Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 33: En el final de la batalla.




Manual




Hola a todos, con este capitulo termino el arco de Lefille, y por fin me livero un poco para seguir con los PDF y las traducciones. Saludos.

 



 

Suimei: “Estoy agotado”.

 

Suimei recostado con sus extremidades extendidas siguió a con su mirada a los truenos que desaparecían parpadeando en la oscuridad. Sentía la sensación de dureza del suelo con su espalda mientras se quedaba sin aliento.

 

Él realmente dio todo lo que tenía esta vez. Tenía que averiguar qué tan fuerte eran los Demonios, así como reducir gradualmente su fuerza, pero podría haber sido demasiado haber matado a todo los Demonios que estaban de pie en el camino. Especialmente en la batalla con rajas y el “abraq ad hav” del final.

 

Rajas poseía una cantidad sorprendente de fuerza y su magia no fue tan eficaz como él había esperado. Al final, él se vio obligado a desplegar el hechizo más fuerte entre la magia divina que podía usar.

Pero ya no tenía mana. Esto significaba que ya no había otra posibilidad.

 

Suimei pensó en eso, al mirar hacia el cielo, donde rajas había desaparecido.

                       

Suimei: “.... ¿Fue sólo suerte?”

 

Francamente, no esperaba que la magia sagrada fuera la magia más eficaz contra la Demonios. De la conversación con Lefille, se preguntó si estaban relacionados con el mal conocido como “dios de la muerte” y pensó que esa maga seria la adecuada. Podría haber sido obvio que la oscuridad era débil a la luz o que un ser maligno sea subordinado a un ser divino, pero para un mago como él, eso fue un punto ciego.

 

Dejo de lado la simple suposición de que los Demonios eran seres malignos y se centró en el hecho de que eran seres mágicos especiales de este mundo. Pero comenzó a darse cuenta solo cuando se puso en contacto con esa aura incómoda y llegó a esa conclusión en el bosque. Eso fue varias horas después de la primera batalla.

 

Esa mentalidad de un mago, que era una trampa ya sea lógica o biológica, sucedió porque trató de encontrar una debilidad poco convencional y no se dio cuenta de una verdad tan simple. Era extraño en algún sentido.

 

Pero tuvo suerte de que la magia sagrada fuera eficaz. Si una magia que es eficaz contra los Demonios era una de las magias que se diluyó en la resistencia debido a este mundo, podría haber sido una situación desventajosa frente a rajas.

 

Procedente de ritual secreto de Judea, Kabbalah y al gnosticismo, se utilizó la magia de Abra-Melin Abraham como una magua anti-demoníaca y magia anti-no-muertos en los tiempos modernos. Este secreto divino era una reorganización de su magia, y debido a los atributos especiales de la magia, sólo era eficaz contra ciertos tipos de mal.

 

Si se quisiera utilizar más de cierta cantidad de energía, tomaría cierto tiempo convocar a un “Ángel Divino de la Guarda” y confiar a él la mitad de su alma momentáneamente. Pero a diferencia de la magia que era menos eficaz si no se utiliza en su mundo, tal como la astrología o aquella que requiere de un objeto de si mundo o la geografía, la magia divina no tenía limitación debido a la ubicación.

 

El vacío que existe entre el reino exterior y entre cada reino. El poder no adulterado y desordenado que existe en el que invalidaría lo etérico. Y al materializar un ángel divino de la guarda, que era un espíritu único que no entran en ninguna categoría de espíritus, no había ningún problema en usarlo en este mundo ya que es una técnica que utiliza magia estructurada.

 

Fue una suerte que la magia que se utiliza con toda su fuerza sea eficaz. Se podría llamar suerte que el poder absoluto de la magia que usó estuviera alrededor de la fuerza de rajas.

Pero el poder del dios de la muerte fue otorgado a los Demonios. Si hubiera un Demonio que tuviera una mayor fuerza y ​​más poder que rajas, no terminaría tan fácilmente.

 

Suimei: “...... NACCHATRA. Bueno, no tengo ninguna intención de participar.”

 

El líder de todos ellos, el Rey Demonio NACCHATRA. Ese desorden molesto estaba cubierto con un velo, y no podía saber siquiera si era él o ella, probablemente recibió un poder aún mayor del dios de la muerte que rajas. Él no tenía intención de involucrarse con él, pero había una posibilidad de un encuentro y existía la posibilidad de que hubiera otro demonio más fuerte que rajas.

 

Existía la necesidad de planificar para el futuro por si acaso. Pensar en ese futuro hizo que su cabeza punzara de dolor. Lefille, que estaba al lado Suimei que todavía respiraba de manera áspera y dejó escapar un suspiro, habló.

 

Lefille: “Suimei-kun. Gracias. Yo estoy viva porque viniste.”

Suimei: “No, llegue demasiado tarde. Me siento un poco incomodó si me das las gracias de esa manera.”

 

Suimei admitió sus verdaderos pensamientos después de escuchar a Lefille darle las gracias. No podía negar que él estaba reacio desde que se enfrentó por primera vez contra un Demonio. Si se hubiera resuelto a sí mismo desde un principio, él no habría llegado tarde. Y el resto es historia.

 

Suimei: “.... los demás estan?”

Lefille: “.... Sí”.

Suimei: “Ya veo…”

 

Una voz deprimida, fue la respuesta. Se podría haber adivinado fácilmente del escenario atroz en el camino hacia aquí, pero no era agradable pensar que todos estaban muertos.

Ya había renunciado a la esperanza de que ellos estarían bien desde el momento en que la intento convencer de no ir cuando el aventurero controlado por un Demonio apareció. No era algo que debería estar diciendo, pero eran compañeros que pasaron un tiempo juntos. Su muerte fue lamentable.

 

Mirando hacia atrás, cuando él persiguió Lefille en el bosque quien entro la división de la carretera. Si hubiera sido capaz de decidirse más rápidamente en ese entonces, si pudiera haber acompañado a Lefille, podría haber terminado mejor.

Por supuesto, pensó que era demasiado tarde pensar en eso ahora ...…

 

Lefille: “…. Suimei-kun. No pienses demasiado en ello. No es algo que debería estar diciendo, pero no es tu culpa que ellos estén muertos.”

Suimei: “Gracias por decir eso. ¿Pero eso no aplica más para Lefille que para mí?”

Lefille: “E, eso es…”

 

Ella habló como si fuera tomada por sorpresa cuando se le preguntó de regreso. Pronto, la atmósfera desolada los rodeo. Definitivamente ella estaba pensando en ello. No había manera de que no lo hiciera. No pudo proteger a los que ella quería proteger. Ya se trate debido a que fue tarde o si no pudo salvarlos a pesar de que no era tarde, fue doloroso.

 

Rajas apunto precisamente a eso. Una criatura tan mala que era hábil en la excavación de la debilidad del rival también. Desagradablemente competente.

Por eso le dolía aún más.

 

Suimei: “.... Lefille. A diferencia de mí, tu no dudaste en saltar y salvar a otros. No seas tan dura contigo misma.”

Lefille: “Oh, sí......”

 

Su voz era pesada y tartamudeo. Palabras como “lo intento”, o “hizo lo que podía” no eran más que un consuelo barato después de todo lo que había sucedido. Por eso Lefille estaba deprimida y no había nada más que pudiera decir.

 

¿Cuánto tiempo estuvo en ese estado? ¿Estaba orando por los que murieron o fue el tiempo que tardó en recuperar el sentido de si? En medio de un profundo silencio, Lefille habló de la nada.

 

Lefille: “Suimei-kun, yo ......”

Suimei: “Que sucede?”

Lefille: “Yo, esto… gracias.”

Suimei: “...... ¿Qué? ¿Otra vez?”

 

Ella ya le dio las gracias. Suimei pensó extrañamente en sus palabras que se repiten, pero había una voz tranquila, pero avergonzada a continuación.

 

Lefille: “Justo antes. Cuando dijiste que viniste a salvarme, yo estaba muy feliz. Así que ......”

Suimei: “Ah, sí......”

Lefille: “Gracias”.

Suimei: “E, e .... es así, acepto humildemente tus palabras de agradecimiento.”

 

Debido al tono serio de Lefille, una rara expresión extrañamente respetuosa salió de Suimei. Él quedo bastante avergonzado el escucharla decirlo otra vez. Pero pensándolo de nuevo, lo que dijo cuándo se enfrentó a rajas y hablo con ella era material muy embarazoso.

 

Suimei: (A........)

 

Lo que perseguí. La filosofía de la asociación y el deseo de padre. Mi camino de salvar a la gente. Mi justicia propia. Fue por la atmósfera. Fue culpa de la atmósfera. Fue culpa de la atmósfera que solté todo eso. Eso fue lo que sucedió.

 

Simplemente tenía que pensar en ello de esa manera y olvidarse de lo que sucedió.

Suimei pensó en eso al sacudir vigorosamente su cabeza. Cuando Suimei empezó a evitar enfrentarse a la realidad, Lefille habló con una voz llena de determinación.

 

Lefille: “Gracias a ti pude encontrar valor. No voy a renunciar y caminare por mi propio camino adecuadamente. Aunque aparezcan Demonios cada vez más fuerte eso no va a cambiar.”

Suimei: “…”

 

... .. Ella parecía haber arreglado su corazón roto. Fue un alivio que se las arreglará para suprimir su desesperación.

Cuando Suimei alzó la vista hacia el cielo sin decir nada, Lefille habló en tono de curiosidad.

 

Lefille: “…. ¿Qué sucede?”

Suimei: “Hmm? Ah, bueno, creo que eso es bueno también.”

Lefille: “No voy a renunciar a nada más. Voy a intentar dar lo mejor hasta el final sin importa qué suceda. Tú me enseñaste eso.”

 

A la muchacha que decía tales palabras tan embarazosas con una cara seria, Suimei habló con tono autocrítico.

 

Suimei: “Ya basta. Yo mismo copie esas palabras de otra persona.”

Lefille: “Copiar?”

Suimei: “Si, entes cuando discutí con alguien que era estúpidamente fuerte. Fue entonces que lo escuche.”

 

Así es. Yo sabía lo que se siente que la vida te negara las cosas. El tener que escucharlo de alguien tan fuerte se sentía como si todo el mundo me estuviera negando. Cuando estaba atrapado en esa situación difícil, cuando vacilé en mi corazón, fue un hombre el que señaló que mi sueño no existía detrás de mí. Así es como fue.

 

Lefille: “Entonces te reuniste con una buena persona.”

Suimei: “No, pensé que estaba fuera de sus cabales en ese momento. Bueno, se lo agradezco, sin embargo, pero es fundamentalmente malo.”

 

Lefille pensó en esas palabras como una historia del pasado. Solo un sorprendido “eh ......” se escuchó.

 

Es cierto. El hombre que dijo esas palabras alguna vez sonrió a los sueños de los demás. Era el tipo de hombre que aparecía de la nada en los momentos cruciales para aplaudir e interrumpir. Probablemente pensaba que no era divertido tener la persona que estaba viendo morir.

Por eso, por eso en ese entonces, él dijo algo así ......

 

Suimei: “…. Pero sus palabras en aquel entonces, probablemente iban en serio.”

Lefille: “Tu mismo pareces confundido.”

Suimei: “¿De verdad?”

Lefille: “Fufufu ......”

Suimei: “……”

 

¿Qué era tan divertido? Lefille de repente sonrió un poco. El interlocutor sonrió tan cálidamente al final de la historia, Suimei sentía como si estuviera siendo tratado como un niño y era un poco desagradable - pero tuvo la suerte de ser capaz de escuchar a su cálida voz.

 

De cualquier manera, la batalla había terminado.

Se evitó el peor de los casos.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Era el momento de ser relevado y tenderse en un ambiente confortable. En ese momento algo ocurrió al lado Suimei, que estaba acostado.

 

- *bam.*-

 

Lefille: “Hiyuuu !!”

 

De repente, un ruido de algo que fue tirado al suelo y un lindo grito pudo ser escuchado. Fue probablemente, no, sin duda fue la voz de Lefille, pero este tipo de tono alto de voz no se había escuchado antes.

Por supuesto, esta fue la primera vez que Suimei escuchó a Lefille gritar.

 

Suimei: “Oi, Lefille, que está pasando ......”

 

Su voz fue de dolor, por lo que apenas lo escucho volvió la cabeza para mirar. Allá estaba la dueña de la voz, Lefille, como se esperaba.

 

--- Una muy pequeña Lefille.

 

Lefille: “Ouch .... ¿Qué sucede, Suimei?”

 

Él fue testigo de un momento tan inverosímil que quiso frotarse los ojos. En ese lugar, había una joven que lucía como si fuera una chica que asiste a la escuela primaria.

 

Una coleta de pelo rojo ligeramente levantada y la forma aguda de su ojos y piel blanca digna de una persona de un país cubierto de nieve. Tenía la atmósfera tranquila que sintió cuando la vio por primera vez. Ella es definitivamente Lefille. Así que esta chica era un Lefille en miniatura…. Definitivamente.

 

¿Pero que era esta situación? Debido a que su cuerpo se hizo más pequeño, su ropa se volvió holgada, y las lágrimas colgadas en el borde de sus ojos mientras ella estrello su cara en el suelo cuando cayó, ella se limpiaba el barro en la cara con el dorso de sus manos. En ese momento ella hizo esa pregunta, pero el que quería preguntarle era el-

 

Suimei: “¿No, que pasó contigo? Te volviste pequeña.”

Lefille: “Pequeña...?”

 

Cuando se le preguntó, la pequeña Lefille inclinó la cabeza, lo cual sólo podría describirse como una expresión linda y miró a su cuerpo. Y la expresión cambió a una de pánico.

 

Lefille: “Eh, ¿eh? Q, ¿qué es esto? ¿Qué está pasando Suimei?”

Suimei: “No, no, no. Yo soy el que debería estar preguntando.”

Lefille: “Mi cuerpo. Mi cuerpo se hizo más pequeño! ¿Por qué? ¿Por qué ocurrió esto?”

Suimei: “¿Es la primera vez que te sucede? Ah, supongo que es una primera vez…”

Lefille: “Por supuesto! ¡No hay forma de algo como esto ocurriera antes!”

 

Lefille, que estaba gritando por el extraño incidente que se produjo de repente, estaba confundida. Fue la primera vez. Bueno, sería difícil tener tal evento ocurriendo regularmente. Pero Lefille habló como si tuviera sus sospechas.

 

Lefille: “L, lo hizo rajas utilizando alguna maldición en mí durante la pelea …”

 

Lefille habló con una expresión seria. Su ansiedad se podía sentir. Si se trataba de una maldición, teniendo en cuenta lo que ocurrió antes, se podría considerar, pero ¿porque habrían usado una maldición que la hiciera más pequeña? Además, entró en vigor después de que todo termino. Incluso para ser una maldición, aparecía demasiado tarde. Esta especie de maldición era inútil sin importar la situación.

 

Miró cuidadosamente para ver si era algo que rajas hizo con su última gota de fuerza.

 

Suimei: “…. No, no lo parece. No hay rastro de ninguna maldición distinta de la que ya tenías.”

Lefille: “E, entonces por qué--”

 

Lefille, que sostenía su cabeza con sus brazos mostró expresión de ansiedad como nunca antes.

Pero ahora era el momento de pensar en por qué sucedió esto en primer lugar. Se concentró en busca de pistas a la causa, ¿Qué podía causar este tipo de anormalidad?

Hubo muchos factores que separaban Lefille de un humano regular.

 

- El poder de los espíritus.

 

Pensando en eso, Suimei recordó el extraordinario poder que Lefille emitió hacia el final de la batalla. La forma en la que Lefille utilizo el aire a su alrededor era una habilidad diferente de la que había visto hasta ahora. La fuerza de la corriente, el área de efecto del poder y el tipo de la fuente. era diferente de cuando lucho contra los otros Demonios. era lo suficientemente fuerte como para ser descrito como de un calibre diferente.

 

Con esas conjeturas en mente, la respuesta era obvia.

 

Suimei: (No, eso es demasiado simple.)

 

Suimei negó en silencio la conclusión a la que llegó en su corazón. Pero recordó el caso de la magia divina que acaba usar. Teniendo en cuenta que llegó a la respuesta porque pensó en las cosas de manera simplista, ese tipo de pensamiento directo no se puede negar en este mundo.

 

Suimei: “Oye, Lefille.”

Lefille: “…. Pequeño. Todo. Sin excepción. Uuuuh. ¿Qué es esto? se siente como si hubiera perdido todo lo precioso que tenia de una vez .... Heee.”

Suimei: “Oi. OI!”

Lefille: “Hmm? Ah, lo siento. ¿Qué sucede, Suimei-kun?”

 

Lefille miraba Suimei al tiempo que oculta su suspiro con la manga. Suimei habló su teoría a ella.

 

Suimei: “Tal vez tu cuerpo se hizo más pequeño, ya que utilizaste demasiado poder del espíritu, Lefille.”

Lefille: “…? ¿Por qué piensas eso?”

Suimei: “Hmm- Es sólo una suposición, pero tu cuerpo es una mezcla mitad humano y mitad espíritu. Si utilizas demasiado de la parte del cuerpo original del espíritu, es decir la parte hetera, una parte del espíritu podría desaparecer…”

Lefille: “Hay lagunas palabras que no conozco en tu explicación, pero .... Así que, en pocas palabras, ¿quiere decir estoy así porque he usado demasiado poder? Pero, ¿cómo está eso relacionado con que mi cuerpo se haya vuelto pequeño? Hasta ahora, nunca sucedió algo como esto no importa la cantidad de energía que usara. Además, ¿tiene sentido en el primer lugar que mi cuerpo se encoja? simplemente no se podría utilizar el poder del espíritu si solo desaparece.”

Suimei: “Bueno, eso es cierto. Pero tú eres mitad espíritu, Lefille. Hay muchas cosas inexplicables, también…”

 

Eso era cierto. En ese mundo, ha pasado mucho tiempo desde que los espíritus existieron y puesto que no hay muchos registros, los seres llamados “espíritus” no han sido explicados plenamente.

 

Pero Lefille, quien nació siendo mitad espíritu tiene un cuerpo físico, así como un cuerpo astral y la energía compuesta por espíritus se mantiene en su cuerpo. Se podría pensar en que esto es consecuencia de haber tomado mucho de lo que compone parte de ese cuerpo y quedar simplemente agotada, pero tal y como ella dijo, que el cuerpo de vuelva más pequeño es cuestionable. No-

 

Suimei: “.... Sí. Lefille, tu cuerpo se originó a partir de un espíritu por lo que es fundamentalmente diferente de un cuerpo físico normal. Su existencia es como la de un espíritu convocado. La existencia manifestándose tiene su forma real y el cuerpo físico descansa en este mundo. Si el poder del espíritu, que es lo que constituye la base, se hace más débil, el cuerpo real se debilita. Ah, si ese es el caso, es comprensible. El ser llamado Lefille está ahí, pero la existencia puede ser un poco más débil. Por lo tanto, se manifiesta más pequeña y por lo tanto afecta al cuerpo real.”

Lefille: “¡Su, Suimei-kun! ¡No puedo entender nada de lo que estás diciendo, es demasiado complicado! ¡Resúmelo de manera simple!”

Suimei: “Hmm? Ah, lo siento. Voy a resumirlo más tarde .... Es por eso que Lefille, no armes demasiado alboroto en ese estado…”

 

Antes de que Suimei pudiera terminar, Lefille tropezó con sus propias ropas y cayo--

 

Lefille: “¿¡H, haa!? HIIK?!”

 

Ella cayó sobre su cara otra vez. Ella se retorció momentáneamente en lugar de levantarse antes de decidir que era demasiado difícil hacerlo por su cuenta y le preguntó Suimei de mala gana.

 

Lefille: “…. Suimei, lo siento, pero me puedes echar una mano? La ropa y los zapatos son demasiado grandes para que me levante por mí misma.”

Suimei: “........”

Lefille: “Suimei?”

 

Lefille lo llamo de nuevo con una voz de curiosidad ya qué Suimei no contesto - Pero Suimei no tenía la fuerza para ayudarla. Él tenía sus propios problemas, y estaba completamente en el suelo.

 

Suimei: “Uhhh .... veras .... He utilizado demasiada fuerza, por lo que no me puedo mover.”

Lefille: “..........”

Suimei: “..........”

 

El silencio oprimía el lugar. Un silencio incómodo. En cuanto a la situación, nadie podía moverse.

Un oscuro futuro se vislumbraba y Suimei trató de suavizar la situación con una risa seca.

 

Suimei: “Jajaja ...... ¿Qué hacemos?”

Lefille: “Si.... ¿qué deberíamos hacer…?”

 

...... Finalmente, después de algún tiempo, Suimei se recuperó hasta el punto de que pudo levantarse y después jalando a Lefille, quien estaba enredada en su ropa, hacia arriba bajaron de la montaña juntos.