba atrás. Ella estaba abrazada a una almohada con ojos soñolientos, incluso su tono era somnoliento. Sus pasos fueron un poco inestables. Ella debe haber salido afuera mientras aún estaba medio dormida. Al ver esto, Suimei habló.

 

Suimei: “¿Qué pasa, Liliana?”

Liliana: “Me sentí sola.”

Suimei: “¿Qué pasó con Lefille y Felmenia?”

 

Liliana negó con la cabeza.

 

Liliana: “No están allí”.

Suimei: “¿No estás allí ...?”

 

Mientras escuchaba las palabras de Liliana, Suimei se apoderó de la sospecha. ¿A qué se refería ella con que no estaban allí? Esta era la única salida a la casa, no hay forma de que no estuvieran adentro. Y finalmente, dándose cuenta y mirando hacia arriba, pudo ver sombras moviéndose por la ventana.

 

Suimei: “Entonces así es como es…”

 

Descubrió que lo estaban espiando desde la ventana. Al ver cómo todos bajaban la cabeza mientras miraba, dejó escapar un suspiro y se levantó de la silla.

 

Suimei: “Entonces, ¿deberíamos regresar?”

 

Liliana dejó escapar un gran bostezo, y mientras todavía estaba aturdida, le dio un gran asentimiento.

 

Mizuki: “Ella está bastante apegada a Suimei-kun uh.”

Suimei: “Hmmmm, estaría bien si ese fuera el caso.”

Mizuki: “Si ese fue el caso? Es solo que... En serio, esa parte de Suimei-kun es exactamente lo mismo que esa otra persona...”

 

Mientras hablaban de esas cosas, los tres regresaron a la casa.