Death March Capitulo 68: La gente del territorio del Barón Muno (2)




Manual




Aquí Satou. Hubo algunos programas de televisión de supervivencia en una isla deshabitada o en lo profundo de un bosque, pero si me alguien me pide participar lo rechazaría.

Me acabaría todos los frutos secos y plantas comestibles en cuestión de semanas.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Pochi: “Maestro, hay alguien adelante nanodesu.”

Tama: “Allá ~”.

 

Pochi, quien estaba en mi regazo, encontró los rastros de alguien adelante. He confirmado en el mapa, pero no los puedo ver aún.

 

Satou: “Ah, entró en el bosque.”

 

Parece explorador-kun fue a llamar a sus amigos.

 

Son ladrones, pero esta vez es un poco diferente. Son niños que van desde los 9 a los 14 años de edad. Hay tres varones y seis mujeres. Su tabla recompensas y castigos son sólo tiene [Incumplimiento de Contrato]. Ya que su único título es [Esclavo fugitivo], ellos probablemente son niños que han escapado de las aldeas. Su resistencia está a menos de la mitad.

De hecho, sería vergonzoso golpearlos ¿verdad?

 

Arisa: “¿Qué hay ahí?”

Satou: “Un grupo de niños ladrones.”

Arisa: “¿Qué hay con eso, ¡estoy ardiendo!”

 

Consulte con Arisa y Liza sobre su tabla de recompensas y castigos.

 

Liza: “Esclavos fugitivos? Entonces, nuestra tabla de recompensas y castigos no cambiará incluso si los matamos, así que creo que no hay necesidad de preocuparse.”

 

No, Liza-san, no tengo una preocupación como esa.

 

Arisa: “¿Qué hay de ignorarlos? ¿O usted quiere conseguir más niñas?”

 

Con las que tengo es suficiente, voy a pasar de conseguir más.

 

Satou: “Cierto eh, son esclavos fugitivos, probablemente, no tienen armas de proyectiles, vamos a quitárnoslos de encima.”

 

... No fue bueno.

 

Tres niñas se colocaron en el camino, bloqueándolo. No podemos pasar sobre ellas ¿cierto?

El carro apenas se detuvo a tiempo justo antes de llegar a ellas, pero las niñas no se movieron incluso después de eso. Puesto que no estaban atadas, su cuerpo podría haberse congelado por el miedo. Son demasiado imprudentes, incluso si quieren detener el carro a cualquier costo.

 

Voz: “No se muevan! Tenemos a diez arqueros apuntándoles en el bosque.”

 

Una voz extraña se levantó amenazándonos.

Ya que es problemático seguirles el juego, voy a poner a un lado a las niñas que están bloqueando el camino y avanzar rápidamente en el carro.

Deje la entrada trasera del vagón a Pochi y Tama para protegerla, y el asiento del conductor a Liza.

 

Voz: “Si usted valora su vida, deje su comida aquí.”

 

Está haciendo una solicitud con su mayor esfuerzo, pero el coro a sus espaldas no está ayudando.

 

Voz: “Me gustaría algunas patatas.”

Voz: “¡Estúpido, tenemos que exigir carne seca aquí! ¿No?”

Voz: “Quiero comer pan.”

Voz: “Cierto, siempre y cuando no sean hiervas cualquier cosa esta bien.”

Voz “Estúpidos, chicos guarden silencio.”

Voz: “Tu es el estúpido por llamar a otra persona estúpida sabes?”

Voz: “Cierra la boca.”

 

Las demandas hechas por todo el alboroto de los niños, arruino todo.

Tome a una pequeña niña que está bloqueando el camino, y suavemente la arroje a los otros niños en el bosque. Ella es anormalmente ligera. Los niños a quienes la arroje están entrando en pánico mientras tratan de atraparla.

 

Voz: “Uwah, que estás haciendo!”

Voz: “Vamos a disparate una flecha.”

 

Nadie está saliendo del bosque.

¿No tienen armas o le tienen miedo a Liza?

 

Satou: “¿Quieres caminar al bosque por ti misma, o ser arrojada allí?”

Niña: “S, sólo atropéllame. Si no conseguimos comida, vamos a morir de hambre de todos modos.”

 

Ella insistió con una voz temblorosa, no estoy seguro de si es un farol o es en serio.

Ella es de la misma edad que Lulu, pero se ve de la misma edad que Arisa. Es una chica con el pelo rojo medio largo y pupilas de color marrón rojizo. El brazo de donde la tome para levantarla es tan delgado como una rama seca.

 

Voz: “¡S, suelta a Totona!”

 

El chico que ha estado negociando con nosotros salió del bosque después de verme agarrar el brazo de la chica. El muchacho pelirrojo tiene una apariencia similar a la chica. Él está sosteniendo un garrote en su mano.

Forcé a la niña para que se pusiera de pie, y la empuje hacia el chico. La chica tropezó y fue atrapada por el niño.

 

Satou: “Liza, avanza.”

 

Salte al asiento del conductor cuando el carro comenzó a correr.

 

Arisa: “Está bien, aquí.”

 

Arisa sostenía una bolsa grande, mientras lo decía, y la lanzo al bosque. El contenido de esa bolsa es verduras y alimentos que Tama ha recogido. Ya que no lo habíamos preparado de antemano, probablemente ella lo hizo cuando escuchó la conversación de los niños.

 

Arisa: “Usted probablemente está pensando que incluso si les doy comida, no va a resolver la raíz del problema ¿cierto? Pero cuando se está muriendo de hambre, no se piensa en el mañana. Lo más importante es sofocar el hambre justo en ese momento. Sólo eso”.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Arisa: “¿Aun le está molestando?”

Satou: “No, no es eso.”

 

No me molesta en absoluto. Después de tomar dos respiraciones profundas, la sensación de náuseas en el estómago desapareció por completo.

Lo que tengo en mente es lo que hay delante de nosotros. Hay un río estrecho delante de esta carretera, y cinco personas de edad avanzada están ahí.

No son ni ladrones ni esclavos fugitivos. ¿Están pescando?

 

Arisa: “No piense en cosas innecesarias cuando se tiene hambre! ¡Vamos a comer una gran cantidad de deliciosos filetes y animarnos!”

Tama: “Anímate ~?”

Pochi: “Comer hasta llenarnos nanodesu.”

 

Estoy agradecido por su preocupación, pero las niñas están pensando en la carne más que otra cosa ¿correcto?

 

Hemos llegado a la quebrada después de un tiempo.

Los ancianos están sentados en bancos y mirando al río. Estoy pensando en acampar cerca del río, pero ¿qué puedo hacer al respecto?

 

Satou: “Buenas tardes, el clima es agradable hoy eh.”

Anciano 1: “Oh, ¿es usted un comerciante, ¿tiene algunos negocios con este viejo?”

Satou: “Lamento molestarlo. Iba a detenerme cerca del río para conseguir un poco de agua, entonces vi sus figuras, así que pensé de saludar a todos los presentes.”

Anciano 1: “Eso es bastante educado de su parte. Pero puede pensar en mí como una piedra en el borde de la carretera.”

Anciano 2: “Eso es correcto, no tenemos nada que hacer además de mirar tristemente al río hasta que seamos llamados por dios.”

Anciano 3: “Es preferible ser llamados por dios aquí en lugar de ver como venden a nuestros nietos.”

Anciano 4: “No seremos acogidos en el pueblo, incluso si regresamos.”

Anciano 5: “Pero si quiere darnos algo de comida lo aceptaremos en cualquier momento ¿sabe?”

Aldeano 1-. “Hey, si usted come ahora, eso retrasara el llamado de dios.”

Anciano 5: “Eso es correcto eh.”

 

Parece que fueron abandonados aquí en este río.

¡Ustedes deben atesorar a los ancianos!

 

Anciano: “No ponga esa cara, todo está bien.”

Anciano 2: “Así es, nosotros nos fuimos del pueblo por nuestra propia voluntad, de esa manera disminuirá el número de bocas que alimentar.”

Anciano 3: “Así es, si las personas de edad avanzada se reducen, las niñas que tendrán que ser vendías probablemente disminuirá también.”

Anciano 4: “Hoy en día, los comerciantes ya no compran esclavos y el jefe del pueblo se ha estado quejando.”

 

Puesto que no hay nadie que compre a sus hijas, sacrifican a los ancianos ahora eh.

 

Dado que los ancianos parecen ser inofensivos, decidí acampar un poco lejos de ellos. Estamos situados en dirección del viento del lugar en donde están.

 

Por lo general, Pochi y Tama se ponen a cazar y recolectar alimentos, Arisa y Mia recogen leña, Lulu y Liza cocinan, y Nana les ayuda a cocinar, pero ya que las personas de edad avanzada morirán más rápido si recogen las plantas y animales en esta zona, decidí no hacerlo.

 

Satou: “No vamos a buscar leña o presas hoy. Liza, lo siento, pero quiero dar comida a los ancianos, así que quiero que cocines más hoy, te dejo a ti la elección de alimentos.”

Lulu: “Entiendo, las cosas pesadas son malas para la gente que está en ayunas, vamos a hacer papilla de cereales.”

Mia: “¿Necesitas ayuda?”

Lulu: “¡Tenemos suficientes manos, pero vamos a enseñarte en esta ocasión! No solamente Mia, Arisa, también.”

 

Lulu acepto fácilmente la oferta de Mia, y tomo a Arisa de la mano al lugar donde yacían los utensilios de cocina. Arisa se resiste diciendo, “Cocinar es mi pesadilla ~.”, Pero hoy Lulu es contundente y ella sigue tirando de ella.

Pochi y Tama están mirando a su alrededor sin descanso, por lo que les dije, “Niñas ustedes pueden ir a jugar por ahí”, pero de alguna manera se convirtió en un entrenamiento de batalla. Y más allá de eso, soy yo contra Pochi y Tama.

 

Después de la señal, Pochi se precipito hacia adelante como una flecha.

Yo evadí suavemente la estocada de la espada de madera.

Usando esa oportunidad, Tama ataco mis pies con su espada de madera, lo evite saltando.

Después contrataque pateando ligeramente a la espada de madera de Tama.

Tama, quien perdió su espada de madera, salto hacia mí mientras hacia un pequeño gruñido.

Cambie su trayectoria empujando su estómago con la palma de mi mano, y suavemente la arroje.

Al tiempo que esquive el ataque de Pochi dos veces, confirme que Tama ha aterrizado después de girar en el aire en el borde de mi visión.

 

Tama: “No puedo golpear~?”

Pochi: “Fuerte nanodesu.”

 

El entrenamiento continúa de esta manera, y cuando me deje atrapar a propósito al final, de alguna manera parece que estamos coqueteando.

 

Pochi: “Te atrapé, hamumunyanoresu (Nt:Mordidas).”

Tama: “Nihehe ~ ~ atrapado?”

 

Y luego, la última frase tiene que venir de Arisa después de todo.

 

Arisa “Yo también ~”.

 

Mientras lo decía, Arisa salto hacia mí, pero-

 

Tama: “Arisa también~ ~”.

Pochi: “La próxima presa es Arisa nanodesu!”

 

--Pochi Y Tama la interceptaron brillantemente.