Death March Volumen 11 Intermedio SS: La decisión de Sir Trell




Manual




Julberg: “Sir Trell, ¿no lo considerará?”

Trell “Zeff-dono. Lamento dejarte a ti que se unió en el mismo período que yo atrás, pero no creo que un [Wyvern Rider] que ha perdido a su compañero sea de alguna utilidad para Su Majestad.”

 

Sir Julberg tampoco pudo romper la firme decisión de Sir Trell.

 

Trell: “Voy a presionar a este viejo cuerpo en huesos y apresurarse si aparece un señor demonio en la Capital Real”.

Julberg: “¿Tienes algún lugar en mente?”

Trell: “Hay una ciudad de Cazadores Mágicos llamada Puta al este de la Capital Real, encontrarás un pueblo escondido que recoge huevos de wyvern al sureste de esa ciudad. Tengo la intención de criar a los jóvenes que aspiran a convertirse en [Wyvern Rider] y entrenarlos para convertirse en los próximos miembros de las Ocho Espadas de Shiga.”

 

Sir Julberg nunca había oído hablar de la ciudad de Puta, pero asintió con la cabeza a sir Trell mientras imaginaba vagamente la dirección al sudeste de la capital real.

El territorio que es famoso por sus Wyverns es el condado de Seryuu, pero el lugar donde anidan los Wyverns está en la frontera con el Valle del Dragón. Es un lugar que ha sido designado como lugar de confinamiento desde la era del Antiguo Rey Yamato, por lo que Sir Julberg no lo mencionó.

 

El propio Sir Julberg ha estado criando a las siguientes generaciones de las Ocho Espadas de Shiga desde hace varios años, le ha dado espadas mágicas caras a prometedores talentos jóvenes.

 

Julberg: “Sir Trell, este es un regalo de despedida.”

Trell: “¿Es esto un arma mágica?”

Julberg: “Umu, esto me lo ha concedido Su Majestad, a diferencia de su aspecto delicado es una lanza excelente con una maravillosa capacidad de conducción de poder mágico a la par de las sagradas espadas divinas.”

 

 

Sir Trell tomo una lanza notablemente larga del estante de armas mágicas en la esquina de la habitación.

Después colocó poder mágico, produciendo Filo Mágico.

 

Trell: “Oh, qué ligero”.

 

Normalmente habría necesitado concentrarse tanto que parecería que se hubiera reventado las venas, pero Sir Trell no pudo ocultar su sorpresa al ver lo que sucedió después de que él se concentrara solo un poco.

Sir Julberg que es de la misma opinión que él asiente.

 

Julberg: “Toma cualquiera que te guste. No me importa si se lo das a tu futuro alumno”.

Trell: “¿Está bien? Darme una espada y una lanza”.

Julberg: “No me importa. Es una inversión para alguien que algún día protegerá el Reino Shiga”.

 

Esto es suficiente para ser un caso de malversación de fondos en el Reino Shiga, pero no será un problema si solo lo informa al jefe de contabilidad de los caballeros sagrados del reyno de Shiga para procesar el libro de cuentas.

 

•••••••••••••••••••

 

Kon: “Jefe, no hay camino que vaya a esa montaña, ¿sabes?”

 

El chico de un solo brazo respondió desconcertado.

 

Trell: “Entonces, ¿no hay algún noble que tenga un dirigible o un monstruo volador?”

Kena: “Supongo que es solo el Duque o algunos hombres del ejército bajo el duque”.

 

Una mujer Cazador Mágico que estaba de pie al lado del niño respondió a Sir Trell al azar.

No es posible que exista una aeronave en un pueblo tan pequeño y remoto habitado solo por los Cazadores Mágicos.

 

Una atmósfera indescriptible se trasladaba a esta ciudad rural, aumentando la tensión.

 

- Es decir, una sombra negra.

 

Trell: “No pareces ser una persona normal. ¿Quién eres tú? Di tu nombre.”

 

Sir Trell pidió la identidad de la persona en lugar de las otras personas que no podían moverse.

Sin embargo, el misterioso hombre de negro solo se ríe.

 

Van: “Eres demasiado insolente a pesar de que solo eres un hombre común-dearu. Solo deseo tomates. No daré mi nombre a la basura-dearu”

Trell: “Qué dijiste...”

 

Sir Trell saco la espada en su cintura.

La cuchilla está cargada de luz roja.

 

Los tres vasallos que lo seguían también desenvainaron sus espadas hacia el que está siendo descortés con su maestro.

 

Van: “Fuhn, parece que estás algo ansioso, sin embargo, desde que sacaste tu espada, supongo que estás preparado para ser cortado.”

Trell: “Como alguien que tiene un deber hacia el Reino de Shiga, no puedo dejar que una persona sospechosa como tú vague libremente. Puedes estar tranquilo ya que no te quitaré la vida.”

 

El chico con uno solo brazo de antes salto entre los dos que están a punto de entrar en conflicto.

 

Kon: “P, por favor, espere jefe. El jefe de negro necesita tomates ¿verdad? Yo sé en donde se encuentran, así que te guiaré hasta allí”.

 

Después de escuchar al niño, el hombre misterioso relajo su postura y separo su mano del estoque en su cintura.

 

Van: “¿Estás diciendo la verdad-dearou?”

Kon: “Un, los tomates son esas frutas rojas ¿verdad?”

 

Originalmente, se llamaba fruta roja y no como el popular vegetal, pero desde que la demanda y el precio aumentaron después de ser popularizado por el noble del tomate-sama, comenzó a cultivarse no solo en aldeas desiertas, sino también en las tierras baldías en la ciudad de Puta.

 

El hombre misterioso que tiene el pelo como una gota de agua dejo escapar una sonrisa que mostro sus colmillos como de lobo cuando escucho la explicación del niño.

 

Van: “Eso es lo que busco. No es mi intención cortar a un anciano al que le queda solo un poco de vida restante. Seguiré tu deseo si eso significa poner mis manos en los tomates.”

Trell: “Espera, la batalla es--”

Van: “Retrocedan, vasallos.”

 

Los ojos del misterioso hombre emitieron una luz roja, y luego, Sir Trell y sus servidores dejaron de moverse como si fueran piedras.

Sir Trell recordó el momento en que libró una batalla de vida o muerte contra un vampiro en el mejor momento de su vida.

Su movimiento se detuvo en ese momento al igual que ahora. Sin embargo, los vampiros no deberían poder moverse a la plena luz del día.

Aquel hombre no debería poder inmovilizarlo en un instante, él es uno de las Ocho Espadas de Shiga, a no ser que fuera un vampiro superior o uno de los verdaderos ancestros que aparecen en los cuentos.

 

--Eso significa que la identidad del hombre misterioso es…

 

Van: “Qué estás haciendo, guíame.”

Kon: “Un, déjamelo a mí. ¿Qué tipo de tomates estás buscando? ¿El suave y maduro? ¿O el verde ligeramente firme? El posadero puede prepararte salsa roja o salsa blanca si los necesitas.”

Van: “Hou, por salsa roja, te refieres a Kétchup, eh? Deja ese lugar para después. Primero, necesito plántulas de tomate.”

 

Los dos dejaron la puerta mientras mantienen una conversación tranquila.

Sir Trell y sus vasallos finalmente pudieron moverse después de que el chico con un solo brazo regreso de guiar al hombre al cultivo de tomates en la ciudad.

 

Trell: “Chico. ¿Qué le sucedió al hombre de negro desde antes?”

Kon: “Eh? Ese jefe voló en el cielo en dirección a la capital del ducado después de comprar una gran cantidad de tomates. La magia es realmente increíble.”

 

Sir Trell se está mareando por las palabras del chico.

No puede creer que el hombre misterioso que tenía tanto poder solo quisiera comprar vegetales.

 

Kena: “¿Oh? Kon, ¿De donde sacaste esa espada?”

Kon: “¿Eh? ¿Esto? Lo obtuve del Jefe de negro. Es genial ¿no?”

 

Es una espada de un solo filo que incluso un niño con su constitución puede balancear ligeramente.

 

Trell: “Chico, dame esa espada.”

Kon: “Eeh ~”

Trell: “No te la voy a robar.”

Kon: “Bien entonces.”

 

Sir Trell coloco poder mágico en la espada que ha recibido.

El destello se desbordo en la espada de una vez.

 

Kon: “Uwah, ¿qué?”

Kena: “¡Eso es peligroso!”

 

Además de Sir Trell, quien lo esperaba, la gente está en pánico hacia el espectáculo.

 

Trell: “Esta es una espada mágica. Además, es una verdadera espada mágica que es imposible conseguir a menos que se derrote aun Jefe de Piso en la profundidad del laberinto.”

Kon: “Eh ~, eso es increíble”.

 

El chico que no entiende el valor se ríe de su propia espada.

 

Trell: “Chico, te enseñaré la forma de usar esta espada.”

Kon: “En serio, es una promesa.”

 

Sir Trell ha envió a sus vasallos a la Capital del Ducado para asegurar una forma de cruzar la cordillera, durante la espera, ha decidido enseñarle al chico cómo usar una espada para calmar el aburrimiento.

 

El niño que accidentalmente se había ganado una espada mágica y había sido instruido por un antiguo miembro de las Ocho Espadas de Shiga se esforzó por entrenar duro hasta que no pudo moverse.

 

Los vasallos regresaron después de obtener algunos [lagartos alados] para cruzar la montaña, y luego Sir Trell y ellos se embarcaron hacia la cordillera.

 

Kena: “¿Y entonces, has llegado a ser capaz de usar el Filo Mágico que te enseñó el antiguo caballero-sama de las Ocho Espadas de Shiga?”

Kon: “De ninguna manera. Incluso yo me hubiera convertido en un caballero si pudiera. Como mucho, solo puedo poner mi poder mágico después de concentrarme por un largo tiempo. Además, no puedo moverme más después de usarlo tres veces, por lo que probablemente no tenga uso contra los goblins.”

 

El niño con un solo brazo continúa viendo al grupo de Sir Trell mientras sostiene la espada mágica que está haciendo algunos pequeños sonidos crepitantes.