Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 56: Liliana, parte 2, prologo.




Manual




Al mirar hacia el cielo un amplio cielo azul se extiende por todo el campo de visión. En el cielo de la ciudad los edificios que se levantaban por dodos lados impedían ver el cielo azul, pero en este mundo no hay nada que perturbe este cielo azul.

El grupo de Reiji es recibido hoy por un penetrante cielo azul al llegar a la frontera de Aster-Nelferia. El héroe de Aster, Reiji, dirige a su grupo hacia la fortaleza de la frontera del imperio de Nelferia.

 

Esto es varios días después del intento de Suimei de persuadir a Liliana.

 

Reiji, la terminar de ser inspeccionado, miro el camino por delante. Mizuki, habiendo terminado su inspección, se acercó a él a paso rápido. Ella sonríe mientras le decía: “Reiji-kun, parece que finalmente hemos llegado al Imperio Nelferia.”

 

La expresión de Reiji se relaja ante su sonrisa. “Sí, realmente lo hicimos.”

 

Su grupo partió de la ciudad de Klant sobre caballos del dominio de Hadrias. El camino por el que viajan es la carretera que conecta a Aster, Nelferia y la Alianza Sardius. El paisaje que pasaron hasta la frontera era verde, se volvió menos verde y adquirió la apariencia de haber sido erosionada por un río. La vegetación aumentaba nuevamente a medida que se acercaban a la Capital Imperial, pero no vieron ningún vasto bosque.

 

Mizuki hace un comentario serio sobre el paisaje.

 

Mizuki: “He pensado en esto antes, pero, ¿este lugar no parece al Gran Cañón?”

 

¿Este lugar le recuerda las vistas que se muestran en imágenes y videos? Sin embargo, tal como su declaración implica, el Gran Cañón fue tallado a través de la erosión de un río. Este lugar es lo mismo. El gran valle ante ellos también fue tallado por el río que fluye en su estrecho fondo.

 

Mizuki: “¿Cuál es tu opinión sobre este lugar, Reiji-kun?”

Reiji: “¿Eh? Sí, no tengo la sensación de que sea imposible cruzar. Aunque, eso es todo.”

Mizuki: “¿En serio? Ahh, y no es como que no podamos pasar sin cruzarlo de nuevo tampoco.”

Reiji: “¿Es tan difícil?”

Mizuki: “Eso es porque mi zapato se rompió la última vez que estuvimos aquí...”

Reiji: “Oh sí, eso pasó, ¿no?”

 

La cabeza de Mizuki cayo decaída con una expresión harta. Ella miro a sus pies y dijo: “Mis pies van a volver a doler de nuevo.”

 

Reiji: “¿No puedes hacer nada con magia?”

 

El optimismo de Reiji no sólo falla en animar a Mizuki, sino que cambia su expresión en una que dice “Boo.”

 

La mayor parte del camino por delante está bien mantenido, pero una sección del camino requiere que ellos viajen a pie. Esa parte no es sólo áspera, sino que también está llena de rocas expuestas.

 

Naturalmente, Mizuki no está acostumbrada a caminar sobre tal terreno. La última vez que estuvieron allí, terminó arruinando el calzado que trajo de su mundo. Para su sorpresa, ella estaba muy apegada a ellos y lamentó perderlos. Los nuevos zapatos que recibió no eran muy cómodos y la decepción que sentía al usarlos era evidente en su rostro.

 

Mizuki: “Oye, Reiji-kun, ¿no crees que usar magia para aliviar cada dolor sería molesto?”

Reiji: “Supongo que sí. Tendrías que volver a aplicar el hechizo cada vez que se agote.”

Mizuki: “Sí es cierto. Me encantaría cambiar de lugar contigo. Mis pies probablemente no dolerían más si lo hiciera.”

Reiji: “Bueno... Tengo la protección divina concedida al héroe convocado.”

 

Mizuki puso una encantadora y trascendental, sonrisa que tira del corazón de Reiji.

 

Mizuki: “Oye, oye, ¿qué tal compartir algo de eso conmigo? ¿Vamos? ¿No está bien?”

Reiji: “Eso es imposible.”

 

Mizuki ahueca lindamente sus mejillas mientras le contestaba.,

 

Reiji: “Eres tan tacaño, tacaño, tacaño!”

 

Reiji se sintió mal por ella. Si pudiera compartir su protección divina con ella, lo haría. Pero lo imposible es imposible. Reiji entonces dirigió su mirada hacia el cañón. La haber vuelto a pasar por segunda vez mueve sus emociones.

 

Reiji: “Pasar por aquí otra vez se siente extraño...”

 

Cuando la nostalgia comenzó a alcanzarlo, una apareció.,

 

“--Realmente lo es. En aquel entonces, Reiji-sama fue y saltó sobre él.”

Reiji: “¿¡Eh!? Ah, ahahaha...”

 

Reiji salta ante la nueva voz y se da la vuelta. Titania, habiendo terminado de ser inspeccionada, lo saludo con una sonrisa. Él sólo puede responder forzando una sonrisa.

 

Reiji: “Tia, ¿no estaba ya perdonado por eso?”

Titania: “Ehh, ¿No puedo quejarme de ello de vez en cuando?”

Mizuki: “Tía tiene razón. Creo que deberíamos permitir que siga mencionando eso.”

 

Reiji hace una expresión dolorosa al tener a sus amigas en contra él.

 

Reiji: “Ah, tú también, Mizuki...”

 

Mizuki y Titiana se sonreía una a la otra mientras sonríen decían, “¿Verdad?”

 

El vasallo de Titania, el caballero femenino Luka, llego de la fortaleza en medio de ese intercambio. Ella sostiene un paquete familiar en sus manos. Ella se acerca a Titania y dice,

 

Luka: “Su alteza, olvida esto.”

 

Titania, que había estado sonriendo con Mizuki, se congelo al ver a Luka.

 

Titania: “¿Ara, Luka? ¿¡Qué quieres-- decir!?”

 

¿Fue eso sorprendente? La gente olvida cosas todo el tiempo.

Mizuki inclino la cabeza.

 

Mizuki: “¿Qué pasó?”

Titania: “¡No- no, no, no, no, no, nada en absoluto, Mizuki!”

 

Reiji miro más allá de las dos chicas al largo y cilíndrico paquete que Luka sostiene. Los contenidos hacen tintineos metálicos cada vez que se rozan los unos con los otros. Él dice,

 

Reiji: “¿No es eso... una espada? ¿Es tuya, Tia?”

Titania: “¿¡Haa--!? Reiji-sama, ¿¡cómo te diste cuenta de eso!?”

Reiji: “Así que tenías algo como a una espada. Eso es un poco sorprendente.”

Titania: “Eso es, umm, bueno... como ves... esto...”

Mizuki: “¿¡Ahh!? ¡Oye, oye! ¿Es quizás la atesorada espada de la familia real? ¿Ya sabes, la que no es apta para el combate, pero en lugar de eso es llevada por la realeza cada vez que viajan como un símbolo de su autoridad?”

Titania: “¿¡Aah!? ¡Sí! ¡Es exactamente eso, Mizuki! ¡Es justo como has dicho!”

Reiji: “...Tía, te estabas poniendo muy frenética y desesperada justo ahora...”

 

Titania negó la afirmación con tanta fuerza que el sudor se deslizo por su frente.

 

Titania: “Eso fue enteramente sólo tu imaginación, Reiji-sama.”

 

Ella está tan agitada que es incapaz de calmarse. La vista no tiene precedentes para todos.

Mizuki miro arriba hacia el cielo mientras recordaba algo.

 

Reiji: “Espada... Es cierto, la de Reiji-kun se ha vuelto bastante gastada.”

 

Reiji frunce el ceño mientras desenvaina la espada en su cintura.

 

Reiji: “Sí, tienes razón...”

 

Grietas y abolladuras corren a lo largo de la hoja. Son signos de sus diversas batallas contra los demonios y Rajas. El desgaste al principio se acumuló debido a su inexperiencia en la esgrima. El choque contra el puño de Rajas, sin embargo, es lo que astilló la hoja de oricalco.

 

Titania se aclaró la garganta.

 

Titania: “Creo que seremos capaces de encontrar un herrero experto dentro de la Capital Imperial. Si es necesario, también podríamos simplemente solicitar una nueva. Personalmente, si es posible, preferiría esperar hasta llegar a la Alianza Sardius...”

 

Reiji noto la expresión renuente y resignada de Titania.

 

Reiji: “Tía, ¿son los herreros de la Alianza increíbles?”

Titania: “Sí, creo que he mencionado esto antes, pero la Alianza Sardius es un estado compuesto por varias naciones. Cuando la Alianza se unió por primera vez, cada miembro de la coalición nominó a un espadachín para luchar por el derecho de su nación para el liderazgo.”

Reiji: “¡Ah! Y como resultado, ¡la esgrima se hizo popular dentro de la Alianza!”

Titania: “Correcto, las técnicas, los herreros de la espada y los espadachines poderosos reciben un tratamiento mucho más favorable allí que en otros países.”

 

Reiji levanto su hoja de oricalco y mira hacia el horizonte.

 

Reiji: “Un país de espadas... Con todos esos maestros espadachines reunidos, me gustaría entrenar mi esgrima allí.”

 

Reiji sigue con un “sólo bromeo”, en un intento de enmascarar sus verdaderos sentimientos, pero Titania continuo

 

Titania: “Tres de los Siete Espadachines actualmente residen dentro de la Alianza. Podrías tener la oportunidad de conocer a uno.”

Reiji: “He oído mencionar mucho a los Siete Espadachines, pero ¿son fuertes?”

Titania: “El título de los Siete Espadachines es concedido a los espadachines más fuertes dentro del continente del norte. Cada uno lleva la fuerza de mil soldados.”

 

El corazón chuuni de Mizuki fue agitado por las palabras de Titania.

 

Mizuki: “¡Mil! ¡Eso es asombroso! ¡Son como Lu Bu en la visa real!”

 

Titania miro hacia la capital imperial.

 

Titania: “El Imperio Nelferia también tiene uno de esos espadachines. Sus hazañas en la guerra nocturna y las emboscadas lo han convertido en el espadachín más emanado del Imperio y se ha ganado el título del espadachín solitario. Su abrumador poder es tan aterrador que las naciones adyacentes a la frontera sur del Imperio utilizan su nombre en canciones de cuna para calmar a los niños indisciplinados.”

Reiji: “¿Quieres decir canciones en las que los niños son advertidos de que él aparecerá si no se comportan? Eso es increíble.”

Mizuki: “¡Oye, Tia, Tia! ¿Cómo van esas canciones?”

Titania: “Ummm... Bueno, ‘Si sales, ten cuidado con el comandante ogro conocido como el Espadachín Solitario. Los niños buenos se arropan temprano en la noche. El espadachín solitario te oirá y te visitará si permaneces despierto. Es una visita que te cuesta la vida.’”

Mizuki: “Vaya...”

Titania: “’Si sales, el Espadachín Solitario te desmembrará con su espada. Los niños buenos son siempre amables y sinceros. Los niños maliciosos y rebeldes deben tener cuidado con la sombra del Espadachín Solitario porque él vendrá y te matará.’”

Mizuki: “Qué espléndida canción...”

 

La parte que dice, “vendrá y te matará” puede haber sido demasiado fuerte para ella. Entonces de nuevo, ¿dejarlos fuera puede no ser suficiente para controlar a los niños?

 

Mientras que Reiji tenían tales pensamientos, la expresión de Titania se vuelve presumida.

 

Titania: “He hablado con varios espadachines. Por lo tanto, no creo que Reiji-sama necesite entrenar bajo ninguna persona.”

Reiji: “¿De Verdad?”

Titania: “Tus músculos tienen una buena disposición hacia la esgrima, Reiji-sama. Además, desarrollaste un cimiento robusto mientras todavía estábamos en el castillo. En lugar de tratar de aprender las técnicas de otros, creo que deberías continuar como eres y desarrollar tu propio estilo de esgrima.”

Reiji: “Estás realmente bien informada sobre esto, Tia.”

Titania: “¿Eh? Ah, ¡e- esto es sólo un sentimiento! ¡Eres el héroe después de todo, Reiji-sama!”

Mizuki: “...Reiji-kun tiene razón. has estado actuando de manera extraña hoy, Tia.”

Titania: “Como dije, ¡es sólo tu imaginación!”

Reiji: “...Bueno, ya sea que quiera entrenar o no, de todos modos, no iremos a la Alianza Sardius pronto.”

 

Luego dirigió una firme expresión hacia Mizuki y Titania y continuo:

 

Reiji: “Necesitamos ir al Imperio y comprobar los movimientos de esa princesa. ¿Cuál es tu opinión sobre esto, Tia?”

 

Las fosas nasales de Titania estallaron en una rara muestra de disgusto mientras ella contestaba.

 

Titania: “¿No estoy segura? No tengo ni idea de lo que ese hombre podría estar pensando.”

 

Su desprecio por Hadrias no podría ser más alto. Ella se puso tan furiosa como un fuego salvaje en la ciudad de Klant al oír que tenían que ir al Imperio. Sin embargo, al enterarse de las circunstancias de Gregory, ella no tuvo más remedio que resignarse al viaje a pesar de sus protestas.

 

Titania apretó los puños ante la anticipación de hacer que Hadrias se arrepintiera de sus acciones. Mientras su espíritu de lucha se enciende.

 

Titania: “Ese hombre... definitivamente le haré apretar sus dientes la próxima vez que lo vea.”

Reiji: “Vaya, estás ardiendo, Tia.”

Titania: “¡Por supuesto que sí!”

Reiji: “Tía, tengo la sensación de que has tenido esta disposición hacia ese tipo desde antes de conocernos. ¿Sucedió algo entre tú y el duque Hadrias?”

 

Titania aparto su mirada a un lado y se aleja de los ojos de Reiji.

 

Titania: “¿Huh? Bueno, muchas cosas sucedieron, sí.”

 

Luka, de pie detrás de Titania, habla en respuesta a la ambigua respuesta.

 

Luka: “Eso es porque su Alteza se enfrentó una vez contra el duque Hadrias--”

Titania: “¿¡Lu- Luka--!?”

 

Reiji está profundamente interesado en la conversación.

 

Reiji: “¿Hmm? ¿Un encuentro? ¿Qué quieres decir con que Tia se enfrentó al duque Hadrias?”

Mizuki: “Ehh, ¿qué tipo de encuentro?”

 

Titania ignora la pregunta y en su lugar le grita a su caballero.

 

Titania: “¡¡Luka!! ¡Estás siendo extremadamente desconsiderada hoy!”

 

Al mismo tiempo, Gregory y Loffry, habiendo terminado con sus inspecciones, regresaron al grupo con sus caballos. Mientras Mizuki los saludaba, Titania continúo regañando a Luka que parece que quiere llorar.

 

Reiji les dio a las chicas una cálida mirada antes de volverse hacia la Capital Imperial. A pesar del excelente clima, la misión de Hadrias pesa demasiado en su mente. ¿Qué es lo que va a suceder después?