Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 46: Encuentro con la obscuridad.




Manual




 

Gracias a Kmelo0821 por la traducción ingles español.

 


 

Liliana guío a Suimei por la ciudad. Ella mira detrás de sí misma cada tanto para hablar con él. Su actitud es brusca, pero sin ninguna hostilidad--

 

Suimei: “Eres realmente gentil, ¿verdad?”

Liliana: “¿Dijiste algo?”

Suimei: “No, no es nada.”

 

Suimei, ahora que está en el camino correcto hacia la biblioteca, decidió que era momento de hacer preguntas a Liliana. Él pregunto a pesar de no saber cómo se sentirá al respecto.

 

Suimei: “¿Por qué has venido aquí? ¿Sucedió algo?”

 

Liliana tardo un momento antes de contestar con una frase directa:

 

Liliana: “... Patrullar.”

Suimei: “Estás muy motivada con tu trabajo, pero ¿ese tipo de tarea cae dentro de la jurisdicción de la policía militar?”

Liliana: “Así es. Estás bien informado. Recientemente han ocurrido algunos incidentes dentro de la capital imperial. Desafortunadamente, tenemos poco personal.”

Suimei: “Ah-- ¿te refieres a esos incidentes de coma?”

Liliana: “Eso es correcto. Trata de no quedar involucrado. No andes solo en esos lugares.”

 

Suimei dedujo el significado oculto dentro de las palabras de Liliana.

 

Suimei: “En otras palabras, esos incidentes ocurren dentro del distrito de clase alta.”

Liliana: “……...”

Suimei: “¿Hey? ¿Me equivoco?”

 

Liliana no respondió. Ella solo siguió caminando hacia delante sin perder la mirada de Suimei. Ella estaba hablando con él antes, pero ahora está en silencio. No hay forma de adivinarlo, ¿verdad?

Antes de que Suimei pudiera intentar suavizar el repentino silencio, Liliana dice:

 

Liliana: “...me gustaría hacer una pregunta.”

Suimei: “¿Sí?”

Liliana: “¿Tú, no me temes?”

 

Ella giro levemente su cabeza y lo presiono con su mirada.

 

Suimei: “¿Huh? ¿No, en realidad no? ¿De dónde ha salido eso?”

Liliana: “Aunque yo te amenacé antes, me hablas con facilidad. Otros, o se congelan de miedo, o me atacan, como los de antes. ¿Por qué es eso?”

Suimei: “Bueno, yo estaba un poco nervioso, pero ¿no eres más joven que yo? ¿Cómo podría hacer alguna de esas cosas? Eso sería demasiado embarazoso.”

 

Alguien que posee mucho poder mágico puede establecer su dominio sobre un área. Cualquier persona dentro de ese dominio se convierte en un objeto extraño y está sujeto a un fuerte ataque psicológico. Es por eso que el método más eficaz de intimidación es mediante la expansión del poder mágico. Una vez que una persona sucumbe a su miedo, la batalla ha terminado. El ataque psíquico de Liliana era bastante poderoso, pero su pareja no era una persona común.

 

Liliana: “...Ya veo. Eres, alguien extraño.”

 

Liliana miro hacia adelante con arrebato.

 

Alguien podría pensar que ella es espeluznante sólo por su apariencia física. Esa persona probablemente se pondría nerviosa también so considera su título militar. Pero no hay manera de que eso sea suficiente para que alguien se congele por el miedo.

 

Suimei: “Quiero decir, fue intenso. Lo admito.”

Liliana: “Bueno, eso es suficiente. Un superior directo me enseñó que esa impresión es esencial para los soldados. Los soldados nunca deben ser tomados a la ligera. Aquellos entrenados para la guerra deben ser temidos.”

 

Suimei suspiro ante la confesión de Liliana y miro hacia el cielo.

 

Suimei: “Mentirosa.”

Liliana: “……...”

Suimei: “¿Realmente crees eso? Esa fuerza opresiva con la que te rodeas es para tu propia protección. No es más que un escudo. ¿Me equivoco?”

Liliana: “¿Qué te hace creer eso?”

Suimei: “Reaccionas tanto a tu entorno que estás alejando inútilmente a todo el mundo a través de tus palabras y acciones. Incluso en la aduana, tu método por defecto era la intimidación opresiva. Bueno, eso, y también es un poco de mi intuición hablando.”

Liliana: “……...”

Suimei: “Te niegas a dejar que otros se acerquen a ti de la misma forma en que un perro ladra cuando alguien se acerca. Dime, ¿por qué eres tan hostil con todos los que te rodean? No todo el mundo quiere hacerte daño como los tipos de antes.”

 

Ellos doblan una esquina cuando Suimei termino de hacer su pregunta y se encontraron con un letrero de lujo publicitando los platos de un restaurante con frases atractivas. Cerca hay algunos niños jugando con una pelota, pero por alguna razón, al notarlos, huyeron. Son como los herbívoros que se encogen de miedo al sentir el acercamiento de su enemigo natural o arañas bebé que corren lejos hacia la seguridad.

Liliana observa la escena.

 

Liliana: “...No lo creo, no es necesaria una respuesta. Sin embargo, si requieres una respuesta, yo soy un soldado. Tu eres un ciudadano. Esas son nuestras posiciones, ni más ni menos”

Suimei: “Solo creí que estaría bien si actuaras con menos intensidad... Pero sólo me estaba entrometiendo demasiado, lo siento.”

 

Mientras Suimei se disculpa, Liliana murmuro:

 

Liliana: “...Nombre.”

Suimei: “¿Uh?”

Liliana: “Tu nombre. No sé tu nombre. Es injusto que solo tú sepas mi nombre. Infórmamelo de inmediato.”

 

Suimei se dio cuenta de que nunca se presentó y dijo:

 

Suimei: “Suimei Yakagi.”

Liliana: “Shuime Hakagi.”

Suimei: “……...”

Liliana: “¿Hay algo mal? Shumei-”

Suimei: “Eso está mal, inténtalo de nuevo. Es Suimei Yakagi.”

Liliana: “Shu… Su… Suimei Yakagi. ¿Que tal?”

 

Suimei asintió, diciéndole a Liliana que su pronunciación pasa. No tiene más opción que hacer una sonrisa torcida cuando ella dijo: “Tienes un nombre peculiar.”

 

Ellos doblaron otra esquina y se encontraron con un hombre vestido con un inmaculado uniforme militar con una espada en su cintura. A pesar de su negro cabello con manchas grises con un corte “all back” (peinado o corte de cabello, referencia aquí, esto tuve que sacarlo de la WN en japonés porque no entendía bien la traducción en inglés: V), el hombre todavía está en la flor de su vida.

 

Suimei reconoció al hombre de cuando él y Lefille estaban en camino hacia la iglesia. Ese único encuentro fue suficiente para que ella reconociera que él es un maestro con la espada.

Liliana se congelo al ver al hombre. Se puso rígida como si una cuerda estuviera siendo tensada.

¿Es un conocido de ella?

El hombre también se detuvo al ver a Liliana. Entonces se acercó a ella con una expresión estricta.

 

“Liliana, ¿qué haces aquí?”

Liliana: “Coronel...”

 

Mientras que eso confirma la suposición de Suimei, Liliana está demasiado sorprendida para responder. La impresión de encontrarlo pone una gran tensión sobre su corazón.

 

Coronel: “Respóndeme, Liliana.”

Liliana: “E- Estoy investigando el caso, mencionaste que ocurrió en esta área.”

Coronel: “¿El caso que mencioné? Eso no es algo por lo que necesites preocuparte. Esa responsabilidad recae en otras personas.”

Liliana: “¿De verdad?”

Coronel: “Todo estará bien mientras escuches lo que digo. Basta con que te comportes y no hagas nada excesivo fuera de tus deberes militares.”

 

El coronel reprendió a Liliana con una mirada penetrante.

 

Liliana: “...Entiendo.”

 

Los hombros de Liliana cayeron al recibir la reprimenda. Ser regañada por ese hombre la ha dejado cabizbaja. Sin embargo, el tono y las palabras del hombre no tienen duda--

 

Coronel: “¿Y tú? ¿Por qué estás con Liliana?”

Suimei: “¿Eh? Oh, ella me está enseñando cómo llegar a la biblioteca. Me salvó ya que todavía no conozco el camino.”

 

Liliana: “Ah...”

 

Liliana tomo su distancia.

 

Coronel: “¿No eres de la Capital Imperial?”

Suimei: “Recién me he mudado aquí.”

 

El hombre miro a Suimei ante la simple respuesta. Lo estudio desde la punta de los dedos de los pies hasta la parte superior de la cabeza y cerró los ojos para considerar la situación.

 

Suimei: (¿Sospecha de mí? ¿Se dio cuenta de que no hay nada sospechoso?)

 

El hombre respiro para despejar sus dudas infundadas y hablo con una voz compuesta,

 

Coronel: “Ya veo. Debido a los últimos acontecimientos, la Capital Imperial no es muy segura por el momento. Teniendo en cuenta su dificultad para moverse por las carreteras, evite salir por su cuenta en la noche si no lo necesita.”

Suimei: “Gracias por su preocupación.”

Coronel: “La biblioteca Imperial está directamente por este camino. Estará a su izquierda.”

 

“¿Quiere que continúe solo desde aquí?” Suimei inclina la cabeza hacia el hombre y le da las gracias con el mismo respeto que a un maestro.

El hombre se vuelve hacia Liliana y dice: “...Vamos.”

 

Liliana: “Entendido.”

 

Liliana no discutió y obedientemente siguió al hombre por un pequeño camino. Su manera de caminar es tan recta y controlada como la de él. Sus sombras desaparecen sin dejar ningún rastro como una nube de humo.

 

Suimei: “No pude comprarle dulces...”

 

Suimei dejo salir esas palabras después de unos momentos. Sin embargo, ambos residen dentro de la misma Capital Imperial, por lo que habrá un montón de oportunidades para encontrarse de nuevo. Incluso si es una promesa unilateral, él se juró a sí mismo que la cumplirá.

 

Suimei: (...Liliana le dijo al coronel que estaba investigando. Resulta que no estaba patrullando. Había algunas partes de la conversación que no eran muy claras, pero al final, no es asunto mío.)

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Suimei: “Eso tomó demasiado tiempo-”

 

Suimei dijo mientras se tronaba el cuello y balanceaba un hombro cuando salía de la entrada de la biblioteca Imperial. Debido a que se demoró en su llegada, utilizó la visita de hoy para localizar los estantes que albergan textos de interés. La biblioteca dentro del Imperio tiene una amplia colección de libros. Es tan vasta que se considera que no tiene comparación entre las tres naciones. Suimei miro fijamente el cielo mientras considera las herramientas mágicas que él necesitará traer durante su próxima visita.

 

El cielo ya está oscuro. La brillante luna de cera parece que está siendo inhalada por el cielo nocturno. La vista le dice cuán tarde está en volver a casa.

Ahí es cuando escucho una puerta que se abre detrás de él.

 

“Oops-- perdóname, Yakagi-kun.”

Suimei: “Ah, Bibliotecario-san.”

 

Saliendo desde dentro de la biblioteca está Romion, el elfo que lo guio a través del edificio. Está vestido con el uniforme del personal de la biblioteca y, como se espera de los elfos, tiene orejas largas.

 

Suimei: “Gracias por tu ayuda hoy.”

Romion: “Ni lo menciones. Todavía soy nuevo aquí así que guiarte fue una buena práctica.”

 

Romion da una modesta respuesta.

Suimei adopta un tono alegre en respuesta.

 

Suimei: “¿Aunque fuiste tan impecable?”

Romion: “Como elfo, tengo mucha confianza en mi memoria.”

 

Dijo Romion mientras golpeaba su frente con el dedo índice.

 

En otras palabras, ¿los elfos en este mundo tienen una buena memoria? Tiene sentido una vez que Suimei considera cuánto tiempo viven. Sus períodos de vida son tan largos, que son incomparables para los seres humanos. Una buena memoria debe ser esencial para ellos.

 

Romion dijo después de ese intercambio, “Bueno, entonces me voy a ir” y se alejó.

 

Suimei también decidió regresar a casa. Sin embargo, después de pensar en ello, se dio cuenta de que no sabe cómo. Mientras se resignaba a retraer sus pasos... Algo sucedió justo afuera del distrito de clase alta.

 

Suimei: “¿Huh?”

 

Lo notó mientras caminaba. No hay luz en frente de él. La situación es casi como si el vecindario próximo fuera separado del resto del encantador paisaje urbano y sellado en la oscuridad. Esto no es normal. La luna creciente brillaba en el cielo cuando él salía de la biblioteca. Los edificios modernos capaces de bloquear el cielo no existen en este mundo y tampoco hay sombras sobre él. Sin embargo, este tipo de oscuridad no puede existir sin algo que bloquee la luz.

 

Suimei siente un débil rastro de poder mágico. ¿Una barrera? No, este mundo no ha desarrollado el concepto de barreras-- hmm. ¿Crearon esta oscuridad debilitando la luz dentro de un área restringida? O ¿absorbieron la luz con algo...?

 

Suimei busco en su entorno el procedimiento operativo que controla los fenómenos que cubren el distrito residencial de clase alta en la oscuridad. ¿Podría ser la oscuridad que aparece antes del amanecer? No, esta situación es demasiado antinatural para eso. Entonces, ¿qué es esto? Algo está mal, él puede olerlo.

 

“¡A- Ayúdame! Ayuda, por favor...”

Suimei: “Hmm?”

 

Alguien escapaba de la oscuridad pidiendo ayuda. Su respiración jadeante revela que está casi en su límite. ¿Qué está pasando?

 

“¡Tú! ¡Por favor! ¡Sálvame!”

Suimei: “¿Huh? Claro, pero ¿qué está pasando?”

 

El hombre se desplomo y cayó sobre su cara cuando Suimei le pregunta. Suimei entonces extiende su mano al hombre mientras le pregunta,

 

Suimei: “¿Estás bien?”

 

El hombre ignoro la mano de Suimei y giro alrededor en torno a los puntos en algo detrás de él.

 

“¡Eso! Eso es atrás...”

Suimei: “¿Eso?... –!”

 

Suimei sintio una gran cantidad de poder mágico. Tal vez sea por lo cerca que están, pero algún poder mágico se filtra fuera de la oscuridad.

Ahí es cuando una sección de la oscuridad fue cortada para desvelar una figura pequeña vestida con túnicas de coloreadas de negro.

 

“Hi! Hiiiiiii!”

 

El hombre retrocedió sin levantarse, literalmente arrastrando su trasero por la carretera.

 

Suimei: “……...”

 

Los ojos de la figura con la túnica negra están cubiertos por una capucha baja. Nada fue revelado por el atuendo. ¿Ese tipo está mirando al hombre que grita por su vida? Suimei, aunque no sabe lo que está pasando, se colocó delante del hombre y estrecha su mirada en la figura de túnica negra.

 

¿Este tipo? Suimei considero si la figura ante él es la responsable de los incidentes de coma dentro de la Capital Imperial. Al considerar las circunstancias, él asumió que está en lo correcto.

Suimei, habiendo sido arrastrado a esta situación, se sintió a sí mismo impulsado a pelear. La figura de túnica negra, tal vez teniendo una idea diferente, desapareció en la oscuridad.

 

“E- Estoy salvado...”

Suimei: “¿Qué... acaba de suceder?”

 

El hombre uso su fuerza restante para sostenerse por sus brazos y mirar fijamente. Sólo Suimei piensa en esa misteriosa figura. ¿Ese tipo lo tenía como objetivo? Entonces, ¿ese tipo se retiró porque alguien no relacionado apareció?