Haken no Kouki Altina Capítulo 22: Puente Gris




Manual




16 de abril, tarde.

 

En una de las trece habitaciones que pertenecen a Margaret.

 

Frente a la enorme ventana que miraba hacia el oeste, los rayos de luz del sol poniente brillaban sobre la habitación.

 

Había pastel y té negro sobre la mesa.

 

Las sirvientas estaban cerca de la pared, listas para servir.

 

La dueña de la habitación estaba envuelta en un abrigo de piel que era más grande que la cama.

 

Mientras llevaba un vestido de seda, su pecho y muslos estaban expuestos.

 

Bajo el sol poniente, su cuerpo estaba teñido de rojo, como si estuviera envuelta en llamas.

 

Era como si estuviera empapada en sangre

 

Ya sea su cabello negro o sus ojos de color ámbar. "Entonces, ¿hay cosas interesantes escritas allí?"

"Mis disculpas, no hay nada en este informe que pueda interesar a la elegante princesa Margaret."

 

Oswald sostuvo el informe detrás de él y bajó la cabeza.

 

Margaret repetidamente curvó su dedo índice, la doncella más cercana caminó hacia ella.

 

La doncella llevaba una cesta de rosas. "Entonces, me pregunto si Liz fue hallada."

"... ... Mis sinceras disculpas... ... Aunque apareció en Applewood, escapó al final."

 

"Ara ara, Liz de seguro es rápida. ¿O podría ser que no tenías la intención de atraparla, por lo tanto, la dejaste salir?

 

"Algo así es..."

 

"Me gustan los hombres que son gentiles ~"

 

"Eliminar a cualquiera que es perjudicial para Su Alteza es mi razón de ser. Por lo tanto, es imposible que tenga piedad por la princesa Elizabeth."

 

"Ara, qué vergüenza. Siento lástima por Liz, es bastante desafortunada. Por eso escogí las rosas."

 

Todas las rosas de la cesta que la doncella sostenía estaban teñidas de rojo por el sol poniente.

 

Pero los detalles más finos no se podían ver claramente.

 

 

No era exagerado decir que en esta sala, sólo Margaret sabía la razón por la que las rosas se eligieron en este tipo de situación.

 

Oswald no pidió ninguna aclaración.

 

Cuanto más preguntaba, más confundido se pondría.

 

"Sucedió esta mañana. Un soldado notó a una chica que se parecía a Elizabeth en Applewood. Sin embargo, escapó con la ayuda de un chico que viajaba con ella.

 

"Es diferente de lo que yo pensaba. Si se tratara de una obra de teatro, sería capturada inmediatamente, después de eso sería nuestra reunión. Dos hermanas que son cercanas, se convirtieron en enemigas. En una obra de teatro, debía haber una escena en la que ambas nos separemos. En ese juego, la principal protagonista femenina será alguien que esté lo suficientemente capacitada para excitar a la audiencia".

 

"Es como dijiste."

 

"Pero... ... es una pena que no sea como una obra de teatro... ... ... Eso me recuerda, parece que Glenda también fue a Applewood."

 

"Es como dijiste, la teniente también se unió a la pelea... ... pero fue herida por el chico que se mencionó antes."

 

"Ara ara, qué decepcionante."

 

Ese muchacho parece ser muy hábil--

 

¿Quién es exactamente? Pensó Oswald.

 

Incluso en el ejército, Glenda era una de las mejores. De hecho, la suprimió en un duelo uno a uno.

 

Además, el arma utilizada fue sólo una daga.

 

Según el informe, era probable que fuera un Belgaro.

 

Incluso si él era la élite del ejército del Imperio, Oswald no estaba de acuerdo con la existencia de personas más fuertes que Glenda. (Y así quieres ir a la guerra? Y además enviando mujeres? Ni me imagino si las capturan, las harán chupete ctm!)

 

Para esta guerra, él recopiló información con prudencia.

 

Nuevas armas de fuego, cañones y equipo como espadas y armas se hicieron con el nuevo metal. Por lo tanto la brecha entre su equipo debía ayudar a aumentar la probabilidad de victoria.

 

Eso fue lo que concluyó Oswald. (El loco estúpido xd)

 

Además, también vendieron estas nuevas armas al Gran Ducado de Varden y a los países vecinos. No se trataba simplemente de fondos.

 

El resultado práctico también fue confirmado.

 

Ésa era precisamente la razón por la cual había una necesidad de investigar quién era ese muchacho joven --

 

¿Quién está protegiendo a la princesa Elizabeth?

 

Margaret entrecerró los ojos ante las rosas que dejaban salir un aroma.

 

"Qué molesto... ... Fracaso sobre fracaso. Fracaso sobre fracaso, que bien, realmente me puso de buen humor."

 

"Gracias a la tolerancia de Su Alteza, este humilde sirviente no tendrá que soportar la vergüenza, sin embargo, por favor concédame un poco más de tiempo".

 

"Me pregunto si Liz vendrá aquí."

 

"Lo dudo mucho. No sólo Applewood, todas las estaciones y trenes están bajo estricta observación".

 

En la superficie, era para mantener en jaque a los rebeldes que podrían moverse cuando la noticia de la muerte de la reina se extendiera.

 

Aunque la distancia entre Applewood y la capital era sólo 100ml (160km), había densos bosques y montañas entre ellos. Llevaría cinco días llegar aquí usando un

 

carro. Además, envié hombres a varios puntos de control. Por lo tanto, no es posible que lleguen aquí.

 

"Será agotador si ellos caminan hasta aquí." "Es como dijiste."

Oswald calculó --

 

Si viajaban por el bosque, era imposible que llegaran aquí dentro de siete días.

 

Aunque Elizabeth estaba fuera de sus expectativas, el plan seguía avanzando suavemente cuando la reina Charlotte murió antes de lo esperado.

 

Además, Glenda sólo tiene heridas leves. Glenda sería convocada de vuelta, pero los caballeros que trabajan bajo ella no importa, serán reasignados para cazar a la princesa Elizabeth. Si el chico era decidido, el asesinato de la princesa Elizabeth sería mucho más simple.

 

Margaret apretó la rosa contra sus labios.

 

Su lengua lamió la rosa como si estuviera lamiendo una botella de vino. "¿Así que Liz no vendrá? Y todavía estaba pensando en una reunión."

"Con respecto a la reunión, creo que ocurrirá en el amanecer de la Declaración cuando Su Alteza Margaret se convierta en la reina... ... ... en el funeral de estado".

 

El funeral de la reina Charlotte ocurriría el último día de la Semana Silenciosa. La nueva reina sería coronada al día siguiente.

 

En otras palabras, antes de la coronación de la nueva reina, el funeral de la reina anterior debe tener lugar.

 

Oswald hizo una profunda reverencia. Margaret usó sus labios para recoger una rosa. "Tómala."

 

"... Esto es... ... un gran honor."

 

Usar una sola mano para aceptar algo de un noble era inaceptable.

 

Oswald puso el informe en el suelo, con una rodilla en el suelo y ambas manos abiertas.

 

La rosa se puso encima de sus manos.

 

La línea de visión de Margaret se desplazó hacia el informe en el suelo. "Fufufu... ... Así que la captura de Liz fue un fracaso."

"Es como dice el informe".

 

"Parece que el castigo debe ser enviado a quien falló, ¿qué debo hacer?" "Depende de su decisión".

"Entonces una sentencia de muerte." "... ... ... ¿La pena de muerte?"

"Fufufu... Sí, una sentencia de muerte es buena."

 

"Sólo puedo sentir admiración por la decisión tomada por la inteligente princesa Margaret. Es cierto que el ejército de High Britannia estará involucrado en una guerra pocos días después. Si uno simplemente descuida el fracaso de capturar sólo a una niña, la victoria no se obtendrá incluso con innumerables preparaciones. Usar la vida de alguien responsable y cumplir con el castigo servirá como una buena advertencia al ejército".

 

"Sí, ¿no es bueno?"

 

Margaret cogió otra rosa desde la cesta que la doncella sostenía. Y arrancó los pétalos, dejándolos caer sobre el té.

Un color rojo coloreó la flor y el té.

 

Ella bebió el líquido que estaba teñido de rojo por el sol poniente.

 

 

16 de abril, mañana --

 

No hay transporte disponible.

 

Bastian y Elise que escaparon de Applewood se dirigían hacia el bosque.

 

Sin embargo, era imposible para ellos llegar a la capital antes de la mañana del 23 de abril.

 

No había otros métodos aparte del carro.

 

Estaban tomando un descanso bajo un árbol, a una distancia de la ciudad antes de entrar en el bosque.

 

Si pasaba un carruaje, podían negociar con el conductor.

 

Si se trataba de perseguidores, seguirían escondiéndose aquí.

 

Si estaba en el bosque, Bastian podía hacer uso de su audiencia, por lo que era más seguro que la ciudad.

 

Elizabeth miró el mapa que estaba dibujado en el suelo, mientras Bastian suspiraba.

 

"Está lejos. Incluso si conseguimos un carruaje, estarán vigilando los puestos de control."

 

"También es peligroso en las grandes ciudades". Elise asintió.

"Si ese es el caso, podemos bajar en algún lugar cerca de esos lugares, aunque será más difícil evitar las calles a medida que nos acerquemos a la capital".

 

"... … … Es verdad."

 

Mirando el mapa, Elise hizo una expresión dura.

 

 

Sin embargo, la resolución de proteger a su país no fue sacudida en absoluto.

 

Dicho esto, sería problemático si estuvieran rodeados de enemigos en un área abierta. No importa lo rápido que pudieran correr, sería inútil si fueran atacados por todos lados.

 

¿Realmente necesitamos viajar a pie hasta la capital?

 

Elise señaló el mapa.

 

La zona era un lugar al sureste de la capital. "Quiero ir aquí."

"¿Hay algo allí?"

 

"El Fuerte Puente Gris está allí. El comandante Bruno Carlo es el hermano menor de mi padre. En otras palabras, mi tío."

 

"Ya veo... ... Sin embargo, ¿está bien creer en él solo porque es tu pariente? En mi casa, mi segundo hermano es alguien capaz de envenenar al hermano mayor y enviar a nuestra hermana menor a la línea del frente".

 

"¿Y el tercer hijo escapó por ultramar?" "Eso es así."

"Qué increíble caballo Conde"

 

Ah-- Bastian rápidamente usó su mano para taparse la boca.

 

Aun así, está bien... ... ... es mitad y mitad, la verdad y mentira estaban mezcladas dentro.

 

Teniendo en cuenta el conocimiento de Elise, debería tener un conocimiento claro de los asuntos de Belgaria. De todos modos, ella ya es consciente de ello.

 

Comparado con eso, lo importante es--

 

"¿Es realmente bueno confiar en él? ¿Ese comandante?"

 

"Como él es de una familia militarista, se convirtió en el sustituto del hijo mayor, por lo que Bruno Carlo se unió al ejército. El hijo mayor es mi padre... mi padre diplomático se casó con mi madre, que es de la familia real.

 

"Ya veo."

 

El más sorprendente fue alguien durante la negociación, la reacción de los demás sería diferente.

 

Para aquellos relacionados con la realeza, en lugar de ser un soldado, su desempeño como diplomático sería más valorado.

 

En el futuro, tal vez Bastian solicitaría ser diplomático en Belgaria. "Realmente no me gustan las misiones diplomáticas."

"Pero tu uso de la lengua de High Britannia no es tan malo."

 

"¡Eso es porque soy alguien que está escribiendo una obra maestra!"

 

"Ya veo, así que parece que tu lengua materna todavía tiene un largo camino por recorrer."

 

"Eso no es así, es sólo un poco malo, probablemente." "Aunque mi poder es limitado, te apoyaré totalmente". Elise lo dijo con una sonrisa.

Bastian quien se sintió avergonzado bajó la cabeza

 

"El patriotismo del tío Bruno Carlo fue elogiado por la reina Charlotte tanto que si él hubiera sido 10 años más joven, ella lo habría recomendado para unirse a los caballeros imperiales. A pesar de que es un soldado, es un pacifista. La distancia entre la capital y el fuerte es un día de viaje. Si envía soldados para escoltarnos, deberíamos ser capaces de llegar a tiempo."

 

Bastian evaluó un poco sus palabras.

 

 

Es cierto, con sólo yo protegiéndola todo el camino es un poco difícil. Si hay alguien en quien podemos confiar y no está lejos de la capital, si tiene soldados, podemos llegar a la capital con seguridad.

 

"Parece que no hay otra opción... ... sólo oro para que tu tío sea digno de confianza".

 

"Aunque ya tiene cincuenta años, su cuerpo y su corazón todavía están sanos. Creo que nos ayudará."

 

"Lo entiendo, ya que ya lo dijiste así. Entonces, vamos a ese fuerte."

 

Después de la discusión, recogieron una aralia en el bosque cerca de la carretera mientras esperaban un carruaje.

 

Aunque la sal era necesaria para cocinar esto correctamente... ... ... Podría ser comido directamente. Simplemente no se probaría agradable.

 

Aunque él no podía permitir que Elise comiera este tipo de brotes salvajes, Bastian fue enseñado por su abuelo cuando ellos fueron a una caminata.

 

Si se quedaban unos días más, realmente cruzarían el bosque para llegar a la capital.

 

El camino durante la mañana era diferente al de la madrugada. Justo cuando se estaban impacientando,

Un carro tirado por dos caballos avanzaba hacia su dirección. En el asiento del conductor había un hombre con barba.

No había guardias en absoluto. Tal vez las mercancías en el vagón no eran muchas,

o que el conductor confiaba en su propia fuerza. Lo que sea está bien, Bastian se reveló. "¡Disculpe!"

 

"¿¡Ah!? ¡Whoa! ¡Whoa! ¡Whoa!"

 

Al ver a alguien que parecía un estudiante apareciéndose desde las sombras, el conductor se detuvo al ser cauteloso.

 

Bastian corrió hacia él y bajó la cabeza.

 

"¿¡Puede hacernos un favor!? ¡Tenemos que ir hacia el Fuerte Puente Gris! ¡Por favor, permítanos viajar juntos con usted!"

 

"¿Fuerte Puente Gris? Aunque pasaremos por ciudades en el camino a ese fuerte..."

 

El hombre lo dijo con un fuerte acento. "¡Ohh!"

Bastian juntó la mano y la levantó.

 

Su conocimiento de la geografía de esta región se basaba en el mapa dibujado en el suelo, pero siempre y cuando se enganchara a este carruaje que iba hacia esa dirección, podrían probar su suerte.

 

"Por favor."

 

Elise también bajó la cabeza. El conductor se frotó la barba. Y entrecerró las cejas.

"Por favor muévanse a un lado, necesitas un carruaje desesperadamente ¿cierto? Entonces debería haber algo disponible en Applewood."

 

"E, eso... ..."

 

Bastian dio un paso adelante para reemplazar a Elise en hablar. Susurró en el oído de Elise.

 

"... Déjame... tengo una idea." "... Eso será de gran ayuda." Bastian se enderezó la espalda Y se enfrentó al conductor.

"Somos Caballeros santos, luchando contra los caballeros de la oscuridad. Sin embargo, debido a un malvado brujo, fuimos tirados aquí. Si no regresamos al fuerte rápidamente, este país estará condenado. Deberías ayudarnos."

 

Elise lo derribó violentamente. "¡Ha!"

"¿¡Uwaa!?"

 

Como Bastian no sabía que Elise vino, cayó al suelo. Keke, Elise tosió un poco.

El conductor les dirigió una mirada extraña. "... ... El Santo... ... ¿qué?"

"Mis disculpas. Esta persona aquí tiene el hábito de tejer historias... pero, él, él es alguien importante para mí."

 

La cara de Elise enrojeció.

 

"... ¡E, en realidad... nosotros, estamos en medio de escaparnos!" "¿¡Qué--!?"

Elise pateó la espinilla de Bastian mientras gritaba y trataba de ponerse de pie.

 

"Este tonto no es tan prometedor, ni siquiera soy clara acerca de mí... Pero él como estudiante, y yo, quien soy una hija de un noble... nos ena, mo, mo... eso... m, mo..."

 

"¿Así que ustedes dos se enamoraron?"

 

En respuesta a las palabras del conductor, Elise asintió con la cabeza.

 

"Eso es lo que pasó... pero mi padre no me permite estar con un Conde con una personalidad terrible."

 

"Hmm... Ahh, las cosas son muy sospechosas recientemente, los nobles también son problemáticos".

 

"En el Fuerte Puente Gris, puedo confiar en mi tío. No importa qué, por favor permítanos viajar juntos ¿¡sí!?"

 

Exclamó Elise.

 

El conductor cayó en sus pensamientos mientras se frotaba la barba. Elise lo miró con una mirada seria

Ya se trate de escaparse o compromiso, ella ya había recurrido a estas excusas. Sin embargo, su decisión de seguirlo hasta el final era real.

Su desesperación no era sólo para ella misma, sino también para el futuro de su país. Bastian también pensó de esa manera

 

Mientras se ponían en cuclillas, sus ojos se centraron en el conductor.

 

El conductor se frotó la barba mientras señalaba hacia atrás, hacia Applewood. "Hu..."

"¿E, eso es un no?"

 

"Suban al carro detrás. Si un muchacho y una muchacha nobles se sientan en el asiento del conductor, será llamativo."

 

"¡Muchas gracias!"

 

Elise se inclinó profundamente.

 

Por otro lado, Bastian se preguntaba si alguna vez había recibido tal gratitud antes.

 

Esa noche, ellos durmieron al aire libre cerca del carro.

 

Aunque no podían adivinar la edad del conductor debido a su barba, probablemente estaba en el negocio de transportar carga durante bastante tiempo como estaba acostumbrado a viajar.

 

"¿Una posada? si permaneces en ese lugar tus ganancias desaparecerán. En cuanto a la hoguera, es problemático cuidar el fuego, por lo que es mejor dormir por la noche."

 

Comieron comida conservada para la cena, el conductor bebió alcohol, pero les dio a los jóvenes la misma agua que los caballos. Era agua extraída del río, pero no tenían lugar para pedir lujos.

 

También les prestó amablemente mantas para protegerlos del frío. Bastian se envolvió con el paño tieso y se acostó debajo del árbol. A su lado, Elise estaba haciendo lo mismo.

El conductor durmió bajo el capó del vagón. "Las estrellas…"

"¿Qué pasa?"

 

"... En el pasado, me enojé y huí del gran chambelán y me fui a la montaña, no volví ni siquiera después de caer la noche, en ese momento miré al cielo así."

 

El cielo nocturno podía ser visto entre la vegetación, parecía posible alcanzar las estrellas brillantes con sus manos.

 

Elise cambió su postura.

 

Podía oírse el sonido de la tela frotándose.

 

"... yo... yo nunca miré hacia arriba en el cielo tal como esto antes." "Ya veo…"

De repente, miró a un lado.

 

La mirada del lado de la cara de la chica bañada por la luz de la luna era muy sublime.

 

Bastian murmuró inconscientemente. "Hermosa…"

"... Las estrellas son tan bonitas por la noche." "Ah sí…"

"¿Hmm?"

 

Elise lo miró.

 

Bastian sintiéndose avergonzado le dio la espalda.

 

"Yo... yo hablo mucho cuando el cielo estrellado es hermoso... Bueno, vamos a dormir, pudimos haber tomado un carro, pero no podemos estar desprevenidos".

 

"Okay."

 

Pronto, la respiración de las personas dormidas podía ser escuchada. Por sólo un poco hoy, tomaron tiempo antes de que durmieran.

En el 17 empezó a llover desde el anochecer.

 

El chofer preparó un lugar para que durmieran en el carro.

 

Aunque las mercancías estarían empapadas si fueran dejadas, él dijo que sería molesto coger un resfrío en su lugar.

 

En el 18, siguió lloviendo.

 

Una rueda de carro rodó hacia ellos en el camino.

 

Aunque la otra parte estaba gritando para detener la rueda... Bastian en realidad persiguió detrás a la rueda y la recuperó.

 

En el 19 de abril, se encontraron con soldados que hacían chequeos. Bastian agarró a Elise y escapó del carro sin ser notado por los soldados. Se escondieron en el bosque para evitar el chequeo.

Pensaron que no volverían a ver el carro, pero el conductor barbudo los esperaba por delante.

 

En el 20 de abril, el cielo finalmente se aclaró.

 

A pesar de que era primavera ahora, se sentía como el verano.

 

El Fuerte Puente Gris estaba situado en el lado de una montaña rocosa. Aunque la pendiente pronunciada no era tan elevada que escalar fuera imposible. Era posible usar las armas de asedio y caballería sólo en la plataforma más bien frágil a medio camino de la colina.

 

Al pie de la montaña había una gran ciudad.

 

Dos arroyos diferentes parecían estar grabados en la montaña. Debido a la lluvia reciente, el volumen de agua era más de lo habitual, dejando escapar un sonido como si fluyera por la montaña.

 

Bajo el efecto del sol poniente, las sombras fueron tiradas como si estuvieran indicando la dirección de la carretera de este a oeste.

 

Saliendo del bosque, ya no podían oír el sonido del agua que fluía. A la entrada del sendero había un enorme puente de piedra.

Era un puente bastante viejo, pero hacía que la gente se sintiera a gusto.

 

El conductor apuntó hacia él.

 

"Este puente gris es el origen del nombre de esta ciudad. "Ya veo. Así que ese es el Puente Gris... Parece utilizable."

Viendo a Bastian que parecía haber pensado en una nueva técnica especial, Elise tenía una mirada indefensa.

 

"¿Sigues fantaseando?"

 

"Para la futura obra maestra, una manera de pensar normal no es necesaria".

 

"Aunque no ha pasado nada desde Applewood, todavía tenemos que ser cautelosos."

 

"Déjamelo a mí, te protegeré."

 

"Ah... er... No estoy hablando de eso. Quiero decir, Bastian, por favor, no te lastimes."

 

"¿Hm? Ah, okay."

 

Bastian no parecía estar demasiado preocupado por ello.

 

Aunque no sucedió nada, todavía existía la probabilidad de que se lesionara en el futuro.

 

El carro pasó junto al puente mientras las ruedas chocaban.

 

Bastian y Elise quienes estaban en el vagón estaban mirando alrededor desde el interior.

 

Aunque había gente en armadura que parecían mercenarios. No había soldados en uniforme de High Britannia.

Parecía que todavía tenían que alcanzarlos.

 

La Ciudad Puente Gris estaba muy desorganizada. Había varias pequeñas carreteras que se extendían fuera de la plaza de la ciudad, pero no había una sola carretera que podría llamarse como carretera principal.

 

La bandera negra que estaba colgada era la evidencia del duelo de la Semana Silenciosa.

 

Si fuera la capital, la mayoría de las tiendas se habrían cerrado. Sin embargo, no era así para las ciudades que estaban más lejos.

 

Los puestos se instalaron desordenadamente en la estrecha carretera mientras los clientes caminaban mientras se evitaban unos a otros.

 

"Se siente bastante desordenado aquí." "Eso es grosero, Bastian."

"¿Qué está pasando por aquí? Parece que hubo una guerra aquí. Los comerciantes se reúnen como si este fuera un mercado muy concurrido. Aunque es una ciudad animada, es bastante caótico."

 

"Heeh."

 

Elise agregó

 

"Porque la ciudad Puente Gris está entre los dos ríos. Además, hay minas allí y los metales preciosos desenterrados se convierten en adornos".

 

"Así que parece que los adornos aquí son muy populares". "Así es."

Durante las fiestas en el palacio, las nobles hablaban a menudo de joyas. Tal vez mencionaron esta ciudad por su nombre antes.

Sabiendo la razón por la que la ciudad era famosa, fueron encantados por alguna razón al mirar la bulliciosa calle.

 

El conductor se detuvo en una esquina de la plaza del pueblo.

 

"Es genial que estés bien."

 

Esta fue la primera vez que lo vieron sonreír.

 

Bastian y Elise bajaron del carro y se inclinaron profundamente. "También le agradeceré en nombre de mi tío."

"Está bien, está bien... Es estupendo que los amantes puedan quedarse juntos. Cuídense."

 

"Ah... ... ..."

 

Elise quien mintió tenía una cara triste, justo cuando estaba a punto de decir algo, Bastian extendió la mano y la detuvo.

El conductor hizo girar las riendas y el carro que los acompañó durante cinco días se fue.

 

El ruido de las ruedas se mezclaba con las calles ruidosas. Eventualmente, desapareció en la sombra de un edificio. "No hay necesidad de reflexionar sobre esto."

"Si, entiendo."

 

Levantando la cabeza, podían ver el fuerte en la montaña. No era inferior al puente en términos de edad y robustez.

Subconscientemente, Bastian empezó a preguntarse sobre maneras de atacar el fuerte pero sacudió la cabeza para alejar esos pensamientos.

 

Desde el pie de la montaña hasta el fuerte, estaba bastante lejos. Bastian buscó su reloj de bolsillo.

 

"Me pregunto si podemos llegar antes de la cena..." "Si tienes hambre, está bien si buscas comida aquí".

Pero no tenemos dinero. A menos que vayas a vender tu vestido después del pañuelo.

 

La cara de Elise enrojeció.

 

"¿¡Tú eres desvergonzado, Bastian!?" "Yo sólo estoy bromeando. ¿Hm? ¿Huh?" "¿Qué ocurre?"

"Bueno... ... Mi reloj... ... parece estar desaparecido... ..." "¿¡Eh!?"

No importaba cómo buscaba, no podía encontrar el reloj que trajo desde Belgaria. Haa, Bastian suspiró.

Estaba seguro de que se lo llevó con él cuando salieron de Applewood. Durante esos días, no corrió, ni se quedó en ninguna ciudad.

Incluso las personas con las que entró en contacto fueron contables. Elise parecía deprimida.

Bastian inclinó la cabeza, sacó las gafas de sol y se las puso. Luego se echó a reír.

"Bueno, probablemente se ha caído en el camino por aquí." "¿Eh?..."

"¿Qué?"

 

 

Una sonrisa apareció en el rostro deprimido de Elise. "Nada, así que en realidad tienes este tipo de imagen... ..."

"¡Bueno, vamos rápido! ¡Me gustaría comer algo caliente hoy!" "Fufu... Eso es cierto."

Bastian estiró la mano y sostuvo la mano de Elise.

 

Con las manos juntas, continuaron caminando hacia el Fuerte Puente Gris.

 

Unos días antes de que Bastian y Elise llegaran al Fuerte Esto sucedió en la noche del 19.

"Perdóneme."

 

Con la frente envuelta en un vendaje, Glenda dio una reverencia. Esta era la oficina de Oswald en la capital.

Libros y datos estaban alineados perfectamente en un lado de la pared. Además, había un gran escritorio de trabajo.

 

En medio de la sala había una mesa de reuniones que se usaba para la discusión estratégica.

 

Sobre la mesa había dos mapas, uno de los mapas era de los vecinos de High Britannia y otro era de su propio territorio.

 

El propietario de la habitación, Oswald, estaba de pie junto a la mesa. Una muchacha en un vestido utilizó esa mesa como silla

Princesa Margaret.

 

Aunque no había sofá y tal, había una silla de cuero en frente de la mesa de reuniones. Sin embargo, ella eligió sentarse en la mesa de reuniones dura en su lugar.

 

También se sentó en el mapa.

 

Dejando a un lado la mesa, al lado de las paredes estaban las sirvientas de Margaret.

 

El traje que usaban hoy era la ropa de sirvienta normal.

 

Las sirvientas cambiaron su vista a la persona que acababa de entrar.

 

A pesar de que eran del mismo sexo, las sirvientas tenían una sensación extraña teniendo en cuenta que Glenda llevaba una armadura que produjo un sonido de molienda.

 

Incluso en la capital, Glenda seguía usando armadura. Ella entonces dio una reverencia como lo normal. "Teniente Glenda Graham informando."

"Hiciste un buen trabajo."

 

Como siempre, los subordinados de Oswald eran educados, ni siquiera una vez fueron groseros.

 

Margaret lo miró feliz.

 

Aunque no era tan alta y estaba sentada, sentada sobre la mesa hacía que su línea de visión coincidiera con Oswald.

 

"Ara ara, qué está pasando, Oswald."

 

"¿Qué ocurre, princesa benevolente Margaret?" "Glenda está aquí."

 

"Eso es porque este pequeño sirviente tiene una nueva misión para ella, por lo que la llamé a Applewood."

 

"Fufufu... ... recuerdo haber dicho que sería una sentencia de muerte para aquellos que fallaran en su misión. Qué raro, qué está pasando aquí ~"

 

Parecía estar de buen humor.

 

Tener esta clase de situación inesperada la hizo feliz ya que siempre obtenía lo que quería. Era aburrido cuando las cosas siempre van por el camino como ella quiere, por lo tanto, quería algo para estimularla.

 

Margaret miró a Glenda. Sus bellos ojos ámbar parecían brillar.

 

Era hermoso de hecho... ... Sin embargo, esa mirada suya era aterradora al mismo tiempo.

 

Glenda estaba clasificada entre los diez primeros en el ejército británico. Era una valiente caballero, pero no podía ocultar su nerviosismo.

 

La princesa Margaret no era simplemente una princesa.

 

Ya fuera un soldado o un ciudadano, ninguno tenía su nivel de autoridad.

 

Incluso si ascendiera y se convirtiera en la reina, no podría simplemente castigar a un soldado o a un ciudadano por capricho.

 

Para que un castigo sea impuesto, debe ser reconocido por el senado. Si más de veinticuatro de treinta personas en el parlamento se opusieran, la orden de la reina sería nula.

 

Normalmente, ese sería el caso.

 

Dicho esto, Margaret era especial. Sus órdenes se convertirían en realidad. Oswald era sólo un coronel, por encima de ese rango estaría el general mayor, teniente general y general. Ninguno de los funcionarios de la Sede de la capital estaba presente.

 

Sin embargo, su autoridad podría afectar a todo el ejército británico.

 

Margaret revisó su situación.

 

Estaba ansiosa por lo que diría Oswald. Ese oficial de alto rango con el don de la palabra era inusualmente tranquilo ahora mismo.

 

Glenda tragó saliva.

 

Y bajó la cabeza.

 

"¡M, mis más sinceras disculpas!"

 

"¿Por qué te disculpas? ¿Es por dejar escapar a Liz en Applewood, o por no ser capaz de rastrear la sombra de Liz? ¿Quizá te disculpas por haber nacido?"

 

"Uh..."

 

"No puedes hacer eso, Glenda. Tienes una cara tan hermosa, así que no hagas esa expresión de miedo."

 

"Ugh... ... Voy a capturar al chico que estaba con Elizabeth para reparar mis errores."

 

"Ara, no tienes que preocuparte por eso. En comparación con eso, cómo deseo que puedas encontrar a Liz antes."

 

"... Entiendo." En este momento, Oswald finalmente se unió a la conversación.

 

"Oh, dulce princesa Margaret, por favor permita que este oficial menor presente un informe detallado sobre la pena de muerte."

 

"Fufu... Vamos a escucharlo. Está bien incluso si te preocupas más por tus subordinados que por mí."

 

"Cómo es posible. La ejecución se llevó a cabo contra el único responsable para servir de advertencia a todo el ejército."

 

"Ara ara, qué increíble, ¿qué pasó realmente?"

 

"Aunque la sabia princesa Margaret ya lo sabía, permítale que este oficial menor agregue... El comandante de Applewood no es Glenda, era sólo un lugarteniente mientras que el comandante era la teniente coronel."

 

Ahh-- Margaret asintió con la cabeza. Era como si ella también lo disfrutara.

"Qué lástima que hayas evitado eso. Quería verte con un rostro preocupado... ... Parece que mi esfuerzo se ha desperdiciado."

 

"Los oficiales menores como ella son como las piedras a lo largo del camino. No hay necesidad de que la gran princesa Margaret le preste atención a tal persona."

 

Margaret se encogió de hombros y llamó a la doncella que estaba junto a la pared. La doncella le trajo una taza.

Oswald entró en el tema principal.

 

"Teniente, compila los informes de los soldados. Creo que la princesa Elizabeth no vendrá aquí directamente."

 

"¡Sí!"

 

Glenda enderezó su cuerpo y asintió.

 

Ella se recuperó de nuevo al estado original.

 

"La princesa Elizabeth tiene que regresar aquí antes de la 23ra mañana, eso es algo que todo el mundo sabe. Como no puede usar el tren, la única opción es un carro. Incluso si ese es el caso, todavía hay algunos límites..."

 

Trazó el dedo en el mapa.

 

La vista de Oswald estaba en cierto lugar en la mesa de reuniones. Margaret estaba sentada en el mapa, bebiendo té negro con elegancia. Sin embargo, Oswald continuó diciendo como si nada hubiera pasado.

 

"... ... Ese límite está rompiendo el cerco de la capital. Es algo que un solo chico es incapaz de hacer".

 

Glenda estaba escuchando en silencio mientras no se movía en absoluto.

 

Margaret se quejó de que estaba un poco caluroso, haciendo que la camarera se mantuviera disculpándose.

 

Ya veo-- De repente, Margaret hizo una pregunta. "Hey, Oswald."

"¿Cuál es su orden?"

 

Aunque fue repentina, su respuesta fue inmediata. "¿Liz realmente va allí?"

La vista de Oswald cayó sobre el lugar donde estaba sentada.

 

"Con base en mi conjetura... Creo que se dirigen hacia el Fuerte Puente Gris". De acuerdo con los informes,

La relación de Elizabeth

 

Y su conocimiento geográfico.

 

Teniendo en cuenta todo esto, no había otros lugares donde pudieran ir.

 

Normalmente, se darían por vencidos y escaparían. La posibilidad de que confiara en el muchacho y escapara a Belgaria no era nula... ... pero ella no era alguien que haría eso. De lo contrario, ella no se arriesgaría y aparecía en la ciudad de Applewood.

 

"¿Fuerte Puente Gris?" "Así es."

 

"Fufufu... ... En otras palabras, está muy cerca de aquí." Margaret reposicionó sus piernas seductoramente.

Casi se podía ver dentro del vestido corto. (Esta es como una maraca con poder xd) Oswald no tenía expresión.

Mientras Glenda se congelaba en el acto.

 

Entre el vestido de alta calidad y sus piernas blancas como la nieve estaba el mapa que mostraba el área alrededor de la torre de la reina de la capital.

 

Hacia Oswald que no mostraba ninguna expresión, Margaret miró hacia arriba. "Fufufu... ... Puente Gris, me pregunto dónde está~"

"Por la pregunta de la princesa Margaret, el Fuerte Puente Gris está aquí." Oswald apuntó al mapa con su dedo índice sin ninguna vacilación.

Su dedo podía sentir la temperatura de Margaret. Parecía como si el dedo estuviera dentro de su vestido. Margaret alzó una voz nasal.

"Ah... ... está más cerca de lo que esperaba." (Definitivamente esta tipa es una maraca xd)

 

"Aunque uno no puede viajar vía tren hacia allí, un carro llevará un día alcanzarlo. Viajar a pie requiere cinco días."

 

"Entonces... ¿Glenda será enviada hasta allí?"

 

"Está bien. Además, un escuadrón de mosqueteros será despachado. Si es necesario, pueden ayudar a capturar a la princesa Elizabeth viva."

 

"Seguro~"

 

"Hacia el magnánimo tú, no te decepcionaré más. Esperen por favor las buenas noticias."

 

"Fufu... Espero que cumplas tu promesa." "Sí."

Por un momento, no tuvo palabras.

 

Margaret extendió la mano y tocó las mejillas de Oswald. Una sonrisa cálida apareció en su rostro.

"Quiero ir allí también. Ya tuve suficiente en este lugar aburrido." "Entiendo... todo será como usted desea."

Como su rostro era sostenido por Margaret, Oswald sólo podía responder con palabras, ya que su cuerpo y su cabeza no podían moverse.

 

Sin darse cuenta cuando Margaret soltó su cabeza.

 

Margaret saltó de la mesa de reuniones con elegancia, haciendo que el vestido vibrara.

 

Las sirvientas seguían siendo como estatuas todo el tiempo, y empezaron a reaccionar cuando Margaret comenzó a moverse.

 

Era como un gato salvaje, ágil y alegre.

 

"Eso es genial, Liz, eso es genial. Estoy tan feliz por ti. ¿Qué haré yo, que vestiré?

¿Qué, me pregunto? No puedo presentarme negligentemente."

 

Las sirvientas siguieron a Margaret y salieron de la habitación. La habitación finalmente regresó a la atmósfera habitual y tranquilidad.

 

Oswald se frotó la frente con el dedo y suspiró. Miró a Glenda, que estaba roja en su cara y oídos.

 

Aunque Glenda era mayor que él...

 

Era cruel compararlo con ella de esa manera.

 

"... ... Déjale esto al escuadrón de mosqueteros y a los guardias de Margaret." Oswald dio los papeles que ya había preparado.

Glenda abrió los ojos.

 

"¿¡Eh!? ¿Podría ser que Su Excelencia pensó que esto podría suceder?" Aunque era un poco arrogante, ella no estaba equivocada.

Oswald se encogió de hombros.

 

"Sólo los tontos no podrán llevar un paraguas sólo porque no está lloviendo".