Haken no Kouki Altina Capítulo 12: Pueblos y Carros




Manual




El carro militar avanzaba lentamente en la oscuridad del yermo con la ayuda de las luces de las lámparas de aceite.

 

El fuerte en el frente estaba erigido sobre una montaña.

 

En medio de la montaña, los cañones negros estaban dispuestos ordenadamente en fila.

 

La puerta en el medio se abrió lentamente hacia un lado mientras las antorchas de los alrededores se encendían una por una, soldados fuertes se aferraron a sus picas con cautela.

 

Hace dos meses, éste era todavía el fuerte invencible del Ducado de Varden. Pero ahora, formaba parte del imperio de Belgaria, el Fuerte Volks bajo el ejército de Marie Quatre.

 

El conductor cogió la lámpara de aceite y les pasó la información a los soldados según lo dictado por las doctrinas.

 

El guardia de la puerta principal confirmó el contenido antes de informar a su comandante.

 

Un momento después.

 

El comandante de la guardia apareció y saludó a Regis con la mano derecha sobre el pecho izquierdo.

 

“Gracias por su arduo trabajo, Sr. estratega.”

“... Ah, igual a ti... Gracias por tu arduo trabajo.”

 

Regis, quien estaba sentado junto al conductor, bajó la cabeza en un pánico. El comandante era un veterano del imperio, y ocupaba un puesto importante en el ejército.

Regis era conocido como ‘el estratega que tomó el Fuerte Volks’ y era altamente evaluado en el imperio.

 

-- quien tomo el fuerte Volks fue Altina.

 

Regis no lo dijo en voz alta y murmuró en su corazón.

 

El carro se detuvo en una cueva excavada en las paredes. Regis agradeció educadamente al conductor y se preparó para regresar a su habitación.

Regis llevó su equipaje y se dirigió a su habitación por la escalera. Pensó que era un problema que hubiera demasiadas escaleras en esta fortaleza.

 

“¿Hmm?”

“Finalmente volviste, Regis.”

 

Regis se reunió con la joven Altina, comandante del ejército que estaba en su camino.

 

“Ah~, Altina.”

 

En presencia de otros, Regis pensaría en su posición social y se dirigiría a Altina como ‘princesa’. Ser demasiado informal podría afectar la moral de las tropas.

 

Pero Altina le había pedido que usara su apodo siempre que fuera posible.

 

Normalmente, la gente no tendría que preocuparse cuando se hablaba con una chica de 14 años... Pero la belleza de Altina podría hacer que Regis se perdiera a veces.

 

Su largo cabello como llamas fluía detrás de su espalda, brillantes ojos rubí, y piel de porcelana blanca que no se dañaba debido a su entrenamiento de esgrima.

Sus atractivos labios rosados hacían pucheros.

 

No, no, no pienses más, Regis se compuso y caminó hacia Altina.

 

“Regis, ¿volviste a la ciudad?”

“Ahh, sí, no te preocupes, no derroché dinero.”

“Dejaré de preocuparme cuando me devuelvas todo el dinero que me debes.”

“Ugh, bueno... Pronto, pronto.”

“Realmente, ha pasado tanto tiempo que casi me olvido de tu nombre.”

“¿Eh? No ha sido tan largo, sólo 3 días, ¿verdad?”

“¡No son sólo 3 días! Y no me dijiste que te ibas.”

“Bien...”

 

Regis sabía que, si le decía a Altina por adelantado, ella presentaría todo tipo de razones para detenerlo.

Pero si iban juntos, necesitarían un grupo de seguridad para el comandante. Y un largo viaje estaba por venir, por lo que Altina tendría que soportar esto por ahora.

 

“Por qué te fuiste sin decir nada...”

“Fui a la ciudad a causa de los mandados, ¿Altina no tiene deberes en el fuerte también?”

“Muy bien, lo entiendo, pero dime si vas a salir la próxima vez.”

“Erm... Sí.”

 

Altina había estado actuando así desde que se tomó el fuerte Volks. Recientemente había estado actuando como una niña solitaria.

 

No sería sorprendente para un hombre normal albergar sentimientos por Altina. Pero Regis tenía baja autoestima, nunca había pensado mucho en las mujeres, y su brecha social era realmente grande.

 

El malestar de Altina probablemente se debe a su próxima reunión con el segundo príncipe Latreille. Para hacer a la fuerte Altina tan dócil, el segundo príncipe es una existencia aterradora -- pensó Regis.

 

“Altina, estarás bien. El Príncipe Latreille fue objeto de malos rumores, no importa cuán débil sea tu posición, eso mejor que la de él.”

 

El príncipe Latreille envenenó al primer príncipe Auguste para que él siguiera en la línea del trono-- tales rumores sin fundamento se extendían en el imperio.

 

Entre julio y agosto del año pasado, Auguste de repente vomitó sangre cuando estaba cenando y se desmayó. Siempre había sido frágil y nunca había abandonado su residencia desde entonces.

 

Por lo tanto, si Altina fuera atacada en la capital, la reputación de Latreille se desplomaría. Latreille definitivamente querría evitar eso.

 

Bajo tales circunstancias, Regis estaba más preocupado por los nobles del lado de Auguste que enviaran asesinos detrás de Altina.

 

Altina inclinó la cabeza y dijo:

 

“¿Hmm? ¿Por qué mencionas a Latreille de repente?”

“... ¿Ah, huh?

“Como hombre, fue malo que te fueras sin decir nada.”

“Bueno, soy un hombre que se toma en serio el trabajo.”

 

Eh, sólo el protagonista de las novelas podría calmar el malestar del corazón de una dama, es imposible para mí-- Regis se encogió de hombros.

 

Altina cambió el tema.

 

“Por cierto, la residencia de Auguste se incendió recientemente.”

“Ahh, oí hablar de eso... Desde la información recogida de las calles, la postura oficial del imperio dice que fue obra de bandidos, no hay rumores de que sea un intento de asesinato.”

“¿Asesinato?”

“El regimiento de guardia del imperio anunció que ‘este incidente fue causado por bandidos que estaban detrás de las pinturas valiosas en la residencia’. El comandante de la guardia Baudouin renunció por eso.”

“Ara, olvidando la villa, incluso el palacio estaba ardiendo, me alegro de que Auguste esté bien”.

 

Altina era la 4ª en línea para el trono y aspiraba a ser emperatriz. Teniendo en cuenta su posición, el primer príncipe quien estaba a salvo no era algo bueno... Altina probablemente no consideró eso y estaba feliz de que su hermano estuviera a salvo.

¿Y si Altina esperaba la muerte de su hermano? Regis no pensó más y avanzó el tema.

 

“El teniente general Baudouin es un partidario de Latreille. El proclamo su renuncia sin más investigación.”

“¿Hmm? ¿Qué quieres decir? Como comandante de guardia, tiene que asumir la responsabilidad de no estar preparado para los bandidos ¿no?”

“Bueno... Piensa en ello, por muy valiosa que sean las pinturas, los bandidos no se dirigirían a la villa del príncipe Auguste ¿cierto? ¿No significa que el comandante de la guardia se convirtió en una pieza de ajedrez abandonada después de no haber asesinado al príncipe Auguste?”

 

Altina frunció el ceño.

 

“Regis, lo estás haciendo demasiado complicado, no lo entiendo.”

“Oh, ¿es así? Por la apariencia de las cosas, deberíamos prepararnos para lo peor”

“¿Tienes confianza en tu deducción?”

“Sí, el incidente de envenenamiento de hace medio año fue sin duda lo mismo, un plan actuado por la gente en el palacio. Ellos sólo cambiaron el guion. En lugar de un drama, esto está más cerca de la historia en una novela.”

“¿Citando tus libros otra vez?”

“Ah, no... No importa cuál sea la verdad, tenemos que tomar todas las precauciones, el destino de nuestro viaje es la capital esta vez, así que no se puede hacer nada.”

“Bien, sea una serpiente o un fantasma lo que esté causando problemas, nos sentiríamos más seguros con una espada en la mano, ¿no es así?”

“Sin embargo ese proverbio probablemente no está destinado a describir el valor.”

“Ah, eh, cierto.”

 

Mientras hablaban, el sonido de armadura se acercaba.

Mirando hacia la fuente del sonido, vieron a un hombre grande que apareció en la escalera con fuertes pasos.

 

Unos ojos salvajes lo miraron fijamente, su rostro tenía un toque de infelicidad en sus labios. Los hombros anchos y los músculos apretados hacían que el hombre pareciera digno.

 

Era el héroe con la notoriedad del caballero negro, el Margrave Jerome Jean de Beilschmidt.

 

“¿Qué están haciendo ustedes dos?”

“Erm... estoy haciendo un informe sobre la renuncia del teniente general Baudouin para asumir la responsabilidad.”

“¿Baudouin? ¿Teniente general? nunca había oído ese nombre antes.”

“Fue nombrado recientemente comandante de la guardia de la capital imperial, debido al ataque de los bandidos contra la villa, tomó la responsabilidad y renunció”.

“Oh, el comandante de la guardia de la capital, la basura que fue muy buena en enviar a sus tropas hacia la muerte mientras acaparaba la gloria para sí mismo.”

 

Jerome era un veterano general que dejó la seguridad de la capital. Fue criticado fuertemente por los soldados que tomaron la gloria durante la guerra civil. Esa era la norma para los soldados de primera línea.

 

“Regis, dejando a un lado esa basura, ¿cómo fue eso?”

“... Todo está en su lugar.”

 

El personal pertinente se reunió en la oficina del comandante. Fuerte Volks, oficina del comandante--

Germania construyó el fuerte en la montaña, por lo que este lugar no tenía nada que ver con la elegancia. Las paredes blancas y mesas negras llanas decoraron esta simple habitación. Después de capturar este lugar, la única decoración era sólo un jarrón.

 

Colgada en la pared estaba la bandera diseñada por Altina personalmente. Tenía verde como su color base con un escudo gigante en el medio.

 

Cuatro personas estaban sentadas alrededor de la mesa.

 

Altina, quien llevaba guantes y espinilleras en su vestido, el estratega Regis, el general Jerome y el caballero Evrard que estaba en la flor de la vida.

 

Después de que Regis terminó su informe reunido en la ciudad, Hubo un golpe repentino en la puerta.

Éste es Eric Michael de Blanchard.

 

“Ah, entra.”

“¡Sí!”

 

Un joven caballero que aún no había llegado a los 16, su pelo rubio fluía por su espalda. Llevaba su uniforme militar perfectamente, el ejemplo perfecto para el término chico guapo. Su voz tenía un tono alto que se parecía al de una chica también.

Eric era el nieto de Evrard... Pero la cabeza calva de Evrard, la gruesa barba negra y los músculos como un gorila no tenían semejanza con Eric.

Regis miró hacia Altina y explicó la situación en detalle. Regis se levantó y tomó los archivos de Eric y dijo:

 

“Has sido recomendado para ser la escolta de Altina, la recomendación fue hecha por Evrard, ¿qué dices?”

“¡Por favor permítame que tome este deber!”

“... La seguridad de su alteza fuera de la fortaleza estará en tus manos. ¡Cuento contigo!”

“¡Lo juro por mi vida!”

 

Eric cerró los labios con fuerza y saludó. Altina sonrió cuando vio esta escena.

 

“Estaré a tu cuidado.”

 

En este momento, Evrard quien hizo la recomendación tuvo una expresión inesperadamente pesada.

 

“Quería proteger a su alteza con mi propia espada.”

“Eso sería preocupante para mí... Evrard es el comandante de la guardia del fuerte después de todo.”

 

El regimiento fronterizo Beilschmidt se basaba actualmente en el Fuerte Volks. Un regimiento con 6000 tropas, su escala estaba más cerca de una brigada.

Recientemente, los soldados se habían llamado a sí mismos como el ejército de Marie Quatre. La estructura de mando del regimiento era la siguiente;

Trabajando bajo el Comandante Altina está el General Jerome, el Estratega Regis y el Comandante de la Guardia Evrard.

 

El general Jerome comanda 500 caballeros negros, 500 jinetes mercenarios, 1000 unidades de artillería, 1000 de infantería y 2000 mercenarios.

 

El comandante de la Guardia Evrard tenía a 1.000 guardias fuertes y el oficial de escolta Eric.

 

En cuanto a otros como médicos, cocineros, armadores* y conductores, no tenían oficiales de supervisión claros.

 

*(Por armadores se refieren a los que arman a los soldados cuando deben salir para una batalla, comúnmente son los encargados de controlar las armas y armaduras almacenadas para su distribución después)

 

Para el imperio Belgaro, todos los asuntos dentro del regimiento eran decididos por el comandante.

 

En esta era donde la comunicación se hace a través de cartas, es imposible esperar instrucciones detalladas desde la capital. Por lo tanto, los comandantes fronterizos eran la autoridad más alta en su territorio.

 

Dado que el anterior comandante Jerome no estaba preocupado por los asuntos de la brigada, la estructura de mando era muy escasa.

 

Como el sistema de mando no incluía a los cocineros y los armadores, se alineaban justo al lado del estratega Regis en el organigrama.

 

Como la antigüedad de los nombramientos no estaba clara en algunos casos, dirigirse a alguien podría ser confuso durante las reuniones del personal.

 

Mirando al Eric saludando, Jerome se rio por su nariz.

 

“Hmm, ¿esta princesa realmente necesita un guardia?”

“¿No has pensado lo mismo al principio?”

“Fufufu... En comparación con la escolta, el que es protegido es más fuerte en su lugar.”

“Ugh...”

 

Eric bajó la cabeza y frunció los labios.

 

En comparación contigo, Altina es más fuerte. Es normal que la mayoría de la gente piense de esa manera, ya que la princesa pudo competir con el héroe Jerome.

 

Cuando él pensó en esto, Regis sacudió la cabeza.

 

“... La espada de la princesa es demasiado prominente, especialmente en la capital”.

 

Al oír esto, Altina pareció impresionada.

 

“Por favor, haz lo mejor que puedas en lugares donde no pueda traer mi espada.”

“Así es, habrá un festival de 3 días en el día de la fundación, y su alteza estará atendiendo como una princesa real.”

 

Es inconveniente moverse con esa espada que era más alta que un hombre mientras llevaba un vestido.

 

“Odio los vestidos, estar armado con una espada debería ser la norma si asisto como soldado”.

“No digas esas palabras tan descuidadas.”

“¿¡Pero Latreille llevaba una espada!?”

“... Porque él es el comandante en jefe del primer ejército.”

“Yo también soy el comandante de este regimiento.

“... Lo sé, pero... Latreille es un hombre.”

“Ugggghhhhh... ¡Qué frustrante! ¡¡¡No reconoceré esto!!!”

 

En esta época, había grandes diferencias entre un hombre y una mujer. Incluso si su condición era la misma, los hombres gozaban de más privilegios que las mujeres.

Por ejemplo, si el hijo de un noble era una chica, el otro hombre de la familia no la trataría como un sucesor del clan. La línea de sucesión caería sobre sus hermanos menores.

Entre la realeza, esto planteaba todo tipo de problemas. Altina le hizo un gesto a Eric.

 

“Bueno, olvídate, toma asiento.”

“¡S, sí!”

 

Eric se sentó después de recibir la orden.

Regis puso el siguiente documento sobre la mesa.

 

“Sir Jerome, éstos son los archivos para ese problema. He escrito en detalle las cosas que se deben preparar.”

“¿Hmmp, comprando cosas de nuevo? ¿De dónde sacaste el dinero?”

“Algunos de los prisioneros de guerra eran nobles en el ducado de Varden... No es mucho, pero no podremos usarlo de todos modos si perdemos”.

 

Los nobles capturados durante las guerras podían ser repatriados por una suma de dinero, lo que era una fuente importante de fondos para el ejército.

 

“Debe de ser difícil haber preparado tanto.”

“En términos de destreza en combate, seguimos siendo menos hábiles, tenemos que hacer los preparativos para compensarlo”.

“Nos superan en número varios ámbitos, y eso no es algo que pueda ser resuelto con sólo espíritu de lucha”.

“Es fantástico que Sir Jerome piense de esta manera también... No podemos darnos el lujo de perder a nuestros caballeros, así que tenemos que evitar la batalla.”

“Incluso si soy yo, no haré sacrificios innecesarios por el calor del momento, así que deja de usar esos molestos trucos tuyos.”

“Gracias, definitivamente lo haré”.

“Erm, usar estratagemas en el campo de batalla no es malo, pero recuerda Regis, los cobardes en el campo de batalla son los más cercanos a la muerte.”

“... Gracias por tu consejo, lo mantendré en mente.”

 

Jerome sacó los documentos de la mesa y los guardó en su bolsillo después de una mirada.

 

Altina dijo con una expresión aturdida:

 

“¿Qué estaba escrito en ello?”

“... Un plan de respaldo en caso de emergencia. Otras preparaciones no las veremos si no hacemos nada... La próxima vez que el imperio nos convoque, estableceré un campamento cerca de la capital con los caballeros negros, creo que sería lo mejor.”

“Yo siento lo mismo, pero ¿está bien actuar tan arrogantemente dentro del territorio del imperio?”

“Eso podría ser así, pero no es extraño tener una escolta de tal magnitud para la realeza.”

“¿No es eso simplemente como poner un falso frente?”

 

Altina refutó la declaración con un gesto de su mano.

 

“... Pero como un miembro de la realeza, ¿llevar pocos escoltas invitaría a ridiculización no es cierto?”

 

Estas palabras tuvieron el efecto opuesto y los ojos de Altina se volvieron agudos.

 

“¿No seríamos lo mismo que esos nobles si hacemos eso? Creo que derrochar el dinero de nuestros impuestos por vanidad no es correcto, debemos viajar como los plebeyos en carros.”

“Qué, ¿qué es lo que dijiste? ¿No es obvio que eso es imposible?... Ah, no, quiero decir que esto está por debajo de su estatus, su alteza.”

“¿Regis viajó desde la capital a Tuonvell en un carro y el más barato cierto?”

“Eso fue porque los fondos de la unidad se estaban agotando.”

“… Ugh~~”

“¡Está decidido! ¡Viajaremos en carro! ¡Nunca he tomado uno antes, pero estoy deseando que llegue!”

“Bien...”

“¡Absolutamente no! ¡No permitiré una cosa tan peligrosa!”

 

Antes de que Regis pudiera objetar, Evrard protestó en voz alta y Eric asintió con la cabeza.

Jerome parecía estar disfrutando, riendo con entusiasmo.

 

“¡Fu haha! ¿No es genial? Déjala ir si ella quiere, deja que los demás se rían de ella”.

“... Qué exactamente te dijeron las personas en el palacio...”

 

Qué fracaso-- pensó Regis mientras se tomaba la cabeza, no debería haber mencionado el presupuesto frente a Altina.

 

Altina reflexionó sobre las palabras que escuchó de Regis durante mucho tiempo y formuló una respuesta irrazonable.

 

Un miembro de la realeza mezclándose con los campesinos, viajando a la capital en carro.

 

“... Ah... He leído algo como esto de un libro.”

 

En el libro que leyó anteriormente, vio un desarrollo de trama similar. Altina parecía inquieta.

 

“¿Qué ocurre Regis? ¿Estás enojado?”

“Ah, no.… pensando cuidadosamente, esto no es una mala idea. Los nobles nos detectarían de todos modos, como el color del vestido o los accesorios del cabello...”

 

Puesto que serían criticados por actuar conservadores, por qué no hacer una apuesta.

 

El sueño de Altina no podía lograrse siguiendo el camino normal.

 

 

 

Año del imperio 851, 9 de abril—

 

El coche se puso en marcha en la niebla de la mañana. Caballos de color castaño sacudieron la cabeza mientras avanzaban a un paso constante.

 

Este era un carro similar al que hace un viaje de ida y vuelta todos los días desde la ciudad de Tuonvell y el Fuerte Sierck.

 

Este carro podía albergar a 12 pasajeros a la vez, con 3 filas de 4 asientos. La parte superior del coche era el compartimento de carga.

 

Sentados en la fila del medio estaban Regis, Altina, Clarisse y Eric.

 

Clarisse era la sirvienta personal de la princesa, acompañándola desde sus días en la capital y era una mujer dos años mayor que Regis.

 

Su largo pelo castaño fluía por su espalda, ella no estaba en uniforme de sirvienta mientras viajaba. En su lugar, llevaba una falda azul de una pieza con una banda roja alrededor de su cintura y un chal blanco en sus hombros.

 

Sus rasgos elegantes la hacían parecer más una camarera que una sirvienta.

 

El orden de asientos a partir de la derecha eran Regis, Altina, Clarisse y Eric. Los hombres estaban sentados a ambos lados para proteger a las damas.

Esto era así incluso para Regis quien era el más débil.

Altina sonrió torpemente después de mirar el área de la cintura de Regis.

 

“Qué raro verte llevar una espada.”

“... Sentí que era raro no traer nada, así que la busqué en mi habitación ayer.”

 

Regis dijo después de golpear la espada en su cintura:

 

“Eso es cierto, un soldado sin arma no es un soldado, y cuando te oí empeñar tu espada hace algún tiempo, me preguntaba qué había pasado.”

“Ugh... Perdón por hacerte preocuparte.”

(Empeñé mi arma para conseguir el dinero para comprar libros, pero Altina me prestó el dinero afortunadamente y pagué todo el dinero que tenía a mano).

“¿Estás haciendo el mantenimiento en serio?”

“No es bueno si no la atesoras...”

“Incluso yo aceito mi espada correctamente también.”

 

La espada de Altina era conocida como la “Grand Tonnerre Quatre”, y se rumoreaba que las hadas se lo otorgaron al fundador “L'Empereur Flamme” de Tristei.

 

Cualquier arma que se oponga sería destrozada en pedazos, y no sería dañada por lanzas o armas. Se rumoreaba que nunca se oxidaba, se doblaba o se rompía.

 

Pero la espada era más grande que Altina, por lo que se colocó en el compartimiento de carga en la parte superior del carro.

 

Para añadir, la hipótesis de los investigadores decía que es una ‘aleación natural’. Una aleación artificial desarrollada usando esta teoría estaba siendo producida en masa en High Britannia debido a su excelente calidad.

 

Regis sintió ligera resistencia cuando sacó la espada desde su funda. Pero la espada fue sacada suavemente, mostrando su cuerpo brillante.

 

“... La condición se ve muy bien”.

“Ara, eso es inesperado. Pensé que la ignorarías, ahora tengo una mejor impresión de ti”.

“... La ignoré. Pero Eric pulió mi espada.”

“¡¡Devuélveme mis sentimientos!!”

“Ah, aunque digas eso...”

 

Altina se giró hacia la posición de Clarisse y dijo mientras miraba a Eric.

 

“¡Eso no es bueno, no lo malcríes!”

“¡Sí! Pero el señor estratega parecía muy ocupado, así que le ayudé con el mantenimiento de su espada, ya que no puedo ayudar de otras maneras.”

“Sé que está ocupado, pero--”

 

Altina se giró hacia Regis.

 

“Si ese es el caso, podrías habérmelo pedido a mí, ¿por qué dejaste que Eric lo hiciera?”

“¿¿Eh?? Erm... Usando el sentido común, ¿no es raro que un oficial de 5º grado moleste a un general para el mantenimiento de la espada?”

“¿Por qué?, estoy libre de todos modos.”

“Si ese es el caso, entonces ve y arregla esa montaña de documentos...”

“¡¡Ah!! ¡Veo el castillo! ¿Ese es el castillo Sierck?”

 

Altina usó una voz fuerte para dirigir la mirada de todos allí.

Altina se paró mientras se apoyaba en su espada. Ella era grande en analizar asuntos, pero era carente en la lectura y escritura, buscando siempre evitar el trabajo de papel.

 

Es por eso que los documentos que no requirieran que el comandante los firmara eran manejados por Regis. No era mucho en comparación con la carga de trabajo total de Regis...

 

Regis simplemente se encogió de hombros cuando vio esto, mientras Eric simplemente sonreía torpemente.

 

Clarisse estaba tan quieta como un maniquí, porque sabía que Altina y Regis sólo estaban jugando. Normalmente sonreía también, pero Clarisse siempre mostraba su cara de póker en presencia de personas además de Altina y Regis.

 

Aparte de Eric, las filas por delante y por detrás estaban llenas de soldados.

 

Los soldados fuertes llevaban una ligera armadura debajo de su chaqueta. También llevaban su espada, haciendo que su ropa pareciera un ajuste apretado.

 

El carro fue prestado por el ejército del imperio en este momento. Esta fue la sugerencia de Regis.

 

“Podríamos ser ridiculizados por los nobles, pero ganaremos el respeto de los plebeyos, es un buen negocio”.

“¿Leíste eso también en un libro?”

“Sí.”

“¿Qué piensas? ¿Un comandante ganara la buena voluntad de los ciudadanos montando en un carro como éste?

“Sí, en comparación con montar en carruajes de lujo, hacerlo de esta manera ganará más apoyo de la gente.”

“Pero hay una teoría entre los aristócratas que dice que ‘cuando el gobernante se ve extravagante, los ciudadanos se sentirán orgullosos’.”

“... Podría ser así para lugares prósperos como la capital imperial, pero estamos situados al norte, cerca de las fronteras y empobrecidos”.

“Es cierto, cuando la vida es difícil para los campesinos y los gobernantes actúan extravagantemente diciendo ‘estén orgullosos de lo elegantes que son sus señores’, que irritante es eso”.

“Entre los aristócratas, hay muchos que no pueden entender esto”.

“Eh, también pensaba que era así antes de esto. Gracias por decirme todo eso, Regis.”

“Ah... No... Esta es la propuesta de su alteza en primer lugar”.

 

Alquilando un carro y cabalgando junto con acompañantes, sólo oía hablar de tales historias en libros.

El carro se movió lentamente en el yermo, profundizándose en el bosque.

Después de capturar el Fuerte Volks, el imperio revitalizó el camino que conducía a él. Debido a los bárbaros en el bosque, los guardias estaban muy tensos.

 

Altina se inclinó hacia Regis y susurró en sus oídos:

 

“¿Diethart estará bien?”

“... Está bien, le dije a Bargainheim sobre este viaje, así que este bosque es en cierto modo más seguro que la capital”.

 

Regis le dijo a Altina en un volumen demasiado bajo para que otros no pudieran oírlo.

El primer día, el carro se detuvo junto a la mansión del Margrave para descansar.

Elin entró en la habitación de Regis, generando una pelea con Clarisse de nuevo, Altina sacó su espada, pero no pudo calmarlas...

 

El carro alquilado se dirigió hacia el siguiente destino. Altina estaba de buen humor.

 

“La gente en la ciudad vino a despedirnos~”

“Es cierto, hubo inesperadamente muchos que estaban allí para expresar buena voluntad.”

“Especialmente los del gremio mercantil... ¿Qué hicimos?”

“... Hahaha...”

(Qué ojo para los detalles) Regis se rio torpemente.

 

“¿Podría ser, tú ... ¿Tú los contrataste para despedirnos?”

“Incluso yo no haría cosas tan despreciables, debido a esta expedición, tuve que pre ordenar muebles y equipos de ellos, por eso...”

“Ya veo.”

 

Regis se preguntó si todos los presentes recibirían trabajos de él. Las grandes compras inyectaron energía a la ciudad, la multitud entusiástica estaba allí para despedir a su cliente.

 

“Si elevar su entretenimiento materialista es un cumplido para los que están en el poder, eso no es tan malo”.

“¡Es cierto!”

 

Al ver a los ciudadanos de Tuonvell sonriendo desde el fondo de sus corazones y expresando gratitud hacia Regis, Altina sintió que lo que había hecho estaba bien.

 

-------

 

Sirviendo al regimiento fronterizo Belischmidt del Imperio Belgaro, Abidal Evra era un oficial de combate de segundo grado, con 38 años de edad.

 

Nacido como un plebeyo, él era el más joven de una familia con 6 niños. Debido a su cuerpo fuerte, las habilidades que tenía del entrenamiento con sus hermanos y su personalidad justa, fue evaluado altamente por el héroe Jerome. Le concedieron un puesto en la caballería por sus esfuerzos y ahora es parte de la nobleza.

 

En este momento, él estaba asumiendo el honor de su clan mientras continúa trabajando duro.

 

Después de que terminara la sesión de entrenamiento, el general Jerome lo llamó.

 

“Abidal Evra, ¿Qué piensas de Regis y Eric?”

“¡Señor! ¡Un excelente estratega y un prometedor caballero, general!”

 “¿Y la princesa?”

“¡Un comandante popular!”

“Hmm... Esta respuesta realmente se ajusta a tu estilo. Okay, Abidal Evra, te encargarás del grupo de seguridad para la expedición a la capital.”

“¡Señor! ¡Es un honor!”

 

Esto era lo que Abidal Evra esperaba.

 

(Oí que la princesa real estará asistiendo a la fiesta del día de la fundación, el general Jerome no puede irse ya que él es el comandante de la guardia. Sir Evrard es el comandante de la guardia, ¿quién más que yo podría asumir esta misión?)

 

Abidal Evra pensó un poco vanamente.

Pero lo que Jerome dijo luego desconcertó a Abidal Evra.

 

“Vas a tomar un carro e incluyéndote a ti, habrá 8 guardias”.

“¡Señor! ¿¿¿Eh??? ¿Un carro? ¿8 hombres? ¿Podemos proteger a su alteza con estos números?”

“¿No puedes hacerlo?”

“¡Ah, no, puedo hacerlo si el general lo requiere!”

“Bueno, eso es todo lo que tengo para ti... Este plan fue propuesto por Regis, debe haberlo escrutado cuidadosamente, continúa con tus deberes.”

“¡Señor! ¡Entendido, general!”

 

La mano que estaba usando para saludar estaba temblando.

 

(¿Podría ser algún tipo de conspiración? ¿Un complot para matarme junto con la princesa? ¿Soy un cebo? ¿Estoy condenado a morir?)

 

Estas preguntas persiguieron a Abidal Evra durante toda la noche.

 

Los otros miembros del grupo eran menos capaces que él, todos eran soldados escogidos de clanes olvidados.

 

La residencia de los salvajes era el bosque que estaba lleno de vida. Se sentía más seguro en el Fuerte Sierck y la ciudad de Tuonvell.

Poco a poco, llegaron a las calles.

 

Los deberes de la escolta eran realizados normalmente por mil soldados, pero había solamente 8 guardias incluyéndolo a él mismo.

 

Las palmas de Abidal Evra sudaban.

 

La princesa real Marie Quatre gritaba alegremente.

 

“¡Ah Regis! ¿Es una estación de parada?”

“... Así es, ¿podría ser que es tu primera vez viendo una?”

“Yo estaba rodeada de capas de soldados cuando vine desde la capital al Fuerte Sierck, así que no podía ver nada y el camino estaba lleno de carruajes.”

“... Bueno, eso debería ser normal.”

 

¡Por supuesto! Abidal Evra estuvo de acuerdo con el estratega en su corazón.

 

Pero el estratega debería haber intervenido en esta ridícula situación. No podía entender lo que pensaba el estratega.

 

Saliendo de la ciudad de Tuonvell, llegaron a la primera estación de parada después de 2 horas.

 

Había una tierra montañosa en la zona. Era abril temprano, la estación donde las flores florecían, haciendo este lugar aún más hermoso.

 

En esta pobre aldea agrícola había una pequeña estación de parada.

 

El carro brevemente se detuvo aquí para que los caballos descansaran, y una habitación para que los viajeros tomaran un descanso.

 

“Buen trabajo a todos, descansemos 30 minutos.”

 

El conductor anunció.

Si se tratara de una estación de parada normal, los pasajeros se extenderían y charlarían entre ellos.

 

Pero el equipo de 8 hombres de Abidal Evra eran soldados bien entrenados con la misión de proteger a la princesa real.

Desmontaron apresuradamente del carro y ocuparon posiciones de centinela alrededor de la zona como estaba previsto.

Abidal Evra abrió la puerta de madera del carro desde el exterior.

Según el orden de los asientos, el primero en bajar fue el estratega Regis.

 

“... Ah gracias.”

 

Regis frenéticamente sacó su cabeza hacia atrás.

 

¡Swish!

 

Abidal Evra saludó de inmediato.

 

El estratega se inclinó hacia adelante y bajó. ¿Qué capacidades tenía escondidas este impecable hombre?

El Fuerte Volks era bien conocido por ser invulnerable desde antes de que Abidal Evra naciera, pero fue tomado por él tan fácilmente.

 

Incluso yo fui ascendido a caballero, así que ¿por qué él todavía era un oficial de administración de 5to grado sin título de nobleza?

 

El título de caballero era un título nobiliario concedido solamente con grandes logros. Con este título, recibirías una paga más alta y los derechos para comprar y vender mercancías libremente.

 

Después de que Regis bajó, la siguiente fue la princesa real Marie Quatre.

 

Su pelo carmesí revoloteaba en el viento, mostrando vislumbres de su cuello blanco como la nieve.

Ella era una bella dama.

 

No sólo su belleza era asombrosa, sino que su entrenamiento regular hacía que su cuerpo fuera esbelto, desprendiendo una sensación de gracia a pesar de que simplemente estaba bajando del carro.

Mirando hacia arriba a su figura con el cielo claro como un fondo, era como una gran pintura en la iglesia.

Esta fue la primera vez que Abidal Evra entró en contacto con la princesa real desde una distancia tan cercana, poniéndolo nervioso.

La siguiente en salir fue la sirvienta, y el último en salir fue Eric.

En ese momento, otro soldado estaba comprobando la seguridad de la zona de descanso, enviando una señal de mano “todo bien”.

 

Abidal Evra bajó la cabeza y le preguntó respetuosamente:

 

“Alteza, por favor, descanse aquí.”

“Hmm... Sé que quieres decir... Pero después de un largo viaje, mi trasero está empezando a doler.”

“¡¡Qué!! ¡Doctor! ¡Llamen a un médico!”

“¡Espera! ¡Espera! ¡No hay necesidad de eso! El asiento estaba un poco tieso.”

“¡Sí! Por favor, tome mi asiento entonces.”

 

Olvídalo, la princesa real hizo un gesto con una ondulación.

El estratega que se dirigía hacia allí por la conmoción sonrió alegremente.

 

“Hahaha... Parece que es difícil para los aristócratas montar en carros.”

“No es así como me siento, este no es el problema de los carros. Justo ahora, estoy muy~ feliz ¿ya?”

“Si es así, eso es genial. Si no tomamos el carro ahora, no creo que podamos llegar al festival a tiempo...”

“Uguu ~~, Regis piensa que el festival es más importante que mi trasero.”

“... No es gran cosa cambiar a un carruaje para mí... Pero sería malo si los ciudadanos piensan que llegaste tarde porque 'tu trasero dolía'.”

“Se siente fuera de lugar...”

“Esto podría llevar a un apodo, pero ya tienes uno...”

“Ahh, lo entiendo, dije que estoy bien. Por cierto, Regis, ¿no te duele el trasero?”

“... Ahora que lo mencionas, me duele un poco cuando me levanto, probablemente el asiento era demasiado duro, pero me he acostumbrado a la silla rígida en la oficina, así que estoy bien”.

“Qué astuto~”

“Bueno... no se le puede hacer nada.”

 

Mirando a la princesa hinchando sus mejillas, el estratega sonrió torpemente.

Los dos parecían tener una buena relación, Abidal Evra que los miraba estaba sorprendido.

Abidal Evra sentía que los soldados de nacimiento común tendrían alguna brecha con sus superiores, aún más por la realeza.

 

La sirvienta junto a la princesa empezó a preparar el té en la despensa y lo sirvió en una bandeja. Como el conjunto de té de porcelana recibe rasguños fácilmente, el juego de té se hizo de plata.

 

“Alteza, el té está listo.”

“Ah, gracias Clarisse, ¿está lista la parte para los demás?”

“Sí.”

“Lamento las molestias.”

 

Una sonrisa gentil apareció en el rostro de la princesa y miró a Abidal Evra.

 

“Todavía hay tiempo, tomemos el té juntos.”

“¿¿Eh?? Pero... todavía tenemos nuestros deberes.”

“Está bien, está bien. El clima es genial y la visibilidad es clara. Veremos si alguien se acerca.”

“Es, eso es...”

“Cuando es tiempo de descansar, se descansa. Ese es el trabajo de los soldados. Sería preocupante si te cansas cuando sea hora de trabajar. Toma, para ti.”

 

Abidal Evra recibió una taza de té de la princesa real.

Las robustas manos de Abidal Evra recibieron cuidadosamente la taza de plata, mirándola como si fuera un tesoro.

 

“Bueno, vamos a compartir con todo el mundo.”

“¡Sí! Trae a los demás también.”

“Entendido-- ¡¡¡Equipo de escolta!!! ¡¡Reúnanse!!”

 

Después de que todos los guardias hubieran bebido su parte, se prepararon para partir.

 

El asiento era el mismo que antes, con Abidal Evra sentado en el centro de la fila de atrás. Tenía la espalda recta para proteger las cosas que necesitaba.

 

Y así, la princesa y el estratega comenzaron su charla ociosa.

 

“Cambiamos el caballo.”

“Sí, esta es la ventaja de los carros... Los caballos de los caballeros están atados a los individuos, y los caballos militares pasan por un entrenamiento de batalla, por lo que no se puede cambiar... Pero los caballos de los carros se pueden cambiar después de llegar a una estación de parada. Es muy conveniente.”

“¿De quién son los caballos de la estación de parada?”

“... Este camino está bajo la jurisdicción directa del imperio, y se formó un ministerio de transporte. El Ministerio de Transporte se hace cargo de las calles, el puerto y la burocracia. Para los condados, los carros son dirigidos por los señores territoriales.”

“Ya veo.”

“El lugar para cambiar los caballos cansados son las estaciones de parada, que dan lugar a carros”.

“Eso suena conveniente, ¿por qué los militares no adoptan tal método?”

“... No es factible en las líneas de frente del norte. En el sur, el ejército tiene su propia red de transporte. No es posible si las unidades son demasiado grandes, por lo que sólo se utiliza para emergencias.”

“¿Regis ha estado en el sur antes?”

“Sólo lo leí en un libro.”

“Ah, cierto, eso es propio de Regis”

 

El carro avanzó lentamente.

A este paso, debían llegar a la próxima estación de parada a tiempo. El tono de la princesa real se hizo más estricto.

 

“Regis, después de haber logrado nuestro objetivo para este viaje, tengo algo que necesito hacer.”

“¿Qué?”

“Ordena cambiar los asientos de todos los carros para que sean más suaves.”

 

Mientras hablaba, la princesa real ajustó su posición sentada.

 

En la 6ma mañana después de que el grupo de Altina abandonara el Fuerte Volks--

 

Después de recorrer 100Li (444km) sobre caminos ásperos, el grupo de Altina se estaba cansando.

Regis miró a Altina, quien estaba sentada a su lado.

Altina descansaba la cabeza en el hombro de Clarisse y dormía profundamente, Clarisse estaría muy cansada si él la dejaba.

 

“... ¿Estás bien, Clarisse?”

“Sí, estoy bien.”

“... Vamos a llegar a la capital pronto, así que, por favor, aguanta con ella.”

 

De repente, los soldados aparecieron por delante y las calles se volvieron turbulentas.

 

“¡La caballería está llegando!”

 

Al oír esto, un aire tenso colgaba dentro del carro. Abidal Evra se puso alerta al instante.

 

“¿¡Qué!?”

“Su Alteza... por favor ajuste su vestido.”

 

Después de decir eso, Regis asomó la cabeza por la ventana.

En las anchas calles, las caballerías se acercaban con el polvo creciente.

Mientras Clarisse limpiaba la boca de Altina con su pañuelo, Altina le preguntó algo mientras murmuraba.

 

“Hmmm... ¿¡Quién es!?”

 

¿Qué unidades son estas? Regis se preguntó mientras movía su mirada hacia la bandera de la unidad.

 

“... fondo rojo, león dorado, sol... ah... este es el primer ejército del imperio, las tropas bajo el segundo príncipe, el general Latreille”.

 

Al oír esto, la tensión en el carro alcanzó el punto de ebullición. Todos se prepararon para morir.

Altina y Latreille eran enemigos políticos, lo que se confirmó cuando se entregaron las órdenes irracionales de capturar el Fuerte Volks.

 

La ambición de Altina apuntar al trono como la 4 ª princesa fue expuesta...

 

En comparación con el príncipe heredero Auguste que renunció a sus deberes administrativos debido a la mala salud y el 3er príncipe Bastian que todavía estaba estudiando, Altina no debía atraer demasiada atención en la capital.

 

Mirando a los soldados con intención asesina ante ellos, Regis usó un tono firme y dijo:

 

“... Todo el mundo cálmese, esta es una calle abierta y es mediodía. Llegaremos a la capital simplemente subiendo por esa colina, por lo que hay mucho tráfico aquí... No importa qué, en tal lugar, Latreille, quien ya exhibió su bandera, no sacará su espada contra nosotros. Para mí, creo que están probando nuestros modales.”

 

Ya veo, Abidal Evra estaba impresionado al pensarlo.

 

“Que un ataque repentino nos atraiga a perder la compostura. Tratando de hacernos perder nuestros modales, obligando a que la popularidad de la princesa real caiga. ¿Es ese su objetivo?”

“Si realizamos algunas acciones extrañas, podríamos permitir que nuestro adversario se salga con la suya”.

“Eh, éramos soldados de la capital en el pasado, no haremos nada que haga que la princesa real se avergüence”.

“Sí, estoy contando contigo... haré todo lo posible para evitar que eso también pase.”

 

Regis dijo con el tono más sereno posible.

El joven Eric seguía teniendo una expresión incómoda mientras Clarisse estaba tranquila como de costumbre.

Altina se apretó el vestido con fuerza.

 

“Tal vez, no soy buena en tratar con esto. En el pasado, Latreille me recordó a que tenía que tener cuidado en cómo me comporto.”

“¿Esta fue la razón por la que no eres buena con el manejo del príncipe Latreille?”

“Ese tipo es demasiado sensible, incluso se enojó cuando no puse mi tenedor y el cuchillo correctamente ¿sabes?”

“... Mi hermana me regaño también por eso... Ahora debería estar bien, no hay necesidad de tener tanto cuidado en mi comportamiento ahora.”

“Eso sería genial.”

 

El carro subió lentamente a la colina.

Abidal Evra tenía un rostro decidido cuando se detuvo y abrió la puerta que conducía al exterior.

 

Regis salió del carro y la mirada del primer ejército del imperio cayó sobre él. Frente a Regis había un grupo de soldados bien equipados y duros.

Normalmente, las tropas de pie en la primera fila son más altas, y los soldados más débiles se podían ver detrás de ellos. Pero eso no era así aquí, todos los soldados eran de primera categoría en construcción, apariencia y equipo, un montón de confianza.

 

“...”

“¿Cómo está?”

 

Preguntó Altina.

 

“... El primer ejército tiene 3 tropas de 1000 de caballería, un total de 3000. Añadiendo 7000 de infantería, un número total de 10.000. Por su apariencia, esta debería ser la ‘tropa del lobo blanco’.”

“Así que es 11 contra 1000, ¿1 contra casi 90?”

“... No pelearemos ¿sabes? ¿Y me contaste a mí? No puedo hacerlo.”

“Me he contado dos veces.”

“Que mala…”

“Están viniendo.”

 

Murmuró Altina.

Un hombre con armadura roja sobre un caballo blanco vino desde la banda de caballeros.

Tenía un cabello dorado magnífico.

 

Su rostro dio una sensación de belleza y nitidez. También tenía ojos color carmesí que parecían arder.

La espada en la cintura era la espada del emperador fundador 'Arme Victoire Volonte', con joyas incrustadas en la empuñadura. La empuñadura también se había teñido de rojo.

Así es…

Él era el 2do príncipe del imperio Belgaro, Allen Deux Latreille de Belgaria. Cabalgó al grupo solo. Y a cierta distancia, bajó de su caballo.

El cuerpo de Altina se volvió rígido, podría haber sacado su espada si la tuviera consigo.

 

Regis no podía hacer nada al respecto, igual para los demás del grupo. No pensaban que el príncipe vendría solo.

 

El ruido de la armadura se acercó paso a paso.

Altina apretó los dientes, no permitiendo que ese hombre viera su miedo.

Poco a poco, ambas partes estaban lo suficientemente cerca como para darse la mano.

 

Latreille abrió los brazos, abrazó a Altina y dijo:

 

“Realmente lo siento... hermana.”

“¿Ah? ¿¡Eh!?”

 

La abrazada Altina estaba rígida y no podía decir nada. Latreille continuó con un tono sincero:

 

“Debe de haber sido duro para ti, porque tu hermano que controlaba todo el ejército es tan incompetente... perdóname.”

“... Erm... ¿Latreille?”

“Cuando me enteré de que Argentina estaba tomando un carro a la capital, me dolió el corazón. ¿Fue tu vida tan dura?” (El weon cínico xD)

“¿Huh? No, esto debe ser lo mismo que los ciudadanos--…”

“Ah, tengo montones de cosas para charlar contigo. Pero debemos cuidar a nuestros subordinados por ahora, vallamos rápidamente a la capital y tengan un buen descanso”.

“Eh, hmm.”

“Para celebrar tu victoria, te preparé un caballo, Argentina.”

“¿Caballo?”

 

Latreille hizo un gesto con los ojos y un soldado de la caballería llevó un caballo.

El pelaje marrón era brillante y cuidadosamente arreglado. Tenía una hermosa apariencia, larga cola dorada y la punta de sus cascos eran blancas.

Un hermoso caballo militar.

Latreille sacó las riendas, señalando a Altina para tomarlo.

 

“Oh, tiene un buen temperamento. Un gran caballo que se lleva bien contigo.”

“Ah, sí, es realmente bueno.”

 

Regis, quien estaba observando esta escena, quedó atónito.

 

“... Lo entiendo.”

 

-- Un enfoque suave, y tenía una buena idea de la personalidad de Altina, por lo que estaba seguro de esta táctica. Qué hermano tan capaz.

 

Parecía saber que no importaba cuán preciosas fueran las joyas que él pudiera regalarle, no afectaría a Altina.

Regis buscó en las estanterías de su mente, tratando de encontrar la mejor solución para esto de todos los libros que había leído.

 

“Ugh, qué debería--”

“Hmm, si quieres viajar con tu estratega, puedes montar a caballo o tomar un carruaje, es genial tener compañía ¿cierto?”

 

La mirada de Latreille se desplazó por este lado.

 

“¿¡Huh!?”

 

-- No me imaginé que el comandante en jefe quien es también un miembro de la realeza, el príncipe Latreille hablaría por mí, un oficial de administración de 5 º grado. Regis estaba realmente sorprendido.

 

Calculo mal.

 

Regis sintió que había calculado mal, para que el adversario se diera cuenta de él. Tal escenario no existe en las estanterías de su mente. Aparte de asentir, Regis no tuvo otra opción.

 

“... Estoy muy agradecido.”

 

Eric y Abidal Evra tomaron los caballos militares de grado superior para montarlos. Regis y Clarisse irían en un elegante carruaje decorado con esmeraldas. El equipaje estaba guardado en un vagón.

Debido a que no se les informó de antemano, Regis y compañía se disculparon con el conductor del carro y les dijeron adiós a los duros asientos que usaron durante 6 días.

 

-- ellos fueron tomados con la guardia baja. Iban al paso de Latreille.

Regis recordó las palabras que le dijo a Altina.

 

“Soy un mero académico, si me meto en una situación en la que no sé nada, no puedo hacer nada”.

 

Eh, pensar que sus palabras se hicieron realidad.

 

La capacidad militar y política del príncipe Latreille es clara. De hecho, tiene la capacidad de convertirse en el próximo emperador. Lo que estamos viendo es sólo la punta del iceberg. ¿Entonces, qué debemos hacer?

 

 

El carro esmeralda podría asentar a 4, con 2 filas de asientos.

Un soldado de pelo naranja estaba sentado en la fila de atrás.

Sus ojos tenían una sensación apacible sobre él, él estaba sobre la edad de Latreille.

A juzgar por su uniforme decorado en oro y plata, este hombre debe ser un aristócrata, y mantiene una posición alta.

Después de que Regis abrió la puerta, el hombre sonrió y dijo:

 

“Debe haber sido duro para ti. Eres el estratega Regis cierto, mi nombre es Germain Laurentis de Beaumarchais, oficial Administrativo de primer grado. Por favor, llámame Germain.”

“Ah... Gracias... Mi nombre es Regis Auric, oficial administrativo de 5to grado, ¿puedo saber si llegué al carruaje equivocado?”

“No, este es el correcto. En el corto viaje a la capital, por favor permítanme viajar con ustedes.”

“Bien…”

 

Regis se giró para mirar a Clarisse.

Si montaras un carruaje sentado junto a un noble que era tu adversario político, afectaría la calidad de tu apoyo.

Pero Clarisse no cambió su expresión cuando dijo:

 

“Por favor, no se preocupes por mí, si el carruaje no tiene un lugar para mí, estoy bien con caminar a la capital.”

“¡De ninguna manera! Si eso realmente sucede, no puedo imaginar cómo me castigaría la princesa.

“También yo sería regañado por el príncipe Latreille. Por favor, tome el asiento hasta el final.”

“... De acuerdo, gracias por su amabilidad.”

 

Por la invitación de Regis y Germain, Clarisse hizo una reverencia y subió al carruaje.

 

Clarisse se sentó en el asiento interior mientras Regis se sentaba junto a la puerta. Germain se sentó en el asiento frente a ellos.

Normalmente, la sirvienta Clarisse se sentaría en la última fila, mientras que Germain tomaba el asiento al frente.

Tanto la actitud de Latreille en darle la bienvenida a Altina como la forma en que Regis y los demás fueron tratados hizo que Regis quedara impresionado por Latreille.

Germain sonrió cálidamente y comenzó a charlar con Regis y Clarisse.

 

“He querido conocer al Sr. Regis desde hace mucho tiempo.”

“... Erm, sólo soy un plebeyo y un oficial administrativo de 5 º grado... ¿Así que no es eso inapropiado?”

“Ahh, hablé mal. En realidad, soy el tercer hijo de un marqués, mis dos excelentes hermanos mayores son los que están en contacto con otros, así que me he acostumbrado a este modo de hablar.”

“¿Están bien tus hermanos?”

“Sí, están trabajando en el oeste ahora mismo.”

“Eso significa…”

 

Regis pensó en los nombres de los comandantes del ejército imperial.

La unidad de la guarnición en el oeste es actualmente el 2do ejército, el comandante y el vice comandante son los hermanos del clan del marqués de Beaumarchais.

Así que el tercer hijo estaba trabajando como el asesor de Latreille, Regis no lo sabía.

Germain sonrió torpemente.

 

“Los Beaumarchais son una familia de linaje militar. No soy experto en la espada y me concentré en estudiar libros, nunca pensé que sería un soldado. Pero el príncipe pensó muy bien de mí mientras yo estaba en la escuela militar, por lo que estoy trabajando para él como asesor en este momento.”

“Ah, ya veo.”

 

Regis pensó que el tercer hijo de la familia de un marqués sería completamente diferente de un plebeyo como él. Pero tenían algunas similitudes, por lo que Regis sentía que era un espíritu parecido.

 

“He oído que Sir Regis es un gran erudito.”

“¿Eh? No.… hay nada genial sobre que hablar, la lectura sólo es mi único hobby.”

“Puedo entender eso. ¿Qué libros has estado leyendo?”

“Es una vergüenza, pero últimamente estuve demasiado ocupado... solo he leído 'The Ponytail’s Next Door' de Yorgel.”

 

La cabeza de Germain se inclinó levemente.

 

“¿Hmm...? ¿Es un libro académico?”

“¿Huh? Ah, no, esto es sólo una novela de fantasía.”

 

Era una novela de amor que compró cuando Regis todavía estaba en la capital. En aquel entonces, él tenía una posición despreocupada, alguien que quería aprender un poco de todo.

Germain se echó a reír cuando oyó eso.

 

“¿Huh? ¡Hahaha! Como se esperaba de Sir Regis, incluso sus bromas son extraordinarias.”

“¿Eh?”

“Los asesores como nosotros deben usar nuestra inteligencia para lograr cosas para nuestros señores. Comparativamente, no tenemos tiempo para ese ocio inútil.”

“Ugh...”

“Siempre he pensado que esas cosas deberían desaparecer.”

“... ¿Qué dijiste?”

“¿No es así? Esos libros se publican para satisfacer los humildes deseos de otros, son la razón detrás de la caída en la calidad estética de Belgaria. ¿No debería quemarse esta literatura de baja calidad?”

 

Dijo Germain en tono sincero.

 

Probablemente estaba en serio, queriendo destruir estos libros por la nación. Cuando Regis pensó en eso, apoyó el puño apretado sobre sus rodillas.

 

“... ¿Quiénes son los que decidirán qué libros son de clase alta o baja?”

“El ministerio de justicia, por supuesto. El imperio había emitido órdenes de detención de ‘sospecha de traición’ para los autores de libros que criticaban al imperio. Una tropa de caballeros fue enviada para arrestarlos.”

“... ¿Son absolutos los valores de los que están en el ministerio de justicia? Teniendo en cuenta la autoridad del ministerio de justicia, no se permitiría publicar muchos libros”.

“¡Eso es de esperar! ¡Cómo podría ser permitida la crítica contra el país!”

“Qué estúpido... Qué pasa si este reino está avanzando en la dirección equivocada, ¿es ilegal señalar el camino correcto? Sir Germain se graduó en la escuela militar, ¿no has oído que ‘ignorar la sugerencia de los subordinados es la locura de los comandantes’?... ¿Todo el imperio sería dirigido por comandantes estúpidos?”

“Ah, no, bueno, los libros relacionados con la política y la ciencia no serían destruidos, sólo los libros usados para el ocio.”

“... ¿Cómo se establecerían los criterios para los libros? ¿Has pensado en este asunto?... Dejando eso a un lado, aunque se creara un libro para el ocio, sigue siendo para los ciudadanos trabajadores del imperio.”

“Aun así, hay algunos que cometen crímenes porque leen esos libros”.

“Entonces dime, ¿cuántas personas han cometido crímenes porque leen estos libros?”

 

Germain se calló.

Regis lentamente abrió el puño.

 

-- No está bien.

 

Se agitó sin saberlo.

Si consideras la posición de Altina, ahora debe ser el momento de ponerse en el lado bueno de Latreille.

¿Qué debe hacerse para mantener su propia postura política mientras se abastece a la otra parte?

Algo inesperado sucedió. Clarisse, quien estaba sentada en la posición más interior, fue la primera en romper el pesado silencio.

Clarisse estaba inexpresiva como de costumbre.

 

“... No entiendo de estas cosas complicadas... Pero como estamos viviendo en este mundo, tenemos que vivir nuestras vidas enteras como seres humanos. Si tuviéramos que morir algún día... no me arrepentiría de mi vida si mi corazón estuviera lleno de las cosas maravillosas de este mundo. Así es como me siento.”

 

Después de terminar, el silencio abarcó el carruaje. Regis dejó de mantener las apariencias.

No se disculpó con Germain por sus palabras anteriores. Germain sonrió débilmente.

 

“Oh, eso fue grosero de mí, discutir un tema tan complicado frente a una dama. Los temas políticos y de familia son tabú incluso en una fiesta. Eh, yo estaba actuando como un bufón incivilizado.”

“... No, yo fui mal educado.”

 

La atmósfera del carruaje volvió a la normalidad y Germain desvió la mirada hacia el exterior.

 

“Estamos casi en la capital.”

“Así es.”

 

Regis miró a Clarisse y pudo ver la nostalgia desde sus ojos.