Death March Capítulo 154: El secreto de Mia.




Manual




Aquí Satou. Durante los tiempos en que la alergia a los alimentos era un problema menor, la búsqueda de cosas que se podían comer parecía ser difícil. Incluso hace tiempo, también hubo un tiempo en el que las personas que eran muy exigentes con su comida fueron dejadas de ser tratados como seres humanos.

Me pregunto si la alergia a los alimentos existe en este otro mundo ...

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Tama: “¿Melones Dulces?”

Pochi: “¡Están creciendo muchos nanodesu!”

Satou: “Pochi, Tama. Son frutos que los elfos plantaron, así que no pueden tomarlos sin permiso.”

 

Esos frutos están en los árboles alrededor de la casa de Mia por donde se creó la escalera de caracol que estamos subiendo actualmente. Pochi y Tama se pusieron de buen humor cuando vieron los melones dulces y las naranjas carmesí creciendo en el camino.

 

Mia: “Nn.”

 

Mia arranco una de las frutas, la corta en dos con un cuchillo, y se las dio a Pochi y Tama.

 

“Cuando tienes hambre, puedes arrancarlas y comerlas como quieras, no necesitas ser reservado ...”

 

Ya veo, en lugar de ser plantadas por alguien, podrían ser más como los árboles de Gabo creciendo en la carretera.

O es lo que he pensado, pero no sólo en los árboles a lo largo del camino, las frutas y las flores están creciendo incluso dentro de las casas. Creo que la luz del sol no llega al interior, ¿cómo es que están creciendo?

 

Estamos siendo guiados a una gran sala de estar con el techo muy alto.

Dejamos atrás a Mia que está siendo asediada y nos dirigimos hacia la habitación con una mesa que parece el tronco de un árbol guiados por los padres de Mia.

Cuando el padre de Mia dijo, “Sillas”, hiedras se levantaron del suelo para convertirse en sillas. Esto es bastante fantasioso.

 

Cuando el padre de Mia trono los dedos, algunos Pixies trajeron varias copas y las alinearon sobre la mesa.

El padre de Mia volvió a tronar los dedos, y esta vez plantas parecidas a jarrones descendieron desde arriba y luego vierten líquido transparente con olor dulce en las copas.

¿Está bien beber esto?

Pero, Pochi y Tama lo bebieron sin vacilar y levantaron voces de alabanzas. Es así, es sabroso eh.

 

Estábamos tan cautivados con las escenas de fantasía que se desplegaba frente a nuestros ojos que descuidamos vigilar a una persona peligrosa.

Nos dimos cuenta de eso después de haber oído pequeñas voces de protestas.

 

“'Déjame ir.'“

“'Oye tú, déjame.'“

“'Halp, Laya, halp.'“

 

Cuando me di la vuelta, vi a tres Pixies que han sido atrapados por Nana pidiendo ayuda al padre de Mia con rostros que están a punto de llorar. Nana sostiene a dos de ellos en ambas manos, mientras que el último está siendo presionado exageradamente contra sus pechos. Cambia de lugar conmigo.

 

El padre de Mia siguió mirando al Pixie que está luchando por liberarse de Nana, sin ayudarlos. Mis ojos se encontraron con el padre de Mia de alguna manera, y asentimos.

 

Ay.

Arisa me golpeó la cabeza por detrás. Los Pixies parecen haber sido rescatados por Lulu.

 

Arisa: “Por dios, ustedes gente del planeta de los Oppai.”

Satou: “Eso es un malentendido.”

“Nn, malentendido.”

 

Mi rostro evito las miradas condenatorias de Arisa y Lulu, y en vez de eso, desvíe mi mirada hacia Mia que está siendo empujada. Los elfos son todos delgados después de todos eh. Parece que no hay un solo elfo regordete. Ya sea parcial o totalmente.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

“Geez, ya ha ido y hecho ahora.”

“Eso fue molesto”.

“Aquí, acogedor.”

 

Por alguna razón, los Pixies que han huido de Nana están anidando en mi cabeza y hombros. El que ha dicho esa observación enfadada está tirando de mi pelo mientras dice eso. Como es doloroso, los puse en la mesa con las manos.

 

Pochi divide algunos dulces horneados y los paso a los Pixies que se quejaban.

 

“¡Oh, esto es algo bueno!”

“Es verdad.”

“Más, dame.”

 

Las migajas de los dulces horneados están esparciendo por dodos lados, pero supongo que puedo usar la magia de uso cotidiano más tarde para limpiar.

Los Pixies de la ciudad se han reunido debido a las voces de elogios de los Pixies aquí.

 

“Hey, dame?”

“Dame a mí también”

“Au, au, espera nanodesu, no hay, ya no hay nanodesu.”

 

Los Pixies están hablando en lenguaje elfo así que sus palabras no conectan, pero de alguna manera se estableció una conversación.

Es divertido mirar a Pochi en pánico, pero vamos a enviarle un bote salvavidas.

Saqué una cesta llena de dulces horneados a través de la caja de objetos sobre la mesa.

Los Pixies atacaron los dulces horneados de buen humor.

 

Uwah.

Son demasiado vigorosos, hay algunos de ellos que se entierran en la canasta mostrando sólo sus piernas, y también hay algunos que están cayendo de la mesa en el lado opuesto mientras llevan los dulces.

Los elfos que vienen con Mia parecen estar interesados ​​en los dulces horneados también, ya he alineado dos canastas de dulces sobre la mesa.

 

“Yum”.

“Umu.”

“Bueno.”

“Delicioso.”

 

Generalmente hablan con pocas palabras como Mia, pero también hay quienes hablan mucho, aunque no a tal grado como la madre de Mia.

 

“My, es delicioso, muy delicioso, Hey, hey, ¿son estos dulces hechos por Satou-san? Es así cierto, ¿verdad?”

“Es cierto, esto es delicioso.”

“Si, aunque es diferente a la miel, la dulzura es maravillosa, ¿no?”

 

La mayoría de los elfos son amistosos, pero no todos ellos, parece.

Un chico elfo me señalo mientras me mira furiosamente.

 

Elfo: “¿Amor mutuo?”

 

¿Con quién?

Mia se aferró a mi cuello por detrás y le dijo al chico “Por supuesto!”, pero creo que eso es infundado.

Entiendo que tiene problemas con su expresión, pero por favor dígaselo a la persona en cuestión.

Aparentemente, a ese chico le gusta Mia. Aunque me he estado refiriendo a él como un chico, se parece al padre de Mia. También tiene 250 años, así que es bastante mayor que Mia.

 

Elfo: “¿Qué tiene de bueno?”

Mia: “Hermosa.”

 

¿Ah? ¿Hermosa?

La respuesta a la pregunta del muchacho es incomprensible. De hecho, los elfos que nos rodean parecen perplejos también.

 

“Hermoso.”

“Yup, es hermoso.”

“Es así.”

 

Algunos Pixies están de acuerdo con Mia.

El color de los ojos de la madre de Mia que está inclinando su cuello en perplejidad cambiaron de azul a plata y luego me miro.

 

“Mía, oh Mia, ciertamente es hermosa, nunca he visto esto, me pregunto cuántos espíritus hay, es difícil de ver porque hay demasiados, pero es una hermosa luz”.

“Es verdad.”

“Eres muy querido por los espíritus.”

 

Las personas que me llaman hermosa tienen la habilidad [Ver espíritus] en común.

Al parecer, los espíritus se están reuniendo a mi alrededor. Parece que estoy dejando salir un aura llamada Luz del Espíritu que a los espíritus les gusta, y se ve hermosa.

Me dicen que es raro que los espíritus se reúnan en otros lugares además del lugar donde la vena de la tierra brota.

 

La razón por la que Mia puede encontrarme dondequiera que esté parece ser esta masa de espíritus que actúan como un marcador.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Había otro secreto de Mia que se había hecho claro.

 

Se trata de la carne.

 

“My, oh Mia, no te convertirás en un adulto si eres muy quisquillosa con los alimentos sabes ... Ahora, no lo evites, come la carne, lo comerás de acuerdo.”

Mia: “Mwuu, innecesario.”

“Come.”

 

Mia se encontraba entre sus padres cuando le dijeron que comiera carne.

Fue nuestro malentendido pensar que los elfos no podían comer carne. En verdad, otros elfos comen platos de carne bastante bien.

No son como Liza que considera la carne como algo supremo, pero entre ellos, no hay nadie que sólo coma verduras.

 

Entiendo de ver a Mia que los Pixies son comedores relativamente sanos, así que voy con Lulu para ayudar a las madres Elfos a preparar la comida. Dejé que las señoras probaran el Karage de ballena y el Kabayaki de ayer, y después de que me salió bien, la producción en masa comienza.

 

Hay algunos utensilios de cocina con bastante mal gusto como estufas con un diseño de la cara de una persona, pero parece que son básicamente algunos tipos de herramientas mágicas. Todos los utensilios de cocina de aquí son orgánicos.

 

La diferencia con las herramientas mágicas de los seres humanos es que no necesitan consumir maná de la persona que las usa. La estufa se enciende cuando soplo, y el horno se calienta cuando lo golpeo. El agua sale del grifo en forma de boca de pescado cuando simplemente sostengo mis manos ante ella.

 

Les preguntaré a los elfos sobre los mecanismos más tarde.

 

Serví el Karage de ballenas producido en masa, arroz frito y brochetas en los platos. Los elfos que han venido a ayudar, y las muñecas vivas que lucen como Pinocho llevan los platos a la sala de banquetes.

 

Mientras me tranquilizo a mí mismo al ver la competencia entre Liza que está vigilando la [Montaña de Karaage] como una fortaleza inexpugnable contra Pochi, Tama y los Pixies, salí a la terraza y observé el paisaje de la ciudad. Escucho la canción que los Pixies están tocando mientras pongo una fruta parecía a la cereza que los Pixies me han dado en mi boca.

 

Mia: “Satou.”

Satou: “¿Qué pasa Mia? ¿Está bien que la invitada de honor deje su asiento?”

Mia: “Nn.”

 

Mia me conduce de la mano mientras caminamos por la ciudad de los elfos.

Todo el mundo parece haber ido al banquete, sólo hay muñecas vivas, y carruajes sin los caballos de auto-movimiento alrededor.

 

Y entonces, el lugar a donde Mia me lleva a es--