Death March Volumen 5 Intermedio 5: El joven comerciante y los niños del orfanato




Manual




Cuando fui a un orfanato a cumplir con un recado de mi empleador, vi a algunos niños pequeños jugando a las cartas. Esas tarjetas son exactamente como las tarjetas de aprendizaje que he hecho. Sin embargo, los diseños son ligeramente diferentes.

Comerciante: “Hey, chicos, ¿de dónde sacaron esas tarjetas?”
Niño 1: “Tsui-niichan las hizo.”
Niño 2: “Estás equivocado, fue Yuni-ane quien las recibió de su novio.”
Niño 3: “Etai-niichan hizo los dibujos.”
Niño 1: “Tsui-niichan corto la madera sabes?”
Niño 2: “Yuni-ane nos enseñó cómo jugar.”

Los niños respondieron a mi pregunta a gritos. Si lo dicen así, no voy a ser capaz de escucharlo. Dado que los niños empezaron a reñir, interferí a toda prisa.
Después de preguntar muchas veces, antedí que “Ellos obtuvieron las cartas del novio de la niña llamada Yuni”, “El niño llamado Tsui suministro las materias primas como los bloques de madera, tinta y pinceles.”, y “El niño llamado Etai hizo los dibujos”.

Dado que las tarjetas de aprendizaje, incluyendo el prototipo fueron comprados por aquel chico comerciante, es probablemente que él sea el novio de Yuni. La muchacha de aspecto inteligente y que estaba con él en aquel momento es probablemente Yuni.
Creo que aquellos chicos querían enseñar a los niños de este orfanato eh.
Eso me recuerda, los niños dijeron algo que me despertó.

Comerciante: “¿Cuál es la manera de jugar?”

No hay nada como una manera de jugar para las tarjetas que he hecho. Uno lee la carta, y comprueba la parte posterior de la tarjeta para ver si estás en lo correcto, eso es lo que es.

Niño 1: “¡De esta manera!”
Niño 2: “Los alinea de esta manera.”
Niño 3: “Y por turnos.”
Niño 1: “Si usted adivinar la letra correcta ~”
Niño 2: “Te quedas con la carta.”

Los niños hablaban en rápida sucesión. El “yo quiero decirle” los desbordo creo. Yo escuche pacientemente las palabras de los niños, y las ordene en mi cabeza.

Pones 100 tarjetas con el lado de la letra en la parte superior del [Campo], y si se puede leer la letra correcta para que coincida con la imagen en la parte posterior, te puedes quedar la tarjeta. Las tarjetas perdidas se envían a la [Cementerio], y si no hay más cartas en el [Campo], las tarjetas en el [Cementerio] se vuelven a colocar en el [Campo], y se reanuda el juego. Cuando las cartas se han terminado en el [Campo] y el [Cementerio], el que tenga el mayor número de tarjetas se convierte en el [Académico] - el ganador.

Comerciante: “Es increíble que hayan pensado en un juego como ese.”
Niño 1: “Así es, Yuni-ane es increíble ~”
Niño 2: “¿No ella dice que la sorprendente es Aisa?”
Niño 3: “Estás equivocado, es Tarisa.”
Niño 1: “¿No es Maisa?”

Quiero conocer a esta niña llamada Yuni. pregunte si podía encontrarme con Yuni o los otros dos niños.

Niño 1: “Yuni-ane está trabajando.”
Niño 2: “Tsui-niichan también está en entrenamiento cierto?”
Niño 3: “¿Qué hay de Etai-niichan?”
Niño 2: “¿En su habitación?”
Niño 1: “No, el anciano dijo que iba a trabajar en el campo hoy.”
Niño 2: “El campo de Gabo?”
Niño 1: “No, dijo que en el campo de espinaca de mostaza.”
Niño 2: “Entonces, él está en el lugar del techo rojo.”
Niño 1: “¡Señor, yo lo guiare allí!”

Se, Señor. Yo todavía estoy en mis 20.
Mientras será herido por palabras de los niños, los seguí con la mano.


Los niños me llevaron a un lugar en donde 20 chicos que son unos 10 años mayores que el que he me trajo aquí están trabajando en el campo.
El chico musculoso de aspecto mayor miro sospechosamente hacia mi quien esta sido guiado por los niños.

Comerciante: “Hola, encantado de conocerte, soy un comerciante, mi nombre es Neisen.”
Chico Musculoso: “Que negocios tiene un comerciante aquí? ¿Dado que los cultivos son propiedad del Lord-sama, nosotros no podemos vender sin permiso sabes?”

Me he dado cuenta de que hay un acento ligeramente sarcástico en su [comerciante], y [Sama]. No he venido aquí para comenzar una pelea con un niño.

Neisen: “No es eso. Quería conocer Etai-kun, y estos niños me guiaron aquí.”
Chico Musculoso: “Etai está debajo de ese árbol, desmayado. Ya que es inútil, puede llevárselo si tiene algún negocio. Ustedes niños, vengan aquí.”

Di las gracias al chico y fui hacia Etai-kun.
Los niños fueron atrapados por el chico musculoso, y se metieron a ayudar a cortar la hierba. Mientras me despedía de los niños agitando un poco mi mano, hable con Etai-kun.

Neisen: “Etai-kun, ¿puedo hablar con usted un poco?”
Etai: “... ¿Quién eres tú?”
Neisen: “Encantado de conocerte, estoy un comerciante y mi nombre es Neisen.”
Etai: “Ha, comerciante-san, ¿está usted …”

Parece que Etai-kun no es bueno con las conversaciones.

Neisen: “En realidad, se trata de las imágenes que has dibujado en las tarjetas de aprendizaje.”
Etai: “Esos son interesantes verdad!”
Neisen: “Sí, el niño que pensó en el juego es increíble.”
Etai: “Todo el mundo juega durante toda la noche.”
Neisen: “¿Nadie pelea?”
Etai: “Cualquier persona a quien le toque el último turno.”
Neisen: “Ya veo, eso es una buena decisión. Sin embargo, es difícil esperar sus turnos con sólo dos juegos de tarjetas de aprendizaje cierto.”
Etai: “No, tenemos cuatro juegos ahora.”

Yo no era capaz de ocultar mi sorpresa. Sólo han pasado ocho días desde que vendí las tarjetas de aprendizaje. ¡Les tomo sólo cuatro días hacer un juego!
A pesar de que a el pintor a quien le pregunté que hiciera las tarjetas le tomó mes y medio para crear un conjunto ...

Neisen: “¿Las dibujaste tú mismo?”
Etai: “No.”

Yo di un ligero suspiro de alivio con esas palabras. La razón de eso es porque nos tomaría varias personas acortar el tiempo. Sin embargo, ese pensamiento fue negado con las siguientes palabras.

Etai: “Hice los dos primeros sets por mí mismo, pero el otro conjunto se realizó con la ayuda de otros niños que eran buenos dibujando. Gracias a eso, hicimos una en un solo día.”


Etai: “Theo, Sual, Olio. Esta persona tiene algo de qué hablar.”

Etai-kun me llevo a una cabaña con tres niños y niñas. Pronto me presenté y me puse a trabajar.

Neisen: “Pueden ustedes hacer dibujos tan buenos como Etai-kun?”
Niño 1: “Así es.”
Niña: “No tan buenos como los de Etai-ani”.
Niño 3: “Etai-niichan me enseñó ~”

Después de cada uno de ellos hace un dibujo, comienzo la charla.

Neisen: “Quiero contratarlos.”
Niña: “No he aprendido correctamente las letras sabes?”
Niña: “¿Es mi c, cuerpo ?!”
Niña: “Mis pechos aún son pequeños, ¿quiere hacerme su amante?”

Negué los comentarios fuera de lugar de los niños, y expliqué en detalle.
Soy el creador original de las tarjetas de aprendizaje, y quiero difundirlo por todo el reino de Shiga, no sólo en la ciudad de Seryuu, por lo que, con el fin de hacer un montón de las tarjetas de aprendizaje, voy contratarlos.

Niño 1: “¿Cuánto va a dar? ¿Va a da un centavo por un conjunto?”
Niño 2: “Usted, es demasiado codicioso.”
Neisen: “Así es, van a ser varias monedas de cobre en un mes.”
Niño 2: “¿Cuántas vamos a ganar?”

Los salarios de los niños dependen de su trabajo, pero el precio de mercado es de alrededor de 1 a 2 monedas de cobre al mes. En caso vivir en el lugar en donde trabajan ellos normalmente no reciben un salario.
Yo digo a los niños que han empezado a contar con los dedos la respuesta.

Neisen: “Si pueden hacer 30 juegos en un mes, van a ser 30 centavos, o seis monedas de cobre.”
Niño 1: “Cuatro de nosotros puede hacer 40 juegos.”
Neisen: “Entonces van a ser ocho monedas de cobre. Y Cada persona tendrá dos monedas de cobre.”
Niño 1: “Increíble, eso es casi lo mismo que Yuni-neechan.”
Niño 2: “Es verdad, increíble.”
Niño 3: “¿Pero, tenemos tanto material?”
Niño 2: “Me pregunto si podemos pedir Tsui-niichan ~?”

Los niños son rápidos en emocionarse y deprimirse.
No tengo la intención de hacer que trabajen por tan poco dinero, pero como yo no tengo el fondo para poner en marcha el plan, voy a compensarlos más adelante para el margen.

Neisen: “Yo voy a preparar los materiales, por supuesto.”
Niño 1: “¡¿De Verdad?!”
Niño 2: “Entonces, voy a hacer muchos”.
Niño 3: “Un, Voy a trabajar duro ~”

Entre los niños que están con un alto espíritu, Etai-kun solo parece sombrío.

Etai: “¿Sin embargo, es bien hacerlo el permiso de Yuni y Tsui-niichan?”
Neisen: “Ah, claro, los niños que trajeron las tarjetas, les enseñaron el juego, y sugirieron la producción de las tarjetas no son ellos.”
Etai: “Un.”
Neisen: “¿Sabe en dónde trabajan? Voy a ir a preguntarles. Si no puedo encontrarme con ellos, voy a volver a la medianoche.”

Salí del orfanato después de escuchar los lugares de trabajo de Yuni-chan y Tsui-kun. Ya que he obtenido el consentimiento informal de Etai-kun y los otros niños, voy a hablar de ello con los dos niños restantes. Debo respetar la amistad de los niños.


En primer lugar, voy a la posada de la puerta en donde Yuni-chan está trabajando. Tengo que convencer a la chica ya que ella es quien tuvo la idea de la obra. Si puedo poner un manual por separado para que el juego, seguramente se va a vender.

Martha: “De acuerdo.”

Pedí permiso a la chica de la posada para hablar con Yuni durante su trabajo y ella me contestó fácilmente. La chica es diferente de mis expectativas. No es la hermosa chica de aspecto inteligente, sino una chica extremadamente común.

Yuni: “La persona que pensó en el juego no soy yo. Es mi amiga, y se llama Arisa.”
Neisen: “¿En dónde puedo encontrarla?”
Yuni: “Se ha ido a la ciudad laberinto.”
Neisen: “Ya veo, esto es preocupante.”
Yuni: “Está bien, Arisa diría cosas extrañas como [No hay fronteras para el juego] y le daría el permiso.”

Esa chica llamada Arisa parece que ella tiene una personalidad de corazón amplio.
Como la chica prometió enviar a Yuni-chan una carta cuando ella llegara a la ciudad laberinto, le pregunte si podía escribir acerca de este asunto y pedir el permiso en la carta de respuesta. Va a ser una aprobación después del hecho, pero vamos a trabajar duro para evitar que se convierta en una disputa.
Por supuesto no voy a romper alguna ley, incluso si lo uso en mi propia voluntad, utilizar simplemente la idea de otra persona es algo mal visto entre los comerciantes. Normalmente, el gremio mercantil se convierte en el mediador.
Cuando le dije a Yuni-chan que voy a enviar la respuesta, junto con su carta, ella acepto de todo corazón mientras lucia muy feliz.

 


Por último, voy hacia la planta de procesamiento de madera en donde Tsui-kun está trabajando. Está directamente después de la puerta de la calle al este, ya que está relacionada con el transporte maderas.

Tsui: “Bueno.”

Hablé con él, quien acaba de tomarse un descanso, y él respondió con suma facilidad al igual que Yuni-chan.
Él responde mientras jugaba con los delgados residuos de madera en sus pies.

Tsui: “Fue originalmente una cosa que Yuni trajo de todos modos, sólo puse la madera ya que quería una para mí. No me gustaría usted venda las tarjetas que están en el orfanato, pero si usted vende unas recién hechas, no tengo ningún problema. por otra parte, usted va emplear a Etai quien está teniendo problemas para conseguir trabajos y lo va a tener bajo su cuidado cierto? es imposible que esa persona se convierta en un soldado o un transportador después de todo.”

Inesperadamente es bastante responsable.

Neisen: “No voy a hacerle nada malo a ese chico Etai.”
Tsui: “Un, ese tipo es bueno en el dibujo imágenes, pero si los dejas solo, va a dibujar hasta desmallarse.”

Tsui-kun quiere que le diga que tenga cuidado.
Debo hacer un límite superior para el número de juegos fabricados en un mes. Debo de poner un límite y que se ve como que los niños van a trabajar hasta colapsar.
Cuando vi el avión y los finos pedazos de maderas afeitado que Tsui-kun está llevando, recordé ciertas palabras.

[¿Qué tipo de idea va a hacer a continuación? Parece que hay demanda, el problema es el precio después. Busca materiales baratos, o modos más barato de producción en masa, ¿los ensayos y errores son divertidos cierto?]

Murmure esas palabras mientras miraba a los pedazos de madera.

Neisen: “¡Así es, eso es!”

Involuntariamente me puse de pie y di un grito, los capataces en este lugar pusieron sus ojos en mí.
Sin embargo, al estar entusiasmado con la idea recién descubierta no le di importancia a esas miradas y fui a negociar con el jefe-san. Lo que he pensado en este momento tomara forma después de medio año.
En este momento, pensé en el uso de madera contrachapada hecha de virutas de madera y pegamento como material para las tarjetas, eso no habría sido posible sin los grandes esfuerzos y experiencia de jefe-san, y Tsui-kun.

Las tarjetas de aprendizaje hechas con las virutas de madera contrachapados y comprimidas con pegamento valen dos monedas de plata, serán recuerdos para las personas que visitan esta ciudad por el laberinto, y serán bien conocidas.
Sin embargo, esa es una historia para más adelante.

Hasta que los días de hacer tarjetas de aprendizaje normales con bloques de madera y chatarra puedan costear el material vamos a continuar por un tiempo.
Por ahora, lo mejor que puedo imaginar son las nerviosas figuras de Etai y los otros al ver una pequeña bolsa llena de monedas de cobre a final del mes.