Haken no Kouki Altina Capítulo 11: Invitación dentro de la oscuridad




Manual




Después de tomar el Fuerte Volks, Regis regresó al Fuerte Sierck. Altina, Eric y Jerome se quedaron atrás.

Con 4000 prisioneros de guerra de Germania, había un alto riesgo de perder la fortaleza si se descuidaban.

Jerome sólo podía quedar atrás en situaciones en las que no podía ejercer su ambición.

Regis montó en el carruaje solo.

Se mezcló con los soldados que viajaban con él, pero ahora no estaba con su grupo habitual. Era una nueva experiencia viajar con los mil soldados transportando mercancías, pero no podía calmarse.

 

Después de entrar en el bosque oscuro -

 

El caballero de mediana edad se acercó al carruaje con una expresión inquieta.

 

“Sr estratega, ¿estará bien...?”

“¿Qué sucede?”

“Este es el bosque que pertenece a los bárbaros que nos atacaron hace algún tiempo. Sería mejor apurar a los hombres.”

“Ah, sobre eso...”

 

Regis recordó a Diethart.

Él tomó una cantidad masiva de trabajos durante la fase de la preparación de esta batalla.

 

“No te preocupes, tenemos que estar alerta, pero no habrá un ataque a gran escala por parte de los salvajes.”

“Hmmm, lo sabía... El rumor era cierto.”

“Ah... ¿ya lo sabías?”

 

Regis pensó que la noticia de la alianza secreta se había filtrado-- Pero eso no fue así.

El caballero de mediana edad dijo con una cara seria:

 

“Porque la princesa es una diosa, así que incluso los salvajes que no es diferentes a las bestias salvajes que se rindieron ante ella.”

“¿Eh? Ah, no... Diosa o algo así...”

“Fufufu, entiendo, no había otra manera de que Jerome perdiera su duelo. ¡Ella es realmente una diosa!”

“Ha, haha...”

 

Este hombre era el subordinado del caballero comandante Evrard... Regis aceptó desconcertado.

Continuó mientras inflaba su pecho:

 

“¡Tenemos la bendición de la diosa, volvamos al fuerte a la mañana siguiente, según lo planeado! ¡Por favor viaje con facilidad en el carruaje, Sr. estratega!”

“Muy bien... Bueno entonces... Estaré a tu cuidado.”

 

El grupo regresó sin ningún problema.

El clima estuvo genial. Si ésta era la bendición de la diosa, Regis no tenía reparos en expresar su gratitud.

El Fuerte Sierck estaba en un humor festivo después de recibir la noticia de la victoria.

Cuando el grupo de Regis llegó por la tarde, las amplias puertas abiertas se llenaron de soldados animando, incluso arrojaron pétalos de flores desde lo alto de las paredes.

Entraron en la plaza de desfile.

Los ciudadanos de Tuonvell también estaban presentes, sirviendo cerveza y carne en la celebración.

 

Evrard vino a recibirlos.

 

“¡Oh, Sr. Regis!”

“Ah, gracias por cuidar el fuerte.”

“¡Realmente lo hiciste! ¡Como se esperaba del estratega! ¡¡Eres un verdadero héroe!!”

“¿¡Eh!? Por favor, por favor espera... Yo no hice nada...”

“Levanta la cabeza. ¡Los que logran lo que otros no pudieron hacer, son llamados héroes en el campo de batalla!”

“Hah…”

 

Le forzaron el título, aunque se resistiera, así que Regis asintió con vacilación. Quería acurrucarse el cuerpo.

Los héroes que aparecen en las historias que Regis leía eran geniales, populares entre las damas y tenían metas altas.

Altina debería estar más cerca de eso. Ella debería ser la heroína.

 

“¡Lo entiende, Sr. Regis! ¡Este regocijo! Todo el mundo estaba desesperado, pero gracias a ti, podemos compartir la alegría de vivir juntos. ¿No es un logro digno de alabanza?”

“Estoy muy contento... Pero en realidad... sólo sucedió que sabía algunas cosas... Y tuve suerte, quienes lo llevaron a cabo fueron los profesionales y las tropas”.

“¡Jaja, eres muy tímido!”

 

**¡Smack!**

 

Evrard le dio unas palmaditas en la espalda. Regis no era bueno aceptando elogios.

 

Él vio a través de mí -- Regis pensó con una sonrisa incómoda.

 

“¡Ora, todo el mundo, el personaje principal para el día es el Sr. estratega aquí! ¡Apresúrate, di algo!”

“¿¡Eh!?”

 

Debido al rugido de Evrard, las tropas que celebraban en las cercanías concentraron su atención en él.

Regis estaba perdido.

 

“Ah... Umm... Gracias a todos por su apoyo... Esta victoria... Fue gracias al esfuerzo de todos los presentes. Umm... Ah, eso es cierto... Ahora es una buena oportunidad, así que voy a dar las noticias. Eh-... el regimiento fronterizo Beilschmidt cambiará su base al Fuerte Volks.”

 

Las tropas se callaron al instante.

 

¿¡Ese famoso Fuerte Volks que se decía ser invulnerable será su nueva base!? Gritos estallaron por todas partes.

Evrard rio de buen grado.

 

“¡Wa…hahaha! ¡Qué alegría! ¡Guhaha... Cough, cough!”

 

Él se ahogó.

Las tropas y los ciudadanos que asistían al festival celebraban con alegría. Cuando se dio cuenta, Regis estaba rodeado de mercaderes.

¡Sr. estratega, Sr. estratega, por favor concédenos el contrato para restaurar el Fuerte Volks!”

“Traje 10 barriles de cerveza para celebrar hoy, por cierto, venga a nuestro taller si necesitan más armas.”

“¿Qué tal usar esta oportunidad para comprar muebles nuevos?”

“... Hah... Eso no es algo que yo pueda decidir por mi cuenta.”

“¡Por favor, ayude a recomendar esto a la princesa en mi lugar!”

“... Bueno... Ella dijo que me dejaría esto.”

“¡Si usted tiene algo que necesite, por favor, denos el negocio!

“Lo sé, lo sé, lo considerare así...”

“¡Por aquí por favor, sir estratega! ¡Olvídese de los negocios por ahora, vamos a tomar un trago! Por cierto, esta chica es mi hija, ella está a punto de llegar a la edad de casarse.”

“¿¡Oh, sir estratega sigue soltero!?... ¡Por favor dele una mirada a mi hija!”

“... no, no, no, las mujeres tienen el derecho de escoger también, no soy alguien a quien puedan casar tan fácilmente.”

 

Todos estaban usando esta oportunidad para comercializar sus servicios. El estratega Regis Auric era inesperadamente muy apreciado.

Además, cambiarse al Fuerte Volks significaba reforzar las tropas y mantener la nueva base.

Si obtuvieran un contrato importante con el regimiento, podrían obtener un gran beneficio.

No es de extrañar que los comerciantes estuvieran mostrando sus sonrisas de negocios.

 

“Ah ~... Erm... ¡Todavía tengo trabajo de preparación para la reubicación que manejar!”

 

Regis salió corriendo de la plaza de desfile como si estuviera huyendo. Regresó a su habitación.

La entrada estaba custodiada por soldados, por lo que los mercaderes no podían seguirlo hasta la torre central.

Un tipo diferente de fatiga que era diferente del campo de batalla le obligó a colapsar sobre su cama.

 

“Phew ~...”

 

Poco después la puerta fue golpeada. Regis se sorprendió.

 

“... ¿Quién es?”

“Mr. Regis, soy yo, Elin.”

“Ah.”

 

Respiró un suspiro de alivio.

 

La sirvienta del Margrave Jerome, Elin, venía a ayudar de vez en cuando. Ella era un poco mayor que Regis.

Después de abrir la puerta, entró una vivaz chica de piel morena. Ella lo abrazó.

 

“Wah”

“¡Sr. Regis!”

“¿¡Wooahh!?”

“¡Felicitaciones, fue increíble!”

 

Ojos húmedos.

Mejillas ruborizadas.

Y una sensación suave, Regis sintió que se estaba volviendo extraño en una variedad de maneras.

 

“Er, erm... ¿Miss Elin...?”

“Pensé que sería inútil. Atacar ese fuerte.”

“Sí. Yo también lo pensé...”

“¡Y de repente, oí noticias de la victoria de Mr. Regis!”

“Hahaha... Bueno, el vencedor es la princesa.”

“Estaba... Muy preocupada, quería verle.”

“Gracias, gracias.”

 

Regis se abrazó y tropezó hacia atrás mientras lo empujaban. Tropezó con una pila de documentos y cayó.

 

“¿¡Ah!?”

“Mr. Regis ~~”

 

Esto es malo... Si no limpio eso.

¡Ahora no es el momento de pensar en eso!

Cuando Regis volvió a concentrarse en el presente, Elin estaba cabalgando encima de él.

 

“Ah, ¿eh?”

“Erm... yo...”

“Sí.”

 

Elin miró apasionadamente los ojos de Regis. Podía sentir su cálida respiración.

La mente de Regis estaba en blanco y su cuerpo rígido. No podía comprender lo que estaba pasando.

 

“-- Bienvenido, Sr. Regis.”

 

Una voz vino desde la puerta. Pero el tono era helado y sonaba familiar.

Regis finalmente recuperó sus sentidos.

 

“¡Ah, Miss Clarisse!”

“Qué inesperado... En realidad, recordó mi nombre.”

“¿¡Por qué!? Por supuesto que lo recuerdo...”

 

Regis la miró y encontró su helada sonrisa. Le hizo temblar.

Su posición actual estaba pegada a otra mujer, una mala posición para estar. Regis dijo en un pánico:

 

“Ah, no, esto, erm, Miss Elin vino a felicitarme y.…”

“Ya veo, si piensa continuar, sólo me iré ¿de acuerdo?”

“¿¡Con, continuar qué!?”

 

Regis se esforzó por levantarse.

Elin retrocedió con un rostro arrepentido.

 

“Mu~~~”

“... Phew.”

 

Clarisse entró en la habitación y arregló los documentos dispersos.

 

“Este es el fuerte del regimiento, no la mansión del margrave. Si quieres jugar, ¿puedes hacerlo en la plaza de desfile?”

 

Una mirada como aguja atravesó a Elin. Elin retrocedió.

 

“Yo... yo soy... ¡Seria sobre esto!”

“Ya veo. ¿Y qué? ¿Crees que yo no soy seria?”

“¿¡Ugh!?”

“Fufu... No habrá una conclusión a este debate, Mr. Regis no tiene tales pensamientos, es una lástima”.

“¡Eso no puede ser, los hombres sólo piensan en eso, ya sea de día o de noche!”

 

Las dos mujeres miraron a Regis.

La mirada de Elin estaba llena de pasión mientras que los ojos de Clarisse estaban helados.

Tal vez sea por la forma en que Regis fue criado por su hermana, pero Regis era como un hermano pequeño que no podía ponerse de pie ante las mujeres mayores. Sintió que no podía manejar a ninguna de las dos.

Regis retrocedió una vez más.

Se sentía como si hubiera entrado en la jaula de un lobo gris.

 

“... Erm... ¿Qué quieres decir con esos pensamientos?”

 

Las dos mujeres suspiraron en respuesta.

 

“El Sr. Regis es realmente...” (Nt: Un virgo absoluto xd)

“Es el Sr. Regis después de todo.”

“¿Qué hice?”

“¡Es lo que no hizo, Sr. Regis!”

“Miss Elin, por favor, contrólese un poco... Si usted sigue con esto, voy a llamar a los guardias ¿de acuerdo?”

“Ugh~~~”

 

En este momento apareció el hermano de Elin, Gösta.

Era aprendiz de mayordomo en la mansión del Margrave.

 

“Hermana, acabo de recibir la carta del maestro Jerome, vamos a regresar a la mansión e informarle al señor McClane... ¿¡Ugh!?”

 

El joven inocente se puso pálido con sólo una mirada feroz de su hermana.

 

“¡Volveré esta vez!... ¡Adiós, Sr. Regis! ¡Continuemos la próxima vez!”

“Sí, ¿hmm...?”

 

Clarisse le dio la espalda a los hermanos.

 

“Mr. Regis, recuerde conseguir agua bendita del sacerdote para expulsar el mal más tarde.”

“¿Ah, por qué?”

 

Después de que la puerta se cerró y los hermanos se fueron, la rabia de Clarisse finalmente se alivió.

Se acercó a Regis con una sonrisa, alzo ambas manos y pellizcó las mejillas de Regis.

 

“¿Eh?”

 

Era demasiado ingenuo para pensar que la ira de Clarisse se había ido. Aunque Regis no entendía por qué estaba enojada.

 

“Bienvenido, sr. Regis.”

“Fumo... Estoy de vuelta...”

“Porque lo prometió... Así que creí que regresaría, es genial que no esté herido”

“Mmh.”

 

La respuesta de Regis fue extraña porque su cara estaba siendo tirada.

 

Los dedos de sus mejillas se soltaron y empezó a acariciarle la cara. Clarisse puso ambas manos en la cara de Regis.

Y ella acercó sus labios.

 

-- ¿Eh? ¿Qué está pasando? Regis se petrificó una vez más. Ella olía muy bien.

Adormecía las profundidades de su cerebro.

Cuando estuvo lo bastante cerca para que Regis sintiera su aliento.

 

“Sr. Regis...”

“¿Erm... Miss Clarisse?”

“Eso está prohibido. Ante una mujer como yo... usted es demasiado indefenso...”

“¿Que está sucediendo aquí?”

“¿Quieres que lo explique?... ¡Qué cruel de su parte, Sr. Regis!, pensé que era más amable.”

“... Yo no soy... No soy amable. Otros pueden tener una impresión equivocada por mi falta de coraje.”

“¿Está cambiando el tema?”

“Es, ¿es así?  yo no quise hacer eso.”

“Fufufu... ¿Puedo reportarle esto a la princesa?”

“¿Qu?”

 

Regis se encogió con la mención de Altina. Clarisse alejo sus manos.

Antes de darse cuenta, Regis se había alejado por razones desconocidas. Clarisse sonrió alegremente.

 

“Estaba bromeando, Sr. Regis... ¿Quiere un poco de té?”

“... Gracias, no me reprimiré entonces, me siento muy sediento por alguna razón.”

“De acuerdo, inmediatamente.”

 

Clarisse salió de la habitación con una reverencia.

 

 

Dos semanas después de que el regimiento de fronterizo de Beilschmidt tomara el Fuerte Volks.

 

El grupo de Regis estaba dentro de la sala de conferencias usada por Weingartner y su personal en el pasado.

La bandera del imperio y la bandera diseñada por Altina estaban cubriendo en la pared.

Debido a que carecía de talento artístico, el dibujo del escudo fue rediseñado por un profesional.

Un rincón de la habitación estaba decorado con flores rojas, preparado por Clarisse que se mudó aquí desde el Fuerte Sierck.

 

“Pensé que sería necesario pronto, así que lo traje por adelantado.”

 

Así era ella.

Como de costumbre, quien tenía la mayor fe en la victoria de la princesa era definitivamente ella.

Aparte de Regis, Altina, Evrard y Jerome también estaban presentes.

Sólo quedó el mínimo de fuerzas en el Fuerte Sierck; el resto se mudó al fuerte Volks.

Sería su base desde ahora en adelante. Regis dijo con un informe en la mano:

 

“Y, en conclusión, la reubicación se ha completado, se sentirá incómodo antes de acostumbrarse. Las renovaciones se harán, así que háganme saber si tienen alguna sugerencia”.

 

Altina alzó la mano y dijo:

 

“Los chefs están suspirando, diciendo que no pueden hacer otra cosa que salchichas.”

“Haha... Conseguiré un arquitecto para la cocina. Habrá una estufa nueva el próximo mes.”

 

Jerome miró los documentos en sus manos.

 

“¿Y los mercenarios? ¿Hablaste con los tipos del Fuerte Volks?”

“Alrededor de 1000 personas finalizarán su contrato con el Ducado de Varden y se inscribirán en el regimiento fronterizo de Beilschmidt, pero todavía son prisioneros de guerra.”

“Eso es muy poco 3.000 de las 4000 tropas estacionadas aquí deben ser mercenarios. Aquí debe haber algunos soldados de Varden que quieran desertar también. ¿No debería haber 1500 más?”

“Nuestro presupuesto es apretado, por lo que he hecho los criterios más estrictos, como la edad y experiencia de batalla.”

“Hmmp, eres tan aburrido como de costumbre, no importa, tomaremos a todos los que estén dispuestos”.

“Pero...”

“¡Serán dignos de combatir después de entrenar bajo mí durante 3 meses!”

“Entiendo.”

“Tú eres ignorante de las cosas que tienen que ver con la sudoración, aunque seas muy bien versado con el derramamiento de sangre.”

“Por favor, no lo hagas sonar como si tuviera un fetiche extraño... En comparación con las historias impulsadas por el esfuerzo, los cuentos sobre el intelecto son más populares en estos días. Ah, hablando de genio y derramamiento de sangre... Leí un libro hace no mucho tiempo... Se trataba de una chica excepcional que resolvía misterios mientras comía bocadillos... ¡Eso fue genial! Ella sólo se quedaba en su torre y--” (Nt: Vicktorique de Gosick jajaja)

“¡¡Basta, próximo informe!!”

“Ah, sí...”

 

Cuando Regis charlaba sobre libros, no podía detenerse.

 

“Erm, la solicitud del Ducado de Varden para devolver el fuerte... ¿Quieres oír la cantidad que ofrecen?”

“No hay necesidad de eso.”

“... Es verdad.”

 

Altina asintió.

 

“Sean las vidas que se perdieron al tomar el fuerte, o las vidas que se salvaron con la conquista del fuerte, éstas no pueden ser compradas con dinero.”

“Si necesitamos dinero, solo debemos capturar la capital de esos bastardos, los quemaré cuando tenga tiempo… solo diles eso”.

“¿Espera, Sir Jerome? ¡Estaba hablando de lo valiosas que son las vidas!”

“Probablemente haríamos guerra con ellos de todos modos”.

“Ah... lo entiendo, le responderé al Ducado de Varden. Estaría bien que no haya guerra inmediatamente.”

 

Evrard parecía estar de buen humor y dijo:

 

“Hablando de eso, las tropas parecían dirigirse al regimiento por otro nombre.”

“Hmmp...”

 

Jerome cambió su mirada. Parecía saberlo.

Altina inclinó la cabeza.

 

“¿Y qué es eso?”

“El ejército de Marie Quatre... eso es lo que ellos llaman.”

“¿¡Eh!? ¿¡Yo!?”

“Esto significa que los soldados adoran a la princesa.”

“Ugh, erm... ¿Es así?”

“¡Así es como es! ¡Una diosa!”

 

Altina se encogió de vergüenza. Regis simpatizaba con ella.

Aunque el territorio de Beilschmidt no desapareciera, la escala estaba más allá del nivel del regimiento. Llamarlo el ejército de Marie Quatre era más apropiado.

 

“¿No es genial?”

 

La puerta fue golpeada en este momento.

Debido a que estos eran pasajes excavados a través de cantos rodados, el sonido de los golpes era más fuerte que en el Fuerte Sierck

 

“... ¿Entra?”

“Perdónenme.”

 

Era Eric.

Sacó una carta.

 

“Esto acaba de llegar de la capital.”

 

Estas palabras hicieron que Altina y Jerome se tensaran.

Se les ordenó atacar el Fuerte Volks debido a su alianza con los bárbaros.

Debido a que el regimiento fronterizo se hizo fuerte, la orden fue transmitida para debilitarlos. Pero Altina logró derribar el renombrado fuerte invencible y aumentar sus fuerzas en más de mil.

¿Cómo reaccionaría el segundo príncipe Latreille? Regis tomó la carta.

 

“Esto está dirigido a la princesa... ¿Está bien que lo abra?”

“Por supuesto, esto nos concierne a todos”.

“Bien entonces...”

 

La carta fue colocada sobre la mesa.

 

Era una carta larga y sin aliento que felicitaba la victoria. Al final--

 

“Vamos a organizar el festival del día de fundación en abril, Marie Quatre Argentina está cordialmente invitada a asistir. Esto es lo que padre desea. Yo espero con ansias el día en que nuestra familia se reúna una vez más”.

 

Jerome golpeó su mano sobre la mesa.

 

“¡Es una trampa!”

“De hecho. Pero no podemos ignorarlo tampoco.”

 

Evrard frunció el ceño.

Eric también parecía sombrío.

 

“Eso es cierto... Dijo que eran los deseos del padre de la princesa... el emperador.”

“¡De nuevo! ¿¡Nos criticaran y seremos marcados como traidores!?”

 

Regis inclinó ligeramente la cabeza y dijo:

 

“No debería ser tan extremo, pero no se puede evitar si nos acusan de ser desleales, tomar el Fuerte Volks y aumentar las fuerzas de la princesa ya es un tema generalizado”.

“¡Con este fuerte, podemos enfrentarnos a los chicos del primer ejército!”

 

Jerome se levantó.

Desde las circunstancias actuales, podría haber problemas con los suministros, pero definitivamente era mejor que antes.

 

Altina le preguntó a Regis.

 

“¿Qué piensas?”

“Hmm... ¿Qué tal si nos reunimos con ellos? Son tu familia después de todo.”

“Ellos son familia. Pero quizá quieran matarme.”

“Sólo intenta averiguar este hecho: si quieres seguir adelante con tu ambición, tendrás que enfrentarlos un día”.

“Enfrentarlos...”

“Sí. El personaje principal de las historias siempre se encontrará con un rival, es tan común que puedan ser amigos.”

“¿Se pueden confiar en los libros?”

“... Probablemente, ¿tienes miedo?”

“No lo sé.”

 

No era frecuente que Altina mostrara su lado débil.

 

El nombre de su hermano la sorprendió emocionalmente. Este era un factor inestable del que Regis quería deshacerse.

 

“... Esta es una invitación hecha en nombre del príncipe Latreille, cualquier cosa que suceda en el imperio o en el camino allí sería su responsabilidad, pero eso no garantiza que todo esté a salvo-”

“Correcto... huir no es una opción.”

“Sí.”

 

Altina se puso de pie.

 

“Voy a la capital imperial. ¡Incluso si la oscuridad me espera allí!”

 

Jerome dijo con su cara de guerra:

 

“¡Capital Imperial! ¿Qué tal llevar a las 5000 tropas para la celebración de la victoria? ¿Qué piensan?”

 

Eso significaba una guerra total... Regis frunció el ceño. Altina sacudió la cabeza y dijo:

 

“Sólo necesito que Regis venga conmigo. “

“¿¡Eh!? ¡Sólo yo!”

“Ah, Clarisse vendrá también.”

“¿Sólo 3 personas?”

“Tch.”

 

Jerome se sentó con una expresión aburrida.

Evrard y Eric le rogaron a Altina:

 

“¡Por lo menos lleve un guardia!”

 

Regis quería una escolta también.

Porque el enemigo no era sólo el príncipe Latreille.

De todos modos, había pasado bastante tiempo desde que dejó la capital.