Death March Capítulo 172: Fiesta de celebración por la victoria.




Manual




Aquí Satou. Una vez vi un desfile de celebración por la victoria cuando un atleta olímpico de mi ciudad regreso trayendo una medalla de oro. El jugador que vi en ese momento parecía un poco avergonzado pero muy orgulloso.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Lua: “Umm, ustedes dos, ya es hora.”

 

Lua-san nos llamó reservadamente. Aialize-san parece haber notado que estamos en público después de que la oyó. Yo me había dado cuenta de eso desde hace un tiempo, pero como era una escena tan maravillosa, lo disfruté hasta que se detuvo.

 

Aialize: “¡Yo-no, no es, no es así!”

 

Aialize-san se alejó de mí en pánico, y comenzó a hacer una excusa a Lua-san y a los elfos de los alrededores. Yo me mescle con los elfos, y disfrute del pánico Aialize-san.

 

Satou: “No es as uh.”

Aialize: “Eso, no es, pero a, eso no es”.

 

Le conteste con una expresión un poco solitaria, y Aialize-san comenzó a explicarse con agitación. Mientras admiraba su “auau” con sus ojos dando vueltas y vueltas, le dije a Jia-san y a los demás la razón de la agitación de las medusas y la manera de lidiar con ellas.

 

Jia: “Entonces, esos huevos son la causa que hace que el árbol del mundo reconozca a las medusas como parte de él, ¿cierto?”.

Satou: “No tengo pruebas, pero la probabilidad de eso es alta”.

 

Les informe que el fracaso esta vez fue causado por las larvas que nacieron de los huevos y pusieron a las medusas de un estado de [Dormidas] a [Frenesí], y cuando las larvas fueron masacradas, las medusas pasaron al estado de [Ira].

Además, le di el huevo de medusa que he puesto en una botella a Jia-san. Asegure algunos ya que pensé que sería necesario para la investigación.

 

Parece que el anciano-san reemplazará a Aialize-san, quien se desmayó, para contarle a los otros clanes sobre esto.

 

Todos los elfos que estaban aquí acordaron contar la misma historia, que “El héroe Nanashi venció a las medusas”. En realidad, el Nanashi de la máscara de plata fue incluido en el plan, ellos fácilmente reconocieron que los héroes son existencias excéntricas. Es conveniente, pero ahora tengo curiosidad por saber qué es lo que Daisaku vestía.

 

Desafortunadamente, los restos de las medusas no tienen ningún núcleo mágico. Mi trabajo de recoger los restos de medusas junto con las jaulas fue en vano. Podría ser natural ya que no son monstruos sino [Criaturas Misteriosas]. La EXP que obtuve de las medusas es menos que el de los monstruos. Obtuve menos EXP de 10.000 medusas que lo que conseguí de siete ballenas.

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Nosotros, que hemos regresado a la tierra, nos unimos a la fiesta que están preparando los elfos que están en casa. Dado que el lugar donde se celebró el festival de curry no sería suficiente, abrieron el bloque de la pradera en la ciudad subterránea para ello.

 

Me he cambiado a una ropa ceremonial, y participo en el desfile triunfal de retorno con los elfos.

 

Estoy equipado con una armadura sagrada que tiene una apariencia heroica según la petición de Lua-san.

En lugar de un héroe, esta armadura sagrada parece ser un equipo dejado por Daisaku. Incluso pensé que era demasiado grande, pero cambió su tamaño ajustándose perfectamente cuando me la puse. Interrogué durante casi una hora sobre el mecanismo para ello, pero como Lua-san, quien me pasó los equipos no lo sabía, lo dejé para más tarde.

 

Una gran cantidad de Pixies están regando las flores mientras mira alegremente desde arriba de nosotros que están desfilando.

 

Fui con Aialize-san y los otros en una plataforma temporal que se ha fijado en el centro de la sede mientras disfruto de los vítores. Aialize-san y sus cuatro asistentes llevan trajes de sacerdotisa como cuando nos encontramos por primera vez.

 

Aialize: “Hijos de Boruenan, hemos exterminado las plagas que han contaminado el árbol del mundo durante mucho tiempo ...”

 

Aialize-san informo el resultado con una voz clara a las personas que se han reunido en el lugar. A pesar de que parece débil con este tipo de cosas, ¿me pregunto si ella está bien ya que son como de su familia?

 

Aialize: “¡Él es el héroe humano, Nanashi, por favor, aplausos!”

 

Mi presentación apareció mientras estaba admirando su cara desde el lado. Un poco tarde, dirigí mi mano hacia los elfos.

En poco tiempo, el discurso de Aialize-san había terminado, y el escenario fue entregado a las bandas de música para iniciar la fiesta. Hay gente bailando en el centro del lugar, y gente en los puestos de comida de los alrededores, todo el mundo está haciendo lo que les gusta.

 

Utilice [Cambio Rápido] para cambiar de nuevo al habitual Satou del héroe Nanashi. Devolví los atuendos del héroe a Lua-san.

Tome una copa de agua de fruta de las bebidas servidas por una muñeca viviente, y moje mi boca un poco. Mientras llevaba la copa en una mano, pasé a través de la multitud hacia Pochi y los otros.

 

Me puse en contacto con Arisa usando [Teléfono] cuando volví al suelo. Parece que colocaron puestos de comida, Lulu está en un puesto de crepes, y Liza en un puesto de carne de rana a la parrilla. La carne de rana que Liza está exhibiendo es de ranas del tamaño de los lechones. Son anfibios comunes, no monstruos. Las niñas bestia y Nana se fueron de cacería con la señorita Poltomea desde ayer para conseguirlas.

 

Los bebedores ​​están llenando el puesto de Liza, mientras que el puesto de Lulu está lleno de Elfos y mujeres a las que les gustan los dulces. Los elfos están felices charlando y tocando música mientras esperan. Ellos son pacientes, o más bien, tiene tolerancia a [Espera].

 

Tama: “Maestro, aquí ~”

Pochi: “¡Maestro nanodesu!”

 

Pochi y Tama pasaron entre las piernas de los elfos al encontrarme y vinieron a recogerme. Las dos llevan uniformes de sirvienta. Nos tomamos de las manos y fuimos a los puestos mientras navegamos a través de los elfos.

 

Parece que Mia ha venido a ayudar, ella está usando un uniforme e sirvienta con mini falda, haciendo juego con Arisa. Nana y el grupo de personas mayores llevan uniformes de sirvienta de falda larga. Creo que es mejor si se invierte. Al parecer, mis gustos y los de Arisa son diferentes en esto.

 

Arisa: “Bienvenido de vuelta ~ No voy a hacer una cosa tan poco agradable como preguntar si exageraste en algo, ¿pero no estás herido, cierto?”

Satou: “Estoy de vuelta, no tengo ninguna lesión.”

 

Arisa expresaba su preocupación por mí mientras tomaba una pose para mostrar su linda ropa. Hubiera sido bueno que ella terminara allí, pero como murmuro, “Voy a asegurarme de inspeccionar cualquier cicatriz durante el baño esta noche”, el momento fue estropeado.

 

Lulu y Nana están haciendo las crepes. Arisa y Mia están tomando órdenes y repartiendo las crepes frente al puesto. Los Pixies glotones parecen estar tratando de arrebatar algunos de las crepes, pero Nana los capturo y los puso a la fuerza en su escote cuando se acercaron, por lo ya no están recibiendo sus crepes. Qué envidiable. Quiero arrebatar crepes también.

 

Lulu dijo, “Es especial”, e hizo una pequeña crepe en el borde de la placa de hierro para mí. Me sentí mal por los elfos que están esperando sus turnos, pero como estoy un poco hambriento, lo acepte con gratitud.

 

Hay una red de alambre del tamaño de un tatami extendida en el puesto de Liza para asar la carne de rana con el carbón que la señorita Poltomea ha suministrado desde algún lugar. Un olor como el de carne de pollo a la parrilla está a la deriva. Liza utiliza un par de tenazas largas para dar la carne terminada a los clientes mientras observa el nivel de calor. Cómo digo esto, su expresión es demasiado seria.

 

Poltomea: “Yo, Satou, ¿todavía tienes algo de licor de la fuente del dragón del otro día?”

Satou: “Si tengo, aquí tienes.”

 

El lenguaje de la señorita Poltomea es rudo a pesar de su lindo rostro de muñeca occidental. Me detuve junto al dragón negro, el lugar de Heiron, cuando iba a buscar los pergaminos en la capital del ducado, así que adquirí algo del licor de la fuente del dragón. Lo recibí después de compartir algunos de los barriles del vino de Brownie que tenía con el dragón negro.

 

Poltomea: “Oh, que buen olor, me gustaría llevarme bien con los dragones sólo por este licor.!

“Poa, bebe moderadamente.”

 

La señorita Poltomea dijo algo extraño, tal vez quería beber más licor después. Su amigo elfo que ha comenzado a servir el licor de la fuente del dragón en una copa extra grande la retuvo. Él también es un buen bebedor, así que la mitad de su advertencia debe ser para que ella no disminuya su parte del licor.

 

Liza: “Saboréalo un poco más Poa. Es una blasfemia diluir el sabor de la carne con el licor.”

Poltomea: “Estoy saboreándolo bien, Liza es muy quisquillosa.”

 

Distribuyo un poco de licor humano y el licor de la fuente del dragón a varias mesas en donde tienen un combate de comida mientras escucho la exhibición como de magistrado de detrás. Esto no es debido a las palabras de Miss Poltomea, pero estoy esperando ligeramente el comienzo con el licor del dragón negro como el ímpetu.

 

Cuando termine de distribuir el licor, la carne de rana se había agotado, así que saque 50 kilos de carne de ballena. Corté un trozo de carne moderadamente grande y lo puse en el lugar de la carne junto a Liza.

 

Tama: “Liza ~ otras tres porciones de rana a la parrilla~?”

Pochi: “Liza, ¡otra orden adicional nanodesu!”

 

Tama y Pochi que han tomado algunas órdenes dijeron a Liza. Cuando dijeron las órdenes, sus bocas se abrían y cerraban, exigiendo algo de carne a la parrilla de Liza.

 

Liza parecía estar consciente de ello también, había preparado dos pequeñas rebanadas de carne en pequeños platos cuando vio a Pochi y Tama regresar de las multitudes. Tomo la carne con las pinzas y la lanza en la boca de los dos.

 

Tama: “Recién azada ~”

Pochi: “¡Caliente, caliente, nanodesu!”

 

Liza sonrió cariñosamente viendo a los dos. Al mismo tiempo, sus manos rápidamente pusieron algo de carne en los platos como si fueran criaturas diferentes, y entrego las siguientes ordenes de Pochi y Tama. Hay más carne en los platos de lo ordenado, deben ser para que Pochi y Tama lo coman en secreto. Pochi y Tama que han recibido las placas corrieron felizmente a los clientes.

 

Puse la carne a la parrilla que he recibido antes en la boca de Liza, quien está ocupada para que comiera. Liza comió la carne a la parrilla de los pinchos como si estuviera picoteando mientras lucía un poco avergonzada.

 

Lulu y las demás que han quedado sin crema fresca cerraron su puesto, y vinieron a ayudar a Liza.

 

Pude ver la figura de Aialize-san que ha asegurado las últimas crepes detrás del puesto. Los Pixies están volando mientras protestan por encima de su cabeza, diciendo “Aze, un mordisco.”, “Aze, monopolizar es injusto.”, Pero ella no está escuchando esas voces y mordisquea sus crepes mordida a mordida mientras las cubre con ambos manos. Ella es como Mia, le gusta mucho la crema fresca. La figura de Aialize-san manchada de crema fresca apareció en un instante en mi mente, pero lo borre. Cálmate Satou.

 

Tome a Arisa ya Mia que han salido corriendo detrás de Aialize-san. Lulu y Nana han ido a tomar cajas de almuerzo que han ordenado de la red de esposas de antemano.

 

Kya.

 

Al girar la cabeza hacia el grito corto detrás de mí, parece que las crepes de Aialize-san han caído al suelo. Creo que no hay necesidad de hacer esa mirada desesperada en tu cara.

 

“Uu, fue la última.”

“A ~ a, yo no ~ no ~ ua.”

“Fue el castigo por monopolizar ~”

“Aze, lamentable.”

 

Está a punto de llorar por las despiadadas palabras de los duendecillos. Yo estaba conmovido por su estado e inadvertidamente la mimé.

 

Satou: “Mañana haré algo para ti, así que por favor no te pongas así”.

Aialize: “¿De verdad, me lo prometes?

Satou: “Sí.”

 

Asiento con suavidad al elfo superior-sama que mira hacia arriba mientras inclina la cabeza.

Ella me presentó el dedo meñique de la mano izquierda, y yo iba a presentar el mío también, pero nuestros dedos nunca se unieron.

Arisa y Mia tomaron mis manos a ambos lados, y me arrastraron hasta la mesa donde Lulu y los demás han extendido la comida que reunieron.

 

Aialize-san miraba su pequeño dedo solitario mientras inclina la cabeza. No romperé mi promesa de hacerle crepes incluso sin esa mirada en su cara usted sabe.

 

•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• 

 

Diez días después, Arisa y las demás han terminado de completar el ultimo campo de entrenamiento, y vamos a dejar la ciudad natal de los elfos.