Haken no Kouki Altina Capítulo 23: La Torre Ardiente




Manual




Poniéndose en marcha desde la ciudad que estaba situada en la colina, pasaron cerca de dos horas para alcanzar el Fuerte Puente Gris antes del anochecer.

 

¿Qué debemos hacer si nos rechazan en la puerta? Ellos albergaron tales preocupaciones, pero fue una suerte que el comandante del fuerte fuera el tío de Elise. Por otra parte, Elise visitó aquí algunas veces antes, por lo tanto el protector de la puerta reconoció a Elise.

 

Bastian y Elise entraron en el fuerte.

 

El guardia les dio la bienvenida a Bastian y Elise y también expresó sus condolencias por la muerte de la reina antes de continuar conduciéndolos por el pasillo de piedra.

 

El Fuerte Puente Gris fue construido en el área sur de la montaña.

 

Detrás de ella estaban las montañas, delante de él había una ladera de la montaña. El lado izquierdo y derecho del fuerte eran ríos.

La superficie de roca fue erosionada por el río, resultando en un valle cuya altura era inconmensurable.

 

Allí había un puente de piedra.

 

En otras palabras, para subir la montaña en la que el fuerte estaba, finalmente tenían que cruzar el puente. Era una buena posición para evitar que los enemigos atacaran.

 

La cima de la montaña detrás de ella estaba cubierta de nieve, tratar de superarla sería difícil.

 

Debía haber otras maneras distintas de ascender a la montaña, pensó Bastian.

 

Mirando el tamaño del castillo, debe haber alrededor de mil a mil quinientos personas dentro. Parece muy difícil asediarlo.

 

Elise habló mientras Bastian seguía observando el área.

 

"¿Este tipo de castillo es raro, Bastian?" "No."

"¿Hay algo especial sobre eso?"

 

"No, es sólo que cuando veo un fuerte o algo así, siempre pienso en maneras de atacarlo."

 

"Uno normalmente no considera ese tipo de cosas." (Pues yo sí, uno nunca sabe) "¿E, es así?"

Los edificios dentro de la ciudad se dividían en dos tipos: La mitad de ellos eran cuevas excavadas fuera del acantilado, para ser utilizadas por los soldados. La otra mitad estaba construida con ladrillos, como las torres.

 

Generalmente sólo había una torre como puesto de observación para los fuertes de Belgaria. Sin embargo, los fuertes en High Britannia tenían cuatro torres.

 

Hay muchas torres en los fuertes y ciudades de High Britannia, incluso la capital está llena de torres. ¿Por qué es así?

 

Mientras Bastian estaba pensando en ello, fueron llevados a una de las cuatro torres que tenían una altura moderada.

 

Dentro de la torre había una habitación sencilla, con sólo mesas y sillas de madera.

 

El hombre sentado dentro de la habitación se levantó, mirando hacia su dirección mientras sonreía.

 

"Es genial que estés bien... ... Elizabeth." "¡Tío!"

Elise corrió emocionalmente.

 

El hombre también corrió hacia Elise y finalmente pudo decir correctamente las palabras que quería: "Es genial que hayas llegado hasta aquí sin ningún problema".

 

Bruno Carlos Victoria ya tenía cincuenta años.

 

Estaba vestido de negro, posiblemente todavía era el período de duelo, lo que le hacía parecer un cultista. Esta forma de vestirse podía considerarse sencilla para un marqués o un coronel.

 

Cuando Elise se sintió aliviada, las lágrimas comenzaron a formarse en las esquinas de sus ojos.

 

Cuando Bruno Carlos estaba preocupado por Elise, casi lloraba también. Esta escena conmovió el corazón de Bastian, casi lo hizo llorar.

"Sniff... Bueno, finalmente podemos tomar un descanso aquí." "Esto es todo gracias a ti."

"Eso no es así. Es por el esfuerzo que pusiste, lo único que hice fue darte una mano. "Incluso si ese es el caso. Si no fuera por ti, yo..."

"Entiendo. ¡Por favor, lee mi obra maestra después de llegar a la Torre de la Reina, tú debes recordar darme tus comentarios después de leerlo!"

 

"Ahh, por supuesto."

 

Elise sonrió después de secarse las lágrimas. Bruno Carlos estiró la mano derecha

En respuesta, Bastian le estrechó la mano.

 

Esa mano pertenecía a alguien que entrenaba todos los días. Estaba lleno de fuerza, totalmente a diferencia de una mano de alguien que tenía cincuenta años.

 

"No sé cómo agradecerte... ... estoy agradecido de que hayas ayudado a Elise, no sé qué más decir."

 

"No estoy acostumbrado a que alguien me agradezca... ... Bueno, todavía tenemos que llegar a la capital. Creo que esto es sólo el comienzo."

 

"Sí... ... Así es... ... En cuanto a ese punto... ... tengo algo que decirte." "¿Hm?"

"Es importante." "Entiendo."

Bastian asintió y soltó su mano. Bruno Carlos se giró hacia Elise.

Elizabeth, ¿puedes ir al comedor primero? El soldado aquí te llevará hasta allí. Tengo algo que discutir con Bastian.

 

Bastian dijo: "está bien, ¿por qué no te vas primero?" Hacia Elise quien parecía inquieta.

 

¿Qué es lo que quiere decir? Por favor, date prisa, quiero cenar con Elise, pensó Bastian.

 

Elise abrió la puerta y salió de la habitación. "Nos vemos luego, Bastian."

"¡Ooh!"

 

Elise le dijo aquellas palabras a Bastian antes de partir. "Entonces, ¿de qué quieres hablar?"

"Eres un Belgaro, ¿cierto?"

 

Bruno Carlos fue al punto inmediatamente. Bastian sacudió la cabeza.

 

"Haa, parece que me han expuesto."

 

Aunque llevaba gafas de sol para esconder su rostro, otros podían adivinar que era un Belgaro sólo de su nombre.

 

Por otra parte, el idioma de High Britannia que él utilizaba tenía un acento de Belgaria.

 

Aunque ambos sonidos eran similares, había diferencias.

 

Parece que todavía tengo un largo camino por recorrer, ya que no logré dominar el idioma de High Britania, pensó Bastian.

 

"Eres un tema candente en el ejército. Incluso si los civiles no lo saben, esto se ha extendido entre los soldados".

 

"Ahh ya veo."

 

Después de todo, él derrotó fácilmente a una caballera llamada Glenda. Bruno Carlos sacudió la cabeza y miró con preocupación.

"Yo... también quería respetar a la amiga de Elizabeth, pero ¿qué pensarán los soldados de esto en su lugar?"

 

"Cómo van a pensar... ..."

 

"La llamada a la guerra está ganando impulso ya que la gente piensa que una guerra mejorará nuestras vidas y que la economía lenta también mejorará.

 

"¿Es así? ¿No hay nadie por ahí que se oponga a la guerra?... ... Beneficios y tal, sólo lo sabrán cuándo comience una guerra."

 

"Me opongo a la guerra."

 

"¡Si no lo estuvieras, sería un dolor de cabeza para mí, de verdad!" Si Bruno Carlos cambiaba de opinión ahora, sería un gran problema.

 

"La Reina Charlotte a menudo traía este tema, comparándolo con un pueblo que está a menudo en conflicto, mientras que otro pueblo siguió avivando el fuego del conflicto".

 

"¡Ah, Elise también lo mencionó antes! Así que lo aprendió de la reina." "Esto es algo que los pacifistas de este país acordaron".

"Puedo entender. Está bien. Aunque Belgaria está constantemente en guerra, creo que es mejor sin ninguna guerra".

 

Sin embargo, Bastian recordó que Latreille creía que la guerra era necesaria para Belgaria.

 

Bruno Carlos suspiró.

 

"En cualquier caso, los soldados y los ciudadanos han estado llamando a la guerra. Creo que Elizabeth se opuso a ella porque es pacifista."

 

"Por supuesto."

 

Dejó la escuela con los caballeros imperiales por eso.

 

En el camino de vuelta a la capital, fue atacada por los partidarios de Margaret que estaban en la facción de guerra.

 

Los caballeros murieron y Elise casi murió.

 

Como Elise prometió leer el manuscrito de Bastian, Bastian casualmente la salvó mientras él trataba de darle su trabajo.

 

Normalmente, la gente tendría miedo después de experimentar tal evento. Sin embargo, Elise no renunció a su meta de regresar a la capital.

 

Ellos descansaron en un hotel en Applewood por una noche, pero recibieron la noticia sobre la muerte de la reina al día siguiente.

 

Además, los soldados estaban detrás de Elise y una serie de acontecimientos sucedieron. Incluso Elise no podía soportarlo más y lloró.

 

Rompiendo el cerco, derrotando a una caballera llamada Glenda y escapando de Applewood.

 

Finalmente llegaron aquí debido a la reunión con el conductor barboso del carro amigable.

 

"Elise está definitivamente contra la guerra."

 

"Sin embargo, los ciudadanos no estarán de acuerdo con la nueva reina cuando ella tiene un amigo belgaro que comparte el mismo nombre que el príncipe de Belgaria."

 

"¿¡Eh!?"

 

Bastian no consideró esto antes. Bruno Carlos continuó:

"Los ciudadanos sólo pensarán que la nueva reina no es pacifista, sino sólo una marioneta de Belgaria".

 

"¡Qué hay sobre eso! ¡¡Yo soy…!!"

 

No, no se puede hacer nada si este hombre lo dice de esta manera.

 

Cómo reaccionarían los ciudadanos cuando supieran que Bastian era amigo de Elise.

 

"Está bien si eres un mercenario o ella está confiando en ti para llegar hasta aquí...

... Sin embargo, ese no es el caso si eres su amigo. ¡Después de todo eres un belgaro!"

 

"Argh... ..."

 

Bastian vaciló.

 

Pensó que todo se resolvería una vez que llegaran a la capital.

 

Sin embargo, su existencia causaría problemas a Elise quien sería la próxima reina.

 

"No debe haber sombras de Belgaria en Elizabeth y el parlamento es el representante de los ciudadanos. Incluso si fue nombrada sucesora por la reina Charlotte, podría haber una posibilidad de que el parlamento se oponga".

 

"... ..."

 

Bastian estaba sin habla. Nunca pensó en ello.

Bruno Carlos le advirtió,

 

"También amas a Elizabeth, ¿verdad? Si ese es el caso, puedes entender sin que yo lo diga."

 

Su tono era firme.

 

No era una orden ni lo culpaba. Bastian sacudió su cerebro. Recordó al anciano del palacio.

Su cerebro congelado comenzó a batir de nuevo.

 

"Después de todo, sólo estoy apoyándola. Si mi presencia causará sus problemas, entonces es fácil."

 

Bruno Carlos esperó ansiosamente su respuesta. Mientras Bastian lo confirmaba.

"-- Mi desaparición lo resolverá." El silencio cayó entre ellos

Aunque esa no era la intención original, era la mejor respuesta.

 

Con la mano derecha apoyada en las gafas de sol, Bastian se dio la vuelta. "Le dejaré el resto, señor Bruno Carlos."

 

"¿No vas a verla por última vez?"

 

"Los soldados no querrían ver a la nueva reina llorando por un belgaro, ¿no?" "Tienes razón."

Si este fuera el caso, esto era realmente una despedida sombría sin precedentes. Por lo tanto, estaba algo triste.

Aunque era más temprano de lo esperado, él sabía que necesitarían separarse algún día. Si llegaran sin peligro a la capital, la misión de Bastian habría terminado.

 

"¿Tienes algún mensaje para que yo se lo pase?" "¿Hm? Ah, entonces por favor... ..."

Su mano alcanzó el libro que estaba atado a su cinturón. Esto era algo que Elise prometió leer, era una obra de Bastian.

 

Sin embargo, su mano se detuvo.

 

Si le diera su trabajo que estaba escrito en lengua belga... ... definitivamente lo leería porque era seria por naturaleza. Sin embargo, esto causaría una conmoción durante este período de tiempo mientras ella subía al trono.

 

Eso sería debido a su propio manuscrito. Bastian pensó en esto innumerables veces. Sólo este libro podría dificultar fácilmente a Elise, haciendo que el parlamento la desafiara. Esto alteró aún más a Bastian.

 

Más importante aún, si este libro, que él escribió, fuera dado a un viejo obstinado como Bruno Carlos, Elise probablemente no podría verlo.

 

No, ¿no sería inspeccionado ya que esto sería entregado a una realeza?

 

Este libro representa el sentimiento del autor-- Él quería que la gente que lo sabía lo leyera, pero no quería que los forasteros lo leyeran.

 

¡Qué embarazoso!

 

Dicho esto, no era tan insensible decir algo como verla una última vez. La esquina de la boca de Bastian se torció.

Bajó la mano que estaba frente a su pecho. "Nada... ... No hay nada que darle."

"¿Es así? En ese caso, por lo menos deja un mensaje, puedo ayudar a pasárselo a ella."

 

"... ... Huu... ... El caballero santo comenzó su viaje cuando una nueva oscuridad lo llamó. La batalla sin fin y la muerte me están llamando."

 

Bruno Carlos asintió con la cabeza. "¿Es un código?"

"Lo siento, por favor, olvide lo que acabo de decir."

 

No da un ambiente serio al otro no importa qué. Esa frase es más adecuada cuando se escapa de la tierra de origen. Pensó Bastian.

 

Bruno Carlos quería dar un poco de oro a Bastian, pero él lo rechazó. Después de todo, él no quería traer tales cosas.

 

Bastian levantó una de sus manos y salió de la habitación. "Bueno, este viaje fue una experiencia divertida para mí." "Le pasaré este mensaje."

Bruno Carlos dijo con una expresión de dolor. La puerta se cerró.

En ese momento, dijo suavemente. "... … Lo siento."

 

"¿Puedes ir al comedor primero?"

 

Elise, a quien le dijeron eso, fue perseguida para tener una comida sola. Un comedor circular, mesas circulares, incluso las sillas eran circulares.

Bastian tiene hambre, así que definitivamente vendrá aquí una vez que haya terminado-- Elise pensó.

 

Elise tuvo una mala premonición y trató de regresar a la habitación, pero fue detenida por los guardias.

 

"Esto es una orden del comandante." Después de oírlos decir eso tres veces, ella finalmente se rindió.

 

Aunque estaba preocupada, pensó que no habría problema si fuera Bastian. En su lugar, estaría preocupado por ella, pensó Elise. No mucho después, la puerta se abrió.

 

Su tío estaba allí solo.

 

Bruno Carlos despidió a los soldados. Elise se sintió incómoda al respecto. "Eso… …"

"Perdón por dejarte esperar, Elizabeth." "... ... ¿Eso, tío?"

"Si se trata de Bastian... Por tu bien, volvió. Dijo que fue divertido durante este viaje."

 

Después de oír esas palabras, Elizabeth quiso correr hacia la puerta. "¡Como puede ser!"

"¡No puedes ir!"

 

Una voz enojada, tan fuerte como un trueno resonó. "¿¡Hya!?"

Elise fue detenida por la voz. Bruno Carlos la advirtió.

"¡Él hizo esto por ti! ¿Tú no entiendes? ¡Elizabeth!" "P, pero..."

Elise lo sabía. Si ella estaba cerca de un Belgaro, traería muchos peligros. Incluso si ella lo supiera, las lágrimas empezaron a formarse en las esquinas de sus ojos.

 

"Pero, ni siquiera decir adiós, qué egoísta."

 

"¿Quieres que los soldados te vean llorar? ¿Quieres dejar que su sacrificio se vaya a perder? Si no quieres heredar la voluntad de la reina Charlotte..."

 

Él detuvo sus palabras allí.

 

"¿Eh?" Elizabeth se sorprendió al ver las lágrimas caer de los ojos de Bruno. "Lo siento."

"¿Tío?"

 

"Ve y come tu comida. Debió ser duro contigo durante el viaje hasta aquí. Tómate un baño también."

 

Elise comprendió que sólo podía hacer lo que él decía. Sin embargo, su corazón decía lo contrario y todavía tenía que aceptar tal adiós.

 

"Ven, toma asiento."

 

Bruno Carlos recogió la silla que fue derribada. Usando la silla para apoyar sus hombros mientras se sentaba, parecía un niño deprimido.

 

Una cuchara fue entregada.

 

"¿La comida aquí se ajusta a tu gusto? Nosotros, los soldados, aprendimos que comer y descansar también son parte de nuestra responsabilidad. Eso es lo mismo,

¿verdad?"

 

"Sí."

 

Sin embargo, la cuchara en su mano se sentía como si fuera pesada. Incluso el plato en frente que debería ser delicioso parecía un trozo de barro para ella.

 

La boca de Elise se movía, pero no dijo nada. "Bastian, ¿él realmente se fue?"

En ese momento, llamaron a la puerta.

 

¿¡Podría ser Bastian!? Elise albergaba una esperanza tan imposible.

 

Sin embargo, la voz más allá de la puerta no era una que ella reconociera. "¡Reportando, comandante!"

"Por favor, espera un momento."

 

Bruno Carlos se levantó y abrió la puerta personalmente. El soldado se quedó inmóvil y lanzó una reverencia. "Lamento molestarlo mientras está comiendo."

"La princesa Elizabeth está cansada, vamos a otra habitación para discutir asuntos militares."

 

"¡Entendido!"

 

"Volveré pronto." Dejando esas palabras, Bruno Carlos salió de la habitación. Dejando a Elise sola en la habitación.

 

Bastian estaba vagando por las calles.

 

Estaba deprimido durante el atardecer, pero se enojó mientras caminaba por el sendero de la montaña por la noche.

 

"¡¡Uoooooooh!!"

 

Corriendo mientras gritaba, transformaba sus emociones en sudor.

 

Cuando se dio cuenta, le tomó sólo diez minutos volver a la ciudad que le llevó a él y a Elise dos horas subir.

 

El sol se puso lentamente en el oeste, haciendo que el cielo rojo se tiñera lentamente de negro. Durante este momento, Bastian caminaba por los desordenados caminos de la ciudad.

 

En ambos lados de las calles, había tiendas que se abrían, mientras que algunos estaban cerrando sus puestos.

 

"¡Bienvenido! ¡Por favor, pruebe esto!"

 

Un joven vendedor estaba tratando de atraer a los clientes agresivamente. "¿Eh? ¿Yo?"

Había un horno de ladrillo al lado de la carretera. Palos de patatas estaban siendo asados.

 

Pensando en ello, había una fragancia de patata asada. También había gente vendiendo patatas dulces asadas.

"Eres un estudiante, ¿verdad? ¡Es raro ver uno aquí! ¡Qué tal, la papa dulce es fresca!"

 

"... ¿La papa lo es? No, no tengo dinero... Ah, bueno... ... debería estar bien ahora. Bastian se quitó las gafas de sol.

"¿Por qué se puede cambiar esto?"

 

 

"¿¡Awa!? Ahh... ... ¡Incluso todas las papas de aquí no son suficientes para compensarte!"

 

"No, está bien."

 

"¡No puedo! Como comerciante, uno debe ser honesto. Prefiero no tomar que tomar más de lo que debería."

 

"¿Es así?"

 

"¡Está bien! ¡Está bien! Puedes tenerla, parece que vas a caer en cualquier momento."

 

"... … Lo siento."

 

"Si quieres pagar, sólo una suma simbólica lo hará. ¿Qué tal una libra? "¿¡Eso no es caro!? ¿A dónde fue el comercio honesto?"

El vendedor rió.

 

No importa qué, había sido un rato desde que Bastian había tenido una comida.

 

Bastian se sentó en una silla junto a las calles. No había mesa, pero una cesta estaba delante de la silla. Era para recoger los palos de madera usados.

 

El vendedor sirvió la patata.

 

Recibiéndola, Bastian miró fijamente la papa.

 

Estaba caliente y tenía una fragancia, pero sentía que la sal no era suficiente.

 

¡Deliciosa! Después de terminar una, el joven vendedor dijo "¡Es una gran imagen de comer! ¡Ten otra!" El vendedor le sirvió otra patata.

 

Bastian terminó la segunda patata en un instante.

 

La forma en que Bastian comía las patatas atraía a la gente, haciéndoles pensar que la comida la tenían que probar realmente bien.

 

 

Aunque era la hora de cierre, el negocio era extrañamente bueno. Si esto fue premeditado, este joven vendedor debía ser talentoso en hacer negocios.

 

Las sillas colocadas al lado del puesto estaban en su mayoría llenas, era casi una casa llena.

 

Después de terminar su comida, el estómago de Bastian se hinchó. Gritó, corrió y comió... ...

Pensó que ya no estaba tan deprimido como antes.

 

Todos sus problemas se derramaron junto con un largo suspiro.

 

"Haa... ... Bueno, ¿no está bien? En primer lugar, vine aquí a estudiar para evitar esas molestas políticas. No puedo involucrarme en la política de otro país."

 

Confío en que el tío de Elise la lleve definitivamente a la capital.

 

La cabeza de Bastian estaba llena de rostros que Elise había hecho antes. Una cara sorprendida después de escuchar sus palabras.

Un rostro decidido mientras lo miraba para rechazar sus ideas. Su rostro tranquilo como ella le respondió a Bastian.

¿Huh? ¿Por qué estoy pensando en eso? ¿Me estoy volviendo loco? ¿No se supone que hay más dulces recuerdos? Mientras pensaba de esa manera, Bastian giró la cabeza mientras se movía más detrás de él.

 

"¡Hey! ¡Veinte porciones! ¡Date prisa!"

 

"¡Lo entiendo! ¡Por favor espere un momento!" Era un grupo mercenario.

Debía haber más de diez personas. Eso me recuerda, la ciudad parece estar llena de mercenarios. Bastian alzó las cejas y le preguntó al vendedor ocupado.

 

 

"Hey, ¿por qué hay tantos mercenarios en esta ciudad? ¿Siempre es así?" Mientras el vendedor le daba la espalda, horneó patatas en el horno y dijo.

"No, no hay muchos normalmente. Esta es también la primera vez para mí. Aunque gracias al señor aquí reuniendo a los mercenarios, el negocio está en auge para mí."

 

"¿Reunir mercenarios? ¿Es para prepararse para la guerra?" "Incluso si me preguntas, yo tampoco lo sé".

"Cierto…"

 

Sonidos de risa vinieron del grupo de mercenarios.

 

"¡Estoy muy agradecido por esto! Para contratarnos antes de la guerra. "¡Es un buen trato!"

"¡Así es! ¡Jajajaja!"

 

"Hey, está oscureciendo, estudiantes como tú deben ir a casa".

 

No parecen ser lugareños basados en su acento. Quizás son mercenarios de lejos.

Eso significa que Bruno Carlos se está preparando para la guerra.

 

Las nubes oscuras se extendieron por el corazón de Bastian.

 

"... ... ¿Por qué un pacifista, alguien que se opone a la guerra... ... está preparándose para la guerra?"

 

Esto hizo que los mercenarios rieran.

 

"¿¡Pacifista!? ¡Hmph, esa basura ha sido expulsada del ejército hace mucho tiempo!"

 

"... ... ¿¡Qué!?"

 

"¡Echa un vistazo! ¡Esta es una espada que fue creada hace poco! ¡Esta es también la nueva arma de fuego! Estas se pueden encontrar fácilmente en toda la nación.

¡Ya sea Belgaria o Hispania, definitivamente no perderemos contra ellos!"

 

*(Pobrecitos vírgenes de guerra, se encontrarán con algo llamado estrategia y les meterán todas sus armas por el culo xd)

 

"¡Así es! ¡Así es!"

 

Los mercenarios que estaban un poco embriagados concordaron ruidosamente. Bastian se puso de pie.

"¡Qué clase de broma es esta! Ese tipo... ¿¡Qué va a hacer con Elise!?" Miró hacia la montaña

Bajo el cielo oscuro,

 

En la pendiente había una línea de luces que se movían. Esa luz provenía de las antorchas que un grupo de personas estaba sosteniendo.

 

"Oi... ... ¿Qué es eso... ...?"

 

Los labios de Bastian temblaron.

 

El vendedor que utilizó placas de madera para servir la papa también levantó la vista.

 

"No creo que haya comerciantes que vayan allí en ese momento. En su lugar debería ser el ejército.

 

No era el momento de escuchar esas palabras. Tampoco había tiempo para que estuviera aturdido. Bastian empezó a correr.

 

¡¡Fui demasiado descuidado!!

 

Elise se sintió desconcertada cuando le dijeron que un invitado estaba viniendo.

 

Sólo Bastian sabía de su llegada a este Fuerte Puente Gris, así que se preguntaba quién era el invitado.

 

¿Tal vez el invitado es el alcalde de la ciudad? ¿Podría ser que ya fui expuesta? le preguntó Elise a Bruno Carlos, pero no obtuvo respuesta.

 

"Es mejor no dejar que esperen demasiado." "... … Entiendo."

Elise tomó un baño rápido y se cambió a un traje formal.

 

El color del vestido no era el azul que su madre preparaba para que subiera al trono, pero era de color rojo que parecía estar teñido con vino tinto.

 

El vestido estaba lleno de volantes y el lado de la falda estaba muy abierto, lo que la hacía incapaz de calmarse.

 

¿Es este el interés de Bruno Carlos? Elise no podía realmente entender, ya que este vestido fue entregado por él.

 

Bruno Carlos no dijo nada, los dos caminaron a la escalera de caracol en silencio. En el nivel más alto de la torre.

El huésped estaba esperando aquí. Bruno Carlos puso la mano en la puerta, Y golpeó ligeramente.

"... … Lo siento mucho." La puerta se abrió.

 

 

El cuerpo de Elise se endureció. "¿¡Hm!?"

Ella estaba muda,

 

Al darse cuenta de que cometió un gran error.

 

La princesa Margaret estaba sentada en el sofá que estaba en medio de la habitación.

 

Buenas noches, Liz. ¿Estás bien ahora?" "... ... Margaret... ..."

"Ufufu... Por favor, llámame Garet. Aunque no somos tan cercanas, somos primas que compartimos la misma sangre."

 

"Ah... ... este vestido..."

 

El vestido que llevaba Margaret era el mismo que llevaba Elise, de color rojo con muchos adornos. El vestido rojo junto con el pelo negro la hacía parecer como si unas gotas de tinta de un excelente vino tinto hubieran goteado encima.

 

Margaret mostró una sonrisa amable.

 

"Eso es genial, realmente te queda bien. Me preguntaba qué debía hacer si no te gustaba."

 

"Ah... ... eso... ... gracias."

 

"¿Qué pasa, Liz? ¿Por qué no te sientas?" "... … Okay."

Elise se enderezó y entró en la habitación.

 

Margaret palmeó el asiento a su lado. Sin embargo, Elise dudaba de estar allí.

 

"Estoy bien con estar aquí." Finalmente, se alejó de Margaret.

Margaret no pareció importarle mientras seguía sonriendo.

 

La habitación era circular con tres ventanas. Bruno Carlos vigilaba la puerta de entrada de Elise.

 

Al lado de Margaret había un caballero de blanco.

 

Como estaba completamente quieto, hacía que los demás se sintieran como si fuera una escultura de cera.

 

Era alto, tenía el pelo de ceniza azulado y ojos azules. Colgado de su cintura había una fina espada.

 

Cuando Elise lo miró, Margaret también le dirigió la vista.

 

"Por qué no te presentas, después de todo es una rara oportunidad." El caballero se inclinó profundamente.

"Es un honor conocerla, princesa Elizabeth. Soy el coronel Oswald Coulthard, funcionario de operaciones de la jefatura militar de High Britania."

 

Este hombre despedía una atmósfera espantosa. "... ... soy Elizabeth Victoria."

Margaret, quien estaba en el sofá, extendió la mano y apretó la cintura del caballero.

 

"Ufufu...... Oswald fue quien me dijo que vendrías aquí. Seguro que es omnisciente."

 

"Oh, noble princesa Margaret, este humilde sirviente no merece tal elogio. Sólo soy una rana en un pozo. La princesa Elizabeth llegó aquí medio día antes de lo esperado."

 

"Ara, ¿es así? Entonces te llamaré rana." Elise se tambaleó por un momento.

"¿Cómo puede ser eso... ... todo fue... sabido? ¿Por qué?"

 

"No fue porque se filtró ninguna pista importante, sólo que tú no tenías ninguna otra opción."

 

"Pero... ... es así... ..." Este fue un viaje duro.

Graham y los seis caballeros imperiales se sacrificaron para protegerla. Bastian también arriesgó su vida para ayudarla.

Elise utilizó todos los esfuerzos más allá de lo que ella hizo para llegar hasta aquí. Sólo para descubrir que estaba bailando en la palma del hombre llamado Oswald.

No había ni orgullo ni compasión en su mirada, como si le faltara algo llamado emociones. Simplemente miró a Elise.

 

"A menudo he oído hablar de usted de la reina Charlotte. Inteligente, amable, alguien sin mucho deseo de sí misma y prioriza el trabajo más que asuntos personales."

 

"... … ¿Es así? Estoy halagada."

 

El repentino elogio hizo que Elise estuviera alerta.

 

"Sin embargo, usted es lo mismo que la reina Charlotte, alguien que no considera el panorama general. Este país ha llegado a un punto de no retorno, que es aún más después de hoy. Algo como la facción pacifista sería una carga para nosotros".

 

Tch-- Elise apretó los dientes.

 

"Así que... ¿Basándote en lo que dijiste, este país está ahora lleno de gente que está en la facción de guerra? Es extraño que la mentalidad de la gente cambió tan rápido en unos pocos años".

 

"Eso es así, no puedo negar esa forma de pensar."

 

"¿Qué recibes a cambio de sacrificar la vida de la gente en la guerra?" Oswald puso su mano en su barbilla.

Él sonrió.

 

"La Reina Charlotte le preguntó a este humilde sirviente la misma pregunta y mi respuesta fue la riqueza."

 

"Esto es… …"

 

Su estómago se apretó.

 

Margaret se encogió de hombros.

 

"Qué desgraciado, Oswald, realmente desafortunado. Cosas como el dinero y otras cosas carecen de sentido. Es muy desafortunado si Oswald no entiende que yo no tengo nada que yo quiera."

 

"Entiendo ahora. Como este siervo menor es mundano, así que deseo obtener esa cosa sin sentido".

 

"Que decepcionante."

 

Margaret golpeó ligeramente a Oswald. Elise siguió investigando.

"¿Es realmente por la riqueza? Eso será razonable si estás realmente detrás de la riqueza. Sin embargo, tú no eres el tipo de hacerlo debido a la codicia".

 

"¿Ho?... Para que me entiendas desde esta reunión."

 

"... ... Si fueras simplemente codicioso, Margaret no te pondría a su lado."

 

"¿Oh?"

 

"¡Está bien! No sabía que Liz me conocía tan bien. Se siente como si pudieras ver a través de mí, haciendo que mi corazón lata tan rápido."

 

Oswald, quien parecía impresionado, asintió con la cabeza.

 

"Qué excelente visión. Como se espera de alguien que es evaluada como la misma reina Charlotte. Este humilde siervo es ignorante. Princesa Elizabeth, eres realmente inteligente. Es como usted dijo, el objetivo no es sólo sobre la riqueza."

 

"¿Eso… …?"

 

"Es por la guerra. El dinero es necesario para la guerra. La guerra con Belgaria es ganar dinero y seguir expandiendo la guerra. Es infinito y eterno. Hasta que este cuerpo se desintegre, la nación se fatigue, soldados y funcionarios mueran y este país esté a punto de derrumbarse, todo esto requiere guerra. Para ese propósito, se requiere dinero."

 

"Ara, qué interesante, esto es algo que no me voy a aburrir en absoluto." Elise abrió los ojos y le preguntó a Oswald.

"¿¡Q, qué!? ¿¡En serio!?" "Soy serio y tranquilo..." "¿¡Por qué!?"

"Eso es porque estoy siguiendo la orden de la gobernante de este país, la princesa Margaret."

 

"¿¡Qué!?"

 

Margaret que fue nombrada se reía mientras presionaba su estómago. La risa que sonaba a la burla de un demonio llenó la habitación.

 

Elise estaba enojada hasta el punto en que las lágrimas caían.

 

Estas personas... ¡Están jugando con esta nación!

 

¡Lo están haciendo sólo para matar el aburrimiento y complacerse!

 

Elise se quedó mirando la dirección de la puerta.

 

"¡Bruno Carlos! ¿¡Tú dejaste de ser un pacifista sólo para servir a este tipo de personas!? ¿De dónde salió la voluntad de un soldado que protegía a High Britanna?"

 

"... ... Mis disculpas... ... Incluso si me opongo solo, el resultado sería simplemente un cambio de comandante para esta fortaleza".

 

"Argh... ..."

 

Bajo la mirada de Margaret, Oswald caminó hacia la mesa y cogió una tetera. Mientras servía el té, continuó hablando,

 

"Este humilde oficial sentía desde hace mucho tiempo que la construcción de una organización en realidad se asemeja a jugar ajedrez mucho más que una guerra. En el campo de batalla, no hay reinas que puedan volar de un lado del tablero al otro. En contraste, podemos despegar la facción que sirve a la Reina desde el borde y aplicar presión al interior para ganar más poder militar... Dado que la otra parte tiene pocos medios de recuperación, podemos ganar la corona simplemente repitiendo este proceso varias veces."

 

Margaret recibió el té negro y lo sorbió.

 

"Qué raro, Oswald. Para que entres en esa conversación, debes estar de buen humor."

 

"Perdóname."

 

"Está bien. Es mi turno de continuar la conversación. Hey, Liz... ... ¿Qué clase de persona es Bastian quien viajó contigo?"

 

"¿Eh? Por qué… …"

 

"He investigado la escuela. Es un noble de Belgaria. Sin embargo, el nombre Bastian seguro es interesante, para que sea el mismo que el tercer príncipe de Belgaria.

Además, posee los mismos ojos rojos y la fuerza ridícula." "E, eso es... sólo una coincidencia."

"Es lamentable que no pudimos reunirnos cuando Bruno Carlos le permitió regresar. Eso es malo, ¿me pregunto por qué? ~"

 

"M, mis disculpas. Como el informe decía que él era de un ingenio bastante agudo. Por la seguridad de Su Alteza, este humilde sirviente cree que no se le debía permitir acercarse a Su Alteza."

 

Bruno Carlos, quien estaba frente a la puerta, bajó la cabeza. Margaret palmeó las manos.

"Ven a comer unas tartas de frutas, Liz. La preparé especialmente para ti, será delicioso." Margaret cambió el tema de repente.

 

Al conversar con ella, no dudaría en cambiar el tema si se sentía cansada del tema anterior.

 

Elise retrocedió unos pasos atrás.

 

"Ahora, yo... ... no tengo ningún apetito desde que tuve mi cena."

 

"Ara, ¿es así? Pero sigo pensando que es mejor si lo comes. Después de todo, esta es tu última comida, Liz."

 

Como si declarara su sentencia de muerte, tales palabras inesperadas salieron de la boca de Margaret

 

Su tono era como si estuviera preguntándoles a sus invitados si querían tomar algo de té en medio de una conservación.

 

Elise se retiró.

 

Su espalda tocó la ventana.

 

"Uh..."

 

La torre se hacía más fina al acercarse a la cima. Cuando estaba en el piso más alto, era demasiado estrecha para escapar. Oswald puso la tetera sobre la mesa y se puso de pie.

 

"Hoy es el 20... ... el 22 será el último día de la Semana Silenciosa, tenemos que participar en el funeral de la reina Charlotte".

 

"¿E, es así? También deseo participar. De hecho, tengo que participar no importa qué."

 

"... ... Basta que Su Alteza participe al quedarse al lado de Su Majestad". Oswald sacó la espada con la mano derecha.

Margaret abrió la caja que estaba sobre la mesa. Dentro de la caja había tortas de fresa.

 

Sería bueno si la tarta era dulce.

 

Como a Elise no le gustaba comer tarta de fresa ácida.

 

Elise no sabía la razón por la que Margaret eligió a propósito un alimento que no le gustaba.

 

Detrás de ella estaba la ventana, no tenía manera de escapar. "Kuh... ... Qué... están ustedes... planeando hacer... ..." Margaret sonrió.

"No sé acerca de Oswald, pero para mí, sólo quiero emocionarme porque odio el aburrimiento. Sin embargo, ¿me pregunto cómo se siente la alegría?~"

 

"Mi razón detrás es dejar que su Alteza Margaret obtenga la felicidad."

 

En este momento, un haz de luz se podía ver desde el exterior de la ventana. Como si fuera un rayo.

 

Por un momento, parecía que fuera de día. Después de eso fue el rompimiento del vidrio. "¿¡Hyah!?"

Elise gimió suavemente debido al sonido chillón. Oswald observó el exterior de la ventana.

"... ... Así que él está aquí... ... Parece que Glenda falló."

 

"Ara, parece que la sentencia de muerte realmente debe ser concedida." "Entiendo."

El castillo estaba en llamas, provocando que se elevara un espeso humo negro. La advertencia de los soldados llegó más allá de la puerta.

"¡Reportando! ¡Reportando!" "¡Sólo reporta inmediatamente!"

El soldado comenzó a reportar en voz alta después de que Bruno Carlos terminara sus palabras.

 

"¡Justo ahora, el chico que salió del castillo regresó! ¡La mujer caballero cayó por el valle y la puerta principal se rompió!"

 

"¿¡Qué!?"

 

Bruno Carlos fue el único que se sorprendió.

 

No sólo Elise, incluso Oswald y Margaret sabían de la capacidad de combate de Bastian.

 

Otro informe vino después de eso.

 

También vino desde detrás de la puerta cerrada.

 

"Mientras nos involucramos con el intruso, la primera sala de almacenamiento de pólvora se incendió. Toda la unidad se movilizó, pero todavía no podemos extinguir el fuego... ..."

 

"¡Tontos! ¡Hay petróleo además!"

 

"¡Estalló cuando el fuego se extendió justo ahora!" "Ku... eso..."

El informe continuó.

 

"¡El primer equipo del decimotercer equipo fue eliminado! ¡El intruso se está acercando a la torre central!

 

"¡Comandante, por favor retírese! En este momento estamos suprimiendo con treinta soldados usando tres filas de fuego alternativo. Sin embargo, ya hay algunas bajas cuando él contraatacó... ..."

 

Bruno Carlos gruñó.

 

"¡El oponente es sólo un adolescente! ¿Por qué todavía hay bajas?"

 

"E, eso... ... ¡Después de que se escondió detrás de una pared, una parte del edificio de repente voló! Lo vi con las manos vacías, pero no entiendo cómo usó algo así como una catapulta para lanzar las cosas".

 

"¿Qué tonterías estás diciendo? ¡Te echaré en el río si sigues diciendo palabras tan ridículas!"

 

Para un humano normal, esta situación era increíble para ellos.

 

Ya sea una espada, un arco o incluso una lanza, el intruso no tenía nada más que vino con sólo su cuerpo.

 

Él vino aquí simplemente con gran fuerza... Este tipo de enemigo hizo que los soldados entraran en pánico. Además, era más rápido que una bala.

 

Oswald se encogió de hombros. Parece que es sólo cuestión de tiempo.

"Ara ara, que problemático. ¿Podría ser que, en esta crisis, me muera aquí?" "No tienes que preocuparte por este punto, Alteza Margaret."

Elise oyó el informe.

 

Los sonidos de los disparos más allá de la puerta también se detuvieron. Su pecho empezaba a sentir calor.

Debajo de aquí... ... ¿¡Él está aquí!?

 

Elise abrió la ventana con la mano que estaba detrás de su espalda y usó su hombro para abrirla.

 

Como estaban en una montaña, el viento fuerte sopló en la habitación y causó que las cortinas revolotearan. Un olor penetrante de algo que ardía y el humo hacía que la respiración fuera dura.

 

Margaret gritó.

 

"¡No, mi cabello! ¡Mi cabello se está desordenado!" "... ... Hm."

Oswald sacó su espada Y se preparó

Se enfrentó a Elise quien tenía la espalda hacia él-- Mal, él estaba de pie frente a Margaret.

 

Su Alteza Margaret, por favor, quédese quieta. "¿Por qué?"

 

"Hay un enemigo."

 

Su vista estaba en la torre al lado de ellos.

 

Elise estiró su cuerpo por la ventana y gritó hacia abajo. Sin embargo, había una gran distancia entre ella y el suelo. Además, estaba el sonido de los disparos.

 

"¡¡Bastian--!!"

 

Ella lanzó un grito penetrante. Una respuesta llegó poco después.

"Hmph, así que realmente es este lugar." "¿¡Eh!?"

Elise levantó la vista.

 

A una distancia a la que se podía llegar extendiendo la mano... No, la cara de un adolescente apareció en la torre junto a ellos, quien estaba a una distancia más cercana que el suelo.

 

"¿Sigues viva? ¿Estás herida? ¿Alguien te torturó?" "Ah…"

Las lágrimas empezaron a formarse. Esto duró un rato.

Elise finalmente derramó lágrimas. "Sniff... ... Bastian... ..."

Su rostro estaba sucio, la ropa estaba hecha jirones y la sangre corría por todas partes.

 

Bajo la axila izquierda había unas cuantas armas de fuego, mientras que su mano derecha sostenía un arma apropiadamente.

 

 

"¿P, por qué estás llorando, Elise? ¿¡Estás adolorida!?" "Yo, no estoy llorando, es por el humo".

"Ah, ¿es así? Es genial que lo hice a tiempo."

 

 

Para ser honesto, Bastian estaba en su límite.

 

Podía ser más rápido que la mayoría de los caballeros, pero no podía esquivar las balas.

 

Tuvo que predecir el camino de la bala y evadirla antes de que el disparo fuera disparado.

 

Si hubiera múltiples enemigos, tendría que predecir el camino de bala de todos ellos. Así, el lugar en el que podía esquivar era limitado. Necesitaba ser consciente de las balas que podrían volar hacia el lugar que estaba esquivando.

 

Usando varias veces la velocidad de una persona normal corriendo, apenas logró evadir el granizo de disparos.

 

Su cuerpo se sentía pesado por la fatiga. Y no podía esquivarlos todos.

Fue golpeado dos veces en la espalda.

 

Desde el frente, se veía bien, pero si lo tocas, verías que estaba empapado de sangre.

 

No duraría mucho de esta manera.

 

Los soldados del castillo se estaban recuperando de la confusión. Si se calmaban y lo rodeaban, sería malo. Si él no saliera temprano ahora mismo, no ayudaría, no importa lo rápido que fuera o lo bien que pueda predecir el movimiento del enemigo.

 

Con el fin de regular su respiración irregular, respiró hondo.

 

 

"Dentro de esa habitación... ¿Podría estar, la princesa Margaret?"

 

Mostrando su cara desde debajo de la axila del caballero blanco que la protegía, la muchacha de pelo negro le hizo una seña.

 

"Yaho ~ Finalmente nos conocimos ~" "¡Su Alteza, es peligroso!"

El caballero blanco que bloqueaba el camino la protegía. "Qué estás haciendo, Oswald"

"Este no es un momento para saludos, su alteza. En realidad, él por sí sólo rompió las defensas de este fuerte... Eso superó lo que espera tu humilde sirviente."

 

Margaret dijo: "Eres inútil, señor pescado" y sonrió.

 

Bastian apuntó el arma en su mano derecha al caballero llamado Oswald. Podría golpear a Margaret a sus espaldas si lo esquivaba.

 

"Yo no enfrenté mucha resistencia de los soldados... ¿Tal vez no querían proteger a una princesa malvada? Pero si se rebelan contra ti, incluso sus familias serían arrastradas."

 

Oswald sacudió la cabeza ligeramente.

 

"La moral de los soldados es alta, simplemente no están entrenados para tratar con alguien tan rápido y fuerte como el príncipe Bastian".

 

"¿Fuerte? Ara, me haces sonrojar... ¡Ah, no soy un príncipe bien!" Bastian ajustó las gafas de sol que llevaba con la mano.

 

Obviamente había sido expuesto, pero todavía estaba haciendo excusas.

 

Oswald estaba haciendo una cara seria, pero la esquina de sus labios se retorció de repente.

 

"Tus capacidades de trucos son más allá de la imaginación, pero no puedes cubrirte todo si estás solo".

 

"¿Qué?"

 

Elise se inclinó desde la ventana y gritó: "¡Bastian, detrás de ti!"

"¿¡Ughh!?" Él se agachó.

Bastian sintió una fuerte hendidura pasar por donde estaba su cabeza hace un momento.

 

Las cortinas se partieron en dos y cayeron.

 

Bastian lanzó las armas que estaba abrazando con el brazo izquierdo. Al mismo tiempo, se dio la vuelta y disparó con el brazo derecho.

¡Su tiro dio en el objetivo! La sangre salpicó desde su enemigo. Era Glenda. Se cubría el hombro con la mano.

"Ugghhhh... Yo... todavía puedo luchar." "¿Eres tú de verdad?"

Luchó contra ella a la entrada del castillo una vez, pero no pensó en matarla. Sin embargo, ella debió haber perdido su capacidad de luchar.

 

¿Podría ser que High Britannia tiene alguien con habilidades físicas sobrehumanas como Bastian?

 

Oyó un repentino grito.

 

Mirando la ventana con prisa, vio a Elise.

 

Ella estaba agarrando el borde de la ventana, sus piernas estaban colgando en el aire.

 

Podía caer en cualquier momento y su rostro se ponía verde. Oswald se acercó con una espada en la mano.

"Falta elegancia, pero terminemos este espectáculo". "¡Sos, sostenlo!"

Los pensamientos de Bastian corrieron--

 

¿Recoge el cañón y le dispara?

 

No, Elise será asesinada en el momento en que recoja las armas.

 

¿Tirar su daga?

 

Si Oswald era medio competente, eso funcionaría. Pero él era un luchador experto que probablemente esquivaría o lo derribaría. Eso tampoco salvará a Elise.

 

"¡Príncipe Bastian! ¡Tú razón de pelear va a desaparecer!" "¡No soy... un príncipe mierda!"

Bastian saltó por la ventana.

 

Pateó la torre con todas sus fuerzas. Bastian se acercó a Elise.

"¡Salta! ¡Elise!" "¡Bastian!"

Se sorprendió por un momento y luego siguió las palabras de Bastian sin vacilar.

 

Antes de que la espada de Oswald pudiera cortarla, sus pequeñas manos soltaron la ventana.

 

 

"¡¡Qué, ella saltó...!!" Elise saltó.

Desde la torre en la noche.

 

Su pelo rubio y su vestido rojo se extendieron. Bastian la buscó con todo lo que había conseguido.

 

"¡Elise!"

 

"¡Bastian!"

 

Ella también utilizó todo su esfuerzo para alcanzar a Bastian. Sus dedos se acercaron el uno al otro.

Finalmente, Bastian agarró a Elise desde su mano. Y la abrazó con su brazo derecho.

Al mismo tiempo, alcanzó las paredes de la torre con su izquierda.

 

Utilizando su ímpetu, pateó la torre en el lado opuesto. La torre se hizo más ancha hacia el fondo.

 

Se agarró a una ventana en uno de los pisos intermedios de la torre, Esto no era un problema para el habitual Bastian.

Pero soportar el peso de dos personas con un brazo y la aceleración de la caída libre era demasiado. En ese instante, se oyó un sonido crujiente por la espalda de Bastian.

 

"¿¡Guahhh!?"

 

"¿Qué pasa, Bastian?"

 

"Estoy bien... Deprisa... las balas están llegando..."

 

"¡Sí!"

 

Elise era buena en ejercicio físico. O mejor dicho, era una de las mejores entre sus compañeras de clase.

 

Agarrando las ventanas, se incorporó y se deslizó por la ventana. Bastian la siguió poco después.

 

Los dos se derrumbaron en el suelo, sus miembros se esparcieron al azar mientras jadeaban.

 

"Hah-Hah-Hah-Hah-"

 

Un dolor agudo salió desde su espalda, y Bastian no pudo moverse. Elise estaba llorando junto a él.

"Me has salvado de nuevo."

 

"Hah... Hah... ¿Te has rendido, Elise?" "¿Eh?"

"Hoy es 20". "Sí."

"A partir de ahora... No lo conseguiremos si caminamos, pero es posible si usamos un carruaje".

 

"Está bien. No me rendiré. Por el bien de la gente que me ayudó." "¡Ese es el espíritu!"

Bastian se levantó.

 

Elise de repente contuvo la respiración. "¡Bastian! ¿Esas heridas?"

 

"No importa... Esas fueron sólo mis errores. En lugar de eso, si no nos movemos, estaremos rodeados".

 

"S, sí."

 

Su voz temblaba.

 

No se podía hacer nada. Bastian mismo sabía que no estaba haciéndolo demasiado bien.

 

Y el lugar en que se encontraba tenía suficiente sangre como para convencer a otros de que había muerto allí.

 

"Bueno, la gente justa tienen la protección de las hadas, así que no moriré." "Si tienes fuerzas para bromear, deberías estar bien."

Salieron de la habitación después de esto y bajaron las escaleras por la escalera de caracol.

 

 

Para evitar a los soldados vigilando el piso inferior de la torre, saltaron de la torre a medio camino.

 

Bastian utilizó una carga de princesa para continuar con Elise, y aunque ella se sintió avergonzada, lo soportó. (Ya saben la típica forma de llevar a una mujer como princesa en los brazos)

 

Sin embargo, la situación era más seria de lo que imaginaban.

 

No importaba lo ligera que Elise estuviera, todavía había peso. Las piernas y la cintura de Bastian estaban acumulando fatiga, y estaba perdiendo mucha sangre.

 

Más importante aún, no podía usar sus manos si llevaba a Elise. No podía subir, rodar ni defenderse.

Bastian apretó los dientes.

 

"Ughh... Esto es terrible..."

 

"¿¡Estás presionándote Bastian!? Incluso si eres sólo tú..." "¿Ah? ¿Qué absurdo estás diciendo? Te golpearé si dices eso." "¿¡Hyou!? Pero…"

"¡Lo terrible es sobre mi obra maestra! Si el protagonista lleva a la heroína mientras balancea una larga espada, ¿¡cómo se hace!? ¿Tiene cuatro brazos?"

 

La escena era demasiado hermosa, así que él no la pensó demasiado... Pero cuando notó lo que escribió, Bastian estaba tan avergonzado que quería rodar por el suelo.

 

"¡Qué gran agujero! ¡Si no lo cambio, los lectores se enfadarán!"

 

"Eso es lo que quieren decir cuando ellos se refieren a un idiota. ¡Diciendo esto en ese momento!"

 

"Jajaja... ¿En este tiempo? Lo haces sonar como si estuviera en una crisis." "¿Eh?"

"En el castillo del enemigo, rodeado de soldados usando un nuevo tipo de armas, llevando una princesa en mis brazos con heridas de bala en mi espalda. Bueno, eso es un poco molesto... eso es todo."

 

"Eso…"

 

"Luchar contra un enemigo infalible, tener que pasar por un lugar sin cobertura, sería una crisis cuando eso suceda".

 

"Me rindo, para jactarte hasta tal punto, eres realmente algo." "¡No estoy jactándome, estoy hablando en serio!"

Elise estaba en sus brazos.

 

Y con eso, su cuerpo se sentía misteriosamente más ligero,

 

¿Fatiga? ¿Heridas de bala? ¿Rodeado? ¿Y qué? Ese era el tipo de sentimiento que tenía.

 

Ellos finalmente llegaron a la pared exterior del castillo.

 

Bastian llevó a Elise en su espalda y escaló los muros de piedra como si estuviera subiendo una cuerda.

 

Los muros de piedra fueron construidos para impedir que la gente los subiera, con sólo una pequeña protrusión en ellos. Pero eso no era un problema para Bastian. Era difícil aplicar fuerza en estas minúsculas protrusiones, pero porque él era muy fuerte, podía levantar su cuerpo fácilmente.

 

La robusta pared era más fácil de escalar en comparación con los acantilados que eran frágiles.

 

Era un buen material para Bastian.

 

Aparte de sus extrañamente híper emociones porque llevaba a Elise...

 

La estructura áspera del Fuerte Puente Gris era tal como se veía. Había toda clase de equipos para protegerse contra los ataques enemigos, pero eran igualmente eficaces para apuntar a la gente que se iba.

 

Además de eso, aunque los soldados recibieron órdenes de custodiar este lugar, los que recibieron las órdenes de impedir que alguien escapara eran menos de la mitad.

 

La estructura de mando también estaba en el caos, así que para los soldados, dejando a un lado enemigos entrantes, su red de defensa contra un enemigo que escapaba, especialmente uno que era escandalosamente fuerte, era normal que fracasaran.

 

En cuanto a los guardias personales de Margaret, estaban tan ocupados luchando contra el fuego en el carruaje real ardiente que no se dieron cuenta de que Margaret fue casi disparada.

 

Esa fue una de las razones por las que el comandante Oswald no planeó incluirlos en sus fuerzas de combate.

 

Bastian derrotó a los guardias en la parte superior del muro de piedra. En realidad, simplemente los tiró. Si tuvieran suerte, sobrevivirían.

Y en esta situación cuando su vida estaba en peligro, no se permitía el pensamiento poco práctico de no tomar la vida de los enemigos.

 

Los enemigos también eran soldados.

 

Dado que estaban sosteniendo armas capaces de matar, deberían estar decididos a ser asesinados también.

 

Normalmente, no puedes ver nada en la oscuridad. Incluso si había luz de la luna, sólo se podía ver una silueta áspera.

 

Sin embargo, una de las torres ardía ahora como una antorcha gigante. Incluso la ciudad al pie de la colina se podía ver claramente.

"Tal como pensé, tenemos que cruzar ese puente." "... ¿Cómo lo pasaste cuando viniste?"

"Luché contra esa caballera llamada Glenda uno contra uno, la presioné hasta la puerta y la pateé en el río. Entonces subí las paredes... Ara, no pensé que ella lo alcanzaría. Al ver cómo no estaba mojada, tal vez no se cayó de todos modos."

 

"Río huh."

 

"¿Qué, saltar al río será más rápido que cruzar el puente?" "¿¡No que probablemente moriremos si saltamos desde allí!?"

"Es verdad. Dejar caerse en el río normalmente debería funcionar, pero..."

 

Debido a la fuerte lluvia de estos últimos días, el volumen del agua en el río era enorme.

 

Pero aún había una larga distancia desde las paredes exteriores hasta el río.

 

Los valles formaban una forma de V.

 

Era difícil de ver en la oscuridad, pero si saltaban, probablemente golpearían las rocas en lugar del agua. Dejando a un lado a Bastian, Elise no sería salvada de esta manera.

 

"... Pero... Qué escalofriante."

 

Bastian miró fijamente la escena detrás de él.

 

Podía oír el sonido de personas que luchaban contra el fuego en el fuerte, pero al menos su búsqueda sería detenida.

 

Podía percibir la presencia de soldados a su alrededor, pero no lo atacaron... Como si estuvieran reteniendo la respiración.

"¿Están esperando que cruzemos el puente?" "La posibilidad de eso es alta."

Después de eso, el suelo comenzó a temblar. La puerta que conducía al puente se abrió.

Ya que Bastian ya había escalado las paredes, la puerta no tenía sentido y sólo servía para obstaculizar el progreso de los soldados, un movimiento audaz.

 

Un caballero apareció desde la puerta abierta. Adornado con armadura ligera de color blanco. Era Oswald.

No le hablaba a nadie en particular, ya que su voz reverberaba en el aire.

 

"¡Finalmente lo hiciste por las paredes! Después de esto, sólo tienes que cruzar este puente para salir. ¡Sin embargo, eso será imposible a través de la lluvia de disparos!"

 

Y obviamente, Bastian sabía de lo que estaba hablando.

 

"¡Sin embargo, disparar a alguien que está huyendo es inapropiado! ¡Y lo que es más importante, no puedo permitir que te opongas más a mi honor! Y no decepcionar a la hermosa princesa Margaret."

 

Bastian se abrazó a Elise con fuerza.

 

Atrayendo la atención del enemigo con palabras mientras los atacaban, tales cosas eran comunes.

 

Bastian comenzó a detectar la presencia de tropas enemigas. "... Nada... ¿No están planeando hacer eso?"

"¿¡Ba, Bastian...!?"

 

Ella estaba bien cuando Bastian la llevó y corrió por todo el lugar, pero la cara de Elise estaba ruborizada sólo porque él la abrazó un poco más apretada.

 

Él no lo entiende.

 

Debido a que Elise se volvió tan tímida, también hizo a Bastian tímido, así que se alejaron un poco el uno del otro.

 

"Eh... No te alejes demasiado de mí. Aunque es de noche, está brillante y seremos descubiertos."

 

"Lo, lo entiendo."

 

Arregló su desordenado vestido.

 

Ahora no era el momento de actuar como un tonto enamorado. Bastian le gritó a Oswald quien estaba en el puente.

"¡Estoy aquí! ¿¡Qué deseas!?"

 

Hacer eso le expondría, pero ya había acabado con los centinelas antes. Su posición áspera ya era conocida por el enemigo.

 

 

Por eso el comandante enemigo se mostró a sí mismo. Oswald dijo:

"¡Te desafío a un duelo uno contra uno! Tengo mi propia reputación que defender. Después de que tú nos diste un golpe tan grande, sería una risa si tuviera que confiar en números y terrenos para derrotarte al final".

 

"¿¡Eres estúpido!? ¿Qué hay para nosotros?"

 

"Si le ganas este humilde siervo, te dejaré ir sin vacilar. Además, te acompañaré a la capital real."

 

"¿¡Qué dijiste!?"

 

"¿Cómo se encuentran estos términos? Incluso si escapas de aquí, no llegarás a la capital real a tiempo. ¿No es esto una gran propuesta para ti?"

 

"¿Crees que te creeré?"

 

"¡Las palabras de este humilde siervo son obviamente inútiles! ¡Sin embargo, estas son las palabras de la santa princesa Margaret!"

 

No podía ver a los soldados en este momento, pero podía sentir que el castillo estaba en un alboroto.

 

Esta negociación también pudo ser vista por Margaret. "¡Déjame considerarlo!"

Después de su breve respuesta, Bastian se giró hacia la joven que estaba junto a él.

 

"No, Elise... ¿Qué tipo de personalidad tiene esta Margaret? He estado sintiendo que ella se está tomando las cosas a la ligera."

 

No era raro que las realezas escondieran sus identidades mientras caminaban por la ciudad, pero esta fue la primera vez que fue recibido con un 'Yaho'.

 

Elise se sintió un poco en conflicto y dijo:

 

 

"Para ser honesta, creo que esta prima mayor es más extraña de lo que imaginaba. No puedo decir lo que ella está pensando, incluso la posición de Reina no significa mucho para ella, siempre y cuando ella sea feliz. No estoy seguro acerca de ese hombre llamado Oswald."

 

"¿Entonces es posible que esta propuesta sea real?" "Puede ser una trampa."

"No, no debería serlo... ¿Hay algo peor que correr a través de un puente siendo apuntado por soldados con armas? ¿Qué otras trampas necesitarían?"

 

"¿Vas a ir?"

 

"Sí, voy a ir."

 

Elise de repente se abalanzó sobre él. "¡No vayas!"

"¿¡Wahhh!? ¿¡Por qué!?"

 

"Llévame contigo, por favor. Yo, no quiero dejar que te hieras más."

 

"... No se puede hacer nada entonces. Si estamos hablando de peligro, no hay lugar seguro por aquí. "

 

Después de darle algunos pensamientos, si él dejaba a Elise aquí, ella no podría defenderse contra los soldados atacantes.

 

Tal vez ese era su motivo.

 

"¡Vamos, Elise! ¡Voy a golpear a ese idiota vestido de blanco y verde lejos, e ir a la capital real mañana!"

 

"¡Sí!"

 

Después de deslizarse por las paredes del castillo, los dos se pusieron ante Oswald.

 

Detrás de ellos estaba el castillo. La puerta estaba abierta.

Margaret probablemente estaba observando.

 

Y los soldados equipados con el nuevo modelo de armas.

 

No podían esquivar las balas aunque corrieran. Si tuvieran caballos, podría ser más rápido si cabalgaba por el sendero montañoso con Elise en sus brazos, pero...

 

"Para nosotros ahora mismo, nuestra única opción es derrotarte y hacer que Margaret honre sus palabras".

 

"Protegiendo a la princesa Elizabeth todo este camino solo... Por cierto, debo elogiarte por llegar tan lejos."

 

Oswald estaba tranquilo.

 

Este tipo no era sólo un charlatán. Cuando se enfrentaron, Bastian apretó sus nervios.

 

Estaban a unos diez pasos de distancia. Bastian sacó su daga.

"... Realmente no quiero usar esto."

 

"¿Eso es Vite Espace Trois? Así que realmente eres el príncipe Bastian." "No te burles de mí. No sé qué es eso."

Bastian se ajustó las gafas de sol.

 

Le dijo a Elise que "retrocediera un poco" para hacerla retroceder.

 

Si la otra parte retira sus palabras, los dos... No, si abren fuego, los tres, incluyendo a Oswald, serían asesinados en el bombardeo de las balas.

 

Sólo podía confiar en Margaret... Bastian se sentía incómodo.

 

"¡Ya voy!"

 

Bastian se adelantó.

 

Oswald desenvainó la espada en su cintura al mismo tiempo, era una delgada y recta espada.

 

El tipo más adecuado para el empuje en lugar de hojas. (Como un estoque)

 

Parecía una espada que se rompería si golpeaba la armadura de acero, pero lamentablemente Bastian llevaba un uniforme de estudiante. Ni siquiera tenía armadura de cuero.

 

Estaba equipado ligeramente.

 

Acortando la brecha en un tiro, Bastian pateó. "¡Doryaa!"

Para un duelo con espadas, comenzar la pelea con una patada sorprendería a cualquiera.

 

Ganaría si destrozara la rótula del oponente. Incluso si la rótula no se rompiera, todavía restringiría la movilidad de su oponente.

 

Ya que Bastian estaba usando una daga, era más fácil para su oponente ganar la iniciativa. Para contrarrestar, tuvo que hacer un ataque furtivo.

 

Sin embargo, la expresión de Oswald no cambió y se mantuvo en calma. "¿Aquí?"

Un golpe repentino vino a Bastian.

 

Aunque torció su cuerpo inmediatamente, el ataque fue demasiado rápido y Bastian recibió un golpe en su flanco.

 

"¿¡Guaah!?"

 

"Pew... Lo esquivaste. ¿Qué te parece esto?"

 

Antes de que Bastian pudiera recuperar su postura, llegó el siguiente ataque. Bastian la desvió con su daga.

Pero no lo sentía golpear nada.

 

Oswald retiró su hoja con un sonido agudo.

 

"A pesar de que ésta está hecha con el nuevo material, sigue siendo una hoja delgada, debo evitar chocar directamente con plata de hadas."

 

"Eres serio, mierda... ¿Él es más rápido que yo?"

 

Que esquivara el ataque del oponente y su patada se bloqueara en una pelea uno a uno, esas cosas nunca habían sucedido antes. Aunque estaba cansado y herido, su adversario era definitivamente experto.

 

"La benévola princesa Margaret me pidió que saliera victorioso, así que no puedo contenerme."

 

"¡Interesante!"

 

Bastian no se daría por vencido si era una batalla de velocidad. Bastian dio un paso adelante y giró la daga.

La espada de Oswald apareció de pronto ante su rostro. El borde rozó su nariz.

Aunque Bastian quería cortar la mano del oponente con una daga -- el oponente retiró su espada hacia atrás y sólo le rozó el hombro.

 

Bastian se dio la vuelta y golpeó con el puño izquierdo. Oswald interrumpió a Bastian con la mano izquierda.

 

En contraste con el ataque de línea recta de Bastian, el movimiento de Oswald era como dibujar lentamente un círculo.

 

Como si él estuviera-- "¿¡Predijo mi movimiento!?"

"Aunque el príncipe Bastian tiene una velocidad sobrehumana y fuerza para aplastar rocas, tu movimiento es como un aficionado".

 

"¿¡Qué!? ¿¡Yo un aficionado!?" Bastian sacó la daga y volvió a patear.

Pero su movimiento fue leído y se encontró con una réplica, Bastian fue herido de un solo lado.

 

"Ku..."

 

Hablando de eso, este era el mismo sentimiento que tenía con el abuelo de Eddie-- blah.

 

Cuando se enfrentaba a oponentes normales, Bastian sólo tiene que centrarse y sus movimientos eran tan lentos como una banosa.

 

Así que no necesitaba leer el movimiento de su oponente, y podría llegar a su siguiente movimiento de acción sólo por ver sus ojos y músculos contrayéndose. Así es como esquivó los disparos.

 

Sin embargo, si el oponente fuera realmente fuerte, no tendría ninguna acción preparatoria, y su ataque aterrizará antes de que se dé cuenta -

 

Esa era la situación ahora.

 

Y por supuesto, no podía defenderse ni evadirse con el tiempo.

 

Además, el enemigo podía leer todos los movimientos de Bastian, así que no importaba lo rápido que fuera, su acción sería contrarrestada antes de que pudiera hacer cualquier cosa,

 

Oh no.

 

¡Este tipo es realmente muy fuerte!

 

Bastian sabía que las batallas anteriores eran sólo juegos de niños.

 

Oswald sin esfuerzo empujó a Bastian al borde de la derrota con sólo un par de intercambios.

 

Sus heridas seguían aumentando y su cuerpo se hacía más pesado.

 

Era como si el oponente eligiera el camino más corto en una calle que conocía muy bien, mientras Bastian caminaba perdido en una ciudad desconocida.

 

Estaba persiguiendo a toda velocidad, pero encontró demasiados callejones sin salida y siempre llegó en un momento tarde. Mientras tanto, el oponente mantuvo una cierta distancia --

 

En ese caso, tenía que recuperar la iniciativa.

 

Pero cada uno de sus movimientos fueron bloqueados y sus ataques detenidos, la situación se volvió aún más grave con el tiempo.

 

El enemigo podía leer completamente el movimiento de Bastian.

 

¿Cómo los leyó?

 

¿Era porque el arma era una daga y los medios de ataque eran limitados?

 

¿Por qué fue limitado?

 

Porque el oponente alcanzará primero--

 

¿Qué sucede si lo golpean? "¡No te tengo miedo!"

"Bueno, ya es hora de terminar esto."

 

"¡¡Kukuku... Déjame mostrarte mi verdadero poder!! ¡El poder de las tinieblas reside en mi espada!"

 

"... Entonces... el poder contra el que estoy luchando, ¿es el poder de la oscuridad o el poder real del príncipe Bastian?"

 

"¡Ambos, ambos son mis poderes!" Él tomó una postura.

Contuvo su aliento.

 

¡Y cargó a toda velocidad! "¡Haaaaahhhhh--!"

"Que estúpido."

 

Como era de esperar, adoptó una posición para contrarrestar la carga. Si Bastian seguía cargando, sería aplastado como una patata.

"¿¡Y qué!?" Bastian cargó.

La daga y la espada se deslizaron entre sí. Oswald aprovechó la ocasión para evitar el ataque. Era suficiente para que la daga pasara inofensiva.

 

Pero eso no era lo que buscaba Bastian. Oswald lo miró con los ojos muy abiertos. "¿¡Qué!?"

"¡Tomaré ese brazo!" Dio un paso adelante.

La espada golpeó el abdomen de Bastian. Y se hundió dentro.

 

La hoja fría entró en su vientre. Bastian lanzó su Vite Espace Trois.

¡Y tuvo éxito!

 

La sangre cubría todo el puente de piedra.

 

Como el agua que salía de un hervidor, derramándose por todas partes. "¡Como es eso!"

"Ku... tonto..."

 

La espada de Oswald cayó desde su mano.

 

Ese golpe fue demasiado superficial y no le cortó la mano. La sangre goteaba gradualmente sobre el puente.

 

En cuanto a Bastian, su estómago estaba perforado. Estaba sangrando aún más--

¡Ahora!

 

Con una espada en su estómago, Bastian se retiró y alcanzó la cintura de Elise con su brazo izquierdo.

 

"¿¡Hyaa!? ¿¡Bastian...!?" Le susurró al oído.

"... Vamos."

 

Bastian empezó a correr.

 

Después agarró de repente a Elise por la cintura. Y saltó del puente de piedra.

 

"¡¡Haaaahhhhh--!!"

 

"¡Kyaaaa--!"

 

El rugido de Bastian y el grito de Elise cayeron juntos hacia el valle. Saltaron desde el centro del puente.

Estaba muy lejos de los muros exteriores. Se oyó el sonido de algo que cayó al agua.

A juzgar por la vista, debían haber caído en el río. Presionando la herida de su mano, Oswald torció la boca. "... Bien hecho... príncipe Bastian."

Los soldados salieron corriendo. "¿¡Estás bien!?"

"¡Coronel! ¿Tus heridas?" "¡Oficial de Estado Mayor!"

Momentos más tarde, llegó un médico cuando la princesa Margaret caminaba lentamente. Había pasado mucho tiempo desde que caminaba tan lejos con sus propios pies.

 

Parecía muy feliz.

 

"No has ganado, señor Pescado."

 

"Para decepcionar a la siempre victoriosa princesa Margaret, es una vergüenza. Estoy verdaderamente humillado."

 

"Eso es asombroso, ¿se permitió ser apuñalado en el estómago para saltar al río?"

 

"Eso es así... yo estaba confundido por sus palabras absurdas y le di la oportunidad."

 

"Ara ara, ¿no vas a decir algo para ti mismo? Lo viste, pero permitiste que tu mano fuera cortada de todos modos."

 

"Déjame explicar. Si hubiera alejado mi mano más rápido, habría dejado caer mi espada en el suelo y sería mi derrota".

 

El médico cortó la manga de Oswald y lavó la herida con agua. Seguía sangrando, pero podía mover los dedos.

"Sir Coronel, ¿se siente entumecido?" "El corte no es tan profundo."

"Sí. Debería recuperarse en unos pocos días. Margaret extendió la mano.

Y puso su dedo en la herida de Oswald. "¿¡Eh!?"

Incluso Oswald no pudo evitar reaccionar. Su cuerpo se puso rígido y apretó los dientes para soportar el dolor.

 

Margaret lo observó felizmente. Te está haciendo daño.

"Eso es así. Sin embargo, la felicidad del toque de la hermosa princesa es mayor que el dolor."

 

"Ara, eres realmente un desesperado señor pescado. Hay humo por todas partes. Y polvo. Quiero tomar un baño."

 

"Bueno, ¿regresaremos a la capital real?"

 

Giró la mirada hacia la torre en llamas y rió. "Sí. Ya estoy cansada de esto."

Margaret lamió la sangre en su dedo.