Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 24: El general demonio.




Manual




Golpeó el suelo como un rayo.

Si no hubiera aterrizado en el suelo, habría pulverizado lo que hubiera estado en su lugar.

Con la mano apoyada en el suelo, el Demonio se levantó lentamente. Era sustancialmente más grande que los otros Demonios, y tenía más de dos metros de altura.

Sus brazos y piernas eran tan gruesos como troncos, una encarnación de la violencia misma. Suimei, un visitante de otro mundo, recordó instantáneamente al Oni de las leyendas japonesas, así como a los sátiros de la mitología occidental. Él irradiaba un densa aura de amenaza.

La intensa sensación de peligro que llenaba el aire lleno el corazón de los humanos de miedo. Esto es un demonio.

A pesar de que todavía era humanoide en forma, e incluso vestía de una manera similar a la humana, los detalles de su cuerpo no podría haber sido más diferentes.

 

Demonio: “... Ho, parece que he encontrado lo que hemos estado buscando.”

 

No podían entender lo que decía este Demonio. Sus palabras fragmentadas ni siquiera transmitían suficiente información para arriesgarse a hacer una conjetura.

Ante la repentina aparición de este Demonio y la aterradora presión que sentían de él, los aventureros perdieron la cabeza por temor.

 

Aventurero: “Q-qué ... ¡Ese tipo es mucho más fuerte que los otros!”

Aventurero: “¡T, tan poderoso! Los otros ni siquiera se le pueden comparar...”

 

En un instante, habían perdido la calma. Sin embargo, no se les podía culpar por eso. Aunque los Demonios que habían aparecido antes eran bastante aterradores, un oponente de este nivel les hizo que parecían débiles.

Sin embargo-

 

Suimei: (Tch. Este está en un nivel completamente diferente de los otros Demonios...)

 

Debido a este nuevo oponente, Suimei, también, comenzó a sudar. Incluso cuando en realidad no ha visto lo fuerte que es este nuevo enemigo, fue sacudido por la aparición repentina de un enemigo tan poderoso.

Una y otra vez se dijo a sí mismo que se calmara, pero inesperadamente, todavía era difícil controlar  su nerviosismo.

 

Dominio: “Insectos... Ustedes estaban tan llenos de confianza ahora mismo.”

 

El Demonio resopló, ridiculizando a los humanos frente a él.

Sus intenciones no estaban claras, su mirada recorría a los humanos reunidos como un tigre mirando a su presa.

 

“... Hmph. Esto es diferente de lo que he oído. No me digas que la información que recibimos fue falsa...? ¿Dónde fue que las cosas salieron mal?” - La voz del Demonio estaba visiblemente teñida de confusión.

 

Sin embargo, dejando a un lado sus preocupaciones, el Demonios respiró hondo.

 

Y entonces-

 

Demonio: “Lo que sea. Lo que tengo que hacer no ha cambiado. ¡Escuchen, humanos! Mi nombre es Rajas! ¡Soy uno a quien se la ha confiado el ejército del glorioso Señor Demonio Nakshatra, un general Demonio! Al haberme encontrado aquí, se han encontrado con el final del camino para todos ustedes! Esperen obedientemente su muerte en mis manos!”

 

Su voz sacudió tanto el aire como el suelo. Los guardias, que ya temblaban desde antes, sintieron crecer el terror.

 

Aventurero: “H, hii...”

 

Un temeroso gemido escapó de los labios de alguien. Los demás se sentían como si bien pudieran haber sido ellos mismos. La única palabra que podía describir su situación actual era desesperación.

 

Lefille: “...”

 

En contraste, Lefille, de pie en la vanguardia de los guardias humanos, simplemente se mantuvo inmóvil ante el Demonio conocido como Rajas.

Esto no era posible. ¿Incluso alguien como ella es incapaz de soportar la amenaza de este Demonio?

Sus ojos se volvieron hacia aquella jovencita que servía de vanguardia, y las miradas de los demás empezaron a mostrar un claro malestar.

Sólo entonces.

Las emociones de Lefille se encendieron.

 

Lefille: “¡TU BASTAAAAAAARDO!”

 

Un grito tembloroso que de ninguna manera perdió ante el de Rajas sonó. Un rugido lleno de profunda furia desechó el miedo que atrapaba a los demás. Con la luz roja brillando una vez más, Lefille atacó.

 

Rajas: “¿Oh?”

 

Ante ese torbellino rojo, Rajas reveló una sonrisa sin temor. Extendió el puño para recibir el ataque de frente.

El corte de Lefille estaba, por supuesto, acompañado por esa luz carmesí, pero su ataque no pudo alcanzar la enorme mano de Rajas. Dos enormes fuerzas chocaron, estallando en una lluvia de chispas.

Su colosal hoja había sido detenida por la energía oscura que rodeaba el puño de Rajas, y al final, nunca hizo contacto con su brazo.

Había sido un ataque decisivo. El Demonio respondió con un desprecio, aunque uno que llevaba un toque de alabanza.

 

Rajas: “No está mal, pequeña.”

Lefille: “¡Por supuesto! ¿Te acuerdas de esta espada?

Rajas: “Hmm? ¿Espada?

Lefille: “Tsk. Rajas. ¡No me digas que ya me has olvidado!

 

A diferencia del resplandor que había salido de ella antes, solo la cruda ira fluía de ella.

De lo que acaba de decir, parece que ese tipo de Rajas tiene algún tipo de pasado con ella,

El Demonio sacudió su brazo, haciendo a un lado su espada.

Lefille aterrizó firmemente sobre el suelo y reajustó su postura.

El Demonio la miró con los ojos entrecerrados y luego, como si de repente recordara dónde la había conocido antes, se echó a reír.

 

Rajas: “¡Ah, sí, sí! ¡Ya veo! ¡Te recuerdo ahora, niña! Eres el superviviente de los Noshias de aquella vez, ¿verdad?”

Aventurero: “Eh ...?”

Aventurero: “¿Huh ...?”

 

De la boca del Demonio había salido el nombre de “Noshias”. A este nombre, los otros - el grupo de aventureros incluidos - de repente reaccionaron.

 

Suimei: (Noshias era ese país que fue destruido por los Demonios. Así que ella escapó de allí. Supongo que ahí es donde conoció a ese Demonio.)

 

Sus emociones se apoderaron de su persona, Lefille gritó de vuelta, “... ¡Eso es! ¡Ahora lo recuerdas!

 

Rajas: “¡Jajaja! Mujer, pensé que habrías muerto en el desierto en alguna parte. ¡Pensar que estabas viva! Todos los demás murieron, después de todo!

Lefille: “¡Bastardo!”

 

La sonrisa complacida del Demonio hizo que Lefille desencadenara otro ataque feroz.

Se había perdido por completo en su rabia, y perdió el sentido de sí misma. Su hoja estaba ahora infundida con una energía intensa de un grado completamente más allá de lo que antes poseía.

 

Desafortunadamente, ante el poder del Demonio era lo mismo. Un poder corrupto envolvió su puño, que bloqueó el feroz ataque de Lefille. Justo entonces, habiendo perdido la calma, la chica mostró una abertura.

 

Rajas: “¡Tus movimientos son demasiado repetitivos!”

 

“Oh-” gritó inconscientemente mientras su visión se llenaba con la visión de ese puño enorme.

 

La situación era terrible. El puño del Demonio, rebosante de energía oscura, se disparó directamente hacia ella.

Si ella fuera golpeada por eso, incluso un espíritu como ella no saldría ilesa.

 

Suimei: “Tch-”

 

Los otros estaban congelados en suspenso. Eso significaba que el único que podía cambiar las cosas era Suimei.

Haciendo clic en su lengua, Suimei activó una hechizo y sacó a la congelada Lefille del alcance del puñetazo entrante.

 

Rajas: “¿Qué ...?”

Lefille: “¿Eh ...?”

 

Tanto el que había evitado por poco el ataque, como el que acababa de fallae el ataque gritaron de sorpresa.

Justo antes del momento del impacto, Suimei se había lanzado. Debido a que su magia había sido rápidamente activada, no había sido capaz de crear mucha distancia entre ella y Rajas. Eso significaba que Lefille todavía estaba dentro del rango de ataque de Rajas.

En consecuencia, sólo podía avanzar y utilizar su propio cuerpo para defenderse contra el ataque entrante.

 

Lefille: “Suimei-kun! No puedes! ¡regresa!”

Rajas: “¡Un don nadie como tú se atreve a desafiarme ?!”

 

La onda de choque creada por el ataque salvaje de Rajas golpeó el cuerpo de Suimei. Suimei soportó la presión mientras corría hacia el Demonio con la mayor velocidad que era capaz de usar.

Al mismo tiempo, sus ojos nunca se separaron del puño de su oponente. El hombro del Demonio se movió. El Demonio había desatado otro golpe, uno que seguramente podría aplastarlo en pedazos.

 

Suimei: (¿Puedo hacer lo que hice la última vez y aprovechar la oportunidad para lanzarlo? No, eso es demasiado peligroso. Dada la tremenda energía que emana de ese puño, incluso el contacto más leve tendría consecuencias desastrosas. Sí, esa es una muy mala idea.)

 

Suimei saltó hacia arriba, esquivando el golpe entrante, y corrió por toda la longitud del brazo del Demonio, su velocidad nunca bajo. Cuando el brazo se había extendido completamente, ya había alcanzado la parte superior de su cuerpo.

 

Suimei: “Fu-”

 

Suimei lanzó una patada al suelo en el hombro de Demonio con todo el maná que había podido reunir en estos pocos instantes.

De su pie surgió un fuerte sentido respuesta: había sido un éxito. Sin embargo, Rajas estaba completamente ileso.

Todo lo que Suimei había logrado había sido clavar las piernas de Rajas más profundamente en el suelo.

 

Suimei: (Mierda. Incluso un golpe sólido como ese es inútil, ¿eh ?.)

 

Las espadas de los aventureros habían sido decididamente eficaces contra los Demonios anteriores, pero eso era todo lo que habrían podido hacer. Que molesto. ¿Había algo que le faltaba? Por lo general, un ataque como ese habría dividido a su víctima de par en par desde los hombros hacia abajo. Había algo extraño aquí.

Tales pensamientos groseros pasaron por la mente de Suimei mientras su cuerpo revoloteaba por el aire.

 

Rajas: “¡Pequeño cabrón!”

 

Un rugido acompañó el enorme puño de Rajas. Aunque no estuviera completamente dirigido, todavía tenía suficiente poder, o mejor dicho, más que suficiente, para matarlo cinco veces.

 

Suimei: (¿Lefille se enfrentó directamente contra este tipo de poder? Como era de esperarse de un espíritu. Estoy asombrado.)

 

Suimei: “Via gravitas” (Carretera de gravedad, toma forma.)

 

A través de gravitas. Frente a un ataque entrante, activó su magia con una sola frase, forzando su cuerpo a la tierra a máxima velocidad. Su visión periférica se apoderó de la pierna de Rajas pateando directamente hacia él.

 

Rajas: “-?”

 

En un abrir y cerrar de ojos, Suimei quedo detrás de él.

 

Viendo a su enemigo esquivar lo que había estado seguro de que era un ataque de muerte segura, el rostro de Rajas se llenó de sorpresa. Su patada aterrizó un momento después, acompañada por una enorme grieta, arrancando completamente los árboles de la zona afectada por su ataque.

 

(Ojalá este tipo controlara su fuerza un poco) - Suimei suspiró mientras se retiraba antes de que Rajas pudiera darse la vuelta.

 

Poniéndose a cierta distancia entre ellos, el ritmo de Suimei se desaceleró mientras seguía observando a su oponente, brutal hasta el extremo.

 

Apareciendo frente sus ojos entrecerrados, estaba la vista de la espalda del Demonio. Su gigantesco cuerpo estaba acompañado de un físico que estaba un paso por encima de la humanidad, y se jactaba de una fuerza amenazadora. Sus niveles de maná eran de un nivel completamente diferente al de los otros Demonios y de un tono negro, esa energía sucia recorría su cuerpo.

Ese poder oscuro fluyendo de su cuerpo no era algo que cualquier criatura viviente debiera poseer naturalmente.

Finalmente, Rajas se giro y sus miradas se encontraron. En el siguiente instante, Suimei había esquivado a su oponente, moviéndose a un lado.

 

“Sh-” Rajas murmuró inconscientemente, habiendo sido burlado por Suimei.

 

De nuevo, ese enorme brazo llegó corriendo hacia él. En ese caso-

 

Suimei: “-Omissa vicissim” (Revertir el cielo y la tierra.)

Rajas: “¡¿Qué?!”

 

Su magia invertía el espacio dentro de un área designada. Su objetivo cayó de cabeza en el suelo. Él, por supuesto, no esperaba que esto infligiera ningún daño, sino que tenía la intención de ganar algunos preciosos segundos.

Para ganar el tiempo de cantar el siguiente encantamiento, es decir.

 

Saltando hacia atrás, gritó: - “¡Abreq aaaaa!”

 

Sin embargo, su encantamiento fue interrumpido.

Eso fue porque una avalancha de tierra y piedra se precipitó hacia él.

 

“Un terrón de tierra, ¿eso...?” - murmuró inconscientemente, su tono indiferente tembló ligeramente.

 

Agitó un brazo a la masa entrante.

En un abrir y cerrar de ojos, este enorme grupo de tierra se separó como el Mar Rojo ante los brazos de Moisés.

Inmediatamente después, entró en contacto con los restos de ese poder oscuro.

 

Suimei: (…Es difícil respirar.)

 

De hecho, el “mal” era una descripción extremadamente precisa de este poder. Este era un poder antitético para la humanidad, su mera presencia era suficiente para causar repugnancia instintiva.

Parecía que invocar el poder desde fuera de este mundo era bastante eficaz. La magia que acababa de probar era definitivamente la clave.

 

... Una vez más, los dos enemigos se enfrentaron.

 

Un lado se metió los brazos en los bolsillos mientras el otro, después de haber juzgado como había salido su ataque, estaba sorprendentemente tranquilo.

 

Suimei: (Supongo que eso es un general. Él sabe cómo mantener la calma.)

 

Rajas habló al mismo tiempo que sacudía la suciedad de su cuerpo.

 

Rejas: “No está mal para un mocoso. Aunque seas un mago, pareces muy capaz.”

Suimei: “Gracias.”

Rajas: “Pero estos golpes no sirven para nada...”

Suimei: “¿Echamos un vistazo a los golpes? A como yo lo veo, sólo has estado abanicando en el aire vacío. ¿Qué piensas sobre eso?”

Rajas: “Cierra la boca. Viendo que no puedes hacerme daño, yo no sería tan arrogante si fuera tú.”

 

Se había reído de sus provocaciones. Este no era un oponente con el bajaría su guardia.

Lefille, habiendo regresado a su estado de batalla, llegó a su lado,

 

Lefille: “Suimei-kun! Ten cuidado! Una vez que se pone serio, el poder de este tipo no es algo como esto!”

 

“…¿Me estás tomando el pelo? ¿Todavía no va en serio y ya está así? Cielos, ten piedad...” - murmuró Suimei sombríamente, sin importarle que sus comentarios fueran inadecuados para la situación.

 

Más bien, realmente estaba empezando a sentirse deprimido.

Rajas parecía que ni siquiera había sudado. Dado lo que Lefille había dicho, era muy posible que ni siquiera hubiera sacado el 50% de su verdadero poder.

 

Lefille: “Si él quisiera, entonces toda esta área ... -!”

Suimei: “Oi oi, este tipo es tan peligroso?”

Lefille: “Sí, incluso mis cortes con esta espada no le afectaran en lo más mínimo. No puedes permitirte ser descuidado.”

 

A juzgar por el fuerte agarre de sus nudillos en su espada, parecía haber estado recordando algo particularmente desagradable. En realidad, ese tenía que ser el caso. No hay manera de que no tenga un recuerdo así.

 

Rajas: “Hahaha, exactamente. Eres sólo un mago humano, no te pongas engreído...”

Lefille: “Ku”

 

Lefille gimió ante el súbito oleaje de poder viniendo de Demonio. En sus ojos apareció un rastro de aprensión.

 

...Si su enemigo poseía un poder de este grado, entonces no podía permitirse simplemente dejar que las cosas siguieran así. Él actuaría antes de que las cosas pasaran el punto de no retorno.

Y entonces…

 

Suimei: “Archatio sobre-” (horno de Mana, carga-)

 

Justo cuando Suimei comenzó su encantamiento, la situación cambió súbitamente.

Rajas, que estaba seguro de que iba a atacar, miró a Lefille y se echó a reír.

 

Rajas: “Kukukuku”

Lefille: “¡¿Que es tan gracioso?!”

Rajas: “Oh, no es nada. Sólo se me ocurrió algo divertido.”

Lefille: “¿Algo divertido?”

 

Rajas no se molestó en contestar mientras se acercaba al cielo.

 

Rajas: “Me voy a despedir del campo de batalla por ahora”.

Lefille: “¿Qué ...?”

Rajas: “No lo olvides, muchacha de Noshias, tu poder es de lo más insignificante que tenemos ante nosotros. Una vez que reúna a todos mis subordinados en la zona, ¡volveré!”

Lefille: “¿Subordinados ...? Eso es…”

 

“Esta fue sólo una parte de mis fuerzas. Sólo una pequeña fracción, de verdad. Recuerda eso” - añadió Rajas, mientras Lefille apenas podía hablar. “No te molestes en alvergar esperanza de salvación. He traído un enorme ejército conmigo, y mis órdenes son aplastar toda la oposición humana sin piedad”

 

Con eso, Rajas se volvió y se fue con el otro Demonio superviviente.

Lefille empezó a perseguirlo, pero cuando empezó a salir corriendo,

 

Lefille: “¡E-espera!”

Suimei: “¡Lefille!

Lefille: “-!”

 

Suimei la agarró por el hombro. Sus acciones carecían de sentido.

Le lanzó una mirada como preguntando por qué la estaba deteniendo. Sacudió la cabeza. Aparentemente comprensiva, finalmente pareció recuperar el control de sí misma.

 

“¿Estás bien?” - Preguntó Suimei con preocupación.

“Sí, lo siento ... perdí la calma” - respondió ella con pesar.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Mientras las cosas se calmaban después de la partida del Demonio, Suimei cambió a la tarea por la que se le había contratado.

Curación. Aunque había otros magos capaces de usar magia curativa, su conocimiento de esta era sólo a la par con la de Suimei. Añadiendo el conocimiento de la magia curativa que había traído de su propio mundo, sus habilidades superaban con creces las de los demás.

 

“Uf. Con esto, hemos terminado” - suspiró, habiendo terminado con la última persona que necesitaba ser curada.

 

Debido a que la curación no era su especialidad, todavía había algunos lugares donde él podría mejorar, pero su autoevaluación de su capacidad curativa era todavía bastante alta.

El guardia al que acababa de curar balanceó el brazo unas cuantas veces como prueba mientras le daba las gracias: “Lo siento, Mago onii-san”.

 

Suimei: “No, para eso estoy aquí, después de todo.”

 

Ante esta respuesta, el guardia se rió alegremente.

 

Guardia: “Aun así, eres bastante sorprendente. La magia que usaste ahora curó mi herida sin dejar siquiera una cicatriz, e incluso puedo usar mi brazo de inmediato. Nunca he visto una técnica de curación tan perfecta.”

Suimei: “No es común ser capaz de mover la parte afectada del cuerpo después de la curación?”

Guardia: “Eso, eh. Bueno, con pequeñas heridas, si seguro, pero no con las más grandes. Eso es de conocimiento común, ¿verdad?”

Suimei: “Huh.”

 

Eso fue inesperado.

 

Por lo que había dicho, Suimei supuso que la restricción se debía al hecho de que los magos sólo curaban lo que podían ver. Aunque la herida visible fue curada, eso no significaba que la curación hubiera sido completa.

 

Guardia: “¿No es así como lo haces?”

Suimei: “Podría decirse.”

 

Suimei dio una respuesta ambigua.

Cuando se trata de este asunto, justifica una investigación más profunda.

 

En una nota diferente.

 

Suimei; “¿Soy sólo yo, o se ha vuelto realmente ruidoso por allá?”

 

Unas pocos comerciantes y guardias se reunieron y estaban haciendo una alboroto.

 

“…Sí. ¿Tal vez estamos a punto de irnos? ¿Será por eso?” - preguntó el guardia con despreocupación.

 

De lo que Rajas había dicho, sus soldados Demonio ya habían comenzado a reunirse. Este no era el momento para estar tomándose su tiempo tranquilamente, tenían que salir.

Este clamor, por otro lado, ¿que lo estaba causando?

 

Suimei: “Bueno, tu tratamiento ya está terminado, así que ¿por qué no vamos a echar un vistazo?”

Guardia: “Por supuesto.”

 

De espaldas al guardia, Suimei se dirigió en dirección del alboroto.

Al llegar, notó una tensión en la atmósfera.

¿Cuál fue la causa de esto? Con esta pregunta, plagando sus pensamientos, siguió observando la situación, tomando nota del hecho de que los guardias y los comerciantes parecían tener a alguien rodeado.

 

El que estaba rodeado no era otro que el que había estado valientemente comprometido en batalla hasta ahora - Lefille.

 

Hablando típicamente, alguien que había dominado heroicamente a los Demonios solo, como lo había hecho Lefille, sería tratado con gran respeto, pero el estado de ánimo que dominaba en la multitud era de nerviosismo y malestar. La escena simplemente no podía ser considerada en modo alguno de felicitación.

 

Rodeada, Lefille abrió la boca para hablar, con la intención de disipar la atmósfera.

 

“... ¿Por qué me han pedido que venga aquí? Hay otras cosas que deberían tener prioridad, ¿no?” -preguntó Lefille mientras su mirada contemplaba a los que la rodeaban.”

 

Un aventurero se adelantó.

 

Aventurero: “¿Y que sería eso?”

Lefille: “Moverse a algún lugar más seguro, obviamente. Si nos quedamos aquí, hay una buena probabilidad de que los Demonios ataquen de nuevo.”

Aventurero: “Ataquen de nuevo...”

 

Sus palabras estaban llenas de profunda y oscura emoción.

A su respuesta, Lefille repitió su sugerencia, con más fuerza esta vez.

 

Lefille: “¿Qué? ¿Hay algo que quieras decir? Si es así, entonces solo dilo- ”

Aventurero: “Sí lo hare. Los Demonios nos atacaron por tu culpa, ¿verdad? Eres una superviviente de Noshias, ¿verdad?”

Lefille: “-!”

 

“... ¿Qué quieres decir con 'solo dilo ya'? Deja de hacerte la tonta. ¡Esto es tu culpa! ¡Es culpa tuya que fuésemos atacados, que fuésemos atacados por los Demonios!” - Escupió el aventurero.

 

Las duras palabras dejaron a Lefille vacilante e incierta.

 

Lefille: “C-ciertamente fuimos atacados, pero no tiene nada que ver conmigo...”

Aventurero: “¿Y cómo lo sabes?”

Lefille “...”

 

Lefille se quedó sin habla frente a su malicia.

Aunque Rajas ciertamente había dicho que él tenía un ojo en ella, no había manera de saber que era por eso que los Demonios habían atacado.

La certeza del aventurero no estaba justificada, pero sin evidencia de los contrario, tampoco podía refutar sus afirmaciones.

 

Aventurero: “El Demonio te buscaba, ¿verdad? Todos fuimos arrastrados a esto porque él quiere que mueras.”

Lefille: “E-eso es ...”

Aventurero: “ ‘Eso...es’ ¿qué? Si tienes una explicación, ¡entonces dila ya!”

 

Ella no pudo responder e inclino la cabeza.

Incapaz de demostrar que era inocente de la acusación, ella sólo pudo mantener su silencio. Suimei, sin embargo, sabía cómo refutar sus afirmaciones.

 

Suimei: “¿Puedo decir algo?”

Aventurero: “¿Huh?”

Suimei: “Cuando estábamos peleando con el Demonios de antes, ¿no le dijo a Lefille, 'te recuerdo ahora'? En otras palabras, sólo entonces notó que Lefille estaba presente aquí. Siendo así, no hay manera de que vinieran aquí por ella intencionalmente desde el principio.”

 

Desafortunadamente.

 

Aventurero: “¡Ah, esa es tu prueba !? ¡Eso no tiene nada que ver con nada!

Suimei: “¿Y por qué diablos no...?

 

El aventurero ya había perdido la capacidad de hacer juicios racionales. Estaba demasiado seguro de que tenía razón.

Gesticulando salvajemente, continuó.

 

Aventurero: “¡Eso es porque sólo tenían información general sobre su paradero! Sólo después de buscar en la zona es que encontraron lo que estaban buscando! ¿O tienes prueba de lo contrario ?!”

 

Su argumento era que sólo conocían la ubicación general de su enemigo y que su paradero preciso sólo se había aclarado después del primer ataque. Ciertamente, esa explicación explicaba algunas cosas,

 

Aventurero: “Además, ¿no te acuerdas de lo que dijo esta chica después de que nos emboscaron? Ella sabía que nuestros atacantes eran los Demonios! ¿Por qué ella sabría eso? ¡Podrían haber sido monstruos o bestias mágicas! No, solo hay una manera fácil de explicar esa certeza suya, ella ya sabía que había Demonios cazándola!”

 

Fue sólo entonces cuando Suimei se dio cuenta. Este es el aventurero que había venido para advertirles del ataque. En este momento, el recuerdo de su mirada dudosa le vino a la mente.

Sin embargo.

 

Suimei: “Hmph. Absurdo. Eso fue sólo porque Lefille es sensible a la presencia de los Demonios.”

Aventurero: “Puede que tengas razón, pero ... ¿Tienes alguna evidencia de eso?

Suimei: “Eso-”

 

Qué manera de cuestionar. Con preguntas como esas, Suimei no podía responder.

Si le piden a Suimei que presentara pruebas de sus afirmaciones, entonces Suimei, por supuesto, no podría hacerlo.

Además, dada la mentalidad actual de la muchedumbre, aunque hubiera logrado presentar las pruebas solicitadas, no habría cambiado nada.

 

Aventurero: “No puedes hacerlo, ¿verdad? Entonces cállate.”

Suimei: “Qué…?”

 

Cada nueva palabra del hombre irritaba a Suimei cada vez más.

El tono y las palabras provocativas del hombre hicieron que su presión arterial subiera.

El muro de gente se separó, y apareció un hombre.

 

Galeo: “¡Deténganse, ustedes dos!”

Aventurero: “Galeo -san ...”

 

Se volvieron en dirección a la nueva voz. El rugido provenía del líder de los comerciantes, Galeo.

 

Galeo: “Estás aquí para vigilar la caravana. Si la disensión estalla entre nuestras filas, va a causar problemas a otros. Su argumento termina ahora.”

Aventurero: “Si el argumento va a terminar, ¿significa eso que ya has decidido un plan de acción, Galeo-san?”

Galeo: “Sí. Soy la cabeza de esta caravana. Me encargaré de juzgar este caso.

Aventurero: “Oh…”

 

El aventurero sólo podía asentir con la cabeza cuando se enfrentaba a las palabras y actitud decisivas de Galeo. Aunque era pequeño en estatura, era el líder de una caravana. Su carácter superaba con creces al de este aventurero.

 

“¿Es eso aceptable para todos los demás?” -preguntó Galeo a los demás.

 

Todos asintieron. Las voces quejumbrosas dirigidas a Lefille quedaron silenciadas.

Confirmando que el estallido había terminado, se volvió hacia Lefille y habló fríamente.

 

Galeo: “... Gurakis-san, soy el líder de esta caravana. Eso significa que primero debo poner como prioridad la seguridad de este grupo.”

 

No había declarado explícitamente su conclusión todavía, pero todos sabían a dónde iba con esto.

Explicando esto con toda seriedad, quería decir:

 

Galeo: “Hemos sido blanco de los Demonios, y tú eres la razón. Como responsable de este grupo, no puedo dejar de lado esta situación. ¿Sabes lo que quiero decir?”

Lefille: “Si. Entiendo. Quieres que me vaya.”

Suimei: “-?”

Galeo: “Eso es correcto.”

 

A pesar de su forma indirecta de hablar, Lefille había entendido lo que quería decir. Galeo asintió ante su respuesta. Respondiendo al giro de los acontecimientos, la multitud empezó a murmurar una vez más.

 

“¡Por supuesto!”

“¡Vete de aquí!”

“¡Fuera!”

 

Las palabras eran demasiado crueles. Independientemente de si Lefille había sido o no la causa de los ataques, nunca había intentado hacer daño a la caravana. En cualquier caso, la que estaba en mayor peligro en ese momento era ella. La que debería estar más preocupada era ella.

De todos modos, esto era demasiado. Esta manera de patear a alguien cuando está en el suelo iba demasiado lejos.

Suimei ya no podía contenerse.

 

Suimei: “¡Oye! ¡Vas a obligarla a salir sola!”

Aventurero: “¡Por supuesto! Los Demonios nos estaban atacando por esta chica, ¿sabes? Permanecer junto con esta chica significa ir contra ese general de Demonio y su ejército!”

Suimei: “¡Aun así! Si está sola, ¿qué va a hacer con la comida y el agua? “

 

Incluso dejando a un lado el problema del Demonio, esta era otra faceta importante de las cosas.

Si viajabas solo o no, la comida y el agua eran una cuestión de vida o muerte. Garantizar que tenías suficientes provisiones para resistir era una parte necesaria del viaje.

Dado que la caravana era usada fundamentalmente para el propósito de transporte, transportar grandes cantidades de comida y agua no era un problema. Sin embargo, este no era el caso de una persona solitaria.

Si se fuera a juzgar mal la cantidad de provisiones necesarias o la distancia a recorrer, entonces era muy posible que se acabaran los suministros antes de llegar a tu destino.

Sin lugar para quedarse en el camino, el peligro que representaba para ella el exilio del grupo en este momento era fácil de imaginar.

Pero al aventurero no parecía importarle, sin embargo.

 

Aventurero: “¡No sé nada de eso! ¡No tiene nada que ver con nosotros de todos modos!”

 

En realidad dijo algo así.

Suimei se volvió hacia los demás.

 

“... ¿Y todos ustedes se sienten de forma similar?” - Suimei no pudo evitar preguntar, aunque sabía la respuesta incluso antes de hablar.

 

Como él había esperado, su pregunta fue recibida con palabras frías y miradas más frías.

 

Suimei: “... Tch.”

 

Sus dientes rechinaron en respuesta. El aventurero lo miró con desprecio antes de decir algo verdaderamente escandaloso.

 

Aventurero: “¿Y tú? ¿Cuánto tiempo vas a fingir? Yo sé que, en el fondo, también piensas que esta chica debe irse a la mierda. ¿Me equivoco?”

Suimei: “¡¿QUÉ?! Yo nunca-”

Aventurero: “Fingiendo ser su amigo todo este tiempo, ¿es demasiado tarde para retractarte ahora? ¿O qué? ¿Fuiste engañado por su belleza? Supongo que es eso, ella es bonita... al menos por fuera.”

Suimei: “Qu-”

Aventurero: “Hmph. No sólo trajo el Demonio sobre nosotros, sino que también es el tipo de mujer que lleva a los hombres por el mal camino...”

 

Esta última línea era la paja que rompía la espalda del camello para Suimei, su furia hirvió mientras la frialdad se apoderaba de su corazón.

 

Suimei: (No voy a callar.)

 

No importa la situación, su vulgaridad había ido demasiado lejos; Había hecho algo que Suimei era simplemente incapaz de soportar.

Por eso no podía evitarse que Suimei, incapaz de controlarse por más tiempo, levantara los dedos hacia el aventurero, preparándose para hacerlos razonar.

 

Aventurero: “¿Qué? ¿Quieres empezar algo?”

 

Sin darse cuenta de la peligrosa situación en la que se encontraba, el aventurero dijo algo increíblemente estúpido. En sólo un segundo más, esa sonrisa presumida se borraría de su rostro…

 

De repente, Suimei, a punto de dar forma a su furia, fue detenido por Lefille.

 

Lefille: “¡Detente, Suimei-kun!”

Suimei: “...”

Lefille: “¡¿Qué crees que estás haciendo?! ¡Esto no cambiará nada!”

Suimei: “Tch ...”

 

Las palabras de contención de Lefille regresaron la calma a Suimei. Pensándolo de nuevo, llegó a la misma conclusión: sus acciones no cambiarían el resultado final. Su salida ya era inevitable, algo que era obvio para cualquiera que pensara tranquilamente.

Para reducir el riesgo a la caravana tanto como era posible, era necesario que ella se fuera.

Con su voz llena de pesar, Galeo habló.

 

Galeo: “Gurakis-san. Vamos a irnos ahora. Creo que sabes lo que tienes que hacer...”

Lefille: “Si. Voy a dirigirme en una dirección diferente a la que lleva la caravana, lo entiendo.”

 

“Correcto” - fue su única respuesta. Esto fue necesario para minimizar el riesgo para el grupo.

 

Mientras los dos hablaban, Suimei se volvió abruptamente hacia el grupo de aventureros que conocía bien a Lefille.

 

La chica mago que había reído y charlado felizmente con ella y el guerrero que había elogiado su capacidad. En ese momento, sus miradas, al igual que las de los demás, estaban alejadas. Ni siquiera estaban dispuestos a encontrarse con los ojos de Lefille, y mucho menos a acudir en su ayuda.

 

Sin embargo Suimei no podía culparlos. Tenían miedo del ejército del Demonio. Si ignoraran los sentimientos de los demás y protegieran a Lefille, ¿quién podría decir cuáles serían las consecuencias? Además, no era como si pudieran estar seguros de que Lefille no era en realidad el objetivo de los Demonios.

 

En tal situación, sólo podían priorizar su propia seguridad. Suimei no tenía la intención de criticar su cobardía; Él, de todas las personas, no tenía ese derecho.

 

...o cuando menos hasta que la negociación por la provisiones ternaran, Lefille gritó a Suimei.

 

Suimei: “Lefille ...”

Lefille: “... Nuestro tiempo juntos ha sido corto, Suimei-kun, pero voy a orar por tu seguridad”.

Lefille: “...”

 

¿Cómo puede sonreír en un momento como éste? Con su mirada fija en su sonrisa, él quiso preguntar, “¿Está esto realmente bien?” Pero él sabía que ella contestaría simplemente que así era.

 

Ella se dio la vuelta. La visión de aquella espalda, que llevaba esa espada tan grande con tanta facilidad, no llevaba ni rastro de la fiabilidad que alguna vez demostró. No, quemado en su visión ahora era la figura decaída de una chica joven que demostraba pedazo a pedazo su edad.

Y es por eso-

 

Galeo: “Hey, nos vamos.”

 

Así es, y por eso que,

 

Galeo: “Oye, ¿me escuchaste?”

 

Cierto, esta vez es diferente del momento con Reiji y los otros.

Sí, esto no es diferente de abandonar a Lefille.

Lefille, en ese estado vulnerable, retrocediendo a sus espaldas y a su mirada, ella será abandonada en un infierno solitario sin una sola mano extendida hacia ella.

 

Suimei: “... Dame mis provisiones.”

 

Antes de darse cuenta, las palabras ya habían salido de su boca.

 

“¿Huh?” - Dijo el aventurero en estado de shock.

 

Con si mirada aun siguiendo a Lefille, continuó Suimei.

 

Suimei: “Me voy con ella. Gracias por cuidar de mi hasta ahora.”

 

“¿Huh?” - Repitió el aventurero.

 

Galeo suspiró.

 

Galeo: “¿Estás realmente bien con esto? Si nos dejas ahora, no serás recompensado con la comisión, ¿sabes?”

Suimei: “No necesito ese tipo de cosas, solo necesito comida y agua. Considera eso como el pago de mi trabajo hasta este punto si no te importa.”

 

“…Entiendo. Cuídate, Yakagi-san” - contestó Galeo, con los ojos cerrados, cediendo sin intentar persuadirle de otra manera.

 

Si no poseyera esta clase de disposición tranquila y desinteresada, nunca podría haber tenido éxito como un líder de caravanas.

 

Aventurero “¿Qué es esto? Al final, tu todavía ...”

 

*BOOM*

 

Sin poder terminar de hablar, el aventurero fue enviado a volar por la magia de Suimei. Ya había perdido toda paciencia y no deseaba permitir que la vulgaridad del hombre ofendiera más sus oídos.

 

“Hey, ¿de verdad vas a estar bien ...?” . Preguntó el guerrero, con preocupación en su rostro.

 “Sí, no te preocupes por eso” - contestó Suimei, llenando su bolsa de provisiones.