Death March Volumen 9 Intermedio SS 1: Anécdota de la cuidad de Muno.




Manual




Yuyurina: “Ni, Nina-sama, hay un grupo de carruajes con una carta de chevalier Pendragon-sama en la puerta del castillo, ¿qué debemos hacer?”

Nina: “Un ‘grupo’ de carruajes, ¿Dónde está esa carta?”

Yuyurina: “Aquí está.”

 

El sello de la carta es ciertamente el de Satou-dono.

Le pedí a Yuyurina que hiciera entrar los carruajes en el patio y desprendo el sello.

¿Qué? Una lista de inventario ¿eh?

Una cantidad tal de alimentos que me hace dudar de mi vista, están escritos allí.

Moví mis pies a la terraza y miré hacia abajo, entonces entendí que esta lista, al menos en cantidad, no es una mentira, mirando los coches estacionados.

 

Nina: “Por dios, gracias a esto la gente no morirá de hambre, pero a cuánto acendran los costos... Será complicado calcular la suma total de nuestra deuda.”

 

Pase la lista a Misona, la funcionaria civil que ha venido en lugar de Yuyurina, para que verifique si coincide con las mercancías en los carruajes. Esta chica es inflexible por lo que es muy adecuada sólo con este tipo de trabajo.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

No podía creer la historia de aquel hombre que había oído de los mercaderes.

 

¿Exterminó al demonio que había atacado la ciudad Gururian? No es como si no lo creyera ya que era un demonio inferior, pero nunca he oído a nadie derrotar a algo así sin ninguna víctima. Karina-sama parece haber luchado también junto con él, esa chica realmente, sabemos que él es muy excelente, así que ella está intentando atraparlo rápidamente, ¿no es así?

 

Más que eso, las conexiones personales que él construyó en la capital del ducado son bastante aterradoras. Parece que ha comprado el alimento ahumado de esta vez bastante barato del conde Houen, pero cómo es que él consiguió el favor de ese conde tan difícil de complacer.

Incluso en el caso Orion-sama, si él sigue siendo tan inestable, Satou-dono invertirá probablemente su relación de estatus entre amo y vasallo. Afortunadamente, Satou-dono no tiene ambición de elevarse en el dominio.

 

Con tantos alimentos, supongo que podemos distribuirlos al pueblo un poco. Vamos a dar comida a los esclavos de trabajo que están trabajando en la ciudad en lugar de pago y cultivar nuevas tierras, supongo que voy a hacer a Misona y Yuyurina trabajar duro para martillar los detalles.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Sin embargo, parece que he leído mal a ese hombre.

Después de ese día, llegaron otros tres grupos de carros de la misma escala.

Eso ya era suficiente en sí mismo, pero me sorprendió el contenido de la carta que Karina-sama había traído de Satou-dono.

 

Escribió que varios talleres habían aceptado enviar a estudiantes de intercambio a la ciudad de Muno. A pesar de que por lo general se necesita dificultades extraordinarias para hacerlos aceptar, ya que no quieren difundir sus tecnologías.

Qué pena, a pesar de que ha rechazado la posición del [jefe de enlace especial], en realidad lo está haciendo- no, ha hecho algo mucho más grande de lo que esperaba.

 

Mientras saboreo el postre llamado [Rollo de Muno] que Gelt, el jefe de cocina ha traído, estoy haciendo hervir mi cerebro pensando cómo vamos a recompensar estos logros.

 

No tenemos dinero ni tesoros. Ya le hemos dado un título nobiliario. Debería ser apropiado ascenderlo de caballero honorario a caballero, pero a ese hombre no le interesaba. Elevar su titiló nobiliario más que esto necesitaría una recomendación de su majestad el rey. Y, también mujeres eh.

Incluso Baron-sama tiene una segunda esposa después de todo.

Ese hombre probablemente no lo rechazará si puede casarse con una niña pequeña.

Debo hacer que esa chica del pueblo llamada Totona sea una hija adoptiva de Baron-sama.

Es doloroso que haya una posibilidad de que esa broma de verdad suceda.

 

Nina: “Que fastidio, debo pensar duro en la dirección más apropiada sobre esto.”

 

No puedo dejar de quejarme mientras escucho los gritos que vienen de la pelea de sir Zotor y Karina-sama afuera.

Si sólo yo fuera 20 años más joven.

Tome una respiración profunda mientras pienso tal cosa tonta.

Es insufrible que mis preocupaciones aumenten a medida que la gestión del territorio mejora.