Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 20: El paradero del grupo de Reiji.




Manual




 

¿Justo en que momento habían comenzado esta batalla?

 

Después de haber estado demasiado enfocados a preocuparse por el paso del tiempo, ya habían perdido todo sentido de la hora que era actualmente.

La luz reflejada por el filo de su espada osciló desde la punta hasta la base, y el hombre - Shana Reiji - corrió hacia delante en la misma dirección.

 

La hoja fue balanceada, por supuesto, dirigida a su enemigo, que estaba delante de él.

Su mirada fue atraída por su feroz ataque, y rugió de forma extraña.

Reiji, por el contrario, corto como para separarlo en dos.

Era un corte vertical, de arriba hacia abajo, como si tuviera el impulso rayo usando el poder conferido a él por la diosa.

 

Su oponente recibió su ataque con un golpe de sus garras.

Ese golpe vino de una mano muchas veces más grande que las de un humano, una que estaba teñida con en el tono de negro más oscuro.

A medida que sus golpes chocaban, las garras interrumpían el progreso del ataque de Reiji.

Garra y la espada se batían en duelo, encerrados en un punto muerto con el sonido de un objeto duro en colisión con un objeto llenó el aire.

Un nervioso sonido que parecía clamar por la victoria.

Reiji puso todo lo que tenía en su espada para reprimir a su enemigo, literalmente debajo de la hoja.

 

Observando el estado en el punto el muerto en el que estaban, usar simplemente todo su poder en su ataque no derrotaría directamente a su objetivo, pero agotaría su fuerza. Por lo tanto, para Reiji, esta acción era necesaria. Mientras él fuera capaz de acumular continuamente daño en su enemigo de esta manera, entonces tarde o temprano su defensa se romperá y podrá cantar victoria.

 

“- □□□□□□□!”

 

Un extraño aullido sonó otra vez, llenando sus oídos.

 

A pesar de ser capaz de hablar el lenguaje humano, una vez que comenzó la batalla, se había revertido a un estado bestial, por lo que resulta evidente qué clase de criatura era esta.

Al mismo tiempo que el rugido sonó, los dedos afilados de su garra se precipitaron desde su lado izquierdo, obligando a Reiji a agacharse para evitar el golpe.

Este ataque parecía más un intento de aplastar a una cosa que odiaba que un ataque intencionalmente dirigido, por lo que carecía de la capacidad de poner en peligro su vida.

Su única finalidad era detener sus movimientos, un vano intento de obligarlo a mostrar una abertura.

 

Reiji se abrió de nuevo, un ataque en pleno uso de los rasgos de esta hoja de doble filo. Un corte vertical que desafió a la fuerza de la gravedad, a bajas revoluciones a lo alto.

Fue una maravillosa técnica potenciada aún más por la magia de viento, pero las reacciones propias de una bestia del objetivo le permitieron evitar el ataque en el último momento.

 

“-O- Ll-llama! [Scarlet Sting]!”

 

De repente, un encantamiento, cuyas palabras entrecortadas revelaban la continua falta de familiaridad de su ejecutor con la situación. La voz pertenecía a Mizuki, ofreciéndole protección. La magia lanzada fue un hechizo intermedio de fuego, un verdadero bautismo carmesí.

 

La magia, invocada por la palabra clave de invocación y el encantamiento de dos versos que ya habían sido pronunciados se activó, y bandas de fuego en espiral aparecieron en el aire, lanzando una densa flama escarlata contra el telón de fondo del cielo azul.

 

El aire explotó.

 

Todo en su vista estaba teñido de color naranja.

La onda de choque creada por la pequeña explosión se precipitó hacia el enemigo.

Sin vacilar, saltó hacia atrás. En el instante siguiente, como para burlarse de su objetivo, la llama cambio de forma fluyendo hacia abajo, como para tragar a todo enemigo.

 

En el momento en que tocó el enemigo, el poder de la llama explotó después de haber encontrado una fuente de combustible - incluso si esa fuente de combustible era un ser vivo -, encendiendo al mismo tiempo la criatura contenida dentro de sus profundidades.

 

Mizuki: “Lo hice!”

 

Detrás de él, Mizuki gritó de alegría. Su alegría, sin embargo, era prematura. Parecía haber pensado que su magia había sido un ataque fatal, pero aún había vida en su objetivo.

Mirando en la llama, observó que su enemigo aún se movía.

Del mismo modo que agarró su espada y se movió en una posición de combate, la magia de fuego despareció.

 

Parecía que había mandado a volar la llama con un solo balanceo de su brazo. De pie dentro de las brasas ardientes que quedaron, su enemigo se paró con un brazo extendido en celebración.

Allí, de pie dentro de un calor tan intenso que deformó el aire mismo, emitía una presión abrumadora.

 

Después de haberle atacado, independientemente de su estatus como héroe, este, el único superviviente - los cadáveres de sus camaradas cubrían el suelo - era su verdadero enemigo.

En este escenario lleno de cuerpos, dio un paso adelante. Reiji miró a su oponente, a la espera de una oportunidad.

.. No se trataba de ningún ser humano, esto era un monstruo. Aunque era humanoide, esto era algo que no es humano, un Demonio.

 

Alas de murciélago se extendían de su espalda y un par de cuernos gemelos brotaban de su cabeza, todo su cuerpo estaba envuelto en el color de la herrumbre. Además de la nariz, los ojos y la boca en su cara, no llevaba el menor parecido con los humanos. En su totalidad, hacia recordar a los demonios de los mitos y leyendas.

 

Las garras de color negro que venían volando hacia Reiji despedían un brillo opaco.

La fuerza temible de esas garras se pone de manifiesto en los restos rotos de las rocas que yacen a su alrededor.

Junto con el terror y la fuerza del inhumano brazo, las garras que inclinaban los cinco dedos de cada mano eran como la guadaña de la muerte misma.

 

El Demonio esbozó una sonrisa, una burla, una condescendiente sonrisa. Después de haber resistido todo lo que habían lanzado contra él hasta ahora en esta batalla, parecía haber desarrollado una confianza inquebrantable.

 

En su enfrentamiento hasta ahora, Reiji había sido incapaz de igualar a su oponente del todo, ya sea con respecto a la velocidad o la fuerza. En consecuencia, una expresión apareció en el rostro de Reiji, lo que demuestra que su determinación de concluir todo con el siguiente golpe.

 

El demonio tomó acción. Una tormenta de arena salió de detrás de él, ya que se aceleró en dirección a Reiji. Era la velocidad del rayo en un nivel completamente diferente de lo que había demostrado previamente.

La visión de su cuerpo siendo despedazado paso ante sus ojos: la pura fuerza y ​​la velocidad de su ataque enviando a volar su espada, y su cuerpo quedando impotente frente de esas garras feroces.

Sin embargo, eso fue sólo suponiendo que Reiji diera lugar a que la “situación actual” continuara, por supuesto…

 

Reiji: “[Burn Boost] ...”

 

El poder mágico comenzó a circular dentro de su cuerpo al mismo tiempo que el elemento fuego reaccionó a su llamado.

El poder está en sus manos.

La insensible invocación llenó su cuerpo con energía. Magia de refuerzo.

Cuando la llama envolvió su cuerpo, la energía brotó en abundancia. Ese desbordante sentimiento omnipotente se convirtió en una luz brillante, luz que se disparó hacia su enemigo.

 

Demonio: “- ■■■■■■!?”

 

La expresión en la cara del Demonio cargando hacia él ha cambiado.

Había estado seguro de su victoria. La sentencia, sin embargo, había sido incorrecta. Esta fue la primera vez de Reiji invocando esta magia de refuerzo durante este enfrentamiento.

 

Reiji: “Oooooooohhhhh!”

 

A pesar de que el poder de Reiji fue disparado, el Domino seguía confiando en su victoria. Es necesario exigir un precio por su arrogancia, Reiji ignoro el extraño grito del Demonio, y rugiendo el mismo, levantó su fortaleza a otro nivel, sosteniendo su espada, cortó directamente a la cabeza del enemigo entrante.

 

... Dentro de los rescoldos del fuego, las pequeñas partículas de polvo que habían sido levantadas en el aire regresaron a la nada. Confirmando que sus enemigos fueron erradicados, Reiji jadeó en busca de aire.

 

Reiji: “Fuu ... Parece que hoy es una nueva victoria.”

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

- Antes de que Suimei dejara Mehter.

 

El grupo de Reiji, habiendo dejado el palacio, no se había dirigido directamente a su destino final - el Señor Demonio - en cambio se dirigió a los Territorios Autónomos Unidos de Sadias.

Ante un extraño podría haber parecido que estaban huyendo del Señor Demonio, pero tenían una razón para desviarse del objetivo por el que habían sido traídos a este mundo.

 

Mizuki y Reiji habían sido invocados del pacifico Japón, y por lo tanto se podría decir que les faltaba experiencia de combate. Lo más cerca que habían experimentado al combate real había sido en las sesiones de entrenamiento que habían tenido en el palacio.

Por ende, tenían que confiar únicamente en el entrenamiento que habían recibido, el poder que habían recibido a través del proceso de invocación, y la magia que habían aprendido, por lo tanto, la derrota era esencialmente inevitable.

 

Para remediar esta deficiencia, estaban tomando una ruta más tortuosa que les permita adquirir la experiencia necesaria con urgencia.

 

Esto al mismo tiempo les permitiría menguar las fuerzas del Señor Demonio, otra cosa positiva. Para que ambos obtuvieran armas, además de mejorar sus habilidades, habían decidido dirigirse primero a Sadias y encontrarse con una de las siete espadas que habían sido colocadas allí.

Habían caído en una emboscada en el camino, lo que resulta en la batalla que acaba de concluir.

 

... Su espada de Orichalcum, empapado en la sangre del Demonio, brillaba resplandecientemente.

Con un movimiento de su brazo, una espada sagrada de primer nivel fabricada en Sadias, otorgo el final al Demonio. Confirmando que había soltado su último aliento, corrió al lado de Mizuki.

 

Reiji: “Mizuki, ¿estás bien?”

 

Al darse cuenta de que sus hombros temblaban mientras jadeaba en busca de aire con una cara pálida, Reiji expresó su preocupación.

El sabor de la batalla parecía permanecer en ella todavía.

 

Mizuki: “Oh, sí. De alguna manera. Es sólo que ...”

Reiji: “Sólo que ...?”

 

“Así que esto es... una batalla con el enemigo ...” - Mizuki se esforzó al hablar, con el rostro todavía pálido.

 

Reiji: “Ah ...”.

 

Reiji asintió con firmeza.

 

Al llegar a este punto, habían combatido con monstruos numerosas veces ya. Este era un mundo de fantasía con un sinnúmero de regiones subdesarrolladas. En ese sentido, habían visto y habían sido atacados por muchos depredadores que no existían en su mundo original.

 

El exterminio de las amenazas a medida que avanzaban hacia adelante parecía ser un aspecto de facto en la vida de este mundo. Y, de hecho, habían estado haciendo precisamente esto, ya que habían progresado hasta este punto.

 

Sin embargo, Mizuki nunca antes había tomado parte en la batalla realmente. Había sido el juicio de los caballeros que los acompañaban que era mejor para ella se familiarizara primero a sí misma con los rigores de la batalla, ya que había sido una estudiante pasiva hasta ahora.

Su dominio de la magia ya había alcanzado el punto en que rivaliza tanto con Titania y Reiji mismo e incluso había aprendido hechizos de clase avanzada.

Pero nada de eso cambia el hecho de que ella todavía era una joven de Japón.

 

En su mundo, esto podría decirse que es el grupo demográfico que menos tenía que ver con la batalla. Antes de que el tema de la capacidad de combate entrara en la ecuación, su decisión de participar en la batalla era de mucha más importancia.

Y así ella había necesitado algún tiempo para adaptarse. De esta manera, esta se había convertido en su primera verdadera experiencia tomando parte en la batalla.

 

Reiji: “Mizuki. Sigo pensando que es mejor que no te esfuerces...”

 

Una vez más Reiji expreso los sentimientos sinceros de su corazón: él realmente no cree que sea necesario que ella luche también.

Mizuki, sin embargo, negó con la cabeza, rechazando su preocupación.

 

Mizuki: “No, simplemente esperar y ver no es algo que pueda hacer. Es cierto que esta es mi primera vez, y es verdad que los Demonios son increíblemente aterradores, pero la razón por la que vine fue para ayudarte.”

Reiji:” Mizuki ...”

Mizuki: “...Pero aun cuando digo eso, tengo que decir ... que eres increíble. Reiji-kun, es como si estuvieras acostumbrado a esto desde el principio.”

Reiji: “No hay manera de que eso sea cierto. Cuando empecé, yo también sentía que la batalla es una cosa verdaderamente terrible. Incluso ahora que estoy más acostumbrado a ella, mi corazón todavía late con fuerza en el pecho.”

 

No eran palabras huecas destinadas para la comodidad de Mizuki. Eso era cierto. Al igual que Mizuki, Reiji no había sido capaz de librarse del miedo que viene con la batalla.

 

A pesar de que había llegado con el expreso propósito de derrotar al Señor Demonio, después de encontrarse con la aterradora fuerza, inhumana de “sus” soldados, en su corazón, sintió que la tarea ya había sobrepasado los límites de su capacidad. Recientemente, él no había sido capaz de evitar la incertidumbre que se había apoderado de su corazón y en el momento en que se dio cuenta ya había llenado sus pensamientos.

 

... Suimei.

 

De pronto, el rostro de su amigo apareció en su mente.

 

Su amigo, en el palacio - Yakagi Suimei - ¿Había visto la realidad de la situación? Las palabras “Hablar es fácil, hacerlo realmente es prácticamente imposible”, con las que él había refutado ahora parecían haber sido efectivamente una evaluación más precisa de la situación.

 

Se compara con él mismo, que al haber obtenido un mínimo de poder se había creído invencible, pero en realidad, probablemente era precisamente porque Suimei no había recibido el don del poder que había sido capaz de mantener la cabeza fría y discernir con exactitud qué era lo que había delante de él en el camino que había elegido.

 

En ese momento, había seguido sus ideales ciegamente. Se colocó en una circunstancia extraordinaria, usando sus puntos de vista desarrollados en el mundo moderno juzgo este mundo de fantasía y se había engañado.

 

Los ruegos desesperados de la gente de este mundo, pidiendo a gritos un salvador, y sus palabras lisonjeras asegurándole que tenía lo necesario le había dado la sensación de que no podía hacer nada. Una sensación engañosa, inexacta.

 

Había subestimado el terror que afectó a este mundo.

A pesar de que no quería describir sus acciones como “tonterías”, era la única palabra que parecía apropiada para describir lo que había hecho.

 

Si él seguía por ese camino, entonces tal vez la situación podría cambiar. El miedo continuaba sosteniéndolo en sus garras, carecía de experiencia y técnica. Pero él actuó de inmediato para fortalecerse a sí mismo, para compensar sus defectos tanto como sea posible antes de que llegara el momento de desafiar al Señor Demonio.

 

Sus pensamientos, aunque superficiales, estaban acompañados por un plan.

No obstante, el hecho de que él no había pensado las cosas no desparecería, ni tampoco el pecado de haber hecho que su amigase viera involucrada en todo esto.

 

‘Lo siento ...’

 

A Mizuki, con la cabeza inclinada mientras continuaba tomando aire, Reiji se disculpó de nuevo. Ya se había disculpado tantas veces así que esta vez se disculpó sólo dentro de su corazón.

Dicho esto, sabía que su disculpa era sólo para tranquilizar sus sentimientos de culpa. Aun cuando es totalmente consciente de su propia debilidad, Reiji continuó avanzando.

 

Mizuki: “... ¿Vamos a otro lugar?”

Reiji: “... Claro”.

 

Tomando a Mizuki, que había planteado la idea con él, Reiji dejó el campo de batalla sembrado de cadáveres.

 

“-Mizuki! ¿Estás bien?” - Una chica, que no es otra persona que su compañera, Titania, gritó desde cerca.

 

Ella y los caballeros con ella habían despachado a los Demonios que habían aparecido en otros lugares. Ellos la vieron salir el lado de un caballero de mediana edad y raza hacia ellos.

 

“Mm. Estoy bien,” - respondió Mizuki.

 

Titania: “Gracias a Dios ... No te ves como si te hubieran herido, ¿verdad?”

Mizuki: “Debido a que Reiji-kun estaba conmigo.”

 

Se abrazaron entre sí fuertemente mientras hablaban. La sonrisa de alivio se reunió con una sonrisa valiente, finalmente trayendo una sensación de calma al aire.

 

Reiji: “Buen trabajo, Tia.”

 

De pie a su lado, Reiji ofreció palabras de elogio.

 

“Gracias por su preocupación, Reiji-sama,” - dijo ella en respuesta, inclinándose.

 

Reiji: “No es nada. Buen trabajo de tu lado también, Gregory-san.”

 

El caballero de mediana edad que era su compañero constante - Gregory – respondió a las palabras de Reiji con su típica actitud solemne.

 

Gregory: “No, en absoluto. Simplemente estoy cumpliendo con mis deberes para apoyar a su alteza. Me halaga.”

 

“Oh, no diga eso” - dijo Reiji, refutando su modestia.

“Usted me adula,” - fue la respuesta de Gregory, con la cabeza inclinada.

 

Reiji: “En todo caso, Tia. ¿Cómo fueron las cosas de tu lado?”

Titania: “Cierto. Terminamos muy bien. No hay una solo Demonio restante allí.”

Reiji: “Como era de esperarse de Tia. Eres muy fiable.”

Titania: “No soy nada en comparación con Reiji-sama. Dicho esto-”

Reiji: “¿Qué sucede?”

Titania: “... Nuestros caballos fueron asesinados. Mis más sinceras disculpas.”

Reiji: “... Oh. A pesar de que lo siento por los caballos que han hecho todo lo posible para llevarnos a hasta ahora, que Tia y los demás estén a salvo es lo más importante.”

Titania: “Reiji-sama ...”

 

Titania fue conmovida por sus palabras de aliento. La pérdida de sus caballos afectaría en gran medida su movimiento a partir de ahora, pero Reiji valoraba más que ni una vida humana se haya perdido en lugar de la comodidad.

De repente, una voz habló con problemas.

 

Mizuki: “... Así que ya estás acostumbrada a luchar, Titania.”

Titania: “Sí. Aunque no puedo decir que mi experiencia es de ninguna manera abundante, yo tengo un cierto grado de experiencia de combate real.”

 

Las palabras de Titania evocaron una extraña expresión de Mizuki.

 

Mizuki: “Eres una honesta y amable princesa. ¿Por qué tienes experiencia en batalla?”

Titania: “En el momento en que decidimos que íbamos a llamar a un héroe, me resolví a permanecer a su lado. Por lo tanto, me aseguré de prepararme para esta eventualidad.”

Mizuki: “Ahora lo entiendo...”

 

Mizuki expresó su comprensión.

 

Titania era, después de todo, la princesa de un país. A pesar de que sus circunstancias eran decididamente diferentes, había esperado que Titania sería alguien no involucrada con el combate, al igual que ella. Al mismo tiempo entendía que en un mundo tan cruel como este, tarde o temprano, la batalla la encontraría.

 

Titania continuamente había tomado parte en expediciones de grupos de caza monstruos, luchando a su lado como un mago. Ese aire noble y porte digno, además de la fuerza y ​​la determinación de ella quien había sufrido en combate real siempre había adornado a esta joven dese la primera vez.

 

La razón de esto se entiende ahora.

 

De ahí que su voz había disminuido gradualmente al final, una manifestación de su falta de confianza. Era como si se hubiera tropezado y caído detrás de aquellos que caminan a su lado, aunque dado al pasado de Mizuki, sólo era de esperar tal cosa. Reconociendo la decepción de Mizuki, Titania ofreció palabras de consuelo.

 

Titania: “Mizuki. Por favor, no te sientas tan deprimida. Cuando empecé, yo era igual que tu. O, mejor dicho, era peor con diferencia.”

Mizuki: “... ¿En serio?”

Titania: “Absolutamente. La primera vez que me probé a mí misma para aclimatarme a la batalla, pasé justo por lo que estás pasando ahora. Al final de mi primera batalla, caí sobre mi trasero, colapsando en el suelo.”

Mizuki: “¿De verdad? ¿Pero estás tan familiarizada con la lucha?”

Titania: “Esto se debe a que ya he acumulado una buena cantidad de experiencia de combate. Porque sabía que, si iba a acompañar al héroe en sus recorridos, no podría seguir siendo así”.

Mizuki: “Y por eso estás así ahora?”

Titania: “Exactamente. Eso es más o menos lo mismo.”

 

“Está bien” - Mizuki asintió firmemente, su malestar más o menos quedo disipado.

 

Mirando cómo se apoyaban la una a la otra, Reiji no podía evitar sentir como se levantaba el estado de ánimo.

Tal vez las cosas realmente se resolverán.

 

Mizuki, quien hasta hace poco se auto despreciaba a sí misma, parecía estar bien ahora. Su sentido de auto-conciencia no había madurado completamente todavía, no obstante, había logrado reunir una vez más todo su valor.

Fue entonces, con el estado de ánimo de nuevo...

Quién sabe por qué, pero Mizuki frunció el ceño de nuevo, algo la molesta una vez más. Justo cuando su estado de ánimo finalmente había mejorado. ¿Qué habrá pasado?

 

Mizuki: “Me pregunto si Suimei-kun lo está haciendo bien ...”

 

Con eso, Reiji comprendió lo que preocupa a ella.

Y así.

 

Reiji: “Suimei, eh. Definitivamente dijo que tenía la intención de abandonar el palacio en un tiempo...”

Mizuki: “Hmm. Fuera de la ciudad ... Los distritos cercanos que hay fuera de la ciudad deben estar bien, pero hay muchas zonas peligrosas a lo largo de la carretera o en el desierto. Incluso si sale de la ciudad, siempre y cuando no se aleje demasiado, no debería tener que preocuparse por los monstruos.”

 

“¿De verdad será así? A pesar de que rechazó la invitación para unirse a nosotros, no creo que vaya a viajar solo. Dicho esto, sin la bendición de la diosa que tiene Reiji-sama, o la instrucción en magia que tiene Mizuki, me preocupa. Si él sale de la ciudad y se encuentra con un monstruo, no me imagino que vaya a ser capaz de defenderse a sí mismo” - dijo Titania con una mirada tensa.

 

Fue justo cuando ella había dicho que no cree que sea probable que Suimei viajaría solo, pero al pensar en sus necesidades materiales - alimentos y agua, la distancia que tendría que viajar, y el peligro al que tenía que hacer frente - entendió por qué las chicas estaban preocupadas.

A pesar de ello, todavía había una ligera diferencia en la forma en que las chicas y veían las cosas.

 

Reiji: “No, Suimei va a estar bien.”

Titania: “...? ¿Por qué dice eso, Reiji-sama?”

Reiji: “Suimei sabe Kenjutsu. Incluso si él sale de la ciudad, estoy seguro de que va a superar cualquier obstáculo con facilidad.”

 

Titania se sorprendió por esta respuesta inesperada.

 

Titania: “Suimei sabe cómo usar una espada?”

Reiji: “Sí.”

 

Reiji reafirmó este hecho mientras observaba al par de chicas. Se sorprendió al ver que Mizuki parecía desconcertada, su mirada barría su entorno mientras negaba con la cabeza como diciendo que esta es la primera vez que lo había oído.

 

Reiji: “Sí, Suimei sabe Kenjutsu, aunque debido a las restricciones legales de la práctica en nuestro mundo, probablemente nunca ha usado una espada real. De cualquier manera, Suimei es sin duda un espadachín.”

 

“Pero Reiji-kun, Suimei-kun no es miembro del club de kendo.” - menciono Mizuki.

 

Como ella había dicho, Suimei no era un miembro del club de kendo, sino más bien del llamado “club de ir a casa”. Por lo que Suimei le había dicho, a menudo tenía que viajar al extranjero por razones familiares, y por lo tanto no podía participar normalmente en las actividades del club.

 

Titania, quien obviamente no era consciente de lo que significaba ser un miembro del club de ir a casa, estaba visiblemente desconcertada, por lo que Mizuki le explicó.

Reiji habló despues.

 

Reiji: “Por lo que entiendo, el no participa en las actividades del club, sino que se entrena en un Dojo cerca de su casa.”

Mizuki: “¿Hmm? había un dojo cerca de allí ...?”

 

“Sí. Un dojo que enseña auto defensa” - respondió mientras revisaba en el mapa de su ciudad que paso por su mente mientras hablaba.

 

Con eso, Mizuki pareció recordar de repente un lugar determinado.

 

Mizuki: “¿Oh, ese lugar? ¿No es uno para defensa personal dirigido a las mujeres? Es muy conocido, pero por lo que he oído, no es un dojo de kendo.”

Reiji: “Sí. El letrero dice que enseñan autodefensa, pero al principio era un dojo que practica un arte marcial antiguo. Varios voluntarios pasan por diferentes tipos de enseñanzas.”

Mizuki: “¿En serio?! ¿Es ese tipo de lugar?”

Reiji: “Eso es lo que dijo Suimei, de todos modos.”

Mizuki: “De ninguna manera ... Hay algunas chicas de nuestra clase que van allí, pero... artes marciales antiguas ...”

 

Su explicación era detallada, pero a pesar de ello Mizuki parecía totalmente sorprendida. Ella sabía que enseñan autodefensa, pero no se había dado cuenta del alcance de la misma.

Para ser justos, que existía un lugar así tan cerca estaba más allá de lo esperado. Cuando Mizuki lo supo por primera vez gritó por la sorpresa.

 

Mizuki: “¿Quiere decir que Suimei-kun es un sucesor de un arte marcial antiguo, como un personaje de un manga?”

Reiji: “Ese parece ser el caso, sí.”

 

Esta vez, Titania fue la que hablo.

 

Titania: “De lo que se ha dicho, Suimei parece ser un artista marcial.”

Reiji: “Mm. Dicho esto, nuestro mundo es un lugar tranquilo, y no se puede comparar con alguien que ha aprendido de combate por aquí. De cualquier manera, Suimei es un espadachín. Eso es seguro.”

Titania: “Ya veo. Mi impresión de él era que estaba muy poco familiarizado con la violencia. Esto sin duda viene como una sorpresa.”

Reiji: “Definitivamente. Con solo verlo, no se puede saber en absoluto, pero por lo que sé, sus habilidades deben estar en un nivel bastante sorprendente.”

 

La verdad era que, cuando se trataba de los detalles precisos, Reiji no era tan claro a sí mismo tampoco.

Nunca había visitado el dojo antes mencionado, ya pesar de que habían luchado lado a lado con delincuentes, Suimei nunca había utilizado su habilidad con la espada en esos momentos. Por lo tanto, Reiji nunca había visto realmente las habilidades de Suimei.

Titania, sin embargo, parecía segura de que Reiji estaba siendo demasiado optimista.

 

“Aun así, no creo que eso sea suficiente para determinar que él va a estar bien”- ella admitió pensar lo contrario.

 

Su voz tenía un rastro notable de inquietud, tal vez porque ella había imaginado qué tipo de problemas podría encontrarse a sí mismo de frente. Además, tenía que admitir, que la espada por sí sola no sería suficiente para garantizar su seguridad.

En verdad, Suimei nunca antes había luchado contra un monstruo, y si las técnicas desarrolladas para su uso en seres humanos serían de ninguna utilidad contra los monstruos o no quedaba por verse.

Por lo tanto, parecía imposible garantizar que Suimei estaría bien.

Sin embargo.

 

Reiji: “Todavía no estás percibiendo toda la imagen. Suimei es el tipo de hombre que casi nunca muestra alguna abertura ... Mientras que su comportamiento puede ser bastante poco ortodoxo a veces, él es fundamentalmente una persona muy prudente.”

Titania: “¿Eso quiere decir que debería ser capaz de escapar incluso si se encuentra con monstruos? Por lo que he oído la gran mayoría de la gente simplemente se congela en el acto cuando se encuentran y son blanco de un monstruo.”

Reiji: “Eso, eh. Si se trata de Suimei de quien estamos hablando, ese tipo de ambiente opresivo bien podría ser como una caricia de una brisa suave.”

Mizuki: “Eso es ...”

 

Mizuki frunció el ceño sin dar crédito a sus palabras. Fue porque ella ahora entiende bien lo peligroso que este mundo que realmente tenía una expresión tal.

 

Reiji: “Sin embargo, es cierto que Suimei es el tipo de persona que no parece saber cuál es el significado de la palabra miedo. En una ocasión, cuando fuimos rodeados por un grupo de delincuentes. Se comportó sin el menor asomo de ansiedad, el simplemente dijo, ‘¿Qué? eso es todo?’ Cuando nos enfrentamos a la violencia, de principio a fin, nunca perdido ni un poco la calma.  Pero lo suficiente de eso, por ahora.”

 

Por otra parte, de lo que sabía Reiji, Suimei nunca atacó a sus enemigos en forma directa. Para ser franco, era el tipo de persona que gozaba de explotar sus debilidades. En ese sentido, cuando se trataba de tácticas, Suimei era muchas veces su superior.

 

Reiji: “De todos modos, es por eso que no estoy realmente tan preocupado.”

Titania: “Si usted lo dice, Reiji-sama ...”

 

Declarando que no le importaría el problema por más tiempo, Titania dejó el tema.

Mizuki, sin embargo, se volvió de repente, aparentemente al haber pensado en otra cosa.

 

Mizuki: “... Por lo tanto, Reiji-kun. Suimei-kun ha dicho alguna vez algo como ‘¡Soy Yakagi Suimei, un espadachín de la tal escuela!’ ¿O ha demostrado que alguna vez algunas sorprendentes habilidades con la espada?”

Reiji: “¿Eh? No, eso es un poco ...”

Mizuki: “Estamos hablando de artes marciales antiguas aquí! ¡Artes marciales antiguas! ¡Las habilidades que dominan por completo en las historias de hoy! ¡las técnicas supremas desarrolladas con el único fin de tomar vidas!”

 

A juzgar por su fervor, ¿qué tipo de delirios tiene Mizuki sobre las artes marciales antiguas? A pesar de que cuando se trataba de la naturaleza de estas técnicas, no podría negarse que estaban destinadas a matar, eso no garantiza que estaban completamente en un nivel por encima de las artes marciales modernas.

De todos modos, por lo que había oído de Suimei, no había realmente ninguna diferencia importante entre lo que había aprendido y lo que se enseña en la actualidad como el kendo.

Sin embargo, Tia parecía creerle a Mizuki por completo.

 

Titania: “Técnicas para M-matar ...?”

Mizuki: “Sí! ¡Exactamente, Tia! Las artes marciales japonesas antiguas fueron diseñadas con la suposición de que una pelea podría estallar en cualquier momento. ¡También! ¡Ambas partes golpean al mismo tiempo, y la victoria y la derrota se determinan con un solo golpe! ¡Estamos hablando sobre el manejo de la espada que ha alcanzado el nivel de los dioses!”

Titania: “...!”

 

Abrumada por las palabras de Mizuki y su expresión intensa, Titania tragó saliva.

De todos modos, poniendo todas estas cosas ridículas juntas ... ¿Qué tipo de arte marcial demoníaca se suponía que era?

 

Mizuki: “... Por supuesto, no creo Suimei-kun hayan alcanzado un nivel tal.”

Titania: “O-oh ...”

 

Eso era de hecho verdad.

Algunos momentos después de la diatriba de Mizuki había terminado, dios sabe por qué razón, de repente infló sus mejillas, haciendo un puchero.

 

Mizuki. “Hum! Suimei-kun es definitivamente un chuunibyou! Ocultar sus verdaderos colores así- ¿Cómo pongo esto? ¡Es tan astuto!”

 

Así que eso es lo que la había hecho enojar. No era que ella estuviera enfadada por el hecho de que él había escondido sus habilidades, sino que estaba celosa de la forma en que había ido en secreto y aprendió técnicas de esta naturaleza.

Sin embargo.

 

Reiji: “E incluso si dices eso, Suimei no dice esas cosas de chuuni como tú, Mizuki, por lo que no se puedes asumir que él es un chuunibyou ... Oh.”

 

Fue sólo después de que había dicho la palabra prohibida que se dio cuenta de lo que había dicho.

En cuanto a Mizuki, Reiji vio cómo su sonrisa adquirirá un matiz siniestro.

 

Mizuki: “Re ~ i ~ ~ ji kun ~”

Reiji: “S-s-lo siento! ¡Se me escapó!”

Mizuki: “Me los prometiste! ¡Olvidarlo está absolutamente prohibido!”

Reiji: “C-cierto.”

 

De hecho, habían jurado previamente no volver a mencionar eso de nuevo. El pasado que Mizuki quería desesperadamente que permaneciera en el pasado. Usando sus propias palabras, era “el jardín secreto” de una chica.

 

Titania, por otro lado

 

Titania: “Mizuki. ¿Qué significa 'chuunibyou'?”

Mizuki: “Uwa?! ... Eso, um, bueno ...”

Titania: “¿Qué tipo de cosas es? No me digas que es una especie de terrible enfermedad”

Mizuki: “S-s-sí! ¡SÍ! ¡Eso es exactamente! ¡Es algo que la gran mayoría de los preadolescentes en nuestro mundo sufren! ¡Una enfermedad viciosa que deja secuelas terribles!”

 

La pregunta de Titania arrojó a Mizuki al pánico, y su respuesta frenética fue acompañada por gestos salvajes mientras trataba de mentir sobre la cuestión.

A pesar de que Mizuki parecía decidida a evitar la discusión de este tema a toda costa, pero para ser honesto, esto era realmente sólo cosechar las consecuencias de sus propias acciones.

Sin embargo, ella tuvo éxito en su intento de engañar a Titania, y la línea de la discusión llegó a su fin.

En cambio, la expresión de Titania repente se puso seria.

 

Titania: “Hay otra cosa de la que necesitamos preocuparnos, en realidad. Se trata de los Demonios.”

Mizuki: “Sí, ahora que lo mencionas, es cierto. ¿Qué es lo que estaban haciendo los Demonios en un lugar como esto de todos modos?”

Reiji: “Demonios, eh ...”

Titania: “Sí.”

 

Titania asintió.

 

Tal y como Mizuki había señalado, eso la había estado molestando desde el mismo momento que los Demonios aparecieron por primera vez y los atacaron. Ahora que se habían encargado de los Demonios y las cosas se había calmado, finalmente tuvieron el tiempo para considerar el tema.

Esta fue probablemente la primera vez que este tema se había planteado.

Pensando en los Demonios con los que acababan de luchar, Mizuki parecía inquieta. Reiji procedió a hablar de nuevo, responder a la pregunta que él mismo había planteado.

 

Reiji: “Los Demonios ya han invadido Nelferia, ¿no es así?”

Mizuki: “E-eso es en serio?”

Reiji: “Mm. Si se piensa en ello, parece ser la eventualidad con la probabilidad más alta, ¿no? La presencia de los Demonios aquí parece sugerir esto.”

 

Cuando Reiji expresó su conjetura, la cara de Mizuki se congeló.

 

Eso fue muy natural. Ella todavía no estaba acostumbrada a la batalla, y sin embargo ahora se enfrenta a la posibilidad de que la batalla con los Demonios volverá a ocurrir en un futuro cercano. Los Demonios estaban en un nivel completamente diferente de los monstruos y bestias mágicas, después de todo.

 

La magia de Mizuki ya había demostrado que era capaz de destruir a los monstruos. Cuando llegó a los Demonios, sin embargo, era posible que ella ni siquiera sea capaz de quemarlos. Ese último Demonio había sido un ejemplo.

Así que por supuesto se sentía incómoda.

Sin embargo, Titania rechazó tal hipótesis.

 

Titania: “No. Al menos por ahora, no puedo decir que la probabilidad de que haya sucedido sea tan alta.”

Reiji: “¿Qué te hace decir eso, Tía?”

Titania: “Bueno, como Reiji-sama ha dicho, ahora están dentro de las fronteras del Imperio. Que los Demonios estén aquí sin duda dará lugar a los pensamientos que acaba de expresar. Sin embargo, en realidad, los Demonios no han hecho mucho después de atacar Noshias. Con el fin de llegar hasta aquí, habrían tenido que pasar primero a través de otros dos países y una cordillera. una marcha tan imprudente como esa seria completamente algo sin precedentes.”

 

Mizuki estuvo de acuerdo con Titania.

 

Titania: “Eso es correcto. Incluso si se ven obligados a mover su ejército para marchar hasta aquí, tan solo se podría decir que fueron separados de los demás, de todos modos.”

Reiji: “Teniendo en cuenta que no atacan a los otros dos países mientras vienen en este momento, si querían atacar Mehter ... Bueno, eso debería ser imposible, ¿verdad?”

Titania: “Correcto.”

 

Titania asintió. Tal como ella había dicho, un movimiento de tropas a gran escala de esta naturaleza que los aísla por completo en sí era simplemente una invitación al desastre. Por lo general, cuando se moviliza un gran número de tropas, lo primero a tener en cuenta es asegurar la existencia de líneas de suministros y un camino abierto para los refuerzos, y sólo entonces se tomarían medidas.

 

La adopción de medidas sin asegurarse de que se han cumplido estos requisitos logísticos solamente daría lugar a que su ejército sea abandonado. Al estar separados de toda la asistencia con el tiempo serán rodeados por sus enemigos. Este estilo de combate era extremadamente peligroso, y no tenía muchas ventajas.

Y, sin embargo.

 

Titania: “Y, sin embargo, es innegable que los Demonios están aquí. Incluso si el propio ejército de los Demonios no ha sido capaz de penetrar hasta aquí, es un hecho indiscutible que los Demonios están aquí.”

Reiji: “Eso es cierto. Eso es un verdadero problema, ¿no es así ...”

Mizuki: “Espías ... ¿Hay alguna posibilidad de que sean espías?”

Titania: “Espías ...?”

Mizuki: “Son, um, lo que llamamos agentes secretos en nuestro mundo.”

Titania: “Oh, ya veo. Pero-”

Reiji: “Sí, no creo que sea eso tampoco.”

 

La respuesta de Reiji, dada antes que Tia pudiera terminar, dejó a Mizuki confundida.

 

Mizuki: “¿Por qué?”

Titania: “Si ellos estuvieran involucrados en ese tipo cosas, no nos habrán emboscado. Si fueran espías, lo más probable es que terminaran haciendo operaciones encubiertas alrededor de la periferia. El abandono de su misión sólo para emboscarnos a nosotros no tiene ningún sentido.”

Reiji: “Así es. Especialmente por el hecho de que estaban aislados aquí en pequeñas cantidades, no hay garantía de que en realidad serían capaces de matarnos.”

Titania: “Sí. Es concebible que nos habrían atacado si hubieran sabido que este es el grupo del héroe, pero no parecía como si lo supieran.”

 

De hecho, la batalla de hace poco había estado perfectamente sincronizada. Que había sido una trampa era innegable. Si el plan verdaderamente había tenido la intención de acabar con el héroe, entonces, su número era muy pequeño. Por esa razón, era muy poco probable que fueran conscientes de su identidad como el héroe.

 

“Pero si eso es cierto, entonces no lo entiendo” - Titania murmuró para sí misma, con el ceño fruncido mientras trataba de descifrar el enigma delante de ellos.

 

Reiji se volvió hacia el caballero de mediana edad, - “¿Qué te parece, Gregory-san?”

 

En respuesta a su pregunta, este veterano inclinó la cabeza a modo de disculpa.

 

Gregory: “... Lo siento mucho, pero por mucho que lo intente, no puedo entender cómo piensan los Demonios.”

Reiji: “¿Hay algo que se te ocurra? Cualquier detalle, grande o pequeño, sería de ayuda.”

Gregory: “... Héroe-dono. En su lugar creo que es más importante dejar este lugar primero.”

 

Gregory, que no había ofrecido una opinión concreta hasta este momento, de repente sugirió seriamente retirarse.

¿Incitaron algo en su pensamiento?

 

Reiji: “Es debido a que hay otros Demonios en la zona?”

Gregory: “N-no. No lo creo ...”

Reiji: “...?”

 

Parece que no era eso.

Reiji frunció el ceño.

Algo parece fuera de lugar.

 

Gregory, acaba de negar que hubiera Demonios en la zona, sin embargo, parecía presionado por alguna razón. Reiji había pensado que había hecho la sugerencia después de haber percibido el peligro. En vista de que ése no era el caso, ¿Qué es lo que había generado esa reacción en él? Si no había Demonios aquí, ¿por qué era tan importante retirarse con tanta prisa?

 

Titania habló a continuación.

 

Titania: “Gregory. A pesar de que estoy de acuerdo con la necesidad de ir a un lugar seguro, nuestra prioridad todavía es comprender a fondo lo que los Demonios estaban tratando de hacer aquí. Actuar sin una cuidadosa consideración probablemente podría ayudar a crear circunstancias peligrosas.”

Gregory: “... Como usted diga, su Alteza.”

 

Gregory sin rodeos inclinó la cabeza en reconocimiento.

 

Parecía que había aceptado el asunto. Sin embargo, Reiji no podía evitar la sensación de que había oído algo en las palabras del hombre, un rastro de impaciencia y ansiedad allí.  Que es lo que estaba haciendo que se ...

 

“... Tia. ¿Es posible que haya Demonios en otras regiones además de los del norte?” - Preguntó Reiji, de nuevo para explorar otras vías de consideración.

 

Si hubiera otros Demonios, separados de los del norte, entonces no sería imposible imaginar que se habían encontrado en su camino aquí.

 

Titania: “No, no creo que sea probable. Con el poder de los héroes previamente convocados, los Demonios de este mundo se vieron obligados a refugiarse en el norte. No debería haber ninguno en alguna otra parte ... Si las leyendas que se han transmitido son correctas, es decir.”

Reiji: “Leyendas?”

Titania: “El registro que describe los últimos esfuerzos de los héroes lo menciona. Después de que el héroe derrotara al Señor Demonio, las fuerzas de cada nación aprovecharon la oportunidad para aniquilar a los Demonios. Los Demonios que sobrevivieron se vieron obligados refugiarse profundamente en el duro entorno del extremo norte... Ese último pedazo de tierra demostró ser resistente al ataque humano, y por fin, la humanidad se rindió en el objetivo de dar caza a los Demonios hasta la extinción.”

Reiji: “Ya veo ...”

 

Si eso era cierto, entonces era de hecho imposible que los Demonios existieran en otros lugares.

Pero en ese caso.

 

Mizuki: “Hay tantas cosas que no tienen sentido.”

Reiji: “Sí”.

 

Reiji hizo eco a los murmullos exasperados de Mizuki. Su discusión había sido infructuosa, y ellos se quedaron sin ni siquiera una pista.

En ese momento, se oyó el sonido de alguien corriendo hacia ellos desde lejos.

Y luego.

 

“H-héroe -sama!”

 

Con el fin de hacer al grupo consciente de su presencia, una voz llamó. El dueño de la voz era un joven caballero asignado con la misma tarea que Gregory: Proporcionar apoyo a Reiji que aún tenía que acostumbrarse a las costumbres de su mundo.

 

Con el fin de mantener contacto con el palacio, los miembros del grupo a veces dejaban el grupo para asumir la responsabilidad de mensajero. Esta vez, parecía haber sido su turno en sustitución de Gregory quien lo había hecho antes ...

El joven caballero desmontó su caballo antes de retirarse.

 

Titania: “Rofrey-san.”

Rofrey: “He vuelto.”

Titania: “Rofrey, no estás herido, ¿verdad?”

 

 La pregunta ocasional de Titania tomo a Rofrey por sorpresa, y tartamudeó, “Un-a-un caballero como yo hizo la princesa preocuparse”

 

Gregory: “Rofrey.”

Rofrey: “S-sí! Lo siento, pero antes de eso, eso de allá...”

 

Gregory se aclaró la garganta, poniendo al joven caballero en pánico, después de lo cual finalmente logró recuperarse de su estado de senderismo incoherente.

Reiji respondió a la frenética mirada del joven.

 

Reiji: “Oh, los viste. Los Demonios atacaron hace un rato, así que los eliminamos.”

Rofrey: “Esos eran todos?”

 

“Esos” se refería a los cadáveres de los Demonio que habían caído en la batalla, que parecía que Rofrey había visto, a juzgar por su arrebato de sorpresa.

A pesar de que ya los había visto, todavía estaba haciendo un gran alboroto al respecto. Sin duda, una persona verdaderamente expresiva.

 

Reiji: “S-sí.”

Rofrey: “Como era de esperar de Reiji-sama! ... Oh, lo siento. Mis disculpas.”

 

... Prácticamente había estado gritando. ¿Sería mejor describirlo como una persona enérgica o alguien que llevaba sus emociones en el exterior?

De cualquier manera, mirándolo, estaba claro que había algo que quería decir.

 

“¿Cuál es el problema? Has estado haciendo un gran alboroto desde que llegaste. ¿Y dónde está Luke? Ustedes dos se fueron juntos para reunirse con el personal de comunicaciones. ¿Por qué no ha vuelto?” - Preguntó Gregory.

 

Rofrey: “Señor. Ahora voy a hacer mi informe, que incluye el elemento antes mencionado.”

 

Rofrey tomó una respiración profunda y luego continuó.

 

Rofrey: “A pesar de que esto es un poco repentino, pero tenemos que salir de esta zona inmediatamente.”

Gregory: “¿Y por eso por qué?”

Rofrey: “El general Demonio, parece que ya ha pasado a través de los países de Thoria y Shardock y ahora está en la frontera norte de Aster.”

 

Con su rostro rígido, Rofrey dio este impresionante informe. Thoria y Shardock eran países del norte de Nelferia y Sadias...

 

Titania: “¿Qué? ¿Eso es en serio, Rofrey?!”

Rofrey: “S-sí. Eso es lo que me dijo el oficial de comunicaciones...”

 

Rofrey se contrajo intimidado por la presión que sentía desde Titania cuando la joven lo presionó para obtener información.

Sin embargo, Reiji escucho algo en sus palabras que le molestaba.

 

Reiji: “Rofrey-san. Hace un momento dijiste, ‘parece que’. ¿Qué quieres decir con eso?”

 

Reiji persiguió el asunto. Desde el principio, las palabras de Rofrey habían estado cargados por un cierto aire de vaguedad.

¿Los Demonios habían hecho su camino hacia Aster o no? De sus palabras, no se podía estar seguro.

 

Rofrey: “Bueno, eso es porque se trata de un reporte de inteligencia proporcionado por las tropas que patrullan la frontera. Se toparon con los rastros de algo y llegaron a esta conclusión. Es por eso que no puedo estar seguro ...”

Reiji: “Rastros de qué?”

Rofrey: “Huellas y restos del poder mágico que no pertenecen a ningún monstruo.”

 

Titania intervino después.

 

Titania: “Así que nadie ha visto realmente al general Demonio, ¿verdad?”

Rofrey: “Eso es correcto. El enemigo parece estarse tomando el cuidado de ocultar sus movimientos. No ha habido ningún testigo o informes de que algo haya sido objeto de ataques.”

 

Vacilante, Mizuki expresó sus pensamientos sobre el tema.

 

Mizuki: “... Por lo que sabemos de ellos, ¿no deberían estar atacando ya?”

 

Todos asintieron. Era como Mizuki había dicho. Son enemigos de la humanidad, si es que realmente habían movilizado sus tropas al punto de haber pasado a través de las fronteras nacionales para llegar a este punto, entonces el propósito de este ataque sorpresa había sido probablemente crear el caos.

 

Aunque no hubiera certeza de que no había otros motivos ocultos al ataque, si incluso el general enemigo había sido llamado a las armas, entonces, parecía poco probable que se tratara de otra posibilidad. El uso más eficaz de grandes cantidades de tropas era luchar una guerra, después de todo.

Y, sin embargo.

 

Titania: “Los Demonios no han hecho hasta el momento alguna ofensiva a gran escala real contra este país, y tampoco se ha confirmado realmente el avance de su ejército. La fiabilidad de este reporte es bastante cuestionable ...”

Reiji: “Tal vez los Demonios que nos atacaron eran del ejército en cuestión?”

 

Cuando Rofrey se había dado cuenta del ataque de los Demonios de antes, había combinado sus conocimientos con el reporte que había estado llevando al llegar a esta hipótesis. Para ser más específicos, los Demonios que habían atacado eran solo una parte da las fuerzas del enemigo.

Siendo ese el caso, su sorpresa cuando corría a través de los cadáveres de Demonios justo antes era totalmente comprensible.

 

“Sí, eso es lo que pienso” - respondió Rofrey, algo avergonzado.

“¿Dónde está Lucas?” - Interrumpió Gregory.

 

Rofrey: “Está acompañando al oficial de comunicaciones al punto de encuentro, y luego de regreso a Mehter. Si todo va según lo previsto, se reunirá de nuevo con nosotros en el territorio del Imperio en dos días a partir de ahora.”

Gregory: “Entiendo.”

 

“Las cosas han dado un giro para lo peor” - dijo Titania, luciendo muy estresada.

 

Reiji: “Si ese es el caso, entonces nuestras acciones deben haber sido expuestas a los Demonios. De todos modos, de acuerdo con lo que acaba de pasar ...”

 

De hecho, la pregunta de antes ahora había sido contestada. La emboscada de antes no era una coincidencia, sino algo que se había planeado de antemano.

En ese caso, ¿cómo explicar la situación actual?

 

Titania: “¿Es que acaso los Demonios son conscientes de que el héroe ha sido invocado, pero no están familiarizados con los detalles? Eso tendría sentido si interpretamos el ataque anterior como una especie de reconocimiento forzado.”

Rofrey: “Ah ...”

Gregory: “Eso tiene sentido. En otras palabras, están tratando de localizar el grupo del héroe.”

Titania: “Así es.”

 

Eso es correcto.

Si la presencia del general Demonio fuera conocida, entonces era posible que el héroe se retiraría. Con el fin de evitar esto, habían actuado en secreto y dividieron sus tropas en grupos que de asalto para explorar. Esto explica la comprensión de la situación perfectamente que Mizuki, Titania, y los otros tenían.

 

... Pero aun así ...

 

Si ese fuera el caso, entonces cada unidad, sin duda, tendría una persona a cargo de la transmisión de información a los otros. Sin embargo, el grupo de ataque de antes claramente no lo hizo.

Parece que todavía es demasiado pronto para hacer una conclusión final ...

En cualquier caso, lo que era de mayor importancia ahora era determinar si su paradero actual ya había sido revelado.

En contraste con sus propias preocupaciones, Mizuki planteó otra pregunta.

 

Mizuki: “Si los Demonios están en la zona, entonces estamos en problemas. Dejando de lado el caballo de Rofrey-san, los demás fueron todos asesinados por los Demonios...”

Titania: “Sí. La peor situación posible acaba de ocurrir, y puede que no sea una de la que podamos escapar. Probablemente tendremos que enfrentarlos de frente.”

Gregory: “Rofrey. ¿Cuántos demonios se estima que hay?”

Rofrey: “Más de mil, me temo ...”

Reiji: “Mil ...”

Mizuki: “... Eso es ...”

 

Mizuki se quedó sin palabras al igual que Reiji. Eso fue, sin duda, un número contra el que ellos no tenían la más mínima esperanza de derrotar en una confrontación directa.

Incluso el Demonio de antes les había tomado una buena cantidad de tiempo para terminar. Al estar rodeados por un ejército de mil no serían capaces de durar mucho tiempo en absoluto.

En ese momento, las palabras de Suimei una vez más hicieron eco en su mente.

Mizuki, también, mostró una expresión de dolor.

 

Mizuki: “E-entonces ¿no deberíamos irnos ahora mismo?”

Rofrey: “No. Vagar sin rumbo no es una buena idea. Aparte de mi caballo, no tenemos algún otro. Tenemos que decidir nuestro destino con antelación, y administrar con cuidado las raciones de comida y agua, y luego ...”

 

Rechazando las palabras de pánico de Mizuki, la afirmación de Rofrey era correcta.

 

Todos asintieron. De repente, Titania se volvió hacia el experimentado caballero a su lado, que, por alguna razón, no había ofrecido una palabra de asesoramiento durante toda esta discusión.

 

Titania: “Gregory. ¿Qué te parece que deberíamos hacer?”

Gregory: “No ...”

 

Su rostro era sombrío y su respuesta vaga, el comportamiento de Gregory había sido extraño desde que el tema de los Demonios había aparecido.

 

... No, espera un momento. Lo que dijo Gregory antes de todo esto.

Aunque de que todo el mundo comenzara a discutir sobre los Demonios, el ya parecía extrañamente ansioso todo el tiempo-

Todos se volvieron a Gregory, cuyos intentos de ocultar la extraña atmósfera había fallado.

 

“Tal vez ... es el momento ...”, murmuró débilmente.

 

Titania: “Gregory?”

Gregory: “... Si se trata de lo que estábamos discutiendo, no hay necesidad de preocuparse.”

 

¿Qué demonios significaba eso?

... Su rostro se tensó mientras hablaba, las palabras que pronunció a continuación se convirtieron en el catalizador para el primer alboroto que sacudiría su grupo desde el comienzo de su viaje.

 

El paradero del grupo de Reiji.