Haken no Kouki Altina

Última modificación: 
Domingo, Febrero 18, 2018 - 15:37
Enviado por Echevarria el Lunes, Octubre 16, 2017 - 22:00.
Autor: 
Yukiya Murasaki (むらさきゆきや)
Tipo: 
Traduccion

Regis es un soldado incapaz de pelear con espadas, lanzas o arcos, su sola pasión es leer libros. Un día durante su transferencia una región remota, conoce a una chica de cabello rojo y ojos carmesí quien porta una de las espadas del Emperador. Ella es Altina, comandante de un ejercito en la región más remota del Imperio, a pesar de tener tan solo catorce años, simplemente por ser la hija ilegitima del Emperador. Sin embargo ella sigue luchando por su sueño, sin importar las condiciones en las que se encuentre. Regis es nombrado como su estratega para luchar contra los obstáculos a su lado. Está es una historia militar fantástica del chico bibliófilo y la princesa de la espada.

Miembros del Proyecto.: 
PDF´S: 
Volumenes: 

Haken no Kouki Altina Volumen 1

Última modificación: 
Jueves, Diciembre 21, 2017 - 12:22

 


Haken no Kouki Altina Capítulo 1: La Chica del cabello carmesí y ojos rojos




Manual




Hola a todos, me presento de nuevo con este nuevo proyecto de “Haken no kouki Altina”, hace un tiempo estaba interesado en esta novela, pero es bastante un solo capitulo y me tomo tiempo traducir la novela espero que les guste, si hay algún problema no duden en dejar en los comentarios sus dudas

Sin más preámbulos disfruten el capitulo

Nubes de color plomo se asomaban en el cielo.

 

El cielo era así cuando recibí mi carta de nombramiento que me desterraba a las fronteras- pensó Regis.

 

Su mirada regreso a la tierra, la ciudad que tenía un color similar al del cielo era diferente de la capital. No había esos ladrillos, mármoles y farolas, pero las calles amuralladas le recordaban a una prisión.

 

La ciudad fronteriza Tuonvell a 100 Li (444 km) de la capital y cinco días de viaje en carro a caballo. Las calles estaban oscuras incluso a la luz del día y el viento helado infligía dolor. El clima nublado era normal durante el invierno para un lugar al norte cerca de la frontera, pero se sentía como una señal de su futuro.

 

¿Soy un fracaso? pensó Regis.

 

Había perdido a su señor, estatus y futuro, y fue exiliado a las líneas del frente en el norte.

 

   —Bueno, no es tan malo... La vida no son sólo logros profesionales, de hecho, esto aumentará mi tiempo libre para leer.

 

La campana de la tarde estaba sonando en la iglesia cuando llegó la caravana. La gente de la caravana se separó para buscar el almuerzo. Regis caminó hacia una tienda que no tenía nada que ver con comida. Los escaparates estaban llenos con libros. Las filas de las estanterías se alineaban dentro del edificio construido de piedra. El olor a papel y tinta se detenía en el aire.

 

   —Ah, soy libre si hay libros, y ese lugar será mi casa.

 

Citado desde Cuiller Romeros ‘Burgundly Journals’ – él añadió la cita en silencio dentro de su corazón.

 

Regis afirma ser un entusiasta de los libros, pero en realidad es un bibliófilo.

Buscó apasionadamente en el estante etiquetado “Nuevos lanzamientos”.

Su boca se ensanchó gradualmente debido al pánico.

 

   —Qué, qué está pasando...

   —¿Hmmm? ¿Ocurre algo Sr. Soldado?

 

Preguntó el tendero barbudo detrás del mostrador, dentro de la tienda. La cicatriz en su rostro y su cuerpo musculoso le hacían verse más como a un instructor militar que un empleado de librería.

 

Regis siguió buscando a pesar del aire opresivo.

 

   —No puedo encontrar la nueva versión de Cuiller, o el Conde Ludosel, o el Profesor Illue... ¿Están agotados? Sé que son populares, pero eso es demasiado cruel.

   —Sr. Soldado, ¿ha venido del centro del centro del imperio?

   —Ah, sí, vengo de la capital...

   —Es por eso que no lo sabía, los libros que menciono no se venden en esta ciudad, así que la mayoría de las tiendas no los importan.

   —... ¿Qué dijiste...?

 

Regis sonaba como un hombre atrapado en el desierto ansioso de agua.

Su garganta se secó en un instante.

El comerciante se encogió de hombros, no parecía estar bromeando.

 

   —Esta es una zona de guerra, las historias heroicas y las novelas eróticas es lo que se vende aquí... Ah, ésta es la más vendida en mi tienda.

 

Señaló el título “Cómo escribir tu última voluntad sin arrepentimientos”.

 

¡¡De ninguna manera!! Regis se tomó la cabeza mientras pensaba.

 

   —Espera, espera un minuto... ¿No hay existencias de esos famosos autores? ¿Estoy todavía en Belgaria?, ¿tropecé en un asentamiento bárbaro?

   —Bueno, este fue el territorio de la nación vecina hace 50 años.

   —Uguu... ¿Y qué pasa con este precio? Es 10 veces más caro que en la capital...

 

Regis finalmente había encontrado un libro que quería, pero parecía que estaba a punto de llorar cuando lo alcanzó.

El comerciante barbudo dijo casualmente:

 

   —Bueno, los libros son pesados y los bandidos los están tomando recientemente, se necesita mucho esfuerzo para transportarlos aquí, y la base de clientes es pequeña... Cerca de las fronteras, los libros son un pasatiempo de lujo para la clase alta.

   —¡Por qué está pasando esto!

   —Lo siento por eso…

 

El tendero alcanzó el libro que Regis sostenía.

Regis abrazó el libro en un pánico.

 

   —¡¡Espera, espera, no dije que no lo voy a comprar...!!

   —¿Eh? ¿Es serio? Pareces un soldado joven, es extraño para mí decir esto como vendedor, pero... Perdóname, ¿no te costaría una semana de tu salario?

   —Guu... Esto es el infierno...

 

Regis gimió.

En este momento, el tendero dejó salir un “¿¡Oh!?” y miró hacia la puerta con los ojos bien abiertos.

Regis siguió su mirada y se dio la vuelta.

A la entrada de la tienda había una jovencita de espaldas a la luz.

 

Una muchacha bastante joven con el cabello rojo que parecía como si estuviera ardiendo y ojos color rubí. Parecía tener alrededor de 13 o 14 años. Sus rasgos todavía eran un poco infantiles, pero tenía un encanto que sostenía su mirada, haciéndolo incapaz de apartar tus ojos.

Su dedo índice se tocaba los labios.

 

--- ¿Silencio? ¿Por qué? ¿Qué quiere decir ella?

 

Otros clientes que frecuentaban la librería no tenían nada de especial, pero Regis estaba extrañamente desconcertado.

La joven le acercó la mano y abrió sus labios rosados.

 

   —Hay muchos reclutas que lamentan las condiciones infernales de una zona de guerra después de ser enviados a las líneas del frente, pero creo que eres el primero en hacerlo en una librería.

 

Su voz se sentía tan refrescante como una brisa.

La joven sonrió alegremente.

 

   —¡Finalmente nos reunimos! ¿Eres Regis Auric, oficial administrativo de quinto grado?

   —¿Eh, yo?

   —“¿¡Me equivoco!?

   —No, tienes razón, soy Regis...

   —Genial ~ me preguntaba qué hacer si tenía a la persona equivocada.

 

Su sonrisa de alivio tenía una inocencia digna de su edad.

Las mejillas de Regis se calentaron.

Debido a que la chica frente él era muy hermosa... no, eso ese no era el problema. Se sentía avergonzado y ruborizado cuando una chica que era obviamente más joven que él se dirigía a él por su nombre.

 

   —Err, mi nombre... ¿Cómo lo supiste?

   —Es obvio recordar el nombre de la persona a la que estás recogiendo. Por favor no me mires hacia abajo solo porque soy una niña.

   —No, no, eso no es lo que pienso... Ya veo, estás aquí para recogerme.

 

Regis volvió a mirar a la chica.

Llevaba pantalones y botas de cuero bajo su manto marrón. Un traje común para los conductores de carro.

 

   —¿Vienes de la fortaleza para recogerme, eso significa que eres un soldado?

   —Ara, ¿parezco uno?

   —No... Eso es imposible, ¿eres menor de edad?

   —Sí, acabo de cumplir los 14.

 

En Belgaria, te conviertes en un adulto cuando cumples 15 años. Excluyendo casos extremos, los menores de edad no pueden alistarse en el ejército.

 

   —Ya veo, debes ser un conductor temporal... yo estaba planeando tomar la diligencia pública allí, pero no creí que enviarían a alguien a recogerme, qué privilegio.

   —... ¿Estás feliz?

   —... yo diría que me siento un poco malhumorado de ser llevado para trabajar.

   —Fufu, eres muy sincero.

   —No me gusta mentir.

   —¿Es eso cierto? Pero tú eres…… un estratega ¿cierto?

 

La muchacha lo miró con sus ojos color rubí.

Regis se sintió presionado a hablar por la niña cuatro años más joven que él.

 

   —... Bueno, hay personas que dicen eso... yo era un bibliotecario en la biblioteca militar.

   —Dices cosas interesantes, sigamos con la charla en el carro.

   —De acuerdo...

 

Regis sintió que era difícil respirar y masajeo sus sienes.

La muchacha salió al tiempo que lo apresuraba.

 

   —Vamos, vamos, las nubes se están poniendo más gruesas, probablemente va a nevar.

   —Eso es... ¡Ah, lo olvidé!

 

Regis también se dirigía hacia el exterior, pero de repente recordó el libro que estaba sosteniendo y se dirigió hacia el tendero, poniendo dinero para el libro en el mostrador.

 

   —Voy a comprar este libro... ¿Qué le sucede?, se ve enfermo.

   —No, no es nada, gracias por su compra, Sr. Soldado.

 

El comerciante barbudo se cubrió la boca con la mano y bajó la cabeza por alguna razón. Parecía estar soportando algo.

La muchacha se acercó a Regis con una expresión agria.

 

   —¿¡Eres un idiota!?

   —¿Qué? eso es muy repentino...

   —Los libros son un pasatiempo de lujo en las fronteras, sólo los ricos y los imbéciles gastarían tanto dinero de esa manera.

   —Bueno, no creo ser un hombre inteligente... La sed de conocimiento es el orgullo de la humanidad, ceder a este deseo y la lectura es mi estilo de vida. Sin importar los obstáculos o la falta de fondos, decirme que deje de leer es lo mismo que decirme que renuncie a la vida.

 

Regis cerró la boca después de terminar, sintiéndose avergonzado por ser tan serio con una niña.

La muchacha tenía una expresión inesperadamente seria.

Ella asintió.

 

   —Lo mismo que renunciar a la vida... Es así, entonces lo puedo entender. Yo también...

   —¿Yo también...?

   —¡Nada! ¡Vamos!

   —Ah, bien.

 

Regis guardó el libro bajo su axila, arrastrando su equipaje fuera de la tienda mientras seguía a la chica.

Un pequeño carro tirado por un solo caballo estaba aparcado delante de la tienda.

El caballo de color castaño miró hacia él.

La chica saltó fácilmente al asiento del conductor que estaba a la altura de la cintura del caballo.

 

   —¡Hey, date prisa!

   —Sí... Por cierto, ¿cómo te llamas?

 

Regis miró a la chica y preguntó.

Sus ojos se volvieron afilados y ella habló con un tono bajo lentamente, sílaba por sílaba.

 

   —Te-voy-a-de-jar-a-trás.

 

Regis subió por el asiento del conductor.

 

   —No fue un buen momento para preguntar.

 

*Taratara*--- Las ruedas de madera crujían mientras giraban bajo la carretera. Se dirigían hacia la puerta norte de Tuonvell que estaba protegida por muros de piedra, dirigiéndose hacia la posición más avanzada conocida como el Fuerte Sierck.

 

La chica que sostenía las riendas se sentó en el asiento del conductor. A su derecha estaba Regis y su equipaje. Detrás de ellos había madera y ladrillos cubiertos por una tela.

 

   —--- Entonces, ¿Qué hay sobre mi nombre?

   —Bueno, ¿cómo debería dirigirme a ti?

   —Eso es cierto...

 

La chica sostuvo su mandíbula bien formada con su mano enguantada de cuero y reflexionó.

¿Es algo en lo que se deba pensar? Regis estaba desconcertado.

La muchacha relajó sus tensos labios.

 

   —Sí, puedes llamarme Altina.

   —¿Es un apodo?

 

Preguntó sin pensar demasiado en ello, pero eso fue un error. La chica llamada Altina frunció el ceño.

 

   —... Qué grosero... ¿No es un nombre maravilloso? Estaba pensando en darte el privilegio de usarlo, ¿debería de retractarme?

   —Lo siento, por favor, permíteme referirme a ti como Altina.

   —Bueno, lo permitiré si realmente lo quieres.

   —Realmente lo quiero.

   —Fu~... No eres para nada como un soldado.

   —Jaja, yo pienso lo mismo.

 

Regis sonrió amargamente, al igual que Altina.

Había vastos campos de trigo a cada lado de ellos. Las plántulas estaban creciendo a pesar de ser invierno. El mundo estaba coloreado en la paleta del cielo gris y la tierra color marrón.

 

   —Oye, no has venido aquí voluntariamente, ¿verdad?

   —Mi objetivo desde que me uní al ejército era convertirme en bibliotecario... Para ser honesto, me alisté por problemas financieros... Por cierto, ¿hay una biblioteca en la fortaleza de Sierck?

   —Creo que tu habitación será conocida como una algún día.

   —Ah, ¿aquí no hay dios?

   —... ¿Estás haciendo juegos de palabras con papel (kami) y dios (kami)? Aburrido.

   —Yo-yo-yo no estaba haciendo juegos de palabras.

   —¿Qué fue lo que hiciste en tu última unidad?

   —¿Estás cuestionando mi existencia como soldado?

   —No es eso, ¿te estoy preguntando cómo sacaste la paja más corta y te colocaron en las líneas del frente?

   —Creo que es mi castigo por perder una batalla.

   —¿Y tú lo aceptaste?, eres un joven suboficial, ni siquiera tienes autoridad de mando, ¿no es extraño que te hagas responsable?

 

Regis miró a lo lejos.

El campo estaba lleno de hileras de trigo. Podía ver la cordillera ondulada sobre el horizonte.

 

   —... era un buen hombre.

   —¿Quién?

   —Mi anterior empleador, veras, soy terrible con la esgrima y equitación, el último lugar de toda la academia militar, y el que me empleó fue el marqués Thénezay.

   —Último lugar, pero he oído que nunca has perdido antes en la clase de estrategia militar.

   —Sabes mucho uh, me pregunto quién te dijo eso... Bueno, los rumores no están equivocados... pude subir mis calificaciones gracias a las clases de estrategia militar, pero era algo parecido a jugar al ajedrez.

   —Pero el marqués Thénezay te contrató para que fueras un estratega, no un jugador de ajedrez, ¿verdad?

   —Soy sólo un estratega secundario, sólo tenía 15 años después de graduarme de la academia militar, así que era algo así como un trabajo de aprendiz.

   —Ya sea un estratega secundario o un aprendiz, creo que es increíble ser un estratega a una edad tan corta... ¿Estás insatisfecho?

   —¡De ninguna manera! A decir verdad, creo que el Marqués sólo me empleó por capricho... Pero estoy agradecido por su bondad, incluso ahora.

 

Por eso los ojos de Regis se tornaron acuosos cuando se separó del marqués. Regis apretó su equipaje con fuerza, aplastando su bolsa.

 

   —... El Marqués dijo que me necesitaban, pero... Lo dejé enfrentar su muerte.

 

Su tono era tan bajo que parecía ser la voz de otra persona.

La expresión de Altina se hizo pesada.

 

   —Si lo recuerdo bien, el Marqués Thénezay en esa batalla de verano...

   —Ah…

 

Sabe mucho para un conductor temporal, pensó Regis. ¿Está preocupada por la guerra porque vive en el frente, o es Altina una persona rara? O tal vez hay otras razones.

 

   —¿Lo dejaste para enfrentar su muerte? ¿Qué ocurrió?

   —Es solo mi opinión...

   —Quiero saber tu opinión, no a través de rumores, sino directamente de ti... Hey, ¿puedes decírmelo?

 

Regis lo consideró.

Era un largo viaje largo. No había nada que esconder y se publicó en los periódicos después de las sesiones de la corte militar de todos modos.

 

   —Todo sucedió un día durante ese verano…

 

Regis recordaba claramente las palabras y la expresión de todos, pero no sabía por dónde empezar.

Tomó algún tiempo para organizar sus pensamientos.

 

   —... Durante ese consejo de guerra... el Marqués Thénezay usó las propuestas presentadas por el Táctico en Jefe... Bueno, los detalles menores no son importantes... Luchábamos contra 500 bárbaros con 3000 soldados del imperio. Con la victoria a nuestro alcance, el consejo se enfocó menos en la batalla y más en la charla acerca de qué vino debía acompañar la carne de pato para la cena.

   —¿Entonces estaban en estado de victoria antes de que comenzara la batalla?

   —Es algo común, el ejército del imperio es fuerte... Pero el problema era nuestra falta de planes de contingencia si los salvajes nos flanqueaban y atacaban nuestra retaguardia.

   —¿Los oponentes eran bárbaros, no es una pérdida de tiempo planificar eso?

   —Cierto, es improbable que salvajes indisciplinados puedan ejecutar ese tipo de plan con éxito, así que prefieren enfrentarse de manera directa. Pero según los registros anteriores, hubo casos en los que se realizaron tales ataques furtivos cuando había una enorme disparidad en los números. Era necesario tener cuidado... Lo propuse dos veces, pero el Táctico en Jefe me desechó como cobarde y le sugirió al Marqués que velara por nuestra victoria desde la retaguardia... Algo como eso.

   —Así que fuiste expulsado del cuartel general.

   —Ah…

 

La sesión de la corte militar tuvo un debate similar, y la atmósfera se estaba desplazando hacia el interrogatorio de Regis.

 

¿Debería haberlo propuesto una tercera vez, aunque le gritaran? Eso es lo que pensaba ahora. Si hubiera insistido en su punto de vista, podría haberse defendido en contra del ataque furtivo.

 

Altina murmuró.

 

   —¿Te estás culpando a ti mismo?

   —... Tenía miedo de un castigo más severo que el destierro de la sede... Así que no lo propuse una tercera vez.

   —¿El táctico en jefe era un noble, cierto?

   —Sí, ¿creo que lo era...?

   —Si ese es el caso, no aceptará la propuesta de un plebeyo, por muchas veces que lo intente... el Marqués Thénezay no podría hacer nada si comprometía su estatus de noble.

   —Ah…

 

Regis era un plebeyo no acostumbrado a la aristocracia, por lo que no había tenido en cuenta que el marqués podría dudar en menospreciar al Jefe táctico.

Si sólo hubiera pensado más profundo. Tenía el conocimiento del estatus social de los aristócratas.

Altina lo consoló.

 

   —Por eso no debes culparte a ti mismo.

   —No, ahora que lo mencionas, me doy cuenta de la razón de su comportamiento... Fue mi culpa por pasar por alto las delicadas relaciones entre los nobles... Si me hubiera acercado al Marqués en persona en vez de hacerlo durante el consejo de guerra... Tal vez... ¡¡Tch!!

 

Regis apretó los dientes. Su estómago se sentía pesado y sus ojos se calentaban. Las lágrimas se filtraban en su visión.

Altina repentinamente le llamó con un tono dominante.

 

   —¡Regis Auric!

   —¿Eh?

 

En comparación con el hecho de que su nombre fuera llamado, la fuerza de la voz era más impactante para él. Esto le hizo dudar si esta chica era realmente un simple conductor.

 

   —No seas demasiado duro contigo mismo, has hecho lo mejor, ¿no es así?

   —... Ah, eso es cierto, pero no quiero pensar que el Marqués murió para proteger la reputación de un noble... Pero fui demasiado ingenuo.

 

Pero ahora lo entiendo, pensó Regis.

Altina asintió.

Alzando la mirada, vieron varias sombras blancas bajando desde el cielo.

 

   —Nieve...

 

Ella murmuró.

Regis se encogió de hombros.

 

   —Nevando en mi primer día aquí... Me están dando la bienvenida... jajaja.

   —No ser cuestión de risa si esto se convierte en una tormenta de nieve.

   —Si lo sé.

   —¿Viviste en el norte antes?

   —Leí sobre eso en los libros.

   —... Ah, conque es así... ¡tengo que acelerar, aguanta y no caigas!

 

Altina soltó un sonido que era una mezcla de ira y sorpresa cuando azotó al caballo.

 

Los lobos aullaban desde lejos.

 

¡Awooo!

 

El sonido de las bestias salvajes intimidaba a los viajeros. Era lo mismo para el caballo que tiraba del carro.

El caballo de repente sacudió la cabeza y se desvió del rumbo.

 

   —¡Regresa!

 

Altina sacó las riendas.

El caballo comenzó a vagar.

Regis quedó atónito.

El vagón se deslizó en el camino cubierto de nieve mientras las ruedas perdían tracción. Se inclinó hacia un extremo.

Los ladrillos y la carga de madera que había debajo de la tela cayeron ruidosamente. El ruido se detuvo con un desagradable ruido de madera.

El impacto lanzó a Regis al aire.

 

   —¿¡Uwah!?

   —¡Aguanta!

 

El que gritaba era Regis, mientras Altina le agarraba los hombros y lo sostenía.

Evitaron caerse del carro.

La carreta se detuvo en medio del camino.

El caballo se detuvo y empezó a vagar.

Después de un rato se calmó y miró hacia el asiento del conductor.

 

Cometí un error -- El caballo pareció darse cuenta de eso. Al igual que un niño incómodo que se perdió.

 

Altina saltó del asiento del conductor y acarició la cabeza del caballo.

 

   —¿Estás bien? ¿Dónde te hiciste daño?

 

El caballo resopló en respuesta.

Regis no sabía lo que significaba, pero vio a Altina examinar la pata trasera derecha del caballo.

 

   —¿Está herido?

   —... Puede correr si lo forzamos... pero si su pierna se deteriora más allá de la curación, será sacrificado.

 

Suspiró mientras acariciaba al caballo.

Desató el arnés del caballo para dejarlo reposar, y ató las riendas para evitar que se alejara.

Regis miró hacia el horizonte humeante sobre la llanura nevada.

 

   —¿A qué distancia estamos de la Fortaleza de Sierck?

   —Cerca de 5 Li (22 km) de distancia... Pero es imposible comenzar a caminar.

   —¿Por qué?

   —Porque viene una ventisca, sin luces, la noche será oscura... Si nos desviamos del campo de trigo, no llegaremos a la fortaleza, aunque caminemos hasta el amanecer. Incluso podríamos caer en una zanja.

   —Bueno, tampoco quiero caminar 5 Li con mi equipaje.

   —¿¡Realmente eres un soldado!?

   —Haha, mis calificaciones para marchar con carga fueron terribles. Esto es más entrenamiento de supervivencia que entrenamiento de marcha.

 

Ha~, Altina suspiró mientras presionaba su sien.

Regis inclinó la cabeza.

 

   —¿Ahora qué?

   —¿No es tarea del estratega pensar en una solución?

   —Bueno, mis habilidades de mando han sido elogiadas antes... pero esta situación es más adecuada para soldados, mercaderes o aventureros.

   —¿No eres un soldado?

   —Oh, es cierto.

   —Qué hombre tan sorprendente.

   —Oye, cálmate Altina, los humanos pueden arreglárselas si ponemos nuestras mentes en ello.

   —Cierto... Congelarse a muerte en una tormenta de nieve no es algo que se pueda desear.

   —Qué severa.

   —¿Así que realmente no tienes ideas?

   —Hmmm, claro... Vamos a leer esto.

 

Regis sacó el libro que compró en la ciudad.

 

   —Ah, ¿quieres decir que ese libro puede utilizarse en esta situación?

   —Esta obra describe la vida de un joven que se encuentra con un hada y seis hermosas damas que lo rodean, una novela de fantasía de vida.

   —¿Eres estúpido? ¿¡Este no es el lugar para las historias sin sentido!?

   —Es grosera al descartarlo como un disparate. Discúlpate con el autor.

   —¡Te congelarás como una paleta si esto continúa, no podrás leer más! Aunque el sacerdote leerá algunas escrituras para ti.

   —Por eso... Quiero leer el último libro que compré.

   —¡Estás renunciando demasiado fácilmente!

   —Sólo bromeo. No es bueno entrar en pánico. Tenemos que calmarnos y pensar: subamos al carro, es mucho mejor tener un refugio.

   —... Tienes razón.

 

La cabeza y los hombros de Altina estaban cubiertos de nieve cuando subió al carro.

La madera y los ladrillos se amontonaron por un lado a causa del patinaje del carro de antes.

Regis se sentó en un lugar vacío.

Altina se sentó cerca.

 

   —Es genial que los vientos estén bloqueados.

   —Pero todavía hace frío.

   —No se puede hacer nada, tomaré una ducha caliente cuando lleguemos a la fortaleza. ¡Definitivamente lo haré!

   —Qué lujo para un conductor... ¿Podría ser que estás familiarizada con alguien importante dentro de la fortaleza?

   —Urgh.

 

Altina tartamudeó por razones desconocidas.

¿Estaba cerca de la verdad?

 

   —Bueno, lo averiguaré cuando lleguemos a la fortaleza.

   —Si llegamos a la fortaleza...

 

La nieve y el viento se levantaron. Era una tormenta de nieve.

La brisa era lo suficientemente fuerte para entrar en el carro, haciendo que los hombros de Altina temblaran.

 

   —Ugugu...

 

Regis buscó en sus recuerdos un libro que había leído.

 

   —Como pensé, es mejor no vagar en esta situación...

   —¿Es así?

   —Comparado con gastar energía para moverse, es mejor esperar a que pasen otros carros ¿Cuán preocupados creen que las personas en la fortaleza estarán sobre ti? ¿Se olvidarán de un conductor temporal o hay amigos esperando por ti?

   —Bueno... no creo que se olviden de mí. Ellos deberían estar... preocupados por mí. Probablemente.

   —En ese caso, hay una alta probabilidad de que un grupo de búsqueda llegue antes del anochecer, solo hay un camino entre la fortaleza y la ciudad, nos verán si van a la ciudad, disminuyendo nuestra carga.

   —Ya veo... Tu mente se vuelve bastante rápida.

   —Solo resulta que ya lo sabía.

 

Leí una historia con una situación similar --- Para Regis, eso era todo.

 

   —Lo siguiente es usar objetos que nos ayuden a superar el frío.

   —¡Sí, hay algo!

   —¿Hmmm?

   —Hay una tela sobre el maletero, aunque es bastante pequeña.

 

Altina sacó un pedazo áspero de tela desde debajo de la madera mientras hablaba.

Realmente era pequeño.

 

   —Pero es grueso y cálido, así que úsalo.

   —Gracias... Úsalo, Altina.

   —¿Eh...?

   —Luzco de esta manera, pero todavía soy un soldado, proteger a los ciudadanos es el deber de un soldado, ¿verdad?

   —Eso es sólo una frase.

   —Pero estoy hablando en serio.

   —Fu, qué persona tan interesante, tú... ¿Qué te parece esto?

 

Altina tomó el paño, se sentó a la izquierda de Regis y se apoyó en él.

El brazo derecho de Altina estaba unido al brazo izquierdo de Regis.

 

   —Qu, ¿¡qué!?

   —De esta manera, una pieza de tela puede proporcionar calor a dos personas, ¿verdad?

   —Ah... ya veo, ¿no es así?

 

En comparación con el pedazo de tela, el calor corporal de la joven le hizo más cálido.

Su corazón latía tan fuerte que le sudaba la espalda.

 

Regis se dijo a sí mismo en su corazón --- Tranquilízate. Ella tiene sólo 14. Todavía es una chica menor de edad y es más joven que yo. Ella es muy bonita, pero perder mi cordura porque nuestros brazos están ligados es realmente vergonzoso para un adulto.

 

El rostro de Altina se acercó.

 

   —¿Estás bien? Tu cara está muy roja...

   —No es nada.

   —Ya veo...

 

Regis se calmó.

Sólo podía oír el viento y la respiración de Altina.

 

   —… Regis.

   —¿Eh? ¿Qu, qué?

   —Creo que eres una persona interesante.

   —Haha... no se acerca de eso.

   —Los soldados deben proteger a los civiles, es un lema que se dice a menudo, pero no se sigue, hay más gente que piensa que los soldados son más valiosos.

   —Eso debería ser así... ¿No deberían aquellos que tienen poder proteger a los que no lo tienen? Esa es la razón por la cual los seres humanos forman las sociedades. Al igual que los adultos que protegen a los niños, es lo mismo con los fuertes protegiendo a los débiles. Es el deber de los soldados proteger a los civiles, eso es lo que pienso.

   —Eso significa que los nobles tienen que proteger a los plebeyos, el emperador tiene que proteger a sus ciudadanos, ¿verdad?

   —Ese debe ser el camino, aunque los nobles están luchando guerras sin sentido y perdiendo las vidas y la riqueza de los ciudadanos.

   —La guerra con los bárbaros es necesaria, no podemos iniciar negociaciones de paz con ellos, y seremos masacrados si perdemos en una guerra, ¿verdad?

   —... Es cierto, los bárbaros son aterradores, pero deberían atraer a los bárbaros a una posición donde sea más fácil defenderse y construir muros largos y resistentes si realmente quieren proteger a la nación.

   —¿No pueden escalar las paredes fácilmente?

   —Sería difícil para la caballería y los vagones pasar, por lo que eso será suficiente para disuadir grandes ejércitos.

   —Oh, ya veo... ¿Por qué los generales no hacen eso? ¿No pensaron en eso?

   —Lo que estoy diciendo es de conocimiento tan común como los libros, las personas de las clases latas quieren luchar porque es un negocio para ellos, repeler a los bárbaros les hará ganar prestigio como soldados. Las armas y los alimentos pueden ser vendidos a un precio alto durante la guerra. Las academias militares que entrenan a las tropas son también una fuente de ingresos para los nobles que cargan a la nación en su conjunto, aquellos con autoridad tendrán que ganar...

   —¡Esto es imperdonable!

 

El rostro de Altina se acercó a Regis, casi golpeándolo.

Regis fue rechazado por el aire intimidante de Altina y retrocedió.

Sin embargo, no pudo escapar porque sus brazos estaban unidos.

 

   —Calma, calma Altina... No digo que todos los aristócratas son así, el Marqués Thénezay no actuó de esa manera.

   —... ¿De verdad?

   —Sí, incluso le propuso al emperador que se opusiera a la expansión del territorio del imperio y se concentrara en reforzar la seguridad de la nación, y fue él quien sugirió el plan de construir muros defensivos durante la conferencia de los nobles.

   —¡Es una gran idea, eso debería reducir las bajas y la tasa de pobreza después de una batalla!

 

Los ojos de Altina brillaban por las palabras de Regis.

Los dos se callaron poco después.

Regis vio su peligrosa expresión por un instante.

 

   —... ¿Podría ser este incidente?

   —¿Hmmm? ¿Qué ocurre Altina?

   —No, sólo pensé en algo sin importancia. Es cierto, hay toda clase de gente entre los nobles.

   —Sí, por eso es preocupante si el emperador no los controla bien.

 

Regis dijo con una risa amarga.

El cuerpo de Altina tembló. Regis notó que estaban muy unidos.

 

   —... ¿Crees que el actual emperador... es malo?

   —Si digo que es malo, seré condenado por traición...

 

Quizá ya era demasiado tarde. Pero esto estaba en medio de una tormenta de nieve. Sólo Altina y el caballo estaban escuchando.

Regis comenzó su monólogo.

 

   —El emperador actual ha reinado durante demasiado tiempo. Su cuerpo es demasiado débil para manejar sus deberes administrativos. El primer príncipe debió haberle sucedido hace cinco años. Pero el primer príncipe es enfermizo y débil mientras que el segundo príncipe mostró sus talentos en la política y lo militar. El segundo príncipe tiene un respaldo más fuerte también.

   —Eso se ve complicado.

   —El primer príncipe nació de la segunda concubina, el segundo príncipe nació de la reina, y la reina goza de un estatus superior como noble, lo que dio lugar a sucesivas escaramuzas dentro del imperio. La lucha por la corona entre los príncipes... es la lucha entre sus partidarios, eso provocó la extensión del tiempo en el trono del emperador que a su vez permitió a los nobles a hacer lo que les plazca y que surgiera una ola de corrupción.

   —Hay otros hijos imperiales además de ellos.

   —Bueno, el tercer príncipe es sólo un estudiante de 15 años, es un caballo que probablemente no puede competir contra sus hermanos.

   —Ahí, hay uno más... ¿Verdad?

   —Ah... Hablando de eso, el comandante de la Fortaleza de Sierck es un miembro de la realeza.

   —¡Sí! ¿Qué hay de esa persona?

 

Altina se inclinó de nuevo y Regis se retiró a la derecha. Estaba casi cayendo del carro.

 

   —Sí, La Princesa Gorrión Flechado...

   —¿Qué es eso?

   —Erm, el apodo de la cuarta princesa Marie Quatre, nadie recuerda el nombre completo porque es demasiado largo.

   —Bueno, es bastante largo...

   —Creo su nombre es Marie Quatre Argentina de Belgaria... Puedo recordar la historia en los libros, pero es difícil memorizar un nombre tan largo.

   —No te presiones a ti mismo, por cierto, ¿a qué te refieres con Princesa Gorrión Flechado?”

   —Estaré bajo su cuidado a partir de ahora, será preocupante decir cosas que puedan ser interpretadas como malas palabras... Ese es su apodo en la capital.

   —Entonces, ¿qué significa?

   —Lo que aprendí fue algo que viajo de boca en boca... Bueno, tenemos tiempo suficiente de todos modos, esta es la historia de una pobre princesa que fue forzada a ir a la frontera de la nación.

 

Hace 15 años-

 

Como parte del historial, hablemos de la madre de Marie Quatre.

 

En la capital imperial de Versalles, el emperador organizaba su fiesta de cumpleaños número 50.

 

La orquesta de la corte tocaba vals. Abundantes platillos fueron presentados uno tras otro, los generales compartían sus informes de victorias como regalos. No sólo los nobles poderosos y los magnates famosos estaban aquí, incluso los nobles de clase baja y sus familias fueron invitados, así de magnífica era la fiesta.

 

Entre los campesinos que estaban sentados al final de los asientos había una jovencita impresionantemente hermosa.

Su pelo era tan oscuro como la noche y sus negros como la obsidiana contrastaban con su piel blanca como la nieve, haciéndola parecer aún más blanca.

Increíblemente, el que charlaba con esta muchacha de 16 años era el emperador que dejó su trono y caminó lentamente a través del cuarto.

 

“¿Quieres bailar conmigo, madeimoselle?”

 

De acuerdo con los registros del escribano imperial, Claudette Barthelemy saludó cortésmente y respondió:

 

“Es un placer Monsieur, ¿cómo puedo dirigirme a usted?”

 

En cuanto a por qué ella preguntó el nombre del emperador, había varias teorías. “No lo sabía” parecía demasiado ofensivo. “Ya lo sabía, pero siguió las costumbres de una fiesta” y “es una dama audaz que se atreve a bromear con su majestad” eran las teorías más convincentes.

 

Pero ella era la única que sabía la verdad.

La hermosa muchacha extendió su mano, y el emperador sonrió mientras él tomaba su mano.

 

“Perdóname, soy Liam Fernandi de Belgaria, la gente se dirige a mí como Liam el Quinceavo”.

“Entonces, por favor, llámeme Claudette.”

 

El director de orquesta conocido como el mejor en el imperio agitó su bastón después de un momento de vacilación y la orquesta cobró vida.

 

Esto se conoció comúnmente como el incidente de Claudette.

 

Medio año después,

 

Claudette, que ahora tenía 17, se convirtió en la cuarta concubina del emperador.

 

Su nombre fue cambiado a “Maria Claudette de Belgaria”. Se rumoreaba que se embarazó durante la boda.

La concubina llevó al emperador su cuarto sucesor antes de su cumpleaños número 51. Marie Quatre Argentina de Belgaria.

 

Ella era oficialmente la hija legítima del emperador, pero era considerada una hija ilegítima por las masas.

Cuando Liam el Quinceavo recibió noticias del nacimiento de su cuarto hijo, se decía que había preguntado: “¿Tiene el pelo rojo?”.

 

El primer emperador de Belgaria conocido como “L'Empereur Flamme” (Emperador de la Llama) tenía el pelo carmesí, ojos rojos y un cuerpo fornido. Derrotó a las tribus bárbaras vecinas y sentó las bases para la fundación del imperio.

 

Liam el Quinceavo era igual, era un hombre enorme con el pelo rojo y los ojos carmesí, a pesar de tener un cuerpo frágil.

 

Aunque los tres príncipes tenían los ojos color carmesí, heredaron el color rubio y marrón de sus madres, y tampoco eran enormes. Liam el Quinceavo, no se preocupaba por los asuntos militares y financieros, pero el adelgazamiento de la sangre del primer emperador lo puso triste.

El jefe de la cámara se agitó mientras se inclinaba e informaba:

 

“Su majestad, su cabello es rojo, pero es una niña.”

 

La preocupación de Liam por el niño pareció detenerse en ese momento.

 

Una plebeya se convirtió en concubina y tuvo un hijo en menos de un año. Era una vergüenza insoportable para los nobles sedientos de gloria.

Si el niño de Claudette fuera un niño, podría haber sido asesinado. Los rumores ya se habían extendido, diciendo que “el cuerpo del primer príncipe es frágil por envenenamiento”.

 

Afortunadamente, Marie Quatre nació siendo niña y creció pacíficamente hasta los 13 años.

 

Aprendió sobre las espadas y la política a pesar de que era una niña, sus extrañas acciones se habían convertido en una broma en los tribunales.

Pero cuando se hizo lo suficientemente mayor para entrar en el círculo social, surgió un problema.

 

La belleza de Marie Quatre superaba a la de su madre.

 

En aquella época existía un bardo con cara de miel y con voz de barítono que era muy popular en el mundo social. Este hombre fue invitado a los tribunales por la reina--- cuando pasó en frente de Marie Quatre, el bardo comenzó a cantar alabanzas de su belleza.

 

“¡Oh, qué hermoso día tan bello, este ángel parecido al sol me deja aturdido, tus llamas queman mi alma, el rubí deslumbrante me roba mis palabras y mis aflicciones!”

 

Y, por supuesto, esto enfureció a la reina. El bardo fue expulsado de la corte y desterrado del mundo social.

 

Las cosas no terminaron allí. El hijo de la reina, el segundo príncipe Allen Deux Latreille de Belgaria era un hombre peligroso con una mente tan aguda como la espada. Aunque sólo era el comandante del primer ejército, había estado tomando el mando de todo el ejército desde la edad de 23 años, estando de pie por su anciano padre y su frágil hermano.

 

Latreille le presentó una propuesta al anciano rey.

 

“Si la hermosa princesa comandara al ejército, encenderá la pasión entre las tropas, y sugiero que la princesa se dirija a la zona de guerra del norte.”

“Un plan brillante.”

 

En ese momento, la adoración de Liam por Claudette había desaparecido totalmente.

 

Imperio año 850--

 

El anciano rey se sentó en su trono con los nobles sonriendo fríamente alineados a ambos lados de la alfombra roja.

La cuarta concubina no estaba presente.

Marie Quatre sacudió su cabello carmesí detrás y se arrodilló.

 

“Saludos, su majestad.”

“...”

 

Liam el 15 simplemente asintió con la cabeza.

 

El jefe de la cámara abrió el edicto imperial y lo leyó en nombre del emperador.

 

El requisito de edad para Marie Quatre fue abolido debido a su linaje real, y ella fue nombrada comandante del Regimiento de la Frontera de Beilschmidt.

Entre los aristócratas estallaron risitas.

No había nadie presente que supiera lo que la princesa estaba pensando.

Después de despedir al jefe de los chambelanes, el anciano rey preguntó suavemente:

 

“... ¿Qué te gustaría como regalo de despedida?”

 

Esta era una pregunta tradicional que se hacía cuando un pariente de sangre del emperador dejaba la capital. Según la tradición, la respuesta era «las palabras de vuestra majestad me motivan más que cualquier presente que pueda tomar». Pero...

 

Marie Quatre hinchó el pecho y dijo:

 

“Por favor, concédame la espada de L'Empereur Flamme.”

 

La multitud se volvió turbulenta.

Los nobles lanzaron miradas obvias de desdén.

 

¿No sabes ni siquiera los modales apropiados, mendiga? Alguien insultó.

 

El emperador reflexionó un instante.

 

“... El emperador fundador tiene siete espadas, tú eres mi cuarta hija, así que te concederé la cuarta espada, y cuando regreses a la capital, simplemente devuélvela a la cámara de tesoros.”

 

La cuarta espada--

 

Un soldado blindado llevaba una enorme espada de doble filo.

 

Nombrada como “Grand Tonnerre Quatre”

 

La espada gigante fue hecha según la altura del primer emperador, 26 Pa (192 cm) de largo.

Aunque Marie Quatre era alta para una chica de su edad, la espada era demasiado gruesa y larga, haciendo la diferencia en altura cómica.

La sala de audiencias estaba llena de la despreciable risa de los nobles. Es probable que la princesa se vaya sin tocar la espada-- la mayoría de la gente presente pensó.

 

“Estoy agradecida... tomaré esto prestado... ¡Hya!”

 

Marie Quatre utilizó todas sus fuerzas.

El piso de mármol crujió bajo la presión.

Ella levantó la espada.

Las risas se detuvieron y se convirtió en sorpresa.

La princesa levantó una espada más alta que ella.

 

“... Voy a asumir esta pesada responsabilidad de mi cita.”

 

Se inclinó hacia el anciano emperador.

Miró al segundo príncipe que tenía la cara de piedra y la mirada de odio de la reina.

Sólo Marie Quatre sabía lo que estaba pensando, el mundo sólo podía adivinar.

Se giró y dejó atrás la silenciosa sala de audiencias.

 

   —Bueno, esa es la esencia de la historia.

 

La ventisca agitaba el carro.

 

Altina preguntó después de que Regis terminara.

 

   —Espera un minuto.

   —¿Hmm?

   —¿De dónde ha salido el apodo de Princesa Gorrión Flechado?”

   —Ah, la princesa no llevaba la espada en la cintura.

   —¿Y eso que? No hay otra manera, la espada es demasiado larga, la arrastraría por el suelo si está colgada en la espalda.

   —¿Altina la has visto alguna vez?... ¿La princesa lleva su espada de esa manera en la fortaleza de Sierck?

   —¿Eh? Bueno, sí... La he visto antes.

   —Cuando los soldados y los campesinos ven a la pequeña Marie Quatre usar la espada de esa manera, piensan que parece un gorrión flechado.

   —¿¡Qué!?

 

Altina abrió los ojos, aturdida.

 

   —Es difícil embellecer su imagen ahora. No ha hecho ninguna aparición en público y no tiene logros famosos. Todo el mundo ha atado el apodo ‘Princesa Gorrión Flechado’ a ella. Ha estado fuera en las líneas del frente así que nunca la he visto.

   —Gugugu...

   —Estás bien, tus hombros están temblando... ¿Hace frío?

   —¡No es eso, no tengo ninguna razón para quejarme, pero no se puede evitar!

   —Por favor, mantenlo en secreto para ella. Será difícil vivir aquí si ella me odia.

   —Puedes relajarte, no es lo bastante tonta como para odiar a la persona que dice un rumor.

 

Regis se encogió de hombros.

 

   —Eso será genial... Oh sí, ¿tienes hambre? ¿No has almorzado todavía ¿cierto?

   —¿Qué es lo que tienes?

   —Dejé un poco de pan para comer mientras leía.

 

Regis abrió su bolsa, movió la espada y sacó el pan tostado.

Aunque prefiero un poco de leche caliente ahora mismo.

 

   —¿Lo vas a compartir conmigo?

   —Te dije mis principios, pero no te obligaré.

   —... Quiero un poco.

 

Regis sonrió al cortar el pan por la mitad y le dio una a Altina.

 

   —Aquí.

   —Gracias... Hay diferentes tipos de sonrisas.

 

Altina murmuró mientras miraba el pan.

 

Después de terminar el pan duro, Regis preguntó.

 

   —¿Dijiste algo?

   —... He visto sonrisas más frías.

   —Hmmm ~ ¿Dónde las viste?”

   —La corte imperial.

 

Nom, Altina tomó un bocado del pan.

El caballo repentinamente lanzó un suspiro.

Era un vecino urgente pidiendo ayuda.

Ambos miraron hacia la dirección del asiento del conductor.

 

   —Es algo...

   —¡Eso!

 

Altina apuntó con el dedo. Al frente de la carreta, donde las patas delanteras del caballo estaban apuntando.

Había cinco sombras en la ventisca.

La luz negra brillaba en sus ojos dorados.

Había cinco bocas de color sangre.

Regis sintió como si un demonio estuviera agarrando su corazón.

 

   —... Lobos.

   —Lobos grises”.

   —Fuego... Tenemos que lanzar antorchas hacia ellos, ¿¡Ah, tienes alguna lata de yesca!?

   —Tranquilo Regis, no hay manera de que yo tenga una.

   —Ugh... Tienes razón.

   —El caballo estará en peligro si esto continúa.

   —Después de eso seremos nosotros... Ugugu... ¡¡Tch!!

 

Regis se retiró al maletero cerca del refugio.

Cogió la espada y saltó desde la parte trasera del carro.

Altina entrecerró los ojos y suspiró.

 

   —Bueno, aunque dice que protegerá a los ciudadanos...

 

No importaba que tan buenas fueran las palabras que dijo, era un asunto diferente cuando su vida estaba en juego. Altina lo sabía.

¿Él es igual? Pensó Altina.

Pero Regis se dirigió al frente de la carreta.

No huyó.

Levantó la espada y se enfrentó al lobo más grande.

 

   —¡Uguguggu!

   —Qué, ¿qué estás haciendo? ¡Incluso un caballero tendrá una dura pelea cuando enfrente a los lobos grises!

   —¡Lo sé, por eso estoy haciendo esto!

 

Las manos de Regis no temblaban por el frío.

Su postura era la de un novato.

No, peor que eso.

Su espalda estaba encorvada y no había poder en sus caderas, parecía que iba a girar y correr en cualquier momento.

Incluso un niño jugando tendría una postura más recta.

Altina se agarró la cabeza con los brazos.

 

   —¿¡Puedes ganar de esta manera!?

   —Haha... No es nada de lo que estar orgulloso, pero nunca he ganado en un combate de espadas antes.

   —Eso realmente no es nada de lo que estar orgulloso.

   —Escapa, Altina... Toma el caballo y oblígalo a correr, vamos a ser comida para los lobos si esto continúa...

   —¿Estás hablando en serio? ¡Morirás!

 

Un grito lleno de tristeza.

Regis sonrió.

No era una sonrisa para aliviar a Altina, o porque tenía algo bajo la manga. Fue una sonrisa que vino naturalmente.

Incluso Regis no entendía por qué.

 

   —Aun así... La muerte es más agradable que vivir una vida retorcida.

   —¡Ah!

 

Altina jadeó.

 

Incluso Regis pensó que era raro. ¿Por qué estaba sonriendo? ¿Se burlaba de su egoísmo? No, eso era demasiado negativo. Sólo se marca como una victoria el mantenerse fiel a los principios de uno a pesar de la grave situación.

 

   —Incluso yo podría comprar algo de tiempo: los lobos no atacarán fácilmente cuando se enfrenten a enemigos que se acercan a ellos en vez de correr, medirán la fuerza del oponente y sólo se acercarán cuando estén seguros de su victoria... ¿Ah, ¿eh? ¿¡Creo que se me están acercando!?

   —Así es, tu postura parece muy débil.

 

La voz de Altina sonaba alegre por alguna razón. Era como si estuviera sonriendo.

El lobo más grande se acercó.

Abrió la boca llena de afilados colmillos y gruñó.

Aunque la distancia aún estaba lejos, Regis sacudió su espada para intimidar a los lobos.

 

   —¡¡Hah, hee!!

 

Se inclinó hacia un lado por la pesada espada.

La punta de la espada golpeó el suelo.

Se hizo un ruido. La empuñadura de la espada golpeó la rodilla izquierda de Regis.

 

   —~~~ ¿¡ugh!?

   —Gracias Regis, has protegido con éxito a un ciudadano, protegiste a la conductora Altina.

   —¿Eh?

 

Regis giró la cabeza al escuchar el tono alegre.

 

Los ojos carmesíes de Altina brillaban.

Sacó algo plateado del maletero. Brillaba intensamente incluso en la oscuridad de la ventisca.

Empujando los ladrillos y la madera lejos, la chica sacó el objeto escondido debajo con su brazo delgado.

Un ruido de traqueteo pudo ser oído.

Algo asombroso e increíble estaba sucediendo.

Era pesado, ancho, grueso y enorme.

Tomó un cierto tiempo para notar qué era el ese objeto debido a su gran tamaño.

El carro apenas ocultó su completa longitud. Un trozo de metal demasiado pesado para los humanos.

Poniendo su tamaño colosal a un lado, se había pulido y no tenía manchas.

El cuerpo de la hoja era como un espejo.

Los labios de Regis temblaban.

 

   —... Grand Tonnerre Quatre.

 

Altina sostenía la espada de los reyes en su mano derecha. La capa que llevaba estaba revoloteando en el viento como la capa de un gobernante. Su rojizo cabello flameante le llegaba hasta la espalda con su mano izquierda.

 

   —Es hora de que yo te proteja, Regis.

   —¿¡Que...!?

   —¿Esta espada sólo es una flecha sobredimensionada flechada a un gorrión, o es una hoja manejada por un rey?

 

Las piernas de Altina se hundieron en la nieve.

Pateó la nieve y avanzó.

La espada en su mano aulló mientras rodaba por el aire.

 

   —¡¡¡Hahh ~~~ !!!

 

Ella la balanceó.

Rompiendo la tierra.

La nieve en el suelo voló al aire.

En lugar de una hoja, esto estaba más cerca de ser un golpe directo de cañón, pensó Regis.

Podía sentir los temblores en el suelo.

Los lobos grises probablemente retrocederían.

 

-- Mi conjetura era correcta.

 

Lo único que soplaba era la nieve, los lobos grises se habían retirado a una distancia segura y habían escapado de una muerte segura.

Altina sacó el pan de su pecho y lo arrojó a los lobos.

 

   —¡Hee!

 

El pan se fue con el viento y cayó ante los lobos.

 

   —¡Esto es para ti! ¡Date prisa y vete a casa!

 

El lobo olfateó el pan, lo comió y huyó.

Desaparecieron en la blanca niebla de la ventisca.

Regis relajó su tensa cintura y se derrumbó.

Altina metió la espada en el suelo y lo miró.

 

   —¿Estás lastimado?

   —Huff, huff... Me duele la rodilla izquierda.

   —¿No lo golpeaste con tu propia espada?

   —Estaba como en un sueño en ese entonces, así que no recuerdo.

 

Altina sonrió torpemente.

Regis se rascó la cabeza.

 

   —Estoy impresionado Al... No... Su Alteza Real, Marie Quatre Argentina de Belgaria, Cuarta Princesa Real... ¿Cierto, Su Alteza?

   —¿No es demasiado tarde para esto?

   —Hah, eres mala.

 

Todo lo que Regis podía hacer era suspirar.

Altina estaba sonriendo después de haber tenido éxito en su plan.

 

   —¿De verdad no lo notaste?

   —Bueno, me di cuenta de tu cabello y ojos rojos, pero Altina parecía un apodo demasiado largo para Argentina.

   —Así es como mi madre me llama.

   —Argentina es el nombre de la patria de Claudette Barthelemy y Altina es el apodo de ese lugar...

   —¿Por qué no lo notaste si lo sabías?

   —Era demasiado absurdo, así que lo descarté en mi cabeza. El comandante de la unidad a la que fui transferido es la Cuarta Princesa Real. Que la princesa viniera a recogerme en un disfraz de un conductor de carro es algo bastante risible.

   —Pensé que te encontraría en la librería y estaba nerviosa por un tiempo.

   —Ahora entiendo el comportamiento sospechoso del comerciante. ¿Siempre estás haciendo cosas como esta?

   —No, si continúo haciendo esto, los rumores de una princesa estúpida se extenderán.

   —... Estábamos en la ciudad antes, ya se habrá difundido la noticia... ¿Servicio de Entrega de la Princesa?

   —Eso suena mejor que Princesa Gorrión Flechado.”

 

Estaba seriamente preocupada por esto.

Regis inclinó la cabeza.

 

   —Dijiste que no siempre haces cosas así... ¿Por qué yo? ¿Tienes algún rencor contra mí?

   —¿Rencor?

   —No importa lo positivo que se intente ver esto, he despreciado al emperador, dejando de lado mis modales hacia tu yo disfrazado, criticar al emperador es un crimen grave.

   —¿Por qué lo dijiste si supieras que era un crimen?

   —Tales conversaciones no son más que un saludo entre los plebeyos.

 

Hmm, Altina puso sus manos en sus caderas y frunció el ceño.

Después de calmarse, la situación se estaba deteriorando. La tormenta seguía cayendo mientras la temperatura caía después de que el sol se había puesto.

 

   —No quiero que entiendas mal, no tengo rencor contra ti y no tengo ninguna intención de acusarte de críticas contra el emperador.

   —¿Entonces por qué?

   —Porque oí un rumor de que eras un estratega capaz.

   —¿Estás hablando de mí? Creo que eso es exagerado.

   —Creo que hay una posibilidad... Necesito la ayuda de hombres capaces... No sólo capaces, sino también aquellos que tienen los valores y principios correctos. Necesitaba investigar más.

   —¿Por eso te disfrazaste de conductor?

   —Hay cosas que no se dirán frente a la realeza, quería escuchar tus verdaderos pensamientos, Regis Auric.

   —Lo único que descubriste hoy es que no tengo pasión por los asuntos militares.

   —Tu esgrima también.

 

Dijo Altina mientras Regis se rascaba la cabeza.

De repente, miró a lo lejos.

 

   —Ah... Parece que tu deducción era correcta.

   —¿Qué?

 

Altina escuchó atentamente.

Regis siguió su ejemplo.

 

Poco después---

 

Los sonidos de los cascos de los caballos que corrían por el camino cubierto de nieve podían ser escuchados.

Ella estaba hablando conmigo justo antes, su oído es genial. Regis estaba impresionado.

 

   —... Ah, pero ¿podrían ser bandidos o bárbaros?

   —Puedo oír armadura metálica, así que no son ellos.

   —¿Puedes oír eso también?

 

Mientras hablaba, cinco jinetes aparecieron desde la dirección de la ventisca.

Los caballeros blindados desmontaron ante Altina.

Se arrodillaron.

 

   —¡¡Princesa, estás bien!!

 

Un hombre calvo de mediana edad con barba negra preguntó.

Altina asintió.

 

   —Gracias por recogerme, estoy bien... Pero el caballo está herido.

   —¡Entiendo! ¡Haré que mi caballo tire del carro!

   —Sí, te lo dejaré a ti.

 

El carro tirado por caballo estuvo de vuelta en acción después de sustituir al caballo.

El caballo lesionado fue guiado hacia atrás con sus riendas.

Dos soldados levantaron la espada de Altina y la llevaron al compartimento de carga.

Después de mirar a los soldados que llevaban a cabo su tarea, Altina caminó hacia Regis.

Su mano blanca alcanzó a quien se había sentado del cansancio.

 

   —Ven, hora de irnos.

   —Eh... ¿Su Alteza?

   —Olvídalo, es demasiado tarde para que te dirijas a mí de esa manera.

   —No, eso es porque pensé que eras un conductor en ese entonces...

   —Eso empeorara mi estado de ánimo, dijiste que me llamarías por mi apodo antes, ¿estabas mintiendo?

   —Eh...

 

Es porque te disfrazaste de conductor de carro. Pero Regis no podía decir eso.

La espalda de Regis estaba bañada en sudor frío.

Pensó que era malo ser desterrado a las regiones fronterizas. Pero podría haber llegado a un lugar increíble.

Levantó la cabeza y miró hacia el cielo.

Regis extendió la mano hacia él.

 

   —... Creo que soy alguien que puede leer bien el estado de ánimo... ¿Pero está realmente bien, Altina?

   —¡Por supuesto!

 

Su voz estaba llena de energía mientras hablaba.

 

   —Bienvenido a mi regimiento de la frontera. ¡Te haré trabajar muy duro, Regis Auric!

 

Peso: 
0

Haken no Kouki Altina Capítulo 2: Promesa al Amanecer




Manual




Nunca en mi vida me había esforzado tanto por algo :'u, en  fin les traigo el segundo capítulo de “Haken no Kouki Altina” solo cabe recalcar que estaré subiendo un capitulo por cada 4 días más o menos porque es bastante ya que son solamente 4 capitulo en todo el volumen y son como 48 páginas en un solo capitulo como ustedes comprenderán xd, en fin hare todo lo posible en alcanzar a gustang translations y poder seguir en donde lo dejo, en fin disfruten el capitulo

No olviden dejar en los comentarios algunas dudas comentarios que tengan sobre el capítulo: u

 

Regis estaba profundamente dormido.

Una voz le llegó desde muy cerca.

No sabía si era un sueño o realidad, pero era la voz de una chica.

 

   —¡Está totalmente muerto!

   —Fufufu... Probablemente está agotado, princesa, ya que no hay tareas urgentes, déjelo descansar.

   —... Mu, no se puede hacer nada.

 

Todavía quedaba algún tiempo antes de que despertara.

 

 

 

 

Regis fue despertado por un coro de gritos enérgicos.

 

   —¡Hah!

   —… ¿ugh?

 

Regis abrió los ojos.

Ante él estaba un techo desconocido.

Construido con piedras alineadas en forma de arco, un techo gris sin decoraciones.

Una línea curva podía ser vista desde el techo hasta la pared.

 

Esto parece una mazmorra, pensó Regis aturdido.

 

Regis estaba tendido en una cama que estaba en lo más profundo de la habitación.

Podía tocar las paredes irregulares si estiraba su mano izquierda. Una ventana estaba tallada en la pared fría, y estaba abierta.

La luz del sol brillaba desde allí.

Un grito ruidoso, enérgico y varonil pudo ser oído desde algún lugar.

 

   —¡Hya!

 

Era probablemente el entrenamiento de los soldados; el sonido de las armas cortando el viento y el pisoteo de los pies sobre el suelo también se podía oír.

 

   —... Ah... Así que eso es todo.

 

Fui desterrado a la fortaleza de Sierck -- recordó Regis mientras su mente empezaba a agitarse.

 

La suave cama era celestial en comparación con el transporte de la caravana. Se alegró de estar vivo después de recordar el evento de ayer.

 

   —... ¿Es de día?

   —¡Hoh!

 

El ruido extraño empezó de nuevo.

Regis se tapó las orejas.

 

   —¿Esto... siempre es así aquí? Qué terrible despertador...

 

Se levantó.

 

Estaba congelado cuando llegó a la fortaleza de Sierck anoche. Después de conseguir un poco de agua caliente, le dijeron que usara esta habitación -- él no podría recordar nada después de eso.

 

Volvió a mirar la habitación; era lo suficientemente amplia para colocar cuatro camas y escritorios. Un pilar estaba situado justo en el medio. Normalmente habría diez soldados en una habitación como esta. Un suboficial no comisionado como Regis seria asignado a un cuarto de cuatro hombres.

 

Pero sólo había una cama al lado de la pared en esta habitación.

Junto a la cama había un escritorio tan grandioso que Regis pensó que alguien había confundido su rango y grado. ¡Y venía con un estante!

Era lo suficientemente espacioso desde la cama a la puerta para acomodar seis estantes grandes más.

En lugar de sentirse feliz, Regis se sintió incómodo.

 

   —¿Es porque hay exceso de habitaciones en el campamento? Pero esta fortaleza es pequeña y estrecha... ¿Realmente confundieron mi rango y grado?

 

Un funcionario administrativo de quinto grado estaba diez rangos desde la parte superior.

 

-- Mariscal de campo, general, teniente general, general mayor, general de brigada. Esos eran los rangos para los generales.

 

Los oficiales eran divididos en oficiales administrativos y de combate, los oficiales de primer grado, segundo grado y tercer grado eran oficiales administrativos.

 

Esto era seguido por los suboficiales, de grado cuatro a seis.

Esto significaba que el oficial administrativo de quinto grado estaba a sólo dos rangos de la parte inferior.

 

Los rangos de los oficiales de combate van desde soldado primero a soldado de primera clase y soldado de caballería ligera. Incluso un soldado de caballería ligero en el ejército regular del imperio disfrutaría de un buen estatus y salario. Los campesinos reclutados que formaban la milicia y los soldados aprendices menores de edad eran considerados soldados voluntarios y no se les pagaba.

 

Por lo tanto -- para que un funcionario administrativo que está a dos lugares desde el fondo fuera asignado a tan amplia habitación, esto debía ser un error, concluyó Regis.

 

   —Si no encuentro a alguien que me lleve a mi verdadera habitación... Ah, ¿quién es mi oficial al mando?

 

El oficial al mando de un oficial administrativo guiaría a Regis en varias cosas como su supervisor.

Regis aún no lo había conocido.

Regis se quitó la ropa en la habitación.

Hacía frío, aunque estaba en el interior y ya era de día. Se dio cuenta de que esto era realmente el norte.

Se puso el uniforme nuevo que había en el escritorio.

 

El uniforme militar bielorruso era elegante con la paleta de color verde, rojo y blanco. Pero el uniforme del regimiento de la frontera era torpe en diseño con un color verde oscuro que era casi negro como su color base. Sin embargo, el material era grueso y los bolsillos eran abundantes, un diseño práctico.

 

   —Hmm, el uniforme está bien pensado, como se esperaba del regimiento en la posición más avanzada.

 

Después de vestirse, oyó los gritos de una horda de hombres.

 

   —... No parece que nadie venga. Supongo que tengo que encontrarlo yo mismo.

 

Salió de la habitación.

Cuando abrió la puerta vio como el pasillo de piedra se extendía a su izquierda y derecha.

Apenas cabían dos personas caminando lado a lado. El sendero serpenteaba ligeramente, con unas cuantas puertas de madera adornando la pared.

 

Se dirigió al final del corredor izquierdo y entró en el patio.

 

   —¡Hei!

 

Un coro de gritos se elevó de nuevo.

 

El patio que estaba rodeado de edificios de piedra era un campo de entrenamiento donde el suelo había sido compactado por las pisadas de los soldados. 30 soldados estaban practicando sus oscilaciones de espada aquí.

 

Frente a las filas ordenadas estaba un hombre enorme y voluminoso.

 

Este hombre que estaba hecho de músculos y balanceaba su fauchard* con sudor por todo su cuerpo tenía unos 40 años. *(Es un tipo de alabarda)

 

Tenía una gruesa barba negra y una cabeza calva.

 

Regis tenía tanto frío que quería ponerse una bufanda, pero este hombre estaba mostrando su cuerpo lleno de cicatrices de batalla y exudaba calor.

Él sonrió después de mirar hacia él.

 

   —¡Ugu, estás despierto, jovencito!

 

Qué fuerte voz.

 

Los jóvenes musculosos que se entrenaban delante de él también gritaban “¡hei!” y “¡hah!”.

También estaban sin ropa en la parte superior de sus cuerpos, calurosos y sudorosos.

El hombre calvo le ofreció su alabarda a Regis.

 

   —¡Bien, ven y balancea esto, tu espíritu de lucha se levantará con una explosión!

 

Regis retrocedió y dijo:

 

   —No, no... Soy un oficial administrativo, así que usar espadas y lanzas es un poco... Por cierto, ¿tú eres el caballero que nos ayudó ayer?

 

El hombre asintió después de que Regis le preguntó.

 

   —Sí. Yo soy Evrard de Blanchard, oficial de combate de primer grado. ¡Soy el comandante de caballería del Regimiento Beilschmidt!

   —Soy Regis Auric, Oficial Administrativo de Quinto Grado, estoy agradecido por tu ayuda... Realmente nos has salvado”.

   —Wahaha, me preguntaba por qué no podía encontrar a la princesa, así que se disfrazó de conductor y se metió en la ciudad, los bandidos han estado bastante fuera de control últimamente, eso me dio un susto.

   —Jajaja, a mí también.”

 

Pensar que el conductor del carro era la princesa.

 

   —¡Pero si es la princesa, podría eliminar a los bandidos por si misma!

   —Ah... Si, ella es muy fuerte.

   —¡Porque es una diosa!

 

Cuando Evrard terminó, sus subordinados asintieron y aceptaron gritando: “¡Sí! ¡Una diosa!”

 

Regis no entendía lo que querían decir.

 

   —¿Pienso que la princesa es una princesa...?

   —¡Ella es una diosa!

   —... Ah, recuerdo que hay una religión de La Victoire en el norte.

   —¡Sí! ¡Una diosa!

   —Ya veo...

 

La adoración de ídolos fue prohibida por la iglesia, pero las cosas eran menos estrictas en las regiones fronterizas. La doctrina restrictiva de la iglesia era menos influyente a 100 Li (444 km) de distancia.

 

Con la manera en que ella manejaba su espada gigante con sus brazos delgados, no era una exageración que los soldados pensaran en eso como un milagro santo.

 

   —¡Ella espanto a los lobos grises con un solo ataque ayer! ¡Maravilloso! Wahaha... ¡Cough cough cough!

 

Cuando Evrard rio tan fuerte que se ahogó, estos jóvenes soldados estaban sonriendo felizmente.

 

   —¡Wahaha!

 

Voces viriles.

Regis estaba agradecido por su ayuda, pero no se sentía cómodo con la atmósfera varonil.

 

   —Jaja…. me voy a despedir entonces...

 

Evrard lo detuvo con un “espera”. Justo cuando Regis se iba. Llevó su pesada alabarda y se acercó con pesados pasos.

Respiró lentamente mientras se inclinaba más cerca.

 

   —Quiero preguntar sólo por si acaso.

   —¿Qué, qué cosa?

   —¿Has hecho algo extraño con la princesa?

 

La mirada de los subordinados se agudizó repentinamente.

Los vasos sanguíneos aparecieron en la calva de Evrard.

Regis dio un par de pasos atrás.

 

   —¿Algo raro?

   —La princesa parecía diferente ayer, ¿qué hiciste?

   —No hice nada... Sólo charlé con ella.

   —¿¡Sobre que hablaron!?

   —Erm, rumores de la capital y esas cosas...

 

Los jóvenes murmuraban entre ellos. “Dijo rumores de la capital.” “Debe ser sobre el mundo social.” “Para los agricultores, sería sobre la cosecha de ñame de alguna familia o la vaca de una familia ha dado a luz”. “Esos no son rumores.” “Maldita sea, los chicos de las ciudades me enojan.” “¡La capital es una mierda!”

 

Regis sintió que estaba en peligro.

Evrard se inclinó más hacia él, con sus labios casi tocándose.

 

   —Ugh ~ ¡La princesa estaba actuando como mi hija después de su primera cita! ¡Qué hiciste, mocoso!

   —¡Espera, espera! Le dije sobre cómo piensa la capital acerca de la cuarta princesa y cosas de política... No puedo hacer esas cosas con una niña... no me jacto de ello, ¡pero nunca he sostenido la mano de una chica saben!

 

Silencio.

El ruido había desaparecido.

Evrard sonrió suavemente como un santo representado en pinturas.

Sus caballeros mostraban expresiones angelicales.

 

   —Sé fuerte, jovencito.

   —Cosas buenas te sucederán un día.

   —Animo.

 

No necesito tal simpatía -- pensó Regis.

 

Regis se apoyó del estímulo inútil y suave y llevó su corazón pesado con la derrota, dejando atrás el triste patio.

Se dirigió al pasillo frente a su habitación y se dirigió por el camino a la derecha en su lugar.

 

Oyó un murmullo.

 

   —Hmm♪hmm, hmm♪

   —¿Huh?

 

Miró desde la puerta abierta y vio una gran habitación.

Había ocho mesas largas y cincuenta sillas dispuestas en filas.

 

   —¿Es el comedor de los oficiales?

 

Las paredes pedregosas daban una impresión rugosa, pero el florero con flores que decoraba el lugar hizo que se sintiera elegante.

Una sirvienta limpiaba la mesa con un trapo.

Ella era la que tarareaba.

Llevaba un uniforme de sirvienta con una base roja, con su pelo color marrón atado detrás de ella. Estaba balanceándose al ritmo de su tarareo.

Tenía la edad de Regis.

 

Los ojos color avellana de la dama y su sonrisa encantadora dejaron una profunda impresión. Su hermoso cabello y piel clara era realmente encantadores cuando trabajaba.

 

   —Mmm mmm, hmm hmm~♪ la, lalala~ la sirvienta tal como cenicienta le dijo al ratón~♪ habrá una fiesta en el castillo esta noche~♪

 

Ella estaba cantando ahora.

Sin embargo, su tono era un poco desafinado.

Se giró y los restos de comida cayeron al suelo. ¿Estaba limpiando o bailando?

Sus ojos se encontraron.

Notó a Regis de pie junto a la puerta.

La sirvienta se puso rígida.

Su canto se detuvo.

Regis sintió que la atmósfera se ponía tensa.

 

   —Oh... qué bonita canción.

   —Eh, ¿de verdad?, ¿fue conmovido por mi canción?

   —No dije que estuviera conmovido...

   —Esta es una canción popular que está de moda últimamente ~

   —Ya veo, pero esta es la primera vez que la oigo... ¿Es popular en la fortaleza o es famosa en las calles de Tuonvell?

   —¡Mal, está de moda en mi corazón!

   —¡Así que sólo para usted!

   —Se me ocurrió ahora mismo.

   —¿No dijo que estaba de moda últimamente?

 

Ignorando la réplica de Regis, la sirvienta explicó la canción con una sonrisa.

 

   —Hufufu... Se trata de un malvado amo maltratando a su sirvienta, y entonces aparece una abuela con poderes mágicos, es realmente romántico.

 

Él leyó una historia similar antes. Regis asintió.

 

   —¿La abuela usó magia para ayudar a la sirvienta a asistir a la fiesta en el castillo?

   —La canción es acerca de cómo la abuela uso hechizos de combate para convertir al amo en algo aceitoso.

   —¿¡Dónde está el elemento de romance!? Qué uso tan directo de la magia. ¿Estás insatisfecha con tu tratamiento actual?

 

La magia era sólo algo de los cuentos de hadas, así que era sólo una broma. Pero él podía sentir la oscuridad en el corazón de esta historia.

La doncella sonrió con sequedad.

 

   —Ahaha, no, la princesa es una buena niña, las batallas son aterradoras, pero es seguro dentro de la fortaleza, es sólo que el futuro se ve un poco sombrío.

 

Era una sirvienta de lengua afilada.

Ella siguió la etiqueta apropiada y se presentó de nuevo.

 

   —Soy la sirvienta que sirve a la princesa, Clarisse, por favor dirígete a mí como ‘Hey’ o ‘Tu’.

   —¿¡No voy a usar una manera tan mala de dirigirme hacia ti!? Hah ~... Permíteme dirigirme a ti como Srta. Clarisse, yo soy Regis Auric.

   —Sí, he oído mucho de ti por parte de la princesa.

   —¿De verdad?, ¿qué oíste?

   —Dejar que la princesa use la única manta en una tormenta de nieve, y compartir tu pan con ella. Y enfrentar a los lobos grises con valentía, cosas así, creo que tus acciones son excepcionales.

   —Tú me halagas... Esto es vergonzoso, ¿algo más?

   —También que eres peor que un niño en la esgrima, y un perdedor que gasta todo su dinero en libros ~

   —Lo siento.

 

No debió haber presionado.

Clarisse sonrió como si no tuviera malas intenciones.

 

   —¿Hay alguna manera en que te pueda ayudar? Contrariamente a como me veo, en realidad estoy bastante ocupada. Sólo bromeo.

 

No quiso hacer daño. Probablemente.

 

   —¿Sabes quién es mi comandante al mando? ¿Lo has oído?

   —No sé de cosas como esas.

   —Tienes razón, entonces Altina... Ah, no... ¿Puedes decirme dónde está la princesa?

   —Fufu... Yo sé sobre ese apodo, así que está bien, pero por favor, contente si la gente aparte de mí o la princesa están presentes.

   —Ya veo, ¿muy pocas personas tienen permiso para dirigirse a ella de esta manera?

 

Tengo que tener cuidado con los caballeros del patio, pensó Regis.

 

   —Creo que ella me concedió ese privilegio a mi... ¿La única otra persona sería su madre?

 

Eso es menos de lo que él pensaba.

Regis sintió más confusión que alegría.

 

   —Entonces… ¿Por qué?

   —¿Estás preguntando por qué la princesa tiene pocos amigos? Eso es por su carácter ~

   —Qué lengua tan malvada... No es eso lo que quería decir, ¿por qué me permitió llamarla por su apodo? Podría ser refrescante para la realeza que se les pregunte su nombre, pero eso es algo natural si ella se viste como un conductor de carro. Yo probablemente no soy el primer plebeyo con el que está familiarizada...

 

Clarisse inclinó la cabeza.

 

   —No sé lo que la princesa está pensando... ¿Pensó en ti como un confidente? A pesar de lo que parece, ella está en una posición difícil.

   —Confidente...

   —Sí, el mismo nivel de confianza que tiene en su madre...

   —Es así...

 

Regis recordó su encuentro con la chica pelirroja.

Porque él compró un libro realmente caro –ella le preguntó si era un idiota-- ¿estaba relacionado con eso?

Clarisse agitó las manos con una sonrisa.

 

   —Bueno, tiendes a cometer errores cuando eres joven ~

   —¿Concluyes que su confianza en mí es un error de juventud?... Bueno no puedo probar lo contrario, pero ¿no es demasiado pronto para juzgarlo así?

   —Estoy bromeando, porque el señor Regis reacciona a todo lo que digo, parece que esas palabras tienen un gran impacto en ti.

   —No te burles de mí...

   —Bueno si se lo digo a Evrard y los demás, ellos simplemente responderán ‘¡sí, una diosa!’, una respuesta muy vaga.

   —Ah, eso es lo que haría el comandante de caballeros.

 

Regis sonrió amargamente mientras recordaba al comandante de caballeros que se encontraba en el patio.

De vuelta al tema, volvió a preguntar por el paradero de Altina.

Clarisse contempló el reloj de la pared.

 

   —Ella está fuera. Estará de vuelta en un tiempo.

   —¿Fuera de la fortaleza? Es temprano para ir a la ciudad, tiene un carácter serio, así que probablemente no salió a jugar... ¿Está cazando o explorando?

   —Algo así, por cierto, todos han tomado su desayuno, ¿qué hay sobre ti, Mr. Regis?

   —Gracias, estaba a punto de desmayarme de hambre.

   —Ya veo, eso va a ser duro~ Queda bastante tiempo antes del almuerzo.

   —¿¡Por qué se perdió la escena donde me ofreces el desayuno!?

   —Ahaha, no se puede evitar, es un servicio especial solo por esta vez.

 

Aunque Clarisse era una sirvienta que seguía jugando, era rápida con su trabajo, ella trajo algo de comida en poco tiempo.

Era pan suave y estofado de verduras con carne de pollo.

Era una comida de lujo ya que estaban en la primera línea.

 

   —Asombroso...

   —Por favor, disfruta de tu comida.

 

Clarisse continuó sus tareas con una sonrisa. Ella tarareó mientras limpiaba las mesas con un plumero.

Regis disfrutó su desayuno tranquilamente.

Cuando Regis estaba terminando su último desayuno,

Altina apareció en el comedor.

 

   —Ara, Regis, es genial que estés vivo.

   —Gracias a ti.

 

Altina no iba vestida como un conductor de carro ni usaba su espada hoy.

Se había puesto un vestido de una pieza con cordones, equipada con una armadura ligera que consistía solo de guanteletes y protectores de hombros.

Tenía un abrigo blanco como la nieve debajo del brazo, que la sirvienta Clarisse tomó con una reverencia.

 

   —Bienvenida, princesa.

   —Gracias Clarisse, ¿puedo tomar un té, por favor?

   —Entendido.

 

Clarisse se inclinó de nuevo y se fue en silencio.

Sorprendentemente, estaba actuando como una sirvienta de verdad.

Altina se sentó frente a Regis.

 

   —Hah, hoy tampoco es bueno...

   —¿Escuche que estabas afuera?

   —Estaba patrullando las calles, hace algún tiempo aparecieron bandidos apuntando a las caravanas.

   —He oído hablar de eso en mi viaje también. La probabilidad de ataques de bandidos se eleva cuanto más lejos se está de la central.

 

El deterioro de la seguridad en la ciudad era una de las razones de la inflación de los precios. Había causado repartos fallidos y costos adicionales por contratar escoltas armadas.

 

   —Es difícil para las caravanas y los ciudadanos.

   —¿Has oído rumores del inminente ataque de los bárbaros?

   —¿Cómo es realmente la situación? No puedo encontrar evidencia relevante aquí, así que tampoco estoy seguro, es imposible que los soldados estacionados en la fortaleza protejan todas las caravanas.

   —Es por eso que el propio comandante está patrullando temprano por la mañana. El momento en que acabas de despertar y hace frío.

   —Todo el mundo odia ese turno, por lo que el comandante debe dar el ejemplo.

   —Oh... Eso es impresionante.

   —Realmente no quería patrullar. ¡Sería mejor si los bandidos desaparecieran!

   —Yo también lo pienso.

 

Los libros serían más baratos si se hiciera más seguro.

Altina utilizó todo su vocabulario de malas palabras para maldecir a los bandidos escondidos.

Después de que terminara, Regis cambió el tema.

 

   —Por cierto, quiero saludar a mi oficial al mando... ¿Quién será? ¿Se ha decidido?

   —Oficial al mando... ¿Te refieres al líder de los oficiales administrativos?

   —Sí.

   —No hay ninguno.

   —¿No hay un oficial administrativo que este sobre mí?

   —Hmm. Aparte de ti, no hay otros oficiales administrativos en esta fortaleza.

 

Regis se sentó rígido porque no podía comprender las palabras que estaba escuchando.

Regis apretó algunas palabras después de un rato.

 

   —... ¿Qué dijiste?

   —Este regimiento siempre ha estado bajo el mando del general Margrave Jerome Jean de Beilschmidt. Él ha ahuyentado a todos los oficiales administrativos desde hace medio año.

   —¿Qué está pasando? ¿Pueden pelear una guerra con sólo oficiales de combate...? ¿Quién está a cargo de las cuentas y los reabastecimientos?

   —El chambelán del Margrave lo está haciendo.

 

Los chambelanes eran administradores que se ocupaban de la hacienda de los nobles.

 

Manejaban la recaudación de impuestos dentro del territorio y la compra y venta de bienes. Incluso manejaban la distribución del salario para los sirvientes. A menudo eran usados para manejar los trabajos de contabilidad, por lo que no había problema en dejarlos manejar grandes cantidades de papeleo.

 

   —Qué chambelán tan extraordinario, como se esperaba de la casa del Margrave, ¿era un ex oficial administrativo?

 

Los documentos relacionados con el ejército eran únicos y complicados; Regis pasó dos años en la academia militar para aprender a llenarlos.

Regis se sintió impresionado...

Altina sacudió la cabeza.

 

   —Recibimos cartas de queja cada mes debido a los errores, y los inspectores llegaron incluso a auditarnos.”

   —¿¡Qué!? Cómo podría ser esto... ¿Estamos realmente en el Imperio de Belgaria?

   —Los que originalmente estaban estacionados aquí eran el ejército privado de Jerome.

   —Creo que lo leí en un libro, cuando mi asignación a las fronteras fue confirmada, aproveché la oportunidad para investigar muchas cosas.

   —... Eres realmente extraño, normalmente te sentirías molesto por el lugar al que te han desterrado”.

   —¿Tú te sientes molesta?

   —Yo... Tengo un objetivo...

 

Altina tartamudeó inusitadamente.

Regis también lo sintió ayer, ella estaba ocultando algo.

No lo había dicho porque juzgaba que no era apropiado. Regis detuvo esta línea de pensamiento.

 

   —Por los libros y los rumores, sé de las valientes hazañas de Jerome... Pero la noticia de que él está ahuyentando a los oficiales administrativos está menos extendida.

   —Le pregunté antes... Pero él no me lo dijo. Porque a Jerome no le agrado.

   —¿No le agradas?

 

Altina asintió con una expresión frágil.

 

   —Si una jovencita se convierte en tu jefe por causa de una lucha de poder en la que no estuviste involucrado, no te agradará esa chica, ¿verdad?

   —Así que es por eso...

 

Que el nuevo oficial al mando y el comandante original no se llevaran bien era una escena común.

 

Normalmente, el comandante original sería enviado a otra unidad. Pero Altina era una principiante mientras que la fortaleza de Sierck era una posición estratégica en el norte. Podría ser por el edicto del emperador, pero trasladar a Jerome lejos era un movimiento demasiado estúpido para hacer.

 

Altina pareció insatisfecha.

 

   —Si el regimiento está operando normalmente y protegiendo a los ciudadanos, no tengo intenciones de meterme...

   —No sabía que no había oficiales administrativos.

   —Jerome tampoco es muy trabajador.

 

Ambos suspiraron.

Clarisse trajo una tetera de porcelana blanca con dos tazas.

Colocó las tazas y vertió un líquido rojo translúcido dentro.

La fragancia del té era fuerte.

 

   —Lamento la espera princesa. ¿Un poco de azúcar para usted?

 

Se usaba casualmente, pero las hojas de té rojo, el azúcar y los artículos de porcelana eran artículos de clase alta en el imperio. Era imposible que fueran artículos militares, por lo que debían ser el alijo personal de la princesa.

 

   —Gracias Clarisse.”

   —De nada-- ¿Qué hay de usted, Sr. Regis?

   —¿También preparaste mi parte?

   —¿Qué está diciendo? Estoy preguntando por sus planes para el futuro.

   —Ugh...

 

La criada le apuñaló con palabras agudas mientras ponía una cara inocente.

 

   —Ahaha, esa es una pregunta importante.

 

Los planes de Regis para el futuro eran un asunto difícil; se rascó la cabeza y pensó.

 

   —Erm ~, ¿por qué Jerome ahuyenta a los oficiales de administración...? Hay una necesidad de entender esto...

   —Eso es bueno, pero ¿quieres ayudarme con mi trabajo?

   —¿Hay algo en lo que pueda ayudarte?

 

Él recordó que ella le dijo que lo haría trabajar muy duro.

 

   —Necesito tu ayuda con una tarea importante ~ ¡¡Encuentra a los bandidos que se esconden!!

   —Así que has estado patrullando.

   —Sí. Tanto los comerciantes como los ciudadanos están preocupados por esto, es un fastidio para los soldados también. ¿Puedes pensar en una manera de resolver esto? Regis, eres un estratega ¿no?

   —No.… no soy un estratega...

   —¿No puedes hacerlo?

   —Quiero decir que no soy un estratega, pero sí tengo un plan... ¿Cuáles son los recursos humanos disponibles y el tiempo límite?

 

Altina apretó su dedo índice, inquieta y dijo:

 

   —En cuanto al tiempo límite, tan pronto como sea posible... Los bandidos comenzaron a descontrolarse hace medio año, pero no ocasionaron demasiados problemas por lo que no hubo prisa. El problema son las tropas disponibles.

   —¿Sólo hay un grupo pequeño?

   —¿Estará bien si soy sólo yo?

   —¿Qué estás diciendo...?

   —Tengo confianza en mí esgrima.

   —Sé que eres fuerte, pero hay muchos bandidos, si consigues atrapar a un par, el resto escapara.

   —Ugugu... Tienes razón.

   —¿Quieres atraparlos a todos tú misma?

   —No... Sólo que muy pocos soldados escucharán mi orden.

 

Ella dijo algo que no podía ser ignorado.

 

   —¿Por qué?

   —Erm... Te dije que a Jerome no le agrado, ¿verdad?

 

El rostro de Altina tenía una expresión preocupada propia de una chica de 14 años.

El comandante original no obedecía las órdenes del nuevo comandante, así que muy pocos soldados seguirían al nuevo comandante.

 

   —Qué sorpresa, me encontré con el comandante Evrard y sus hombres, ellos parecen adorarte, ¿cierto?, incluso afirman que eres una diosa.

 

Regis recordó. El grupo en el patio se sentía peligroso.

Altina se sonrojó.

 

   —Es vergonzoso ser llamada diosa... Algunas personas están dispuestas a escucharme, estoy agradecida por eso.

   —¿Cómo cuántos? ¿Y el resto?

   —Aparte de las situaciones normales, sólo seguirán la orden de Jerome en el campo de batalla.

   —... Bueno, un famoso general es más fiable que una diosa cuando su vida está en la línea.

   —Eso es cierto.

 

Había soldados a los que les agradaba Altina, pero la trataban como a una princesa. Altina aún no había ganado su confianza como comandante.

Esto era normal ya que ella no tenía logros todavía.

 

   —Recuerdo que el regimiento de la frontera Beilschmidt tiene 500 soldados de caballería, 500 soldados de artillería y 2000 soldados.

   —Eso es... realmente hiciste tu tarea.

   —¿Cuántos de ellos están dispuestos a escuchar tu orden? Sólo necesito 300 hombres para ejecutar mi plan y lograr algunos resultados.

   —¿Alrededor de 300...?

 

Altina respondió con un tono de disculpa.

Regis levantó los brazos y se echó hacia atrás, empujando hacia abajo en su asiento.

 

   —... ¿No dijiste este es tu regimiento?

 

Preguntó Regis tímidamente.

Sus ojos estaban llorando.

 

   —Eso es... A pesar de que se siente como un título vacío ahora... Pero voy a lograr algo un día.

   —Se requieren títulos y remuneraciones para reunirá los soldados, pero la popularidad sólo vendrá cuando muestres tus capacidades.

   —Cuando muestre mi capacidad...

 

Altina repitió las palabras como una estudiante digiriendo la enseñanza de su instructor.

Sintiéndose incómodo, Regis continuó.

 

   —No estoy seguro acerca de la esgrima, pero sé que tus habilidades son grandes, pero es inútil si las personas que compiten contigo son mejores que tú. Un comandante necesita más que destreza en combate... Pero la fuerza es una manera simple de mostrar que eres mejor que todos.

   —¿Eso significa que Jerome es mejor comparado conmigo?

   —Definitivamente, él es el Héroe de Erstein.

   —¿Héroe?

 

Altina inclinó la cabeza con asombro.

Pero el que se sorprendió fue Regis.

 

   —¿No lo sabías? Jerome era un famoso oficial general durante nuestra guerra con los países vecinos.

   —¿De verdad?

   —No lo vi yo mismo--

 

Clarisse colocó la taza de té frente a Regis para darle prisa.

Regis bebió el té fragante mientras le contaba la historia de Jerome.

 

   —Jerome Jean de Beilschmidt era el hijo mayor de un caballero---

 

Obtuvo su primera victoria a los 14 años, completando su vida como noble. A eso le siguió una serie de honores de batalla.

Entre estos honores, uno digno de mención sería la batalla de Erstein con el país vecino de la federación de Germania.

 

Hace 4 años-

 

Para alejar al ejército Germano de 20.000 hombres que cruzaron la frontera, el imperio envió a 30.000 soldados para interceptarlos. El lugar de la batalla fue la llanura de Erstein.

 

La Federación de Germania era una alianza de varias naciones más pequeñas bajo el liderazgo del Reino de Prusia, luchando constantemente en guerras civiles e invadiendo a otros. Los países miembros estaban empobrecidos, pero sus soldados eran veteranos y estaban bien equipados.

 

La vanguardia del enemigo era de 3.000 hombres de caballería pesada.

Vestían una armadura amarilla que simbolizaba el honor, formaban filas en formación de lanza y cargaban.

 

El ejército búlgaro se sintió intimidado por su fuerza. El enemigo se dirigía a la brecha entre los ejércitos de dos nobles, se convirtió en una escena de los nobles luchando para salir del camino -- la formación del imperio se estaba disolviendo como yogurt.

 

Si el enemigo rompía la formación, el cuartel general de mando quedaría expuesto.

 

Las fuerzas principales también se enfrentarían al peligro de ser atacadas por otros bandos. Si eso sucediera, los soldados perderían a sus líderes y serían derrotados. El ejército de Belgaria estaba al borde de la derrota.

 

En este momento, una unidad avanzó hacia el enemigo cargando desde el frente.

 

Jerome comandó 500 caballeros con los gestos de su mano.

El que encabezaba la carga era el mismísimo Caballero Negro.

La gente se preguntaba si estaba comprando tiempo para que el cuartel general retrocediera sacrificándose honrosamente... Pero ese no era el caso.

 

El Caballero Negro Jerome derribó a la caballería pesada una tras otra.

Con su feroz líder conduciendo a los caballeros negros, rompieron la formación del enemigo y se introdujeron en lo más profundo.

 

El ejército de la Federación de Germania tiró de las unidades en su flanco para defenderse, pero no pudieron hacerlo lo suficientemente rápido para detener la carga de la caballería.

 

   —--- Y así, Sir Jerome ataco la unidad de mando del enemigo y condujo al ejército de Belgaria a la victoria como el ‘Héroe de Erstein’. Como recompensa por sus acciones, fue promovido de oficial de primer grado a general de brigada. Eso fue cuando él tenía 20 años.

   —¡Era un caballero tan poderoso...! Es difícil de imaginar...

 

Altina frunció el ceño con una expresión desconcertada.

Clarisse dijo sin expresión.

 

   —Ahora mismo, no parece ser una persona así.

 

Comentó Regis.

 

   —¿Qué clase de impresión produce en la fortaleza?... Nunca lo he visto antes, pero es muy popular entre las damas nobles como un tipo elegante y apuesto.

 

Clarisse estaba callada.

Altina gimió.

 

   —Hmm ~~ Tal vez sea mejor que lo veas por ti mismo.

   —Ugh, parece que no le fue bien... Su vida no es tan genial después de que se hizo general.

   —¿Algo pasó?

   —Aquellos que son promovidos a causa de su capacidad a menudo son condenados al aislamiento por las personas celosas en el poder. Aun aquellos llamados héroes desconfiaban de Jerome, que fue hecho general en menos de medio año. Se dice que fue galardonado con el título nobiliario de Margrave y se le dio este Territorio en el Norte... Pero en realidad fue expulsado de su hogar en el imperio.

 

En la superficie, su “recompensa” incluyó renombrar el territorio después del nombre de la familia de Jerome Beilschmidt -- pero eso actualmente sólo significó ostracismo.

Después de esto, el nombre del héroe Jerome se desvaneció.

Altina terminó su té ligeramente frío.

 

   —Ya veo... Esto pasa bastante a menudo...

 

Tal vez vio alguna similitud con sus propias circunstancias. Altina estaba sumida profundamente en sus pensamientos moviendo su dedo a lo largo del borde superior de la taza.

 

   —... ¿Realmente no lo sabías?

   —No. Él probablemente es fuerte tal como pensaba, Evrard y los demás no me hablaron de Sir Jerome tampoco.

 

Dijo Clarisse con calma.

 

   —... Porque todos en la fortaleza se preocupan por la princesa, así que evitarán decir cosas que podrían molestarla.

   —Ara, ¿está todo el mundo preocupado por mí? Mi relación con Jerome no es tan buena, pero solo contarme su historia no me molestaría.

   —Puede que no sepa eso princesa... Pero los soldados piensan en usted como un importante invitado.

   —Eso es malo, Clarisse, pase lo que pase, ellos no serían tan distantes... Probablemente.

   —¿En serio? Lo que el Sr. Regis acaba de decir... yo lo escuché desde los soldados antes.

   —¿Qué dijiste?

 

Altina se sorprendió por el contenido explosivo que fue emitido con calma por Clarisse.

La sirvienta sonrió y continuó.

 

   —Soy una persona a la que es fácil acercarse después de todo.

   —¿Qué, eso significa que soy una persona inaccesible?

   —La princesa es la princesa, nada más.

   —Bueno... Tienes razón, pero... Ugugu.

   —Por favor relájese. Aunque los soldados de la fortaleza la destierren, siempre estaré a su lado, yo soy su única compañera, princesa... La princesa sólo me pertenece a mí... Fufufu~

 

Clarisse consoló a la princesa como si estuviera cantando un hechizo mágico.

Aunque parte del contenido parecía inapropiado.

Pero por su naturaleza, probablemente estaba bromeando.

Regis continuó el tema.

 

   —Bueno, eso es todo lo que sé de Sir Jerome, es normal que los soldados de la fortaleza confíen en él más que en la princesa, después de todo no se supone que comandara un regimiento fronterizo, sino una división o un ejército.

   —Ugh… lo entiendo. Creo que no he ganado más confianza que él entre las tropas, pero no pasará mucho tiempo hasta que cambie eso.

   —Esa es una gran línea, aunque los que la dicen en los libros que leo son solo los personajes menores...

 

Altina lo miró con desdén.

 

   —Eso es todo por el asunto de la autoridad de mando. Ahora, piensa en una manera de manejar a los bandidos.

   —Erm... Necesito un cierto número de soldados para atrapar a los bandidos, si es posible preferiría a soldados de caballería, por lo que necesito a Jerome para dar el visto bueno.

 

La vista de Regis cayó sobre la mesa.

Ya sea ahuyentando a los oficiales de administración o sus relaciones con Altina, Jerome era definitivamente un problema.

Para ser honesto, Regis se sintió deprimido.

Altina se levantó animadamente.

 

   —Ahora es una buena oportunidad, vamos a tratar de hablar adecuadamente con Sir Jerome, que también está preocupado por los bandidos.

   —Seguro eres entusiasta.

   —¡Por supuesto! Es mejor que estar decaída todo el tiempo.

 

Ella dijo con una sonrisa.

Altina llevó a Regis y se dirigió a la oficina de Jerome desde el comedor de oficiales en la torre central.

Clarisse se quedó para hacer otras tareas.

Con sus pasos resonando por el pasillo, Altina charló alegremente con Regis.

 

   —Eres muy popular.

   —¿Popular con quién?

   —Clarisse. ¿No te has dado cuenta?

   —¿Entendiste mal algo? Ella solo estaba jugando conmigo.

   —La gente sólo bromea con las personas con las que se llevan bien, esto es prueba de que le haces feliz. Clarisse es normalmente silenciosa y se queda en su habitación todo el tiempo.

   —¿¡Silenciosa!? ¿¡Se queda en su habitación todo el tiempo!?

   —Sí. Sin emociones, justo como una muñeca.

   —... ¿La que estaba hablando conmigo era una sirvienta diferente con el mismo nombre, o estaba jugando contigo también? Ya no puedo confiar en nada más.

   —¡Ahaha!

 

Altina rio como una niña mientras subía por la escalera de caracol.

Se dirigían hacia la oficina de Jerome en el tercer piso.

Intentaron llamar varias veces a la llana puerta de madera, pero no hubo respuesta.

Altina hizo una mueca.

Ese hombre parece estar fuera.

 

   —Como comandante en jefe, probablemente esté ocupado.

   —Hmm ~ No creo que sea tan apasionado por el trabajo... Olvídalo. ¡Te enseñaré la fortaleza mientras buscamos a Jerome!

   —Eso será de gran ayuda.

   —¡Por aquí Regis! ¡Date prisa!

 

Altina lo apresuró.

Subieron de nuevo las escaleras hasta la cima de la torre.

La respiración de Regis se volvió áspera.

 

La planta superior era una sala de conferencias con una mesa negra.

Ya sea el mapa de la región fronteriza pegado en la pared, la bandera del imperio o el suelo de piedra escueta... Esta habitación desprendía la atmósfera de la guerra.

El desgaste de la mesa de conferencias alertó a Regis del hecho de que aquí era lo más cercano a las líneas del frente.

 

   —¡Por aquí!

 

Altina cruzó la habitación y abrió las enormes ventanas.

Se abrió con una explosión.

El viento que soplaba a través de las ventanas hizo que la bandera y el mapa ondearan ruidosamente.

Altina dejó que su cabello fluyera con el viento de la ventana. Su cabello caía al sol. Altina señaló a la distancia.

 

   —¡Hey Mira!

   —Ten cuidado, podría tropezar contigo y hacerte caer.

   —Sí, sí...

 

Regis se dirigió al balcón, el viento que llevaba el aroma del bosque sopló a través del cabello de Regis.

El exuberante paisaje le quitó el aliento a Regis.

El cielo azul despejado y las montañas cubiertas de nieve pintaron un cuadro majestuoso. El sol brillaba cálidamente por todo el mundo.

El cielo y las montañas estaban a su alcance, él se sentía como un pájaro volando alto en el cielo.

 

Increíble, dijo Regis en voz baja.

 

Altina quien parecía satisfecha asintió.

 

   —¿No es esto genial?

   —Finalmente encontré un tesoro después de enfrentar la tormenta en estas tierras lejanas, aunque no puedo guardarlo en mi bolsillo, nunca desaparecerá de mi corazón, puedo recordar esa escena del cielo, incluso cuando cierro los ojos ahora.

   —¿Qué es eso?

   —Cita de la autobiografía de Frenson. Frenson fue un pintor muy activo en el imperio, pero trabajó como empleado de entrega porque sus piezas no se vendían cuando era joven. Después de experimentar una dura tormenta, se inspiró en el cielo hermoso en su destino. Las dudas en su corazón y el cansancio de su cuerpo se desvanecieron en ese momento, y pronunció estas palabras en lágrimas. Después de eso, se concentró en pintar el cielo. Poco después, el ‘Cielo de Frenson’ se convirtió en una pieza muy aclamada.

   —Eso significa que no puedes hacer un trabajo bien si te quedas en casa todo el día.

   —Eh, no, esto habla de cómo fue conmovido por esa escena...

 

Desplazando su mirada más cerca, pudo ver claramente la fortaleza. Esto era obvio ya que este puesto de observación estaba hecho para que los comandantes pudieran observar la situación de la batalla y tomar decisiones tácticas.

 

La fortaleza Sierck fue construida a medio camino de la montaña.

A la suave pendiente hacia el norte había seis paredes conectadas, con una torre de observación.

En el medio estaba la torre central para el uso del comandante y su personal. Regis y Altina estaban en el balcón del último piso de este edificio.

 

Ya fuera el bloque para los oficiales en el este o los edificios de los soldados en el oeste, todos eran edificios rectangulares hechos de piedra.

La mayoría de los soldados residen en el oeste, por lo que ocupaba mucho espacio con veinte edificios rectangulares conectados.

El patio donde Regis se encontró con Evrard estaba entre la torre central y el bloque oriental. El norte que estaba más cerca del enemigo era la puerta principal y la plaza del desfile.

No se podía ver desde esta posición, pero el almacén de alimentos, arsenales y establos estaban al sur de la fortaleza, explicó Altina.

Regis se fijó en las obras de construcción de la pared exterior. Se colocaron andamios de madera en una parte de la pared exterior.

 

   —¿Hay trabajo de restauración ahí?

   —Sí. El Gran Ducado Varden atacó hace tres meses, las paredes fueron dañadas por el fuego de sus cañones, parece que el oponente usó cañones muy potentes esta vez, por lo que las paredes fueron ligeramente dañadas.

   —Poderosos cañones, por favor, dime más.

   —Erm... Acababa de tomar mi puesto en ese entonces, así que me quedé en mi habitación. Me dijeron que no saliera, así que no vi nada.

   —Pero tú eres el comandante...

   —¡Cuando me levantaba de mi silla ellos decían ‘princesa, por favor déjanos esto’ y era escoltada de regreso, no se podía hacer nada!

   —Bueno, me lo imagino, ¿los países vecinos atacan con frecuencia?

   —Sobre una vez cada tres meses, pero es difícil cruzar el bosque durante el invierno, así que probablemente no lo hagan esta vez.

 

La distancia entre el Ducado de Varden y el imperio era de sólo 30 Li (133 km), pero había un bosque con tribus bárbaras que residían entre ellos. Regis había leído eso en un libro.

 

   —¿Qué hay de los bárbaros?

   —No los he visto antes, pero oí que subieron por el muro exterior cuando atacaron en el verano, fue una batalla feroz.

   —Ugh...

 

Al luchar contra los salvajes mal equipados, la situación podría cambiar abruptamente, ya sea para su ventaja o desventaja. La caballería del imperio era abrumadoramente superior en las llanuras abiertas, pero había ejemplos de los bárbaros que los contraatacaban en el bosque.

 

Había casos de bárbaros escalando las paredes con sus manos desnudas. Eran adversarios que no se podían tomar a la ligera.

 

Altina se dio la vuelta.

 

   —Ya es hora de que visitemos el próximo lugar.

   —Ah, gracias, me mostraste una vista maravillosa.

   —Muy bien, pero ¿dónde ha ido ese hombre?

 

No encontraron a Jerome en la torre central.

 

Después de tomar un giro en la plaza del desfile y el bloque del este, Regis y Altina se dirigieron hacia el sur de la fortaleza.

Iban a los establos.

Era una serie de pequeños edificios hechos para los caballos. Caballos de trabajo y de guerra enumerados en 600 eran criados en el interior.

El olor penetrante de las bestias era fuerte.

 

   —Esto me sorprende.

   —¿Qué cosa?

   —Eres una princesa, Altina... Pero no tienes ninguna reacción después de oler esto.

   —En lugar de aprender música y danza, preferí tomar clases de esgrima y montar a caballo, así que también puedo cuidar a los caballos”

   —Eso es impresionante.

 

Altina corrió hacia uno de los caballos.

 

   —¡Buenas tardes! ¿Cómo está tu pierna? ¡Lo siento sobre ayer!

 

El caballo delgado respondió.

Era difícil diferenciarlos, pero parecía ser el caballo que estaba tirando del carro ayer. Su pierna trasera derecha estaba vendada.

Altina acarició la cabeza del caballo mientras le alimentaba con algunos vegetales.

Era genial. La escena del caballo comiendo su comida no tenía sentido.

 

   —¿No es lindo? ¿Quieres intentar alimentarlo?

   —No, se siente como si me fuera a morder la mano, así que voy a pasar...

   —Ahaha, este chico no hará eso. Los caballos son inteligentes ¿sabes?

   —Si eso es cierto, yo soy el tipo que les desagrada a los caballos. Ellos me echaban de espaldas durante las clases de equitación

   —¿Eh? ¿Entonces no puedes montar a caballo?

   —No es para estar orgulloso, pero nunca he hecho correr un caballo antes.

   —Realmente no es algo para enorgullecerse.

 

Altina empezó a sonreír.

 

   —¡Entonces, déjame enseñarte!

   —No quiero molestarte.

   —¿Qué caballo debemos elegir? ¿Uno que sea pequeño y amable?

   —Hey hey... ¿Acaso no tengo elección?, tengo el derecho de rechazar órdenes que están más allá de mis capacidades. A propósito, la jerarquía está destinada a ser quebrada...

 

Altina fue a la parte trasera del establo, ignorando la protesta de Regis.

Llegaron a un lugar lleno de alimento para caballos.

De repente, una mujer apareció desde las sombras.

Era alguien que no encajaba en un lugar como un establo. No llevaba traje militar o de sirvienta, sino vestida con ropa de campesina, y llevaba una cesta de manzanas. Ella aparto sus ojos en pánico cuando vio a Altina.

 

   —¿Ah, la princesa?

   —¿Hmm? ¿Quién eres tú?

   —Yo soy... Eso es... ¡Di, discúlpeme!

 

Ella huyó a prisa después de terminar.

Altina la vio en silencio.

 

   —... ¿Quién era ella? ¿Parecía un civil de la ciudad?

   —¿Ha venido a vender algo?

   —Ella llevaba una cesta de manzanas.

   —Ah. Todavía es de día... Así que no era una cortesana.

 

Regis tuvo un desliz de lengua.

Preguntó la joven que estaba a su lado.

 

   —¿Qué es eso?

   —¿Eh?

   —¿Qué es esto de cortesana que mencionaste?

 

Fue descuidado. Altina seguía siendo menor de edad.

Pero no realmente. Ella podría casarse a los 15 años, así que no era sorprendente para ella saberlo a los 14 años.

Pero ella era de la realeza.

Ella probablemente no tiene amigos o adultos a su alrededor.

¿Por qué resultó así? Si esto continúa, se convertiría en una mala persona enseñándole cosas inútiles a una niña ingenua. Regis se estremeció al pensar en eso.

 

Altina le presionó:

 

   —¿Por qué no dices nada, Regis? enséñame adecuadamente.

   —Ugugu... Eso es... Eso... se refiere a mujeres comerciantes que trabajan por la noche...

   —¿Hmm~? Ahora que lo mencionas, las tiendas normales sólo abren durante el día.

   —Eso es.

 

Cuando Regis todavía estaba conversando con Altina--

 

Un hombre que parecía haberse reunido con la comerciante salió del lugar donde apareció la mujer.

Llevaba ropa de general.

Los músculos se podían ver desde el pecho que estaba expuesto debido a su ropa desordenada. El hombre era alto, con amplios hombros.

Su cabello negro estaba peinado hacia atrás y llevaba una barba rechoncha. Estaba en sus 20 años.

Tenía la piel marrón clara y los ojos agudos.

Aunque las preferencias diferían de gente a gente, pero Regis tuvo que admitir que objetivamente, él era un hombre apuesto.

Pero este hombre tenía un comportamiento de borracho.

Una manzana en la mano izquierda, una botella de cerveza en la derecha.

Su aliento olía a alcohol.

 

   —Eh... me preguntaba quién era... Así que es la pequeña.

   —No se supone que participes en patrullas para comprarle manzanas a los vendedores. ¡Sé más serio con el trabajo, sir Jerome!

 

El sorprendido Regis no emitió ningún sonido.

Señaló al hombre con el dedo índice para confirmar:

 

   —¿Quieres decir que este borracho es Sir Jerome? ¿¡Él es el margrave Jerome Jean de Beilschmidt!? ¿¡El Héroe de Erstein!?

 

El hombre inclinó la botella en la mano y tragó el líquido de color ámbar. Luego miró fijamente a Regis con sus ojos agudos y turbios.

 

   —Fuuu~.... ¿Y tú eres?

   —Ah, soy Regis Auric... oficial administrativo de quinto grado.

   —Vete de aquí.

   —Está bien, prepararé una orden de transferencia, solo necesito su firma.

   —¿¡Regis!?

   —Sólo estoy bromeando, mi asignación está bajo el control de Su Alteza.

 

Debido a que Jerome estaba presente, Regis cambió su manera de dirigirse a Altina. A pesar de que se había deslizado hasta ahora.

 

   —¡No, nunca bromees sobre eso!

 

Altina parecía inesperadamente preocupada por esto.

 

Regis, quien nunca había sentido el valor de su existencia, estaba desconcertado por la reacción de Altina. Concluyó que no quería que el nuevo oficial de administración se escapara.

Además, estaba en medio de ayudarla a abordar el problema de los bandidos.

 

Ya veo, es porque el trabajo que ella me encargó no estaba completo todavía -- Regis pensó en eso de esa manera.

 

   —Bueno, esa es la situación... Lamentablemente, no puedo regresar a la capital imperial sin el permiso de la princesa.

   —Hmmp... No hay comida para oficiales de administración inútiles aquí. Ve y come heno.

   —Tengo preguntas sobre esto también... ¿Puedes decirme por qué ahuyentaste a mis predecesores? No quiero cometer el mismo error también.

   —No me molestes por lo que hago. Eso será suficiente.

   —Entiendo, parece que tu chambelán está manejando el papeleo ahora... ¿Puede dejarme eso a mí? Es difícil para una persona manejar todo el trabajo tributario y de contabilidad, así que deseo estar al servicio...

   —Haz lo que quieras, usaré el dinero cuando quiera hacerlo de la manera que yo quiera.

 

En este punto de la conversación, un pensamiento repugnante se levantó en la mente de Regis.

O más bien, la acción de Jerome le ordenaba a Regis “darse cuenta de esto”.

Altina tenía una expresión en blanco, incapaz de entender eso.

Regis preguntó seriamente.

 

   —Perdóname... ¿Podría ser que el anterior oficial administrativo perdiera su trabajo porque el uso del presupuesto militar por parte del Margrave chocó con su opinión?

   —Kukuku... Así es. Utilicé los fondos para alcohol y juegos, ese tipo seguía molestándome por eso, así que lo ahuyenté.

   —Oh... Esto es malversación.

 

Regis miró hacia arriba.

Qué audaz declaración de un criminal.

Él incluso podría enfrentarse a la ejecución si es condenado en un tribunal militar.

 

   —Los bastardos de los países vecinos y los salvajes no pueden entrar si esta fortaleza todavía está de pie, porque la fortaleza está aquí, soy libre usarla como yo quiera.

 

Él tomó otro trago de cerveza.

Y un bocado de la manzana.

Altina mostró una cara desconcertada.

 

   —Regis...

   —¿Sí?

   —¿Es cierto que puedes gastar el presupuesto libremente si proteges el reino? ¿Eso es verdad?”

   —La respuesta es definitivamente no. -- El ministerio de finanzas del imperio fija los fondos militares en el 20% del presupuesto total, porque el dinero se recauda para la defensa del imperio, usarlo para entretenimientos innecesarios es incumplir con las órdenes.

   —Es obvio cuando piensas en ello. Te equivocaste, sir Jerome.

 

Altina criticó.

Pero él burlonamente sonrió y respondió:

 

   —Hmmp, de seguro solo eres un oficial administrativo con una mentalidad corrupta, aunque digas esto en la superficie, en el fondo todos dirán lo mismo después.

   —¿Puedo preguntarte qué quieres decir con eso?

   —Kukuku... Estás planeando decirme ‘dame dinero y cerraré un ojo’ ¿cierto? Todos los oficiales administrativos son iguales.

 

Jerome soltó una risa escalofriante.

Regis volvió a levantar la vista.

 

   —Oh... Además de malversación, hay intimidación, esto... se está yendo demasiado sobre la borda...

   —¡Mentiroso! Tú definitivamente no dirías eso Regis, ¿verdad?

 

Altina lo miró con ansiedad.

Los buenos siempre serán intimidados, aunque la gente le dijo eso a Regis antes-- pero estaba contento de ser una persona recta. Porque podía arreglar esto sin hacerla triste.

 

Le dijo claramente a sir Jerome:

 

   —No estoy interesado en el desfalco.

   —¿Huh? ¿No quieres dinero? Kukuku... Deja de poner una fachada. ¿Hay otras cosas que quieras?

 

Había cosas que Regis deseaba.

Por supuesto.

Pero eso no tenía nada que ver con la malversación.

Por un momento el precio de los libros pasó por su mente, pero también había otras cosas.

 

   —No haré cosas tan despreciables, eso sería como renunciar a mi vida.

   —Jaja, ¿no dirás la verdad con la niña presente uh? Relájate, ella no puede hacer nada.

   —Mu…

 

Altina hizo una mueca, dejando a Regis arreglar esta escena.

 

   —Creo que he creado un malentendido, sir Jerome.

   —¿Qué dijiste?

   —... No importa quién esté aquí, si me preguntas por qué, es porque todo el mundo debe decidir la forma de vivir su propia vida.

   —Jaja, ¿estás imitando a un sacerdote?

   —No, esto es un asunto de pérdida y ganancia social: si alguien hace cosas malas, otros tendrán que soportar las penurias, eso crea un profundo sentimiento de culpa, y quienes ganan por medios ilícitos no pueden escapar de este sentimiento de culpa. No importa lo bien que pueda estar tu vida, tu corazón permanecerá sombrío... Es una vida trágica...

 

Jerome guardó silencio.

Altina estaba escuchando seriamente.

Regis continuó:

 

   —--- Aquellos que ganan a través de medios legales pueden disfrutar de los frutos de su trabajo, incluso si es escaso. Pero aquellos que hicieron cosas malas llevarán este sentimiento de culpa no importa cuán extravagantes sean sus estilos de vida. Quiero preguntarle a Sir Jerome, que me escuchó pacientemente, ¿qué lado crees que obtendrá la verdadera felicidad?

   —…...

 

Jerome apretó los dientes con fuerza.

Su mirada se clavó en Regis como una lanza.

Esta mirada recordaba a los ojos de una criatura mítica que podría convertir al hombre en piedra con sólo una mirada. (¿Medusa?)

Como si el corazón de Regis hubiera dejado de latir. Resistió el impulso de huir y se mantuvo firme.

Altina miró abiertamente a Jerome.

 

   —Sir Jerome, ¿no puede responder?

   —Tch... Esta conferencia aburrida hace que el sabor de la cerveza sea malo.

 

Dejó la botella a un lado.

Al mismo tiempo, él tomo una horca que estaba atascada en el heno. Era una herramienta de labranza similar a una horquilla del tamaño de una lanza destinada a transportar heno de caballo.

La horca era como una lanza de tres puntas en las manos de Jerome.

 

Después de un repentino sonido del viento--

 

La manzana en el aire fue perforada ante los ojos de Regis.

Las afiladas puntas de metal se extendían hacia la nariz de Regis.

 

   —¿¡Wah!?

   —Kukuku... ¡Dijiste un montón de palabras impresionantes, pero eso es todo!

 

Regis adoptó una postura defensiva que no ayudó mucho. La diferencia en la fuerza era demasiado grande. Jerome podría matar a Regis incluso sin la horca.

Su espalda estaba empapada en sudor frío.

 

--- ¿Juzgó mal a Jerome? A pesar de la grosera y violenta actitud de Jerome, Regis decidió tratarlo como alguien con quien podía conversar. Pero eso se basaba en unas pocas líneas. Jerome no debía ser alguien que usara la violencia sin sentido. Si es así, ¿por qué estaba actuando de esta manera?

 

Regis hojeó los libros que había leído en su mente.

Tenía algunas teorías, pero como se preguntaba qué hacer, Altina se movió.

La muchacha se paró ante él como un escudo. Su mano izquierda tiró la horca mientras su mano derecha descansó sobre su empuñadura de espada.

 

   —No te portes como un niño, Jerome, usando la violencia solo porque perdiste la discusión.

   —¿Crees que perdí? ¿Me estás tratando como a un perdedor?

 

Jerome giró la horca.

El sonido del viento reverberó en la habitación.

El extremo agudo estaba dirigido al pecho de Altina.

Con un chasquido, algo blanco voló en el aire.

Ese era uno de los botones decorativos de Altina.

Altina frunció el ceño.

 

   —Mu…

   —Kukuku... Es eso pequeña niña... Estarías muerta si esto fuera un campo de batalla.

   —Si tuvieras intención de matar, entonces ciertamente.

   —... Huuu.

 

Los dos se miraron el uno al otro, inmóviles todo el tiempo.

 

   —¿Estás tratando de intimidarme con tales trucos?

   —Hmmp... Qué chica tan ruidosa.

 

Aunque Jerome estaba intimidando a Altina, él no la lastimó.

 

Regis observó en voz baja.

 

--- Él no es un hombre que vaya a lastimar a una chica por el impulso de sus emociones. Si él tuviera tal carácter, ya se habrían ido el uno contra el otro. Podría estar agitando su horca violentamente, pero todavía nos está hablando con una cabeza nivelada.

 

Si él estaba preocupado por su reputación, Jerome habría intentado ocultar el hecho de que estaba saltándose el trabajo y bebiendo. Si fuera corrupto, habría ocultado el desfalco.

Pero él tampoco lo hizo.

¿No le importa nada? Esto podría ser verdad dado las circunstancias de Jerome... Pero si él realmente no pensara que importara, ya habría terminado esta conversación.

Debe haber una razón por la que estaba escuchando lo que él describió como ruido.

 

   —¿Me estás probando?

   —¡Tch!

 

Jerome entrecerró los ojos.

 

Regis formuló su plan.

 

En lugar de descubrir el verdadero motivo del Margrave, la prioridad era establecer el objetivo original. Habían encontrado una guarida en los arbustos, pero todavía no estaban listos para perseguir a la serpiente.

 

Estabilizó los latidos de su corazón y respiración.

 

   —Su Alteza... Terminé con mis preguntas, entiendo por qué esta fortaleza no tiene oficiales Administrativos.

   —Ya veo. No he venido a hacer enemigos.

 

Altina asintió.

Jerome pareció sorprendido.

 

   —¿Hay algo más? ¿Quieres pedirme que haga algo?

   —Se trata de los bandidos, creo que la forma actual de tratar con ellos no está funcionando, tenemos que buscar otra forma, por lo tanto, quiero movilizar a algunos de los soldados.

   —¿Otra forma dices?

   —Es por eso que te buscábamos, sir Jerome.

   —... es inútil.

   —¿Qué es inútil?

   —No sé qué historias te contó ese oficial administrativo, pero éstas son sólo teorías sobre papel. ¡Me preguntaba qué es lo que estabas haciendo, así que quieres atrapar a los bandidos! ¡Déjalos en paz! ¡Los comerciantes no están perdiendo mucho de todos modos!

   —¿Qué estás diciendo? ¡Proteger a los civiles es el deber de los militares!

   —No sigas insistiendo en esos ideales, niña, es imposible que los soldados de la fortaleza tengan éxito. ¡No des ordenes que los atormenten!

 

Jerome desechó la horca y se giró para irse.

Altina apartó la mano de la empuñadura.

No sacó su espada todo el tiempo. Podría haber sido intimidada por el oponente y no podía actuar... Pero eso no era algo que Regis podía decir a través de la observación.

Altina detuvo a Jerome que se iba.

 

   —¿A dónde vas?

   —A la ciudad, quiero jugar en el casino para refrescarme.

   —Eso es... Entonces ordena a los soldados que escuchen mis órdenes primero.

   —No, no quiero que las tropas gasten sus esfuerzos.

   —¡No es una pérdida de esfuerzo!

   —¡Kuhahaha! ¡Es inútil, una pérdida de tiempo! ¡Seguro que definitivamente no pueden encontrar a los bandidos!

   —No, no hay tal cosa... ¡Tengo un estratega aquí!

 

Sus expectativas eran cada vez más pesadas. El rostro de Regis se veía amargo.

 

   —Hmmp, ¿hablando de este oficial administrativo? ¡Entonces definitivamente no puedo prestarte las tropas!

   —¡No lo decidas solo, escucha primero su plan!

 

Jerome se marcharía a la ciudad si Regis permanecía en silencio. Si las cosas iban mal, podría resultar en derramamiento de sangre.

No hay otra manera.

Para ser sincero, no le gustaba desempeñar el papel de estratega.

 

-- Pero ya era hora de ir a trabajar.

 

Regis había estado callado hasta ahora, pero ahora estaba participando en el diálogo.

 

   —Sir Jerome no tiene ideas y sólo está patrullando por las calles durante la noche, pero son los soldados los que tienen que patrullar por la noche, son tan lamentables.

   —¿Qué dijiste? ¿Estoy sin ideas? ¿Los soldados son lamentables? ¿Piensas que ellos son miserables de ser mis subordinados? Te burlas de mí con tus palabras, idiota... Intenta decir eso de nuevo, te romperé el cuello.

 

Los caballos de los establos también relinchaban inquietos.

Jerome tenía una mirada aterradora en sus ojos.

Su aura intimidante le hacía parecer un hombre diferente.

¿Es esta ira? ¿Intención asesina? ¿O un aire demoníaco?

De todos modos, Regis ahora sabía que Jerome sólo estaba jugando cuando giró la horca alrededor.

Altina contuvo al hombre que se acercaba a Regis.

 

   —¡Alto, sir Jerome!

   —¡Hmmp! Estas son las líneas del frente, que dos personas mueran no es gran cosa.

   —Si vas en serio, yo también...

 

Regis se regañó a sí mismo.

 

--- ¡No te dejes intimidar por su aura! ¡Deja de temblar!

 

Incluso si su esgrima era mala, no podía montar a caballo y era inútil en una pelea, no podía estar asustado en el acto.

 

   —Sir Jerome... Tengo innumerables maneras de atrapar a los bandidos, no usar estos planes e insistir en patrullas ineficaces, ¿no crees que los soldados son lamentables?

   —... Hmmp... Kukuku... ¿Afirmas tener incontables métodos?

   —Así es.

 

Jerome se acercó rápidamente. El aire peligroso que le rodeaba desapareció instantáneamente-- eso es lo que Regis sintió, pero al instante lo agarró violentamente.

 

   —¡Imbécil! ¿Te atreves a apostar tu vida en ello ya que estás seguro de que funcionará?

 

Altina se interpuso entre Regis y Jerome y los separó.

 

   —¡Deja tu comportamiento violento!

   —¡Hmmp!

   —Cough cough...

 

Altina comprobó en Regis.

 

   —¿Estás bien?

   —... No creo que yo sea un estratega que cumpla con tus expectativas, pero no hay ningún problema para esto, ya puedo ver el final.

 

 

 

Los soldados estaban reunidos en la plaza de desfile por orden de Jerome.

Ahora se han reunido seiscientos soldados.

Regis se paró frente a los soldados con Altina y Jerome a su lado.

 

   —Hmmp... ¿Estos números serán suficientes? No hay caballería, sólo soldados a pie aquí.

   —Sí, la misión no requiere caballería... Pero reunir a las tropas con una sola orden... Nunca he visto tal disciplina, entrenamiento y fuerza de mando en todas las unidades en las que he servido.

   —Detente con tus inútiles halagos, estás tomando esto demasiado a la ligera, por eso los oficiales administrativos son impopulares.

   —¿Es, eso es así?

 

Los cumplidos fueron sus palabras de corazón.

 

Jerome era un oficial de grado general que bebía durante el día y dejaba que sus tropas patrullaran sin un plan. Regis estaba preocupado por la posición de Jerome con los soldados, pero parecía que era innecesario.

 

¿Fue su fama por sus pasadas acciones heroicas o sus poderosas habilidades de combate? Por la forma en que se preocupaba por sus soldados, Jerome mantenía sus extraordinarias habilidades de mando.

 

Altina murmuró suavemente.

 

   —¿No es porque Jerome les hará cosas terribles si no le escuchan?

   —Jaja...

 

Eso es como domar a los animales -- pensó Regis, pero no respondió.

 

El aterrador Jerome los miró furioso.

 

   —Hey, entiendes, perderás tu vida si estropeas esto, te asignaré a la primera fila durante el próximo ataque de los barbaros, esa es una posición de gloria, así que te sacrificarás gloriosamente.

 

La vanguardia del grupo de asalto pertenecía a aquellos que confiaban en sus habilidades de combate.

Los combatientes más fuertes se enfrentarán al principio.

La gente débil como Regis podría no ser capaz de mantenerse al día con la velocidad del equipo de asalto, el solo caería y morir pisoteado.

 

   —Qué miedo... Por cierto, ¿y si funciona?

   —Kukuku... Qué audaz, te reconoceré si tienes éxito y sobrevives.

   —Qué recompensa tan encantadora.

 

Regis comenzó a informar el plan de batalla a los soldados.

Era un plan fácil de entender.

Regis pensó que un plan demasiado complicado fallaría antes de ser ejecutado. Con un grupo tan grande participando, lo sencillo era lo mejor.

Las instrucciones habían terminado.

Ellos deberían ser capaces de entender.

Pero los soldados parecían preocupados después de comprender el plan.

 

   —Así que el plan es... ¿Qué nosotros imitemos las caravanas?

   —Sí. Para ser exactos, es disfrazarnos como las caravanas, no imitarlas.

   —¡Nunca hemos oído hablar de un plan semejante!

   —Esperemos que los bandidos no hayan oído hablar de ello tampoco. Por favor tiren de los carros y carruajes y caminen en la carretera con los caballos de trabajo. Por favor, no se equipen armadura pesada, sólo tomen en sus brazos lo que se pueda ocultar debajo de su ropa. Es una desventaja durante la batalla, pero no debería ser un problema si los oponentes son bandidos-- ustedes chicos pueden vencerlos ¿cierto?

 

Jerome respondió en voz alta a la pregunta de Regis.

 

   —¡Definitivamente! Las armaduras son sólo para presumir, no voy a dejar que los chicos, pierdan incluso si tienen que luchar con las manos desnudas. Si alguien incluso menciona la posibilidad de perder, voy a torcer su cuello y enviarlo a casa en un ataúd. ¡Si quieres pruébalo!

   —¡Sí señor! ¡¡Nosotros definitivamente ganaremos, señor!!

 

Los soldados respondieron afirmativamente al unísono.

Una voz que se sentía fiable.

 

Regis nunca había sentido tal atmósfera durante su tiempo con la unidad del Marqués Tennessee. Los soldados pasaban su tiempo custodiando la capital imperial o la residencia de los aristócratas, dando una apariencia elegante.

Parecía que la mayoría de ellos fueron contratados por otros nobles después de la muerte del marqués.

¿Están trabajando duro en sus nuevas tareas?

 

Los pensamientos de Regis estaban a la deriva hacia su casa, por lo que negó con la cabeza y se concentró en la tarea que tenía a mano.

Necesitaba informarles las instrucciones detalladas.

 

   —El punto es hacer que parezca que son caravanas normales. Necesitamos transportar cajas de madera para dar la ilusión de transportar mercancías valiosas. La velocidad del caballo botará cosas si la carga es demasiado ligera, por lo que rellénenlas con algo, incluso rocas están bien. Dejen las armas en el maletero.

 

Hubo algunos soldados que ponían énfasis en proteger su reputación. Los caballeros que eran aristócratas no estaban presentes, pero todavía había toda clase de gente entre los soldados.

 

   —Inaceptable, ¿no es eso pedirnos que actuemos como trabajadores de transporte? ¿Cómo podemos aceptar eso los soldados regulares que llevan la gloria del imperio?

   —Bueno... No estoy forzando a todos ustedes a participar... Pero en comparación con los soldados que se visten con estilo, yo prefiero a los soldados que traen la paz por disfrazarse ¿Quién crees que llevara sobre sus hombros el orgullo y la gloria?

   —Ugh... Mu... No, pero...

   —Este es el mismo concepto de escondernos y esperar nuestra oportunidad durante las emboscadas. Después de habernos escondido, ¿en serio sería realmente glorioso anunciar sus nombres en voz alta en su lugar?

 

Jerome respondió en lugar de los soldados silenciados:

 

   —Ni siquiera se necesita pensar en ello. Cualquier idiota que se exponga durante una emboscada será silenciado por mí. ¡Con una lanza en el corazón!

   —Ya veo, morirán sin disfrutar la gloria.

 

No hubo más protestas. Si Jerome quería hacerlo, las tropas no tenían más opción que seguir.

Altina preguntó:

 

   —¿Y así? ¿Qué hay de mí?

   —¿Huh?

   —¿Tengo que disfrazarme de conductor de carro otra vez?

   —... Su Alteza, su cabello y ojos son demasiado prominentes, así que por favor espere aquí.

   —¿Qué? ¿¡Quieres que me quede aquí!?

   —Sí... Ah, no.…

   —¿Qué es esto?

   —No quiero que los bandidos sepan de nuestro cambio de planes, así que sigue adelante con tu patrulla, princesa.

   —Eh... ¿Quieres que patrulle, aunque sepas que es un desperdicio de esfuerzo?

   —Sí. Por favor considéralo como una patrulla para mantener los cambios en secreto, y tampoco quiero que los ciudadanos piensen que los militares se están aflojando.

   —Ugugu... entiendo...

 

Ella comprendió, pero Altina estaba deprimida porque su papel no era lo que ella esperaba que fuera.

Las tropas terminaron su preparación y partieron desde la Fortaleza.

Al igual que esto, varias caravanas disimuladas golpearon la carretera.

 

Alrededor de una semana después, sus esfuerzos dieron sus frutos.

 

Aunque Jerome era escéptico del plan de la batalla en el principio, él inesperadamente se disfrazó y se unió.

Probablemente tenía sus propias consideraciones.

Se disfrazó de obrero de transporte y manejo un carro cargado.

Y afortunadamente, o más bien desafortunadamente para la otra parte, los bandidos atacaron su caravana.

Justo como Regis planeó.

Los bandidos parecían mercenarios que habían caído en tiempos difíciles.

 

   —¡Kuhaha, entreguen su carga, les concederé una muerte rápida si hacen lo que les digo!

 

Los bandidos se burlaron.

Una lanza se lanzó hacia adelante.

Pero la punta fue detenida por un hombre con los dedos. Ese hombre parecía un trabajador de transporte.

 

   —Haciendo lo que quieren en mi territorio... ¡Malditas plagas!

 

Los bandidos miraban con los ojos abiertos.

Ese trabajador de transporte era el “Héroe de Erstein”, el Caballero Negro Jerome.

Los otros trabajadores sacaron sus espadas del maletero.

Al mismo tiempo, alguien gritó en desesperación.

Fue un asunto unilateral.

Ni siquiera se convirtió en algo que podría describirse como una pelea.

Jerome y sus hombres regresaron de Tuonvell victoriosamente a los aplausos de la gente de la ciudad.

 

Esa noche--

 

   —¡Kuhaha! ¡Lo autorizo! ¡Beban hasta que estén llenos, coman hasta que estén satisfechos!

 

Jerome se rio con una botella en la mano.

Los oficiales que tenían nombramientos clave se reunieron en el comedor de los oficiales con un brindis.

Altina también estaba participando. Pero no tuvo ninguna actuación deslumbrante, así que se sentó al final de la mesa. Pero estaba realmente feliz de que el plan funcionara.

 

En cuanto a los demás, el Comandante Evrard estuvo presente. Él no se preocupó por su estatus como noble y ayudó activamente como miembro disfrazado.

La fiesta siguió.

Los hombres fuertes se reían, gritaban y charlaban.

Los soldados que participaron en el plan probablemente estaban hablando de sus valientes hazañas en la plaza de desfile.

Como oficial no comisionado, Regis debería unirse a la fiesta en la plaza de desfile.

Pero el plan fue propuesto por él, por lo que fue invitado al comedor de los oficiales.

Y estaba sentado en la mesa de Jerome y el equipo de batalla central. Pero Regis se sentía como un perrito perdido entre lobos.

Se sentía incómodo.

 

Jerome gritó airadamente.

 

   —¡¡Hey, Regis!!

   —Eh... ¿Me estás llamando?

   —¡Eres el único Regis de mi regimiento!

   —Ah, ya veo... Por cierto, soy el subordinado de la princesa...

 

Altina, quien estaba sentada a su lado, asintió cautelosamente.

 

   —Eres molesto, cállate.

   —......

 

Irrazonable como de costumbre.

 

   —Hey Regis... ¿Cómo has ideado este plan?

 

Me callaré ya que me lo ordenaste, un pensamiento tan infantil pasó por la mente de Regis. Pero realmente moriría si sacaba una broma de ese tipo. Decidió no apostar su vida en esta broma.

 

   —... porque lo leí antes en un libro.

   —Hah... ¿Hay un libro sobre la búsqueda de bandidos?

   —No, no he visto ningún informe que indique el uso de tales métodos. Los que escriben sus informes de batalla y lo dejan para las generaciones futuras son improbables que sean los que vienen con planes tan poco ortodoxos. El libro que me inspiró es sobre piratas. Los piratas disfrazaron su barco para que pareciera un barco mercante, causando que otros barcos o puertos pequeños bajen la guardia antes de atacar. Hay innumerables historias que representan trucos a través del uso de disfraces. Puede ser un poco anticuado, pero los clásicos son...

   —Silencio.

   —Ugu...

 

Ha pasado un tiempo desde que Regis habló de libros y él se había zumbido inconscientemente.

Jerome estaba sumido en sus pensamientos.

La sirvienta Clarisse dejó un plato lleno de carne de corte grueso.

 

   —…...

 

Ahora estaba muy tranquila y ni siquiera sonreía.

Los corpulentos hombres aplaudieron cuando dejó el plato.

Altina le dijo “Gracias, Clarisse” y ella se inclinó en silencio a cambio antes de regresar a la cocina.

 

¿Era otra persona que se parecía a ella? -- Regis dudaba de sus propios ojos.

 

Jerome tomó un trago de vino.

 

   —Hmmp... Olvídalo, recompensaré a los que tienen mérito con justicia, no importa lo mucho que me moleste, o si es un oficial administrativo.

 

Regis pensó que debería ser feliz.

Pero se sentía como si le estuvieran dando reprimendas.

 

   —¡Hey Regis! No eres sólo un caballo de un solo truco ¿cierto? Si no puedes encontrar más ideas, solo serás una gallina que no puede poner huevos.

   —Ah... ¿Te refieres a planes? Venir con ideas es muy situacional...

   —¿Puede una gallina poner huevos cuando está nevando?

   —No creo que nadie mate a una gallina que solo pone huevos durante el buen tiempo.

   —Kuhaha, creo que mi cabeza está girando. ¡Bien, te reconozco! Puedes vivir.

   —Eso es así... Gracias.

 

Jerome no molestó a Regis después de eso.

Regis no pudo captar el significado detrás de sus palabras.

Pero los oficiales que habían estado ignorando su presencia hasta ahora empezaron a hablar con Regis con un vaso en una mano.

Pero Altina perdió su lugar en el banquete, haciéndole perder la cara.

Regis finalmente regresó a su habitación al amanecer.

Se quitó la ropa y la colgó en el respaldo de su silla.

 

   —Fue una noche muy larga.

 

Regis sintió que incluso su cabello apestaba. El olor probablemente no desaparecería sin limpiarlo con un paño húmedo.

 

   —Erm ~... bueno... Me lavaré después de despertarme... No puedo dormir mucho de todos modos.

 

Murmuró entre bostezos y se acostó en su cama.

Regis cerró los ojos.

Y alguien llamó inmediatamente a su puerta de madera. No era muy ruidoso.

¿Quién era?

Pero realmente quería dormir.

La puerta no estaba cerrada; sería más fácil si estuvieran dispuestos a entrar por sí mismos.

Para levantarse y contestar la puerta o continuar durmiendo. Justo cuando Regis pensaba en esto, los golpes comenzaron de nuevo.

No tenía elección.

Regis se levantó desde la cama y abrió la puerta antes de que los golpes comenzaran por tercera vez.

 

Una muchacha con el pelo rojo estaba parada delante de la puerta.

Regis se preguntó si estaría soñando.

 

Ella llevaba el vestido de una pieza que uso durante el banquete de celebración, pero su armadura, como los guanteletes no habían sido equipados. Si ella hubiera golpeado mientras llevaba sus guantes, el sonido sería muy fuerte.

 

   —... Erm... buenas noches Regis. ¿O debería decir buenos días?

   —Altina... ¿Estoy soñando?

   —No lo creo, ¿puedo entrar...?

 

Miró a ambos lados del pasillo.

Regis no sabía la razón de su visita, pero no tenía motivos para ahuyentarla. Y así, Regis la introdujo.

 

   —¿Qué sucede? Es bastante tarde.

   —Está empezando a aclararse, podemos hablar más tarde si quieres dormir... pero es algo importante.

   —No hay problema, estaba somnoliento, pero el impacto de tu visita lo quitó todo.

   —Sí, es el Regis habitual. Pero sigues diciendo las cosas de una manera que parece tener sentido de una manera indirecta.

   —¿Has venido a corregir mi carácter?

   —No es eso... es solo que, si estuvieras borracho o hablaras medio dormido, estaría preocupada.

   —No bebí mucho, así que estoy bien. ¿Qué quieres decir con algo importante?

   —... Regis, ¿te acuerdas de nuestra conversación en ese carro? Las cosas que discutimos cuando nos conocimos.

   —¿Vienes a castigarme por no respetar a su majestad después de tanto este tiempo?

   —Ya no estoy bromeando.

 

Unos pocos rayos de sol brillaban en la habitación desde las ventanas. La débil luz de la mañana reflejándose en los ojos carmesí de la chica mostraba la seria actitud de ella.

Regis colocó una silla al lado de la cama. No había sillas para los huéspedes aquí, así que condujo a Altina a la silla mientras él se sentaba en la cama.

 

   —... ¿Esto está bien?

   —Gracias.

 

Considerando su estatus social como princesa y plebeyo, Regis no debía estar sentado en la cama. Pero esa no era la relación que Altina quería construir. Por eso ni siquiera trajo a una sirvienta para esta visita.

 

Una mujer que entra furtivamente en la habitación de un hombre -- Una escena común en las novelas de ficción populares dentro de la capital imperial. La escena que sigue sólo puede hacerse después de asegurarse de que nadie más estaba alrededor.

Regis miró seriamente a Altina.

Altina le acarició la cara.

 

   —¿Qué ocurre Regis, hay algo en mi cara?”

   —... No, estaba pensando en algo tonto, estoy despejando eso de mi mente ahora.

   —Bueno, tal vez tu conjetura fue correcta.

   —¿¡Qué dijiste!?

   —¿Dime en qué estás pensando?

   —No, eso... algo... es malo y.… eres menor de edad...

   —No tiene nada que ver con la edad, en serio.

   —¿¡Ah!?

   —Ya lo he decidido, no importa cuán grande sea el obstáculo... Incluso si todavía me falta, todavía quiero hacerlo.

   —¿Hacer, hacer qué?

 

El corazón de Regis estaba en un lío.

Su corazón se aceleró.

Altina se quedó perpleja, pero continuó.

 

   —Cuando estábamos en el carro, tú dijiste - los nobles continúan una guerra sin sentido, desperdiciando la vida y el recurso de los ciudadanos.

   —Eso estuvo cerca… así que me equivoqué después de todo, sí, tienes razón, así que se trata de política, recuerdo todo lo que dije.

   —¿Has dicho algo incorrecto?

   —No.

 

Finalmente entendió lo que Altina quería discutir con él.

Regis se calmó, asintió y se concentró en la discusión.

 

   —¿Sigues frustrado con los nobles?

   —Definitivamente, los bárbaros vacilarán en atacar esta fortaleza con el héroe Jerome en el timón, pero la situación en otros lugares está peor. Perder territorio a través de batallas, recuperarlo por campañas, las víctimas son cada vez mayores. Mis compañeros de la academia que sirvieron en las líneas del frente han sido eliminados en acción... Cada uno de ellos eran buenos sujetos...

 

Había ciertamente algo mal con la dirección del imperio.

 

   —... Yo tampoco creo que las acciones del imperio sean correctas: los reyes y los nobles que deben trabajar para mejorar el país están envueltos en una fea lucha por el poder.

   —Me siento mejor al oír eso de una persona de la realeza como tú...

   —Eh, ¿por qué es eso?

   —Bajo el sistema actual, es difícil que la opinión de la gente se refleje en la política de la nación. Algunos países parecen usar un sistema de votación nacional para decidir las políticas clave de su país...

   —Ese es un sistema interesante... ¿Crees que sería mejor para el imperio adoptar este sistema?

   —No, todavía es demasiado pronto para que los ciudadanos que carecen de conocimiento crucial sobre asuntos legales, militares y económicos tengan voz, hay una gran posibilidad de que conduzcan a la nación por el camino equivocado. No se puede hacer política en un bar.

   —En verdad es inquietante.

   —Es por eso que, si alguien con un alto estatus como un miembro de la realeza está dispuesto a guiar a la nación por el camino correcto, los ciudadanos estarán agradecidos.

   —¿De verdad piensas eso?

   —Para la mayoría de la gente, es inimaginable que una persona de la realeza como tú tenga tales opiniones.

 

Los valores de Altina se sentían normales para los plebeyos, pero eso era raro para la realeza. Para los de la clase alta, por lo general se distanciaban empujados por un sentido de superioridad y exigían un trato preferencial.

 

   —Mi madre me dijo cómo son las vidas de los ciudadanos.

   —La concubina imperial Claudette era una plebeya, ¿podría haber propuesto las mejoras dentro del imperio?

   —No, mi madre no es alguien que piense en eso, ya sea si trata de cosas tristes o penosas, ella lo aceptará todo sin quejas ni ambiciones, es una persona normal que no se mueve por su propia voluntad.

   —Eso es normal, de hecho...

 

El actual imperio se formó porque la mayoría de los ciudadanos no protestaban por la desigualdad del sistema aristocrático.

Altina parecía malhumorada.

Apretó fuertemente las manos sobre sus rótulas.

 

   —Quiero cambiar el imperio... Pero si esto continúa... Terminaré sin lograr nada...

 

Ella sacó el nombre de ese hombre desde su boca.

El segundo príncipe Latreille.

 

   —Su respaldo es fuerte... En un futuro próximo, el primer príncipe August probablemente será obligado a renunciar a su posición como príncipe heredero.

   —Sí, si el desarrollo actual continúa.

   —Y ese tipo se convertirá en el emperador, si eso sucede, ese hombre decidirá mi futuro... Ese hombre no se equivocará y no dará alguna libertad o poder a los otros miembros de la realeza. Él definitivamente me casará con un gran noble en la facción de la reina.

   —... Eso realmente sucedería.

 

Ya había visto su propio futuro.

Es lamentable, pero probablemente no tendrá la oportunidad de expresar su opinión sobre la situación actual del imperio.

 

   —Voy a vivir una vida de prisionero desde entonces.

 

Altina apretó los dientes.

Esperaba que el imperio cambiara. Pero ella sería privada de su libertad si el príncipe Latreille sucediera al trono.

Regis sacudió la cabeza.

 

   —Entiendo cómo te sientes, porque me siento frustrado también... Pero, aun así, ¿qué podemos hacer? Los ciudadanos tienen un estilo de vida de plebeyos. Eso es lo mismo para la cuarta princesa.

   —Tienes razón, todo ha sido decidido por otras personas... No puedo hacer nada si solo espero.

   —Sí, es así.

   —Pero aun así... deseo cambiar el imperio, no voy a esperar aquí para ser arrojada dentro de una celda.

 

Regis calmó a la animada Altina.

 

   —Espera, Altina... que Latreille se convierta en emperador y que tu futuro sea decidido por la poderosa corriente conocida como el imperio. ¿Estás... planeando ir en contra de este flujo?

   —... Si es necesario.

 

Su tono era tranquilo, pero la pasión aún ardía en su corazón.

Regis empezó a temblar.

 

   —Eso es demasiado irreflexivo, ya que estar demasiado agitada hará que tu visión sea más estrecha... Podrías perder tu vida por esto.

 

Pero los ojos rojos de Altina no mostraron ninguna señal de duda.

Su expresión le decía a Regis que se había endurecido.

 

   —Cambiar el imperio, esa es la meta que está apoyando mi voluntad de vivir, si renuncio, será lo mismo que renunciar a mi vida.

   —Ah…

 

Regis jadeó.

No esperaba oír las palabras que había pronunciado en el pasado en este momento.

¿Por qué Altina pensó en Regis como un confidente?

Sintió que finalmente lo entendía.

 

   —Sólo puedo implementar mis sentimientos a través de acciones.

   —No decidas tan apresuradamente, Altina... Tienes que poner más pensamientos detrás de ello...

   —He pensado en ello en abundancia, hay muchos ciudadanos sufriendo durante este tiempo, hay muchas cosas que necesito para cambiar el imperio, pero el elemento más crucial es el tiempo, no hay tiempo para desperdiciar.

 

Regis se desplomó sobre sus hombros.

Sabía claramente que no podía detenerla.

Y se sintió muy triste por esto.

 

   —Altina... Eres realmente una chica inteligente... Podrías vivir una vida feliz si fueras un poco más tonta. Con tu belleza y tu linaje, tu cónyuge será un hombre que derrame todo su amor por ti. Podrías ser entretenida por las más maravillosas canciones, degustar vinos asombrosos, sumergirte en la ópera, visitar las colinas en primavera, el río en verano, el bosque en otoño y estar en el castillo en invierno. Puedes adornarte con tus joyas favoritas, usar vestidos hermosos, y disfrutar la vida de una dama noble todo lo que quieras.

   —No importa cuán extravagante sea mi vida, no puedo escapar de la culpa de sostener la política que explota a los ciudadanos.

   —Ha.… dije algo así también...

   —Las dudas en mi corazón fueron respondidas por ti.

   —Realmente soy... de lo peor. ‘El conocimiento no traerá felicidad’, esa es una línea de mi libro favorito.

 

Regis no pudo hacer otra cosa que mirarla.

La determinación en su rostro la hacía tan hermosa y magnánima que mostraba la resolución en su corazón.

 

   —Necesito tu sabiduría si quiero ser emperatriz.

 

Regis se olvidó de respirar cuando la figura de la princesa con el pelo rojo y los ojos carmesí llenó su visión.

Éstas eran palabras pesadas para una chica de 14 años.

Había muchas dificultades esperando por ella cuando se embarcará en este camino.

Ella lo sabía desde el principio y todavía decidió seguir adelante.

El emperador fundador de Belgaria había construido el imperio después de derrotar a todas las tribus bárbaras. ¿La gente a su alrededor se sentía de la misma manera?

 

Si mis manos tienen el poder de cambiar el mundo, quiero cumplir sus sueños -- pensó Regis desde el fondo de su corazón.

 

   —Pero... Altina... No creo que tenga el talento que esperas.

   —Regis, oí rumores sobre ti hace tres meses.

   —¿Rumores? ¿Qué dicen?

   —Un estratega intelectual con grandes ideas.

   —¿Quién propagó estos rumores?

 

Regis se sintió tan avergonzado que quiso esconderse en un agujero en ese instante.

 

   —Los rumores son cosas que se exageran con el tiempo, probablemente están equivocados.

   —Este lado débil de ti también está bien, después de reunirnos y hablar contigo, estoy convencida, no entiendo todo acerca de ti, pero creo que se puede confiar en ti, sea en tu capacidad, en tu carácter o en tus valores.

   —Eso es demasiado simple...

   —No lo es. Incluso pretendí ser un conductor de carro para descubrir tus verdaderos sentimientos y eso requirió mucho esfuerzo.

   —Oh, eso también.

   —Es por eso que tengo razón en creer en ti. Y que la gente confíe en los demás no es algo tedioso, ¿verdad?

   —¿Es así?

   —¡Es así!

   —Erm ~... Pero... Pero...

 

Regis no sabía qué decir.

Los dos se callaron.

La habitación estaba en silencio.

El sonido de la puerta rompió el silencio.

Un grito salió de afuera al mismo tiempo.

 

   —¡Hey! ¡Regis! ¿¡Estás despierto!? ¡Tengo algo que discutir contigo!

   —¿¡Jerome me está buscando...!?

   —¿¡Qué!?

 

El rostro de Altina se puso verde. Acababa de hacer una confesión que afectaría su propia vida. Todo tipo de inquietud se apiló en su corazón, no había manera de que pudiera calmarse inmediatamente.

Regis se inclinó hacia Altina y susurró para que sus palabras no fueran oídas afuera.

 

   —... Calma Altina... Ocúltate por ahora.

   —... ¿¡Escuchó... lo que dijimos!?

   —... Él no llamaría si lo hubiera hecho.

   —... Oh.

   —En lugar de eso, es peligroso para los demás saber que los dos estamos solos a esta hora.

   —... ¿Eh?

   —... Está bien, por favor, escóndete por ahora.

   —... ¿¡Ocultarme, ocultarme dónde!? No hay espacios entre las estanterías o debajo de la cama para ocultarme.

   —... En, en cualquier lado está bien.

 

Los ruidosos golpes y gritos sonaron de nuevo.

 

   —¿¡No estás dentro!? ¡Hey! ¿¡Voy a entrar okay!?

   —¡Hyaa ~ por favor espera! Espera. Me estoy cambiando ahora y estoy desnudo...

   —Hah, está bien, no estoy interesado en ese cuerpo flaco tuyo. ¡Voy a entrar!

 

La puerta se abrió.

Cuando Jerome entró, Regis estaba en la cama con todo debajo de su pecho debajo de la manta.

 

   —Ah... lo siento... me pongo tímido fácilmente...

   —Hmmp, lo que sea, sólo escucha, incluso si estás cambiándote o comiendo.

   —Con que es así... Ugu...

 

Algo se movía bajo las sábanas.

El calor del cuerpo se transmitía a través de la delgada camisa.

 

   —Hah…

 

Podía sentir su respiración.

Regis estaba acostado en la cama cubierto de sudor frío.

Altina estaba escondida bajo la manta.

Su posición que les impedía tocarse había cambiado; Altina estaba abrazando a Regis desde la izquierda si estaba frente a la puerta. Jerome estaba a la derecha desde su perspectiva.

Ella hacía esto para esconderse.

El corazón de Regis estaba latiendo como un tambor.

La mano izquierda de Altina estaba en el estómago de Regis, su mano derecha bajo su espalda. Su cabeza estaba enterrada en el flanco de Regis. Se descubriría si había un bulto, así que Regis abrió un libro grande y lo colocó en su pecho.

Aunque su posición corporal no era natural,

Pero Jerome no dijo nada sobre lo que había debajo de la manta.

 

   —Escúchame, Regis.

   —Si...

   —No me agradas, creo que todos los oficiales administrativos son habladores e inútiles.

   —¿Es eso? ¿Me vas a enviar de vuelta a la capital imperial?

   —No harás lo que te digo, aunque yo quiera.

   —Porque soy el subordinado de la princesa... Uguu...

 

La pierna nerviosa de Altina se enredó con la pierna de Regis. Sabía que ella se acercaba para esconderse.

Pero esto no era bueno para el corazón.

La suave sensación de su muslo se transmitió al muslo de Regis. El interior de sus piernas pegadas al muslo de una chica era una sensación que Regis nunca había experimentado antes.

La pierna izquierda de Regis fue sujetada por la pierna de Altina.

Su corazón se aceleró como una forma de enfermedad. Podría morir de un ataque al corazón si esto continuaba.

 

-- Esta es una gran causa de muerte... ¡No, no, morir así es muy miserable!

 

Regis cayó en un estado de caos.

Jerome se acercó.

 

   —Ah, espera Margrave... espera...

   —¡Escucha cuidadosamente!

   —Bueno.

 

**¡¡Bang!!**

 

Jerome pisó violentamente su bota derecha en la silla.

 

   —Tú eres basura, pero eres basura útil, y mi principio es usar a alguien que sea útil, aunque sea sólo una partícula de polvo.

   —Jaja...

   —Pero cualquiera que no escuche mis órdenes no es mi subordinado, ¿entiendes?

   —Esto significa que no estás contento de que no esté dispuesto a seguir la orden del Margrave, cierto.

   —Sí, estoy enojado, estoy muy infeliz, sólo escucharte decir que eres el subordinado de la niña me vuelve loco.

   —Erm... Margrave, tú también eres el subordinado de la princesa.

   —¡¡Esto es algo que definitivamente no puedo aceptar!!

   —Supongo que es así.

   —Y así, buscarás el permiso de la niña para estar bajo mi mando directo.

   —Oh ya entiendo...

 

El Margrave era un hombre que rompía las reglas mientras llevaba un uniforme militar, y estaba dispuesto a ignorar protocolos si era necesario.

Si Jerome se convirtiera en el oficial al mando de Regis, podría ordenarle a Regis lo que quisiera. Y la posición de Regis como subordinado de Altina seguiría siendo la misma...

Pero el hecho de que fuera escogido por la princesa como oficial al mando era importante.

 

   —Kukuku... Quiero que trabajes bajo mí mando, Regis.

   —Sobre eso...

 

La chica bajo la manta abrazó el flanco de Regis con firmeza en protesta. ¡Regis conocía sus sentimientos, pero ella sería descubierta si seguía haciendo eso!

Regis golpeó levemente la pequeña cabeza de Altina con la esquina del libro desde arriba de la manta.

Probablemente no la lastimó.

Altina se quedó callada.

Esperaba que esto la tranquilizara.

Jerome habló con franqueza, cosa que era rara.

 

   —... En cuanto a mí... No planeo estar congelado en el norte para siempre.

 

Era natural que se sintiera rebelde.

Pero el colosal sistema conocido como el imperio no era algo que un hombre mortal pudiera asumir.

 

   —¿Tiene un plan?

   —Por supuesto... No... Mis planes no tienen nada que ver contigo, no seas engreído, administrador de quinto grado.

   —Bueno, tienes razón.

   —Estoy diciendo que puedes ser de utilidad, aunque seas sólo una partícula de polvo, deberías estar agradecido.

   —Haré mi trabajo lo suficientemente bien como para justificar mi salario. En cuanto al cambio en el oficial supervisor, tienes que preguntarle a la princesa...

   —¿Me estás diciendo que elegirás a la princesa más que a mí?

   —Bueno... no puedo tomar una decisión de manera inmediata.

   —Eso es cierto, piensa en ello, no es algo en lo que realmente tengas que pensar.

 

Jerome apartó los pies de la silla y caminó hacia la puerta.

 

Regis le preguntó seriamente:

 

   —Si yo... rechazo esa proposición, ¿qué pasará?

   —Yo soy un hombre misericordioso, te concederé una muerte sin dolor.

 

El que se estremeció en respuesta fue Altina quien lo abrazaba.

Regis apretó ligeramente la cabeza.

 

   —... Eso es... un final generoso.

 

Jerome sonrió y se fue, estaba seguro de que no sería rechazado.

 

   —¡Fu ha!

 

Altina abrió la manta y se levantó.

Hacía demasiado calor y su cara estaba roja.

 

   —¿Estás bien?

   —Hah... hah... ¡No estoy bien!

   —Tú, eres demasiado fuerte.

   —Hmmp.

 

Altina acercó su rostro.

Ahora estaba montada sobre la cama de Regis.

Una situación atrevida.

¿No es consciente de esto?

Probablemente no sabía muchas cosas, así que no entendía lo que estaba haciendo.

Regis podía sentir su peso alrededor de su estómago.

Era Regis, cuya cara se ponía roja de vergüenza.

 

   —Erm, Altina... Por favor cálmate y baja de mí...

   —¿Quieres trabajar bajo las ordenes de Jerome?

   —¡De ninguna manera!

   —¿No dijo que te mataría si te niegas?

   —Eso fue sólo una amenaza...

   —Pero... no lo rechazaste.

   —No, porque estabas aquí...

 

Jerome podría amenazar usando la violencia si fuera rechazado en el acto. Altina, quien estaba escondida debajo de las sábanas, sería definitivamente descubierta entonces.

Ella debía haber perdido la calma para no darse cuenta de eso.

Altina agarró la camisa de Regis con fuerza.

Sus ojos rojos se estaban mojando.

Estaba al borde de las lágrimas.

 

Ninguna cantidad de joyas era comparable a esta belleza -- Regis pensó en algo inapropiado.

 

Lágrimas cayeron por la mejilla de la chica.

 

   —¡Ayúdame, eres necesario para mí!

   —...?!

 

Regis jadeó.

Altina lo estaba mirando seriamente.

Podía sentir su rostro sonrojado.

 

Parece que ambos lados no se están calmando -- Regis pensó mientras respiraba profundamente.

 

Habló lo más calmadamente posible.

 

   —Escúchame Altina... No rechacé al Margrave para evitar el peligro de que te descubrieran.

   —Ah... era eso, lo siento.

   —Además, matarme si me niego era sólo una amenaza vacía... Ahora tengo la esencia de su carácter.

   —Pero ni siquiera ha pasado una semana desde que llegaste a la fortaleza.

   —Es una persona difícil de tratar, después de todo es un hombre especial.

   —¿En serio? ¿Qué hay de mí?

   —... Para ti... todavía no lo entiendo.

   —¿Qué es esto... estás mintiendo?

   —Nunca miento.

   —Bueno, parece que odias mentir, entonces contéstame honestamente... ¿Estarás dispuesto a ayudarme con lo que te dije?

 

Su rostro era una mezcla de inquietud y anticipación.

Estaban tan cerca que podían sentir la respiración del otro.

Tan cerca que Regis pudo ver su propio reflejo en sus ojos carmesíes.

Nadie lo había necesitado tanto antes.

Nadie lo había reconocido así.

Pero Regis todavía no estaba seguro.

 

   —... Entonces te diré lo que realmente pienso... Lo que estás haciendo es rebelarte contra el sistema del imperio. Muchas de las personas en el poder te tratarán como un enemigo y te atacarán, incluso ignorarán los deseos del emperador y trata eran de suprimirte, aunque tengas los derechos de sucesión... Dejando a un lado a los ciudadanos, ni siquiera el clan de los nobles te apoyará.

   —¿Así que no me ayudarás en una cosa tan peligrosa?

   —Es todo lo contrario, quiero ayudarte porque es un sueño difícil de realizar.

   —¿¡De verdad!?

 

La deprimida Altina se animó.

Regis empezó a contenerla.

 

   —Espera un momento, pero... pero... no me puedo imaginar que te sea útil.

   —Tu propuesta al Marqués de Tennessee, convencer a Jerome o perseguir a los bandidos demuestra tus capacidades, ¿verdad? Tú también tienes logros de tus ideas tácticas en el pasado.

   —Hice todo eso porque tenía el conocimiento pertinente. Sólo soy un ávido lector. No voy a ser de ayuda en situaciones en las que no sé nada... Es descuidado para los ambiciosos confiar en un inepto como yo. Entiendo mi habilidad, es por eso que no quiero asumir este trabajo. ¿Qué pasa si me meto en un asunto crítico? Las cosas que planeas hacer están a riesgo de tu vida. No hay una segunda oportunidad. Necesitas ser más crítica sobre tu elección de personal. Fue genial haberte conocido. Puedes ser que encuentres un verdadero estratega algún día... es sólo que me encontraste en el principio...

 

Los hombros de Altina cayeron.

Su frente tocó la frente de Regis con un suave ruido sordo.

Regis jadeó.

Sus labios estaban tan cerca.

 

   —Regis...

 

Un sonido carente de fuerza.

¿Está atónita por la decepción? No se puede hacer nada.

 

   —¿Altina...?

   —... ¿De verdad quieres ser mi estratega?

   —Dejando estratega a un lado, realmente deseo ayudarte... Pero no puedo garantizar que haré un buen trabajo.

 

El calor corporal de Altina se transmitía a través de su frente.

Sentía que ella era más cálida que él.

 

   —Bueno, ¿qué te parece esto? La parte en la que no puedes creer en ti mismo, yo voy a creer en ti en tu lugar, combinando eso se convertirá en confianza para una persona, ¿verdad?

 

Este argumento era una falacia.

Pero comparado con creer en sí mismo, estaba más dispuesto a creer en Altina.

 

   —... Crees en mí... Y yo creeré en ti, ¿no es así?

 

Ella se levantó.

La frente de Regis todavía tenía un calor persistente por su toque.

Pero lo único que los separaba era su frente; El cuerpo de Altina seguía sentado alrededor de la región estomacal de Regis.

 

   —Sí, confía en mí – o eso es lo que quiero decir. Pero descubrí que no se puede confiar en mí.

   —¿Por qué?

 

Un cambio repentino en el corazón.

Acababa de anunciar galantemente que se convertiría en emperatriz.

Y no había ningún signo de que ella renunciara en la mirada en sus ojos.

Podía sentir su resolución desde su expresión.

 

   —Sir Jerome dice que quiere que trabajes para él, ¿verdad?

   —Ah…

 

Eso fue lo único que sucedió después de hacer ese anuncio.

Probablemente se estaba comparando con Jerome.

Era cierto que había una gran brecha en sus logros.

 

   —La mayoría de los soldados confían en Jerome más que en mí, si sólo te pido que creas en mí - sería demasiado arrogante.

   —Creo que el que está más cerca del éxito es Sir Jerome. Él podría ascender de nuevo y regresar a la capital imperial.

   —¿A lo mejor se convertirá en emperador?

   —No.…

 

Era difícil hacerse cargo del emperador.

 

Jerome podría ser poderoso, pero eso no significaba que sus tropas fueran tan hábiles. El primer ejército que defendía la capital del imperial no era sólo una unidad llena de élites de la nación, sino que su equipo también era de primera categoría.

Y lo más importante, no es posible para él ganar el apoyo de la gente con la victoria por sí sola.

Era importante tener justicia de su lado cuando hacías campaña para la guerra.

Regis detuvo su pensamiento.

 

   —No, no puedo apoyarlo... Incluso si Jerome se convierte en emperador, la guerra no terminará, aunque los territorios crecerán.

 

Altina estuvo de acuerdo.

 

   —Sí. No puedo dejarle esto a Sir Jerome, tengo que cambiarme a mí misma para lograr mi propia aspiración.

   —Es así... no hay manera de que te des por vencida...

 

Altina respondió bruscamente ante el desliz de lengua de Regis.

 

Ella tomó sus palabras de corazón y preguntó:

 

   —¡Eso es grosero! ¡Dije esas palabras tan nerviosamente que pensé que mi corazón se detendría! ¿Creías que lo había dicho por un capricho y fácilmente me rendiría?

 

El peso de Altina se apretó porque ella estiró su cuerpo.

Hacia el estómago de Regis.

 

   —¿¡Ugh fu!?

   —Disculpa~

 

Altina se balanceó mientras se sentaba en el abdomen de Regis.

Cada movimiento causaba dolor en su estómago.

La cama crujía.

 

   —Voy a vomitar, vomitar, las cosas que comí en el banquete se van a salir... ¡¡Lo siento, lo siento mucho!!

   —Bien.

 

El ataque al estómago se detuvo.

Respiró.

 

   —Ganar la confianza de todos es mi responsabilidad, basta con que sepa cómo te sientes por ahora.

   —Tengo ganas de vomitar...

   —No es ese tipo de sentimiento.

   —... ¿Qué planeas hacer?

   —Un estratega no puede mostrar su habilidad sin tropas, ¿verdad?

   —Eso es normalmente el caso.

   —Déjamelo a mí, yo lo haré.

   —Altina... estoy en contra de que hagas algo precipitado.

   —¿Es esta tu sugerencia como estratega? ¿O la sugerencia de un camarada con aspiraciones similares? ¿O como un amigo? Ah, o tal vez...

   —Erm, bueno... como un oficial administrativo de quinto grado.

   —Ya veo.

 

Extendió la mano y apretó suavemente la nariz de Regis.

 

   —¿¡Hmmm!?

 

Altina bajo de Regis cuando soltó su nariz.

Saltando suavemente como un gato.

Altina ya estaba en la puerta antes de que sus ojos la vieran.

 

   —Buenas noches, Regis.

 

Su sonrisa parecía indicar que estaba segura de algo mientras salía de la habitación.

La puerta se cerró.

La habitación estaba en silencio.

Regis empujó su cuerpo hacia arriba, liberando toda su fuerza y ofreciendo su cuerpo a su cama.

Su cuerpo era tan pesado como plomo.

Los chirridos de los pájaros se oían fuera de la ventana.

No era muy ruidoso, pero le impidió a Regis coger un parpadeo.

 

   —Que es… esto...

 

Regis comprendió la situación del regimiento fronterizo a través del incidente de los bandidos y estaba seguro de una cosa. El siguiente asunto urgente era la definición del sistema de mando. Y la resolución de la complicada relación entre Altina y Jerome tenía prioridad.

 

El mejor caso era que Jerome reconociera a Altina como el comandante.

Si eso fuera demasiado difícil, el siguiente plan sería dejar que Altina aceptara su papel de líder decorativo.

Regis no se imaginaba que sus palabras despertaran a Altina en el camino de la realeza.

Probablemente, Altina prefería la muerte a ser un bonito florero.

Y lograr que las expectativas de ambos lados fueran impuestas a un administrador descuidado parecía insondable.

Con Regis en el centro, Altina y Jerome que miraban hacia abajo a Regis estaban en campos opuestos.

Regis sintió ganas de llorar.

 

   —... Qué es esto... ¿podría ser que soy el culpable de que emporaran las cosas? ¿Cómo resultó de esta manera? Sólo quiero leer mis libros...

 

Así es, vamos a leer libros.

Estaba demasiado despierto y no podría dormir por mucho tiempo que esperara.

Regis sacó un nuevo libro de la estantería y lo abrió.

 

   —Leer es bueno... me permite olvidar todo...

 

Debería haberle hecho olvidar sus problemas.

Pero se dio cuenta de que sus ojos simplemente estaban examinando el texto mientras su mente estaba en otro lugar.

Como el culpable, Regis tenía que asumir la responsabilidad y reparar las relaciones entre Altina y Jerome.

Tener un comandante en nombre y un comandante en jefe era una señal peligrosa.

 

   —Ya dije... soy una persona inútil...

 

Con este triste pensamiento, Regis dejo el libro abierto y se quedó dormido como si se hubiera desmayado.

 

 

Peso: 
0

Haken no Kouki Altina Capítulo 3: Resolución de Altina




Manual




Bien señores, un par de cosas, hace unos días me entere a través de los comentarios (ven que si sirve los comentarios xd ) que las traducciones de “Haken no Kouki Altina” ya estaban hasta el vol. 12 asi que decidimos pasar las traducciones de “Akat Novels” a la página así que comenzare a subirlo desde el este capítulo hasta el vol. 12 hasta el especial de Altina con Overlord así  que podrán leerlo rápidamente, ya saben que traducimos las novelas para ustedes y como ya estaban traducidas y honestamente no lo sabía xd, traeré esas novelas acá, obviamente yo mismo veré si algunas partes están malas así que demorare un poco.... quería un proyecto propio, pero en fin elegiré otro que este dropeado por alguna página así que pongan en los comentarios que novela quieren que traduzca.

 

El día en que Altina declaró que pretendía ser la Emperatriz, la situación tomó un giro inesperado.

El departamento administrativo militar había emitido una orden para los archivos y la presentación de documentos.

 

Regis pensó en esto como un asunto serio que podía comprometer la existencia misma del regimiento. Pero el culpable, Jerome, no se molestó en absoluto.

 

   —Hmmph... se atreven a quejarse de cosas tan triviales como los errores en la documentación, ¿por qué no vienen ellos a defender esta fortaleza? Probablemente no haya nadie que quiera venir al norte.

   —Es imposible para mí dar una respuesta tan sarcástica...

   —Si no te gusta, entonces haz algo tú mismo.

   —Hah…

 

Todo fue descargado en Regis.

Altina parecía preocupada.

 

   —Sabía que las cosas no podían seguir así cuando llegué aquí hace tres meses. Hice todo lo que pude.

   —¿Pero que acaso las cosas no siguen mal...?

   —Ara, ¿no es por eso que te traje? Después de todo les pregunté a los recursos humanos militares por ti.

   —Lo entiendo ahora, los de recursos humanos no me dijeron nada cuando les pregunté por el lugar al que me estaba trasladando, ahora sé por qué.

 

Regis sin duda se sentiría incómodo y ansioso si sabía que él era el único oficial administrativo.

 

Altina preguntó preocupada:

 

   —¿Fue una molestia?

   —No, ser desterrado ya era una conclusión inevitable, hay líneas en el frente que son más duras que esta. Permanecer aquí no es tan malo... Aunque ser el único oficial administrativo es un problema.

   —Supongo que es demasiado para que lo manejes solo.

   —¿Qué más opción tenemos? Bueno, no podemos ignorar todos estos problemas, voy a darle una oportunidad.

 

Y así, Regis comenzó a despejar el trabajo administrativo.

Quería ser de utilidad a Altina si quería ser la emperatriz. Regis también tenía la aspiración de cambiar el imperio.

Pero la realidad era tan pesada y fría como la nieve acumulada en el techo. Si Regis se encargaba de las cosas descuidadamente sería aplastado por él trabajo.

El trabajo le esperaba para resolverlo lentamente.

 

Enterrado en montañas de documentos todos los días, Regis no se dio cuenta de Altina estaba afirmando su resolución.

 

Una semana después, por la mañana--

 

Regis había sentido que la habitación era demasiado grande cuando la vio por primera vez y se sintió incómodo, sospechando que había algún tipo de error. Pero ahora la habitación estaba llena de papeles, sin dejar espacio para caminar.

Incluso el escritorio que era demasiado grande para un oficial de su grado se había vuelto estrecho con las pilas de documentos.

Regis reviso el informe en su mano.

 

   —... Ya veo, así que esa es la razón.

 

Todavía había áreas problemáticas, pero Regis se estaba apoderando de ello.

Estaba un paso más cerca de terminar la inspección de los documentos.

Las velas parpadeaban en el viento, las sombras de los objetos que iluminaba bailaban en las paredes.

Aunque las lámparas de aceite eran predominantes en el imperio, eran difíciles de transportar ya que contenían líquido. Así que las velas se usaban más a menudo cerca de las fronteras.

Regis tomo el siguiente documento.

En ese momento hubo un golpe suave en la puerta.

 

   —¿Hmm? Ah, ¿quién es? La puerta no está cerrada...

   —Buenos días, Sr Regis.

 

Una mujer de pelo negro entró. Su piel era marrón como si estuviera bronceada y sus ojos de color negro. Llevaba traje de sirvienta negro y era un poco mayor que Regis.

Ella se inclinó cortésmente y entró en la habitación.

Regis la saludó en respuesta.

 

   —Ah, Miss Elin, hoy es muy temprano.

   —Fui al mercado que se monta en las calles esta mañana, así que estaba planeando pasar y saludarle. Me preocupaba que Sr Regis todavía estuviera dormido, pero ya está levantado.

   —No… eso no es...

 

Había tomado una pequeña siesta, pero básicamente estuvo despierto toda la noche. Así era como había pasado toda la semana.

 

Elin era una sirvienta que trabajaba en la residencia de Jerome.

 

Después de que todos los oficiales administrativos fueron ahuyentados de la fortaleza, el encargado de la residencia del Margrave había sido usado para manejar los documentos del regimiento.

Elin era de una nación extranjera, pero ella era apasionada por estudiar y aprendió el idioma búlgaro después de llegar a la residencia del Margrave, ahora podía leer y escribir en búlgaro.

 

Había una persona más --

 

Un joven vestido como un mayordomo entró. Tenía ojos negros y piel morena tal como Elin.

Llevaba una gran caja de madera en sus manos.

 

   —Hey, lo traje.

 

Arrojó la caja a la cama casualmente y sacudió el polvo de las astillas de madera de su ropa.

Elin golpeó la cabeza del joven con sus nudillos.

 

   —¡Hey Gösta! ¡Cuidado con tus modales!

   —Eso duele ~... No me golpees hermana mayor... Este es el trabajo de los soldados después de todo ¿cierto? ¿¡Por qué tenemos que ayudar!? Este tipo es también un plebeyo, y es sólo un administrador de quinto grado, no es un gran problema -- ¡Duele~!

 

Fue golpeado de nuevo.

 

   —Qué estás diciendo, si tratas a los demás de manera impropia, la reputación del Señor Jerome será puesta en duda ¿¡sabes!?-- Lo siento Sr Regis, por favor, no se enfade. Mi hermano es un mayordomo recién iniciado.

   —Estoy bien con eso...

   —¡Hermana mayor, ya tengo 16 años! Soy también ayudante del chambelán, no soy nuevo--

   —¡Tú cállate!

 

Gösta, quien estaba vestido como mayordomo, era el hermano de Elin, es actualmente asistente del chambelán.

 

Como el trabajo del chambelán implicaba todo tipo de problemas, rara vez tenía la oportunidad de salir de la casa. Y por lo tanto el enlace con Regis se convirtió en una tarea de Gösta. Pero Regis todavía no sabía por qué Elin siempre lo seguía.

 

Regis examinó los documentos que trajo Gösta.

 

   —Gösta tiene razón... yo no soy el jefe de la señorita Elin ni su invitado.

 

Dijo Regis, confirmando la cantidad de documentos.

 

   —Por favor, no diga eso, solo con realizar su trabajo como soldado es un gran honor, ¿no está protegiendo nuestro estilo de vida?

   —Hermana mayor, este tipo es un oficial administrativo por lo que nunca ha sido enviado al combate.

   —¡Para eso, tú!

   —Jaja... Así es, como soldado, soy inexperto con la espada y la lanza.

 

Regis era malo en manejar elogios.

Pero Elin lo miró con ojos apasionados.

 

   —Usted es demasiado modesto, Sr Regis... creo que un hombre inteligente como usted es maravilloso.

 

Esta era una era que requería fuerza física para sobrevivir. La mayoría de las mujeres juzgaban a los hombres de acuerdo a sus músculos, así que ¿Elin era ligeramente diferente? ¿O elogiar a las personas era parte de la descripción del trabajo?

 

Probablemente lo último - sentía Regis.

 

Malentender las cosas debido a algún cumplido es demasiado embarazoso. Concéntrate en el trabajo y no pienses en cosas innecesarias, pensó Regis mientras arreglaba los documentos.

 

   —Bien ~... no hay problemas con el número de páginas, voy a verificar el contenido más tarde, gracias. La correspondencia con respecto al formato mejorado para el papeleo está aquí. Lo he incluido en esta carta, por favor, entréguenle esto al Sr. McClane.

   —Lo haremos.

 

Elin aceptó la carta cortésmente. Gösta que se quejaba diciendo que era un fastidio fue golpeado por Elin.

 

Era imposible que Regis completara por sí mismo todo el trabajo administrativo para el regimiento, de modo que la casa del margrave seguía ayudando con el papeleo. El chambelán McClane era un veterano en el campo de la documentación fiscal y comercial. No había errores en esas partes, lo que era de gran ayuda.

 

Pero el informe de acción militar y los formularios de solicitud de suministros tenían formatos exclusivos para los militares, por lo que McClane tuvo dificultades con ellos y fue reprendido por el departamento de administración militar...

 

Regis revisó esos documentos antes presentarlo, corrigió todos los errores y manejó las partes difíciles. Después de mucho trabajo, finalmente pusieron la mayoría de los documentos en orden.

 

   —Me gustaría que el Sr. McClane manejara estos documentos para esta semana. Los números y cosas para escribir son un poco más.

 

Regis colocó en los cajones los documentos que le confiaba a McClane.

 

   —Esto es muy preocupante, el Sr. McClane tiene trabajo que hacer en la casa también.

   —Estoy muy agradecido, esto es por Sir Jerome, así que, por favor, préstenme una mano.

   —¡Hmmp, no es necesario que digas eso!

 

Gösta levantó la caja mientras hablaba.

 

La caja llena de papeles debía ser muy pesada, pero Gösta tenía una fuerza que era desproporcionada para su cuerpo delgado. Como se esperaba de un mayordomo.

Regis apagó las velas de su escritorio y se dirigió con cuidado a la puerta y la abrió, teniendo cuidado de no perturbar la montaña de papeles en su cama.

 

   —... voy a acompañarlos hasta el carruaje, tengo que hacer algunas tareas afuera de todos modos.

 

Gösta no respondió, pero Elin sonrió radiantemente.

 

   —Gracias, Sr Regis.

   —Me apena que acompañarlos fuera sea lo único que puedo hacer por ustedes.

 

Regis planeaba tomar café en el comedor.

El café era una bebida común como el vino y la cerveza, incluso los plebeyos podían permitírselo.

 

Hablando francamente, necesitaba dormir un poco más de lo que necesitaba café. Pero tenía que terminar algunos de los documentos hoy para cumplir con el plazo, por lo que no podía evitarlo.

 

Porque el mensajero periódico que enviaba cartas y documentos a la capital imperial sólo venía una vez en una quincena.

 

Entró en el pasillo.

 

Estaba oscuro afuera.

No había mucha luz del sol que entraba por las ventanas en ese momento.

Las paredes de piedra eran negras. En las casas de los nobles en la capital, habría candeleros en la pared...

Regis se había acostumbrado a esto y caminaba por el pasillo con una mano en la pared.

Sus pasos resonaron por el pasillo.

 

   —... ¿Está estacionado el carro cerca de la puerta sur?

   —Sí, se necesita algo de esfuerzo para obtener permiso para abrir la puerta principal.

   —Es cierto.

 

La puerta principal que controlaba la entrada y salida del ejército requería de mucha gente para abrirse o cerrarse. La puerta sur en la parte trasera de la fortaleza sólo necesitaba los dos guardias de servicio para abrirla.

 

La puerta sur era apenas lo suficientemente grande para que pasara un carro, pero estaba más cerca si querías ir a la ciudad.

 

La residencia Jerome se encuentra en Tuonvell.

 

El flujo de personas, carga e información se centraba alrededor de las calles de la ciudad. Era inconveniente manejar el territorio desde dentro de la fortaleza.

 

Regis y los demás se encontraron con otra sirvienta cuando salieron de la torre central y caminaron hacia el coche aparcado en el patio trasero.

La sirvienta tenía el cabello castaño y ojos color avellana, vestida con una vestimenta de sirvienta roja.

Empujaba un carrito lleno de sacos desde el almacén de alimentos.

 

Esta sirvienta era Clarisse.

 

   —…...

 

Ella se inclinó sin expresión hacia los demás. Como de costumbre, no sonreía ni hablaba mucho cuando otras personas estaban alrededor.

Gösta enderezó la espalda mientras abrazaba la caja.

 

   —¿¡Ah!? ¡Se- se- Señorita Clarisse!... ¡Co, cómo, cómo está! ¡Buen día!

   —... Buenos días.

   —¡El- el, clima es bueno hoy!

 

Regis y Elin al lado levantaron sus cabezas. Los cielos del este se iluminaban, pero estaba bastante nublado.

Clarisse simplemente respondió “Sí”. No dijo nada más.

 

Regis le preguntó a Elin suavemente.

 

   —... ¿Creo que Gösta está actuando raro?

   —... Aha, mi hermano siente algo por la Señorita Clarisse.

   —... ¿Eh?

 

A pesar de que Clarisse era una sirvienta, seguía siendo la sirvienta de la princesa, por lo que tenía un aire diferente al de las sirvientas de las otras casas alrededor de ella. Clarisse era también una belleza, su lindo cabello y piel eran realmente encantadores.

 

Además de eso, tenía pechos voluptuosos que eran evidentes incluso con su delantal.

Pero era como una muñeca cuando se enfrentaba a Gösta, sin cambiar su expresión. Sus únicas respuestas eran “sí” y “es así”.

 

Las mujeres que son hermosas, pero tienen mala actitud eran mal evaluadas en esta era. Toma tiempo, pero terminaban degradando a otros como si fuera un caballo indomable.

Elin suspiró.

 

   —... Mi hermano tiene un gusto único muy raro. Eso me preocupa.

   —... Bueno, hay una tendencia que aboga por el respeto a la personalidad.

   —En cuanto a mi futuro marido, prefiero uno que sea intelectual y gentil, tenga un ingreso estable y no esté en un puesto en el que arriesgue su vida en la batalla.

   —Uf, ya veo... Tener un ingreso estable y no estar en peligro de morir es algo bueno.

 

Regis asintió.

Elin miró a Regis, con sus ojos inquebrantables llenos de pasión.

 

-- ¿Qué pasa con ella?

 

Clarisse bajó la cabeza respetuosamente.

 

   —Todavía tengo tareas que hacer así que me retiro.

   —¡Ah, ah, eso es cierto! ¡Lamento haberla detenido!

   —...

 

Era lamentable, pero casi no había posibilidad de que Clarisse mostrara respeto por la personalidad de Gösta.

 

Después de terminar su conversación con Gösta, Clarisse miró a Regis con una sonrisa brillante. Parecía una persona diferente. Su repentino cambio de personalidad hizo que otros dudaran si ella estaba poseída por las hadas.

 

   —Buenos días, Sr Regis.

   —¿Eh? Ah, buenos días.

   —¿Planea salir más tarde?

   —No.… sólo los estoy acompañando. Todavía tengo algunos documentos de los que encargarme.

   —Ya veo. ¿Puedo preparar algo de café en el comedor para usted?

   —Bueno, en realidad debería ser yo el que te solicite este favor...

 

Regis no sabía cómo manejar a esta Clarisse extrañamente gentil.

 

   —Hmm fufu, vino en el momento adecuado, acabamos de recibir una nueva orden de granos de café esta mañana, permitiéndome preparar un café delicioso para usted.

 

Clarisse señaló el saco de su carro.

Regis estaba feliz de que Clarisse estuviera dispuesta a preparar café para él...

Pero la mirada de Gösta lo estaba matando. Incluso Elin estaba haciendo pucheros con una expresión de miedo.

Regis frunció el ceño y le preguntó a Clarisse en voz baja:

 

   —... ¿Estás jugando una broma conmigo?

   —¿De qué está hablando?

 

La brillante sonrisa de Clarisse no cambió, como si llevara una máscara puesta.

Gösta rechinaba los dientes con fuerza. Su mano que sostenía los documentos temblaba, la caja chirriaba.

Definitivamente estaba molesto.

Regis estalló en sudor frío.

 

   —... Clarisse, por favor no empeores mi ambiente de trabajo.

   —¿Ara? ¿No entiendo a lo que se refiere con ello Sr Regis?

   —Definitivamente estás haciendo esto a propósito.

   —Hufufufu...

 

Al final, Gösta corrió hacia el carruaje después de escupir “¡No pienses que has ganado!”. Elin sonreía mientras se despedía de Regis, pero sus ojos no sonreían.

El carruaje salió desde la puerta sur.

Regis los acompaño fuera de la fortaleza tal como había prometido.

 

   —Hah... Clarisse, por favor, no bromees así, sin su ayuda, el trabajo en el procesamiento de los documentos se retrasará.

   —¿No es que en realidad ya has sido encantado por Miss Elin?

   —¿Hmm? ¿Qué es lo que quieres decir? A Gösta realmente le gusta... bueno, eso no es asunto mío.

   —... Elin lo estaba mirando durante todo este tiempo.

   —¿Huh?

   —No, no es nada. Sr Regis, el café no llenará su estómago por sí solo, nos mandaron jamón y queso también, ¿le gustaría desayunar?

   —Oh, estoy muy agradecido.

   —¿Quiere comer?

   —Sí.

   —Necesitaré hacer tres viajes entre el almacén de alimentos y el comedor ♪

   —Sabía que iba a ser así... En serio.

 

Después de eso, Regis y Clarisse transportaron los ingredientes y comida para varias personas.

En la residencia de los nobles había muchas sirvientas que hacían tareas para su amo.

Hacían el desayuno antes del amanecer, limpiaban la casa, lavaban la ropa y se preparaban para la cena.

Pero las tareas en la fortaleza eran manejadas por los soldados, así que sólo había unas cuantas sirvientas aquí.

Entre ellas, Clarisse era la sirvienta de la princesa, por lo que tenía más libertad para moverse.

Cuando otras sirvientas estaban preparando el desayuno para las tropas, ella preparó jamón para Regis y ordenó el queso cortado.

Regis se sentó en una esquina del comedor de los oficiales y comió su desayuno temprano.

 

   —... ¿Estoy siendo una molestia?

   —Ara, ¿por qué dice eso Sr Regis?

   —Porque este es el comedor de los oficiales... y yo soy un suboficial.

   —Ya es demasiado tarde para eso. No ha usado este lugar varias veces ya. Ni la princesa ni el margrave se quejaron de esto. Esto significa que nadie estará en contra de que coma aquí.

   —Eso es bueno... Pero, aun así, ¿no tiene otras tareas que hacer señorita Clarisse?

 

Regis se sentía con culpa y agradecido a Clarisse por prepararle el desayuno durante una mañana tan ocupada.

 

   —Mi verdadero trabajo es cuidar de la princesa, así que estoy ayudando cuando hago otras tareas.

 

Como sirvienta de la princesa, ella estaba más cerca de ser un asistente personal que de hacer trabajos extraños.

Regis retiró su simpatía.

Hizo una señal de cruz sobre sus hombros y alcanzó el queso.

 

   —... Hay dificultades cuando estás en tal posición también.

   —Qué inesperado... ‘Esa perra, qué posición tan distinguida con tanta libertad tiene.’ ¿Por qué no lo dijo, en realidad pensaba eso?

   —Yo no estaba pensando en algo tan malo... Bueno... la mayoría de la gente pensaría de esa manera, por eso es difícil estar en una posición ventajosa, los celos de los demás son horribles.

   —...

 

Clarisse lo miró.

Ella lo había estado mirando toda la mañana. ¿Tenía tinta en la cara?

Regis bajo la cabeza y miró la comida que sostenía.

 

   —¿Hmm? ¿Quieres comer algo de queso?

   —Entonces te ayudaré.

 

Clarisse tomó el queso de Regis, extrajo un trozo pequeño y se lo metió en la boca.

Todavía quedaba mucho en el plato.

Qué cosa extraña para hacer, pensó Regis mientras tomaba la otra parte.

Tanto el jamón y el queso eran alimentos procesados destinados a la conservación a largo plazo, pero el lote fresco era sin duda sabroso.

El café sabía mejor de lo que esperaba.

 

Clarisse preguntó:

 

   —Sr. Regis, ¿no le ha pasado por la cabeza?

   —¿Hmm? ¿Sobre qué?

 

Lo que pensó de inmediato fue Altina.

¿Qué podía hacer para ayudarla a convertirse en la emperatriz?

 

Ella le había dicho a Regis que no tenía la confianza necesaria para ser un estratega “Por la parte que no puedes creer en ti mismo, yo creeré en ti en tu lugar”. Él no planeaba convertirse en un estratega debido a estas palabras...

 

Pero todavía estaba pensando en lo que podía hacer por ella.

 

   —Bueno, sólo pensar en ello es inútil, realmente no lo entiendo yo mismo...

   —¿Piensa actuar?

   —Eso... no pienso dejar que se quede solo como palabras en un sueño.

   —Entiendo que no tiene confianza en sí mismo, pero no pensé que trataría de hacer algo tan trivial como las palabras que se dicen en un sueño.

   —No, eso es realmente algo grande ¿cierto? Puede cambiar la historia.

   —¿Es así de grande?

   —Definitivamente, esto es lo suficientemente grande como para impresionar a toda la nación y convertirse en la crónica de miles de libros.

   —Así que es algo increíble.

   —Sí, creo que eso es lo grande que es.

   —La ceremonia de boda del Sr. Regis...

   —Eso es cierto, mi... ¿¡Huh!?

 

Regis enderezó la espalda sin saberlo.

Clarisse entrecerró los ojos.

 

   —Yo solo pregunte ‘no le ha pasado por la cabeza’, ¿así que de qué estás hablando?

   —Oh… mierda...

 

Fue descuidado porque Clarisse era una persona de confianza de Altina.

No podía decir nada más, necesitaba mirarse a sí mismo.

 

   —¿No piensa casarse, Sr. Regis?

   —Eso... yo... cómo podría casarme.

   —Ya se es un adulto cuando se cumple 15 años en el imperio. ¿La mayoría de la gente se casa antes de llegar a los 20 años cierto?

   —De hecho, mi hermana se casó a los 19... Ah, pronto llegare a esa edad... Eso es preocupante.

   —¿Tiene una hermana mayor?

   —Sí, se casó hace tres años, vivía en la ciudad de Luen, creo que ahora tiene dos hijos.

   —¿Cree?

   —No he visto a mi sobrina todavía. Mi hermana quedó embarazada poco después del matrimonio y viajar largas distancias con un niño es peligroso. Podría haber ido a su lado también... pero fui contratado por un noble antes de eso. Era imposible solicitar una licencia prolongada durante mi tiempo de aprendizaje.

   —Los nobles viajan con frecuencia con sus sirvientes. Creo que podría tener la oportunidad de visitarlos incluso con su trabajo. La ciudad de Luen y la capital imperial no están muy separadas.

   —Ah, eso es porque... el Marqués Thénezay era ya de edad avanzada, así que no hacia viajes innecesarios.

   —Ya veo.

   —Pero nos escribimos el uno al otro, yo prometí que lee enviaría una carta cuando llegara a la fortaleza... o, esto es malo.

   —¿No la ha enviado? Hace casi un mes desde que vino aquí, Sr. Regis...

   —Eso, eso ha sido alrededor de medio mes... Voy a enviarla por correo hoy.

   —Eso debería estar bien, ¿qué clase de persona es la hermana de Sr. Regis?

 

Regis respiró hondo y recordó su pasado.

Se decía que la hermana de Regis era una señora amable y madura cuando estaba tranquila. Pero a los ojos de su hermano, ella sólo estaba tranquila cuando dormía.

 

   —Bueno, yo creo que ella es el tipo de persona que toma la iniciativa por sí misma. Hace tres años, mi hermana y yo vivíamos cerca de la capital imperial.

   —Sí, cuando Sr. Regis todavía era un estudiante.

   —Sí, mi hermana trabajaba como sirvienta para una casa, un día, un herrero de la ciudad de Luen se instaló en un mercado cercano para vender sus ollas y cuchillos de cocina, mi hermana se casó con esa persona.

   —Una sirvienta de la capital imperial y un herrero de Luen... No parecen tener mucho en común.

 

Clarisse parecía interesada en la historia.

Ella estaba escuchando en voz baja y no bromeo ni una sola vez.

 

   —Mi hermana estaba de camino al mercado para comprar unas tijeras de sastre por instrucciones de la señora de la casa. Ella encontró allí al herrero.

   —Aun así, los dos son sólo un vendedor y un cliente. ¿No es ese el límite de su relación?

   —Ese sería el caso normalmente... pero mi hermana se le propuso al herrero allí mismo.

 

Los ojos de Clarisse se abrieron de par en par.

Eso era realmente anormal por parte de la hermana de Regis.

 

   —Eso me sorprendió, el herrero también debía estar sorprendido... Es un hecho común que el hombre es quien propone matrimonio después de varias reuniones.

   —Jaja... Él estaba definitivamente sorprendido. Aunque las mujeres en el imperio son más liberales, que alguien se te proponga de tal manera es definitivamente impactante.

   —¿Pero no la rechazó?

   —Él parecía sospechar de ello, preguntándose si era una broma o una estafa al principio...

   —Eso es natural.

   —Para probar su identidad, mi hermana llevo al herrero de vuelta a la residencia del noble, la señora también debió de estar sorprendida.

 

Ella la envió a la sirvienta de su casa para comprar tijeras de sastre, pero trajo a un herrero de regreso como su marido.

 

   —Sus acciones deben ser sin precedentes.

   —Sí, ya que ella no se preocupa por los demás una vez que se fija una meta.

   —Ustedes dos de verdad son hermanos.

   —... Qué quieres decir con eso, yo tengo sentido común ¿cierto? Bueno, porque mi hermana se casó en la ciudad de Luen, el herrero experto se convirtió en mi cuñado. Asistí a su boda en la ciudad de Luen también. Mi cuñado tiene un gran taller y cinco aprendices allí.

   —Ya veo... Está muy bien.

   —El método pudo ser un poco rudo, pero no creo que a nadie le disguste que se le confiesen.

 

Clarisse asintió con la cabeza.

Y se confesó apasionadamente:

 

   —... Me gustas... Por favor, cásate conmigo, Sr. Regis.

   —Ya veo, estás bromeando, lo sé sin ninguna duda.

   —Qué cruel, incluso desprecié el sentido común del mundo y me propuse.

   —Definitivamente es extraño que la chica se proponga.

 

Regis envidiaba la iniciativa de su hermana.

Clarisse sonrió y dijo:

 

   —Eso depende de la persona, pero creo que alguien que quiera casarse con Sr. Regis es la que carece de sentido común.

   —¿¡Que nadie quiera casarse conmigo es ahora de sentido común!? No estoy muy confiado conmigo mismo, pero mis ingresos no son tan bajos...

   —¿Cree que es así malo?

   —... Todavía existe la necesidad de ahorrar dinero para el futuro.

 

Regis renunció a este tema con un suspiro.

Clarisse tomó el queso en el plato.

 

   —¿Por qué su hermana no le dejó una décima parte de su entusiasmo a su hermano?

   —Incluso si me dices eso...

   —¿Qué piensa de tomar la iniciativa alguna vez?

   —Creo que estoy muy entusiasmado con mi trabajo administrativo.

   —La princesa todavía duerme. Ya es hora de despertarla.

 

Clarisse miró el reloj de la pared.

Altina siempre se había levantado temprano, terminando el desayuno antes de que el comedor se llenara.

 

   —Despertar a Altina es tu trabajo, ¿piensas dejarme entrar en el cuarto de la princesa?

   —Estoy ocupada manejando algunas tareas que olvidé justo ahora.

   —Dijiste que sólo estás ayudando cuando realizas otras tareas...

   —Entendido, les diré a todos los oficiales que su desayuno se retrasara porque tuve que preparar el desayuno para Mr. Regis--

   —¿¡Fue ese tu plan todo el tiempo!?

 

Regis se quejaba, pero admitió la derrota y se levantó de su asiento.

Clarisse asintió con una expresión de satisfacción.

 

   —La princesa necesita el beso de un príncipe para despertarse. ¿Quiere intentarlo?

   —¿Quieres que muera por pena capital? Y de todos modos soy solo un plebeyo.

   —Entonces, por favor, levántala desde afuera de la puerta.

   —Ah, estaba planeando hacer eso.

   —Por favor dirígete a ella como 'Arurun♪' okay.

   —¡Seré condenado por falta de respeto a la realeza! ¿¡Tienes algún rencor contra mí!?

 

Regis miró con rabia a Clarisse, quien estaba disfrutando, y salió del comedor.

El tercer nivel de la torre central tenía más ventanas que eran más anchas que las del primer nivel.

Había una puerta que estaba pintada de negro que había sido decorada.

La habitación de Altina estaba detrás de la puerta.

Regis llamó.

Inesperadamente, Altina respondió de inmediato.

 

   —Ah, lo siento, he dormido demasiado. Has venido en el momento adecuado, ¿me das una mano?

 

¿Me está pidiendo que entre?

 

Regis vaciló.

Había esperado arreglar esto sin entrar en su habitación...

El sonido viajaba fácilmente en el pasillo hecho de piedra. El cuarto de Jerome estaba en este nivel también.

Regis quería evitar los rumores sobre su visita a la habitación de la princesa, por lo que pensar en entrar o quedarse aquí sería un problema.

 

   —... No tengo otra opción.

 

Murmuró suavemente para sí mismo y abrió la puerta.

Él entró.

Había una enorme cama y varios cofres llenos de ropa.

Altina, quien estaba de espaldas a él, se acariciaba el pelo carmesí con la mano derecha.

La piel de su cuello y hombros estaba mostrándose, su piel era deslumbrantemente blanca.

Estaba en ropa interior.

Un corsé usado por damas nobles cubría la piel desde su pecho hasta su cintura.

La parte posterior del corsé tenía un zapato como diseño, necesitando tiras para apretarlo para arriba.

Mientras se preparaba para apretar las tiras, la mano izquierda de Altina se colocó en su pecho para sostener el corsé.

 

   —...!?

 

Regis no entendía lo que estaba pasando delante de él, de pie en el suelo.

Altina habló con Regis de espaldas a él.

 

   —Esto es preocupante, se siente más apretado, estoy engordando, creo que todavía estoy creciendo, esta mañana también me sentía incómodamente apretada, ayúdame a atar las tiras.

   —¿¡Las tiras en el co- co- corsé!?

   —... ¿Eh?

 

Parecía que finalmente se dio cuenta de que quien vino a despertarla no era una sirvienta.

Ella giró la cabeza en un pánico con los ojos abiertos.

Altina parecía haber sido golpeada por un rayo.

Regis también estaba aturdido y no podía formar las palabras que debían decirse. Su mente estaba inundada de palabras como el ultraje de la modestia y la falta de respeto de la realeza.

 

   —Ah... no, eso... estoy aquí para despertarte... ¡No sabía que esto pasaría!

   —¡¡Hyaaaa ~~~!!

 

El grito de Altina fue lo suficientemente fuerte como para romper sus tímpanos.

 

-- ¿Es esto el fin para mí?

 

Regis se rindió.

Poco después, se oyeron sonidos de pasos.

El sonido de los hombres vino desde fuera de la puerta.

 

   —¿Qué sucede princesa?

   —¿Ha entrado un ladrón? ¡Nosotros lo mataremos su alteza!

 

Regis podía ver su futuro siendo convertido en carne picada por los corpulentos guardias. ¿Sería apuñalado hasta la muerte, arrojado como un guijarro o quemado vivo? Si es posible, prefería una muerte sin dolor. Sería genial si no arrastrara a su hermana que vivía lejos en esto.

 

Altina dijo:

 

   —Lo, lo siento. ¡Hay un insecto que se arrastró fuera del cofre de la ropa! ¡Uno muy grande!

   —¡Está bien, lo aplastaremos!

   —No, todavía me estoy cambiando, los acusarán faltarle el respeto a la realeza, daños y perjuicios, así como irrumpir y entrar a la fuerza, eso será malo ¿¡verdad!?

   —Cambiando... ¡Entendido! ¡¡Definitivamente no entraremos!!

   —¡Sí, por favor permítanos esperar afuera!

   —¡Está bien, estoy bien, me daría vergüenza si se quedan allí, así que por favor regresen a sus puestos ahora!

   —... Entendido.

   —Ella, ella se está cambiando ahora mismo.

   —Vámonos de prisa.

   —Bien.

 

El sonido de pasos lentos se hizo más distante.

El alma de Regis se movió desde la sorpresa a la desesperación, agregando su confusión de la situación por encima de eso, su mente se estaba entumecida.

Miró a Altina y le preguntó:

 

   —... ¿Por, por qué?

   —¡Idiota! ¡No me mires!

   —Oh, lo siento.

 

Regis se dio la vuelta en pánico y estaba planeando abrir la puerta y marcharse, pero aún podría haber guardias en el exterior y seria descubierto si no tenía cuidado.

Altina murmuró para sí misma:

 

   —Grité involuntariamente... Pero en retrospectiva, fue mi culpa pedir ayuda sin comprobar quién era.”

   —No sabía que te estabas cambiando.

   —Ya veo... ¿Tienes algún asunto conmigo?

   —La señorita Clarisse… me pidió que te despertara.

   —Ku... Esa chica es realmente... Ella sabía que siempre le pido que me ayude a cambiarme...

   —¿Es así?

   —De vez en cuando, si tengo prisa o cuando llevo un corsé... ¡ah, no es nada! ¡Estos son los secretos de una chica!

   —... Ah, te refieres a engordar y esas cosas.

   —¿Debería llamar a los guardias?

   —¿Eh?

   —Bórralo de tu memoria. ¡O habrá pena de muerte para ti!

   —¡Si madam!

 

No era bueno para Altina abusar de su autoridad por asuntos personales, pero esto era una excepción

 

-- los secretos de una chica son aterradores.

 

Altina se ruborizó mientras se cubría el pecho y la cintura con las manos.

 

   —¿¡Por qué estás mirando hacia acá!?

   —Ah, wah, lo siento, estábamos hablando y yo solo...

   —¿¡Realmente entraste sin notarlo!?

   —Lo juro por Dios.

   —¡Juras en el nombre de Dios cuando ni siquiera has asistido a una sola misa después de reportarte a la fortaleza!

   —... Pero saludé al sacerdote.

   —Solo dijiste hola y ya estás jurando en nombre de Dios, quédate allí y date la vuelta, ni siquiera pienses en voltear la cabeza.

   —Está bien, no voy a girar la cabeza.

 

Regis se centró en los granos de la puerta de madera.

 

Podía oír el sonido de la respiración ligera y el crujido de la ropa detrás de él.

 

Fu, fu.

 

El sonido de una respiración ligeramente dolorida se detuvo y se convirtió en el sonido de ropa que se colocaba.

El sonido del metal en el metal estaba mezclado, Altina probablemente estaba poniéndose su armadura y espinilleras.

 

   —De acuerdo, puedes mirar aquí ahora.

   —Fu~

 

Regis se secó el sudor frío.

Altina estaba en su vestido habitual con armadura.

Pero la visión de Altina en su ropa interior deslumbrante permaneció en su mente, haciendo que el rostro de Regis estuviera caliente.

Altina lucia calmada, pero sus orejas seguían rojas.

 

   —Fu ah~…

   —Qué, qué sucede Altina. ¿Estás bien?

   —Realmente, es porque eres tan lento.

   —No quise mirar. Esto es lo que se conoce como un accidente.

   —Lo sé. ¡Si lo hubieras hecho a propósito, te habría cortado a la mitad con la espada!

   —Creo que usar esa espada para cortarme seria el peor motivo para usar el tesoro de todos los tiempos.

   —Hah... Estaba planeando hablar contigo hoy. Pero ahora me siento avergonzada mirando tu cara.

   —¿Quieres hablarme de cosas embarazosas?

   —¡Eso no es así!

   —Bueno, será lo mejor para los dos olvidarnos de esto.

   —... Creo que nunca olvidaré esto por el resto de mi vida.

   —... Lo siento.”

 

Después de que el rubor retrocediera, Regis y Altina caminaron hacia el comedor, aunque se estaba haciendo un poco tarde.

Altina salió a reconocer primero, seguida por Regis que salió de la habitación.

Justo como una pareja escapándose, Regis pensó.

Los dos finalmente caminaron por el pasillo.

 

   —Así que, ¿de qué querías hablar conmigo? Puedes decírmelo sin mirarme a la cara.

   —Erm... Ellos se apresuraron en ayudarme inmediatamente, ¿verdad?

   —Hmmm, ¿te refieres a los soldados?

   —Todo el mundo me trata bien, pero sólo piensan en mí como una princesa.

   —Yo también lo creo.

   —Yo lo dije esa noche también, no creo que yo sea un verdadero comandante si no tengo la autoridad del mando.

   —Es lamentable, pero también me siento así.

 

Ella no lo miró por vergüenza-- no era la única razón. Sus pensamientos se adelantaron también.

 

   —Si quiero ser reconocida como el comandante de este regimiento, necesito ser más fiable que el caballero negro Jerome. ¿No es así?

   —Ah... Hey, ¿estás planeando hacer algo? Tengo un mal presentimiento sobre esto.

 

Altina no contestó a la pregunta de Regis.

Estaba pensando sobre algo.

 

   —Definitivamente estarás en contra, así que no te lo voy a decir.

   —Altina... ¿Estás planeando hacer algo contra lo que estaré en contra? Por favor detente.

   —Pero definitivamente será efectivo, porque tú garantizaste que funcionará.

   —¿He dicho otra vez algo innecesario?

 

Altina no respondió, sonriéndole a Regis para tranquilizarlo.

Su rostro no se sonrojaba incluso cuando se miraban.

Vieron a Clarisse sentada tranquilamente cuando llegaron al comedor.

La mayoría de los asientos estaban vacíos, el comedor estaba desolado.

Regis confirmó la hora usando el reloj en la pared.

 

   —Debería ser... la hora del desayuno ahora mismo.

 

Si el reloj no funcionaba mal, eran los trabajadores quienes no lo corregían.

Todos los oficiales debían estar reunidos aquí en días normales.

Clarisse se levantó y se inclinó.

 

   —Buenos días princesa.

   —Mm, buenos días Clarisse. Sí que eres muy atrevida.

   —Escuché un lindo grito en este momento... ¿Sucedió algo, puede decirme los detalles?

   —Ugugu... No, no pasó nada.

   —Es así.

 

Clarisse tenía la ventaja en la batalla de las palabras.

 

Altina cambió el tema y preguntó:

 

   —¿Todos durmieron hasta tarde o nosotros llegamos tarde?

   —En cierto modo, es lo último.

   —¿Algo pasó?

 

Clarisse pareció preocupada momentáneamente.

Fue un cambio sutil... Pero era raro verla vacilar en presencia de Altina.

 

   —El escuadrón de exploración acaba de regresar.

   —¿Eh?

   —¿Es el escuadrón del norte?

 

Altina asintió en respuesta a la pregunta de Regis.

 

   —Sí, para esta fortaleza, el escuadrón de exploración sería el que está haciendo reconocimiento en el norte. Su misión es investigar a las naciones vecinas y los bárbaros. Pasaron alrededor de un mes explorando...

 

Al norte del territorio Beilschmidt se encontraba el ducado de Varden.

 

Como Varden era parte de la federación germana, estaba en un estado constante de guerra interna o externa. Habían cruzado espadas con el regimiento de Jerome varias veces.

 

Varias tribus de bárbaros se congregaron en el bosque entre las dos naciones.

 

Las tribus más pequeñas se numeraban en centenas, mientras que las más grandes tenían miles de personas. Eran una mezcla de aborígenes y ciudadanos abandonados por el imperio y la federación.

 

Como regimiento fronterizo, tenían que ser cautelosos de ambos grupos. El comandante debía ser informado de los informes de exploración, incluso si tiene que poner otros asuntos urgentes en espera.

 

Altina se mordió los labios.

 

   —¿Está Sir Jerome recibiendo este informe?

   —Sí, algunos soldados vinieron a buscarle para alertar a Sir Jerome del regreso de los exploradores, fueron a su cuartel después de no encontrarlo aquí, todos los oficiales se reunieron en la plaza de desfile para escuchar el informe.

 

Esos soldados no buscaron a Altina. Ni siquiera fingieron haber recibido al comandante equivocado.

Un torrente de rabia se estaba acumulando en Altina, pero no lo dejó ver.

 

   —¡Desayunaré más tarde!

 

Ella fue a la puerta después de decir eso.

Clarisse se inclinó profundamente detrás de ella.

Regis la siguió apresuradamente fuera del comedor y corrió hacia la plaza.

Había muchos oficiales reunidos en la plaza, ante la puerta principal, y los soldados miraban desde lejos en el círculo exterior.

En el centro de las murallas de la gente estaban Jerome y cinco hombres.

 

El margrave se quedó con los brazos cruzados, escuchando el informe.

 

Arrodillados sobre una rodilla ante él estaban los hombres vestidos como exploradores con capas y espadas en la espalda. Los cinco hombres tenían la cara sin afeitar y estaban extremadamente delgados. Sólo sus ojos brillaban. Eran el escuadrón de exploración y el que hablaba era el líder del escuadrón.

 

Cerveza y pasas fueron presentados a los exploradores, pero no las tocaron.

Pasaron un mes en territorio enemigo para este informe, eso era lo serio que tomaban su misión de un mes cargados de dificultades.

 

   —--- eso concluye la información crucial del Ducado de Varden.

   —Hmm... Parecen reunir tropas.

   —Yo también lo creo.

   —Están planeando atacarnos... O se están preparando para una guerra civil... ¿Hmm?

 

Jerome miró a Altina que se acercaba mientras la pared de gente se habría para hacerle camino.

Regis se detuvo cuando llegó al borde de la pared. Quería evitar parecer un desvergonzado seguidor e invitar al desagrado de los demás.

 

El equipo de exploración miró a Altina con una expresión seria. Altina fue tratada ligeramente como una decoración y el informe comenzó antes de que ella llegara. Pero Altina seguía siendo el comandante incluso si ella no realizaba cualquier cosa digna de mencionar todavía. Había una posibilidad de conseguir su lado malo también.

 

El líder del escuadrón propuso:

 

   —Madam comandante... Permítame informar de nuevo---

   —Está bien, por favor continúe con su informe, Sir Jerome organizará lo que usted dijo y me lo reportará, ¿no es así?

   —Jaja, ¿yo reportándole a una niña? Vuelve y mastica tu jamón de pavo en el comedor.

   —... Voy a resolverlo eso contigo después de escuchar su informe.

 

Sus palabras estaban llenas de resolución.

El espíritu de Altina no vaciló ni siquiera ante la intimidación de Jerome. El ambiente se sentía como dos espadas chocando con chispas volando por todas partes.

Los valientes exploradores y la multitud se quedaron sin aliento ante esta escena.

Altina les instó a continuar con el informe.

 

   —Ugh... Luego siguen los informes de exploración sobre los bárbaros en el bosque que estaban involucrados en una masiva guerra entre tribus cuando realizábamos el reconocimiento.

   —Riñas entre bárbaros... Las escaramuzas entre tribus pequeñas son comunes, pero las guerras intertribales masivas son raras.

   —Sí, una coalición de al menos tres grupos tribales también estuvo presente.

   —¿Los salvajes que sólo saben matar y robar se unieron? ¿Son realmente bárbaros?

   —Debido a su equipo y estilo de pelea, deben ser bárbaros, hay un hombre prominente fuerte en el grupo que se movía como un mono y seguía atacando al enemigo y derrotándolos, lo suficientemente fuerte como para cambiar la marea de la batalla por sí mismo.

   —Oh...

 

Jerome sonrió ante la perspectiva de enfrentarse a un poderoso oponente. Esa parte de su personalidad probablemente fue la razón por la que se convirtió en un héroe y por qué sus tropas le adoraban.

 

Altina escuchó en voz baja. Si ambas partes hicieran todo tipo de consultas, el informe no podría continuar.

Jerome planteó varias preguntas sobre los bárbaros, parecía preocupado por el enemigo parecido a un mono.

Cuando el informe llegó a una conclusión, Altina finalmente preguntó:

 

   —... El escuadrón tenía doce miembros cuando empezaron la misión, ¿verdad?

   —Sí.

   —¿Qué sucedió con los demás?

   —Tres murieron luchando contra los salvajes, dos contrajeron una enfermedad y sucumbieron, uno perdió su pie atravesando las montañas y uno fue enterrado en una tormenta de nieve.

   —Ya veo...

 

Altina asintió y cerró los ojos.

Un momento de silencio para los muertos.

Los oficiales y los hombres de la plaza de desfile se callaron sin avisar, la fortaleza se quedó en silencio.

Ella abrió los ojos poco después.

 

   —... Gracias por su informe crucial y por su galante servicio. Por favor, tomen un buen descanso por ahora.

   —Sí... Su Alteza... Ugugu...

 

Los cinco hombres que sobrevivieron rompieron a llorar. Recordaron a sus compañeros caídos y las dificultades que soportaron.

Ellos saludaron y cayeron.

Los soldados a su alrededor saludaron a los exploradores con elogios y agradecimientos.

 

Los informes de exploración eran tan valiosos como una luz que brillaba en la oscuridad. El enemigo podría optar por conservar su fuerza o atacar bajo la cubierta de la caída de nieve. El imperio sería capaz de ajustar su patrulla y defensas de acuerdo con la acción del enemigo.

 

Jerome se giró y planeó volver a la torre central.

 

   —Hmmp... Lo mejor que una niña puede hacer es observar en un momento de silencio.

 

Altina respondió: “Detente ahí mismo.” al hombre burlón y puso su mano en su empuñadura de la espada.

 

Regis abrió los ojos mientras observaba cómo se desarrollaba la escena.

 

Oyó el ruido metálico del metal.

Sin darle tiempo a Regis para detenerla, Altina sacó su espada.

 

   —¿¡Qué!?

 

Regis gritó desesperado.

Los ruidos estallaron en torno a él, las tropas se sorprendieron.

La pared humana retrocedió con gritos de “¡Wah!”

 

Altina estaba a cinco pasos de Jerome. Para un héroe como él, Jerome podría acortar esta brecha en un instante.

Cuando Altina apuntaba su espada a Jerome, no sería una sorpresa que la matara.

Pero ella se mantuvo tranquila a pesar de eso.

 

   —Tú eres inflexible en no reconocerme pase lo que pase, sir Jerome.

   —Hey... Niña, tu broma no es graciosa.

   —Lo digo en serio, debe ser un fastidio tener a un miembro de la realeza actuando como un comandante para ti, ¿no?, ya es hora de aclarar esto.

   —Hmmp, no hay nada que aclarar, este es mi regimiento.

   —Estas son solo las palabras de una pequeña nación dentro de la federación Germana: todos en este ejército, desde los soldados hasta los caballeros, e incluso tú perteneces al ejército del imperio de Belgaria, y estás bajo mi mando.

   —Sí, eso es cierto. Pero niña, no puedes comandar las tropas con un título vacío. Esto no es el palacio. Ningún soldado escuchará las órdenes de una decoración.

   —Lo sé muy bien. Lo aprendí en abril. Por eso tengo que demostrar que soy digna del título de comandante.

   —Kukuku... ¿No tenías ya la orden del emperador?

   —¿Estás bromeando?

 

Altina apartó ligeramente los ojos.

Regis sintió sus ojos en él.

No veía ninguna duda o inquietud en ella, parecía relajada y confiada.

Su espada era inquebrantable.

Ella dirigió su mirada sobre el hombre que estaba enfrentando y anunció:

 

   —¡Sir Jerome, te desafío a un duelo!

 

Si esta es una pesadilla, deseo despertar de inmediato -- Regis oró.

 

Alrededor de una décima parte de las tropas estaban aturdidas, otras diez estaban estupefactas por la confusión, la mayoría de los soldados pensaron que era una broma y algunos de ellos incluso se reían.

Incluso Jerome que era el sujeto no lo tomó en serio.

 

   —Hey niña...

 

Pero sus risas se detuvieron con las siguientes palabras de Altina.

 

   —Si gano, cambiarás la forma en que te diriges a mí. Primero, tienes que reconocerme como tu comandante y escuchar mis instrucciones. Después, serás un general bajo mi mando y yo aprovechare lo mejor de tus habilidades. Este no es un sueño o una broma, si continúas tratando esto con una actitud burlona, lo tomare como que estás huyendo.

 

Altina había dejado todo sobre la mesa, así que Jerome no podía seguir ignorándola.

La sonrisa desapareció de su rostro.

El aura intimidante que estaba liberando aumentó.

Las tropas sintieron miedo por la feroz intención asesina, algunos incluso trataron de escapar.

 

   —Tch... ¡No lo malinterpretes niña, no voy a contenerme, aunque mi oponente sea el mismo emperador!

   —Si fueras alguien que respetara la posición de una persona, estarías dispuesto a trabajar bajo mí sin la necesidad de un duelo.

   —Lo estás tomando con calma, ¿has preparado un campeón para luchar por ti? El único caballero capaz de desafiarme en esta fortaleza es probablemente Evrard...

 

El comandante de los caballeros que se convirtió en el centro de atención tenía una expresión preocupada.

Podría estar sirviendo bajo Jerome, pero también estaba tratando a Altina como su hija, nieta, o incluso su diosa. Estaría en un dilema si se le encargaba ser el campeón de Altina.

Altina sacudió la espada.

 

   —No necesito un campeón, yo soy la que va a pelear contigo. Lo digo de nuevo --- ¡lo trataré como una huida si no aceptas!

   —Kukuku... Muy bien, solo eres una princesa que perdió en la lucha por el poder político.

 

Altina frunció el ceño con tristeza.

La princesa perdedora era uno de los apodos más malos que tenía. Esto estaba más cerca de la profanidad que un apodo.

 

   —¿Me reconocerás como el comandante si gano?”

   —Por supuesto, te reconoceré como un verdadero comandante, no sólo será un título vacío. ¡Eso es si ganas! Entonces... ¿Qué obtengo yo si gano? Soy el comandante del regimiento, incluso sin el duelo. Ah, tener de regreso el título de comandante suena bien.

   —Quieres que trate el edicto imperial como un pedazo de basura, ¿cierto?

   —¿Puedes hacerlo?

   —Aunque lo presente, será revocado por el príncipe Latreille.

   —Hmmp... Así que no puedes motivarme para participar en el duelo.

 

Altina asintió con la cabeza.

Parecía que esto formaba parte de su plan.

 

   —Sabía que dirías eso. No tiene sentido si no hay nada en ello para Sir Jerome. He estado pensando en esto durante los últimos días. ‘Él se contuvo porque no tiene sentido intentarlo’. Si las tropas piensan de esta manera, entonces el duelo no tendrá ningún valor.

   —Hah... ¿Quieres decir que tienes términos que pueden interesarme?

   —Renunciaré al título vacío de comandante, y reforzare el nombre de la familia Beilschmidt.

   —¿Qué dijiste?

   —No te has olvidado de ser expulsado del estrado principal por los generales que poseen una cuna noble, ¿verdad?

 

Jerome apretó los dientes.

 

   —Niña... Has planteado algo innecesario. Si propones algún plan tonto, no habrá necesidad de duelos. ¡Cerraré tu boca aquí y ahora! Piénsalo bien antes de hablar. ¿Cuáles son los términos que estás planeando proponer?

 

Era demasiado tarde para detenerlos en la atmósfera actual.

Hipotéticamente, ¿Podría Regis detener el duelo si él interviniera ahora? Imposible.

Hacerlo sólo haría que la reputación de Altina cayera aún más. Un comandante que era protegido por un mero oficial de administración de quinto grado sería cosa de risa.

Todo lo que podía hacer era observar.

Aun así, a Regis le resultaba difícil reprimir su deseo de precipitarse.

Había una manera para que una dama tratara el edicto imperial como basura, dejara el servicio militar y elevara el estatus de Jerome entre los nobles.

 

   —... Detente.

 

Él pronunció suavemente en su garganta.

Naturalmente, sus palabras fueron consumidas por el ruido que le rodeaba, sin llegar a ella.

Altina apuntó su espada a su oponente.

Y dijo al héroe con ojos inyectados en sangre de perros salvajes:

 

   —Si ganas, seré tu esposa.

 

Jerome se puso rígido.

 

   —... De hecho... Este es un término atractivo.

   —Lo es ¿verdad?

 

Altina no sería una princesa después de casarse con un noble, de modo que el plan del príncipe Latreille de nombrar a la princesa como comandante carecería de sentido.

Después del matrimonio, el título nobiliario del clan Beilschmidt sería el mismo, pero su estatus sería definitivamente más alto.

Objetivamente hablando, Jerome tenía razones más que suficientes para tratar este duelo en serio.

 

   —Hmmp... Niña, tú no eres mi tipo de mujer, pero los términos en sí son geniales, prepárate para dar todas las ordenes todo lo que quieras, como un sirviente.

   —Parece que los términos son aceptables para ti.

   —Apostar con tu vida en la línea es emocionante. Aceptaré este duelo.

 

Jerome sonrió como si ya fuera victorioso.

Altina envainó su espada.

 

   —Entonces el duelo está listo. Diré esto por si acaso. Si tienes algún extraño malentendido y luchas conmigo con una mente lujuriosa, tu cabeza podrida será destrozada por todo el piso.

   —Deberías preocuparte por tus propios asuntos niña, debes comenzar tu entrenamiento para esposa ahora.

   —¿¡Qué!?

 

Altina se mordió los dientes con enojo.

Era sólo una burla sin sentido, pero Altina tenía baja resistencia a este tipo de materia, por lo que fue muy eficaz.

Jerome se quebró los nudillos.

 

   —¿Cuándo quieres hacer esto? Estoy bien, aunque hagamos esto ahora mismo.

   —No voy a darte ninguna oportunidad de encontrar excusas. Tengo muchas demandas, no voy a pedir un duelo inmediatamente. Habrá toneladas de excusas como que acabas de despertar, que bebiste demasiado anoche o la diferencia en la preparación entre ambos lados.

   —Hmmp...

 

Jerome sabía que el regimiento se había dividido en dos campos, uno apoyándolo, el otro apoyando a Altina.

Dejar motivos para excusarse sería malo sin importar el resultado del duelo.

 

   —Bien, vamos a ponerlo al mediodía tres días más tarde, el lugar será esta plaza de desfile.

   —¿Son tres días suficientes?

   —¿Quién te crees que soy?

   —Entendido. Además, no quiero que los demás piensen que estoy tramando algo en contra de ti así--

   —¡No te pongas arrogante! ¡¡Una niña de 14 años no puede ganar contra mí, no importa qué tipo de trampas puedas establecer!! No voy a poner excusas para el resultado del duelo, si alguien se queja del resultado, eso significa que se está quejando de mí. ¡Le torceré el cuello y lo callaré!

   —... Es así.

   —Yo debería ser el que te advierta. No voy a contenerme, no importa quién esté luchando en mi contra. Prepara tu voluntad.

 

Dejando estas palabras detrás, Jerome subió las escaleras de la torre central.

Los gruñidos salieron desde una parte de los caballeros. Eran los que reverenciaban a Altina como una diosa.

Altina quien era venerada por ellos parecía estar a gusto.

 

   —... ¿Planeas ganar?

 

Regis le preguntó a Altina después de que Jerome entro en la torre. No estaría perjudicando su reputación hablando con ella en este momento.

 

   —Ara Regis, nadie entraría en un duelo con un plan para perder ¿cierto?

   —Historias de princesas entrando en duelos sin esperanza por amor y reputación son inesperadamente comunes en este mundo... No pensé que serías una princesa estúpida... me equivoqué acerca de ti.

 

A Regis le parecía el comportamiento de un niño de 10 años.

 

-- ¡Desafiar al “Héroe de Erstein” a un duelo!

 

Sentía que iba a desmayarse.

Altina tenía una expresión indiferente.

 

   —Decir que soy estúpida es demasiado. ¿No es el hecho de conocer tales historias más vergonzoso? Historias sobre duelos que no se pueden ganar...

   —¡Ese no es mi punto! ¡Estoy diciendo que desafiar al héroe Jerome es demasiado estúpido!

   —No hay otra manera que ganar el duelo y demostrar que soy la más fuerte en la fortaleza. Tú dijiste que necesitas más que destreza marcial para ser un comandante, pero es más fácil para otros mostrar quién es más fuerte a través de la fuerza y el poder.

   —Dije de más otra vez...

 

Regis masajeó su sien con su dedo, él definitivamente se desmayaría por su dolor de cabeza si esto continuaba.

¿No entendía la situación? ¿O tiene algún plan en mente?

Podía sentirse cómodo por su actitud.

 

   —No digas más. Creo que fue una gran idea, Regis.

   —... ¿Estás planeando ganar el duelo?

   —¡Seguro!

 

Respondió Altina mientras hinchaba el pecho,

 

Peso: 
0

Haken no Kouki Altina Capítulo 4: La Espada Atronadora




Manual




La fortaleza estaba llena de discusiones sobre el inminente duelo.

 

Como era de esperar, la mayoría de la gente sentía que era imposible para Altina vencer a Jerome... Entonces, ¿por qué la princesa hizo el desafío?

 

¿Pensaba que el margrave se contendría si su oponente era de la realeza? Los soldados compartieron los rumores que escucharon.

 

“¿Será como el espectáculo de un festival con el Margrave renunciando después de tomar unos cuantos golpes? ¿Los que atacan a la realeza serán castigados con la pena de muerte?”

“Tú crees que será así porque no viste la escena en la plaza de desfile. Casi me oriné de miedo cuando vi al general enojado.

“Oye, ¿estará bien la princesa?”

“El margrave dijo que la tomaría como su esposa, así que probablemente no la matará, ¿verdad?”

“Hehehe... ¡Qué manera tan rotunda de proponer matrimonio!”

“¡Wahahaha!”

 

Si fuera un duelo adecuado, Jerome definitivamente saldría victorioso. Los soldados se preguntaban si el duelo era real o si era una farsa. Si fuera un verdadero duelo, ¿qué haría Jerome con la princesa?

 

El tema del duelo fue visto como “la princesa protegida en el palacio que va contra el héroe”. ¿Cómo manejaría esto el Margrave? Si el margrave se casará con la princesa se convertirá en el foco de las multitudes.

 

Regis hizo un recorrido por la zona occidental y reunió los rumores que se estaban extendiendo alrededor.

 

“... Bueno, definitivamente no hay nadie que crea que Altina vaya a ganar.”

 

La mayoría de los soldados pensaban que eran los personajes secundarios con el Margrave y la princesa como el reparto principal. Pero ese no era el caso, los soldados discutiendo los rumores con entusiasmo eran los más importantes.

 

Altina lanzó el desafío para ganar la confianza de los soldados. Jerome aceptó porque las tropas estaban viendo.

 

¿Cómo se sintieron los 3000 soldados del regimiento sobre esto? Eso era lo que le preocupaba a Regis en este momento.

 

No fue intencional, pero Regis todavía pensaba que debería asumir la responsabilidad de las acciones de Altina. Él quería ser de ayuda, así que necesitaba entender los sentimientos de las tropas sobre esto.

 

Regis regresó a la torre central después de examinar la mayor parte de la fortaleza. Después visitó la habitación de Jerome.

 

Se sentía nervioso; su corazón latía a una velocidad que lo alarmaba. Golpeó la puerta pintada de negro.

 

“¿Quién es?”

 

Una voz baja respondió detrás de la puerta. Regis tragó saliva.

 

“... Soy Regis, tengo algo que decirle, Sir Jerome y he venido a visitarlo.”

“Hmmp... definitivamente es trata de algo aburrido.”

“Eso es probablemente cierto...”

“Entra.”

 

Jerome abrió la puerta.

 

Era una habitación del mismo tamaño que la de Regis.

 

Sus habitaciones estaban al lado, había otra puerta en las profundidades de la habitación. Había un escritorio al lado de la puerta, los estantes de la esquina estaban llenos de libros sobre derecho y economía.

 

Jerome estaba en medio de la habitación, sosteniendo una lanza corta y pesada. Estaba sin ropa en la parte superior de su cuerpo y estaba lleno de sudor.

 

La punta de la lanza sólo tenía un elemento en forma de bola pesada, pero Regis todavía estaba intimidado por el aura de Jerome.

 

“...”

“Kukuku... ¿Estás aquí para envenenarme por órdenes de la niña?”

“Si estás preocupado por eso, deberías estar más atento de la Señorita Clarisse.”

“Ah, eso es muy aterrador, ella puede que realmente lo haga... Ella parece una chica agradable, pero su personalidad es terrible.”

“Quiero hablar contigo sobre el duelo...”

“Es inútil decir algo ahora.”

“... Tienes razón.”

 

Regis suspiró. Si Jerome no estuviera motivado, todavía había algunas maneras de detener el duelo. Pero Jerome parecía bastante exagerado al respecto.

 

Tan exagerado que comenzó a entrenar para eso inmediatamente.

 

“Fu... Nunca imagine que ella me desafiaría tan directamente... Pensé que ella descansaría y se quejaría hasta el día en que se casara con algún gran noble, basura que desperdiciaría su tiempo todos los días... Parece que yo estaba mal.”

“Si ella pudiera vivir una vida tranquila, yo sería capaz de tomarlo con calma.”

“¿Qué pasa contigo chico? ¿Crees que la niña no puede derrotarme?”

“No se trata solo de mí, ese es el consenso entre todos los soldados, solo la princesa cree que tiene una oportunidad.”

 

Jerome meneó la cabeza.

 

Sacudió la pesada lanza de entrenamiento mientras la sostenía horizontalmente. Sus músculos de los brazos y pecho temblaban, sacudiendo su sudor.

 

“Fu... Eso está mal.”

“Eso significa que...”

“No estoy tomando a la ligera la fuerza de la niña. Es tonto subestimar a alguien que puede manejar una espada tan enorme.”

“Ya veo.”

 

Lo estaba tomando muy en serio; Regis pensó y suspiró en su corazón.

Regis no podía entender los detalles de las proezas marciales, por mucho que lo viera.

El movimiento de Jerome con la lanza de entrenamiento era demasiado rápido; le costaba ponerse al día con los ojos.

Jerome empujó su lanza cuando dijo:

 

“Esa espada es problemática... cualquier espada o lanza se romperá si trato de bloquearla, puedo cambiar por una nueva en el campo de batalla, pero será mi derrota si mi arma se rompe”.

“Es verdad.”

“La niña probablemente estaba apuntando a esto cuando dijo que puede ganar, probablemente estará usando la Gran Tonerre Quatre.”

“¿Oí que Sir Jerome posee una poderosa lanza capaz de competir con esa espada?”

“Sí... Pero esa es para uso a caballo, es difícil manejarla en una batalla a pie.”

“¿No piensas montar a caballo?”

“¿En la plaza de desfile? Eso es de risa. La caballería debe luchar en las llanuras... Ya veo así que ella pensó en ello tan profundamente, no puedo usar mi poderosa lanza o corcel de confianza, y no es una batalla de asalto en la que soy más diestro. La niña podría incluso ganar esto.”

“No creo que este nivel de desventaja pueda cambiar el resultado.”

 

No sólo eso. Regis sentía que la oportunidad de ganar de Altina se estaba desvaneciendo.

Regis pensó que era importante que Jerome la tomara a la ligera si Altina quería tener una oportunidad con una disparidad tan grande en habilidades. Como beber alcohol antes de la pelea o algo similar.

Pero Jerome no dejaba nada al azar.

Tales desventajas menores sólo alertarían al oponente.

No estaba claro cuál era la intención de Altina, pero esto era definitivamente malo estratégicamente hablando.

 

“Hey Regis... ¿Estás esperando a que pierda?”

“¿Por qué lo crees?”

“No estarías aquí si esperaras que ganara, hablarías felizmente de los rumores con las tropas, no hay nada de qué preocuparse, probablemente terminarás haciendo el trabajo administrativo que tanto te gusta.”

“Parece que necesito corregir dos puntos.”

“¿Qué?”

“Espero resolver esto de una manera pacífica.”

 

Altina estaría un paso más cerca de darse cuenta de su ambición si ganaba. Pero también estaría más cerca del borde de un peligroso acantilado.

Regis sintió que él debería ayudarla a asegurar una línea de seguridad a pesar de que no podía detenerla.

 

“Kukuku... No creo que haya cosas como la paz en el frente.”

“Otra cosa que quiero corregir... es que no me gusta particularmente el trabajo administrativo ¿Quién crees que es culpable de mi falta de sueño en estos días?”

 

Regis olvidó sus honoríficos inconscientemente.

Regis planeaba reprimir sus emociones, pero él resbaló y reveló el rencor que estaba soportando.

Jerome lo miró con los ojos muy abiertos y soltó una carcajada.

 

“¡Kuhahaha! Lo siento por eso, enmendaré lo que dije entonces -- ¡Definitivamente ganaré y seguirás haciendo el trabajo administrativo que odias! ¡Para mí!”

“Eso es demasiado malo.”

 

Los hombros de Regis cayeron. Jerome cambió de tono y bajó la voz.

 

“Hey Regis... ya te has dado cuenta, ¿no?”

“... ¿Estás hablando del presupuesto?”

 

Jerome asintió en silencio.

Regis sintió un escalofrío en su cuello.

Descubrió algo después de revisar los volúmenes de documentos.

 

“... La verdadera razón por la que ahuyentaste a los oficiales de administración... es porque dejarías sólo a los que son capaces de guardar secretos para que manejen los libros de cuentas.”

“Así es como es.”

“¿Por qué confías en mí?”

“Porque... no necesito decirte eso.”

“Cuando nos conocimos, trataste de sobornarme y amenazarme con una horca. ¿Era por eso?”

 

Una parte del presupuesto del regimiento fronterizo Beilschmidt no era revelado al departamento de administración militar.

No se especificó el uso de estos fondos.

Pero si alguien consideraba las circunstancias de Jerome, podían adivinarlo. Jerome sonrió.

 

“Fu... Ese asunto fue puesto en espera ya que has estado ocupado con el papeleo recientemente.”

“¿Se trata de quién es mi oficial al mando...?”

“No tienes que hablar con la niña de esto, después del duelo tres días después, el pésimo drama entre yo y ella terminará y tú trabajarás bajo mí mando.”

 

Regis pareció disgustado.

 

“No soy lo suficientemente valioso como para que el margrave se preocupe por mí.”

“No seas creído, tan solo eres un premio complementario, deshacerme del comandante con un título vacío, el clan Beilschmidt casándose con un miembro de la familia real... Y tú eres una manzana extra.”

“Hah... Entonces soy una manzana.”

 

Podría ser un bono extra, pero Regis se sentía incómodo siendo el tema de la motivación para una pelea.

El Margrave no estaba tomando esto a la ligera. Estaba preparado para la pelea y confiado en la victoria.

También tenía sus propias aspiraciones.

Tomó mucho esfuerzo para que Regis ocultara sus preocupaciones desde su rostro.

 

-- Esto va a ser duro. Altina, ¿por qué hiciste este desafío?

 

Había cosas que necesitaba hacer, sin importar el resultado del duelo de tres días después.

 

Cuando los auditores sean enviados a esta unidad y vean el estado de los libros de contabilidad, los contadores y los comandantes serán reprendidos. Incluso si el comandante sólo tiene un título vacío.

Aumentaría la posibilidad de que se descubrieran los secretos.

 

 

 

Después de regresar de la habitación de Jerome, Regis terminó el resto de la documentación en prisa.

Perdió algo de tiempo debido a los ataques del monstruo del sueño, pero logró terminar los documentos y los selló.

Regis salió de su habitación después de completar su tarea.

 

El sol estaba alto en el cielo. Era una mañana turbia, pero el tiempo era lo suficientemente bueno para derretir la nieve. Era lo suficientemente caliente como para no usar abrigo.

Una pared humana rodeaba la puerta sur.

El mensajero periódico estaba aquí.

La mayoría de las personas que recibían correos eran caballeros. La mayoría de los soldados eran analfabetos y rara vez enviaban cartas.

 

“El carruaje se va ~~”

 

Se oyó una campana en voz alta. Regis salió corriendo.

 

“¡Espera un momento! ¡Por favor espera! ¡Tendré problemas si esto no se envía!”

 

El mensajero periódico llegaba una vez a la semana.

Regis se movió delante del carruaje y entregó un paquete al mensajero desconcertado.

 

“Eso es... ¿Para ser enviado al departamento de administración militar? ¿no hay un mensajero aparte para los documentos militares?”

“Estos son documentos urgentes, será malo si no se envían, es una gran responsabilidad, pero lo dejo en tus manos.”

“¡Aguarda! ¡Somos mensajeros civiles, no del ejército! Necesitas enviar un mensajero del ejército para entregar algo tan importante como esto.”

“A Sir Jerome no le gusta enviar a sus soldados para entregar documentos, eso me preocupa.”

“Hmm, el departamento de administración militar está en la capital, supongo que puedo pasar.”

“Eso es de gran ayuda.”

 

Regis le dio una moneda de cobre.

 

El mensajero guardó el paquete en su cartera con una sonrisa.

 

Voy a reclamar el dinero de vuelta como gastos necesarios, Regis quien estaba corto de dinero lo decidió.

El correo periódico salió desde la puerta sur. Finalmente pudo dormir.

Regis bostezó ampliamente.

Oyó un sonido de risa cerca de él.

Se giró y vio a Clarisse con una gran pila de ropa que se le acercaba. Parecía un poco cansada.

 

“Ah... Manejar el papeleo es un fastidio, y cosas que no puedo ignorar siguen apareciendo.”

“¿Es sobre la princesa? No tienes que preocuparte por eso.”

“... ¿Puedes hacer un tiempo para mí ahora mismo?”

“Qué extraño para ti pensar que tengo tiempo.”

 

Clarisse levantó las comisuras de sus labios mientras sostenía una gran cantidad de ropa en sus manos.

 

La ropa se lavaba con detergente en la capital imperial, pero la colada se hacía usualmente usando tablas de lavado tradicionales en la fortaleza. Detergentes eran considerados un artículo de lujo por aquí.

 

“Mis disculpas, parecías bastante ocupada... Pero es raro verte lavando la ropa en este momento.”

“Porque la leche se derramó sobre el mantel, si no lo lavo ahora, olerá más tarde.”

“Ah, ya veo, ¿la has derramado?”

“No. Por casualidad estuve libre por el momento, si no te importa que lave la ropa mientras hablamos, puedo escuchar lo que tienes que decir”.

“Déjame llevar la mitad de eso por ti.”

 

Clarisse sonrió maliciosamente cuando Regis extendió las manos.

 

“¿Estás seguro?”

“No importa lo débil que sea, ayudar a una mujer a llevar la mitad de su ropa todavía es manejable.”

“Eso no es lo que quiero decir, está manchado con leche ¿sabes?”

“Ugh... No se puede hacer nada, me limpiaré con un paño húmedo más tarde.”

“Fufufu…”

 

Clarisse entregó un paño ligeramente húmedo a Regis. Olía a leche. Regis se dirigió hacia la lavandería junto con Clarisse.

 

Para las labores del hogar, la tarea que era más tediosa e importante como cocinar y limpiar era la lavandería.

En un rincón de la región occidental donde residen los soldados, había un lugar que estaba a mitad de camino por debajo del nivel del suelo.

La nieve derretida fluía hacia este lugar a través de tuberías, inundando las 10 estaciones de lavado.

 

Clarisse puso la ropa en el agua. La empapó lo más posible, sacando la mayor cantidad de suciedad posible.

Sus manos tiernas y pálidas se pusieron rojas inmediatamente después de sumergirse en el agua helada.

 

“Ugh...”

“Déjame ayudar.”

“Estoy bien, ¿quieres hablarme de la princesa?”

“Eso es correcto... Pero estás haciendo una tediosa tarea delante de mí mientras estoy hablando, eso me pone incómodo.”

“Qué cosa extraña para decir, esto es lo que significa el estatus social.”

“Según esa lógica, ayudar con las cosas que quiero ayudar es un privilegio de mi estatus social. ¿Eh, tengo que hacer esto?”

 

Regis sacó un mantel del montón de ropa y lo empapó en agua, imitando a Clarisse.

 

“¿¡Hah!?”

 

Sus manos sentían dolor por el agua helada.

 

“Estás realmente... saca las manos del agua de vez en cuando mientras estás lavando, te quemarás si mantienes las manos en el agua demasiado tiempo.”

“Ah, cierto. ¿Tú estás bien?”

“Estoy acostumbrada a esto.”

“Ya veo.”

“Cuando estoy lavando mucha ropa por la mañana, uso una olla para hervir un poco de agua, puede ser usada para calentar mis manos, y quita fácilmente las manchas”.

 

Había una gran olla en la esquina de la lavandería.

Regis comprendió. Era imposible limpiar tanta ropa sin prepararla. Un principiante como él tendría dificultades para lavar sólo una.

 

“¿No estás hirviendo agua hoy?”

“Sólo hay unas pocas piezas de todos modos. ¿Eso es todo de lo que quieres hablar?”

“Todavía no, voy a empezar ahora... Ku...”

 

Regis masajeó sus dedos que se sentían dolorosos por el frío para calentar sus manos.

Pero las manchas no salían.

Así que Regis repitió los tres pasos de fregar el paño, sacándose las manos y frotándolo para calentarlo.

 

“¿Estás bien?”

“Ugugu... ¿Por qué Altina emitió un duelo en este momento?”

“Probablemente la princesa no pensó demasiado en el momento, eso fue definitivamente algo en lo que pensó por la mañana”.

“Eso fue demasiado precipitado.”

 

Finalmente, quitó el olor de la leche de un pedazo del mantel.

Un área grande sobre el mantel se volvió ligeramente amarilla, el área que era marrón también se había vuelto blanca.

 

“Pero, aun así, estará bien si es idea de la princesa.”

“Sé que es demasiado tarde para que ella renuncie... Pero no pensé que serías tan optimista.”

“¿No confía en la princesa, Mr. Regis?”

“No tengo el talento para discernir la destreza marcial de alguien, pero pensando objetivamente, no hay manera de que Altina pueda ganar. Si sir Jerome fuera alguien que pueda perder con una niña de 14 años, él habría muerto en el campo de batalla hace largo tiempo.”

“Ya veo, algunas personas pensarán de esa manera.”

“Por favor, hazme saber si tienes una opinión diferente...”

 

Clarisse recogió el mantel desde el agua helada.

El sonido de las salpicaduras de agua se oía en el lavadero.

 

“Porque la princesa me dijo ‘no hay problema’♪”

“Simplemente estás renunciando a pensar, lo que tú crees y los hechos son cosas diferentes”.

“Entonces, ¿qué piensas hacer?”

“... Probablemente no hay medidas apropiadas que podamos tomar”.

 

Finalizando las tareas de limpieza con las que no estaba familiarizado, Regis se despidió de Clarisse y se dirigió a su propia habitación.

¿Estaban sus pasos inestables por la falta de sueño o por demasiados problemas en su mente?

Podía oír el sonido de la espada balanceándose desde el patio.

Se acercó y vio a Altina empuñando un fauchard grande en el patio.

Altina balanceó el fauchard con una mano como una ramita, aunque usualmente se necesitaban dos manos para manejarla.

 

-- Las chicas normales no podían hacer eso.

 

Altina tenía una fuerza enorme en su brazo que no coincidía con su apariencia. Probablemente advirtió la presencia de Regis.

Altina le sonrió a Regis.

 

“Ara, ¿quieres balancearla también?”

“No quiero y no puedo, no quiero presumir, pero...”

“¿Ni siquiera puedes levantarlo?”

“Probablemente no pueda.”

 

Regis se encogió de hombros mientras Altina sonreía torpemente. Ella comenzó a balancearla de nuevo.

 

“Eres increíble.”

“Sólo la fuerza de mi brazo... estoy segura de eso. Balanceaba espadas para adultos cuando era muy joven.”

“Bueno, no es sólo eso... Pero para ganar contra Jerome, francamente... Quiero decir... ¿No será demasiado difícil?”

“Definitivamente, si fuera alguien tan fácil de derrotar, nuestros enemigos no tendrían tantas dificultades.”

“¿Tienes un plan en mente? Tenías suficiente confianza para lanzar un duelo.”

 

Regis apostó por esta pequeña oportunidad.

Altina lo miró con una expresión desconcertada.

 

“¿Qué plan? ¿No que un duelo es ganado por la persona más fuerte?”

“Ugh... En realidad, no estás pensando en nada... Hay preparaciones que puedes hacer para aumentar tus posibilidades de ganar.”

“Hey, no soy estúpida.”

“¿¡Así que lo pensaste!?”

“La lanza será más rápida en el primer ataque. Después de bloquear eso, tengo que estar atenta a los golpes del cuerpo ya que mi espada es pesada. ¿Patear su rodilla cuando se acerque va contra las reglas?”

 

Regis bajó la cabeza.

 

“Qué es esto... Estás planeando luchar contra él adecuadamente...”

“No tendría sentido si no lo hiciera de esta manera, mi objetivo no es ganar.”

“¿Eh?”

“Probar que soy más fuerte es el objetivo, no ganaré la confianza de los soldados si no gano esto correctamente y también tu confianza”.

 

Dijo Altina con calma.

Regis también sentía que tenía razón.

 

“... Pero no es alguien a quien puedas ganar sin ningún plan”

“No tendrá sentido, incluso si gano con un plan”.

“Ugh, erm...”

“¿Estás pensando en algo raro?”

 

Altina miró intensamente a Regis. Regis apartó los ojos.

 

“... Hay muchas maneras de hacer algo sin que otros se den cuenta, como reflejar la luz del sol en sus ojos con cosas como cristales rotos, o algunas trampas en el suelo.”

 

Después de decir eso suavemente. El sonido del viento se elevó.

El fauchard se estrelló junto al pie de Regis con un golpe. Hizo una profunda abolladura en el suelo.

 

“¡No bromees conmigo!”

“¿¡Hey, hey Altina!?”

“Ah... Lo siento, estaba demasiado agitada...”

“Yo también”

 

-- Regis le respondió a la chica pidiendo perdón:

 

“Mis disculpas, no quise molestarte.”

“Si, entiendo.”

“Entiendo por qué quieres tener un duelo adecuado, pero el objetivo no está al final de una serie de victorias, tenemos que tomar la puerta de atrás.”

 

Como era de esperar, esto era demasiado cruel para una chica de 14 años.

Actualmente, Altina quien era la cuarta princesa, no tenía ninguna posibilidad de heredar el trono. La única manera de que ella asumiera el trono sería usurparlo.

Pero Altina tenía un corazón puro y justo, por lo que no pasaría por un camino lleno de barro y muerte.

Sólo un camino justo y limpio se reflejaba en sus ojos. Y así, Regis tenía que ser el chico malo--

Regis apretó el puño.

Un par de manos blancas y pequeñas se colocaron en la parte superior de su mano en este momento.

 

“¿Eh...?”

 

Los dedos que estaban ligeramente calientes después de practicar sus movimientos acariciaron la piel de Regis.

Altina estaba a su lado antes de darse cuenta.

Levantó la cabeza para mirar a Regis, sus bellos ojos color carmesí estaban mirándolo mientras se inclinaba hacia él.

 

“Sé que estás preocupado por mí y también entiendo que sabes muchas cosas”

“Sí, estoy preocupado por ti... Pero no sé nada tantas cosas...”

“No creo que sea malo pensar en tácticas, pero a veces tenemos que enfrentar la batalla directamente.”

“... ¿Quieres decir que este es un escenario en este momento?”

“Sí, ¿no es así?

 

Regis cerró los ojos.

Examinó los libros en su mente y extrajo el conocimiento pertinente. Pero decidió no usarlos al final.

 

“Si te ayudo a ganar este duelo con un plan... perderás la justicia que guía el camino por el que avanzas, no hay nada más triste que perder el camino y ser un peón para los demás”.

“¡Eh... yo realmente no entiendo algo tan profundo, pero mi instinto me dice que debería luchar y ganar correctamente!”

“¿Debería creerte...?”

“¡Voy a demostrar que soy digna de tu confianza, sólo espera y veras!”

 

Altina golpeó su puño contra la mano de Regis que estaba sosteniendo. Regis asintió con un gesto de simpatía desde tiempos anteriores.

En este momento para ella, el uso de esquemas para ganar no sería eficaz y tendría implicaciones negativas.

Pero no podía quedarse parado y observar distraídamente.

 

-----

 

Regis se frotó los ojos dormidos cuando apareció en el comedor de los oficiales.

Pero la persona que estaba buscando no estaba presente, así que Regis fue a los establos.

Mientras vagaba por los establos, la persona que buscaba le saludó en voz alta.

 

“¡Oh, Sir Regis!”

“Estás aquí, Mr. Evrard... ¡Estaba buscándote!”

“¿Estás... buscándome por algo con respecto a la princesa ¿Hmm? ¿Es sobre el duelo? ¡Wahaha! ¡Sabía que esto ocurriría tarde o temprano, pero no creía que la niña presentaría el desafío en ese momento! ¡Estaba muy sorprendido!”

“¿¡Sabías que ocurriría!?”

“Ella querría hacer algo para cambiar este status quo incómodo.”

“Eh...”

“¡Y la única manera en que podía pensar es empujar al duque con espadas!”

 

Regis tomó su cabeza.

Esto significaba que el pensamiento de Altina no era distinto del de este comandante de caballeros con músculos.

Al menos cuando estaban empuñando espadas. Le dolía la cabeza.

No, esa era la razón por la que pensaba que era necesario que Regis la ayudara como estratega.

 

“Por qué resultó de esta manera... Y el vencedor ya ha sido determinado...”

“¡Wahaha! ¡Sir Regis, tienes talento con las palabras! ¡Como se esperaba de un estratega!”

“No soy un estratega.”

“¿Oh? ¿No propusiste un excelente plan para atrapar a los bandidos?”

“No, eso fue solo que... La princesa me pidió que le explicara lo que yo sabía... No tengo la capacidad de presentar planes de batalla”.

“¿Qué hay de malo sobre eso? Usar lo que otros no tienen es una buena manera de contribuir.”

“Hah…”

 

¿Pero y si le faltaba el conocimiento en momentos críticos? Era entonces cuando necesitarían a un verdadero estratega y su sabiduría.

Tal como la situación de ahora.

 

¡Plat!

 

Evrard dio unas palmaditas en la espalda de Regis. El impacto ahuyentó su somnolencia.

 

“¡Eso duele!”

“La vida de algunas personas se salvaron gracias a ti.”

“¿Ah...?”

“¡Mi nieto! Ese chico estaba en el ejército del Marqués Thénezay y fue salvado cuando fueron derrotados.”

“Bueno, el cuartel general fue destruido después del ataque furtivo, pero la mayoría de nuestras fuerzas escaparon, pero no creo que fuera gracias a mí...”

“¿Te refieres a las personas que apenas escaparon con vida del ataque de los salvajes?”

“Sí.”

“Mi hijo estaba con ustedes en las fuerzas de reserva cuando fueron enviados a la parte trasera de la unidad principal”.

“Ah, había una fuerza de reserva.”

“Al final, no se sintió avergonzado por la derrota, sino que fue elogiado en lugar de ayudar a sus camaradas derrotados a escapar”.

 

Regis recordó lo que pasó. Ese fue un recuerdo agotador.

 

“... Después de notar el ataque furtivo, el cuartel general estaba en llamas... Así que sugerí no ayudarlos, sino prepararnos para atacar... Pero eso fue todo lo que pudimos haber hecho.”

“No seas modesto, el cuartel general fue destruido y el ejército fue derrotado. La razón principal por la que el ejército no fue aniquilado fue porque las fuerzas de reserva detuvieron el avance de los bárbaros bajo el comando del administrador de quinto grado Regis Auric.”

“Yo no comandaba nada... Las reservas tienen oficiales de combate de alto rango que los guiaban, por lo que fueron ellos los que hicieron el trabajo.”

“Pero eso no es lo que esto dice.”

 

Evrard le entregó una carta.

Regis tomó la carta.

El nieto de Edward usó un lenguaje increíblemente formal y escribió lo que Evrard había dicho.

Cómo fue salvado por el esfuerzo de Regis cuando el ejército del Marqués Thénezay fue derrotado.

También mencionó cómo Regis rescató a muchos otros colegas.

Recientemente se enteró de que Regis tuvo que asumir la responsabilidad como único sobreviviente de la base y fue desterrado a las fronteras.

 

Y entonces-

 

“Para pagar su deuda a Sir Regis, mi nieto se ofrecerá como voluntario para unirse a este regimiento, ¡Bien! ¡Esto también es una forma de vida!”

“¡Cómo podría serlo! La tasa de supervivencia de este regimiento es ligeramente superior a la de las otras líneas del frente... Pero sigue siendo 10 veces mayor si te quedas en la capital ¿Por qué se ofreció a venir aquí?”

“Mi nieto probablemente está pensando en protegerte en este peligroso lugar”

“... No soy digno.”

“Wahahaha, dices cosas extrañas, ¡sólo la persona misma entenderá por qué está dispuesta a arriesgar su vida!”

 

Regis sintió que la declaración de Evrard era probablemente correcta.

Pero Regis no pensaba que había salvado muchas vidas, o que era digno de ser protegido.

 

“Mr. Evrard, ¿puedes aceptar esto? ¿Para qué tu querido nieto se ofrezca voluntariamente a estar en este peligroso lugar?”

“Si eso es lo que quiere, no puedo hacer nada al respecto.”

“¿¡Soy digno de su protección!?”

“Hm... realmente no puedo regañarlo en mi posición.”

 

Evrard sonrió satisfecho.

Regis inclinó la cabeza, sin entender lo que quería decir.

 

“... ¿Te refieres?”

“Quiero decir que, si mi nieto muere innecesariamente por tu incompetencia, te hablaré sobre las responsabilidades con mi alabarda.”

“¿¡No estás enojado!?”

“No estoy enojado.”

“¡Tus palabras se están quebrando!”

 

Regis debería sentirse feliz de que alguien de su antigua unidad tuviera gratitud hacia él.

Gracias a él, Regis sintió que su vida se fue acortando gradualmente. De vuelta al tema.

 

“... Dejemos esto de lado por ahora... Quiero hablar de la princesa.”

“¿Hmmm?”

“¿Crees que la princesa puede ganar?”

“Sería excelente si ella pudiera soportar 10 golpes, ¿no es así?”

 

Evrard juzgó que Jerome ganará dentro de 10 golpes. Así de grande era su brecha en las proezas marciales.

 

“... Puede que vaya en contra del código de caballería de los caballeros... Pero, ¿puedo pedirte que salves a la princesa si se mete en un aprieto?”

“Ah, dime los detalles.”

 

Tres días después --

 

La campana del mediodía estaba a punto de sonar.

Muchos soldados ya se habían reunido en la plaza de desfile.

La nieve había estado cayendo desde la mañana; se convertiría en una tormenta de nieve si el viento se levantaba.

 

Pero ninguna de las dos partes planeó posponer el duelo debido al mal tiempo. Regis estaba en la habitación de Altina.

 

El accidente unos días antes no ocurrió. Altina estaba esperando el duelo en silencio. Llevaba sus protectores de brazo, protectores de rodilla y armadura de pecho sobre su vestido de una pieza mientras se sentaba en una silla elegantemente diseñada.

 

Un juego de té fue colocado sobre la mesa.

 

“No te ves bien, Regis.”

“Tienes la culpa de hacerme caer enfermo por sobre preocuparme, Altina.”

“Tú no estás en el duelo, así que relájate un poco ¿bien?”

“¿Crees que puedes ganar? ¿Contra el ‘héroe de Erstein’?”

“Definitivamente, lo he dicho muchas veces, pero no me creerás si no te lo muestro.”

“Y haciendo una apuesta con términos que están en contra de ti...”

 

Altina se puso de pie.

 

Era una cabeza más baja que Regis, pero su aura la hizo sentir lo suficientemente alta como para que él tuviera que mirarla hacia arriba.

 

“Si me comporto como una inútil en un lugar tranquilo, ¿cómo puedo ser una emperatriz?”

“Ciertamente no serías capaz... Pero hay algo conocido como la gestión de riesgos en este mundo...”

“Hay muchas cosas en este mundo que no puedes lograr sin conseguir la victoria.”

“Tú te apresuras demasiado.”

“No me creerás, diga lo que diga verdad.”

 

Altina sonrió solitariamente.

Regis estaba atónito.

 

-- ¿Debería creer que Altina ganara, aunque no tenga otros compañeros?

 

“Perderás algo irremplazable si haces un movimiento equivocado cuando eres impulsado por emociones. No puedo seguir fallando en el mismo lugar”.

 

Regis recordó al Marqués Thénezay.

 

Probablemente nunca olvidaría que no lo propuso una tercera vez. O no notar el orgullo de los nobles.

No tenía sentido tener sólo conocimiento. Este hecho se había grabado en su corazón.

 

“¿Vas a detenerme? ¿Podrías estar planeando escapar conmigo? Eso sería muy romántico”.

“No puedo hacer eso, pensé en eso antes, pero tú eres lo suficientemente poderosa para que Jerome se quede en guardia, correr contigo sin levantar una conmoción es imposible, y si fueras alguien que huiría, ya habrías dejado este duelo.”

“Tienes razón, es lamentable que no sea nada romántico.”

“Aunque he pensado en qué hacer si pierdes...”

 

Altina frunció el ceño.

 

“¿Y eso sería?”

“Voy a detener a Jerome, te escaparás con cierto caballero lejos de la fortaleza, pero no puedo decir quién es ese caballero...”

 

Regis estaba preparado para que Altina se enojara por hacer planes para escapar si era derrotada.

Pero Altina se rio inesperadamente.

Ella estaba sosteniendo su estómago riendo en voz alta.

 

“No, no es bueno... Ahahaha... ¡¡Re, Regis eres realmente demasiado!! ¡Ahahaha! ¡Pensaste que definitivamente perdería! Hah ~ la risa termina aquí ¿¡De acuerdo!?”

“Me sentí mal por hacerte esto, pero mis relaciones privadas contigo y el juicio objetivo son dos cosas diferentes, tengo que hacer una preparación adecuada para el peor de los casos...”

“Ahahaha, eso es correcto, creo que eres necesario para mí porque eres este tipo de persona, este es el juicio tranquilo como estratega.”

“No es el juicio de un estratega, esto es... eso... ¿Cómo debo decirlo?”

 

Sería demasiada responsabilidad para un funcionario administrativo de quinto grado.

¿Así que como amigo de Altina?

¿Cuándo se hizo amigo de Altina quien era el comandante? Pensar que era un amigo porque le permitía dirigirse a ella por su apodo era demasiado tonto.

Regis se turbó y se quedó quieto.

Altina estaba riendo tan fuerte que sus hombros temblaban. El sonido de jadeo se mezcló en la risa de Altina.

 

“Ha, ha... pensé que moriría de risa antes del duelo. No creía que hubieras hecho preparativos para escapar después de perder... Ah... Esto es demasiado.”

“No voy a encontrar ninguna excusa. No creo que vayas a ganar.”

 

Regis volvió a confesar.

Altina no estaba enfadada y solo asintió.

 

“Lo sé, sólo hay una persona que cree en mi victoria incondicionalmente.”

“Quieres decir Clarisse...”

“Sí. Pero para alcanzar mi objetivo, una persona que no confía tanto en mí también es necesaria.”

“¿Con esa persona te refieres a mí?”

“Confirmé que eres tú después de este incidente, para ganar tu confianza, no perderé este duelo”.

 

Altina desafió a Jerome para ganar la confianza de las tropas en este regimiento. Incluyendo Regis.

 

“... ¿Puede este duelo ser cancelado debido a mi actitud?”

“Hmmm ~~, ¿tal vez?”

“Ugh...”

 

Su fatiga mental aumentó un 30%. Altina se acercó con la mano.

Su mano tocó el pecho izquierdo de Regis, justo encima del corazón.

 

“¿Hmmm?”

“Quiero convertirme en una emperatriz... Si mi deseo no se hace realidad, definitivamente moriré. El estratega también me seguirá.”

 

No importa qué medidas tomaron, Altina seguramente no sería la única que tenía que asumir la responsabilidad.

Su corazón bajo la palma de Altina comenzó a correr. Altina no había terminado.

 

“Tener expectativas para ti como estratega, significa esperar que incluso arriesgues tu vida.”

“Es cierto...”

 

Regis comprendió esto.

Es por eso que Regis estaba vacilante.

 

“Como te pido que arriesgues tu vida, es normal que yo arriesgue la mía también, no quiero ser una reina tonta que espera la lealtad simplemente sentada en el trono”.

 

Altina deslizó su mano desde el pecho de Regis hasta su cuello, y luego su rostro. Su mano se sentía fresca.

 

“Mira con tus propios ojos, te probaré mi voluntad... Y puedes considerar el asunto en esa noche”.

“La parte en la que no puedo creer en mí, tu creerás en ella en mi lugar, así que tengo que confiar en ti, ¿verdad?”

 

Altina asintió y retrajo su mano.

Y ella alcanzó la colosal espada apoyada en la pared. Ella agarró la empuñadura firmemente.

 

“Ya es hora.”

 

-------

 

Altina y Jerome estaban opuestos el uno al otro en el centro del anillo de soldados. Estaban a unos 10 pasos de distancia.

Debajo de los pies de todo el mundo estaba la nieve.

 

La visibilidad era pobre y todo era blanco. Esto era una ventisca. Altina llevaba protectores de brazos y de rodillas sobre su vestido. En su mano estaba el Grand Tonerre Quatre.

Era una espada gigante que no coincidía con la pequeña chica.

Jerome en el otro lado no llevaba ninguna armadura, apenas un traje normal de camisa negra con pantalones militares. Él sostenía una lanza corta usada por los

 

Soldados de pie en el bosque. Tenía unos 27Pa (2m) de largo, sobre la longitud de la espada gigante.

Regis estaba entre la pared de gente que los rodeaba. Evrard vestido con armadura completa caminó a su lado y dijo:

 

“Ambos lados están tranquilos.”

“Es cierto... ¿Cómo están las preparaciones?”

“No hay problema, Miss Clarisse está esperando en el carruaje.”

“Gracias.”

 

Su conversación sobre el plan después del duelo se detuvo. Evrard se acarició la barba.

 

“El Margrave ha renunciado a eso. No utiliza una espada para ganar ventaja en la velocidad, ni una larga lanza para conseguir un mejor alcance, escogió un arma que no le da ventaja.”

“No entiendo nada de los enfrentamientos entre espadas y lanza... ¿Pero la lanza corta usada por el Margrave lo pone en desventaja?”

“Esa cosa no es ligera ni larga, y se romperá con un ataque de la espada gigante”

“¿No usaría esto... como una excusa para perder?”

“Eso fue preparado por él de antemano, no puede ser usado como una excusa, él quiso usarla de otra manera.”

“¿Para evitar que la princesa encuentre excusas?”

“Así como la princesa no le da al Margrave motivos para excusas levantando todo tipo de términos y estableciendo el duelo 3 días más tarde. El Margrave está usando un arma que es desventajosa para él para silenciar cualquier queja de la princesa – Están comenzando.”

“...!!”

 

La campana del mediodía sonó como si anunciara el inicio de la pelea.

El chirrido del metal sobre el metal se extendía desde la plaza de desfile.

La mayoría de la gente pensó que sería la joven princesa cortando hacia el Margrave mientras él esquivaba.

 

“¡¡Ora ora ora!!”

 

Pero el primero que rugió y gritó fue Jerome. Jerome echó la nieve bajo sus pies y cargó.

Altina no se movió. ¿O no podía moverse?

El Margrave acortó la brecha de 10 pasos en un instante y empujó su lanza.

 

“¡Hah!”

“¡¡Se resolverá en el primer movimiento--!!”

 

Los soldados estaban aturdidos.

 

“¡¡Este tipo de ataque!!”

 

Exclamó Altina.

Y usó el cuerpo de la espada para bloquear la punta de la lanza. Jerome gimió.

Las dos piezas de metal chocaron con un chirrido.

La lanza corta apuñalando en el hombro de la muchacha fue desviada. Jerome suspiró.

 

“Ugh... ¡Una lanza normal ni siquiera puede rasguñarla!”

“Está hecha de Plata Espiritual de Tristei?”

 

Regis dijo suavemente.

Durante las guerras que fundaron el imperio, había leyendas que las poderosas espadas fueron hechas de plata y concedidas a L'Empereur Flamme.

 

Probablemente las espadas no estaban hechas de metal natural, una aleación -- los investigadores lo explicaron como tal. En esta era, el material más fuerte que se podía hacer a partir del acero, fue hecho por la fundición de algunos tipos de metal juntos, y era de conocimiento común.

Pero aún no se había descubierto una aleación que pudiera rivalizar con la plata de los Elfos, así que algunas personas creían que la espada tenía la bendición de los Elfos.

 

La espada gigante se convirtió en el escudo que protegía a la pequeña Altina.

 

Después de que su ataque fuera rechazado, Jerome retiró su lanza para mantenerse firme. El pie de la chica fue expulsado ante eso.

 

Un ruido sordo reverberó en la plaza de desfile.

 

“Ugh...”

 

Una poderosa patada aterrizó en la rodilla de Jerome. La postura del fornido hombre se rompió.

La chica gritó:

 

“¡Pelea seriamente, Jerome!”

“¿¡Woah!?”

 

La espada no tocó el suelo cuando se hizo girar, pero la nieve fue esparcida por ella. El poder de la espada era lo suficientemente fuerte como para que los soldados que los rodeaban lo sintieran.

Jerome rodó en el suelo para evadir este ataque de desastre.

Su cuerpo y su lanza probablemente serían aplastados si bloqueaba el golpe.

Las tropas que miraban la pelea se encendieron debido a esta apertura inesperada.

La espada de la princesa forzó al margrave a rodar por el suelo, manchando su ropa con nieve y barro para esquivarla. Nadie esperaba eso.

 

“... ¿Tal vez, ella puede ganar?”

 

Pero las débiles palabras de esperanza que salían del pecho de Regis fueron rechazadas por Evrard.

 

“¡Este es solo el comienzo!”

 

Jerome seguía sonriendo mientras tomaba una postura.

 

“Qué ingenua, niña. Te arrepentirás de no haberme acabado con ese golpe justo ahora.”

“Mi objetivo es demostrar que soy más fuerte que tú, no romper el cuerpo de mi subordinado en pedazos”.

“¿Tienes espacio para contenerte?”

“Tú también buscabas mi hombro, ¿te preocupa que no puedas casarte conmigo si muero?”

“Kukuku... Eso cruzó mi mente.”

“¡Lucha con todas tus fuerzas!”

“¡Fu, interesante!”

 

Los dos se fueron contra el uno al otro.

Jerome atacó repetidas veces, Altina bloqueó con su espada.

Altina empuñando ese gigantesco trozo de metal con su delgado brazo como una rama de árbol parecía tan poco realista como una película de grado B.

Altina cortó repetidamente mientras el desvío de Jerome se volvía más frecuente.

 

“¿¡Jerome está siendo acorralado!?”

 

Los gritos procedían desde los soldados. Las manos de Evrard temblaban.

 

“Oh... Pensar que la princesa era tan fuerte... ¡Ella es una diosa!”

“¿Puede ella ganar?”

“Erm... el Margrave está vacilante en su ataque, está preocupado por matar a la princesa, lo importante es que el margrave necesita liberar su fuerza cuando la espada bloquea su ataque, o bien la lanza se romperá. En contraste, el Margrave necesita paralizar y desviar el ataque de la espada.”

“¿Porque la lanza se romperá si la bloquea directamente?”

“Así es, el margrave está protegiendo su lanza tanto en ataque como en defensa, así que la princesa tiene la ventaja.”

“Entonces, ¿por qué no puede ganar?”

“Es una lástima que la princesa no sea un hombre.”

“¿Eh? Eso...”

 

Mientras observaban, la situación de Jerome atacando mientras Altina se defendía aumentó.

Jerome todavía tenía energía de sobra. Giró su lanza de vez en cuando para mostrar que se lo estaba tomando con calma.

Por otro lado, Altina estaba sin aliento.

 

Le faltaba resistencia.

 

Ella podría tener la fuerza para balancear la espada colosal, pero ella no podía igualar al héroe Jerome que era robusto en cuerpo para una batalla extendida.

 

La hoja gigante se volvió lenta; no podía seguir la velocidad de la lanza corta. Una parte de su vestido fue roto por la punta de la lanza.

 

Jerome todavía estaba luchando una batalla peligrosa donde su arma se rompería con un movimiento equivocado, como caminar sobre una cuerda delgada. Pero la escena fue evolucionando lentamente en Jerome acorralando a Altina con sus ataques.

 

El hombro de su vestido de una sola pieza fue perforado, el hombro de Altina estaba desnudo.

Sangre sudaba desde su blanca piel.

 

“Hah... hah...”

“Eres bastante buena, pensé que te quedarías sin resistencia antes, niña.”

“No me rendiré solo porque mi respiración es ligeramente rápida”.

“Hmmp, te reconoceré entonces... No hay mucha gente en esta fortaleza que pueda luchar contra mí hasta este punto... Y todavía eres joven... probablemente serás un gran espadachín en tres años.”

“Hah, hah... ¿me reconoces como un espadachín?, ¿tu cerebro está siendo apretado por una prensa?, lo que quiero es ser reconocida como tu comandante.”

“Los soldados estarán más dispuestos a escuchar tus órdenes si eres así de fuerte. Tú no estás a mi nivel todavía, pero eres lo suficientemente buena como para ser un vice comandante”.

“Es así... entonces... ¡No puedo renunciar ahora!”

 

Altina alzó la espada.

Ella arrasó a través de la nieve y cargó. Y balanceó hacia abajo.

 

“¡¡Hyaaa!!”

“Ara ara... Ser demasiado codiciosa será tu final.”

 

La espada hizo pedazos el suelo.

Una pantalla de nieve se elevó desde el suelo. Una fuerte explosión estalló como un trueno. Jerome evadió el ataque y empujó con su lanza.

 

“¡Hah!”

“¡Hee.... Hya!”

 

Altina levantó la espada que se hundió en el suelo. Ella apuntó hacia la lanza que cargaba hacia ella.

Justo antes de que la espada estuviera a punto de aplastar la lanza, Jerome retiró su cuerpo y su arma y retrocedió.

Fue un golpe vacío.

Él vio a través de su intención.

El golpe en el que utilizó toda su fuerza fue eludido, el pie de Altina se volvió inestable. Jerome no perdió esta apertura y lanzó su lanza hacia Altina.

 

Incapaz de evadir, la lanza corta golpeó el brazo izquierdo de Altina y la hizo volar.

 

“¿¡Ugu!?”

 

La armadura del brazo de la chica se rompió. Regis se inclinó hacia delante.

 

“¿¡Altina!?”

 

No pudo evitar gritar.

 

La muchacha rodó sobre el suelo cubierto de nieve.

 

El duelo ha terminado -- Todo el mundo presente pensó. Pero la mano de Altina no soltó la empuñadura.

 

Y se levantó de inmediato.

 

“Hah... hah... hah... hah... hah...”

 

Los ojos llameantes de Altina miraron fijamente a su oponente.

 

La sangre brotaba desde su brazo izquierdo, pintando la armadura y la manga de su vestido de rojo.

Su brazo izquierdo colgaba con fuerza.

Probablemente estaba fracturado o entumecido por el dolor. Sólo su mano derecha sostenía la espada.

Estaba claro que Altina no podía continuar la lucha. Pero no parecía que se diera por vencida.

Jerome se apartó y hundió su lanza en el suelo, relajando su postura. Se mantuvo alerta y preguntó:

 

“¿Todavía quieres continuar?”

“Definitivamente... hah... haha... nunca me rendiré...”

“¿Tienes sólo un brazo sabes?”

“Si tú... ugu... si perdieras un brazo en el campo de batalla... hah... ¿Te habrías dado por vencido?”

“Hmmp, tu espíritu es digno de elogio, pero ¿qué piensas hacer después de convertirte en el comandante? Niña, ¿puedes llevar sobre tus hombros las vidas de los 3000 hombres del regimiento de la frontera?”

“Hah... hah... Crees que te desafiara sin este nivel de resolución... Ugu... ¿Me estas subestimando? ¡Incluso puedo soportar a toda esta nación, sólo mírame!”

 

Altina levantó la cuchilla colosal con su mano derecha.

No fue sólo Regis quien se acordó del legendario hombre que manejaba la Grand Tonnerre Quatre sólo por la postura de Altina.

Los soldados se volvieron locos.

Pero Jerome no puso una postura con su lanza corta. Preguntó tan fuertemente como el empuje de su lanza –

 

“¿Tú piensas que... una aficionada como tú es más adecuada para el mando que yo? Estos no son problemas que se puedan resolver con sólo tu resolución. ¡Estoy preguntando si tienes las habilidades pertinentes! Un error y miles de tropas morirán en vano. ¿¡Lo entiendes!?”

“...¡Tch!”

 

A pesar de que el dolor y la fatiga estaban más allá del límite de su cuerpo, Altina seguía mentalmente alerta. ¡Pero ella estaba aturdida por esta pregunta!

 

Había dudas en los ojos carmesíes de la muchacha.

Sus ojos vagaron por la multitud y se centraron en un punto. Jerome siguió la mirada de Altina.

Los soldados que observaban el duelo hicieron lo mismo. Incontables pares de ojos cayeron sobre él. Incluso Evrard a su lado hizo lo mismo.

Regis sintió como si fuera aplastado por la inmensa presión.

Podía sentir el peso de la mirada de todos. El ruido en el entorno se desvaneció.

Regis puso su mano sobre su corazón.

Sólo podía oír el latido de su corazón en un ruido perturbador.

¿Por qué, resultó así? Por qué.

 

-- ¿Fue esa noche? Cuando Altina dijo que creía en mí, y no la rechacé. ¡Eso fue todo! ¡Por eso está trabajando tan duro para una persona tan inútil como yo!

 

No sé sobre tal situación. No lo entiendo.

Nunca había leído sobre esto antes. Mira, no puedo hacer nada bien.

Incluso mi respiración es dura. Voy a desmayarme.

Regis miró a Altina en un aturdimiento. Sus labios se movían.

Era ruidoso por lo que no podía oírla, pero el movimiento de sus labios reflejaba claramente en sus ojos.

 

Yo. Creo. En. Ti. Ah, en serio--

 

“No se puede hacer nada, ella es la princesa, pero en realidad...”

 

Regis dio un paso adelante.

 

La nieve debajo de sus pies hizo un sonido.

 

“... Esto no es 'creer', simplemente no piensas, o no eres razonable, albergando esperanzas sin ninguna base. Son razones imprácticas el desafiar a otros por cosas más allá de tus límites, resultando en tragedia. Ejemplos como estos están dispersos por todo el río de historia.”

 

Hubo casos de forzar ideales irrazonables a otros en el largo flujo de la historia. Se enfrentaron a retos que no coincidían con sus talentos debido a estos ideales, produciendo muchas historias trágicas.

Con los suspiros mezclados junto con gemidos, dijo como si estuviera forzando las palabras desde su boca.

 

“Esto es tan deprimente... Tengo que enfrentar desafíos que no me igualan. Tengo ganas de llorar por mi estupidez.”

 

Regis salió desde el cerco de los soldados solo. Fue al lado de Altina.

Altina sonrió y respondió con una voz ronca.

 

“Gracias, Regis.”

“... Es demasiado pronto para eso.”

 

Jerome liberó su intención asesina y preguntó con una voz tan baja que parecía venir desde debajo de la tierra:

 

“¿Qué haces aquí? ¡Eres una manzana complementaria rodando en un rincón!”

“Mis disculpas, podría ser un pez pequeño para ti Margrave, pero alguien no lo cree de esa manera... Hagamos una promesa, te ayudaré. Si la princesa gana esta pelea, ¡Yo Regis Auric se convertirá en su estratega!”

“¿¡Estratega!?”

 

Sonidos de sorpresa se extendieron entre los soldados.

Después que la capacidad de Regis fue confirmada por el incidente de los bandidos, nadie lo trató como una persona inútil.

 

Algunos podrían pensar que el rango de oficial administrativo de quinto grado era demasiado bajo, pero esa era la minoría. La que tenía el más alto rango era la princesa después de todo.

Jerome apuntó con su lanza hacia Regis.

 

“No tienes la voluntad, el valor ni el espíritu.”

“... Es cierto, ni siquiera creo en mí mismo, no tengo confianza, pero, aun así, hay alguien que cree en mí. Mientras ella siga creyendo en mí, le daré una oportunidad.”

 

Regis no era lo suficientemente lento como para rechazar esta posición con algunas excusas después de hacer una declaración tan audaz.

No tenía ningún motivo ulterior que lo impulsara a ayudar a Altina. Pero él realmente quería ayudarla desde el fondo de su corazón.

 

“... yo asumiré este papel, y lo que es más importante, Sir Jerome, prometiste ceder ante la princesa y trabajar bajo ella si gana, así que su autoridad de mando real no afectará la estructura de mando del regimiento.”

“Hmmp, sigues lanzando grandes palabras alrededor como de costumbre. Sé lo que quieres decir así que retrocede, la lucha sigue en marcha.”

 

Regis lentamente regresó a la multitud. Jerome tomó una postura con su lanza corta.

 

“El tiempo de descanso ha terminado, niña.”

“¿Qué estás insinuando? Yo no tenía intención de detener el tiempo para descansar. Tú eres el que tenía cosas de las que hablar, decir esto y aquello sobre la línea de mando.”

“Bien, este desarrollo fue más allá de mis expectativas... Personalmente, yo preferiría resolver esto pacíficamente... Pero esta mentalidad se detendrá ahora. Tienes la voluntad, la resolución, así como un estratega, niña, voy a reconocer que tienes el potencial para ser comandante. ¡Pero tampoco puedo perder!”

“¡Desde el principio, lo que quería mostrar no era mi voluntad o resolución... sino mi fuerza!”

 

Ambos gritaron.

La presión de ellos hizo temblar el aire.

El brazo de Altina colgó débilmente incluso después de un breve descanso.

Ella usó su brazo derecho para balancear su espada, haciendo el primer movimiento.

 

“¡Hyaaa!”

 

La espada que avanza con suficiente poder para cortar cualquier cosa, cambió de un corte hacia abajo a uno horizontal. La espada se estrelló hacia la cintura de Jerome.

Un golpe que era difícil de bloquear o evitar. Jerome asintió con la cabeza.

 

“Esa es tu única opción de ataque, no tienes mucha resistencia para mover tu espada con agilidad.”

 

El corte amenazaba con cortar al margrave por la mitad.

Pero Jerome mostró sus excepcionales poderes de salto - saltando para evadir la hoja.

Si se inclinaba hacia abajo para esquivar, Altina podría ser capaz de usar el peso de la espada para atacar hacia abajo.

Pero era difícil seguirlo con un ataque ascendente usando esa arma pesada.

 

Para tirar de su espada después de ese ataque perdido, Altina se dio la vuelta, su espalda indefensa se expuso a su oponente.

 

El duelo ha terminado -- La mayoría de la gente probablemente pensó así. No sólo las tropas, ni siquiera Jerome fue una excepción.

Solo necesitaba meter su lanza en el cuello de Altina para terminar el duelo. Cuando estaban pensando en eso, algo inesperado sucedió...

 

Altina no se detuvo después de darse la vuelta.

 

“¡¡Ahhhh!!”

“¿¡Qué!?”

 

Después de fallar el ataque inicial, la espada giró y cortó hacia Jerome una vez más. Y fue más rápida que antes.

Acelerando desde el impulso, acortó distancias con en el flanco de Jerome. Jerome apretó los dientes.

 

“¡¡Tch!!”

 

Él interceptó con su lanza corta en ángulo, intentando paralizar el golpe.

Un fuerte ruido de metal que no se escuchó en la plaza de desfile hasta ahora estalló.

La espada se deslizó a lo largo de la lanza corta y fue desviada lejos de Jerome. El brazo derecho de Altina se quebró.

Fue ligeramente deformado por el exceso de esfuerzo.

 

“¡¡¡¡¡Se rompió ah!!!!!”

 

La espada colosal no rompió la lanza.

Se deslizó.

Después del sonido muy claro de impacto, la punta de la lanza se rompió y cayó. Aun así, el cuerpo de la lanza todavía se podía utilizar como un arma.

Altina perdió el equilibrio y cayó al suelo. Su rostro estaba hacia abajo.

La nieve en el suelo se dispersó.

Jerome levantó la lanza sin la punta con ambas manos.

Solo necesitaba bajarla y detenerse antes de que golpeara la cabeza de la chica. Eso era todo lo que tomaría. No había necesidad de golpear a la chica tendida en el suelo.

Los soldados tragaron mientras observaban.

En este preciso momento --

 

La lanza corta levantada en el aire se rompió en dos como una rama.

 

“¿Qu...?”

 

No podía decir nada.

No sólo Jerome, todos los que vieron esta escena perdieron la voz.

En las manos de Jerome había dos palos de la longitud de una espada corta. Todavía podría usarse para luchar incluso en este estado.

Pero la lanza estaba rota.

Altina aún estaba tendida en la nieve.

 

“Fu... fu... ugu...”

 

Estaba tratando de ponerse de pie, pero no podía mover su brazo izquierdo y su brazo derecho no tenía la fuerza para apoyarse.

Sus piernas y hombros temblaban; no podía seguir agarrando la pesada espada. Los soldados miraron sin parpadear los ojos.

Jerome arrojó la lanza rota.

 

“Fu... Que tu arma se rompa en un duelo, la forma más miserable de perder.”

 

Los soldados se volvieron locos cuando Jerome admitió que estaba perdido.

 

“¿El general perdió?”

“¿La princesa ganó?”

 

¿Altina quien estaba acostada en la nieve entendía la situación? Evrard le pidió a Jerome que confirmara.

 

“Sir Jerome... esta es la victoria de la princesa”

“Eres molesto.”

 

El comandante de caballeros bajó la cabeza ante las palabras del margrave.

Las tropas de los dos combatientes gritaron y gimieron ante el inesperado final. También hubo algunos aplausos.

El ruido sacudió toda la fortaleza. Regis corrió al lado de Altina.

 

“Princesa, has ganado, por favor, ponte de pie... Ahora es el momento crítico.”

“Ugugu...”

 

Altina asintió.

Había gastado energía más allá de sus límites. Su hombro izquierdo seguía sangrando.

Aun así, el duelo carecería de sentido si ahora vacilara. Altina se incorporó.

 

“Hah... Hah... eso es cierto... Jerome quien perdió todavía está de pie... Ugu... Yo, el vencedor tirado en el suelo... será una risa.”

“...”

 

Regis asintió en silencio.

Sintió que su pecho se calentaba debido a la fuerte voluntad y esfuerzo de Altina.

No estaba equivocado al decidir creer en ella. Expresar sus sentimientos en el clímax del duelo tampoco estaba mal. Sólo confía en esta chica.

Sigue creyendo en ella.

Regis se secó la esquina de los ojos que se calentaban.

Altina se puso de pie. Estiró sus delgados y blancos dedos hacia el cielo. Este fue un anuncio tranquilo y hermoso de victoria.

El ruido en el entorno se volvió loco.

En esta intensa erupción de ruido, Altina habló con Regis quien estaba de pie a su lado.

 

“Oye...”

“¿Hmmm?”

 

Altina agarró el hombro de Regis con su temblorosa mano derecha.

 

“¿Estás dispuesto a confiar en mí ahora?”

 

Regis asintió.

No necesitaba considerarlo más.

 

“... Sí, confiare en ti, lo prometo.”

“Sí, es una promesa.”

 

Altina sonreía.

Su expresión era como un día brillante de primavera.

La fiebre de adrenalina de las multitudes aún las mantenía altas, era como un festival sin fin en la plaza del desfile.

El caos parecía que iba a durar para siempre. De pronto, sonó la campana.

No había nada misterioso al respecto. Desde la atalaya más alta de la fortaleza --

La campana situada allí arriba sonó sin parar.

Los soldados estaban aturdidos, incapaces de comprender lo que estaba sucediendo en ese momento.

La plaza de desfile se calmó y el sonido que venía desde la torre de vigilancia se hizo evidente.

 

“¡¡Ataque enemigo ~~~!! ¡¡Estamos bajo ataque ~~~!! ¡¡Vienen desde el norte, son los bárbaros--!!”

 

Los salvajes atacaban bajo la cubierta de la ventisca. La inquietud se extendía entre las tropas.

Miraron a Jerome inmediatamente. Regis gritó:

 

“¡Margrave!”

 

Este era el momento de cambiar las relaciones entre los dos. Si no muestran el cambio en su posición ahora, el duelo de Altina arriesgando su vida sería un desperdicio.

 

“... No te preocupes... lo sé.”

 

Jerome caminó hacia el frente de Altina. Se arrodilló sobre una rodilla en la nieve.

 

“¡Princesa, el enemigo está sobre nosotros, por favor dé las órdenes!”

 

Los soldados observaron la escena con sorpresa...

E imitaron a Jerome y se arrodillaron.

Como una ondulación en la superficie del agua, las tropas se arrodillaron con Altina en el centro y bajaron la cabeza.

Los soldados expresaron su cambio de pensamiento. La resolución de la joven dio sus frutos.

Evrard estaba entre los que se arrodillaban. Él sonreía con satisfacción.

Altina, quien era el centro de atención, estaba agotada y sus piernas temblaban. Siguió agarrando los hombros de Regis porque caería si lo dejaba ir.

Regis susurró en los oídos de Altina.

Altina asintió y emitió órdenes según lo propuesto por Regis:

 

“Le ordeno a Sir Jerome que conduzca 100 hombres de caballería para interceptar al enemigo, averigüen el número de fuerzas enemigas y formen un frente de batalla si es posible... ¡Si las fuerzas enemigas son demasiado grandes, deben retirarse con la seguridad de nuestras fuerzas como la prioridad!”

“¡¡Órdenes recibidas!!”

 

El general se levantó después de asentir con la cabeza.

 

“¡Todos ustedes, las órdenes para la vanguardia han sido dichas, preparen los caballos y tráiganme mi lanza! ¡Les doblaré el cuello si se toman su tiempo!”

 

Los soldados se movieron según lo ordenado después de que Jerome terminara.

 

-- Funcionó.

 

La princesa había mostrado públicamente su nuevo cargo. Regis apoyó la espalda de la vacilante Altina con la mano.

 

“Vamos, sólo un poco más... ¿puedes llegar a la torre central?”

“Por, por supuesto...”

 

Tenían que evitar que el perdedor del duelo Jerome encabezara el ataque mientras la princesa victoriosa se llevaba en una camilla.

 

Este era el momento de mostrar su indomable voluntad. Evrard se precipitó.

 

“¿Llevo a la princesa a la enfermería?”

“Será una vergüenza visitar la enfermería ahora... la llevaremos a su habitación usando un cambio de ropa como excusa, por favor llame al médico y traten sus heridas allí”.

“Lo entiendo.”

“Ah, si no traemos la espada...”

“Llevaré a mis muchachos a tomarla.”

“Gracias -- el enemigo está atacando bajo la cubierta de la ventisca, por lo que sus números deben ser limitados. También respondimos con rapidez, podemos perseguirlos con las vanguardias si las cosas van bien...”

“¿Que debería hacer?”

“Mr. Evrard, por favor haz los preparativos para la segunda ola. Espera con 200 hombres de caballería”.

“¿Espera? ¿No vamos a atacar después de prepararnos?”

“Las líneas del frente siguen siendo fluidas, la vanguardia podría verse obligada a retirarse, o podría convertirse en una batalla caótica... Por favor ataquen después de entender la situación, de lo contrario la vanguardia se confundirá.”

“¡Entiendo, déjame esto!”

 

Evrard reunió a los caballeros.

Había una necesidad de organizar a los soldados de infantería en una tercera ola también. En cuanto a la defensa de la fortaleza, no había necesidad de emitir nuevas órdenes.

 

Para ser sincero, quería consultarle a Jerome quien estaba familiarizado con la operación de este regimiento. Pero para mostrar la nueva relación entre Jerome y la princesa, tuvo que enviar a Jerome en la primera ola.

 

Su juicio fue fuertemente influenciado por la política esta vez.

 

La mejor decisión táctica era quedarse y defender la fortaleza. Después de captar la situación del enemigo, unidades bien preparadas pueden ser despachadas.

Los ejemplos de libros de texto y las estrategias de ajedrez no pueden utilizarse a ciegas en una batalla real.

La vanguardia de Jerome salió desde la puerta principal.

Las tropas con las armas en mano se apresuraron a sus estaciones.

Los caballeros ordenados en llevar la espada colosal entraron rápidamente en la torre central.

Sólo la duramente herida Altina y Regis quien la apoyaba caminaban lentamente. Altina dijo en un susurro:

 

“Estoy bien... así que... por favor, enfóquate en el regimiento, Regis...”

 

Su rostro parecía terrible por la fatiga, el frío y la pérdida de sangre.

Regis exhaló una sonrisa confiada. Para poner a Altina a gusto, exageró:

 

“No hay problema, Altina, conozco mucho acerca de las cosas de este nivel, solo déjamelo a mí.”

“... Pareces bastante confiable.”

“Por supuesto.”

“No te queda para nada.”

“Ah, errr...”

 

Ella lo vio con facilidad.

Regis no parecía tener el talento para actuar. Lo que sea, Regis pensó.

 

“Bueno, ojalá hubiera llegado en el momento de comprender nuestras fuerzas y de enviarlas después de haber captado la escala del ataque de los bárbaros... Y despachar la unidad de sir Jerome antes de que las tropas en la parte superior de la puerta principal dispararan flechas al enemigo no fue demasiado malo, creo que deberíamos ser capaces de defendernos del ataque furtivo del enemigo.”

“Ya veo, eso es genial.”

“Basta de eso, ¿estás bien?”

“Estoy bien, estoy bien... Hey Regis...”

“¿Sí?”

“Gracias, cuando me cuestionaron durante el duelo... expresaste tu disposición a aceptar el cargo como estratega... Me hizo muy feliz”.

“Yo soy el que debería estar agradeciéndote, siempre quise decírtelo... Altina, gracias por creer en mí.”

 

La puerta principal se abrió con un sonido pesado.

 

Los cuernos señalando el avance de la segunda ola sonaron, los soldados rugieron. Regis y Altina observaron a los soldados cargar en el campo de batalla.

Peso: 
0

Haken no Kouki Altina Volumen 2

Última modificación: 
Viernes, Diciembre 22, 2017 - 14:02

Haken no Kouki Altina Capítulo 5: El Rey de los Bárbaros (1)




Manual




Regis se convirtió en un estratega.

Aunque no estaba seguro, tenía que hacer que las cosas funcionaran de alguna manera.

Le había dicho en voz baja a Altina el mejor curso de acción. Habiendo sido reconocida como comandante, ella emitió las órdenes a las tropas.

 

“Le ordeno a Sir Jerome que comande a 100 hombres de caballería para interceptar al enemigo, averigüen el número de fuerzas enemigas y formen un frente de batalla si es posible... ¡Si las fuerzas enemigas son demasiado grandes, deben retirarse con la seguridad de nuestras fuerzas como prioridad!”

“¡¡Órdenes recibidas!!”

 

El general Jerome que se convirtió en su subordinado de buena gana debido al duelo llevó a la caballería fuera del fuerte.

El sonido de los cascos, los choques de hierro y los valientes rugidos procedían desde más allá de los muros de piedra.

Girando la espalda al sonido de la batalla, Regis y Altina se dirigieron hacia la torre central.

En la parte superior de la torre central había un puesto de observación que daba al campo de batalla y se duplicaba como una sala de conferencias para simular tácticas de combate.

 

Primero, necesitaba tratar las heridas que Altina sufrió durante el duelo. Había ganado a causa de la espada del emperador fundador y algo de suerte, pero estaba muy lesionada y no sería extraño que tuviera que llevarla en una camilla.

 

Debía de ser duro para ella, pero todavía quería caminar sobre sus propios pies.

El perdedor Jerome había salido a la batalla, por lo que, si la ganadora Altina ni siquiera podía caminar, su objetivo de mostrar su fuerza carecería de sentido.

La sangre goteaba lentamente sobre la nieve por sus pies. La jovencita que parecía que iba a colapsar, arrastró los pies y avanzó.

 

“Hah... hah...”

“Vamos, Altina.”

 

Regis, a su lado, no podía hacer otra cosa que animarla suavemente.

La distancia desde la plaza del desfile hasta la torre central parecía tan lejana.

La torre en el centro del fuerte era un enorme edificio hecho de piedra, la puerta principal estaba hecha de acero.

Después de mucho esfuerzo, finalmente fueron más allá de la puerta. Regis usó su peso corporal para cerrar la puerta.

 

“Ugu ~~~”

 

La puerta de acero se cerró con una fuerte explosión.

El pasillo encerrado por las paredes de piedra se oscureció, el sonido de la lucha parecía muy lejano.

Después de que los soldados la perdieran de vista, Altina se desplomó. Se apoyó en la pared y jadeó intensamente.

 

“Al, Altina, ¿estás bien?”

“Sí... Hah... hah... Ugu... Estoy bien... puedo... todavía estoy...”

 

Los soldados del fuerte se habían dirigido a sus puestos de batalla a causa del ataque de los salvajes, o se preparaban para dirigirse a la plaza de desfile. No verían la escena dentro de la torre central, así que estaba bien descansar aquí por un momento.

 

“Altina, todo se terminará si mueres, no te presiones, descansa apropiadamente.”

“Ugu, sí...”

 

Y así ella apoyó su espalda en el muro de piedra y recuperó su aliento. Regis también se sentó a su lado.

Y miró su perfil.

Su madre podría ser una campesina, pero fue convertida en una concubina debido a su belleza excepcional. Se decía que Altina era aún más hermosa que su madre.

Su brillante pelo rojo parecía más glamuroso después de la peligrosa batalla, sus ojos ligeramente abiertos y sus pupilas color rubí parecían más profundas.

Debido a que estaba agotada, su piel era más blanca que la nieve sin una sombra de oscuridad.

Incluso Regis que no estaba demasiado interesado en la belleza de una dama quedo cautivado.

Su perfil inocente le recordó que ella era apenas una muchacha de 14 años. En el imperio de Belgaria, sólo los que tenían 15 años eran tratados como adultos, por lo que Altina era todavía una niña.

 

Pero ella era fuerte.

Sean sus habilidades con la espada o su resolución. Ella no se rendiría sin importar la situación.

A pesar de que sus manos estaban manchadas de suciedad y sangre, Regis pensó que se veía hermosa.

Sus delgados y finos dedos parecidos a porcelana parecían poder romperse con un suave toque. Esos dedos manejaron una pesada espada de dos manos más alta que ella, derrotando al héroe Jerome famoso por su destreza de combate.

Su insondable fuerza de brazo era probablemente debido a su linaje y entrenamiento.

Ella era demasiado asombrosa...

 

“¿Qué ocurre Regis?”

 

Altina lo miró.

 

“Ah, ¿estás bien?”

“Sí, me siento mucho mejor... en lugar de eso, me estás fijamente mirando, ¿qué ocurre?”

“Eh, yo, yo, ¿te estoy mirando?”

“Sí lo estás, puedo sentir que mi cuerpo es atravesado por tu mirada. ¿Me veo extraña? ¿Tengo suciedad en mi cara? No te detengas y sólo dime esas cosas.”

“No, estás bien. Te ves muy linda.”

“¿Hah?”

 

Regis se cubrió la boca.

 

-- ¿¡Qué le dije a una niña cinco años menor!?

 

Fui cautivado porque eres demasiado hermosa - Un bardo de la capital imperial probablemente presentaría esta canción en este momento. Pero lamentablemente, Regis no tenía tal talento artístico.

Sólo podía callarse y sonrojarse.

Altina lo miró con cara de preocupación.

 

“¿Has pescado un resfriado porque viste el duelo en medio de la ventisca? Tu cara está toda roja, cuídate y no te enfríes bien.”

 

Su mano derecha alcanzó a Regis.

Se estremeció ante esto y retrocedió. Su reflejo fue a causa de la vergüenza.

Pero parecía estar equivocada.

 

“Ah... Lo siento, ¿mis manos están sucias?”

“No, no es eso.”

“Ah, no me molesta, no me gusta la adulación ni la simpatía falsa, mis manos son totalmente diferentes a las de las damas nobles, están llenas de sudor por el entrenamiento y suciedad y sangre del duelo”.

“... lo digo en serio, no es eso.”

 

Regis extendió la mano esta vez.

Incluso si su corazón latía salvajemente, todavía estaba decidido a resolver este malentendido.

Colocó su mano sobre las manos de Altina.

 

“¿Eh?”

“Tus, tus, tus manos son realmente hermosas, son manos que realizaron tu propia voluntad... Erm, no tengo experiencia con contacto íntimo con mujeres, así que... no estoy acostumbrado a tocar chicas, así que me sorprendí un poco, eso es todo.”

“Ah… sí...”

 

Aunque logró hacerla entender, perdió la oportunidad de retirar su mano. Regis lo pensó.

Esta escena era la misma que en un libro que había leído hace poco. Recordaba que era el Viaje Amoroso de Rawler de Cuiller Romeros.

 

-- Tomé la mano de la joven, dejándola acariciarme la cara y besando los dulces pétalos de las flores...

 

¡De ninguna manera!

¡Si la historia progresaba en esa dirección, sería colgado por faltar el respeto a la realeza, maestro Cuiller!

Regis estaba muy preocupado.

Era una lástima, pero el personaje principal de cualquier historia no sería tan inútil y soltaría la mano de una chica sin hacer nada después de alabar su belleza. No tenía nada que hacer.

Justo cuando se preguntaba qué hacer y estaba petrificado,

 

“Cough cough”

 

Oyó un sonido de tos que lo hizo volver a la fuerza.

Se giró y vio a la sirvienta de uniforme azul, Clarisse, sonriéndole.

 

“¿Quiere acumular experiencia en tocar mujeres con la princesa que ni siquiera puede caminar como tu pareja en privado? Sr. Regis.”

“Eh, ¿eh? Yo no estaba planeando hacer eso.”

“Eres inesperadamente astuto.”

“¡No lo soy!”

“¿Qué pensabas hacer con la princesa?”

“¡No, no planeaba hacer nada!”

“¿En serio? Yo me preguntaba si la princesa necesita tratamiento.”

“¡Eso es! Por supuesto. Eh... Las tropas la verían si va a la enfermería por lo que no podemos ir allí... Regresen a su habitación con un cambio de ropa como excusa y luego llamen al médico.”

 

Altina asintió con la cabeza. Clarisse expresó su comprensión.

 

“Entiendo. Y entonces, princesa.”

“Tengo que...”

 

Altina puso sus manos en la pared y se levantó.

 

“Fuu... Finalmente, la fuerza ha vuelto a mis piernas.”

 

Su rostro se miraba aliviado.

Regis también se enderezó la espalda.

 

“No te esfuerces demasiado.”

“Están comenzando la batalla allá afuera, fui reconocida como el comandante después de ganar el duelo, así que nadie me tratará como una molestia.”

“... Habrá problemas si actúas con demasiada imprudencia, la muerte vendrá sin duda... mi muerte por úlcera estomacal.”

“Ara, eso será preocupante, he trabajado tan duro para que te conviertas en mi estratega.”

“Altina, regresa rápidamente a tu habitación y recibe el tratamiento del médico correctamente.”

“Estas palabras... ¿es el consejo de un estratega, un oficial administrativo de quinto grado o como un amigo?”

“Por supuesto que es de un estratega, lo prometimos.”

“Hmmp... Bueno, tengo que escuchar obedientemente.”

 

Altina empezó a caminar y Clarisse la siguió en silencio.

Ella no la apoyaba, sólo caminaba a su lado, pero estaba en posición de ayudar si Altina vacilaba.

 

“... Entonces, ¿por qué está aquí Miss Clarisse?”

 

El plan era que ella esperara en el carruaje.

 

“Porque creía que la princesa ganaría el duelo y regresaría a su habitación, pero no esperaba que Mr. Regis le sujetara las manos con tanta fuerza.”

“Allí hubo una razón complicada detrás, al igual que en las historias... Y eso es, bueno...”

 

Esta vez, Altina también se ruborizó al igual que Regis.

Aunque las palabras de Clarisse estaban llenas de impacto como de costumbre, su expresión era suave.

 

“Mr. Regis, por favor deje a la princesa conmigo.”

“No, te acompañaré por un tiempo. He delegado a Sir Evrard para formar la segunda ola.”

 

Evrard era el comandante de los caballeros del regimiento de la frontera de Beilschmidt, un guerrero veterano feroz y confiable.

Clarisse pareció comprenderlo y asintió con la cabeza.

 

“Eso significa que quieres ver a la princesa desnudarse mientras es tratada.”

“¡No dije eso!”

“Lo sé. Estás preocupado por la princesa.”

“Por supuesto.”

“Pero me preocupa la pureza de la princesa.”

“Me estás tomando como una bestia no importa qué... Ha, nunca pensé en tal cosa antes.”

 

Regis se encogió de hombros.

La mirada de Clarisse bajó.

 

“Me pregunto si eso está bien para un hombre.!

“¿¡Huh!?”

 

Altina parecía confundida.

 

“Ehm, no sé de qué están hablando ustedes dos, pero ¿se trata de que Regis se parece a un animal? Ese pelo negro verdoso y su forma lenta de caminar se parecen a una tortuga, cierto.”

 

Clarisse palmeó la cabeza de la tambaleante Altina.

 

“Mi princesa es tan linda ~ mi princesa.”

“¿Eh? ¿Qué está pasando?”

“... Miss Clarisse es la preocupante, probablemente le enseñará cosas extrañas a Altina.”

 

Regis murmuró para sí mismo.

Para la princesa sin un solo amigo en el palacio, su conocimiento común era escandalosamente fallido.

 

Ella sería un adulto pronto, un año más y estaría en la de edad para casarse. Regis estaba un poco preocupado, pero todo lo que sabía provenía de libros de todos modos.

 

Para ser honesto, Regis no tenía la sensación de tener esta conversación. Su estatus era muy diferente de Altina, era normalmente imposible para ellos charlar tan ociosamente.

 

Ella era la princesa, así como el comandante. Su rango era general mayor... En comparación, la familia de Regis había sido plebeya durante generaciones. Podría ser un estratega ahora, pero su rango en el ejército era sólo un oficial administrativo de quinto grado.

 

General mayor, general de brigada, primer oficial, segundo oficial, tercer oficial, cuarto oficial y oficial de quinto grado, sus puestos estaban a seis niveles de distancia.

Tener permiso para dirigirse a ella por su apodo no era nada menos que un milagro...

 

Regis sacudió su cabeza con fuerza para quitar los pensamientos innecesarios.

 

Los soldados afuera estaban luchando contra los bárbaros. Su trabajo era pensar en el plan de batalla, aunque su confianza careciera.

 

“Bueno, iré a la plataforma de observación en el piso más alto y dirigiré la batalla desde allí.”

“Lo dejo en tus manos, Regis.”

“Creo en usted, Sr. Regis.”

 

Clarisse sonreía con facilidad.

Después de separarse de ellos, Regis subió corriendo las escaleras.

 

----

 

Estaba exhausto cuando llegó al último piso.

Apoyó las manos en sus rodillas, concentrándose en enviar aire a sus pulmones.

 

“Fu... fu... fu... fu...”

“¿¡Estás bien!?”

 

Un joven caballero corrió.

Alrededor de 16 años, más joven que Regis.

Su cabello rubio estaba atado en la espalda, tenía ojos azules y una cara delgada, un hombre guapo con una expresión refrescante.

 

Llevaba una armadura de metal de primera calidad con una larga espada dorada en la cintura, un personaje de una novela. Su voz era tan clara como la de una chica.

 

“¿¡Estás herido en alguna parte!?”

“¿Eh? Ah, no.…”

 

Regis, quien confiaba en su falta de confianza hasta el extremo, dudaba en decirle a un subordinado más joven que subir las escaleras lo estaba matando. Todavía tenía esa escasa cantidad de orgullo en él.

 

Él cambió su mirada y reguló su respiración.

 

“Fu... fu... hah... no.… no es nada.”

“Me alegro de que esté sano, Sr. Regis.”

“¿Eh? ¿Nos hemos visto antes?”

“Mi nombre es Eric Michael de Blanchard.”

 

Eric se inclinó ante él educadamente.

Cuando Regis oyó el apellido Blanchard, recordó un nombre familiar.

 

“Puede ser... ¿Eres el nieto de Sir Evrard? Recuerdo que estabas en el ejército del marqués Thénezay.”

“¡Sí!”

 

Regis escuchó de Evrard que su nieto estaba en la misma unidad donde Regis solía trabajar como oficial de personal.

 

Los bárbaros que luchaban atacaron debido a una brecha en su formación, tomando la base del Marqués Thénezay. Eric fue salvado por el comando de Regis, o al menos Eric lo pensó.

 

En cuanto a Regis, él pensó que el oficial de combate de la unidad de reserva merecía los créditos.

 

Él le echó otra mirada.

 

Esto debía ser a lo que la gente se refiere con la palabra “elegante”.

 

El comandante de los caballeros Evrard era como un gorila armado con una alabarda, un hombre calvo gigante con barba corta. Regis pensó que todavía estaba en su mejor momento, pero se sorprendió por la edad de su nieto.

 

Pero lo más sorprendente era la falta de parentesco entre los dos. El rostro de Eric se sonrojo por la agitación.

 

“La figura estable, la actitud calmada y el mando preciso del Sr. Regis en ese entonces... Estaba convencido de que tú eres el hombre en quien debo apostar mi vida y dedicar mi servicio.”

 

Su tono era fuerte, pero no había rudeza.

Su refrescante sonrisa era elegante como una fuente brillante.

Presentándose a Regis quien casi murió de sólo subir las escaleras con tan gran respeto, Regis sintió lástima.

 

“... ¿Escuché que te ofreciste para venir aquí?”

“¡Sí! Acabo de llegar aquí anoche. Quería darle mis saludos, pero parecía estar ocupado.”

“No mucha gente querría venir a las líneas del frente aquí. Este es un lugar peligroso.”

“Es por eso que estoy aquí, el Sr. Regis me salvó, esta vez yo me convertiré en el escudo del Sr. Regis.”

“... Estoy muy agradecido... Pero no soy digno.”

“¿No asumió el puesto de estratega? Vi el duelo y su declaración en ese momento.”

“Ugh.”

 

Tenía que decir eso en esa situación. No era una mentira, pero para Regis, que no estaba acostumbrado a ser el centro de atención, quería acurrucarse en una bola. (Hacerse bolita xd)

 

“... Sería capaz de servir bien en el papel de un estratega... Y el comandante del regimiento fronterizo es la cuarta princesa Marie Quatre. Un caballero debe jurar lealtad hacia una princesa ¿verdad?”

 

Aunque a Regis se le concedió permiso para dirigirse a Altina por su apodo, todavía evitaba hacerlo en presencia de otros para evitar que surgieran malos rumores.

 

“Por supuesto, como caballero del imperio de Belgaria, mi espada sería empuñada al servicio de los reyes y de los nobles. Pero la hoguera de esperanza que usted encendió en la desesperación de la oscuridad nunca sería olvidada.”

 

Esa es una línea apropiada para los teatros. Regis leía acerca de las óperas para que no le desagradaba, pero los elogios de otros le hacían sentirse incómodo.

 

“Ho, hoguera... Si te refieres a una lámpara, estaba llevando una en ese entonces...”

 

Desvió los ojos inconscientemente.

La emoción de Eric no se enfrió cuando dijo con una sonrisa.

 

“He traído la espada de la princesa conmigo por órdenes de mi abuelo.”

 

Regis al fin recuperó el aliento y miró hacia la sala de conferencias.

 

Sobre la mesa se colocó un trozo de tela y la Grand Tonnerre Quatre de Altina. Ella no pudo traerla junto consigo debido a su condición física después del duelo, así que tuvieron que enviar a alguien para entregarla aquí.

 

El barro y la nieve habían sido limpiados, dejándola en su gloria original. Ni siquiera tenía un rasguño después de que pasó por una batalla tan feroz.

 

Las divisiones de las ventanas que conducían a la cubierta de observación estaban abiertas, custodiadas por dos caballeros. Saludaron cuando su mirada se encontró con Regis.

 

Regis atravesó las ventanas y alcanzó una posición en la que podía ver la batalla. La nieve se estaba acumulando lentamente.

 

El viento soplaba hacia su rostro.

 

Esta fue la segunda vez que él llegó a la plataforma de observación de esta sala de reuniones. La vez anterior fue a la mañana siguiente después de que llegara a la fuerte Sierck cuando Altina le mostró los alrededores.

 

El paisaje ante él era espectacular en ese entonces, pero la vista estaba oscurecida por la nieve esta vez y no podía ver lejos en la distancia. Este no era el momento para disfrutar de la vista de todos modos.

 

La batalla estaba avanzando ante sus ojos.

 

El Fuerte Sierck estaba construido en los terrenos inclinados hacia el norte. Un gran grupo de soldados se reunieron en la plaza de desfile, esperando la señal para desplegarse. Dejando a un lado las fuerzas de defensa, las unidades de reserva eran 2000 hombres.

 

La caballería de 300 hombres fue enviada. Se enfrentaban a 600 salvajes.

La situación había evolucionado desde el choque inicial hasta hacerse una mirada a lo lejos.

 

Si participaban en un combate cuerpo a cuerpo, lucharían hasta que un lado se retirara. Pero con un mando y un control adecuados, era posible alejarse a cierta distancia para tener la oportunidad de descansar antes de que víctimas innecesarias fueran causadas por la fatiga.

 

La caballería de Jerome y Evrard adopto una formación para defender el fuerte. Los bárbaros fijaron sus ojos en su presa, esperando una oportunidad desde lejos como bestias.

 

En las llanuras blancas con la nieve asolada por pisadas, varias personas estaban en el suelo sin señales de movimiento. Aunque los salvajes tuvieron mayores pérdidas, la caballería del imperio también tuvo bajas.

 

Eric vino al lado de Regis.

 

“Qué gran número para han reunido los bárbaros.”

“Sí. Los bárbaros de esta región parecían excepcionalmente fuertes... Y probablemente debería haber más.”

“¿Por qué piensa eso?”

“Mira cómo se comportan los bárbaros, están echando un vistazo a sus espaldas de vez en cuando. Si solo los guardias traseros estuvieran haciendo eso, podrían estar preocupados de que su ruta de retirada fuera cortada. Pero los que están al frente están haciendo lo mismo, por lo que debería ser correcto decir que están esperando a los refuerzos.”

“Ahora lo entiendo. ¿Pero por qué atacar en olas? ¿Es para comprar tiempo para transportar la artillería?

“Los bárbaros no tienen artillería, el plan era probablemente que la vanguardia de 600 se infiltrara en el fuerte bajo la cubierta de la ventisca y abriera las puertas del fuerte.”

“¿¡Los salvajes pueden usar tácticas así!?”

“Bueno, pueden hacer por lo menos tanto para tomar un fuerte... Pero deberían retirarse después de que fracasara el plan. ¿Podrían tener alguna razón para obligarlos a apoderarse del fuerte?”

 

El estancamiento no duró mucho. Los bárbaros cargaron con un rugido. La batalla empezó de nuevo.

Alzando sus lanzas, la caballería estaba preparada para participar. Esta debía ser su victoria en casos normales. No era sorprendente que 300 unidades de caballería derrotaran a 600 salvajes con facilidad.

 

Pero había muchos guerreros fuertes entre los bárbaros, haciéndolos un hueso duro de roer para la caballería.

Liderando a todos los bárbaros había un hombre con un traje extravagante que manejaba una gigantesca hacha de guerra. Tanto su aspecto como su poder eran prominentes.

La caballería frente a él ataco con sus lanzas. Las lanzas fueron quebradas por el hacha de guerra.

El hombre saltó entonces hábilmente como un mono, yendo más alto que la espalda del caballo y cortando con su hacha de guerra con una mano.

El caballero sangró profusamente desde su cabeza. Y cayó con fuerza desde el caballo.

 

Había pocos salvajes que pudieran derrotar a los caballeros en un uno a uno. No los caballeros con títulos vacíos que viven cómodamente en la capital imperial, sino los que están en las líneas del frente. Era inusual para ellos caer tan fácilmente.

Regis, quien estaba observando, suspiró.

 

“Ese es el... ¿Rey de los bárbaros?”

“¿A quién se refiere?”

 

Preguntó Eric a su lado.

 

“Según los informes de los exploradores, había una poderosa figura que unió al menos a tres tribus bárbaras.”

“Ya veo, ¿así que ese es su rey?”

“No sé acerca de su jerarquía, pero llamar rey al pez más grande en el estanque debe ser común”.

“Y así, el rey de los bárbaros.”

 

Eric asintió con la cabeza ante la iluminación.

Su voz era tranquila, sin ninguna sonrisa. Ahora no era el momento de charlar felizmente.

Perdieron a dos jinetes más.

Jerome cargó sobre su caballo negro. Él no estaba en armadura cuando estaba en el duelo con su uniforme así que se cambió a este traje.

No sostenía la delgada lanza usada en el duelo, sino una lanza de plata. Regis señaló a Jerome.

 

“Esta es la lanza de Sir Jerome ‘Le Cheveu D'une Dame’, famosa por ser el arma de los héroes de 4.2Pa (311 cm) de largo, la punta está hecha de plata de hadas.”

“Se dice que la plata de hadas fue un regalo de las hadas al 'Emperador de Llamas'.”

“Había una leyenda así... La teoría actual dice que es una especie de aleación natural.”

 

Fundir varios tipos de metales y mezclarlos para formar material mejor que el hierro, esto era de conocimiento común en esta era.

 

Jerome empujó con su lanza. El ataque fue tan agudo que incluso los espectadores podían decir desde lejos que era mejor que los otros caballeros. La lanza se disparó hacia adelante en un instante.

 

El rey bárbaro lo bloqueó con su hacha de guerra y trató de acortar la brecha para contrarrestar el ataque.

 

Viendo a través de la intención de su oponente, Jerome empujó su lanza contra su enemigo.

 

Cuando la lanza estaba a punto de golpear, el rey bárbaro retorció su cuerpo superior para esquivar.

Sin darle tiempo al rey bárbaro para recuperarse, Jerome apuntó hacia su corazón y presionó el ataque. Fue rechazado por el hacha de guerra otra vez.

El enemigo de Jerome se retiró.

Eran iguales en habilidades, pero su arma y al estar en un caballo le dio a Jerome la ventaja-- Regis analizó la batalla delante de él.

Eric se inclinó hacia delante.

 

“¡Es el abuelo!”

 

Evrard estaba dispersando a los salvajes con su alabarda gigante.

 

“Hmmm, como se esperaba del capitán de los caballeros.”

“¡Quiero luchar también! ¡Sr. Regis, permítame reforzarlos! Deberíamos enviar la tercera ola si el enemigo tiene refuerzos, ¿verdad?”

 

Ese era el curso normal de mando. No importa cómo fuera el proceso, todas las fuerzas se desplegarían desde el frente.

 

“El enemigo correrá si enviamos más tropas en este punto”

“¿Expulsarles es el objetivo cierto?”

“Tienes razón, pero definitivamente lo intentarán de nuevo... Si es posible, quiero que esta batalla afecte también el futuro.”

“¿Qué quiere decir?”

“Eh... ¿Pluma y papel...?”

“¡En seguida!”

 

Eric corrió a la sala de conferencias y trajo el papel, pluma y tinta.

Regis pensó en usar la mesa, pero recordó la “Tonnerre Quatre” colocada en ella.

 

Será un error enorme que sería narrado en los libros de historia si él manchara con tinta la espada. Y Regis sintió que podía hacer eso con lo preocupado que estaba.

 

“... Lo siento, ¿podrías sostener la tinta por mí?”

“¡Si!”

 

Eric tomó el lugar de un escritorio. Empezó a escribir apresuradamente.

 

“Erm-- ¿Esto sería todo? Si, esto debería ser fácil de entender...”

 

Él firmó y enrolló el papel. La tinta no estaba seca todavía, pero está bien si era legible.

Se la entregó a Eric.

 

“Por favor, entrégale esto a Sir Jerome, Sir Evrard y al comandante en la plaza.”

“¡Entendido! ¡Esta es la primera orden del estratega!”

“¿Hmm?... Ah... eso es cierto...”

“Ya que se trata de Sir Regis, debe haber instrucciones brillantes escritas en ella.”

“Hahaha... Eso es imposible, todavía es manejable para una unidad es de unos 300 hombres, pero para el regimiento fronterizo con 3000 soldados, el dominio hábil es sólo teoría sobre el papel.”

“¿Es así?”

“Así es como será si no preparas las órdenes, el mando en esta era es como predecir cinco pasos por delante en el ajedrez y dar instrucciones.”

 

Eric miró el papel en su mano.

 

“Quiere decir... ¿Qué ha escrito los siguientes cinco pasos en esto?”

“Bueno, puedes decir eso.”

“Eso es como una profecía.”

“No puedo adivinar el futuro, y he oído que no es nada bueno tampoco... Es solo que coincidentemente he leído registros de batalla similares y pasé a saber acerca de esto.”

“¡Voy a entregar este mensaje, incluso si me cuesta la vida!”

“No no. No hay problema, si lo pierdes puedo escribir otro. No te hagas daño.”

“Sí, bien... lo entiendo.”

 

Prácticamente hablando, escribir la misma cosa no funcionaría mientras la batalla progresaba, pero Regis temía que Eric pudiera ser demasiado joven y temerario.

Mientras Eric se marchaba, les dijo a los caballeros en espera:

 

“Ustedes chicos también. No hay nada más para ustedes, así que les pido que escolten a Eric.”

 

Se miraron sorprendidos, luego saludaron para expresar su comprensión. Los tres caballeros salieron de la sala de conferencias.

 

“Ara ara...”

 

Regis apoyó su cara con la mano mientras se apoyaba en la barandilla de la plataforma de observación.

¿Debería haberle dicho a Eric que el futuro del imperio dependía de la entrega segura del mensaje?

Eso definitivamente mejoraría su moral...

 

“Hmmm, por lo general, los soldados jóvenes en tales posiciones son imprudentes con sus vidas ~~”

 

La lucha de hombre contra hombre entre Jerome y el rey bárbaro era intensa.

Estaba claro incluso desde la plataforma de observación que el ataque de Jerome estaba lleno de sed de sangre.

Eso no significa que el fuera fácil con Altina en ese entonces, pero definitivamente estaba luchando sin intención de matar a la princesa.

El rey bárbaro era también muy bueno, defendiéndose de los ataques consecutivos con su hacha de guerra mientras buscaba una abertura para romper la lanza y contraatacar.

Si la lanza no estuviera hecha de plata de hadas, probablemente se habría roto.

Al final el hacha de guerra se agrietó en un choque, obligando al rey bárbaro a retirarse.

 

Jerome quería presionar el ataque, pero Eric lo hizo justo a tiempo.

 

Las órdenes fueron retransmitidas --

 

Jerome estaba muy lejos de Regis, pero todavía lo miraba con furia.

Con la distancia desde la cubierta de observación hasta el campo de batalla era enorme y Regis no debería ser capaz de ver la expresión. Pero Jerome de alguna manera transmitió su ira.

No se podía hacer nada ya que esto era una batalla.

Pero si la distancia no fuera tanta, esa mirada podría haber detenido el corazón de Regis.

¿Qué habría dicho si estuvieran a poca distancia?

 

En un corto momento después --

 

La caballería de 100 hombres de Jerome y los 200 jinetes de Evrard despejaron hacia ambos lados, dejando una ruta hacia el fuerte.

No estaba contento, pero Jerome cumplió sus órdenes. Al mismo tiempo, la puerta principal se abrió.

La enorme puerta de metal se abrió hacia afuera.

En ese momento, se escuchó el sonido de pasos que corrían a la sala de conferencias.

 

Regis se giró y miró.

 

“¿Hmmm?”

“¡Ah, está aquí!”

 

Altina entró, con la muñeca izquierda sostenida por una venda que colgaba de su hombro derecho. Llevaba un vestido nuevo, con toda su armadura, excepto las partes del pecho y el brazo izquierdo.

Detrás de ella estaba la sirvienta Clarisse y una mujer de blanco.

Esa mujer parecía disgustada.

 

“Princesa, ¿no le dije que descansara tranquilamente?”

 

Llevaba anteojos que eran caros en esta época y con el cabello cortado a la misma longitud, daba la impresión de un hombre.

Su identidad era el doctor imperial, de 29 años de edad.

Regis no recibió su nombre. Las doctoras eran raras en el imperio, y el Fuerte Sierck sólo tenía un doctor, así que todo el mundo se dirigía a ella como doctora.

Al igual que Clarisse, parecía haber seguido a la princesa desde su tiempo en el palacio.

Altina parecía mucho mejor. Regis sonrió aliviado.

 

“Hola. ¿Estás bien ahora?”

“¡Sí!”

“¡No está bien!”

 

La doctora entrecerró los ojos detrás de sus gafas y rugió. Altina sacudió su mano derecha.

 

“Estoy realmente bien, ahora puedo caminar normalmente, la doctora es muy sobreprotectora.”

“¡Tienes una fractura!”

“Lo sé, pero...”

“¿Eh? ¿¡Fractura!?”

 

Regis preguntó en estado de shock, la doctora asintió irritada.

 

“Realmente, usted es la princesa, la recuperación completa será dentro de tres meses, princesa por favor, no aumente mi carga de trabajo.”

“¿No sería aburrido si no practicas tus habilidades médicas?”

 

Altina se negó a hacer concesiones.

Clarisse suspiró.

 

“Se dice que los animales salvajes siguen cazando incluso si sufren una fractura, así es, no hay nada que podamos hacer al respecto.”

 

Regis y la doctora suspiraron profundamente.

 

“Hah ~~... Nuestra princesa es como los lobos grises.”

“Ara ara...”

“¿Qué? ¡No se pudo evitar ya que fue un duelo! Dejando eso de lado, ¿¡cómo va la batalla Regis!? ¿¡Hemos ganado!?”

 

Altina fue junto a Regis y observaba la situación desde la cubierta de observación. Su expresión cambió.

 

“¿Qué está pasando? ¿El enemigo no va a entrar?”

“Bueno... Jerome y Evrard se separaron a ambos lados y la puerta principal quedó abierta, los intimidaremos con la posibilidad de un ataque desde tres lados.”

“En tal situación, deberían estar vigilando el frente del fuerte, y se dividirán a ambos lados después de que los refuerzos se desplieguen ¿¡sabes!? Si abres la puerta principal ante ellos, ¿¡que el enemigo no cargará!?”

 

Altina analizó la situación hábilmente. Regis estaba impresionado.

 

“Impresionante. ¡Has memorizado lo básico de las tácticas!”

“Es obvio que aquí hay un fallo catastrófico... El enemigo entrará por la puerta principal... ¿¡Ah, están viniendo uno tras otro!?”

 

Los salvajes cargaron dentro de la plaza de desfile delante de la torre central.

Estaban enfrentando a las tropas del imperio que se habían reunido para reforzarlos.

El rostro de la sirvienta se puso pálido.

 

“Hey, señor estratega, ¿¡Esto está realmente bien!?”

“... Por el momento.”

 

Altina lo miró fijamente.

 

“Creo en Regis, así que, por favor, explícalo claramente”.

“Explicación uh, cómo debería... Si tú fueras los bárbaros y si las tropas defensoras se retiran repentinamente, y la puerta principal está abierta, ¿qué crees?”

“¡Una gran oportunidad!”

 

Altina respondió de inmediato.

 

La doctora respondió:

 

“¿podría ser una trampa?”

 

Clarisse dijo:

 

“No lo sé.”

 

Regis continuó explicando.

 

“Bueno, esas son las pocas opiniones posibles, algunas personas atacaran pensando que es una oportunidad, algunos serán cautelosos sobre la posibilidad de una trampa y habrá otros que no entienden y no pueden tomar ninguna acción... Definitivamente se dividirán en sus opiniones. Es una pregunta difícil, una verdadera batalla es diferente del ajedrez, las acciones pueden ser poco ortodoxas... Los soldados están luchando bajo el delicado equilibrio psicológico impulsados por el miedo y gloria”.

“¿No atacarán en masa y luego improvisarán?”

“Si supieran que esto está sucediendo, es posible mantener el mando, pero los bárbaros no tienen una cadena de mando clara, por lo que tardarán en atacar si ven una oportunidad inesperadamente buena.”

 

La doctora inclinó la cabeza.

 

“¿Por qué atacarían juntos, aunque sea posible que esto sea una trampa? Yo no iría si dependiera de mí, yo decidiría las cosas por mi cuenta.”

“Porque la caballería del imperio está observando desde los costados. Ellos tienen que seguirlos si sus compañeros cargan, o si no serán atacados por ambos lados por la caballería si se quedan.”

“Ah... ya veo... Así que tienen que seguir adelante.”

“Sí. Pero los caballeros serán más rápidos en subir la pendiente nevada, así que los jinetes de Sir Jerome y Sir Evrard volverán a la puerta principal más rápido que ellos.”

 

Fue tal como dijo Regis.

Sólo 200 de los 600 salvajes llegaron al fuerte. El lento avance del enemigo fue cortado por las caballerías desde el costado.

Los jinetes se convirtieron en una doble pared delante de la puerta principal. Altina aplaudió.

 

“¡Ya veo, divide y conquista!”

“... Eso es una parte de ello.”

“¿Hay otra razón?”

“La división es sólo un medio... Una manera de rodear a la pieza de ajedrez más fuerte del enemigo... El rey bárbaro es muy fuerte, incluso Sir Jerome encuentra difícil someterlo... A juzgar por su personalidad, él parecía preferir estar en la vanguardia de la batalla.”

 

Imprudente como cierta princesa.

 

“Cierto, cierto.”

 

 Altina asintió con la cabeza.

 

“Así es como debe actuar un comandante.”

“En mi última unidad, el cuartel general estaba situado en la parte trasera... De todos modos, deberíamos hacer uso de esto. Él debería cargar en línea recta si detecta alguna debilidad.”

 

Clarisse preguntó:

 

“Mr. Regis, ¿todo va bien?”

“Probablemente podamos ganar.”

“¿De qué te preocupas entonces?”

“¿Eh?, ¿Esa es la expresión en mi cara?”

“Eso es lo que me parece.”

 

Altina y la doctora lo miraron fijamente después de escuchar a Clarisse. Regis se rascó la cabeza.

 

“... En general, las cosas están progresando como esperaba, pero hay un factor preocupante: si los salvajes se niegan a rendirse, la estrategia sería un fracaso.”

 

Eric había transmitido las órdenes a los soldados en la plaza de desfile.

Los soldados equipados con escudos gigantes para defenderse de las flechas formaban un muro en el interior de las puertas principales, detrás de ellos había lanceros listos para atacar.

Después de establecer la trampa improvisada, las puertas se abrieron y los bárbaros aparecieron poco después.

 

“¡¡Warghhh-!!”

 

Los bárbaros rugieron como bestias y cargaron.

Los gruesos escudos de madera y cuero estaban siendo despedazados. Y las picas empujaron hacia fuera.

 

“¡¡Hya-!!”

 

El pecho de los salvajes fue perforado, rociando sangre.

La batalla sería un fracaso si rompían el cerco. Con un gran número de no combatientes apoyando a los soldados en el fuerte, habría muchas bajas.

Los soldados del imperio en la plaza de desfile se numeraban en 1000-- los bárbaros eran 200.

Podían someterlos bajo condiciones normales.

Un hombre salió repentinamente desde los bárbaros sitiados.

Regis, quien estaba observando desde el puesto de observación, les señaló.

 

“Ese es el rey de los bárbaros.”

“¿¡Es fuerte!?”

 

Altina se inclinó para mirar.

Uno de los salvajes probablemente notó que Regis los observaba. Disparó una flecha.

Regis ni siquiera tuvo tiempo de darse cuenta. La flecha con punta de hierro voló por el aire.

A pesar de que pudo haber evitado la atención del rey bárbaro, todavía no tenía la habilidad para defenderse de la flecha.

La punta estaba justo delante de sus ojos.

 

“¿Eh...?”

 

Altina se abalanzó sobre Regis de repente. Un eco metálico resonó.

Altina usó la armadura en su muñeca derecha para desviar la flecha entrante

 

-- Regis finalmente notó después de ver la flecha cayendo.

 

“¿¡Ugu, wah!?”

“¿Qué ocurre? ¿¡Estás herido!?”

“¿¡Estás, estás bien Altina!? ¿Qué hay de tu herida?”

“Simplemente lo bloqueé con mi armadura, es imposible que flechas disparadas desde un arco perforen una armadura de metal, ¿cierto?”

“No estoy preguntando por eso.”

 

De todos modos, ella parecía estar bien.

 

El rey bárbaro se mantuvo en lo alto, sobre las cabezas de la gente que lo rodeaba. Usando los hombros de sus subordinados, volvió a saltar.

 

Sobre la parte superior del imperio los soldados se preparan con picas y escudos.

 

“¡¡Hyaaa--!!”

 

Utilizando una nueva hacha de guerra gigante, rompió las cabezas de los soldados.

El soldado a su lado hizo girar su espada en un frenesí. El rey bárbaro esquivó y envió el brazo volando con su hacha de guerra.

Los gritos estallaron.

Su fuerza hizo que la gente circundante cayera en el caos.

Qué tan extendido fue el daño... Tal vez el cerco ya se había derrumbado.

 

Hace años, en una batalla con Germania, el caballero negro Jerome rompió a través de la caballería pesada enemiga desde el frente, haciéndose el héroe que dio vuelta a la marea de la guerra.

 

Tal vez el rey bárbaro lograría un logro similar y se convertiría en una nueva leyenda.

... Si el estratega fuera inepto.

 

Aunque Regis fue intimidado por la flecha voladora, su plan ya estaba en marcha.

Cuando alguien salta, notaría que una sección del cerco era más débil que el resto.

Y el rey bárbaro cargó allí naturalmente. Él tenía que ir.

Se vio obligado a enfrentar tal situación. Si no rompía el sitio, los miembros de su tribu atrapados dentro del fuerte serían diezmados.

Utilizando a sus hombres como plataforma, el rey bárbaro saltó de nuevo.

Los soldados del imperio, que estaban armados con espadas o picas esperaron y lanzaron algo.

 

“¡¡Hyaa!!”

 

Las tropas gritaron al unísono.

 

Era una cuerda anclada por tres pesos de plomo. Utilizada principalmente para la caza, era un arma lanzadora conocida como bolas.

A diferencia de las flechas, era un arma de gran alcance, capaz de golpear a las criaturas de movimiento rápido con facilidad. Pero rara vez se usaba en la guerra...

Varias de ellas fueron lanzadas al mismo tiempo.

El rey bárbaro manejó su hacha de guerra, desviando tres de ellas.

 

“¡¡Shyaaaa!!”

 

Pero una de ellas se le enredó en el brazo. Cuando él la sacó, otra le agarró las piernas.

El peso del plomo le golpeó el estómago y el rey cayó apoyándose con un brazo.

 

“¿¡Uguu!?”

 

Cuando levantó la cabeza, varias alabardas estaban delante de él.

Un caballero de rango de capitán rugió ferozmente:

 

“¡No te muevas, mono!”

 

mientras levantaba su espada.

 

“¡No lo mates!”

 

Un fuerte sonido que cubrió los ruidos de lucha en la plaza de desfile se pronunció con claridad.

Fue Altina.

Los oídos de Regis resonaron porque él estaba de pie junto a ella.

Por su orden, el caballero calmó su espada, salvando la vida del rey bárbaro. Regis se tomó las orejas.

 

“... ¿Qué es todo esto de repente?”

“Quiero hablar con esa persona.”

“¿Eh? ¿Qué?”

 

No lo escuchó porque sus oídos resonaban... No realmente, Regis se sorprendió por lo que dijo.

Para los ciudadanos de Belgaria, los bárbaros eran una existencia similar a bestias peligrosas.

Era como tratar de hablar con un lobo que comía a hombres, así que otros la miraban con confusión.

Era una suposición común que no se puede hablar con los barbaros.

Aunque Regis pensaba de otra manera... Pero se sorprendió cuando alguien como Altina dijo algo así.

 

“¿No es una lástima que un poderoso guerrero muera así?”

“... no entiendo en qué sentido es una lástima. Pero estoy de acuerdo con que es necesario un diálogo. De hecho, creo que es necesario para ti ahora mismo”.

“Realmente no te entiendo, pero parece que lo apruebas.”

 

Altina respiró hondo.

Regis dio un paso atrás y se tapó las orejas. Clarisse y la doctora hicieron lo mismo. Altina volvió a gritar.

 

“¡Yo, la cuarta princesa Marie Quatre Argentina De Belgaria! ¡Deseo hablar con el rey de los bárbaros! ¡Ambas partes, cesen la batalla inmediatamente!”

 

Ella sólo gritó sus verdaderos sentimientos.

Pero los soldados pensaron en ello como una declaración de victoria. Era un anuncio de la captura del rey bárbaro.

Y agregando en la emoción de la batalla, naturalmente evolucionó en esto.

Los soldados levantaron sus espadas o picas, ovacionando victoriosamente.

 

 “¡¡Woahhhh-!!”

“¡¡Viva el Imperio!!”

“¡¡Larga vida a Marie Quatre!! ¡¡Viva el Emperador!!”

 

Con la batalla decidida favorablemente, los aplausos completamente desmoralizaron a los barbaros.

Después de subir la pendiente empinada en una tormenta de nieve, luchando contra las caballerías difíciles y sitiar después de cargar en el fuerte, la fatiga acumulada fue un factor importante contribuyente...

 

La mayoría de los bárbaros soltaron sus armas y se arrodillaron.

Peso: 
0

Haken no Kouki Altina Capítulo 6: El Rey de los Bárbaros (2)




Manual




Los salvajes estaban reunidos en un rincón del fuerte, de espaldas a la pared, custodiados por soldados con picas y arcos a por lo menos 10 pasos de distancia.

La ventisca había terminado, pero todavía era invierno en la región del norte.

Si esto no se resolvía en el transcurso de la noche, podría haber personas congeladas hasta la muerte.

 

El diálogo de Altina y el rey bárbaro debía concluir antes del amanecer -- pensó Regis.

 

Los aplausos debían ser audibles fuera del fuerte también... Casi 400 de los salvajes no se rindieron, congregándose en un grupo a poca distancia del fuerte.

 

Era fácil para la caballería presionar el ataque, pero eso estaba prohibido. En cambio, se les encargó informarles a los salvajes sobre el diálogo entre el representante bárbaro y el comandante del imperio.

Éste era el recuento de Regis de los acontecimientos hasta ahora.

Estaba preocupado porque sucediera una masacre.

 

Si los salvajes no se rendían, el ejército del imperio que los rodeaba podría asesinarlos. No era nada especial, pero Regis quería evitar eso por motivos estratégicos y emocionales.

Seria genial que las pérdidas en ambos lados se mantuvieran en un mínimo, Regis respiró aliviado.

Tal como Regis pensó, los refuerzos de los bárbaros aparecieron poco después.

Se unieron al grupo fuera del fuerte, considerando sus opciones mientras miraban por aquí, pero permanecieron en el lugar sin atacar ni retirarse.

Parecían estar esperando el final del diálogo.

 

------

 

Año del imperio 850, la última batalla del Fuerte Sierck llegó a su fin en un ambiente tenso.

 

“¡Hey Regis!”

 

Jerome regresó a la torre central con la actitud de carga de la caballería.

 

“Ah, sí...”

 

Regis estaba registrando los informes de batalla en la mesa de la sala de conferencias. Debería haber sido hecho por personal designado, pero con todos los oficiales administrativos fueron ahuyentados por Jerome, no había nadie más para llenar el puesto.

 

Altina regreso a su habitación para ponerse un vestido apropiado para el diálogo con el rey bárbaro. No podía asistir al diálogo con la mano izquierda en una venda.

 

Jerome se acercó.

 

“¿¡Qué diablos fue ese plan de batalla!?”

“... Eso... Bueno, teniendo en cuenta la ventisca, sería difícil perseguirlos si se dispersaran...”

“¿¡Así que los dejaste entrar al fuerte!? ¡Permitiste que los salvajes entraran! ¿¡Seremos el hazme reír de las naciones vecinas sabes!?”

“Está bien, tener a una princesa de 14 años como comandante es suficiente para que se burlen de nosotros.”

“¡Eso es peor!”

 

Regis lo calmó con palabras tranquilizadoras.

 

“Eso es bueno, deja que nos subestimen. Es una estrategia eficaz para la defensa y ofensiva que el enemigo juzgue mal nuestra fuerza.”

“Lo entiendo. Esta es una estrategia con la que alguien como tú al que le gustan los planes inútiles vendría. Pero no consideraste una cosa.”

“¿Qué es?”

“¡Odio que la gente me subestime!”

“... Es, es así.”

 

Regis se rascó la cabeza, no se había dado cuenta de eso.

 

Regis pensó que Jerome estaba enojado por el uso del fuerte como una trampa, pero resultó ser una cuestión de orgullo.

Como era de esperar, la realidad no progresaría como en los libros.

En lugar de sentirse inquieto por su talento como estratega, Regis se sentía incómodo en general.

 

“Hablando de eso, parece que hemos capturado a los salvajes. ¿Por qué no están muertos?”

“La princesa deseaba tener un diálogo con ellos.”

“¿Dialogo? ¿La princesa es estúpida? Los bárbaros sólo deben ser colgados o esclavizados.”

 

No estaba señalando una falta, Jerome estaba realmente perplejo por el estado mental de la princesa.

Regis no creía que los bárbaros fueran bestias salvajes... Pero entendía que tales opiniones pertenecían a la minoría.

Esto también era una apuesta para alcanzar la meta que estaba demasiado lejos. Sería genial si el diálogo con los bárbaros procediera bien.

Por otro lado, la princesa ganaría la reputación de ser ingenua y carecería de sentido común si el diálogo se rompiera.

 

Debido a que el punto final del objetivo era demasiado difícil de alcanzar, siempre se enfrentan a las apuestas con las probabilidades contra ellos.

 

“... No será demasiado tarde para dudar de la inteligencia de la princesa después de que termine el diálogo con el rey bárbaro.”

 

Regis se levantó de su silla.

Jerome se dirigió a la salida también.

 

“He abierto el almacén, necesitarán carne y alcohol.”

“... Ah, entiendo.”

 

Regis se preguntó qué usar como recompensa por la victoria, pero parecía que una fiesta era el estilo de este regimiento.

Ese fue el caso también cuando atraparon a los bandidos hace algún tiempo.

En su antigua unidad, los que lograban el mérito podrían obtener joyas o piezas de arte como recompensas. ¿Las tropas aquí estarán bien sin esos tesoros? Regis estaba preocupado por eso todo este tiempo.

 

“Gracias por tu comprensión.”

“Esto no es por ti ni por la princesa, es el deber de los generales recompensar a sus subordinados”.

“Lo tendré en cuenta.”

“Hmmp... No actúes humilmente tan de repente. ¿Te estás burlando de mí?”

“Tu solicitud es difícil de entender.”

“Sólo di lo que piensas. Si sigues así nadie podrá confiar en ti por la forma en que actúas.”

“¿Decir lo que pienso?”

“Sí, sólo dilo sin ocultar nada.”

“... Quiero unas vacaciones. Quiero leer libros.”

“¡Por qué demonios me importaría!”

“Que malo.”

 

Los hombros de Regis caían.

 

El patio central utilizado para la formación se había convertido en una sala de audiencias temporal.

Altina estaba sentada en una silla en el medio.

Para ocultar su brazo izquierdo, un gran manto cubrió su hombro izquierdo y sus rodillas.

Regis estaba a su derecha mientras Jerome estaba a su izquierda.

No había ninguna alfombra roja, pero los soldados se alinearon en una fila, con la bandera del imperio colgando desde la punta de sus lanzas.

 

Originario del apodo del emperador fundador 'L'Empereur Flamme', la bandera era roja y estaba decorada con siete espadas.

 

Históricamente, el primer emperador luchó bajo el estandarte de una bandera blanca. Pero en los últimos tiempos, todas las naciones trataron a la bandera blanca como un signo de rendición o cese del fuego.

Entre las dos filas de soldados, el rey bárbaro fue traído.

Sus brazos estaban atados a su cintura, con Evrard sosteniendo el otro extremo de la cuerda. Eric estaba detrás de él.

Evrard se detuvo a 10 pasos de Altina. Altina lo miró.

 

“Está bien, tráelo más cerca. No tiene sentido hablar desde tan lejos.”

“Pero...”

“Y suelta las cuerdas, quiero un diálogo, no una inspección de prisioneros.”

“¿¡Princesa!? ¡Este hombre se mueve tan rápido como un mono, es demasiado peligroso!”

 

Era normal que Evrard se opusiera. Pero a Altina no le importaba.

 

“¿Quieres decir que no puedo vencer a un hombre desarmado? Y el general venerado como un héroe está a mi lado de todos modos. ¿No se burlarían de mí como una cobarde?”

“Ugh... Mah... lo entiendo.”

 

Evrard estaba preocupado porque Altina resultó herida, y también de los sentimientos de las tropas. A veces, la dignidad de estar en una posición alta era más importante que la seguridad personal.

Las cuerdas fueron removidas y el rey bárbaro se movió a cinco pasos de distancia.

La boca de Regis estaba seca por la tensión.

Al igual que Jerome, el rey bárbaro parecía estar en sus veinte años, con ropa hecha de piel de animal y plumas de pájaros.

Todos los salvajes retratados en los dibujos del imperio los mostraban como demonios derrotados por caballeros o parecidos a monos u osos. Pero el rey tenía un aire noble a su alrededor.

 

Con arrogancia miró a la princesa, negándose a arrodillarse.

 

Había sillas que elevaban al usuario más alto después de sentarse, pero no podía trasladarse a esta sala de audiencias temporal.

Evrard frunció el ceño.

 

“Me presentaré otra vez... soy Marie Quatre Argentina De Belgaria, cuarta princesa en línea al trono.”

 

El rey no dijo una palabra.

 

¿Era imposible comunicarse con las palabras? Los soldados se pusieron en duda.

 

Regis pensó que el rey parecía estar profundamente en sus pensamientos. Regis creía que eso era cierto.

 

El rey bárbaro habló:

 

“Qué nombre tan largo.”

 

Hablaba en el idioma de Germania, la nación vecina.

Probablemente había salido de Germania. Y era lo suficientemente educado para entender el idioma Bélgaro.

 

Incluso con la erupción de la guerra, la interacción entre el imperio y las naciones circundantes seguía siendo frecuente.

 

Así eran las costumbres apropiadas para la realeza y los aristócratas el aprender el idioma de los países vecinos.

 

Aunque Regis era un plebeyo, él aprendió alemán también durante su educación en la academia militar.

 

Esto significaba aparte de las tropas de base que levantaban la bandera, todos los presentes sabían alemán.

 

Evrard lo acusó:

 

“¡Qué insolente, esta es la princesa! ¿Dónde están tus modales?”

 

Altina detuvo a Evrard que tenía la cara roja levantando la mano.

 

“Está bien, no es un ciudadano del imperio, es extraño pedirles a las personas que no son ni subordinados ni ciudadanos que muestren respeto.”

 

El leal comandante de los caballeros entendió lo que la princesa quiso decir y cerró la boca,

Altina le preguntó al bárbaro en Germano:

 

“¿Cómo debería dirigirme a usted? Lo modales apropiados indican que hay presentarse después de que se le dice el nombre de otra persona. ¿O los bárbaros no tienen nombres como dice el rumor?”

“Nosotros mismos no nos vemos como bárbaros, mi nombre es Diethart, he dejado mi lugar de nacimiento. Y nuestra nación se llama Bargainheim.”

 

Jerome sonrió sarcásticamente.

Se inclinó hacia atrás exageradamente, como si estuviera asustado. Alzó la voz para que todas las tropas escucharan.

 

“Hah... Qué gran descubrimiento... No sabía que los salvajes pudieran bromear... ¡Ese bosque oscuro es en realidad un país! ¡El país vecino de Belgaria no era el basurero de Germania, sino la nación bárbara!”

 

Todos los soldados rieron fuertemente.

Diethart rechinó los dientes mientras se burlaban de él. Pero la que estalló en ira fue

 

-- Altina.

 

Su puño derecho cayó sobre su apoyabrazos, rompiendo la elegante silla de madera en pedazos.

 

“Ah…”

 

El lugar se quedó en silencio. Después de toser con sequedad:

 

“Parece que tengo que enseñarte cómo recibir invitados. Eso es suficiente, todos ustedes se van.”

“¿¡Princesa!?”

 

Evrard protestó con fuerza, pero Altina no estaba tomando sus palabras. Ella enderezó la silla medio destrozada con una patada.

 

“¡Todos se retirarán a 30 pasos! ¡Esto es una orden!”

 

Jerome se frotó la cicatriz en su mandíbula.

 

“Fufufu... ¿Estará bien?, podrías ser estrangulada por el bárbaro ¿cierto?”

“Voy a depender de ti si eso pasa.”

“¿Y si te toma como rehén?”

“Ara, así que te preocupas por mí.”

“Olvídalo. Charla con ese idiota de Germania tanto como quieras.”

 

Jerome caminó hacia la pared.

Regis planeaba marcharse, pero Altina lo agarró por el cuello.

 

“¿A dónde vas?”

 

Regis pensó, no les ordenaste a todos que se fueran

 

-- otras personas estaban presentes, así que respondió formalmente:

 

“Por orden de la princesa...”

“Tú eres el estratega, este es tu tiempo para trabajar. ¿Alguna objeción?”

“... tengo un poco de sed.”

“Ah, me olvidé de eso.”

 

Regis y Altina se quedaron atrás mientras Jerome y las tropas retrocedían 30 pasos hasta llegar a la pared. Evrard y Eric mantuvieron su distancia también.

 

Un poco más tarde, dos sillas nuevas, una mesa, así como vino tinto fue enviado. Diethart tomó asiento primero.

Altina se sentó frente a él mientras Regis estaba de pie a un lado.

 

“¿No es de tu agrado? Es como la terraza de un café.”

“... Sí. En el patio con nieve apilada, una terraza de cafetería rodeada de soldados amenazadores. Eso sin duda seria popular en el imperio. Aunque no he visto una antes.”

“Podría atraer a una gran multitud.”

 

Altina parecía estar de buen humor y sonreía. Diethart no parecía muy amigable.

 

“Los Belgas parecen preferir beber café al lado del camino. Qué raro.”

“Las naciones del norte son frías, por lo que es comprensible, Belgaria tiene un clima cálido y el viento se siente bien. Eso podría ser así, pero nunca he visitado un café al aire libre por las calles antes... Sólo una vez, quiero probar beber café en una bonita tienda.”

 

Si Altina visitaba una terraza de café, atraería a una gran multitud de espectadores. Beber café tranquilamente era imposible.

 

Debería haber un balcón en el palacio -- Regis se tragó estas palabras. El café en un lugar lleno de celos y burla no sabría agradable no importa qué.

 

Es hora de entrar en el tema principal.

 

“Princesa, no queda mucho tiempo antes de que se ponga el sol.”

“Tenemos preguntas para ti, Diethart, ¿eres el rey de Bargainheim?”

“Nein (No). Formamos una nación, pero no tenemos reyes, yo fui uno de los fundadores, así que todos siguen mi ejemplo.”

“¿No es eso un rey?”

“No tomo dinero ni comida de mis conciudadanos”

“Oh, entonces no hay impuestos.”

 

Diethart asintió con la cabeza.

Altina pensó que era algo genial e interesante.

 

“¿No es eso genial Regis? ¡Un país sin impuestos! ¡Los ciudadanos deben ser tan felices!”

“... Eso si los ciudadanos no piensan que es injusto.”

“¿No sería genial si no hubiera impuestos?”

“Bueno… por ejemplo... Los campos deben ser vigilados. ¿Quién decidirá el orden de la vigilancia?”

“¿Hmm? ¿No haría eso un representante como Diethart?”

“Ya veo. Entonces el rey es el Sr. Diethart y los impuestos estarán en forma de trabajo como vigilantes. Cuando dos o más personas viven juntas, habrá personas que tomen decisiones y personas que presten servicios. No importa cuáles sean sus nombres, siguen siendo los reyes y los recaudadores de impuestos.”

“Ah, así es como es.”

“Que no haya tributación significa que no existe un país como tal. Una organización no puede ser formada sólo con ideales... Por otro lado, los ciudadanos seguirán apoyando mientras el país todavía esté ganando batallas...”

 

Regis se detuvo aquí.

Diethart lo fulminó con la mirada.

 

“Bargainheim podría ser una nación pequeña y es un hecho que no pudimos alcanzar nuestros ideales en muchas áreas, pero el imperio está mal, tenemos mucha gente que vino a nosotros para escapar de la tiranía del imperio.”

 

Regis no discutió y esperó a que Altina hablara.

Este era el diálogo que ella esperaba, él sólo puede ayudarla desde el lado.

Si ella quiere tomar el camino de la grandeza, negociaciones como esta son inevitables. Teniendo en cuenta la posición de Regis, era posible que la otra parte rehusara el diálogo con él.

Altina necesitaba tomar la iniciativa en el diálogo.

 

“Creo que el imperio también está mal.”

 

Debería haber contestado en su lugar -- Regis lamentó su decisión y su estómago comenzó a dolerle.

 

Sus palabras probablemente no llegaron a Jerome y a las tropas que estaban junto al muro del patio. Aun así, esto no era algo que debías confesar claramente a los bárbaros.

Diethart estaba desconcertado.

 

“¿Qué estás diciendo? Es no tiene sentido.”

“No hay razón por la cual un miembro de la realeza no pueda estar en contra el imperio ¿cierto?”

“No deberían ser capaces de hacerlo, esa es su posición después de todo.”

 

Un bárbaro enseñándole a una princesa real cuál debería ser su mentalidad, qué inquietante.

Pero Diethart estaba muy bien educado.

Él estaba explicando la teoría correctamente. Altina sacudió la cabeza.

 

“Quiero vivir por mis creencias, y no dejar que otros establezcan mi posición para mí.”

“Así que vas contra el imperio.”

“¿Eso quiere decir quieres salvar a los ciudadanos que son tratados injustamente?”

“Estás equivocado. Cuando grandes ejércitos chocan y conducen a la guerra civil, los que sufren son los ciudadanos.”

 

Regis también pensó en esto.

Pero la respuesta era clara cuando él lee las crónicas de la historia. Altina lo entendía también.

 

“Si los ciudadanos quieren ser salvados, ellos deben ser los que trabajen duro para ello, ¿verdad?, si no están dispuestos, pueden ignorarme y seguir conformándose con el sistema actual, porque yo no soy Dios, es imposible para mí borrar todo el sufrimiento sin depender de nadie, sólo los ciudadanos pueden salvarse a sí mismos.”

“Pero ¿cuál sería el significado de tu existencia entonces?”

 

Altina miró hacia Regis.

Regis pensó que Altina pedía su opinión. Pero eso no fue así. Ella continuó inmediatamente.

 

“Sólo necesito una oportunidad... Eso es todo.”

“Incomprensible, los belgas incomprensibles embellecen sus pecados, las palabras deben ser lógicas y precisas.”

“Sí, esto significa que... mi crítica de la tiranía puede empujar a los ciudadanos a tomar medidas y salvarse a sí mismos. Ese es el significado de mi existencia. ¿Cierto?”

“Eso es demasiado irresponsable, buscar la felicidad de sus seguidores es el deber de aquellos con un alto estatus.”

 

Altina inclinó la cabeza.

 

“Regis, ¿tengo esa obligación? ¿Soy irresponsable?”

“... Tomar medidas para cambiar el sistema del imperio y unirlos y satisfacer sus expectativas son tus obligaciones. Mantener una promesa es una teoría simple que debe seguirse.”

“¿Qué hay de fallar a mitad de camino?”

“Serás criticada, de eso se trata la política... O más bien, el mayor problema con el imperio es que los administradores que no traen felicidad a la gente no se enfrentan a la crítica o el castigo, ni pierden su autoridad.”

 

Altina asintió profundamente.

 

“Esto significa que la nación que quiero crear después de convertirme en emperatriz debe poder criticarme y castigarme si no logro hacer feliz a la gente”.

“... Eso es correcto.”

“Después de trabajar tan duro para convertirse en emperatriz, podría ser ejecutada bajo la misma ley que implementaste.”

“Eso podría ser posible... ¿Vas a renunciar?”

“¿Por qué? El error del gobernante causará mucho sufrimiento y muerte, si es así, el que debería sufrir más debería ser el gobernante, ¿verdad?”

 

Regis recordó algo que Altina dijo:

 

“Si quieres que otros arriesguen sus vidas, también debes apostar la tuya... Algo así...”

“¡Así es!” (Esta princesa leyó mucho comunismo tal parece xd)

 

Altina estaba demasiado animada... Aunque Regis pensaba eso, no lo dijo. Si Altina no piensa en protegerse a sí misma, la gente que la rodea puede hacerlo por ella.

 

“Me convertiré en emperatriz y cambiaré el imperio. Si mi fuerza es insuficiente, tomaré la responsabilidad y lo pagare con todo lo que tengo.”

 

La expresión de la otra parte cambió.

Su rostro que era una mezcla de odio y burla desapareció, reemplazado por la calma y la sinceridad.

 

“Lo entiendo ahora... Pareces preparada para asumir la responsabilidad, una actitud llena de determinación.”

“¡Pero no pienso fracasar!”

“Parece que te he entendido mal antes.”

“¿De verdad?”

“Pensé que eras alguien que oprime a los ciudadanos y ni siquiera se da cuenta de eso, un noble desvergonzado.”

“Tú realmente no lo entendiste entonces, en este momento yo ni siquiera puedo traer felicidad a una sola persona, incluso el pan que comí hoy fue tomado de la persona que trabajó duro para hornearlo.”

“Ya veo... Así es como piensas sobre esto.”

“Lo aprendí de Regis y lo practiqué de inmediato.”

“... Yo... Tal vez también esté equivocado... Siempre creí que un país sin impuestos era la nación ideal... Pero en realidad, el sentimiento de injusticia está creciendo entre los ciudadanos. ¿No fijar un contrato social crea desigualdad...?”

“Esa es una posibilidad.”

“Un país necesita leyes, la tributación se requiere para el beneficio de la sociedad... Si no puedo hacer a los ciudadanos felices... Yo tendría que aceptar la crítica y el castigo como el líder... Aunque tengo la resolución...”

 

Las palabras de Diethart se volvieron pesadas mientras apretó los dientes. Es el problema de un líder.

Con el fin de apoyar a Altina quien estaba en una pérdida de palabras, Regis se interpuso:

 

“Si el líder de una organización quiere cambiar la política, choques y críticas sin relación con él sin duda surgirán. Por eso es difícil hacer alteraciones cuando las cosas van bien. Sr. Diethart, usted tiene razón en su juicio.”

“... No... Aunque me di cuenta que es un fraude, no pude corregirlo... Porque no tengo la pureza de la joven princesa.”

 

Diethart miró a Regis, no con intención asesina como antes, sino con indicios de respeto.

 

“¿Eres un chambelán o un soldado?”

“Yo soy... Un estratega... Algo así.”

“Estratega, así que el hombre detrás de mí captura fuiste tú.”

“... Los que lo hicieron fueron las tropas... Pero yo soy quien lo planeó.”

 

¿Estaba enojado por caer en la trampa? -- Regis estaba asustado.

 

Podría ser demasiado tarde, pero Regis enderezó su espalda para que Altina no viera su lado vergonzoso.

Diethart parecía resignado cuando dijo:

 

“Si... tuviera a un estratega como tú... podría no haber terminado así.”

“Tú, me halagas, con la gran discrepancia en números, ganar fue sólo natural”.

“No importa cuál fue el motivo, es mi completa derrota... Espero que no ejecuten a los demás y al menos perdonen sus vidas.”

“... Eso será decidido por la princesa.”

 

Altina asintió y continuó:

 

“Hay algo que quiero saber... ¿Por qué atacaste este fuerte? ¿Fue para buscar venganza contra el imperio?”

“Algunos ciudadanos de Bargainheim podían sentir odio contra el imperio, y algunos perdieron a sus parientes en los largos años de guerra, pero la venganza no era nuestra meta-- la federación Germana está entrando en el bosque y amenaza nuestro territorio.”

“Este es un asunto urgente en algunos aspectos.”

“Sí... Especialmente este año, necesitábamos más comida y refugio con el aumento de la población, estos problemas se resolverían si tomamos este fuerte.”

“Ugh ~ ~ Realmente preferiría que ustedes no peleen contra el imperio, sino que ataquen al ducado de Varden.”

“Eso es imposible con el fuerte Focker en el camino.”

“¿Qué es eso?”

 

Preguntó Altina con la cabeza inclinada. Regis susurró a los oídos con prisa.

Usando un volumen que sólo ella pudiera oír:

 

“... Ese es el fuerte del ducado Varden. En sus 40 años de historia desde su construcción, ningún enemigo ha dado un solo paso dentro. Un lugar digno de la palabra ‘Impenetrable’.”

“Ah, entonces hay un lugar así.”

“... Es vergonzoso que el comandante no sepa sobre el fuerte enemigo frente a nosotros.”

“Yo, lo sé, de acuerdo. Pero mi oponente hasta ahora era algo así como Sir Jerome o mi estado de ánimo. Voy a trabajar en eso más tarde.”

“Bueno, tienes razón...”

 

No estaba educada en el camino de los comandantes militares, todavía necesitaba tiempo para prepararse. En este momento, Altina tenía casi la edad para inscribirse en la academia militar.

 

De todos modos -- Altina sacó el tema de nuevo en el camino.

 

“Así que la gente de Bargainheim no nos atacó por odio.”

“O, mejor dicho, esa no fue la razón principal.”

“Eso es suficiente.”

 

Altina se inclinó hacia adelante, usando su mano derecha para apoyarse contra la mesa mientras su izquierda estaba en una honda bajo su capa.

 

“¡No quiero ejecutarte!”

“¿¡Qué!?”

“Tengo un objetivo, y no puedo lograrlo sólo con las tropas en este fuerte... ¡No voy a hacerte mi subordinado, pero deseo que la gente de Bargainheim me ayude!”

 

Altina estaba seria. Regis pensaba lo mismo.

Con sólo los 3.000 soldados del regimiento fronterizo, era imposible ponerse de pie contra la influencia de los otros príncipes.

Diethart contempló por un momento.

 

“Ya veo... No matarme y hacerme parte de tus fuerzas, muy lógico.”

“¿Eso significa que me ayudarás?”

 

Diethart detuvo a Altina, que sonrió.

 

“No voy a estar de acuerdo con esto sólo por salvar mi vida y la de mis guerreros... Tenemos compañeros que guardan rencor contra el imperio. Si no traigo términos aceptables, todos me tomara por un traidor que vendió a su país por miedo a perder mi vida.”

“Ah, tienes razón... ¿Qué debemos hacer, Regis?”

“No hay problema, he leído innumerables tratados entre las naciones y puedo hacer una propuesta apropiada.”

“Phew... Eso es una gran ayuda, pero... ¿Por qué has leído esas cosas?”

“¿Hmmm? ¿No son estos tratados gratis para leer?”

“¿Era interesante?”

“Ugh-- erm, las primeras versiones eran bastante aburridas... Ahh, el tratado de High Britannia y Netherlands en el año 890 fue genial -- en lugar de 30.000 libras de plata, hojas de té con el mismo valor fueron enviadas como tributo; hubo tratados como estos.”

“¡A ese país le encanta el té demasiado!”

“Hahaha... Como parte de la negociación de paz, el matrimonio y los regalos son muy comunes.”

“¿Qué debemos regalar entonces?”

“Ya que ambas partes están negociando en secreto, no hay necesidad de regalos... Ah, en mi humilde opinión, creo que sería innecesario”.

“Podrías haber ido sin las formalidades... Entonces, ¿qué términos se deben establecer para esta reunión?”

 

Regis compiló las partes buenas de todos los tratados que había leído.

 

“-- La princesa Marie Quatre pide ayuda a la nación de Bargainheim, específicamente propone formar una alianza común contra la federación Germana enemiga vecina. Como compensación, comida y refugio para el pueblo durante el invierno serán proporcionados. Cuando la princesa ascienda al trono como emperatriz, la soberanía de Bargainheim será reconocida y un acuerdo de no agresión entre ambas naciones entrará en vigor”.

“¡Hmm, ya veo... realmente no lo entiendo, pero realmente suena como un tratado!”

“¿Nos estás pidiendo ser una colonia del imperio?”

“Creo que ambas partes deben ser iguales en su estatus. Porque tanto el hombre como la nación no deberían tener la distinción de ser más prestigiosos que otros.”

 

Altina concluyó esto como un asunto de hecho. Diethart estaba sumido en sus pensamientos.

 

“Puedo convencer a mis compañeros si estos términos se pueden cumplir.”

“¿Eso significa que nos ayudarán?”

“Sí.”

“¡Gracias!”

 

Altina extendió su mano derecha.

 

“Ah…”

 

Estrechar la mano podría ser malo.

Antes de que Regis pudiera detenerla, Diethart ya había meneado la cabeza.

 

“Las tropas están mirando. Los soldados no querrán seguir a una princesa que trata al rey de los bárbaros como iguales.”

“Ah, eso podría ser así.”

“Tienes que tener éxito pase lo que pase, o estaré preocupado, esto es por el bien de mi nación también.”

“¡Por supuesto!”

“... Asunto a parte, esto es realmente excepcional, es una rara oportunidad de conocer a una persona tan excelente... Alguien que quiero traer de vuelta como mi pareja.”

“¿¡Eh!? ¿¡Pareja!?”

“¿¡Eso significa convertirse en su novia!?”

 

 Diethart asintió con la cabeza.

 

“Alguien con quien quiero pasar el resto de mi vida, esta es la primera vez que me siento así. Esto debe ser amor”

“¡Espera... Espera...!”

 

Altina saltó de su silla con la cara roja.

 

“¿¡Qué debo hacer, Regis!?”

“Qué hacer... Por supuesto que no. Altina tiene sólo 14 años, no puede casarse legalmente.”

“¿Eh, esa es la única razón?”

“... No.… eso debe depender de tus sentimientos... En cuanto a mí... Si es posible... Pero no tengo la autoridad para decidir por ti y el amor debe ser una libertad del individuo, así es cómo Cuiller describió la mejor manera de lograr la felicidad en sus libros... Ah, aunque ese autor es un poco coqueto con los personajes femeninos...”

 

Regis estaba en pánico porque Altina recibió una propuesta de matrimonio. No podía expresarse con fluidez.

Altina hizo una mueca de desagrado.

 

“¿Está Regis bien si me caso con él?”

“... Desde mi posición...”

“¿De qué están hablando?”

 

Diethart se puso de pie.

Y caminó sin dudarlo.

De cerca, era más alto que Jerome, sus hombros eran anchos y llenos de espíritu. Tal vez eran las plumas y la ropa de cuero lo que hacía al hombre.

Sus grandes manos sostuvieron la mano de Regis, no la de Altina.

Era una mano de guerrero.

La mano de Regis era delgada y blanca... en comparación con él, era muy femenina. Diethart lo miró con ojos apasionados.

 

“Si pudieras mimarme, desearía que vayas a Bargainheim para guiarme.”

“¿¡Soy yo!?” (Jajajajajaja ctm!!!)

“¡¡Ab ~~ solutamente no!!”

 

Gritó Altina.

Ella se interpuso entre ellos y los separó con fuerza.

 

“¡Absolutamente no!”

“Ugh, entiendo... No hay razón para dejar a un estratega tan excelente ir.”

“¿Eh? Ah, sí. ¡Porque Regis es mi estratega!”

 

¿Sólo me quería como estratega? Qué alivio -- Regis se relajó mientras pensaba.

 

Leyó sobre algunos aristócratas de la federación Germana que preferían a los hombres. Porque Diethart salió de la federación, hizo a Regis estallar en un sudor frío. (Jajaja y con ese medio cuerpo, uff no te quería ni culo xD)

 

Estaba de pie, pero era la primera vez que sudaba tanto. Diethart se arrodilló ante Altina.

 

“Perdonando las vidas de mi pueblo, proporcionándonos recursos y tratándonos como iguales... Princesa Marie Quatre, le doy mi agradecimiento por su ayuda y su promesa de apoyarlos en el logro de su gran ambición”.

“Gracias, estoy agradecida por la ayuda de usted y su nación.”

 

Altina asintió profundamente.

 

Diethart finalmente sonrió.

 

“Rezo por su éxito.”

 

Hablaba con un fluido Belgaro.

 

Regis recordó la fundación del imperio. Hace 800 años-

 

Adrian Belgaria nació en la región de Aquitania que fue gobernada por varias naciones pequeñas (actual región occidental del imperio de Belgaria). Él tenía una vida dura que era levantada como nómada, pero le ayudó a desarrollar habilidades incomparables en espada y montar a caballo.

 

Ganó todas las batallas en las que participó. Y siguió ganando.

Según la leyenda, en una batalla de ingenio contra los dioses, tuvo un duelo con un rey demonio.

 

Los relatos históricos fueron transmitidos por palabras de boca en boca, por lo que muchos de ellos fueron exagerados...

 

Adrian Belgaria se convirtió en el primer emperador del imperio. Él fue aclamado por el pueblo como el Emperador de Llamas debido a su pelo y ojos que eran rojo carmesí.

 

No se encontraron registros crónicos de cuándo se fijó en la construcción del imperio.

 

Los aristócratas afirmaron que el emperador nació simplemente como uno. Las enseñanzas religiosas predican que recibió una revelación de dios.

Los soldados y comerciantes creían que sólo los vencedores pueden llamarse emperadores.

 

Regis pensó que el libro más excepcional que había leído era la Biblia. En cuanto a por qué era excepcional, Regis sólo tenía que decir que creyeran en la Biblia y se ahorraba la molestia de discutir con la gente. (Bien simple y manipuladora)

 

Luego estarían las obras de los investigadores históricos.

 

Adrian nunca se dirigió a sí mismo como emperador. Eso es lo que propusieron los libros.

 

Después de la muerte del rey Adrian, los que estaban en el poder lo deificaron para usar la influencia masiva del gran líder para estabilizar el control sobre el imperio. El hijo de Adrián fue preparado para convertirse en el segundo emperador, y se presentaron pruebas para corroborar este punto.

 

Y naturalmente, esta posición no sería abiertamente aceptada...

 

Independientemente de las particularidades, Adrian llevó a los nómadas en una serie de batallas, uniendo a las naciones vecinas y construyendo la fuerza de su país con el fin de sentar las bases de un gigantesco imperio.

 

Los tiempos y la situación podrían ser diferentes, pero Altina, quien había obtenido la ayuda de los bárbaros, podría estar dando su primer paso en el camino de la grandeza.

 

Cuando vio a Diethart arrodillado delante de Altina--

 

Regis se preguntó si estaría presenciando un acontecimiento histórico, que hizo que su temperatura aumentara.

 

Diethart fue puesto en libertad y transmitió el resultado del diálogo a los bárbaros. Regis pensó que habría complicaciones debido a la gente que odiaba al imperio.

 

Pero las cosas pasaron sin problemas, ya fuera por la influencia del líder o por los atractivos términos de apoyo en forma de recursos.

 

O tal vez habían perdido la voluntad de luchar hasta el amargo final.

 

Al día siguiente, los bárbaros recibieron tiendas de campaña y conservas destinadas a la campaña.

 

No es que no confíen en la otra parte, pero no era asunto de risa si los bárbaros se escaparan después de tomar los artículos. Había también la necesidad de intercambiar inteligencia, así que los soldados que podían hablar germano se unieron con los salvajes.

 

Después de aceptar la posición de estratega durante el clímax del duelo, Regis tuvo que cerrar las batallas y las negociaciones de paz que ocurrieron el mismo día.

 

Y él no puede simplemente relatar todo lo que sucedió sinceramente.

 

El trabajo administrativo de Regis aumentó en 3 veces, algo que requiere a 30 personas para manejarlo normalmente.

 

Pasaba todos los días enterrado en documentos y le dio la bienvenida al nuevo año sin darse cuenta.

Regis relató dolorosamente varios días después:

 

“Comparado con los tiempos en que los salvajes invadieron el fuerte, el retiro cuando la base estaba ardiendo* y frente a los lobos grises en la ventisca, realmente sentí que iba a morir...”

 

*(Se refiere a la batalla que han contado antes y donde él salvó a varios)

Peso: 
0

Haken no Kouki Altina Capítulo 7: Interludio




Manual




Año 851 del Imperio.

 

“Regis ~~ Regis ~~. Ah, te encontré.”

 

Altina corrió hacia el comedor de los oficiales.

Parecía estar buscándolo. Altina caminó frente a Regis y se sentó. Ya eran las 3 pm, no había otros oficiales alrededor.

 

“No grites mi nombre mientras caminas... No soy un gato o un perro.”

“Eso no es cierto, los Gatos y los Perros responderán y correrán hacia ti si los llamas.”

“... Eso es cierto.”

 

Regis no respondió cuando oyó su nombre siendo llamado.

 

“Aun así... Aunque sea peor que un gato o un perro, no puedes gritar mi nombre mientras caminas ¿sabes?”

“¿Por qué?”

“¿No es eso embarazoso? Normalmente estoy en mi habitación de todos modos.”

“Es mejor para tu salud si te ejercitas de vez en cuando ¿de acuerdo?”

“Sí, parece haber casos de nobles que se enferman por la falta de ejercicio, pero eso no tiene nada que ver con los plebeyos y yo preferiría dormir más por el bien de mi salud...”

“¿Insomnio?”

“Todavía no he resuelto las tareas del año pasado.”

“Ara, eso debe ser duro.”

“Si simpatizas conmigo, ¿puedes aumentar el número de oficiales administrativos?”

 

Regis se quejó con una voz agotada. Altina se encogió de hombros.

 

“Ya he presentado una solicitud... Pero será difícil. Las noticias que dicen que Beilschmidt no tiene ningún oficial administrativo parecen haberse extendido. Nadie quiere venir porque se trabajará hasta la muerte.”

“Por favor, dile al departamento militar que todavía estoy vivo, eso significa que no hay riesgo de muerte, sólo que los documentos se están saliendo de las habitaciones y no hay tiempo para dormir.”

“¿Puedo decirles lo que acabas de decir?”

“... Por favor incluye en tu solicitud de reclutamiento que es seguro, sencillo y la paga es relativamente buena.”

“Bueno, voy a arreglar esto apropiadamente, aparte de eso, escucha esto, mi amigo en la capital me envió una carta.”

 

Altina sacó un sobre blanco de clase alta. Estaba dirigida a ella.

Regis empezó a dudar de sus ojos y oídos.

 

“¿¡Qué!?”

“... No dije nada tan sorprendente ¿verdad? Lo que es chocante es el contenido...”

“¿¡Tú, tú tienes amigos!?”

 

Eso fue un shock. Altina frunció el ceño.

 

“Tú... ¿De qué manera me ves!?”

“Ah, no... Pensé que estabas aislada en el palacio...”

“Ugugu... Mis relaciones con los aristócratas no eran demasiado buenas...”

 

Mientras los dos charlaban, la sirvienta Clarisse servía té rojo. Ella era una joven madura. Era ligeramente mayor que Regis, pero esa no era la razón de su madurez.

 

“Perdóneme, princesa, ¿quiere un poco de té?”

“¡Quiero un poco! Gracias”

“De nada-- ¿Qué hay de Mr. Regis?”

 

Él tuvo esta conversación con ella antes. Regis pensó que Clarisse le estaba preguntando si le gustaría un poco de té rojo, pero ella jugueteó con él diciendo ‘estaba preguntando acerca de sus planes para el futuro’.

 

Para no cometer el mismo error, Regis pensó cuidadosamente y preguntó:

 

“... Erm, ¿estás preguntando por mis planes para el futuro?”

“Ara, estoy muy contenta, ¿Mr. Regis quiere hablar de su futuro conmigo? Es un poco vergonzoso hacerlo frente a la princesa”.

“¿¡Eh!?”

“Nunca creí que recibiría una propuesta de matrimonio mientras servía una taza de té rojo. ¿Qué debo hacer, Princesa?”

 

Clarisse actuó como una sirvienta enamorada. Altina abrió los ojos.

 

“¿¡Eso fue una propuesta de matrimonio!?”

“¡No, eso no es lo que quería decir!”

“Eso, eso es así. Qué sorpresa.”

“Fufu, por favor, disfruta tu té rojo, por cierto, princesa, ¿es esa carta de Sir Baltasar?”

“Sí.”

 

¿Un pez gordo de la capital? Regis oyó el nombre antes, pero no recordó quién era.

Era el nombre de un hombre.

Regis empezó a entrar en pánico por alguna razón desconocida.

 

“¿Es el amigo de Altina?”

“Sí, él puede ser un anciano de más de 60 años, pero era un famoso espadachín. ¿Has oído hablar de él antes?”

“¿Hmmm? ¿¡Podría ser Baltasar Basil De Balzac!? ¿El espadachín superior del imperio?”

“Así es, viene de un clan al que le fue concedida una de las espadas del Emperador de Llamas desde la fundación del Imperio. Baltasar podría haberse retirado, pero él aparece en el palacio de vez en cuando”.

“¿Cómo lo conociste?”

“Estaba balanceando mi espada en el patio cuando me gritó ‘¡Mal!’.”

 

Regis quedó atónito.

Clarisse sacudió ligeramente la cabeza. Había demasiados lugares para replicar.

 

“... La princesa estaba... ¿balanceando una espada en el patio del palacio?”

“Ahaha, tenía 10 años entonces.”

“No sólo ese día ¿cierto?”

“Bueno, casi todos los días.”

 

Esto no tenía nada que ver con tener 10 años, pensó Regis.

 

“... Y Sir Baltasar quien le gritó a la joven princesa después de ver su balanceo de espada también fue...”

“Dijo que balancear una espada no tenía nada que ver con ser una chica o un miembro de la realeza, solo se trata de ser un espadachín”.

“Qué hombre tan excéntrico.”

 

Pero si no fuera por eso, no habría hablado con Altina quien fue condenada al ostracismo en el palacio.

 

“Desde ese momento, él me enseñó sobre la espada cada vez que se aparecía por el palacio.”

“¿¡Te enseñó!? ¿Ese Sir Baltasar?”

“Sí. Él no acepta estudiantes, pero podía enseñarme como un compañero espadachín. Y así nos hicimos amigos”.

“En un libro que enseña el estilo de espada se mencionó que el clan Balzac sólo enseña sus habilidades dentro de su familia y no toma discípulos”.

“Ah, ya veo.”

 

Regis estaba aturdido, pero Altina parecía a gusto. Clarisse recordó:

 

“Ambos estaban siempre felices balanceando sus espadas... Yo les servía agua a menudo también.”

“Es así~”

“Quería enseñarme a mí también, eso fue muy preocupante...”

“Ahaha, eso sería duro. Tal vez Baltasar estaba aburrido.”

“¿Pero no que las habilidades se transmiten sólo dentro del clan?”

 

Tal vez sólo le enseñó los conceptos básicos sin tocar las habilidades secretas. Baltasar también estaba envejecido y se había retirado.

Pero ser el discípulo del espadachín más fuerte del Imperio es un título impresionante. No era de extrañar que Altina fuera tan fuerte a pesar de no tener experiencia de batalla.

¿Por qué el anciano espadachín le enseñó a una princesa que no estaba relacionada con él? ¿Fue por un capricho? ¿O lo hizo por lástima?

 

Quiero conocerlo y charlar con él – Regis pensó.

 

Altina abrió la carta.

 

“Hmmm ~, Baltasar pareció haber oído rumores sobre nuestro regimiento fronterizo.”

“¿Rumores?”

“Esto...”

 

Dejó la carta sobre la mesa.

El papel de alta calidad estaba lleno de palabras que fueron escritas en un fuerte estilo.

 

~ Cuando le des la bienvenida al nuevo año, deberías haber recibido esta carta.

 

Me he distanciado de los asuntos mundanos, pero tomé mi pluma después de oír algunas noticias felices.

Oí que nuestros amigos bárbaros del norte se han aliado con nosotros, reforzando nuestro número de 2 a 3 veces.

Me recuerda a la leyenda del Emperador de Llamas.

Sólo imaginar a los nobles frágiles y en pánico me hizo feliz.

Yo también quería ir con la espada del emperador, pero mi esposa me detuvo desgraciadamente.

Mi esposa es más fuerte que el espadachín al que se l otorgo la espada del emperador.

Planeo ser tu superior incluso en el cielo, así que no vayas allí antes que yo.

 

A mi amiga de parte del Viejo Baltasar ~

 

“Hmmm... así que eso es...”

 

Regis asintió.

Altina sonrió inocentemente.

 

“Esto es genial, parece que la noticia ya se está extendiendo en el imperio”.

“Les pedí que tuvieran cuidado de no dejar salir la noticia... Pero fue inútil. Si tanto material fue filtrado, los soldados definitivamente se darán cuenta”.

“¿Es malo para los demás saber que los bárbaros se han aliado con nosotros?”

“En cierto sentido, esto está dentro de la jurisdicción de la tierra de Sir Jerome y el comandante del fuerte, Altina, pero esta advertencia significa que las cosas pueden ser terribles”.

“¿Es así? Pensé que sería mejor que los demás pensaran que somos fuertes...”

“La clave para ganar en una batalla caótica es mantener un perfil bajo, Baltasar estaba preocupado por ti también”.

“Eso es lo que quería decir con no ir al cielo. ¿Así que por morir primero?”

 

Esto era parte de la razón. Regis señaló la carta y dijo:

 

“Los bárbaros son una entidad desconocida para el pueblo del imperio, el departamento militar no puede medir el efecto de su apoyo, si la fuerza del regimiento ha aumentado 2 o 3 veces. Esto es obviamente un asunto militar, pero él mencionó a los nobles entrando en pánico, así que ellos pueden estar descontentos contigo.”

“¿Eso es lo que dice?”

“A los aristócratas les gusta mirar despectivamente a otros tanto como a su amor por el vino tinto, y no se sienten culpables por hacerlo, pero si el objeto de su desprecio recogiera sus espadas, repasarían sus acciones pasadas… y se asustarían. A sus ojos no eres diferente de un demonio.”

“Creo que ellos son los demonios que chupan la sangre de los ciudadanos...”

 

Influencia de su madre que nació como plebeya, Altina era consciente de los sentimientos de los ciudadanos.

 

“En resumen, Regis está preocupado de que los nobles nos desprecien, ¿verdad?”

“Eso es lo que le pasó a Sir Jerome.”

“Ah.”

 

Altina asintió.

 

Jerome actuó demasiado bien en el campo de batalla y fue rechazado por los demás nobles. Fue enviado a las fronteras y expulsado de la capital imperial.

Nunca había perdido un duelo antes y era muy capaz de comandar tropas.

 

 “Ellos pensaron que las cosas estarían bien si exiliaran al héroe ya la princesa al duro entorno de las líneas del frente, pero obtuvieron más poder desde una fuente inesperada... ¿Qué harías si estuvieras en sus zapatos?”

“¿Traerlos de regreso?”

“Ese es el método ideal, es más fácil manejar las cosas dentro de su línea de visión, pero esto es poco probable. Los nobles ponen énfasis en la apariencia y los rumores, no le pedirán a alguien a quien son hostiles el regresar.”

“¿De veras prohibirán la alianza con los bárbaros?”

“Eso será fácil de manejar... Los informes no mencionaron ninguna alianza, así que estaremos bien si el tratado se redactó en secreto.”

“Ugh, definitivamente harán algo ¿no?”

 

Espero que no sea demasiado drástico.

Había toneladas de maneras de agotar las fuerzas del regimiento.

Y se decía que el segundo príncipe Latreille era un hombre inteligente.

Definitivamente hará algo por el regimiento de la frontera y esos son refuerzos inesperados.

 

“... Tenemos que pensar en las contramedidas.”

Peso: 
0

Haken no Kouki Altina Capítulo 8: Rebelarse o Acceder




Manual




A 8Li (35 km) desde el Fuerte Sierck, en la norteña ciudad de Tuonvell.

2 personas de vestimenta militar llegaron en un carruaje de clase alta.

Uno de los hombres era pequeño y delgado, su uniforme estaba decorado con medallas y joyas, y sus ojos estaban abiertos como los de un zorro.

Un sable le colgaba desde la cintura.

El hombre era Becker. (Bastante codiciado debe ser el tipo para tener el nombre de una cerveza xd)

 

Un noble del imperio, sirviendo como un inspector en el departamento militar. La otra persona era un hombre gordo grande 27Pa (200cm) de alto.

Su rostro era como una roca y una ancha y larga espada estaba colgada en su cintura. Era el oficial de escolta de Becker, Boislow, oficial de combate de 4 grado.

 

Boislow se puso la mano sobre el estómago mientras suspiraba anhelante mientras miraba las tiendas a lo largo de las calles.

 

“Qué bien... están asando pollo allí, Sir Becker.”

“¡Estás hablando de comida otra vez!”

 

Becker entrecerró los ojos mientras le daba patadas a Boislow y escupía en la carretera.

 

“Maldita sea, ¿¡dónde está el grupo de bienvenida!?”

“Deberían estar en la plaza norte de Tuonvell.”

“¿Quieren que pase por allí? Qué mala recepción, por eso odio el campo. No tienen modales.”

 

Becker se quejó mientras caminaba y golpeó a un niño que corría.

 

“Ah.”

“¿¡Ugh...!?”

 

El niño que tenía unos 6 años parpadeó y bajó la cabeza.

 

“¡Lo, lo siento!”

 

A juzgar por su ropa, debería ser hijo de un plebeyo. Sus ropas no eran harapientas, pero tampoco eran elegantes. Sus zapatos estaban hechos de lino.

En contraste con su comportamiento desagradable anterior, Becker sonrió suavemente.

 

“... Ara ~ ¿estás bien, pequeño amigo?”

 

Sacó un pañuelo de primera clase desde el bolsillo de su pecho. El niño asintió.

 

“Sí, estoy bien.”

“¿Estás seguro? ¿Estás herido en alguna parte?”

“¡Estoy bien, señor!”

“¿Eso es cierto? Pero yo no lo creo... tú estás herido.”

“¿Dónde?”

 

Becker sostuvo el pañuelo con la mano izquierda mientras agarraba la empuñadura de su espada con la derecha.

Boislow se estaba mordiendo los dedos mientras miraba los puestos de comida. Ignoraba el asunto completamente con el niño.

Becker tenía una suave sonrisa en los labios mientras sus ojos se ponían inyectados en sangre.

 

“¿Dónde estás herido? ¿Realmente no lo sabes? Déjame decirte... ¡¡Es en tu cuello...!!”

 

Cuando estaba a punto de sacar su espada, alguien gritó su nombre de cerca:

 

“¡Inspector Becker!”

 

El sonido de los cascos y el carruaje se acercaron. El joven rubio en el carro militar era Eric.

 

“¿¡Es usted el inspector Becker!?... He venido desde el fuerte Sierck para recibirle, soy Eric Michael de Blanchard del regimiento fronterizo Beilschmidt.”

 

Después de conducir cerca con el carruaje, saltó desde el asiento del conductor. Eric era bastante guapo para que las cabezas giraran en las calles.

Becker apretó los dientes mientras seguía sonriendo. Apartó la mano desde su sable.

 

“Ara, estoy agradecido... Pero esto es antes de lo que arreglamos...”

 

Sacó un reloj dorado desde su bolsillo para comprobar la hora. Podría haberlo hecho a través del reloj montado en la parte superior de la iglesia.

 

Eric se puso de pie con los pies cerrados y saludó poniendo su mano derecha sobre su pecho izquierdo.

 

“Su alteza Marie Quatre ha arreglado todo para que viniera antes.”

 

El rostro de Becker cambió cuando oyó el nombre de la princesa.

 

“Oh... ¿Su Alteza hizo un arreglo para mí?”

“Por supuesto, inspector Becker. Su alteza quiere oír noticias de la capital imperial, por favor suba al carruaje, puede ser un poco tembloroso porque pertenece a los militares, pero por favor sopórtelo.”

“Hmmm -- Nos vamos, Boislow.”

“Ah, sí... Hah... tengo hambre.”

 

El inspector y el oficial de escolta subieron al carruaje.

Una mujer salió corriendo desde la multitud y corrió hacia el niño que lo miraba sin expresión.

Ella lo abrazó fuertemente.

Y bajó la cabeza profundamente en gratitud.

Eric exhaló un suspiro de alivio y asintió con la cabeza en reconocimiento.

 

------

 

“¡Ese inspector fue demasiado lejos!”

 

Eric estaba inusitadamente enojado.

La ubicación era en la habitación de Regis.

 

“Ya veo... Recogerlo temprano fue la elección correcta, en realidad iba a balancear una espada sobre un niño...”

 

Regis leyó sus libros mientras respondía cansadamente.

Eric puso sus manos sobre la mesa y se inclinó hacia delante.

 

“Habría sido una gran tragedia si hubiera llegado tarde. ¿Sabía que esto podría suceder?”

“El tiempo ha estado estupendo estos días, así que pensé que el carro podría llegar temprano. La nieve podría estar acumulándose aquí, pero no debería ser tan malo en el camino... Y los nobles inferiores que se desquitan a rienda suelta cuando son despachados desde la capital ya son comunes.”

“¿De verdad?”

“Sí, el antagonista en este libro que estoy leyendo es exactamente igual que ese tipo.”

“Fufufu... Sir Regis siempre esconde sus premoniciones de esta manera.”

 

Eric miraba fijamente a Regis.

Me parecía haber ganado su respeto, estoy agradecido, pero... Regis parecía sentir que había algo más que eso.

 

“... No estaba intentando ocultarlo.”

“¿La princesa realmente quería encontrarse con ese hombre?”

“¿Hmmm?”

“¿No me lo dijiste?”

“Ahh, eso fue sólo para mostrar modales... Sólo le dije a Altina que el inspector estaba viniendo. Ella no es del tipo que puede manejar a esas personas delicadamente.”

“Yo soy igual en ese aspecto ¿sabes?”

“Jaja... Lo siento por eso.”

“Está bien, ya que es por Sir Regis. De todos modos, ese hombre es peligroso, así que tenga cuidado.”

“Es así... ya es hora.”

 

Altina necesita recibir la carta de notificación antes de la cena.

La carta podría haber sido enviada cuando el inspector llegó, pero los aristócratas prefieren seguir las costumbres adecuadas y protocolos, lo cual es un fastidio.

Probablemente piensan que son grandes personas.

Regis hizo una mueca porque su valioso tiempo de lectura se acortó.

Después de que el almacén fue arreglado, se convirtió en la sala de audiencias.

Una lámpara candelabro tomada en algún lugar fue colgada, las paredes estaban decoradas con cortinas, la habitación había sido renovada.

 

El lugar para que la princesa se reuniera con su huésped no siempre podía estar en el patio... los soldados organizaron el lugar bajo las instrucciones de Evrard.

 

Eric pareció ser el que hizo el diseño.

 

Jerome podría ser un noble, pero no estaba totalmente interesado en esto. Si realmente necesitaba una habitación, usaría la de la residencia del Margrave.

Esta era la primera sala de audiencias en el Fuerte Sierck.

 

Pero según la petición de Altina, no fue establecida para que el huésped tenga que mirar hacia arriba a la silla del anfitrión. Una mesa se colocó en el medio como un comedor.

Se sentó en el asiento más interno.

La mano izquierda de Altina estaba todavía asegurada por una venda, por lo que un manto cubrió el lado izquierdo de su cuerpo.

 

Además de ella estaban Becker y Boislow. La seguridad estaba relajada, ya que no estaban separados por los guardias, pero Regis estuvo de acuerdo con esto, ya que eran menos peligrosos que Diethart.

 

Clarisse sirvió sin palabras el té rojo.

 

“Oh ~~~”

 

Becker la miró con ojos lujuriosos.

Altina habló primero.

 

“Debe haber sido un viaje largo y duro, inspector.”

“Ah, sí, esta es mi primera vez en un destino tan distante... Ah no, el paisaje aquí es genial.”

“Ahaha... No tiene que preocuparse, debe estar sorprendido de lo rural que es este lugar.”

 

La conversación progresó suavemente.

 

Ante la realeza, Becker tenía una actitud tan educada como un perro. Boislow buscó las pasas y las frutas que se sirvieron con té rojo.

Altina estaba sentada en el asiento más interno de la mesa, a su derecha estaban Becker y Boislow.

A su izquierda estaban Regis y Eric que aspiraba a ser oficial de escolta.

Evrard y las otras tropas estaban de pie junto a la puerta, no eran participantes, sino guardias.

Jerome debía estar sentado aquí también, pero desapareció diciendo que era un fastidio, ni siquiera dando una excusa adecuada.

 

Eric le susurró a Regis:

 

“... ¿Le contaste a la princesa sobre el incidente anterior?”

“... Sería malo si lo hiciera... Sin duda, se quejaría contra el inspector, lo que será marcado por el departamento militar si el inspector es lastimado, convirtiendo esto en un asunto problemático.”

 

Regis contestó en un volumen que sólo Eric pudiera oír. De hecho... Eric asintió mientras le respondía.

 

“¿Trajo una carta consigo?”

“Sí.”

 

Becker sacó lentamente una carta con una expresión elevada. Esto es del general Latreille.

 

“Latreille escribió esto...”

 

El rostro de Altina se volvió cambiante.

Ese fue el hombre que la exilió a este lugar.

Aunque tenían madres diferentes, seguía siendo el hermano de Altina. Tomó la carta, pero no la abrió.

Su expresión se oscurecería aún más si la leía.

 

“¿Fuerte Volks?”

 

Altina le entregó la carta a Regis. Quería que la leyera.

 

“Perdóname.”

 

Tomó la carta.

Hubo un largo párrafo de saludo social, agradeciendo a su hermana por su arduo trabajo en las fronteras.

Después de navegar a través de ella, la versión resumida de los pedidos fue lo siguiente.

 

-- Apoderarse del Fuerte Volks de la República de Varden y la federación Germana.

 

“Esto es...”

 

Regis exclamó con un suspiro. Altina se inclinó hacia él.

 

“Ese es el asombroso fuerte, ¿verdad?, quieren que lo tomemos por nosotros mismos, esa es la orden ¿correcto?”

 

La expresión de Eric cambió.

 

“¿¡Atacar el fuerte Volks con sólo este regimiento!?”

“Sí... esa es la orden.”

“¡Eso es pedir demasiado!”

 

Altina le preguntó a Eric.

 

“Como pensé, ¿es muy difícil?”

“¡Alteza, ese es el fuerte invencible! ¡Lo hemos atacado varias veces en el pasado, pero hemos fracasado incluso con 10.000 hombres!”

“Ahora que lo mencionas, Diethart dijo que no podían atacar Varden por ese fuerte.”

 

Regis pensó en los libros que leyó.

 

“... Recuerdo que los registros hablan de 4 intentos del imperio, el primero fue de 3.000 soldados, el segundo de 8.000 soldados y los siguientes, de 10.000 hombres cada uno”.

“¿No hemos ganado?”

“Erm... Ah, sí Su Alteza, fracasamos.”

 

Regis tenía que usar un lenguaje respetuoso frente a los demás. Aunque Altina insistió en que la elección de palabras no importaba.

 

“¿Cuánta fuerza podemos reunir para el ataque?”

“Con 1000 permaneciendo para la defensa, podemos enviar cerca de 2000 hombres.”

“¿Eso es todo?”

“Sí, eso es todo... La orden declaró que el ataque tenía que ser llevado a cabo el 12 de febrero, no hay tiempo para aumentar nuestros números.”

 

Era natural que ella tuviera una expresión preocupada.

 

“¿Podría ser imposible?”

“Eso es así...”

 

Eric se puso de pie.

 

“¡Yo también lo creo! ¡De todos modos, una orden así es demasiado absurda!”

 

Evrard y los soldados que estaban junto a la puerta se miraron.

El ambiente se volvió turbulento.

Sólo Becker sonreía con facilidad. De hecho, parecía estar disfrutando.

 

“¿No es grosero desestimar la orden como irrazonable? Esta orden fue propuesta por el Mariscal de Campo Latreille y aprobada por el Departamento Militar, es tan buena como una orden del emperador. Como soldado del imperio, no hay nada más glorioso que esto”.

 

Una voz llena de crueldad.

Este hombre probablemente se alegraba al obligar a otros en el nombre del emperador.

Eric lo fulminó con la mirada.

 

“Ugh... ¡Si hay tanta gloria en esto, por qué no lidera el ataque como vanguardia! Podría cambiar su punto de vista después de recibir una bala del enemigo”.

“Oh, te atreves a insultarme a pesar de que solo eres un subordinado... Tú... ¿Cómo te llamas?”

“Eric Michael de Blanchard, ¿no me oyó presentarme?”

“Hmmp... No me interesan los nombres de familias que nunca he oído antes.”

 

Con el mensajero entregando tal orden, era difícil mantener un ambiente agradable para su conversación.

Y con el incidente que sucedió en la calle, el joven Eric se volvió emocional. Regis alzó la mano para detenerlos.

 

“... Hemos recibido la carta y el contenido es claro para nosotros. Eso debería ser todo”.

“Hmmm... Si llevan a cabo el contenido, no habrá problemas con el contenido de la carta... Pero la inspección de este regimiento fronterizo será una manera separada.”

“No perdamos el tiempo de la princesa con asuntos administrativos tan rutinarios.” “¿Hmmm? Tienes razón.”

 

Becker asintió con la cabeza.

Se movió mientras hablaba sarcásticamente.

 

“Oí que el regimiento había sido reforzado por muchas tropas irregulares... esperaba con ansias su grandioso logro para el emperador.”

“... Tropas irregulares... Hace poco contratamos a algunas sirvientas de las calles... ¿Quiere que ayuden a atacar el fuerte?”

 

Regis fingió no entender lo que quería decir.

 

Después que la reunión hostil terminó. Regis le explicó los documentos a Becker.

 

El inspector no fue enviado aquí como mensajero. Estaba aquí para auditar los documentos y asegurarse de que los pedidos se llevaran a cabo. Era su trabajo reportar cualquier problema a central.

 

Regis pensó que tomaría mucho tiempo ir a través de la gran cantidad de trabajo en papel... Pero Becker parecía desinteresado y regresó a su habitación de invitados sorprendentemente temprano.

 

Algún tiempo después--

 

 

Ya era de noche, así que las velas estaban encendidas para que Regis pudiera ordenar sus documentos.

 

Alguien llamó a su puerta mientras hacía su trabajo de administrador sólo.

 

“¿Hmmm? Por favor entra...”

 

La puerta se abrió.

 

El visitante era una muchacha con el pelo carmesí.

 

“Buenas noches, Regis.”

“Ah... Altina... Viniste de nuevo a tan tarde...”

“¿Qué?”

“Nada... Aunque está bien, pero ten cuidado de no dejar que se difundan malos rumores”.

“¿Hmmm?”

 

Altina inclinó la cabeza, no parecía entenderlo.

 

Regis dejó de explicar y simplemente le dijo que

 

“No visites a otros por la noche demasiado a menudo.”

“Como de costumbre, papeles de propósito desconocido se amontonan por aquí.”

“... Hay documentos que necesitas firmar aquí también.”

“¿Ara? Si sólo necesitas que firme, puedo hacerlo ¿sabes?”

“¿De verdad?, entonces tómalos más tarde. Esta pila amontonada y esa pequeña montaña allá...”

“Aunque no puedo escribir muy rápido.”

“Hah…”

“Ese inspector debe estar buscando algo.”

“... Eso es correcto, comprobó su reloj varias veces durante la cena, eso es inusual.”

“No es eso... Sólo me da un mal presentimiento.”

“Ugh... Bueno, probablemente.”

“¿Sabes algo?”

“Escuché algo de Eric, él había estado revisando mis documentos hasta ahora... en lugar de si los asuntos administrativos se hacían correctamente, estaba más interesado en sobornos.”

 

Altina ensanchó los ojos.

 

“¿Eh? ¿Qué?”

“Esto significa que no importa cuán bien se haya escrito el informe, él encontrará fallos al decir que esta parte era difícil de entender, que esa parte no era de su agrado o que esta palabra está manchada”.

“¡Así que está buscando problemas!”

“... ‘Dame dinero si quieres que te vaya bien’, así es como se siente.”

 

Jerome acusó a Regis de soborno la primera vez que se conocieron porque conoció a demasiadas personas de este tipo.

Altina se giró para irse, buscando la manija de la puerta.

 

“¡Le enseñaré una lección!”

“¡Espera, espera! ¡Esos arreglos se han convertido en la norma! Aunque es un huevo podrido, él no es el único”.

“¿Le diste algún soborno?”

 

Ella lo miró severamente. Regis sacudió la cabeza.

 

“Te hará enojar, así que no haré eso... Pero creo que las cosas serán más fáciles si algunas cosas se dan con moderación.”

“No perdonaré eso.”

“¿No le perdonarás a él? ¿O a mí?”

“¡Ambos! ¡Necesito corregir el carácter torcido de ese hombre!”

“Eso sería problemático, tiene conexiones dentro del departamento militar, no será tan fácil resolverlo si lo haces enojar... Incluso podrías ser convocada para enfrentar al comité disciplinario...”

“¡A quién le importa!”

“No te convocarán ya que eres la princesa... En esta situación, el que será convocado seré yo”.

“¿¡Ugh!?”

 

Era demasiado para el desempeñar el papel del rehén – Regis pensó, pero no pudo evitarlo. Altina no sería capaz de construir su propia base si ella enloquecía aquí.

 

“El inspector debería tener algunas conexiones dentro del departamento militar... No sería inspector si no fuera por eso... Hacernos enemigos suyos no es la decisión correcta”.

“Tiene un fuerte respaldo, por eso sigue insultando a Eric y pidiendo sobornos”

“Así es como es.”

 

Incluso se atreve a mirar a Altina y Clarisse con ojos lujuriosos, aunque Altina no se dio cuenta. Ahora no es el momento de ventilar el fuego.

El puño de Altina tembló cuando no pudo encontrar salida alguna para desahogar su ira.

 

“¡¡Ugh---!!”

 

Regis cambió el tema.

 

“En lugar de esto... ¿Estás aquí para discutir las órdenes del príncipe Latreille, ¿verdad?”

“¡Ah, cierto! ¿Qué deberíamos hacer?”

“El Fuerte Volks uh...”

“¿Qué clase de fuerte es? Nunca lo he visto antes.”

“Yo tampoco. Si es posible, no quiero verlo nunca... Según los libros, en una suave pendiente, hay un acantilado como una pared de unos 225Co (100m) de altura.”

 

Eso era 6 veces más alto que el Fuerte Sierck donde estaban.

 

“Y hay una plataforma en el acantilado fijo con cañones, unos 100Co (44m) de altura.”

“Esto es más alto que la estructura más alta del imperio.”

“El acantilado cubre el sur y el este, al norte y al oeste de él están las cordilleras”

“¿No podemos atacar desde el lado de la cordillera?”

“Se excavó una profunda trinchera en el oeste cuando se estaba construyendo el fuerte. Puedes evitar los cañones cuando te acercas a él, pero no hay otro camino que no sea bajar esa zanja antes de salir de ella para llegar al fuerte, así que no es mucho mejor... Había cuevas al norte cuando se utilizaron simplemente como unas minas. Es menos empinada, pero sigue siendo una zanja, y parece haber sido convertida en un estanque debido al agua atrapada en ella”.

“¿No podemos ignorar el fuerte e ir directamente a su capital?”

“Definitivamente vamos a perder si nuestros oponentes justo detrás de nosotros están interrumpiendo nuestra ruta de suministros... Tendrán un suministro constante de recursos, mientras que nosotros tendremos que levantar la bandera blanca después de agotar nuestro suministro de alimentos.”

“Ah, eso es cierto, ¿qué hay de atacar a los enemigos mientras están fuera del fuerte?”

“Ellos simplemente escaparán de regreso al fuerte ¿cierto? Si los perseguimos no sería diferente de atacar el fuerte directamente... Las balas de cañón vendrán volando.”

“Ya veo.”

“Durante los últimos 4 intentos, el imperio intentó asaltar por la noche y sitiar... estamos en esta situación ahora porque esos intentos fallaron.”

 

El fuerte era excelente y el comandante enemigo era brillante también. Regis se quejó:

 

“Si es posible, realmente no quiero hacer esto...”

“Eso es imposible.”

“Ah…”

 

El príncipe Latreille había adoptado una medida excelente para cambiar la situación. El príncipe parecía capaz de lidiar con oponentes que obtuvieron poderes más allá de sus expectativas.

Altina afirmó su resolución.

 

“Tenemos que hacerlo, Latreille debe estar seguro de que podemos hacerlo cuando dé esa orden.”

“¿Eh?”

“Las órdenes están aquí, eso significa que está seguro de que podemos tomar el fuerte, ¿no?”

“... No.”

“¿Huh?”

 

Altina parecía sorprendida.

Esta niña es demasiado pura e inocente.

 

“Lo que Latreille quiere... es que pierdas la mayor parte de tus fuerzas después de atacar el fuerte invencible, disminuyendo tus influencias y soldados bajo tu mando.”

“¿Por qué? ¿El plan fallará?”

“Pero esto cortará el poder de los regimientos fronterizos que ha crecido inesperadamente, ¿verdad? Esa es la intención de esa orden.”

“¿¡Qué dijiste!?”

 

El rostro de Altina se puso rojo de ira otra vez. Ella golpeó su mano sobre la mesa.

 

A juzgar por el sonido que resonó en la habitación, eso debía ser doloroso.

 

“-- ¿¡Qué cree que son las vidas de los soldados!?”

 

Latreille definitivamente los valora en el mismo nivel que piezas de ajedrez.

 

“Tranquilízate Altina... No pienso sacrificar las tropas.”

“¿Tienes alguna idea en mente? Ah, sin embargo, tienes que llevar a cabo la orden.”

“Con el inspector Becker aquí, no podemos hacer esto.”

“Incluso si peleamos según lo ordenado, probablemente lo denunciará como un intento a medias”.

“Por eso necesitamos apaciguarlo...”

 

Altina cayó en un profundo pensamiento. Trabajaba duro a su manera para proteger a los soldados.

 

“Eh... ¿Qué pasará si ignoramos la orden?”

“Eso será traición... Nos marcarán como rebeldes y el primer ejército del imperio hará campaña contra nosotros”.

“¿¡Rebeldes!?”

“Ya estás preparada para eso ¿cierto?”

“Eso es cierto... Pero son fuertes, ¿verdad?”

“Sí. Ya lo mencioné brevemente antes, el primer ejército reúne a los soldados más fuertes dentro de la nación y los equipa con el equipo más nuevo, es el mejor ejército del imperio, y también tienen inteligencia sobre la situación en las fronteras, si peleamos... Sería horrible.”

“¿No podemos ganar?”

“Usando el sentido común, eso es imposible... No sabremos si Jerome y Evrard lucharán de nuestro lado, los soldados no están listos para un enfrentamiento con el príncipe Latreille”.

 

Altina se mordió los labios.

 

“... Eso es cierto... ¿Qué debemos hacer?”

“Tenemos que atacar el fuerte... y minimizar nuestras bajas, para lograr esto, no hay otra manera que dejarle una buena impresión al inspector Becker para que informe a nuestro favor al departamento militar”.

“Que frustrante.”

“Es un comentario sencillo, siento lo mismo, pero no se puede evitar”.

 

Regis abrió el libro en su escritorio.

 

“Bueno, ya he investigado intensamente los detalles del Fuerte Volks, así que necesitas sanar tu brazo izquierdo lo más pronto posible.”

“Lo sé... ¿Hmm?”

“¿Qué pasa?”

 

¿Finalmente se interesó por los libros? Altina miró el escritorio de Regis.

 

Era un libro hecho con una vieja técnica, usando cuerdas de cuero para atar las páginas juntas y tallando el título del libro en la chaqueta del mismo. Un libro que se hizo con delicadeza.

 

Era viejo y los colores se estaban desvaneciendo.

 

“¿Podría ser un libro sobre el Fuerte Volks?”

“Ah, sospeche que esto podría suceder... Bueno, en realidad no, lo encontré caminando por las calles, este libro fue hecho hace 40 años y narra cosas que sucedieron en el pasado.”

 

Hace 50 años--

 

Año del imperio 800, antes de coronar al actual emperador Liam 15º.

 

Fue el reinado del emperador anterior Vicente. Él eligió a sus ministros basados en su talento en poesía y literatura y era talentoso en las artes, haciendo contribuciones importantes a la cultura del imperio.

 

El avance tecnológico en el papel y la impresión fueron los resultados del emperador de invertir un presupuesto sustancial en ello.

 

Pero el presupuesto para los gastos militares se cortó, y sin el reclutamiento adecuado de talento, el imperio estaba perdiendo su guerra en todos los frentes.

 

El territorio cerca de Tuonvell también fue tomado por el ducado de Varden durante mucho tiempo.

 

Después de que el emperador Vicente sucumbió a la enfermedad, el joven Liam el 15o sucedió al trono.

 

El general Corneille fue promovido a mariscal de campo. El emperador era el comandante en jefe del ejército, así que el rango de Mariscal de Campo no existía. Pero la situación no permitía que el emperador quien no estaba bien versado en asuntos militares tomara el mando.

 

El imperio perdió el 30% de su territorio durante este período.

 

Corneille reorganizó a los militares debilitados e hizo la guerra en todos los frentes, derrotando a los enemigos del imperio y empujando las líneas del frente.

 

Las fronteras septentrionales fueron tomadas de nuevo del ducado de Varden. El ducado fue empujado todo el camino de regreso y el ejército avanzó hacia su capital.

Las colinas del ducado de Varden contienen mineral de hierro de alta calidad, por lo que se estableció una mina.

 

Esas eran las minas Volks.

 

El ejército del imperio nunca imaginó que las minas que crearon se convertirían en el fuerte invencible.

 

10 años más tarde -- el mariscal de campo Corneille murió en la batalla y los militares una vez más cayeron en el caos, el imperio sufrió contraataques desde todos los lados.

 

Al final, las líneas del frente fueron retiradas, convirtiéndose en la situación actual de hoy.

 

Año del imperio 812, El Ducado transforma las minas Volks en un fuerte impenetrable, el centro de la defensa contra el imperio.

 

Por otra parte, el imperio reconstruye la aldea agrícola de Tuonvell en una ciudad fronteriza, construyendo un fuerte para oponerse al Fuerte Volks.

 

Y ese era el Fuerte Sierck donde Regis y los otros estaban.

 

-- y así, es un libro sobre los detalles del fuerte.

 

“¿Es un libro de esa época?”

“Es cierto, como ya he mencionado, hace una crónica de los acontecimientos hasta la fortificación de las minas Volks, fue escrito hace unos 40 años, formaba parte de una serie de libros que registraban la recaptura de las regiones fronterizas y la historia de Tuonvell. Era uno de los 8 libros... Aunque las técnicas de fabricación de papel eran bastante avanzadas, las habilidades de encuadernación estaban menos desarrolladas, por lo que este libro fue hecho de una manera singular”.

“Hmmm ~ debe ser caro.”

 

Altina atacó desde una zona inesperada. Regis se puso rígido.

 

“No realmente...”

“¿Dónde está tu espada?”

“Sólo me lastimaré si balanceo eso.”

“¿Dónde está?”

“... Antes de ir más lejos, quiero dejar esto claro... la espada no me fue dada por el gobierno, sino que es mi artículo personal ¿bien?”

“Si ¿Y dónde la pusiste?”

“En la tienda de empeños… de Tuonvell. Si no ha sido vendida.”

“¿Cómo puede un soldado empeñar su espada?”

 

Shya-- Altina se adelantó amenazadoramente. Regis se recostó en su silla, casi cayendo.

 

“Porque estaba oxidándose por falta de uso...”

“¿¡Cuánto vale ese libro!?”

“No es tan caro, 200...”

“Phew ~ ¿hmmm? ¿200 monedas de cobre? Deberías ser capaz de pagar eso con tu salario semanal, pero eso todavía es demasiado caro.”

“No... Son monedas de plata.”

 

Una moneda de plata valía una docena de monedas de cobre. Los hombros de Altina estaban crujiendo de rabia.

Su mano sedosa y blanca agarró la cabeza de Regis. Su brazo izquierdo estaba asegurado en una venda, por lo que sólo utilizó su mano derecha.

 

“¿¡Eres un idiota!? ¿¡Hnng!? ¡Eres definitivamente un idiota!”

“¿Soy uno o no? Aunque no me arrepiento de esto...”

“¡Regrésalo ahora mismo!”

“Pero, pero este es un libro valioso. El contenido es increíble, y su valor histórico...”

“¿Cómo conseguiste 200 monedas de plata?”

“Bueno~ Probablemente me oresione a mí mismo... El hecho de que ahora soy el estratega se han extendido en la ciudad, así que el tendero estaba bien conmigo poniéndome en su cuenta.”

“¡Y ahora estás en deuda!”

 

Los dedos de Altina agarrando la cabeza de Regis se tensaron. Eso duele.

 

“No, no, eso es sólo tener una cuenta, es diferente de una deuda...”

“¡Escucha!”

“Sí.”

“Mi madre me dijo esto ‘los plebeyos viven en la pobreza, pero no perderán la vida solo porque son pobres. Eso si no tienen deudas’”.

“Bueno, el imperio es bastante próspero.”

“¡Si lo entiendes entonces no pidas dinero prestado para comprar libros!”

“Eso duele... Duele, Altina, tu mano está crujiendo... Mi cabeza...”

“¡Si necesitas un libro tan caro, discútelo conmigo! Eres mi estratega.”

 

Ella lo miró sinceramente.

 

Regis se sintió culpable una vez más.

 

“... No puedo hacer eso.”

“¿¡Por qué!?”

“Porque este libro... fue comprado fuera de las necesidades del regimiento, es puramente por mi propia afición ¡duele duele duele!”

“¡Estás malgastando tu dinero!”

 

Él no podía negarlo.

Finalmente, Altina soltó su mano.

Ella podía manejar esa pesada espada con una sola mano, así que era tan doloroso que las lágrimas de Regis estaban cayendo, aunque ella no estaba hablando en serio.

 

“Desde que hice enojar a mi hermana al inscribirme en la academia militar, nadie me había tratado así”.

“Tu hermana también estaba pasando por momentos difíciles... No se puede hacer nada, te prestaré el dinero, así que devuélvelo lo antes posible”.

“¿Eh? No, eso es un poco...”

“Eso es mejor que los rumores que se propaguen en la calle sobre que el estratega debe dinero, ¿verdad?”

“Ugh-- sí...”

“¿Qué ocurre? No tienes que contenerte ¿de acuerdo?”

“Ya que voy a pedir dinero prestado, hay dos libros más que realmente quiero... ¡Ah, nada, no es nada!”

“¡Ah, en realidad, qué nerd de libros...!”

 

Al día siguiente, Regis despejó las pestañas.

Sólo había un viaje en carruaje al día, por lo que Regis pasó la noche en el puesto de guardia antes de regresar al día siguiente.

 

Cuando abrió la puerta de su habitación,

 

“¿Eh?”

“¿¡Hyaa!?”

 

Eric, quien estaba sentado en la silla, saltó.

 

Ese chillido fue como el de una chica -- pensó Regis.

 

“... Erm... ¿Qué sucede? ¿Por qué estás en mi habitación?”

“Ah, eso es... lo siento mucho... entré a buscarle porque parecía estar ausente...”

“He hecho un viaje a la ciudad, ¿no te lo contó la princesa?”

“Ya veo. La princesa no es alguien sin estatus con la que pueda hablar con facilidad, el Sr. Regis es especial.”

“... Ya veo.”

 

Altina tiene una actitud casual y familiar con Regis a veces. Pero ella es la princesa y comandante, no alguien a quien preguntes si quieres encontrar un oficial de administración de 5to grado.

No tener un oficial de informes o subordinado era inconveniente en tales casos.

 

“Pero ¿por qué estás sentado en mi silla si me buscabas...?”

“Ugh... Eso... Erm... Me preguntaba... Lo que Sir Regis suele pensar...”

 

Dijo estas palabras mientras se ruborizaba.

Sus movimientos tímidos e inciertos no eran nada como un caballero, él estaba actuando como una chica. (No empecemos con la típica chica que se hace pasar por hombre y se moja por el prota por favor xd)

 

Los labios de Regis se apretaron por un momento.

 

“... Qué manera refrescante de buscar a alguien.”

“Mis, mis disculpas.”

“Bueno, está bien... ¿tienes algo para mí?”

 

Eric respiró hondo y se calmó, volviendo a su habitual expresión seria.

 

“Phew... Es sobre el fuerte. Puede que no sea apropiado para mí preguntar, pero ¿qué piensa hacer?”

“Ugh... Ya es hora de tomar una decisión... Pero no importa qué, vamos a necesitar tiempo para prepararnos”.

 

Siguiendo las órdenes de Latreille, les queda un mes para ejecutar el ataque. Necesitan discutir sobre esto.

Regis le dio instrucciones a Eric.

 

“¿Puedes ayudarme a invitar a Sir Jerome y al señor Evrard a la sala de reuniones? Tengo que invitar a la princesa, así que haré un movimiento primero.”

“Entendido. Ellos están entrenando fuera del fuerte ahora mismo, por favor espere un momento.”

“Entrenando uh, qué apasionados.”

“Atacar el Fuerte Volks es un asunto serio”

“Sí...”

“Voy a ir.”

 

Eric se quedó de pie y salió rápidamente de la habitación.

Regis ordenó los documentos necesarios y se fue a la habitación de Altina con el paquete de papeles en la mano.

Pasó junto al comedor en su camino.

 

“Hya”

 

Oyó un débil grito.

 

“¿Hmmm?”

 

Él se dirigió al comedor. Las mesas estaban limpias y ordenadas como de costumbre. El reloj en la pared indicaba que la hora eran las 2 pm.

Los oficiales habían sido movilizados para el entrenamiento por Jerome, nadie estaba alrededor.

Regis notó el trapo que quedaba sobre la mesa.

Clarisse era la que limpiaba este salón. Si fuera ella, no dejaría su trabajo a medias...

Siempre había excepciones. No tomaría mucho tiempo traer el trapo desde el pasillo a la cocina.

Regis tomó el trapo sobre la mesa.

 

Estaba húmedo, lo que significa que estaba siendo utilizado en este momento.

 

“... ¿Sucedió algo urgente?”

 

Se oían sonidos débiles procedentes desde la cocina.

¿Alguien probablemente estaba preparando la cena? Podría ser Clarisse. Regis caminó hacia el pasillo que conducía a la cocina.

 

“Erm, lo siento por entrometerme...”

 

Dijo mientras miraba adentro.

 

La cocina era un semicírculo que parecía sobresalir fuera de la torre. Las estaciones de preparación estaban a cada lado de la estufa.

De pie, había un hombre delgado con ojos como los de un zorro en uniforme militar y un hombre gigante como una roca. Eran el inspector Becker y el oficial de escolta Boislow.

Y frente a ellos,

Una muchacha con su pelo marrón atado detrás de ella y que llevaba un uniforme azul de sirvienta estaba tirada en el suelo.

Regis pensó que sus ojos no estaban funcionando.

 

“... ¿¡Qu!?”

 

La chica que levantó la cabeza era definitivamente Clarisse. Después de mirar hacia allí, bajó los ojos.

 

“Sir Regis... no puede venir aquí...”

“¿¡Qué están… haciendo!?”

 

Becker resopló.

 

“Hmmp, tú no dabas las cosas que debías dar, así que vine a buscar reemplazos. ¿O cambiaste de opinión?”

“... ¡Tú... oí que los inspectores eran detestables, pero... estas yendo demasiado tan lejos!”

“Hey hey, tú eres sólo un oficial de quinto grado. Yo soy un inspector ¿sabes? Estás seguro de que quieres un mal informe.”

“¡Ugh... Miss Clarisse! Ven aquí. La princesa no estará contenta, aunque sigas las órdenes de este tipo”.

“Eso es... lo entiendo, pero...”

 

Ella se levantó y caminó hacia Regis con pasos temerosos. Cuando ella lo alcanzó, abrazó a Regis con fuerza.

 

“Sir Regis.”

“Ah, eh...”

 

Estaba temblando.

Esta fue la primera vez que Regis vio a Clarisse actuando tan débil. Becker escupió.

 

“Qué, pensé que eras un estratega inepto, ¿ahora estás jugando el papel de caballero? ¡No me dan dinero ni mujeres, qué tipo de broma es esta! No, esto no va a funcionar. Parece que este regimiento fronterizo está planeando una revuelta ~”

“¿Hmm? No digas tonterías... Tus acciones están claramente en contra del protocolo militar... Inspector Becker presentaré una queja en tu contra en el tribunal militar.”

“Oh, ¿hice algo?, no lo hice, así que no me hagas reír”.

“Pedir sobornos, intento de violación... Sólo esto será suficiente. Habrá más suciedad para desenterrar si investigamos los lugares a los que fuiste asignado, ¿verdad?”

 

Becker chasqueó la lengua.

 

Hizo un gesto a Boislow con la barbilla.

 

“Cállalo para siempre”.

“¡¡Wargh!!”

 

Regis abrazó a Clarisse con fuerza mientras se retiraba.

Sus documentos cayeron por todo el suelo.

 

“¡Haha! ¡Voy a cerrar tu boca!”

 

Regis sintió intención asesina.

Becker murmuró como si esto no le preocupara.

 

“Ah ~ Era una buena mujer, una lástima.”

 

Regis salió de la cocina y entró en el comedor.

Jalo a Clarisse de la mano, corriendo por las aberturas de las mesas y se dirigió hacia la puerta.

Pero Boislow tenía una velocidad que no concordaba con su gran cuerpo. No, quizás Regis era demasiado lento.

Boislow tomó otro camino y llegó a la entrada antes de que lo hicieran.

 

“¡Hahaha!”

“Ugh...”

 

El comedor de los oficiales estaba situado en el primer piso y no tenía grandes ventanas. Había algunas pequeñas ventanas que dejaban entrar la luz del sol, pero era demasiado pequeña para que nadie encajara.

Como una bestia que lamía sus labios ante su presa, Boislow lentamente sacó su espada.

De repente, Clarisse agarró la mano de Regis con ambas manos.

 

“Sir Regis... solo necesito soportar esto... Todo estará bien. Tales cosas son inevitables.”

“¿Sacrificándote para salvarme? Eso es lo peor... Prefiero morir.”

“Tú eres una persona insustituible para la princesa.”

“Clarisse... Todos morirán algún día, pero creo que una persona que abandona sus principios está muerta desde ese momento”

“Aun así, también habrá momentos en que tengas que soportar la humillación antes de que puedas lograr algo.”

“... Si fuera yo quien tuviera que pasar por la humillación, puedo soportarlo de alguna manera... Pero no puedo dejarlo ir si alguien como tú tuviera que sufrir.”

“Sir Regis... Una mujer como yo... decir tales palabras para mí está prohibido.”

 

Boislow se acercó.

¡Estaba justo delante de ellos!

 

“¡Hahaha, ambos pueden perder la cabeza juntos!”

 

El hombre gigante levantó su espada hacia el techo y la bajó.

Regis abrazó a Clarisse con fuerza para protegerla, Clarisse también estaba abrazando a Regis. Regis estaba frustrado consigo mismo por ser tan inútil que ni siquiera podía ser su escudo.

 

Boislow, quien sonreía como una bestia carnívora, Hizo una expresión dolorida de repente.

 

“¿¡Warghhh!?”

 

Una gran cantidad de sangre se derramó sobre sus pies. El hombre gigante cayó.

 

“¿Eh...?”

 

Regis no entendía lo que estaba sucediendo.

Un joven estaba detrás de Boislow. Era Eric quien estaba sosteniendo una espada ensangrentada en su mano.

 

“Hah, hah, hah... ¿¡Está bien Sir Regis!? Usted también señorita...”

 

Regis asintió en silencio.

Regis miró a Boislow quien estaba tendido en el suelo.

 

“¿Está muerto?”

“Evité golpear sus entrañas.”

 

El hombre gigante gemía en el suelo.

La sangre fluía desde una gran herida que iba desde sus nalgas hasta su muslo derecho. Era una herida no fatal.

Pero no estaba en condiciones de perseguirlos ni de lanzar una espada. Regis apoyó la mano en su propio pecho, aliviado.

 

“... Estamos salvados... Gracias Eric.”

“No lo mencione, me alegro de ayudar al Sr. Regis.”

“¿Cómo sabías dónde estaba?”

“Usted no estaba en la sala de conferencias, así que estaba buscándole. Afortunadamente, usted está a salvo... El próximo será el castigo para él.”

 

Eric miró hacia el interior del comedor. Becker tenía una cara amarga.

 

“Ugh ~ ¿No es despreciable que un caballero golpee por detrás?”

 

Sus ojos brillaban peligrosamente.

Como un demonio mencionado en la Biblia.

Eric tomó una postura con su espada sin temor.

 

“Con mucho gusto lo aceptare si quieres presentar cargos en mi contra... ¡Pero eso será después de que te arroje a las mazmorras!”

 

Regis lo miró inconscientemente.

No sólo su apariencia, la acción de Eric era como un caballero de cuentos de hadas. Puede ser un poco exagerado, pero realmente lo describía bien.

Los ojos de Becker estaban inyectados en sangre.

Baba estaba goteando desde un rincón de sus labios. (Parece un perro rabioso este pobre weon xd)

 

“¡Tú tú tú... Plebeyo! ¿¡Te atreves a lanzarme a la mazmorra!?”

 

Becker no balanceó la espada en su cintura, sino el arma de cañón corta escondida en su camisa.

Ese era el último diseño de pistola de cañón corto de High Britannia.

Era necesario cargar la bala primero, pero se ahorraba la molestia de encender una mecha, estaba lista para disparar una vez que apuntaras con ella.

Eric se mordió los labios.

Tendría una oportunidad si se trataba de una llanura abierta, pero este lugar estaba atestado por el hombre gigante y las mesas, era difícil tomar la iniciativa con su espada.

 

El arma tenía que ser recargada después de un solo disparo, habrá una oportunidad si se defiende de la primera bala. Pero definitivamente sería golpeado a una distancia tan cercana.

Y Becker puede matar a Regis y Clarisse después de dispararle a Eric con el arma. Parecía estar pensando en cómo podría salir el escenario, así que no atacó de inmediato.

Regis hojeó los libros que había leído en su mente, buscando una solución.

 

“... Esta, es probablemente la mejor manera.”

“¿Cuáles son sus planes, Sr. Regis?”

 

Clarisse se aferró a la manga del uniforme de Regis.

 

“... Nunca he perdido en el ajedrez antes, déjame esto.”

 

Él empujó suavemente su mano.

Clarisse parecía como si estuviera sollozando.

Salvar a los 3 sin arriesgar nada en tal situación. Tal magia no existe.

Lo básico del ajedrez era usar la pieza más débil como cebo para que la pieza más fuerte sobreviviera.

En este caso, Regis era la pieza más débil. Regis cargó hacia Becker.

 

“¡¡Wahh--!!”

 

Gritó mientras corría.

 

Eso fue inesperado, sorprendiendo a Becker.

 

“¿¡Huh!? ¡No me subestimen!”

 

La pelea se decidirá una vez que Becker le dispare a Regis... Pero el punto débil de Regis era el combate con espadas.

Becker cambió el arma a su mano izquierda, sacando su sable con su derecha.

 

¡Muy rápido!

 

Regis se vio obligado a detenerse a 3 pasos de distancia por el sable que le apuntaba.

Levantó las manos.

 

“... Lo estropeé... Debería leer más libros de series de acción.”

 

Regis sabía que Becker tenía un sable, pero no esperaba que lo sacara tan rápido. Regis era malo al juzgar las capacidades de combate.

 

Becker levantó el sable.

 

“¡Empezaré... contigo!”

“¡Vamos a hacer un trato!”

“¿¡Huh!?”

 

Becker calmó su sable por las palabras de Regis.

 

Eric y Clarisse que los miraban detenidamente contuvieron el aliento. El aire se tensó.

 

“... Hagamos un trato, inspector Becker... ¿Crees que puedes escapar después de matarnos a los tres? ¿Qué hay de Eric después de derribarme? ¿Le dispararás? Creo que Miss Clarisse escapara mientras haces todo eso.”

“Hah, puedo alcanzar a una mujer en cualquier momento.”

“... ¿Qué vas a decirle a los soldados que escuchen sus gritos? La princesa quiere tanto a Miss Clarisse que la trajo todo el camino desde la capital imperial.”

“¿Huh?”

“... Inspector Becker... ¿Qué tal si nos dejas ir esta vez? De esta manera, podemos fingir que no hemos presenciado ninguno de tus crímenes.”

“¿Crees que lo creeré?”

“Si estás preocupado por eso, si tuviera que presentar cargos, sólo tienes que negarlos. ¿No crees que un arma no utilizada es más ventajosa en el tribunal?”

“¡Es más rápido matarlos a todos!”

“¿Habiendo usado tu espada y tu arma de fuego, ¿cómo demostrarías tu inocencia con una espada ensangrentada y un arma disparada en tus manos, o piensas que puedes ejercer presión sobre la princesa a través de tu linaje noble?”

“Eso no.…”

“Sería mejor pensar sobre esto... ahora soy un rehén, por lo que Eric no puede hacer movimientos repentinos, esta es una pregunta que decidirá tu vida. Si lo consideras con cuidado, verás que mi propuesta es una solución mejor... Ah, cierto, ha habido incidentes similares como este. Los explicaré brevemente, por favor escuchen--”

 

Regis dio 3 historias que representaban negociaciones exitosas.  Justo cuando sus manos que fueron levantadas se estaban agotando.

 

“¿¡Qué estás haciendo!?”

 

La chica con el pelo carmesí apareció en el comedor, ¡Es Altina! Detrás de ella estaban Jerome y Evrard.

Eric y Clarisse se relajaron.

 

“Phew” ~~~~~ Regis respiró con facilidad.

 

“¿Finalmente aquí?”

“Incluso Eric no volvió, así que decidí echar un vistazo para ver qué pasó... ¿Qué está pasando?”

 

Altina fulminó con la mirada.

El rostro de Becker se puso pálido.

 

“No, nada... Esto... ¡Es un malentendido!”

 

Regis finalmente pudo bajar las manos.

 

“Clarisse estaba siendo atacada... Cuando dije que levantaría cargos, él nos atacó.”

“¿¡Tú pequeño!? ¿¡No querías hacer un trato!?”

 

Becker rugió.

Regis sacudió la cabeza.

 

“Mis disculpas... Pero proponer un trato es una manera de ganar tiempo. El hombre perderá su calma cuando se presente una oportunidad. Por ejemplo, cuando tenías que matar a 3 personas y una de ellas cargó hacia ti primero. Una encantadora propuesta podría ser un cebo para una trampa... Es normal estar confundido, es una decisión que decidirá el futuro de tu vida... Bueno, alguien vendría conseguía algo de tiempo.”

 

Los ojos de Becker se volvieron inyectados en sangre.

¿Disparará por agitación? Regis estaba preocupado por esto... Pero Becker suspiró de repente.

 

“Oh~~, ¡por qué resultó de esta manera! Mi subordinado fue atacado por detrás sin razón, no tuve más remedio que sacar mi arma, ¿¡ahora estás echándome la culpa!? ¡Esto es una conspiración! ¡Una trampa para enmarcarme!”

“... ¿Qué estás tratando de decir en esta coyuntura tardía?”

“Creo que lo informaré de esta manera cuando regrese al departamento militar de la capital imperial... Beilschmidt es un ejército bien disciplinado y excelente, cargando valientemente hacia e Fuerte Volks y se vio obligado a retirarse tras sufrir grandes pérdidas... Fufufu, ¿cómo suena eso?”

 

Becker sonrió fríamente y miró hacia Altina.

Quería usar un informe falso para negociar y quitar sus crímenes, una propuesta como esta.

Las mesas se habían girado.

La diferencia fue en la velocidad de reacción.

Regis llegó a una conclusión al instante y estaba a punto de hablar. Pero Altina salió corriendo más rápido que él.

Apretó el puño derecho.

Y lo lanzo al rostro sonriente de Becker.

Con la cara de ese hombre como el blanco, Altina levantó su puño derecho -- ¡y golpeó!

 

“¡Tú idiota!”

 

¡Bang!

 

“¿¡Shya!?”

 

Becker voló.

Su espalda golpeó la pared del comedor.

El sable y el cañón corto rodaron por el suelo. Afortunadamente, no falló.

La sangre brotaba desde su nariz maltratada.

 

“Woah... Sangre... De mi... Nariz... Sangre.... ¿¡Mi nariz!?”

“¡Sólo te diré una cosa!”

 

Becker apretó la nariz y levantó la vista. Altina estaba de pie delante de él.

Señalándolo.

 

“¡Prefiero morir que negociar con los malos!”

 

Becker se deslizó por la pared contra la que se apoyaba y se derrumbó en el suelo. Evrard y Eric suprimieron a Becker y Boislow inmediatamente.

Los guardias de patrulla finalmente aparecieron.

Clarisse parecía mentalmente agotada, por lo que fue escoltada a su habitación para descansar. Eric fue enviado a cuidar de ella.

Becker y Boislow estaban atados y rodeados de soldados. Ellos fueron enviados a las mazmorras por Evrard.

 

Al final--

 

Sólo Regis, Altina y Jerome quedaron en el comedor.

 

“Dejen que se le enfrié la cabeza... Envíenlos de vuelta a la capital después de que las heridas del oficial de escolta sanen... El informe disciplinario contra ellos seguirá también”.

“¡Está bien!”

“¡Hah, sólo mátenlos y acaben con esto!”

“Sir Jerome, estás tomando vidas demasiado a la ligera.”

 

Jerome se encogió de hombros con el comentario de Altina. El olor de la sangre aún permanecía en el aire.

Jerome tomó una botella de vino tinto de la cocina, sacó el corcho con los dientes y bebió con entusiasmo.

 

“Fufufu... Pero la propuesta del inspector no está mal, todo estará resuelto si hace ese informe falso”.

“¿Estás bromeando verdad?”

 

Altina lo miró con frialdad.

Jerome se burló fríamente en respuesta.

El viejo Jerome podría estar de acuerdo con la propuesta de Becker. Regis dijo melancólicamente:

 

“... En el ejército imperial, tales sobornos e injusticias son desenfrenados, pero no muchos son tan absurdos como él.”

 

Jerome no estaba de acuerdo.

 

“Eso es leve en comparación con otros... ¿No sabían ustedes?”

“... Bueno, yo sólo sabía cosas que leí.”

 

Altina golpeó la mesa con el puño derecho.

 

“¡Imperdonable!”

“... Tranquilízate, princesa... En lugar de eso, hay cosas más importantes que amenazan la vida de todos.”

“Ah. Altina miró su mano.”

“¿Porque le di un puñetazo a ese tipo?”

“... Así es. Incluso el oficial de escolta fue herido, no podemos contar con un informe que nos respalde, si no tomamos el fuerte”.

“¡Prefiero luchar contra Latreille que inclinarme ante ese tipo!”

 

Jerome sonrió.

 

“Fufufu... ¿Está bien? ¿Decir esas cosas en voz alta?”

“¿Por qué? ¿Vas a acusarme con el departamento militar?”

“Es una buena idea, podría ser refrescante si mi molesto comandante desapareciera, pero estoy cabreado con ese irritante segundo príncipe.”

 

Debido a la situación y la personalidad de Jerome, incluso si supiera que Altina tenía la intención de rebelarse, no la vendería. Regis pensó que esto pasaría...

 

Jerome había ocultado su presupuesto del Departamento Militar también. En el gran esquema de cosas, ambos estaban en el mismo lado ahora mismo. Pero todavía era demasiado pronto para eso.

Regis utilizó un tono lo más calmado posible para explicar.

 

“... No vamos a chocar con el primer ejército, como dije, no tenemos las fuerzas para eso.”

“Bueno, ¿qué debemos hacer?”

“No hay otra manera que atacar el Fuerte Volks.”

“¿¡Pero incluso si lo damos todo, no tiene sentido si el informe habla mal de nosotros!?”

 

Jerome se rio fríamente:

 

“Fufufu... Muéstrales que hemos sido exterminados... Si los soldados que fueron desplegados del fuerte están muertos, el departamento militar tendría que reconocer que no hemos retenido nada.”

“¡No podemos hacer eso!”

“Ni siquiera yo seguiré una orden así-- ¿Cuáles son tus planes?”

 

Altina y Jerome miraron fijamente a Regis.

No había manera de saber si funcionaría... Aun así, tenían que hacer esto.

 

“Atacaremos el Fuerte Volks, después de tomarlo, el departamento militar tendrá que reconocernos.”

 

Los dos estaban aturdidos.

¡No era el tiempo de hacer bromas! Antes de ser regañado, Regis comenzó la siguiente fase de explicación.

Mostró su investigación en la larga mesa.

Estaba empapado y tenía la huella de un hombre enorme en él, pero el papel estaba relativamente intacto.

 

“... Escúchenme, ese fuerte tiene la reputación de ser invencible, pero el número de tropas estacionadas allí debe ser pequeño, el problema real es el terreno y los innumerables cañones.”

 

Altina se inclinó más cerca, con sus ojos rubí casi reflejando la cara de Regis.

 

“Regis...”

“Erm... Princesa... No a mí, por favor, mira los documentos...”

“¿Hablas en serio?”

“¿Parezco que estoy renunciando o actuando demente?”

“¿Estás hablando en serio o no?”

“Sería muy feliz si confiasen en mí en este momento...”

 

¡Bang! Jerome estrelló las manos sobre la mesa y miró los documentos.

 

“Habla, te escucharé, a mis ojos no eres diferente a la basura, pero eres basura útil, juzgaré por tu explicación si te arrojo a la misma celda que ese inspector.”

“... Lo entiendo.”

 

Jerome miró a Altina con una mirada helada.

 

“Princesa, ¿no confiaste profundamente en este estratega?”

“Pero no puedo permitir cualquier cosa solo porque la digas tú, creo que Regis utilizó su inteligencia conmigo.”

“Fufufu... ya veo.”

“También confío en sir Jerome, especialmente en tus proezas con una lanza.”

“Hmmp, eso es un hecho.”

 

Jerome empujó a Regis para continuar.

 

La vista de Regis cayó de nuevo sobre los documentos.

Peso: 
0

Haken no Kouki Altina Capítulo 9: Bajo Mi Bandera




Manual




Regis estaba leyendo su libro en la sala de conferencias.

 

“¡Buenos días! Te levantaste temprano.”

 

Altina apareció mientras usaba su toalla para secarse el cuello.

 

“Ah, buenos días”

 

Respondió Regis.

 

“Debo decir que es temprano, o es tarde...”

“¿No has dormido?”

“Había algo que necesitaba investigar.”

“¿Era esto?”

 

Altina miró el libro en sus manos. Regis se rascó la cabeza y dijo:

 

“No, he terminado mi investigación... Este es sólo un libro interesante que está relacionado.”

“Lo mismo de siempre ~~. ¿Qué clase de libro es este?”

“Se trata de orígenes de banderas y crestas, por ejemplo...”

 

Volvió a la página con la bandera del imperio.

7 espadas se mostraron en la parte superior de un respaldo rojo. Se inclinó sobre la mesa y se acercó, mirando el libro.

 

“Ah, éste.”

 

Había una bandera similar en la sala de conferencias también.

Regis giró la página, mostró las mismas espadas con una base blanca.

 

“Fue así en el pasado.”

“Parecía una bandera blanca.”

“Aunque no fue cambiada por eso.”

“Mmmm~”

 

Altina se acercó y pasó rápidamente por las páginas. Regis miró entre el libro y su expresión.

 

“... Esto es bastante interesante ¿verdad?”

“Sí.”

“Por cierto, cuando Sir Jerome asumió el mando del regimiento fronterizo de Beilschmidt, su cresta familiar se convirtió en su bandera.”

“Ah, eso es cierto.”

 

La bandera que colgaba al lado de la bandera del imperio tenía una base roja con una lanza negra y un león.

 

Esa era la bandera del Margrave Beilschmidt.

Era una orden el colocar la cresta de la familia del comandante para el regimiento. Lo mismo le ocurrió al marqués Thénezay, donde Regis solía servir.

Parece que todos son rojos.

 

“Para las banderas de los nobles, usar el color base del imperio es la norma. La iglesia usará negro y púrpura, los plebeyos usarán el verde”.

“Hmmm... ¿Qué pasa con el azul y el amarillo?”

“El azul parece no estar relacionado con el estatus... Pero es del mismo color que el cielo y el mar así que...”

“Ah, será difícil de ver.”

“Hay algunos que creen que representa la libertad.”

“Ya veo.”

“El amarillo se utiliza en la Federación Germana, por lo que no es popular en el Imperio Belgaria”.

“Ahaha... ¿Entonces el rojo no es popular allí?”

“Ellos piensan que el rojo brillante es un color burdo, parecen usar marrón oscuro”.

“Burdo...”

 

Altina se acarició el cabello y frunció el ceño. Tenía el pelo rojo brillante. Regis agitó su mano.

 

“Yo no creo que sea burdo... Erm... creo que es hermoso.”

“¿Eh?”

“Ah... Nada...”

“Dilo de nuevo, dilo de nuevo.”

“No no no...”

“Otra vez, otra vez.”

“De ninguna manera...”

 

------

 

Un carro salió desde la puerta sur a través de la nieve que caía.

 

Después de que el Fuerte Sierck estaba fuera de la vista, se desvió de la carretera. Mientras hacía un amplio giro, el viento se levantó.

 

El chofer se quitó el sombrero en la cabeza, desvelando su pelo carmesí, que fluía con el viento.

 

“Uf...”

“¿Estás bien, Altina?”

 

La chica conductora asintió en respuesta a la pregunta de Regis.

 

“¡Por supuesto! Ya lo sabes ¿cierto? Soy una experta conductora de carruajes.”

“Bueno, sí lo sé... Pero ahora sólo estás usando una mano”.

 

Le dijeron que una recuperación completa tomaría 3 meses, así que su brazo izquierdo estaba asegurado todavía en una venda.

Pero su recuperación progresaba bien.

 

“Usar una mano o un pie no importa si dije que está bien”

“... Sólo tómalo con calma.”

“¡No volveré a fallar!”

 

Altina sostuvo hábilmente las riendas con su mano derecha, controlando la velocidad de los caballos.

Se habían metido en problemas antes porque un caballo tenía la pierna herida, por lo que estaban usando dos caballos esta vez. Era un carruaje extravagante que incluso tenía luces que utilizaban lámparas de aceite.

 

El interior estaba lleno de comida y ropa; estos eran elementos necesarios para la negociación.

Debido a que estaban fuera de la carretera, la superficie era desigual.

 

“¿¡Woah!?”

 

Regis casi se cayó desde el asiento del conductor, agarrándose a su brazo por su querida vida.

 

“Espera, no te caigas.”

“Entonces maneja más lento...”

“¡Se está haciendo de noche!”

“No, el lugar que dispusimos encontrarnos está casi... ¿¡Shya!?”

“¡Quieres espantar a los caballos, deja de gritar!”

 

El viaje fue tan desigual que lastimó el trasero de Regis, pero finalmente vieron su destino.

Una colina de hierba marchita cubierta por una fina capa de nieve, había allí un árbol grande.

Altina condujo el carruaje hacia un hombre, mientras que otros cuatro permanecieron a cierta distancia. Todos llevaban ropa hecha de cuero y plumas.

 

El imperio los llamaba bárbaros, mientras que Regis y los otros se dirigían a ellos como ciudadanos de Bargainheim.

El que estaba delante de ellos era Diethart.

 

Altina detuvo el carruaje y saltó del asiento del conductor.

 

“¡Lo siento por la espera, mucho tiempo sin vernos!”

“Ugh.”

 

Regis se esforzó por desmontar.

 

“Hola... Lo siento por hacerte esperar.”

“Ah, ha pasado un tiempo, Sr. Estratega.”

 

El rostro de Deithart se puso ligeramente rojo. (Jajajaja ctm) Altina se interpuso entre ellos.

 

“Traje la comida y la ropa conmigo, por favor, si es de tu agrado.”

“... Me gustaría escuchar el contenido de la solicitud antes de tomar la remuneración.”

“No pienso someterlo a condiciones, sólo tómalo como un regalo.”

“¿Entonces estás diciendo que no tiene nada que ver con las cosas que quieres pedir?”

“Bueno, las llevaré de vuelta si no las quieres.”

“Ya veo... Tú eres tan terca como de costumbre, lo aceptaré con gratitud.”

 

Después de inclinarse, los hombres comenzaron a descargar el carro con las instrucciones de Diethart.

Mientras eso sucedía, Altina habló.

 

“Muy bien, aquí hace frío, así que vamos directamente al grano”

“Sí.”

“¡Estamos planeando atacar el Fuerte Volks!”

 

Diethalt tenía una expresión seria.

 

“... Estoy cuestionando tu estabilidad mental.”

“Si no llevamos a cabo este orden, nos llamarán traidores, podríamos tener que enfrentarnos al primer ejército”.

“Como yo pensaba, el imperio está corrompido.”

“Es por eso que tenemos que luchar... Regis va a llegar a un plan de alguna manera.”

 

Diethart miró con incredulidad. Regis se rascó la cabeza.

 

“No tengo la confianza... Pero tendré que empujar con fuerza”.

“Ya veo... También hay ocasiones cuan es necesario hacerlo... ¿Me estás diciendo esto porque quieres que participemos en el asalto?”

 

Altina asintió.

 

“Pero no me malinterpreten, no me refiero a cargar en un fuerte que está lleno de cañones, es lo mismo para ti y mi gente.”

 

Diethart inclinó la cabeza.

 

La norma para atacar una posición fortificada es atacar con una fuerza abrumadora. Pasando por innumerables cuerpos para alcanzar las paredes, escalándola, luchando contra las tropas defensoras y suprimiendo los cañones y las puertas desde el interior para lograr la victoria.

 

Diethart estaba básicamente siguiendo la misma metodología al atacar el Fuerte Sierck. Se acercaron bajo la cubierta de la ventisca para evitar el fuego de los cañones y atacaron.

 

“¿Cuál es tu plan, Sr. Estratega?”

“Tengo algunas ideas.”

 

Regis miró a los hombres que descargaban la carga. Él reflexionó por un momento.

 

“... Este plan es poco ortodoxo... Será mejor si menos gente lo sabe, pero puedo compartirlo con el Sr. Diethart, ¿eso estaría bien?”

 

Fue el turno de Diethart para reflexionar.

 

“Para los papeles que mi gente jugará, ¿habrá una necesidad de conocer todo el plan?”

“No.”

“Hmmm... Entonces no me lo digas, no creo que el Sr. Estratega nos envíe a una trampa en esta coyuntura.”

“Pero seguirá siendo peligroso.”

“Lo entiendo, mi lado te debe tanto y.…”

“¿Hmmm?”

 

Diethart no continuó.

Presionó a Regis para que siguiera con los detalles necesarios. Para estar seguro, Regis le pidió consejo a Altina.

 

“¿Princesa?”

“Ya que están de acuerdo, vamos con esto.”

“Entiendo--”

 

Regis resumió su información y le informó a Diethart. Los hombres que terminaron de descargar los miraban desde lejos.

Regis le contó el plan detalladamente.

Después de escuchar atentamente, Diethart asintió.

 

“... Entendido... lo haré.”

“¡Es una gran ayuda!”

 

Diethart respondió a la mano derecha extendida de Altina esta vez. Regis también le estrechó la mano.

 

“Estoy muy agradecida.”

“Para devolverle el favor a la joven princesa, juro que cumpliré la tarea por honor de mi nación y.… por mi amor por el Sr. Estratega.” (Prepare your anus!)

“¿¡Te refieres al amor entre amigos y hermanos!?”

 

El joven fuerte sonrió suavemente.

Luego miró a Altina con seriedad y se inclinó.

La capa hecha de un león revoloteó en el viento, Diethart y sus hombres desaparecieron en el bosque cubierto de nieve.

 

------

 

La federación Germana era grande.

Una coalición de 22 reinos y ducados más pequeños.

Pero las reglas del Chambelán St. Prusia no eran perfectas, y las guerras civiles estallaban con frecuencia entre los estados miembros.

 

El Ducado de Varden pertenecía a esta federación.

 

Desde su formación, su territorio fue amenazado por los países vecinos, especialmente el imperio Belgaro. Pero eso cambió con la construcción del Fuerte Volks.

 

El presupuesto necesario para la guerra cayó drásticamente.

 

Gracias a las minas de hierro y a la reducción de gastos innecesarios, la situación económica del ducado era una de las mejores de la Federación.

El Ducado de Varden utilizó eficientemente el presupuesto sobrante, contratando a mercenarios veteranos y armas de primera categoría para reforzar su defensa.

Con la expansión de su poder nacional, comenzaron a expandirse en el bosque ocupado por los bárbaros.

 

Holger era un mercenario errante que se inscribió después de escuchar que los beneficios en el Fuerte Volks eran grandes.

 

Iba a cumplir 28 años este año.

 

Fue contratado hace 6 meses. Él podría ser un veterano como un mercenario, pero era sólo un novato en el Fuerte Volks y fue tratado como uno.

 

Salió desde la puerta principal del Fuerte a caballo.

 

Una llamada de socorro de los exploradores anunciando ataque de los salvajes expandiéndose dentro del bosque fue recibida. Salió al bosque para exterminar a los bárbaros.

 

Había unos 20 jinetes.

 

Sólo el jinete principal era un caballero del Ducado de Varden, el resto eran todos mercenarios.

 

Las respiraciones de los caballos y los hombres se convirtieron en niebla blanca que se arrastró detrás de ellos, la nieve estaba cayendo más fuerte.

 

Holger maldijo en su corazón.

 

(Inaceptable... Los salvajes están dando problemas en un día tan frío... ¿Por qué no sólo hibernan en el invierno?, qué irritante)

 

Holger no tenía ningún amor hacia el Ducado de Varden, el Fuerte Volks o las tierras en expansión.

Los mercenarios sólo luchan por sí mismos.

Perseguir a los salvajes que corrían cuando eran perseguidos era un trabajo ingrato.

 

Se acercaron gradualmente a la profundidad del bosque. Los 20 jinetes avanzaron en una sola fila.

Debido a las ramas marchitas y la nieve, el sol que ya estaba cubierto por las nubes parecía más tenue.

Según los informes, los bárbaros escaparon aquí. El jinete de delante debería estar siguiendo las huellas de los salvajes.

El viejo caballo de guerra que Holger montaba de repente dejó las filas.

 

“¡Hey!”

 

Él tiró de las riendas, devolviendo al caballo en posición.

 

“¡No me des más problemas!”

 

 Holger se sintió incómodo mientras maldecía.

 

(¿No hemos perseguido demasiado profundo?)

 

Holger miró al caballero que conducía la unidad desde el frente.

 

Era difícil expresar su opinión con su posición, pero ¿podría sugerir una breve pausa con su caballo como excusa? Mientras pensaba en esto, una flecha salió volando.

Golpeó la ligera armadura del hombro del caballero, rebotando con un golpe metálico.

¿¡Emboscada!?

Como si la flecha fuera una señal, los sonidos de arrastrarse irrumpieron desde la profundidad del bosque.

Había mucho más de 20 personas.

El caballero principal detuvo su caballo en un pánico y gritó.

 

“¿¡Salvajes!?”

“¡¡Imbécil!! ¡¡No te detengas!!”

 

Holger no pudo evitar gritarle a su superior.

Estaban en una sola fila, por lo que no podían retirarse, aunque se detuvieran. ¡Sólo podían dar un giro en U a través de los árboles!

Pensando lo mismo, los otros mercenarios cambiaron sus direcciones y se extendieron.

 

No tenían la obligación de ayudar al estúpido caballero. Sólo podían escapar.

 

Se decía que las banderas blancas eran inútiles contra los bárbaros. Creían que los salvajes eran plagas, vengadores impulsados por el odio y demonios abandonados por los dioses.

Los rumores decían que comerían a hombres vivos o arrancarían las extremidades. Holger se limpió el sudor molesto de su espalda.

 

El ruido de los pasos se podía oír desde su ruta de retiro.

 

“¡Estamos rodeados!”

 

Alguien gritó desesperado.

Los mercenarios querían huir en otra dirección, pero estaban atrapados. Sin que nadie tomara el mando, se amontonaron en un círculo.

Incluso los caballos contenían el aliento en esta inusual atmósfera. El grupo de Holger ya estaba en las profundidades del infierno.

Las figuras de los salvajes aparecieron.

 

Usando piel de bestias y empuñando espadas y hachas, hicieron sonidos extraños para intimidar a otros. ¿Por qué el informe dice que sólo algunos de ellos fueron avistados? Era un grupo masivo lo suficientemente grande como para rodearlos como un muro.

 

Uno de los mercenarios gimió:

 

“Oí que estos tipos comían humanos vivos...”

“¡No, no!”

 

Uno de los jóvenes sacó su espada corta y se la apuntó en la garganta. Era una espada de la que estaba orgulloso, enviada por sus padres a su ciudad natal en su cumpleaños número 18.

 

¿Quería suicidarse?

 

Eso podría ser mejor sin embargo... Mientras pensaba en eso, Holger puso su mano en la espada corta y detuvo al joven.

No tenía ninguna razón para hacerlo. No había posibilidad de supervivencia.

El joven miró con ojos interrogantes a Holger, esperando a que él le explicara por qué detuvo la hoja.

Después de todo, no había razón.

 

¿Qué debería decir?

¿No te rindas?

¿Pueden luchar contra su escape si permanecen vivos?

¿No mueras antes de que tus mayores lo hagan?

 

Todos estos eran superficiales y carecían de peso. Holger no preparó las líneas adecuadas con antelación.

 

Holger sacó su espada.

 

“¡Síganme!”

 

A pesar de que el enemigo los superaba en número, seguían siendo 20 jinetes. Si todos toman sus lanzas y cargaban, podría haber una oportunidad para que algunos se salvaran...

 

Un hombre vestido elegantemente caminó hacia delante de los bárbaros que lo rodeaban.

Su capa fue hecha de la piel de un león.

 

“Qué valientes. Pero aquí somos miles. Y les advierto que no hagan nada precipitado.”

 

Hablaba alemán fluido.

 

“El salvaje, esta...”

“Me llamo Diethart. ¿Qué tal si me dices tu nombre?”

“Holger. ¿Ustedes son realmente salvajes? ¿O soldados de otra nación Germana?”

“Ninguna... Somos los guerreros de la nación que residen en este bosque, Bargainheim.”

“¡Nunca he oído hablar de tal país!”

 

 Holger maldijo.

 

“¿Qué piensas hacer con nosotros? ¿Nos comerás vivos como se rumorea?”

“Desmonten y tiren sus espadas. Respondan a nuestras preguntas y vamos a liberarlos en dos meses...”

“¿¡Qué!?”

 

No entendían las razones, pero para los mercenarios que estaban preparados para la muerte en una situación tan desesperada, esta era una maravillosa propuesta que parecía haber caído del cielo.

Se miraron el uno al otro.

El joven que iba a suicidarse saltó de su caballo. Dejó caer la espada en su mano, bajó sobre una rodilla y alzó las manos al cielo.

 

“¡Dios mío, por favor sálvame!”

 

Mientras los otros mercenarios seguían su ejemplo, Holger miró a Diethart hasta el último momento.

No tenía otra opción.

El grupo de Holger fue capturado por los bárbaros.

Estaban separados y sus manos y piernas estaban encadenadas. Un pedazo de tela cubría la diminuta cueva en la que Holger estaba encerrado.

 

Pensó que lo congelarían hasta la muerte...

 

Pero le proporcionaron agua tibia y rocas calientes para mantenerlo caliente. Realmente planeaban mantener su palabra.

Por la noche, el grito de un joven provino desde una de las cuevas.

 

3 días después--

 

Holger fue llevado ante Diethart solo.

Sus miembros estaban atados, y una espada estaba apuntándole.

 

Pero era un milagro que todavía estuviera vivo. Junto a Diethart había un joven de uniforme Belgaro.

Una chica con ojos carmesí también estaba presente. Su boca estaba enmascarada, por lo que Holger no podía decir quién era, pero tenía que estar en una posición alta si guardaba su identidad en secreto.

 

Holger escupió en su corazón.

 

(Maldita sea... así que los belgas estaban detrás de esto.)

 

Estaba rodeado de bárbaros sosteniendo lanzas.

Un joven cuya expresión era demasiado suave para un soldado le ofreció una silla de madera.

 

“Por favor tome asiento.”

“Hmmp... Voy a morir si me niego ¿cierto? Me sentaré.”

 

Holger se sentó frente al soldado belga.

Una mesa de madera fue colocada entre ellos.

El joven hablaba alemán fluido con un acento belga:

 

“No queremos matarte.”

“¿Quieres que confíe en el imperio?”

“Eres libre de elegir...”

“Tch.”

 

Holger esperó a que hablara. Cuando fue hecho prisionero, Diethart dijo que quería respuestas para algunas preguntas.

El joven asintió.

 

“Mi nombre es Regis.”

“Soy Holger.”

“Bueno, Mr. Holger, por favor mire este plano.”

 

En la mesa de madera había un mapa que detallaba el pasillo dentro de una arquitectura.

¿Eran las minas de algunas montañas?

Holger pensó que sería esclavo y trabajaría en las minas, pero notó que algo estaba mal.

 

“¿¡Esto es... el Fuerte Volks!?”

“No debería haber cambios importantes si pensaras así. Eso es genial.”

“Tú, qué estás planeando con esto...”

“¿¡Oh!? ¿Conoces el valor de este documento?”

 

Regis sonrió alegremente.

Holger se levantó de su silla.

 

“El mapa en miniatura del fuerte, ¿qué planeas hacer con él?”

“Fue muy difícil conseguir que el alcalde de Tuonvell me mostrara su colección de libros personales... aparte de esto, había libros y recortes que se decían perdidos durante la guerra, el alcalde anterior era probablemente un bibliomaníaco, especialmente el libro que detallaba la investigación de las hierbas medicinales en el norte era genial... no sólo es práctico, su valor histórico es también...”

“Regis. Regis, te estás yendo fuera del tema.”

 

La joven que estaba detrás del joven le golpeó el hombro.

Llamando al soldado por su nombre, ella debía ser una persona importante.

¿Podría ser un noble?

El joven nombre que decía ser Regis se sentó en la silla apropiadamente.

 

“Perdóname.”

“Para tener ese plano... ¿qué estás planeando?”

“Obviamente, es para atacar el fuerte”.

 

Dijo algo increíble casualmente.

 

“¿¡Eres un idiota!?”

“Es cierto, me veo obligado a hacer algunas cosas idiotas... Es por eso que tu información es necesaria. Este plano fue hecho hace 40 años, debe haber algunos cambios ¿cierto? ¿Dónde están los guardias estacionados? ¿El almacén de municiones? ¿El comandante?”

“... Incluso si sabes esto, no tendría sentido si no puedes llegar al Fuerte Volks.”

“Eso es realmente así... Es por eso que no hay ningún daño en decirme ¿no?”

“Pregúntale a los otros chicos si no hablo...”

“Incorrecto.”

“¿Eh?”

“El plan desde el principio fue interrogar a todos ustedes y comparar sus respuestas, pero no podemos liberar a las personas que mintieron, sólo los honestos serán liberados... Tú no puedes regresar al Fuerte, te proporcionaremos los gastos de viaje necesarios, así como tu espada y caballo.”

 

Holger gimió.

Lo que dijo fue obvio, pero cubrió todas las bases. Su grupo probablemente fue capturado bajo las instrucciones de este hombre.

 

“¿Es cierto que nos liberarás?”

“Sólo puedo pedirte que confíes en mí... Prometo liberarte dos meses después”.

 

Holger lo miró fijamente.

Regis miró hacia atrás con una expresión seria.

Diethart y la mujer detrás de él estaban esperando la respuesta de Holger. Podía sentir la tensión de los bárbaros a su alrededor levantándose.

¿Será sacrificado inmediatamente si se niega? No planeó probarlo.

 

“Entiendo... te diré todo... Así que por favor deja que los demás se vayan. Todos son buenos chicos”.

“... Entiendo, compararé lo que dijiste con los demás, si todo está correcto, todos serán liberados”.

“Definitivamente lo harás ¿no?”

“Lo juro por Dios.”

 

Regis cruzó los brazos ante su pecho.

Había una religión común que se extendía entre el imperio Belgaro y la Federación Germana, y adoraban al mismo dios.

A pesar de que luchaban entre sí durante las batallas, sus valores religiosos eran los mismos.

Diethart colocó su dedo en el plano y dijo:

 

“Esta es la puerta principal, hay un centinela aquí.”

 “... Bien.”

 

Regis sacó su pluma y lo anotó.

 

(Incluso si le digo esto, es imposible que pase a través de los innumerables cañones... ¿Qué está pensando este hombre?)

 

------

 

Regis viajó al bosque de los salvajes durante toda la semana.

Altina tenía curiosidad acerca de lo que estaba haciendo y lo siguió el primer día. Pero entrar en medio de las tribus bárbaras sin ninguna escolta era normalmente inaceptable.

 

Evrard lo interrogaría definitivamente con una fauchard si la palabra se le escapara, así que Regis fue a recoger la información él mismo a partir del 2do día en adelante.

 

Le pidió a Eric que le ayudara a conducir el coche ya que Regis no podía montar a caballo.

Después de interrogar a todos los prisioneros, completó un mapa bastante fiable del Fuerte Volks.

 

Cuando el sol se estaba poniendo --

 

Regis regresó a su habitación, dejando los documentos terminados sobre la mesa y se derrumbó sobre su cama.

La luz roja era débil y la habitación empezó a oscurecerse.

 

“Estoy cansado...”

 

Cayó en un sueño profundo,

La puerta de la habitación fue golpeada furiosamente.

 

“¡Hey Regis!”

“¿Ah, sir Jerome?”

 

Cuando se levantó, la puerta se abrió.

Algo similar ocurrió antes... Por ejemplo, ¿qué se debía hacer si dijera que se estaba cambiando?

Jerome llevaba su uniforme correctamente por una vez.

 

“Por qué tú, ¿¡qué pasa con esto!?”

“¿Ugh...?”

 

Regis se frotó los ojos.

La luz deslumbrante brillaba desde la ventana del cielo.

 

“Pero ya es de noche...”

“¡Todavía estás durmiendo! ¡Cuidado que te tuerzo el cuello, basura!”

“Ah, sí, lo siento.”

 

Regis perdió totalmente la conciencia, ni siquiera soñó. De lo brillante que era, debería ser hora para el desayuno.

Movió los ojos hacia el artículo que Jerome le empujó en la cara. Es una factura.

Enlistaba los artículos que fueron comprados de los vendedores. Era una cantidad considerable de dinero.

 

“... El Fuerte Volks no está tan lejos, pero hay muchas cosas necesarias para atacarlo.”

“¿Son realmente necesarios los 30 cañones grandes?”

“¿No mencioné que teníamos que comprarlos?”

“¡Sé que los comprarías, pero ¡quién sabría que serían tantos! ¿Planeas construir otro Fuerte ante el Fuerte Volks?”

“Ah, eso sería interesante... Pero los que compré son cañones móviles de tamaño mediano, porque sólo había 8 cañones en el Fuerte Sierck...”

“¡Eso es más que suficiente!”

“Después de la estimación, incluyendo la posibilidad de averías, esta cantidad es necesaria.”

“¿¡De dónde vino el dinero!?”

“¿Eh? De... la casa del Margrave...”

“¡Así que es mi dinero!”

“Ese era el presupuesto del imperio de todos modos, estaba cubierto a través de los libros de contabilidad... Si no lo usamos ahora, podría no haber una próxima vez, ¿verdad?”

“Tch.”

 

Jerome lo comprendió, pero aun así parecía furioso.

Regis se levantó de la cama, quitándose el uniforme que ya llevaba, haciéndose más presentable.

 

“¿Desde que la factura está aquí, significa que las mercancías han llegado?”

“Ah.”

“Mis disculpas... Estoy molestando al general con los deberes de un sirviente...”

“Si te hubieras despertado por la mañana, no habría tenido que correr hasta aquí.”

“¿Por qué no enviar a alguien...?”

 

Jerome lo fulminó con la mirada. Regis se encogió de hombros.

 

“... Bueno, no es algo que puedas decir ante las tropas. De todos modos, esto es culpa tuya por levantarte tarde, ni siquiera los nobles duermen tan tarde como tú.”

“Tienes razón... Mi cuerpo se siente tan pesado...”

“Porque te falta entrenamiento.”

“Ugh...”

 

No podía negarlo.

Jerome, Altina y los otros soldados entrenaron diligentemente desde la madrugada.

¿Su resistencia era realmente tan mala? Regis pensó mientras daba un paso.

Él cayo.

 

“¿Huh?”

 

Quiso moverse hacia la puerta, pero el marco de la cama se estaba acercando.

¡Estaba a punto de chocar con ella!

Mientras pensaba eso, una fuerza fuerte agarró su cuerpo.

 

“¿¡Qué estás haciendo!?”

 

Regis notó que Jerome lo sostenía por detrás con una mano. Justo antes de caer.

 

“... Ah... Gracias... Cough.”

“¿Hey? ¿Qué pasa contigo?”

“Ah, no es nada, solo me resbalé...”

“Estúpido. ¡Estás ardiendo!”

“?”

 

Jerome apoyó la espalda de Regis y puso una mano en su frente. Qué manos duras y gruesas.

 

“Es fiebre.”

“Ah.”

 

Él se sentía mareado, su mente estaba confusa y sus pies no parecían tocar el suelo. Esto no fue porque se despertó.

Jerome parecía llevar una expresión preocupada. Regis pensó que no le importaría el bienestar de su subordinado... Tal vez esta fue la razón detrás de su popularidad.

 

“Tch... ¡Qué débil!, ¡En este período tan ocupado!”

“... Lo siento.”

“Solo duerme.”

“Bien.”

 

Mientras hablaban, algunas chicas aparecieron desde las puertas abiertas. Altina se sorprendió al ver a Regis en manos de Jerome.

 

“¿Qué pasó?”

 

Clarisse preguntó en voz baja.

 

“... ¿Se besaban?”

“¡Deja de bromear! ¿Por qué besaría a esta basura?”

 

Jerome se sonrojó. No era un rubor por vergüenza, sino por ira. Regis fue arrojado a la cama.

 

Altina corrió hacia él.

 

“¿¡Qué pasó!? Te ves mal. Ah... cogiste un resfriado...”

“!?”

 

Su mano blanca le acariciaba la frente. La fresca sensación era calmante. Y era tan suave.

Regis recordó el incidente de agarrar su mano y su corazón aceleró.

 

“Estás tan caliente, tu cara también. ¿¡Estás bien!?”

“... Yo podría no salir de esta.”

“¡No te rindas! ¿Necesitas algo?”

“Lo siento... un vaso con agua...”

“Sí, inmediatamente. ¿Hay algo más? ¿Tienes hambre?”

“Gracias... pan o cualquier cosa estaría bien...”

“¿Eso es suficiente?”

“Qué tal si...”

“No voy a comprar libros para ti ¿bien?”

 

Regis cerró la boca. Altina lo miró con disgusto. Jerome instruyó a Clarisse:

 

“Prepara un poco de agua y comida para él.”

 “...!?”

 

Clarisse pareció sorprendida.

 

“¿Huh? ¿Qué sucede?”

“... No esperaba que fuera tan amable.”

“No digas tonterías, esto es lo mismo que reparar una espada rota... Regis es basura, pero parece ser de utilidad, usaré las cosas que sean útiles, aunque sean basura, eso es todo.”

“... Es así.”

 

Clarisse se inclinó sin expresión y se dirigió al comedor. Aunque siempre estaba bromeando con Regis y Altina, era increíblemente fría hacia los demás. Esta fue la primera vez que Regis la vio conversando con Jerome.

 

Jerome miró fijamente a Regis, con su cara llena de la frase “No se puede hacer nada”.

 

“Recupérate en un día, o muere.”

“... Lo intentaré lo mejor que pueda.”

 

Altina trajo una manta para cubrir a Regis.

 

“¿Se siente frío? ¿Necesitas más mantas?”

“Gracias, estoy bien...”

“No estás en condiciones de trabajar, así que descansa tranquilamente aquí.”

“Eso es correcto... Ah cierto, Altina.”

“¿Qué ocurre?”

 

Ella se inclinó más cerca.

 

“Por favor ayúdame con el pago a los vendedores. El dinero ya está preparado en la bóveda, que Sir Evrard cuente las tiendas.”

“Ah… sí.”

“También...”

“¡Sí! ¡Qué es eso!”

“... No puedo infectarte con mi enfermedad, así que no entres más en esta habitación”.

“Ugu ~~~”

 

Altina hizo una mueca mientras asentía.

 

 

La doctora tomó su pulso y temperatura. Era un poco vergonzoso porque no estaba usando equipo, sino sus manos desnudas.

 

“Hmmm... es agotamiento por exceso de trabajo.”

“... Es así.”

“Descanse bien hoy, y mañana también si es posible.”

“No, los productos están aquí, si no les digo la secuencia para que se acostumbren...”

 

Fue mirado con furia.

 

“Sr. Estratega, la enfermedad por agotamiento comienza por la sensación de que su estómago no puede soportarlo. No se recuperará, incluso si usted come adecuadamente. Pronto serán problemas del corazón. Puede que usted piense que las cosas van bien un día, pero la mañana siguiente puede convertirse en un cadáver frío, tales cosas suceden ¿sabe?”

“Ugh...”

“Bueno, la gente que descansa obedientemente después de escuchar esto no se pondrá en contacto con tal enfermedad... Ya he preparado el medicamento”.

“Si pudiera curarse con la medicina, eso sería genial”.

 

La doctora hizo un gesto, y Evrard entró en la habitación. El corpulento hombre calvo hizo que la habitación se sintiera más pequeña con su presencia.

 

“¡Wahaha! ¡Qué lástima estar tan cansado! ¡Te falta espíritu! ¡Espíritu!”

 

Hizo un movimiento de balanceo en la habitación.

La doctora parpadeó.

 

“Le dejo el resto, señor comandante.”

“¡Sí! ¡Déjeme al Sr. Regis a mí!”

“Fufufu…”

 

Regis lo miró sin comprender, sin saber qué estaba pasando.

 

“¿Eh? ¿Qué está pasando...?”

“¡El cuerpo del Sr. Regis está atado al destino de la diosa!”

 

La diosa a la que Evrard se refería era Altina. Parecía derivarse de una creencia local.

 

“¡Eso significa que dejar que el Sr. Regis duerma bien para curarlo de su enfermedad es mi manera de expresar mi lealtad! ¡Es mi deber!”

“¿¡Eh eh!?”

“¡Ven, duerme tranquilo! ¿Necesitas una canción de cuna?”

“¡No, no gracias!”

 

La dama salió de la habitación.

 

“Con la serie de entrenamiento, la tasa de lesiones entre las tropas es alta, estaré ocupada, así que eso es todo por hoy. Señor comandante de caballeros, por favor asegúrese de que el estratega duerma hasta mañana”.

“¡Yo me encargare!”

“Huh ~~”

 

Evrard se paró en la entrada y lo miró fijamente. Regis suspiró.

 

“Erm... Entiendo. Voy a dormir... Sir Evrard está ocupado con el entrenamiento también ¿verdad?”

“No te preocupes, Eric me está cubriendo. No voy a aflojar ni siquiera cuando esté dando el golpe final al enemigo, así que estaré bien. O mejor, seré más cuidadoso cuando el enemigo se rinda. He vivido esto mucho tiempo gracias a tener cuidado.”

“... Entonces así es como es.”

 

Al igual que un guerrero montado en el frente delantero junto a su nieto. La forma en que hablaba era tan interesante como contar una historia.

 

Sería genial que Regis pudiera escucharlo seguir adelante, pero Evrard comenzaría a cantar canciones de cuna si continuaba -- así era como Evrard se veía.

 

Regis se rindió y cerró los ojos.

 

“Hah... Las cosas que debo hacer están apiladas hasta el cielo.”

 

No había mucho tiempo antes de la fecha límite del 12 de febrero. Sólo la sensación de frustración se estaba extendiendo.

Las historias que había leído giraron en su cabeza.

Su cuerpo finalmente se hundió en profundo sueño después de que su agotamiento alcanzó el límite.

 

---------

 

“¿Hmmm...?”

“Ara.”

 

Después de abrir los ojos, vio a Clarisse de pie en la aburrida luz roja.

 

“... ¿Es esto... un sueño?”

“Si sueñas con alguien, significa que esa persona está pensando en ti”

“... Ah, he leído un poema así una vez.”

“Lo que significa que mis pensamientos han sido transmitidos con éxito, estoy muy feliz.”

“... Esto no es un sueño, creo que estoy despierto.”

“A ti te faltan sueños, Sr. Regis.”

 

Clarisse se encogió de hombros. No estaba sonriendo, pero su expresión parecía sugerir que su estado de ánimo era bueno.

 

“¿Me trajiste agua?”

“Hacer esto me recuerda a mi tiempo en la capital.”

“Hmm... ¿Necesitabas cuidar a tu familia?... Lo siento... estoy preguntando algo muy personal.”

“Fufufu... No. Fue la flor que planté.”

“¿Soy un florero?”

“Por favor, haz florecer una flor para hacerme feliz algún día”

“Como si pudiera hacer eso...”

“Si se trata del Sr. Regis, definitivamente lo puede hacer.”

 

Como de costumbre, confiaba sin fundamento. Regis inspeccionó la habitación.

 

“¿Sir Evrard no está aquí?”

“Se va de vez en cuando... ‘Está más tranquilo que un cadáver, debe estar durmiendo, podría estar muerto’, eso es lo que dijo.”

“Jajaja...”

“Esto no es de risa, la princesa está preocupada.”

“¿Es así?”

“Pero ella no visitó a causa de las instrucciones de Sir Regis, así que ella me envió.”

 

Le dijo a Altina eso mientras estaba mareado por la fiebre.

 

“Ella es inesperadamente obediente.”

“¿Qué está diciendo, Sir Regis? La princesa sigue cada una de tus palabras.”

“Bueno, eso es verdad...”

 

Ya fuera fijarse ser emperatriz como su objetivo, o proponer el duelo, todo esto era por las palabras de Regis. Podría ser sólo un capricho en su corazón.

 

Arrojando el cuerpo en el que confiaba tanto, se sintió culpable hacia ella.

 

“¿Cómo está la condición de tu cuerpo?”

“... Estoy casi bien.”

“Ara, qué lástima.”

“¿Eh?”

“Estaba monopolizando la cara durmiente de Sir Regis.”

“¿¡Qué... qué!? ¿¡Qué estás diciendo...!?”

“Fufufu... Pero es mejor hablar con Sir Regis que está despierto, voy a traer algo para comer más tarde, por favor descansa un poco más”.

“Así es, ya que estoy así, debo priorizar la recuperación de mi cuerpo.”

“Sí.”

 

Regis tomó un poco de agua de Clarisse para mojarse la garganta.

Parecía absorto como arena seca, haciendo que Regis se diera cuenta de lo mucho que necesitaba esto. Podría ser porque estaba tosiendo antes, tenía la garganta dolorida.

Clarisse se llevó el candelero, que era la única fuente de luz en la habitación.

 

“Por favor, descansa bien hasta mañana.”

“Realmente... ¿Soy así de poco fiable?”

“Fufufu..., confío en que Sir Regis leerá libros cuando tenga energías”.

“Uf... Erm.”

 

Culpable como acusado.

Si hubiera luz de luna, él leería incluso sin una luz de la vela.

En la débil luz carmesí, Clarisse miró a Regis con una expresión de preocupación.

 

“... Sir Regis... Por favor no muera.”

“Ah… sí...”

 

---------

 

Por fin llegó el fatídico día.

3.000 soldados se formaron en la plaza de desfile del Fuerte Sierck.

2000 de ellos estarían participando en la campaña, los otros 1000 se quedarían para sostener el fuerte.

Ellos formaron una alianza con la nación más influyente entre los bárbaros, Bargainheim, por lo que su objetivo no era otro que la Federación Germana.

En otras palabras, no debería haber ninguna razón para que dejaran tantas tropas en defensa...

 

Regis no había descubierto las verdaderas intenciones del segundo príncipe Latreille. Si el objetivo era simplemente debilitar el regimiento, el Fuerte Sierck debería estar a salvo.

Pero si estaba planeando la caída de Altina, o ir tras su vida, la línea de tiempo para el ataque podría haber sido filtrada al enemigo.

 

El enemigo podría incluso hacer una carrera hacia el Fuerte Sierck después de que procedieran con su campaña. El regimiento sería acabado si su base fuera tomara.

 

Podía haber la posibilidad de que el grupo de la campaña fuera atacado por detrás también.

Los mil hombres que quedaron también actuarían como fuerzas de reserva si la fuerza principal se encontraba en una situación desesperada.

 

Según los registros, 2000 hombres eran la menor fuerza de expedición enviada para atacar el Fuerte Volks. Los carros podrían transportar 30 cañones, pero eso era sólo en el mismo nivel que la 4 ª expedición.

 

La plaza de desfile estaba llena del olor de los caballos que tiraban de los carros de las provisiones.

Evrard y Eric se acercaron a Regis, quien observaba la formación de los soldados desde un rincón.

Ambos estaban armados con una alabarda y una espada, respectivamente. Parados uno al lado del otro, parecían totalmente diferentes.

 

“¡El día finalmente ha llegado!”

“Gracias por su arduo trabajo, Sr Regis.”

“... Arduo trabajo... Sí, finalmente es el tiempo.”

“¿Te sientes mejor?”

“Sí, me he recuperado completamente.”

“Pero todavía pareces cansado.”

“Jajaja...”

 

Evrard golpeó su pecho.

 

“¡Déjame la defensa! ¡Esperaré buenas noticias!”

“Muy bien, estamos contando contigo.”

 

La defensa del Fuerte Sierck se dejó en el brazo derecho de Jerome.

 

Si no hubiera nadie con capacidad de mando en el fuerte, las tropas podrían rendirse por su cuenta en caso de ataques enemigos. Comparado con los números en el fuerte, el que tomará el mando era lo más importante.

 

Regis planeaba dejar que Eric se quedara también, pero Eric insistió en proteger a Regis, así que Regis tuvo que dejarlo unirse al grupo de expedición.

 

La mano izquierda de Altina seguía herida, así que era genial que la fuerza principal tuviera un caballero confiable.

 

Los 2 volvieron a la formación. Jerome vino después.

 

“Hey Regis.”

“¿Qué sucede?”

“Quiero preguntarte algo.”

 

Jerome miró a su izquierda y derecha.

Este lugar estaba a cierta distancia de las tropas y nadie estaba cerca de ellos.

 

“Haré mi mejor esfuerzo para responder...”

“¿Cómo te diriges a la princesa?”

 “¿Eh? Sólo...’Su Alteza’.”

“¿Y qué pasa con Altina?”

“... ¿¡Huh!?”

 

Regis se quedó petrificado.

¿Cuándo escuchó eso? Jerome entrecerró los ojos.

 

“Así que no escuché mal, así que en realidad eres un gran noble, yo siempre pensé que eras demasiado conocedor para ser un plebeyo”.

“Por favor, no te burles de mí, hasta mi bisabuelo era un plebeyo, y le debo a la academia militar las facturas de mi matricula.”

“¿No terminaste de pagar eso?”

“Lo habría pagado si hubiera estado en el regimiento del Marqués Thénezay durante 3 años...”

“Hmmp, ¿entonces por qué un tipo como tú puede dirigirse a la princesa por su apodo?”

“Yo también quiero saber.”

“Tú también eres cercano a la sirvienta.”

“Erm... Realmente no, a Miss Clarisse sólo le gusta jugar conmigo...”

 

La expresión de Jerome empeoró.

 

“Me refiero a Elin.”

“¿¡Eh!?”

“¿Creías que me estaba refiriendo a la sirvienta de la princesa? ¿Los libros te dicen cómo conquistar mujeres también?”

“Hahaha... Imposible. Elin es una mujer apasionada de trabajar para Sir Jerome. No tengo suerte con las mujeres.”

 

Jerome miró a Regis como si fuera un idiota.

 

“... Olvídate de las sirvientas... ¿Tu relación con la princesa es la misma?”

“Sólo somos un comandante y estratega, por su personalidad, me permitió dirigirme a ella por su apodo por capricho”.

“Eso está bien, entonces.”

 

Regis se sintió incómodo.

 

“¿Podría ser... Sir Jerome tú... hacia Altina...?”

“Incluso si es el estratega, que un miembro de la realeza tenga un escándalo con un plebeyo afectaría a la moral. No causes problemas debido a tonterías así, basura.”

“Eso es, eso es cierto...”

 

Un escándalo como éste sería un obstáculo en su camino. Necesitaba tener cuidado con sus interacciones con ella. Y la propia Altina apareció frente a la formación.

Su capa aún cubría su lado izquierdo. Como se trataba de una campaña, llevaba una armadura sobre su vestido.

Se puso de pie en el podio.

Los soldados se mantuvieron atentos esperando su discurso.

 

“Todo el mundo ~ ¿¡Cómo se sienten ~!?

“¡¡Warrgghhh ~~!!”

 

En respuesta a la voz clara de Altina, las tropas gritaron en respuesta. Era tan fuerte que parecía un terremoto.

El rostro de Jerome era amargo.

 

“Qué es esto 'todo el mundo, ¿cómo se sienten? ', ¿esto es una excursión?”

 

Pero lo dijo suavemente para que los soldados no oyeran.

Regis se encogió de hombros.

 

“Ese es el estilo de Altina... ¿Qué sueles decir, Sir Jerome?”

“Algo como... ‘¿Están listos? ¡Matemos al enemigo, o moriremos en el intento!’”

“... Un discurso bastante crudo.”

 

Altina gritó en voz alta una vez más.

 

“¡Ahora vamos a atacar el Fuerte Volks! ¡Deben haber escuchado la razón de esto también!”

“Si no tomamos el fuerte, seremos tratados como traidores. ¡Pero siento que es una razón demasiado extraña para luchar!”

 

Jerome entrecerró los ojos y dijo.

 

“Hey... ¿Qué está diciendo? ¿Fue tu idea?”

“Mi propuesta original era: ‘Para traer paz duradera a las fronteras, vamos a atacar el Fuerte Volks. Los planes son buenos, por favor, préstenme su fuerza’. Algo con esa sensación...”

“Qué aburrido”

“Pero es adecuado ¿cierto?”

 

Altina continuó su discurso.

 

“¡No quiero luchar sola por mí misma, sino por todo el mundo! ¡Los que tienen familia deben pensar en ellos! ¡Sus amantes! ¡Amigos! ¡Y miren a todos a su alrededor! ¡Sus camaradas están a su lado!”

 

Las tropas miraron a sus lados. Sus camaradas.

Para los soldados, los otros eran sus hermanos de batalla.

 

“¡Estamos luchando por nuestros camaradas! ¡Nuestra victoria es para la gente que es importante para nosotros! ¡No lo olviden!”

 

Altina sacó un paño desde la capa que le ocultaba el lado izquierdo de su cuerpo. Era un paño verde.

Regis le enseñó que el verde era el color de los plebeyos.

 

“¡Quiero proteger a los ciudadanos! ¡Nunca olvidaré eso no importa a qué batallas me enfrente! ¡Espero que todos hagan lo mismo!”

 

Los soldados comenzaron a hacerse ruidosos. Jerome dijo con desdén:

 

“¿Es una idiota? Luchas por ti mismo, eso es un derecho ¿¡cierto!?”

“... Estoy de acuerdo con ella... Pero no esperaba que ella dijera esto aquí.”

“¿No habló de esto contigo?”

“Altina sólo me consultará cuando se sienta perpleja... Pero cuando ella siente que tiene razón, lo hará sin importar quién se oponga, ese es el tipo de chica que es”.

“Tch... ¡Te ves muy contento!”

“¿Huh? ¿Así es como me veía…? Esto es malo.”

 

Regis observó a Altina hablando en el podio y entornó los ojos. Su voz estaba en auge.

 

“¡El escudo de los ciudadanos-- Ese es mi estandarte! ¡Voy a luchar con esta bandera volando alto! ¡Espero que todos me presten su fuerza!”

 

Altina gritó con todas sus fuerzas. Las tropas se callaron.

La plaza de desfile estaba desprovista de sonido. Su tensión era alta.

 

Cuanto más tiempo estuvieran en el ejército, más perdidos se sentirían escuchando estas palabras. En el imperio, las guerras fueron instigadas por los señores, y es algo que los soldados luchaban por recompensas.

 

El resultado era que sus salarios apoyaban a sus familias... Pero pocos se dieron cuenta de este punto.

 

Los señores no estaban interesados en por qué los soldados luchaban. Esto era común.

El comandante pidiéndoles que lucharan por los ciudadanos era algo que nunca se imaginarían. Por eso los soldados se perdieron.

 

Un joven soldado alzó el puño al cielo.

 

“¡¡Viva Marie Quatre!!”

 

A cierta distancia, otro soldado levantó su espada.

 

“¡El escudo del ciudadano!”

“¡Por nuestra familia!”

 

Todos expresaron su apoyo al discurso. El ruido surgió desde todos los rincones. Todos estaban de acuerdo.

Las tropas cuyos ojos estaban llenos de ambición y de intención asesina brillaban con otra luz. Era la voluntad de luchar por alguien.

Sus familias de vuelta a casa, sus amantes, amigos. Y sus camaradas a su lado. Las caras de personas importantes para ellos.

Algunos incluso lloraron cuando recordaron a sus parientes lejanos. Evrard y Eric gruñeron en aprobación.

 

Jerome observó en silencio la alegría de los soldados.

 

Regis volvió a sentir admiración por la firme determinación y ambición de Altina. Año 851 del imperio 12 de febrero--

 

300 unidades de caballería, 600 tropas de artillería, 1100 unidades de infantería, un total de 2000 hombres del regimiento fronterizo Beilschmidt salieron del Fuerte Sierck.

Peso: 
0

Haken no Kouki Altina Capítulo 10: La Quinta Campaña Contra el Fuerte Volks




Manual




El comandante del Fuerte Volks había estado asignado aquí durante los últimos doce años.

 

El general Weingartner era ese comandante, un veterano de 55 años de edad.

 

Desde que fue promovido a jefe de Estado Mayor a la edad de 43 años, había comprometido al imperio de Belgaria y las naciones vecinas de Germania en numerosas batallas, logrando la victoria cada vez.

 

Bajo su hábil comando, las bajas fueron mínimas. Se ganó la profunda confianza del duque y los soldados.

 

Su pelo era todo blanco, y parecía de 60 basado en su apariencia. Debido a su atención a los detalles, se levantaba cada mañana al mismo tiempo, tomaba el mismo desayuno, hacía la misma inspección, y entrenaba de la misma manera. Se sabía que el tiempo para estas acciones era más preciso que un reloj.

 

Se levantó 15 minutos temprano un día, haciendo que las sirvientas entraran en pánico cuando pensaban que se habían quedado dormidas y el chef pidiendo disculpas por llegar tarde.

 

A partir de ese día, Weingartner sólo saldría de la cama cuando las manecillas del reloj golpearan las 5 am, incluso cuando se despertará antes.

 

Pero su rutina diaria fue cambiada por un informe.

 

“¡El ejército imperial está atacando desde el sur!”

 

El Fuerte Volks estaba lleno de tensión y entusiasmo.

 

Muchos de los soldados se jactaban y eran arrogantes debido a la sólida historia del Fuerte, pero la fuerza del imperio Belgaro era famosa.

 

Si reunía a sus tropas de los diversos frentes de batalla, superarían las 100.000 unidades fácilmente.

 

Los informes preliminares indicaron 2000 tropas enemigas, pero a partir de experiencias pasadas, nadie en el cuartel general de comando pensó que esta sería toda la fuerza.

 

La bandera del ducado de Varden colgaba desde la pared blanca y llana, en una habitación sencilla con una sola larga mesa negra.

 

En esta sala de conferencias de batalla, Weingartner y sus 7 empleados sostuvieron una reunión.

 

El nuevo jefe de personal leyó de nuevo el informe.

 

“-- Probablemente veremos al ejército imperial mañana.”

 

El joven general se levantó y dijo:

 

“¡Nuestro Fuerte Volks es invencible! ¡Los enviaremos volando a casa!”

“¡Así es!”

“¡No importa cuántos miles de soldados pueda enviar el Imperio, no darán un solo paso en nuestro Fuerte Volks!”

 

Todo el mundo estaba de buen humor también.

 

Pero Weingartner cruzó los brazos en silencio. Simplemente escuchó a su personal conversando. Después de un rato, habló:

 

“No hubo informes de que el ejército imperial reuniera sus fuerzas, tampoco recibimos información de inteligencia sobre una reforma masiva en el Fuerte Sierck... Desde la escala del Fuerte, es imposible levantar un ejército de más de 10.000 en números. Desde cómo se ven las cosas, debe haber algunos problemas en el imperio. Probablemente algo que ver con la realeza y los nobles... No podemos ser descuidados... Pero no hay necesidad de entrar en pánico.”

 

Así que así fue. Los miembros del personal asintieron de acuerdo.

 

Se sentían incómodos porque una nación fuerte atacaba, haciéndoles lanzar palabras agitadas. Pero el viejo general los tranquilizó con su discurso.

 

El jefe de gabinete preguntó.

 

“Comandante, ¿qué debemos hacer?”

“Primero, necesitamos inteligencia precisa de nuestro oponente.”

“Entendido, enviaré un equipo de reconocimiento y obtendremos una imagen más clara en una hora.”

“Lo dejo en tus manos.”

 

El jefe de gabinete dio instrucciones a su subordinado que estaba detrás de él. Los otros miembros del personal expresaron sus puntos de vista.

 

“Realizar la inspección de los cañones que estaba programada para la próxima semana que sea ahora.”

“Está bien.”

“Prepararé a los hombres para la batalla.”

“Comprobaré las paredes.”

 

Con sus roles asignados, el personal realizó su tarea.

 

Cuando los miembros comenzaron a tomar medidas, Weingartner preguntó a uno de los empleados:

 

“¿Qué pasó con la unidad de caballería que salió hace unos días?”

“... Todavía no hay noticias, probablemente fueron atacados por los salvajes, enviamos un grupo de 500 hombres para buscarlos dos veces, pero no pudimos localizar sus cuerpos”.

“Es así... Es lamentable, enviaremos a sus familias nuestras condolencias junto con la notificación de la muerte y el pago de la compensación.”

“¡Sí señor!”

 

El personal se paró en atención y saludó.

 

Giró sobre sus talones para girar a la derecha y salió corriendo de la sala de conferencias.

 

Weingartner se quedó solo.

 

“...”

 

Las noticias del general Jerome que perdió el duelo a finales del año pasado y la 4ta princesa ganando el comando habían alcanzado sus oídos.

 

El caballero negro podría ser duro, pero seguía siendo el margrave de la nación, no había forma de que apuntara su espada a la realeza. Las cosas tenían sentido cuando lo pensaba así.

 

Lo siguiente sería esta campaña.

¿Las ambiciones de la joven e ingenua princesa conducían esto?

¿O era otra cosa?

No importa la razón, él no pensó que esta campaña estuviera mejor preparada que cualquier ataque anterior que enfrentó.

 

Weingartner se levantó de su asiento y fue al comedor como de costumbre. Los chefs sirvieron su comida como siempre.

 

--A la tarde siguiente--

 

El jefe de personal encargado del reconocimiento cargó en la sala de conferencias.

 

“¡El ejército imperial está aquí!”

“Eso es más lento de lo esperado.”

“Eso es porque colocaron cañones en el bosque...”

 

Una explosión estalló en este mismo momento.

Weingartner frunció el ceño.

 

Salió desde la sala de conferencias, pasando por la caverna como un pasillo. Llegó a la cubierta de observación haciendo excavaciones a través de las paredes exteriores.

 

Observó a través de la grieta de las rocas y examinó las llanuras al sur del fuerte. Era un bosque que se había marchitado en el invierno.

Porque se utilizaba para el entrenamiento militar, ahora era una tierra estéril con casi ningún verdor.

 

El ejército imperial podía verse justo fuera del bosque.

Estaba a 42Ar (3 km) lejos de las paredes exteriores del fuerte.

Los cañones del Fuerte Volks eran la última versión comprada de High Britannia. Con la ventaja de estar en terrenos más altos, su rango era mucho más.

Pero, aun así, ese lugar estaba fuera de alcance.

 

Según informes de exploración, el ejército imperial parecía haber preparado cañones de tamaño mediano.

Se dijo que el rango era 28Ar (2km). Ambas partes no podían golpearse entre sí desde este rango.

 

“Los bastardos del imperio... ¿Qué están pensando, poniendo sus cañones a tal distancia?”

 

Dispararon otra ronda.

 

El humo blanco salió de los cañones, y una explosión pudo ser oída poco después.

 

“¿Fallaron?”

 

Ninguno de los empleados podía responder a esta pregunta. Los otros cañones también emitían humo blanco.

Las explosiones revivieron una vez más.

La explosión estaba bastante lejos del fuerte. Weingartner frunció el ceño.

 

“¿El grupo de reconocimiento vio algo más? ¿Sólo caballería, infantería y cañones?”

“Sí. Había enormes cantidades de alimentos y suministros también.”

“¿Suministros?”

“Confirmamos una gran cantidad de cajas y grandes tiendas”

“¿Están planeando una larga campaña?”

“¡Eso parece ser así!”

 

El personal se sentía incómodo ante las insondables acciones del ejército imperial.

Weingartner cayó en un profundo pensamiento.

 

“... Con sus cañones, es difícil acercarse a ellos. Aumenten a los hombres en la plataforma de observación; desconfíen de las redadas nocturnas”.

“¡Sí señor!”

“También, envíen a los exploradores al Fuerte Sierck periódicamente, ya que podrían estar planeando que el equipo de avance se detenga por un tiempo mientras planifican un reforzamiento masivo”.

“¡Así, así que eso es así!”

 

Lo desconocido era aterrador.

 

Con el extraño movimiento del ejército imperial, la posibilidad planteada por Weingartner fue tomada como la única respuesta.

 

Establecer una base justa ante el fuerte, mientras reunían su fuerza allí. Estaban seguros de que era una estrategia que el formidable imperio adoptaría.

 

Por otro lado, esto significaba que estaban pensando optimistamente que el ‘Fuerte Volks no caerá a menos que los oponentes envíen un ejército increíblemente enorme.’

 

“Si el imperio está planeando un gran refuerzo, tenemos que derrotar al grupo de avance antes de que se unan con la fuerza principal. Podría haber una necesidad de salir del fuerte para la batalla, hacer los preparativos”.

“¡Sí señor!”

 

El personal cerró los pies en la atención y saludó en respuesta a la orden de Weingartner.

Ese fue el primer día.

 

 

El tercer día de la batalla,

Los cañones dispararon sin parar durante toda la noche y el día.

No podían golpear sus blancos, pero las explosiones todavía se podían oír. La tierra también temblaba.

Las caras del personal parecían frágiles.

 

“Algunas de las tropas informaron de insomnio y sensación de malestar y también temían que los temblores pudieran causar el colapso de las minas.”

 

Weingartner sacudió la cabeza y dijo:

 

“Qué tonterías, las minas fueron excavadas por dinamita en el pasado, las cuevas no se derrumbarían con esta cantidad de choque... Y las paredes fueron golpeadas por cañones en batallas anteriores. Cómo disparos de cañón como estos podrían incluso golpearnos causando que se derrumbaran. Ciérrenle la boca a los que dicen semejantes tonterías. Si quieren protestar, láncenlos a las mazmorras”.

“¡Sí señor!”

 

El personal que mantuvo esa opinión permaneció en silencio. Un personal diferente se puso de pie.

 

“Los exploradores han regresado del Fuerte Sierck. Sin embargo, no hay señales de refuerzos importantes...”

“Continúen el reconocimiento.”

“¡Sí señor!”

“¡Comandante, vamos a atacar! ¡Los opositores son sólo 2000! ¡Tenemos más de 4000 tropas! ¡Definitivamente saldremos vencedores en una batalla llana abierta!”

“... Ellos tienen al caballero negro.”

“¿Qué puede hacer un hombre?”

 

Este joven de sangre caliente era nombrado Zechmeister.

20 años de edad, un joven con cabello castaño rizado. Sus ojos eran negros. Poseía la habilidad que emparejaba su cuerpo fuerte y cara dura.

En una escaramuza con la nación vecina de Beyerberg fue felicitado por el duque. Weingartner entrecerró los ojos.

 

“Tomé parte de la batalla de Erstein... Esa fue una campaña conjunta del reino de St. Prusia, el Reino de Sturmgart y nosotros, el Ducado de Varden. La fuerza total era de 20.000 hombres, con una vanguardia de caballería pesada de 3.000”

“Lo sé, pero...”

“Entonces debes saber que no es alguien con quien jugar, la caballería pesada fue destrozada por el caballero negro Jerome y sus 500 jinetes, y esa campaña terminó en fracaso.”

“¡Pero comandante! ¡Nosotros los caballeros de bronce somos diferentes a la inútil caballería pesada de St. Prussia! ¡Y tenemos las lanzas de plata que nos ha concedido el duque!”

 

El metal recién desarrollado enviado desde High Britannia fue evaluado para ser tan bueno como la plata de hadas.

 

Sólo los miembros de la realeza, los generales y las personas relacionadas con el imperio de Belgaria poseían armas hecha con la plata de las hadas, por lo que aún no había sido probado en su contra. Pero no había duda de que el nuevo metal era mejor que las armas normales.

Zechmeister recibió 100 de estas lanzas que fueron equipadas por sus subordinados.

Incluso Weingartner se preguntaba si los logros del caballero negro eran gracias a su poderosa lanza “Le Cheveu D'une Dame”.

Pero el cauteloso viejo general sacudió la cabeza.

 

“Los cañones del imperio no nos alcanzarán y los muros exteriores estan ilesos, no tiene sentido dejar el fuerte.”

“Eso, eso es...”

“Zechmeister, afila la lanza que te ha concedido el duque. Sería puesta en uso pronto.”

“...”

 

El joven bajó la mirada.

 

‘Es demasiado joven’, pensó Weingartner mientras suspiraba. Los bombardeos continuaron hasta la tercera noche.

 

La mañana del cuarto día--

 

Con el bombardeo constante, incluso Weingartner no podía mantener su rutina de sueño.

 

“Sólo recuéstense y descansen, aunque no puedan dormir” le dijo Weingartner a sus soldados. Así que él todavía se acostó y descansó, aunque no pudo coger un guiño.

 

La puerta fue golpeada fuertemente.

 

“¡Comandante!”

“¿Qué pasó?”

“¡Los caballeros de bronce han salido!”

“!?”

 

Weingartner saltó de la cama. Todavía llevaba su uniforme y sabía que no tendría tiempo de cambiarse en caso de emergencia.

Abrió la puerta sin detenerse y se dirigió directamente a la sala de conferencias para oír el informe.

La mitad del personal se reunió en la plataforma de observación. Y por supuesto, Zechmeister no estaba allí.

 

El jefe de personal señaló a través de las grietas de las rocas.

 

“¡Están chocando ahora!”

“Por qué resultó de esta manera...”

 

Weingartner sólo podía orar, esperando que los caballeros de bronce pudieran derrotar al caballero negro Jerome.

 

La caballería cargó a través del fuego del cañón y sobrevivió los disparos de los mosquetes. Zechmeister condujo a los 500 caballeros de bronce y se acercó al ejército imperial.

 

“¡¡Wargghh--!!”

 

Estaban a unos 10Ar (715m) de los molestos cañones.

 

El caballero negro apareció allí. Sus oponentes eran 300 jinetes. Dijo en belgaro:

 

“Hmmp... me estaba aburriendo. ¡Hagan su mejor esfuerzo para entretenerme, topos del ducado!”

 

Debido a que el Fuerte Volks era originalmente una mina, la palabra topos se usaba para describir a los habitantes de ese fuerte.

 

Zechmeister también lo sabía. Reiteró en Germano:

 

“¡El caballero negro es sólo una lanza oxidada que se baña en su gloria pasada! ¡Te derribare con mi lanza de plata!”

“Un topo saliendo desde su agujero es peor que las ratas.”

“¡Cierra la boca!”

 

Zechmeister espoleó su caballo.

 

El cargó.

Los caballeros de bronce del ducado de Varden y los caballeros conducidos por Jerome se enfrentaron en batalla.

Empujando a su caballo hacia adelante, Zechmeister lanzó su lanza hecha de metal nuevo.

El caballero negro Jerome bloqueó el golpe con su lanza de plata 'Dame's Hair'.

 

“Huh. ¿Esa lanza es buena para su color?”

“¡Detén tus tonterías! ¡Estás en tus límites con sólo defender!”

 

Zechmeister no le dio a su oponente la oportunidad de luchar, atacando consecutivamente.

Jerome podría ser hábil con su lanza, pero el nuevo metal se dice es capaz de competir con la lanza de hadas que podría romper armas normales.

 

‘Tengo la ventaja en términos de capacidad’, juzgó Zechmeister.

 

¡Él tenía la ventaja!

Su enemigo era apenas capaz de mantenerse al día con la defensa.

 

“¡Puedo ganar, puedo derrotar al caballero negro!”

“Kukuku... Esto parece ser un nuevo tipo de lanza, pensé que podría ser algo especial... Pero es difícil juzgar si el usuario está solo a este nivel, la tomaré para más investigaciones”.

“¿¡Qué!?”

“¡Hah!”

 

En respuesta al ataque de empuje de Zechmeister, Jerome se lanzó fuertemente con su lanza.

La lanza de Zechmeister fue desviada violentamente. Casi salió volando de sus manos.

Zechmeister se aferró a su arma, pero mostró una brecha—lo lugares se habían cambiado.

 

“¡¡Haaah!!”

“¿¡Uguoohh--!?”

 

Ataques demasiado rápidos para que los ojos los vieran fueron enviados repetidamente.

Zechmeister sostuvo su respiración mientras esquivaba y bloqueaba con su lanza. Pero un golpe todavía aterrizó en su hombro y cuello.

¿¡Cómo es esto humanamente posible!? Un escalofrío bajó por su espina.

La muerte se acercaba a él.

Cada uno de los ataques de Jerome fue lo suficientemente fuerte como para adormecer las manos de Zechmeister; eran tan rápidos como las balas e imposibles de leer.

Siguió la lanza con los ojos y logró defenderse. El golpe se podía sentir en todo su cuerpo, haciendo que Zechmeister pensara que sus manos iban a romperse.

No pudo encontrar la oportunidad de contrarrestar.

 

“Kukuku... Muy impresionante. ¿Podrías mantener el ritmo si voy más rápido?”

“¡Detén tus mentiras arrogantes!”

 

Jerome debería usar toda su fuerza.

Zechmeister sólo notó cuando sintió un calor que se extendía desde su brazo izquierdo.

 

“Shyaa... ¡Ah...!”

 

La lanza de Jerome le había apuñalado en el brazo.

Zechmeister se esforzó por empujar su lanza, intentando alejar a su enemigo.

 

“Hmmp, escoria inútil. Si no ves al oponente cuando apuntas...”

 

El empuje fue esquivado y Zechmeister no pudo crear ninguna distancia. La lanza en su brazo izquierdo fue tirada hacia atrás y volvió a golpear.

Zechmeister no pudo defenderse.

 

Torció el cuerpo, pero su costado seguía siendo golpeado.

 

“¡Uguuuu--!!”

 

Con el jinete cayendo, el caballo comprendió que había perdido y huyó. Los caballeros de bronce se retiraron también en pánico.

Jerome levantó una mano, impidiendo que sus caballeros persiguieran.

 

“¡Las balas de cañón saldrán volando si nos acercamos más! ¡Retrocedan!”

 

Los caballeros negros se retiraron.

Y el bombardeo que no golpeó comenzó otra vez.

 

Cuando sus caballos regresaron al Fuerte Volks, el cuerpo de Zechmeister ya estaba frío.

Weingartner y el personal recibieron su cuerpo con una expresión de dolor en la puerta principal.

Los caballeros de bronce bajaron con cuidado a Zechmeister de su caballo y lo acostaron en una cama.

El joven que no logró convertirse en un héroe nunca volvería a abrir los ojos.

Weingartner había estado en el campo de batalla antes de que Zechmeister naciera.

Pero todavía no podía acostumbrarse a la muerte. Apretó las sienes y ofreció una silenciosa oración.

 

Algún tiempo después--

 

Weingartner ordenó que el cuerpo fuera enviado a la familia Jenkins con todos los honores.

Miró hacia la puerta principal distraídamente

La puerta estaba cerrada, por lo que no podía ver al ejército imperial.

 

“... El bombardeo cesó.”

 

Murmuró.

 

El jefe de personal inclinó la cabeza.

 

“¿Finalmente agotaron sus municiones?”

“No, debería comenzar de nuevo en breve, comenzaron a disparar inmediatamente desde el principio, sólo se detuvieron ahora, probablemente es un momento de silencio para los muertos”.

“¿¡Eh!? No, eso... De hecho...”

 

Cuando un general caía en batalla y el caballo volvía llevando el cuerpo, era normal ofrecer oraciones basándose en la religión.

Pero, ¿cómo podrían los belgas conocer tan bien a sus enemigos con la puerta cerrada?

 

“Por lo que sé de Jerome, él no está interesado en tales asuntos. Podrían ser las instrucciones del nuevo comandante, la 4ta princesa Marie Quatre...”

“Parece como algo que los miembros de la realeza a quienes les gustan las grandes ceremonias harían”.

“Pensé que era absurdo para una niña de 14 años ser un comandante... Pero podría ser mejor en la guerra de lo esperado, pero en ese caso... ¿Cuál es la razón detrás del bombardeo que no nos alcanza?”

“¿Entonces es una estratagema para que nosotros salgamos corriendo impacientemente como Zechmeister?”

“Eso podría ser así: Prohíban que todas las unidades ataquen sin órdenes, transmitan esta orden a todos”.

“¡Sí señor!”

 

El jefe de personal respondió con un saludo.

 

El séptimo día de la batalla.

El jefe de personal informó al mediodía.

 

“Los refuerzos de la capital llegarán mañana por la mañana, y entonces seremos capaces de repeler a los enemigos”.

“Hmm.”

 

Mover las tropas de la capital al fuerte sólo tomaría 2 días, habían pasado varios días desde que estos enemigos aparecieron. Weingartner pensó que la capital estaba tomando las cosas con demasiada ligereza.

 

“No ha habido víctimas, pero muchos de los hombres se quejaron de que no podían dormir a causa de los cañones, hay una línea delante de la enfermería ahora mismo”.

 

Por favor, haz lo que puedas con esto.

 

“Sí. Recientemente, los soldados tuvieron la ilusión de oír sonidos además de un fuego de cañón”.

“¿Siguen oyendo cosas?”

 

El jefe de personal asintió.

Weingartner inclinó la cabeza hacia un lado y dijo:

 

“Yo no sentí nada en absoluto... ¿Muchos de los hombres tienen este problema?”

“Varias de las tropas que residían en el primer nivel parecían estar escuchando cosas, tal vez el impacto del bombardeo es demasiado fuerte”.

“Al hacer mis rondas, sentía que los niveles más altos estaban temblando más fuerte.”

 

Algo se sentía fuera de lugar.

Una fuerza demasiado pequeña para atacar un fuerte.

Y la falta de intención de sus enemigos en reforzar sus fuerzas.

El fuego de cañón ininterrumpido que no podía alcanzar su objetivo. Alimentos y cajas con propósito desconocido. Carpas grandes.

Los jinetes que desaparecieron en el bosque de los bárbaros podrían estar conectados a esto.

Y los hombres del primer piso oyendo cosas al lado del fuego de los cañones. Sonar.

Weingartner miró a sus pies.

 

“... Podría ser...”

“¿Qué pasa?”

“Encargado del personal, reúne a los hombres. El piso del arsenal...”

 

Un fuerte temblor sacudió al Fuerte Volks.

Varios de los empleados no podían pararse y cayeron sobre sus rodillas. Weingartner cargó fuera.

 

“¡Reúnan a los hombres, desde abajo, el enemigo va a entrar por el arsenal!”

“¡General!”

 

Ninguno de los empleados comprendió estas palabras inmediatamente.

 

Desde la sala de conferencias situada a una altura de 100Co (44m), Weingartner bajó por las numerosas laderas y escaleras.

 

A lo largo del camino, su visión estaba oscurecida por el humo blanco. Olía a humo.

Había sonidos de espadas chocando. Un soldado gritó:

 

“¡Es el enemigo!”

 

Weingartner se dio cuenta de que el Fuerte Volks había sido invadido por el ejército imperial.

 

Vinieron desde debajo del suelo.

 

 

2 horas antes de la infiltración--

 

En una llanura cerca del bosque. Rocas de varios tamaños estaban esparcidas alrededor de sus pies. El suelo parecía seco, duro e incultivable.

 

Usando una de las rocas como mesa, Regis extendió su mapa. El jefe del equipo de trabajo se agachó junto a él.

 

“Finalmente lo logramos, Sr. estratega.”

“¿Así que está hecho?”

“Si buscáramos la puerta principal, habríamos terminado anoche...”

“No se puede evitar, llegar a la puerta principal aumentará las bajas, ya que no podemos lograr una victoria decisiva... Si se enteran del túnel y lo atacaran con cañones, los túneles apresuradamente construidos podrían colapsar...”

“Sí, pero el suelo es duro por aquí, así que la preocupación no es que el túnel se derrumbe, sino que se hunda... Lo siento, tardó 3 días más de lo planeado.”

“Hay demasiadas rocas.”

 

Ellos encontraron rocas lo suficientemente duras como para deformar palas mientras cavaban el túnel. Una pequeña cantidad de explosivos fueron introducidos en las grietas des las rocas para hacerla explotar en tales casos.

Y también hicieron pilotes para construir pilares para fortalecer el túnel. Todas estas obras de construcción eran ruidosas.

Regis disparó los cañones sin parar para usar las explosiones de cañón como cubierta para las obras de construcción.

En una nota lateral, las herramientas de esta era podrían excavar alrededor de 40Pa (296 cm) en 30 minutos.

Profesionales fueron contratados para la tarea, y fueron fomentados en turnos, trabajando todas las horas del día.

Las cajas disfrazadas de comida eran en realidad herramientas utilizadas para la construcción de túneles, ya que no planeaban una larga campaña desde el principio.

La tierra excavada estaba oculta en tiendas gigantes, y luego dispuesta más lejos en la noche.

 

“Y finalmente, vamos a explotar su piso con dinamita. Un pozo será excavado justo debajo de él para que la tierra colapsada no obstruya el túnel.”

“De acuerdo con los planos, volar el piso del arsenal estaría bien... Pero su almacén de municiones parece estar en una habitación más abajo”.

“Eso significa que el almacén de municiones está justo al lado.”

“No quiero imaginar eso... Pero cualquier error en la medición hará que toda la Fuerza y las 4000 personas que haya en el lugar se incendien... El equipo de trabajo y el equipo de infiltración serán atrapados en la explosión también.”

“Las habilidades de medición del imperio son las mejores del mundo. Por favor, confíe en nosotros, Sr. Estratega.”

“Sí... lo dejo en tus manos.”

 

Ellos obtuvieron la misma información de los prisioneros de los caballeros de bronce; la ubicación del almacén de municiones permaneció igual.

Pero siempre había excepciones.

Cuando el líder del equipo de trabajo se centraba en su tarea, Regis miró fijamente la impresión azul.

Se oían pasos que se acercaban.

 

“Cogerás un resfriado de nuevo ¿sabes?”

“... Ah, Altina.”

“El túnel parece estar casi hecho.”

“¿¡Eh!? ¿Cómo lo has averiguado?”

 

Regis se puso tenso.

¿Filtro las noticias por su descuido? Altina se acercó.

Ella le pellizcó las mejillas y dijo:

 

“Porque estás haciendo una cara de miedo.”

“Ugh...”

“No hagas una expresión como si fueras a morir. ¿No van las cosas bien?”

“Siii”.

 

Lanzó las mejillas de Regis. Aún le picaba.

 

“¿Vamos a ganar si entramos en su arsenal?”

“... Creo que sí, un soldado bien preparado y con armadura completa el primer día sólo llevaría una espada antes del séptimo día.”

 

Es verdad, es difícil andar en el día en armadura completa.

 

“Probablemente están más bien... privados del sueño...”

“Es lo mismo aquí, solo estamos mejor gracias a nuestros tapones para los oídos”.

“Sí.”

 

Debido a que estarían realizando bombardeos de artillería durante la noche, el imperio había preparado un conjunto de tapones para los oídos para todos.

Para evitar el ataque furtivo del enemigo, se les había perforado cómo transmitir mensajes a todos en una emergencia.

 

“Si suprimimos el arsenal, el enemigo no tendrá acceso a sus armaduras y picas... No podemos usar nuestras picas en las minas también, pero tenemos la ventaja con nuestros escudos y armaduras. Más importante, el enemigo sin duda estará en desorden.”

“Ni siquiera sabrán por qué está allí el ejército imperial.”

“Ah... El siguiente paso es... dividir en el equipo que contenga al enemigo de vuelta, el equipo para suprimir la puerta principal y el equipo para tomar los cañones.”

 

Después de arrebatar el control de los cañones y la puerta principal, el ejército imperial podía cargar directamente.

 

“Pero tienen la ventaja en números ¿cierto?”

“Es cierto, pero teniendo en cuenta la preparación y la moral, nos las arreglaremos de alguna manera.”

“¿Vamos a dejar solo al general enemigo?”

“... Un comandante fuerte sin sus tropas y cañones no importa.”

“Cierto.”

“Si ganamos el control de los cañones, será la victoria del imperio... justo aquí...”

 

Regis señaló con el dedo y dijo:

 

“... Si tenemos éxito en nuestro ataque, vamos a levantar la bandera.”

“¿Y ganaremos?”

“Sí, si el resto de nuestras unidades se mueven, se acabaría.”

“¿Si no podemos levantar la bandera?”

“Entonces la misión sería un fracaso... Nos retiraríamos... Y espero que las cosas se arreglen con sólo mi corte marcial...”

“Hmmm... Entonces tengo que unirme a la primera ola.”

“¿Huh?”

“Controlar los cañones es el paso más importante ¿correcto?”

“Eso es cierto, pero...”

“¡Entonces tengo que ir!”

“No seas tonta Altina... estás...”

“¿Vas a decir que soy una chica o un niño ahora?”

“¿No estás herida?”

“Hmmp, puedo ir si no estoy herida ¿cierto?”

“... Ah, eso es cierto. Debido a la limitación de espacio en el túnel, el equipo de infiltración sería limitado en números. Los que no pueden luchar no pueden estar en el grupo... Sir Jerome se encargaría de los esfuerzos de incursión, Altina, tienes que quedarte aquí y cargar con la caballería cuando la bandera se eleve.”

 

Las lesiones eran sólo una excusa.

Regis simplemente no quería que ella asumiera el papel más peligroso.

Es admirable que los comandantes quieran liderar desde el frente, pero eso dependería del plan de batalla. El equipo de infiltración se aislaría si el plan fallara. También podrían ser enterrados vivos o explotados a pedazos junto con el Fuerte.

 

“Si, entiendo.”

“Me alegro de que seas tan comprensiva...”

“¡Entiendo que no habrá ningún problema si no estoy lastimada!”

 

Altina usó su mano izquierda que debería estar herida para agarrar una roca cerca de sus pies.

 

Era del tamaño de una cabeza humana. Phew ~, ella reguló su respiración.

 

“¡¡Haaaahhh ~!!

 

Parecía estar levantándose.

Los soldados cercanos se reunieron para ver de qué se trataba la conmoción. Regis miró de cerca.

 

“¡¡Haahhhhhahhh ~!!”

 

Altina gritó en voz alta.

A cierta distancia, los cañones del imperio continuaron disparando, emitiendo una tierra sacudiendo un sonido explosivo.

Al mismo tiempo-- La roca se rompió.

La roca en la mano izquierda de Altina se desintegró en pedazos. Ya no se trataba de lesiones, sino de algo chocante que parecía estar más allá de las capacidades de los humanos.

 

“¡¡Estupendo!!”

 

Altina apretó el puño izquierdo felizmente.

Las tropas que estaban observando aplaudían. Probablemente pensaron que era algún tipo de actuación.

Regis se quedó sin habla. Altina lo miró alegremente.

 

“No estoy herida ¿¡cierto!?”

“¡Eso es demasiado imprudente!”

“Estoy curada.”

“Eso es un mes y medio más temprano de lo que dijo la doctora ¿¡no!? Pero, pero... que la Princesa asuma el mando y ataque a través de los túneles...”

“¿Qué, entonces lo que dijiste antes era una mentira?”

“Ugh... Eso no es...”

“¡Está bien, está decidido! ¡Dejarme fuera hasta que termine la batalla es demasiado malo!”

“... Tú eres la que está siendo mala, mi úlcera estomacal me está matando.”

“Cuida tu salud ¿de acuerdo?”

“Deberías ser la que haga eso... Bueno, también me uniré al grupo de infiltración”

“¿Hmmm? ¿Regis también va a luchar?”

“Luchar es imposible... Voy a coordinar la escena... Sería más fácil lidiar con las cosas si hay problemas y aumentar la tasa de éxito... Así que espero que Altina pueda quedarse a mi lado”.

“¿¡Eh!?”

 

Su rostro se puso rojo.

 

“Voy a ir con las ideas, tú darás las órdenes, así es como un comandante debe actuar

¿cierto?”

“Eso, eso es verdad.”

“¿Lo entiendes?”

“Sí.”

 

Altina asintió con la cabeza.

Regis soltó un suspiro de alivio. Era imposible excluirla del equipo de infiltración, pero...

 

“Genial... Entonces seremos el grupo 4.”

“¿Huh?”

“El grupo 1 se enfrentará a las tropas enemigas, el grupo 2 tomará los cañones, el grupo 3 capturará la puerta principal y el grupo 4 proporcionará ayuda si cualesquiera de los otros equipos se enfrentan a problemas, todos ellos son importantes, ¿No serás nada infeliz con eso ¿cierto?” (Nt¡ Deja de ser tan cagón!!!)

“¡Quiero levantar la bandera! ¡¡El grupo 2 es definitivamente mejor!!”

“... ¿Ahhh? ¿No estás cumpliendo tu promesa? ¿No dijiste que te quedarás a mi lado?”

“¿¡Ugh!?”

 

Las lágrimas brotaron en los ojos de Altina. Regis se encogió.

Se frotó los ojos y corrió como si estuviera huyendo.

 

“¡Waahh! ¡¡Regis me engañó ~~!!”

“¿¡Espera...!?”

 

No podía negarlo, pero las miradas de su entorno picaban. ¿¡Qué pasaría si rumores extraños comenzaran a propagarse!?

Al igual que Regis, que se quedó solo y se preguntaba qué hacer, el líder del equipo de trabajo se acercó.

 

“Erm~ ¿Sr. estratega?”

“Ugh... ¿¡Hay algún problema!?”

“No, sólo que los pedazos de esa roca, ¿puedes dármelos?”

“¿La roca destrozada por la princesa?”

“¿Por qué?”

“¡Para usarla como un amuleto! ¡Que una princesa tan hermosa aplaste el mineral de hierro con sus manos desnudas es demasiado asombroso! ¡Definitivamente daría bendiciones en rocas rompiéndose!”

“Ah, huh...”

 

Una nueva y extraña religión fue creada, pensó Regis con un dolor de cabeza. Todos en el túnel contenían el aliento.

 

Altina estaba haciendo pucheros al principio, su frente comenzó a sudar y ella tenía una expresión seria en el silencio antes de la infiltración.

 

Este viaje no tendría sentido si no me uniera -- dijo Eric y tomó parte también. Los soldados estaban alineados en una formación de filas en el túnel.

 

La antorcha sostenida por el soldado principal era la única fuente de luz, era muy oscuro. Todo el mundo contenía el aliento para mantener el ruido al mínimo antes de la infiltración.

 

Con 30 miembros en cada equipo, incluyendo las reservas en el grupo 6, había 180 miembros en el grupo de infiltración.

 

El líder del equipo de trabajo encendió la mecha. El fuego viajó por la mecha, hacia el techo.

 

Los soldados cubrieron sus oídos y cerraron sus bocas, preparándose para el impacto. Regis, Altina y Eric hicieron lo mismo.

Hubo una explosión y el suelo cayó al mismo tiempo.

Una gran cantidad de tierra cayó desde el techo. Regis estaba preocupado por la posibilidad de ser enterrado vivo... Pero afortunadamente, sólo quedo cubierto de polvo y arena.

 

La orden “¡¡Ataquen!!” se escuchó desde el frente. Altina a su lado gritó “¡¡Ataquen~!!” ruidosamente.

Las mediciones de Belgaria eran dignas de elogio. No podían hacer la medición libremente en terrenos enemigos y tuvieron que depender de una vieja impresión, pero la brecha todavía estaba situada justo ante el arsenal.

 

Aunque el plan era ir directamente al arsenal. El grupo 1 salió del agujero.

 

Ese fue el primer caso en la historia de soldados Belgaros entrando en el Fuerte Volks.

Bajo la capa de humo negro y polvillo, el ejército imperial formaba filas con lanzas cortas.

 

“¡Muévanse! ¡Muévanse!”

“¿¡Que está pasando!?”

“¡¡Hahhh ~~!!”

“¿¡Wahhh!?”

 

El soldado que fue traspasado en el pecho murió instantáneamente. No esperaba que fuera un ataque enemigo y pensó que era el túnel colapsando. Tenía una pala en vez de una espada en la mano.

 

Con su camarada muerto, el otro soldado gritó:

 

“¡Es el enemigo!”

 

Ese soldado fue silenciado por la lanza imperial también.

 

Justo después de la salida del grupo 1, el grupo 2 se dirigió a las escaleras. El grupo 3 se dirigió hacia la puerta principal.

Regis y Altina estaban en el grupo 4 justo detrás de ellos.

 

“¡Hah!”

 

Respiró hondo después de salir del agujero.

 

Ella debería estar teniendo un tiempo más fácil que los soldados con armadura completa y escudos, pero debido a su espada gigante, ella tuvo un tiempo difícil escalando la escalera de cuerda.

 

La espada era tan larga como una lanza corta, por lo que podría ser utilizada en el túnel confinado. Es por eso que Altina llevó la gigante de doble filo 'Grand Tonnerre Quatre' con ella.

 

El tesoro nacional del imperio que se le otorgó cuando fue nombrada comandante del Fuerte Sierck.

 

Una de las 7 espadas del 'Emperador de Llamas'.

 

Debido a que tenía heridas, el plan era usarla como una decoración simbólica, pero...

La moral de las tropas se elevó al cielo.

Finalmente, Regis, con las manos vacías, escaló la escalera de cuerda más lentamente. Mientras subía lentamente, Eric, quien entró antes que él, le ofreció una mano.

 

“¡Voy a tirar!”

“Ah…”

 

Sintió su cuerpo flotando. Regis se levantó.

 

“¿Está bien, Sr. Regis?”

“... Gra... Gracias.”

“Por favor mantenga la cabeza baja.”

“Sí.”

“Mu ~~~”

 

Altina hizo una mueca.

 

Éste era el pasadizo principal del Fuerte Volks, así que era bastante ancho para que las picas fueran utilizadas. Había señales de pistas, por lo que los carros eran probablemente utilizados aquí también.

Las paredes eran de piedra sin ventanas.

El pasillo estaba iluminado por las velas, pero la mayor parte de ellas fueron sopladas por el viento de la explosión.

El grupo de infiltración lo sabía y traía antorchas con ellos. Altina se inclinó.

 

“Regis, ¿qué debemos hacer?”

“El plan era apoyar a los equipos que tienen problemas, pero...”

 

Con un ruido sordo, alguien cayó por las escaleras.

 

“¡¡Hyaa-!!”

 

¡Era un pesado soldado imperial blindado! Su armadura estaba abollada. Y no era sólo un hombre.

Uno tras otro, los hombres caían del piso de arriba.

 

Parece que hay un problema -- pensó Regis mientras se limpiaba la tierra de la cara.

 

“Ugh... ¿los guardias defendieron los cañones más rápido de lo esperado?”

 

Dijo Eric mientras sacaba su espada.

 

“Sir Regis, ¡Déjeme ayudarlos con el grupo 5!”

“Bien...”

 

La seguridad de Altina era la máxima prioridad, pero Eric era un joven caballero confiado a él por Evrard. Después de ver la armadura abollada y el casco de los soldados caídos, Regis vaciló en confiarle esto.

 

Pero si se tardaba demasiado en capturar los cañones, el grupo de menos de 200 caería del desgaste de luchar contra 4000 soldados enemigos.

 

“¡Grupo 4, nos vamos!”

“¿¡Qué!?... Alti... ¿¡Princesa!?”

“¡Tenemos que reforzarlos! ¡Ayuden al grupo en problemas!”

 

Ella subió las escaleras mientras hablaba.

Los soldados salieron corriendo, gritando:

 

“¡Sigan a la princesa, síganla de cerca!”

 

Regis tomó su cabeza.

 

“Yo dije eso, pero... ¡Ah, de verdad, eso es lo que dije!”

 

Él cargó dentro también.

Eric se movió a su lado.

 

“Usted cree.”

“¿Eh?”

“Cree que, si se trata de la princesa, no perdería contra nadie.”

“... Prometí confiar en ella... Pero...”

 

Pero seguía preocupado.

El enemigo estaba respondiendo más rápido de lo que esperaba.

Podía sentir el caos desapareciendo. Ellos podrían haberse preparado para tal situación y entrenado para ello.

Los soldados del Fuerte Volks no estaban bien equipados, pero aun así comenzaron su contraataque.

No había tiempo que perder en la supresión de los cañones.

 

Cuando Regis subió las escaleras, vio a Altina tomar una postura con su espada. Las tropas a su alrededor también sostenían sus lanzas y espadas.

Esta zona se utilizaba para almacenar las tiendas cuando ésta todavía era una mina, por lo que era ligeramente más ancha.

 

“¿Podría ser que tú eres el comandante?”

 

Ante ellos había un anciano con uniforme militar. Tenía el pelo blanco, pero tenía los ojos afilados.

 

“Sí, soy el comandante del Fuerte Volks, Weingartner.”

 

Hablaba Belgaro con fluidez.

 

“Yo soy Marie Quatre Argentina de Belgaria, comandante del regimiento fronterizo.”

“He oído las noticias... pero eres muy joven, princesa de Belgaria.”

“Ara, tendré 15 años en primavera, ¿no seré una mujer increíble para entonces?”

 

 Weingartner suspiró y dijo:

 

“Liderar un ejército a una edad tan tierna, y hacer todo el camino hasta aquí. Infiltrándose desde el subsuelo... Impresionante.”

“Hmmp, eso es correcto, pero no fue mi idea.”

“¿Oh?”

 

Altina miró a Regis detrás de ella.

Viendo que Regis estaba desarmado, Weingartner asintió y dijo:

 

“¿Un estratega?”

“¡Así es, mi estratega!”

“En el pasado, la excavación de túneles no era una táctica poco común, es difícil de defenderse, incluso si se sabe que va a venir... Pero esta táctica se hizo obsoleta como los cañones pueden hacer que los túneles se derrumben. Encubrir el ruido de la construcción del túnel...”

“Hmmp.”

 

Altina inflo el pecho.

 

Su rostro parecía decir “mi estratega es increíble” escrito por todos lados. Weingartner rechinó los dientes.

Regis se alejó cuando le fulminaron con la mirada.

 

“Erm... Lo siento...”

“Voy a decir otra vez que fue impresionante, y fue mi fracaso no detectar esto, pero...”

 

Weingartner gritó con todas sus fuerzas, su puño también tembló.

 

“¡No te dejaré pasar por aquí! ¡Puedes volver al agujero solo o como un cadáver!”

 

Levantó el bastón de hierro en sus manos.

No había punta de lanza, era sólo un bastón de hierro. Pero la imagen de los soldados caídos demostró que llevaba suficiente peso para aplastar cascos y cráneos.

Altina sostenía su espada con ambas manos. Regis sacudió la cabeza y dijo:

 

“Princesa, por favor, actúa con cuidado... Sólo hay un hombre, hay muchas maneras de tratar con él.”

“¡Sí, princesa! ¡Déjame ir en tu lugar!”

 

Eric también la aconsejó.

 

“¡Si yo evito esto aquí, nadie me seguirá en el futuro, necesito seguir mostrando mi fuerza para avanzar en mi causa!”

 

Altina avanzó.

Las tropas dieron un par de pasos hacia atrás para evitar ser atrapados en la refriega. Todos vieron el duelo hace medio mes.

Esta vez no estaban aquí como espectadores.

Las tropas aquí dejaron todo en manos de Altina, como si confiaran en Jerome o Evrard.

No tenía nada que ver con apariencias, edad o posición.

Las tropas confiaron en la persona más fuerte en el campo de batalla.

Regis sintió la enorme disparidad. Aunque era un soldado también, pero su forma de pensar y valores eran diferentes de ellos, así que no podía ver las cosas de la misma manera que ellos.

Para Regis, Altina era la 4ta princesa del imperio y una muchacha de 14 años. Tanto su espada como su maestro eran de primera clase, pero ella seguía siendo una niña.

No podía evitar estar preocupado o se sentirse incómod0.

No podía perseguir la imagen de los cascos rotos de los soldados caídos desde su cabeza.

 

“Princesa...”

“Es demasiado tarde para detener esto ahora ¿de acuerdo?”

“Sí... Pero por favor no te fuerces...”

“Sí, te lo prometo.”

 

Altina se concentró en el enemigo ante ella, hablando con Regis con la espalda hacia él.

 

“¡Definitivamente ganaré! ¡Así que sígueme!”

 

Ella pateó el suelo mientras gritaba.

Weingartner agitó su bastón de hierro en respuesta.

 

“¡No puedo perder! ¡No voy a entregarle la tierra del Ducado de Varden a Belgaria!”

“¡Voy a cambiar el imperio, déjame usar el fuerte para hacer eso!

“¿¡Ugh!?”

 

Altina alzó la espada. Tocó el techo.

Weingartner sonrió:

 

“¡Eso es demasiado descuidado, princesa!”

“¡Qué estás diciendo!”

 

La espada atravesó las duras rocas y se inclinó hacia delante. El general de pelo blanco miró con los ojos muy abiertos.

 

“¿Tú en serio...?”

“¡¡Haahh--!!”

 

Ella no fue detenida por el techo, ella estaba usando el techo como un retén, y liberando todo el peso en su ataque con un solo golpe.

Si Weingartner atacara sin vacilar, podría haber sido más rápido que ella.

Pero el general experimentado reaccionó con lentitud ante situaciones desconocidas.

El momento de la vacilación le dio a Altina el tiempo de hacer el golpe decisivo. “Grand Tonnerre Quatre” se inclinó hacia abajo.

Weingartner bloqueó con su bastón. Pero no detuvo la espada.

 

“¿¡Ugu Wahh!?”

 

El bastón de hierro se inclinó. La espada paso a través del pecho de Weingartner y golpeó el suelo.

El viejo general cayó de espaldas al suelo. Los soldados le apuntaron las lanzas.

 

“¡No te muevas!”

“Ugh... Ah... es lamentable... Con mi fracaso al perder el fuerte defensivo, no puedo enfrentar al Duque ni a los ciudadanos... Solo mátame.”

“¡Lo siento, pero aún no ha terminado, voy a hacer un movimiento primero!”

 

Altina se adelantó.

Subió a un piso más alto.

Regis les dio instrucciones a los soldados apresuradamente.

 

“¡Que 10 hombres se queden atrás! ¡2 de ustedes pasen el mensaje ‘hemos capturado al comandante enemigo’ y el resto protejan a la princesa!”

 

Los soldados reconocieron al unísono.

Regis persiguió a Altina y corrió junto a las tropas.

Eric se movió a su lado.

 

“Eso fue increíble... la princesa... cortó el techo.”

“Eso fue imprudente.”

“Y su mano izquierda todavía estaba herida.”

“No.… está curada. Ella incluso aplastó una roca.”

“Su muñeca no estaba herida, así que ella todavía puede hacer eso... Pero no importa lo fuerte que sea su agarre, su brazo aún le dolería por la carga directa ¿cierto? Aunque su fractura podría estar bien ahora.”

“... ¿Qué… dijiste?”

“¿No lo notó? ella estaba luchando con su mano derecha, su mano izquierda sólo estaba apoyando”.

“¿¡Sólo su mano derecha!?”

“El Sr. Regis, mencionó que no entendería las técnicas de espada incluso si las viera.”

“¿¡Ella, ella, me mintió~!?

“Eso... parece preocupante...”

 

Eric rio secamente.

¡Nunca la habría dejado participar si lo supiera! Regis pensó con enojo.

Después de subir varios tramos de escalones y Eric tirando de él por la mano cerca del final, Regis finalmente llegó a los cañones.

Altina y las tropas habían completado la captura.

Los soldados de artillería no intentaron resistirse, alzando las manos en un rincón. Ante ellos había un hombre de uniforme similar al de Weingartner.

 

“Yo, yo soy el jefe del personal... Espero sinceramente que nos traten como prisioneros de guerra. La tortura y la matanza innecesaria van en contra de la 8ª regla de compromiso...”

“¡Hazte cargo de esto, Regis!”

 

La bruta Altina no era buena con este tipo de cosas. Regis estaba jadeando mientras caminaba hacia ellos.

 

“Hah... hah... hah... hah...”

“...”

“Hah... hah... No te mataremos.”

“Gra, gracias.”

 

O más bien, Regis era el que estaba al borde de la muerte. Altina rio entre dientes:

 

“¿Eso es suficiente? ¿No vas a decir más cosas?”

“Hah... hah... yo... moriré...”

“No solo leas libros, haz más ejercicio”.

“... lo consideraré.”

 

Fue muy difícil seguir a esta princesa. Especialmente para una persona inexperta como él.

Debido a que los cañones estaban conectados al exterior, eran capaces de respirar el aire exterior.

El aire frío que sólo debía ser frío se sentía cómodo por alguna razón. Regis se quitó el cuello de su uniforme para secarse el sudor.

Fue un momento muy corto, pero los soldados cerraron los ojos mientras se bañaban en el sol y el viento.

 

Altina sacó la bandera que estaba preparada de antemano. Eric le tendió una lanza.

 

“Por favor, use esto, princesa.”

“Gracias.”

“Sin embargo, es tomado del enemigo”.

“Fufu... Esto realmente se siente como un campo de batalla, ¿verdad?”

 

Altina ató la bandera a la lanza y se inclinó hacia afuera.

Regis empezó a preocuparse.

 

“El viento es fuerte así que...”

“¡Ah, está bien!”

“Pero si te caes...”

“¡Está bien, te preocupas demasiado!”

 

Altina agitó la bandera.

La bandera que representaba el escudo de los ciudadanos. Espero que esta batalla sea el primer paso, pensó Regis.

Altina gritó en voz alta.

 

“¡¡Todo el mundo!! ¡Lo capturamos~!”

 

Con el caballero negro Jerome tomando la delantera, los caballeros negros cargaron.

La puerta principal se abrió en este momento. El grupo 3 estaba bien.

La historia invencible del Fuerte Volks del Ducado de Varden fue terminada.

Peso: 
0

Haken no Kouki Altina Capítulo 11: Invitación dentro de la oscuridad




Manual




Después de tomar el Fuerte Volks, Regis regresó al Fuerte Sierck. Altina, Eric y Jerome se quedaron atrás.

Con 4000 prisioneros de guerra de Germania, había un alto riesgo de perder la fortaleza si se descuidaban.

Jerome sólo podía quedar atrás en situaciones en las que no podía ejercer su ambición.

Regis montó en el carruaje solo.

Se mezcló con los soldados que viajaban con él, pero ahora no estaba con su grupo habitual. Era una nueva experiencia viajar con los mil soldados transportando mercancías, pero no podía calmarse.

 

Después de entrar en el bosque oscuro -

 

El caballero de mediana edad se acercó al carruaje con una expresión inquieta.

 

“Sr estratega, ¿estará bien...?”

“¿Qué sucede?”

“Este es el bosque que pertenece a los bárbaros que nos atacaron hace algún tiempo. Sería mejor apurar a los hombres.”

“Ah, sobre eso...”

 

Regis recordó a Diethart.

Él tomó una cantidad masiva de trabajos durante la fase de la preparación de esta batalla.

 

“No te preocupes, tenemos que estar alerta, pero no habrá un ataque a gran escala por parte de los salvajes.”

“Hmmm, lo sabía... El rumor era cierto.”

“Ah... ¿ya lo sabías?”

 

Regis pensó que la noticia de la alianza secreta se había filtrado-- Pero eso no fue así.

El caballero de mediana edad dijo con una cara seria:

 

“Porque la princesa es una diosa, así que incluso los salvajes que no es diferentes a las bestias salvajes que se rindieron ante ella.”

“¿Eh? Ah, no... Diosa o algo así...”

“Fufufu, entiendo, no había otra manera de que Jerome perdiera su duelo. ¡Ella es realmente una diosa!”

“Ha, haha...”

 

Este hombre era el subordinado del caballero comandante Evrard... Regis aceptó desconcertado.

Continuó mientras inflaba su pecho:

 

“¡Tenemos la bendición de la diosa, volvamos al fuerte a la mañana siguiente, según lo planeado! ¡Por favor viaje con facilidad en el carruaje, Sr. estratega!”

“Muy bien... Bueno entonces... Estaré a tu cuidado.”

 

El grupo regresó sin ningún problema.

El clima estuvo genial. Si ésta era la bendición de la diosa, Regis no tenía reparos en expresar su gratitud.

El Fuerte Sierck estaba en un humor festivo después de recibir la noticia de la victoria.

Cuando el grupo de Regis llegó por la tarde, las amplias puertas abiertas se llenaron de soldados animando, incluso arrojaron pétalos de flores desde lo alto de las paredes.

Entraron en la plaza de desfile.

Los ciudadanos de Tuonvell también estaban presentes, sirviendo cerveza y carne en la celebración.

 

Evrard vino a recibirlos.

 

“¡Oh, Sr. Regis!”

“Ah, gracias por cuidar el fuerte.”

“¡Realmente lo hiciste! ¡Como se esperaba del estratega! ¡¡Eres un verdadero héroe!!”

“¿¡Eh!? Por favor, por favor espera... Yo no hice nada...”

“Levanta la cabeza. ¡Los que logran lo que otros no pudieron hacer, son llamados héroes en el campo de batalla!”

“Hah…”

 

Le forzaron el título, aunque se resistiera, así que Regis asintió con vacilación. Quería acurrucarse el cuerpo.

Los héroes que aparecen en las historias que Regis leía eran geniales, populares entre las damas y tenían metas altas.

Altina debería estar más cerca de eso. Ella debería ser la heroína.

 

“¡Lo entiende, Sr. Regis! ¡Este regocijo! Todo el mundo estaba desesperado, pero gracias a ti, podemos compartir la alegría de vivir juntos. ¿No es un logro digno de alabanza?”

“Estoy muy contento... Pero en realidad... sólo sucedió que sabía algunas cosas... Y tuve suerte, quienes lo llevaron a cabo fueron los profesionales y las tropas”.

“¡Jaja, eres muy tímido!”

 

**¡Smack!**

 

Evrard le dio unas palmaditas en la espalda. Regis no era bueno aceptando elogios.

 

Él vio a través de mí -- Regis pensó con una sonrisa incómoda.

 

“¡Ora, todo el mundo, el personaje principal para el día es el Sr. estratega aquí! ¡Apresúrate, di algo!”

“¿¡Eh!?”

 

Debido al rugido de Evrard, las tropas que celebraban en las cercanías concentraron su atención en él.

Regis estaba perdido.

 

“Ah... Umm... Gracias a todos por su apoyo... Esta victoria... Fue gracias al esfuerzo de todos los presentes. Umm... Ah, eso es cierto... Ahora es una buena oportunidad, así que voy a dar las noticias. Eh-... el regimiento fronterizo Beilschmidt cambiará su base al Fuerte Volks.”

 

Las tropas se callaron al instante.

 

¿¡Ese famoso Fuerte Volks que se decía ser invulnerable será su nueva base!? Gritos estallaron por todas partes.

Evrard rio de buen grado.

 

“¡Wa…hahaha! ¡Qué alegría! ¡Guhaha... Cough, cough!”

 

Él se ahogó.

Las tropas y los ciudadanos que asistían al festival celebraban con alegría. Cuando se dio cuenta, Regis estaba rodeado de mercaderes.

¡Sr. estratega, Sr. estratega, por favor concédenos el contrato para restaurar el Fuerte Volks!”

“Traje 10 barriles de cerveza para celebrar hoy, por cierto, venga a nuestro taller si necesitan más armas.”

“¿Qué tal usar esta oportunidad para comprar muebles nuevos?”

“... Hah... Eso no es algo que yo pueda decidir por mi cuenta.”

“¡Por favor, ayude a recomendar esto a la princesa en mi lugar!”

“... Bueno... Ella dijo que me dejaría esto.”

“¡Si usted tiene algo que necesite, por favor, denos el negocio!

“Lo sé, lo sé, lo considerare así...”

“¡Por aquí por favor, sir estratega! ¡Olvídese de los negocios por ahora, vamos a tomar un trago! Por cierto, esta chica es mi hija, ella está a punto de llegar a la edad de casarse.”

“¿¡Oh, sir estratega sigue soltero!?... ¡Por favor dele una mirada a mi hija!”

“... no, no, no, las mujeres tienen el derecho de escoger también, no soy alguien a quien puedan casar tan fácilmente.”

 

Todos estaban usando esta oportunidad para comercializar sus servicios. El estratega Regis Auric era inesperadamente muy apreciado.

Además, cambiarse al Fuerte Volks significaba reforzar las tropas y mantener la nueva base.

Si obtuvieran un contrato importante con el regimiento, podrían obtener un gran beneficio.

No es de extrañar que los comerciantes estuvieran mostrando sus sonrisas de negocios.

 

“Ah ~... Erm... ¡Todavía tengo trabajo de preparación para la reubicación que manejar!”

 

Regis salió corriendo de la plaza de desfile como si estuviera huyendo. Regresó a su habitación.

La entrada estaba custodiada por soldados, por lo que los mercaderes no podían seguirlo hasta la torre central.

Un tipo diferente de fatiga que era diferente del campo de batalla le obligó a colapsar sobre su cama.

 

“Phew ~...”

 

Poco después la puerta fue golpeada. Regis se sorprendió.

 

“... ¿Quién es?”

“Mr. Regis, soy yo, Elin.”

“Ah.”

 

Respiró un suspiro de alivio.

 

La sirvienta del Margrave Jerome, Elin, venía a ayudar de vez en cuando. Ella era un poco mayor que Regis.

Después de abrir la puerta, entró una vivaz chica de piel morena. Ella lo abrazó.

 

“Wah”

“¡Sr. Regis!”

“¿¡Wooahh!?”

“¡Felicitaciones, fue increíble!”

 

Ojos húmedos.

Mejillas ruborizadas.

Y una sensación suave, Regis sintió que se estaba volviendo extraño en una variedad de maneras.

 

“Er, erm... ¿Miss Elin...?”

“Pensé que sería inútil. Atacar ese fuerte.”

“Sí. Yo también lo pensé...”

“¡Y de repente, oí noticias de la victoria de Mr. Regis!”

“Hahaha... Bueno, el vencedor es la princesa.”

“Estaba... Muy preocupada, quería verle.”

“Gracias, gracias.”

 

Regis se abrazó y tropezó hacia atrás mientras lo empujaban. Tropezó con una pila de documentos y cayó.

 

“¿¡Ah!?”

“Mr. Regis ~~”

 

Esto es malo... Si no limpio eso.

¡Ahora no es el momento de pensar en eso!

Cuando Regis volvió a concentrarse en el presente, Elin estaba cabalgando encima de él.

 

“Ah, ¿eh?”

“Erm... yo...”

“Sí.”

 

Elin miró apasionadamente los ojos de Regis. Podía sentir su cálida respiración.

La mente de Regis estaba en blanco y su cuerpo rígido. No podía comprender lo que estaba pasando.

 

“-- Bienvenido, Sr. Regis.”

 

Una voz vino desde la puerta. Pero el tono era helado y sonaba familiar.

Regis finalmente recuperó sus sentidos.

 

“¡Ah, Miss Clarisse!”

“Qué inesperado... En realidad, recordó mi nombre.”

“¿¡Por qué!? Por supuesto que lo recuerdo...”

 

Regis la miró y encontró su helada sonrisa. Le hizo temblar.

Su posición actual estaba pegada a otra mujer, una mala posición para estar. Regis dijo en un pánico:

 

“Ah, no, esto, erm, Miss Elin vino a felicitarme y.…”

“Ya veo, si piensa continuar, sólo me iré ¿de acuerdo?”

“¿¡Con, continuar qué!?”

 

Regis se esforzó por levantarse.

Elin retrocedió con un rostro arrepentido.

 

“Mu~~~”

“... Phew.”

 

Clarisse entró en la habitación y arregló los documentos dispersos.

 

“Este es el fuerte del regimiento, no la mansión del margrave. Si quieres jugar, ¿puedes hacerlo en la plaza de desfile?”

 

Una mirada como aguja atravesó a Elin. Elin retrocedió.

 

“Yo... yo soy... ¡Seria sobre esto!”

“Ya veo. ¿Y qué? ¿Crees que yo no soy seria?”

“¿¡Ugh!?”

“Fufu... No habrá una conclusión a este debate, Mr. Regis no tiene tales pensamientos, es una lástima”.

“¡Eso no puede ser, los hombres sólo piensan en eso, ya sea de día o de noche!”

 

Las dos mujeres miraron a Regis.

La mirada de Elin estaba llena de pasión mientras que los ojos de Clarisse estaban helados.

Tal vez sea por la forma en que Regis fue criado por su hermana, pero Regis era como un hermano pequeño que no podía ponerse de pie ante las mujeres mayores. Sintió que no podía manejar a ninguna de las dos.

Regis retrocedió una vez más.

Se sentía como si hubiera entrado en la jaula de un lobo gris.

 

“... Erm... ¿Qué quieres decir con esos pensamientos?”

 

Las dos mujeres suspiraron en respuesta.

 

“El Sr. Regis es realmente...” (Nt: Un virgo absoluto xd)

“Es el Sr. Regis después de todo.”

“¿Qué hice?”

“¡Es lo que no hizo, Sr. Regis!”

“Miss Elin, por favor, contrólese un poco... Si usted sigue con esto, voy a llamar a los guardias ¿de acuerdo?”

“Ugh~~~”

 

En este momento apareció el hermano de Elin, Gösta.

Era aprendiz de mayordomo en la mansión del Margrave.

 

“Hermana, acabo de recibir la carta del maestro Jerome, vamos a regresar a la mansión e informarle al señor McClane... ¿¡Ugh!?”

 

El joven inocente se puso pálido con sólo una mirada feroz de su hermana.

 

“¡Volveré esta vez!... ¡Adiós, Sr. Regis! ¡Continuemos la próxima vez!”

“Sí, ¿hmm...?”

 

Clarisse le dio la espalda a los hermanos.

 

“Mr. Regis, recuerde conseguir agua bendita del sacerdote para expulsar el mal más tarde.”

“¿Ah, por qué?”

 

Después de que la puerta se cerró y los hermanos se fueron, la rabia de Clarisse finalmente se alivió.

Se acercó a Regis con una sonrisa, alzo ambas manos y pellizcó las mejillas de Regis.

 

“¿Eh?”

 

Era demasiado ingenuo para pensar que la ira de Clarisse se había ido. Aunque Regis no entendía por qué estaba enojada.

 

“Bienvenido, sr. Regis.”

“Fumo... Estoy de vuelta...”

“Porque lo prometió... Así que creí que regresaría, es genial que no esté herido”

“Mmh.”

 

La respuesta de Regis fue extraña porque su cara estaba siendo tirada.

 

Los dedos de sus mejillas se soltaron y empezó a acariciarle la cara. Clarisse puso ambas manos en la cara de Regis.

Y ella acercó sus labios.

 

-- ¿Eh? ¿Qué está pasando? Regis se petrificó una vez más. Ella olía muy bien.

Adormecía las profundidades de su cerebro.

Cuando estuvo lo bastante cerca para que Regis sintiera su aliento.

 

“Sr. Regis...”

“¿Erm... Miss Clarisse?”

“Eso está prohibido. Ante una mujer como yo... usted es demasiado indefenso...”

“¿Que está sucediendo aquí?”

“¿Quieres que lo explique?... ¡Qué cruel de su parte, Sr. Regis!, pensé que era más amable.”

“... Yo no soy... No soy amable. Otros pueden tener una impresión equivocada por mi falta de coraje.”

“¿Está cambiando el tema?”

“Es, ¿es así?  yo no quise hacer eso.”

“Fufufu... ¿Puedo reportarle esto a la princesa?”

“¿Qu?”

 

Regis se encogió con la mención de Altina. Clarisse alejo sus manos.

Antes de darse cuenta, Regis se había alejado por razones desconocidas. Clarisse sonrió alegremente.

 

“Estaba bromeando, Sr. Regis... ¿Quiere un poco de té?”

“... Gracias, no me reprimiré entonces, me siento muy sediento por alguna razón.”

“De acuerdo, inmediatamente.”

 

Clarisse salió de la habitación con una reverencia.

 

 

Dos semanas después de que el regimiento de fronterizo de Beilschmidt tomara el Fuerte Volks.

 

El grupo de Regis estaba dentro de la sala de conferencias usada por Weingartner y su personal en el pasado.

La bandera del imperio y la bandera diseñada por Altina estaban cubriendo en la pared.

Debido a que carecía de talento artístico, el dibujo del escudo fue rediseñado por un profesional.

Un rincón de la habitación estaba decorado con flores rojas, preparado por Clarisse que se mudó aquí desde el Fuerte Sierck.

 

“Pensé que sería necesario pronto, así que lo traje por adelantado.”

 

Así era ella.

Como de costumbre, quien tenía la mayor fe en la victoria de la princesa era definitivamente ella.

Aparte de Regis, Altina, Evrard y Jerome también estaban presentes.

Sólo quedó el mínimo de fuerzas en el Fuerte Sierck; el resto se mudó al fuerte Volks.

Sería su base desde ahora en adelante. Regis dijo con un informe en la mano:

 

“Y, en conclusión, la reubicación se ha completado, se sentirá incómodo antes de acostumbrarse. Las renovaciones se harán, así que háganme saber si tienen alguna sugerencia”.

 

Altina alzó la mano y dijo:

 

“Los chefs están suspirando, diciendo que no pueden hacer otra cosa que salchichas.”

“Haha... Conseguiré un arquitecto para la cocina. Habrá una estufa nueva el próximo mes.”

 

Jerome miró los documentos en sus manos.

 

“¿Y los mercenarios? ¿Hablaste con los tipos del Fuerte Volks?”

“Alrededor de 1000 personas finalizarán su contrato con el Ducado de Varden y se inscribirán en el regimiento fronterizo de Beilschmidt, pero todavía son prisioneros de guerra.”

“Eso es muy poco 3.000 de las 4000 tropas estacionadas aquí deben ser mercenarios. Aquí debe haber algunos soldados de Varden que quieran desertar también. ¿No debería haber 1500 más?”

“Nuestro presupuesto es apretado, por lo que he hecho los criterios más estrictos, como la edad y experiencia de batalla.”

“Hmmp, eres tan aburrido como de costumbre, no importa, tomaremos a todos los que estén dispuestos”.

“Pero...”

“¡Serán dignos de combatir después de entrenar bajo mí durante 3 meses!”

“Entiendo.”

“Tú eres ignorante de las cosas que tienen que ver con la sudoración, aunque seas muy bien versado con el derramamiento de sangre.”

“Por favor, no lo hagas sonar como si tuviera un fetiche extraño... En comparación con las historias impulsadas por el esfuerzo, los cuentos sobre el intelecto son más populares en estos días. Ah, hablando de genio y derramamiento de sangre... Leí un libro hace no mucho tiempo... Se trataba de una chica excepcional que resolvía misterios mientras comía bocadillos... ¡Eso fue genial! Ella sólo se quedaba en su torre y--” (Nt: Vicktorique de Gosick jajaja)

“¡¡Basta, próximo informe!!”

“Ah, sí...”

 

Cuando Regis charlaba sobre libros, no podía detenerse.

 

“Erm, la solicitud del Ducado de Varden para devolver el fuerte... ¿Quieres oír la cantidad que ofrecen?”

“No hay necesidad de eso.”

“... Es verdad.”

 

Altina asintió.

 

“Sean las vidas que se perdieron al tomar el fuerte, o las vidas que se salvaron con la conquista del fuerte, éstas no pueden ser compradas con dinero.”

“Si necesitamos dinero, solo debemos capturar la capital de esos bastardos, los quemaré cuando tenga tiempo… solo diles eso”.

“¿Espera, Sir Jerome? ¡Estaba hablando de lo valiosas que son las vidas!”

“Probablemente haríamos guerra con ellos de todos modos”.

“Ah... lo entiendo, le responderé al Ducado de Varden. Estaría bien que no haya guerra inmediatamente.”

 

Evrard parecía estar de buen humor y dijo:

 

“Hablando de eso, las tropas parecían dirigirse al regimiento por otro nombre.”

“Hmmp...”

 

Jerome cambió su mirada. Parecía saberlo.

Altina inclinó la cabeza.

 

“¿Y qué es eso?”

“El ejército de Marie Quatre... eso es lo que ellos llaman.”

“¿¡Eh!? ¿¡Yo!?”

“Esto significa que los soldados adoran a la princesa.”

“Ugh, erm... ¿Es así?”

“¡Así es como es! ¡Una diosa!”

 

Altina se encogió de vergüenza. Regis simpatizaba con ella.

Aunque el territorio de Beilschmidt no desapareciera, la escala estaba más allá del nivel del regimiento. Llamarlo el ejército de Marie Quatre era más apropiado.

 

“¿No es genial?”

 

La puerta fue golpeada en este momento.

Debido a que estos eran pasajes excavados a través de cantos rodados, el sonido de los golpes era más fuerte que en el Fuerte Sierck

 

“... ¿Entra?”

“Perdónenme.”

 

Era Eric.

Sacó una carta.

 

“Esto acaba de llegar de la capital.”

 

Estas palabras hicieron que Altina y Jerome se tensaran.

Se les ordenó atacar el Fuerte Volks debido a su alianza con los bárbaros.

Debido a que el regimiento fronterizo se hizo fuerte, la orden fue transmitida para debilitarlos. Pero Altina logró derribar el renombrado fuerte invencible y aumentar sus fuerzas en más de mil.

¿Cómo reaccionaría el segundo príncipe Latreille? Regis tomó la carta.

 

“Esto está dirigido a la princesa... ¿Está bien que lo abra?”

“Por supuesto, esto nos concierne a todos”.

“Bien entonces...”

 

La carta fue colocada sobre la mesa.

 

Era una carta larga y sin aliento que felicitaba la victoria. Al final--

 

“Vamos a organizar el festival del día de fundación en abril, Marie Quatre Argentina está cordialmente invitada a asistir. Esto es lo que padre desea. Yo espero con ansias el día en que nuestra familia se reúna una vez más”.

 

Jerome golpeó su mano sobre la mesa.

 

“¡Es una trampa!”

“De hecho. Pero no podemos ignorarlo tampoco.”

 

Evrard frunció el ceño.

Eric también parecía sombrío.

 

“Eso es cierto... Dijo que eran los deseos del padre de la princesa... el emperador.”

“¡De nuevo! ¿¡Nos criticaran y seremos marcados como traidores!?”

 

Regis inclinó ligeramente la cabeza y dijo:

 

“No debería ser tan extremo, pero no se puede evitar si nos acusan de ser desleales, tomar el Fuerte Volks y aumentar las fuerzas de la princesa ya es un tema generalizado”.

“¡Con este fuerte, podemos enfrentarnos a los chicos del primer ejército!”

 

Jerome se levantó.

Desde las circunstancias actuales, podría haber problemas con los suministros, pero definitivamente era mejor que antes.

 

Altina le preguntó a Regis.

 

“¿Qué piensas?”

“Hmm... ¿Qué tal si nos reunimos con ellos? Son tu familia después de todo.”

“Ellos son familia. Pero quizá quieran matarme.”

“Sólo intenta averiguar este hecho: si quieres seguir adelante con tu ambición, tendrás que enfrentarlos un día”.

“Enfrentarlos...”

“Sí. El personaje principal de las historias siempre se encontrará con un rival, es tan común que puedan ser amigos.”

“¿Se pueden confiar en los libros?”

“... Probablemente, ¿tienes miedo?”

“No lo sé.”

 

No era frecuente que Altina mostrara su lado débil.

 

El nombre de su hermano la sorprendió emocionalmente. Este era un factor inestable del que Regis quería deshacerse.

 

“... Esta es una invitación hecha en nombre del príncipe Latreille, cualquier cosa que suceda en el imperio o en el camino allí sería su responsabilidad, pero eso no garantiza que todo esté a salvo-”

“Correcto... huir no es una opción.”

“Sí.”

 

Altina se puso de pie.

 

“Voy a la capital imperial. ¡Incluso si la oscuridad me espera allí!”

 

Jerome dijo con su cara de guerra:

 

“¡Capital Imperial! ¿Qué tal llevar a las 5000 tropas para la celebración de la victoria? ¿Qué piensan?”

 

Eso significaba una guerra total... Regis frunció el ceño. Altina sacudió la cabeza y dijo:

 

“Sólo necesito que Regis venga conmigo. “

“¿¡Eh!? ¡Sólo yo!”

“Ah, Clarisse vendrá también.”

“¿Sólo 3 personas?”

“Tch.”

 

Jerome se sentó con una expresión aburrida.

Evrard y Eric le rogaron a Altina:

 

“¡Por lo menos lleve un guardia!”

 

Regis quería una escolta también.

Porque el enemigo no era sólo el príncipe Latreille.

De todos modos, había pasado bastante tiempo desde que dejó la capital.

Peso: 
0

Haken no Kouki Altina Volumen 3

Última modificación: 
Martes, Diciembre 26, 2017 - 23:12

Haken no Kouki Altina Capítulo 12: Pueblos y Carros




Manual




El carro militar avanzaba lentamente en la oscuridad del yermo con la ayuda de las luces de las lámparas de aceite.

 

El fuerte en el frente estaba erigido sobre una montaña.

 

En medio de la montaña, los cañones negros estaban dispuestos ordenadamente en fila.

 

La puerta en el medio se abrió lentamente hacia un lado mientras las antorchas de los alrededores se encendían una por una, soldados fuertes se aferraron a sus picas con cautela.

 

Hace dos meses, éste era todavía el fuerte invencible del Ducado de Varden. Pero ahora, formaba parte del imperio de Belgaria, el Fuerte Volks bajo el ejército de Marie Quatre.

 

El conductor cogió la lámpara de aceite y les pasó la información a los soldados según lo dictado por las doctrinas.

 

El guardia de la puerta principal confirmó el contenido antes de informar a su comandante.

 

Un momento después.

 

El comandante de la guardia apareció y saludó a Regis con la mano derecha sobre el pecho izquierdo.

 

“Gracias por su arduo trabajo, Sr. estratega.”

“... Ah, igual a ti... Gracias por tu arduo trabajo.”

 

Regis, quien estaba sentado junto al conductor, bajó la cabeza en un pánico. El comandante era un veterano del imperio, y ocupaba un puesto importante en el ejército.

Regis era conocido como ‘el estratega que tomó el Fuerte Volks’ y era altamente evaluado en el imperio.

 

-- quien tomo el fuerte Volks fue Altina.

 

Regis no lo dijo en voz alta y murmuró en su corazón.

 

El carro se detuvo en una cueva excavada en las paredes. Regis agradeció educadamente al conductor y se preparó para regresar a su habitación.

Regis llevó su equipaje y se dirigió a su habitación por la escalera. Pensó que era un problema que hubiera demasiadas escaleras en esta fortaleza.

 

“¿Hmm?”

“Finalmente volviste, Regis.”

 

Regis se reunió con la joven Altina, comandante del ejército que estaba en su camino.

 

“Ah~, Altina.”

 

En presencia de otros, Regis pensaría en su posición social y se dirigiría a Altina como ‘princesa’. Ser demasiado informal podría afectar la moral de las tropas.

 

Pero Altina le había pedido que usara su apodo siempre que fuera posible.

 

Normalmente, la gente no tendría que preocuparse cuando se hablaba con una chica de 14 años... Pero la belleza de Altina podría hacer que Regis se perdiera a veces.

 

Su largo cabello como llamas fluía detrás de su espalda, brillantes ojos rubí, y piel de porcelana blanca que no se dañaba debido a su entrenamiento de esgrima.

Sus atractivos labios rosados hacían pucheros.

 

No, no, no pienses más, Regis se compuso y caminó hacia Altina.

 

“Regis, ¿volviste a la ciudad?”

“Ahh, sí, no te preocupes, no derroché dinero.”

“Dejaré de preocuparme cuando me devuelvas todo el dinero que me debes.”

“Ugh, bueno... Pronto, pronto.”

“Realmente, ha pasado tanto tiempo que casi me olvido de tu nombre.”

“¿Eh? No ha sido tan largo, sólo 3 días, ¿verdad?”

“¡No son sólo 3 días! Y no me dijiste que te ibas.”

“Bien...”

 

Regis sabía que, si le decía a Altina por adelantado, ella presentaría todo tipo de razones para detenerlo.

Pero si iban juntos, necesitarían un grupo de seguridad para el comandante. Y un largo viaje estaba por venir, por lo que Altina tendría que soportar esto por ahora.

 

“Por qué te fuiste sin decir nada...”

“Fui a la ciudad a causa de los mandados, ¿Altina no tiene deberes en el fuerte también?”

“Muy bien, lo entiendo, pero dime si vas a salir la próxima vez.”

“Erm... Sí.”

 

Altina había estado actuando así desde que se tomó el fuerte Volks. Recientemente había estado actuando como una niña solitaria.

 

No sería sorprendente para un hombre normal albergar sentimientos por Altina. Pero Regis tenía baja autoestima, nunca había pensado mucho en las mujeres, y su brecha social era realmente grande.

 

El malestar de Altina probablemente se debe a su próxima reunión con el segundo príncipe Latreille. Para hacer a la fuerte Altina tan dócil, el segundo príncipe es una existencia aterradora -- pensó Regis.

 

“Altina, estarás bien. El Príncipe Latreille fue objeto de malos rumores, no importa cuán débil sea tu posición, eso mejor que la de él.”

 

El príncipe Latreille envenenó al primer príncipe Auguste para que él siguiera en la línea del trono-- tales rumores sin fundamento se extendían en el imperio.

 

Entre julio y agosto del año pasado, Auguste de repente vomitó sangre cuando estaba cenando y se desmayó. Siempre había sido frágil y nunca había abandonado su residencia desde entonces.

 

Por lo tanto, si Altina fuera atacada en la capital, la reputación de Latreille se desplomaría. Latreille definitivamente querría evitar eso.

 

Bajo tales circunstancias, Regis estaba más preocupado por los nobles del lado de Auguste que enviaran asesinos detrás de Altina.

 

Altina inclinó la cabeza y dijo:

 

“¿Hmm? ¿Por qué mencionas a Latreille de repente?”

“... ¿Ah, huh?

“Como hombre, fue malo que te fueras sin decir nada.”

“Bueno, soy un hombre que se toma en serio el trabajo.”

 

Eh, sólo el protagonista de las novelas podría calmar el malestar del corazón de una dama, es imposible para mí-- Regis se encogió de hombros.

 

Altina cambió el tema.

 

“Por cierto, la residencia de Auguste se incendió recientemente.”

“Ahh, oí hablar de eso... Desde la información recogida de las calles, la postura oficial del imperio dice que fue obra de bandidos, no hay rumores de que sea un intento de asesinato.”

“¿Asesinato?”

“El regimiento de guardia del imperio anunció que ‘este incidente fue causado por bandidos que estaban detrás de las pinturas valiosas en la residencia’. El comandante de la guardia Baudouin renunció por eso.”

“Ara, olvidando la villa, incluso el palacio estaba ardiendo, me alegro de que Auguste esté bien”.

 

Altina era la 4ª en línea para el trono y aspiraba a ser emperatriz. Teniendo en cuenta su posición, el primer príncipe quien estaba a salvo no era algo bueno... Altina probablemente no consideró eso y estaba feliz de que su hermano estuviera a salvo.

¿Y si Altina esperaba la muerte de su hermano? Regis no pensó más y avanzó el tema.

 

“El teniente general Baudouin es un partidario de Latreille. El proclamo su renuncia sin más investigación.”

“¿Hmm? ¿Qué quieres decir? Como comandante de guardia, tiene que asumir la responsabilidad de no estar preparado para los bandidos ¿no?”

“Bueno... Piensa en ello, por muy valiosa que sean las pinturas, los bandidos no se dirigirían a la villa del príncipe Auguste ¿cierto? ¿No significa que el comandante de la guardia se convirtió en una pieza de ajedrez abandonada después de no haber asesinado al príncipe Auguste?”

 

Altina frunció el ceño.

 

“Regis, lo estás haciendo demasiado complicado, no lo entiendo.”

“Oh, ¿es así? Por la apariencia de las cosas, deberíamos prepararnos para lo peor”

“¿Tienes confianza en tu deducción?”

“Sí, el incidente de envenenamiento de hace medio año fue sin duda lo mismo, un plan actuado por la gente en el palacio. Ellos sólo cambiaron el guion. En lugar de un drama, esto está más cerca de la historia en una novela.”

“¿Citando tus libros otra vez?”

“Ah, no... No importa cuál sea la verdad, tenemos que tomar todas las precauciones, el destino de nuestro viaje es la capital esta vez, así que no se puede hacer nada.”

“Bien, sea una serpiente o un fantasma lo que esté causando problemas, nos sentiríamos más seguros con una espada en la mano, ¿no es así?”

“Sin embargo ese proverbio probablemente no está destinado a describir el valor.”

“Ah, eh, cierto.”

 

Mientras hablaban, el sonido de armadura se acercaba.

Mirando hacia la fuente del sonido, vieron a un hombre grande que apareció en la escalera con fuertes pasos.

 

Unos ojos salvajes lo miraron fijamente, su rostro tenía un toque de infelicidad en sus labios. Los hombros anchos y los músculos apretados hacían que el hombre pareciera digno.

 

Era el héroe con la notoriedad del caballero negro, el Margrave Jerome Jean de Beilschmidt.

 

“¿Qué están haciendo ustedes dos?”

“Erm... estoy haciendo un informe sobre la renuncia del teniente general Baudouin para asumir la responsabilidad.”

“¿Baudouin? ¿Teniente general? nunca había oído ese nombre antes.”

“Fue nombrado recientemente comandante de la guardia de la capital imperial, debido al ataque de los bandidos contra la villa, tomó la responsabilidad y renunció”.

“Oh, el comandante de la guardia de la capital, la basura que fue muy buena en enviar a sus tropas hacia la muerte mientras acaparaba la gloria para sí mismo.”

 

Jerome era un veterano general que dejó la seguridad de la capital. Fue criticado fuertemente por los soldados que tomaron la gloria durante la guerra civil. Esa era la norma para los soldados de primera línea.

 

“Regis, dejando a un lado esa basura, ¿cómo fue eso?”

“... Todo está en su lugar.”

 

El personal pertinente se reunió en la oficina del comandante. Fuerte Volks, oficina del comandante--

Germania construyó el fuerte en la montaña, por lo que este lugar no tenía nada que ver con la elegancia. Las paredes blancas y mesas negras llanas decoraron esta simple habitación. Después de capturar este lugar, la única decoración era sólo un jarrón.

 

Colgada en la pared estaba la bandera diseñada por Altina personalmente. Tenía verde como su color base con un escudo gigante en el medio.

 

Cuatro personas estaban sentadas alrededor de la mesa.

 

Altina, quien llevaba guantes y espinilleras en su vestido, el estratega Regis, el general Jerome y el caballero Evrard que estaba en la flor de la vida.

 

Después de que Regis terminó su informe reunido en la ciudad, Hubo un golpe repentino en la puerta.

Éste es Eric Michael de Blanchard.

 

“Ah, entra.”

“¡Sí!”

 

Un joven caballero que aún no había llegado a los 16, su pelo rubio fluía por su espalda. Llevaba su uniforme militar perfectamente, el ejemplo perfecto para el término chico guapo. Su voz tenía un tono alto que se parecía al de una chica también.

Eric era el nieto de Evrard... Pero la cabeza calva de Evrard, la gruesa barba negra y los músculos como un gorila no tenían semejanza con Eric.

Regis miró hacia Altina y explicó la situación en detalle. Regis se levantó y tomó los archivos de Eric y dijo:

 

“Has sido recomendado para ser la escolta de Altina, la recomendación fue hecha por Evrard, ¿qué dices?”

“¡Por favor permítame que tome este deber!”

“... La seguridad de su alteza fuera de la fortaleza estará en tus manos. ¡Cuento contigo!”

“¡Lo juro por mi vida!”

 

Eric cerró los labios con fuerza y saludó. Altina sonrió cuando vio esta escena.

 

“Estaré a tu cuidado.”

 

En este momento, Evrard quien hizo la recomendación tuvo una expresión inesperadamente pesada.

 

“Quería proteger a su alteza con mi propia espada.”

“Eso sería preocupante para mí... Evrard es el comandante de la guardia del fuerte después de todo.”

 

El regimiento fronterizo Beilschmidt se basaba actualmente en el Fuerte Volks. Un regimiento con 6000 tropas, su escala estaba más cerca de una brigada.

Recientemente, los soldados se habían llamado a sí mismos como el ejército de Marie Quatre. La estructura de mando del regimiento era la siguiente;

Trabajando bajo el Comandante Altina está el General Jerome, el Estratega Regis y el Comandante de la Guardia Evrard.

 

El general Jerome comanda 500 caballeros negros, 500 jinetes mercenarios, 1000 unidades de artillería, 1000 de infantería y 2000 mercenarios.

 

El comandante de la Guardia Evrard tenía a 1.000 guardias fuertes y el oficial de escolta Eric.

 

En cuanto a otros como médicos, cocineros, armadores* y conductores, no tenían oficiales de supervisión claros.

 

*(Por armadores se refieren a los que arman a los soldados cuando deben salir para una batalla, comúnmente son los encargados de controlar las armas y armaduras almacenadas para su distribución después)

 

Para el imperio Belgaro, todos los asuntos dentro del regimiento eran decididos por el comandante.

 

En esta era donde la comunicación se hace a través de cartas, es imposible esperar instrucciones detalladas desde la capital. Por lo tanto, los comandantes fronterizos eran la autoridad más alta en su territorio.

 

Dado que el anterior comandante Jerome no estaba preocupado por los asuntos de la brigada, la estructura de mando era muy escasa.

 

Como el sistema de mando no incluía a los cocineros y los armadores, se alineaban justo al lado del estratega Regis en el organigrama.

 

Como la antigüedad de los nombramientos no estaba clara en algunos casos, dirigirse a alguien podría ser confuso durante las reuniones del personal.

 

Mirando al Eric saludando, Jerome se rio por su nariz.

 

“Hmm, ¿esta princesa realmente necesita un guardia?”

“¿No has pensado lo mismo al principio?”

“Fufufu... En comparación con la escolta, el que es protegido es más fuerte en su lugar.”

“Ugh...”

 

Eric bajó la cabeza y frunció los labios.

 

En comparación contigo, Altina es más fuerte. Es normal que la mayoría de la gente piense de esa manera, ya que la princesa pudo competir con el héroe Jerome.

 

Cuando él pensó en esto, Regis sacudió la cabeza.

 

“... La espada de la princesa es demasiado prominente, especialmente en la capital”.

 

Al oír esto, Altina pareció impresionada.

 

“Por favor, haz lo mejor que puedas en lugares donde no pueda traer mi espada.”

“Así es, habrá un festival de 3 días en el día de la fundación, y su alteza estará atendiendo como una princesa real.”

 

Es inconveniente moverse con esa espada que era más alta que un hombre mientras llevaba un vestido.

 

“Odio los vestidos, estar armado con una espada debería ser la norma si asisto como soldado”.

“No digas esas palabras tan descuidadas.”

“¿¡Pero Latreille llevaba una espada!?”

“... Porque él es el comandante en jefe del primer ejército.”

“Yo también soy el comandante de este regimiento.

“... Lo sé, pero... Latreille es un hombre.”

“Ugggghhhhh... ¡Qué frustrante! ¡¡¡No reconoceré esto!!!”

 

En esta época, había grandes diferencias entre un hombre y una mujer. Incluso si su condición era la misma, los hombres gozaban de más privilegios que las mujeres.

Por ejemplo, si el hijo de un noble era una chica, el otro hombre de la familia no la trataría como un sucesor del clan. La línea de sucesión caería sobre sus hermanos menores.

Entre la realeza, esto planteaba todo tipo de problemas. Altina le hizo un gesto a Eric.

 

“Bueno, olvídate, toma asiento.”

“¡S, sí!”

 

Eric se sentó después de recibir la orden.

Regis puso el siguiente documento sobre la mesa.

 

“Sir Jerome, éstos son los archivos para ese problema. He escrito en detalle las cosas que se deben preparar.”

“¿Hmmp, comprando cosas de nuevo? ¿De dónde sacaste el dinero?”

“Algunos de los prisioneros de guerra eran nobles en el ducado de Varden... No es mucho, pero no podremos usarlo de todos modos si perdemos”.

 

Los nobles capturados durante las guerras podían ser repatriados por una suma de dinero, lo que era una fuente importante de fondos para el ejército.

 

“Debe de ser difícil haber preparado tanto.”

“En términos de destreza en combate, seguimos siendo menos hábiles, tenemos que hacer los preparativos para compensarlo”.

“Nos superan en número varios ámbitos, y eso no es algo que pueda ser resuelto con sólo espíritu de lucha”.

“Es fantástico que Sir Jerome piense de esta manera también... No podemos darnos el lujo de perder a nuestros caballeros, así que tenemos que evitar la batalla.”

“Incluso si soy yo, no haré sacrificios innecesarios por el calor del momento, así que deja de usar esos molestos trucos tuyos.”

“Gracias, definitivamente lo haré”.

“Erm, usar estratagemas en el campo de batalla no es malo, pero recuerda Regis, los cobardes en el campo de batalla son los más cercanos a la muerte.”

“... Gracias por tu consejo, lo mantendré en mente.”

 

Jerome sacó los documentos de la mesa y los guardó en su bolsillo después de una mirada.

 

Altina dijo con una expresión aturdida:

 

“¿Qué estaba escrito en ello?”

“... Un plan de respaldo en caso de emergencia. Otras preparaciones no las veremos si no hacemos nada... La próxima vez que el imperio nos convoque, estableceré un campamento cerca de la capital con los caballeros negros, creo que sería lo mejor.”

“Yo siento lo mismo, pero ¿está bien actuar tan arrogantemente dentro del territorio del imperio?”

“Eso podría ser así, pero no es extraño tener una escolta de tal magnitud para la realeza.”

“¿No es eso simplemente como poner un falso frente?”

 

Altina refutó la declaración con un gesto de su mano.

 

“... Pero como un miembro de la realeza, ¿llevar pocos escoltas invitaría a ridiculización no es cierto?”

 

Estas palabras tuvieron el efecto opuesto y los ojos de Altina se volvieron agudos.

 

“¿No seríamos lo mismo que esos nobles si hacemos eso? Creo que derrochar el dinero de nuestros impuestos por vanidad no es correcto, debemos viajar como los plebeyos en carros.”

“Qué, ¿qué es lo que dijiste? ¿No es obvio que eso es imposible?... Ah, no, quiero decir que esto está por debajo de su estatus, su alteza.”

“¿Regis viajó desde la capital a Tuonvell en un carro y el más barato cierto?”

“Eso fue porque los fondos de la unidad se estaban agotando.”

“… Ugh~~”

“¡Está decidido! ¡Viajaremos en carro! ¡Nunca he tomado uno antes, pero estoy deseando que llegue!”

“Bien...”

“¡Absolutamente no! ¡No permitiré una cosa tan peligrosa!”

 

Antes de que Regis pudiera objetar, Evrard protestó en voz alta y Eric asintió con la cabeza.

Jerome parecía estar disfrutando, riendo con entusiasmo.

 

“¡Fu haha! ¿No es genial? Déjala ir si ella quiere, deja que los demás se rían de ella”.

“... Qué exactamente te dijeron las personas en el palacio...”

 

Qué fracaso-- pensó Regis mientras se tomaba la cabeza, no debería haber mencionado el presupuesto frente a Altina.

 

Altina reflexionó sobre las palabras que escuchó de Regis durante mucho tiempo y formuló una respuesta irrazonable.

 

Un miembro de la realeza mezclándose con los campesinos, viajando a la capital en carro.

 

“... Ah... He leído algo como esto de un libro.”

 

En el libro que leyó anteriormente, vio un desarrollo de trama similar. Altina parecía inquieta.

 

“¿Qué ocurre Regis? ¿Estás enojado?”

“Ah, no.… pensando cuidadosamente, esto no es una mala idea. Los nobles nos detectarían de todos modos, como el color del vestido o los accesorios del cabello...”

 

Puesto que serían criticados por actuar conservadores, por qué no hacer una apuesta.

 

El sueño de Altina no podía lograrse siguiendo el camino normal.

 

 

 

Año del imperio 851, 9 de abril—

 

El coche se puso en marcha en la niebla de la mañana. Caballos de color castaño sacudieron la cabeza mientras avanzaban a un paso constante.

 

Este era un carro similar al que hace un viaje de ida y vuelta todos los días desde la ciudad de Tuonvell y el Fuerte Sierck.

 

Este carro podía albergar a 12 pasajeros a la vez, con 3 filas de 4 asientos. La parte superior del coche era el compartimento de carga.

 

Sentados en la fila del medio estaban Regis, Altina, Clarisse y Eric.

 

Clarisse era la sirvienta personal de la princesa, acompañándola desde sus días en la capital y era una mujer dos años mayor que Regis.

 

Su largo pelo castaño fluía por su espalda, ella no estaba en uniforme de sirvienta mientras viajaba. En su lugar, llevaba una falda azul de una pieza con una banda roja alrededor de su cintura y un chal blanco en sus hombros.

 

Sus rasgos elegantes la hacían parecer más una camarera que una sirvienta.

 

El orden de asientos a partir de la derecha eran Regis, Altina, Clarisse y Eric. Los hombres estaban sentados a ambos lados para proteger a las damas.

Esto era así incluso para Regis quien era el más débil.

Altina sonrió torpemente después de mirar el área de la cintura de Regis.

 

“Qué raro verte llevar una espada.”

“... Sentí que era raro no traer nada, así que la busqué en mi habitación ayer.”

 

Regis dijo después de golpear la espada en su cintura:

 

“Eso es cierto, un soldado sin arma no es un soldado, y cuando te oí empeñar tu espada hace algún tiempo, me preguntaba qué había pasado.”

“Ugh... Perdón por hacerte preocuparte.”

(Empeñé mi arma para conseguir el dinero para comprar libros, pero Altina me prestó el dinero afortunadamente y pagué todo el dinero que tenía a mano).

“¿Estás haciendo el mantenimiento en serio?”

“No es bueno si no la atesoras...”

“Incluso yo aceito mi espada correctamente también.”

 

La espada de Altina era conocida como la “Grand Tonnerre Quatre”, y se rumoreaba que las hadas se lo otorgaron al fundador “L'Empereur Flamme” de Tristei.

 

Cualquier arma que se oponga sería destrozada en pedazos, y no sería dañada por lanzas o armas. Se rumoreaba que nunca se oxidaba, se doblaba o se rompía.

 

Pero la espada era más grande que Altina, por lo que se colocó en el compartimiento de carga en la parte superior del carro.

 

Para añadir, la hipótesis de los investigadores decía que es una ‘aleación natural’. Una aleación artificial desarrollada usando esta teoría estaba siendo producida en masa en High Britannia debido a su excelente calidad.

 

Regis sintió ligera resistencia cuando sacó la espada desde su funda. Pero la espada fue sacada suavemente, mostrando su cuerpo brillante.

 

“... La condición se ve muy bien”.

“Ara, eso es inesperado. Pensé que la ignorarías, ahora tengo una mejor impresión de ti”.

“... La ignoré. Pero Eric pulió mi espada.”

“¡¡Devuélveme mis sentimientos!!”

“Ah, aunque digas eso...”

 

Altina se giró hacia la posición de Clarisse y dijo mientras miraba a Eric.

 

“¡Eso no es bueno, no lo malcríes!”

“¡Sí! Pero el señor estratega parecía muy ocupado, así que le ayudé con el mantenimiento de su espada, ya que no puedo ayudar de otras maneras.”

“Sé que está ocupado, pero--”

 

Altina se giró hacia Regis.

 

“Si ese es el caso, podrías habérmelo pedido a mí, ¿por qué dejaste que Eric lo hiciera?”

“¿¿Eh?? Erm... Usando el sentido común, ¿no es raro que un oficial de 5º grado moleste a un general para el mantenimiento de la espada?”

“¿Por qué?, estoy libre de todos modos.”

“Si ese es el caso, entonces ve y arregla esa montaña de documentos...”

“¡¡Ah!! ¡Veo el castillo! ¿Ese es el castillo Sierck?”

 

Altina usó una voz fuerte para dirigir la mirada de todos allí.

Altina se paró mientras se apoyaba en su espada. Ella era grande en analizar asuntos, pero era carente en la lectura y escritura, buscando siempre evitar el trabajo de papel.

 

Es por eso que los documentos que no requirieran que el comandante los firmara eran manejados por Regis. No era mucho en comparación con la carga de trabajo total de Regis...

 

Regis simplemente se encogió de hombros cuando vio esto, mientras Eric simplemente sonreía torpemente.

 

Clarisse estaba tan quieta como un maniquí, porque sabía que Altina y Regis sólo estaban jugando. Normalmente sonreía también, pero Clarisse siempre mostraba su cara de póker en presencia de personas además de Altina y Regis.

 

Aparte de Eric, las filas por delante y por detrás estaban llenas de soldados.

 

Los soldados fuertes llevaban una ligera armadura debajo de su chaqueta. También llevaban su espada, haciendo que su ropa pareciera un ajuste apretado.

 

El carro fue prestado por el ejército del imperio en este momento. Esta fue la sugerencia de Regis.

 

“Podríamos ser ridiculizados por los nobles, pero ganaremos el respeto de los plebeyos, es un buen negocio”.

“¿Leíste eso también en un libro?”

“Sí.”

“¿Qué piensas? ¿Un comandante ganara la buena voluntad de los ciudadanos montando en un carro como éste?

“Sí, en comparación con montar en carruajes de lujo, hacerlo de esta manera ganará más apoyo de la gente.”

“Pero hay una teoría entre los aristócratas que dice que ‘cuando el gobernante se ve extravagante, los ciudadanos se sentirán orgullosos’.”

“... Podría ser así para lugares prósperos como la capital imperial, pero estamos situados al norte, cerca de las fronteras y empobrecidos”.

“Es cierto, cuando la vida es difícil para los campesinos y los gobernantes actúan extravagantemente diciendo ‘estén orgullosos de lo elegantes que son sus señores’, que irritante es eso”.

“Entre los aristócratas, hay muchos que no pueden entender esto”.

“Eh, también pensaba que era así antes de esto. Gracias por decirme todo eso, Regis.”

“Ah... No... Esta es la propuesta de su alteza en primer lugar”.

 

Alquilando un carro y cabalgando junto con acompañantes, sólo oía hablar de tales historias en libros.

El carro se movió lentamente en el yermo, profundizándose en el bosque.

Después de capturar el Fuerte Volks, el imperio revitalizó el camino que conducía a él. Debido a los bárbaros en el bosque, los guardias estaban muy tensos.

 

Altina se inclinó hacia Regis y susurró en sus oídos:

 

“¿Diethart estará bien?”

“... Está bien, le dije a Bargainheim sobre este viaje, así que este bosque es en cierto modo más seguro que la capital”.

 

Regis le dijo a Altina en un volumen demasiado bajo para que otros no pudieran oírlo.

El primer día, el carro se detuvo junto a la mansión del Margrave para descansar.

Elin entró en la habitación de Regis, generando una pelea con Clarisse de nuevo, Altina sacó su espada, pero no pudo calmarlas...

 

El carro alquilado se dirigió hacia el siguiente destino. Altina estaba de buen humor.

 

“La gente en la ciudad vino a despedirnos~”

“Es cierto, hubo inesperadamente muchos que estaban allí para expresar buena voluntad.”

“Especialmente los del gremio mercantil... ¿Qué hicimos?”

“... Hahaha...”

(Qué ojo para los detalles) Regis se rio torpemente.

 

“¿Podría ser, tú ... ¿Tú los contrataste para despedirnos?”

“Incluso yo no haría cosas tan despreciables, debido a esta expedición, tuve que pre ordenar muebles y equipos de ellos, por eso...”

“Ya veo.”

 

Regis se preguntó si todos los presentes recibirían trabajos de él. Las grandes compras inyectaron energía a la ciudad, la multitud entusiástica estaba allí para despedir a su cliente.

 

“Si elevar su entretenimiento materialista es un cumplido para los que están en el poder, eso no es tan malo”.

“¡Es cierto!”

 

Al ver a los ciudadanos de Tuonvell sonriendo desde el fondo de sus corazones y expresando gratitud hacia Regis, Altina sintió que lo que había hecho estaba bien.

 

-------

 

Sirviendo al regimiento fronterizo Belischmidt del Imperio Belgaro, Abidal Evra era un oficial de combate de segundo grado, con 38 años de edad.

 

Nacido como un plebeyo, él era el más joven de una familia con 6 niños. Debido a su cuerpo fuerte, las habilidades que tenía del entrenamiento con sus hermanos y su personalidad justa, fue evaluado altamente por el héroe Jerome. Le concedieron un puesto en la caballería por sus esfuerzos y ahora es parte de la nobleza.

 

En este momento, él estaba asumiendo el honor de su clan mientras continúa trabajando duro.

 

Después de que terminara la sesión de entrenamiento, el general Jerome lo llamó.

 

“Abidal Evra, ¿Qué piensas de Regis y Eric?”

“¡Señor! ¡Un excelente estratega y un prometedor caballero, general!”

 “¿Y la princesa?”

“¡Un comandante popular!”

“Hmm... Esta respuesta realmente se ajusta a tu estilo. Okay, Abidal Evra, te encargarás del grupo de seguridad para la expedición a la capital.”

“¡Señor! ¡Es un honor!”

 

Esto era lo que Abidal Evra esperaba.

 

(Oí que la princesa real estará asistiendo a la fiesta del día de la fundación, el general Jerome no puede irse ya que él es el comandante de la guardia. Sir Evrard es el comandante de la guardia, ¿quién más que yo podría asumir esta misión?)

 

Abidal Evra pensó un poco vanamente.

Pero lo que Jerome dijo luego desconcertó a Abidal Evra.

 

“Vas a tomar un carro e incluyéndote a ti, habrá 8 guardias”.

“¡Señor! ¿¿¿Eh??? ¿Un carro? ¿8 hombres? ¿Podemos proteger a su alteza con estos números?”

“¿No puedes hacerlo?”

“¡Ah, no, puedo hacerlo si el general lo requiere!”

“Bueno, eso es todo lo que tengo para ti... Este plan fue propuesto por Regis, debe haberlo escrutado cuidadosamente, continúa con tus deberes.”

“¡Señor! ¡Entendido, general!”

 

La mano que estaba usando para saludar estaba temblando.

 

(¿Podría ser algún tipo de conspiración? ¿Un complot para matarme junto con la princesa? ¿Soy un cebo? ¿Estoy condenado a morir?)

 

Estas preguntas persiguieron a Abidal Evra durante toda la noche.

 

Los otros miembros del grupo eran menos capaces que él, todos eran soldados escogidos de clanes olvidados.

 

La residencia de los salvajes era el bosque que estaba lleno de vida. Se sentía más seguro en el Fuerte Sierck y la ciudad de Tuonvell.

Poco a poco, llegaron a las calles.

 

Los deberes de la escolta eran realizados normalmente por mil soldados, pero había solamente 8 guardias incluyéndolo a él mismo.

 

Las palmas de Abidal Evra sudaban.

 

La princesa real Marie Quatre gritaba alegremente.

 

“¡Ah Regis! ¿Es una estación de parada?”

“... Así es, ¿podría ser que es tu primera vez viendo una?”

“Yo estaba rodeada de capas de soldados cuando vine desde la capital al Fuerte Sierck, así que no podía ver nada y el camino estaba lleno de carruajes.”

“... Bueno, eso debería ser normal.”

 

¡Por supuesto! Abidal Evra estuvo de acuerdo con el estratega en su corazón.

 

Pero el estratega debería haber intervenido en esta ridícula situación. No podía entender lo que pensaba el estratega.

 

Saliendo de la ciudad de Tuonvell, llegaron a la primera estación de parada después de 2 horas.

 

Había una tierra montañosa en la zona. Era abril temprano, la estación donde las flores florecían, haciendo este lugar aún más hermoso.

 

En esta pobre aldea agrícola había una pequeña estación de parada.

 

El carro brevemente se detuvo aquí para que los caballos descansaran, y una habitación para que los viajeros tomaran un descanso.

 

“Buen trabajo a todos, descansemos 30 minutos.”

 

El conductor anunció.

Si se tratara de una estación de parada normal, los pasajeros se extenderían y charlarían entre ellos.

 

Pero el equipo de 8 hombres de Abidal Evra eran soldados bien entrenados con la misión de proteger a la princesa real.

Desmontaron apresuradamente del carro y ocuparon posiciones de centinela alrededor de la zona como estaba previsto.

Abidal Evra abrió la puerta de madera del carro desde el exterior.

Según el orden de los asientos, el primero en bajar fue el estratega Regis.

 

“... Ah gracias.”

 

Regis frenéticamente sacó su cabeza hacia atrás.

 

¡Swish!

 

Abidal Evra saludó de inmediato.

 

El estratega se inclinó hacia adelante y bajó. ¿Qué capacidades tenía escondidas este impecable hombre?

El Fuerte Volks era bien conocido por ser invulnerable desde antes de que Abidal Evra naciera, pero fue tomado por él tan fácilmente.

 

Incluso yo fui ascendido a caballero, así que ¿por qué él todavía era un oficial de administración de 5to grado sin título de nobleza?

 

El título de caballero era un título nobiliario concedido solamente con grandes logros. Con este título, recibirías una paga más alta y los derechos para comprar y vender mercancías libremente.

 

Después de que Regis bajó, la siguiente fue la princesa real Marie Quatre.

 

Su pelo carmesí revoloteaba en el viento, mostrando vislumbres de su cuello blanco como la nieve.

Ella era una bella dama.

 

No sólo su belleza era asombrosa, sino que su entrenamiento regular hacía que su cuerpo fuera esbelto, desprendiendo una sensación de gracia a pesar de que simplemente estaba bajando del carro.

Mirando hacia arriba a su figura con el cielo claro como un fondo, era como una gran pintura en la iglesia.

Esta fue la primera vez que Abidal Evra entró en contacto con la princesa real desde una distancia tan cercana, poniéndolo nervioso.

La siguiente en salir fue la sirvienta, y el último en salir fue Eric.

En ese momento, otro soldado estaba comprobando la seguridad de la zona de descanso, enviando una señal de mano “todo bien”.

 

Abidal Evra bajó la cabeza y le preguntó respetuosamente:

 

“Alteza, por favor, descanse aquí.”

“Hmm... Sé que quieres decir... Pero después de un largo viaje, mi trasero está empezando a doler.”

“¡¡Qué!! ¡Doctor! ¡Llamen a un médico!”

“¡Espera! ¡Espera! ¡No hay necesidad de eso! El asiento estaba un poco tieso.”

“¡Sí! Por favor, tome mi asiento entonces.”

 

Olvídalo, la princesa real hizo un gesto con una ondulación.

El estratega que se dirigía hacia allí por la conmoción sonrió alegremente.

 

“Hahaha... Parece que es difícil para los aristócratas montar en carros.”

“No es así como me siento, este no es el problema de los carros. Justo ahora, estoy muy~ feliz ¿ya?”

“Si es así, eso es genial. Si no tomamos el carro ahora, no creo que podamos llegar al festival a tiempo...”

“Uguu ~~, Regis piensa que el festival es más importante que mi trasero.”

“... No es gran cosa cambiar a un carruaje para mí... Pero sería malo si los ciudadanos piensan que llegaste tarde porque 'tu trasero dolía'.”

“Se siente fuera de lugar...”

“Esto podría llevar a un apodo, pero ya tienes uno...”

“Ahh, lo entiendo, dije que estoy bien. Por cierto, Regis, ¿no te duele el trasero?”

“... Ahora que lo mencionas, me duele un poco cuando me levanto, probablemente el asiento era demasiado duro, pero me he acostumbrado a la silla rígida en la oficina, así que estoy bien”.

“Qué astuto~”

“Bueno... no se le puede hacer nada.”

 

Mirando a la princesa hinchando sus mejillas, el estratega sonrió torpemente.

Los dos parecían tener una buena relación, Abidal Evra que los miraba estaba sorprendido.

Abidal Evra sentía que los soldados de nacimiento común tendrían alguna brecha con sus superiores, aún más por la realeza.

 

La sirvienta junto a la princesa empezó a preparar el té en la despensa y lo sirvió en una bandeja. Como el conjunto de té de porcelana recibe rasguños fácilmente, el juego de té se hizo de plata.

 

“Alteza, el té está listo.”

“Ah, gracias Clarisse, ¿está lista la parte para los demás?”

“Sí.”

“Lamento las molestias.”

 

Una sonrisa gentil apareció en el rostro de la princesa y miró a Abidal Evra.

 

“Todavía hay tiempo, tomemos el té juntos.”

“¿¿Eh?? Pero... todavía tenemos nuestros deberes.”

“Está bien, está bien. El clima es genial y la visibilidad es clara. Veremos si alguien se acerca.”

“Es, eso es...”

“Cuando es tiempo de descansar, se descansa. Ese es el trabajo de los soldados. Sería preocupante si te cansas cuando sea hora de trabajar. Toma, para ti.”

 

Abidal Evra recibió una taza de té de la princesa real.

Las robustas manos de Abidal Evra recibieron cuidadosamente la taza de plata, mirándola como si fuera un tesoro.

 

“Bueno, vamos a compartir con todo el mundo.”

“¡Sí! Trae a los demás también.”

“Entendido-- ¡¡¡Equipo de escolta!!! ¡¡Reúnanse!!”

 

Después de que todos los guardias hubieran bebido su parte, se prepararon para partir.

 

El asiento era el mismo que antes, con Abidal Evra sentado en el centro de la fila de atrás. Tenía la espalda recta para proteger las cosas que necesitaba.

 

Y así, la princesa y el estratega comenzaron su charla ociosa.

 

“Cambiamos el caballo.”

“Sí, esta es la ventaja de los carros... Los caballos de los caballeros están atados a los individuos, y los caballos militares pasan por un entrenamiento de batalla, por lo que no se puede cambiar... Pero los caballos de los carros se pueden cambiar después de llegar a una estación de parada. Es muy conveniente.”

“¿De quién son los caballos de la estación de parada?”

“... Este camino está bajo la jurisdicción directa del imperio, y se formó un ministerio de transporte. El Ministerio de Transporte se hace cargo de las calles, el puerto y la burocracia. Para los condados, los carros son dirigidos por los señores territoriales.”

“Ya veo.”

“El lugar para cambiar los caballos cansados son las estaciones de parada, que dan lugar a carros”.

“Eso suena conveniente, ¿por qué los militares no adoptan tal método?”

“... No es factible en las líneas de frente del norte. En el sur, el ejército tiene su propia red de transporte. No es posible si las unidades son demasiado grandes, por lo que sólo se utiliza para emergencias.”

“¿Regis ha estado en el sur antes?”

“Sólo lo leí en un libro.”

“Ah, cierto, eso es propio de Regis”

 

El carro avanzó lentamente.

A este paso, debían llegar a la próxima estación de parada a tiempo. El tono de la princesa real se hizo más estricto.

 

“Regis, después de haber logrado nuestro objetivo para este viaje, tengo algo que necesito hacer.”

“¿Qué?”

“Ordena cambiar los asientos de todos los carros para que sean más suaves.”

 

Mientras hablaba, la princesa real ajustó su posición sentada.

 

En la 6ma mañana después de que el grupo de Altina abandonara el Fuerte Volks--

 

Después de recorrer 100Li (444km) sobre caminos ásperos, el grupo de Altina se estaba cansando.

Regis miró a Altina, quien estaba sentada a su lado.

Altina descansaba la cabeza en el hombro de Clarisse y dormía profundamente, Clarisse estaría muy cansada si él la dejaba.

 

“... ¿Estás bien, Clarisse?”

“Sí, estoy bien.”

“... Vamos a llegar a la capital pronto, así que, por favor, aguanta con ella.”

 

De repente, los soldados aparecieron por delante y las calles se volvieron turbulentas.

 

“¡La caballería está llegando!”

 

Al oír esto, un aire tenso colgaba dentro del carro. Abidal Evra se puso alerta al instante.

 

“¿¡Qué!?”

“Su Alteza... por favor ajuste su vestido.”

 

Después de decir eso, Regis asomó la cabeza por la ventana.

En las anchas calles, las caballerías se acercaban con el polvo creciente.

Mientras Clarisse limpiaba la boca de Altina con su pañuelo, Altina le preguntó algo mientras murmuraba.

 

“Hmmm... ¿¡Quién es!?”

 

¿Qué unidades son estas? Regis se preguntó mientras movía su mirada hacia la bandera de la unidad.

 

“... fondo rojo, león dorado, sol... ah... este es el primer ejército del imperio, las tropas bajo el segundo príncipe, el general Latreille”.

 

Al oír esto, la tensión en el carro alcanzó el punto de ebullición. Todos se prepararon para morir.

Altina y Latreille eran enemigos políticos, lo que se confirmó cuando se entregaron las órdenes irracionales de capturar el Fuerte Volks.

 

La ambición de Altina apuntar al trono como la 4 ª princesa fue expuesta...

 

En comparación con el príncipe heredero Auguste que renunció a sus deberes administrativos debido a la mala salud y el 3er príncipe Bastian que todavía estaba estudiando, Altina no debía atraer demasiada atención en la capital.

 

Mirando a los soldados con intención asesina ante ellos, Regis usó un tono firme y dijo:

 

“... Todo el mundo cálmese, esta es una calle abierta y es mediodía. Llegaremos a la capital simplemente subiendo por esa colina, por lo que hay mucho tráfico aquí... No importa qué, en tal lugar, Latreille, quien ya exhibió su bandera, no sacará su espada contra nosotros. Para mí, creo que están probando nuestros modales.”

 

Ya veo, Abidal Evra estaba impresionado al pensarlo.

 

“Que un ataque repentino nos atraiga a perder la compostura. Tratando de hacernos perder nuestros modales, obligando a que la popularidad de la princesa real caiga. ¿Es ese su objetivo?”

“Si realizamos algunas acciones extrañas, podríamos permitir que nuestro adversario se salga con la suya”.

“Eh, éramos soldados de la capital en el pasado, no haremos nada que haga que la princesa real se avergüence”.

“Sí, estoy contando contigo... haré todo lo posible para evitar que eso también pase.”

 

Regis dijo con el tono más sereno posible.

El joven Eric seguía teniendo una expresión incómoda mientras Clarisse estaba tranquila como de costumbre.

Altina se apretó el vestido con fuerza.

 

“Tal vez, no soy buena en tratar con esto. En el pasado, Latreille me recordó a que tenía que tener cuidado en cómo me comporto.”

“¿Esta fue la razón por la que no eres buena con el manejo del príncipe Latreille?”

“Ese tipo es demasiado sensible, incluso se enojó cuando no puse mi tenedor y el cuchillo correctamente ¿sabes?”

“... Mi hermana me regaño también por eso... Ahora debería estar bien, no hay necesidad de tener tanto cuidado en mi comportamiento ahora.”

“Eso sería genial.”

 

El carro subió lentamente a la colina.

Abidal Evra tenía un rostro decidido cuando se detuvo y abrió la puerta que conducía al exterior.

 

Regis salió del carro y la mirada del primer ejército del imperio cayó sobre él. Frente a Regis había un grupo de soldados bien equipados y duros.

Normalmente, las tropas de pie en la primera fila son más altas, y los soldados más débiles se podían ver detrás de ellos. Pero eso no era así aquí, todos los soldados eran de primera categoría en construcción, apariencia y equipo, un montón de confianza.

 

“...”

“¿Cómo está?”

 

Preguntó Altina.

 

“... El primer ejército tiene 3 tropas de 1000 de caballería, un total de 3000. Añadiendo 7000 de infantería, un número total de 10.000. Por su apariencia, esta debería ser la ‘tropa del lobo blanco’.”

“Así que es 11 contra 1000, ¿1 contra casi 90?”

“... No pelearemos ¿sabes? ¿Y me contaste a mí? No puedo hacerlo.”

“Me he contado dos veces.”

“Que mala…”

“Están viniendo.”

 

Murmuró Altina.

Un hombre con armadura roja sobre un caballo blanco vino desde la banda de caballeros.

Tenía un cabello dorado magnífico.

 

Su rostro dio una sensación de belleza y nitidez. También tenía ojos color carmesí que parecían arder.

La espada en la cintura era la espada del emperador fundador 'Arme Victoire Volonte', con joyas incrustadas en la empuñadura. La empuñadura también se había teñido de rojo.

Así es…

Él era el 2do príncipe del imperio Belgaro, Allen Deux Latreille de Belgaria. Cabalgó al grupo solo. Y a cierta distancia, bajó de su caballo.

El cuerpo de Altina se volvió rígido, podría haber sacado su espada si la tuviera consigo.

 

Regis no podía hacer nada al respecto, igual para los demás del grupo. No pensaban que el príncipe vendría solo.

 

El ruido de la armadura se acercó paso a paso.

Altina apretó los dientes, no permitiendo que ese hombre viera su miedo.

Poco a poco, ambas partes estaban lo suficientemente cerca como para darse la mano.

 

Latreille abrió los brazos, abrazó a Altina y dijo:

 

“Realmente lo siento... hermana.”

“¿Ah? ¿¡Eh!?”

 

La abrazada Altina estaba rígida y no podía decir nada. Latreille continuó con un tono sincero:

 

“Debe de haber sido duro para ti, porque tu hermano que controlaba todo el ejército es tan incompetente... perdóname.”

“... Erm... ¿Latreille?”

“Cuando me enteré de que Argentina estaba tomando un carro a la capital, me dolió el corazón. ¿Fue tu vida tan dura?” (El weon cínico xD)

“¿Huh? No, esto debe ser lo mismo que los ciudadanos--…”

“Ah, tengo montones de cosas para charlar contigo. Pero debemos cuidar a nuestros subordinados por ahora, vallamos rápidamente a la capital y tengan un buen descanso”.

“Eh, hmm.”

“Para celebrar tu victoria, te preparé un caballo, Argentina.”

“¿Caballo?”

 

Latreille hizo un gesto con los ojos y un soldado de la caballería llevó un caballo.

El pelaje marrón era brillante y cuidadosamente arreglado. Tenía una hermosa apariencia, larga cola dorada y la punta de sus cascos eran blancas.

Un hermoso caballo militar.

Latreille sacó las riendas, señalando a Altina para tomarlo.

 

“Oh, tiene un buen temperamento. Un gran caballo que se lleva bien contigo.”

“Ah, sí, es realmente bueno.”

 

Regis, quien estaba observando esta escena, quedó atónito.

 

“... Lo entiendo.”

 

-- Un enfoque suave, y tenía una buena idea de la personalidad de Altina, por lo que estaba seguro de esta táctica. Qué hermano tan capaz.

 

Parecía saber que no importaba cuán preciosas fueran las joyas que él pudiera regalarle, no afectaría a Altina.

Regis buscó en las estanterías de su mente, tratando de encontrar la mejor solución para esto de todos los libros que había leído.

 

“Ugh, qué debería--”

“Hmm, si quieres viajar con tu estratega, puedes montar a caballo o tomar un carruaje, es genial tener compañía ¿cierto?”

 

La mirada de Latreille se desplazó por este lado.

 

“¿¡Huh!?”

 

-- No me imaginé que el comandante en jefe quien es también un miembro de la realeza, el príncipe Latreille hablaría por mí, un oficial de administración de 5 º grado. Regis estaba realmente sorprendido.

 

Calculo mal.

 

Regis sintió que había calculado mal, para que el adversario se diera cuenta de él. Tal escenario no existe en las estanterías de su mente. Aparte de asentir, Regis no tuvo otra opción.

 

“... Estoy muy agradecido.”

 

Eric y Abidal Evra tomaron los caballos militares de grado superior para montarlos. Regis y Clarisse irían en un elegante carruaje decorado con esmeraldas. El equipaje estaba guardado en un vagón.

Debido a que no se les informó de antemano, Regis y compañía se disculparon con el conductor del carro y les dijeron adiós a los duros asientos que usaron durante 6 días.

 

-- ellos fueron tomados con la guardia baja. Iban al paso de Latreille.

Regis recordó las palabras que le dijo a Altina.

 

“Soy un mero académico, si me meto en una situación en la que no sé nada, no puedo hacer nada”.

 

Eh, pensar que sus palabras se hicieron realidad.

 

La capacidad militar y política del príncipe Latreille es clara. De hecho, tiene la capacidad de convertirse en el próximo emperador. Lo que estamos viendo es sólo la punta del iceberg. ¿Entonces, qué debemos hacer?

 

 

El carro esmeralda podría asentar a 4, con 2 filas de asientos.

Un soldado de pelo naranja estaba sentado en la fila de atrás.

Sus ojos tenían una sensación apacible sobre él, él estaba sobre la edad de Latreille.

A juzgar por su uniforme decorado en oro y plata, este hombre debe ser un aristócrata, y mantiene una posición alta.

Después de que Regis abrió la puerta, el hombre sonrió y dijo:

 

“Debe haber sido duro para ti. Eres el estratega Regis cierto, mi nombre es Germain Laurentis de Beaumarchais, oficial Administrativo de primer grado. Por favor, llámame Germain.”

“Ah... Gracias... Mi nombre es Regis Auric, oficial administrativo de 5to grado, ¿puedo saber si llegué al carruaje equivocado?”

“No, este es el correcto. En el corto viaje a la capital, por favor permítanme viajar con ustedes.”

“Bien…”

 

Regis se giró para mirar a Clarisse.

Si montaras un carruaje sentado junto a un noble que era tu adversario político, afectaría la calidad de tu apoyo.

Pero Clarisse no cambió su expresión cuando dijo:

 

“Por favor, no se preocupes por mí, si el carruaje no tiene un lugar para mí, estoy bien con caminar a la capital.”

“¡De ninguna manera! Si eso realmente sucede, no puedo imaginar cómo me castigaría la princesa.

“También yo sería regañado por el príncipe Latreille. Por favor, tome el asiento hasta el final.”

“... De acuerdo, gracias por su amabilidad.”

 

Por la invitación de Regis y Germain, Clarisse hizo una reverencia y subió al carruaje.

 

Clarisse se sentó en el asiento interior mientras Regis se sentaba junto a la puerta. Germain se sentó en el asiento frente a ellos.

Normalmente, la sirvienta Clarisse se sentaría en la última fila, mientras que Germain tomaba el asiento al frente.

Tanto la actitud de Latreille en darle la bienvenida a Altina como la forma en que Regis y los demás fueron tratados hizo que Regis quedara impresionado por Latreille.

Germain sonrió cálidamente y comenzó a charlar con Regis y Clarisse.

 

“He querido conocer al Sr. Regis desde hace mucho tiempo.”

“... Erm, sólo soy un plebeyo y un oficial administrativo de 5 º grado... ¿Así que no es eso inapropiado?”

“Ahh, hablé mal. En realidad, soy el tercer hijo de un marqués, mis dos excelentes hermanos mayores son los que están en contacto con otros, así que me he acostumbrado a este modo de hablar.”

“¿Están bien tus hermanos?”

“Sí, están trabajando en el oeste ahora mismo.”

“Eso significa…”

 

Regis pensó en los nombres de los comandantes del ejército imperial.

La unidad de la guarnición en el oeste es actualmente el 2do ejército, el comandante y el vice comandante son los hermanos del clan del marqués de Beaumarchais.

Así que el tercer hijo estaba trabajando como el asesor de Latreille, Regis no lo sabía.

Germain sonrió torpemente.

 

“Los Beaumarchais son una familia de linaje militar. No soy experto en la espada y me concentré en estudiar libros, nunca pensé que sería un soldado. Pero el príncipe pensó muy bien de mí mientras yo estaba en la escuela militar, por lo que estoy trabajando para él como asesor en este momento.”

“Ah, ya veo.”

 

Regis pensó que el tercer hijo de la familia de un marqués sería completamente diferente de un plebeyo como él. Pero tenían algunas similitudes, por lo que Regis sentía que era un espíritu parecido.

 

“He oído que Sir Regis es un gran erudito.”

“¿Eh? No.… hay nada genial sobre que hablar, la lectura sólo es mi único hobby.”

“Puedo entender eso. ¿Qué libros has estado leyendo?”

“Es una vergüenza, pero últimamente estuve demasiado ocupado... solo he leído 'The Ponytail’s Next Door' de Yorgel.”

 

La cabeza de Germain se inclinó levemente.

 

“¿Hmm...? ¿Es un libro académico?”

“¿Huh? Ah, no, esto es sólo una novela de fantasía.”

 

Era una novela de amor que compró cuando Regis todavía estaba en la capital. En aquel entonces, él tenía una posición despreocupada, alguien que quería aprender un poco de todo.

Germain se echó a reír cuando oyó eso.

 

“¿Huh? ¡Hahaha! Como se esperaba de Sir Regis, incluso sus bromas son extraordinarias.”

“¿Eh?”

“Los asesores como nosotros deben usar nuestra inteligencia para lograr cosas para nuestros señores. Comparativamente, no tenemos tiempo para ese ocio inútil.”

“Ugh...”

“Siempre he pensado que esas cosas deberían desaparecer.”

“... ¿Qué dijiste?”

“¿No es así? Esos libros se publican para satisfacer los humildes deseos de otros, son la razón detrás de la caída en la calidad estética de Belgaria. ¿No debería quemarse esta literatura de baja calidad?”

 

Dijo Germain en tono sincero.

 

Probablemente estaba en serio, queriendo destruir estos libros por la nación. Cuando Regis pensó en eso, apoyó el puño apretado sobre sus rodillas.

 

“... ¿Quiénes son los que decidirán qué libros son de clase alta o baja?”

“El ministerio de justicia, por supuesto. El imperio había emitido órdenes de detención de ‘sospecha de traición’ para los autores de libros que criticaban al imperio. Una tropa de caballeros fue enviada para arrestarlos.”

“... ¿Son absolutos los valores de los que están en el ministerio de justicia? Teniendo en cuenta la autoridad del ministerio de justicia, no se permitiría publicar muchos libros”.

“¡Eso es de esperar! ¡Cómo podría ser permitida la crítica contra el país!”

“Qué estúpido... Qué pasa si este reino está avanzando en la dirección equivocada, ¿es ilegal señalar el camino correcto? Sir Germain se graduó en la escuela militar, ¿no has oído que ‘ignorar la sugerencia de los subordinados es la locura de los comandantes’?... ¿Todo el imperio sería dirigido por comandantes estúpidos?”

“Ah, no, bueno, los libros relacionados con la política y la ciencia no serían destruidos, sólo los libros usados para el ocio.”

“... ¿Cómo se establecerían los criterios para los libros? ¿Has pensado en este asunto?... Dejando eso a un lado, aunque se creara un libro para el ocio, sigue siendo para los ciudadanos trabajadores del imperio.”

“Aun así, hay algunos que cometen crímenes porque leen esos libros”.

“Entonces dime, ¿cuántas personas han cometido crímenes porque leen estos libros?”

 

Germain se calló.

Regis lentamente abrió el puño.

 

-- No está bien.

 

Se agitó sin saberlo.

Si consideras la posición de Altina, ahora debe ser el momento de ponerse en el lado bueno de Latreille.

¿Qué debe hacerse para mantener su propia postura política mientras se abastece a la otra parte?

Algo inesperado sucedió. Clarisse, quien estaba sentada en la posición más interior, fue la primera en romper el pesado silencio.

Clarisse estaba inexpresiva como de costumbre.

 

“... No entiendo de estas cosas complicadas... Pero como estamos viviendo en este mundo, tenemos que vivir nuestras vidas enteras como seres humanos. Si tuviéramos que morir algún día... no me arrepentiría de mi vida si mi corazón estuviera lleno de las cosas maravillosas de este mundo. Así es como me siento.”

 

Después de terminar, el silencio abarcó el carruaje. Regis dejó de mantener las apariencias.

No se disculpó con Germain por sus palabras anteriores. Germain sonrió débilmente.

 

“Oh, eso fue grosero de mí, discutir un tema tan complicado frente a una dama. Los temas políticos y de familia son tabú incluso en una fiesta. Eh, yo estaba actuando como un bufón incivilizado.”

“... No, yo fui mal educado.”

 

La atmósfera del carruaje volvió a la normalidad y Germain desvió la mirada hacia el exterior.

 

“Estamos casi en la capital.”

“Así es.”

 

Regis miró a Clarisse y pudo ver la nostalgia desde sus ojos.

Peso: 
0

Haken no Kouki Altina Capítulo 13: Duelo bajo la luna




Manual




La capital imperial Versalles era una ciudad sin muros.

Situada en una cuenca ligeramente elevada, había amplias y hermosas calles. Mirando hacia abajo desde la cima de la colina, se podía ver todo el hermoso paisaje sin obstáculos.

 

En el corazón de la ciudad estaba el Palacio Imperial Le Brane.

 

Desde la vista de arriba, el diseño del palacio era dibujado por una gran cruz con rutas bien organizadas, dividiéndolo en cuatro esquinas con cuatro patios pequeños al norte, sur, este y oeste y un jardín en el centro.

 

El palacio era no sólo la residencia para la realeza, sino que también era la jefatura donde los asuntos militares y domésticos eran manejados.

 

Alrededor del palacio se encontraban las haciendas privadas de los nobles, sin importar aquellos que tenían territorios cercanos o aquellos situados lejos.

 

Como no había muros o puertas para separar el distrito, se podían ver centinelas por todas partes. Si algún plebeyo estuviera a menos de 10 pasos de los límites, sería detenido por los guardias armados e interrogado.

 

En el camino frente al palacio, los Caballeros de los Lobos Blancos avanzaban lentamente por una calle.

 

Las calles estaban llenas de gente.

 

La capital estaba llena de un ambiente de fiesta, ya que mañana sería el aniversario de la fundación del Imperio. El festival comenzó desde la mañana tal y como las tiendas se establecieron a lo largo de las calles

 

Sin embargo, había mucha gente. Regis miró a su alrededor.

 

“... ¿Por qué hay tanta gente?”

“Se reunieron porque querían echarle un vistazo a la princesa Marie Quatre, algunos también se reunieron para mirar a Latreille. Después de todo, hoy es un día especial”.

“Cierto, la princesa dejó la capital el año pasado en esta fecha.”

“Si bien eso es cierto, la razón principal es porque la joven princesa tomó el famoso e inexpugnable Fuerte Volks, eso obviamente despertó los intereses del pueblo”.

“Ahhh... ya veo.”

 

En la capital, había muchas familias ricas, pero el número de personas que llegaban debido a la admiración a la realeza o los nobles no eran la minoría.

Con la joven y hermosa princesa convirtiéndose en un héroe, no era extraño que la gente se reuniera.

Al ver la situación, Regis comprendió por qué Latreille querría poner a Altina a su lado.

Regis sacó la cabeza por la ventana, mirando a Altina quien estaba delante.

 

Altina, quien avanzaba lentamente mientras montaba el caballo, mantenía una cara recta mientras era rodeada de seguidores de sus enemigos políticos.

Debido a esto, la gente podía sentir un aura majestuosa a su alrededor.

Sin embargo, a lo largo del camino, había algunos niños que seguían gritando “Princesa Marie Quatre” mientras agitaban las manos.

Regis temía que Altina mostrara su disgusto abiertamente o formulara comentarios desagradables, pero ese miedo parecía ser injustificado.

A medida que los civiles se reunían, la atmósfera aumentaba en tensión.

De repente, Altina, quien mantenía una cara recta sonrió y saludó a los civiles. Al ver esto, la multitud comenzó a animar.

 

“¡Larga vida a Marie Quatre!”

“¡Viva el Emperador!”

 

Alguien empezó a tocar música y la multitud comenzó a cantar canciones alabando al Imperio.

 

Viendo la sonrisa de Altina, Regis sintió que era la primera vez que la veía así. Mientras viajaban, una voz femenina llegó a los oídos de Regis.

 

“¿¡Regis!?”

“¿Eh?”

 

Regis se giró y miró

 

El carro avanzaba lentamente, aun así, podía sentir la velocidad, Regis se giró y miró a la multitud

 

Entre la gente, vio a una mujer familiar. Aunque quería llamar su nombre,

Pero el carruaje ya se movía, causando que Regis la perdiera. Regis se dio la vuelta y miró hacia atrás.

 

-- Ha pasado tanto tiempo desde la última vez que nos vimos, te ves bien, Carol.

 

En este momento, Regis sintió que realmente había regresado a la capital.

Se abrió la magnífica puerta, permitiendo que el carruaje avanzara hacia el palacio Le Brane

Los Caballeros de los Lobos Blancos que seguían el carruaje no pasaron por la puerta.

Del mismo modo, Abidal Evra y el resto que viajaban juntos desde el Fuerte Volks se detuvieron en la puerta. Eric fue el único guardia que acompañó a Altina.

 

El carruaje avanzó lentamente hacia la plaza del palacio y se detuvo allí.

 

En el lado de Latreille, Latreille, Germain y los caballeros eran 6 en total, mientras que en el lado de Altina, había 4 personas, Regis, Altina, Clarisse y Eric.

 

Esta fue la primera vez que Regis vio el interior del palacio. Sintió que era un lugar maravilloso y miró a su alrededor.

 

Los azulejos de color crema de la plaza estaban grabados con detalles exquisitos.

Los detalles de los azulejos eran en realidad guardias imperiales sosteniendo mosquetes usando una sola mano.

Regis sólo había oído hablar de ellos en historias; esta fue la primera vez que los veía.

 

“... Que increíble…”

“Haa ~ finalmente llegamos.”

 

Altina, quien nació y creció aquí, estaba más relajada que cuando estaba rodeada de gente.

Dejando a un lado el atuendo de Altina, la forma en que ella desmontó fue suficiente para que el caballo se estremeciera.

 

“Te lo agradezco, Latreille... ya sea por el caballo o la bienvenida. De hecho, si todavía estuviera montando en el carro, podría ser imposible avanzar bajo los ojos del público, podríamos incluso ser objetivo de burlas infames por tal razón”.

 

Latreille luego desmontó de su caballo.

 

“Bueno, me alegro de que estés satisfecha con esto.”

“Sin embargo--”

 

Altina miró a Latrille.

 

“--No confío en ti.”

“Oh, ¿eso es así? Supongo que no se le puede hacer nada, aunque hice algunas cosas, sé que un caballo no es suficiente como compensación. Entonces, te veré más tarde durante la cena.”

 

Latreille agitaba y mostraba una sonrisa solitaria mientras se movía hacia las escaleras, cuando giró la cabeza hacia atrás, reveló una mirada de desprecio.

 

“Definitivamente hay algo malo.”

“... ¿Está bien, Su Alteza?”

“Esos ojos, definitivamente está planeando algo.”

“Eso es evidente, él puede estar parado contra enemigos políticos fuertes, así que la manera en la que actúa es normal.”

“Sé más valiente, Regis, es absolutamente necesario que hagas algo.”

“A partir de mañana es el aniversario de la fundación del Imperio de 3 días de largo, si nada sucede durante este período de tiempo, mi papel será de simplemente disfrutar de estos 3 días”.

“¿Por qué parece que has encontrado una rana en mi bolso?”

 “... Si realmente hay una rana, espero que esté viva.”

 

El personal del palacio apareció y procedió a quitar el equipaje del carruaje. Finalmente, podrían tomar un descanso.

Altina, quien recibió un apoyo frío en el palacio, fue a su habitación a descansar después de prepararse.

 

Siguiendo a Altina que pasó por la entrada estaba Clarisse, incluso Eric, como se esperaba del hijo de Blanchard, tenía una mirada honesta.

Sin embargo, Regis se sentía como si no se suponía que estuviera aquí, siguiéndolo cuidadosamente.

 

El palacio era como un museo de arte ya que había muchas piezas de arte, incluso el palacio en sí parecía una pieza de arte. Por otra parte, había muchas escenas que aparecieron solamente en historias que se podían ver aquí.

 

--Oh ~ ¿No fue este el pilar que se describe “Love Thief of the Imperial Court”? Ese corredor debería estar donde ocurrió la “pelea uno a uno” mencionada en la “Legend of the hero Alfred”.

 

“... Qué maravilloso... ¿Podría ser este el paraíso?”

 

Dentro del palacio, aparte de algunos empleados, la mayoría eran nobles. Los nobles levantaron la frente cuando vieron a Altina.

Altina pensó que los nobles le dirían algo desagradable, pero parece que nadie se atrevió a hacerlo.

 

Lo que los dejaba sin palabras no era sólo la Grand Tonnerre Quatre, que Altina llevaba sin ningún problema.

Más bien, no sólo se rumoreaba que esta princesa había derrotado al héroe Jerome, sino que también había pacificado a los bárbaros y capturado el impenetrable fuerte Volks. Ella era el comandante que logró estas proezas imposibles.

 

Aparte de todos estos rumores...

 

Los nobles de la capital imperial reconocieron que no podían mirar hacia abajo a los soldados.

 

“Parece que hay algo más que agradecerle a Latreille.”

“¿Qué ocurre, Su Alteza?”

“Después de que me uní al ejército, el palacio se hizo más tranquilo.”

“Ya veo.”

 

Sin embargo, esto hizo que los pensamientos maliciosos dirigidos a ella aumentaran.

 

Incluso sin palabras, Regis pudo decir que los nobles los miraban como si fueran demonios. Regis estiró un poco la espalda y pensó...

 

-- Así que este fue el ambiente en el que Altina creció.

 

Cuando se enteró por primera vez de esto de Altina, Regis pensó que era increíble. Sin embargo, después de ver esto, entendió lo que Altina quería decir.

 

Como miembro de la realeza, Altina no estaba satisfecha con el sistema actual de Belgaria. Preocuparse por la gente era una buena cosa, pero ¿este sentimiento sólo se produjo debido a que su madre era una plebeya? Regis no podía evitar pensar en esto de vez en cuando.

 

Pero ahora, Regis entendió lo que Altina pensaba.

Este sentimiento que los nobles dirigen hacia los civiles, fuerte y descarado, irrazonable, insultante y odio, era el mejor reflejo de lo que los nobles eran actualmente.

 

“¿No sienten que algo anda mal?”

 

Albergando este sentimiento, Altina comenzó a dudar del sistema de la nobleza. También mostró interés por la política y comenzó a simpatizar con los civiles que habían sufrido. Esta debe ser la forma en que el objetivo de Altina se formó, pensó Regis.

 

Al notar algo extraño con Regis, Altina le preguntó,

 

“¿Viste algo interesante?”

“... ... Eh, erm... Así que aquí fue donde la princesa creció.”

“Sí.”

“... Si pregunto en el palacio, tal vez podría averiguar cosas relacionadas con la princesa.”

 

Altina se sonrojó de repente.

 

“De qué estás hablando, realmente... pero esto también está bien.”

“¿Eh?”

 

De repente, susurró en los oídos de Regis

 

“Eso... Yo, yo debo presentarte a mi padre.”

“Cálmate, Altina. Aunque no entiendo, pero si yo, un civil, accidentalmente ofendo al Emperador, podría ser despedido.”

 

La voz de Regis era lo suficientemente fuerte para que Altina la oyera. La habitación de Altina estaba situada en el centro del lado norte.

La habitación junto a Altina debía ser la habitación de Clarisse...

 

“Es inconveniente si la distancia es demasiado larga, Regis y Eric, se quedarán en la habitación contigua a esta. Clarisse, no te importa quedarte en mi habitación, ¿verdad?”

“Como desee, Su Alteza.”

“Como su guardaespaldas, estoy muy agradecido por su decisión.”

 

Eric también aprobó esta idea.

Durante el viaje, Regis y Eric durmieron juntos con Abidal Evra. Si compartían una habitación, no habría necesidad de preocuparse por la falta de mantas, por lo tanto, no tenían ninguna razón para objetar.

El cielo seguía brillando cuando Altina y el resto llegaron a la casa--

Regis y el resto llegaron al comedor, el personal entonces les dijo que estaban preparando sus comidas.

Sin embargo, Altina sugirió ir a las calles.

 

“¡Vamos a echar un vistazo a la locomotora de vapor!”

 

Mientras Regis y Eric estaban fuera, Clarisse utilizó el tiempo para limpiar la habitación que no había sido utilizada durante mucho tiempo.

 

Altina usó un paño para cubrirse el pelo y salió.

 

Este año, el Imperio de Belgaria estaba construyendo su primer ferrocarril. La locomotora de vapor era de High Britannia, el carril comenzaba desde la capital a la ciudad próxima de Sanc Juhel, una distancia corta como ensayo preliminar.

 

High Britannia era una nación gobernada por una reina. En el pasado, era famosa por su té y cultura. En los últimos años, han comenzado a enfocarse en el avance tecnológico.

Con la gran compra de hojas de té, los dos países cooperaron en el desarrollo de nuevas tecnologías que vinieron desde el este.

High Britannia, una nación mucho más pequeña que Belgaria, sonaba las campanas de advertencia de los sabios que residían dentro del imperio.

 

Con el fin de aprender más sobre el avance tecnológico, los académicos de Belgaria han ido a High Britannia como estudiantes de intercambio. Aun así, ¿era posible incluso ponerse al día?

Regis también sentía que uno debía ser cuidadoso de High Britannia, este sentimiento se intensificó después de que vieron la locomotora de vapor.

Altina tenía una mirada inocente como de costumbre.

 

“¡Qué maravilloso, Regis, esta enorme locomotora negra hace un sonido tan fuerte!”

“... De verdad”

“Quiero intentar montarla una vez.”

“... Tal vez la próxima vez, después de que regreses, puedes sentarte para tantos viajes como quieras.”

 

Esta locomotora nunca antes vista hizo el aniversario uno sin precedentes.

Después de esto, Regis fue a la librería que solía patrocinar y saludó a la dueña de la tienda, Carol.

Más tarde esa noche, Regis y el resto fueron a cenar a La Taverne que Regis frecuentaba en el pasado. Sin embargo, el lugar era realmente uno donde la política era discutida pesadamente.

Empresarios, profesores, académicos se reunían aquí para discutir las noticias recientes.

 

“¡Las reservas nacionales han ido más allá de la línea de fondo, y ni hablemos del dinero requerido para llevar a cabo el matrimonio para las seis concubinas! Antes de eso fue la fiesta de cumpleaños de una concubina y todavía hay un aniversario mañana, qué desperdicio de dinero”.

 

“¡Los impuestos de los plebeyos se usan para pagar los banquetes de los nobles! ¿¡Cómo podemos permitir esto!?”

“¡Esta debe ser una nación libre e igual para todos!”

 

Gritó el joven enérgico mientras apretaba el puño.

Al ver esto, tomó todo el esfuerzo de Regis y el resto estar en la entrada de la tienda. Altina, quien estaba usando un paño para cubrirse el pelo, reveló una mirada de inquietud.

 

Sería problemático si la identidad de Altina se revelara aquí.

 

“Aunque hay una bonita tienda por delante... Creo que es mejor comer en el palacio.”

 

Regis le dijo a Altina y a Eric que regresaran al palacio. Cuando el sol se puso lentamente, regresaron al palacio.

En el noreste del palacio, la escena en la que el personal se preparaba para la cena y el banquete de mañana eran como si fuera un campo de batalla.

A pesar de que los guardias de la puerta vieron a Altina con túnica, no los detuvieron cuando Regis y Eric llevaban su uniforme militar.

 

Dejando las ruidosas calles, pasaron por el jardín real mientras avanzaban hacia el vestíbulo.

Pronto llegaron a una casa en el lado norte.

El marco de la cama era hermoso, las tallas artísticas en la pared y la lámpara con joyas como accesorios colgaban de ella.

Ver esto les impresionó.

Aunque esta habitación fuera la habitación más modesta del palacio.

Altina se quitó la manta, revelando el vestido debajo y el pelo cubierto por la tela. Incluso con su traje anterior, los guardias no la habrían detenido.

Saliendo del pasillo lleno de obras de arte, se dirigieron hacia el centro del palacio.

 

“Mis disculpas, Su Alteza, debido a que te mostré los alrededores, las cosas se pusieron de esta manera...”

“Está bien, esto sucede a menudo cuando salgo. Eric, deberías estar más o menos acostumbrado.”

“Por supuesto. Aun así, estoy un poco nervioso.”

 

Recordando la escena de antes, Eric no pudo evitar temblar.

 

“¿Eh? ¿Ese es? ...”

 

Mirando al frente del pasillo, la mano de Altina llegó hasta su cintura, pero no había nada allí.

 

La Grand Tonnerre Quatre era demasiado grande, por lo que una espada larga usualmente estaba equipada. Sin embargo, sería demasiado sorprendente si la llevaba a las calles, por lo tanto, Altina no tenía nada con ella.

 

Al ver a Altina detener su acción, Eric agarró la empuñadura de su espada, dando un paso adelante para cubrir a Regis y Altina con su cuerpo.

 

“¿Eh? ¿Ese tipo es...?”

 

Acercándose desde el otro lado estaba un hombre de pelo plateado.

Su cuerpo era lo suficientemente delgado como para hacer que la gente sintiera que era una mujer.

Su altura era casi la misma que la de Regis.

Llevaba un uniforme militar sin ninguna medalla decorativa, con él había una decente espada larga con una joya en la empuñadura.

Altina gritó,

 

“¡Auguste!”

 

Al oír su nombre, el joven de pelo negro junto al joven de pelo plateado reaccionó primero.

 

“¿No es esta la princesa Argentina?”

“Ah, ¿Eddie también está aquí? Está bien si me llamas como antes.”

“Eso será genial, no estoy acostumbrado a las conversaciones formales.”

 

Llevaba un uniforme militar negro, en la cintura había una espada larga roja con el nombre completo de Eddie grabado en la empuñadura. De esa manera, Regis sabía quién era.

 

-- Duque Eddie Fabio de Balzac

 

La casa Balzac era conocida por su esgrima, la cabeza de familia de la primera generación era el brazo derecho del Emperador de la Llama. Como prueba de su prestigio, una de las siete espadas fue otorgada al clan.

No había ningún error, la espada en su cintura era la Defendre Sept.

Su abuelo Baltasar era el mentor de Altina en la esgrima. Eddie quería aliviar el estado de ánimo, pero no podía cambiar el hecho de que los dos eran enemigos políticos.

Aun sabiendo que Altina y Auguste eran enemigos políticos, por qué Eddie y Auguste tenían que estar juntos.

Altina puso su mano en el hombro de Regis y dijo:

 

“Déjame presentarlo, este es Regis, mi estratega.”

“Ah... Encantado de conocerte, soy Regis Auric, oficial administrativo de 5to grado.”

“¡Ahhh, he oído hablar de ti! Encantado de conocerte, Regis, puedes llamarme Eddie.”

 

Finalizando sus palabras, alargó la mano para darle un apretón de manos.

 

-- ¿Un duque y un civil dando un apretón de manos?

 

Había un rumor de que el duque era tranquilo, parece que era la verdad.

Por lo tanto, se dieron la mano. Sus manos entreabiertas temblaron un poco.

 

“... Encantado de conocerte.”

“Ah, ¿no me digas que tienes miedo de mí?”

 

El hombre de pelo plateado le dio un codazo a Eddie.

 

“Por supuesto, estúpido.”

“Muy bien, lo siento.”

“Altina... Ha pasado un tiempo.”

“Erm, ¿Eres Auguste?”

“Claro que soy yo.”

 

El primer príncipe, Carlos Liam Auguste de Belgaria, respondió desganadamente. Altina no mostró ningún remordimiento en absoluto.

 

“¿No te has vuelto más pequeño?”

“¿C, cómo es eso posible? Qué irrazonable.”

“Además, tu voz parece más aguda.”

“¿¡Argh!?”

 

Eddie respondió esto por Auguste.

 

“Bueno, Argentina... Después de que Auguste se hubo enfermado, pasaron muchas cosas”.

“Ah, ¿es así? No importa, preguntaré la próxima vez, pero ¿por qué estás junto con él?”

 

Altina señaló el pecho de Eddie con el dedo y dijo. Eddie evitó mirar sus ojos incómodamente.

 

“Actualmente estoy trabajando como guardia de Auguste, ¿no lo sabes?”

“Nunca he oído hablar de esto.”

 

Esta fue la primera vez que Regis oyó hablar de ello también. Había cierta carencia de información en las fronteras, sin embargo, la noticia sobre la quema de la hacienda llegó a ellos.

 

“... Eso me recuerda, ¿te han atacado bandidos?”

 

Regis preguntó y cambió el tema.

Auguste respondió sin vacilar,

 

“Nn, esos tipos fueron contratados por Latreille. El cerebro fue el general de división Baudouin, pero desgraciadamente no se encontró ninguna prueba.”

 

Eddie quedó atónito cuando Auguste dijo eso con confianza. Parecía que la noticia era verdad.

Eddie reveló una cara intrigada y dijo.

 

“Latreille también, despertando tantos problemas realmente me preocupa. No te preocupes, nunca pensé en enviar a un asesino detrás de ti, Argentina.”

“Siento que esto no sucedería mientras estuviéramos en el palacio, así que no te preocupes por eso. En cambio, Eddie, ¿eres capaz de herir a alguien? ¿Has superado tu miedo a la sangre?”

“Ahh, eso, no, matar a alguien no es mi fuerte... ¿No es lo mismo para ti también, Argentina?”

“Yo, lo haré si es necesario.”

 

Regis observó el entorno.

Los nobles que pasaban tenían una mirada curiosa al mirar hacia aquí.

Por un lado, estaba el encerrado Auguste, y por otro lado estaba Altina quien regresaba de las fronteras. La conversación entre los dos era un espectáculo extraño para ellos.

Si tales palabras extremas fueran usadas, podría ser problemático. Si alguien usara las palabras que Auguste dijo en su contra, las cosas podrían ponerse feas.

 

“Su Alteza... La cena está casi lista.”

“Nn, en verdad, me retiraré primero.”

 

Altina también era consciente de la situación.

 

“Hermano mayor, te veré más tarde durante la cena.”

“Nn, ten cuidado.”

 

Auguste asintió con la cabeza.

Los dos lados se pasaron uno al otro.

Eric miró la parte de atrás de Auguste por un rato antes de que él persiguiera a Regis y Altina.

 

“Mis disculpas.”

“... ¿Sucedió algo?”

“Ah, no, sólo... Nada en absoluto.”

 

Altina fue a cenar.

Como el banquete no había comenzado todavía, los nobles todavía llevaban su traje habitual, que era una capa flotante con un fajín atado a la cintura.

La cena de Regis, Clarisse y Eric fue traída a la habitación por el personal, ya que tenían la intención de terminar su comida antes de que Altina regresara.

Regis fue sorprendido incluso con los aperitivos que se servían era carne de lujo.

 

“Esto... Está bien comer esto, ¿verdad?”

“Dejando de lado a Regis, tú eres un noble, Eric, ¿por qué estás diciendo eso?”

 

Fue lo que contestó Clarisse.

¿Hm? Regis sintió que el estado de ánimo de Clarisse había cambiado. Cuando había otros alrededor, Clarisse tiende a permanecer en silencio...

Tal vez debido a trabajar juntos durante bastante tiempo, Clarisse parecía haberse abierto a Eric.

Eric, quien había sido reprendido, se puso rojo.

 

“La casa del Barón Blanchard tiene poco poder en el palacio.”

“... Como subordinada de la princesa, ¿cómo puedes actuar así? Para las personas con un estatus más bajo, no serán servidos tales platos de lujo.”

 

Hablando de eso, estos platos eran obviamente platillos finos.

Como tecnologías marinas avanzadas en los últimos años, la pimienta que era un bien de lujo fue generosamente utilizada.

Después de eso, silenciosamente disfrutaron de su comida. De repente, llamaron a la puerta.

 

“¿Quién está ahí? ¿No me digas que todavía hay más?”

 

Al mismo tiempo que Regis hablaba, Clarisse fue a abrir la puerta, mientras Eric agarró la empuñadura de su espada.

Altina entró corriendo después de que la puerta se abrió.

 

“¡Regis!”

“¿¡Eh, su Alteza!?”

“¡Está bien si me hablas como siempre!”

 

Regis casi se cayó de su silla mientras Altina le golpeaba ligeramente el hombro. Altina entonces procedió a sentarse en la parte vacía del asiento.

Regis y Altina compartían una silla.

 

“¿S, sí?”

“Ah ~ ¿Qué, no te gusta?”

“Erm, no se trata de eso...... su Alteza”

“¡No está bien! ¿No lo hiciste con Eric también? ¿Entonces, por qué no puedes hacerlo conmigo?”

 

Eric se confundió cuando se mencionó su nombre. No hizo nada malo, así que debía haber alguna razón para esto.

Parece que tratar de ocultar su relación con Altina era imposible.

 

“Ha... Eso... El hecho es que sería preocupante si Eric lo malentiende...”

“¡No estoy acostumbrada a las conversaciones formales! Por lo tanto, debes llamarme como de costumbre, Regis.”

“... Afectará la moral del ejército si los rumores de esto se extienden, por lo tanto, hay una necesidad de ser formal. También es mi deber como estratega ser formal al hablar con Su Alteza”.

“¡Realmente! ¡¡Te ordeno que te me dirijas como antes ~! ~!”

“Argh... Eso... Al, Altina.”

“Ehehe”

 

El rostro de Altina se sonrojó en un instante.

La expresión de Eric cambió instantáneamente y reveló una mirada de shock.

 

“Es, eso significa... Regis y la princesa... Así que esto es lo que ellos llaman amor que trasciende el estatus social.”

“No es eso.”

 

Regis respondió sin ninguna vacilación, Altina luego apretó lentamente a Regis fuera de la silla con su trasero.

 

“... ¿Qué sucede, Altina?”

“Pienso que la silla es muy cómoda, ¿por qué no te sientas en el balcón y disfrutas del viento refrescante?”

“... Si es posible, me gustaría terminar mi comida en la habitación. El clima sigue siendo frío, no me interesan las aficiones de los nobles.”

 

¿Por qué de repente se enojó? Regis sacudió su cerebro por la razón. Regis no tuvo más remedio que encontrar otra silla para sentarse.

 

Clarisse procedió a limpiar los utensilios utilizados por Regis y preparó un nuevo conjunto de utensilios para Altina.

 

“Su Alteza, esto es inevitable ya que estamos hablando de Regis aquí”

“¡Tienes razón! ¡Realmente, todo es culpa de Regis!”

“... Erm, ¿hice algo mal?”

 

Eric estaba riéndose secretamente a un lado. Su expresión de antes era diferente como si él viera el infierno, pero ahora su cara mostró una sonrisa genuina.

 

“Esto se siente como una relación de hermanos, estoy aliviado.”

“La relación entre Altina y yo sólo puede ser la de un comandante y su estratega... En cualquier caso, será problemático si se extienden rumores extraños, así que espero que puedas mantener esto en secreto”.

“Nn, lo entiendo. Lo juro por mi honor.”

 

Eric sacó su espada mientras decía eso, y la envainó después. Esto era un juramento de caballero.

 

“Gracias-- De regreso al tema, Altina, ¿por qué volviste tan rápido? ¿No has cenado?”

 

Se suponía que era una cena de reunión para la realeza.

 

“¡Es cierto! ¡Escúchame, Regis!”

“¿Has oído alguna noticia?”

“¡¡Padre se casó con otra concubina!!”

“... Parece que la ceremonia de bodas fue cuando estábamos sitiando el Fuerte Volks... Oí que la sexta concubina tiene sólo 15 años”.

 

Significaba que la 6ª concubina, despreciando al primer príncipe y segundo príncipe, era más joven que el tercer príncipe Bastian y tenía aproximadamente la misma edad que Altina.

 

Las esposas que eran más jóvenes que los hijos eran comunes entre los nobles y la realeza.

 

“¡Esa 6ta concubina estaba sentada al lado de Padre durante la cena! Ella está actuando como si fuera la esposa principal.”

“Esto es problemático... la sexta concubina es una princesa de Estaburg, lo que significa que ella es la princesa del país vecino. Con tal estatus, puede ser más presumida que las hijas de los nobles.”

“¡Hay rumores de que la nueva concubina es muy fría hacia los demás! La relación entre la reina y ella no parece buena.”

“Esto realmente parece serio...”

“¡Es por eso! Antes del aperitivo, salí con una excusa de querer beber jugo, así que me escabullí.”

“¡Qué insociable!”

“¡No no no! Absolutamente no volveré allí, no quiero ser testigo de esa situación”

“... No puedo evitarlo... Sin embargo, debes asistir al banquete de mañana.”

¡No ~!

“... Altina, Abidal Evra y el resto terminaron su trabajo como guardias. Ahora, también deberías cumplir con tu deber.”

“Ah, nn, entiendo, solo estaba bromeando ahora... ¡Seré responsable de mis cosas hasta el final, pero no hoy!”

“... El espectáculo comienza mañana, así que descansa bien esta noche. Después de todo, el largo viaje ha afectado al cuerpo.”

“Es cierto.”

 

Altina tomo sus cubiertos.

 

“Ha ~, no sé por qué, pero siento hambre después de sentirme aliviada. Ah ~ La comida parece sabrosa.”

“... Comamos juntos entonces.”

 

Clarisse y Eric asintieron de acuerdo con Regis.

Después de la cena, Altina y Clarisse regresaron a su habitación.

Aunque aún era demasiado pronto para dormir, se sentían cansadas después del largo viaje.

 

Después de algún tiempo –

 

Alguien llamó a la puerta.

Parece que hubo muchos invitados esta noche. Esta vez. Fue Eric quien fue a abrir la puerta.

 

“¿Puedo preguntar quién es?”

“Soy Clarisse, el té está listo.”

“Ah, perdóname.”

 

Eric abrió la puerta, permitiendo a Clarisse entrar. Clarisse entonces puso el té sobre la mesa.

Regis estaba leyendo con ropa de dormir. Cuando vio que Clarisse le traía el té, él asintió con la cabeza para darle las gracias.

 

“Gracias, Clarisse, me sentía algo sediento.”

“De nada, el té sabe mejor cuando todo el mundo está alrededor”.

“Ya veo... ¿Dónde está Altina? ¿Vendrá más tarde o se habrá dormido?”

“Su Alteza no está en la habitación.”

“¿Eh? ¿Qué pasó?”

“Justo ahora, Latreille le envió un mensaje a Altina. Después de leerlo, salió a toda prisa después de arreglar su ropa.”

“... ¡¿¡¿Qué?!?!”

“¿S, sabes a dónde fue?”

 

No sólo Regis, incluso Eric estaba horrorizado después de escuchar esto.

 

“Llevaba un abrigo, así que supongo que fue al palacio.”

“¡¡Por qué dejaste...!!

 

El agitado Eric tragó las palabras que casi salieron.

 

Clarisse no era una ayudante ni un guardia, sino una sirvienta. Sin embargo, le contó el secreto de su amo a los demás. Esto debería ser una desgracia como sirvienta, pero ella todavía vino aquí.

 

Regis posó su libro sobre la mesa y se puso de pie.

 

“Gracias, Clarisse.”

“No hay necesidad de dar las gracias, la princesa no dijo que no podía contarle a los demás.”

 

Originalmente, uno debería haber guardado silencio sobre ello, Clarisse estaba sólo usando una excusa para decírnoslo.

Eric caminó hacia la puerta después de escuchar.

 

“En cualquier caso, yo iré y comprobaré primero.”

 

Su fuerte sentido de responsabilidad lo hizo mostrar una cara determinada.

 

“Cálmate, Eric. Aunque encontrar a Altina es importante, no se puede ser imprudente en el palacio. Si causas problemas aquí, la posición de la princesa se verá afectada.”

“Ah… entiendo.”

 

Se arregló la ropa y salió después de saludar.

Regis también cambió rápidamente su uniforme militar.

Aunque había una mujer en la habitación, él no tenía el lujo de preocuparse por ello durante una situación así.

 

“... ¿Altina llevó su espada consigo?”

“Sí.”

“Si ese es el caso, ella debería destacar... A menos que fuera hacia algún lugar antes de que la gente la notara... y ese lugar estuviera desierto.”

“¿Conoces un lugar así, Regis?”

“... Bueno, de los muchos registros de los acontecimientos en el palacio, uno de ellos se desvía ampliamente de la distribución real del lugar y fue ampliamente criticado. Hay muchos detalles del palacio escrito en los libros, escritos por los nobles que visitaron el palacio numerosas veces.”

“Estoy muy preocupada ahora...”

“Tengo una idea de lo que está sucediendo. Estate tranquila, no traicionaste a Altina. Ella no te impidió hablar con los demás.”

“Estoy muy preocupada”.

“... Eso es cierto, a pesar de que Latreille actúa como un caballero, Altina podría estar en peligro sin ningún guardia.”

“No, no hay necesidad de preocuparse por la princesa.”

“¿Huh?”

“Me preocupa que no pueda protegerte si vas a buscarla.”

“... Ah, erm, debería estar bien si gritara pidiendo ayuda.”

“Así es, en ese caso, la princesa podrá ir a salvarte.”

“Ja, jaja... estoy aliviado.”

 

Debido a que Regis entro en pánico, su mente no estaba funcionando. Sin embargo, gracias a Clarisse, logró calmarse.

A diferencia de Eric que fue entrenado, Regis sólo sería una carga si entrara en pánico.

Por lo tanto, era una necesidad para él calmarse. Regis buscó en el estante de su cerebro.

 

“... Una situación similar fue escrita en ‘Un beso en la oscuridad’, escrito por el Barón Vigeville.”

“Qué libro tan lascivo.”

“E, e, eso no es lo que crees que es ¿¡sabes!?”

 

Regis soltó las palabras sin darse cuenta de que estaba un poco vergonzoso.

De hecho, el libro contenía muchas escenas de citas, pero el género era de misterio.

Si no fuera por la última escena del palacio flotando en el cielo, habría sido una obra maestra. Eso fue lo que Regis pensó cuando lo leyó.

 

“Me voy ahora”

“Regis, la princesa no perderá contra nadie mientras sostenga su espada. Sin embargo, ella es ingenua e inocente, por lo que es fácilmente engañada. A menos que los pensamientos maliciosos sean obvios, la princesa no se dará cuenta.”

“... Es verdad.”

“Por eso es bueno mentirle de vez en cuando.”

“¿¡Tú!?”

“Estoy bromeando, pero alguien por ahí podría hacer eso, así que necesitas protegerla.”

“... Nn... Tal vez la primera persona a tener cuidado deberías ser tú.”

“Jeje, estoy deseando que llegue”.

“Eres muy difícil de manejar.”

 

Regis salió de la habitación después de saludar a Clarisse.

El palacio era más grande que las calles, por lo que la posibilidad de encontrar a Altina era baja si buscaba al azar.

 

Latreille seleccionaría algún lugar que estuviera desierto cuidadosamente. Si eso es así, las obras de literatura entretenida que representan la vida en el palacio serían una buena referencia.

 

Regis abrió silenciosamente una pequeña abertura de la puerta de la habitación de Prometheus.

 

La construcción del palacio era una serie de edificios que se extienden en las cuatro direcciones, formando una cruz. La habitación de Altina estaba situada en el centro norte mientras que la de Auguste estaba cerca del frente del palacio. La puerta al exterior era la salida común utilizada en el día situado en la parte noreste del palacio.

 

La habitación estaba situada en la parte norte, pero daba al patio en el noroeste.

 

Había un jardín en el patio, que estaba a la sombra de un bosque. Por lo tanto, estaba desierto durante el invierno debido a la temperatura fría, sólo durante el verano alguien lo usaría. En este momento todavía era el comienzo del frío de la primavera, la gente no vendría aquí normalmente, por lo tanto, era el mejor lugar para una reunión secreta.

 

La gran ventana del patio estaba abierta.

Las cortinas de encaje se balanceaban en el viento.

Una muchacha pelirroja que llevaba un uniforme verde y que llevaba una espada enorme estaba parada allí.

 

--Como esperaba

 

Regis agradeció desde el fondo de su corazón

 

-- ¡¡Estoy muy agradecido a ti, Baron Vigeville!! ¡Definitivamente voy a comprar tu próximo trabajo, incluso si la capital fuera a flotar en el cielo! No, lo compraré sin importar que es lo que flote en el cielo.

En cualquier caso, sería problemático si los guardias que patrullaban me atraparan escuchando mientras permanezco en este corredor.

 

Regis entró a hurtadillas en la habitación sin llamar la atención.

 

Soy muy ágil para un ratón de biblioteca que lee en la cama todo el día, pensó Regis.

 

Regis se pegó a la pared de la habitación oscura, estirando los oídos para escuchar la conversación.

 

Sería bueno si fuera sólo una charla ociosa...

 

Regis escuchó la conversación entre Altina y Latreille.

 

“Bueno... También hay este tipo de cosa.”

“Bueno... Parece que has cambiado.”

“En ese caso, tú también... Por ejemplo, lo que acabas de decir suena como un anciano”.

“¿¿¡Anciano!??... Para convertirme en el próximo emperador, me entrené con esmero...”

“¡No suena como eso! De regreso al tema, ¿de qué quieres hablar con la excusa de recordar nuestro pasado?”

“Nn, ya estás en la edad para entender tales asuntos...”

“Por supuesto, pronto cumpliré quince años.”

“Mi meta no es solo obtener esta nación. ¿Ahora mismo, nuestra nación podrá conseguir la victoria si una guerra estalla? Los civiles que están oprimidos están a punto de colapsar, si eso ocurre, el frente de guerra se verá afectado”.

“¿De verdad?”

 

Altina gritó sorprendida.

 

“¿Hay algo mal?”

“Para que Latreille comprendiera los dolores de los ciudadanos, eso me sorprendió.”

“No soy tan tonto, si sólo apoyo a los nobles, más y más gente querrá rebelarse. Eventualmente, esta nación se derrumbará. Aunque tenemos cientos de miles de soldados, los civiles son mucho más numerosos que ellos”.

“¡Eso es cierto! La paciencia de los civiles es limitada, debemos detener la opresión de los nobles”.

“El derroche está estrictamente prohibido.”

 

Latreille asintió con la cabeza bajo la luz de la luna. El rostro de Altina se iluminó al ver esta situación.

No había nada mejor que si los ideales de Latreille estuvieran alineados con ella.

Si no fuera por ese incidente de envenenamiento, Latreille sería el más cercano a convertirse en el emperador.

 

“¡Yo también lo creo! Los nobles deben detener sus comportamientos extravagantes y detener la guerra protegiendo lugares vulnerables a los ataques”.

“Es imposible detener la guerra.”

“¿Eh? ¿Por qué?”

“¿Sabes cuántas personas quedarán sin trabajo si la guerra se detiene?... No serán sólo soldados, instructores, oficiales de transporte, fabricantes de armas, así como obreros... Es necesario mantener la escala de la guerra en todo el imperio de manera uniforme. Es por eso que se harán más frentes de guerra”.

“¡C, ¡cómo puede ser esto!”

 

La agitada Altina gritó.

Latreille examinó los alrededores.

La noche antes del aniversario, las calles y el palacio estaban llenos de risas y música, por lo tanto, nadie se preocuparía por esta pequeña conmoción.

 

“Latreille, ¿no te parece extraño?”

“La economía y la guerra de esta nación son inseparables. Si los nobles dejan de comportarse extravagantemente ahora, los civiles comenzarán a relajarse. Eso significará que los fondos para la guerra serán limitados, pero la guerra no se detendrá, ¿entiendes?”

“¡Pero la guerra hará que mueran muchas personas!”

“¿Entonces está bien tener más de 300 mil personas desempleadas?”

“Cómo puede ser esto…”

“Escúchame Altina, nuestra nación no puede sobrevivir por mucho tiempo así. En este momento crítico, necesitamos trabajar juntos. No soy capaz de contener a los nobles, aunque tengo el control de los militares, perdí el apoyo del vasallo más cercano del Emperador. Muy pronto, podría ser reemplazado.”

“¿El vasallo más cercano de padre? ¿El primer ministro?”

“Así es. El gran chambelán sería el siguiente, especialmente aquellos seniles grandes nobles amigos de él sin posición, pero frecuentemente aparecen en los acontecimientos. Mis partidarios dijeron que, si el emperador cambia de opinión, fácilmente perdería mi posición.”

“Incluso padre no haría ese tipo de cosas ¿no? Por otra parte, Latreille, ¿no eres tú el Comandante del ejército? ¿Quién te reemplazará para dirigir al ejército?”

“Hay muchos que codician mi posición. Si obtuvieran el puesto de comandante en jefe, pueden obtener los derechos de herencia mediante el matrimonio.”

“¿Eh? ¿Eso es así?”

“...”

 

Regis también sabía esto.

Si la familia real sólo llevaba princesas, aparte de ser emperatriz...

Normalmente, el hombre más destacado era elegido -- el de más alto rango en el ejército como su yerno, hubo casos en que se convirtieron en el emperador también.

 

El primer comandante del ejército que no era el comandante en jefe fue elegido en ese tiempo.

 

Después de eso, cuando su hijo tenía quince años y recibía los derechos de herencia. Al tener linaje real inyectado en su familia con la mayoría de edad de su hijo, el yerno gobernó a la nación como regente en el lugar del emperador.

 

No importa qué, Auguste se enfermaba fácilmente. Si esa persona reemplaza a Latreille como el comandante, tiene una alta probabilidad de heredar el trono.

 

“Al final, mi autoridad para mandar al ejército es justamente solo eso.”

 

¿Cómo es que la autoridad para mandar un ejército que se numera en cien mil no es suficiente? Pensó Regis... Sin embargo, era cierto que el simple mando del ejército no era suficiente para contener a los nobles ni era suficiente para cambiar la nación.

 

El único que podía hacer esto era el emperador. Altina pareció comprender algo y habló.

 

“Entonces, ¿quién es el que se casará? ¿¡Soy yo!?”

“Por supuesto, eres la hija mayor del emperador, después de todo, Altina.”

“Argh...”

 

Incluso como la reina, con alguien que era militarista y con hambre de poder como emperador, será imposible detener la guerra. Al final, es un futuro que Altina no quería que ocurriría.

 

“La hermana de Auguste podría unirse a este juego de tronos más tarde. Tiene una constitución más débil que su hermano mayor y parece estar bajo tratamiento médico en la casa de sus padres”.

“¿Felicia? De alguna manera, no la recuerdo en absoluto, porque no jugaba ni me asociaba mucho con ella.”

“...... Eso es porque para entonces ella tenía la fuerza de un niño normal. Para ella jugar en algo como montar toros era imposible.”

“Si ese es el criterio, sólo Bastian podría unirse a este juego. Puedo perseguir a los ‘toros’ en su pluma sin ningún problema entonces.”

 

De repente, Altina se ahogó en sus pensamientos.

 

“Felicia... Felicia... Pelo plateado... ¿¡No puede ser!?”

 

Latreille de repente entrecerró los ojos.

 

“Esta nación, si queremos cambiar la dirección a la que se está dirigiendo, necesito ser el emperador”.

“Bueno, hermano mayor, puedo entender tu manera de pensar.”

“... ¿Huh?”

“¿Hm? ¿Qué pasa?”

“Ah, no, nada en absoluto. Es que hace mucho que no te me habías dirigido de esa manera.”

“¿Hmm? Oh, ¿no estamos recordando el pasado? Se hizo así sin que me diera cuenta. Llamarte Latreille es suficiente, sí, Latreille es suficiente.”

 

Bleh ~ Altina sacó la lengua.

Sólo Altina era lo suficientemente audaz para tener este tipo de actitud hacia el segundo príncipe de esta nación, que también era el comandante del ejército.

 

“Ahh... Las palabras que se deben decir a la princesa Argentina... La situación ahora es diferente de hace medio año. Hay dos facciones en este momento, una apoyando a Auguste mientras que la otra me apoya, ¿sabes esto?”

“Para decidir al nuevo emperador con esto, ¿cómo es eso posible?”

“¿Estás pensando en dejar que alguien sin apoyo se convierta en el emperador?”

“Ambos lados no son confiables de todos modos.”

 

Latreille oyó eso y asintió con la cabeza.

Altina parecía no entender completamente las facciones, pero Regis lo entendió. Sin embargo, no estaba seguro de la situación reciente.

 

“Ya sea en el ejército o entre los nobles, hay algunos que son neutrales. Entre ellos, están empezando a formar una tercera facción, sólo que aún no lo han declarado.”

“¿¡Huh!?”

“Auguste es enfermizo mientras hay rumores poco favorables sobre mí... Aparte de esos, no hay noticias sobre otra facción.”

“¿Qué hay de Bastian?”

“Hace unos tres meses, en el año nuevo, fue a High Britannia como estudiante de intercambio”.

“Arg... Él escapó.”

“Porque la lucha por la herencia puede ser aterradora. Tiene miedo de estar envuelto. ¿Ese hermano salvaje e ignorante, estar en una nación vecina que es estricta en la etiqueta no le causa ningún malestar?”

“Creo que siente que estará a salvo mientras no esté involucrado en la lucha por el poder. De esa manera, cree que puede volver vivo”.

“... ¿Es así?”

“Solía decir que trataría de evitar cosas como esta”.

 

La gente normalmente tomaba eso como una broma. Se puede utilizar para conversaciones libres. Con una mirada seria, Latreille dijo.

 

“En cualquier caso, la tercera facción no puede ser ignorada, Argentina, si te unes a mis partidarios, debería ser suficiente para decidir quién heredará el trono. Después de todo, tengo a la mayoría de los seguidores del emperador a mi lado.”

“¿Así que?”

“Sé mi esposa, Argentina.” “

... ... ... ... ¡¿¡¿Huh?!?!”

 

Altina mantuvo una mirada sorprendida después de escucharlo.

Incluso Regis casi quería gritar por la sorpresa, pero él usó su mano para taparse la boca con fuerza.

La propuesta de Latreille fue realmente inesperada.

Antes de esto, Regis alguna vez pensó en hacer que Altina se casara con el enfermizo Auguste para lograr su objetivo y cambiar la nación, pero la idea fue descartada.

Por lo tanto, no debería sorprenderse de haber pensado en esto.

 

-- Así que la razón para colocar a Altina de su lado fue por esto.

 

Eso significaba obtener el poder de la tercera facción a través de Altina

 

Altina haciéndose famosa también fue debido a las acciones de la facción de Latreille.

 

El renombre de Altina no debía de haberse levantado tan rápidamente incluso teniendo en cuenta que ella tomó el inexpugnable Fuerte Volks. Regis ahora sabía la razón de la disonancia que sentía.

 

Además, el Fuerte Volks no era tan importante para Belgaria estratégicamente. Si el Fuerte Volks era un punto estratégico para los enemigos que podrían poner en peligro a la nación, Belgaria usaría de 100 a 200 mil hombres para capturarlo.

 

Todo este incidente es dejar que la gente neutral se reúna bajo el estandarte de Altina para que Latreille pueda hacer uso de ella, no hay ningún error al respecto.

 

Era lo que pensaba Regis.

Bastian quien fue al extranjero como un estudiante de intercambio se fue para escapar.

 

Se suponía que Altina caería en un intento fallido de capturar el Fuerte Volks. Eso haría que los neutrales no tuvieran otra opción más que él.

El primer príncipe no tenía ninguna posición en primer lugar... No importa cuán indeciso era el Emperador, él todavía pasaría el trono a Latreille sin ninguna vacilación.

 

Sin embargo, calculó mal ya que tanto Auguste como Altina no salieron del escenario.

 

Tal vez Latreille estaba muy ansioso ahora mismo.

 

No había tiempo suficiente para eliminar a sus enemigos políticos. Si el Emperador muriera antes de poder obtener los derechos de herencia, Auguste sería coronado como el siguiente emperador según la orden de sucesión.

 

Sin embargo, el emperador actual era todavía lo bastante sano como para casarse con otra concubina. Normalmente, no sería extraño que sucumbiera a su vejez.

 

El equipo de Latreille no tomó los resultados inesperados de Altina como un fracaso, sino que lo convirtieron en una oportunidad para ellos.

Si Argentina aceptara esta propuesta, todo habría terminado. Regis quiso intervenir cuando una risa le impidió hacerlo.

 

“¡Ajajajajaja! ¿Qué estás diciendo, Latreille?”

“...... ¿Huh?”

“Ajaja, suena como una broma de Clarisse.”

“Aunque no sé quién es Clarisse... Pero lo que dije no era una broma. Ambos estamos a favor de esta propuesta”.

“¿Una situación de ganar-ganar? ¿Es esto lo que se debe decir en una propuesta de matrimonio?”

“Aunque es raro tener un matrimonio entre hermanos, no habrá problemas si tenemos el consentimiento de la Iglesia”.

“¿Eso significa que hablas en serio?”

“Por supuesto.”

“Es aún más dudoso si es verdad”.

 

Altina se levantó del asiento y se acercó a Latreille por un momento. Al mismo tiempo, buscó su Grand Tonnerre Quatre.

Removiendo su espada del gancho, Altina lentamente quitó la espada de la vaina y la sostuvo frente a ella verticalmente.

Después de sacar la espada, tiró la vaina y apuntó con la espada a Latreille.

 

“¿Qué estás haciendo?”

“¡No te creo! Diciendo que la guerra es esencial, eso contradice lo que dijo Regis.”

“¿Confías en ese estratega más que en mí?...... Como príncipe, tu hermano y un comandante, ¿estoy incluso más abajo que un simple oficial civil? ¿Es así? Lo que escogiste no es una elección inteligente...”

“Bueno, incluso si Regis no parece confiable...” 

 

Al oír esto, Regis sintió alivio y gratitud hacia ella. El tono de Altina se intensificó gradualmente.

 

“-- ¡Pero él nunca me mentirá! ¡Ni tampoco dirá que hacer la guerra es por el bien de la nación!”

 

Esto era algo que Regis le dijo a Altina cuando todavía estaban en el carro de caballos.

 

Así que siempre has confiado en mí...

 

Latreille bajó su volumen y adoptó un tono para niños y dijo:

 

“No sabe la situación en la que estamos porque no está involucrado en la gestión de la economía, de lo contrario, su opinión cambiaría”.

“¡No me tomes por tonta! ¡Si tú te conviertes en el emperador, no importa lo que tenga en mente, no podré llevarlo a cabo! ¡Siempre confié en Regis, si no fuera por él, todavía estaría confinada en el Fuerte Sierck, no, incluso podría haber caído mientras atacaba el Fuerte Volks!”

“Ese fue mi error, me disculpo... Sin embargo, por la nación, ¿me apoyarías?”

“Si juras que no harás ninguna guerra.”

“No haré ninguna guerra que no tenga beneficios”.

“¿No puedes simplemente retirar las líneas de frente a posiciones más defendibles?”

“... Eso es posible, pero necesitaré tiempo.”

“Entonces, en el banquete de mañana, ¿jurarás eso delante del emperador y de los nobles? Sólo confiaré en ti si puedes hacer eso.”

 

Altina lo miró en duda.

Latreille parecía estar sumido en sus pensamientos.

 

“... ... Hay muchas posibilidades de hacerlo, mi querida hermana, no tiene que ser mañana.”

 

Altina bajó lentamente la espada.

 

“... ... Desde el principio, me has estado mirando como una niña... ¡Tú siempre, siempre me tomas como una tonta!”

 

La espada de Altina se balanceó de repente.

 

¡No esperaba que atacaras de verdad! Regis estaba tan sorprendido que su corazón casi se detuvo.

 

Latreille estaba preparado, su expresión seguía siendo la misma que cuando todavía estaba hablando.

 

Repentinamente-- Él desapareció.

En el punto de vista de Regis, la figura de Latreille pareció aparecer bajo la luz de la luna. Su velocidad no era algo que los humanos pudieran obtener.

 

Incluso más rápido que Altina, él también aprovechó la oportunidad.

 

“Realmente lo hiciste... ¿No sientes que eres un poco imprudente, Argentina?”

“¡Terminemos todo aquí! ¡¡Todavía es demasiado pronto para esas palabras!!”

“Qué tonta.”

“Aun así, si tú, quien no detendrá la guerra, aunque la gente muera, ¿¡no sientes nada en absoluto!? ¡¡¡Si te vuelves el emperador, no pararás la guerra en absoluto, asesino!!!”

“Esto es para proteger a la nación... Necesitas entender esto, Argentina.”

“Deberías sólo caer aquí, protegeré a la nación en tu lugar.”

 

Altina sacó la espada después de terminar las palabras.

La espada afilada no sólo rompió las rocas, sino también la barandilla del balcón.

Estaba tomando todo el esfuerzo de Altina para sostener su espada debido a que su muñeca izquierda estaba fracturada.

Los ataques de Altina fueron aún más rápidos y pesados en comparación con el duelo con Jerome. Latreille retrocedió hasta el punto en que su espalda casi tocó la barandilla.

 

Éste era el segundo piso -- comparado a los edificios normales, su altura estaba cerca de tres pisos, era posible escaparse saltando abajo.

 

“No seas irracional...”

 

Dijo Latreille suavemente.

Contra el ataque siguiente, Latreille desenvainó su espada. Se oyeron sonidos de metal colisionando.

Latreille fue capaz de detener el ataque de Altina usando su espada.

 

¿Esa espada es Arme Victoire Volonte?

 

No, no sólo la detuvo, sino que también la reflejó.

 

“Te hiciste más fuerte, Argentina.”

“Urg...”

“Parece que heredaste las habilidades de Baltasar, sin embargo... Esta época tiene sus propios espadachines, aquel hombre tiene habilidades apenas adecuadas para ser el instructor del palacio del sur.”

“¡En una pelea, lo más importante es conocer los defectos de tu oponente!”

 

Terminando sus palabras, Altina dio una patada después de presionar con la espada.

Por otro lado, Latreille usó su rodilla para bloquear la patada. Latreille caminó hacia Altina, quien había perdido el equilibrio.

 

“No es que tenga la intención de insultar a la casa Balzac que más han contribuido a la nación... Sin embargo, la espada progresa con el tiempo. Dar una patada tan pronto podría ser un mal movimiento en estos días.”

“¡¡Hay una apertura!!”

 

Incluso cuando Altina perdió el equilibrio, todavía le dio una patada. Totalmente desprevenido, Latreille recibió una patada en el abdomen.

Sin embargo, el uniforme militar para altos oficiales y generales tiene áreas de refuerzo de cuero que cubrían las partes vitales. La patada que se hizo al perder el equilibrio no tuvo el efecto que Altina esperaba.

 

Mientras que su oponente todavía estaba fuera de guardia, Altina se reposicionó.

 

“¡No he terminado aún!”

“Qué hermana molesta.”

 

Entre los ataques de Altina, Latreille aprovechó la oportunidad y desapareció ante ella.

 

“¿¡¿¡!?!?”

“Hmph... nunca había visto este tipo de juego de piernas antes, ¿sabes?”

 

Él balanceó la espada mientras decía sus palabras.

 

La espada se balanceó tan rápido que los ojos ni siquiera pudieron seguirla. Se oyeron de nuevo sonidos de metal colisionando.

Altina agitó la espada hacia arriba para bloquear el golpe, pero sus ojos no pudieron mantener el ritmo. Al momento siguiente, sintió un ataque alrededor de su cuerpo inferior.

 

Su vestido estaba dañado.

 

“¿¡¿¡Kya!?!?”

“Esto debería haber terminado cuando recibiste el golpe al mover tu espada hacia arriba... Cuando un ataque es dirigido a la cabeza, uno reaccionará rápidamente a ello. Sin embargo, tu visión será bloqueada por tus manos y espada, por lo que serás incapaz de determinar el próximo movimiento de los oponentes.”

“¡Tú!”

 

Altina continuó balanceando su espada. Una vez más, Latreille logró evitarla.

 

“La esgrima de la casa de Balzac estaba destinada originalmente a ser usada con una armadura pesada para recibir golpes. Sin embargo, debido a eso, las piernas no son tan ágiles.”

 

Latreille saltó sobre la barandilla del balcón. La barandilla chirrió.

Después de eso, él comenzó una serie de ataques intensos. Altina apenas logró bloquearlos.

 

Esta vez, el mismo ataque vino desde atrás. Cuando Altina lo notó, ya era demasiado tarde para lanzar su espada.

 

“¡Ha!”

 

Altina usó la empuñadura de la espada para bloquear el ataque.

 

“Hmph... ¿También aprendiste esto de Baltasar?”

“¡¡¡Maldita sea!!!”

 

Altina utilizó todas sus fuerzas para balancear su espada. Sin embargo, Latreille empujó su espada, haciendo el ataque ineficaz.

 

“Si quieres golpear a alguien, no hay necesidad de movimientos tan grandes... Observa los movimientos de tus enemigos, golpea el lugar donde tu oponente tenga la intención de atacar. De esta manera, serás capaz de lesionar y hacer que sangren, una vez que sangren lo suficiente, va a morir debido a la pérdida de sangre.”

“Arghhh...”

 

Altina gimió.

Regis tragó saliva, con la espalda llena de sudor frío.

 

-- ¿Así que esta es la fuerza del comandante encargado de cientos de miles de soldados?

 

Regis sentía una tensión de asfixia

Sin embargo, ahora no era el momento de estar ocioso. Regis caminó hacia ellos con fuertes pisadas.

 

“...... S, su Alteza.”

“¿Huh?”

 

Altina abrió los ojos y la boca en estado de shock.

Por otro lado, Latreille no pareció sorprenderse en absoluto.

Su sabía o no que Regis los escuchó... eso no fue revelado en su expresión.

 

“He estado buscándola, Su Alteza... El viento se está volviendo frío esta noche, príncipe Latreille, ¿su conversación ha acabado?”

“Erm, eso, yo...”

“Mis disculpas, príncipe Latreille, perdóneme por decirlo, pero la princesa está cansada por el largo viaje. Mañana es el importante aniversario... Terminemos aquí las cosas, ya que no es bueno si la princesa no descansa bien.”

 

Latreille movió la boca por un momento y cubrió su espada

 

“Hmm, que así sea, nuestra conversación se ha alargado un poco.”

 

Regis entonces saludó en silencio.

Altina también recogió la vaina que estaba en el balcón. Mordiéndose los labios con los ojos desgarrados.

 

“Argh...”

 

Latreille luego regresó a la habitación.

 

“Aunque es imposible ahora, pero consideraré tu petición y te daré una respuesta adecuada, Argentina.”

“Hmph... No creas que has ganado, Latreille.”

 

Estas palabras salieron de la boca de Altina.

Al acompañar a Altina de vuelta, Altina había dicho más de 30 veces “qué molesto”.

 

Tal como sospechaba, Latreille no sabía que Altina estaba herida.

 

Regis golpeó la mesa cuando Altina se sentó.

 

“¿Lo entiendes? ¡Coraje e imprudencia no es lo mismo! ¡Tú yo de ahora fue voluntariosa e impaciente!”

“P, pero él reaccionó...”

“... No está mal cruzar espadas, sin embargo, tú reaccionaste a su provocación primero. Si Latreille quisiera seguir con esto, podrías estar en prisión ahora.”

“¿¡De verdad!?”

“Tu popularidad como la cuarta princesa que podría ser utilizada como un medio político muestra cuán maestro es Latreille... Sin embargo, no tengo una medida en su contra ahora. Altina, en el palacio, hay muchas cosas que la espada no puede resolver, por favor recuerda eso... Por favor, sé más consciente de tu posición.”

“¿Quieres decir que soy débil?”

“No, pero digamos que mataste a Latreille con éxito, seremos perseguidos por los guardias.”

“¿De verdad sucedería eso?”

“... Escúchame, balancear tu espada sólo por la justicia no te hace diferente a los bandidos. ¿Es tu objetivo el asesinar a tu hermano? ¿O es convertirte en alguien que salve a la gente?”

 

Altina apretó las manos que estaban sobre su rodilla.

 

“Yo... quiero ser el escudo de los ciudadanos.”

“... Creo en tus palabras, si eres consciente de ello, no importa qué tipo de oponentes te enfrentes, no fallarás. Si no es por los intereses de la nación, no saques tu espada. Un gobernante que ignora la opinión pública es el comienzo de una nación tiránica.”

“Entiendo.”

 

Está orgullosa muchacha de 14 años estaba soportando la pesada lucha política.

¿Incluso es posible que ella piense antes de actuar? Ese carácter franco de ella empezaba a mostrar algunos defectos.

 

“También es mi culpa en este asunto, lo siento.”

“¿¡Eh!? ¡No hiciste nada malo!”

“... Hay más cosas que puedo hacer ahora debido a la situación... Necesito trabajar más duro, tú también, Altina, como princesa, tienes que tener cuidado de tus acciones.”

“Nn.”

“Por favor tenlo en cuenta.”

“Eso... Regis,”

“¿Sí?”

“... Perdón por hacer que te preocuparas.”

“A, aah... Debes decirle esto a Eric en vez de a mí.”

 

Después de algún tiempo, el pálido Eric regresó empapado en sudor. Altina le dio las gracias.

Al ver a Altina indemne, Eric se sintió aliviado.

El té rojo que fue preparado por Clarisse fue servido.

 

Regis se decidió a ver a las dos personas que querían proteger a Altina. Poco a poco, se podía ver la luna emergiendo por la ventana.

Esta vez fue una derrota, sin embargo...

 

“... Ya es hora de atacar de nuevo.”

Peso: 
0

Haken no Kouki Altina Capítulo 14: Aniversario de la Fundación




Manual




“¡Ah, trae eso por aquí!”

 

Altina repentinamente dijo.

 

“Su Alteza, si sigue moviéndose así, su cabello se desacomodará.”

“¿Hmm, no sientes que este vestido es lindo?”

“Sí, sí. Por favor, siéntese frente al espejo. No se mueva hasta que el cabello esté listo.”

“Umm...”

 

Era la tarde del segundo día desde que llegaron a la capital --

 

El aniversario de la Fundación en la capital estaba a punto de comenzar. Las calles estaban llenas de festividades mientras el palacio hacía los últimos toques.

Sin embargo, era un campo de batalla para Altina. Para ser exactos, era una batalla en la que Clarisse estaba ayudando a preparar el cabello de Altina.

 

“Clarisse, sigo pensando que ese accesorio de color se ve mejor aquí.”

 

Altina estaba en un dilema, sin saber elegir el accesorio de pelo verde o amarillo.

 

“Su Alteza se verá linda con cualquiera de los dos.”

“Como era de esperar, la opinión de Clarisse no ayuda.”

“Ara, qué vergüenza.”

 

Altina le preguntó a la figura reflejada en el espejo.

 

“Regis, ¿cuál crees que es mejor?”

“En lugar de preocuparme por eso, siento que debemos preocuparnos por el hecho de que el banquete comenzara en 10 minutos”.

 

El banquete estaba programado para comenzar a las 4 de la tarde.

 

“Realmente... Ah, Eric, ¿qué te parece?”

 

Eric, quien fue arrastrado, miró cuidadosamente.

 

“Qué hermosa…”

“Aunque se siente como una respuesta astuta, pero gracias de todos modos”

“¡Ah! L, lo siento, es perfecto...”

 

Al ver esto, Clarisse dijo en broma:

 

“¿Por qué no te pruebas el vestido?”

“¡Ehh! Ah, no, yo, soy un hombre... tú bromista, Aja, ajajaja...”

 

Por un momento, Eric pareció revelar una mirada envidiosa. (Ya desde hace rato vengo sospechando que este tipo es un trap xd)

 

Debo estar viendo cosas…

 

El que tenía el rostro de una chica era el heredero de la casa Blanchard, Eric.

 

Evrard, quien era a la vez el jefe de la casa Blanchard y el abuelo de Eric, le dijo a Regis que Eric, quien no tenía hermanos, había estado siguiendo estrictamente las reglas de la familia desde que su padre murió en la guerra. (Reglas de la familia… eso me hace sospechar aún más xd)

 

“... Bueno, siento que se te vería bien.”

 

Eric respondió frenéticamente después de escuchar lo que Regis murmuraba.

 

 “¿R, realmente? ¿¡De verdad cree que el vestido realmente me quedaría bien!?”

“¿Eh? Ahh, sí...”

“¿Es así?... Q, qué problemático...”

“... Por qué…”

“S, si Regis realmente ~~ quiere que use eso, no es...”

“Absolutamente no diré eso, ¿de acuerdo!?”

 

Regis vio una mirada fría de Altina que se reflejaba en el espejo. Por otro lado, Clarisse estaba riendo alegremente.

 

“Qué terrible, Su Alteza, Regis se dirige hacia un peligroso camino sin retorno.”

“Sí, sin embargo, sólo una persona de mente estrecha interferiría con las preferencias de un subordinado. ¡Bueno, voy a cerrar los ojos en esto, realmente no voy a hablar de esto, de verdad!”

“... ¡No voy a cruzar esa línea!”

“¿Tenias ese tipo de interés desde el principio?”

“Por favor, déjame en paz Clarisse.”

 

El tiempo voló mientras se burlaban de Regis.

 

“Ah... Ya casi es hora, va a ser problemático si no nos vamos ahora.”

“Nn, he terminado aquí también.”

 

Clarisse levantó sus manos y dijo.

 

Altina se levantó insegura, ya que no estaba acostumbrada al vestido. El pelo rojo con el vestido oscuro.

Junto con el vestido oscuro, la venda del cabello, ondulado y plisado, era como una flor floreciente en su largo cabello carmesí.

 

Regis se quedó en silencio después de ver la piel blanca como la nieve desde su cuello, su torso y su zona del pecho.

 

“...”

“¿Qué? ¿Se ve raro?”

“¿Eh? Ah, e, es muy hermoso...”

“Waa~~”

“Ah, ya casi es hora.”

“Eh ~ Dilo una vez más, sólo una vez más es suficiente.”

“... Ya casi es hora.”

“¡¡¡No eso no!!!”

 

Sé lo que quería decir, pero es demasiado embarazoso decirlo en voz alta.

 

El banquete de hoy fue organizado por el departamento de ceremonias. Sólo aquellos con invitación podían entrar y eran en su mayoría nobles.

Regis llegó al palacio como ayudante de Altina, por lo que no fue invitado. Por lo tanto, Clarisse y él tenían que esperar en la sala de espera.

La seguridad de la gente que asistía al evento era responsabilidad de los guardias imperiales, era lo mismo para Eric quien es un escolta.

Altina, quien estaba lista con su maquillaje, miró a la cabeza de Regis y reflexionó.

 

“¿No crees que es mejor que te coloques gel en el pelo?”

“Es innecesario ya que no estoy invitado, no se puede hacer nada.”

“Ya veo, pero como es una rara ocasión, está bien arreglarse un poco”.

“Aun así, todo lo que puedo hacer es esperar en la sala de espera.”

“¿Ara? ¿No me vas a acompañar?”

“Si te siguiera, me destacaría como una montaña. La asistencia a este evento es sólo por invitación.”

“Aun así, también estás invitado.”

“... ¿Que acabas de decir?”

 

Altina mostró una cara como si fuera normal y dijo:

 

“Aunque el departamento de ceremonias lo prohíba, a los asistentes al banquete se les permite traer un acompañante. Aparte de los invitados de nivel inferior, el resto trae a sus familiares o amigos.”

 

Eso me recuerda, una vez leí una novela en la que los personajes asistentes a un evento en el palacio llevaron a sus amigos.

Nunca soñé que sería una de esas personas.

 

“... ... ¿Tengo que asistir? ¿A un evento donde sólo hay nobles o personas de la realeza?”

“Por supuesto.”

“... ... Incluso si lo dices eso de repente, yo...”

“¿No puedes?”

“No estoy preparado para esto. Además, no tengo ropa adecuada.”

“No hay problema.”

 

Dijo Clarisse al abrir la maleta.

 

“Pensé que esto podría suceder, así que traje tu ropa de ceremonias.”

“¿¡Desde cuándo!?”

“¿No está bien? Como se esperaba de Clarisse. Regis, ve rápidamente y cambia tu ropa.”

“Pero el banquete ya ha comenzado.”

 

Mientras hablaba, el trompeteo se oía desde la distancia

Sin embargo, Altina no parecía importarle en absoluto.

 

“Está bien que llegue un poco tarde. Además, los miembros de la realeza tienden a ir un poco más tarde.”

“... Ya veo.”

 

No se podía evitar, ya que las cosas se habían girado hacia este camino. Sin otra opción, Regis se cambió del uniforme militar al uniforme de ceremonias.

Desde que Regis fue exiliado al regimiento fronterizo Beilschmidt, ya sea la celebración de año nuevo o la entrada oficial al equipo, todo se hizo frenéticamente. Esta fue la primera vez que Regis llevaba uniforme completo desde que fue asignado a las fronteras.

 

Al igual que los demás nobles de la capital, el Marqués Thenezay invitaba a sus amigos a su mansión y organizaría banquetes.

Era conocido no sólo por su extravagante comportamiento, sino por mantener relaciones con los nobles.

Los nobles que arruinaron la riqueza de su familia debido a su vanidad no eran inauditos.

Algunos nobles que eran conscientes de sí mismos detendrían su comportamiento derrochador para evitar el ridículo de los demás. Sin embargo, también hay algunos que aumentarían los impuestos y oprimirían a los ciudadanos en su lugar.

 

“Por eso no me gusta asistir a este tipo de eventos...”

“Bueno, no te obligaré si realmente no quieres.”

 

Regis y el resto ya estaban en el pasillo en este punto. Altina, quien estaba junto a Regis, le echó un vistazo.

Un uniforme verde con una bufanda blanca y un accesorio dorado en forma de cerradura en el pecho. En la cintura había un paño rojo colgando, actuando como una prenda de vestir. Aunque era ropa ceremonial, parecía muy elegante. Si uno llevaba esto al campo de batalla, él definitivamente atraería la atención de los enemigos.

 

Altina le dio un leve codazo a Regis.

 

“Se ve bien en ti.”

“... Mis hombros no son anchos y no soy tan alto, así que no debería ser tan bueno como dices. Si llevara algunas medallas en mi pecho, podría ser mejor”.

“¿Quieres medallas? Si es así, ¿por qué no solicitarlo? Debería estar bien si lo solicitas.”

“Bueno, este tipo de medallas deben ser pesadas, eso haría que mis hombros sintieran pesados, así que olvídalo”.

“Ajaja, esa manera de descartar una medalla de seguro es única. Ah, ya que no te gusta usar uniforme militar, ¿por qué no probar el vestido de antes para el evento de mañana? ¿Qué tal? Tal vez te guste.”

 

Mientras Altina saltaba alrededor, los adornos de su vestido se balanceaban junto a ella.

 

Qué linda -- Era lo que Regis pensaba. Nunca pensó en querer vestirse con ese vestido, lo cual fue un alivio.

 

“... Gracias, pero no gracias... Aunque no me gustan estos eventos, es una buena oportunidad para ver los planes de Latreille. Recolectar inteligencia es necesario”.

“No hay nada mejor que eso.”

“... Sin embargo, tengo miedo de arruinarlo durante el banquete, lo cual me está poniendo ansioso.”

“¿No lees libros que digan algo sobre la etiqueta en estos eventos?”

“...... Yo leía cosas así antes, sólo que no soy bueno en cosas como un baile.”

“Ahh, en ese caso está bien, porque tampoco soy buena en eso”.

“Aunque tu coordinación motora es genial, qué extraño”.

“A mi instructora de baile siempre se enojaba conmigo. Ella seguía diciendo ‘su movimiento es demasiado fuerte, ya que aprendiste esgrima. Bailar requiere trabajar junto a tu pareja, la sincronización de ambas respiraciones es el punto más importante. ¿Por qué los hombres bailando con su alteza siguen siendo sacudidos? Los hombres no son espadas en sus manos, ¿de acuerdo?’”

“Ya veo... Es porque la diferencia en la fuerza del brazo es demasiado grande. En ese caso, ¿no sería mejor si algún miembro de la realeza te enseña? ¿No sobresale la realeza en esto?”

“¡Latreille es más estricto que la instructora, así que definitivamente es un no! Auguste raramente llega a tales acontecimientos y a Bastian se le prohibido asistir a tales acontecimientos.”

“¿Qué hizo el príncipe Bastian?”

“...... Bueno, pasaron muchas cosas.”

 

Simpatizo con el emperador, sus hijos son todo tipo de problemas.

 

A medida que se acercaban al lugar, el sonido de la música se hizo más fuerte.

 

En todas las entradas del lugar, había mayordomos viejos que verificaban la invitación.

Una mirada y la gente podría decir que este no era un lugar donde los civiles podían entrar. El corazón de Regis latía con rapidez.

Notando a Altina, todos los mayordomos se inclinaron y luego anunciaron su llegada.

 

“Su Alteza Real, la 4ta princesa de Belgaria, Marie Quatre Argentina de Belgaria ~”

 

De repente, la música dejó de tocar y el lugar se quedó en silencio, todos sus ojos miraron hacia ellos.

Hace un año, era una princesa nacida de un plebeyo, un objetivo de envidia y calumnia.

Ahora, ella se había convertido en un soldado que ha experimentado la gloria de la batalla.

 

Altina entró en el ruidoso lugar sin ninguna vacilación, Regis la siguió.

 

“Argh...”

“Por qué estás mirando alrededor, ¿algo sucedió? Si tienes sed, las bebidas se servirán más tarde.”

“... Esto se siente como otro mundo con los nobles por todas partes, incluso parece un teatro.”

“¿Solo eso? ¿Qué tiene de interesante eso? En realidad, no puedes decir eso.”

 

Aunque muchos de los asistentes todavía tenían que aparecer, había al menos 100 nobles en el lugar de socialización a partir de ahora.

 

Ubicado en el centro del sur, se utilizó un gran vestíbulo como sala de banquetes. El techo era incluso más alto que el muro de la ciudad y había muchos candelabros colgando, parecía que el techo era un cielo estrellado.

 

Las paredes estaban cubiertas con papel pintado de flores mientras los sofás estaban cubiertos con una suave alfombra.

 

En la parte delantera de la sala de banquetes había un podio que se parecía a los de un teatro mientras que el centro era una pista de baile. Las mesas llenas de platillos finos estaban situadas cerca de las paredes. También había seis mostradores, cada uno con un sommelier vertiendo vino para los huéspedes. En la parte trasera de la sala había una zona de descanso llena de sofás.

 

Desde la esquina de la mesa de comida, se podía oler la fragancia de rosa.

Esta fragancia hizo que los huéspedes se sintieran como si estuvieran en un jardín de rosas.

La orquesta situada en una esquina estaba interpretando una alegre canción.

Altina miró alrededor del pasillo.

 

“Latreille parece estar aquí, pero ¿Auguste está aquí? Ah... Esa mujer también está aquí.”

 

En el centro de una multitud, había una chica que llevaba un fantástico vestido chispeante.

 

Era con la que el emperador se había casado recientemente. La 6ª concubina. Johaprecia Octovia Fon Estaburg.

Debido a que estaba casada con el emperador, su apellido cambió a Belgaria.

Originalmente una princesa de Estaburg, tenía relaciones diplomáticas profundas con muchos nobles en la parte del este de Belgaria.

 

El dominio oriental había estado bajo Belgaria por cerca de 100 años. En aquel entonces, los gobernantes de esa zona se rindieron al Imperio antes de que comenzara la guerra y se le otorgó la nobleza.

Por cierto, otros gobernantes orientales que se opusieron al Imperio fueron condenados a muerte o exiliados.

 

Aunque no hubo una clara demarcación, los nobles que ocuparon esos territorios fueron referidos como los “Nuevos Nobles”, y fueron objeto de desprecio y discriminación por parte de los compatriotas y los nobles.

Johaprecia mostró la gran gema delante de su pecho a la gente que la rodeaba.

 

“Ohoho, Su Majestad me dio esta joya por mi cumpleaños, él originalmente quería regalarme una joya aún más grande.”

“Ohh, como se espera de Su Majestad.”

“Tengo suficientes collares, voy a pedir algo más para la próxima vez”

“Su Alteza, ¿qué piensa de los pendientes?”

“Ara, que no se puede hacer, la gema siguiente podría ser aún mayor que esta, mi lóbulo de la oreja se extenderá, Ohohoho”. (NT: Genial, la típica desagradable…)

 

Johaprecia rio ruidosamente, los nobles que la rodeaban rieron también. Regis murmuró para sí,

 

--- Parece que los rumores de que ella está siendo mimada son ciertos.

 

Si uno miraba cuidadosamente, se darían cuenta de que los nobles se dividían en sus facciones.

 

Facción de Auguste ------ Encabezada por la 2ª concubina Catherine, su familia, la casa del duque Trouin y sus partidarios. Estos eran los nobles más antiguos del imperio, especialmente los nobles que tenían tierras en el oeste, sin embargo, carecían de fuerza financiera y militar.

 

La facción de Latreille ----- Con la emperatriz y su familia dirigiendo a los nobles centrales que tenían tierras en la capital, tienen una gran presencia en el ejército.

 

Por último, la facción de Altina no tiene conexiones con ninguna de las otras facciones.

Alguien le hizo una reverencia a Altina Era un caballero de mediana edad.

Las reglas de los nobles dictaban que nadie debía hablar primero delante de la realeza. Si Altina no hablaba primero, la conversación no se iniciaría. En este caso, Altina no tenía una razón para ignorarlo.

 

“Erm... Hola.”

“Eso podría ser bastante rudo, Su Alteza, ¿no es ésta la primera vez que le conoce?”

“Ahh, encantada de conocerte.”

 

La otra parte parecía ser un conde que tenía su territorio en las fronteras del suroeste, se rumoreaba que era valiente. Parecía que tenía algo que debía consultar con Altina.

Altina había estado ignorando más invitaciones de banquetes, por lo tanto, ella tenía el hábito de saludar a los demás.

Regis se sintió nervioso viendo esta escena.

Los nobles que tienen los mismos pensamientos que el caballero comenzaron a reunirse alrededor de Altina en círculos.

Algunos de los nobles son “Nuevos Nobles”, mientras que algunos parecían tener información sobre las otras facciones. A estas personas se les llamaba los neutrales.

 

Con esto, debería ser suficiente para formar la tercera facción.

 

Viendo a tantos nobles que podían asistir al banquete en la facción neutral, Regis entendió por qué Latreille quería atraer a Altina.

Aun así, el tema de la conversación parecía ser sólo saludo y halagos, nada de importancia.

Regis se acercó a Altina y susurró.

 

“... Trata de recordar a estas personas y sus nombres, voy a revisar los otros lugares.”

“¿Eh? ¿Regis...?”

“¿Sí?”

“Ah, no, no es nada, gracias por tu arduo trabajo.”

“Sí.”

 

Sintiendo que esta vez era diferente de otros eventos, Altina decidió cambiar su habitual actitud indiferente.

Mientras sostenía una copa de vino, Regis se dirigió hacia el centro del vestíbulo.

 

A partir de ahí, era posible ver quién estaba conversando con quién, así fue como se reunía la inteligencia.

 

Debido a que Regis no sabía a quién valía la pena investigar, fue a pedir prestada la lista de invitados al personal del departamento de la ceremonia, con la excusa de comprobar si había algún amigo suyo.

Información que los forasteros absolutamente no podrían obtener fácilmente fue obtenida aquí

La casa del duque Trouin, a la que la segunda concubina Catherine estaba de acuerdo en venir, pero todavía no habían aparecido.

Hubo otras ausencias que no informaron a los departamentos de la ceremonia... Ésos eran en su mayoría peces gordos.

 

“¡Ah!”

 

Al lado del nombre de Altina estaba “Regis Auric, Plebeyo, Oficial Administrativo de 5to Grado”, Regis se sintió extraño viendo esto.

 

Una vez más, sintió la disonancia de este suceso y él. Después de agradecerle al personal, le devolvió la lista.

Después de eso, Regis siguió reuniendo inteligencia en el vestíbulo que necesitaba.

 

“¡Ah! ¡Sir Regis!”

 

Oyendo este modo familiar de llamar su nombre, Regis sabía que él era con quien debatió en el carruaje.

 

“... Buenas noches, Sir Germain.”

“Bienvenido al banquete, Sir Regis, digan lo que digan, esta vez eres el héroe.”

“... Todo fue gracias al esfuerzo de Su Alteza, yo solo tuve la suerte de trabajar bajo su mando. Además, estoy aquí como su auxiliar.”

“¿Es así? Justo ahora, había algunas chicas que querían saber de ti.”

 

Regis miró hacia la dirección que Germain señalaba, sólo para ver a 3 chicas mirando hacia él con una sonrisa avergonzada.

En la mano izquierda había un abanico con volantes que cubría la mitad inferior de la cara, sin decir nada, apuntaban al frente de su abanico.

 

En esta época, transmitir sus sentimientos con el abanico de esa manera, se conocía como “El lenguaje del Abanico” era popular entre las mujeres nobles.

Usar la mano izquierda para sostener el abanico delante de la cara significaba

 

“Quiero estar más cerca de ti” mientras que tocar el abanico significaba “Quiero hablar contigo”.

 

Regis apartó la vista de allí y tosió deliberadamente.

 

------ ¿Las mujeres nobles arreglaron esto?

 

Regis sin duda había creído que él mismo no recibiría admiración de las damas.

 

El método de Latreille de poner a Altina de su lado y sus otros objetivos suyos quedaron claros. Esta vez fue para enviar a esas chicas a seducirme y confundirme, en otras palabras, usar saludos como una excusa para engañarme. No importa los métodos que use, no caeré por ello.

 

“... lo siento mucho, no me interesan las chicas.” (Mal dicho de esa forma xd)

“Ohoh... ya veo, así que es eso...”

 

Germain parpadeó deliberadamente.

 

“Yo, yo, yo no me refiero a eso, no lo malinterpretes.”

 

Regis de pronto se estremeció. Como se esperaba del auxiliar más cercano de Latreille.

 

“Bueno, sólo quería ayudarte a establecer buenas relaciones.”

“... Es un honor.”

“Su Alteza Latreille dijo que estaba muy preocupado por lo de anoche.”

“¿Eh?”

 

Regis se sorprendió al oír estas palabras. Para ganar, Latreille se le propuso a Altina y utilizó la fuerza, Regis pensó que Latreille debería estar más complacido en su lugar.

 

“En la superficie, parece fuerte, sin embargo, es frágil emocionalmente. Después de regresar, no dejaba de pensar si había exagerado y estaba muy deprimido.”

“... ¿Es así?”

“Aun así, no es el momento adecuado para que vuelva a hablar con la princesa.”

“Sí, tal vez es necesario dejar pasar algún tiempo.”

“Creo que la próxima vez que tengan una conversación, deberían llevarte con ellos. ¿Qué piensas?”

“¿Yo? ¿Con el príncipe y la princesa?”

 

En ese momento, Regis imaginó que tanto “Arme Victoire Volonte” como “Grand Tonnerre Quatre” se golpeaban mutuamente, provocando que su cuerpo se contrajera.

 

“Si es posible, esta noche...”

 

Antes de que Germain pudiera terminar sus palabras, una voz fuerte lo interrumpió.

 

“----- ¡Buenas tardes a todos!”

 

Cuando sus palabras fueron interrumpidas, Germain miró hacia la dirección de la voz.

 

Había un anciano elegante en el escenario cubierto de alfombra roja. Había unas pocas personas de pie a su alrededor.

 

Germain se golpeó los labios y dijo.

 

“Hmph, un nuevo noble...”

“¿Quién es ese?”

“Él es de la ‘Nueva Nobleza’. Duque Tiraso Laverde, que posee una gran plantación en el territorio del sur. Es uno de esos cobardes que se rindieron antes de que el Imperio los invadiera.”

“... Ya veo.”

 

Como oposición del Imperio, la resistencia sin ninguna fuerza militar era inútil.

Este era el resultado de la negociación política. Para evitar que el Imperio invadiera, la entrega era la mejor opción. Eso era lo que pensaba Regis.

Después de abrir el pergamino, el elegante anciano, Tiraso Laverde, echó un vistazo al vestíbulo.

 

Entre la multitud, había una joven que se vestía como un pájaro de color negro, ya que tanto su cabello como su vestido eran negros. Debido al velo que llevaba puesto, no se veía su rostro con claridad, sin embargo, podían sentirla exudando un aura inaccesible.

Se giró y salió después de asentir con la cabeza.

Viendo esto, Tiraso Laverde comenzó a leer del pergamino.

 

“Nosotros, los nobles a los que se nos otorgó la tierra en el área sur, somos llamados ‘Nuevos Nobles’ por la mayoría”

 

¿Qué estaba tratando de decir? Esto era lo que los ojos de los otros nobles parecían desprender.

Tiraso Laverde continuó hablando.

 

“Para los nobles originales que tienen estrechos lazos unos con otros, somos débiles si seguimos estando fragmentados. Er, por lo tanto, anuncio el establecimiento de la Alianza del Jardín Gaillarde, formada por los Nuevos Nobles.”

 

Escuchando estas palabras, la audiencia estaba en un alboroto. El duque Tiraso Laverde ignoró la conmoción y continuó.

 

“Hasta ahora, nosotros, la Alianza del Jardín Gaillarde, no apoyábamos a ninguno de los príncipes.”

 

Lo que significaba que actualmente pertenecían al lado neutral y eran una fuerza influyente.

Dado que lo habían dicho especialmente aquí, lo que viene a continuación sería su elección de alineación.

No era imposible para ellos apoyar a Altina, pensando esto, Regis no podía dejar de tensarse.

La respiración de Tiraso Laverde comenzó a acelerarse y su ritmo se estaba ensuciando.

 

“Erm... Nosotros, la Alianza del Jardín Gaillarde... estamos esperando el día en que el Príncipe Auguste herede la corona... Nosotros... lo apoyaremos plenamente... Su Alteza... sigue luchando contra su enfermedad... pero creemos que Su Alteza triunfará sobre la enfermedad... Recientemente, Su Alteza ha continuado cumpliendo su deber a pesar de estar enfermo... Su acción puede ser comparable a las generaciones anteriores de príncipe heredero... Ahem... Ahem... Creemos en Su Alteza Auguste.”

“Gracias por confiar en mí.”

 

Auguste apareció en el escenario.

Fue totalmente un espectáculo premeditado que Auguste se acercara al duque y estrechara su mano.

 

“Todo el mundo de la Alianza del jardín de Gaillarde, como para expresar mi gratitud por su apoyo, definitivamente voy a ser un gran emperador, por favor, continúen apoyándome.”

 

No sólo la gente en el escenario, había incluso algunas personas de la audiencia aplaudiendo. Éstos debían ser de los partidarios de Auguste, a juzgar por el sonido parecía haber muchos.

Una vez que la parte importante del discurso había terminado, el contenido detrás era todo conciso.

 

La alianza del jardín de Gaillarde era un grupo de nuevos nobles de la parte sur. Ellos eran diferentes de los viejos nobles que apoyan a Auguste, o los grandes nobles de las afueras de la capital que apoyan a Latreille.

Lo que significaba que originalmente eran neutrales.

Se reunieron, formaron una alianza y se unieron a la facción de Auguste.

Recientemente, los rumores de que el príncipe cumplía su deber a pesar de su enfermedad llegó a los oídos de Regis.

Sin embargo, no había nadie levantando dudas sobre esto, por lo tanto, era probable que fuera cierto.

 

Aunque había un número cada vez mayor de personas apoyando a Altina... ¿La aparición repentina de la alianza era una indicación de un cambio en la política? ¿O significaba que desde el principio una parte de los partidarios de Auguste estaban mezclados en los neutrales?

 

Los nobles del vestíbulo se perdieron y se susurraron unos a otros. En particular, para algunos nobles, sus rostros parecían sombríos

Hacia los neutrales que decidieron apoyar a su enemigo político, Latreille y su facción debían ser los más inquietos.

Sin embargo, la expresión de Germain no cambió en absoluto.

 

“Qué molesto, ¿no piensa así, Sir Regis? Parece que estas personas todavía tienen que entender acerca de los modelos del Imperio, no puedo creer que realmente hagan este tipo de cosas aquí”.

“... Eh, erm... Sí.”

“¿Ocurre algo malo, Sir Regis? No te ves muy bien.”

“... Porque no estoy acostumbrado a estos eventos, estoy un poco cansado. Perdón por esto.”

 

Mirando la situación actual, el emperador pasaría el trono a Auguste, él, quien era el ayudante más cercano de Latreille, ¿no vio esta situación peligrosa?

No sólo Germain, incluso Latreille seguía riéndose con otros.

 

------ ¿Es un engaño? ¿O tienen una contramedida para esto? Soy incapaz de decir lo que estos dos chicos están pensando, que miedo.

 

Germain entonces tranquilamente siguió.

 

“Lamento que la conversación haya sido interrumpida, Sir Regis.”

“¿Eh?”

“Su Alteza quiere hablar con usted en privado, ¿es posible que venga a la habitación del príncipe a las diez de la noche?”

“... ¿Está realmente bien para mí entrar allí?”

“Por supuesto, le informaremos a los guardias.”

 

Esta situación era similar a la de ser controlado por el oponente en el ajedrez. Ya que ya se movieron, ¿cómo debemos responder? Además, carecemos de piezas para usar como represalia. Incluso si puedo evitarlo ahora, todavía necesitaré enfrentarlos en el futuro.

 

“... Entiendo, iré.”

 

Germain respondió como si lo hubiera esperado.

 

“Eso es genial, en este caso, voy a tener que irme primero.”

 

Después de dar una reverencia, se fue sin girar atrás.

De repente, la garganta de Regis se sintió muy seca.

Cuando regreso a sus sentidos, la copa de vino en su mano estaba vacía. A pesar de que era un vino de alta calidad, no pudo saborear nada en absoluto.

Por lo tanto, Regis fue al mostrador de vino.

 

“... Vino blanco, por favor.”

“Entendido.”

 

Un líquido ámbar verdoso se vertió en el vaso de vino transparente.

Regis bebió un sorbo de vino. El vino era muy refrescante, un sabor inolvidable con un aroma de fruta.

 

“... Qué delicioso, esta es la primera vez que bebo ese vino.”

“Jeje, muchas gracias por su alabanza.”

“¿Eh?”

“Este vino fue producido en mi bodega. Estos vinos son como hijos para mí.”

 

La que interrumpió fue una mujer que llevaba el vestido negro, ella parecía estar alrededor de los 20 años.

Con el cabello negro extendido hasta la cintura, sus ojos de obsidiana miraban a Regis detrás de la cubierta de un velo negro.

 

“... Hola, este vino es realmente sabroso.”

“Dame también vino blanco.”

 

El sommelier* tomó el vaso y vertió el vino blanco en el vaso.

*(Es como un bar-man pero sólo se encarga de vinos)

 

Luego recibió el vaso y probó el vino.

Regis esperaba silenciosamente que ella hablara mientras le intrigaba.

 

Si no lo vi mal, debería ser a la que el Duque Tiraso Laverde estaba mirando cuando anunció la formación de la “Alianza del Jardín Gaillarde”. En vez de mirar, parecía estar pidiéndole su consentimiento...

 

“Realmente es sabroso.”

“... Encantado de conocerla, soy Regis Auric, oficial administrativo de 5to grado.”

“Escuché su nombre antes de venir a la capital, parece que eres el estratega en el frente de guerra del norte que alcanzo logros importantes”.

“Quien logró grandes cosas no fui yo, fue Su Alteza la princesa Argentina.”

“La humildad es una virtud, los arrogantes y orgullosos comerciantes jamás podrían aprenderla.”

“... ¿E, es así?”

“Soy Eleanor Ailred Winn de Tiraso Laverde.”

“¿Eres alguien de la casa de Tiraso Laverde?... Entonces el caballero de antes...”

“Es mi abuelo. Normalmente hago negocios fuera junto con él. Ya que nuestro apellido es el mismo, está bien que me llames Eleanor. Debido a que soy un poco exitosa en los negocios, también soy conocida como la ‘Vixen del Sur’.”

“Ah, ya veo... creo que la llamaré Eleanor. Por cierto, puede llamarme Regis.”

“Buen, es un placer conocerte.”

 

Eleanor alzó su vaso y lo inclinó ligeramente como un saludo. Viendo esto, Regis bebió su vino.

 

“--- gulp”

“Eso me recuerda, nunca había oído hablar de la casa Auric antes... ¿Puedo saber cuál es tu título?”

“¿Eh? Aahh, sólo soy un plebeyo.”

 

Eleanor entrecerró los ojos.

 

“Eso significa que... ¿Eres un caballero?”

“No, no, sólo soy un plebeyo normal. Estoy aquí como asistente de Su Alteza Argentina, de lo contrario, mi condición no me permitiría estar aquí.”

“¿Sólo un plebeyo? Escuché que eres un estrategas muy destacado.”

“De hecho, soy un estratega... Sin embargo, es sólo un puesto en el ejército sin relación con ningún título”.

 

Normalmente, los altos cargos militares eran ocupados por los nobles. Los casos en que el título de nobleza fuera otorgado al estratega eran numerosos, pero no siempre era así.

Eleanor miró a Regis como si estuviera mirando a un animal raro.

 

“¿No es el puesto de estratega sólo para personas que son muy capaces?”

“Bueno... no me considero como alguien muy capaz, sobre todo en la equitación y la esgrima. La única razón por la que pude tomar esta posición es porque soy capaz de usar mi cerebro y sé algunas cosas.”

“En otras palabras, Regis, ¿eres bastante inteligente?”

 

Eleanor acabó diciendo su nombre.

 

Parece que ella no usa honoríficos en alguien que parece ser más joven que ella. Bueno, eso es de esperar.

 

“... Al menos no me encuentro demasiado tonto.”

“Qué impresionante, pensar que hay un plebeyo inteligente.”

“E, eso debería ser normal, ya sea un oficial de administración, profesores o médicos, estos trabajos están llenos de plebeyos”.

“Ahh, ser lo suficiente competente para ser un estratega, un contribuyente importante y ser aún más destacado que el general enemigo, ¿así que eso eres tú?”

“... Creo que sí, aunque estos son hechos, pero la forma en que lo dices es...”

“¿Hay algo mal?”

“Es gracias a la valentía de los soldados. Nunca pienso que soy mejor que el general enemigo.”

 

Aunque el Fuerte Volks fue capturado con éxito al final, si hubiera ocurrido un error en las mediciones, o si la excavación fuera más lenta de lo esperado o que la fuerza invasora se repeliera, la estrategia hubiera fracasado.

 

Además, gracias a Altina que derrotó al general enemigo, obtuvieron la victoria. Los ojos de Eleanor cambiaron, como si fuera un mercader que valorara un bien.

 

“Qué hombre tan interesante.”

“... ¿E, es así?

“¿Cuántos años tienes?”

“18... voy a tener 19 pronto.”

“¿Estás interesado en los negocios? Las oportunidades en el ejército son raras para los plebeyos, ¿por qué no cambiar a una carrera que más te convenga?”

“¿Ehh?”

“¿Cuál es tu salario actual?”

“Bueno, un funcionario administrativo de 5º grado no gana mucho.”

“Si trabajas para mí, estoy dispuesta a pagar 3, no 5 veces esa cantidad, 4000 deniers por mes.”

 

5 Veces más ... Me pregunto cuántos libros puedo comprar.

 

Aun así, Regis sacudió la cabeza.

 

“M, mis disculpas, no estoy interesado en el dinero.”

“En este caso... ya tengo 3 cónyuges, ¿estás dispuesto a ser el cuarto? ¿O es que estás interesado en mi hermana, aunque sólo tiene ocho años?”

“No, no necesito una pareja ahora... Ah, por supuesto, tampoco me interesan los hombres.”

“No tener ningún deseo, eres justo como un comerciante.”

“Gracias…”

 

Estoy siendo atrapado en su ritmo. Parece que todavía no estoy acostumbrado a interactuar con mujeres mayores -- pensó Regis mientras suspiraba en su corazón.

No se puede hacer nada, no he obtenido ninguna información que sea beneficiosa para Altina.

------ Vamos a probarla.

 

“La Alianza del Jardín Gaillarde esta vez está determinada. Para apostar realmente su reputación y vidas para oponerse a los nobles centrales. Considerando que los nobles occidentales tienen algún poder militar y que los nobles del sur tienen fortaleza financiera, en caso de que surja un conflicto armado, esto seguirá siendo inútil.”

“No soy lo suficientemente lista para hablar de política.”

“Pero tu abuelo no parece pensar de esa manera.” 

 

Regis cambió el tema y tomó el control del ritmo.

Eleanor puso una sonrisa irónica.

 

“Ara, aunque estaba fuera del escenario, ¿aun así fui descubierta?... El abuelo fácilmente se jacta y no tiene agallas para hacer grandes cosas. Como filántropo, su reputación estaba bien.”

“... Como yo esperaba, el que reunió a los nobles del sur fuiste tú, ¿o me equivoco, Miss Eleanor?”

“No se podía hacer nada, ya que todo fue causado por los nobles centrales. Dándonos condiciones desfavorables y utilizando matrimonios políticos para obtener rehenes.”

 

Este era también un método que los nobles usaban comúnmente.

Si la fuerza era permisible, usarían la fuerza. Para aquellos que eran sumisos, los oprimirían usando la negociación.

De una nación pequeña en el oeste, Belgaria continuó anexando tierras en este continente, y cambió la capital imperial aquí hace más de 300 años.

Por sus propios logros, los nobles sustrajeron la fuerza de la nación y se hicieron más poderosos. Eventualmente, esto conduciría al colapso del Imperio.

Al igual que una serpiente comiendo su propia cola.

 

“... Si hay una posibilidad de ganar, el príncipe Auguste es la clave para esto.”

“Para nosotros, la formación de la alianza era una ‘cosa importante’, unirse al campamento de Auguste resolverá todo. Definitivamente ganaremos”.

 

Eleanor alzó su copa de vino tinto, como si estuviera brindándole a Regis.

 

“Su Alteza Auguste parece haberse recuperado... Ahora puede actuar en semejante situación ante el emperador y los demás nobles”.

“Ah, ¿en qué situación?”

 

Regis sacudió el vaso vacío con la mano.

 

“... Lo que también significa que el príncipe Auguste puede ahora mantener una posición acorde con su estatus, por ejemplo, reemplazar al príncipe Latreille como el comandante en jefe. Tal vez ya le está preguntando al emperador.”

 

Si Auguste realmente le pidiera al emperador esto, Latreille tendría una reacción enorme.

Si ese fuera el caso, sería una postura política agresiva y podría ser visto como un intento de venganza.

 

“... En ese caso, se confirma que el príncipe Auguste va a heredar el trono. Los que lo apoyan ya estarán discutiendo quién será el canciller ahora.”

“Ah, bueno, somos sólo el 60% de sus partidarios, además, el príncipe Auguste se unió a esos viejos nobles occidentales”.

“Ehhh...”

 

La madre de Auguste era la segunda concubina Catherine, quien era de la casa de Trouin que siempre le había apoyado. Si Auguste triunfara en el trono, podrían ganar más riqueza, poder y fama.

 

“Aunque es difícil, pero de esta manera, seremos capaces de derrotar a los nobles centrales. Dejar que los nobles occidentales ganen no es algo malo para nosotros también.”

 

Lo que dijo Eleanor tampoco estaba mal

Incluso si Auguste se convertía en el emperador, no había beneficios para los Nuevos Nobles del Sur.

 

Es por eso que ellos originalmente se unieron al tercer grupo, la facción de Altina. Sin embargo, ¿cómo consiguió Auguste sacar a estos nobles neutrales a su lado? Regis cayó en pensamientos profundos.

 

Debería haber otros que estuvieran pensando en esto. Un libro que analizaba lo que sucedería si algo similar iba a suceder había sido publicado hace unos años como una obra de literatura recreativa en el mercado subterráneo.

Por lo tanto, Regis utilizó eso como un nuevo punto de referencia

 

“Terminar la lucha entre los nobles centrales y occidentales formando la alianza no es difícil. Debe haber algún otro propósito, ese es el ‘algo’ que mencionaste anteriormente.”

“¿Oh?”

 

Los ojos de Eleanor cambiaron. Regis siguió diciendo.

 

“... ... Al norte está la poderosa federación Germana. Al oeste, un gran mar está entre nosotros y High Britannia. En contraste, al este se encuentra Estaburg en declive, mientras que el sur es el imperio de Hispania, cuyo ejército se compone principalmente de marina. La probabilidad de que el Imperio obtenga la tierra aquí es alta... Al ver el mapa, no es extraño que la gente piense que ‘la capital podría estar en un lugar más conveniente’.”

“Fufufu, es un desperdicio dejarte para mi hermana.”

“... Una vez que el príncipe Auguste herede el trono, ¿moverá la capital al sur?”

 

Eleanor bebió el resto del vino en su copa.

La espesa fragancia del vino fue exhalada por la nariz.

 

“¿Fufu, mover la capital? De hecho, de esa manera el sur prosperará, sin embargo,

¿los nobles occidentales lo permitirán?”

“Normalmente, no lo harían... Sin embargo, será diferente si hay alguien que sea lo suficientemente influyente como para sugerir esto. Por ejemplo, tener al mejor hijo del mundo y convertirse en la madre del rey - por ejemplo, Su Alteza Catherine.”

 

La casa de Trouin en la cual vino la 2da concubina Catherine era muy influyente sobre los nobles occidentales.

Si su hijo tuviera éxito en el trono, sus palabras serían aún más influyentes.

Además, si la Alianza del Jardín Gaillarde también sugiriera esto, el movimiento de la capital sería cierto.

 

“Fufu, qué interesante manera de pensar.”

“... Personalmente, forzar un cambio de capital cuando el tesoro de la nación es críticamente bajo me pone inquieto.”

“¿No está bien pedir prestado a los nobles? Si hay intereses, estarán dispuestos a prestar... ... Bueno, dejémoslo cuando suceda.”

 

Lo que Eleanor quería decir con pedir prestado era oprimirlos.

 

“...... ¿Quieres decir que Latreille sólo puede esperar su derrota?”

“No olvides que Latreille es también un soldado, no es un político ni un comerciante. Lo esencial es si puede asesinar al príncipe Auguste.”

“¿Tienes una contramedida?”

“Si tienes alguna idea, por favor déjame oírla.”

“Entonces perdóname... Si estuviera en el zapato de Latreille, consideraría otra cosa que es igualmente importante que eliminar al príncipe Auguste.”

“¿Qué es?”

“... Eliminar a los neutrales, tal como ustedes chicos son una amenaza. Si esperas ser eliminada, Latreille podrá eliminar a Auguste...... Una vez que la facción de Auguste pierda su poder, los otros príncipes no te apoyarán.”

“Puede ser así. Sin embargo, los que saltaron en el carro serán el blanco de insultos y no estarán dispuestos a confiar en nada.”

“... Aunque eso es correcto, aquellos neutrales que ahora muestran apoyo en cualquiera de las facciones pueden apoyar a otros príncipes. Después de todo, es posible que el tiempo en que el emperador pueda elegir al sucesor esté todavía lejos.”

“He oído hablar del enamoramiento del emperador con el aumento de sus herederos. Si no me equivoco, pronto nacerá otro varón con pupilas rojas.

 

Regis pensó que este tipo de pensamiento era defectuoso.

La habilidad de un humano no se decidía por el pelo o los colores de los ojos, ni se relacionaba con el carácter.

Esta superstición fue formada por los millones de ciudadanos del Imperio, por lo que no se podía hacer nada.

 

“... Por lo tanto, considerando la posición de Latreille, también es posible eliminar a los neutrales que no muestran lealtad a nadie ni eliminar a los otros candidatos.”

“De hecho, si el primer príncipe fuese eliminado, otros que se oponen a él serán turbados.”

 

Regis asintió con la cabeza

Los neutrales tendrían los derechos de elegir a quién jurarían lealtad. El viejo emperador debía nombrar quién heredaría su trono, pero en realidad estaba ocupado aumentando sus herederos.

 

“...... Así que existe la posibilidad de que el segundo príncipe elimine a sus enemigos políticos...... En ese caso, aparte del primer príncipe, ¿no es la cuarta princesa también un objetivo para la eliminación?”

“Ah, no... Bueno... En resumen, lo importante para el segundo príncipe es eliminar a sus enemigos políticos. En otras palabras, es de igual importancia eliminar al príncipe Auguste o a los neutrales.”

“Ara, ¿es así? Sólo necesita mantener su puesto en la parte superior del orden de sucesión, una vez que Su Majestad se retire, no habrá ningún problema en absoluto.”

“...... Este tipo de cosas que pueden hacer ansioso a Latreille... No se verán por los próximos años”.

“¿Estás seguro de eso?”

 

Aunque el emperador era viejo, todavía estaba lo suficientemente sano como para casarse con una princesa de 15 años.

 

Parece que el emperador seguirá sentado en su trono durante bastante tiempo.

 

“...... Que el emperador abdique y nombre a su sucesor parece ser difícil y es también una batalla contra el tiempo.”

“Más bien, no es tan fácil eliminar a los neutrales. ¿No hay poderosos nobles en el este y el sur?”

“... Es muy fácil.”

“¿Qué?”

“Bueno, que la Alianza del Jardín Gaillarde cambiara de neutral a la facción de Auguste, no fue tan difícil, ¿verdad?”

 

En ese momento, Eleanor cayó en pensamientos profundos. Luego bebió el vino en su mano en un tiro.

 

“Fufufu, de hecho, tenemos la carta de apoyar a otros candidatos, pero no olvidemos que, si el príncipe Auguste va a suceder al trono, la victoria estará decidida.”

“Por supuesto.”

“¿Hay algo con lo que no te sientas satisfecho?”

“...Todavía no sé lo que Latreille está planeando... Poner contramedidas bajo tal situación, no estoy muy acostumbrado”.

“Si te engañan, solo tienes que engañarlos. Perderás una vez que no puedas hacer una contramedida. ¿No es eso lo que es ser estratega?”

 

Las palabras que Eleanor dijo parecían estar dirigidas a sí misma. Regis cayó en pensamientos profundos después de escuchar esto. Luego bebió su vino en un tiro.

 

“...... De hecho... No hay nadie que sea omnisciente, sólo podemos reaccionar a los cambios cuando sucedan.”

“Bueno, eso es correcto. Eso me recuerda, Regis.”

“¿Sí?”

“¿Qué tal 10 veces tu salario? Piénsalo.”

“Ja, jaja... Si esto continúa, Su Alteza Argentina se va a enojar. Bueno, ya es hora de que me vaya. El vino estaba muy delicioso, gracias.”

 

Regis se dirigió hacia el vestíbulo después de inclinarse.

 

------ La preparación que hice debería haber estado dentro del cálculo de Latreille.

 

El papel de un estratega es preparar y predecir lo que viene a continuación. Por lo tanto, si vamos a la ofensiva, no tendremos que preocuparnos de perder debido a ser incapaces de llegar a las contramedidas. Antes de enviar las tropas, hay una necesidad de preparar, considerar, pensar al estar en los zapatos del enemigo, antes de que haya alguna víctima...

 

“No lo sé…”

 

Esta frase es algo que no puedo decir como estratega.

 

10 de la noche.

 

El banquete en el palacio seguía.

 

Estoy seguro de que terminará a la mañana siguiente.

 

En la actualidad, Altina y Regis estaban con Clarisse en la habitación mientras salieron del banquete a las 8. No debería haber ningún problema esta noche, Eric también está demasiado en alerta...

Regis siguió usando la ropa ceremonial y fue solo a la habitación de Latreille.

 

----- Es como si estuviera entrando en la guarida de un tigre.

 

El dueño de la habitación estaba apoyado en una silla cubierta de cuero fino, con el codo apoyado sobre la mesa de caoba.

Su resplandeciente pelo dorado se balanceaba alrededor

 

Al oír a Regis entrar, los ojos rojos de Latreille miraron hacia Regis.

 

“¿Fuhaha, nervioso?”

“... Por supuesto, sólo soy un oficial administrativo sde 5to grado. Ni una sola vez he pensado que tendría una audiencia con el comandante en jefe.”

“Germain me ha dicho que piensas a la ligera de ti mismo.”

“Mi habilidad no es tan buena, ni siquiera sé si puedo lograr el trabajo que Su Alteza me dio. Si el estratega fuera alguien que más destacado, creo que ahora la situación será mejor”.

“¿Por ejemplo, el incidente en el que Argentina me atacó?”

“... Por favor, no haga este tipo de broma.”

 

Después del asunto de ayer por la noche, Latreille debía conocer la ambición de Altina. Después de todo, fue una fuerte declaración.

Aun así, Regis intentaba ocultar la ambición de Altina.

Altina debería haber dicho esta declaración en un momento y lugar más adecuado.

En la mesa enfrente de Latreille había un juego de ajedrez. Sin decir nada, movió el peón blanco a d4.

 

“La idea de que Argentina sea mi pareja no es tan mala como me imaginaba. Esa chica debería haberlo pensado antes...... ¿A menos que estés planeando invadir la capital con el regimiento fronterizo?”

 

Finalizando sus palabras, Latreille le indicó a Regis que se moviera.

Regis movió el peón negro a d5.

 

“Por supuesto que no, nunca pensamos en atacar la capital.”

“La verdad yo tampoco pensé en eso, pero siempre hay incidentes inesperados”.

“... No va a suceder.”

 

Aunque Regis negó la conjetura de Latreille, todavía se sentía un poco incómodo.

Altina cuya ambición era convertirse en el gobernante ganó su autoridad en las fronteras derrotando a Jerome quien era el comandante anterior.

Después de eso fue la invasión por los bárbaros. Debido a la necesidad de fuerza militar, se formaron relaciones diplomáticas con los bárbaros.

Una vez que fue resuelto, una orden irrazonable vino desde la capital, ordenándoles capturar el Fuerte Volks.

En comparación con antes, las fuerzas de Altina se fortalecieron mucho. ¿Alguna vez Altina no pensó en atacar la capital?

Latreille entonces movió su caballero a f3, mientras que Regis movió su caballero a f6.

Regis sacudió la cabeza para sacudirse ese pensamiento.

Debido a que una guerra resultará en muchas personas muriendo, Altina definitivamente no querría ver que eso sucediera.

 

“Su Alteza no desea una guerra civil.”

“Ya veo.”

 

Clack, clac. El sonido contundente resonó otra vez Ambos lados estaban posicionando sus piezas.

 

“El regimiento fronterizo Beilschmidt siempre ha estado obedeciendo la orden de la capital, ¿no?”

“Si supiera que había un estratega como tú, no habría usado este método.”

“... ¿Es bueno decirlo en voz alta?”

“¿Qué piensas al respecto?”

 

Latreille reveló una sonrisa.

Al oír esto, la mano de Regis tembló y dejó caer al obispo en su mano.

 

“¿A qué se refiere?”

“Usando el Fuerte Volks como base, el regimiento fronterizo Beilschmidt hizo caso omiso del protocolo del imperio y aumentó sus fuerzas militares sin autorización. Argentina que ganó más poder regresó triunfalmente a la capital y discutió asuntos militares conmigo. Lo que estaba defendiendo era retirar las líneas del frente y recortar el presupuesto militar.”

 

Esto era parte de lo que planeaba Regis.

La reina de Latreille logró capturar la torre negra. Regis pareció gemir un poco.

 

Si esto continúa, será difícil. Sin embargo, si resulta, cambiará el flujo de la guerra.

No sólo es el momento de ir a la ofensiva, sino que también está la necesidad de llegar a contramedidas contra sus tácticas.

 

Regis movió a su rey a una posición que era fácil de proteger.

 

“No puedo ir en contra de la decisión de Su Alteza.”

“Soy consciente de que Argentina quiere cambiar esta nación. Sin embargo, debido a que ella es directa, una vez que tenga poder, hará las cosas sin consideración. Sin embargo, calculé mal, ya que nunca esperé a un estratega sobresaliente como tú a su lado.”

“... Qué está tratando de decir.”

“Los nobles curiosos no se harán de la vista gorda al regreso de Argentina. En este momento, las otras fuerzas están ocupadas, si algún evento inesperado sucede, ella será capaz de aumentar con éxito su fuerza militar.”

“......”

 

Regis siendo cauto, no dijo nada.

El alfil negro y el caballero también fueron capturados. En el tablero, las piezas de Regis estaban volviéndose menos.

 

“Como pensé, ¿es porque Argentina te tiene como estratega? ¿No es mejor para ti venir a mi lado?”

 

Los ojos de Latreille estaban fijos en Regis.

Como Regis era un soldado, él estaba en el control de los militares. En el ejército, nadie podía oponerse a las palabras de Latreille.

Por lo tanto, tiene el derecho de transferir a un oficial de administración de las fronteras.

Regis murmuró en su corazón.

 

------ Ya he predicho que usaría esta carta, Su Alteza Latreille.

 

“No estoy tan preocupado por los militares como piensa, Su Alteza.”

“¿Qué?”

“... Si se me ordena hacer algo con lo que no estoy dispuesto o me siento incómodo... siempre puedo elegir retirarme, no soy un príncipe ni un noble... No tengo ninguna reputación familiar ni reglas que me obliguen a quedarme en los militares también.”

“Ya veo, así que tienes ese tipo de posición.”

“Sí, a lo más que el ejército significa para mí es si puedo cubrir la colegiatura de la Academia Militar.”

“Así que es por la colegiatura...”

 

Para Regis, quien no estaba tan bien conectado, el sistema le permitía pedir dinero prestado para sus gastos de vida y tasas escolares. Sin embargo, no se le permitía dejar el ejército hasta que pagara su deuda.

 

“En realidad, muchas cosas sucedieron, al final, su Alteza me prestó algo de dinero”.

“¿Te fue prestado dinero?”

“Sí, sin embargo, pase lo que pase, pagaré la deuda trabajando en el Fuerte Volks...”

 

Esto era de un libro.

 

------ “Las historias heroicas del héroe del ático de Sylvania de Donatien Marqui Etna.

 

La historia era acerca de un soldado consiguiendo grandes logros al proponer tácticas y se casó con la princesa al final.

Sin embargo, el sirviente que hacía el trabajo no era el plebeyo lleno de deudas, sino un gato con botas que dormía en el ático.

Latreille sonrió torpemente.

 

“De hecho, si no eres un soldado, no importa lo que hagas, yo no tengo poder sobre ti”.

“Sí.”

“En ese caso, es posible que te quedes en la capital.”

“... Soy bastante cobarde, temo en cómo mis colegas actuales me castigarán.”

“Ya veo, entonces ya no tengo nada que decir.”

 

Parecía que Latreille renunció al reclutamiento de Regis.

Por otra parte, en el tablero de ajedrez, las piezas negras estaban en una posición ventajosa, dividiendo las piezas blancas que eran atraídas en dos.

La situación se invirtió, las piezas negras ocuparon el centro del tablero, rodeando al rey blanco.

Mientras que el rey de Regis estaba en una posición mejor e incapaz de ser rodeado.

 

Latreille miró el tablero, su mano se detuvo lentamente y apretó los dientes.

 

“Erm......... Bueno... No es un gran problema.”

“Es solo un juego.”

“Una orden llegará dentro de unos días, esto es también lo que Argentina quería ----

----- Regis Auric será promovido de oficial de 5º a oficial de 3º grado”.

 

Al oír esto, Regis tragó las palabras que estaban a punto de salir. Estaba dentro de sus expectativas.

Aunque la promoción parecía demasiado, pero no había razón para declinar.

La promoción significaba que no sólo había remuneración, sino también más responsabilidad. Esto era lo mismo que una rebaja, no había derecho a elegir.

 

“Entiendo... acepto esta promoción”

“¿Hay algo con lo que no te sientas satisfecho?”

“Si quiero seguir siendo soldado, creo que esta promoción no encaja con mi estatus...”

“Si los oficiales de administración de tercer grado de la nación y superiores son tan destacados como tú, eso significará que el Imperio está lleno de talentos. De esa manera, tendré más tiempo para tomar una siesta por la tarde y jugar un poco de ajedrez.”

 

Regis estaba atormentado en su cerebro en pánico.

A pesar de que ganó el partido de ajedrez, el corazón de Regis seguía latiendo rápido.

 

Sólo volver con las noticias de la promoción sería una derrota para nosotros.

No puedo ir ofensivo solo con el ajedrez.

 

“... Su Alteza Latreille, ¿es por culpa de la princesa que me está prestando tanta atención?”

“Eso también es parte de la razón, pero la razón principal es que una vez que me convierta en el emperador, tener un estratega capaz de servirme es una buena cosa. De lo contrario, ¿cómo puede la nación ganar la guerra en el futuro?”

 

La confianza de Regis se sacudió al oír estas palabras.

Parecía como si Latreille estuviera absolutamente seguro de suceder el trono.

 

Eleanor también debería estar preparándose.

 

Si no había accidentes, los numerosos nobles que apoyaban a Auguste darían la bienvenida al aniversario de tres días.

Bajo la situación que el emperador aún tenía que nombrar a su sucesor, Latreille no debería tener esos ojos de ganador.

 

“Como sospeché... Tiene una contramedida contra la Alianza del Jardín Gaillarde. Incluso puede ser que los nobles que apoyan al príncipe Auguste también formen parte de su plan.”

“Eh ~ ¿Qué es eso exactamente?”

 

Los neutrales que tenían algún poder se unieron a la facción de Auguste. Más gente apoyaba a la tercera facción, la facción de Altina.

Aunque todavía había nobles que todavía tenían que mostrar lealtad, pero era menor en comparación con antes.

Regis reevaluó la complicada situación.

El problema era lo que Latreille estaba planeando...

Regis no pudo encontrar una respuesta, por más que pensara. Latreille tocó su campanilla.

Germain abrió la puerta desde afuera.

 

“Buen trabajo.”

 

Parece que el tiempo ha terminado

Aunque no conseguí la información que quería, todavía hay algunas ganancias.

 

Tanto Latreille como Regis tienen este pensamiento.

 

“... Como tal, me tengo que ir.”

“De acuerdo, dejaré Argentina contigo. Necesita entender la naturaleza de los militares de la nación y hacer una mejor elección.”

 

Aquellos que se entregaran al Imperio sin ninguna condición recibirían un estatus que les correspondiera.

Sin embargo, una vez que la guerra comenzara, la gente que se rindiera entonces le sería dada una pena de muerte o exiliada.

 

“... ... yo le diré eso por usted.”

 

Regis salió de la habitación privada de Latreille después de una reverencia.

 

“Bueno, ¿consiguió persuadir a Sir Regis?”

 

Después de que quedaron sólo los dos, Germain, quien estaba junto a Latreille, le preguntó.

Latreille seguía jugando con las piezas de ajedrez en el tablero.

 

“Bueno, como dijiste, es muy inteligente, ya sea ajedrez o su lealtad.”

“Sí, he oído de los jóvenes de la Academia Militar que es muy capaz.”

“Eso he experimentado, sin embargo, parece que no ha notado nuestra estrategia y me estaba investigando... ¡Jajaja, me pregunto quién le enseñó eso!”

 

Latreille reveló una sonrisa después de eso.

Esta era una expresión que incluso Germain, quien era su ayudante más cercano, raramente veía.

 

“Asegúrate de que la línea de comunicación se mantenga con la persona al lado de mi hermano. Mañana por la mañana, comenzaremos nuestra preparación en la capital.”

 

Latreille lo dijo con confianza. Germain puso la mano sobre la mesa.

 

“Todo está bien, Su Alteza Latreille.”

“¿Es así?”

“¿Quizá Milord se siente incómodo?”

“... No lo niego.”

“No habrá ningún problema, por favor confíe en mí.”

 

Al escuchar esto, Latreille apretó su mano sobre la mano de Germain.

 

“Por supuesto, siempre confié en ti.”

“Creo que, para el futuro de la nación, Milord es el próximo emperador.”

“Estoy decidido a hacerlo.”

 

Germain creía firmemente que sólo Latreille podía salvar a Belgaria, que estaba al borde de la muerte.

Latreille estaba en un trance mirando el tablero, sin decir nada.

Peso: 
0

Haken no Kouki Altina Capítulo 15: La Princesa Plateada




Manual




En el tercer día del aniversario -

Después de un desayuno ligero, Auguste salió de su habitación para comenzar a prepararse para el banquete.

Llevaba su uniforme militar.

 

“... Eso... ¿Necesito actuar como una persona enferma?”

 

Una voz diminuta resonó.

Lilim, quien era sirvienta de Auguste, giró la cabeza.

 

“Por supuesto, la gente sospechara si estás demasiado animada.”

 

Lilim era una criada excepcional, sin embargo, ella parecía una niña y era bastante pequeña. Auguste la miró mientras hacía su cama.

Auguste se sentó como una chica, con las piernas dobladas 90 grados.

Eddie quien acababa de arreglarse el cabello en el sofá estaba mirando en la distancia

 

“¿No está bien estar un poco animado? Si vamos a informarle al emperador ahora, la posibilidad de pedir la posición de comandante en jefe es mayor si te ves más saludable.”

 

Auguste asintió y dijo. Lilim alzó las cejas.

 

“¿Es así? ¿No deberías ser más cuidadosa a medida que el día más importante se acerca?... Será malo que alguien vea a través de nosotros.”

“...Cierto.”

 

Auguste bajó la cabeza.

Tal vez se sentía nervioso. Eddie dijo con confianza.

 

“No va a haber ningún problema, nadie lo notará si se trata de Felicia. Después de tanto tiempo, ella debe tener mucha experiencia, ¿verdad?”

“...... Bueno... ... Gracias, Eddie.”

 

Quien reveló una sonrisa irónica fue Felicia, quien actuaba ahora como Auguste.

En otras palabras, la persona llamada Auguste aquí era su hermana, la 5ª princesa Felicia Seis Celia de Belgaria.

 

Esto ocurrió en julio pasado -

 

El verdadero Auguste tosió sangre mientras comía su cena, aun ahora todavía no ha despertado.

 

La madre de Auguste, Catherine, declaró que fue un intento de envenenamiento. El médico imperial sentía que la probabilidad de envenenamiento era alta después de mirar a Auguste.

 

Felicia tenía el corazón roto y no podía dejar de llorar. Entonces Catherine le ordenó al médico.

 

“Quita las ropas de Auguste.”

“Eh, sí...”

“Felicia.”

 

“Q*Sob*... Sí madre, ¿q, quieres algo?”

“Ponte la ropa de Auguste.”

“¿Eh? ¿Qué estás diciendo?”

“Respóndeme en voz alta, ¿no te sientes enojada? Por ver a quien envenenó a tu hermano sentarse en el trono, ¿no odias a Latreille?”

“E, eso...”

“Ponte la ropa de Auguste de inmediato y anuncia temporalmente que estás en recuperación, dentro de ese tiempo, te enseñaré cómo actuar”.

 

Catherine era una actriz antes de convertirse en concubina.

Debido al prestigio de la casa Trouin, ella fue elegida para ser la protagonista principal e impresionó al emperador con su habilidad de actuar.

 

Felicia usó unas dos semanas para hacerse pasar por Auguste perfectamente.

Sólo asistentes de confianza fueron cuidadosamente seleccionados y educados a fondo.

Felicia también eligió a una asistente nacida en el imperio de Hispania llamada Eliana.

Sus ojos eran como un par de hermosas perlas negras.

Por otro lado, los ojos de Felicia eran rojos, igual que los otros miembros de la realeza.

Eliana se disfrazó de Felicia, y usó la excusa de haber adquirido una enfermedad ocular por lo que fue a recuperarse en la casa Trouin.

 

Actualmente estaban en una villa que estaba cerca del mar. El ver un hermoso paisaje era raro para la mayoría.

Seis meses habían pasado desde entonces.

Felicia se quedó en la villa todo el tiempo, temiendo que su identidad quedara expuesta. Era similar a una prisión.

Entonces vino Eddie quien dijo “yo te protegeré”. Felicia abrazó a Eddie...

Era como si Felicia se hubiera vuelto más valiente desde ese día.

Con la ayuda de la virtuosa doncella con una apariencia infantil, Lilim, el trabajo que el príncipe se supone debía hacer fue completado con un resultado bastante bueno.

 

Después de eso, ellos iniciaron una visita a una mujer de la casa del Duque del sur -

- Eleanor.

 

Los Nuevos Nobles nos apoyarán si prometemos mover la capital cuando hereden el trono.

 

Si tenemos éxito en la obtención del trono, ya no habrá ningún miedo de asesinato. En ese momento, podremos eliminar a la autoridad militar de Latreille.

Incluso el príncipe Auguste tendrá alguna ambición.

 

Felicia se quedó mirando al espejo.

 

Esta habitación era como una jaula. Sin embargo, Felicia quien estaba encerrada en el interior era diferente a esos personajes débiles retratados en historias. Aquellos que la miraran pensarían que ella era el primer príncipe de Belgaria.

 

“Soy... el primer príncipe Carlos Liam Auguste de Belgaria... Lilim, tus preocupaciones son innecesarias, todavía estoy obligado a actuar un poco enfermo.”

“S, sí... Su Alteza Auguste.”

 

Viendo a Felicia actuando así, Eddie tragó saliva con miedo.

 

Incluso desde joven, la relación de hermanos era buena, por lo tanto, Felicia era muy conocedora del comportamiento de Auguste. Por lo tanto, no mucha gente podía ver la diferencia. Recientemente, su actuación había llegado al punto de que era aterrador.

 

“Qué espantoso... Es como si tú misma fueras el propio Auguste. Qué excelente habilidad de actuación.”

“Bueno... Cuando estemos en el lugar, llámame 'Su Alteza', Eddie.”

“Sí.”

 

Regis se estaba cambiando su ropa en la habitación designada.

Nada pasó durante su estadía, ni hubo ninguna información decisiva. Por lo tanto, el tercer día se acercó.

 

-------

 

“... Al final, todavía no puedo encontrar la última pieza en el rompecabezas.”

“¿Es sobre el plan de Latreille?”

 

Por alguna razón desconocida, la espalda de Eric estaba mirando a Regis y su cara que estaba ligeramente vuelta hacia el lado estaba roja.

 

Eso me recuerda, nunca he visto a Eric cambiándose delante de otros.

 

Siempre decía que iba a limpiar su cuerpo, por lo tanto, iba a la habitación. Cuando salía, ya se había cambiado. (Ok, un trap xd)

Además, cuando Regis se cambiaba frente a él, él evitaba su mirada.

Aunque voy a estar preocupado si me mira, pero esto es demasiado extraño.

 

“Eric... tú quizá eres...”

“¡Erm... Regis!”

“¿Eh? ¿Sí?”

“Erm... Hay una posibilidad de que el príncipe Auguste no sea un hombre.”

“... ¿Qué te hace pensar así?”

“Ah, no. Aunque no tengo pruebas, pero...” (Instinto femenino viejo…)

 

Eric vaciló.

 

“... Un médico imperial confirma el género cuando nace un miembro de la realeza. Además, los médicos de la facción de la reina y la facción neutral también estaban allí, por lo que no debería haber ningún error.”

“E, eso es verdad.”

“Sin embargo, eso sólo ocurre cuando él nació. En este momento, el género del príncipe Auguste está siendo cuestionado”.

“... No tengo muy claro lo que hizo Auguste. S, sin embargo, Altina dijo que algo es extraño con respecto a él.”

 

¿Fue a partir de ese momento? --

 

Altina reveló una mirada desconcertada en ese momento

 

“¿No te has vuelto más pequeño?”

“¡C, ¡cómo es eso posible! Qué irrazonable.”

“Además, tu voz parece más aguda.”

 

Eddie respondió esto por Auguste.

 

“Argentina... Después de que Auguste se enfermó, pasaron muchas cosas.”

 

Regis colgó el accesorio de oro en su pecho.

 

“Comparado con Altina y Auguste, estoy más interesado en las acciones del guardaespaldas Eddie”.

“¿Por qué?”

“Si ese Auguste es el verdadero, entonces el guardaespaldas no necesitaría meterse, ¿no?”

“Ah…”

 

Eric de repente se puso pálido. Regis colgó su espada en la cintura.

 

“... ¿Notaste algo?”

“Eso... la espada está en la dirección equivocada, debería estar ligeramente por encima del lado del cuerpo”.

“¿¡Oh~!?”

 

Regis lo corrigió rápidamente.

Eric se apartó lentamente de la silla.

 

“Bueno...... Como un plebeyo, eres muy conocedor de los nobles. En ese caso, ¿sabes qué pasará si una casa no tiene un heredero varón?”

“... Eso, ¿está relacionado con la casa Blanchard? ¿O es alguien más?”

 

Eric pensó durante un rato antes de apartar los ojos.

 

“En general, ¿qué crees que pasará?”

“En ese caso... conozco estas reglas porque soy un oficial administrativo. Si fuera una chica, es probable que ella se case con el segundo o tercer hijo de otra casa.”

“Aunque ellos entren a esa casa, la tradición y costumbre de la casa es decidida por el hombre de la casa. Incluso si hay un heredero, no pueden heredar su tradición, así que su linaje prácticamente terminó.”

“Ya veo.”

“Alguien en cierto lugar no está de acuerdo con esto y no desea que tal cosa suceda.”

 

Eric ya había aclarado sus palabras mientras lo decía sin vacilar.

 

Parece que él también tiene sus propios problemas.

 

“... Bueno... ¿Está relacionado con alguien que conoces?”

“Sí... ... Alguien con quien estoy familiarizado... Precisamente por eso, creo que debo entender lo que sucederá si tales cosas ocurren”.

 

Había sudor en el cuello de Eric.

 

Yo entiendo lo que quería decir.

 

Dentro de su cerebro, Regis sacó un libro que leyó una vez.

Regis comprendió por qué Eric estaba tan desconcertado después de ver a Auguste.

 

“... Ya veo, así que es alguien más.”

 

En Belgaria, había muchos tipos de personas que vivían aquí. Sin embargo, sólo la realeza tiene ojos rubíes.

Regis no vio a nadie que tuviera pupilas rojas. Había rumores sobre personas que no eran de la familia real y tenían las pupilas rojas, pero rápidamente se demostró que era un truco.

Eric ajustó su uniforme en el área del pecho Su garganta lisa se veía claramente.

 

“Parece que esos asuntos de género ocurren en todas partes.”

“Nn... Eso es cierto... El príncipe Auguste ha estado enfermo durante 23 años, y, sin embargo, después de vomitar sangre y derrumbarse, se recuperó en medio año hasta el punto de manejar asuntos gubernamentales sin ningún problema, ¿no es un poco raro?”

“En efecto.”

“Aunque algunos dicen que los miembros de la realeza tienen una mejor capacidad de recuperación. Cuando Altina se fracturó la muñeca, el médico dijo que le tomaría tres meses recuperarse, pero...”

“Es verdad.”

 

Regis miraba a través del libro una respuesta dentro de su cerebro.

 

Entre las innumerables historias relacionadas con el palacio, donde están las historias similares a esta...

 

“...... Ah, ese es el caso.”

“¿Regis?”

 

Regis asintió con la cabeza, como si estuviera seguro de ello. Por lo tanto, tendió un pedazo de papel sobre la mesa, fue una carta.

Regis estaba inmerso en su libro mientras las palabras de Eric no le llegaban.

 

“... Los rumores acerca de que algunos reyes son falsos no son raros. Sin embargo, si tales cosas son verdaderas, hay muy pocos beneficios... Bueno, incluso si las historias relacionadas con el palacio son raras, debería haber uno o dos incidentes de este tipo.”

 

Regis sacó tinta y pluma y comenzó a escribir. Eric pareció relajarse un poco.

 

“Si se trata de Regis, pase lo que pase, existe la sensación de que va a hacer algo al respecto. Qué notable.”

“Sucede que lo sé... Sin embargo, no será divertido si el emperador decide nombrar a su sucesor en un capricho durante el banquete de esta noche. Si eso sucede, los planes que cada facción planeó estallarán como una burbuja.”

“De hecho, eso entonces será intrigante.”

“...... Esto se sentirá como una mala comedia en la que la gente no será capaz de reír. Después de todo, es una lucha política”.

 

Regis terminó de escribir la carta.

 

“¿Hay algo mal?”

“Dejaré las preparaciones aquí para ti. También, por favor pásale esta carta a Abidal Evra quien está fuera del palacio, es esencial para mi plan.”

“Entiendo.”

“...... lo siento, el plan esta vez no se puede cambiar. Por lo tanto, no mueras.”

“Entiendo, volveré vivo.”

 

Su próxima reunión podría ser en el Fuerte Sierck, por lo tanto, ambos pusieron una sonrisa irónica.

Después de eso, Regis sincronizó su reloj con el reloj en la pared.

 

“Parece que todavía hay mucho tiempo... No hay necesidad de entrar en pánico ahora.”

 

Regis se sentó en una silla y comenzó a leer. Así pasaba su tiempo mientras esperaba a que Altina terminara su maquillaje.

 

“Tienes bastante confianza, Regis.”

“Tus palabras son demasiado exageradas. He estado pensando todo el tiempo que no he hecho nada. Este libro originalmente debía estar guardado lejos, pero lo tomé para leer.”

“Ya veo.”

 

Eric puso la carta dentro de un sobre y la guardó correctamente. Después de eso, comprobó su ropa antes de salir.

 

“Ahh... cierto, Eric.”

“¿Sí?”

“Eso... sobre la chica que mencionaste hace un momento...”

“¿H, hay algo al respecto?”

 

Contestó Eric mientras se sentía incómodo. Aunque no se mencionó nada, Eric estaba inquieto.

Aunque Regis comprendió esto, esto era aún una noticia inesperada para él. Sin embargo, él no era un hablador.

 

“... A pesar de que es el problema de tu conocida...... Teniendo en cuenta que incluso casarse con otros nobles no va a ayudarla...... Casarse con alguien que la respete a ella y su tradición familiar es otra opción.”

 

Regis dijo mientras miraba a Eric.

La mano de Eric que estaba a punto de abrir la puerta se detuvo.

 

“Es, eso es así... Si hay alguien así, definitivamente aprovecharé la oportunidad”

“Ya veo.”

“Alguien que respete las tradiciones y de buena gana entre a la casa... Además, los abuelos no se opondrán a esto... Si realmente hay alguien así...”

“Piensa en ello una vez que la misión sea exitosa.”

“¡Lo haré, Regis!”

 

Eric miró a Regis con ojos cálidos.

 

¿Regis lo sabe? Teniendo esos pensamientos, Eric tuvo ganas de probar a Regis.

 

Una hora después--

 

El banquete estaba a punto de comenzar. Regis, Altina y una persona más iba a cierta habitación.

 

“Espero que no se hayan ido todavía...”

“Lo sabremos una vez que llamemos a la puerta.”

 

Altina quien contestó llamó a la puerta sin vacilar.

 

-- Bueno, será raro que vacile en ir al cuarto de su hermano.

 

Regis se despreciaba a sí mismo por tener tales pensamientos porque entraban en la habitación de un miembro de la realeza.

Después de esperar un rato. No hubo respuesta.

 

“¿Ya se han ido?”

“Si ese es el caso, ¿no será problemático discutir esto en el banquete?”

 

Justo cuando terminó su frase, la puerta se abrió.

La persona que miró hacia fuera fue Eddie.

 

“Qué, eres sólo tú, Argentina. Por un segundo pensé que eran bandidos de nuevo.”

“Es imposible que ocurra un ataque en el palacio, ¿de acuerdo? Bueno, en cierto sentido, hay gente que no es diferente de los bandidos.”

“¿Qué quieres decir?”

“Auguste está dentro, ¿verdad? Hablemos dentro de la habitación.”

 

Después de considerar la situación, Eddie dejó que Altina y el resto entraran.

El interior de la habitación no sólo era enorme, sino también hermoso. Incluso era posible organizar un pequeño banquete aquí.

 

Tocador, mesa de trabajo y un sofá, estaba bien amueblado.

Había una puerta dentro que conducía a la habitación contigua. Este diseño era el mismo que la habitación de Altina, por lo tanto, ese debería ser el dormitorio.

Dentro de la habitación estaba Eddie con su uniforme militar, equipado con Defendre Sept y una joven sirvienta.

Y por supuesto, Auguste, quien llevaba su ropa ceremonial.

 

“Argentina, ¿tienes algún negocio conmigo?”

“Vine precisamente porque tengo negocios contigo.”

 

Aparte de Regis y Altina que vinieron aquí, todavía había alguien con una gorra de tela que se cubría la cara, haciéndolos incapaces de reconocer a la persona.

 

Auguste y el resto también eran conscientes de esta persona. Auguste los miró furioso.

 

“Aunque somos hermanos... ... Sin embargo, que tengas a alguien con las agallas para ocultar su cara con la gorra, ¿no es un poco irrespetuoso frente a un miembro de la realeza?”

“Ahora puedes quitártela. Sólo conocí a esta persona en el camino hacia aquí, la traje aquí porque nunca la había visto en el palacio. Tú debes entender esto muy bien.”

 

Altina cogió la gorra de esa persona y la retiró lentamente.

Regis estaba en una esquina observando la expresión de Auguste. Auguste, Eddie y la sirvienta miraban de cerca a esa persona.

Se reveló el cabello que estaba oculto por el gorro.

Lo que se reveló fueron los mechones de hermosos cabellos plateados.

Lo que se ocultaba detrás de la gorra era una muchacha joven con el pelo plateado hermoso que alcanzaba su pecho.

El área de los ojos de la chica estaba vendada.

Debido a que estaba mirando hacia abajo, sólo se podía ver su cabello, pero no su expresión.

Auguste tragó la saliva.

Eddie miró a Auguste con inquietud.

La sirvienta vigilaba a Regis con atención.

 

Su reacción es como yo esperaba.

 

En este punto, Regis comenzó a hablar.

 

“...... Esta persona afirmó ser la quinta princesa Felicia Seis Celia de Belgaria que se supone está en la villa de la Casa Trouin recuperándose. Por alguna razón, siento que ella y la princesa Felicia son dos personas diferentes.”

 

En este momento, esta persona con los ojos cubiertos estaba doblando lentamente sus rodillas. Sus hombros estaban temblando, diciendo algo en una voz tímida.

 

“P, por favor perdóname, no pude hacer nada”

 

Auguste palideció.

La mano derecha de Eddie alcanzó su espada

Altina también reaccionó extendiendo su mano derecha, sin embargo, ella estaba usando la ropa para el banquete esta noche.

Por lo tanto, buscó la espada en la cintura de Regis.

 

“Eddie, ¿tienes intención de sacar la espada en el palacio?”

“Nunca pensé escuchar realmente algo decente de ti, Argentina.”

“Siempre estoy creciendo.”

“... ... Todos, por favor cálmense.”

 

Sería problemático si Altina y Eddie comenzaran a pelear. De esa manera, no podrían alcanzar su objetivo, ni la victoria les traería algún beneficio.

La espada de Regis era una espada normal de los militares, en comparación con la Defendre Sept de Eddie, se rompería después de un choque.

Antes de que esta tensión se intensificara, Regis buscó a Auguste.

 

“... ¿Su Alteza piensa que esta chica aquí es Felicia?”

“Bueno…”

 

Auguste bajó la cabeza para mirar a la persona que decía ser Felicia. Regis asintió y dijo.

 

“¿Es la princesa Felicia después de todo?”

“E, eso...”

 

Felicia quien actuaba como Auguste palideció. Eddie apretó los dientes.

En este momento, la sirvienta se movió frente a Regis y el resto.

 

“¿Cuál es tu motivo?”

“... ¿Tú eres?”

“Soy la sirvienta de Su Alteza, Lilim.”

 

Para poder hablar firmemente bajo tal situación. Así que eso es todo, pensó Regis.

 

“... Sobre la base de mi investigación, ya sea el príncipe Auguste o la princesa Felicia, ambos no tienen mucho interés en la política y la economía. Sir Eddie es el mismo, siempre se quedó por el lado de la princesa. Sin embargo, recientemente, el príncipe Auguste logró resolver todo el trabajo problemático maravillosamente.”

 

Mientras Regis hablaba, miró a la sirvienta.

Piel marrón con el pelo negro atado en un nudo en la parte posterior.

Los ojos negros que se mezclaban con algo de rojo miraban a Regis sin temor.

 

“... Tú eres su asesor, ¿verdad?”

“Parece que no tengo otra opción después de lo que dijiste. De hecho, cuando haya problemas, ayudaré.”

“... También he estudiado los detalles del príncipe Auguste. No importa lo difícil que fueran los problemas, siempre los resolvería. Pensar que en realidad era una chica, qué notable.”

“¿¡Ah!? Nada saldrá de alabarme.”

 

El rostro de Lilim estaba rojo.

 

“Mis disculpas por decir palabras tan impetuosas.”

 

Regis señaló a la chica poniendo su mano sobre ella.

 

“Ahora está bien.”

“Ara, ¿acabó terminando así?”

“... Qué excelente habilidad de actuación. Originalmente, se suponía que te arrodillarías sin decir nada.”

“Ara ara, ¿es así?”

 

La chica se quitó el vendaje de los ojos y la peluca.

La chica delante de ellos en ese momento era alguien con ojos y cabello castaños.

Se inclinó de nuevo cortésmente, diferente a su actitud anterior.

 

“Soy la sirvienta de Su Alteza Marie-Quatre Argentina de Belgaria, Clarisse. Estoy preparada para las consecuencias de mis descaradas acciones antes.”

“¿¡Qué!?”

 

Felicia se quedó momentáneamente muda. Regis bajó la cabeza.

 

“Mis disculpas por escandalizarte. Por favor, perdónanos por nuestra acción, ya que hay una razón detrás de ello.”

“Tú... ¿Qué estás planeando?”

 

Felicia preguntó con una mirada confundida. Altina, Eddie y Lilim miraron a Regis.

 

“... Creo que esta posición ventajosa que crees que sostienes está dentro de los planes del príncipe Latreille”.

“Latreille, él...”

 

Felicia se agitó después de oír esto, sólo para calmarse después de algún tiempo. Eddie inclinó la cabeza.

 

“Bueno, um, eso es, ¿qué está pasando, Argentina?”

“Eddie, no eres tan inteligente desde hace mucho tiempo ~”

“¿Estás tratando de decir que soy tonto?”

“Me pregunto ~ Ves, incluso yo entendí después de escuchar eso en este momento.”

“¡Hey!”

 

Dejando a un lado a Eddie, Regis bajó los hombros.

 

“Si lo explicas bien...”

 

Sin embargo, Lilim que estaba señalando a Clarisse y dijo:

 

“En otras palabras, Latreille es consciente de que Su Alteza Felicia ha estado actuando como el príncipe Auguste desde el principio. Además, se debe a que una persona de cabello plateado se lo dijo.”

“No.… a nadie... ¿No piensas que la persona que actúa como Felicia filtró esto?”

“¡Imposible! ¡Eliana aún debería estar en la villa!”

“Cualquiera puede investigar un poco y conocer el paradero de la casa de Su Alteza Felicia. Incluso la enfermedad ocular que requiere que la víctima se vende los ojos se han reportado en las noticias semanales de los últimos años. Incluso los libros que la realeza coleccionan... Sólo que no sabían quién era la que actuaba como Felicia.”

“¿Eh? ¿Está grabado en los libros?”

“Si vas a las librerías de la capital, habrá muchos.”

 

Lilim sacudió la cabeza y dijo:

 

“Aun así, ¿por qué estás tan seguro de que esto es parte del plan de Latreille? ¿Y si este no es su plan? Tal vez Latreille no es consciente de esto, ¿estoy equivocada?”

 

Por supuesto, todo era sólo una posibilidad, sin embargo, las pruebas dicen lo contrario.

 

“... Los viejos nobles gobiernan el área occidental del imperio, por lo tanto, el oeste no tiene ninguna guerra civil y es absolutamente estable. Sin embargo, el segundo ejército fue enviado allí, aunque no es el primer ejército, es lo suficientemente fuerte para reprimir una guerra civil masiva... El ayudante del príncipe Latreille, los hermanos de Germain, hermanos de la Casa Beaumarchais, son los comandantes del segundo ejército.”

“¿Podría ser una coincidencia?”

“Además, la familia Trouin no asistió al banquete durante los últimos dos días. Entones, ¿tal vez se demoraron por algún evento? Por ejemplo, tener su mansión rodeada por el segundo ejército o algo así.”

“¿¡Cómo es eso posible!?”

 

Gritó Felicia.

Felicia, quien había escuchado atentamente la conversación desde el principio, comenzó a llorar. Cualquiera que viera esto se sentiría demasiado destrozado.

 

Aun así, es inevitable ya que es parte del plan.

 

“... He comprobado la lista de nombres, la casa Trouin indicó que asistirían el primer día. Puedes enviar a alguien para contactar con ellos para comprobar si estoy mintiendo o no.”

 

Lilim suspiró como una niña.

 

“Es imposible contactar con ellos, porque llegar a la casa Trouin requerirá al menos 10 días”.

“¿Y la segunda concubina?”

“La segunda concubina había vuelto a la casa principal, ella indicó originalmente que asistiría a este festival de aniversario.”

“... ... ¿No significa eso que ella no estaba aquí para la boda de la 6ta concubina?”

“Sí.”

 

Lilim asintió con la cabeza.

Altina repentinamente gritó al oír esto.

 

“¡Eso es evidente! ¡¡Incluso si es el emperador, casarse con otra mujer, cómo es posible que ella lo felicite!!”

 

Felicia y Clarisse asintieron también con la cabeza.

Aunque estas palabras no fueron dirigidas a Regis y Eddie, los hombres de aquí también fueron conscientes por sus respuestas.

 

“E, eso... En cualquier caso... Algo le pasó a la casa Trouin. ¿No es demasiado ingenuo que sigas pensando que el segundo ejército no es parte del esquema de Latreille?”

 

Lilim se encogió de hombros.

 

“Ya sea el movimiento del 2º ejército o los comandantes del ejército que están bajo el príncipe Latreille, ni siquiera soy consciente de ello”.

“... Eso no puede evitarse, esto es algo que sólo sabrán los que pertenecen a los militares”.

“Entiendo. Supondremos que el príncipe Latreille es consciente de la verdadera identidad del príncipe Auguste.”

“...... Incluso antes de esto, es probable que Latreille ya fuera consciente de esto. Durante ese tiempo en que Argentina te vio en la capital, ella ya sentía que algo estaba mal.”

“¿Eh?”

 

Felicia miró a Altina con una cara que tenía ojos llorosos. Altina confirmó con un movimiento de cabeza.

 

“Bueno, podría ser malo hablar mal de Auguste, quien aparentemente ha desaparecido, pero su personalidad es en realidad muy retorcida. Siempre me llamaba ‘hija de esa plebeya’.”

“C, cómo es posible... mi hermano mayor, él...”

“Eso empezó desde joven ¿sabes? Sin embargo, a medida que creció, dejó de usar eso. Sin embargo, por esa razón, ni una sola vez lo llamé hermano mayor.”

 

Recordando ese momento cuando coincidentemente se reunieron –

 

Altina saludó a su hermano y le dijo:

 

“Hermano mayor, te veré más tarde durante la cena.”

“Nn, ten cuidado.”

 

Auguste asintió con la cabeza.

Los dos lados pasaron el uno al otro.

Hacia el modo inusual de llamarle, Auguste no pareció tener ninguna reacción en absoluto.

 

“No lo creería si alguien más lo dijera. Sólo empecé a sospechar cuando Regis me dijo que alguien más podría estar haciéndose pasar por Auguste.”

“E, eso es así... ... nunca jugamos juntas en absoluto, por lo tanto, no era consciente de ello...”

 

Dijo Felicia mientras su rostro todavía estaba lleno de lágrimas. Altina acarició suavemente los cabellos plateados de Felicia y dijo:

 

“Bueno, siempre te veía en casa...... lo siento, debería haber jugado contigo en casa alguna vez.”

 

Eddie también comenzó a recordar. Después de algún tiempo, de repente golpeó su puño en su palma.

 

“Ahh, eso me recuerda, realmente nunca lo llamaste ‘hermano mayor’ antes.” (Slowpoke…)

“¡Eddie es realmente lento!”

 

Lilim comentó, haciendo que el abatido Eddie pusiera su mano sobre su rodilla. Altina saludó y dijo,

 

“No se puede hacer nada. Después de todo, Eddie es más tonto que yo.”

“¡Ku ~... ... soy incapaz de refutar que esta vez!”

 

Regis los devolvió al tema

 

“... ... En cualquier caso, Latreille ya es consciente de que este Auguste es una falsificación desde hace bastante tiempo. Sin embargo, nadie lo creerá sin ninguna evidencia. Además, tienen muchas maneras de salir del palacio haciendo uso de su enfermedad como excusa.”

“Si tal cosa realmente hubiera sucedido, yo habría hecho exactamente eso.”

 

Si él se hubiera escapado así y esperaba hasta que el emperador muriera, Auguste habría heredado el trono debido al orden de sucesión.

 

“... Para Latreille, la evidencia es necesaria. Por otro lado, tener pruebas para probar que este Auguste es un falso, se convertirá en su carta de triunfo. Definitivamente usará esta carta de triunfo en el momento apropiado para obtener los máximos beneficios... Y el mejor momento para usarla es el banquete de esta noche”.

“Qué frustrante, pero... Como se esperaba de él...”

“... Siento que Latreille es sencillamente codicioso y ambicioso”

“¿E, es así?”

 

Ante la sospecha de Felicia, Regis sólo pudo asentir con la cabeza.

 

“Latreille no sólo tiene la carta de triunfo de la exposición de tu verdadera identidad, sino que también está encontrando maneras de eliminar a los neutrales. Al guiar a los nobles más poderosos de la región sur, está cambiando la primera facción que apoya al príncipe Auguste.”

“Ah.”

 

Felicia gritó en voz alta al darse cuenta de lo aterrador que era Latreille. Lilim murmuró sombríamente.

 

“Maldita sea, si su identidad va a ser revelada, perderemos el poder de luchar contra Latreille”.

 

Eddie se acercó de repente.

 

“No hay otras opciones si ese es el caso. La oportunidad de Latreille de ganar en una guerra es bastante alta. Más importante aún, si su identidad es expuesta, tú serás ahorcada por hacerte pasar por Auguste. Si quieres escapar, tiene que ser ahora.”

“¡Por favor espera!”

“¿Por qué me detienes? ¿No te importa lo que le ocurra a Felicia?”

“Incluso si escapan ahora, todavía serán capturados por los soldados imperiales y tratados como criminales”.

 

Eddie usó su mano derecha para sostener su espada.

 

“¿Qué hay sobre eso? No importa quién venga detrás de nosotros, protegeré a Felicia. ¡Cumpliré esta promesa!”

“E, Eddie...”

 

Felicia se puso roja en un instante.

 

Altina y Lilim quienes estaban mirando también se sonrojaron debido a la vergüenza, mientras Clarisse sólo sonreía.

 

Huir por amor…

Es un argumento común en las novelas, sin embargo, esto no debe suceder.

 

Regis sacudió la cabeza y dijo:

 

“... ... Si ya están decididos a escapar, ¿por qué no jugar en mi estrategia? Tal vez el resultado podría ser favorable para ustedes.”

“Tu estrategia, ¿dices?”

 

La mano de Eddie lentamente se alejó de su espada. Mientras Lilim se acercaba.

 

“¿Es mejor esta estrategia que escapar?”

“Por supuesto.”

 

Regis miró hacia la princesa.

 

Aquí está la parte crucial.

 

“...... Princesa Felicia...... ¿No quieres vengar a tu hermano por el incidente de envenenamiento? ¿Está bien dejar que el cerebro, Latreille, se siente en el trono de esta manera?”

 

La joven confundida frente a Regis asintió.

 

“¿Entonces qué debería hacer?”

“He estado esperando que dijeras eso.”

 

Regis parecía haber superado un obstáculo, revelando una sonrisa.

Altina y Clarisse se miraron

 

“... Oye, ¿no crees que la cara de Regis se oscureció de repente? Para mostrar una sonrisa siniestra.”

“Su Alteza, los hombres siempre engañan a las mujeres de esta manera.”

“... Se siente, aterrador.”

“... De hecho, al final, la princesa sólo debe confiar en mí, mi princesa ~”

“...S, ¿sí?”

 

Antes de que la princesa estuviera envuelta por el canto de la maldición, Regis tosió deliberadamente.

 

Eso, Miss Clarisse, tengo ganas de decir que estoy haciendo un trato normal.

 

“Ya es hora de explicar la estrategia”

“¡Ah, okay!”

 

Altina de repente enderezó su postura.

Por otro lado, Clarisse sonreía y se retiró de la multitud. Regis comenzó a explicar sus puntos a las 4 personas.

 

-------

 

La música que indicaba que el banquete empezaba podía oírse desde lejos.

 

“Su Alteza Real, el Primer Príncipe de Belgaria, Carlos Liam Auguste de Belgaria, Su Alteza Real, Cuarta Princesa de Belgaria, Marie Quatre Argentina de Belgaria~”

 

El viejo mayordomo anunció.

La ruidosa sala estaba llena de nobles vestidos de negro. Eddie y Regis también entraron.

Era extraño para los nobles ver a Auguste tener un aura diferente a la habitual y Altina que estaba junto a él como si fuera normal.

Delante de Felicia quien actuaba como Auguste estaba Latreille.

Latreille se dio cuenta de ella y se acercó mientras revelaba una cara como si hubiera ganado.

 

“Querido hermano, ¿te sientes mejor?”

“La temperatura de hoy está bien, me siento muy bien, Latreille.”

“Haha, eso es bueno entonces.”

 

Latreille debía saber que el que estaba delante de él era en realidad Felicia. Su conversación fue un poco forzada.

Por otro lado, Altina, quien estaba junto a ellos, dijo en voz baja:

 

“Que sospecho, este estilo no te queda en absoluto, Latreille.”

“Bueno… …”

“Hey, Latreille... ¿Realmente hiciste algo que no debías hacer en mi comida durante el pasado mes de julio?”

 

Altina miró seriamente a Latreille.

Su ardiente cabello rojo y sus ojos carmesí parecían emanar presión. Latreille sólo guardó silencio.

 

“... Este tipo de personas sólo creen que tienen razón. No importa cómo te explique, es muy probable que no vayas a cambiar tu opinión.”

“Sólo tienes que responder con un sí o un no, tú hombre retorcido.”

“Bueno, ustedes dos son las únicas personas que se atreven a criticarme así.”

“¿Oh, entonces es así? Creo que también hay otros de acuerdo con nosotros, sólo que ellos no lo dijeron”.

 

Auguste comentó sarcásticamente.

 

“Como un miembro de la realeza, la evaluación de esas personas inútiles no significa nada para mí. Para ni siquiera entender esto, qué tonto.”

“Hmm, ¿no debemos tratar a todos los que nos dan consejo por igual?”

 

Latreille inclinó levemente el vaso.

Altina alzó las cejas y dijo.

 

“Bueno~ mi subordinado me dijo una vez que soy temeraria, imprudente, de temperamento corto y descuidada.”

““¡Ah!””

 

Los dos príncipes tenían caras de incredulidad. Bueno, uno de ellos era una princesa.

 

“¿Ese fue quizás, Sir Jerome?”

 

Preguntó Latreille, sin embargo, Altina sacudió la cabeza.

 

“Desde que Jerome perdió conmigo en un duelo, nunca más le oí decir nada malo sobre mí. Sin embargo, Regis lo dijo sin reservas.”

“Así que es ese estratega.”

 

Latreille movió la vista hacia un rincón del vestíbulo. Regis hablaba con una belleza vestida con un vestido negro en esa esquina.

Auguste reveló una mirada de inquietud.

 

“Él, debería ser sólo un plebeyo, ¿verdad?”

“Creo que sí.”

“¿No tiene miedo de recibir castigo por insultar a un miembro de la realeza?”

“No estoy segura, sin embargo, ¿no está bien de esta manera?”

 

Latreille y Auguste mostraban una cara desconcertada.

 

“Mantener una disciplina estricta es el deber del comandante”

“El amor es realmente ciego...”

“¿¡Eh!? No es eso, lo que estoy tratando de decir es... ...”

 

Como Altina no esperaba un ataque de ambos, parecía estar nerviosa. Regis caminó con un vaso de vino blanco en la mano.

 

“Saludos.”

“Oh, eres tú, Regis. ¿Has decidido venir a mi lado?”

 

Eleanor levantó ligeramente su vaso de vino tinto y hablo. Actualmente llevaba un vestido corto. Debajo del vestido negro estaba su piel blanca pura, sus hendiduras también se destacaban.

Regis apartó la vista con fuerza y apoyó la espalda contra la pared antes de hablar.

 

“... ... A partir de ahora, no hay consideración para eso.”

“Sin embargo, tal vez tu decisión puede cambiar mañana. Pronto aparecerá la sexta concubina.”

“... Parece que el personal del departamento de la ceremonia es muy hablador”.

 

La reina ya ha aparecido, la pelea sobre quién es la esposa principal está a punto de comenzar. La reina debe estar de mal humor ahora.

 

Esa fue la inteligencia que Regis pudo reunir.

Eleanor sorbió su vino.

El vaso estaba manchado con su lápiz labial rojo.

 

“Fufu, en comparación con nuestra última reunión, mi carisma ha aumentado alrededor de 3 veces.”

“Tu yo de ahora es muy encantador.”

“Aun así, parece que no soy rival para Su Alteza Marie Quatre. Después de todo, mientras más joven es mejor.”

“N, no, ese no es el problema... Nunca miré a Su Alteza de esa manera.”

 

Eleanor sonrió.

 

“Sin embargo, esa princesa piensa lo contrario.”

“¿Qué quieres decir?”

“Ahh ~ No puedo esperar para estar con Regis esta noche, ¿eso es lo que quiero decir?”

“...... ¿Te refieres a charlar durante la noche? De hecho, siempre me quedo dormido en la mesa...... Bueno, olvídalo. Cierto, se trata del discurso de la última vez, ¿es posible cambiar el guion un poco?”

“¿Oya? ¿Cambiar mi guion?”

“... Er, cómo lo digo... No hay necesidad de cambiar tu guion, ahora, la mejor manera es que sigas mi guion.”

 

La sonrisa en la cara de Eleanor desapareció.

Lo que reemplazó a la sonrisa fue una mirada aguda, causando que Regis transpirara.

 

“¿Qué has hecho, Regis?”

“... ... ¿Todavía recuerdas las palabras ese día? ‘Si te engañan, sólo tienes que engañarlos. Tú perderás una vez que no seas capaz de llegar a una contramedida’”

“Por supuesto.”

“Lo siento... Eso fue una mentira, si fuera engañado, planearía una retirada”.

“Ho~”

 

Regis lentamente inclinó su copa, bebiendo el vino blanco.

A pesar de que no hacía calor, Regis estaba empapado en sudor. Si lo que llevara no fuera la ropa ceremonial militar con los accesorios colgando por todas partes, él habría utilizado su manga para limpiar su sudor.

Regis miró el escenario.

 

“Si fuera yo...... Antes de preparar cualquier cosa, pensaría en estar en los zapatos de mis oponentes”.

“Fufu, preparar tu estrategia después de predecir el movimiento de tu oponente. Parece que eres bastante bueno en ello.”

“...... Sin embargo, debido a esto, no soy capaz de llegar a una estrategia si no puedo predecir a mi oponente. En otras palabras, predecir a otros es el papel de un estratega. Aun así, sólo predecir no es suficiente, todavía es un callejón sin salida si no se puede llegar a una contramedida.”

“¿Entonces quieres decir que nosotros los comerciantes no apostemos nuestras vidas?”

“Eso no es lo que quiero decir…. La Casa Tiraso Laverde es muy famosa en el mundo de los negocios, por lo que entenderá cómo ganar al juzgar con los beneficios y las pérdidas. El éxito y el fracaso determinarán su negocio, ¿no? Hasta ahora, ¿cuántas veces has encontrado un fracaso que te resultó incapaz de hacer una retirada y también poner en peligro tu vida?”

“¿Estás tratando de engañarme? Todavía eres demasiado joven, Regis.”

 

Aunque Eleanor lo dijo con calma, su rostro demostró que estaba impaciente. Sus ojos miraron fijamente a Regis, haciendo que sus pies se acurrucaran. Regis sintió lo mismo que encontrarse con el lobo en el invierno de ese tiempo atrás.

 

Ya veo, así es como consiguió el apodo de la ‘Vixen del Sur’.

 

Enfurecerla no era el propósito de Regis. Dejando a un lado esto, su ayuda era requerida en el futuro. Por lo tanto, era necesario ir sincero con ella.

 

“......... Para continuar, seré sincero contigo como compensación por mentirte aquella vez.”

“Acepto tu sinceridad, sin embargo, no me tomes como una tonta. Habla, Regis, ¿qué hiciste?”

“... ... Eleanor, ¿no sientes una sensación de disonancia con respecto al príncipe Auguste?”

“En efecto.”

 

No lo niega...

Parece que no hay ningún sentido para golpear alrededor del arbusto. Es mejor decirlo directamente.

 

“La verdadera identidad del príncipe Auguste... es en realidad Su Alteza Felicia”

“¿Qué?”

 

Eleanor gritó involuntariamente. Sus ojos siguieron a Regis de cerca.

El líquido rojo dentro del vaso le temblaba en la mano.

 

“... Viendo esta reacción, parece que no eras consciente de esto. No sólo esto, las probabilidades de que el príncipe Latreille tenga pruebas para demostrar esto son altas.”

“No, no debería ser así. Si el príncipe Latreille realmente tuviera pruebas, ya las habría presentado para eliminarlo.”

“Su objetivo es hacer uso de este triunfo haciendo que los neutrales abandonen el lado de Auguste. Por lo tanto, está esperando una situación en la que Auguste no pueda escapar ni justificarse. En otras palabras, el momento es hoy, ante el emperador...”

 

Parece que Eleanor nunca pensó que ella también era un objetivo Después de las malas noticias, es hora de darle alguna esperanza.

 

“Regis, ¿lo sabías?”

“Esta mañana he sido completamente consciente de esto, con la ayuda de mis compañeros”.

 

Eleanor de repente se tambaleó

Regis utilizó su hombro para apoyar a Eleanor y tomó su vaso con prisa.

 

“¿E, estás bien?”

“... Qué tonto... No hay forma de estar bien.”

“Te llevaré a una silla.”

 

Regis apoyó a Eleanor hacia un camarero y le preguntó:

 

“Esta persona está borracha, ¿hay alguna silla alrededor?”

 

Bajo la guía del camarero, pronto encontraron un lugar para sentarse.

Los dos estaban descansando en un sofá en una esquina. Como aún era temprano, los otros sofás estaban vacíos.

Eleanor estaba apoyada en el asiento mientras Regis estaba sentado en el sofá al lado de ella

Eleanor llevaba un guante de seda, su mano temblaba. Después de algún tiempo, apretó fuertemente sus manos.

 

“Esta noticia... ¿Cómo voy a explicarle a los nobles de la alianza y a los que llevan a cabo negocios con nosotros? En este momento, somos oponentes con Latreille... Si se convierte en el emperador, todos ellos perderán su posición. Resultará en una gran derrota para ellos. No, incluso podría ser peor que eso.”

“... Eso no pasara.”

“No me consueles.”

“No, realmente, es porque soy consciente de este plan.”

“¿Qué?”

“... Porque lo sé, tengo una contramedida para ello. Si estás dispuesta a ayudarme, estoy seguro de que funcionará.”

 

Su respiración lentamente volvió a la normalidad.

Sus manos también dejaron de temblar.

 

“Incluso cuando el príncipe es uno falso y el oponente tiene evidencia, aun así, Regis, ¿tienes una contramedida para ello?”

“Erm, en sentido estricto... es debido a esa situación que tengo una contramedida.”

 

En realidad, acabé leyendo antes sobre tales situaciones en los libros.

 

Los ojos de Eleanor estaban puestos en Regis.

 

“Esas palabras no son sólo para engañarme, ¿verdad?”

“... Por supuesto que no, te diré mi contramedida. Para mí, tu ayuda es requerida. Por lo tanto, Eleanor, tienes que conocer mi estrategia.”

“Explícame.”

 

Después de confirmar que no había nadie alrededor, Regis le dijo a Eleanor sobre el plan.

 

No es un plan complicado de todos modos.

En la mayor parte, es lo mismo que le dije a Auguste, Altina y el resto.

Sin embargo, es necesario que la alianza les diga a los otros. Por lo tanto, ponerse en contacto con Eleanor y su abuelo es esencial.

 

Mientras Eleanor lo escuchaba, parecía aliviada.

Cuando Regis terminó de explicar, Eleanor estaba sumida en sus pensamientos. Ella debería considerar la factibilidad del plan.

 

“Bueno, parece que es un plan concreto. No hay nada que añadir.”

“...... Si hubiera sido consciente de esto antes, debería haber sido capaz de llegar a un plan más adecuado. No importa qué, el preludio al espectáculo ya ha comenzado.”

“Ya veo, así que esto es lo que quieres decir con el ‘rol de un estratega’. De hecho, si fuera yo, no tendría ninguna contramedida.”

“Aunque no es lo que originalmente quiero, me preocuparé si el príncipe Latreille sale victorioso”.

“Bueno, entiendo, te ayudaré. Sin embargo, hay algo que necesita ser cambiado.”

“¿Dónde?”

“Mi abuelo en este aspecto no está a la altura. Es libre de deseos, amable y algo tímido.”

 

Según el guion de Regis, el plan era permitir que Eleanor convenciera a su abuelo de hacer la actuación.

 

“... ¿No me digas que vas a hacerlo personalmente?”

“Eso es lo que pienso hacer.”

 

Eleanor cerró los ojos y parecía estar pensando en algo.

 

¿No me digas que ella está considerando otro plan?

 

Regis se sintió incómodo ante tales pensamientos.

Al cabo de un rato, Eleanor abrió los ojos y acercó su rostro a Regis. Regis se sorprendió por su acción.

Antes de que Regis pudiera reaccionar, una hermosa mano blanca cerró su ruta de escape.

 

“Q, ¿qué estás tratando de hacer?”

“Bueno, no soy obediente hasta el punto de que haga lo que me pides. No importa qué, yo soy un ‘vixen’.”

 

Eleanor usó su otra mano para acariciar la mejilla de Regis.

 

“E, eso... ... hay gente viendo.”

“Deja que miren.”

“P, pero voy a estar preocupado por ello.”

“Tu plan también tendrá éxito incluso sin nuestra ayuda, ¿verdad? Estoy agradecida de que vinieras a decirnos eso. En el futuro, la Alianza se convertirá en el fundamento del poder de la 4ta princesa. Oye, ¿crees que los viejos nobles occidentales se retirarán del tablero de ajedrez?”

“No lo niego.”

“Te verán mal si no aceptas la invitación de una mujer.”

“¿¡Espera!?

“¿¡Yo!?”

 

Regis entró en pánico ante esta situación de una novela erótica que cayó sobre el tablero de ajedrez.

 

“Déjamelo todo a mí.”

 

Eleanor apoyó su cuerpo en Regis.

Eleanor entonces besó en la mejilla a Regis, cerca de sus labios.

 

“¿¡Ah!?”

“Ah~”

 

Sonaba como un ratón tímido.

 

Después de un beso, Eleanor rápidamente quitó su rostro. Su rostro era como cuando un zorro estaba persiguiendo a una presa. Luego cambió su vista hacia el vestíbulo.

Regis siguió a Eleanor y movió su vista hacia el vestíbulo.

Altina pareció sorprendida viendo esto mientras Felicia estaba enrojecida.

Los otros nobles miraban también hacia allí con curiosidad.

Regis era un soldado con un estatus bajo. Por otra parte, Eleanor no era sólo una doncella de una casa de Duque, sino que también estaba casada. Estas dos personas se besaron en público.

Eleanor se lamió los labios.

 

“Fufu, es sólo la mejilla. Los labios serán el ataque final, Regis.”

 

Regis no hizo ninguna acción extenuante, pero también sintió lo mismo que cuando corrió desde el fondo del Fuerte Volks hasta el piso más alto. Su corazón latía furiosamente.

 

“Haa... Haa... No entiendo lo que estás pensando, realmente no entiendo...”

“Te ves tan tímido como un conejo, qué lindo.”

“Eleanor, qué estás pensando...”

“Ellos están viniendo”

 

Eleanor miró el escenario.

La gran música sonaba en voz alta.

El viejo mayordomo anunció en voz alta.

 

“Su Majestad, el Emperador de Belgaria, Liam Fernandi de Belgaria y Su Alteza, la sexta concubina, Johaprecia Octovia Fon Estaburg ~

 

El sonido de los aplausos resonó en la habitación. El cuerpo de Regis se endureció.

 

Este título, cuántas veces ha aparecido en las historias, cuántas veces lo he escuchado en conversaciones.

 

Emperador de Belgaria--

 

La atmósfera en este momento no era lo mismo que cuando estaban viendo un desfile, sino que era como si estuvieran escuchando un discurso.

Ahora, Regis estaba asistiendo a la misma fiesta que su majestad.

El emperador llevaba un traje rojo y lentamente se acercó al trono para sentarse en él, era un anciano arrugado de cabello gris.

La joven sexta concubina se sentó cuidadosamente en el asiento junto a él, con sus ropas tan deslumbrantes que parecía llevar joyas para vestir.

 

El emperador se sentó.

 

No había soldados que lo protegieran. Se podía acercarse a él sin ser arrestado.

Regis se levantó inmediatamente del sofá y se puso de acuerdo con los nobles que querían saludar al emperador y felicitar su salud y el aniversario del imperio.

Regis tenía una sonrisa torcida al pensar en ello. Él, un plebeyo...

¿Iba a felicitar al emperador por su salud y por el aniversario del imperio? Su cabeza empezó a calentarse y se enfrió con su razón.

No podía ser tragado por la atmósfera.

Estaba haciendo su trabajo como estratega de Altina para tomar el trono de ese emperador.

Él respiró profundamente. Aah.

 

“Huhu, no te hagas el tonto Regis.”

 

Eleanor asomó el borde de sus labios con la yema de su dedo.

Cuando notó el significado del gesto, Regis se secó la mejilla apresuradamente. Su mano estaba manchada de un color rojo oscuro.

 

“Uaa... Así que realmente lo hiciste, no te entiendo en absoluto Miss Eleanor.”

“Huhu, debido a tu estrategia, tengo que estar ante ese astuto y viejo zorro y ese joven león. ¿Es suficiente o quieres más?”

“E-eso es...”

 

Una verdadera batalla no iba como el ajedrez.

Las luchas de poder en el tribunal eran las mismas.

Eleanor avanzó por el salón de la ceremonia como un soldado que iba al frente. No volvió a mirar hacia atrás.

En lugar del emperador que no podía levantar la voz, el jefe de la ceremonia leyó en voz alta.

El emperador quien estaba sentado en su trono levantó su copa de oro. Los nobles también levantaron sus copas y gritaron.

 

Larga vida al imperio de Belgaria ---

 

Después de eso, bebieron de su copa.

Uno por uno, los nobles subieron al escenario para felicitar la salud del emperador y el aniversario del imperio.

 

Debería haber sido por orden de llegada, sin embargo, los poderosos nobles se interpusieron en la fila como era normal. El personal del departamento de la ceremonia hizo todo lo posible para mantener el orden, pero hubo conflictos de ambos lados.

 

Después de los saludos y felicitaciones--

 

En el escenario estaba Felicia disfrazada de Auguste. Eddie estaba a su lado.

Al lado del escenario, Altina y Eleanor parecían estar hablando de algo.

 

¿Debo ir y comprobar lo que están discutiendo?

 

Regis estaba muy preocupado--- hasta el punto de que se había olvidado de que la mancha de los labios todavía estaba en su mejilla.

 

En el otro lado del escenario estaba Latreille y el resto. Junto a Latreille estaban Germain y otros dos soldados.

 

Ellos deberían ser los hermanos de Germain.

 

Junto a Latreille había una mujer vestida con una túnica blanca.

 

Esta apariencia de esa persona es como cuando Clarisse se hacía pasar por Felicia, sólo que ella es ligeramente más pequeña. Sus acciones también parecen extrañas, ella debe ser la verdadera imitadora.

Su nombre debería ser Eliane.

Si Latreille la pusiera en escena, entonces Auguste no podría probar su inocencia.

En el peor escenario ---- los viejos nobles occidentales y los Nuevos Nobles de la Alianza perderían su prestigio y poder, y Latreille podría ascender gradualmente al trono.

 

Esta debía ser su llamada carta de triunfo.

La sala estaba rodeada con fuerza por los guardias imperiales. El uso de la fuerza aquí parecía imposible.

A menos que Latreille decidiera no usar esta carta, no había manera de que Regis y los otros pudieran pasar a través de esto.

Auguste saludó al emperador en el escenario.

 

“La salud de padre es lo que más vale la pena celebrar en este aniversario”.

“Bueno, eso es cierto.”

 

El emperador asintió y dijo.

 

Antes de esto fueron los saludos de los nobles. El emperador parecía estar asintiendo con la cabeza. Sin embargo, parecía que el primer príncipe era especial tal como se esperaba.

 

La voz de Auguste se hizo más rígida debido al nerviosismo.

 

“Hoy tengo una petición, con los nobles aquí como testigos.”

“... Habla.”

 

Una vez que el emperador habló, todo el salón cayó en silencio. Era tan tranquilo que uno podía oír sus propios latidos.

En ese momento, el corazón de Regis latía furiosamente.

De acuerdo con el plan original, este debía ser el momento en que Auguste reportara su recuperación al emperador y le pidiera la posición de comandante en jefe.

Sin embargo, Latreille usaría su carta de triunfo y revelaría a Felicia quien se está haciendo pasar por Auguste.

El acto en el escenario ahora mismo podría ser considerado el clímax. En este momento crítico, Regis cambió su guion.

 

¿La diosa de la fortuna bendecirá este movimiento nuestro?... ...

 

Felicia quien actuaba como Auguste abrió su boca...

 

“Todavía tengo que recuperarme completamente, por lo tanto, deseo renunciar a mi derecho al trono.”

 

Se podía oír gritar bajo el escenario.

Por lo menos 3 nobles se desmayaron en el acto mientras incontables vasos cayeron al suelo.

 

En este momento, el emperador miró a sus súbditos. Hacia este asunto, la reina fue la primera en consentir. Había estado de pie frente al escenario.

Sentía como si estuviera en el centro del escenario, rodeada de nobles. Luego miró a Auguste.

 

“Hohoho, ¿no está bien, Su Majestad? En lugar de obligar a una persona enferma a hacer todo el trabajo, por qué no dejar que los hermanos trabajen juntos... Lo que el hermano mayor no puede hacer, que el hermano menor lo resuelva, ¿no es bueno?”

 

Pensando que su hijo, Latreille, heredaría el trono, su rostro estaba lleno de sonrisas.

Bajo tal situación, no había necesidad de que Latreille revelara que Felicia actuaba como Auguste.

Como las cosas estaban fuera de las expectativas de Latreille, no había necesidad de usar a la imitadora real, Eliane.

Los nobles discutieron entre ellos, ni una sola voz se opuso a la reina. El emperador asintió con la cabeza.

 

“... Si eso es lo que deseas, entonces que así sea, mi primer hijo.”

“Gracias Padre. En realidad, quiero recomendar a un candidato para el trono.”

“... ¿Una recomendación?”

 

Una vez que se pronunciaron las palabras, la sala volvió a estallar.

Los nobles pensaban que Latreille sería el próximo emperador, razón por la cual la reina accedió a dejarle perder sus derechos.

Auguste estaba tratando de expresar sus pensamientos sobre el escenario.

 

“De hecho, recomiendo a Marie Quatre Argentina que me reemplace como el primer sucesor. Esta hermana mía es valiente y sobresaliente por obtener gloria en el campo de batalla. También cuenta con el apoyo del público. Por otra parte, su hermoso pelo carmesí es la prueba de que ella heredó la sangre del emperador fundador. Por lo tanto, siento que ella es apta para el papel.”

“... Hmm, Marie Quatre es...”

“Sí, los nobles que me apoyan piensan lo mismo que yo y la apoyarán, ya que creen que tiene la capacidad de hacerlo.”

 

Al oír esto, se volvió caótico entre los nobles. Éste era el plan de Regis.

 

Puesto que el oponente tiene una carta de triunfo contra nosotros, entonces simplemente retrocederemos nosotros mismos. Después de todo, no se puede eliminar algo que no existe.

 

El plan de Latreille estaba atado detrás de capas, los neutrales bailaban en su mano. No sólo Auguste, incluso trató de atraer a Altina haciéndola su pareja.

 

Sin embargo, al igual que el envío de las tropas, cuando hay más trabajo, la fuerza que puedes dedicar a cada uno de ellos es más débil.

 

La estrategia es una espada de doble filo.

 

Si Altina obtuviera con éxito los derechos de herencia, el plan de Regis sería más convincente. Nadie cuestionó la recomendación de Auguste.

La segunda concubina y su casa se opondrían a Auguste renunciando a sus derechos de herencia. Sin embargo, actualmente estaban atrapados dentro de su casa por los socios de Latreille.

Esto era similar a manipular un hilo fino de cuerda de algodón o caminar sobre una cuerda delgada.

Esta estrategia ya estaba a medio camino del éxito.

Después de oír las palabras de Auguste, miró al lado del escenario.

Altina se mordió los labios nerviosamente, caminando lentamente sobre la alfombra roja.

 

“¡¡P, padre... ... eso, yo... quiero ser...!!”

“... Antes de eso, dónde está tu saludo... Eres impaciente, si quieres ser emperatriz, tienes que ser como la gran montaña blanca (La Dame Blanche)”.

“¡E, entendido! ¡Yo, quiero ser la Emperatriz!”

 

Hasta el final, ella todavía se olvidó de saludar.

Aun así, Altina siendo una emperatriz, comandante en jefe o teniendo una gran esgrima, ella todavía era una chica de 14 años. Era comprensible que estuviera nerviosa en tal situación.

Hasta ahora, no surgieron problemas.

Después de la declaración de Altina, las personas presentes fueron sacudidas.

Inmediatamente después, otra persona entró en escena. Fue Eleanor que llevaba un vestido negro.

 

“Saludos, Su Majestad. Soy una representante de la Casa Tiraso Laverde de la Alianza del Jardín Gaillarde de los nobles del sur, Eleanor.

“......”

 

El emperador no dijo nada, sino que simplemente la escuchó.

Eleanor logró terminar su frase suavemente sin detenerse. No importa quién, necesitan ser conscientes de su conducta frente al emperador.

 

“Entendemos la intención de Su Alteza Auguste, por lo tanto, apoyaremos a Su Alteza Argentina como candidatos al trono. Aquí, delante de Su Majestad, esperamos la sabia decisión de Su Majestad que traerá prosperidad al Imperio.”

 

Al igual que el final de una ópera, Eleanor salió elegantemente del escenario.

 

“... Déjame considerar esto por un tiempo.”

 

El emperador soltó una voz cansada y se apoyó en el trono. Soltó un suspiro.

 

“... Originalmente, había 5 herederos para heredar mi trono... ... Ahora, sólo quedan dos. Latreille... Argentina... Algunas cosas suceden demasiado rápido...... 50 años acaban pasando en un abrir y cerrar de ojos, se siente como si el pasado fuera un sueño.”

 

Auguste dio entonces una respetuosa reverencia.

 

“Estoy agradecido de que esté dispuesto a escuchar mi deseo, Padre.”

 

Los nobles también siguieron el ejemplo

Del mismo modo, Altina también bajó la cabeza.

Al lado del vestíbulo, Regis también hizo una reverencia mientras apretaba fuertemente el puño.

Hasta el final, los socios de Latreille no tuvieron la oportunidad de aparecer en el escenario. Desde el principio cuando Auguste recomendó Altina hasta el final.

No sólo el lado de Latreille, incluso la reina se quedó sin habla. Bajo un ambiente tan tenso, Germain gritó:

 

“¡E, espere, Su Majestad! Sospecho de su Alteza Auguste.”

 

Hmph, Auguste se echó a reír.

 

“He estado aislado desde joven... ... Ha sido así desde hace muchos años. Ahora, soy un hombre normal que desecha su título de príncipe por su cuenta. ¿Todavía tienes algún consejo? Además, ¿necesitas forzarme a justificar mis acciones que no sean infieles a Padre y causarle un dolor de cabeza?”

“Argh… …”

 

Auguste, quien renunció a sus derechos, ya no era diferente de los nobles normales. Desconfiar de él en este momento significaría que era sólo una pelea personal. Esto era algo que no debía presentarse delante del emperador.

Auguste continuó su ataque.

 

“¿Es así como debes comportarte en el palacio? Si puedo saber, ¿de quién eres subordinado?”

“Arghh... ...”

 

Germain se mordió los labios.

Latreille se movió a medio paso y usó su mano para bloquear a Germain.

 

“Retírate, puedes volver ahora.”

 

Dijo Latreille fríamente.

 

Germain quien se puso pálido se inclinó y escapó a la salida.

Al salir, sus ojos inyectados en sangre seguían mirando un punto en la parte superior del escenario.

Los dos hermanos de él también lo persiguieron apresuradamente, Eliane con su ropa blanca que no tenía ningún valor también escapó.

 

“Ah.”

 

La voz de Latreille consiguió devolver el orden a la sala.

 

“Por favor perdónalo, él es fiel a su deber...... Hacia la decisión de mi hermano, me siento sorprendido y solitario. Sin embargo, trabajaré con Argentina y llevaré el futuro de la nación, por favor cuida tu cuerpo, hermano.”

“Bueno, dejaré a papá y la nación a los dos. Cierto, aunque todo el mundo reconoce tu fuerza... todavía tienes que trabajar en controlar a tu personal.”

“...… Gracias por tu consejo.”

 

Latreille tenía una expresión amarga, apretando esas palabras.

Tal vez los nobles que todavía creían que Latreille definitivamente heredaría el trono después de ver esto ahora eran la minoría.

El emperador que odiaba esta tensión pidió vino.

En este momento, la 6ta concubina Johaprecia, quien estaba sentada junto al emperador, se puso de pie.

 

“Fufufu. ¡No te preocupes por esto, Liam! ¿No está bien si doy a luz a tu sexto hijo?” (Esta pendeja que es chistosa xd)

“... Sí.”

 

Al oír esto, muchos nobles no pudieron ocultar su disgusto. Los nobles orientales también se reunieron al lado de Altina.

Auguste y Eddie salieron juntos del salón. Quizás acabaron haciendo un show increíble, parecían estar sin energía.

 

Altina también debe estar tensa. Desde que bajó del escenario, su rostro parece cansado.

 

Regis pensaba originalmente que Altina caminaría hacia él

 

--- Sin embargo, se detuvo a cierta distancia de Regis.

Entonces, ella le miró

Ella lo miró así sin palabras. En realidad, la distancia era demasiado distante para la conversación.

Ella entonces levantó su dedo índice y lo presionó cerca de sus labios. Después de eso, cerró uno de sus ojos y sobresalió su lengua.

 

Bleh ~~~ Ella hizo una mueca hacia Regis. Altina salió del salón con un rostro lleno de ira. Regis entró en pánico.

 

“E, espera porque a mí... Al, no.… eso, princesa...”

 

Regis quería perseguirla, pero se detuvo de repente. Latreille estaba a un lado observándolo

Latreille estaba emitiendo una intención asesina suficiente para hacer que la gente pensara que no era extraño para él sacar su Arme Victoire Volonte en cualquier momento.

Su mirada era aguda como las dagas.

Si fuera el Regis desde hace medio año, podría haber sido abrumado por él y haberse desmayado.

Incluso cuando Regis fue entrenado mentalmente en las fronteras, todavía fue abrumado por él y se sentó en el sofá.

 

“...... cómo desearía poder matarte ahora mismo”.

 

Frente a la serpiente que parecía mirarlo como una presa, Eleanor, quien llevaba un vestido negro que hacía hincapié en su pecho, apareció.

 

“Ara, Regis, ¿me esperaste específicamente aquí? Qué lindo.”

“¡¡No es eso!!”

 

Después de una broma, parecía que la presión de Latreille había desaparecido.

 

--Este incidente está lejos de terminar, todavía no ha terminado.

 

Regis se quedó quieto un rato antes de pasar por Eleanor.

 

“¿Vas a irte ahora? ¿No necesitas ayuda ahora?”

“Mi plan termina aquí en este momento. Ah, claro... Eleanor, tengo un favor que pedirte.”

“Si es esta noche, está bien que vengas a mi habitación.”

“Lo siento mucho, pero necesito salir de la capital inmediatamente... La chica vestida de blanco de ahora, si es posible, tráela de nuestro lado, se llama Eliane”.

 

Esa chica se encontraba entre los nobles incluso cuando llevaba la ropa que era como un traje de baño. *

 

* (Se refiere a un traje para entrar a un baño, así como una bata, no un traje de baño para piscina o playa)

 

Después de un rato, Latreille también salió de la sala.

Parecía que se había convertido en una presencia sin importancia ahora.

Sin embargo, Regis todavía no podía irse. Antes de eso, si las cosas que había que hacer no se hacían-----

 

“¿Tiene todavía algún valor?”

“Ella todavía es alguien en quien vale la pena invertir. Es posible que traiga beneficios a Auguste y a los nobles occidentales.”

“Fufu, lo entiendo.”

“Gracias.”

 

Regis aceleró el paso y caminó hacia el fondo del pasillo.

Peso: 
0

Haken no Kouki Altina Capítulo 16: Lobo Blanco Sin Jaula




Manual




Regis no regresó a su habitación.

La puerta marrón de la habitación del ‘Atlas’ se abrió.

 

“¡Demasiado lento!”

 

La que había regañado a Regis era Altina, quien ya se había cambiado.

Llevaba su ropa habitual que hacía hincapié en la facilidad de movimiento, y tenia consigo a Grand Tonnerre Quatre.

Debido a la forma en que actuaba y se vestía, la gente del Imperio la llamaba “The Arrow Sparrow Princess”.

 

Sin embargo, parecía que nadie la llamaba así ahora.

Aparte de Altina, Eddie fue el único que usó su uniforme militar como ropa ceremonial.

La diferencia entre Eddie y Altina era que llevaba a Defendre Sept.

De pie junto a Altina estaba Auguste, quien seguía con sus ropas ceremoniales... Por supuesto, en realidad era Felicia.

 

Aunque el uniforme militar de Regis estaba en la habitación, pero...... Regis cogió un reloj y lo comprobó.

 

“Parece que no hay tiempo para cambiarse.”

“Aun así, debes por lo menos lavarte la cara.”

“Altina se quitó el pañuelo y limpió la cara de Regis.”

“Waah ~”

“¡Quédate quieto!”

 

Aunque Altina sonaba tranquila, no se detuvo. Además, sus ojos eran aterradores. Así fue como limpió la mejilla de Regis con fuerza.

 

“Ouch, o,ouch...”

“¿Qué? ¿Así que no quieres limpiar esto?”

“No, no es doloroso en absoluto, por favor continúa.”

“Está bien.”

 

Después de todo esto, la marca dejada por Eleanor fue finalmente borrada. Altina, quien tenía una cara infeliz todo el tiempo, miró fijamente a Regis.

 

“Regis, ¿te gustan las mujeres que son más adultas que tú?”

“...… ¿Qué estás diciendo? Nunca antes había pensado en esas cosas.”

“Pero, ¿qué pasa con las chicas en las historias? Regis, te gustan las mujeres adultas, ¿verdad?”

“¿¡Eh!? Tú realmente no puedes decir eso; en la obra de Count Rudsel 'Messenger from the Stars' (Mensajero desde las Estrellas), había una heroína embrujada y místicamente fantástica.”

“¿Cuál es su nombre?”

“No, es una criatura hecha de niebla. No importa los pequeños detalles como la diferencia de raza, Groys, el protagonista, es una tortuga.”

 

Al menos los personajes deberían ser humanos.

 

“Luego, después de alquilar una habitación en la capital, el protagonista encontró que una fantasma femenina decidió hacer la habitación suya. Ese fantasma usó pancracio* para romper el brazo del protagonista.”

*(Para los que no sepan es el término que utilizaban los griegos para llamar a la lucha libre profesional)

 

“En mi opinión, los fantasmas no son humanos”.

 

Ellos hablaban felices mientras sacaban temas de libros. Sin embargo, no había más tiempo para ese ocio.

Regis y el resto se metieron más en la habitación. Eddie bajó la cabeza y dijo.

 

“Eso, Regis, ¿está realmente bien, aunque no escapemos?”

 

Sin saber cuándo, Eddie comenzó a hablar con Regis como un amigo. Eddie no sólo era mayor que Regis, también era duque. Por derecho, debería estar hablando con Regis de una manera más elevada.

No importa qué, era normal para Regis sentirse preocupado por esto.

El plan ha avanzado sin contratiempos. Ahora, Auguste ha sido liberado de la lucha política. Por otra parte, Altina ha ganado la mayor parte del apoyo de los nobles.

 

“... Normalmente, está bien salir por la puerta principal. Sin embargo, debido al incidente anterior, es mejor ser cauteloso y no salir desde el frente.”

 

Auguste -- Para ser preciso, Felicia dirigió los ojos hacia abajo.

 

“Sobre eso, parece que lo he exagerado.”

“...... Eso también es normal. No importa qué suceda, es imposible predecir el desarrollo de un evento, sólo podemos tratar de llegar a la mejor respuesta. Lograr que las cosas vayan de acuerdo a nuestra predicción es algo que sólo se puede hacer con magia... Sin embargo, tampoco podemos simplemente hacerlo de lado y dejar que las cosas se desarrollen... Hasta el final, lo que podemos hacer es adaptarnos a la situación, es lo mismo ahora mismo…”

 

Se oían ruidos desde el pasillo.

Esos eran los sonidos de las personas que corrían en su armadura. Al oír este sonido familiar, Altina y Eddie se pusieron rígidos.

 

“¿Usando una armadura pesada en el palacio?”

“¡Hey! ¿¡Podría ser que estén aquí para arrestarnos!?”

“... No estoy seguro tampoco... ¿Quieres que les pregunte?”

 

Eddie sacudió la cabeza ante la pregunta de Regis.

 

“Entonces no hagamos eso, en vez de eso deberíamos enfocarnos en escapar primero. Podríamos hacerle una excusa a Latreille como ‘volvimos por un problema estomacal’.”

 

Altina hizo una sonrisa irónica después de escuchar esto.

 

“Eddie, siempre usas tener un dolor de estómago cuando estás haciendo excusas.”

“Es más fácil ser expuesto si dijera que tenía un resfriado.”

“Ah, ya veo. Más bien, siento que ser engañado por tal excusa me sorprendería más”.

“¿Eh, en serio?”

 

Consciente de sus errores pasados, Eddie comenzó a reflexionar. Al mismo tiempo, Regis apartó la cortina y abrió las ventanas.

El viento soplaba.

El sol se ponía lentamente en el oeste.

Aunque todavía estaba claro, las nubes negras se extendían rápidamente por el cielo.

Podría llover esta noche.

 

“...... Debería ser posible ir al patio directamente desde aquí. Ya he tomado medidas para unirme a nuestros camaradas.”

 

Felicia se acercó lentamente a Regis y acercó su cara. Sus hombros se tocaron.

Mientras llevaba un uniforme masculino, las baratijas doradas hicieron un sonido. Regis se alejó lentamente mientras Felicia se acercaba lentamente.

Resultó en el pecho de Felicia tocando el cuerpo de Regis.

Aunque Felicia estaba vestida de hombre, al ser examinada más de cerca, en realidad era una belleza.

 

Obviamente eran hermanas, pero Altina era totalmente diferente de ella.

Altina estaba sana y llena de vitalidad. Por otro lado, Felicia era como un lago en lo profundo del bosque, como una flor que florece en la meseta, o como nieve apilada, algo fugaz que probablemente desaparecería.

 

Felicia miró por la ventana y dijo vacilante:

 

“¿S, saltar abajo... d, desde aquí?”

“Sí, pero…”

 

Hace años, había un libro popular en el palacio titulado

 

“The Lost Pearl Necklace is in my Bag (El Collar de Perlas Perdido Está en mi Bolso”, el autor era Florien Jean du Weiyaller.

 

Hubo una escena en la que la princesa saltó al patio desde la ‘Habitación Atlas’.

 

Aunque la habitación estaba en el tercer piso, la altura era la misma que un edificio normal, lo que estaba a unos 30 Co (13 m) de altura.

 

----Master Florien ~ ¿¡¿¡Eso es imposible!?!?

 

Supongo que, en la novela, la princesa tenía un pie como un reposapiés debajo de la ventana. Sin embargo, la situación ahora es que hay un punto de apoyo estrecho que ni siquiera un ratón podría pisar. En lugar de decir que es un punto de apoyo, es mejor describirlo como un arte tallado en la pared.

 

La ligera protrusión de la pared parecía imposible de subir.

No había retratos de la princesa lentamente bajando por un pilar o cavando a través de la pared con fuerza pura en el libro.

 

“Qué está pasando... ¿No fui lo suficientemente minuci