Death March Volumen 4 Intermedio 1: Conversación entre cierto Lord y su sirviente.




Manual




Ortes: “--Como se ha dicho, con la cooperación de todos los templos y los magos, el laberinto no se expandirá hacia la ciudad, y siempre y cuando la ceremonia se mantenga, la barrera existirá. En el futuro, para reforzar la barrera, vamos a construir varios monumentos sagrados en el distrito oriental. Por favor firme estos documentos para asegurar esos sitios”.

El cónsul oficial de pelo blanco del conde, Ortes, leía el informe mientras se ajustaba el monóculo.

Conde de Seryuu: “Entonces, ¿es usable? Ese laberinto?!”

Un hombre doblo su cuerpo hacia adelante sobre la mesa mientras hacia una expresión alegre -- el conde de Seryuu.
Puede el laberinto ser comercializado? Se preguntó.

Ortes: “Los tres grandes templos: Parion, Garleon y Tenion han llevado a cabo ceremonias para determinarlo y el resultado fue [GeSe],  [Gise], y [GeSe]. Es relativamente favorable.”

El cónsul se detuvo, y añadió, “Sin embargo”.

Ortes: “Nuestros expertos han señalado varios problemas.”

Conde de Seryuu: “Lo primero tiene que ser sobre la entrada, la cual está dentro de la ciudad.”
Ortes: “Eso es correcto. Los otros laberintos han demostrado que es posible que los monstruos salgan después de algunos años. Por lo cual es necesario preparar algo para detenerlos en caso de que eso suceda.”
Conde de Seryuu: “Paredes adicionales fuera de la barrera eh... son un montón de gastos. Ya tenemos la cantera desde hace 3 años, por lo que necesitamos trabajadores eh.”
Ortes: “Ya aseguramos mujeres y hombres esclavos que lucen capaces del comerciante de esclavos.”

El conde parecía dudar después de escuchar al cónsul.

Conde de Seryuu: “¿Necesitamos comprar esclavos para esto? ¿No tenemos suficiente mano de obra ya?”
Ortes: “La gente está agitada, solo usaremos a los esclavos hasta que las paredes temporales estén completas. Después de terminar de usarlos podemos mandarlos a las minas. O podríamos hacer que los más obedientes se conviertan en soldados.”

El conde considera la inversión previa antes de decidir. Cuando el laberinto sea capaz de suministrar de manera constante núcleos mágicos, la economía del condado crecerá bastante probablemente.

Conde de Seryuu: “¿Bloqueaste la entrada por el momento?”
Ortes: “Nuestros expertos dijeron que es peligroso bloquear la entrada  por completo.”
Conde de Seryuu: “La razón?”
Ortes: “Podría arruinar a un país, dijeron.”
Conde de Seryuu : “¿Se refieren a [La pesadilla de Ishtan]? Pensé que se trataba tan sólo un mito, realmente sucedió?”

Hace 200 años había un país llamado Ishtan. Ese país sufrió un daño significativo por los monstruos que salieron del laberinto. El rey quien estaba preocupado por eso trajo a un famoso mago para sellar la entrada del laberinto. Por cerrar la puerta del laberinto y hacer que la amenaza de los monstruos desapareciera, el rey fue aclamado como el rey sabio. Sin embargo, 10 años después, el sello fue roto por un tsunami de monstruos, los monstruos se desbordaron del laberinto y destruyeron el país entero en un solo día.

Conde de Seryuu: “No estuvo Ishtan seguro durante 10 años? Entonces debería estar bien cerrarla un tiempo verdad?”
Ortes: “Sí, no podemos asegurarlo, pero lo más probable es que este bien.”
Conde de Seryuu: “Muy bien, entonces, cierren la entrada del laberinto después de que la construcción de las paredes interiores esté finalizada”.
Ortes: “Me encargare de hacer los arreglos. Por favor firme este documento.”

El cónsul presento el documento que había preparado de antemano.
Los conde lo firmo mientras lo leía y continuaba hablando con el cónsul.

Ortes: “Hay otro problema en relación con el laberinto.”
Conde de Seryuu: “¿Qué pasa?”
Ortes: “El Amo del Calabozo era el demonio de alto rango que ataco a este castillo hace unos días.”

El conde hizo una intensa expresión, y pregunto al cónsul sin expresión.

Conde de Seryuu: “¿Esta confirmado?”
Ortes: “Sí, un soldado mágico que participó en la defensa del castillo estaba en el lugar. Por otra parte, el sacerdote de Garleon, Nebinen, fue testigo del poder del demonio.”
Conde de Seryuu: “Fumu, no sabemos el objetivo del demonio, pero hemos obtenido una respuesta del oráculo. No se puede evitar estar ansiosos”.

El cónsul frunció el ceño un poco, pero recupero su compostura.

Ortes: “Estamos obligados a decirle al rey sobre el laberinto, ¿cómo va a elegir a los representantes?”
Conde de Seryuu: “Sí, si no me equivoco uno de los sobrevivientes del laberinto es un noble.”
Ortes: “Si, se trata del vizconde Belton.”
Conde de Seryuu: “Entonces vamos a mandar a Belton y a varios funcionarios.”
Ortes: “Entiendo. Voy a enviar un mensajero para informar vizconde Belton.”

El cónsul convoco a su subordinado y le dijo que preparara la carta para el vizconde mientras ajusta su monóculo.
El informe en realidad fue enviado al reino con un espejo mágico. Pero se consideró adecuado usar a un noble para hacer de mensajero e informar directamente al rey.

Conde de Seryuu: “¿Eso es todo con respecto al laberinto?”

El conde está confirmando mientras acariciaba su barba que en realidad no va con él.

Ortes: “No, me preguntaba si podríamos enviar equipos de inspección a la ciudad laberinto de Selbira.”
Conde de Seryuu: “Aprender de los pioneros eh. ¿Cuántas personas supones que debemos enviar?”
Ortes: “Cuatro grupos que consten de dos grupos de unidades militares, un grupo de comerciantes y un grupo de ciudadanos normales sería bueno. Vamos a hacer que obtengan información acerca de los problemas de orden público, impuestos, y la estructura del gremio de exploradores. Si es posible,  me gustaría invitar a algunos exploradores de alto rango para que investiguen el rango de nuestro laberinto”.
Conde de Seryuu: “Ciudadanos normales? ¿Hay algún significado en enviar plebeyos?”

El conde le pregunto con recelo.

Ortes: “Fue mi error llamarlos ciudadanos normales. Quiero decir ‘personas que conocen las calles’”.

El conde, quien aparentemente estaba de acuerdo con la respuesta del cónsul dio su permiso.

Conde de Seryuu: “Excelente, te voy a dejar la selección el personal. Avísame cuando tengas a los candidatos”.
Ortes: “Lo acepto respetuosamente”


Conde de Seryuu: “¿Fuiste capaz de averiguar la identidad del héroe con la mascara de plata?”

El público lo llama héroe, pero nadie conoce su identidad. Dado que el conde no puede pasar por alto una existencia que puede igualar a un demonio superior oculto en esta ciudad, no sólo puso a sus investigadores formales, sino que también los espías del cónsul estaban investigando.

Ortes: “Hemos logrado reducir a los candidatos, pero nos falta una prueba concluyente.”
Conde de Seryuu: “¿Quién y quién?”
Ortes: “El primer candidato es Sir.Kigori, del escuadrón de caballeros. Él tiene magia de refuerzo corporal y la habilidad [Fuerza hercúlea]. Él estaba fuera de servicio así que se quedó en casa durante ese día. Hay muchas otras cosas que concuerdan como su largo cabello rubio. Aunque él estaría alardeando más si fuera realmente el hombre de la máscara de plata”.
Conde de Seryuu: “Cierto, es un hombre narcisista, ¿verdad?”
Ortes: “El segundo candidato es Yasaku el explorador. Es un guerrero de nivel 45. No sólo es de alto nivel, también está equipado con varias herramientas mágicas poderosas, por lo que posiblemente podría aguantar los ataques del demonio. Él está acostumbrado a lucha con monstruos y demonios. Sin embargo, su cabello es negro”.
Conde de Seryuu: “Que hace un hombre como ese en este tipo de lugar en las fronteras?”
Ortes: “Su excelencia, por favor deje de menospreciar su propio territorio.”

El conde se reía al tiempo que expresaba su agradecimiento.

Ortes: “Su objetivo probablemente son las escamas de dragón del Valle del Dragón”.
Conde de Seryuu: “¿Es un suicida?”
Ortes: “No, lo que dije no es exactamente correcto, probablemente tiene como objetivo a los dragones que están anidando lejos del valle del dragón. Como era de esperarse, posiblemente no podría regresar con vida si fuera al Valle del Dragón”.
Conde de Seryuu: “Sí, el seria liquidado por la tribu 'Escama' antes de que pudiera encontrarse con un dragón.”

El cónsul se aclaró la garganta y  retomo la discusión.

Ortes: “La conversación se ha desviado. El tercer candidato es el compañero de Yasaku, el espadachín mágico, Tan. Su nivel es alto, 42, probablemente está acostumbrado a tratar con con demonios al igual que Yasaku. Es rubio, pero no es posible que haya luchado contra el demonio si sólo es capaz de usar magia de refuerzo corporal”.
Conde de Seryuu: “Cierto, no es como si el oponente no fuera afectado por la magia.”
Ortes: “Por otra parte, los exploradores suelen luchar en grupos.”

Después de haberse perdido en sus pensamientos durante un tiempo.

Conde de Seryuu: “Ya veo, sin duda nos falta evidencia decisiva para determinar quién es el hombre de la máscara de plata.”
Ortes: “Sí.”
Conde de Seryuu: “¿No hay otro candidato?”
Ortes: “No es como si no hubiera, pero al lado de los tres anteriores, es imposible juzgar por su capacidad ...”
Conde de Seryuu: “Ellos podrían estar ocultando su verdadera habilidad sabes?”

El conde está sonriendo.

Ortes: “Hay cuatro personas que fueron omitidas de la candidatura. El primero de ellos es el hijo bastardo de su predecesor el conde, Ratts-dono. Él estaba presente en ambos alborotos. Su cabello y altura coincide con las condiciones. También tiene la necesidad de ocultar su verdadera capacidad y su identidad. Dicho esto, alguien como él probablemente se mantuvo como un espectador hasta el final “.
Conde de Seryuu: “Así es, mi hermanastro es ese tipo de persona.”

La cara de villano de su hermanastro flotaba en la mente del conde. Se ve como un villano en comparación con la persona real, probablemente a causa de la larga discordia entre ellos.
Normalmente no sería relacionado con el hombre de la máscara de plata, pero ya que él estaba presente durante el incidente con el demonio, el conde ordeno al cónsul que mantuviera un ojo sobre él.

Ortes: “El segundo es el alquimista, Akabana. Llevaba el mismo traje que el hombre de la máscara de plata, incluso tenía una máscara de plata en su casa. Estuvo presente en el día del alboroto, incluso mostró su rostro en la estación socorro. “
Conde de Seryuu: “Hou? Eso es sospechoso.”

El cónsul negó con la cabeza al escuchar las palabras del conde.

Ortes: “Sin embargo, esa máscara de plata no es una cosa poco común. Debido a que es utiliza durante la fiesta de la cosecha para engañar al demonio, es probable que haya más de 10 tiendas que la vendan.”
Conde de Seryuu: “Fumu, es un hombre de lucha?”
Ortes: “No, él es de figura delgada y su piel es anormalmente pálida, no coincide con la fuerza que el hombre de la máscara de plata estaba mostrando. Un amigo mío testificó eso”.
Conde de Seryuu: “Tal vez bebió alguna medicina que podría cambiar su cuerpo?”
Ortes: “El anciano confirmo la existencia de tales medicamentos, pero la reacción secundaria es demasiado fuerte a tal punto que es suicida si una persona sana la bebe.”
Conde de Seryuu: “¿Es así?”

Incluso si fuera posible, y el medicamento hace que su cuerpo saliera perjudicado entonces no habría ningún significado en la lucha. El conde lo pensó y movió su interés para el próximo candidato.

Ortes: “El tercero es un hombre llamado Usu quien está afiliado a un gremio criminal llamado [Brown Ratt].”
Conde de Seryuu: “Es un tipo que es un polo opuesto de un héroe.”
Ortes: “Este hombre tenía el físico y el cabello similar además se confirmó que estaba presente durante las dos alborotos. Por otra parte, es quien llevaba el brazo del demonio durante el alboroto de rebelión”.
Conde de Seryuu “Hou? Tal vez le cortó el brazo al demonio y fue poseído por él?”
Ortes: “La posibilidad existe.”

El cónsul tomo un documento delgado de la pila que estaba sosteniendo y se lo dio al conde.

Ortes: “Una hipótesis ha llegado desde el anciano. ‘¿No sera el demonio que poseía a el hombre llamado Uusu distinto del demonio que atacó el castillo?’, Dijo.”
Conde de Seryuu: “Pero que no es imposible que dos demonios de alto rango aparezcan al mismo tiempo?”
Ortes: “Tal vez los demonios estaban escondidos a la esperanza de crear un laberinto, dijo.”
Conde de Seryuu: “Y entonces se enfrentaron entre sí para que no interfirieran en el territorio de otro?”
Ortes “Así está escrito en la hipótesis”.
Conde de Seryuu: “¿qué tanto hay de cierto en lo que dijo el anciano del trueno?”

El conde puso una mano en su barbilla mientras pensaba.
Si eso hubiera sido dicho por otra persona, entonces ellos se reirían juntos, pero el anciano es la referencia del cónsul, el conde lo llama anciano del trueno, es el mago líder en este territorio e incluso en el reino está entre los cinco más poderosos. Incluso si lo que dijo parecía absurdo, no podía ser ignorado.

Ortes: “En ese momento, ya que no hay evidencia, no puedo decir con certeza, pero si es la verdad, entonces muchas cosas empezarían a tener sentido.”
Conde de Seryuu: “Algo como el asunto de su anormal resistencia a la magia?”
Ortes: “Sí. Si bien mientras luchaba en contra del demonio, él recibió un ataque concentrado de 30 magos y salió ileso. No puede ser humano.”

Sería posible con cierta herramienta mágica, pero el conde y el cónsul no tienen ni idea de ello.
Los tres primeros candidatos que fueron mencionados no podían cumplir con esta condición, por lo que fueron descartados.

Conde de Seryuu: “Si se trata de un demonio, entonces esa pregunta está resuelta eh.”
Ortes: “El líder de los caballeros que estaba al mando también informó que, ‘Él era fuerte, sin ninguna duda, pero sus movimiento eran los de un aficionado’.”
Conde de Seryuu: “Un demonio de alto rango que no está acostumbrado a luchar eh ...”
Ortes: “O tal vez, confundo debido a la diferencia entre el cuerpo poseído y su cuerpo real ....”

Si los otros demonios son capaces de ocultarse a sí mismos, entonces la amenaza no puede ser ignorada.
El conde lo piensa y lo traduce en acción.

Conde de Seryuu: “Está bien, captura a todos los miembros del gremio [Brown Rata]. E investiga a fondo todo sobre este hombre llamado Uusu.”
Ortes: “Entiendo.”


Ortes: “Oh, sí, se me olvidaba el último candidato”.

El cónsul jalo un informe de la pila de documentos.

Ortes: “Su nombre es Satou, es un comerciante auto-proclamado”.
Conde de Seryuu: “Auto proclamado?”
Ortes: “Sí, esta persona se presentó como un comerciante, pero nadie en el gremio de comerciantes lo conoce, y él no tuvo ninguna actividad comercial durante su visita a la ciudad Seryuu.”

El conde a quien le despertó el interés intervino.

Conde de Seryuu: “¿Es un espía de otro país?”
Ortes: “No, su desempeño es demasiado pobre para ser un espía. Las únicas cosas que hizo después de llegar a esta ciudad es hacer turismo y tener una cita con una mujer. Parecía ser de una familia acomodada, pero no hizo más estar de fiesta.”
Conde de Seryuu: “Turismo? En este lugar ... una ciudad con escasa atracción turística?”
Ortes: “Sí, es una manera de revisar las instalaciones y los caminos de la ciudad además de ser una buena forma de confirmar acerca de la alimentación de la nación, pero es demasiado visible.”
Conde de Seryuu: “Así es, nunca he visto a nadie haciendo un recorrido en esta ciudad Seryuu.”

El cónsul continúo su charla después de aclararse la garganta.

Ortes: “Esta persona al igual que los tres anteriores, estuvo presente durante los dos alborotos, y es un superviviente del laberinto.”
Conde de Seryuu: “Se auto-proclama comerciante, pero es en realidad un explorador eh?”

A el conde le resulto muy divertido.

Ortes: “Bien, de acuerdo con vizconde Belton, [Él excelente comandando a los esclavos semi humanos, pero la persona en si es mediocre. Es un cobarde que no se equipa una espada, no puede usar magia, y sólo lanzó furtivamente piedras desde detrás de los esclavos semi humanos], dijo.”
Conde de Seryuu: “¿Es ese tipo es conocido del vizconde Belton?”
Ortes: “En lugar de un conocido, es el hombre quien rescató al vizconde Belton cuando fue atrapado por un monstruo.”
Conde de Seryuu: “Hou, debemos darle algún tipo de medalla?”
Ortes: “Creo que es innecesario, ya que el vizconde mismo le ha dado una recompensa...”

El conde asintió mientras volviendo a la historia.

Ortes: “Incluso sin fuerza de combate, fue capaz de escapar del laberinto. Debemos tener en cuenta que tiene algún tipo de experiencia.”
Conde de Seryuu: “No fue sólo porque los esclavos semi humanos eran fuertes?”
Ortes: “Por la información de la piedra Yamato, todos son de nivel 13, están alrededor del nivel de un caballero promedio.”

El cónsul informo con toda claridad. Su expresión no mostraba discriminación hacia los a semi humanos.

Conde de Seryuu: “Todos sus esclavos? No es sólo un el que está en el mismo nivel que un caballero promedio?”
Ortes: “Sí, los tres lo son”.
Conde de Seryuu: “Eso implica cierto potencial de batalla.”
Ortes: “Sí, ya que son esclavos semi humanos no se les permite portar armas dentro de la ciudad así que no hay problema con el orden público, pero es bastante extraordinario para que sean guardias de un comerciante auto proclamado”.

El conde está contemplando mientras el cónsul espera a su amo.

Conde de Seryuu: “El hijo de un noble, o el hijo de un comerciante adinerado... No, no puede ser, alguien así tendría seres humanos como sus guardias. El príncipe del reino perdido...”
Ortes: “Creo que usted está saltando conclusiones con respecto a él.”
Conde de Seryuu: “Tienes razón, es divertido adivinar su identidad pero no hay sentido en hacerlo.”
Ortes: “Sí.”
Conde de Seryuu: “Vamos a reclutarlo para que sea parte de las personas que irán en el equipo de inspección de la ciudad laberinto.”
Ortes: “¿Está hablando en serio?”
Conde de Seryuu: “Escribe a los candidatos”.
Ortes: “Entiendo.”


 

Ortes: “Sin embargo, al día siguiente de su llegada a la ciudad Seryuu, estaba en el lugar donde el demonio atacó, por otra parte, el día después de eso, él estaba presente durante la rebelión, y de nuevo, él se arrastró en el laberinto. Que hombre con tan mala suerte “.
Conde de Seryuu: “Si ese hombre está atrayendo a los demonios entonces debemos expulsarlo de este territorio...”
Ortes: “Eso no puede ser. Nebinen testificó que fue él quien detuvo la rebelión, descubrió a el cerebro detrás de ella y reconoció a el demonio.”

El conde levanto sus ojos después de escuchar el informe del cónsul.

Conde de Seryuu: “Él es un hombre muy capaz. Eso si lo que Nebinen dijo no es una mentira ...”
Ortes: “No es sólo Nebinen-dono, un soldado del escuadrón de magia que estaba presente también testificó la misma cosa.”
Conde de Seryuu: “Fumu, un hombre misterioso eh ... estoy interesado, pero no puedo conseguir tiempo libre para reunirme con él.”
Ortes: “Sí, ya que es necesario reorganizar el ejército en el territorio, reconstruir los destrozos en la ciudad, aislar el laberinto y hay otras cosas que se siguen acumulando.”

El parecía estar pensando en alguna travesura, sonreía mientras doblaba su labios.

Conde de Seryuu: “Sobre esa medalla de antes.”
Ortes “¿Va a darle una realmente?”
Conde de Seryuu: “No, no una medalla, démosle el título de caballero.”
Ortes “... un rango en la corte?”

El cónsul se agito inusualmente con las palabras del conde y sus palabras se mezclaron con espinas.

Conde de Seryuu: “¿No importa ¿verdad? Es un rango dado a 10 personas al año. No necesitamos darle una posición o alguna pensión tampoco. La mayor parte de sus privilegios son los más bajos entre los nobles y esta exento de los impuestos.”
Ortes: “Otorgar el rango de aquellos que han servido por generaciones a una persona del que se desconoce su linaje es un poco…”

El conde anticipo a la objeción del cónsul y declaro solemnemente su excusa.

Conde de Seryuu: “El Salvó la vida a el miembro más antiguo de ese vasallo, el vizconde Belton, detuvo la rebelión, y descubrió la conspiración del demonio. No son logros suficientes?”
Ortes: “No hay alguna objeción a sus logros, pero ...”
Conde de Seryuu: “Por otra parte, no estoy dándole el rango de vizconde o Barón, es solo un falso rango nobiliario de caballero.”

El cónsul se dio cuenta de que el conde no era serio en su expresión.

Ortes: “Por favor, deje de bromear. Ahora es un momento importante para el condado de avanzar rápidamente.”
Conde de Seryuu: “Lo siento, perdóname. Me estaba divirtiendo al imaginar cómo mi vasallo luciría si le doy a un vagabundo un rango en la corte...”

Amonestado por el cónsul, el conde se disculpó.
Después de haber terminado de liberar su estrés con la broma, el conde y su cónsul se movieron a la siguiente orden del día. Su noche es larga.