Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 19: Rompiendo el hielo.




Manual




Unas decenas de minutos después que Suimei y Lefille se encontraran, la caravana partió sin demora.

Su viaje tuvo un buen comienzo. Si el resto del viaje pudiera continuar sin sorpresas no deseadas, eso sería fantástico.

Lo que les quedaba ahora era dirigirse a Kurand mientras vigilaban la caravana. Cuando llegó el momento de viajar, Suimei ya había investigado el asunto con antelación.

 

Viajar entre Mehter y Kurand tomaba aproximadamente seis o siete días. Debido a la proximidad de la ciudad capital Mehter de la frontera occidental, el tiempo que tomaba viajar entre estas ciudades todavía podría ser visto como relativamente corto. Sin embargo, para un joven de la era moderna como Suimei, caminar durante un día entero era bastante áspero.

 

Durante este tiempo, seguirían el camino de piedra por el bosque y la meseta, la montaña y la cuenca antes de llegar a su destino.

Para el viaje, Suimei había sido colocado en la parte trasera de la caravana.

Aquellos más dignos de confianza -los veteranos del gremio y los mercenarios- encabezaban el camino, mientras que Suimei y los demás eran responsables de vigilar la carga.

 

Debido a que las vidas humanas eran vistas como prioridad, se les había informado que si algo ocurriría debían dar prioridad a la seguridad de los conductores de los coches sobre la carga. En otra nota, Suimei caminaba actualmente junto a Lefille, que también había asumido la responsabilidad de proteger los bienes de la caravana.

 

Tal vez debido a la torpeza anterior, desde que el viaje comenzó, Lefille se mantuvo en su mayoría, manteniendo un ojo en los carros, caballos y sus alrededores, y solo ocasionalmente rompía el silencio.

Poco a poco, sin embargo, debido a que sus edades eran tan cercanas, así como el hecho de que eran colegas que participaban en la misma tarea, la conversación entre ellos se hizo cada vez más cálida.

 

Acompañados por los suaves ruidos de los cascos de los caballos contra la carretera, el giro de las ruedas del carro y la suave brisa que soplaba a través de las llanuras, Suimei y Lefille charlaban unos con otros.

 

Suimei: “¿Y la diosa Arshuna?”

Lefille: “Ah, ella es la creadora del cielo y la tierra, la que mantiene la existencia de este mundo. Esto es lo que enseña la Iglesia de la Salvación. Ella es el Altísimo, por encima de todos los demás. “

Suimei: “Ya veo…”

 

Suimei reflexionó mientras escuchaba las palabras de Lefille.

 

Mientras caminaban, Lefille le explicó de la doctrina de la Diosa Arshuna. En su primera reunión en el gremio, ya habían tenido una breve discusión sobre la iglesia, y Suimei se había dado cuenta de que tenía una seria brecha en cuanto al conocimiento las creencias de la gente en este mundo. En algún momento desconocido para él, Lefille se había dado cuenta de esta situación.

 

Suimei había decidido que ésta era una oportunidad perfecta para que ella le enseñara algunos conocimientos básicos.

En cuanto a eso, parece que casi todos en este mundo son creyentes monoteístas de la Diosa más alta, Arshuna.

En otras palabras, no parecía que hubiera deidades distintas de Arshuna.

Transformar el caos primitivo de origen en el mundo actual fue obra de un dios.

Tomar prestado el poder de los elementos e infundir magia con dicho poder, equivale a pedir prestado el poder de la Diosa. Aunque los demonios adoraban a una existencia similar en el Dios Maligno, la Iglesia de Salvación rechazó completamente la noción de que era un dios.

 

Lefille: “Además, a pesar de que nuestras razas pueden ser diferentes, todos reconocen la existencia de la diosa Arshuna, ya sea los espíritus, los enanos, los hombres bestias, o Dragonautas.”

Suimei: “Hmm”

 

Lefille había tocado inconscientemente un punto de interés para Suimei, quien reaccionó.

 

Lefille: “¿Hay algo mal?”

Suimei: “No, es sólo eso de lo que has dicho, existen razas de semi-humanos.”

Lefille: “Por supuesto. ... Espera, ¿no aparecen de dónde eres? “

Suimei: “Sólo en las conversaciones.”

 

Aunque podría haber sido una vaga manera de expresar las cosas, no era falso. Cuando se trataba de historias de fantasía, su existencia no era nada si no una historia. Estas tribus parecían ser una parte normal de la vida en este mundo, por lo que la respuesta de Suimei probablemente estaba bien.

 

Suimei: (Dicho esto, ciertamente no vi ninguna en Mehter)

 

Lefille: “Bueno, entonces tendrás tu primera oportunidad de verlos una vez que lleguemos a Nelferia. Ese lugar es un crisol de razas. Los espíritus y Dragonautas son un poco raros, pero hay un montón de hombres bestia. Oh, eso me recuerda, parece que nos hemos quedado un poco fuera del tema. ¿Tienes otras preguntas sobre la Diosa?

Suimei: “No. Esto es suficiente por hoy. Gracias; He aprendido mucho.”

 

Respetuosamente, Suimei expresó su agradecimiento a Lefille, quien le había enseñado con sinceridad, sin la menor manifestación de impaciencia.

Lefille sonrió alegremente, negando que sus esfuerzos fueran dignos de agradecimiento.

 

Lefille: “No es nada. Con respecto a la conversación, ¿significa eso que la Diosa Arshuna no existe en el este? “

 

“Hahaha, bueno, podrías decir eso ...” - Suimei respondió vagamente.

 

“Existencia” era una palabra para las cosas que eran concretas. Dejando de lado un concepto observable y accesible como los elementos, en lo que respecta a la gente de este mundo, la Diosa Arshuna no era un concepto ambiguo, sino más bien una certeza.

Debido a esto, era quizás más apropiado considerar esta existencia como un fenómeno natural, aunque único.

 

Desde la perspectiva de un mago, los “dioses” eran en gran medida simplemente una existencia conceptual, una fuerza externa que interfería con el mundo. En la práctica, esta opinión parecía estar dar o menos en el blanco.

Eso puso fin a ese tema.

Suimei volvió la mirada hacia Lefille, que iba caminando junto a él. A diferencia de la primera vez que se conocieron, esta vez llevaba su equipaje.

La muchacha llevaba en la espalda un paquete lo bastante grande como para meter la armadura que había usado antes, así como una enorme pieza de equipaje.

 

Lefille: “... ¿Sucede algo, Suimei-kun?”

Suimei: “Oh, estaba pensando que esa bolsa que llevas es bastante grande.”

 

“¿Oh, esto?” -Contestó, mirando hacia atrás.

 

En la parte de atrás de esta chica, de una altura casi igual a la de Suimei, había una pieza de equipaje extremadamente grande, más grande que ella, envuelta en tela.

Por otra parte, a juzgar por la forma,

 

Suimei: “Ha sido bastante llamativo desde el principio, para ser honesto. Es una espada, ¿no?”

Lefille: “Sí.”

 

Lefille asintió con la cabeza confirmando la suposición de Suimei. Parecía que esa cosa gigantesca era de hecho una espada.

Su tamaño era impresionante incluso a primera vista, y la consideración más cercana sólo reforzó esa sensación. Parecía que era el tipo de arma que estaba destinada a cortar osos gigantes en dos.

 

Sin embargo, sin lugar a dudas, lo más asombroso era la fuerza de Lefille, capaz de soportar semejante carga sobre su espalda mientras caminaba, sin mostrar jamás el menor signo de tensión o sudor.

 

Aunque antes la había visto llevar una espada pequeña, la disonancia cognitiva creada por la visión de esta enorme arma y el físico de una joven era simplemente demasiado exagerada. A lo largo de esas líneas, ¿cómo podrían esos esbeltos brazos sostener el peso masivo de tal cosa? Dicho esto, si ella lo traía, era definitivamente capaz de usarlo. Tal vez tenía una magia de refuerzo similar al ‘Burn Boost’ que Reiji había utilizado en el palacio.

 

Suimei: “¿Por qué elegirías algo así para tu arma de elección?”

 

Incluso dejando de lado la cuestión de si era o no capaz de manejar esta enorme espada, no parecía un arma apropiada para una mujer joven.

En respuesta a sus palabras, Lefille le dio el arma a su espalda una mirada amorosa.

 

Lefille: “Esta es una herencia familiar. Su dueño anterior era mi padre, de quien la heredé. “

Suimei: “¿Eso significa que usabas un tipo diferente de arma al principio?”

Lefille: “No.”

 

Si era una herencia de su padre, entonces tenía que haber pasado algún tiempo antes de que entrara en posesión de ella. Lefille refutó esta idea, sin embargo, balanceando sus brazos como si la espada estuviera en sus manos.

 

Lefille: “Me he sumergido en la esgrima desde que era sólo una niña, siempre soñé con el día en que sería capaz de usar una espada como esta”.

 

“Supongo que eso significa que estás bastante segura de usarla” -le preguntó Suimei, un poco malhumorado.

 

La respuesta de Lefille fue sincera.

 

Lefille: “Jeje. Por desgracia, es por esa misma razón que no soy competente en nada más que en la espada.”

Suimei: “De ningún modo. Creo que eres increíble. Sé una o dos cosas acerca de la esgrima, pero cuando se trata de usar una espada como esa, no tengo la menor confianza en mi capacidad”

 

Las palabras auto-burlonas de Lefille se encontraron con un tono de respeto.

 

Las espadas no eran algo que se usara simplemente con la fuerza. Cuando se trataba de cortar, entonces ciertamente la fuerza del brazo era un factor clave, pero las habilidades en combate real eran algo aparte. Efectivamente manejar una espada en batalla no sólo requiere una cierta cantidad de fuerza, sino también el control corporal para desempeñarse como se desea.

De todos modos, cuando Suimei habló de su incapacidad para usar un arma, la razón principal era que su peso y tamaño estaban más allá de la capacidad de lo que su cuerpo puede soportar.

Probablemente debido al dominio de Lefille de una espada como ésta, ella la había elegido como su arma principal.

Eso también fue probablemente la razón por la que pronunció las palabras que siguieron.

 

Lefille: “No es nada especial. Con un poco de práctica, cualquiera podría cortar un semi-gigante en dos con esto.”

Suimei: “……”

 

(La escuché mal ahora. De seguro escuche mal. Lefille acababa de decir algo insano con un tono casual. En serio, ¡no hay ninguna posibilidad en el infierno de que alguien pueda aprender a cortar un semi-gigante - un ser capaz de destruir una pared de la ciudad con sus puños - en dos con sólo ‘un poco de práctica’!) - Sus palabras de antes diciendo que había derrotado el semi-gigante sólo gracias a la ayuda de sus compañeros, ahora eran claramente nada más que una modestia hueca.

 

Eso significaba que esta niña ni siquiera había estado cerca de usar toda su fuerza en su batalla de clasificación. Comparando su habilidad con los maestros espadachines de su mundo, la puso en un plano de existencia completamente diferente.

Mientras Suimei sacudía la cabeza, Lefille aprovechó la oportunidad para hacerle una pregunta.

 

Lefille: “Suimei-kun, ¿puedo preguntarte en qué eres mejor?”

Suimei: “No oí nada. ¡NO ESCUCHO NADA! - ¿Eh?”

Lefille: ¿Suimei-kun? ¿Estás bien?”

Suimei: “¿Eh? Oh, ohhhh. Yo, bueno ... en su mayor parte algo como eso.”

 

Finalmente, al darse cuenta de que el tema de la conversación había cambiado, Suimei mostró su respuesta, en lugar de describirla.

Para facilitarle la comprensión, concentró el maná en la palma de su mano.

Esa era la respuesta. Lefille, que había preguntado sin pensarlo, mostró una expresión de comprensión.

 

Lefille: “Magia, ¿verdad? Bueno, supongo que, ya que eres un mago, eso debería haber sido bastante obvio. “

Suimei: “Hay que decir que cuando empecé, hubo un período en el que yo estaba bastante desorientado”.

Lefille: “¿Desorientado?”

 

La pregunta de Lefille le hizo pensar un poco antes de responder, una sonrisa algo perpleja en su rostro.

 

Suimei: “Sí. Lefille, cuando espesaste a aprender a usar la espada, ¿qué te dijeron?

 

“Hmm, bueno, eran estas largas y prolongadas conferencias que siempre comenzaban desde el origen de todo, llevando a la razón por la que era necesario que yo maneje una espada, etc. Mis oídos prácticamente sangraron. Lo escuché tantas veces” - contestó, medio en broma.

 

Que incluso el origen de las espadas fuera un punto de instrucción mostraba que la historia estaba detrás de todo.

Cuando Suimei contempló esa escena en su mente, recordó como era cuando empezó a aprender magia.

Eso fue una cosa ya muchos de muchos años atrás. Cuando era joven, su padre lo había llevado a la única habitación de su casa donde estaba prohibida la entrada.

 

Suimei: “... Mi padre no era un tipo de muchas palabras. Nunca tuve una experiencia como la tuya. A decir verdad, desde el principio, solo me dijo que era algo que debía dominar.”

Lefille: “¿No te dio ni una razón?”

Suimei: “Bueno, aun si lo hizo no era una razón que un niño pequeño pudiera entender, sin embargo. Por otra parte, nunca tuve la intención de preguntar, por lo que nunca habló de ello. Por desgracia, por esa misma razón, no fue hasta muy tarde que oí la respuesta de mi padre.”

 

Su tono era nostálgico mientras hablaba, mientras la escena de su memoria se repetía ante sus ojos.

De hecho, en el momento en que había oído la razón, ya hacía tiempo que había comenzado a recorrer el camino de un mago. Era totalmente posible que, si no hubiera ocurrido ‘ese incidente’, su padre se habría llevado esa respuesta con él a la tumba.

Pensando en esas líneas, se le ocurrió que tal vez la razón por la que su padre le había enseñado la magia era que lo había visto como lo único que podía hacer por su hijo como padre.

 

“¿Está realmente bien?” - Lefille preguntó.

 

Suimei: “Sí. Disfrute aprendiendo magia. No es algo que me molestara. Aunque debo decir que ha traído su justa parte de las dificultades también.”

 

“¿De verdad?” -dijo Lefille con una carcajada, pensando que lo que acababa de decir era de interés.

 

Suimei: “Mmm ¿He dicho algo extraño?”

Lefille: ““De ningún modo. Me sorprendió descubrir que hay alguien como yo.”

 

De hecho, eso era todo.

 

Suimei: “Que ambos seamos personas agobiadas es algo en lo que definitivamente puedo estar de acuerdo”.

Lefille: “Seguro.”

 

Lefille asintió con la cabeza. Parecía que sus palabras habían sido perfectas. Ella también debió haber encontrado más que algunos obstáculos mientras avanzaba por el sendero de la esgrima.

Mientras meditaba, un pensamiento pareció haber llegado a la mente de Lefille.

 

Lefille: “Eso me recuerda, Suimei-kun. Al final, ¿qué rango te dieron?”

Suimei: “Ahh- me dieron un rango D.”

 

Su respuesta la dejó aturdida.

 

Lefille: “… ¿Por qué? A mí, que los derrote uno después de otro, se me dio un rango B. ¿Cómo es posible que tú, que los derrotaste al mismo tiempo, obtuvieras un rango D? “

Suimei: “Sí, sobre eso ...”

 

¿En qué le habrán hecho pensar sus palabras? De repente, como si hubiera llegado a una conclusión, su mirada se agudizó. El tono de risa que había usado hasta ese momento se volvió repentinamente frígido.

 

Lefille: “Entonces así es como fue. Así que incluso una organización tan renombrada como el gremio sacaría algo así. Hmph. Nunca me habría imaginado que ellos fueran a manipular las reglas del gremio para salvar un poco su reputación... “

Suimei: “¿Qué ...?”

 

Su repentino y completo malentendido dejó a Suimei nervioso. Nunca habría imaginado que llegaría a tal conclusión.

 

Lefille: “Bueno, ¿no es eso lo que pasó? ¿Eso parece ser la única conclusión lógica?”

Suimei: “No no. Aunque no puedo negar ese razonamiento, pero todavía ... “

Lefille: “No, no puedo aceptar tal cosa. Una vez que lleguemos a Kurand, vayamos a la sucursal y levantemos una queja. No te preocupes, yo iré contigo. Si tratan de sacar algo de nuevo, voy a actuar como testigo y hacer que realicen el examen una vez más.

 

Con eso, Lefille murmuró, “Bien, hagamos eso”, y otras cosas semejantes para ella misma.

 

Esto no es su problema, ¿por qué le importa tanto? Parecía que Lefille era el tipo de persona que no permitiría que se mantuvieran los actos de injusticia.

Al final, lo que vino a ser el hecho de que ella iba en serio acerca de ayudar a Suimei paso a “traer la verdad a la luz”, algo que él no podía permitir que ella hiciera.

 

En su lugar-

 

Suimei: “... Para ser honesto contigo, mi rango D es algo que personalmente solicité de esos tres. Por eso mi rango es tan bajo.”

 

Lo que había dicho era tan absurdo que Lefille, frunciendo el ceño y lo miró confundido.

 

Lefille: “¿Tú lo pediste? ¿Por qué harías algo así?”

Suimei: “Cuando Dorothea dijo que ganaría cierta reputación, no me gustó la idea.”

 

Aunque su explicación era bastante frágil, de hecho, no era capaz de encontrar algo mejor.

Sin embargo, como con su conversación anterior con Galeo, tenía que decirse que sus palabras no eran exactamente una mentira tampoco. Ciertamente, un alto rango no era necesariamente una buena cosa.

 

(No puedo decir que veo a Lefille convencida por eso, aunque...) suspiró por dentro. De manera inesperada, sin embargo, Lefille pareció tomar sus palabras al pie de la letra.

 

Lefille: “¿Está realmente bien? Un rango alto debería ser muy valioso incluso en Kurand y Nelferia, ¿sabes? Realmente no hay nada que ganar si te aferras a un rango tan bajo.”

 

Eso era ciertamente verdad, si él planeara vivir de los trabajos proporcionados por el pabellón de crepúsculo. Sin embargo, ese no era el caso.

 

Suimei: “En realidad no estoy tan preocupado por trabajar para el gremio, aunque tampoco puedo decir que quiero ser pobre. Así que está bien.”

Lefille: “... ¿Qué planeas exactamente hacer por ir a Kurand y al Imperio?”

Suimei: “Bueno, obtener algo de información, supongo.”

Lefille: “¿Información?”

Suimei: “Al venir desde el este, todavía hay mucho que no sé acerca de las cosas aquí. Necesito aprender.”

Lefille: “………”

 

Su inofensivo razonamiento fue satisfecho por una mirada silenciosa.

Ella lo observó de cerca, su mirada apretada aparentemente leyó a través de él, interpretando el verdadero significado detrás de sus palabras y expresión.

Cuando se trataba de Lefille, Suimei estaba decidido a jugar al tonto hasta el final.

 

Suimei: “¿He dicho algo extraño?”

Lefille: “No, sólo estaba tratando de saber si estabas mintiendo ahora mismo. Bueno, mentir es la palabra equivocada. No estabas mintiendo, pero tampoco dijiste toda la verdad.”

 

¿Cómo es que lo sabe? Suimei no creía que hubiera alguna deficiencia en la lógica de lo que había dicho en estos momentos.

 

“... ¿Y por qué piensas eso?” - Preguntó con cierta sorpresa, con una sonrisa irónica en su rostro.

 

Lefille: “Intuición femenina.”

Suimei: “De nuevo sacando cosas poco fiables.”

 

“Hehe, estaba bromeando, en realidad. Dicho esto, he conocido a mucha gente, por lo que puedo ver a través de una o dos cosas “, -ofreció en explicación, alabándose al mismo tiempo a sí misma.

 

Lefille: “No me has mentido, pero ciertamente estás escondiendo una gran cantidad de secretos. Estoy 100% segura de que ese es el caso.”

Suimei: “…Quizás.”

 

En respuesta al comentario de Lefille, Suimei respondió de manera vaga y se encogió de hombros. No había ninguna necesidad real de rechazar vehementemente sus palabras. Esto debería estar bien.

 

“…Bien entonces. No parece que esto sea algo en lo tenga que meter mis narices. No voy a decir nada más acerca de su rango” -dijo finalmente.

 

Suimei: “No te preocupes por eso. Y gracias.”

 

Aunque en la superficie de las cosas, Suimei se disculpó, en realidad no estaba arrepentido de como había manejado el asunto. Él era, después de todo, un mago, y los magos eran el tipo de gente que con frecuencia hacía sentir culpables a los que eran honestos y rectos. Por eso, no tenía ninguna necesidad real de disculparse con Lefille, que era una persona así.

De repente, un sonido llamó su atención.

 

Lefille: “Oh, tiempo para un descanso.”

 

“Por ese estanque de agua allá, eh” -dijo Lefille después de una rápida mirada.

 

Al lado de la carretera, había una pequeña zona que había sido renovada, aunque eso podría haber sido un poco exagerado para una zona que simplemente tenía algunas piedras bastante planas que fueron colocadas para ser usadas como asientos. Parecía haber sido diseñado como una parada de descanso a lo largo de la carretera.

 

A pesar de que su conversación con Lefille había alcanzado finalmente un clímax, si hubieran continuado más, sólo habría traído más problemas, pensó Suimei para sí mismo mientras él y Lefille seguían a los demás al lugar de descanso.

 

Cuando de repente-

 

Suimei: “...?”

 

¿Había oído un grito?

Aunque el sonido no había llegado de tan lejos, tampoco había sido tan cerca. Mirando en dirección al sonido, vio a una muchacha vestida con una túnica que saludaba desde la orilla.

A su lado estaban reunidos algunos de lo que parecían ser sus compañeros. La joven era un mago, mientras que los otros eran guerreros, espadachines y arqueros.

A juzgar por los roles que desempeñaban, habrían pasado por un grupo equilibrado en un juego, atrayendo el interés extremo de Suimei. Dicho esto, ciertamente no estaba familiarizado con ellos.

 

Lefille: “Esos son los compañeros que derrotaron al semi-gigante conmigo.”

Suimei: “Ohh, así que son ellos.”

 

La observación de Lefille disipó su confusión. Así que esos son los aventureros del gremio que menciono antes, ¿eh?

 

Lefille: “Nos llevamos bien mientras estábamos juntos. Hemos tenido algunas interacciones antes. “

 

Cuando explicó Lefille, la joven se llevó las manos a la boca como un megáfono. A juzgar por sus acciones, parecía haber decidido que no la habían oído.

 

Suimei: “Creo que te llaman.”

 

“Así parece. Voy a ir un memento” -respondió ella antes de partir en su dirección.

 

Ante sus ojos, tuvo lugar una feliz reunión.

 

“Compañeros, ¿eh ...” -murmuró.

 

Si tenía que ser honesto consigo mismo, la vista lo hacía tener algo de envidia. A pesar de ello, este fue sin duda un camino que él mismo había elegido. No tenía derecho a complacerse en semejante sentimiento.

Exhaló profundamente, como para purgar la sensación innecesaria de su cuerpo también, cuando una sensación repentina le hizo frotarse el cuello.

 

Suimei: “……”

 

... No estaba seguro de por qué, pero desde que había dejado a Mehter, su espalda se sentía extrañamente caliente a veces. No era en absoluto una buena sensación, ¿quizás un mal presagio? Cualquier otra persona probablemente habría descontado el sentimiento, decidiendo que simplemente estaba pensando demasiado. Cuando se trata de Suimei, sin embargo, había experimentado esto en el pasado, siempre había demostrado ser extrañamente consiente. Tenía la sensación de que su padre le había explicado una vez la razón de este fenómeno, pero, por mucho que lo intentara, no lo podía recordar.

 

... En un instante, se centró en su entorno, aunque no pudo encontrar ninguna pista de alguien en labores de persecución.

 

“Supongo que me estoy preocupado por nada” - decidió, descartando esa línea de pensamiento mientras miraba hacia el cielo.

 

El viento soplaba hacia el oeste. La brisa suave y refrescante pasó por delante de su cuerpo, trayendo consigo el aire de este otro mundo, suave e intacto por la contaminación, que le tranquilizaba el corazón.

El clima parecía dar su bendición, deseándoles un viaje suave y sin incidentes, un ambiente sin el menor indicio de peligro.

 

Y, sin embargo, por alguna razón desconocida, mientras contemplaba los cielos que envolvían el camino, no pudo evitar temblar ante la sensación de que el viento y las nubes se estaban transformando lenta, pero seguramente.