Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 11: La salida del héroe.




Manual




Antes las puertas del Palacio Imperial del Reino de Aster, Camelia. Aquí, rodeados de soldados en formación, músicos y caballeros de alto rango, Reiji, Mizuki y Titania cabalgaban hacia un carro deslumbrante.

 

Fuera de las puertas del palacio, los residentes de la capital real de Mehter se habían reunido para enviarlos.

 

Como parte de su primer paso hacia el objetivo final de derrotar al Señor Demonio, el Rey había organizado este desfile público para Reiji y los otros. Suimei, sintiéndose ligeramente arrepentido, dijo: “Al final, este día llego”.

 

Y, de hecho, como había dicho Suimei, finalmente había llegado el día de su viaje. A medida que el desfile llegaba a su fin, la fuerza para suprimir al Señor Demonio -Reiji y los demás, acompañados por un gran número de caballeros- comenzaría finalmente su viaje. Tener un sentimiento de tristeza al despedirse era inevitable.

 

Reiji, por otro lado, llevaba una mirada de clara emoción en su rostro. Si esto era porque él miraba hacia adelante al camino que le espera, o había elegido simplemente usar tal expresión para ocultar la ansiedad que sentía era confuso. Justo cuando Suimei había resuelto sus sentimientos y se preparaba para hablar, Reiji, con el optimismo aun brillando, habló primero.

 

Reiji: “Bueno, es hora de irnos.”

Suimei: “Seguro que lo dices a la ligera.”

 

El dolor sincero de Suimei fue reemplazado por irritación. En respuesta, la expresión de Reiji se volvió muy seria.

 

Reiji: “No es así. He pensado mucho en esto, ¿sabes? Mi respuesta en ese momento fue definitivamente la correcta.”

Suimei: “No, definitivamente estaba mal. No importa cómo lo vea, sólo puedo decir que está mal.”

 

Mirando fijamente a la distancia, los sentimientos que sujetaban su corazón no lo soltarían. Titania, igual que siempre, con las manos apretadas contra el pecho, intervino.

 

Titania: “Suimei-sama ...”

 

Ella era la princesa del Reino de Aster. Sus sentimientos hacia las palabras de Suimei eran, por supuesto, bastante complicados. Por un lado, su certeza de la necesidad de la fuerza de para la supresión del Señor Demonio nunca había vacilado, aunque ella, al igual que su padre, sentía un terrible sentimiento de culpa que no se extinguiría.

 

Como para disipar la preocupación en sus ojos, Reiji la acarició ligeramente en el hombro y, acercándose a Suimei, habló con palabras llenas de resolución.

 

Reiji: “No, no es así, Suimei. Dejando de lado si voy o no, las fuerzas del Señor Demonio nunca detendrán sus ataques contra las tierras humanas. Viendo que no tenemos manera de ir a casa, no es como si pudiéramos quedarnos en cualquier lugar o que solo pudiéramos correr. En otras palabras, inevitablemente llegará el día en que tendremos que luchar contra el Señor Demonio. Aunque nada es seguro, pero cuando se trata de confrontar al enemigo, cuanto antes, mejor. Eso es, por supuesto, siempre que esto sea todo con el objetivo de derrotar al Señor Demonio.”

 

Hablando largo y tendido, Reiji mostró sus sentimientos al respecto. Efectivamente, había pensado mucho en algo tan ridículo como querer participar en la guerra. Después de haber considerado las cosas, llego a la conclusión de que la guerra con el Señor Demonio sería inevitable en algún momento. Había comprendido que sus acciones eran ahora su mejor oportunidad de contraofensiva.

 

Pero siendo así, Suimei era implacable, y continuó presionando el punto.

 

Suimei: “Reiji, ¿de verdad piensas que simplemente por no retroceder, habrá algún día en que puedas derrotar al Señor Demonio?”

Reiji: “No tengo la capacidad de hacer ese tipo de juicio. Para ser honesto, creo que, en el peor de los casos, hay un 80% de probabilidades de morir.”

 

No eran palabras cegadas por el optimismo, sino palabras basadas en la realidad.

Sin embargo-

 

Suimei: “En serio, siempre eres así, sin perder la esperanza hasta que todo se pierde.”

Reiji: “¿Eso es algo malo?”

Suimei: “No puedo decir que odio esa parte de ti, pero sólo por esta vez, realmente no creo que estés tomando la decisión correcta. El ejército del Señor Demonio no es nada como esos delincuentes y buscapleitos de casa, ¿sabes?”

 

Suimei se refería a su vida de antes. Reiji, y su fuerte sentido de la justicia que provenía de Dios sabe dónde, a menudo se encontraba involucrado en peleas con delincuentes.

 

Afortunadamente, debido a sus habilidades y disposición natural, nunca había tenido un problema real antes. La dificultad era que los demonios y los rufianes de casa eran opositores de un nivel completamente diferente. La probabilidad de que las cosas se resolvieran tan suavemente como siempre lo habían hecho antes era increíblemente baja.

 

No obstante, Reiji, con voz llena de confianza, volvió a hablar.

 

Reiji: “Aun así, sigo pensando que esta es la mejor manera.”

Suimei: “... Estoy hablando seriamente solo conmigo mismo aquí, ¿no?”

Reiji: “Hahahaha.”

 

Mirando la expresión enloquecida en la cara de su amigo, Reiji se rio alegremente. Una conversación abierta entre dos amigos que se conocían tan bien era definitivamente algo para ser disfrutado, una cosa para estar feliz.

Su amigo, sinceramente, desnudó sus pensamientos sobre el asunto, Suimei respondió en especie.

 

Suimei: “…Entiendo. No es que estés corriendo hacia tu muerte, sino que estás luchando para proteger tu vida aquí. Perdóname, dije demasiado. Dicho esto, por favor, no te presiones demasiado.”

 

Un momento de pensamiento lo dejó todo claro. Aunque, a primera vista, sus acciones pudieron haber aparecido inspiradas más por los músculos que por el cerebro, en retrospectiva, ese no era el caso en absoluto. No, esto nació de un deseo de proteger sus vidas aquí, así como más que una pizca de la terquedad que siempre podría encontrarse en sus acciones. Dicho esto, Suimei no pudo evitar reconocer la verdad en sus palabras.

 

Ante la seria respuesta de su amigo, Reiji, con una expresión algo seria en su rostro, respondió.

 

Reiji: “No te preocupes por eso. Justo después de esto, iremos directamente hacia el Señor-”

Suimei: “Me estás tomando el pelo…”

Reiji: “Jajajaja. Sí, sí, yo estoy haciendo. No, lo primero es lo primero. Necesito ser más fuerte.”

 

Al ver que su amigo se quedó mudo por su brusca inserción de una broma en medio de su serio ir y venir, Reiji se echó a reír. ¿En serio se pone a hacer ese tipo de broma durante una discusión seria? ¿En qué estaba pensando este tipo?

 

No, Suimei lo entendía. El corazón de Reiji estaba probablemente lleno de inquietud. Lleno de ansiedad, había intentado aliviar el estado de ánimo, por lo que había hecho una broma inofensiva para tratar de disipar las emociones negativas que lo aquejaban.

 

De hecho, no podía culparlo por su presteza. No podía enojarse por eso. Después de todo, nació de la necesidad de aliviar la presión ejercida por todas las partes sobre el que llevaba el título de Héroe.

 

Así, Suimei se inclinó y susurró al oído de Reiji con un tono sobrio, y dijo: “... En el momento en que sientas que las cosas se ponen mal, quiero que corras y te lleves a Mizuki contigo. Busca un lugar a donde ir y escóndete. Incluso si eres el héroe, esto es real, no ficción. No hay ninguna garantía de que en realidad serás capaz de vencer al Señor Demonio.”

 

Reiji: “... Lo entiendo, pero tengo la intención de luchar hasta mis límites.”

Suimei: “Realmente eres un cabrón obstinado, ¿no?”

 

Ante la absoluta falta de compromiso de Reiji, Suimei se quedó sin habla. Reiji habló una vez más, pero esta vez, para hacer una pregunta.

 

Reiji: “¿Cuáles son tus planes después de esto, Suimei?”

Suimei: “¿Yo? Bueno, casi todo está decidido. Voy a salir.”

Reiji: “¿Qué ...?”

 

Esta fue la primera vez que escucho de esto. Definitivamente la primera vez. Ni una sola vez Suimei había hablado de sus planes a Reiji ya los demás.

Mizuki, hablando por los tres, le preguntó con su voz teñida de sorpresa y preocupación.

 

Mizuki: “Suimei-kun, ¿qué piensas hacer dejando el palacio?”

 

“Eh, nada especial. Sólo quiero experimentar la vida de fuera un poco “, respondió de manera indiferente, ocultando sus verdaderas intenciones.

 

A estas palabras, el rostro de Reiji se arrugó de preocupación.

 

Reiji: “¿Vida de fuera?”

Suimei: “Buscar empleo. Tu sabes, cosas así.”

 

“Suimei-sama, si te quedas en el palacio, entonces mi padre se ocupará de tus necesidades. No hay necesidad de forzarte a vivir afuera” - interrumpió Titania.

 

Suimei: “Oh, estoy seguro de eso, pero aun así me voy.”

Titania: “¿Puedo preguntar por qué? Aunque la capital es lo suficientemente segura, como una persona de otro mundo, te falta tanto el conocimiento de este mundo o la protección otorgada al héroe. Fuera del palacio, no hay garantía de tu seguridad. ¿No veo los beneficios de irse?”

 

Era justo como ella dijo. Dado que no sabían nada de sus verdaderas habilidades o su objetivo real, sus palabras eran bastante lógicas.

 

Suimei: “No ... Bueno, probablemente es un poco rudo de mí parte decir esto, pero ... Vivir en el palacio me hace sentir bastante mal.”

Titania: “Ah”

 

Titania mostró una mirada triste. Ella parecía entenderlo; Ella probablemente había oído todas las cosas malas que se habían dicho sobre él, ella se hundió en silencio.

Inmediatamente después, Reiji habló, sin molestarse en ocultar su disgusto.

 

Reiji: “¿Por qué no intento hablar con ellos?”

 

¿Y qué se supone que significa eso? No estará planeado hablar con el pueblo del palacio uno por uno, con la esperanza de cambiar sus opiniones sobre Suimei, ¿verdad? Eso fue completamente una locura.

 

Suimei: “Está bien, estoy bien así. En este punto, ¿qué propósito tendría? Sólo empeoraría las cosas.

Reiji: “... Incluso si dices eso ...”

Suimei: “Está bien. De todos modos, necesito pensar en mis planes para el resto del día.”

 

En este punto, Mizuki de repente cortó.

 

Mizuki: “¿Qué quieres decir con ‘planes para el resto del día’? ¿Qué pasa con el dinero?”

Suimei: “Planeo vender las cosas que traje conmigo que son inútiles aquí, como libros de texto y cosas así.”

Mizuki: “¿Puedes vender esas cosas? Todo está en japonés.”

 

Había preparado desde hacía mucho tiempo una respuesta a su sorprendida pregunta. Él, por supuesto, estaba seguro de su capacidad para vender sus cosas.

Se volvió hacia Titania, buscando confirmar algo.

 

Suimei: “Yo debería ser capaz de venderlos, ¿verdad?”

Titania: “Deberías ser capaz de hacerlo, sí. Me imagino que los precios serían bastante altos debido a que los comerciantes o los nobles los podrían confundir con grimorios con el objetivo de ayudar ...”

 

Titania probablemente había visto sus libros de texto antes, y sabía lo que eran. Como una persona de este mundo, su opinión era probable que estuviera en lo correcto.

 

Era un hecho que sus libros estaban escritos enteramente en japonés. Sin embargo, fue precisamente porque estaban en un lenguaje ilegible que habían adquirido una especie de naturaleza misteriosa para la gente de este mundo. Además, debido a que sus cubiertas se hicieron de manera fantasiosa, era muy probable que la gente confundiera fácilmente su valor.

 

Suimei: “Planeo elevar un poco los precios; Quiero venderlos por una buena suma. Eso debería hacerse cargo de mis gastos personales.”

Mizuki: “... Sinceramente, Suimei-kun. ¿No es eso a lo que se llama estafa?

Suimei: ““No es que esté mintiendo ni nada. ¿A quién le importa?”

 

A pesar de sus palabras, el propio Suimei sentía que estaba siendo más bien sosegado aquí. Por otro lado, sus acciones eran relativamente inofensivas. Aquellos que compraran sus libros para la reventa tendrían probablemente un buen beneficio, y los que compraron los libros estarían excitados sobre su buena fortuna. Por último, incluso si hubiera dicho que intentaría inflar los precios, no era como si pretendiera cobrar alguna extravagante suma por ellos tampoco.

 

Reiji: “¿Realmente vas a estar bien?”

Suimei: “Sí, debería estar bien.”

Mizuki: “¿Estás seguro?”

Suimei: “Si estoy seguro. Por lo menos, ya sé lo que voy a hacer por el resto del día de todos modos.”

 

Mizuki parecía desgarrada. No parecía que hubiera aceptado las cosas. Si Suimei hubiera tomado el entrenamiento en magia y combate como ellos lo habían hecho, o al menos hubiera recibido algunas lecciones con respecto a las cosas de este mundo, entonces ella probablemente no se habría sentido así. Por desgracia, sólo había absorbido algunos conocimientos muy básicos de improviso. Su preocupación era natural.

 

Siendo ese el caso, sólo podía intentarlo y balancear su mano sin dar una explicación.

Pensando por un momento, decidió interrogar a la preocupada Mizuki también.

 

Suimei: “Asunto aparte, en lugar de preocuparme por mí, Mizuki, ¿no deberías preocuparte por ti misma?”

Mizuki: “Yo-estoy bien! Incluso he aprendido a usar magia, después de todo.”

 

De hecho, a ella ya Reiji se les había enseñado algo de magia. Desde la perspectiva de Titania, Mizuki había alcanzado un nivel que la puso en pie de igualdad con Reiji; No había razón para que ella estuviera preocupada. Suimei, sin embargo, no había estado hablando de eso.

 

Suimei: “Eso no es lo que quiero decir. Magia. Ya has aprendido magia ahora, pero quiero recordarte que no debes permitir que se repita lo que pasó antes. ¿Verdad, Reiji?”

 

Mirando al amigo que entendía lo que quería decir para confirmarlo, Reiji sólo pudo reír.

 

Reiji: “A ... ahahahahaha!”

Mizuki: “S-S-S-Suimei-kun! ¡Prometiste no volver a hablar de eso!

 

Mizuki, por otra parte, estaba nerviosa y se sonrojó con un rojo intenso. En lo que respecta a Mizuki, este fue un recuerdo que no quería recordar. A lo que se refería había sido algo que había ocurrido en el pasado, cuando se conocieron por primera vez, donde había estado, hasta cierto punto, con alguien a quien no podían dejar solo.

Titania, que no tenía ni idea de su historia, inclinó la cabeza en perplejidad.

 

Titania: “¿Qué sucedió antes?”

Suimei: “Si si.”

Mizuki: “Suimei-kun! ¡Eso no es algo de lo que se te permita hablar nunca! ¡Absolutamente no! ¡No estoy bromeando!”

 

La frenética expresión de Mizuki era algo que no había mostrado en todo su tiempo aquí. Prestando una mano a su amigo en pánico, Reiji se volvió hacia la confusa Titania y ofreció una respuesta a su pregunta.

 

Reiji: “Mizuki ha pasado por algunas cosas, Tia.”

Titania: “Estoy interesada.”

Mizuki: “¡No lo hagas! ¡Este es un gran secreto que permanecerá para siempre entre los tres de nosotros! ¡Es un jardín secreto! ¡Un secreto peligroso que nunca se puede revelar a nadie!”

Titania: “Si vas a ir tan lejos, eso solo me hace aún más interesada...”

 

Titania reveló una mirada herida al haber sido excluida. Suimei decidió que era hora de apartar el tema de Mizuki, se volvió hacia su compañera que había traído todo esto en primer lugar.

 

Suimei: “Princesa, también vas a participar en la fuerza de supresión del Señor Demonio. ¿Vas a estar bien?

 

“Ara, no me tomes demasiado a la ligera, Suimei-sama. Yo, también, he estudiado magia, y sin duda seré de gran ayuda para Reiji-sama” -respondió Titania, pegando su puño contra su pecho con orgullo.

 

No estaba seguro de a qué nivel estaba su magia, pero eso no era lo que había estado preguntando de todos modos.

 

Suimei: “Princesa, sin duda eres versada en la magia de eso estoy seguro, ¿pero lo que quise decir es si estaba bien para una persona de tu posición?”

Titania: “No hay necesidad de preocuparse por eso. Todavía está mi padre y sus ministros. Aunque deje a Aster, no plantea ningún problema.”

Suimei: “No, no es eso lo que quería decir ...”

 

Como alguien que poseía la delicada belleza de una mariposa o una flor, era la amada princesa de todos. ¿Por qué alguien como ella necesita tomar parte en una misión tan peligrosa? Además, incluso había recibido el apoyo del rey al hacerlo.

 

No había un padre vivo que no amara a su hijo. Incluso si su propia hija hubiera estado dispuesta, ¿cómo podía permitir que se exponga a circunstancias tan peligrosas? Incluso si era un poco rudo decir tanto, tal princesa tenía mucho más para ofrecer a su reino que esto.

Sabiendo todo eso, y permitiéndole venir ... ¿cuál había sido el razonamiento detrás de tal cosa?

 

Titania: “Suimei-sama, este es el deber que yo soporto.”

 

¿Estaba realmente bien que ella se metiera en el corazón del peligro? Como él se había preparado para preguntarle tanto, ella lo cortó con esas palabras, pronunciadas en un tono solemne.

 

Suimei: “El deber ... ¿verdad?”

Titania: “…Sí. No importa cuán poderoso sea Reiji-sama, no podemos dejar toda la responsabilidad sobre sus hombros. Por el contrario, debe haber al menos una persona del Reino de Aster que soporte una carga igual. El elegido para esto no es otra persona que yo. Ya me he decidido.”

Suimei: “...”

 

Tal vez fue precisamente así. No, la determinación de Titania no estaba en un nivel tan débil que pudiera ser puesta en duda. Sus poderosas palabras habían sido sinceras e irrefutables. Titania había tomado sobre sí el manto de la responsabilidad y era por eso que ella estaba aquí ahora.

 

Viendo su determinación, Suimei quedó impresionado por un sentimiento de dolor. Sólo podía imaginar la amargura que la gente del Reino Aster debía sentir. Por lo tanto, en vez de reforzar su argumento, sus palabras lo habían debilitado.

 

Titania: “¿Suimei-sama?”

Suimei: “... Viendo que ese es el caso, debo disculparme por mis palabras groseras de antes. Dejo a Reiji ya Mizuki a su cuidado.”

Titania: “Por favor, déjenlos a mí. Me aseguraré de que todos regresen a casa sanos y salvos.”

 

Mientras hablaba, ella asintió con firmeza. Aunque sólo por un momento, porque la promesa había llegado de la princesa ante él, por un momento, sintió que era seguro que sucedería.

 

De repente, esta princesa de hierro habló con Suimei.

 

Titania: “Todavía tengo algo que quiero decir, Suimei-sama.”

Suimei: “¿Sí?”

Titania: “Ya cuento con Reiji-sama y Mizuki-sama entre mis queridos amigos. Por eso, te pido que tú, que eres su amigo, no seas tan formal conmigo. ¿Estaría bien?”

 

La princesa había expresado este deseo por sí misma. Esto no era algo que alguien de su posición debiera haber pedido a alguien como él.

 

Suimei: “¿Está realmente bien?”

Titania: “Por favor.”

 

Respondiendo a su pregunta, había repetido su súplica una vez más. Suimei se calmó y dio su consentimiento.

 

Suimei: “…Entiendo. Hagamos eso entonces. Princesa-”

 

“Es Titania, Suimei.” -replicó Titania, con una débil sonrisa en la cara-.

 

Tal sonrisa sólo podía ser descrita como “divina”. Si alguien que no estaba familiarizado con una chica enfrentara tal sonrisa, se habría enamorado. De alguna manera indescriptible, su sonrisa le recordó a Reiji.

Sin embargo, no podía dejarse seducir. En su lugar, le devolvió la sonrisa.

 

Suimei: “Cierto. Es un placer, Titania.”

Titania: “Con esto, los cuatro somos todos amigos.”

 

A partir de este día, serían compañeros inseparables. Mientras Reiji y Mizuki miraban, en sus ojos, la alegría de Titania parecía la de alguien que acababa de hacer su primer amigo.

Bruscamente, Suimei llamó a Reiji.

 

Suimei: “Oye.”

Reiji: “Hmm?”

Suimei: “Hum, no, no importa.”

 

Viendo la expresión de Reiji, sin un toque de negatividad, Suimei cerró la boca.

 

Originalmente, había planeado preguntar, “Si existiera una manera de volver a casa, ¿te gustaría regresar?” Algo así como, “Si estás dispuesto a esperar, entonces definitivamente voy a hacer que suceda”.

 

Pero se había detenido. Incluso si hubiera dicho eso, Reiji no se apartaría del camino que había elegido. Todo lo que lograría sería complicar aún más la situación. Suimei no se permitiría ser un obstáculo en el camino de su amigo sin una razón de peso. Por eso es mejor que no se diga nada. Se mantendría todo para sí hasta que las cosas progresaran más.

 

Suimei: “Buena suerte.”

Reiji: “Si tú también. Gracias, Suimei.”

Suimei: “Ah.”

 

Reiji sonrió mientras Suimei asentía con la cabeza. El camino estaba por delante; Sólo podía enfrentarse a ellos de frente con una ligera sonrisa, y preocupación en su rostro, y coraje en su corazón.

... Finalmente los preparativos para su viaje terminaron. Titania se volvió hacia Reiji.

 

Titania: “Es hora de que nos vayamos, Reiji-sama.”

Reiji: “Entendido. Mizuki, quédate cerca, ¿de acuerdo? “

Mizuki: “...”

 

A la mano extendida de Reiji, Mizuki asintió con vergüenza. Las intenciones de Reiji eran claramente dirigidas a asegurarse de que alguien cercano a él no encontrara peligro innecesario, pero Mizuki y Titania vieron más en ello que eso. Cuando Mizuki tomó el brazo de Reiji con vergüenza y alegría, Titania los miró con una mirada envidiosa.

 

Titania: “¡R-Reiji-sama! ¡Yo también!”

Reiji: “¿Eh? Tia?”

 

Reiji gritó sorprendido cuando Titania agarró su otro brazo.

Una expresión de comprensión apareció en su rostro mientras tomaba el brazo de Titania entre los suyos, aunque evidentemente no tenía el menor conocimiento de lo que estaba pasando.

 

Reiji: “Por supuesto. No te alejes de mi lado, Titania.”

Titania: “-! ¡Nunca!”

 

A las palabras de Reiji, Titania sonrió y respondió alegremente.

...Una muchacha hermosa que se aferraba a cada uno de sus brazos, el héroe caminó majestuosamente sobre el carro.

Si alguien mirara a su alrededor, notarían las miradas envidiosas y odiosas de todos los hombres, caballeros y soldados que lo rodeaban. En poco tiempo, Suimei se unió a ellos.

 

Suimei: “… ¿Sabes qué? Olvídalo. Es mejor que te quedes aquí para siempre.”

 

Celos. Celos puros y sin adulterar. Era estúpido, pero no podía evitar sentirse así. El sentimiento que lo atormentaba probablemente también tenía cautivos a los soldados que lo rodeaban.

 

A decir verdad, sin embargo, sus palabras eran innecesarias. Sabía que Reiji no tenía ninguna intención de pasar el resto de su vida en este mundo viviendo una vida color rosa. Mientras Suimei pensaba en sí mismo, una pregunta de Reiji interrumpió sus pensamientos.

 

Reiji: “¿Has dicho algo, Suimei?”

Suimei: “N-no, definitivamente no.”

 

“...? Si tú lo dices” -replicó Reiji perplejo.

 

En lo que a él respecta, averiguar los sentimientos de los demás en esta situación - ya sea las mujeres o los hombres - no era algo que nunca sería capaz de hacer.

 

Con eso, el carro se llevó a los tres, uno con una mirada de incomprensión, y dos a su lado con expresiones alegres, lejos de Suimei.

 

... Al final, el sonido de la apertura de las puertas de la ciudad llenó el aire. La música tocaba, y los aplausos anunciaban la partida de Reiji y de los demás.

 

Cuando las puertas se cerraron, Suimei se quedó solo, como si lo hubieran dejado atrás. Bueno, para ser honesto, eso era precisamente lo que había sucedido, pero era algo que él había elegido por sí mismo. El dolor y la soledad que lo llenaban eran la consecuencia de esa elección.

 

“Ellos se fueron, eh ...” -murmuró mientras los miraba inexpresivo.

 

Querer volver a casa, tener le deber de ir a casa, dar la espalda al peligro ... ¿Había sido esa elección equivocada? Mientras miraba a sus amigos desaparecer, dirigiéndose directamente al peligro, ese pensamiento cruzó su mente.

 

Después de esto, él estaría caminando por su propio camino, uno diferente del que ellos habían tomado. No se podía permitir ser débil. Tales pensamientos estaban fuera de lugar para alguien que perteneciente a la Sociedad de los Magos.

 

Dicho esto, todavía no podía ver una decisión de caminar por el sendero que conduce al Señor Demonio como algo bueno.

 

La proposición aún no había sido completada; Sería inútil si no volvía a casa. Había deberes que tenía que cumplir, gente que tenía que salvar. Dadas las responsabilidades que ya tenía que soportar, dar la espalda a las necesidades de este mundo no era demasiado. Sin embargo, esos razonamientos parecían excusas huecas ante los que acababan de marcharse.

 

Suimei: “...”

 

Mientras deliberaba, miró hacia arriba.

Imágenes de las personas importantes para él parecían aparecer en el cielo azul.

El que lo había criado y le había enseñado magia, su padre quien lo había guiado en el camino de la magia.

El jefe de la Sociedad de Magos, siempre empujando problemas imposibles a su manera.

Estar atrapado en la maldición de Ludwig, la sombra azul de una niña.

La obstinada vanguardia de los Caballeros de la Cruz de Rosas.

Los pasos que había dejado en el dojo cercano con su amigo de la infancia.

Su elección había sido puramente egoísta; Esto lo entendía muy bien. Y, sin embargo, ante las figuras que aparecían en su mente, sabía que ya era la única opción que le quedaba.