Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 54: La luna llena se desvanece en la noche.




Manual




Traducción ingles español por Kmelo0821.

 


 

La pequeña sombra viaja a través de la noche con el propósito de eliminar una amenaza. Liliana Zandark, una de las personas responsables de los incidentes de coma en toda la capital imperial, recibió información de la sombra alta, “La nobleza tiene intención de dañar a Rouge.”

 

Ella reúne poder mágico para crear un dominio de oscuridad que confunde a todos los que son atrapados dentro de él mientras salta en los edificios. Habiendo tejido el hechizo muchas veces, ella ha comenzado a cuestionarse. ¿Me estoy acostumbrando?

 

Ella finge ignorar la inquietud arraigándose profundamente en su corazón mientras desciende en la sombra proyectada por la luna llena. En momentos como estos, ella se pregunta, ¿Estoy descendiendo en la sombra, o la sombra desciende sobre mí?

 

Lanzar magia tan poderosa a veces la hace perder el sentido de sí misma. Ella miro hacia abajo mientras dice, “¿Cuál es la verdadera yo? ¿La humana que camina a través de la oscuridad? ¿O la que es deslumbrada por la luna?”

 

El techo desigual distorsiona su sombra. ¿Qué clase de sombra es ésta? ¿Por qué me está dando una sonrisa tan maliciosa? Ella sabe que es sólo una ilusión, pero, aun así, su corazón no se calmará.

 

Ella está sola esta noche. La sombra alta no está allí para susurrar su objetivo en su oído. Él está atendiendo a otros asuntos. Mientras que usualmente operan juntos, no es raro que se mueva sola.

 

La ausencia de su apoyo no la preocupa. Ella ha experimentado el combate real en varias de las operaciones militares del Imperio. Su misión actual es como un juego de niños en comparación. El objetivo no es nadie por el que valga la pena preocuparse. Además, ni la policía militar ni el héroe han podido rastrearla.

 

Sólo una persona, Suimei Yakagi, la pone nerviosa. Ella no está segura de cómo actuar si vuelve a aparecer. Los métodos normales no funcionarán en contra de él.

 

Liliana: “…...”

 

Liliana se detiene mientras recuerda lo que ocurrió más temprano ese día. Como se lo pidió Rouge, ella entró en contacto con Suimei Yakagi. Entonces, en un momento de descuido, su guante se deslizó de su brazo. Su repulsivo brazo estaba expuesto. Vio la degeneración forjada por manejar la magia oscura. “¿Cómo se sintió viendo esto? ¿Él también cree que soy un monstruo?”

 

“Aparte de Rouge, él es la primera persona que no tiene miedo de hablar conmigo. Él es la primera persona con la que he hablado tanto.”

 

Liliana quito el parche de su ojo mientras desciende del edificio. La luna brillante refleja su rostro frente a una ventana de vidrio. Su ojo izquierdo no es humano, es el ojo de un dragón. Un ojo dorado yace debajo del párpado cubierto de negro. En el centro del orbe hay una abertura delgada.

 

El ojo de un monstruo. Todos los que la ven la odian. Sus verdaderos padres no eran la excepción. “¿Suimei Yakagi todavía me trataría igual después de ver esto? Él es diferente de todos los demás. Es amable. No se deja arrastrar por las multitudes frenéticas.”

 

La primera impresión de Liliana de Suimei fue que él es obstinado. Ahora, ella lo ve como una persona entrometida que siempre le da una sonrisa gentil. Ella espera que él continúe sonriéndole la próxima vez que se encuentren, que puedan mantener su relación actual. “Así que por favor renuncia en buscar al criminal. Por favor, deja de buscarme.”

 

Él la está buscando para proteger a aquellos que son importantes para él, pero mientras ella no sea atrapada, su encuentro no terminará ni en la victoria ni en la derrota. Por lo tanto, ella reza para que no aparezca ante ella hoy.

 

“Nyaa”

Liliana: “…...”

 

Ella regreso a sus sentidos. Escuchar ese maullido era como si echaran agua fría sobre ella.

 

Otro gato, posado encima de una pared con su cola enrollada a su alrededor, la observa. Ella ha estado viendo esta escena más a menudo últimamente. Tanto que se pregunta si está empezando a imaginar oír sus maullidos. Mientras se entretiene con tal pensamiento,

 

Liliana: “¿Eh--?”

 

Ella está rodeada. Incontables ojos la miran fijamente. No importa donde mire, ve el destello dorado de los ojos de un gato. Gato, gato, gato. Están en la parte superior de las paredes, en las sombras proyectadas por los edificios, en las azoteas, en las ramas de los árboles, en el pavimento de ladrillo; los gatos están en todas partes y todos la están observando.

 

“¿Cuándo llegaron aquí? ¿De dónde vienen? Estoy sincronizada con la oscuridad, ¿cómo me encontraron? ¿Qué diablos está pasando?”

 

“Nyaa.” “Nyaa.” “Nyaa.” “Nyaa.” “Nyaa.” “Nyaa.” “Nyaa.” “Nyaa.” Ojos dorados flotando en la oscuridad la presionan con sus extraños maullidos. Entonces, se detienen.

 

El primer gato que vio en la parte superior de la pared abrió su boca, pero en lugar de gemir, “Nyaa” nada sale. El gato parece que está bostezando. Los gatos a veces hacen eso en silencio, pero Liliana siente como si pudiera oírlo.

 

Liliana: “--¡Imposible!”

 

Ella recordó cuando Suimei Yakagi la confrontó la primera vez. Ella había sido espiada por varios gatos ese día también. Entonces él apareció después.

 

Suimei Yakagi tenía algunos gatos con él hoy, también. Los gatos de la Capital Imperial no son tan dóciles como para que permitan que alguien los lleve en sus brazos. Ella nunca consideró que él podría estar usándolos para algo. ¿Es esa la respuesta? ... ¿Qué clase de truco utilizó para reclutarlos en su ayuda?

 

Ella no puede entender lo que hizo. De nuevo, Suimei Yakagi utiliza magia fuera de su reino de entendimiento. No saber es sólo natural.

 

“La gente de aquí, siempre niega los misterios que se desvelan ante sus ojos”. Los maestros del gremio de magos siempre dicen, ‘Eso es imposible’, pero el consejo que le dio es el correcto. Esa frase no es más que un grillete para aquellos que persiguen la magia.

 

En ese caso, si estos gatos están usando su gemido silencioso para reportar su ubicación como antes--

 

Los gatos se vuelven y se van. Liliana levanto la cabeza para ver una silueta saliendo de la oscuridad. La oscuridad en la que la persona está vestida graba en su retina una imagen residual de un color púrpura profundo. Los remordimientos que le agobian son mucho más pesados que los suyos. Su sabiduría y conocimiento son mucho más profundos que los de cualquier otra persona--

 

La silueta, Suimei Yakagi avanza hacia delante. Su voz no lleva su calidez habitual. En su lugar, la compasión se mezcla en su expresión y tono mientras habla.

 

Suimei: “Así que nos encontramos de nuevo.”

 

La voz de Liliana se escapa, “Ahh--”

 

Al final, él no se dio por vencido. Su advertencia fue ineficaz. Ella le dijo hoy más temprano que el criminal era peligroso. La próxima vez, podría darte más que unas pocas lesiones.

 

Suimei: “Lo siento, estoy haciendo caso omiso de la advertencia por la cual te saliste de tu camino para darme.”

Liliana: “--!?”

 

Escuchar la palabra “advertencia” hace que el corazón de Liliana salte. Esto es casi como si estuviera leyendo su mente.

 

Entonces, justo cuando la conmoción en el corazón de Liliana comienzo a asentarse, Suimei continuo.

 

Liliana: “Oye, tú eres Liliana, ¿verdad?”

 

¿Por qué él sabe eso? Ella no hizo nada que la revelaría a sí misma, pero la duda no existe dentro de su mirada. Sus ojos le dicen que no retrocederá de su afirmación, que fingir ignorancia es inútil.

 

Liliana. “--¿Cómo lo descubriste?”

 

Su respuesta es directa y sin vacilación. “De alguna forma u otra.” Suimei Yakagi entonces continuo:

 

Suimei: “¿Por qué estás haciendo esto? Incluso si eres un oficial especial de la división de inteligencia, no hay forma de que esto sea parte de tus deberes, ¿verdad?”

 

Liliana: “No necesito darte explicaciones. ¿Por qué estoy haciendo esto? ¿quién soy? Eso no es asunto tuyo. Si realmente quieres saber sin importa que…”

 

Liliana levanto su poder mágico para cubrir su entorno. Las paredes y el pavimento de ladrillos burbujean como si estuvieran siendo comidos por el ácido.

Ella se está preparando para la guerra y él lo entiende.

 

Suimei: “Tendré que forzarte para que lo digas, ¿uh?”

 

Suimei Yakagi no responde a su magia a pesar de saber la respuesta correcta. En vez de eso, él le dijo:

 

Suimei: “Independientemente de eso, hay algo que quiero decirte.”

Liliana: “¿Qué me rinda tranquilamente? ¿Qué lo que estoy haciendo está mal?”

Suimei: “No, no estoy en posición de juzgar si lo que estás haciendo es correcto o incorrecto. No tengo forma de saber si la gente que estás atacando con tu magia son los culpables, o si tú misma lo eres. Ya que no sé lo que está pasando, no tengo ninguna razón para detenerte.”

Liliana: “Entonces--”

Suimei: “Sin embargo, hay una cosa que no puedo aceptar y esa es la magia que estás usando.”

Liliana: “¿Mi magia oscura…?”

Suimei: “Eso es correcto, Liliana. No toques más esa magia o te costará tu humanidad.”

Liliana: “¿En qué te basas?”

Suimei: “Tengo un par de razones. Te lo diré si quieres escuchar.”

Liliana: “No hay necesidad de que digas nada. Haré lo que debo hacer. Es por eso que...”

 

Es por eso que-- ¿Lo derrotaré aquí? Ella puede justificar su acción alegando que es por el bien de proteger a esa persona. “Aunque mi oponente no es un aristócrata, ¿Voy a usar magia oscura?”

 

Liliana: “Tch”

 

Los pensamientos de Liliana la hacen equivocar en su canto. La pregunta, “¿Debería realmente estar haciendo esto?” corre en círculos en su mente. Sin embargo, ahora que ella ha empezado, no puede parar. Seguirá corriendo por su camino hasta que alguien la detenga.

 

Liliana: “--¡Oscuridad! Tú pintas este mundo como un efímero crepúsculo mientras tu fusión de la siniestra belleza corta el destino donde quiera que brota. Argo, Lukla, Lagua, Skiot, Raphael, Babylon...”

 

Ella termino diciendo las palabras clave, “--La esperanza resulta en la misma desesperación.” [--Transiten hope.](esperanza transitoria.)

 

La oscuridad y las sombras de la noche circundante se reúnen alrededor de Suimei Yakagi como una burbuja. Cualquier cosa iluminada por la luz ya sea de las lámparas o de las estrellas es despojada del color y es atraída hacia él. Se convierten en una burbuja de espuma y se hinchan.

 

El hombre visto entre las brechas de la burbuja permanece calmado. En lugar de gritar de frustración, canto:

 

Suimei:  “--Aski-Kataski-Haix-Tetrax-Damnameneus-Aision...” [La oscuridad se retira de la luz. La luz del sol devuelve la verdad a la tierra desesperada...]

 

La luz de la luna ya no es capaz de penetrar en la burbuja. ¿Se acabó?

 

Ese hechizo era uno de los más poderosos de Liliana en cuanto a magia oscura. No había nada que pudiera hacer para protegerse. Después de todo, no fue capaz de defenderse de su magia la última vez. Un cuerpo plagado de innumerables heridas pronto se revelará una vez que la burbuja oscura se disuelva. Estará siempre envuelto en la oscuridad. Una vez que el temblor se entre en el sistema respiratorio se detendrá.

 

Liliana se recuerdo a sí misma que no hay excepciones a lo que sucederá mientras murmuraba,

 

Liliana: “……...Tan estúpido.”

 

¿Eso es para él, o para mí? Sus suaves maldiciones se desvanecen en la noche. Esto no es lo que ella quería, pero él no le dejó opción. Rendirse no es una opción. Por lo tanto, su única opción es eliminar la habilidad de su oponente para hacerlo rendirse. Sin embargo, su corazón duele de remordimiento.

 

Fuiste mi primer amigo. Sus pensamientos se desvanecen con la disolución de la burbuja negra.

 

Liliana: “Tan... estupido...”

 

Su magia pronto termina. La burbuja oscura hinchada dejo de espumar y la oscuridad que la crea se dispersa de nuevo en el entorno. Sin embargo, Suimei Yakagi no está tendido en el suelo en el centro de la floreciente oscuridad.

 

Liliana: “Ah...”

 

--La primera cosa que Liliana vio es un brillante círculo mágico hecho de luz blanca. Grabados dentro del hermoso círculo hay patrones y letras desconocidas. “¿Ese círculo protegió a su usuario de la oscuridad?” Un punto sobre el círculo es iluminado por la luz de la luna. Ni una sola sombra permanece allí.

 

Lo que suena como un par de dedos chasqueando es seguido por una explosión que sopla la oscuridad restante.

 

El sonido pronto regreso a su congelado sentido del tiempo. El follaje tembló de miedo y pedazos de escombros resonaron mientras ruedan por el suelo. El color vuelve a las paredes de ladrillo gris y rojo, los setos escarlatas y las puertas de plata con punta de acero.

 

Una noche de otoño crujiente vuelve al vecindario completo con una luna llena teñida de rojo. Dentro del centro deslumbra un mago de ojos carmesí--

 

Suimei: “--Esa magia, ya no funcionará en mi contra, bruja oscura. (Hechicera de la mano izquierda)”

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Suimei quiere entender la motivación de Liliana por dos razones.

 

…...Esta noche marca la tercera vez que se ha encontrado con el criminal. A diferencia de esas veces, este encuentro es diferente. En primer lugar, él conoce su verdadera identidad. En segundo lugar, son los únicos dos presentes.

 

Vino solo para persuadir a Liliana. Hay una mayor probabilidad de que huya si Felmenia y Lefille también están presentes. Por lo tanto, él vino solo para encontrarse con la chica abandonada por el oráculo.

Él está aquí para preguntarle sus motivos y para detenerla de usar magia oscura.

 

La voz de Liliana escapo de ella.

 

Liliana: “Pero, ¿cómo…?”

 

(¿Está ella sorprendida por mi impecable defensa contra su poderosa magia oscura?)

 

Suimei se defendió invocando el encanto grabado sobre el cinturón de la diosa de la luna de Éfeso, Diana. Al decir, “Aski, Kataski, Haix, Tetrax, Damnameneus, Aision”, palabras que representan la oscuridad, la luz, la tierra, el sol y la realidad, fue capaz de obtener protección contra el poder maligno atacando desde una dimensión superior. El hechizo en sí es más eficaz cuando se usa debajo de una luna llena.

 

Ningún mago respetable jamás emplearía tal canto en un duelo, pero como los dioses son existencias construidas a partir de sustancias similares a los componentes astrales y etéricos, pueden ser utilizados para proteger el cuerpo astral. Por lo tanto, la magia oscura no será capaz de hacerle daño.

 

Suimei suspiro,

 

Suimei: “El elemento oscuro ha sido lanzada bastante. El tipo que organizó su sistema de magia debe haberse quedado preguntándose qué era ese poder hasta llegar a su tumba.”

 

Liliana, incapaz de aceptar sus palabras, frunce el ceño al juntar las cejas.

 

Suimei: “¿Qué estás diciendo? El elemento oscuro, es un servidor de la diosa. Es una fuente de poder para nosotros los conjuradores.”

Suimei: “No, no es nada como lo que todos ustedes piensan que es. Todos ustedes están malentendiendo lo mismo. Es por eso que ahora puedo protegerme de ello.”

Liliana: “--Tch. ¡Oscuridad! ¡Tú destellas a través del cielo como un relámpago!”

Suimei: “--¡Enfrenta a la oscuridad, sin mirar atrás!” (Thrust of Darkness!)(¡Empuje de oscuridad!)

 

Liliana lanzo un hechizo directo, pero rápido. Sin embargo, incluso con la cobertura de la noche para oscurecer el hechizo de los ojos de Suimei, él está protegido por la luz de la luna.

 

Suimei adopto un aire compuesto mientras juega con Liliana. Él chasquea sus dedos mientras avanza hacia ella y el camino de ladrillos explota ante sus ojos. Ella mira con los ojos muy abiertos la traición de sus expectativas.

 

Suimei: “--Tengo idea de lo que estabas intentado con el primer ataque que me golpeó. Sólo unos pocos hechizos son capaces de dañar directamente el cuerpo astral hasta ese punto, después de todo. Éstos pueden incluir el poder de un dios malvado que fue despertado a través de Goetia, un toque del demonio promulgado a través del suicidio de un devoto fanático del demonio, un verdadero hechizo, una maldición o un ataque espectral. Los hechizos construidos alrededor del odio, el resentimiento y los celos son algunos de los más antiguos. Son bastante simples de lanzar. Carecen de un procedimiento específico de lanzamiento, pero, a pesar de eso, también son bastante poderosos. Puedes encontrar tal magia entre las religiones antiguas.”

Liliana: “... ¿Cómo está eso relacionado con el poder que ejerzo?”

Suimei: “¿No lo entiendes? El elemento oscuro no existe. Se podría decir que, ‘el odio y los rencores retenidos por las personas se convierten en verdaderas maldiciones con consecuencias reales.’ Las maldiciones nacen del odio desbordado de nuestro mundo físico y es reunido en el mundo exterior.”

 

Los tipos más antiguos de maldiciones son los que nacen del odio de las personas, los animales y el mundo. Un pensamiento malicioso seguirá a su objetivo sin importar cuán lejos intente escapar y penetrará cualquier defensa erigida. La maldición no desaparecerá hasta que dañe a su víctima.

 

Las murallas del castillo de la fortaleza dorada de Suimei fueron traspasadas porque sólo eran muros. No eran barreras diseñadas para proteger su cuerpo de las emociones. Su hechizo lo protege de magia débil. Su constitución de mago lo protege de las maldiciones, aunque las que son poderosas pueden abrumar sus resistencias. Nada, sin embargo, puede protegerlo de pensamientos maliciosos. Cuanto más fuerte es la emoción, peor es el resultado. Eso es lo que diferencia la magia oscura del poder de los demonios.

 

Liliana se puso ansiosa y lanza otro hechizo. Suimei se defiende una vez más contra él y continúo.

 

Suimei: “Normalmente, la gente no puede manejar este tipo de magia. El odio y el resentimiento a menudo conducen a la ruina, después de todo. Bueno, es una historia diferente si el portador es muy bien versado, pero los seres humanos inherentemente no son compatibles con esas emociones. Hay, sin embargo, una excepción y esa es gente capaz de armonizar sus corazones con el resentimiento y el odio. Esto se refiere a tí.”

Liliana: “¿Estás diciendo que albergo tales emociones?”

Suimei: “Bastante. Puede que no te des cuenta, pero todo sobre tu habla y conducta implica que lo haces.”

Liliana: “Eso es--”

Suimei: “¿Imposible? La evidencia es la densa coagulación de resentimiento y odio ocultos debajo de tu guante. Cada vez que usas ese poder, se armoniza con tu cuerpo y transforma tus extremidades fácilmente influenciadas. Ese asqueroso poder va a corromper tu cuerpo en algo que ya no es humano. ¿No es ese ya el caso con lo que hay debajo de tu parche?”

 

La mano de Liliana se mueve hasta su parche.

 

Suimei: “Así es. La magia que usas es una maldición que los humanos nunca deben tocar, pero escuchar esto de mí es inútil. Habiendo ya tocado ese poder maldito, ¿no es esto algo de lo que ya eres muy consciente?”

Liliana: “Pero yo, no soy nada sin esta magia, yo...”

Suimei: “¡Detente! Esa magia te destruirá. Aún no es demasiado tarde. Deja de usar magia oscura y centra toda tu atención en la sanación. Si no lo haces, ¡entonces un día te transformarás en algo que no eres! Es por eso--”

 

“Es por eso...” Así como Liliana se deja convencer, el aire detrás de ella resplandece mientras estalla con calor. Sus ojos se ensanchan mientras la malicia dentro de ese estallido armoniza con su corazón.

 

Liliana: “--Tch! ¡Y qué! ¡Eso ya lo sé! ¡A través de esta magia, algún día seré tragada por la oscuridad! ¡Pero esto no debería tener nada que ver contigo! Entonces, ¿por qué estás molestándote por mí?”

Suimei: “Como un mago, no puedo aprobar el camino de la magia que has elegido.”

 

La magia oscura es clasificada como un sistema de magia. Es un arte secreto que podría incluso ser llamado herejía. En latín, sería referido como [sinister](izquierda) o [izquierda]. El equivalente en inglés sería [siniestro]. La izquierda es una palabra dada a los magos que caminan el catastrófico camino de manipular vicios y espectros. Incluso dentro del mundo de la magia, es considerado tabú.

 

Suimei no puede permanecer quieto y ver a Liliana arruinarse a sí misma, y convertirse en una hechicera de mano izquierda (así aparece en japonés).

 

Suimei: “Aparte de eso, sólo soy un tipo caprichoso y entrometido.”

 

Liliana quedo estupefacta ante la desvergonzada sonrisa de Suimei.

 

Liliana: “--”

Suimei: “Oye, ¿estás realmente bien viviendo ese tipo de vida?”

Liliana: “¿Eh--?”

Suimei: “¿Realmente quieres vivir una vida en la que destruyes tu propio cuerpo? Puede que no te arrepientas de usar magia oscura, pero nunca serás feliz tampoco.”

 

Liliana golpea su cabeza de lado a lado en un intento de sacudir todo lo que está escuchando.

 

Liliana: “¡Pero no seré capaz luchar si no hago eso! ¡Si no puedo luchar, este país no me necesitará! ¡El coronel no me necesitará! ¡He estado sola, desde que mi madre y mi padre me abandonaron! ¡El coronel me recogió, me trajo al Imperio y tuve un hogar por primera vez! ¡Incluso si todos me llaman arma humana! ¡Incluso si todos me detestan! ¡Sin la magia oscura yo, yo no…!”

Suimei: “¿¡Estás bien con eso!?”

Liliana: “¿¡!?”

Suimei: “¡Eso no puede ser! ¡Lo que quieres, lo que realmente quieres no es nada tan doloroso!”

 

Liliana debe querer algo más. Debe haber algo más profundo en su corazón. No hay forma de que lo que ella quiere sea de alguna manera doloroso. Llevaba una inocente sonrisa cuando se encontró con ella más temprano ese día. Nadie capaz de sonreír así podría querer tal existencia tan miserable.

 

Liliana: “Lo que quiero, eso es...”

Suimei: “Eso es correcto, lo que quieres es--”

 

Liliana una vez más corto las exhortaciones de Suimei. Ella lo rechaza gritando con sus más crudas emociones.

 

Liliana: “¡Cállate! ¡Si luchar es todo lo que hace falta, entonces todo está bien!”

 

La oscuridad que había estado reuniendo se agito mientras ella gritaba.

 

Liliana: “¡¡Ahhhhhhhhhhhhhhh!!”

 

Como si estuviera fumigando el humo salió de Liliana, es una maldición oscura, no, es pura malicia. La armonización de su corazón con la oscuridad permite que el refinado resentimiento acumulado en el mundo exterior se canalice a través de su cuerpo con un vigor aterrador. Ese odio utiliza el grito de Liliana como un punto focal y abruma sus emociones.

La malicia que se hincha por debajo de los pies de Liliana explota en un intento de tragarla.

 

Suimei se lanzó hacia adelante para salvarla sin tener en cuenta su propia seguridad.

 

Suimei: “¡¡Detente!! ¡¡No recibas más oscuridad!!”

 

Sus gritos de agonía, “¡Guu, ahhhhhhhhhhhhhhhhh!” la ayudaron a finalmente recuperar sus sentidos.

 

Liliana: “¿Q- Qué, estás...?”

Suimei: “No, recibas más... No puedes. No camines, por ese camino...”

Liliana: “N- no puedes. ¡No te acerques más a la oscuridad!”

 

Las maldiciones que nacen de la malicia dentro de la oscuridad se filtran en el cuerpo de Suimei. El espesor de la misma es incomparable al poder que ejerce Liliana. Él protege su alma manteniendo un espíritu fuerte, pero está luchando contra el tiempo. Ni siquiera puede recitar el hechizo evocando la protección de la luna.

 

Suimei ignoro la ansiosa advertencia de Liliana. Cerro los ojos y recito de memoria un canto para apartar la oscuridad,

 

Suimei: “Luce sacra, Ad utrorumque ergo corrigendum…...Guu.” (Sagrado resplandor, Elevate, ahora es la oportunidad para dirigir mi llamada…)

 

La oscuridad que se arremolina alrededor de Liliana devastaba el cuerpo de Suimei. A pesar de su canto, la maldición torrencial no cedía. Sudor frío se derramo de su frente, sobre el puente de su nariz y a través de su rostro. Que él lo sienta con una distinción tan clara podría ser un signo de su impaciencia.

 

Suimei convoca su espíritu de lucha con un kiai mientras se extiende y sostenia a Liliana.

 

Suimei: “Guu, ah... ah... ¡esto--!”

 

Él reunió su fuerza y la arrojo fuera del torbellino de maldiciones. Ella golpeo el suelo con un rollo mientras él sigue detrás de ella a punto de caer.

Liliana, notando la condición de Suimei, se levantó y se acerca a él.

 

Liliana: “¿Suimei Yakagi...?”

 

A pesar de que Suimei está jadeando, él sonríe y dice,

 

Suimei: “Idiota... un poco más y habrías muerto...”

 

Liliana se dio cuenta de su estupidez al ver su condición y cae sobre sus rodillas.

 

Liliana: “Lo... siento.”

 

Suimei le dio una sonrisa tranquilizadora a pesar de su rostro azul.

 

Suimei: “En serio... sólo cálmate, ya...”

 

Él se siente aliviado de que finalmente lo está entendiendo.

 

Ahí es cuando…

 

Liliana: “Muu--”

Suimei: “¿Eh--?”

 

El mundo tembló. Todo el planeta se siente como si estuviera girando a su lado, pero ninguno de sus alrededores se mueve. Ni los árboles se balancean, ni la grava cae; todo está quieto. Esto no es un terremoto. Este fenómeno es diferente--

 

--Un misterioso movimiento de campo (vibración del campo de mana)

 

Suimei chasquea su lengua.

 

Suimei: “Tch, hay demasiada malicia acumulada aquí.”

 

Él maldice mientras examina el tembloroso mundo. Un fenómeno improbable está ocurriendo. Cuando la cantidad de energía generada en un espacio es más de lo que puede ser soportado por ese espacio, un mundo paralelo tiembla. La malicia que se canalizaba a través de Liliana desbordaba y excedía el límite dimensional. Es probable que la malicia refinada en una construcción física cruce al mundo actual

 

Entonces, como Suimei predijo, una horrenda situación visual y auditiva ocurrió. Una neblina de malicia púrpura azulada diferente al negro de la noche se manifiesto y condenso en una forma más humana. El angustiado gemido que libera mientras avanza está impregnado en envidia. Todo el que lo oye se le pone la piel de gallina mientras una inolvidable ansiedad se arraiga dentro sus mentes.

 

Liliana: “E- eso es...”

Suimei: “Haré una barrera. Retrocede.”

 

Los relámpagos destellaban mientras la malicia se solidifica y una repulsiva figura cae al suelo. ¿Se supone que eso es algún tipo de precursor?

 

El cuerpo de tono negro no es áspero o dentado, sino liso, creando la imagen de una silueta. Sus brazos y piernas cuelgan flácidos a su lado de una manera que da la ilusión de que carece de un sistema esquelético, gel hecho de materia orgánica se envuelve alrededor del cuerpo como ropa, y finalmente, una luz roja que se asemeja a la sangre brilla como un ojo en el lado derecho de lo que tiene por cabeza. La apariencia general es similar a la de un humano distorsionado moldeado por manos inexpertas. Sin embargo, una teoría diferente sugiere que esa forma es la apariencia original de la humanidad. Ese sería un diseño excepcional por decir lo menos.

 

La manifestación del pecado grita sus resentimientos. Entretejido dentro y haciendo eco es un chillido estridente que rasga los oídos; un grito profundo y ronco; los gemidos de un niño que se hizo íntimo con la oscuridad del mundo; y el murmuro pesimista de la visión del mundo de un viejo hombre.

Liliana tiembla mientras la voz la abruma con nauseabunda repugnancia. Ya que su cuerpo ya está estimulado, fácilmente fue afectada.

 

Liliana: “A-Ah...”

 

Suimei agarra su hombro y le dijo. “No escuches su voz o te atrapará.” Su temblor se detiene ante su tranquilidad.

La manifestación del pecado se mueve. Cada paso que da exhorta una influencia insondable en el mundo que lo rodea. El pavimento de ladrillo debajo de sus pies se oscurece y la malicia se filtra de su cuerpo para contaminar el aire.

 

La vista hace gritar a Liliana.

 

Liliana: “Si- si no huimos... eso... no podemos...”

 

Sentimientos de temor están siendo agitados dentro de ella. Suimei, como alguien que persigue la magia, simpatiza con su reacción. Los humanos normales renunciarían a toda esperanza en esta situación.

 

Suimei: “¿Qué lograríamos huyendo? Esto no es algo que podemos sólo ignorar.”

Liliana: “Pero eso es, imposible... ¿Cómo podemos, exorcizar algo como eso? Además, su cuerpo...”

Suimei: “Bueno, es mi naturaleza hacer lo que me dicen que es imposible.”

 

La intrépida declaración de Suimei fue seguida por un chillido casi humano.

 

“-------!!”

 

La repulsiva voz hace eco en el distrito residencial mientras sus cuerpos son golpeados por una onda de choque. La barrera de malicia que los rodea silencia el sonido, pero alguien notará eventualmente los fenómenos inusuales.

 

La manifestación del pecado transforma su entorno en un infierno viviente mientras avanza hacia Suimei y Liliana. Cualquier criatura viviente sería conducida a la locura por su voz y apariencia.

 

Suimei: “Tengo que evitar el contacto físico.”

 

Suimei salto pateando el suelo con toda su fuerza y se impulsó hacia arriba como una bestia a pesar de tener las piernas de un humano.

 

Suimei hizo levitar a Liliana a un seto cercano con magia mientras observa su ascenso. Luego salto hacia atrás para crear cierta distancia. Todo lo que es tocado, ya fuera el pavimento de ladrillos o las cercas circundantes, sufrían la misma transformación. Ser golpeado sería un problema.

 

Él sincronizo su contraataque con su aterrizaje. Ignorando su apariencia y chasqueo los dedos, uno, dos, tres, cuatro. La criatura carga hacia delante sin hacer nada, forzándolo a evadir su ataque lanzándose hacia un lado.

 

A pesar de las expectativas, la manifestación del pecado no persigue a Sumei. Es dudable que incluso entienda el concepto de batalla. Sólo arremete contra cualquier cosa que se acerque demasiado. Es una masa de malicia que sólo quiere aumenta la miseria de los que la rodean. En este momento está agitando sus enormes negros y elásticos brazos. Vendavales de viento salen disparados de sus brazos cilíndricos, dispersando escombros mientras se rompen en las paredes y el pavimento de ladrillos. Sin embargo, a pesar de toda esa fuerza, no hay ningún propósito detrás de esas oscilaciones.

 

Suimei salta a un lado mientras protege su cabeza de los escombros. Él ve a la criatura detener su ataque a través de la brecha entre sus brazos y responde con, “Abreq ad Habra.” Él lanza su mano hacia adelante y de la punta de los dedos dispara relámpagos azules.

 

La manifestación del pecado convulsiona una vez mientras que el hechizo se disipa contra su cuerpo, pero rápidamente recupera su equilibrio. El hechizo fue debilitado por su improvisación. Las extremidades de la criatura de nuevo comienzan a balancearse sin ninguna consideración a un objetivo.

 

Suimei: “Míralo. Esa cosa es una colección de malicia, pero al mismo tiempo es una amalgama de emociones conflictivas. Sus extraños movimientos resultan de su incapacidad para decidir cómo hacer daño a nadie. No tienes ninguna razón para tenerle miedo.”

Liliana: “Si... pero...”

Suimei: “Mantenerte fuerte. Perderás al segundo en que te vuelvas débil.”

 

Suimei acepta la forma de la manifestación del pecado aun cuando puede despertar el miedo latente que duerme dentro de las personas. Tiene una naturaleza vulgar que hace que todos cubran sus oídos. Nunca dejará de intentar encarcelar a otros dentro de sus temores y dudas, ya que apunta a las lagunas dentro de sus corazones. Es algo del mundo por delante que nunca debería existir en el mundo actual. Es una calamidad.

 

Liliana cubre sus oídos ante la rejilla de lamentos de la manifestación del pecado. Ella incluso sacude su cabeza en un intento desesperado de distraerse de ello. No, no, sus acciones son perfectamente normales para una chica de su edad. Ella no es alguien que debe ser devorada por la malicia.

 

Suimei, por esas razones, ignora la condición de su cuerpo y continuo.

 

Suimei: “No voy a retroceder.”

 

La manifestación libera un chillido estridente similar al del metal afilado que araña metal. Como una estrella fugaz, carga por la colina. El tiempo se detiene para todo en su camino sólo para reanudar el fluir una vez que pasa golpeando.

 

“Todo termino si me golpea”. Suimei busca una forma de evitar la carga con sus ojos que desarrolló como un mago. Sin embargo, “Gu, uuh...” el dolor envuelve su cuerpo. La malicia que se filtró en él durante su imprudente inmersión para salvar a Liliana se agita en el peor momento posible.

 

Suimei pierde la conciencia por varios segundos, robándole la oportunidad de evadir wl ataque. La situación que le despierta le lleva a decir,

 

Suimei: “En ese caso, todo está bien siempre y cuando no me golpee.”

 

El sudor rueda por el rostro de Suimei y gotea al suelo mientras usa la mano derecha para cortar un hexagrama de thelema. Aun así, la desesperación descubre sus colmillos ante él sin intención de detenerse. Liliana le grita desde el lado, pero él no la escucha. No puede escucharla. Está en un mundo de silencio donde sólo él y su oponente existen. Él ya ha decidido.

 

Suimei: “Lo destruiré a medida que pase.”

 

Él necesita ser cuidadoso con el hechizo que elija. Es de noche. No puede usar la espada azul purificadora, Bless Blade(Espada Bendita), y el epitafio azul decapitarte está prohibido. A pesar de todo, el peligro se aproxima.

El viento roza la mejilla de Suimei mientras estabiliza el poder mágico que se reúne en la punta de sus dedos.

 

Suimei: “--¡Desaparece!”

 

El sonido regresa con sus palabras y la manifestación del pecado carga a través del hexagrama. Sobre su espalda está la herida donde Suimei perforó con su mano derecha. La manifestación del pecado continúa cargando sin chocar contra los quiebres y colapsa en el pavimento de ladrillos donde se dispersa en el cielo nocturno.

 

Yakagi Suimei gano por un pequeño margen. La atmósfera pesada se está desvaneciendo junto a la manifestación del pecado. La fatiga de la batalla asalta el cuerpo de Suimei encima del dolor que ya lo corroe por la malicia que entró en él. Él hace a un lado su condición para acercarse a Liliana y sentarse junto a ella.

 

Suimei: “Se acabó.”

 

Liliana, incapaz de creer lo que vio, mira hacia donde la manifestación del pecado se desvaneció.

Suimei mira con ella.

 

Suimei: “Dime ya... ¿Por qué estás haciendo esto?”

Liliana: “E- Eso es porque… los nobles están tratando de dañar al coronel. Esa persona vino, a mí con una, propuesta...”

Suimei: “¿Esa persona? Te refieres a ese otro tipo... ¿el que estaba contigo?”

 

Un silbato de la policía militar sonó en medio de la sentencia de Suimei. Sus alrededores fueron aislados del resto del mundo cuando la manifestación del pecado apareció. Nadie debería haber sido capaz de detectar su batalla, Entonces por qué--

 

Los hombros de Liliana se estremecen cuando los pasos y las voces enojadas se acercan.

 

Elliot y Christa pronto aparecieron liderando un escuadrón de la policía militar. La hermosa voz de Elliot hace eco cuando dice, “¡Por aquí!” Él mira a su alrededor al llegar y es sorprendido por la confusión cuando descubre tanto a Suimei colapsado en el suelo como a Liliana a su lado. Él dice, “Suimei Yakagi y, si no me equivoco, tú eres...”

 

Suimei está a punto de terminar de decir, “¿Qué están ustedes--” y ‘haciendo aquí?’, Cuando se da cuenta de que Liliana está empezando a temblar. Para su sorpresa, ella retrocedió. La llegada de Elliot junto con la policía militar, encima de la malicia que acaba de experimentar es más de lo que su cuerpo puede aceptar. Su corazón ha alcanzado a su límite.

 

Un gemido amargo escapo de Suimei. “Mierda, qué mal momento.” Su aparición repentina hace que tener una discusión tranquila con Liliana sea imposible.

 

Suimei se levantó para confrontar la deteriorada situación. Extiende su mano hacia Liliana durante su confusión y dice,

 

Suimei: “Bueno, Liliana, parece que vamos a tener algunos problemas, pero vamos a ir.”

Liliana: “Yo...”

“--¿Estás bien con esto? Nunca lograrás tu meta si te detienes aquí.”

 

 Liliana se estremece ante la repentina pregunta de la voz.

 

Liliana: “--?”

 

Suimei pudo ver una silueta de pie sobre un techo.

 

Suimei: “¿¡Tú eres--!?”

 

La sombra alta ignoro a Suimei y continúo hablando con Liliana.

 

“¿Qué harás? A mí no me importa, pero ¿no es diferente para ti?”

Liliana: “U, uhh--”

Suimei: “¡Detente, no lo escuches!”

 

La sombra alta señala detrás de sí misma mientras dice, “-corre.”

 

¿Le está diciendo a Liliana que escape de esa manera?

 

Una ráfaga de viento cubre el área en humo. Elliot y Christa permanecen, pero los soldados de la policía militar perdieron su compostura.

 

Suimei grito, “Mierda-- ¿¡guu!?” Él no puede moverse. Su cuerpo se niega a correr hacia adelante. La malicia que recibió al rescatar a Liliana y el daño causado por luchar contra la manifestación del pecado han presionado su cuerpo hasta el límite. Continuar presionando más allá de su límite es imposible.

 

Liliana, sin embargo, ya no parece saber qué hacer. El caos que se despliega ante ella la hace temblar, entonces, “¡A- ahhhhhhhhhhhhhhhhh!” Ella se aleja de todo lo que está sucediendo hacia donde la sombra alta señalo. Huye de la colina y se sumerge en la oscuridad.

 

Suimei agarra su pecho mientras exhala de dolor. Él rato de alcanzar a Liliana cuando ella desaparecía.

 

 Suimei: “Gu... Li- Liliana... no te vayas...”

 

La sombra alta entonces apareció en la colina, obstruyendo su vista.

 

El sudor se desliza por el rostro de Suimei mientras gime, “Bastardo...” La boca de la sombra alta se tuerce mientras se burla.