Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 15: Una batalla inevitable.




Manual




‘¿Qué parte de un encuentro como éste es diferente a la recepción hostil que recibí antes?’ - El número de personas que se habían enojado con él, así como las razones de su ira estaban en una categoría diferente a la anterior, y, sin embargo, sentía que esta situación se repetía una y otra vez. Esos dos eran abiertamente hostiles y desahogaban su ira contra una víctima inocente, llevando a la víctima en cuestión - Suimei - a suspirar. Primero el canciller, después la recepcionista, y ahora estos dos. Hoy, aparentemente era su día para estar inmerso en miradas de odio.

 

De lo que acababa de oír, los oponentes de Lefille durante su evaluación de clasificación habían sido estos dos. Uno era el guerrero llamado Raikas, y el otro un mago llamado Enmarph.

 

La evaluación de clasificación también se suponía sería un momento en que los aventureros de ‘Twilight Pavilion’ podrían pedir indicaciones sobre las técnicas de batalla. Originalmente, los nuevos reclutas debían seleccionar a un solo oponente contra quién competir. Lefille, sin embargo, había luchado contra ambos, uno tras otro.

 

El resultado fue obvio, eso se podía determinar con una mirada rápida. Si se ignora la esbelta espada de Lefille y la armadura ligera, entonces lo que queda es una mujer joven con la belleza de una mariposa o una flor. Dada su mala actitud hacia una chica de tal naturaleza, su derrota debe haber sido espantosa.

 

“Así que ahora es mi turno, ¿verdad?” - preguntó Suimei, rudamente.

 

Si lo iban a tratar así, entonces no tenía necesidad de ser educado.

 

“Sí” - respondió Raikas.

 

Suimei: “¿Qué tipo de batalla va a ser?”

Raikas: “El gremio no establece nada con respecto a eso. Sólo tiene que haber una batalla, y luego damos nuestra evaluación. Fin de la historia.”

 

Ya fuera porque consideraba la pregunta molesta o porque estaba de mal humor, la respuesta de Raikas había sido corta y aguda.

A pesar de la sombría mirada en el rostro de Raikas, Suimei hizo otra pregunta.

 

Suimei: “Sólo tiene que haber una batalla, eso significa que una batalla sencilla debería estar bien, ¿verdad? “

Raikas: “Sí. La única regla es que no se pueden usar armas reales durante la evaluación. Ya que eres un mago, eso significa que usas un cetro mágico. Hmm ... Bueno, si tienes uno a la mano, solo usa eso. Sólo recuerda que, independientemente de qué tipo de magia utilices, no se permite causar lesiones graves o matar a nadie. No es como si pudieras hacer algo así con nosotros como tus oponentes de todos modos. ¿No es cierto, Enmarph?

Enmarph: “…No es un problema.”

 

Al responder a la pregunta de Raikas, ésta fue la primera vez que Enmarph habló. Probablemente era un hombre de naturaleza taciturna, pero la expresión de su rostro era idéntica a la de Raikas: una absoluta confianza en sí mismo.

 

De repente, una voz los provoco, “Ustedes dicen eso, ¿pero no acaban de patearles el trasero?”

 

Era Dorothea. Sorprendentemente, era una joven muy atrevida.

 

“¡Silencio! ¡Nadie te preguntó nada!” - Rugió Raikas.

 

Podía sentirse una rabia sin palabras que emanaba de su persona. Dorothea respondió sacando la lengua y rascándose la cabeza. Esta chica realmente le gusta avivar las llamas, ¿no?...

 

Raikas: “¿Así que? ¿Quién va a ser? Si no eliges, entonces lo vamos a decidir entre nosotros.”

Suimei: “...”

Enmarph: “¿Y? ¿Quién va a ser?!”

Suimei: “Bien…”

 

... Tal vez no había ningún punto en pensar demasiado en esto.

 

Desde el momento en que había llegado a este mundo hasta ahora, no había luchado realmente contra un oponente sin magia. Había visto a Reiji y a los caballeros participar en simulacros de combate muchas veces, pero ver algo y tomar parte en ello eran dos cosas completamente diferentes. Además, él había pensado en más de una ocasión que le encantaría tomar parte en tan sólo una batalla. Con esto en mente, este encuentro en el campo de entrenamiento era la oportunidad perfecta. Lefille se marcharía pronto, y eso lo dejaría a solas con ellos. Él ya sabía cómo iba a ‘limpiar’ después de que la batalla terminara.

 

Por otra parte, si él se encargara de las cosas aquí, entonces podría ser capaz de confundir las cuentas de lo que había ocurrido antes, en el mostrador de recepción.

Eso hace que esto sea una verdadera oportunidad, ¿no?

En un instante, Suimei concluyó que incluso si Dorothea no hubiera añadido leña al fuego haciendo declaraciones provocativas, el resultado final seguiría siendo el mismo.

 

Suimei: “Aunque probablemente esté pidiendo mucho, pero... Quiero luchar contra ambos. Al mismo tiempo.”

Lefille: “¿Ohh?

Dorothea: “¡¿Qué?!”

 

El interés de Lefille parecía haber sido picado por su respuesta, mientras Dorothea gritaba de sorpresa.

Las expresiones del par que acababa de desafiar, también cambiaron.

 

Raikas: “... ¿Eh? ¿Quieres luchar contra nosotros al mismo tiempo? Tu mequetrefe, ¿vas realmente en serio? “

Suimei: “Hmph. Odio las bromas que no son graciosas.”

 

Como era de esperar, las palabras tranquilas de Suimei sólo sirvieron para empeorar el estado de ánimo de Raikas.

 

Raikas: “Tal vez si tuvieras la fuerza de esa mujer, ¿pero un débil mago como tú piensa que puede vencernos? ¿No me digas que mandar a ese tipo a volar se te subió a la cabeza?”

Enmarph: “...”

 

La mirada de Enmarph era penetrante, fácilmente un fósforo para la indignación visible de Raikas. Suimei ya había anticipado esta reacción. Para aventureros tan confiados en sus habilidades como estos dos, ser desafiados por un mocoso como este, por supuesto las cosas tomarían este rumbo.

 

Sin embargo, le habían estado mostrando una falta de respeto desde el principio. Como tal, esto no era más que darles una cucharada de su propia medicina. Tal vez un forastero habría visto esta elección despreciable, pero tenía sus propios objetivos a alcanzar, ya la luz de eso, no iba a poner tanto énfasis en preocuparse por cómo otras personas se sentían.

 

Al sentir la tensión en el aire, Dorothea, incapaz de controlar su voz, preguntó: “Um, Suimei-san. ¿Estás realmente seguro de esto?

 

Suimei: “Ah, sí, esto es lo que quiero. Tengo que ir a buscar un lugar para quedarme después de esto, así que me gustaría ocuparme de las cosas lo más rápido posible.”

Dorothea: “Eso no es lo que quise decir-”

 

“Tienes la confianza para vencernos rápidamente, ¿verdad?” - Raikas interrumpió, cortando a Dorothea.

 

Suimei: “Sí.”

Raikas: “Qué ridícula afirmación.”

Suimei: “No es realmente la gran cosa. Al igual que ustedes tienen confianza en sus habilidades como aventureros, yo tengo mi orgullo en el camino que he caminado para llegar aquí. El exceso de modestia no es bueno para mi salud mental, después de todo.”

Raikas: “…Mocoso. Si continúas sobreestimando tu propia fuerza, entonces recibirás una paliza. Retira esta estúpida broma y elige a tu oponente. Todavía puedes disculparte.”

 

Raikas volvió a amenazar a Suimei, advirtiéndole que retomara sus palabras. Suimei, habiendo dicho esto ya, no estaba dispuesto a rendirse tan fácilmente.

 

Suimei: “No. No lo haré. Y no tengo intenciones de pedir perdón.”

Raikas: “…Te arrepentirás.”

Suimei: “Aprecio la advertencia.”

Raikas: “Hmph. Enmarph, no podemos dejar que este pequeño mocoso nos tome de esa manera. ¡Vamos a aplastarlo!

Enmarph: “…Entendido.”

 

El indiferente encogimiento de hombros de Suimei enfureció a Raikas más allá de toda razón y provocó una furiosa respuesta de Enmarph. Raikas, al encontrarse con los ojos de su compañero, envió una mirada asesina a Suimei. La mirada de Enmarph no era menos penetrante. De esta manera, los dos caminaron hacia el centro del campo de entrenamiento.

 

(...)

 

... Suimei había sido el blanco de su ira desde el principio. Dicho esto, él también había ignorado su buena voluntad, y se había jactado obstinadamente de su propia habilidad. Para cuando se dio cuenta, las cosas ya habían pasado el punto de no retorno. Si él postergaba esto, entonces eventualmente vendría un día cuando sus acciones regresarían para atormentarlo.

 

Las circunstancias de donde estaba también contribuyeron a la situación actual. Como mago, él no estaba ni un poco preocupado, pero también es verdad que la situación actual era exactamente lo que sus oponentes querían. Como hombres, no podían soportar perder ante un mocoso inmaduro. Suimei era claramente consciente de todo esto, pero no podía dejar de seguir esta línea de pensamiento.

A medida que la situación se hacía más seria aún, una voz gritó desde detrás de él.

 

“Suimei-kun. Esos dos son bastante fuertes. ¿Estás seguro de que esto está bien? - preguntó Lefille mientras se acercaba al campo de entrenamiento.

 

Suimei: (¿Es eso porque ella está preocupada porque voy a luchar contra ellos al mismo tiempo o es porque ella está investigando mi verdadera fuerza?)

 

Suimei asintió en su dirección.

 

Suimei: “Sí.”

Lefille: “¿Tienes la confianza para enfrentarlos al mismo tiempo?”

Suimei: “Lamentablemente, es bastante difícil de imaginar dado lo común que me veo, ¿no?”

 

Mientras se burlaba su mismo en respuesta, Lefille sonrió inesperadamente.

 

Lefille: “Sin duda.”

Suimei: “Respondiste muy rápido! Que cruel.”

 

Así fue como lo vio. Sus bruscas palabras hicieron que ambos estallaran en risas.

 

Suimei: “Hehehe ...”

Lefille: “Jajaja…”

 

Sorprendentemente, parecían ser bastante compatibles. La guía de la Diosa Arshuna es milagrosa, pensó Suimei.

 

Suimei: “... De todos modos, luchar contra ambos a la vez está en línea con mis objetivos. Esto funciona perfectamente.”

Lefille: “…Ya veo. Bien entonces. No diré nada más.”

 

Lefille asintió, antes de volverse inesperadamente hacia Dorothea.

 

Lefille: “Perdone, pero ¿puedo ver esto desde el banquillo?”

 

Suimei: “¿Wuh?”

 

Completamente y totalmente conmocionado, algo que ni siquiera era una palabra sin querer dejó la boca de Suimei.

 

“Eso no es un problema, pero Suimei-san, probablemente no quiera que alguien lo vigile, ¿verdad?” - Preguntó Dorothea, después de dar su consentimiento a Lefille.

 

Suimei: “Oh ... No, está bien.”

Dorothea: “Si está bien, entonces ¿por qué su cara luce de esa manera?”

Suimei: “Oh, esto no tiene nada que ver con eso. Eso solo que quedé muy sorprendido.”

 

“¿De veras?” - preguntó Dorotea, levantando la cabeza con confusión.

 

Después de recibir el permiso, Lefille asintió encantada.

 

Lefille: “Estupendo. Veamos qué puedes hacer.”

 

Lefille parecía totalmente decidida a observar. Su próxima batalla contra ambos oponentes al mismo tiempo parecía haber movido el espíritu de su guerrero.

Su magia estaba a punto de ser vista por otros. Aunque ya sabía cómo iba a ocuparse de eso, no podía dejar de pensar en ello, incluso mientras caminaba hacia el centro del campo de entrenamiento.

Y entonces-

 

Dorotea: “Bien. ¿Están todos listos?”

Raikas: “…Sí.”

Enmarph: “...”

Suimei: “Estoy bien aquí.”

 

Raikas sacó su espada de su vaina y Enmarph se movió en una postura de combate, apuntando la extremidad de su bastón hacia Suimei.

Cuando lo hicieron, Suimei expresó su disposición a comenzar, colocando sus Guantes Divergentes sobre sus manos y sacando un vial de su bolsillo.

Raikas, sin comprender lo que estaba viendo, preguntó: - “¿Qué es eso?”

 

Suimei: “Nada especial. Es sólo mi arma.”

Raikas: “...?”

 

Bajo las miradas sorprendidas y confundidas de los que lo rodeaban, Suimei quitó el tapón del vial y vertió su contenido en el suelo. Ésta era, por supuesto, la misma cosa que él había utilizado en el muro blanco, la más manejable de las armas mágicas dentro en su posesión.

Debido a la extrema novedad del contenido del frasco, Lefille frunció el ceño ante la sustancia reluciente y plateada.

 

Lefille: “¿Agua ... plateada?”

Suimei: “Esto es mercurio. ¿Nunca lo has visto antes?”

 

“Sí, esta la primera vez que lo veo,” - contestó, entrecerrando los ojos.

“Um, Suimei-san, ensuciar intencionalmente el piso es un poco ...” - Dorothea dijo débilmente.

 

Suimei: “…Oh no. No estoy ensuciando nada.”

Dorothea: “Eso es lo que parece, aunque ...”

 

Bajo la mirada vigilante de todos, había vertido un líquido en el suelo. Eso era innegable, sin embargo ...

 

Suimei: “Pronto lo entenderás.”

Dorothea: “Hah”

Lefille: “... Hmm. ¿Es algún tipo de droga?

Suimei: “No ...”

 

Cuando respondió a la pregunta de Lefille, el contenido del vial se había transferido por completo al suelo. Luego, cuando este líquido extremadamente denso se deslizó por el suelo, concentró su maná y pronunció el encantamiento que alteraría su forma.

 

Suimei: “Permutatio Coagulatio Vix Lamina (Transmutar, solidificar, convertirse en poder.)”

 

Un encantamiento hablado, con el mercurio en el suelo en su radio, un círculo mágico se extendió hacia afuera.

Un círculo mágico que irradiaba con una suave luz roja y mágica.

 

“-!”

“¿Qué?!”

¿Eh?

“... !?”

 

Mientras operaba su magia, cuatro diferentes exclamaciones de sorpresa llegaron a sus oídos. Probablemente se sorprendieron por su capacidad de construir un círculo mágico sin dibujarlo primero, como lo había estado Felmenia.

 

“Alquimia ...” - murmuró Enmarph, el mago.

 

Parecía que comprendía lo que Suimei estaba a punto de hacer. Bajo la dirección de la luz emitida por el círculo mágico, el mercurio se arrastró hacia arriba como la arcilla, antes de finalmente aterrizar en las manos de Suimei en forma de espada.

 

Suimei: “Esta es mi arma.”

 

Efectivamente, esto había respondido a la pregunta de Lefille. Suimei entonces se concentró, preparándose para la batalla por delante. No había lugar para retirarse aquí. Con los guantes puestos en sus manos, Suimei tomó su espada de mercurio y adopto una postura de combate, encontrando los ojos dudosos de Raikas.

 

Raikas: “…Eh, tú. ¿No eras un mago?”

Suimei: “¿Viste mi magia ahora mismo y todavía no crees?”

Raikas: “Porque un mago está sosteniendo una espada. ... En realidad, ¿sabes cómo usar esa cosa? “

 

La pregunta de Raikas le recordó que Felmenia le había preguntado lo mismo. Parecía que la idea de un guerrero mago era inaudita en este mundo. Su ‘sentido común’ le recordaba a un juego o una historia, donde los magos tomaron posiciones en la retaguardia y los guerreros sirven como la vanguardia. Por otra parte, al ver que la magia y el combate cuerpo a cuerpo eran dos dominios completamente diferentes, probablemente era natural pensar de esa manera,

 

Suimei: “Bueno, se una cosa o dos.”

Raikas: “Ya veo.”

 

Suimei sonrió despreocupadamente a Raikas, no respondió nada más, aparentemente harto de hablar. Aprovechando la oportunidad, Dorothea levantó el brazo.

Y entonces-

 

Dorothea: “¡Comiencen!”

 

A la orden de Dorothea, comenzó la ofensiva. El primer ataque de Raikas fue fácil de seguir. Corriendo hacia delante, cortó diagonalmente a Suimei.

Suimei reflejó su acción.

 

Raikas: “ah-”

 

Resoplando de risa, Raikas no podía ver nada especial sobre el ataque de Suimei. La diferencia en la fuerza de sus brazos se podía ver con una mirada, basta con mirar el tamaño de los brazos.

 

Suimei podía leer de la sonrisa fría de Raikas que creía que había obtenido la victoria, pero el resultado final era algo que sólo él había previsto. Justo cuando sus espadas estaban a punto de cruzarse, Suimei se deslizo hacia la izquierda, dejó que la fuerza saliera de sus brazos y permitió que su espada siguiera a la de Raikas hacia atrás. Aprovechando la abertura creada, giró un círculo completo y desde su nueva posición, al sudeste de donde estaba originalmente, golpeó a su oponente una vez más.

 

Raikas: “¿Qué ?!”

                                                                

La reacción de Raikas fue por un instante demasiado tarde, y perdió la oportunidad de corregir su postura, en vez eso, fue arrastrado por el impulso de su cuerpo y su espada se tambaleo hacia delante.

 

Lo que acababa de suceder era completamente inesperado. Había sido una técnica maravillosa que apuntaba específicamente al ataque de un oponente y destruía su equilibrio, haciendo que su ataque fallara.

 

Este movimiento dio una vuelta a las cosas alrededor. Suimei no dejó que la oportunidad se desperdiciara. Con un tirón, desató un ataque en la espalda indefensa de Raikas. Raikas, por el contrario, reaccionó con lentitud. Parecía que lamentaba el precio por su descuido. Suimei, sin embargo, se dio cuenta de que no tendría la oportunidad de terminar a su oponente.

 

Eso era porque todavía había alguien que le miraba desde atrás, como un depredador que miraba a su presa.

 

Enmarph: “O viento. Concentra tu poder eterno que aplasta todo antes de ti. ¡Libera tu ira sobre mis enemigos! ¡Puño del viento!”

Suimei: “Secundum Excipio! (¡Segundo baluarte, activación local!)”

 

Abandonando su ataque sin la menor vacilación, Suimei activó una magia defensiva para detener el progreso de la enorme tempestad que le soplaba con toda la fuerza del puñetazo de un gigante.

La magia que uso fue la resplandeciente y dorada muralla de fortaleza. Era una técnica defensiva que se especializaba mágica de defensa.

 

Enmarph. “¿Qué ...?”

 

Un grito de sorpresa, su fuente poco clara, entró en los oídos de Suimei. Suimei, manteniendo su espada apuntando directamente a Raikas, había estirado su brazo izquierdo detrás de él, una magia defensiva dorada se activó con su palma en su centro. El cañón de aire comprimido golpeó su círculo mágico antes de dispersarse sin causar ningún daño a su magia en absoluto. Instantes era todo lo que había tomado para que esta magia ofensiva de poder aterrador se volviera inútil.

Raikas aprovechó el momento, apartándose y fijando su postura antes de hablar.

 

Raikas: “Hmph. Tu esgrima es bastante extraña.”

Suimei: “La aprendí de un dojo cerca de donde vivo.”

 

Justo cuando Suimei dio su respuesta con gran compostura,

 

“¡¿Qué demonios fue eso?! ¡Esa magia!” - Gritó Enmarph, su expresión había cambiado drásticamente.

 

Asombrado por la mirada de Enmarph, Suimei entrecerró los ojos.

 

“... ¿Mi magia defensiva?” - Preguntó, con un tono sorprendido en su voz.

 

Enmarph: “¡Nunca había oído hablar de eso! ¡Tú, ahora mismo, tú ...! “

Suimei: “¿Qué? ¿Hay algo extraño?

 

Suimei no podía entender de qué hablaba Enmarph, tanto más cuanto que éste estaba tan asustado que no podía hablar correctamente.

 

La brillante fortaleza de oro era un tipo de magia defensiva. Fue una obra maestra de su propia creación, diseñada para ser eficaz contra cualquier tipo de ataque, un fortalecimiento frontal inflexible. Dicho esto, por más brillante que fuera, no era más que una magia defensiva. Si no fue por la magia misma, ¿acaso fue la aparición repentina del círculo mágico el que había asombrado tanto a Enmarph? No, ya lo habían visto hacer eso momentos antes.

¿Por qué había gritado así?

 

Enmarph: “No es sólo extraño, eso es...”

 

La sorpresa de Enmarph era tan completa que al parecer ya no era capaz de terminar sus frases, Dorotea se hizo cargo explicando en su nombre.

 

Dorotea: “¡Pero Suimei-san! Esa magia justo ahora, ¿la activaste sin una propiedad?!”

Suimei: “…Bueno sí. No le di una propiedad, después de todo. Es una magia defensiva; Añadir una propiedad no tendría sentido, ¿no?

 

De hecho, las propiedades mágicas carecían de sentido cuando se trataba de magia defensiva. Si se quiere detener la magia ofensiva de un oponente, debe de suprimirse con un hechizo defensivo, por lo que eran una parte integral del repertorio de cada mago. Mientras que algunos habían debatido la eficacia de agregar una característica elemental a su magia defensiva - haciéndola doblemente eficaz contra una magia de la característica opuesta - eso requeriría adaptar su hechizo al utilizado, algo que toma tiempo. Un descuido de un momento significaría tu fin.

 

Habiendo llegado a un consenso sobre el tema, era la opinión de la comunidad en general que una magia defensiva sin propiedad era la opción superior.

Sin embargo-

 

Dorotea: “¡Eso es imposible! ¡Como algo tan loco como eso podría ocurrir! ¡La magia se crea mediante el uso de una propiedad como medio! Algo como una magia sin una propiedad no puede existir ...”

Suimei: “Huh...? ¿Qué? ¿Propiedad ... como medio? “

 

¿Qué diablos? Suimei no podía entender lo que decían en absoluto. ¿No pueden activar la magia sin usar una propiedad como medio? ¿Qué diablos se supone que significa eso? Una propiedad es sólo una forma de categorizar la magia, no un componente esencial en el uso de la magia. No es necesario.

Aunque no era necesario per se, pero, tal vez,

 

Lefille: “... Suimei-kun. La magia de este mundo requiere el poder de los elementos para manifestarse. Es imposible usar la magia de otra manera. O al menos, así es como se supone que es. ¿Cómo es que eres capaz de usar esa magia que desafía el sentido común?”

 

El comentario agregado de Lefille era la pieza que faltaba del rompecabezas que Suimei necesitaba entender.

En otras palabras…

 

Suimei: “Aaaaaaaah. Ja, así es como es. Ahora lo entiendo... La magia de este mundo no otorga una propiedad elemental a una magia construida, sino que requiere usar una propiedad como catalizador para crear magia.”

 

Con esto, la pregunta que había estado continuamente en la mente de Suimei desde su llegada finalmente fue contestada. ¿Por qué los magos de este mundo siempre imbuyeron sus hechizos con una propiedad? Esta cuestión finalmente había sido resuelta.

 

Desde el principio, Suimei había asumido incorrectamente que los magos de este mundo eran practicantes de la magia de la naturaleza.

La magia de la naturaleza, por cierto, es la magia que toma prestadas las fuerzas de la naturaleza. Más específicamente, es la magia la que reproduce los fenómenos encontrados en la naturaleza - no es necesario decir más que eso.

 

Por lo que había visto, la magia de este mundo pertenecía a esta categoría.

Y así había nacido el malentendido. Pero finalmente el acertijo había sido contestado: la magia de este mundo no tenía más que un parecido superficial con la magia de la naturaleza.

 

Tomando a la magia que convoca al héroe como ejemplo: si la puerta se hubiera abierto con la magia de la naturaleza, entonces simplemente requeriría usar magia para invocar y luego controlar la fuerza de atracción encontrada en la naturaleza.

Para invocar el poder del viento, verter tu maná en el aire, con esa masa infinitesimal, era horriblemente ineficiente.

 

O, mejor dicho, sería el caso si estuvieras usando la magia de la naturaleza.

 

En pocas palabras, porque no lo hacían, la magia de este mundo no es la que llama a los poderes que existían naturalmente. Si no se usan los ‘elementos’ de los que hablaron, más específicamente, si no tomaste directamente el poder de uno de los ocho elementos, entonces la magia no podría ser activada. Por esta razón, la magia de este mundo siempre llevaba la marca distintiva de uno de los elementos.

 

El uso de los ocho elementos como un medio para la magia podría considerarse bastante conveniente, y por lo tanto no era como si la magia de este mundo fuera completamente ineficaz. Dicho esto, en casi todos los demás aspectos era una forma problemática de hacer las cosas.

 

... ¿Esto se debe a algo inherente a la magia en sí o fue simplemente un subproducto de la cultura de este mundo? La respuesta a su anterior pregunta había dado a luz a una nueva.

 

Suimei: “Tener que confiar en el poder de una propiedad, a no, elemento, la magia aquí de seguro es un como un grano en el trasero. La integración en el proceso de construcción mágica sólo añade pasos innecesarios, por no mencionar el hecho de que hace las cosas más complicadas sin ninguna razón. Qué increíblemente estúpido.”

Raikas: “¿Qué clase de mierda estás escupiendo...”

Suimei: “No es nada, no es nada. La magia defensiva no requiere que se construya con una propiedad; Eso es simplemente ineficiente.”

 

Parecía que la magia de este mundo no seguía el procedimiento de construcción utilizado en el suyo. En su lugar, las etapas de la inyección de maná y la construcción de hechizos tienen un paso adicional añadido después de este último - la canalización de un elemento. Era por esta razón que los encantamientos aquí estaban tan extendidos y, posteriormente, que otros estaban tan sorprendidos cuando usaba la magia sin ella.

 

Incluso si esta forma de hacer las cosas era más difícil, no era algo que pudiera ser evitado. Esa era culpa del creador de la magia en este mundo.

Sobra decir, sin embargo, que, como un mago moderno, lo que Suimei buscaba era la eficiencia. Dicho esto, ¿cómo fue que Suimei había tenido un malentendido tan fundamental de la magia de este mundo?

 

...Incluyendo la lucha con Felmenia, Suimei todavía tenía que investigar la magia de este mundo. Más correctamente, no había tenido la oportunidad. Aunque, naturalmente, la biblioteca del palacio había incluido libros sobre magia, Suimei no había leído ni uno solo.

 

¿Por qué? Bueno, eso era porque en el mundo de Suimei, un grimorio era esencialmente un libro de secretos. Estos no eran libros para magos principiantes que comenzaban en la primera casilla, sino manuales destinados a aquellos que ya eran capaces de manejar la magia. Había muchas diversas variedades de grimorios, incluyendo aquellos que eran magia en sí mismos.

 

En consecuencia, tratar de aprender la magia de un grimorio era imposible. Los fundamentos de la magia nunca eran anotados, y cambio tenían que ser transmitidos por un maestro. Sin este conocimiento fundacional, el contenido de un grimorio sería casi ilegible. Por otra parte, dependiendo del libro en cuestión, había incluso grimorios peligrosos capaces de romper las mentes de los lectores o que estaban encantados con magias de una naturaleza indeterminada pero mortal.

 

Si Suimei hubiera prestado más atención, tal vez habría notado que el sentido común de su mundo no se aplicaba aquí. Si hubiera sabido que los grimorios aquí no eran nada peligrosos, habría estudiado una copia desde hacía tiempo. Sin embargo, ya que Reiji y Mizuki habían estudiado directamente de Felmenia, en su lugar había asumido incorrectamente que los grimorios de este mundo eran idénticos en naturaleza a los de su país natal.

 

Por eso, Suimei nunca había intentado comprender el funcionamiento interno de la magia de este mundo. Había pensado erróneamente que comprender la magia de su mundo requeriría una inversión sustancial de tiempo y energía, y que, sin una comprensión fundacional del origen de este mundo, la magia de la naturaleza y las tradiciones a través de las cuales se pasaba la magia, haría imposible avanzar.

 

En cambio, se había dedicado a adquirir conocimientos generales sobre este mundo, así como a analizar el círculo de invocación del héroe, y había renunciado a la oportunidad de aprender más sobre el sistema mágico del mundo en el que estaba ahora.

Por último, debe decirse que, en su corazón, también esperaba combatir a los magos sin saber de antemano cómo era su magia.

 

Él, que sinceramente deseaba descubrir personalmente las llaves de los misterios que aún tenía que entender, esperaba la oportunidad de encontrar nuevos misterios con gran excitación.

... Y esa misma anticipación, a la que se había mantenido desde que llegó a este mundo, había resultado con este tipo de resultados: no había una sola cualidad redentora en la magia de este mundo.

 

Suimei: “…Olvídalo. Vamos a continuar. Estoy tan impresionado como ustedes, así que eso nos hace iguales, ¿verdad?”

Enmarph: “Tch.”

Suimei: “En pocas palabras, la magia de ustedes está muy poco desarrollada, mientras que la mía es bastante moderna. Eso es prácticamente todo lo que hay.

Enmarph: “Sin desarrollar? ¿Qué estás diciendo…?”

Suimei: “Bueno sí. Es súper primitivo. En comparación con el nivel de los misterios que tratamos de resolver de dónde vengo, sólo puedo decir que es tan atrasado que me dan ganas de llorar.”

 

Enmarph se enfureció por el suspiro de pesar de Suimei.

 

Enmarph: “Hmph. ¡Cómo es que no necesitar utilizar los elementos es algo para estar tan orgulloso! ¡Ese tipo de cosas, lo aplastaré con poder y números! “

Suimei: “Bueno, no puedo negar que ese enfoque funcione, pero ... ¿Realmente tienes la fuerza para hacer lo que dices?”

 

Las palabras de un encantamiento se encontraron con la burla de Suimei.

 

Enmarph: “¡O viento! ¡Concentra tu poder eterno en una formación de batalla, una formación viciosa! Que su fuerza convierta a todo en ruinas. ¡Aniquila a nuestros enemigos con su poder justo! ¡Tirano del ruido!”

 

La palabra clave del encantamiento fue “tirano del ruido”. En un instante, un torbellino comenzó a girar alrededor de Enmarph, con vórtices apareciendo en su vecindad. Esto era muy diferente del ataque aislado que él había usado antes, una formación formada de barreras que usaban el aire mismo, jactándose el poder de derribar la presunción de Suimei con fuerza.

 

Sin embargo-

 

Suimei: “Secundum Perfectus! (¡Segundo baluarte, fortalecerse!) “

 

Los vientos tiránicos de la tempestad aullaban mientras atacaban sucesivamente. Cada remolino individual sobrepasó con creces las explosiones de aire comprimido de Suimei en potencia destructiva, por no mencionar que había más de diez o veinte en número.

Una y otra vez la tormenta se estrelló contra la recién fortalecida y aún más brillante barrera de Suimei.

 

Enmarph: “Tiros Consecutivos (Rush).”

 

Como su nombre sugirió, dentro de un momento, los ataques cayeron como la lluvia.

 

El viento golpeaba su magia baluarte, resistiendo por un momento antes de desaparecer. Esta escena se repitió una y otra vez, aunque Suimei permaneció completamente ileso y su magia defensiva permaneció tan inflexible como una montaña.

Finalmente, la magia de la tempestad llegó a su fin. Probablemente había sido una magia de área de efecto amplio, mientras pequeños torbellinos continuaban bailando cerca.

Antiguamente en el centro de la tormenta, la mirada aburrida de Suimei se fijó en el sin habla de Enmarph.

Siguió sosteniendo a su bastón, pero sólo pudo mirar con incredulidad, como si no le quedara nada para intentarlo.

De repente, Raikas saltó a Suimei, de pie con la espalda hacia él, con toda su fuerza.

 

Raikas: “¡No te pongas tan...!”

 

Tomando su espada a dos manos, voló hacia Suimei como una bala. Había perfectamente programado su emboscada para el momento preciso en que la magia de Enmarph hubiera terminado, pero desde el punto de vista de Suimei, su ataque sólo podía ser visto como lento.

Suimei dio la vuelta, con el brazo suelto. Siguiendo el movimiento de Raikas con los ojos, activó su primer baluarte.

 

Suimei: “Primum Excipio!”

Raikas “¡Presumido!”

 

La pared fortaleza y la espada cocaron, causando un chirrido metálico agudo del choque del metal contra el metal. Mirando más de cerca el punto de impacto, estaba la hoja que había venido oscilando, y la pared inmaterial de la fortaleza. Ninguno cedió un solo paso al otro, y chispas volaron en todas direcciones mientras se estrellaban entre sí.

 

Sin embargo, el ataque de Raikas resultó tan inútil como atacar una pared real con una espada. La feroz colisión no había afectado la pared mágica en lo más mínimo, pero lo mismo no podía decirse de la espada de Raikas, de la que habían caído virutas.

 

Suimei: “Es imposible que un ataque de ese nivel me toque.”

Raikas: “M-mierda ...”

 

Suimei se limitó a quedarse en el lugar, esperando con calma el siguiente ataque mientras observaba el ataque completo de su oponente con desprecio, como si estuviera observando un croquis de comedia. Al ver la expresión de Raikas, determinó que era una oportunidad perfecta para atacar. Aprovechando el momento en que Raikas abandonó su ineficaz ataque, de repente se acercó a la izquierda.

Mientras Suimei se adelantaba, Raikas barría la hoja.

Suimei calmadamente ajustó su dirección, viendo el ataque de Raikas por el rabillo del ojo mientras activaba otra magia defensiva.

 

Suimei: “¡Quintum Excipio! (Cuarto baluarte, activación local.) “

 

Bloqueando el intento desesperado de Raikas por dar un revés, la situación el cuarto paso de la pared fortaleza. Este cuarto baluarte fue diseñado para reflejar todos y cada uno de los ataques externos.

El aterrador poder reflexivo de esta cuarta pared defensiva envió a Raikas volando hacia Enmarph.

 

“Uwa”

“¡¿Qué-?!”

 

Una figura volando, el sonido de la colisión y la sorpresa. Suimei no se movió ni un poco. Esta magia, fácilmente capaz de reflejar plenamente la fuerza física, por supuesto había efectuado este resultado.

Antes de que sus oponentes pudieran ponerse de pie, comenzó un ataque acelerado.

 

Suimei: “Nutus Multitudo Decresco ... (Disminuir masa, reducir la gravedad.)”

 

En un instante, la aceleración generada por cada paso se había multiplicado por diez. Bajo los efectos de esta última magia, Suimei se acercó con la velocidad del viento, pero Raikas logró reaccionar a tiempo. Trasladando su espada a su mano izquierda, se preparó para enfrentarse al ataque de Suimei con su puño derecho.

 

No fue una mala respuesta. Parece que tiene algo de habilidad después de todo.

Sin embargo, su oponente no era el único que podía reaccionar ante las circunstancias. Agarrando su espada de mercurio en la mano derecha, sacó la mano izquierda como un escudo.

 

“¡Por el infierno que eso va a funcionar!” -gruñó Raikas con enojo-.

 

Ante el peso pesado de Raikas, Suimei había optado por usar su mano para defenderse. El rugido enojado de Raikas había sido probablemente en respuesta a esta acción, pensando que era imposible que una mano tan delgada pudiera bloquear su ataque. Y, de hecho, si se trataba simplemente de una cuestión de fuerza de la muñeca, entonces Suimei no tenía la menor esperanza de defenderse contra este ataque.

 

Si era simplemente una cuestión de fuerza de la muñeca, es decir.

 

Justo cuando el puño derecho y la mano izquierda debían encontrarse, la mano enguantada de Suimei - originalmente inevitablemente preparada para enfrentar el ataque entrante - de repente pasó por delante del puño atacante.

 

Guantes divergentes. Son una herramienta mágica que crea una “divergencia” con los objetos físicos con los que entran en contacto. Cuando los dos lados se tocaron, crean una brecha a través de la cual se puede esquivar.

 

Después, Suimei apuñaló su espada en el suelo, al mismo tiempo agarrando el cuello de Raikas como un judoka. Combinando la fuerza generada por la carga de su oponente con el impulso generado por su velocidad hacia delante, lanzó a Raikas.

 

Sin mirar a Raikas, cambió de dirección y se dirigió directamente a Enmarph, que acababa de levantarse. Aprovechando la momentánea pausa en la acción, levantó su bastón y cantó desesperadamente una magia de ataque.

 

Suimei: “¿Está realmente bien? Tu magia no tendrá ningún efecto, ¿sabes?”

 

Las palabras de Suimei presionaron fuertemente a su oponente. Que la magia de Enmarph era incapaz de dañar a Suimei era algo que ya habían visto. La magia defensiva había sofocado por completo toda su ofensiva.

Con las palabras de Suimei golpeando la espada, la expresión de Enmarph se retorció amargamente.

 

Enmarph: “¡Hmf, aun así!”

 

Aun así, él quiere continuar de todos modos, ¿eh? - Como si declarara que quería acabar con su magia, su determinación ardiendo como una llama furiosa, Enmarph comenzó a cantar una vez más.

 

Suimei: “Buddhi brahma. Buddhi vidya. (Despertar, poder, junto con gran conocimiento.) “

Enmarph: “O viento. ¡Concentra tu eterno poder y tu ira!”

 

Los dos cantaron sus respectivos encantamientos como uno solo. Siendo todo lo demás lo mismo, la victoria sería decidida por la velocidad del encantamiento. Sin embargo, Suimei era un practicante del Cábala hebreo que empleaba el Notarikon. Su oponente, por otra parte, era un practicante de un sistema mágico que requería el paso adicional de canalizar un elemento para activar la magia. Tratar de competir en velocidad estaba al nivel de una estupidez. En el momento en que había tomado esa decisión, se había decidido esta batalla.

 

-Todo eso supuso, por supuesto, siendo el caso de que ambos hechizos fueran del mismo nivel.

 

Enmarph: “¡Vendaval!”

 

El primero en terminar su encantamiento no fue Suimei, sino Enmarph. Su velocidad inesperada fue el resultado de un encantamiento acortado que ni siquiera duró dos o tres frases. Como resultado, sin embargo, sus capacidades ofensivas se habían debilitado considerablemente. Un ataque de este nivel era simplemente incapaz de hacerle daño.

 

Entonces, ¿por qué había usado esta magia?

La respuesta fue pronto evidente.

Eso se debía a que el convocatorio venía de detrás de su espalda.

No está nada mal.

 

Cuando un escalofrío recorrió su espina dorsal, su boca se curvó hacia arriba con la alegría mezclada en su sonrisa. Esto era lo que había estado imponiendo sus esperanzas, no la batalla mágica en sí, sino lo que la magia podría hacer. Suimei no podía dejar de querer aplaudir a Enmarph, que había lanzado su todo en semejante cosa.

Por eso Suimei había elegido esta magia. Su encantamiento: Buddhi, brahma. Buddhi, vidya. Buddhi, karanda-

 

Suimei: “Buddhi karanda trishna! (¡Y así, abandónate a la dulce voz de la tentación!)”

 

Trishna. Se trata de una palabra del sánscrito, un idioma central para los rituales de más de cinco religiones y, por lo tanto, bastante potente desde la perspectiva de la magia. Suimei acababa de usar esto en su magia.

Luego, como si fuera una manifestación directa del significado de esta palabra, un círculo mágico de drenaje apareció debajo de los pies de Enmarph.

 

Enmarph: “¡Todavía no ha terminado!”

 

Como si reflejara su espíritu de lucha, un torrente de maná brotó del cuerpo de Enmarph.

 

Su objetivo: suprimir la magia de Suimei con poder puro. Esto podría ser descrito como el último recurso de un mago. Cuando se enfrentaba a una magia de naturaleza desconocida, esto no era una mala elección para una contramedida.

 

Desafortunadamente, la magia que Suimei había elegido tuvo un efecto de drenaje - Sweet Voice de Kalavinka. Drenar la mana de un oponente fue precisamente el propósito de este hechizo, en otras palabras:

 

Enmarph: “¿Qué-aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!”

 

Con un grito ensangrentado, la velocidad a la que la magia de Enmarph salió de su cuerpo salió fuera de control. En cuestión de segundos, se arrodilló y se secó.

 

Raikas: “Uoooooooooooh!”

 

Raikas rugió por detrás. A pesar de que lo habían lanzado, el hecho de que pudiera acortar distancia en este momento fue, sin duda, gracias a la ayuda de Enmarph.

No es que le importara a Suimei, quien era imperturbable. Con gracia, extendió el brazo y tomó la espada que había arrojado al suelo, y giró con fluidez.

La velocidad de la barra de Suimei superó la de la luz que reflejaba la espada de Raikas mientras atacaba. En un instante, había cerrado la brecha.

 

Raikas: “Ugh...”

 

Justo cuando su swing estaba a punto de llevar su espada directamente a la garganta de Raikas, él detuvo su movimiento.

 

Suimei: “Y es una victoria para mí. ¿Convenido?”

 

Ninguno de sus oponentes tenía espacio para estar en desacuerdo.