Death March Volumen 11 Intermedio SS: La persona por la que espera Aze




Manual




Aze: “Uu, a pesar de que me preguntó si quería ir con él ...”

 

Aze-sama refunfuña con una voz llorosa mientras golpea ligeramente un gran cojín en forma de polluelo.

 

Lua: “¿Todavía estás sorprendida por el asunto ayer?”

Aze: “¡Pero!”

Lua: “Ese era el plan de Mia, ¿no? Satou-san no parecía estar al tanto de nuestra costumbre del ‘beso del voto’, ¿sabes?”

Aze: “No puedo escucharte--”

 

Aze-sama bloquea sus oídos como lo haría un niño.

Ella está feliz de que Satou no supiera de la costumbre, pero, por otro lado, también significa que el beso que Satou-san le dio en la frente cuando se conocieron no fue el ‘Beso del voto’.

 

Dicho eso, no hay forma de que pueda decirle, “Deberías haber ido con Satou-san entonces”.

Porque ella es la última Elfo Superior que queda en el bosque de Boruenan.

Aze-sama es el apoyo emocional de los Elfos que viven en la aldea, los elfos la anhelan y es un objeto de fe de otros seres mágicos y semihumanos, reverenciada como un dios viviente.

 

Aze: “Uu ... estúpido Satou ...”

 

No hay duda de que su fe desaparecería si la vieran ahora.

 

O tal vez, ¿deberíamos enviar un asesino con el objetivo de Satou-san?

Sin embargo, probablemente no haya nadie que pueda vencer a alguien que derrotó a la colonia de las Medusas Malvadas que contaminaban el Árbol del Mundo con un solo ataque.

 

Como Aze-sama, que se ha cansado de gruñir, finalmente quedó dormida mientras sostiene el cojín, sigo tranquilamente limpiando la casa del árbol.

 

•••••••••••••••••••

 

“Aze, animate?”

“¡Así es Aze! ¿No me darás pasteles de miel?”

 

Las hadas están tratando de consolar a Aze-sama que parece melancólica en el balcón de la casa del árbol.

Sin embargo, Aze-sama solo reacciona a la ligera.

 

Han pasado solo dos días desde que Satou-san se fue, entonces esto no puede evitarse...

 

Un visitante inesperado vino justo en ese momento.

 

Satou: “Lua-san, ha pasado un tiempo. Estos son algunos recuerdos para ti.”

Lua: “¿Eh, Satou-san?”

 

Satou-san, quien regresó con la magia del teletransporte, me entrego la bolsa mágica que le dieron como regalo de despedida.

Cuando miro adentro, vi un gran trozo de carne. Probablemente sea de alguna bestia. Nea probablemente sabe cómo convertir esto en un delicioso plato.

 

Incluso sin decir nada, Satou-san camina rápidamente hacia el balcón donde Aze-sama está enfurruñada.

 

Satou: “He vuelto Aze.”

Aze: “Sa-Satou! P- ¿por qué?”

Satou: “Quería ver la cara de Aze así que he regresado.”

 

Ugeh, voy a vomitar azúcar.

Satou-san suavemente soltó un comentario propio de un mujeriego.

 

Aze-sama esta, “Awawa” -ing, incapaz de hablar claramente, pero se ve muy feliz.

Ha regresado solo, Mia y los demás no están con él.

 

Hada: “Satou, ¿no te habías ido?”

Hada: “Dejaste a Aze sola, conseguir una nueva chica--”

Satou: “También les traje regalos”.

Hada: “¡Tú sabes lo que haces!”

Hada: “¡Wa ~ i, son pasteles de miel!”

Hada: “¡Hyahho ~! ¡También hay caramelos de confeti!”

 

Satou-san da astutamente a las hadas una bolsa que contiene algunos bocadillos, ha neutralizado con éxito a los pequeños intrusos.

 

Creo que esta reunión es demasiado rápida, pero me alegro de que Aze-sama haya recuperado su energía.

 

Los dos han comenzado a coquetear con sus conversaciones en el balcón, pero esos dos probablemente no harán nada malo, incluso si los dejo en paz.

Satou-san parece tener ese tipo de cosas en mente, pero Aze-sama no parece haber cometido el error común de los jóvenes.

 

Dejo el resto a las hadas, ya que voy a ir a la casa de Nea para preparar el banquete esta noche.