Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 47: Esa persona, otra vez.




Manual




 

Gracias a Kmelo0821 por la traducción ingles español.

 


 

Suimei continúo su investigación sobre el héroe convocando al día siguiente de su encuentro con el criminal detrás de los incidentes de coma. Ahora mismo está en camino de regreso a la biblioteca Imperial. Porque está caminando por la calle durante la hora del almuerzo, por todas partes está lleno de gente. Los caminos no sólo son difíciles de navegar, algunos están tan llenos que incluso respirar es difícil.

 

Según Jilbert, la última moda para los estudiantes de la Academia de Magia es conseguir comidas ligeras de las tiendas de la calle. Muchos lugares han establecido sillas y mesas en sus patios para acomodarlos. Esta tendencia unida al reciente aumento de la población ha llevado a esta escena caótica que se repite diariamente dentro de la Capital Imperial.

 

Ver a un empleado tomar su tiempo realizando sus deberes le recordó a Suimei la noche anterior. Un hombre que escapaba de una misteriosa barrera falsa le pidió protección de una figura sombría. Dicha figura desapareció momentos después de aparecer. Una vez que el hombre recobró su compostura, Suimei trató de preguntar lo que sucedió sólo para recibir un, “Me niego a hablar con plebeyos.” Resulta que el hombre es un noble dentro del Imperio quien luego pasó el resto de la noche maldiciendo a esa figura sombría.

 

Suimei arriesgó el cuello por ese hombre, aunque no tuvo que hacerlo, y quedó colgado.

 

Suimei: “……...”

 

Bueno, esa extraña oscuridad desapareció después. De hecho, la nube entera desapareció. Eso pudo haber sido debido a cómo funciona la magia en este mundo. Como un hechicero moderno, Suimei no puede estar demasiado seguro de su suposición con sólo una mirada. Si tuviera la oportunidad de investigar adecuadamente esa oscuridad, podría tener una conclusión diferente. Bueno, aparte de eso,

 

--* Sneak Sneak *

 

Suimei: “……...”

 

Suimei pudo sentir como alguien ocultaba su presencia detrás de él. En realidad, esa persona lo ha estado siguiendo desde que entró en la calle principal. Sin embargo, cada vez que se voltea para mirar, nada cambia. Todo lo que ve es una esquina de la calle dentro de la Capital Imperial. Hay tiendas de aperitivos al aire libre con sillas, vendedores ambulantes de verduras y la Policía Militar Imperial en medio de sus patrullas. Es una bulliciosa calle llena de gente.

 

Incluso si Suimei usa “Eight Direction Sight (vista de ocho direcciones)”, nada se destaca para él. Todo lo que puede hacer es mirar hacia adelante de nuevo y continuar caminando.

 

--* Sneak Sneak *

 

Suimei: “……...”

 

Suimei fingió no notar a su perseguidor mientras se giraba ligeramente para mirar detrás de él. A diferencia de antes, sus ojos destellan con poder mágico. Esta vez logro notar que alguien regresaba a un callejón. Al verlo más de cerca, puedo ver los extremos de una bata blanca y mechones de pelo plateado a lo largo del borde de un edificio.

 

Suimei: “…...Haaaa”

 

Suimei fingió no haber notado a su tonto acosador y reanuda su camino.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Felmenia Stingray, la antigua maga de la corte del Reino de Aster, cuyo nombre es sinónimo de Llama Blanca, se separó del equipo de Reiji en la ciudad de Klant para ir a la capital del Imperio, Filas Filia. Llegó hace solo unos días.

 

Ella emprendió este viaje a causa de un incidente dentro del castillo real, donde el rey Almadias la relevó de sus deberes como Mago de la corte Imperial y le confió cierta tarea. Esa “tarea” es independiente de los asuntos estatales, una petición personal del rey. Ella debe seguir y cooperar con el mago del otro mundo, Suimei Yakagi.

 

Hay dos razones para esto. La primera es que Almadias tiene la responsabilidad de cuidar a Suimei incluso después de haberlo visto salir de su castillo. La segunda es que Felmenia tiene una obligación hacia Suimei. Ella una vez lo desafió en su propia arrogancia, pero fue humillada con la derrota.

 

Felmenia, sin embargo, incluso sin esa petición—

 

Felmenia: “¿Qué debo hacer?... ¿Está bien hablar en voz alta?”

 

Actualmente está preocupada por su éxito. Después de unos días de buscar en la Capital Imperial, finalmente encontró a Suimei usando su magia. Encontrarlo fue un gran comienzo, pero ahora sólo lo está acosando. Sus hostilidades pasadas en el castillo le hacen difícil el llamarlo. Ella no puede simplemente saludarle con una sonrisa mientras dice, “¡Qué sorpresa verte aquí!” él habría sospechado de ella entonces. ¿Tal vez se abstendrá de sospechar de mí si comienzo explicando que estoy aquí a petición del rey Almadías?

 

Felmenia: “...Urgh, eso sería perfecto.”

 

Ella no puede ni caminar hasta Suimei, ni llamarlo. En pocas palabras, ella está demasiado asustada para hacer algo más que seguirlo. Él dejó una impresión demasiado fuerte en ella.

 

No existía vacilación en su corazón cuando el rey Almadias le hizo esta petición a ella. Sin embargo, unas semanas han pasado desde entonces, tiempo más que suficiente para que su determinación vacilara. Ella, a diferencia del rey, carece de la capacidad de ver a través del corazón de una persona. Suimei Yakagi es un misterio que no puede leer. Gracias a esto, se está moviendo sin tener ni idea de lo que está haciendo.

 

Independientemente, ella es muy consciente de que su situación actual no es buena. Su viaje a la capital imperial será discutible de esta manera.

 

Felmenia: “Suimei-dono casi me vio allí. Bueno, al menos pude descubrir su ubicación...”

 

Como discutió con el rey, si Suimei se mueve dentro de la Capital Imperial, entonces también establecerá una base de operaciones allí. Aprender eso es suficiente por hoy. Por ahora, ella continuará su vigilancia. Tarde o temprano descubrirá el método apropiado para llamarle.

 

Suimei doblo en una esquina cuando Felmenia llego a una decisión algo optimista, o más bien cobarde, de seguir observándolo. Se apresuró hacia la esquina para no perderlo de vista, pero al doblar la esquina, descubre que no está allí.

 

Felmenia: “Él desapareció...”

 

No hay duda de que Suimei llegó a esa esquina, pero todo lo que Felmenia ve son los ladrillos que pavimentan el suelo y las casas altas. No puede haberse escondido. Los edificios están demasiado juntos para que cualquiera pueda meterse entre ellos y el callejón más cercano está todavía a una gran distancia. Eso significaría, No, imposible--

 

Suimei: “Seguir a la gente y entrometerte es algo que disfrutas--”

Felmenia: “Hyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!?”

 

Felmenia dejo salir un magnífico grito cuando fue llamada desde atrás. Sintio como si su corazón fuera a estallar. Ella miro detrás hacia la voz. Bloqueando su escape se encuentra Suimei, con los ojos cerrados, y con una expresión exasperada.

 

Suimei: “En serio, no seas tan ruidosa...”

Felmenia: “¡Ha, haa, P- por favor no me asustes así! Pero, ¿¡me notaste!?”

Suimei: “Por supuesto que notaré a alguien con tan pobres habilidades.”

Felmenia: “Po- pobres...”

 

Felmenia está cerca de las lágrimas y su voz temblaba. El hechizo de aislamiento que lanzó con gran precisión para ocultarse fracasó.

Suimei se puso rígido al ver la expresión de Felmenia.

 

Suimei: “Bueno, está bien. En lugar de estar de pie por aquí, ¿qué tal si hablamos en esa tienda?”

Felmenia: “M- Muy bien.”

 

Felmenia siguió a Suimei.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Debido a la hora, Suimei y Felmenia necesitaron esperar un poco antes de poder entrar a la tienda. Una vez dentro, encontraron asientos adecuados y un camarero vino a tomar su orden. El camarero pronto regreso con un par de tazas de porcelana en las que sus bebidas fueron vertidas.

 

Suimei miro hacia abajo y reflejada en el líquido púrpura está la figura inquietante de Felmenia. Ella está nerviosa. Bien, él pensó que tal desarrollo sería natural cuando recomendó el agua de uva.

Felmenia tomo un respiro y sorbe su agua de uva.

Suimei, al ver que ella se ha calmado un poco,

 

Suimei: “Bueno, creo que sabes lo que quiero preguntar.”

Felmenia: “Sí.”

Suimei: “Bueno, ¿qué estás haciendo aquí? ¿Por qué me estás siguiendo?”

Felmenia: “Haa. Su majestad me pidió que coopere con Suimei-dono.”

Suimei. “¿Cooperar conmigo?”

 

Felmenia inclino la cabeza ante la reiteración de Suimei.

 

¿Qué quiere ella decir con “cooperar”? La intención del rey Almadias confundió a Suimei. Él dejo libre a la mejor maga del reino de Aster para ayudarlo a pesar de que no habrá ningún beneficio para el reino.

 

Suimei recibió algunas monedas de oro cuando salió del castillo, pero pensó que era simplemente un intento de comprar un futuro favor. Esta situación es diferente. El grado de pérdida para el reino es mucho mayor cuando se proporciona ese tipo de personal.

 

Ahí es cuando Felmenia dijo:

 

Felmenia: “Suimei-dono, me estaba preguntando ¿estará su base de operaciones situada dentro del Imperio? Si no es así, le aconsejo que establezca una. Eso disminuiría en gran medida las dificultades en las aduanas cuando se viaja a países extranjeros.”

Suimei: “…...Lo sé. Pero como he dicho, no me importa.”

Felmenia: “Sin embargo, su Majestad quería que yo le pasara ese mensaje.”

 

Las palabras de Felmenia significan que Suimei está rechazando al rey.

 

Sin embargo, Suimei también es consciente de que se enfrentará a muchos problemas en el futuro. En este momento, la única persona en la que puede confiar es su amiga, Lefille. Él es un mago, por lo que definitivamente puede arreglárselas por su cuenta, pero con toda honestidad, la ayuda sería bien recibida. En otras palabras, el rey Almadias de Aster anticipo algunos “desarrollos problemáticos”, y envió a Felmenia Stingray.

 

Suimei: (Pero en serio, me envió un buen ayudante. Esto es como golpear el bote cuando piensas que vas a ir a la quiebra.)

 

Incluso Suimei posee un corazón consciente y moral. No hay duda de que él también tiene un sentido de responsabilidad. La actitud arrogante con la que se presenta puede ser considerada una respuesta legítima una vez que se consideran sus circunstancias. Su impaciencia se escapó y el rey Almadias lo percibió todo. Felmenia, sin embargo, es un asunto diferente.

 

Suimei: “¿Estás bien con esto?”

 

Felmenia se volvió algo tímida cuando dijo:

 

Felmenia: “Yo también deseo esto. Me permite pagar mi deuda hacia ti.”

Suimei: “No tienes que obligarte a cooperar conmigo, pero si realmente quieres hacerlo, entonces está bien. Dicho esto, no planeo pedir nada irrazonable... Ah, bueno, las peticiones sarcásticas a un lado.”

Felmenia: “¡Excelente! ¿Entonces aceptas mi ayuda?”

 

Suimei está convencido al oír las palabras de Felmenia. Al principio, sospechó que podría haber sido engañada para que viniera al Imperio, pero ni una sola vez apartó los ojos durante el intercambio. Ella desea sinceramente ayudarlo.

 

Felmenia: “Entonces, como yo pensaba, ¿no es posible?”

Suimei: “¡Espera! Me doy cuenta de que tienes un fuerte sentido del deber. Si me vas a ayudar, entonces estaré a tu cuidado.”

 

Suimei se levantó mientras hablaba e inclino su cabeza. Con ese gesto, todos los sentimientos negativos acumulados entre ellos fueron borrados. Su relación comienza de nuevo.

 

Felmenia: “Detente, no hay necesidad de ir tan lejos...”

Suimei: “Por supuesto que sí. Después de todo, has venido todo el camino hasta aquí.”

 

Suimei extendió su mano hacia Felmenia.

 

Suimei: “Soy Yakagi Suimei de la Asociación de Magos. Una vez más, estaré bajo tu cuidado.”

Felmenia: “Haa. Por favor, trátame bien.”

 

Felmenia respondió en consecuencia.

Habiéndose encargado de eso, la boca de Suimei se dobla en un ヘ.

 

Suimei: “...Por cierto, no voy a cambiar la forma en que hablo.”

 

Para él cambiar su manera de hablar después de llegar tan lejos es ridículo.

El rostro de Felmenia se encalambra mientras inclina un poco su cabeza.

 

Felmenia: “…...Boo.”

Suimei: “¿¡Qué fue eso!?”

Felmenia: “N- nada, ese comentario fue un poco infantil.”

 

Suimei hace puso una expresión amarga.

 

Suimei: “…...Eso fue de mal gusto. No me trates como a un niño.”

 

Con sus sospechas y los sentimientos de negatividad aclarados, se sienta de nuevo.