Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 23: El espíritu de la espada.




Manual




Lefille: “Parece que las cosas aún no han terminado.”

 

Con la mirada fija, el comentario de Lefille llenó a los demás de ansiedad.

La mirada de la maga siguió la dirección que Lefille había señalado.

 

Maga: “L-Lefille-san tiene razón. ¡Vienen por aquí! Y hay más que la última vez ... “

Aventurero: “¿En serio?”

Aventurero: “¡Maldita sea! Hay gente herida de la batalla anterior en este momento. ¡No tenemos suficiente gente!”

 

Las palabras de la jovencita pusieron a los guardaespaldas y aventureros a un clamor frenético.

La realidad sobre la continuidad de su batalla con los Demonios se evidenció por la existencia de presencias adicionales. Por otra parte, no sólo había algunos de ellos lesionados por la batalla anterior, había aún más Demonios que la última vez. Las cosas habían empeorado.

Teniendo en cuenta lo anterior, sentirse sacudido hasta su medula era natural.

Un paso más tarde, Suimei comenzó a centrarse en el reconocimiento. Cerrando los ojos para obtener la información innecesaria, activó el sexto sentido de su mago.

 

Suimei: “¿Hay diez? No, unos veinte. Como dijeron, hay más que la última vez.”

 

Al igual que la vez anterior, las presencias se dirigían directamente hacia ellos.

La fuerza de las presencias se encontraba aproximadamente a la par con las de la batalla anterior. Estos eran probablemente el mismo tipo de Demonios.

Mientras Suimei miraba a lo lejos, los guardaespaldas lamentaron su situación desconcertada.

 

“… ¿Que hacemos ahora?”

“¿Tienes que preguntar? ¡Nos encontramos con su ataque! Después de todo, no hay a dónde correr”

“¡Escuchen! ¡Todos los que resultaron lastimados en la última batalla, vayan hacia atrás! ¡Todos los demás, prepárense!”

 

Los gritos de mando se solaparon, sirviendo sólo para profundizar aún más la ya desorganizada atmósfera. Muy pronto llegarían sus enemigos.

 

Habían ganado con un amplio margen la primera vez, pero eso fue sólo porque superaban en número por mucho al enemigo. Ahora que su número había disminuido mientras que el de sus enemigos había aumentado, el miedo los tenía atrapados. El terror y el malestar se habían apoderado de este campo de batalla.

 

Galeo, que se había escondido en el vagón de carga junto con los otros comerciantes hasta ahora, salió.

Entró en medio de los guardaespaldas, que estaban ocupados con los preparativos.

 

“... ¿la batalla aún no ha terminado ...?” - preguntó Galeo con una voz aguda y el rostro cenizo.

 

Como no combatiente, en lo que a él respecta, los Demonios eran únicamente un objeto de miedo. De las acciones y palabras de los otros, parecía haber notado la situación.

Uno de los escoltas le respondió.

 

Aventurero: “No. Por favor, continúe esperando, parece que hay más Demonios viniendo hacia aquí.”

Galeo: “¿Q-qué? ¿Vamos a estar bien?!”

Aventurero: “... Eso, eh. Bueno, por lo que se dijo, parece que hay más que la última vez y no tenemos tiempo para sanar a los heridos. Las cosas podrían no ir tan bien para nosotros esta vez.”

Galeo: “¿Cómo puede estar pasando esto?... ¿Me estás diciendo que vamos a morir ?!”

Aventurero: “No, los protegeremos con todo lo que tenemos. Es solo que…”

Galeo: “¿Qué?”

Aventurero: “En el peor de los casos, nuestra defensa se derrumbará y algunos de los guardias podrían huir.”

Galeo: “-!? ... Ya veo. Cómo se llegó a esto…”

Aventurero: “Si las cosas se ponen mal, antes de que nuestra defensa se derrumbe completamente, por favor, tome a los otros comerciantes y escape.”

 

Con su voz baja y suave, su expresión seria y su rostro rígido, el aventurero informó a Galeo de la posibilidad de que algunos de los guardias pudieran correr. Como él había dicho, la vida de una persona era algo insustituible.

 

Ellos estaban aquí sólo por el dinero, definitivamente había la posibilidad de que algunos corrieran, dando prioridad a su seguridad personal.

Si tal cosa ocurría realmente, era mejor hacer planes para su propia fuga, eso parecía decir el aventurero.

Desesperado, una expresión de tensión apareció en la cara de Galeo. Originalmente había pensado que iba a ser un viaje tranquilo, que llegarían al imperio sin ninguna dificultad. Sin embargo, justo antes de la meta, algo así había sucedido.

 

No sólo los Demonios aparecieron de repente, sino que ahora estaban atacando en sucesión interminable. Era incomprensible por qué se esforzaban tanto en atacar a una pequeña caravana y a unos cuantos acompañantes.

Esos pensamientos recorrieron su mente.

Mientras Galeo gemía de frustración, Lefille, el primero en advertir que una segunda ronda de batalla estaba a punto de comenzar, se acercó.

Su postura confiada parecía siempre tan confiable.

 

Lefille: “Por favor, no se preocupe, Galeo-dono. No dejaré vivo a ningún demonio que aparezca.”

 

Galeo levantó la cabeza.

 

Galeo: “E-es Gurakis-dono ... Tus palabras ciertamente parecen muy confiadas, pero contra los Demonios, una chica como tú ...”

 

“No puede ser tan fácil como dices” - parecía querer decir eso, pero evitó ser tan directo.

 

De sus ojos era fácil ver que en ella sólo veía a una chica frágil, dejándolo tanto desconcertado como confundido.

No lo había presenciado antes así que no sabía de sus esfuerzos en el bosque.

A la luz de eso, realmente no podía ser culpado por su escepticismo ...

El aventurero que había hablado previamente con Suimei aprovechó la oportunidad para dar un paso adelante y hablar con gran confianza.

 

Aventurero: “¡No, no es así! Lefille es fuerte, ¿sabes? ¡Los demonios de la batalla anterior fueron asesinados prácticamente por ella sola!”

 

“¡Sí! ¡Y Lefille-san incluso tiene la habilidad de matar a un semi-gigante de un solo ataque! Por eso no tienes que preocuparte demasiado por estos Demonios” - dijo la maga, añadiendo a las palabras del aventurero.

 

Comparado con los otros aventureros, este par estaba mucho más tranquilo, probablemente debido a su experiencia luchando al lado de Lefille en el pasado. Sus palabras hicieron que Galeo los mirara a ellos ya Lefille con sorpresa, ya que eran capaces de mantener su calma en circunstancias tan aterradoras.

 

Galeo: “¿Es realmente cierto ...?”

Lefille: “Absolutamente. Así que no se preocupe.”

 

Aunque no era tan fuerte como la de los dos aventureros, la afirmación de Lefille estaba llena de confianza. Tal vez porque no había sentido el menor indicio de debilidad en sus palabras, Galeo finalmente se calmó.

Cuando se trataba de esta jovencita, quien casi había derrotado a todos los Demonios en la batalla anterior, tal vez los Demonios podrían haber sido nada más que hormigas.

 

En cuanto a eso-

 

Suimei: “... Seguro que eres de confiable.”

 

La escena de la batalla de antes había dejado una profunda impresión en ellos, el guerrero y la maga miraban a Lefille con ojos de admiración.

Estas palabras vinieron de Suimei, quien, suspirando, estaba reaccionando a sus expresiones de adoración.

 

“... P-por favor no digas eso, Suimei-kun. Estaba muy nerviosa, sabes. No es tan sorprendente como suena”- contestó Lefille avergonzada.

 

Suimei: “Puedes decir eso, pero en tu cara había una expresión bastante parecida, ¿sabes?”

Lefille: “…Oh.”

 

El continuo ataque de Suimei profundizó sus sentimientos de vergüenza. Su rostro se enrojeció, haciendo una impresión insoportablemente linda.

Habiendo escuchado el consejo de la pareja, Galeo se volvió hacia Lefille.

Su mirada todavía era incrédula, tosió, y haciendo todo lo posible para controlar sus sentimientos, habló.

 

Galeo: “…Entiendo. Espero ver lo que puedes hacer.”

 

“Por supuesto. Haré todo lo posible para estar a la altura de tus expectativas “, dijo Lefille, con modestia.

 

Terminada la conversación, Lefille se volvió hacia Suimei.

 

Lefille: “Suimei-kun.”

Suimei: “Hmm? ¿Qué pasa?”

 

¿Qué es esto de repente?

Su voz era seria mientras lo llamaba, Suimei se volvió para mirar a Lefille.

 

“Me disculpo si estoy siendo un poco molesta aquí, pero ¿estás bien? Si algo ocurrió en la última batalla, por favor, no te fuerces. Sería mejor que te escondieras con los demás”- dijo solemnemente-.

 

Suimei: (Ella está diciendo esto porque mi magia no estaba funcionando en el Demonio, ¿eh?)

 

De hecho, desde la perspectiva de un mago, era mejor evitar batallas problemáticas. Tal vez sería mejor dejar esto a los demás. Eso era lo que los demás parecían estar sugiriendo también, después de todo.

Sin embargo, había demasiados enemigos. En una situación como esta donde su seguridad no podía ser garantizada, no se quedaría de pie y no haría nada.

 

Suimei: “No, estoy bien.”

Lefille: “¿Estás seguro?”

 

Justo cuando Lefille preguntó esto, el aventurero masculino hizo eco de su pregunta.

 

Aventurero: “Sí, ¿estás seguro de que estás bien? Usaste bastante magia antes. ¿No estás cansado?”

Suimei: “Oh no. Estoy bien. Tengo de sobra, la verdad.

Aventurero: “Tengo de sobra, ¿verdad? ... Ser demasiado confiado en tus habilidades es un error que puede traer consecuencias de las que no podrás recupérate más tarde, ¿sabes?”

Suimei: “Aprecio la advertencia.”

 

La respuesta de Suimei fue fría, pero cortés. Sus palabras habían sido dichas por preocupación por su bienestar, después de todo, así que él no las contradecía directamente.

Él asintió con la cabeza para indicar un acuerdo superficial, pero el aventurero lo encontró con una mirada dudosa, no creyéndole totalmente.

Lefille habló una vez más.

 

Lefille: “Pero Suimei-kun, ¿estás realmente bien teniendo en cuenta que tu magia no parece ser tan efectiva en los Demonios?”

Suimei: “Oh eso. Pensaré en algo.”

Lefille: “¿Crees que puedes hacerlo?

 

“Mi magia no se limita a lo que mostré en estos momentos. Si un sistema mágico particular no funciona, entonces tendré que hacer inferencias de lo que observo y probar cosas continuamente hasta que encuentre algo que funcione” - respondió, explicando el razonamiento detrás de su confianza.

 

Lefille frunció el ceño, como si algo que había dicho fuera extraño para ella.

 

Lefille: “...? ¿Un ‘sistema’ que funcione? ¿No es un elemento?”

Suimei: “Oh, ya veo, um, cómo pongo esto ... Es complicado.”

 

Su mirada confusa se incrustó claramente en su visión. Sin embargo, su respuesta fue bastante evasiva.

Aunque la magia que había utilizado anteriormente había demostrado resultados lejos de lo ideal, no estuvo ni cerca de poner su vida en peligro.

En su mundo, un ‘sistema’ era cómo se clasificaba a los varios tipos de magia.

Esto era prueba de que la magia en su mundo no provenía de un solo origen.

Aunque su mundo era uno en el cual la ciencia se había extendido a través de la sociedad, dejando la magia como una cosa de los mitos y leyendas, incluso en tal mundo, había ejemplos incontables de este tipo de cosas misteriosas.

 

Además de la astrología, la Cabalá y los Maleficios, también había brujería; La siempre famosa alquimia, el Onmyoudou, un compuesto de varias magias, Budismo Vajrayana y sus numerosas sectas; Así como el sistema más grande de la magia del Extremo Oriente, Senjutsu.

Sólo los tipos que eran conocidos y clasificados ya superaban los treinta en número.

Si éstas se subdividen también por elemento, secuencia, efecto, etc., resultaría en un número asombroso.

 

En pocas palabras, el mundo de donde él venía, es el hogar de una diversa gama de misterios.

Incluso si se fuera a excluir los sistemas mágicos que él era incapaz de usar, así como aquellos que había aprendido pero que aún no había cumplido con los requisitos para usar, definitivamente sería capaz de encontrar algo eficaz entre los que quedaban.

 

Exorcismo o magia santa, por ejemplo.

 

De cualquier manera, el hecho de que su magia fuera menos efectiva de lo normal no significaba de ninguna manera que fuera inferior a la magia de este mundo. Incluso si no logró encontrar un sistema que funcionara incluso después de repetidos intentos, entonces podría simplemente aplastar a su enemigo con la fuerza bruta como lo había hecho antes.

 

Si diez o veinte Demonios aparecen, siempre y cuando él se encargue de su número con sus hechizos, no habría ningún problema.

Si hubiera algo más por lo cual estar más preocupado, entonces él debía revelar de lo que en realidad era capaz para enfrentarse al enemigo.

Si llegara a eso, su deseo de mantener las cosas en secreto tendría que caer en segundo lugar ante la seguridad del grupo.

 

Suimei: (Aunque es un último recurso, pero si sucede lo peor, voy a tener que activar mi horno de maná.)

 

Si el peligro que enfrentaban era bastante alto, tendría que esforzarse al máximo. Si él se aferraba a su poder, y si fueran forzados a una crisis como resultado, entonces todo lo que le esperaría sería arrepentimiento.

Eso no era un error que pudiera permitirse hacer.

En medio de esta corriente de pensamiento.

 

Lefille: “Tal y como antes, seguro que estás tranquilo, Suimei-kun. En términos generales, la gente estaría tan frenética como los otros guardias en este tipo de situación.”

Suimei: “¿Qué acaso esos dos no dijeron que no había necesidad de preocuparse?”

 

La boca de Suimei se estremeció ante sus palabras.

 

Lefille: “Eres diferente de ellos. No siento ninguna inquietud en absoluto de ti.”

 

Suimei: “No lo sé, ¿tal vez me estoy haciendo el valiente?”

Lefille: “De nuevo sales con un engaño descarado.”

 

Parecía que a Lefille no le gustaban sus respuestas evasivas. Dándose cuenta de esto, Suimei contestó seriamente.

 

Suimei: “Voy a ponerlo de esta manera: no tengo intenciones de perder mi calma.”

Lefille: “¿Eso significa que ya te habías encontrado en crisis como esta antes?”

Suimei: “Más o menos. Aunque tengo esta apariencia, tengo mucha experiencia en sobrevivir a batallas de vida o muerte. “

Lefille: “¿De qué manera?”

Suimei: “Eso es un secreto.”

 

A pesar de que su respuesta evasiva fue un poco decepcionante, Lefille le siguió brillantemente, “Seguro que eres una persona extraña. Es un placer hablar contigo la mayoría de las veces, pero no estás dispuesto a revelar tus secretos.”

 

Suimei: “Eso es lo que significa ser un mago.”

Lefille: “Si sigues así, voy a quitarte esa máscara tuya tarde o temprano.”

Suimei: “¿Oh? ¿Y cómo planeas hacer eso?”

Lefille: “Jaja. Siempre he hecho las cosas de la misma manera ... con mi espada.”

Suimei: “Que no lo permita dios!... Seguro que eres aterradora, Lefille-san.”

 

Suimei respondió a las palabras humorísticas, aunque audaces, de Lefille con las suyas. Mientras los dos bromeaban entre sí, Galeo, preocupado, interrumpió.

 

Galeo: “... Gurakis-dono. ¿No es necesario prepararse?”

Lefille: “Sí, estoy lista para ir. Mientras tenga esta espada conmigo, estoy bien.”

Galeo: “Yakagi-dono, estuve de acuerdo en traerte con nosotros porque eres experto en magia curativa. Por favor, no te presiones.”

 

Suimei se rascó la cabeza torpemente en respuesta a la preocupación de Galeo.

 

Suimei: “Aprecio tu preocupación, pero no te preocupes, estaré bien”.

Galeo. “Pero…”

Suimei: “Cuando mis servicios de curación sean necesarios, voy a retroceder. Definitivamente no me presionare ni nada por el estilo. De todos modos, nunca planeé hacer más de lo que me corresponde.”

 

“…Bien. Por favor, ten cuidado, ¿de acuerdo?” - Galeo respondió seriamente.

 

... Aunque había perdido un poco la cabeza antes, seguía siendo el líder de una caravana. Parecía que los comerciantes que viajaban entre las ciudades eran realmente muy confiables cuando se llegaba la hora.

 

Suimei: “Bueno, entonces, en cualquier momento.”

Lefille: “Sí.”

Galeo: “...?”

 

A pesar de la vaguedad de las palabras de Suimei, Lefille respondió sin demora. Ella tomó una postura una vez más.

Mientras Galeo estaba tratando de entender el significado de este intercambio increíblemente corto, la maga gritó de repente.

 

Maga: “¡Todo el mundo! ¡Ya casi están aquí!”

 

Justo cuando terminó de hablar, las hojas de los árboles del bosque empezaron a crujir. El sonido del viento y algo que pasaba por los árboles reforzaba la ya nerviosa tensión.

Un aventurero, al ver a Galeo echar un vistazo alrededor, y darse cuenta de que aún no había entendido que la batalla estaba por comenzar, gritó.

 

Aventurero: “¡Eh, Galeo-san! ¡Apresúrate y escóndete, la batalla está por comenzar!”

Galeo: “¡D- de acuerdo! ¡Buena suerte en la batalla!”

 

Galeo saltó en respuesta para esconderse como un conejo huyendo.

Después, los guardias hicieron sus respectivos preparativos.

Lefille, sin embargo, rompió la formación y avanzó.

Parecía que ella, una vez más, planeaba ocuparse de todo ella sola.

 

Suimei: “Oye, Lefille.”

Lefille: “No te preocupes. Esta vez, planeo interceptarlos aquí mismo. Suimei-kun, cuando llegue el momento, por favor, brinda apoyo.”

Suimei: “No es un problema, pero ¿cómo quieres coordinar las cosas con los demás?”

Lefille: “Eso, hmm-”

 

¿Un espectáculo de un hombre otra vez?

Justo cuando ese pensamiento cruzó su mente de nuevo en confusión, Lefille salió donde todos podían verla y se volvió abruptamente.

En un gran gesto exagerado, hundió la espada en el suelo.

El ruido fuerte y la presión invisible puso la mirada de todos en ella.

 

Entonces-

 

“... Voy a ser la vanguardia! ¡Todos los demás se alinearán en una formación defensiva y eliminarán a cualquier Demonio que me pase!” - Lefille declaró en voz alta, sus acciones significaban aumentar la moral de aquellos que habían comenzado a perder ante el miedo de los números de los Demonios.

 

Su voz casi parecía una fuerza tangible mientras resonaba en toda la zona.

Su voz, como un trueno ondulante, y su aura intrépida y majestuosa eran un fósforo para cualquier general.

 

Incluso si no se escuchaba una palabra en respuesta, esto definitivamente no significaba que el silencio era porque miraban hacia abajo las palabras llenas de resolución de Lefille. Por el contrario, la anterior atmósfera oscura y penetrante ya se había aclarado considerablemente.

 

Habiendo sido infectados por la atmósfera de la joven, su frenético correr y gritar ya se había detenido. Un humor notable y de gran espíritu se estableció sobre ellos, y una energía nerviosa y excitada los llenó en su lugar.

... Así que este es su talento, el llamado carisma en acción.

Justo cuando Lefille mostraba esta capacidad sorprendente, de repente se volvió hacia el oeste.

Al mismo tiempo, algo salió volando de las profundidades de los bosques - eso fue sin duda, los Demonios.

Un grito penetrante sonó.

 

“¡E-están aquí!” Gritó alguien.

 

Aun volando, los Demonios los alcanzaron en un instante.

De repente, justo cuando los Demonios se acercaban, Lefille se precipitó hacia ellos, acelerándose sin parar antes de saltar al aire.

 

Lefille: “HAAAAAAA!”

 

Antes de que los otros guardias pudieran reaccionar, Lefille ya había tomado la iniciativa de atacar al enemigo.

Su hoja brilló. Con un solo corte de su espada, más alta que ella misma, tres de los Demonios atacantes fueron enviados a volar.

Mientras aterrizaban en el suelo, Lefille y los otros Demonios se enfrentaron unos contra otros.

El comienzo de esta batalla había sido aplastante para los Demonios.

Esto dejó una impresión fuerte y clara en lo Demonios y guardias por igual.

Los guardias gritaron con sorpresa y deleite. Desde su lugar seguro donde estaban viendo, varios comerciantes reflejaban sus gritos excitados.

Al mismo tiempo que Lefille había tomado la iniciativa con esta impresionante exhibición.

 

Suimei: “-?”

 

Presencias de Demonios descendieron repentinamente de arriba.

Al percibir esto, varias personas levantaron la vista.

 

Maga: “¡Desde arriba!”

 

La advertencia de la chica maga ocurrió un segundo más tarde, ya que de repente fueron emboscados desde arriba.

Los Demonios aparentemente los había distraído con un ataque de un lado mientras se preparaba para emboscarlos desde arriba.

 

Aventurero: “¡Están tratando de sumergir el campo de batalla en el caos! Mierda, si rompen nuestra formación, no podremos arreglarla.”

 

Esto destruiría cualquier ventaja que los magos y los arqueros tuvieran, y si esto se convirtiera en una pelea de combate cuerpo a cuerpo, entonces probablemente no podrían separarse del enemigo hasta que terminara la batalla.

Si fueran entrenados en cómo manejar situaciones como ésta, como en el caso de los soldados, entonces las cosas serían diferentes, por supuesto,

En cualquier caso, esto era malo.

En consecuencia, Suimei se preparó para invocar su magia,

 

Suimei: “En ese caso…”

 

Una voz tranquila y fría dejó los labios de Lefille.

Acompañando sus palabras, sucedió algo.

 

Suimei: “¿Qué ...?”

 

¿Qué hizo ella?

 

El entorno de Lefille de repente comenzó a brillar con luz escarlata.

Una luz brillante que parecía como si fuera a barrer la oscuridad que irradiaba la joven. Esta luz sólo podría describirse como el fenómeno comúnmente conocido como “aura”.

Al mismo tiempo, un enorme poder completamente distinto del mana comenzó a salir.

Este poder bañaba su cuerpo, su espada y sus alrededores en una luz deslumbrante.

 

Lefille: “HAAAAA!”

 

Lefille cortó, como si quisiera partir los cielos.

 

Su espada, por supuesto, no estaba lo suficientemente cerca para alcanzar a sus enemigos desde donde estaba. En lo que a sus enemigos se refiere, ella simplemente estaba cortando el aire vacío. Sin embargo, una brillante luz carmesí trazó el arco que ella dibujó en el aire con su espada y siguió avanzando, partiendo a todos los Demonios frente a ella. Sus cadáveres cayeron al suelo.

 

Sin siquiera detenerse a tomar aliento entre los cortes, ella balanceó su espada implacablemente. Como una súbita tormenta, en un instante ella había atacado a todos los Demonios que la había rodeado con un tornado de cortes.

 

Para estos Demonios, que habían juzgado mal su distancia de ataque, esta tormenta de ataques era un torbellino inevitable. Sin más que un grito, se transformaron en un montón de cadáveres.

 

“¿Qué ...?” -  Murmuró Suimei en estado de shock.

 

Las palabras ‘matanza unilateral’ pasaron por su mente.

La escena antes de él se sentía irreal. Si tenía que decir por qué, entonces era esa luz escarlata.

 

Suimei: “Hey, espera…!”

 

Por lo que sabía, esa luz no era algo que pudiera encontrarse en el mundo físico.

En general, a menos que algún factor externo interfiera directamente, algo así nunca se manifestaría físicamente.

Los gritos de los demás eran de un tipo diferente al de Suimei. Ellos también no podían comprender completamente lo que Lefille estaba haciendo, pero sus gritos eran de alegría.

 

Maga: “¡Asombroso!”

Aventurero: “Hey, ¿lo viste?! Lefille usó esa misma técnica de antes al cortar un monstruo enorme en dos con un sol ataque, ¿sabes?! “

Suimei: “… ¿Ese? ¿Lefille ha usado esto antes?

Aventurero: “¿Eh? Sí, ella lo hizo ... ¿Qué sucede?”

 

Mientras el aventurero respondía a su pregunta sorprendida, Suimei frunció el ceño. Quizás debido a la milagrosa exhibición que pasaba ante sus ojos, había pensado en algo.

... El ‘monstruo enorme’ del que habló debe ser el semi gigante que se había mencionado antes.

 

Suimei: “Así que es este poder lo que derrotó a esa cosa, eh. Eso tiene sentido. Si es este poder, entonces debería ser capaz de matar a la mayoría de las cosas con facilidad.”

 

Tal como lo hacía en ese momento.

 

Aventurero: “... ¿Qué pasa con eso? ¿Algo te molesta?

Suimei: “No no. No es así…”

 

Era sólo que tanto su cerebro como su cuerpo parecían aturdidos por el asombro. Dicho esto, por muy impactante que pudiera ser, no era algo que temer.

Mirando a Suimei con el rabillo del ojo, una bombilla parecía brotar en el cerebro del aventurero mientras llamaba a sus compañeros.

 

Aventurero: “¡Oye, dejen de vagar por aquí! ¡Vamos a ayudarla!

“¡Sí!”

 

Las voces salieron en acuerdo, no sólo las de los otros miembros de su grupo, sino también los aventureros y otros guardias.

Mientras esto sucedía, Lefille, todavía bañada en esa luz roja brillante, continuaba cortando a los Demonios en dos con cada golpe de su espada.

 

Suimei: “……”

 

Suimei, por otra parte, se quedó dónde estaba, como si estuviera congelado en su lugar.

Aunque Lefille le había pedido que la apoyara cuando fuera necesario, de lo que estaba presenciando ahora, eso no parecía necesario.

Si tuvieras que preguntar por qué, de nuevo la respuesta sería la luz roja que la envolvía. En su mundo, este poder era conocido como “espíritu”, “telesma”, o “el poder de los espíritus”.

 

Esto era algo completamente diferente del mana o el éter. Este poder tenía su origen en seres espirituales como los ángeles o demonios, un poder que estaba más allá de los humanos, un poder que provenía de una dimensión superior.

 

Cuando se trata de dimensiones superiores, por cierto, la palabra podría ser un poco confusa. “Superior” aquí no se refiere a la fuerza, sino más bien a la capacidad de interferir y resistir la interferencia de otras dimensiones.

 

Por no decir que eso significaba que también carecía de fuerza. Descrito simplemente, un poder que no podía ser detenido por objetos físicos no sólo era increíblemente adecuado para la ofensiva, sino que tampoco caería sujeto a cualquiera de los ataques del oponente. Tal poder era prácticamente una trampa en su existencia.

 

Aunque la magia era diferente, dependiendo de la fuerza del practicante en cuestión, su poder podría dividirse de manera similar en poder avanzado y de mayor dimensión.

Un “Espíritu”, por otra parte, era fundamentalmente un poder de orden superior.

Y así venia la escena que tenía delante.

 

Suimei: “¿Se transformó en un Espíritu? No, Lefille es un humano ... No, espera un minuto, algo no está bien ... ¿Ha habido un espíritu viviendo en su cuerpo o mente todo este tiempo ...?”

 

Por lo que podía ver, definitivamente no estaba tomando prestado el poder de los espíritus. No, definitivamente era un poder que ya poseía por su cuenta.

Esto era lo que había soñado Suimei más allá de toda creencia.

Del conocimiento que poseía de su mundo original, un espíritu que existía físicamente en el plano material -esto es, el mundo vivo- era imposible.

 

Era definitivamente un hecho que los espíritus se habían manifestado en su mundo antes. Tanto en el mito como en la leyenda, era posible confirmar que tales cosas habían ocurrido en la antigüedad.

 

En los tiempos modernos, sin embargo, la “fuente de la existencia” de los demonios, los ángeles y los espíritus, conocidos colectivamente como espíritus, así como las deidades tanto buenas como malas, habían sido efectivamente usurpadas por la expansión de la ciencia. Estas existencias sobrenaturales de la antigüedad habían desaparecido más o menos completamente, dejando sólo “seres que poseen un poder similar” y que existen fuera de su mundo. Aparte de algunos seres particularmente bien conocidos y nombrados, incluidos los dioses gobernantes, no había otros.

 

Posteriormente, si se quería usar su poder, era necesario comunicarse primero con ellos de este lado y establecer un contrato antes de que uno fuera capaz de manifestar sólo una parte de su poder.

Por esta razón, lo que estaba sucediendo ante sus ojos, la visión de Lefille empuñando este poder como suyo, completamente sin restricciones de ninguna manera, lo dejó completamente estupefacto.

Dado lo que estaba viendo, Lefille debe ser mitad humana, mitad espíritu, poseedor del poder del espíritu y la forma de un ser humano. Una existencia verdaderamente rara.

 

Suimei. (... De todos modos, eso es sólo una suposición salvaje, pero todavía…)

 

Que algo así pueda existir ... Es apto de un mundo de fantasía.

 

Todavía-

 

Suimei. “No importa de qué manera se mire, que ella sea mitad espíritu, eso es sólo hacer trampa ...”

 

Su sorpresa fue en la medida en que su mente prácticamente se había congelado.

Que una persona como él, cuyo objetivo era ahondar en todos los misterios de este mundo, hubiera quedado en tal estado era una prueba de lo surrealista que era la escena que tenía delante.

 

“¡Algo de este nivel!” - Lefille rugió cuando envió a más de la mitad de los Demonios a volar, como si tuviera la intención de terminar a todos los Demonios con un solo ataque.

 

Los Demonios, por otra parte, aunque todavía mostraban su deseo de luchar, habían comenzado a dudar.

 

“¡Bien! ¡Lefille, sigue haciendo lo que estás haciendo! ¡Matadlos a todos!” -exclamaron los guardias con alegría al ver esto.

 

Dominio. La victoria ya estaba a la vista de los reunidos.

En ese momento-

 

“¡E-espera! ¡Algo viene! ¡Algo increíblemente poderoso!”

 

Tal vez sintiendo el movimiento del maná, gritó alguien entre la multitud. Inmediatamente después, la maga gritó una advertencia aturdida.

 

Maga: “¿Q-qué es esto? ¡Es enorme! ¡Todo el mundo tenga cuidado! ¡Un poder enorme viene por aquí!”

 

Desde el fondo del bosque detrás de los Demonios que quedaban, se oía un sonido explosivo. Era como si alguna gigantesca criatura estuviera destruyendo todo a su paso. Este sonido se hizo cada vez más estrecho.

Esta era una presencia peligrosa. El mana que irradiaba estaba en un nivel completamente diferente a todo lo que habían encontrado hasta ahora.

 

Suimei: (Dame un descanso. Las cosas finalmente estaban a punto de calmarse, también ... Maldita sea)

 

Suimei maldijo por dentro. La silueta de la presencia cada vez más cercana desprendía un aura densa y peligrosa. Lefille de repente volvió la cabeza.

 

Lefille: “¡Todo el mundo, regrese! ¡aquí viene!”

 

Luego, como si quisiera aplastar todas las esperanzas de su victoria, apareció en el campo de batalla el dueño de ese enorme poder, destruyendo todos los árboles en su estela.

Al soltar un rugido que sacudió el suelo, un Demonio con una presencia aterradora tocó como si golpeara la tierra.