Isekai Mahou wa Okureteru Volumen 3

Última modificación: 
Jueves, Febrero 1, 2018 - 12:11

Después de la batalla contra Rajas Suimei, acompañado de una pequeña Lefille, continúa con su viaje a la capital de Nelferia para encontrar una forma de regresar a su mundo y en busca de pistas para encontrar la cura para la maldición de Lefille.

 

Version en ingles apartir del 35 en:
https://kungfubears.wordpress.com/2017/01/13/isekai-mahou-wa-okureteru-wn

Capitulos: 

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 34: Prólogo, Nelferia infestada de sombras.




Manual




Al mismo tiempo, en un castillo más al norte incluso que aquel pueblo de la tierra del “norte”, había alguien de rodillas frente al trono.

 

Tenía la apariencia de un ser humano, pero en una inspección más cercana, se podía ver que poseía varias características diferentes a las de un ser humano y definitivamente no era un ser que se pudiera llamar humano.

 

Ese ser es uno de os Generales Demonios, Lishabam, él se levantó y ofreció sus respetos al que estaba sentado en el trono y se arrodilló de nuevo.

 

El que estaba sentado en el trono - una chica con ropa llamativa con adornos de color negro, observó al hombre dar sus respetos y habló con una voz suave, mientras apoyaba la barbilla con un brazo tendido en el reposabrazos.

 

Chica: “.... ¿Qué sucede? Estaba a punto de dormir gratamente, pero ¿por qué estás aquí?”

 

Cuando la niña preguntó, la voz un tanto aguda de un hombre regresó.

 

Lishabam: “Tengo algo urgente para informar a Su Majestad.”

Chica: “…. ¿de qué se trata?”

 

A continuación, Lishabam, de rodillas se detuvo un momento antes de responder a la pregunta de la chica.

 

Lishabam: “La presencia del Jefe rajas desapareció hace unos momentos.”

Chica: “Ho?”

 

Desconectada. Como si esa palabra fuera interesante, la chica borró su suave expresión y se inclinó desde el trono.

 

Chica: “Le ordené matar al héroe que fue convocado, ¿correcto?”

Lishabam: “Sí, su alteza.”

Chica: “Entonces significa que el héroe ...... lo derrotó.”

Lishabam: “Creo que la posibilidad existe.”

 

Lishabam no estaba totalmente de acuerdo, pero utilizo una expresión política, la chica abrió un poco los ojos.

 

Chica: “.... Su forma de hablar sigue siendo la misma.”

Lishabam: “Estoy de acuerdo con eso.”

Chica: “.... Bueno, no importa. Hmm, si ese es el caso ... rajas …”

 

Cuando la chica murmuró esas palabras como si estuviera masticando la información, Lishabam levantó la cara y le hizo una pregunta.

 

Lishabam: “¿Qué va a hacer, Su Majestad?”

Chica: “Sí .... quisiera ir yo misma, pero eso no es posible. Ya que la vanguardia fue destruida, voy a tener que modificar el plan.”

Lishabam: “¿Qué plan tiene en mente?”

Chica: “En primer lugar, envía a Vishuda y a Mura a la zona oeste del borde de los Reinos Unidos. Prepararlos para atacar a los seres humanos.”

Lishabam: “Va a hacerlo de inmediato?”

Chica: “Es un despliegue que ha estado en los cálculos también. Cuanto más tiempo les dé, más se arruinará.”

 

Cuando la chica sonrió, Lishabam sonrió como respuesta.

 

Lishabam: “A la orden.”

 

Después de una breve respuesta, Lishabam desapareció en la oscuridad. Y sólo la chica fue dejada en la habitación una vez más.

 

... Un subordinado se perdió, pero no había ni rastro de tristeza en la expresión de la chica Ella simplemente rio en voz alta como un niño que descubrió algo interesante.

 

Chica: “Kuhuhu, un héroe llamado de otro mundo. Nunca pensé que rajas perdería. Me gustaría conocerlo algún un día.”

 

La risa de esta chica, es decir el Rey Demonio NACCHATRA resonó en el Castillo del Rey Demonio.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 35: La razón de volverse pequeña.




Manual




Han pasado diez días desde la batalla con el Jefe demonio, Rajas. Desde entonces, Suimei y Lefille han cruzado la frontera desde Astel hasta el Imperio Nelferia y están llegando a la capital, Filas-Feria.

 

Suimei levanto la vista de la carretera de piedra pavimentada en la que caminan para echar un vistazo a la ciudad.

 

No comparar la vista de Astel era imposible. La puerta de la ciudad es enorme. Tiene tres torres que perforan el cielo. Las paredes continuas y altas de metal no son como las de Klant. En todo caso, estas fortificaciones son un buen ejemplo del poder del Imperio Nelferia. En cuanto a la ciudad, es casi el doble de grande de la capital de Astel. Fuera de la pared había muchos hoteles y mercados.

 

Según Sun Tzu, dar mantenimiento las rutas de circulación adyacentes entre los tres reinos es de suma importancia. Las carreteras que se extienden al este, al oeste y al sur estaban fuertemente traficadas, pero también muy bien mantenidas. En este país existía un flujo muy claro de comercio.

 

Suimei originalmente tenía la intención de ir a Klant, pero ahora tiene la intención de encontrar un alojamiento temporal aquí. La razón de su desvío camina junto a él, Lefille Gurakis. El poder que desató contra Rajas en Astel agotó su energía de espíritu, resultando en su encogimiento hasta el tamaño de una niña de la escuela primaria. Sin su fuerza, ya no puede manejar su espada de cinco pies de largo y mucho menos viajar por el Imperio Nelferia sola. Por lo tanto, él irá a Klant tan pronto como cruce la frontera con Lefille.

 

También está el problema con la maldición de Lefille. Actuó varias veces a lo largo del viaje. Suimei fue capaz de suprimirlo cada vez, pero no fue capaz de deshacerse de la maldición.

 

Suimei: “.........”

 

Me pongo inquieto y mi cara se pone caliente cada vez que lo recuerdo. No, no estoy haciendo nada malo, pero sigo sintiendo que estoy haciendo algo malo. Definitivamente sería etiquetado como un lolicon si alguien nos viera. Incluso revelar que Lefille en realidad tiene la misma edad que yo sería inútil.

 

Sin embargo, aun considerando todo eso, no puedo dejar las cosas como son. Tal elección es imposible para mí. No puedo permitir que Lefille pierda su habilidad para pelear sola. Su maldición ya es una invitación al desastre. En este momento, soy la única persona que puede suprimirla. No voy a dejarla hasta que su cuerpo vuelva a la normalidad y nosotros podamos disipar su maldición o encontremos una manera de ponerla bajo control. ¿No sería mejor acabar con el demonio responsable de la maldición?

 

La idea toma forma gradualmente mientras Suimei mira a Lefille.

 

Es un demonio femenino diferente de Rajas, uno que posee dominio sobre la magia del sueño. En el mundo de Suimei esa magia pertenecía a los súcubos. Según el folclore europeo, los súcubos dormían con los hombres durante su sueño. Al dejarlos secos, arrebatarían sus almas. Sólo podían existir gracias a la lujuria insaciable de los humanos. ¿Serían todavía clasificados como demonios en este mundo?

 

Deshacer una maldición como esa requiere el establecimiento de un intermediario a través del sueño para que la maldición pueda tomar efecto. Esto requeriría que el intermediario estuviera siempre disponible, pero es el método más confiable. Sin embargo, si encontrar el intermediario requerido está más allá de mi poder, entonces la única opción es cortar la maldición desde su fuente.

 

Sí, estoy dispuesto a ir tan lejos. Voy a cooperar con ella, incluso si eso significa posponer mi viaje a casa.

 

Suimei: “¿Qué pasa, Suimei-kun?”

Lefille: “¿Huh? Oh nada…”

Suimei: “Fufu, ¿estás fascinado por mi forma actual?”

 

Lefille puso una pequeña sonrisa mientras giraba en el acto. Los ornamentos que adornan la ropa para niños de alta calidad que vestía revolotean con ella. La expresión en su rostro es de pura felicidad. Puesto que ella siempre tiene cuidado de comportarse como una dama educada, este lado juguetón de ella es una vista rara.

En cuanto a su pregunta ... ¿Cómo decir esto ...

 

Suimei: “Sí, me gusta.”

Lefille: “¿Espera, en serio? Oh…”

 

La sonrisa de Suimei hizo que el rostro de Lefille se pusiera rojo carmesí. Ella bajo la cabeza por vergüenza. Ella es como un niño tratando de actuar normal después de que su secreto fue expuesto. En su caso, ser un adulto al que le gusta usar ropa para niños. Parece que no puede ocultar su vergüenza.

 

Por el momento, yo estoy usando un traje de caballero.

 

Sólo queríamos algunos trajes baratos y simples para nuestro viaje a Nelferia. Pero el empleado, no dejo a Lefille sola. Al final, Lefille gritó: “Deja de tratarme como un niño”, “Soy un adulto respetable” y “Nosotros ... bueno ... es lindo”. Con los dos juntando las manos en acuerdo, terminé comprándole el traje adicional también. Ella lleva este traje muy encantador como resultado.

 

Lefille pregunto sin cambiar su línea de visión,

 

Lefille: “... ¿Me queda bien?”

Suimei: “Sí, como dijo el empleado, te ves muy linda”

Lefille: “L-linda? Ese tipo de palabras ... No me harán feliz.”

 

Su paso se hizo mucho más ligero a pesar de lo que ella dijo. En el fondo, ella está feliz de haber sido llamado linda. Si un hombre recibiera tal elogio de una chica atractiva, terminaría volando por las nubes. A todo el mundo le gusta recibir elogios, después de todo.

 

Verla así calienta mi corazón. Aunque, no estoy seguro si es porque ella se hizo más pequeña. ¿Es así como Lefille hablaba normalmente?

 

Suimei reajusto la espada larga en su espalda mientras miraba a Lefille. En este momento, ella está tarareando mientras camina. Ella ha estado exhibiendo muchas más emociones desde que se encogió. Aunque eso no quiere decir que tuviera menos emociones antes. Su comportamiento actual es un fuerte contraste con la seriedad que ella mostró antes. ¿Podría su alma haber sido afectada por su cuerpo al encogerse? No hay forma de confirmarlo.

 

Otra forma de ver esta situación sería decir que es completamente como una niña de la edad que aparenta. Ese pensamiento me hace querer estirar mis brazos hacia el cielo. Sí, es una buena sensación.

 

Mientras Suimei se perdía en sus pensamientos, Lefille dejo de caminar. La seria expresión en su joven rostro cuando ella se giró para enfrentarse a él es como el de su yo anterior.

 

Lefille: “Hey, Suimei-kun, sobre el encogimiento de mi cuerpo...”

Suimei: “Eso es, olvidé mencionarlo antes.”

Lefille: “También me olvidé de algunas cosas.”

Suimei: “Sí.”

 

La seriedad de su tono y expresión facial son tan diferentes de antes, que Suimei recordó las diversas cosas que olvidó mencionar debido a las circunstancias caóticas que condujeron a donde están ahora. ¿Por qué Lefille se hizo pequeña? Es algo que ha estado especulando desde que bajaron de la montaña. Suimei se froto la mandíbula y un pliegue se formó entre sus cejas mientras resume la situación.

 

Suimei: “Ahora... por dónde empezar? Bueno, en mi mundo, hay una escuela de pensamiento llamada la Teoría de las Ideas. Afirma que todo lo que los humanos pueden ver es en realidad un reflejo de la verdadera esencia del mundo. Cada esencia se llama Idea. Las cosas que percibimos son sólo imitaciones o ilusiones.”

Lefille: “¿Teoría de ideas?”

Suimei: “Así es.”

Lefille: “Umm, eh ... Eso incluye todo lo que veo...?”

 

Con mi asentimiento, Lefille contemplo mi explicación. Parece que estos conceptos todavía están más allá de este mundo.

 

Suimei: “Por ejemplo, el yo que tu percibes actualmente es la idea conocida como Yakagi Suimei. Cuando la idea de Yakagi Suimei que me crea pasa a través de tus ojos, esto es lo que ves. La Idea transmite información a través de todos sus órganos sensoriales para que pueda percibirme.”

Lefille: “¿La verdadera esencia se llama Idea? Eso significa que todo lo que percibimos ... ¿la verdadera esencia difiere de lo que vemos?”

Suimei: “Más o menos.”

Lefille: “Bueno, si la Idea influye en nuestras percepciones, entonces, ¿no debería verse todo igual?”

Suimei: “Las ideas poseen rasgos potenciales que los diferencian a los observadores. Como resultado, tú y yo no nos parecemos. Lo mismo se aplica a los árboles, rocas y edificios que nos rodean.”

Lefille: “... entiendo tu explicación cuando se aplica a la naturaleza. Todo lo que nace tiene un alma. Pero, ¿cómo se aplica a los objetos elaborados por la gente? La gente puede dar forma a los objetos y asignarles papeles, pero no pueden hacer Ideas.”

Suimei: “Ciertamente, las personas no crean conscientemente Ideas cuando hacen cosas. Sin embargo, los pensamientos que tienen, como ‘Hagamos esto’, influyen en el producto final. Esas distorsiones colocan algo así como un alma en el objeto. Incluso podría decir que están fabricando una Idea. Bueno, eso es sólo el estado físico del objeto. En resumen, las personas crean ideas manipulando la forma de un objeto.”

Lefille: “¿Los objetos que las personas hacen sólo tienen ese aspecto debido a la Idea por la que se esfuerzan?”

Suimei: “Eso es correcto.”

 

Lefille recibe una afirmación a su pregunta. Parece que está empezando a entender el concepto. Ella puso una cara sombría y dijo:

 

Lefille: “Pero, Suimei-kun, si interpretamos todo como la Teoría de las Ideas, ¿entonces no todo se vuelve insípido? ¡Se convierte en lo mismo que caracterizar egoístamente a las personas como estadísticas individuales en papel!”

 

¿Escrito en papel? Esa es una extraña metáfora. Sin embargo, su sorpresa al escuchar esta teoría por primera vez es bastante razonable. Así que –

 

Suimei: “Eso es correcto. Todo en este mundo está cubierto por un delgado velo. Nuestros sentidos de la vista, del oído, del gusto, del olfato, y del tacto son el método con el que malinterpretamos nuestra apreciación de las ideas. Todo lo que vemos a nuestro alrededor es realmente falso.”

Lefille: “Falso…”

 

Ella no puede aceptarlo. La gente acepta lo que ve con sus propios ojos como lo real. Mis palabras incluso me contradicen. Siento que estoy negando mi propia existencia.

 

Suimei: “Puedes tomar mi explicación como una metáfora. No necesitas pensar demasiado en ello.”

Lefille: “No seas estúpido, Suimei-kun. ¿Cómo se aplica esa teoría a mí? No puedo aceptar mi situación con una metáfora.”

Suimei: “Bueno, si insistes. Pero, es una conversación sobre filosofía natural. Realmente no tienes que pensar demasiado en ello. De todos modos, ¿dónde está el problema?”

Lefille: “Bueno, entiendo el concepto general, pero ¿qué tiene eso que ver con que me haya más pequeña?”

 

Suimei cerro y abrió los ojos a la pregunta de Lefille. Después de todo…

 

Suimei: “Todo hasta ahora era simple. Podríamos decir que el mundo existe tal y como si estuviera escrito en papel. La poderosa Lefille es a la vez un espíritu y una chica humana. En el cuerpo humano promedio, tanto la carne como el alma cooperan entre sí. Si uno de ellos se dañara, el resultado sería la muerte. Tu cuerpo, sin embargo, es sobre todo una existencia espiritual. El Espíritu algo diferente de la carne y el alma. Si algo le sucediera al espíritu, entonces tanto la carne como el alma también serán afectados. Naturalmente, el debilitamiento de la Idea es algo malo. Cuando se debilita la Idea disminuye la existencia.”

Lefille: “Me veo así porque la idea que genera la imagen de mí que tú y todos los demás ven cambió para que coincida con la condición de la existencia desvanecida del espíritu? ¿Utilizar mi poder espiritual no afectó mi cuerpo o mi alma, pero aun así resultó en esta anormalidad?”

Suimei: “Correcto, creo que es por eso que actualmente posees esa forma.”

 

El cuerpo de Lefille es el resultado de que su espíritu este incompleto. La imagen presentada resulta del cambio de datos poseído por la Idea. El daño que recibió Lefille no aparece en su cuerpo como una lesión, fatiga o un estado alterado. En cambio, compensa la información que falta reconociéndola como una niña pequeña.

 

Lefille dio un pequeño suspiro al oír mi confirmación. Las palabras que lamentan su nacimiento fluyen -

 

Lefille: “... Se siente como si me estuvieran diciendo que no soy humana, otra vez.”

Suimei: “Eso es una preocupación trivial. Personalmente, para convertirme en un mago, deje de ser un ser humano. Lo que importa es que tengas un corazón.”

Lefille: “... Sí, probablemente tienes razón.”

 

¿Está siendo considerado con sus sentimientos? Entonces, Lefille, de una manera que no se adapta a su pequeño cuerpo, cruza los brazos para hacer una pregunto.

 

Lefille: “Tu mundo es increíble. Me sorprendió oír que fuiste convocado de un mundo paralelo.”

Suimei: “Esa es mi peor historia del año”.

 

Lefille puso una sonrisa forzada a la expresión desalentada de Suimei. “Él tiene tanto poder, pero afirma que carece del valor necesario para salvar al mundo. Verdaderamente, una historia irónica.”

 

Suimei: “No es una cosa tan asombrosa.”

Lefille: “¿Eso crees?”

Suimei: “Todo lo que hice fue matar a un gran número de debiluchos. Bueno, podría sentirme orgulloso de eso como un mago, pero eso es todo.”

Lefille: “......Qué idealista. Pero puede que tengas razón.”

 

Suimei representa al hombre que encarna esos ideales. Él, porque siempre ha estado mirando a la espalda de su padre, su nivel podría ser más alto que el de una persona promedio. Es por eso que todavía tiene la aspiración de ser tan fuerte como su padre.

 

Lefille adivino sus pensamientos. –

 

Lefille: “¿Podría tu respetado padre hacer lo mismo?”

Suimei: “¿Sí? Mi papá probablemente podría encarase de ellos sin ningún problema.”

Lefille: “¿De Rajas también?”

 

Suimei reflexiono sobre la pregunta por un momento. ¿Cómo sería con su padre? Por supuesto, la premisa no debe ser sobre si la victoria se puede lograr, sino que la victoria es alcanzable. Rajas tenía un cuerpo vigoroso y robusto, pero ni siquiera eso sería suficiente para que la ceja de su padre se contraía. Por lo tanto,

 

Suimei: “¡Él lo derrotaría de un solo golpe!”

Lefille: “¿¡En serio!? ¿De un solo golpe?! “

Suimei: “Sí.”

 

Suimei asintió ante el asombro de Lefille. A pesar de que su padre era un mago, se vio obligado a utilizar una silla de ruedas debido a una batalla de hace mucho tiempo. Con las piernas en mal estado y un cuerpo débil, nadie habría podido compararlo con Rajas. Sin embargo, una vez creó un estilo de lucha que combinaba magia con acrobacias. Pero, a menos que haya alguna razón molesta para detenerse, la actitud apropiada es atacar la cabeza. Pero su padre, tenía una capacidad de combate aterradora. Los pocos segundos que podía levantarse de su silla de ruedas era suficiente para acabar con sus oponentes. Su ataque era como un terremoto. Su puño era el ataque más fuerte que Devuelve Todo a Polvo.

 

Suimei: (Hm, mi puño no se acerca a la suyo.)

 

Suimei: “... Si él puede hacerlo, entonces creo que yo también puedo hacerlo. Qué cosa tan graciosa para decir.”

 

Porque mi padre lo logró. Analizaría el poder demoniaco y desarrollaría un ataque utilizando la magia moderna. Honestamente, llegar a donde estoy ahora tomó tiempo y no lo hice tomando atajos. Sin embargo, mi padre era más fuerte. Incluso sin sus piernas, su imaginación era capaz de seguir avanzando.

 

Lefille: “... Acabar fácilmente con ese Jefe Demonio?”

Suimei: “Creo que yo no podría. En serio, ¿Cómo es que se volvió tan fuerte? Bueno, ya no puedo preguntárselo... “

 

La razón es que ya no existe. Mi padre murió. Ocurrió justo frente a mí aquel día. Entonces heredé su voluntad y continué caminando.

 

Lefille: “De alguna manera, siento que tu mundo es muy diferente de este”.

Suimei: “No puede evitarse. El otro lado alcanzó un nivel diferente de cultura. El progreso de la tecnología afecta a la fuerza humana. Bueno, Lefille es una excepción.”

Lefille: “¿Estás siendo sarcástico?”

Suimei: “Estoy diciendo que el hecho de que al final te encargaras de Rajas con un solo golpe de tu espada fue una excepción. Tu poder te convierte en el enemigo natural de los magos.”

 

Por dios, eso realmente hizo temblar a mi corazón desde la parte más profunda. El espíritu de Lefille está fuera incluso de los estándares del otro mundo.

 

Con ese pensamiento, Suimei mira al cielo azul -

 

Suimei: “Un día, yo también seré un mago como él.”

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 36: Alboroto en la entrada de la ciudad.




Manual




Dos personas llegaron a la puerta de Filas-Feria, la capital imperial. Ellos observaban el número diverso de personas por delante de ellos que entraban y salían de la ciudad a medida que se acercan. Los visitantes son inspeccionados por los guardias al final de una cola.

Los brillantes rayos del sol naciente de la mañana apuñalan los ojos de Suimei. Miro de reojo a la puerta y las paredes de la ciudad antes de preguntarle a Lefille:

 

Suimei: “Ahora que estamos aquí, ¿qué clase de lugar es el Imperio de Nelferia?”

 

La expresión de Lefille se quedó en blanco mientras se quedaba perdida por las palabras de Suimei.

 

Lefille: “¿Y lo estás preguntando ahora? Hemos estado en el territorio del imperio por bastante tiempo. ¿No deberías haber entendido ya la sensación?”

Suimei: “Por lo que puedo decir, todo se siente igual. La única diferencia entre este lugar y Aster es la diversidad de personas y el número de cosas.”

 

Suimei se encogió de hombros. Aunque Lefille puede distinguir los cambios culturales al examinar las decoraciones de los hoteles dentro de los pueblos, Suimei, un japonés moderno, tiene dificultades para notar esas cosas. Además, él viene de un mundo diferente. Todo en este mundo es nuevo y diferente para él. Incluso el diseño de su ropa es inusual.

 

Lefille: “¿No lo viste en la biblioteca de Aster?”

Suimei: “He estudiado sobre el tema, pero lo que quiero escuchar es la impresión de Lefille.”

Lefille: “¿Mi impresión del Imperio ......?”

 

La observación de Suimei dejo a Lefille pensativa. Quiere la opinión de un habitante de este mundo. Los pensamientos de esa persona serían invaluables.

Ella tomo su intento antes de tiempo y asintió.

 

Lefille: “Ya veo, bueno, si tuviera que describir el Imperio Nelferia con una sola frase, sería potencia militar”.

 

Por supuesto, Suimei reacciono con una sonrisa amarga. Los libros también aludieron al Imperio de esa manera.

 

Lefille: “Tiene sentido. Nelferia es bien conocida por su riqueza. Ninguna otra nación se aproxima a su fuerza militar “.

Suimei: “Excepto que el Imperio no emite ese tipo de sentimiento. ¿Por qué?”

 

Suimei revelo una pregunta que se ha estado preguntando por un tiempo. El término imperio se refiere a un país compuesto por varios grupos étnicos y una nación que los domina por una relación de poder. Estas naciones presionan a los países vecinos para que establezcan alianzas con ellos a pesar de la estructura de gobierno diferente. Naturalmente, una nación compuesta de múltiples grupos étnicos puede ser llamada un imperio, pero eso no la convierte en uno. Para Suimei, un ciudadano japonés, el término imperio evoca una imagen fuerte del Japón Imperial desde los primeros tiempos modernos.

 

Lefille: “Oh, eso no se puede evitar. El Imperio de Nelferia era una nación que utilizó su poder militar para conquistar los países circundantes, pero perdió la mayoría de su fuerza nacional durante una guerra hace varios cientos de años. Este lugar se ha calmado desde entonces.”

Suimei: “Es bastante relajado .... Pero, ¿sus ambiciones realmente se extinguieron durante esos cientos de años?”

 

Un pensamiento de sospecha broto de la boca de Suimei. Esa guerra fue hace siglos. Un período de gracia de unas pocas décadas es todo lo que el Imperio Nelferia habría necesitado para restaurar su poder militar. Sus ambiciones podrían haber sido reiniciadas hace siglos. Entonces ¿Por qué no lo había hecho?

 

Lefille sacudió la cabeza ante la pregunta.

 

Lefille: “Tres naciones conservaron su alianza incluso después de que la guerra termino. Los militares actuaron de esa manera debido a esa sensación de crisis, ellos lo hicieron de manera similar a Nelferia.”

Suimei: “La situación se tornó en una donde la guerra tendría dificultades para salir”.

Lefille: “Exactamente, pero la razón más importante es porque la ceremonia de invocación del héroe existe”.

 

La expresión de Suimei se nublo ante las inesperadas palabras de Lefille.

 

Suimei: “Invocación del héroe? ¿Por qué el héroe participaría en una guerra contra otros seres humanos? “

Lefille: “Fue durante esa guerra que el término héroe fue invocado por primera vez.”

Suimei: “¿Qué ......?”

 

Las palabras de Lefille dejaron perplejo a Suimei. Un héroe sólo es convocado cuando el mundo está en grave peligro. Los jefes, tanto del estado como del gremio de magos de cada nación junto con el escalafón más alto de la iglesia necesitan llegar a un acuerdo antes de que la invocación de un héroe pueda iniciarse. ¿Por qué se puede llamar a uno por una disputa entre las personas?

 

Suimei miro a un lado durante la explicación de Lefille.

 

Lefille: “Esta es información que se ha transmitido de boca en boca. En aquel entonces, una monarquía cercana a la Alianza Autónoma, el nombre anterior que tenía la actual Alianza Sardius, se convirtió en una dictadura, declaró la guerra a sus vecinos y mató a innumerables civiles.”

Suimei: “¡Ey, masacrar a los civiles es una atrocidad! ¿Qué pasa con esa actitud?”

Lefille: “Bueno, esta información está incompleta, pero lo que estás diciendo es bastante obvio. Cometía muchas atrocidades con su fuerza. Con un gobernante como ese tomando el control del mundo entero, que todos estén en el límite es simplemente natural.”

Suimei: “Ah……”

 

Suimei recordó una memoria enterrada mientras interrumpe la historia de Lefille. Una en relación con algo que escuchó de la canciller del Reino de Aster, Gress, y la empleada del gremio, Dorothea. Un tirano tomó el control de todo el mundo hace varios cientos de años y en respuesta, tres héroes fueron convocados de otro mundo. Los héroes destrozaron las ambiciones del tirano. Pero aún más importante que eso:

 

Suimei: “¡Por eso se convocó a los héroes! ¡Es el precedente establecido por esa guerra!”

Lefille: “Sí, ya lo tienes. Esa guerra demostró que los héroes podían ser usados ​​para oponerse a los invasores. El tirano del Imperio Nelferia desde entonces masacró públicamente a la gente mientras anexaba más territorio a su control. Esas acciones son suficientes para influir en las opiniones de las naciones vecina para- “

Suimei: “Convocar a los héroes. Deben saber que no son invulnerables.”

Lefille: “Tienes razón. Se dice que el emperador de Nelferia entonces tembló al presenciar el poder poseído por los héroes. Después, advirtió que cualquiera que se haga enemigo de los héroes no encontrará ningún lugar para ocultarse de ellos en el mundo.”

Suimei: “Ya veo.”

 

Si eso es lo que pasó, entonces no se puede hacer nada. Si un emperador con más poder e influencia militar que cualquier otro país lo dice, entonces por supuesto el poder de los héroes será reverenciado.

 

Más que eso, ganar la ira de los héroes equivale a caer de la gracia. La pérdida de posición moral puede ser visto como irrelevante, pero si una nación salta la guerra sin ella, entonces dicha nación recibirá una reacción política negativa de la comunidad internacional. Eso es lo que le ocurrió al Japón Imperial. Se cercó a todo el país cortando la importación de suministros. Si los héroes convocados se ven desde tal perspectiva, entonces se convierten en una forma excepcional de disuasión.

 

Lefille: “Aun así, la ceremonia de invocación del héroe tiene mucho detrás de ella.”

Suimei: “Así es. Los héroes tienen la fuerza para derrotar al señor demonio y a los Demonios. Se dice que incluso podrían competir con toda la milicia militares de una nación. Pero ¿No se utilizarían como apalancamiento político?”

Lefille: “No. Existen pequeñas escaramuzas entre las naciones, pero esas guerras a gran escala han quedado en el pasado.”

Suimei: “¿En serio?”

Lefille: “Bueno, una guerra estallo entre Aster y Shaldok hace dos años, pero la Princesa Titania del reino de Aster fue capaz de resolverlo.”

 

Los ojos de Suimei se movieron al oír que fue gracias a los esfuerzos de Titania.

 

Suimei: “¿Tia?”

Lefille: ¿Tia? ¿Te refieres a la princesa Titania? Sí, he oído que fue muy activa en ese entonces.”

Suimei: “Haa, ¿Era así como es esa princesa?”

 

Suimei suspiro admirado. Qué impresión. La princesa Titania tenía un estilo de vida vigoroso a pesar de presentarse como una persona ordenada al caminar al lado de Reiji. Ni siquiera puede imaginarla saliendo a un campo de batalla. Ella parecía ser un mago tan competente como Felmenia, pero ¿podría haber estado manteniendo sus verdaderas habilidades en secreto? – No se puede estar seguro. A pesar de lo que acaban de decir, hay varias maneras de contribuir en la guerra. Sin embargo, si Tia no era alguien que puede luchar, ¿no habrían intentado todos detenerla?

 

Suimei recordó algo que sucedió antes de salir del castillo. Cuando el grupo de Reiji se fue, el rey, el primer príncipe y los nobles dieron palabras de gratitud hacia ella y no se resistieron a verla partir. No recordaba que alguien tratara de hacerle ver el peligro. Entonces, ¿significa que no tienen que preocuparse por ella? ¿Ellos puede confiar en la fuerza de la princesa?

 

Mientras estaba en medio de esos pensamientos,

 

“¡Sigue en la línea!”

 

Suimei y Lefille terminaron su conversación y entran en la sala de guardias.

 

Varios soldados los hicieron entrar a una pequeña habitación. Dentro está un funcionario joven llenando documentos oficiales y recaudando impuestos. Él dice:

 

Funcionario: “¿Van a entrar en la ciudad?”

Suimei: “Sí.”

Lefille: “Sí.”

 

El empleado los observo asintiendo antes de presentarles algunos documentos de identificación. Suimei ya está acostumbrado.

 

Funcionario: “Muy bien, escriban su nombre completo aquí y muéstreme su I.D. Si lo tiene... ¡Vaya, disculpe mi grosería ...”

 

El joven empleado toma un humor relajado mientras se corregía y pregunta si necesitan ayuda.

 

Lefille: “Puedo escribir.”

Suimei: “No hay problema.”

Funcionario: “Disculpe mi grosería. Pues bien, por favor llene este formulario. Después, si usted puede pagar el impuesto de entrada y peaje, habremos terminado.”

 

Suimei noto que el joven empleado le dio una sonrisa a Lefille mientras rellena el formulario. Mientras se pregunta si era debido a que a la persona le gustan los niños o tiene una disposición suave, el secretario se inclinó para bajar la mirada.

 

Funcionario: “Ojou-chan, ¿te importaría llenar este formulario?”

 

A esa suave solicitud, Lefille puso una expresión sombría mientras su cabeza se sacudía.

 

Lefille: “Funcionario-dono, no soy una ojou-chan. ¿Le importaría corregirse?

Funcionario: “Ahaha, ya veo. Mi error, mi error, princesa.”

Lefille: “¿Qué estás diciendo? ¡Todavía me estás tratando como a un niño!”

 

Lefille lanzo un grito furioso en respuesta a las disculpas del funcionario. Ella hizo la misma reacción cuando estaban de compras en Klant. Sus estallidos no son diferentes del viento que intenta derribar un sauce.

 

Lefille: “Suimei-kun! Suimei-kun, ¡di algo!”

Suimei: “¡Huh! ¿Yo?”

Lefille: “¡Sí!”

 

Pero, ¿qué puedo decir? Esta no es una situación en la que pueda decir, ‘Esta persona se ve de esa manera después de encogerse.’ ¿Es esa una explicación algo aceptable? Está bastante seguro de que cualquiera que oiga eso solo se reiría.

 

El joven empleado se vuelve hacia Suimei con una sonrisa. –

 

Funcionario: “Ahaha, seguro que es una niña enérgica.”

Suimei: “Sí, lo sé, ¿verdad? Hahaha.”

 

Suimei sólo pudo responder eso. La mejor forma de atravesar esta tormenta es montándola.

Lefille, con su paciencia al límite tomo su cintura con ambas manos.

 

Lefille: “Suimei-kun! ¿Qué estás diciendo?”

Suimei: “No ... es sólo ...”

 

No hay nada que él pueda hacer sobre esta situación.

El funcionario seguía sonriendo a Lefille a pesar de su desconcierto.

 

Funcionario: “Ojou-chan, ¿no crees que estás molestando a tu onii-san demasiado?”

Lefille: “Estoy molestando a Suimei-kun ...”

 

Ella se detiene al oír la pregunta y una pequeña y aterrorizada voz llena de angustia se filtró.

 

Lefille: “…No es bueno. Nunca va a terminar... “

 

La cabeza de Lefille cuelga sobre sus hombros. La descarga le robo las palabras de su boca. Ya que Suimei ha estado llevando su espada, suprimiendo su maldición, y ayudándole con varias dificultades desde que se hizo pequeña, su renuencia a ayudar parece haberla golpeado duro.

 

El joven empleado, con una mirada hacia Lefille, se enfrenta a Suimei con una sonrisa.

 

Funcionario: “Ella se ve como alguien que se pie sobre los dedos de los pies y estira la espalda para hacerse parecer más alto. Yo también tengo una hermana menor, así que sé exactamente cómo es.”

 

¿Es debido a esa experiencia que está asintiendo con la cabeza? Los guardias que los rodean sonríen por el estallido de Lefille. En lugar de tensión, un ambiente cálido y esponjoso llena la habitación.

 

Suimei: “Vamos... de prisa hay que llenar estos formularios para que podamos irnos”.

 

Lefille se rindió después de oír esas palabras y volvió a rellenar su formulario. Ella está tranquila ahora, pero,

 

Lefille: “Cierto, cierto.”

Suimei: “¿Qué sucede?”

 

Por alguna razón, Lefille se levantó con un gruñido. Ignoro la pregunta de Suimei mientras ajusta su formulario en el escritorio,

 

Lefille: “Tch, este es el resultado!”

Suimei: “......?”

Lefille: “¡Aún no! ¡Todavía no me rindo! ¡Todavía tengo mi orgullo! ¡No he arrojado eso lejos!”

 

La pequeña Lefille se animó haciendo una declaración grandiosa de que preservará. A pesar de que está intentándolo muy duro, pronto se dio cuenta de que no hay nada que pueda hacer. Al borde de la desesperación, la niña se sentó con un petan.

 

Lefille: “Yo- no lo puedo alcanzar ...” * Gusu, *

 

Lefille bufo mientras encantadoras lágrimas fluían por su cara. Aunque su espalda puede llegar al escritorio, su postura actual le hace difícil escribir. Ella realmente está haciendo lo mejor que puede.

 

Funcionario: “Por supuesto, ojou-chan. Puedes usar esto en su lugar.”

 

El joven empleado presenta a Lefille un taburete.

Lefille se irrito una vez más por la conducta del joven empleado, sin embargo,

 

Lefille: “Yo ...”

 

Ella perdió el espíritu después de comparar el escritorio con el taburete. Mientras colgaba la cabeza en un estado de mal humor, se subió al taburete y llena su formulario. Su cola de caballo se balancea en su espalda por el temblor producido por su melancolía. Ella más que nadie, no quería reconocer que ella misma se ha vuelto pequeña.

Suimei tomo su hombro en un intento de consolarla,

 

Suimei: “Midji meda ...” (NT: Ni idea¿?)

 

Es lo que decía mientras escribe con su pluma.

 

Justo cuando terminaron, una chica entro por la puerta lateral de la ciudad. El joven empleado no se molestó por el intruso. En su lugar, los soldados la saludaron mientras decían:

 

“¡Segundo Teniente Zandark!”

 

Ella fue llamada, “Segundo Teniente.” Ella emite una presencia ardiente. Sus colas gemelas de color violeta están teñidas de rojo, su piel parece insalubre, y hay un parche sobre su ojo derecho. Su otro ojo da una impresión soñolienta. Sobre su equipo militar es un abrigo gótico de Lolita y alzando sus brazos hay un par de guantes de vestir.

 

Las cejas de Suimei se giraron una hacia la otra al ver el extraño traje de la muchacha. Qué traje tan extraño. Se podía ver a mucha gente vestida de esa manera en su mundo y al verlo de nuevo después de tanto tiempo creo un poderoso impacto. Eso no quiere decir que no le quede bien. Suimei sólo es así porque le conviene.

 

Los pensamientos de Lefille son similares. “Eso es lindo.”

 

No, ambos están equivocados. Sus respuestas fueron evocadas por la ilusión creada a partir de los adornos ligados al conjunto.

Mientras Suimei y Lefille reaccionaban ante su atuendo, el segundo teniente se acercó al joven empleado y hablo con un tono frío.

 

Zandark: “Estoy aquí para recoger la lista de registro de ayer.”

Funcionario: “¡Sí!”

 

La columna vertebral del joven se enderezo como un poste mientras se pone de pie y saluda. Se apresuró al armario y desde el saco saca un libro cubierto de cuero.

La muchacha recibió el libro y hojeo las páginas a través mientras decía, “que molesto,” y lo cerro con.

 

¿El ejército del imperio de Felmenia es diferente de las otras naciones? Los rangos como teniente le dan una apariencia moderna pero esa persona es sólo una chica. Parece que tiene doce o trece años. Ella no es soldado, es una niña soldado.

 

Ella debe haber notado la mirada de Suimei porque abrió su ojo soñoliento y le dio una mirada de reproche.

 

Zandark: “¿Un soldado como yo te sorprende?”

Suimei: “No, ese no es el caso ...”

 

Es diferente, pero no inusual.

Mientras Suimei luchaba por expresar el malentendido, Lefille intervino para responder por él.

 

Lefille: “No, eres muy joven para ser un soldado.”

 

La niña, al ver que las palabras de Lefille eran hirientes, le dio una mirada de desprecio.

 

Zandark: “Me niego a que me lo diga una niña más pequeña que yo”.

Lefille: “¿Huh? ¡No soy una niña!”

Suimei: “Ahh ...”

 

Suimei dejo salir un suspiro. ¿Esa conversación otra vez? Hace días que la escucha. Él y Lefille tendrán que hablar de esto más tarde.

Las dos chicas tuvieron un intercambio rápido.

 

Lefille: “¿Qué tal un encuentro?”

Zandark: “... Bien, para mi suena bien.”

 

La conversación termino cuando las dos se miraron.

Las dos se alejaron la una de la otra. ¿Están los dos planeando seriamente?

 

Suimei: “Oye, espera un segundo, Lefille.”

Lefille: “... ¡No me detengas, Suimei-kun! ¡No voy a retroceder en esta batalla!”

Suimei: “No ser capaz de retirarse es el verdadero problema.”

 

Lefille no escucho las palabras de Suimei hasta el final. Las dos chicas giraron alrededor mientras se miraban. Ambas cambiaban su trabajo de pies en un intento de confundir la percepción del otro. Lefille pronto encontró una apertura y continuo con su ataque. La chica también salió corriendo. Justo cuando están a punto de chocar, se detuvieron repentinamente.

 

“Hmph.”

“Mumu ...”

 

Están tan cerca que sus narices casi se tocan. Se separaron y volvieron a dar círculos entre sí como antes sólo para repetir su confrontación, esta vez se pusieron de pie una al lado de la otra. En el choque siguiente, alinean sus miradas.

 

Suimei: (¿Qué están haciendo?)

 

Suimei envía las dos miradas sospechosas.

 

Lefille y la niña se miraron mientras compiten estirando sus espinas. Lo llamaron encuentro, pero no pelean físicamente. ¿Podría la victoria estar determinada por su altura? Suimei inclino la cabeza hacia el lado de manera similar a la de todos los demás que se reunieron para ver mientras hacían una conjetura. Sin embargo, eso no parece ser el caso ya que las dos chicas siguen enfrentándose. Si se alinean de lado a lado o cruzan los brazos debajo de sus pechos, Suimei no puede comprender sus acciones.

 

Suimei, al recibir finalmente la respuesta de uno de los soldados, se ríe de asombro. ¡Eso es lo que es! ¡Están comparando el tamaño del pecho! Este debe ser el método más sencillo para competir. Sin embargo, dado que sus características sexuales secundarias aún no han comenzado a desarrollarse, no hay nada que comparar. Con toda honestidad, esta competencia es hilarante. Sin embargo, no puede entender la tensión antes y después de cada enfrentamiento. ¿El vigor y el espíritu afectarán realmente el resultado? Con todo eso tomado en consideración, de las dos chicas, la actual Lefille es más pequeña.

 

Esas dos chicas también llegaron a la misma conclusión. La otra niña no triunfa en su victoria, pero hablado en un tono que es cuestión de hecho.

 

Zandark: “¿Lo ves? Soy más madura que tú.”

Lefille: “Ku, perdí ante una niña pequeña ...”

 

Lefille habla como si ella fuera un cadáver que fue tirando a un lado.

 

Zandark. “No, ya no puedes llamarme niña pequeña. ¿Qué te parece si me llamas Onee-san?”

Lefille: “¡No, no hay manera! ¡Voy a regresar a mi cuerpo original! “

 

La figura gritando después de perder no es muy galante. Los senos en el cuerpo original de Lefille son más grandes, pero decir eso ahora es infantil.

La chica está desconcertada por las palabras de Lefille. ¿Su cuerpo original? ...... Ah. Ella dio una respuesta al terminar su pregunta y asiente con la cabeza.

 

Zandark: “Tú.”

Lefille: “¿Qué ... qué ...?”

Zandark: “Deja de hablar de fantasía. Eres como un niño que no puede distinguir la realidad de sus sueños. ¿No te sientes avergonzada de decir todo eso?”

Lefille: “Fugu !?”

 

Las palabras de la chica apuñalan a Lefille como cuchillos implacables. ¿Supuso que Lefille estaba infectada con chuunibyou? Si, cualquiera que no esté familiarizado con la circunstancia de Lefille pensaría que ella descaradamente decía tonterías.

 

Lefille se estremece mientras vuelve la espalda a la chica. Su andar es inestable.

 

Suimei: “¿Lefille?”

Lefille: “...... Suimei-kun, ¿te importa darme un tiempo para mí?”

Suimei: “No, no puedo hacer eso.”

Lefille: “Entonces reconfórtame adecuadamente, o esto será un rencor que quedará por siempre grabado en mi corazón.”

Suimei: “......”

 

La sonrisa de Suimei se endurece.

 

Lefille se sentó en un banco. Ella abrazo sus rodillas y luego enterró su cara dentro de ellas. Una oscuridad más profunda que la que poseen los Demonios flotaba a su alrededor. Sus problemas de hoy la han hecho realmente algo lamentable.

 

La otra chica se acercó a Suimei.

 

Zandark: “No pareces ser de esta zona. ¿De dónde eres?”

Suimei: “Oh, soy del Este. Esta chica, Lefille, es la hija de uno de mis conocidos.”

Zandark: “¿Del Este? Pero no te refieres a Aster, ¿verdad? Entonces, ¿eres de Oriente?

Suimei: “Algo así”

 

Ella examino a Suimei con su mirada y sus palabras al considerar las diferentes razas de personas que hay alrededor de Aster. Ella dijo: “Como pensé” la respuesta de Suimei. Su ojo soñoliento se volvió agudo.

                                                                                

Suimei: “...... Oi.”

Funcionario: “¿Se- segundo teniente?”

 

Tanto Suimei como el joven empleado la llamaron. La observación de Suimei sobre ser de fuera de la alianza ha hecho sospechar a la niña que es un espía. Su intención asesina y poder mágico se dispararon como un arma.

 

Suimei: “¿Qué estás haciendo?”

Zandark: “No hay razón para que yo responda a tu pregunta.”

 

La chica libero aún más poder mágico en respuesta a la pregunta de Suimei. Es un nivel en el que la mayoría de la gente se desmaya después de confrontarla.

 

Funcionario: “¡Se- Segundo teniente! ¿¡Ca-Calma, ¿¡por favor-ahh !?”

Zandark: “Estás en mi camino.”

 

Su mirada aguda respaldada por la intención asesina y el poder mágico alto hizo que el joven empleado se acobardara. Así debe ser el funcionamiento del imperio. ¿Pero por qué esparce tanta hostilidad? Los soldados están tan aterrorizados que no pueden moverse.

 

La decaída Lefille fue corriendo al notar el peligro.

 

Lefille: “¿Que está pasando?”

Zandark: “Esto no es algo de lo que los niños pequeños necesiten preocuparse. Ve allá y siéntate como un niño bueno.”

Lefille: “Como un niño bueno ... ¿Estás diciendo que algo peligroso está a punto de suceder?”

Zandark: “Así es. Esa persona es un peligro para el imperio ...

Lefille: “¿Qué?”

 

El tono frío de la chica interrumpió a Lefille. Es como una hoja afilada, nada como el tono heroico que utilizó al entregar esa aplastante derrota.

 

Lefille: “Liberar esa intención asesina hacia la gente que el Imperio pretende capturar es un procedimiento apropiado? ¡Tal tratamiento es injustificable! ¿Qué tipo de entrenamiento desvergonzado recibe el ejército imperial?”

Zandark: “¿De qué hablas?”

Lefille: “¿Esta es la famosa integridad del ejército del Imperio? ¿Qué pasó con el párrafo 3 del artículo 12 de las directrices del Servicio Militar del Imperio? ¿Puedes decir que tu conducta está en completo acuerdo con esos procedimientos?”

 

La niña hace una mueca ante las palabras de Lefille cuando se le recordó las reglas militares del Imperio. El resplandor que da a Lefille es tan agudo como una espada, pero al final se ajusta a la regulación militar.

 

Zandark: “…… Estás en lo correcto. Voy a dejar de lado por ahora ... “

 

Ella termino su frase y se volvió a Suimei para darle una mirada fría.

 

Zandark: “Abstente de hacer algo sospechoso mientras estés aquí en el Imperio.”

 

El tono incomparable y sobrecargado de la chica resulta ridículo para Suimei.

 

Zandark: “¿Por qué no estás respondiendo?”

 

La voz de la chica es inquebrantable y fría.

 

Suimei no puede acostumbrarse a la manera de hablar de esa chica. Como una persona japonesa, ser amenazado por una niña evoca sentimientos complicados. ¿Tal vez debería tratar de provocarla? Si se tratara de Japón, no sería más que una estudiante de secundaria.

 

Suimei entiende que forzar sus valores de japonés en otro no es nada más que arrogancia. La ética es un concepto que varía según las culturas. Del mismo modo, la edad de alistamiento evoluciona con los tiempos. Tales conceptos se aplicarán incluso en mundos paralelos. Sentir compasión de los niños soldados es una auto justicia que ignora las voluntades de los demás. Por supuesto, la existencia de niños soldados es algo que nunca se puede confirmar.

 

Los ojos de Suimei mostraron piedad solo por un momento. Pero regresaron a la normalidad cuando se decidió a molestar a la chica.

 

Suimei: “¿Algo va mal, pequeña?”

Zandark: “Dijiste pequeña, ¿verdad? Es una cosa si esa niña me llama así, pero para ti, un adulto... es un motivo para una demanda. Te llevaré directamente a la corte militar del Imperio.”

 

La niña golpeo a Suimei con un dedo por su broma. Ella se vuelve sorprendentemente linda cuando su irritación crece.

 

Mientras tanto, Lefille dice: “Todavía estás diciendo eso ...” mientras miraba a Suimei con furia.

El joven secretario, dándose cuenta de que la situación empeora, intento interceder:

 

Funcionario: “Bueno.”

 

La chica, sin embargo, entendiendo que era una broma, sólo respondió. Moviéndose con la misma rapidez que antes, ella le dio la espalda a Suimei.

 

Zandark: “...... No hemos terminado.”

 

La niña tomo el registro de nombres por los que vino y salió por la puerta de la ciudad.

 

Suimei: “Fuu ...... Acabamos de llegar y ya estamos teniendo problemas.”

 

Suimei exhalo en alivio mientras la tensión se iba.

El joven empleado suspiro más fuerte que Suimei.

 

Funcionario: “Por favor, absténganse de provocar al segundo teniente Zandark”.

Suimei: “Lo siento, fue mi error.”

 

Suimei dio una tímida disculpa mientras se rascaba la cabeza.

En ese momento Lefille recordó.

 

Lefille: “Pensé que ese nombre me sonaba familiar. ¿Es Liliana Zandark?”

Suimei: “¿La conoces?”

Lefille: “Una de las Siete Espadas. Rouge Zandark, su padre, es un mago muy prominente en el Imperio. Escuché que ella fue nombrada uno de los Doce Magos Superiores del Imperio a pesar de ser todavía una niña. “

Suimei: “Wow, ese es el tipo de historia que Mizuki ama.”

Funcionario: “Sí, es impresionante. Ella tiene ojos en el viento, así que asegúrense de comportarse mientras estén en la ciudad. “

 

El joven empleado le dijo a Suimei y Lefille.

 

Suimei: “Tendré cuidado.”

Funcionario: “De todos modos, todavía tenemos que terminar una confirmación final, si no te importa.”

 

Suimei examino los residuos mágicos de la chica mientras esperaban. Lefille distrae a los soldados moviendo sus piernas hacia adelante y hacia atrás. La gente hablaba en la línea detrás de ellos. Parecen ser viajeros. Mientras envían sus documentos, el joven empleado dice:

 

 “Genial, ¿lo escucharon? Un héroe fue convocado en Aster.”

“¿Quieres decir Reiji-sama? ¡Por supuesto que hemos oído hablar de él!”

 

Suimei se contrajo al oír el nombre de su amigo, el nombre de Reiji. Lefille, familiarizada con las circunstancias de Suimei, se enfrenta a él. Ella susurra,

 

Lefille: “Suimei-kun, eso es ...”

Suimei: “Sí, estoy seguro de que están hablando de mi amigo.”

 

Aunque no ha pasado mucho tiempo desde que Reiji partió en su viaje, él ya se ha convertido en un tema de conversación. Algo debe haber ocurrido para embellecer la historia. Los dos hombres mantienen su compostura mientras alaban a Reiji durante su conversación con el joven secretario.

 

“El gremio de magos le concedió el rango más alto posible junto con el título, El Gobernante Supremo de Todos los Elementos.”

“¿Puede manipular todos los elementos? ¡Eso es increíble! El soberano supremo de todos los elementos, de hecho.”

“¡Qué excelente título, El Gobernante Supremo de Todos los Elementos! ¡Como oficial civil, me encantaría que me concedieran ese nombre!

 

Mientras los tres continúan su conversación, Suimei está a punto de intentar no estallar de risa.

 

Suimei: “Fu ... Haha ... En serio, deténganse...”

Lefille: “......?”

 

Lefille se quedó aturdida mientras observaba a Suimei tener éxito en sofocar su risa. Mientras tanto, los demás se entusiasman con su conversación.

 

“Recientemente, un ejército de Demonios determinado a aniquilar a Klant fue exterminado por el ejército de Aster.”

“Escuché que el Demonio General Rajas también fue derrotado.”

 

La noticia sorprendió a Lefille.

 

Suimei: “¿¡Qué!?”

 

La expresión de Suimei cambio en una de duda.

 

Suimei: “Oi, oi ... ¿Qué sucedió exactamente?”

 

Las dos personas dijeron: “Es increíble. Ha pasado tanto tiempo desde que alguien ha logrado tal hazaña “, con temor. Incluso el joven empleado está atrapado en el momento.

 

Al parecer, se desarrolló una extraña historia.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 37: La determinación de cada uno.




Manual




Un caballo galopaba sobre el suelo enlodado. El barro es pateado por sus pezuñas mientras avanza hacia adelante y las gotas que salpica brillan a pesar del cielo gris.

 

-Suimei y Lefille llegaron a la capital imperial Filas-Feria hace unos días.

 

Reiji, al enterarse de la crisis de Suimei gracias a Gregory, tomo un caballo, dejando a Mizuki y Titania para perseguirlo. Cruzaron la frontera de Nelfila y Aster y avanzaron al este de la ciudad de Klant, donde el camino da paso a un vasto bosque de árboles de hoja perenne. Titania tomo las riendas de su caballo mientras galopo hasta alcanzar a Reiji y expreso su alivio.

 

Titania: “Tuvimos suerte y pudimos tomar prestado unos caballos por el camino. Si no fuera por eso, nunca habríamos podido alcanzarte, Reiji-sama.”

 

Reiji salió corriendo solo para salvar a su amigo, Suimei Yakagi, al enterarse de que estaba en peligro. Como resultado, Titania y el resto del grupo fueron a perseguirlos. Gracias a la buena fortuna, fueron capaces de adquirir caballos en su camino de regreso a Aster y alcanzaron a Reiji mientras estaba descansando.

 

Reiji se disculpó con ella.

 

Reiji: “Gracias ... Pero Tia, ¿está eso realmente bien? Estoy aquí siguiendo mis propios caprichos...”

Titania: “Está bien, esto no tiene nada que ver con Reiji-sama. A como son las cosas, no tengo otra opción más que ir contigo.”

Reiji: “Lo siento, ahora ...”

 

Ahora mismo, esta es la responsabilidad de Reiji. Ir por su cuenta no está mal, pero traerá dificultades a sus compañeros. Está creando deudas que nunca podrá pagar.

Titania, sin embargo, disipo esas dudas con un movimiento de su cabeza y una sonrisa inquebrantable.

 

Titania: “Te equivocas. Reiji-sama, ahora mismo, estás equivocado. En primer lugar, fue un aristócrata de mi país quién le tendió la trampa a Suimei. Además, mis compatriotas y yo fuimos también los que te convocaron a ti ya tus amigos a este mundo. Como resultado, yo, la princesa de Aster, tengo el deber de ayudarte. Por lo tanto, Reiji-sama no tiene ninguna razón para sentirse endeudado conmigo.”

Reiji: “... Gracias, de verdad, gracias.”

Titania: “No te preocupes por mí. Más importante…”

 

Titania miro hacia atrás desde lo alto de su caballo. La otra chica al final de su vista llena de ansiedad. Sus acciones egoístas la arrastraron al peligro.

 

Reiji: “Mizuki...”

 

Mizuki todavía no puede montar a caballo por su cuenta y se aferra a la espalda del caballero, Luka. Ella los sigue para hacer frente al ejército de los Demonios a pesar de que todavía no acostumbra a combatir y se asusta durante la batalla.

Reiji se siente igual que Titania. A pesar de que los sentimientos honestos de Mizuki levantaron su ánimo, él dice:

 

Reiji: “¡Mizuki, no te presiones! Retírate en el momento si crees que no puedes luchar.”

Mizuki: “Pero ...”

 

Mizuki dice estar bien. Sabiendo que su amigo está en peligro, nunca se perdonará si escapara sin hacer algo. El mismo sentido de responsabilidad que atasca a Reiji y Titania también la ata.

 

Reiji: “Mizuki, no te presiones. Esto no es sólo acerca de Suimei. Si algo te sucede, yo...”

 

Reiji nunca podría perdonarse si algo le sucede a Mizuki. Por eso quiere que regrese.

 

Mizuki: “Reiji-kun...”

Reiji: “Si vemos que es demasiado peligroso, ve a algún lugar seguro con Luka-san, ¿de acuerdo?”

Mizuki: “... Bien, lo entiendo. ¿Pero qué hay de ti? ¡Tampoco puedes hacer nada demasiado peligroso!”

Reiji: “¡No te preocupes, te lo prometo!”

 

Reiji mintió al responder a la preocupación en la cara de Mizuk para aliviar sus sentimientos. Sin duda está mintiendo. La razón es obvia. Esa promesa no es algo que pueda mantenerse. No tiene ninguna duda de lo que ha hecho.

 

Titania hizo una pregunta después de que Reiji y Mizuki terminaron de hablar.

 

Titania: “Reiji-sama, ¿cuáles son tus planes?”

Reiji: “Bueno, quiero ir al lugar donde se reúnen los Demonios. Sé que no tenemos tiempo para buscar, pero todavía no sabemos dónde está Suimei. Una vez que confirmemos el tamaño del ejército de Demonios, quiero buscar lugares donde la gente pueda esconderse.”

 

Su objetivo principal es rescatar a Suimei. Luchar contra los Demonios no tiene sentido. El mejor plan de acción es aquel que se ajusta a su meta.

Las probabilidades de encontrar Suimei sano y salvo junto con la caravana son increíblemente bajas. Independientemente,

 

Titania. “Fufufu, contra lo Demonios, ¿no deberíamos pasar ala fuerza a través del frente?”

Reiji: “¡Ese es tu plan!? ¡Incluso yo me doy cuenta de que eso es extremadamente imprudente! “

Mizuki: “Yo tampoco estoy de acuerdo .... Realmente estoy empezando a preocuparme.”

Reiji: “Tia, ¿cambiaste un interruptor? Eres mucho más astuta que esto ... ¿qué pasó?

Titania: “Eso es lo que creo que debemos hacer. Teniendo en cuenta la situación, ese es nuestro mejor plan de acción.”

 

Reiji le pregunto a Titania que explique sus palabras.

 

Reiji: “.... Hey, Tia, si dije adelante, ¿A qué te refieres?”

Titania: “¡En ese momento, tenemos que golpear juntos!”

Reiji: “¿Juntos?”

Titania: “Reiji-sama, te lo dije cuando salimos. Es mi obligación acompañarte. El momento en que tu caigas también será el momento en que yo caiga. “

Reiji: “......”

 

Reiji miro hacia el frente para ver lo qué hay por delante. Todo ante sus ojos parece difícil, pero ahora puede ir más allá. Las palabras de Titania le dieron fuerza. Eran simples, pero llenas de resolución. Su voz es una firme seguridad para seguir avanzando. Después de todo, esas palabras vinieron de Titania, no de alguna chica cualquiera. Sabía muy bien que todos podrían morir si decidiera hacer esto. Ahora que ella está a su lado, él necesita tener la misma resolución que ella.

 

Titania: “¿Hay algo mal?”

Reiji: “No, pero Tia, eres increíble. No creo que vaya a estar a la altura.”

Titania: “...?”

 

Ella no entendió el significado de sus palabras. Salieron de la nada sin ningún contexto. Ella inclino la cabeza encima de su caballo en confusión.

 

Titania, como la princesa de un país entero, lleva una resolución más fuerte que la de Reiji. No, mas allá de su determinación, cualquier cosa que él muestre será comparable a un cachorro pidiendo afecto. Mirarla despierta un profundo sentimiento de inferioridad. En este momento, sin embargo, no es el momento para tales pensamientos. Reiji reorganizo sus pensamientos y pregunto:

 

Reiji: “Tia, basado en nuestro plan, ¿dónde crees que es el mejor lugar para ir?”

Titania: “Si, de aquí primero deberíamos ir al norte. El bosque al este de Klant es menos denso en el Norte que en el Sur. También es más pequeño, por lo que es el mejor lugar para explorar la situación.”

Reiji: “Entiendo. Vamos.”

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 38: El gran noble.




Manual




Reiji monta su caballo dirigiéndose al norte. Avanzaba a través de la arboleda en vez de desviarse alrededor de la montaña. Ominosas nubes grises se cernían sobre sus cabezas. A pesar de que está rodeado y oculto por árboles, el camino hacia delante le llena de ansiedad y un sentido de peligro. Todo lo que ve son sombras contra un fondo gris como la ceniza. Con precaución sobrepasando su temeridad, se retrasa.

 

En ese momento soldados de Aster aparecieron de la nada y bloquearon su camino. El comandante dice:

 

Soldado: “Alto!”

 

Reiji jalo de las riendas de su caballo para evitar chocar contra el soldado. Muchos caballos se pueden oír relinchando mientras se ven obligados a detenerse.

El hombre dirige un tono áspero hacia Reiji y su grupo.

 

Soldado: “¿Quiénes son ustedes? ¡Respondan!”

Reiji: “Somos…”

 

El caballero de edad avanzada, Gregory, dio un paso adelante cuando Reiji dio una respuesta humilde y se colocó entre los dos.

 

Gregory: “Tonto insolente! ¿Quién te crees que eres? ¿Te atreves a obstruir a la Princesa Titania y al héroe Reiji?

Soldado: “¿¡Qué!?”

 

La expresión estricta y la voz trémula de Gregory sacudieron a los soldados. Los soldados titubeantes miraron nerviosos a los dos que Gregory menciono y se dieron cuenta de su error. Todos ellos cayeron y se arrodillan hacia Titania y Reiji.

 

Soldado: “Por ... ¡Perdóname! ¡Por favor acepte mi disculpa!”

Titania: “No te preocupes. A juzgar por su apariencia, son los soldados estacionados en Klant, ¿verdad?”

Soldado: “Sí, servimos al duque Hadrias.”

 

El soldado está agradecido a la indulgencia de Titania.

La atmósfera dentro del grupo de Reiji se puso pesada a la respuesta del soldado. Sólo Titania, gracias a los años de practicar su autocontrol, no rompió su compostura.

 

Titania: “El duque Hadrias está aquí también, ¿verdad?”

Soldado: “Él está adelante con el campamento principal.”

Titania: “Llévanos con él.”

 

Los soldados aceptaron la orden con un, “Sí”. A pesar de su nerviosismo, rodearon al grupo dentro de una formación protectora y los guiaron adelante. Las hojas frescas recientemente caídas crujían bajo las botas de los soldados mientras marchan hacia adelante.

Titania movía su caballo en sincronización con la formación. Mientras Reiji hacia lo mismo, Luka cabalgo hasta él. Mizuki, que se sienta detrás de Luka, se inclinó hacia Reiji para tener una conversación privada.

 

Mizuki: “Reiji-kun, sobre el duque Hadrias.”

Reiji: “Sí, él es el tipo que usó a Suimei como señuelo. Nunca pensé que estaría aquí.”

Mizuki: “¿De verdad lo vamos a ver?”

Reiji: “... Eso parece.”

 

Están cera de encontrarse con el enemigo. Reiji, estrechando sus ojos y advirtió a Mizuki quien se puso rígida. A pesar de que están a punto de encontrarse con la persona que le tendió una trampa a su amigo, no puede dejar que su ansiedad los abrume.

Mizuki respondió con una cara llena de preocupación.

 

Titania: “Reiji-kun, no te apresures. Incluso con Tia, no se sabe qué pasará si nos involucramos con los nobles.”

Reiji: “Si, lo entiendo. Gracias por preocuparte, Mizuki.”

 

¿Está preocupada de que pierda ante la ira y lo ataque? Sin embargo, eso no sucederá. No lo hará. Gregory es de quien deben preocuparse. Su preocupación acerca de si debe o no decirlo fue interrumpida.

Un claro dentro de los robles revelo una organización de caballeros, soldados y magos. A pesar de que la lluvia de ayer ha enturbiado el suelo y ha dificultado el paso, su resolución se mantiene firme. Su sentido del deber los mantiene organizados, un testimonio de sus años de disciplina.

 

En medio de los soldados reunidos envueltos en la tensión, se alza una figura impresionante, vestida en una armadura negra. Parece estar en sus cuarentas como Gregory, posiblemente más joven. Una gran cicatriz corre por un lado de su rostro. Debajo está una barba bien cuidada. Su cuerpo, de unos seis pies de altura, está envuelto con músculos entonados. A pesar de su estado de relajación, exuda un aura natural de autoridad que hace que los que le rodean se mantengan atentos. Se siente como un general.

 

El comandante fue notificado de la llegada del partido de Reiji. Después de dos o tres palabras, los caballeros reunidos y los soldados se separaron para hacer un sendero hacia ellos. Una vez quedo ante Titania, a pesar de su impresionante poderío militar se arrodillo sin dudarlo.

 

Titania dijo:

 

Titania: “Por favor, duque Hadrias.”

 

El comandante, el duque Hadrias, se levantó ante sus palabras.

 

Hadrias: “Princesa Titania, ha pasado bastante tiempo desde que nos reunimos por última vez hace varios meses.”

Titania: “Ha pasado un tiempo, duque Hadrias. Te ves bien a pesar de todo lo que está pasando.”

Hadrias: “Su alteza, esto no es más que una fresca brisa de primavera. Yo soy Lukas D. Hadrias. Aunque muchos consideran esto una lluvia desagradable, para mí no es más que una fresca brisa de primavera...”

Titania: “Si esto es una fresca brisa de primavera entonces eso haría innecesaria mi preocupación.”

 

“...”

 

Todo el mundo se quedó sin habla en el intercambio de palabras entre Titania y Hadrias. Es increíble y doloroso de ver. Las palabras que pronunció Titania después del saludo fueron como una bofetada en la cara. Admitir que está actuando así debido a la enemistad es difícil. A pesar de esos sentimientos, la expresión de Reiji desde lo alto de su caballo está llena de desprecio.

 

El silencio que llena el campamento creo un tipo diferente de tensión. A pesar de que sus palabras no contenían ofensas, Hadrias no las recibió como una broma ni con una sonrisa. Él los devuelve con una voz tranquila:

 

Hadrias: “Como siempre, las palabras de Su Alteza son muy severas. ¿Es ese hombre de allí nuestro llamado héroe, Shana Reiji-dono?

Titania: “Sí.”

 

Hadrias se vuelve hacia Reiji con una expresión compacta. De sus ojos, sin embargo, ejerce un sentimiento abrumador de orgullo. Esto debe ser lo que Titania le advirtió. Con ese pensamiento en mente, reunió su espíritu y regreso la mirada.

 

Reiji: (Este sujeto…)

 

Ese tipo es el responsable de la trampa a Suimei y la caravana de comerciantes. No tiene dudas sobre lo que hizo. En cambio, se queda allí con su orgullo en plena apogeo para que todos puedan ver. Ese plan inhumano enfurece a Reiji. Por ahora, el suprimió su ira y adopto una actitud tranquila.

 

Hadrias cerró los ojos y dijo:

 

Hadrias: “Disculpa mi saludo tardío, héroe dono. Soy el encargado de la provincia occidental de Su Majestad, Lukas D. Hadrias. Me sorprendió saber que los Demonios planearan invadir nuestra nación y vinimos a repelerlos.”

 

Por arrogancia, se presentó y explicó la razón de estar allí. Luego dice:

 

Hadrias: “Princesa Titania, nuestro llamado héroe dono, ¿por qué han venido aquí hoy?”

 

Reiji preparó una respuesta a esa pregunta antes.

 

Reiji: “... Los Demonios son más activos aquí. La situación en Aster me preocupaba, así que me apresuré a venir aquí desde el Imperio de Nelfila.”

Hadrias. “Ya veo. Te has visto obligado a venir desee tan lejos, mis disculpas.”

Reiji: “No, como un héroe, este es mi deber.”

 

Reiji utiliza un tono de negocios y en ningún momento se unió a Titania en el interrogatorio Hadrias.

 

Titania: “Duque Hadrias, ¿los Demonios están más adelante?”

Hadrias. “Teniendo en cuenta nuestra situación, creo que sí.”

Titania: “Entonces, una vez que termines aquí, ¿planeas lanzar un ataque?”

Hadrias: “Eso depende de lo que digan mis exploradores al regresar.”

 

Exploradores, en otras palabras, soldados de reconocimiento. En este momento, a juzgar por el número y la formación de sus soldados, parece listo para iniciar un asalto. Sin embargo, hay una discrepancia desconcertante entre las palabras de Hadrias y la imagen presentada. Esto hace que la conversación entre Titania y Hadrias sea difícil de seguir.

 

Reiji: “Para enfrentar a los demonios... esta fuerza no es demasiado pequeña?”

 

Así es, la fuerza militar desplegada ante ellos es extrañamente pequeña. Sólo hay entre cien y doscientos soldados. Al menos 1.000 soldados deben ser requeridos para este tipo de operaciones.

 

Hadrias: “Héroe dono, este tranquilo. Esta no es la fuerza completa de mi armada. Tengo más fuerzas en el norte y el sur para iniciar un ataque múltiple. Además, he puesto a otros a un lado para emboscadas.”

Reiji: “Ya veo. Supongo que fue una preocupación innecesaria de mi parte.”

Hadrias: “Así es, planeo enviar más tropas junto a las del Klant. Aunque hemos combinado nuestras fuerzas, el mejor plan era dividirnos. La situación a su alrededor ha sido cuidadosamente elaborada. Incluso he tomado el tiempo en consideración. Esa es la razón de nuestra situación actual. Por lo tanto, por favor perdóname por eso.”

 

Reiji, al oír la explicación de Hadrias, le habla de sus propios planes.

 

Reiji: “Una vez que los exploradores regresen, nosotros iremos también.”

Hadrias: “Qué inspirador. Héroe dono, pero si no le importa, preferiría que observa el progreso de la batalla.”

 

Hadrias está burlándose. Reiji está seguro de que ve el borde de los labios de Hadrias se curvó hacia arriba.

 

Reiji: “Está bien. Tal vez sea mejor solo mirar, pero yo soy el héroe, tengo un deber que cumplir.”

Hadrias: “Fu, muy bien. No sé cuál es tu propósito, pero si vas a ir al centro de las fuerzas de los Demonios, te acompañaré”.

Reiji: “...”

 

Por primera vez, la expresión de Hadrias se desmorono y dio paso a una sonrisa atrevida. Reiji sintió que su cuerpo se tensaba como una cuerda al oír esas palabras. La verdadera razón de estar allí seria expuesta si ese tipo está con ellos. Siente un fuerte impulso de volverse hacia Gregory, pero logro mantener los ojos en Hadrias.

 

Hadrias entonces dijo: “Por ahora, espera a que los exploradores regresen.” y regreso al centro de sus tropas. Ni la princesa ni el héroe se salvaron de su rudo trato. Como la situación está ahora, no hay nada que puedan hacer.

Titania estrecha los ojos y dijo:

 

Titania: “Esa persona no ha cambiado en lo más mínimo.”

 

Tanto Reiji como la princesa piensan lo mismo al miran a su espalda.

 

Reiji: “Qué extraño escucharte hablar así. ¿Lo odias?”

Titania: “Es justo como Reiji-sama lo vio. Aunque soy incapaz de dar falsas alabanzas, puedo presentar buena voluntad. Sin embargo, esa persona alimenta el antagonismo a través de su actitud condescendiente e intimidante aura.”

 

La manera en que ella da su baja evaluación es bastante sorprendente.

 

Reiji: “... Tía, ¿eres alguien que odia perder?”

Titania: “¡Huh!? No…. bueno…. Reiji-sama, ahora que has conocido al duque Hadrias, ¿qué impresión tienes de él?

Reiji: “Sí, fue bastante sorprendente. Él es todo un sujeto uh”

 

Reiji revelo su impresión honesta sobre Lukas D. Hadrias. Puesto que ese individuo utiliza métodos solapados para manipular a otros y es increíblemente arrogante, él esperaba a un noble similar a un tanuki grasiento. La realidad es mucho peor.

 

Titania: “Uno pensaría que él es una sucia bolsa de malicia que no sería capaz de soportar la vista, pero en verdad, es un ciclo interminable de viscosidad.”

Reiji: “Espera, Tia. No vayas tan lejos. Realmente lo odias, ¿verdad?”

Titania: “Reiji-sama, ¿no es lo mismo para ti? Hoy es la primera vez que oigo el término “sujeto”, que viene de su boca “.

Reiji: “Ahh ...”

 

Lo que Titania señalo es cierto. Hablo de una manera tan cruda sin ninguna previsión. Había tenido la intención de ser cuidadoso con su discurso, pero su ira saco lo mejor de él.

La confusión lleno la cara de Mizuki.

 

Mizuki: “E - ese tipo va a pelear también? ¿No es un noble?”

Titania: “El duque Hadrias proviene de la familia militar más prominente de Aster. Al mismo tiempo, el duque Hadrias es un distinguido maestro de armas.”

 

Reiji no se sorprendió. Al considerar la sensación extraordinaria de intimidación que emite tan naturalmente, su disposición a salir a la primera línea, y su figura bien esculpida, negar que él viniera de un fondo militar se hace imposible.

Mizuki, sin embargo, puso una cara sombría al malinterpretarlo.

 

Mizuki: “Tenía una profunda cicatriz en la cara.”

Titania: “Sí, esa cicatriz es una herida que ganó en la batalla hace mucho tiempo. Nunca lo he visto pelear directamente, pero he oído que sus habilidades son formidables.”

 

Titania hablo mientras manipula hábilmente a su caballo para que se al girarse pudiera enfrentarse a todo el mundo. Entonces, mientras presta atención a cualquiera que esté escuchando a escondidas,

 

Titania: “Estoy seguro de que puedes ver por ti mismo que el duque Hadrias no es negligente. Reiji-sama, Mizuki, esa persona absolutamente nunca nos permitirá alcanzar nuestros propios objetivos. Por eso, Luka, Loffrey, les pido ayuda a ustedes dos.”

 

Los dos caballeros contestaron con un “¡Sí!”, que salió como u latido del corazón.

 

Titania: “En cuanto a usted, Gregory, por favor continúe como usted ha estado haciendo.”

Gregory: “Pero, princesa...”

Titania: “No te preocupes. El duque Hadrias puede haber hecho algunos planes contra usted. Te necesito conmigo para mi propia tranquilidad.”

Gregory: “.... Princesa... mis disculpas.”

 

Gregory inclino la cabeza hacia las palabras confiables de Titania. Loffrey está tan sobrecogido de emoción que se vuelve para ocultar sus lágrimas mientras Luka mira a Titania con una reverencia.

 

Reiji: “Tía, eres realmente genial hoy.”

Mizuki: “Sí, realmente lo eres.”

Titania: “Incluso si dicen esas cosas, no les servirá de nada”

Reiji: “¿Huh?”

Mizuki: “¿Um?”

 

Mizuki y Reiji quedaron perplejos cuando Titania se alejó con un soplo a sus elogios. Luka, que ha confiado su espalda a Mizuki, tiene una expresión similar a la de Reiji.

 

Varios soldados en lo alto de los caballos galopaban fuera del bosque. Es el grupo de exploración que fue a comprobar la situación. Hacen una línea recta hacia Hadrias en el centro del campo con Reiji y su grupo cerca detrás.

Hadrias compro varias cosas con sus soldados cuando se apresuran a llegar a él,

 

Hadrias: “¿Cuál es la situación de los Demonios?”

Soldado: “¡Ha, ha, lo diré ahora mismo! El ejército de los Demonios ... “

 

El sudor goteaba de la cara del soldado cuando un suspiro corto entre sus palabras. Todos excepto Hadrias hicieron una pausa para respirar antes de escuchar al soldado. Todos se preguntan hasta dónde han avanzado los Demonios. El soldado les dice:

 

Soldado: “Fueron completamente aniquilados ...”

 

La verdad sacudió a todos.

 

Titania: “- !?”

Reiji: “¿¡Completamente aniquilados!?”

Hadrias: “... ¡Ridículo, el informe decía que había más de 1.000 Demonios! ¿Cómo es que han sido eliminados antes de enfrentarse al ejército?

 

El grito de alegría de Reiji y la sorpresa de Hadrias resonaron en todo el campamento. El asombro de Reiji se puede ver incluso si su cara se mira desde el lado. Nadie, ni siquiera Hadrias podría haber pronosticado tal informe. La conmoción se extendió incluso entre los soldados circundantes, ya que también dudan del informe.

Ahí es cuando Titania dice:

 

Titania: “¿Estás seguro?”

Soldado: “Huh?, bueno...”

 

El soldado se confundió ante su presencia. Con Hadrias pidiéndole una respuesta, dice:

 

Soldado: “No hay ningún error. Los cadáveres de los Demonios están sembrados en la llanura.”

Titania: “Cómo…”

 

Un pesado silencio lleno el campamento mientras la voz de Titania se desviaba. La información no es mala, pero sus circunstancias son las una que dudaba de la victoria. Nadie puede entender el desarrollo.

Hadrias se dio cuenta de lo que pasó y se vuelve hacia Titania.

 

Hadrias: “¿Su Alteza?”

Titania: “... No, nosotros vinimos aquí desde el Imperio de Nelfila. Esa es la dirección opuesta a donde los Demonios fueron vistos. Además, ¿crees que eso sería posible con un pequeño grupo como este? “

Hadrias: “... Esa fue una pregunta tonta.”

 

Hadrias negó su propia pregunta idiota. Pensó que Reiji y su grupo aniquilaron a los Demonios. Como humano de este mundo, él cree en la existencia del héroe, la esperanza de la humanidad. Si se trata de los héroes, entonces nada es imposible. Eso es algo que no debe permitirse creer.

Mientras Hadrias se pierde en sus pensamientos, Titania dijo:

 

Titania: “Duque Hadrias, debemos investigar”.

Hadrias: “... Tienes razón, vamos.”

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 39: Remanentes difíciles de describir.




Manual




Una sensación de que va a ver algo increíble se apodero de Reiji. El olor del hierro mezclado con un olor a podrido estrangulo su nariz. Entonces, por alguna razón, el aire se volvió cálido y la piel de su cuerpo se erizo.

 

¿Los otros no pueden sentirlo? ¿O es que simplemente solo él no está acostumbrado a esto? ¿O tal vez todos están pretendiendo no verlo? ¿Es la calma mostrada por los soldados sólo superficial? ¿Esconden un torbellino profundo de nerviosismo dentro ellos? Sólo Hadrias se mantiene estable. Los ojos de Titania le traicionaron expresando su nerviosismo.

 

Reiji lanzo su mirada hacia abajo y se froto los ojos. El agua de la lluvia que fluye hacia fuera de las hojas a veces parpadea de color rojo, tal vez la luz está jugando una mala pasada.

 

Un repentino claro pareció a través de los árboles.

 

Hadrias: “.... Esto es.”

 

Todo el mundo escuchó el jadeo de Hadrias. La situación es tal y como los exploradores informaron. Todo el mundo puso en duda lo que ven sus ojos, pero la escena delante de ellos es sin duda un terreno lleno de cadáveres de Demonios.

 

Reiji: “¿Qué es esto …”

 

Reiji también se quedó mirando a la escena delante de él. Está más allá de las palabras. Un suspiro lleno de terror escapo de él. Los exploradores los llevaron a todos lejos de las montañas a las vastas llanuras en donde se puede ver una profunda fisura, todo había sido derretido debido a la exposición a altas temperaturas y se había endurecido al enfriarse ahora, algo así como un iceberg que sobresale hacia el cielo, también había un incomprensible pantano negro y los restos de innumerables Demonios yacían en el suelo.

 

¿Qué diablos pasó aquí? El sol brillaba a través de las nubes iluminando una escena que nadie podría esperar ver, un sinnúmero de cadáveres. Luce como el paso de un desastre natural. No importa cómo se mire, un desastre natural es lo único que lo puede explicar.

 

Esa es también la única manera en que alguien podría describir esto. Reiji todavía puede oír a los agonizantes Demonios gritar mientras mueren con sus oídos. Es un espectáculo horrible. Aunque son Demonios, la carnicería que los rodea evoca una sensación de lástima. Es una pintura directamente del infierno; es el infierno en la Tierra.

 

Con los exploradores y soldados a la cabeza, Reiji siguió Hadrias desde lo alto de su caballo.

 

Reiji: “Esto es un camino ... ¿verdad?”

 

Un camino recto apareció delante de sus ojos, es como una línea blanca que separa la carnicería circundante. Sólo existe la destrucción a ambos lados del camino. No hay rastros de sangre o trozos de carne en esa línea. Es como si alguien se abriera paso, como si esa persona estuviera decidida a ir por ese camino a como dé lugar. Esa persona fue directamente hasta el pie de la montaña sin vacilar o curvar ni una sola vez. Los cadáveres de los Demonios se hallan esparcidos lado a lado de ese camino.

 

Mizuki murmuro desde la parte de atrás.

 

Mizuki: “Residuos de magia ...”

Reiji: “Mizuki?”

Mizuki: “Estoy segura. La magia causó todo esto.”

 

Ella hablo con toda seguridad. Ella tiembla mientras examina su entorno y apunta al iceberg artificial y la tierra derretida.

 

Mizuki: “Es el resultado de la magia.”

Reiji: “Tu lo entiendes bien, Mizuki ...”

Mizuki: “No, en serio. Hay restos débiles, residuos de magia. El hielo y la tierra fundida todavía emiten huellas de su procedimiento mágico.”

Reiji: “...Tienes razón.”

 

Reiji enfoco su visión mientras agudizaba sus sentidos. Él también uso [Detectar Restos]. Él no entendía cómo usarlo antes, pero ahora, el procedimiento mágico es claro para él. Es como una nube espesa que se ha despejado a la distancia. Sin embargo, el residuo dentro de la tierra fundida y el hielo posee un procedimiento mágico quirúrgicamente preciso. De hecho, tiene que ser lo suficientemente complicado como para derrotar a los Demonios. Sin embargo, los restos aquí son increíblemente detallados.

 

Reiji: “Mizuki, eso es?”

Mizuki: “Sí, el que creó estos procedimientos mágicos es increíblemente experto. No puedo entenderlo en absoluto .... Ni siquiera podría ser la misma magia que estamos usando.”

Reiji: “Es cierto, pero una técnica tan sofisticada, ¿tiene algún uso salvo en contra de un gran número de individuos como en esta ocasión?”

 

Esto no es normal. El gran ejército de Demonios fue destruido de la nada. La creencia de que esta situación era imposible desapareció de la cabeza de Reiji.

 

Por imposible que parezca, esto no es una situación en la que dos grandes ejércitos chocaron uno contra el otro. Si dos de estos poderes chocaran, entonces las bajas habrían sido incurridas por ambos lados. En su lugar, todos los cadáveres aquí son de Demonios. Más importante aún y antes de todo eso, ¿De verdad había aparecido aquí otro ejercito así de poderoso? Preparar una fuerza militar y organizarla alrededor de un poderoso mago es imposible. Sin embargo, es ese el tipo de evento abrumador que parece haber sucedido.

 

Los caballos, sensibles a la tensión todo el mundo estaba liberando se agitaron. Todo el mundo, al intentar calmar a los caballos inquietos, siguió adelante en el camino húmedo. Ellos escucharon a Titania decir-

 

Titania: “¿¡Esto es ...!?”

 

El jadeo de Hadrias la siguió mientras cuando ella se detuvo a mirar. Él dice:

 

Hadrias: “Incluso un Baymass…”

 

Reiji y su grupo, impulsados por gemido de Hadrias, también investigaron. Son los restos de una enorme Demonio.

 

Mizuki: “E- Es enorme ...”

 

Mizuki grito.

 

El cuerpo es de no menos de 200 metros de largo. Para Reiji, su tamaño invoca la imagen de un crucero con un tono negro. La enorme bestia posee una piel gruesa y correosa, extremidades desproporcionadas a su cuerpo, y un cuerno gigante. Sus tenues y grandes ojos escarlata están muy abiertos, al parecer por el miedo. Un terrible poder causó que se congelara en el miedo. De acuerdo con Mizuki, la parte que falta del cuerpo del demonio fue enterrada bajo tierra con magia.

 

Titania: “Para acabar con un demonio especial de segunda clase...”

 

El miedo capturo el corazón de Titania. Ella nombro el rango del demonio, pero se olvidó de la explicación. Ella sólo se mantiene inhalando y exhalando a causa de la impresión.

 

El Baymass es un demonio sustancial en comparación con los Demonios y monstruos que los rodean. Rodeando los alrededores, Gregory, sus caballeros, y Hadrias miraban con expresiones sombrías. Los soldados restantes pronto se acercaron y también se vieron abrumados por el asombro. El debilitamiento de sus rodillas que supera a todos no es por la fatiga, sino de la incredibilidad de su entorno.

 

Explorador: “E-esta situación ... .... Como se informó, los demonios han sido aniquilados. Yo diría que todos ellos se han ido.”

 

Muchos soldados hablan con anticipación, ya que cayeron sobre sus rodillas y tragaron la saliva.

Hadrias mantiene su expresión seria. Se abstiene de darse aires o diciendo ninguna tontería.

 

Explorador: “¿Quién hizo esto?”

Hadrias: “Ha, ha, puede que hayan sido más de 10.000 aquí…”

 

Allí fue cuando todo el mundo se olvidó de sí mismos. Diez mil, nadie duda de ese número. Todo el mundo rugió en euforia. Una vez que regresan a sus sentidos, Hadrias soltó su incredulidad.

 

Explorador: “Di-Diez mil…”

Hadrias: “Si, esa cifra parece coincidir con el número de cadáveres”

Explorador: “Que espantoso, el número es razonable una vez que se calcula el alcance de la ofensiva de los Demonios.”

 

Hadrias una vez más hace que una cara triste al escuchar las palabras del explorador.

 

Hadrias: “No eran 1000 en la estimación anterior?”

 

Es una voz donde la sorpresa esta mezclada con múltiples emociones. Contra ese número, habrían podido ofrecer sólo una breve resistencia. Incluso la más excelente estrategia fallaría en contra de un número tan inimaginable.

Hadrias reajusto su expresión cuando Titania miro hacia él.

 

Hadrias: “Nosotros calculamos mal las fuerzas de los Demonios. Tiemblo ante lo que podría haber ocurrido si hubieran atacado Mether o Klant-”

 

Titania: “¿Qué sucedió aquí? ¿Cuándo pudo haber ocurrido? Duque Hadrias, ¿tiene alguna idea?”

 

Hadrias cerró los ojos para considerar las preguntas de Titania. Pronto llego a una respuesta  

 

Hadrias: “Yo ...no puedo pensar en una sola persona que podría ser responsable de esto, pero hubo una tormenta furiosa hace siete días. Creo que los Demonios pudieron haber sido eliminados en ese momento.”

Titania: “Durante la tormenta ...”

 

Hadrias continuo su explicación tras el murmullo de Titania y dijo:

 

Hadrias: “De acuerdo a un obispo de la iglesia de la salvación, la diosa estaba temblando de ira aquel día.”

 

Ese trueno puede haber sido la furia del cielo materializada.

¿Podría ser esto obra de la diosa Arushna? Imposible, no hay manera de que se presente un desarrollo tan conveniente de esa manera. Si este tipo de situaciones son posibles, entonces no habría necesidad de un Héroe. Pero esto sólo profundiza más el misterio. Sin tener alguna idea en cuanto a lo sucedido, lo único que pueden hacer es adivinar.

Durante la mitad de la conversación, la voz ansiosa de Mizuki se escapo

 

Mizuki: “Suimei-kun, espero que estés bien.”

Reiji: “Yo también lo espero…”

 

Reiji está en sincronía completa con sus sentimientos de ansiedad. ¿Justo dónde demonios esta Suimei? Sería muy bueno los Demonios fueran eliminados antes de-

 

Soldado: “Demonios! ¡Hay sobrevivientes!”

“-?”

 

Todo el mundo se dio la vuelta para mirar hacia la advertencia. Un soldado que estaba buscando la zona grito que todavía hay Demonios.

Demonios restantes pululan el cielo. ¿Se mezclaron a sí mismos entre los cadáveres? ¿O volaron desde algún lugar cercano?

Hadrias dio órdenes rápidas,

 

Hadrias: “Están viniendo hacia nosotros! ¡Todos los hombres, prepárense para la batalla!”

 

Él saco su espada desde lo alto de su caballo al emitir órdenes a los soldados de los alrededores. Se mueven sin errores. Los soldados armados con lanzas toman formación para defenderse de los Demonios mientras los magos se alinean detrás de ellos y comienzan a cantar.

 

Mientras Hadrias da órdenes, Reiji se vuelve hacia Luka.

 

Reiji: “Luka-san, proteger Mizuki!”

Luka: “Entendido.”

Mizuki: “¿¡Re- Reiji-kun!?”

Reiji: “Voy a ayudarlos. Mizuki, espera aquí con Luka-san. Tia!”

Titania: “¡Sí, Reiji-sama!”

Reiji: “¡Tía, apóyame con tu magia! ¡Vamos a usar nuestros caballos para atacar desde el lado!”

 

Reiji dio algunas órdenes rápidas y saco su espada. Hay un grupo de soldados que intentan emboscar s los Demonios desde el lado. El monto su caballo junto con Titania, Loffry, y Gregory los seguían de cerca. Mientras tanto, Hadrias mando a sus soldados a la izquierda y derecha.

 

Los soldados ya tenían a los Demonios rodeados para el momento que Reiji y su grupo llegaron. Mientras que un lancero frena un Demonio saltando, un mago utiliza ese hueco para lanzar un hechizo. Ellos tienen un control completo sobre la situación. No sólo demuestran un magnífico control tanto en la teoría y la táctica de combate, cada soldado también posee una alta capacidad de combate. La forma en que son ahora, ellos son capaces de suprimir los Demonios sin lesiones.

 

No…

A pesar de la situación, los Demonios también están desesperados. Con su fuerza principal de lucha destruida, no pueden permitir ninguna baja más.

 

Las bajas aparecen en los campos de batalla. Su derrota ya se ha decidido, pero la cantidad muertos sigue aumentando. Esta batalla no terminará hasta que se elimine al odiado enemigo, los humanos. No hay vuelta atrás para los Demonios. No temen a la muerte y todo lo que les espera es la muerte. Fue entonces cuando el Demonio asesto un poderoso golpe contra el estómago del soldado.

 

Las armas de los soldados caídos dicen todo lo que sucedió en este campo de batalla peligroso.

 

En poco tiempo, contra enemigos que no tienen en cuenta su propia vida, la línea frontal se desmorono y los soldados fueron empujados hacia atrás. En su alboroto los Demonios intentaban alcanzar a tantas personas como sea posible. Cuando los soldados se vieron arrastrados en un todo o nada, sus vidas quedaron en peligro.

 

Hadrias: “¡Retrocedan!”

 

Hadrias salvo la vida de sus soldados interponiéndose el y su negro caballo gigante, entro en la refriega y dividiendo en dos los Demonios ante él con un solo golpe de su espada. Sin embargo, a pesar de su hazaña, varios Demonios se deslizaron a través de sus costados. Están apuntando a Luka y Mizuki.

 

Reiji: “Mierda!”

 

Reiji está en el extremo opuesto del campo. Ya era demasiado tarde para el momento en que se dio cuenta de eso. Los Demonios volaban como Jets. No hay manera de Luka sea capaz de luchar adecuadamente mientras protege a Mizuki. Incluso si Mizuki se une a la batalla, la batalla seguiría siendo de dos contra tres.

 

Titania: “Gregory!”

 

Titania llama por reflejo, independientemente de si él puede oírla o no. Gregory hizo girar a su caballo, sin embargo -

 

“Ku! Mizuki-dono, por favor, solo espera!”

“Ee, ah, sí!”

 

Luka manipulo su caballo para escapar de los Demonios, pero el suelo fangoso interrumpió los pies del caballo. El obstáculo es menor, pero en esta situación, ese pequeño problema tiene consecuencias mortales. El equilibrio fue arrebatado de los pies del caballo y tropezó.

 

Reiji: “Demonios – [Mancha Escarlata]!”

 

Maldiciendo, Reiji lanzo magia de fuego al Demonio. Titania lo siguió con su propio hechizo, pero fallaron al golpear al demonio suicida que se abalanza.

 

Esto es malo! Si nada cambia ...

 

El Demonio se acercó rápidamente a Mizuki y Luka. Mizuki se enfrentó al Demonio con su propia magia, pero sólo tuvo éxito en crear llamas. El Demonio no murió por ello.

Cualquier persona que pueda ayudar está demasiado lejos.  Reiji sintió que un escalofrío le recorría la espalda.

Algo está sucediendo. Reiji lo ve con visión periférica. Un tornado de llamas blancas tomo forma y se derramo a través de los cielos. Una mancha blanca pura envolvió al Demonio que atacaba. Las llamas blancas se dispersaron a través del cielo, incinerando todo dentro.

 

Reiji: “EH?”

Titania: “Esa magia! ¿No puede ser?”

 

Reiji y Titania claman su estado de shock y se dieron cuenta.

 

¿Qué ha pasado? Justo cuando Reiji descubrió la respuesta, escucho el galope de un caballo. Alguien se está acercando, y no a una velocidad normal. ¿Acaso la magia ha sido lanzada en el caballo? Es tan rápido como un meteoro. Cuando la figura apareció a la vista, Titania grito de alegría.

 

Titania: “Llama-Blanco-dono!”

 

Quien monta el caballo es a quien llaman Reiji y sus amigos en este mundo. Vestida con una túnica de color blanco puro, el Mago de la corte imperial, Felmenia Stingray.

Reiji grito mientras se vuelve hacia Felmenia.

 

Reiji: “Sensei!? ¿Qué haces aquí?”

Felmenia: “¡Héroe-dono, podemos intercambiar historias más tarde! ¡Todavía hay Demonios!”

Reiji: “P- Por supuesto!”

 

Al reproche de Felmenia, Reiji regreso a su caballo y ataco con su espada Orichalcum a un Demonio. Mientras divide en dos la parte superior del Demonio desde su parte inferior, se oye decir Hadrias:

 

Hadrias: “¡Magos, preparen una nueva ronda de magia!”

 

El ejército entro en acción al comando de gran alcance. Pronto, los soldados con habilidad hicieron retroceder a los Demonios y los magos los exterminan con su magia. La suciedad y los residuos volaron por todas partes cuando un gran número de hechizos detonaron. El humo que se eleva y el vapor reduce la visibilidad de los alrededores. Los Demonios fueron aniquilados y no hay signos de nada aún con vida más allá del velo de humo y vapor.

 

Bajando de su caballo Felmenia se dirigió hacia Titania

 

Felmenia: “Su alteza, Reiji-dono, Mizuki-dono, ha pasado mucho tiempo desde la última vez que he oído de ustedes.”

 

Titania cerro los ojos y asintió con la cabeza ante su apreciación mientras Reiji y Mizuki responden al saludo de Felmenia.

 

Reiji: “Cuánto tiempo sin verte, sensei.”

Mizuki: “Felmenia-san, muchas gracias. Me has salvado.”

 

Felmenia tomo la mano de Mizuki mientras que dice:

 

Felmenia: “No, sólo estaba de paso. Pero, estoy contenta de haber estado aquí.”

 

Mizuki sonrió y dio las gracias de nuevo. Felmenia giro hacia Hadrias. Ellos intercambiaron unas palabras y él bajo la cabeza. ¿Los dos se conocen?  sus palabras tienen un tono de negocios, pero su voz lleva la misma repulsión que Titania tiene hacia Hadrias.

 

Titania, una vez más expreso su agradecimiento.

 

Titania: “Llama Blanca-dono, tienes mi agradecimiento. ¿Sin embargo, que te trae a este lugar?”

Felmenia: “Fumu, no lo has oído? Su Majestad me ha relevado de mi cargo de mago de la corte imperial.”

 

Felmenia mantiene una expresión humilde al tiempo que Hadrias se une a la conversación.

 

Felmenia: “Haa, en lugar de cumplir las obligaciones como Mago de la corte imperial, actualmente estoy actuando bajo las órdenes directas de Su Majestad.”

Reiji: “Por orden imperial...”

 

Que Felmenia sea relevada de sus funciones como Mago de la Corte Imperial sorprendió a Reiji. Si esto era una orden directa del rey Almadias, que significa-

 

Reiji: “Se le pidió que venga a ayudar?”

Felmenia: “No, yo no estaba…”

Titania: “Llama Blanca-dono, ¿cuáles son sus órdenes?”

Felmenia: “......”

 

Felmenia no respondió a la pregunta de Titania. ¿Podría el decreto de ser tan severo que no puede responder a la pregunta de la princesa? Bueno, es una orden del rey.

 

En ese momento un soldado sin aliento corre hacia ellos a la mitad de su conversación.

 

Hadrias: “Ho ... informantes”

 

Las tensiones eran altas ya que todo el mundo se pregunta si algún Demonio quedo con vida. Los informes están llegando de todas partes, incluso del bosque, pero no se han encontrado con Demonios.

Hadrias pregunto al soldado:

 

Soldado: “¿Qué sucede?”

Soldado: “¡L-la tercera princesa del Imperio, Graziela Filas Raizeld paso a través de nuestra frontera con un grupo de soldados!”

 

Es un informe de emergencia. El soldado se ahogó mientras informa de la información. Titania torció la cara en terror la decir:

 

Titania: “¿¡Su Majestad, la princesa Graziela!?”

Soldado: “Fuu ... Fuu...! Su alteza se abrió paso a través de las fronteras nacionales de Aster sin notificar a nadie de las tropas estacionadas. Ellos ya han pasado Klant y vienen aquí.”

Titania: “¿Por qué?”

“¿No es obvio, Crepúsculo-dono?”

Titania: “¿¡Na!?”

 

Una voz llena de fuerza y autoridad en sí entro en la conversación. Titania quedo en estado de shock al mirar hacia la voz y encuentro a una mujer que cruza a través del humo.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 40: La princesa imperial y -




Manual




Mizuki susurro: “Reiji-kun, no conocemos a estas personas! ¿Qué debemos hacer?”

Reiji: “Hagamos lo que hagamos, espero que sea algo que podamos manejar.”

 

Es dudoso, no están en posición de hacer nada. Reiji, a pesar de sus pensamientos, trato de calmar a Mizuki que está siendo afectada por el estado de ánimo tan tenso.

 

Hay una mujer joven montada encima de un caballo frente a los ojos de Reiji. Ella se abre camino entre el humo con una voz desafiante. Con el pelo largo y ondulado de color rubio y los labios levantados en una sonrisa atrevida, posee serios ojos nacidos en aquellos que reinan sobre otros. Está vestida con un equipo militar lujoso con su abrigo colgando de sus hombros.

Todos en su séquito están equipados con el mismo equipo. ¿Son sus compañeros o subordinados? Sin embargo, la situación es preocupante.

 

Reiji: “... ¿Qué sucede con sus caballos?”

 

Están montando caballos al igual que Reiji y sus compañeros, sin embargo, los cascos de sus caballos no hacen ningún sonido al golpear el suelo. Al considerar la cantidad y lo cerca que están, eso es imposible.

Reiji estaba tan atrapado en su pregunta que la murmuro en voz alta. Felmenia lo escucho y susurra su suposición.

 

Felmenia: “Reiji-dono, esa señorita es la tercera princesa del Imperio Nelferia, su Alteza Graziela Filas Raizeld. Ella es conocida como Geo Malfields (Emperador de los terremotos), el mago más fuerte del atributo de tierra del Imperio. Algo como borrar el sonido de los cascos pisando el suelo no podría ser ningún problema para su alteza.”

Reiji: “¿Por qué querría borrar el sonido de los pasos?”

Felmenia: “Yo tampoco lo sé, pero a juzgar por la situación, no tienen la intención de atacarnos.”

 

Mientras Reiji y Felmenia discuten los motivos de Graziela en privado, Titania se acerco a Graziela con una expresión firme. –

 

Titania: “Ha pasado mucho tiempo, Su Alteza, Graziela.”

Graziela: “En verdad, Su Alteza, Titania. Todavía eres tan seria como siempre.”

 

Aunque hay un ambiente predominante de duda y cólera, Titania extiende un saludo cortés. A pesar de eso, Graziela dio una respuesta pesada. Este desprecio a la actual situación irrito a Titania.

 

Titania: “Su Alteza, usted mencionó su razón para estar aquí es evidente por sí misma. ¿Qué quería decir exactamente?”

Graziela: “¿Oh? ¿Necesitas una explicación? ¿Qué me dices de esta situación?”

Titania: “...... Podemos tener una alianza, pero usted cruzó nuestra frontera sin notificación previa. Además, incluso trajiste a un pelotón de soldados. Tal conducta indignante merece una explicación.”

 

Graziela contesto a la firme mirada de Titania con una expresión oscura.

 

Graziela: “Ciertamente, tales acciones justifican una explicación. Sin embargo, ¿es esta una situación como esa?”

Titania: “… ¿Qué quieres decir?”

Graziela: “¿Qué parte no entiendes?”

 

Sus miradas chocan. Entonces, Graziela volvió a hablar.

 

Graziela: “¿Qué los Demonios no invadieron su país? No sólo no consideró la posibilidad de que los daños se extendieran a los países vecinos, sino que se olvidó de informar a su país aliado de este asunto. ¿Qué tipo de alianza es ésta?”

Titania: “Ese…. La invasión de los Demonios fue demasiado repentina. No tuvimos tiempo suficiente para informar a nadie.”

Graziela: “Y, sin embargo, usted está preparada para luchar con ellos. No sólo eso, tanto usted y el Héroe de Aster quienes deberían de estar en mi país vinieron aquí. No hay excusa para no habernos contactado. ¿O es que la princesa de Aster no es nada más que una cara bonita? “

Titania: “Tsuu-”

 

La cara de Titania se distorsiono.

Graziela se ríe por su nariz. Siente satisfacción por su propia rudeza.

 

Graziela: “Bueno, sólo te detuviste por mi país porque estabas en camino para derrotar al señor demonio. Que no esté enterada de los asuntos internos actuales de su país es bastante razonable. Es por eso que-”

Titania: “¿Es por eso que me estás haciendo callar en este asunto? Su Alteza, usted es quien entró en mi país sin el permiso ni la justificación adecuada.”

Graziela: “A mi comprensión lo único que hice es venir aquí para ayudar al aliado de mi país. Tales circunstancias justifican mis acciones. ¿No deberías pasar por alto esta violación en el protocolo?”

 

Demando Graziela.

¿Ella vino a ayudar? Eso significaría que ella estaba al tanto de la incursión de los Demonios. Tal situación tiene sentido después de pensar en ello.

La expresión amarga de Titania, sin embargo, no cambio. Sigue mirando fijamente a Graziela.

 

Titania: “.... Proclamaré oficialmente una queja sobre este asunto más adelante.”

Graziela: “Eso suena bien, pero este asunto involucra una invasión de los Demonios. ¿No está de acuerdo en que la Alianza de Sardius, los Estados Autónomos y la Santa Orden probablemente tomarán mi lado? “

 

Ella aparto las quejas de Titania sin vacilar. ¿Qué tan ruda puede ser?

Luego se volvió hacia Reiji. Su penetrante mirada lo escaneo de su cabeza hasta los pies.

 

Graziela: “¿Eres el Héroe convocado de Aster?”

Reiji: “…Sí.”

Graziela: “Qué persona tan poco social.”

Reiji: “Esta es mi disposición natural.”

 

Reiji da una reverencia ligera con su cabeza. Ella no es un oponente a quien pueda mostrar ninguna apertura.

Graziela acepta su explicación y se ríe mirando fijamente el rostro de Reiji.

 

Graziela: “Tú tienes una cara bonita.”

Reiji: “... ¿Perdón?”

Graziela: “Una cara bonita sin manchas y ni una sola cicatriz. ¿Está el otro mundo libre de conflictos? Como el hombre al que llamamos Héroe, no te ves confiable.”

Titania: “Ella es muy audaz para decir esas cosas en su primer encuentro. ¡Qué mujer tan irracional!

 

La observación enfureció a Titania.

 

Titania: “Su Alteza, Graziela, este hombre es el Héroe que vino a salvar al mundo. ¿No es eso lo que se dice?”

Graziela: “Hmm. Eso es lo que yo pensaba hasta ahora, también. Pero esta escena de desastre no luce como algo que una persona podría lograr.”

 

Todos miraron hacia Titania en esa observación.

 

Graziela: “¿Qué pasó con las fuerzas de los Demonios?”

Titania: “...... Bien, no estamos seguros. También quisiera saber qué pasó.”

Graziela: “¿Hmm?”

 

Graziela frunce el ceño ante la explicación de Titania.

 

Titania: “Yo tampoco sé lo que pasó, ni sé cómo explicar esto”.

 

A pesar de que son sus palabras honestas, ella no quiere decirlas. Como pensaba Reiji, Titania realmente odia perder.

 

Ahí es cuando Reiji se dio cuenta de que Hadrias está viendo la situación desarrollarse desde el lado. Él vino aquí por alguna razón, pero no ha hecho nada más que ver. Ha estado demasiado tranquilo desde que Graziela llegó. Tomando en cuenta su personalidad y posición, probablemente ha estado tratando de entrar en una palabra o dos. Parece que ni siquiera un noble de Aster como él puede montar una protesta contra esa chica.

 

¿Qué estás pensando detrás de esa máscara que usas? ¿Es diferente de la imagen que proyecto al principio? Algo sobre él se siente antinatural.

 

Un incidente ocurrió mientras Reiji alberga estas dudas. Todos miraron a su alrededor al notar una extraña y creciente oleada de poder. Es una poderosa oleada de poder mágico. Felmenia, sin embargo, miró hacia arriba al principio. Su largo pelo plateado se estremecio cuando dice:

 

Felmenia: “Eso es ...”

Hadrias: “¿Fue ella la primera en verlo?”

 

Pregunto Hadrias mientras observa al Demonio acercándose a ellos. Todavía queda uno ...

 

Reiji: “Es más fuerte que los Demonio con los que acabamos de luchar.”

 

Reiji termino el pensamiento.

 

Todo el mundo se preparó para pelear. Cada uno de ellos siente lo peligroso que es la situación. El Demonio que se aproxima está repleto de poder mágico. Los Demonios contra los que lucharon hasta ahora no se pueden comparar a éste. Ese peligroso Demonio se dirige directamente hacia ellos. Al igual que el Demonio anterior, se apresura a matar a los humanos en el momento en que ve alguno.

 

Los caballos no se quedarán tranquilos. Reiji se mantiene vigilante, pero deja escapar un gruñido bajo mientras desmontaba de su caballo. Los otros también desmontan.

 

El Demonio llego sin decirlo. Un destello de luz golpeo el suelo ante los ojos de todos. Acompañando la explosión estruendosa es un rocío de rocas y polvo. Una nube de humo lleno el área una vez más. Un fuerte viento los golpea y el poder mágico los ataca como una lluvia fina.

 

Un enorme demonio de más de dos metros de altura y envuelto en piel de color rojo óxido aparece a la vista. Sus miembros gruesos y cuerpo robusto son como una expresión de su potencia mágica.

 

“Manada de humanos .... ¿Han reunido a sus fuerzas?”

“Hu-enorme ...”

 

Alguien jadea al ver la forma masiva del Demonio.

 

Titania: “Reiji-sama! ¡No bajen la guardia!

Reiji: “Sí, Tia, lo entiendo. Es sólo que…”

 

Reiji estrecho los ojos a el Demonio ante la advertencia de Titania. A pesar de que el Demonio irradiaba un poder sin precedentes durante su vuelo aquí, en realidad está cubierto de heridas. Una temblorosa aura negra es emitida por las cicatrices que acribillan su cuerpo. Este Demonio no está en su mejor condición. Incluso él puede ver que está agotado.

 

A juzgar por los residuos mágicos, este Demonios parece haber participado en una feroz batalla. No, no hay equivocación de que eso es lo que sucedió. Este Demonio vino aquí después de librar una batalla de vida o muerte.

Está debilitado, pero su poder mágico es asombroso. A juzgar por la presión del viento que crea, este Demonio sigue siendo un adversario formidable para todos ellos.

 

Hadrias pregunto al imponente Demonio.

 

Hadrias: “¿Qué clase Demonio bastardo eres?”

Rajas: “Yo... me llamo Rajas, uno de los Generales del ejército del señor Demonio...”

 

Tanto Titania como Graziela jadearon al oír el nombre de Rajas.

 

Titania: “¡Un ... ¿¡General Demonio!?”

Graziela: “Hoo ... un pez gordo.”

 

Hadrias mantiene la mirada fija en Rajas durante esa conmoción.

 

Hadrias: “Parece que has tenido un tiempo difícil. ¿Qué tipo de batalla tuvo un bastardo como tú antes de llegar aquí?”

Rajas: “Silencio, eso no le concierne a ninguno de ustedes...”

 

Rajas reprendió a Hadrias. El dolor de sus heridas no es lo único que se filtra en su voz, sino que también está atormentado por el que lo derrotó.

 

Rajas se prepara para la batalla mientras habla. ¿Quiere atacar primero? Todo el mundo levanta su arma en respuesta. El general Demonio, sin embargo, perdió su oportunidad cuando Reiji hablo:

 

Reiji: “... Quiero preguntarte algo.”

Rajas: “¿Qué?”

Reiji: “¿Por qué atacas a los humanos?”

 

Los Demonios deben tener una razón para atacar a la humanidad y eso es algo que Reiji quiere saber, pase lo que pase.

Rajas hablo después de hacer una expresión extraña.

 

Rajas: “Fu-n, eso es lo que es. La sociedad humana es una infestación que queremos exterminar.”

Reiji: “¿La sociedad humana? ¿Una infestación? ¿Te sientes así acerca de toda la vida?”

Rajas: “Ustedes los humanos son diferentes, ustedes son como un enjambre de gusanos sin fin. La forma que tomo su sociedad nos molesta. Exterminarlos es algo natural.”

Reiji: “¿No son los seres humanos y los Demonios seres vivos? ¿No es inútil usar semejante justificación para matarse unos a otros?”

Rajas: “¿Eso es todo lo que quieres decir?”

Reiji: “Sólo eso.”

 

Reiji realmente quiere saber por qué los humanos y Demonios tiene que luchar, él no estaba tratando de tomar a la ligera la situación. Sin embargo, sólo los idiotas creen que todos los conflictos pueden resolverse entendiéndose mutuamente a través del diálogo. Si eso fuera cierto, entonces el conflicto nunca habría existido.

 

Sin embargo, Reiji todavía quiere saber. Si no hay razón para pelear, entonces deben detenerse. No está diciendo que deben estrechar las manos en amistad, pero que la vida sería mejor si pudieran respetar la autonomía de los demás.

Oye un sonido ansioso de Titania y un resoplido de Graziela. A pesar de eso, este es el resultado deseado por Reiji. Entonces lanza una mirada inquisitiva hacia Rajas.

 

Rajas: “... ¿Eres el Héroe bastardo?”

Reiji: “¿Eso cambia algo?”

Rajas: “Ku...... Kuku .... Ya veo. Dijiste algunas cosas ingenuas, pero ... Todo esto funciona para mí. Con esto, finalmente puedo cumplir mi misión original.”

 

Rajas hace una declaración atrevida a pesar de las heridas evidentes que tiene alrededor de su cuerpo.

Graziela lanzó una risa condescendiente ante la determinación del Demonio.

 

Graziela: “¿Quieres repetir eso, Demonio? Ya estás bastante mal.”

Rajas: “Una persona molesta. Bueno, no puedo retírame con la forma en que las cosas están ahora. ¡Héroe, voy a compensar mi derrota anterior al reclamar su cuello! ¡No se adelanten, humanos!”

 

Rajas elevo una vez más su poder mágico para la batalla inminente. Reiji apunto su espada hacia el Demonios. Hadrias y sus soldados hicieron lo mismo. Mizuki fue a la parte trasera donde Titania está lista para un comando para desatar su magia. Felmenia siguiendo el flujo y se colocó a un lado.

 

Graziela, sin embargo, observaba como el acontecimiento se desarrolla. Ella no cruza sus brazos ni dio ninguna indicación de que tenga la intención de pelear. La arrogancia con la que actúa, ya sea porque está acostumbrada a la batalla o no, permanece sin cambios.

 

Reiji: “Hey, ¿qué hay de mi pregunta?”

Rajas: “¡Basta con tu charla, Héroe!”

 

Rajas se movió. El gigantesco Demonio de 2 metros de altura avanzo velozmente hacia Reiji. Con un rugido, va incluso más rápido.

 

Reiji: “Kuu-”

 

Reiji salto hacia adelante y coincidió con la velocidad de Rajas. Logra una velocidad impensable en el mundo anterior. Se eleva por encima de Rajas y balanceo su espada.

 

Reiji: “Haaaaaaaa!”

 

Rajas se enfrentó a la espada de Reiji con un puño y, con un movimiento la sacudió. A pesar de que el impacto hizo temblar el brazo de Reiji, logro sostener su espada. Rajas compitió con Reiji a dos manos impulsado por la protección divina que fue puesta sobre él durante su invocación. Si este es el estado agotado de Rajas, ¿cómo sería el 100%?

 

Rajas lanzo un golpe lateral mientras Reiji todavía estaba en el aire. Es un ataque que ignora el poder que Reiji colocó en su espada. Reiji se agacho mientras aterriza y el golpe de palma de Rajas vuelo directamente sobre su cabeza.

 

Reiji, por puro instinto, se apoyó en el suelo con una mano y se alejó. Una mano oscilante salta del barro. Reiji protegió su cabeza con su espada y luego avanza con una corte, pero Rajas dio un vigoroso pisotón.

 

Reiji: “¡Uwah!”

 

El equilibrio de Reiji se derrumbó cuando el fuerte impacto que sacudió la tierra coincide con su paso, en ese momento Rajas empuja su enorme cuerpo hacia Reiji.

 

Mizuki: “Re-Reiji-kun!”

Reiji: “... Mizuki, estoy bien! ¡No te preocupes!”

 

Reiji se levantó de nuevo, aunque se sentía como si una sacudida de electricidad recorriera su cuerpo.

Por alguna razón, Rajas le grito enojado.

 

Rajas: “Así que este es el poder del Héroe! ¿Estás en contra de la ambición de los Demonios con eso? ¡Ridículo!”

 

¿Qué está pasando por la mente de Rajas para estar tan frustrado y decepcionado? Reiji se siente como si estuviera siendo comparado con alguien más.

Rajas se mueve para atacar a Reiji de nuevo, pero Hadrias lo protege.

 

Rajas: “¡Apártate del camino!”

 

Hadrias se opone al rugido ensordecedor de Rajas en silencio y esquivo la ráfaga de golpes del Demonio como si fuera un juego. Hadrias, con la forma en que se mueve, puede estar en la plenitud de su vida. Luego, al encontrar una abertura, dio un corte profundo en el pecho de Rajas.

 

Rajas: “Guu!”

Hadrias: “Aburrido…”

 

Mientras Rajas retuerce su expresión al recibir el corte, Hadrias parece aburrido. Un suspiro de desprecio incluso escapo de su nariz. ¿Ese imponente Demonio es más débil que Hadrias?

 

Rajas: “Tch! Humano-”

 

Aunque Hadrias corto a Rajas como un insecto, salto hacia atrás para crear cierta distancia entre ellos.

 

Graziela: “Toma ...”

 

Eso sonó como el grito de una mujer. Graziela uso ese tiempo para lanzar un ataque furtivo. ¿Se quedó quieta hasta ahora para tener una oportunidad como esta? Ella corre hacia adelante mientras lanzaba un hechizo.

 

Graziela: “- ¡suelo! ¡Esta es la cristalización de mi majestuosidad! ¡Rompo la autoridad con mis propias manos! ¡El monumento de piedra erigido en homenaje a los caídos! Crystal Raid!”

 

Graziela golpeo el suelo bajo ella misma mientras cantaba su hechizo delante de Rajas. Un pequeño temblor apareció y el suelo que la rodea se desmorono. Un sinnúmero de protuberancias de piedra hechas de cuarzos y selenita sobresalen de donde golpeó. Se ramifican y se apresuran Rajas.

 

Ella utiliza su magia dura y pesada para acelerar el mar de rocas afiladas como hojas de afeitar como si fuera un cañón. Se estrellan contra Rajas- no, justo antes de que hicieran contacto, un aura negra serpentea alrededor del cuerpo del Demonio.

... El General Demonio está enterrado bajo el mar de pilares de piedra. Las piedras pronto se desmoronan y de abajo surgió la figura de Rajas, sin cambios.

 

Graziela: “¿No tuvo ningún efecto?”

 

El enorme cuerpo de Rajas se revelo ileso a medida que el aura negra se disipaba. ¿Era esa aura alguna clase de técnica defensiva? Ofrece una habilidad protectora muy poderosa ante el hechizo que era al menos de nivel intermedio. Sus ataques habituales no serán buenos contra él.

 

Sin embargo, la sorpresa de Graziela es igualmente sorprendente. Ella esperaba que su ataque al menos hiciera algo.

 

Ahí es cuando,

 

Rajas: “Ohhhhhhhhhhhhhhhh!”

 

Rajas libero un grito de guerra. El Demonio forzó el poder de las profundidades de su corazón con un grito que parece acortar su propia vida. De la mano derecha del Demonio pareció una refinada energía oscura que luego exploto y se trago todo a su alrededor. La energía oscura se mezcló con la onda de choque y las explosiones se dirigieron hacia ellos.

 

Reiji: “No está bien…!”

 

La boca de Reiji se secó al reconfirmar la distancia entre él y el ataque de Rajas. Entre él y todos los demás hay a sólo diez metros. Además, hay mucho poder dentro de esa explosión, ser golpeado por eso es peligroso. Todavía no puede sentir su cuerpo, no puede moverse, y la magia defensiva no llegará a tiempo. La sensación de ansiedad que lo supera le enfurece la sangre y adormece sus brazos.

Sin embargo, cuando una persona está en su ingenio final y fuera de tiempo, su cuerpo se mueve por sí mismo.

 

Titania: “Reiji-sama, cuidado!”

Reiji: “¿Huh? Tia ...?”

 

Tan pronto como se dio cuenta de la voz que viene de su lado, el paisaje cambio. El miedo en la voz de Titania sacudió el cerebro de Reiji. Ahora que lo sabe, se da cuenta que lo tiene entre sus brazos.

Necesita reorganizar sus pensamientos. ¿Acaba de rescatarlo?

De repente, está muy lejos de Rajas. ¿Fue magia? Ese rescate realmente estaba a la altura de un cabello.

 

Rajas: “Maldita sea ...... solo esto, incluso después de usar todo mi poder ...... ¿Es esto debido a ese trueno falso ...?”

 

Rajas hablo con una voz ronca mientras jadea para respirar. Los pulmones del Demonio suenan como si estuvieran llorando. Un veneno muy potente debe haber sido usado contra Rajas. El cuerpo del Demonio estaba luchando contra él, pero la ira alimentando a Rajas finalmente ha sucumbido al dolor.

 

Hay una oleada de poder mágico en su entorno seguido por una salida explosiva de los hechizos que cada mago lanzo. Rajas pronto quedo envuelto dentro de varios atributos de magia. Los atributos, fuego y relámpago, no se contrapusieron y se fusionaron. La combinación de tantos hechizos de gran alcance dio como resultado una magia más fuerte que la de Graziela.

 

Sin embargo, Rajas todavía vive. Ninguno de los hechizos afecto al Demonio.

 

Titania jadea,

 

Titania: “...... que Demonio tan tenaz”.

Rajas: “Gu, uuuu.....”

 

¿Qué tan duro es ese Demonio? Hadrias es el único que logró herirlo.

Rajas gime de dolor. El Demonio tenía obtuvo un poco de daño. Parece que la muerte finalmente está llegando a él.

 

Hadrias: “¡No vacilen! ¡Magos, sigan atacando!”

 

El rugido de Hadrias lleno los alrededores,

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 41: La feroz batalla termina delante de los truenos.




Manual




Mizuki: “Todo el mundo…”

 

Mizuki, quien se quedó atrás de Reiji y todos los demás durante la batalla contra Rajas, apretó los dientes.

 

Reiji y Titania están en el borde de la tierra que se desmorona circundante al ataque de gran alcance del Demonio. Incluso el noble que uso a Suimei y la princesa imperial están allí. Ella solo llegó hasta aquí a través de la protección de un caballero. No pude lograr nada. Todo lo que podía hacer es mirar. Mizuki se vuelve más pequeña detrás de la espalda de Luka mientras se reprende.

 

Una vez, en el otro mundo, cuando estaba en problemas, Reiji y Suimei vinieron a rescatarla. Ahora, aunque sus amigos están en peligro, este aterrador Demonio la deja demasiado asustada para moverse. La culpa de su debilidad afecta su corazón y su conciencia.

 

Mizuki: “Puedo hacer algo?”

 

Oyó que Suimei estaba en peligro, pero sólo podía temblar de miedo y refugiarse detrás de la espalda de Luka. Mientras Reiji y todos los demás luchan, todo lo que puede hacer es esperar a que todo termine.

 

¿No ha sido siempre así? ¿Hacer amistad con personas fuertes para que pudieran protegerla? En este momento, tal persona se encuentra ante ella después de haber sido obligado a una difícil batalla contra un gran Demonio. Nada ha cambiado. Esos pensamientos empeoran cuanto más Mizuki piensa sobre ellos.

 

No ... detente ... Tal cosa...

 

Así es, tales pensamientos son inútiles. Sus responsabilidades actuales no le permiten el auto desprecio. No puede renunciar a sí misma, no al lado de Reiji.

También está la otra chica, la princesa Titania de Aster. Su resolución en el campo de batalla no es sólo para Reiji. Es para todos, incluso para completos extraños.

 

¿No hay algo que pueda hacer? Tiene que, tiene que haber algo para ella. Ahora no puede hacer nada, pero el futuro tiene que ser diferente. Ella no se convertirá en una carga que sólo necesita ser protegida. Necesita ser más fuerte. De ahora en adelante, ella pondrá todo su esfuerzo en ello. Eso es lo que puede hacer.

 

En cuanto a lo que tiene ahora, es correcto, lo que tiene es magia. Es lo único que ha podido aprender desde que vino a este mundo. Esa es la única cosa con la que podrá ayudar en el campo de batalla. Sin embargo, la magia normal no lo dañara. Necesita magia más fuerte que la de Graziela si quiere ayudar contra los Demonios como Rajas.

 

La magia que puedo usar ...

 

-Un soplo de fuego es suficiente para acabar con este infierno congelado ...

 

Mizuki: “Ah ...”

 

Una voz llena de convicción resonó en su cabeza sin previo aviso. Con ella, apareció una imagen clara. Su intuición le dice que eso es lo que necesita para derrotar a sus enemigos. Pero, ¿por qué está pensando esto ahora? Ese pensamiento la llevo a recordar algo que Titania y Felmenia le han dicho. La magia a veces desciende y aparece dentro de la cabeza. Ella oyó que tal cosa sucedió la primera vez que Reiji también usó magia. Esto debe ser lo mismo.

 

Ella tiene que ponerlo en uso. Ella no llegará al mismo lugar en el que todos estén, a menos que tenga el coraje de pararse por sí misma. La verdadera pregunta es si puede o no sacar ese coraje. Ella salto de su caballo con ese pensamiento en mente.

 

Luka: “¿¡Mi- Mizuki-dono!? ¡Espere!

Reiji: “Mizuki !?”

 

Luka y Reiji la llamaron al darse cuenta de que se está poniendo en peligro.

 

Mizuki no se detuvo. Ella está haciendo esto por sí misma, por el derecho a estar junto a él, y por sus amigos. Ella paso a través de la mitad del campo de batalla y se detuvo a la espalda de Rajas. Ella nunca se dio cuenta cuando se enfrentó a los soldados, pero ella puede lanzar magia contra una espalda desprotegida -

 

Rajas: “¿Qué es esto ... ¿Una niña pequeña?”

Mizuki: “Uh, ah ...”.

 

Rajas la miro por encima del hombro antes de que pudiera lanzar su hechizo. Simplemente caer bajo la mirada del Demonio es suficiente para que se congele. Ni siquiera puede mover un solo dedo. ¿Todo el mundo estaba luchando contra esto? ¿Cómo puede alguien luchar contra un monstruo así? Mizuki se preguntó si puede admirar algo más que violencia.

 

Titania: “¿Qué estás haciendo? ¡Mizuki, regresa!”

Rajas: “Hmm, una niña se puso detrás de mi...”

 

Las voces de Titania y Rajas rebotan en la cabeza de Mizuki. Ella no está en posición de separarlos. Todo lo que puede ver es el enorme brazo de Rajas. Podría fácilmente rasgar su cuerpo, pero el Demonio lo mueve como si fuera una pluma. Ella está inmóvil. Su mente se llena de la ilusión de que el brazo de Rajas es como un tronco.

 

Su esfuerzo fue inútil. Ella tenía una buena idea, pero su coraje se secó.

 

Reja: “¡Estás en el camino!”

 

Las palabras de Rajas son frías. Ella no es más que un insecto para ese arrogante Demonio.

 

Mizuki: “No viene ...”

 

Ella apenas se las arregló para dejar salir una pequeña y débil voz como la de un insecto. Ella no puede oírlo, pero incluso si es inaudible para ella, todavía puede conceder su deseo. Esta situación-

 

Rajas: “¡Guaahhhhhhh!”

 

Mientras Mizuki está plantada en su lugar por su miedo, Rajas dio el primer paso adelante sólo para ser superado por el dolor. El Demonio rugió al cielo en angustia mientras agarra su pecho. No, esa es la fuente de su dolor. Algo se está sacudiendo dentro de su cuerpo. Pronto, serpientes como relámpagos pálidos se filtraron de las heridas y las articulaciones de Rajas.

 

Rajas: “¡Uh, ah, gahhh! ¡Bastardo, no lo haré, no sucumbiré a esto!”

 

¿Está Rajas gritando al relámpago, o está dirigiéndolo hacia alguien? Es algo que nadie jamás conocerá. El trueno crepita mientras el relámpago pálido se transforma en una víbora y devora el interior del cuerpo de Rajas. Es el mismo sonido creado cuando algo toca una línea eléctrica expuesta. Rajas no puede hacer nada mientras sus chirridos fríos se mezclan con el sonido.

 

Reiji salto de los brazos de Titania y, en un instante, llego al pecho de Rajas. ¿Ya se recuperó su cuerpo? De cualquier manera, esta es una oportunidad que no se perderá. Ahí es cuando una banda de fuego envolvió el cuerpo de Reiji. Sin que nadie se diera cuenta, utilizó la magia de fortalecimiento.

Del mismo modo, el brazo de Rajas todavía está restringido por el rayo. La espada Orichalcum dejo salir un corte hacia arriba mientras el Demonio lucha por mover sus brazos.

 

Reiji: “¡Haaaaaaaaaaa!”

 

El rugido de Reiji sacudió el aire mientras empujaba su espada de Orichalcum en el pecho de Rajas.

 

Rajas: “Gu…. Ah ... Imposible, esto, esto, no puede suceder...”

 

El espasmo no le permitió al Demonio notar que Reiji está dando el golpe final. En todo caso, parece actuar como si su corazón fuera pinchado por una aguja.

 

Reiji, habiendo apuñalado su espada, callo. A pesar de que su hoja fue detenida, la empujo hacia adelante. Poco a poco, la punta de su espada se hundió en el cuerpo de Rajas. Ahí es cuando una sacudida de relámpago corrió a través de la hoja y lo rechazo.

 

Rajas: “Gu, uuu .... Si sólo ese hombre, si ese bastardo no se hubiera puesto en mi camino.”

Reiji: “¿La persona responsable de este desastre?”

Rajas: “¡Él! ¡Ese hombre de negro uso una magia extraña para aniquilar las fuerzas bajo mi mano! ¡Sí sólo, si ese tipo no existiera! ¡Ustedes serían los que estarían acabados”

 

Rajas reunió su fuerza restante sólo para que se dispersara con un grito. No era la espada de Reiji o el relámpago lo que impidió que el Demonio enloqueciera, sino una maldición.

Ahí es cuando Felmenia dio unos pasos adelante para hacer frente a Rajas.

 

Rajas: “Qué quieres…. mujer…?”

 

La hermosa maga vestida con su túnica blanca contrasta con las sibilancias pesadas de Rajas. Su presencia es casi como una imagen para compensar la fealdad de Rajas. Felmenia, con un tono tranquilo, dice:

 

Felmenia: “Demonio, hay algo que quiero preguntarte.”

Rajas: “¿Qué quieres preguntar?”

Felmenia: “Es sobre el hombre de negro que mencionaste antes.”

Rajas: “¿Qué ...?”

 

El rostro sudoroso de Rajas cambia a uno de sospecha.

Felmenia cerró los ojos para acomodar sus pensamientos y pregunto;

 

Felmenia: “Demonio, ¿el hombre de negro se refería a sí mismo como un Hechicero?”

Rajas: “-Mujer!! ¿Tú conoces a ese bastardooooo?”

 

La pregunta molestó a Rajas tanto que el Demonio paso por un cambio abrupto al oírlo. El conocimiento del odioso enemigo del Demonio es suficiente para que se desvíe de su rencor con una voz bestial. Pronto se convirtió en un jadeo cuando la maldición que se extiende lo hace demasiado doloroso.

 

La misericordia pasa por los ojos ámbar de Felmenia mientras ella simpatiza ante el destino del Demonio. ¿Por qué está liberando tales sentimientos?

 

Felmenia: “…Ya veo. Entonces, podemos decir que tuviste un desafortunado encuentro con él.”

Rajas: “Dime…. Quién ... Quién es ese...”

Felmenia: “¿No se llamó a sí mismo un Hechicero? Si es así, entonces no puedo decir nada más.”

Rajas: “Si, si ese hombre no existiera .... Yo, yo no habría perdido ante estos debiluchos...”

 

¿Si ese hombre no estuviera allí? Lo que el Demonio llamado Rajas decía a un puñado de sus enemigos era verdad, este resultado habría sido diferente. Si no fuera por el agotamiento de su feroz batalla o el pálido relámpago devorando sus entrañas, ellos habrían perdido. Habrían sido aplastados por la violencia abrumadora que su duro cuerpo lleva.

 

Pronto, Rajas brillo de color azul pálido como el relámpago que enloquecida dentro de su cuerpo y comenzaba a desbordarse. El Demonio grito el nombre de alguien, pero las palabras fueron tragadas por un estremecimiento provocado por una sacudida eléctrica. Su cuerpo supero el límite de energía que puede soportar y se desintegro con un broche de trueno.

 

La espada Orichalcum perforada dentro del pecho de Rajas cayo hacia el suelo. El ruido de la espada de Reiji hace que golpee la tierra quemada significa el final de la batalla.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Titania: “Mizuki!”

 

Titania grito y corrió a la chica inmediatamente después de que Rajas quedo frito y vaporizado por el rayo.

Mizuki todavía está aterrorizada. Ese poder que Rajas exhibía era un veneno que la dejaba inmóvil. Sus manos temblorosas son una clara señal del daño infligido a su corazón.

Reiji también fue a su lado para preguntar lo que estaba tratando de hacer.

 

Reiji: “Mizuki! Eso fue imprudente...”

Mizuki: “Lo siento. Todo lo que he hecho hasta ahora es ver, es por eso que tenía que hacer algo ... “.

 

Mizuki miro el rostro pálido de Reiji mientras explica la inspiración que la superó. Entonces se dio cuenta de que sus manos están temblando mientras piensa en todo lo que sucedió.

Titania se agacho para colocarse dentro de la línea de visión de Mizuki.

 

Titania. “Pero Rajas te habría matado si hubieras cometido un solo error.”

Mizuki: “Cuando ese hechizo apareció dentro de mi cabeza ... pensé que sería capaz de hacer algo sobre ese gran Demonio. Por eso…… Estaba tratando de ayudar.”

 

Reiji suspiro aliviado y la abrazo mientras se disculpa una vez más.

 

Reiji: “Estoy feliz de que no te lastimaras.”

Mizuki: “…Sí.”

 

Hadrias pronto reorganizo a sus soldados y los puso a patrullar el área. Titania se volvió hacia Felmenia;

 

Titania: “Flama blanca-dono, hay algo que me gustaría preguntarle si eso está bien.”

 

Felmenia dice, “¿Sí?” En reconocimiento a la amable solicitud de Titania.

 

Todo el mundo trago saliva en anticipación a la pregunta de Titania girando alrededor, “Eso”.

 

Titania: “Flama blanca-dono, sobre la pregunta que le hiciste a Rajas después de que fue empujado contra un muro, ¿sabes quién es el responsable de la situación actual?”

 

Felmenia guardo silencio, mientras hace conjeturas acerca de cuántas personas la están mirando.

 

Graziela: “¿Qué clase de hombre es? ¿Cuál es su nombre? “

 

Graziela es quien se adelantó a preguntar. ¿Está interesada? No, ¿por qué no le interesaría? Graziela emite una atmósfera opresiva con su pregunta, pero Felmenia ni si quiera vacilo o rompe su silencio.

 

Felmenia: “Lo siento, no puedo responder a eso.”

Graziela: “… ¿Qué fue eso?”

Felmenia: “Esta es información confidencial para mi país. No estoy en condiciones de responder a una persona tan influyente de un país extranjero como usted, Su Alteza, la Princesa Graziela.”

Graziela: “¿Rajas dijo que esa persona aniquiló todas sus fuerzas? ¿Eres realmente tan tonta para no comprender la seriedad de este asunto? ¡Responde a mi pregunta, perra!”

 

Graziela exigió a la obstinada Felmenia que responda. Una atmósfera de tensión se establece en que ella blande tanto su fuerza militar y el poder mágico en respuesta a su creciente irritación. Lo que le impide tragarse a Felmenia entera podría desmoronarse en cualquier momento.

Sin embargo, Felmenia se negó a ceder.

 

Felmenia: “La gravedad de la situación es irrelevante, confidencial significa confidencial. Esto se aplica independientemente de si es un país aliado, incluso si existe una red de información compartida con respecto a los Demonios. Esta cuestión no una de la que pueda hablar.”

Graziela: “...”

 

Las cejas de Graziela se volvieron hacia adentro mientras su rostro se agita y ella tronaba su lengua. La situación se está saliendo de las manos, pero Felmenia declaró el asunto como un secreto nacional. Ni Titania ni Hadrias, individuos de alto rango en el Reino de Aster, permitirán a Graziela obtenga información a través de la fuerza. Se asegurarán que Graziela se comporte.

Entonces Titania dijo:

 

Titania: “¿No puedes ni siquiera decirme esto?”

Felmenia: “Lamentablemente no.”

 

Mientras Felmenia bajo la cabeza con respeto, Hadrias avanzo.

 

Hadrias: “Stingray-dono, ¿es una orden imperial de su Majestad, a tal punto que ni siquiera eres capaz de responder a Titania-dono?”

Felmenia: “No soy capaz de dar una respuesta a ese asunto.”

Hadrias: “Ya veo…”

 

No negar implica admitir. Pero, ¿qué significa realmente?

 

Reiji frunció el ceño ante la sospecha. Una persona tan poderosa no debería haber estado en el Reino de Aster. Podría ser posible que él y su grupo no hayan aprendido sobre esa persona todavía, pero que Titania y Hadrias también sean ignorantes es extraño.

 

Mientras Reiji tiene esos pensamientos, Hadrias hizo sus propias conclusiones. Sus ojos se mueven hacia la derecha al considerar el asunto. Una vez terminado, hizo una afirmación escandalosa.

 

Hadrias: “Lo que ocurrió aquí es cuestión de seguridad nacional. Por lo tanto, no debería haber un problema si decimos que el Héroe-dono es el responsable de esta victoria.”

Reiji: “¿Qué- !?”

 

El propio Héroe, Reiji, es el más sorprendido por la declaración.

Hadrias se sorprendió a la reacción de Reiji y curioso, pregunto:

 

Hadrias: “¿Por qué tiene esa expresión?”

Reiji: “P-Por supuesto que estoy sorprendido. No hice nada.”

Hadrias: “Eso puede ser cierto. Sin embargo, ¿entiendes lo mucho que tienes que ganar tomando crédito por esta hazaña?”

Reiji: “Eso es ...”

 

Reiji vacilo en refutar las palabras de Hadrias.

Todavía hay una persona más que necesita ser silenciada, Su Alteza Graziela.

 

Graziela: “Duque Hadrias, ¿crees que yo aprobare tal acción? También luchamos contra las fuerzas de los Demonios aquí.”

 

Graziela entiende que lo que ella dice no servirá. A pesar de lo mucho que se queje, no hará nada para obstaculizar los logros de Reiji. Hadrias, sin embargo, tiene una respuesta lista para pacificarla.

 

Hadrias: “Su Alteza, la Princesa Graziela, permítanos pasar por alto el asunto de que usted invadió el territorio de Aster. Nos comprometemos a no plantear una sola objeción.”

Graziela: “¿Invadir?”

Hadrias: “¿Me equivoco? ¿Su Alteza no llevó una fuerza militar al territorio de Aster?”

Graziela: “Bastardo…”

Hadrias: “Su Alteza, debería preocuparse más por los rumores que empañan su reputación. Estamos haciendo un gran favor al pasar por alto este asunto.”

Graziela: “... Bien, haz lo que quieras.”

 

Graziela, en respuesta a la manipulación de Hadrias, se volvió hosca mientras se prepara para enfrentar el futuro. Titania se volvió hacia Hadrias para que pueda expresar sus preocupaciones y dudas sobre el asunto, pero Hadrias se alejó como el viento y comenzó a dirigir a sus subordinados.

 

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 42: La diosa es estricta con ella.




Manual




La Capital Imperial, Filas Filia, la ciudad más grande del Imperio, es famosa por haber erigido una enorme escultura de cristal de la diosa en su Catedral y por poseer la biblioteca más grande dentro de las tres naciones, la Biblioteca Imperial. Además, alberga la Academia de Magos y el Centro de Investigación Mágica que fue creado conjuntamente con el Reino Aster y la Alianza de Sardius. Esta es una ciudad colosal que lucha por el puesto número 1 o 2 en el mundo.

 

Viviendas de madera y ladrillos de color gris ceniza decoran el borde exterior de la ciudad. Dentro de la ciudad, las casas se construyen de ladrillos rojos. Su tono carmesí crea una atmósfera suave. Los nobles en las partes superiores de la ciudad tienen sus mansiones hechas de ladrillos escarlata de calidad fina. Los brillantes ladrillos que se utilizan crean una impresión de unidad. La razón de tanto rojo es porque a un emperador anterior a la quinta generación le gustaba ese color.

 

Este conocimiento viene de uno de los pasatiempos personales de Suimei, pero en el otro mundo, el rojo es el color principal usado en Europa. La tradición se deriva de los Santos derramando su sangre en la antigüedad. También invoca la imagen del combate imitando a los caballeros que tenían sus mantos tejidos de color rojo. Incluso en un mundo diferente, el rojo es respetado dentro de la capital de un país militar. Realmente un desarrollo curioso.

 

Suimei mira hacia arriba mientras disfruta de esos pensamientos. La Capital Imperial tiene muchos edificios altos. Esto es gracias a las altas paredes que lo protegen. Cuanto más alto es el muro, mayores son las estructuras internas que se permiten crear.

 

La capital del Reino de Aster, Metel, fallo en dar a Suimei una impresión tan grandiosa. A pesar de que Metel tenía una gran variedad de personas, Filas Filia tiene una imagen mucho más moderna. Ambas ciudades tienen tiendas y parques públicos, pero esta ofrece servicios de mantenimiento junto con agua y alcantarillado. Son testimonios de su desarrollo y organización avanzados.

 

Sin embargo, ni siquiera el paisaje urbano encantador coloreado con niños salpicando en el agua puede despejar la oscuridad del corazón de Suimei. Él dejo salir un profundo suspiro;

 

Suimei: “No puedo creer que deje que la limpieza caiga en Reiji y su grupo...”.

 

¿Cuántas veces más repetirá eso para sí mismo?

Un viajero de la oficina de aduanas mencionó la historia. Reiji condujo a las tropas del reino a la batalla en su camino de regreso al Reino de Aster. No sólo derribó a Rajas el General Demonio, sino a 10.000 de sus soldados.

 

Sobra decir que Suimei fue afectado por la historia. Su estado de ánimo actual es un torbellino de frustración, molestia y arrepentimiento.

Lefille expresó su preocupación por la expresión sombría de Suimei;

 

Lefille: “Suimei-kun, sigue siendo sólo una historia extendida por los viajeros. No sabemos con certeza si derrotaron a Rajas o no.”

Suimei: “Eso es cierto, pero nunca vimos a Rajas morir. Ahora estamos oyendo el nombre de Reiji aparecer junto con el de los Demonios. En nueve de cada diez casos, ese tipo no era alguien con quien se podía ganar con un solo golpe...”

 

Esa es la razón del suspiro preocupado de Suimei. Él está de mal humor debido a la carga que dejó para el grupo de Reiji. Ese desarrollo es un golpe importante para su orgullo como mago. Se comprometió plenamente contra Rajas y agotó toda su magia dentro de ese hechizo. Tal vez fue solo cuestión de tiempo, pero para su frustración, su relámpago sagrado no pudo exterminar a ese Demonio de inmediato.

 

Suimei: “Que incompetente. Toda esa palabrería, pero no pude derrotar a ese Demonio.”

Lefille: “No seas estúpido. Puede que no hayas podido matarlo, pero aun así causaste mucho daño. Apuesto a que esa es la única razón por la que tu amigo fue capaz de vencer a Rajas. Piensa en lo que podría haber pasado si no te hubieras enfrentado a Rajas primero...”

 

Ella tiene razón, sus vidas probablemente habrían terminado. Aun así ...

 

Suimei: “Sí, supongo. Bueno, ya no podemos hacer nada más ... Haa.”

Lefille: “¿Insistes en que es un hecho que no lograste derrotar por completo a Rajas? Entiendo tus sentimientos, pero suspirar así no es bueno. Esa melancolía que estás dispersando va a alejar a todo el mundo.”

Suimei: “Ah, tienes razón.”

 

Suimei reflexiono sobre sus acciones gracias a la reprimenda de Lefille. La frase, ‘Suspirando ahuyentaras a todos’, tiene el mismo significado que ‘Suspirar dejará escapar la felicidad’. La gente atrae la felicidad, si la gente no se acerca unos a otros, entonces otros no podrán recibir felicidad. Tiene toda la razón. No tiene sentido pensar en esto para siempre.

 

Suimei: “Está bien, es hora de dejar de hablar de esto. Vamos a pasar a algo positivo.”

 

“¡Sí, ese es el espíritu!” dijo Lefille, y siguió, “Muy bien-” dejando escapar una sonrisa compuesta mientras levanta el puño. Las actitudes alegres son la combinación perfecta para momentos como estos.

 

Suimei: “Pues, Lefille, ya te he dicho lo que quiero hacer, pero ¿cuáles son tus planes?”

Lefille: “Bien, voy a la Iglesia de la Salvación.”

Suimei: “… ¿En serio?”

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

La solicitud de Lefille fue aceptada. Aunque hay muchas iglesias de la salvación dentro de la capital imperial, ellos se dirigen a la que está cerca de la puerta de la pared externa.

 

Esta es la primera vez que Suimei visita un lugar de culto en este mundo. Le da una impresión diferente de dondequiera que haya estado. El camino de ladrillos dio paso a adoquines semi-enterrados decorados con camas de flores bien cuidados y un pequeño estanque a medio camino. Muchos árboles plantados cerca uno del otro en fila dan la ilusión de estar en un bosque. Verde parece ser el color favorito aquí.

 

Este santuario verde debe ser terreno sagrado. Un pequeño pájaro puede ser escuchado chirriando por el esfuerzo de las orejas. En el extremo más alejado hay un edificio blanco. El camino invita a los visitantes dentro. Cuanto más se acerca Suimei, más seria se vuele su expresión crece.

 

Suimei: “La iglesia ... en serio, una iglesia ...”.

Lefille: “¿Algo anda mal? Has estado murmurando mientras haces una cara extraña desde hace raro.”

Suimei: “No, es nada…. Es solo que, ¿De verdad entraremos aquí?”

 

Pregunto Suimei mientras oculta que no puede aclimatarse a estar cerca de una iglesia.

 

Lefille: “¿Qué quieres decir? Este lugar está bien.”

Suimei: “¿No hay catedrales más lujosas dentro del Imperio? ¿Del tipo donde los forasteros se detienen para hacer turismo?”

Lefille: “La Catedral de Filas Filia. Lo mencioné antes...... pero honestamente, no quiero ir a un lugar tan grande.”

 

 Lefille bajo las cejas. Está completamente convencida de que ir allí sería problemático.

 

Suimei: “¿Porque?”

Lefille: “Porque siempre hay un sumo sacerdote en esos lugares, uno con una bendición muy poderosa de la diosa. Probablemente tú seas el mejor midiendo que tan fuerte es la bendición de una persona .... pero, tengo la sensación de que tal persona podría ser capaz de discernir mi verdadera identidad.”

Suimei: “Oh…? ¿Ser capaz de discernir la identidad de un espíritu tan grande en este mundo?”

 

Suimei pregunto por una historia que ella mencionó, una sobre este mundo. Al parecer, los espíritus son más íntimos con la gente aquí. Incluso una vez sintió la energía del espíritu de Lefille antes. ¿Es por eso que él no piensa que este es un gran problema, pero tal vez hay más que eso?

Lefille arrugo sus cejas mientras frunce el ceño.

 

Lefille: “Yo lucho con el poder de Shakti, el Espíritu de la Tormenta Escarlata, en mi sangre. Shakti, según la mitología de Al Sharia, luchó contra el dios malvado Zacarías como el brazo derecho de Arashura. El punto es que ese espíritu es un subordinado directo de la diosa. Eso es lo que significa ... así que apreciaría si pudieras entender la gravedad de mi situación. En serio, debes entender.”

Suimei: “Ya veo. En Noshias, todo el mundo entendía que tú eres como ellos a pesar de ser mitad espíritu. Sin embargo, eso se vuelve discutible en lugares donde la fe es fuerte como la Iglesia de la Salvación donde pueden ver la verdad.”

 

¿Lefille está imaginando tal situación? Sea lo que sea que esté pensando, debe ser horrible. Su cara palideció y ella temblaba. Probablemente no se puede comparar con los cultos religiosos. Ella siendo tratada como un dios real probablemente no es demasiado inverosímil. Definitivamente, encontraría un tratamiento tan problemático.

 

Suimei: “Hahaha, ¿no es el problema algo más?”

Lefille: “Esto no es algo para reírse! Día tras día, la gente venía a orar a mí, los devotos agradecidos me seguían alrededor llorando lágrimas de alegría, ¡algunos incluso me pedían que adivinar su futuro o les ayudara a dar sentido a sus vidas! ¡Me deprime más de lo que me asusta!”

Suimei: “Ya veo. Bueno ... tal tratamiento sería desagradable. Pfft, jajaja ...”

 

Mientras la furia envolvía el corazón de Lefille y Suimei se reía de su difícil situación, la puerta de la iglesia se abrió. De ella camina un hombre. Una extraña aura lo rodea, una que Suimei no pudo comprender. La imagen de este hombre representa conflicto con la imagen de los asociados a una iglesia. No es delgado ni está en buenas condiciones físicas. Cabellos grises se puede ver mezclados en su pelo negro a su espalda. Finalmente, a pesar de que los ojos en su estricta cara están cerrados, camina con un propósito de andar dejando el dobladillo de su traje formal como para balancearse en la brisa.

 

Dio a Suimei ya Lefille un ligero cabeceo mientras camina aun lado de ellos en ese estrecho pasillo. Lefille gira la cabeza para escudriñar la espalda del hombre. La mirada aguda que le da no es imaginable para alguien que se ve tan joven.

 

Lefille: “Suimei-kun, ese hombre.”

Suimei: “¿Quién era él?”

Lefille: “No estoy segura, pero creo que es un maestro.”

 

¿Un maestro? Suimei no percibió ninguna fluctuación mágica excesiva ni ninguna habilidad mística cuando pasó por allí. Tendrá que aceptar la palabra de Lefille.

 

Suimei: “¿Dirías que es un espadachín?”

Lefille: “Eso es cierto, pero ... ¿no lo notaste? Tú también eres un espadachín.”

 

Lefille habla como si la situación fuera obvia, pero no lo es para Suimei.

 

Suimei: “Puedo usar una espada, pero no soy tan hábil como para discernir la habilidad de una persona con una mirada. Los fuertes ocultan mucho dentro de sí mismos y yo estoy muy lejos antes de poder entender esas sutilezas.”

Lefille: “Mu ... ¿En serio?”

 

Sin embargo, esto sólo habla mucho de las capacidades de Lefille y eso no incluye el hecho de que ella es mitad espíritu. A diferencia de Suimei, ella puede discernir las capacidades de una persona con un vistazo. Un suceso similar ocurrió en la aduana.

 

Suimei: “Tú hiciste lo mismo con Liliana también. Eso es realmente impresionante.”

 

La joven bruja conocida como Liliana Zandark emitía una cantidad impresionante de poder mágico. Incluso en retrospectiva, la cantidad que exudaba fuera era increíble. Hacer eso sin un horno mágico realmente muestra su nivel de maestría.

 

Lefille: “Liliana Zandark, no hay mucha información sobre ella. Ganó su alias como ‘Arma Humana del Imperio’, durante varias escaramuzas contra una nación del sur.”

Suimei: “Ese es un título inquietante.”

Lefille: “Fue otorgado a ella debido a la minuciosidad con la que completó sus misiones. Aunque, la falta de emoción que muestra puede haber sido también un factor importante.”

 

Es cierto que las emociones de Liliana no fluctuaban mucho en la oficina de aduanas. Por otra parte, Suimei sólo intercambió dos o tres palabras con la chica, por lo que no tiene mucho de qué salir.

 

Lefille: “Pero ahora no es el momento para tal conversación. Tenemos que darnos prisa y rezar.”

 

Lefille se adelantó cuando termino su frase, y con unos rápidos pasos, subió las escaleras blancas hasta la puerta. Sin embargo, al entrar en la iglesia se precipitó hacia la estatua de la diosa.

Un suspiro de devoción .... No, ya que la diosa Arashura existe para la gente del mundo, puede haber algunas diferencias en lo que se considera la etiqueta adecuada. Suimei miro hacia el techo alto mientras él entra en la sala de la iglesia.

 

Una catedral de la Iglesia de la Salvación, a diferencia de las iglesias populares del otro mundo, ésta no tiene vitrales u órganos de tubo. Una atmósfera pacífica parece adornar la estatua.

Las ventanas en el techo permiten que los rayos rotos de la luz del sol brillen sobre en el piso. La magia ilumina y calienta las áreas no alcanzadas por el sol. Como es de esperar, una escasa cantidad de personas se dispersa por dentro. No hay visitantes ricos, sino niños pequeños, una anciana tranquila y los ancianos ordenados levantan sus oraciones hacia la estatua de la diosa. Es una impresionante catedral.

 

“Bienvenido.”

 

Una mujer saludo a Suimei desde un lado mientras admiraba la iglesia de este mundo. Él se dio la vuelta para responder

 

Suimei: “Oh, hola ... ¿¡aah!?”

 

El resto del saludo de Suimei se quedó atrapado en su garganta debido a su sorpresa. Junto con un extraño grito, sus ojos involuntariamente se pusieron blancos.

La joven ... Monja, inclino la cabeza un poco hacia sus acciones.

 

Monja: “¿Hay algo mal?”

Suimei: “Sus orejas”

 

Suimei no puedo recuperarse de su sorpresa.

 

Monja: “Estoy bastante segura de que las orejas son normales. ¿No tienes un par?”

Suimei: “No, no eso ... Es sólo ... Ellas ... Ellas son ...”

Monja: “Ah, por casualidad, ¿es esta la primera vez que conoces a alguien de la raza de las bestias?”

Suimei: “Ah”

 

Ella es una persona de la raza de las bestias. De las muchas razas dentro del Imperio, ella es de la rasa de las bestias. Es una tribu de seres únicos en este mundo que son más poderosos que los humanos y que nacen con características de animales.

 

Suimei finalmente se acostumbró a su apariencia. Si ella es de una raza que es una mezcla entre seres humanos y animales, entonces tener oídos de animal tiene sentido. Su hábito puede ser peculiar a la Iglesia de la Salvación, pero hay adornos de color azul que adornan el hábito envuelto alrededor del cuerpo de la Monja. Debajo del velo su cabello está ligeramente ondulado y es de color rosa rosado. No hace falta decir que las orejas de gato lo atraviesan.

Su expresión en su rostro es suave. El ambiente que emana está lleno de paciencia y sabiduría.

 

Suimei: “Tus orejas me sorprendieron .... Disculpe mi descortesía.”

Monja: “¿De Verdad? ¿No deberíamos considerar su reacción perfectamente normal? Esta es la primera vez que te encuentras con un hombre bestia, después de todo.”

 

La Monja río para sí misma. Su madurez hace que Suimei se sienta avergonzado de sí mismo. A pesar de todo, la monja con orejas de animal puso un dedo a la mejilla e inclino la cabeza.

 

Monja: “¿No estás aquí para orar?”

Suimei: “No, la estoy acompañando a ella.”

 

Suimei se volvió hacia Lefille que se arrodillaba ante la estatua de la diosa en oración.

La Monja sentido al verla.

 

Monja: “Ara, tienes una novia muy pequeña.”

Suimei: “Hah? Qué estás diciendo-”

Monja: “Pero no debes hacerlo. El Imperio rara vez aprueba que los hombres de tu edad se asocien con chicas tan jóvenes.”

Suimei: “¡No, eso está completamente equivocada! ¡Ella es una amiga, no es ese tipo de relación!!”

Monja: “Fufufu, sólo bromeaba. Sé lo que quieres decir.”

 

La Monja admitió que estaba jugando con una sonrisa encantadora. Ningún hombre que lo vea podría enojarse con ella. Es una imagen perfecta que deja los hombros de Suimei flácidos. Luego se volvió hacia Lefille.

 

Monja: “Ella es muy devota.”

Suimei: “…Sí. Al entrar en la Capital Imperial, ella insistió en que lo primero que teníamos que hacer es visitar una iglesia ... Ella fue tan lejos como para tirar de mi ropa para venir aquí a orar.”

Monja: “Las enseñanzas de la diosa-sama son algo que debemos valorar. Ha tenido una buena crianza a pesar de su edad.”

Suimei: “Ahaha ...... por favor no mencione la edad delante de ella.”

Monja: “......?”

 

Las orejas de la Monja se contrajeron mientras se quedaba pensando en su alusión. Lefille, será muy lamentable si no regresas a la normalidad pronto.

 

Un sonido agrietado ocurre detrás de Suimei mientras se formaban filas de gente cerca de Lefille. Todo el mundo está delante del sacerdote mientras termina su sermón. La esperanza que llevan brilla en sus rostros mientras lucen como si esperaran algo. Suimei pregunto a la monja:

 

Suimei: “El sermón terminó, ¿por qué están haciendo cola?”

Monja: “Después de orar viene el oráculo de Arashura-sama, nuestro obispo-sama, recibe la revelación divina de nuestra diosa-sama. Aunque, la mayor parte del tiempo no pasa nada.”

Suimei: “Hmm ...”

 

Suimei, se pregunta si esto es una especie de exploración evangélica mientras piensa para sí mismo. Cierto, eso es lo que hizo que Lefille hiciera todas esas cosas extrañas.

 

El sacerdote se acercó a la estatua de la diosa con un puño contra su pecho y murmuro algo. Suimei pudo ver que algo apareció durante el ritual. No es una fórmula mágica ni el flujo del poder mágico, sino el maná de la diosa. Lo más probable es que el sacerdote reciba el mensaje de la diosa por medio de su cuerpo como medio. El verdadero oráculo es su libro.

Suimei jadea mientras ve a través de la verdad del oráculo. La monja, sin embargo, hace un sonido extraño.

 

Monja: “En todo caso, no saber nada sobre el oráculo, eso es bastante sorprendente. Cada catedral debe tener algo similar...”

Suimei: “Eso es porque la influencia de la Iglesia de la Salvación no se extiende de dónde vengo.”

Monja: “Ara, qué coincidencia, la fe de la diosa-sama tampoco llegó a mi aldea. Mu, qué nostálgico.”

 

La monja puso sus manos juntas ante la inesperada coincidencia. Su sonrisa suave junto con el temblor de sus oídos crea un ambiente relajante.

 

Monja: “Por cierto…”

Suimei: “¿Sí?”

Monja: “¿Es tu primera vez en Filas Filia?

Suimei: “¿Puedes saberlo?”

Monja: “Es sólo una suposición, ya que hoy parece ser la primera vez que ves a alguien de la raza de las bestias.”

Suimei: “Bueno ... parece que mi ignorancia me expuso.”

 

El interés de Suimei en su entorno, las actividades cotidianas comunes, creó la sospecha de que él no es del país.

A pesar de que trato su ignorancia con una broma, la monja se preocupa de que podría haber sido un poco grosera.

 

Monja: “Ah, no, por favor no te preocupes por tal cosa ...”

 

Suimei, a esa muchacha preocupada, puso una sonrisa refrescante mientras que también libera una atmósfera maliciosa.

 

Suimei: “¿Serias tan amable de dar a este ignorante visitante algún consejo útil?”

Monja: “Haa .... Si por supuesto. Te daré información importante, pero podría no ser útil.”

Suimei: “¿Hay algo?”

Monja: “Alrededor de 2 o 3 cosas. ¿Cuál quieres primero, lo bueno o lo malo? “

Suimei: “Lo malo, por favor. Escuchar lo bueno después ayudará a levantar mi ánimo.”

 

La Monja respondió “Sí” a la respuesta de Suimei. Su suave rostro se volvió sombrío cuando dice:

 

Monja: “Usted mencionó que acaba de llegar a la capital imperial, así que tenga cuidado cuando salga por la noche. Han ocurrido incidentes problemáticos.”

Suimei: “¿Problemáticos? ¿Qué quieres decir?”

Monja: “Bien, quizá desde hace alrededor de un mes, gente en toda la ciudad ha estado apareciendo en coma durante las mañanas. Una creciente sensación de miedo está empezando a apoderarse de la gente.”

Suimei: “¿En coma? Eso suena peligroso. ¿Están siendo atacados por delincuentes?”

Monja: “Tal vez, la magia parece haber sido utilizada, así que no hay duda de que esto es un crimen”.

Suimei: “.... Parece que ha pasado bastante tiempo desde que comenzó este problema. ¿Es así de difícil?”

Monja: “La policía militar está haciendo todo lo posible, pero el criminal no deja muchas pistas. La magia utilizada es muy eficaz, nadie ha sido capaz de averiguar cuál es su atributo tampoco.”

 

Ella mira hacia abajo en arrepentimiento. En línea con su suave apariencia, parece preocuparse por las víctimas y las personas que las rodean.

 

Suimei: “Aun así ... hermana, usted está muy bien enterada.”

Monja: “Sí, mis oídos recogen bastante información de la gente que viene a la iglesia.”

 

Las orejas de la Monja se contraen al mencionar la confianza que tiene en su oído.

Tocarlos se sentiría increíble. El corazón de Suimei tiembla ante la idea, pero suprimió ese deseo grosero.

La Monja aplaudió y cambia a la buena noticia.

 

Monja: “Sin embargo, el Héroe-sama también se unirá a este caso, por lo que el asunto debe ser resuelto pronto.”

Suimei: “¿Héroe?”

Monja: “Sí, el Héroe-sama convocado por la Santa Orden de El-Meida reside actualmente en Filas Filia.”

Suimei: “¿De Verdad?”

Monja: “Sí, la población general aún no ha sido informada, pero la administración del Imperio y la Iglesia de la Salvación pronto harán un anuncio. ¿Es eso una buena noticia?”

 

¿Esas son buenas noticias? En lugar de ser buenas noticias, es una historia interesante. La Santa Orden de El-Meida es una teocracia neutral al sur del Imperio. Sólo porque otro Héroe como Reiji fue convocado no es razón para ponerse nervioso. Suimei está más interesado en saber de dónde vino la persona y qué clase de persona es.

 

Monja: “También he oído que el Héroe-sama de la Alianza de Sardius también está activo.”

Suimei: “Hablando de eso, hay cuatro Héroes, ¿verdad?”

Monja: “Si, el Héroe-sama convocado por la Alianza de Sardius parece ser una chica hermosa. Su esgrima es muy fiable. Como prueba de su habilidad, ella pudo superar tanto al líder del cuerpo de espadachines de la Alianza, así como al primer príncipe que es conocido como el Rey de la Espada.”

 

¿Entonces el tercer Héroe es una chica? ¿Qué condiciones cumplen los Héroes a los que se les llama cuando son convocados? En cualquier caso, ser hombre no es uno de ellos.

 

Suimei: “... Una chica muy fuerte .... ¿Qué está pasando ...?”

Monja: “…… ¿Dijiste algo?”

 

Los murmullos de Suimei, que son más quejas limitadas, parecen haberse escuchado. Él solo rechazo la pregunta de la Monja diciendo: “Nada”. Es muy probable que nunca reciba una respuesta.

La Monja junto sus manos frente a su gran pecho mientras Suimei tiene tales pensamientos.

 

Monja: “¿No se podría decir que estamos avanzando en la guerra contra el rey Demonio y la raza de los Demonios?”

Suimei: “Sí, son buenas noticias.”

 

Mientras Suimei decía que estaba de acuerdo, el sacerdote le dio a Lefille el mensaje del oráculo. Ella entonces grito.

 

Lefille: “¿Qué-qué!? - ¡Ah, no, no, eso no puede ser cierto!”

 

Ella se levantó y se aferró al sacerdote antes de que alguien se diera cuenta de lo que está haciendo. Su confusión e impaciencia molestaron al sacerdote al principio, pero acostumbrada a tales situaciones, pronto se hizo cargo. La expresión de Lefille se contrae mientras ella se calma y asiente con la cabeza.

 

Lefille: “¡No hay manera!”

 

Todos pudieron oír el grito que dejo salir Lefille, ya que lo que le dijeron no es lo que quiere escuchar. Ella se apresuró a regresar con Suimei para decirle las malas noticias.

 

Lefille: “Su-Suimei-kun!! Qu-qu-qu-qu-uq-qu-¿qué debo hacer !? ¡Esto es serio!”

Suimei: “Lefille, baja la voz. ¿Qué sucede?”

Lefille: “¡Todo está mal! ¡No sé qué hacer!”

Suimei: “Qué hacer... primero dime lo que pasó. Entonces, podemos ir partir desde allí.”

 

A pesar de sus palabras, Lefille perdió la calma y reanuda los gritos.

 

Lefille: “¡El oráculo! ¡El oráculo me dio otra orden!

Suimei: “De nuevo…?”

 

Que Lefille pierda su compostura de esta manera es raro. ¿Qué tipo de petición irracional le hizo esa diosa?

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 43: La compra del hechicero.




Manual




Suimei: “Aquí…?”

Lefille: “Debiera ser.”

 

Suimei y Lefille llegaron a la zona residencial noroeste de Filas Filia, la capital imperial del imperio de Nelferia, varios días después de entrar en la ciudad.

 

Están en el callejón trasero de la zona residencial donde las casas están apretadas juntas entre los edificios altos, únicos de la capital imperial. Las secciones al azar allí son bastante oscuras debido a esos edificios que bloquean el sol. En el mundo moderno, tal situación entraría dentro de la violación de las leyes de zonificación y podría ser objeto de demandas judiciales.

 

Un brote de malas hierbas de color verde profundo los tomo por sorpresa al doblar una esquina. La oscuridad emitida por las sombras de la luz que se desvanece envuelve el follaje verde para crear una sensación de temor y derrota. Si Suimei usara la terminología de su mundo, estos serían los barrios bajos. Es la descripción perfecta. Con sólo un vistazo, puede ver que las casas son de bajo costo.

 

Sí, su primer objetivo al entrar en el Imperio era asegurar una vivienda. Ambos tienen objetivos que cumplir en Nelferia: Suimei quiere adquirir materiales e información mientras Lefille quiere aprender magia en la academia de magia. Por lo tanto, después de dejar la iglesia, buscaron una agencia inmobiliaria. Sin embargo, la administración de la mayor parte del territorio dentro de la Capital Imperial pertenece al gobierno del Imperio, así que al final, se encontraron entrando en una oficina gubernamental. Desde allí se negoció una vivienda adecuada y se remitió a un director de distrito. Hoy van a reunirse con el director, quien a su vez le mostrará a la nueva casa.

 

A pesar de que no están sorprendidos por el ambiente sombrío se detuvieron súbitamente. Lefille le dio a Suimei una mirada de ansiedad:

 

Lefille: “Suimei-kun, ¿este es realmente el lugar?”

Suimei: “¿Mn? Debería estar bien. No tengo ninguna duda de que aquí es donde acordamos reunirnos.”

Lefille: “No, se trata de la locación de la casa. El vecindario está cerca de la calle y la ubicación no está mal, pero ... ¿qué pasa con el ambiente?”

 

Lefille dijo mientras inspeccionaba la zona. Su preocupación empeoraba cuanto más observaba. Como su expresión lo muestra, el lugar donde están no da una buena impresión. La iluminación es débil y un mal olor deriva de los alrededores. La calle principal está cerca, pero incluso desde un punto de vista general, casi nadie diría que es una buena propiedad.

 

Suimei: “Bueno, este es el único lugar que tenían que cumplía nuestras necesidades. Sólo necesitamos ser pacientes por ahora.”

Lefille: “¿Tú crees? Muchas cosas parecen que podrían salir mal aquí...”

Suimei: “Hey, no hay mucho que pueda hacer sobre la luz, pero definitivamente puedo encargarme el olor. Bueno, yo también estaba un poco preocupado...”

 

Él está equivocado, Suimei lo noto después de decir eso. A pesar de que adoptó una actitud de que sera sera, Lefille miro hacia abajo a los ladrillos sucios. Él se pregunta si ella realmente está molesta por su situación de vivienda. Ella suele ser el tipo de persona que daría una risa sin miedo, independientemente de la situación.

 

Suimei, familiar a los problemas que agobian a Lefille, dijo:

 

Suimei: “¿Qué? ¿Sigues preocupada por ese oráculo?

Lefille: “¡O-obviamente! ¿Cómo no podría estar preocupada después de haber oído tal cosa?”

 

Esa revelación -concedida por el oráculo de Arashura en la Iglesia de la Salvación, vomitada por ese sacerdote- era imprevisible. La instrucción que Lefille recibió dice: “Lucha contra los Demonios junto a los Héroes dentro del Imperio”. Ninguno de ellos ha visto al Héroe de El-Media, pero ahora esa diosa quiere que Lefille viaje con él. Esa petición es tan repentina, que prácticamente hace que su razón de venir a la Capital Imperial ser solo para reunirse con él.

 

Lefille parece bastante reacia a seguir esas órdenes. Ella se perdió a si misma por completo en la iglesia y todavía tiene que recuperar su compostura. Sus ojos abatidos son el resultado de esa persistente melancolía.

 

Suimei: “No es que tengas que escuchar las palabras de Arashura. ¿No estaría bien decir que se te olvidó?”

Lefille: “Yo ... yo no puedo hacer tal cosa. Como alguien que ha recibido el favor de la diosa Arashura, no cumplir con sus órdenes sería deshonroso.”

Suimei: “Deshonroso... ¿así que es acerca de tu poder? ¿Pero que no fue arbitrariamente impuesto sobre ti? Quiero decir, no es como si tú lo hubieras pedido. Cuando se mira desde esa perspectiva, ¿su premisa no se vuelve defectuosa?”

Lefille: “Eso podría ser el caso...”

 

Las palabras de Lefille salieron disparadas hacia el final. Como un creyente piadoso, está preocupada por el laberinto llamado fe. Los devotos a veces creen que sus deseos son malos y que tienen el deber de castigarse a sí mismos.

 

No, eso es erróneo, decir que son intimidados para ahuyentar su maldad es más preciso. Eso es porque las personas que viven vidas limpias y hermosas desarrollan valores fuertes. Esa obstinación los pone entre una roca y un lugar duro. Sin embargo, eso es sólo si se deja tal y como esta-

 

Suimei: “Entonces, ¿quieres cooperar con el Héroe de El-Media?”

Lefille: “¿Cómo puedes decir algo tan terrible? ¡No hay manera de que quiera hacer eso!”

Suimei: “Entonces, ¿cuál es el problema…? Esa irracionabilidad es la razón perfecta para actuar como si no hubieras oído nada...”

 

Tanto la cabeza como los hombros de Lefille se desploman cuando ella se resistió de su incapacidad para rechazar esta petición. Realmente no quiere hacerlo.

 

Lefille: “Eso es extremadamente irrespetuoso para las palabras de la diosa. Si lo hago y algo sucede...”

 

¿Quiere hacerlo o no? Está siendo absorbida por una ola de auto condena, que la deja incapacitada para actuar. Eso significa que no es que ella se ató a las palabras de la diosa, sino a sus propias emociones.

 

Suimei: “Entiendo, déjamelo a mí.”

Lefille: “Eh- ¿qué quieres decir, ‘déjamelo a mí’?”

Suimei: “Solo eso. Si no quieres seguir al Héroe de El-Media, entonces quédate conmigo. Si aún vas, entonces encontraré una manera de ir contigo independientemente de lo que cualquier persona diga. Está bien, ya que lo hago por mi propia voluntad, ¿verdad?”

 

Lefille desvío la mirada y se quedó tímidamente en su lugar.

 

Lefille: “Ah ... tienes razón, gracias ...”

Suimei: “¿Huh? ... S- sí.”

 

Suimei se sonrojo mientras su corazón late más rápido.

Fue entonces cuando ...

 

“¡Oh, ahí está usted!”

 

 Una voz atravesó la atmósfera de color de rosa que había entre Suimei y Lefille.

 

Suimei se volvió hacia la voz para encontrar a una linda chica joven con el pelo brillante vestida con ropa que hacia fácil moverse. Ella tiene una cara encantadora con grandes ojos redondos, junto con pupilas grandes. Un tatuaje de una línea corre a través de su mejilla a la nuca y hasta su cuello. Es pequeña. Su estatura y pechos son también pequeños. Todo en ella es pequeño. De un vistazo, se parece a Lefille. ¿Otra niñita? No, técnicamente, Lefille no es una niña ... Pero si se utiliza lo que sucedió en la oficina de aduanas como estándar, entonces encontrarse a chicas así no es tan extraño.

 

El rostro de la muchacha se distorsiona ante la expresión de Suimei. Ella muestra desagrado abierto hacia él.

 

“Oye, tú, ¿qué hay con esa mirada?”

Suimei. “No, lo siento. Es que he estado viendo a muchos niños últimamente.”

“¡Ni-niño!? ¿Estás hablando de mí?”

Suimei: “… ¿Sí?”

 

Los ojos de la chica se volvieron hostiles ante las palabras de Suimei. La nitidez de su tono alcanza un nivel inimaginable de alguien con una apariencia tan hermosa.

 

“Eh, tú, de la forma en que lo veo, eres más joven que yo. ¿sabes?”

Suimei: “Haa? ¿Soy más joven?

“¡Sí, más joven! Pareces un chico que acaba de salir de la Escuela de la Iglesia de la Salvación.

Suimei: “......”

 

¿De qué está hablando esa chica? Por lo que Suimei puede decir, él es más viejo, sin embargo, se molestó y lo llamarlo su menor. ¿Podría esa chica realmente ser un mago que está manipulando su apariencia para parecer más joven?

Lefille se dio cuenta de lo que está pasando y toco el hombro de la muchacha:

 

Lefille: “¿Podrías ser un enano?”

“Sí, eso es correcto, yo soy un verdadero enano. Tanto mi padre como mi madre eran enanos lo que me convierte en un verdadero enano.”

Suimei: “???”

Lefille: “Acabas de decir, ‘ahí está usted’ ¿Eso significa que…?”

“¡Sí, lo has adivinado! Soy el gerente de distrito de esta área, Jilbert Gliga.”

Suimei: “Umm ... Estoy siendo dejado atrás.”

 

Suimei entro en la conversación con una expresión preocupada.

 

Jilbert: “Ohh?”

 

La chica-Jilbert Gliga distorsiono su rostro y dijo, “¡bastardo!” Su lindo rostro se ha desvanecido sin dejar rastro.

 

Jilbert: “¿Qué estas siendo dejado atrás? A pesar de que esta niña de aquí es bastante inteligente, tu pareces bastante estúpido.”

Suimei: “Bastante estúpido, dices ...”

 

El choque floto sobre el rostro de Suimei ante su manera áspera de hablar. ¿Qué razones podía tener para decir tales cosas? Es amable con Lefille quien reconoce que es una enana.

 

Suimei: “Parece haber habido un malentendido. Esta es la primera vez que conozco a un enano.”

Jilbert: “¿Oh? ¿Así que esa es la razón? Entonces no se puede evitar si se malinterpreta.”

Suimei: “... Esta es una pregunta grosera, pero ¿cuántos años tienes?”

Jilbert: “¿Yo? Este año cumplo 21 años. “

Suimei: “Supongo que realmente eres mayor que yo ...”

Jilbert: “¡Así es! Parece que sabes cómo enderezarte y hablar con respeto. Bueno, bien.”

 

Dijo Jilbert mientras acaricia su espalda baja. A continuación, golpea el hombro de Lefille como si dijera: “Tu eres buena tal como eres”.

 

Un enano. De acuerdo con la mitología nórdica, se clasifican como espíritus que viven de la tierra. Como seres que comparten sus orígenes con los hermosos elfos, los enanos actúan como su antítesis con su tez oscura y fea. Son criaturas similares a las de los elfos oscuros. Según las historias, son maestros herreros e ingenieros con la capacidad de crear herramientas capaces de rivalizar con los dioses. Se representan compitiendo o cooperando con ellos. El folklore también afirma que son amables, traviesos y pequeños en estatura.

 

También se supone que tienen barbas a la par con sus cuerpos pequeños. La edad y apariencia física no parecen estar interconectadas... No es que haya ningún punto en pensar en ello. Después de todo, este es un mundo paralelo.

 

Jilbert se lleva bastante bien con Lefille y le cuenta varias historias sobre ropa. Es una conversación animada, pero tienen que ponerse en marcha.

 

Suimei: “Perdone, pero ¿le importaría mostrarnos la casa?”

Jilbert: “Hmm? Oh sí, eso es correcto. Estás aquí para ver una casa. Lo olvide por completo.”

Suimei: “Por favor, no olvides el motivo de nuestra reunión.”

Jilbert: “Relájate, los hombres de verdad no se preocupan por pequeñeces. ¿Qué eres? ¿un virgen?”

 

Jilbert se burla de Suimei con una sonrisa. Al igual que las historias dicen, los enanos tienen un camino con las palabras.

 

Suimei: “Gu…”

 

Jilbert pronto los llevo a una casa intercalada entre dos casas más grandes.

 

Jilbert: “¿Es como lo solicitaste, o quiere algo más grande?

Suimei: “Hmm ...”

 

Suimei examino el interior todo el camino hasta el techo mientras entraba. Mucho tiempo parece haber pasado desde que alguien utilizó el lugar, pero la construcción es sólida, construida con suelo de madera y fuertes vigas de apoyo. La plomería interior única del Imperio no deja nada de qué quejarse.

Los tres revisan las habitaciones antes de regresar a la entrada. Jilbert pregunto con ansiosa anticipación:

 

Jilbert: “¿Qué tal?”

Suimei: “No está mal. No sólo cumpliste mis peticiones, las superaste.”

Jilbert: “¡Por supuesto! ¿De verdad crees que dejaría que mi cargo caiga en desgracia?”

 

Dice ella mientras infla su pecho plano.

Lefille desvía los ojos hacia el suelo y adopto un tono formal.

 

Lefille: “Eso es genial, Suimei-kun. Realmente eres muy capaz.”

Suimei: “¿Huh?”

 

Lefille le dio a Suimei su bendición, pero su forma de hablar es antinatural, casi como si se hubiera convertido en otra persona. Los cambios sutiles en su voz, sin embargo, son evidencia de la duda circundando dentro de su corazón. Su voz se estremeció cuando dice:

 

Lefille: “Yo ... todavía tengo que encontrar un hogar para mí.”

Suimei: “...? ¿No te vas a quedar aquí?

Lefille: “¿Puedo? Pero esta es tu casa, Suimei-kun. ¡Debería encontrar un lugar para mí!”

Suimei: “¿Para qué? ¿No es este lugar lo suficientemente grande para los dos?”

Lefille: “Eh- Eso es ... ¿No te molestaré?”

 

Sus grandes ojos están abiertos de par en par con asombro por el choque de este desarrollo inesperado que se muestra en su voz y cara.

De ninguna manera, ella no se hizo distante porque estaba preocupada por eso, ¿verdad? Sin embargo, preocuparse por eso es parte de su encanto.

 

Suimei: “No me molesta ni un poco. Éste era mi plan desde el principio.”

Lefille: “¡En serio!”

 

Lefille gradeció a Suimei con deleite. Ella entonces se inclinó hacia él y susurro para reconfirmar sus palabras y asegurarse de que ella no lo escuchó mal.

 

Suimei: “Completamente. Tu tamaño actual es un problema grave, pero también está tu maldición. “

Lefille: “Eso es... No tienen nada que ver contigo. Además, ¿no tienes tus propios problemas?”

Suimei: “Sí, pero tenía la intención de resolverlos a tu lado.”

Lefille: “- !?”

 

Lefille quedo tan sobrecogida por la oferta de Suimei que lo abrazo con todas sus fuerzas.

 

Lefille: “¡Gracias, Suimei-kun!”

Suimei: “No ... no es nada ...”

 

La suave mejilla de Lefille se froto contra la de Suimei, llevándolo a preguntarse cómo es que ella está tan conmovida por la emoción. Ahí es cuando recordó que ella ha estado actuando por su cuenta todo este tiempo. Por lo tanto, su comportamiento ahora no debería en lo más mínimo ser considerado irrazonable.

Suimei sintió una mirada inquietante durante ese momento embarazoso.

 

Jilbert: “......”

Suimei: “¿Qué sucede, Jilbert -san?”

Jilbert: “Eh, bastardo, no me digas que eres el pedófilo que se arrastra por las calles del que he estado escuchando.”

Suimei: “No, no, no lo soy ...”

 

Dejo a Lefille de lado para poder explicar la situación, pero Jilbert le mando una mirada sucia mientras retrocede unos pasos.

 

Jilbert: “Quédate atrás. Mantén una distancia de por lo menos cinco pasos en todo momento. Lefille aléjate de ese tipo.”

Suimei: “Escucha lo que digo. Esto es sólo un malentendido...”

Jilbert: “Eso es lo que dices, pero en verdad, estás podrido hasta la medula.”

Suimei: “Oh, lo que sea ... Vamos a seguir adelante con eso. ¿Cumplió mi otra petición?”

Jilbert: “Mm ... Oh, sí. Es por allá.”

 

Jilbert dio una respuesta aguda y rápidamente los llevo a una habitación en el interior.

 

Lefille: “.... Suimei-kun, ¿de qué está hablando Jilbert?”

Suimei: “El baño.”

Lefille: “¡Un baño! ¡Esta casa viene con un baño!”

 

La emoción entro en la voz de Lefille a su respuesta.

Jilbert, al oír la conversación, se vuelve para mirar a Lefille.

 

Jilbert: “Por supuesto. ¿No es éste el Imperio? Todas las casas dentro del Imperio tienen un baño.”

 

Ella declaro con una voz orgullosa.

Lefille, al oír eso, se precipito hacia Jilbert. Suimei también se apresuró por detrás. El baño es precioso, hecho de piedras pulidas y yeso brillante. Dentro hay una bañera nueva, de madera.

Jilbert aplaudió cuando le pregunto:

 

Jilbert: “¿Está bien?”

Suimei: “Wahh ...”

 

Suimei se quedó sin palabras al entrar en la habitación.

 

Los ojos de Lefille brillan con anticipación mientras mira a su alrededor. Los habitantes del Imperio tienen el hábito de tener baños, similar a su país de origen, Noshias. En el Reino Aster, sin embargo, ni siquiera tiene el hábito de bañarse. En su lugar, la gente allí se limpia con un paño al vapor. Como resultado, su estancia allí fue muy estresante. Es una de las razones por las que tenía tanta prisa por ir al Imperio.

 

Suimei, siendo de un mundo paralelo, también sufrió una frustración similar. Por lo tanto, él pensó en adquirir una casa asegurándose que tendría cuarto de baño con una bañera, de una manera u otra.

Lefille se olvidó por completo de Suimei en su excitación. El baño parece ser indispensable para las chicas que saben la importancia de bañarse.

 

Lefille: “Suimei-kun, es un baño! ¡Un baño! ¡Tomemos uno hoy!”

 

Su calma habitual no se podía encontrar en ninguna parte. Hay una gran brecha entre eso y el comentario escandaloso que acaba de hacer. Suimei deja esos sentimientos a un lado y dice:

 

Suimei: “Tendrá que esperar hasta mañana. Todavía tenemos que limpiar la habitación y preparar una variedad de cosas.”

Lefille: “¿Ah en serio?”

 

Los hombros de Lefille cayeron al oír que no podrá tomar un baño hoy.

Durante la mitad de ese intercambio, Suimei volvió a sentir una mirada extraña.

Jilbert lo mira desde el costado.

 

Jilbert: “......”

Suimei: “… ¿Qué? ¿Por qué me estás dando una mirada tan sucia?

Jilbert: “Oi, realmente eres ese pedófilo bastardo, ¿no?”

Suimei: “No puedo pensar en nada de lo que acabo de decir que podría haberte dado esa idea.”

Jilbert: “¿No acaba de decir Lefille que quiere bañarse hoy? ¿No significa eso que van a entrar juntos?”

Suimei: “¡E,e ...espera sólo un segundo! ¡Nunca dijimos nada de eso! Algunas palabras fueron omitidas de esa conversación. ¡Lefille y yo no vamos a bañarnos juntos!”

 

Lefille, por alguna razón, le dio a Suimei una expresión de ansiedad ante su declaración.

 

Lefille: “.... Suimei-kun, ¿bañarse conmigo es tan detestable?”

Suimei: “¿Huh? Lefille, ¿qué estás diciendo?”

Lefille: “¿Es desagradable?”

Suimei: “¿Eh? No, eso no es ...”

Jilbert: “Oi, ¿qué pasa con esa vacilación bastardo pedófilo ... Eres el enemigo de todas las de las mujeres enanas...”

Suimei: “E-E-E- E- Eso es! ¡Es un malentendido ...! “

 

La mala articulación de Suimei fue como tirar agua y verla derramarse por el desagüe. Independientemente de lo que diga, Jilbert está decidida a verlo como un lolicon. Todo lo que puede hacer es bajar la cabeza con resignación.

 

Suimei: “Haa ...”

 

Su mirada severa provoco un suspiro. ... Sin embargo, fue capaz de adquirir un hogar. Con eso, ahora puede comenzar a investigar el círculo mágico usado para invocar a los héroes. Tener una base de operaciones es prioritario en el estudio de la magia. No sólo los objetos mágicos necesitan ser hechos a mano, sino que también las ceremonias mágicas necesitan una sala para ser conducida. En general, tener un lugar de trabajo aumenta drásticamente la tasa de investigación mágica.

 

Jilbert: “Oi, quédate lejos de mí, bastardo pedófilo.”

Suimei: “¡Deja de decir palabras tan irresponsables tú, loli legal! Como te he estado diciendo, ¡no soy un lolicon!”

 

Suimei se mete en el estilo grosero de hablar de Jilbert.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 44: La invitación de Hadrias.




Manual




 


 

El tiempo y espacio cambian para enfocarse en Reiji y los demás.

 

La ciudad de Klant es un hábitat bendecido. Tiene el mismo clima que se encuentra en del Reino de Aster y tiene una fuente de agua que proviene del norte de la cordillera. Su único problema es que, debido a que está cerca de la frontera, vivir allí conlleva un gran riesgo. Varias batallas se dice que se han librado allí hace cientos de años. Sin embargo, debido a la carretera que lo conecta con el Imperio y la Alianza de Sardius, es también un lugar próspero con una abundante circulación de dinero.

 

Incluso si se dice que la actitud de Mether esta pasada de moda, las personas de Klant sienten respeto por las costumbres tradicionales de Mether y se desarrollan adecuadamente, lo que permite a la gente vivir una vida cómoda.

La ciudad también conserva una defensa sólida. Las paredes del castillo están siendo renovadas con el material anti-magia recientemente descubierto. Además, el ejército está aumentando su poder como un cheque a la fuerza militar del Imperio. Después de todo, durante las emergencias, esta fortaleza, al estar tan cerca de la frontera, es la segunda línea de defensa del Reino de Aster.

 

Reiji y su grupo tienen su alojamiento cerca del borde de la zona comercial. Hadrias los invitó después de la derrota de Rajas y los lanzó a un desfile triunfante a su llegada. Reiji fue elogiado por el público por derrotar al ejército delos Demonios, pero para él, la mentira que todos celebraban le trajo un falso honor.

 

Reiji, Mizuki y Titania se sentaron en un círculo en el sofá de la habitación de una posada. Mizuki bebió un vaso de agua de rosas y deja escapar un suspiro.

 

Mizuki: “Ese desfile fue increíble.”

Titania: “Sí, podrían haber gastado más dinero para este que el de Mether.”

 

Este desfile duró tres días, mientras que el de Mether sólo tomó uno. Era indudablemente a gran escala.

Mizuki dijo sin pensar mucho:

 

Mizuki: “Me di cuenta de esto por el desfile, pero la ciudad de Klant es bastante rica... Aunque, es el resultado del trabajo de ese tipo.”

Titania: “El duque Hadrias es un noble muy poderoso que gobierna sobre una cantidad extensa de tierra incluyendo la ciudad de Klant. Su riqueza y sus fuerzas armadas hacen que su autoridad sea incomparable en el Reino de Aster.”

 

Mizuki puso una expresión complicada mientras miraba por la ventana a la respuesta de Titania. Hadrias gobierna sobre una ciudad que, en términos de tamaño, es la segunda sólo después de la capital real. Tres cosas se destacan sobre ellos cuando reflexionan sobre los últimos días. Tiene la fuerza militar para enfrentarse a un General Demonio, el poder financiero para hacer un desfile a gran escala y la autoridad política para hospedar dicho desfile. No sólo pueden hacer todo eso, sino que también poseen el impulso de hacer que suceda.

 

Reiji: “¿Pero realmente está bien hacer todo esto? En realidad yo no hice nada... Todo el mundo contribuyó a la derrota de Rajas. Darme todo el crédito es demasiado.”

Titania: “En realidad, Reiji-sama ... Por favor, perdóname, pero yo también estoy de acuerdo con esto. Hacer esto beneficia a mi país.

Reiji: “Sí, lo entiendo.”

 

Hadrias usó la derrota de los Demonios para elevar la mortificante moral del público. Titania, consciente de las circunstancias, aprobó el plan de Hadrias para acoger el gran desfile. Reiji entiende la situación, pero también es consciente de lo poco que realmente contribuyó a esa batalla. En todo caso, es como una hiena arrebatando la gloria de otra persona.

 

En ese momento Mizuki expreso su cinismo:

 

Mizuki: “Una historia típica. Usar las hazañas de alguien más para impulsar su propia imagen. Es típico de la aristocracia. Si eso aumenta la posición internacional de su país, ¿por qué no hacerlo?”

Titania: “Tienes toda la razón. Es por eso que no se puede ser negligente cuando se trata del Duque Hadrias. No dudó en usar a Suimei, el amigo de Reiji-sama, para sus propios objetivos políticos. Ni siquiera la princesa del Imperio, Graziela, estaba fuera de sus manos.”

 

Titania añadió: “Diré esto una vez más. No lo tomes a la ligera.”

 

Ella es extremadamente cautelosa sobre Hadrias. Cuando Reiji lo conoció por primera vez, sintió una vibración desagradable viniendo de él. Ahora, está bastante seguro de que odia a ese hombre. Reiji, mientras tiene tales pensamientos, pregunto:

 

Reiji: “Dime, Tia, acerca de Suimei y la caravana que se utilizó como señuelo, ¿cuáles son tus pensamientos acerca de eso? Suimei es mi amigo, pero en lo que respecta a los ciudadanos del Reino Aster....”

Titania: “Con toda honestidad, estoy desgarrada por este asunto. Pero cuando considero el daño que las fuerzas de los Demonios pudieron haber causado, me encuentro de acuerdo con la decisión. Sin embargo, eso no es algo que me gustaría hacer.”

 

Con eso dicho, Titania bajo la cabeza.

Tanto Reiji como Mizuki levantan sus voces en la inesperada reverencia de Titania.

 

Mizuki: “Eh!”

Reiji: “¿Huh?”

 

Sorprendido por su acto, ninguno de los dos puedo hablar correctamente.

Titania continúo:

 

Titania: “Reiji-sama, Mizuki, por favor perdónenme. También pensé que era una buena estrategia cuando lo escuché por primera vez.”

Reiji: “No, está bien. Tu posición te obliga a tener una perspectiva diferente de la de nosotros. Tú también lo piensas, ¿verdad, Mizuki?”

Mizuki: “... Sí.”

 

Los ojos de Mizuki miraban hacia abajo al mismo tiempo que dio un acuerdo renuente. Su boca caía mientras mira por la ventana. Suimei fue uno de sus primeros amigos. No estaban saliendo, pero tal desarrollo podría haber ocurrido.

 

Mizuki: “Suimei-kun, nunca lo encontramos.”

Reiji: “No te preocupes tanto. No hay duda de que Suimei está a salvo.”

Mizuki: “¿Porque es astuto?”

Reiji: “Así es, y además, ¿no te acuerdas de lo que dijo sensei?”

 

Reiji recordó las palabras de despedida de Felmenia. - Suimei-dono seguramente está bien. -Por otra parte, podría haber dicho eso en preocupación por su ansiedad.

 

Titania: “La voz de Flama Blanca-dono sonó de esa amanera. Si tomamos eso en consideración, entonces existe la posibilidad de que ella sepa algo que nosotros no. Incluso podría estar siguiendo los pasos de Suimei.”

Mizuki: “¿Seguir sus huellas? ¿Cómo?”

Titania: “Con magia ... Flama Blanca-dono es un mago sin precedentes en mi país y maneja magia que nunca antes fue lograda.”

Mizuki: “Ah…”

 

Mizuki recordó las lecciones de Felmenia con las palabras de Titania. El recordatorio también resulta en Reiji golpeando sus manos.

Un leve golpe resonó desde la puerta. La voz de Loffry pronto lo siguió.

 

Loffry: “Disculpe, Reiji-sama, ¿puedo entrar?”

Reiji: “¿Loffry? Claro, eso está bien.”

Loffry: “Con su permiso ... Espera, Titania-sama! ¡Disculpe mi intrusión!”

 

Reiji se preguntó si algo está mal con Loffry. Abrió la puerta y saltó con sorpresa. Está tan confundido, que está prácticamente dejando salir burbujas de su boca mientras baja su cabeza de vergüenza. La explicación más probable es que ha llegado a una ridícula conclusión de que Reiji y Titania estaban solos juntos.

 

Titania dio un pequeño suspiro al darse cuenta de su malentendido.

 

Titania: “No, todo está bien. Mizuki también está presente.”

Loffry: “¿Huh? Oh, ella realmente está aquí...”

 

Loffry hablo mientras ponía una expresión estupefacta. El momento de silencio que siguió proporciona a todos un alivio momentáneo.

Mizuki se inclinó hacia él mientras ponía una sonrisa maliciosa.

 

Mizuki: “Dime ~ Loffry-san, ¿qué estabas imaginando?”

Loffry: “¿Huh? ¡No! ¡No pensé en nada indecente!”

Mizuki: “¿Oh? Nunca mencioné la palabra ‘indecente’”.

Loffry: “A-ahwawawawa ...”

 

Loffry mira a la izquierda ya la derecha cuando se dio de que cavó su propia tumba.

Reiji, sintiendo lástima por el hombre y le tendió una mano diciendo: “Mizuki.” Luego ella confeso con una sonrisa que mescla la travesura con la sinceridad, que ella sólo estaba burlándose de él.

 

Reiji dice:

 

Reiji: “Loffry, ¿sucedió algo?”

Loffry: “Sí, ha llegado un enviado del duque Hadrias.”

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Reiji encontró al inesperado enviado de Hadrias esperando en el vestíbulo y lo siguió al exterior de una habitación privada dentro de la mansión del Duque. Más allá de esas puertas está Hadrias esperando para saludarlo con su habitual expresión seria. Hay música. En algún lugar dentro debe haber un músico. Los murmullos que salen de detrás de la puerta son llevados a un fin suave.

 

Reiji, mientras juntaba fuerzas, se decidió a saludar al señor de la casa. Su oponente es Hadrias. Antes de salir de la posada, Titania le advirtió que tuviera cuidado mientras Mizuki decía que rezaría por su seguridad. También le dijeron que esta petición no es razonable y que él debe rechazar la invitación.

 

Reiji sacudió la cabeza al pensarlo. Dentro de esa habitación privada está un aristócrata astuto, Titania le advirtió a Reiji que se mantuviera alerta. Él sólo está adivinando, pero tiene la sensación de que se reunirá con Hadrias muy a menudo en el futuro. Por lo tanto, no puede simplemente decir que no quiere reunirse con él. En su lugar, debería tomar la iniciativa de ver qué tipo de hombre es realmente la persona llamada Lucas D. Hadrias.

 

Por eso ... Reiji una vez más reunió su fuerza y llamo a la puerta.

Hadrias, al confirmar la identidad de Reiji, le dio una pase,

 

Hadrias: “Entra”.

 

Reiji respondió: “Disculpe,” mientras abría la puerta. La habitación en la que entro es un lujoso salón. El saludo que dio al dar un paso adelante fue breve y directo.

Hadrias, sentado elegantemente en su silla, miro fijamente a Reiji, que está frente a la puerta.

 

Hadrias: “Héroe-dono, ¿por qué no se sienta?”

Reiji: “En mi país, los visitantes esperan a que el señor de la casa recomiende dónde deben sentarse. Me siento incómodo al romper esta costumbre.”

 

La agudeza en la presencia de Hadrias se debilito un poco mientras expresaba su asombro. Él decía;

Hadrias:  “Hou, el respeto se tiene en gran estima dentro del país de Héroe-dono. Entonces, ¿es necesario que te recomiende un asiento también?”

 

Mientras miraba hacia un vaso lleno de un líquido rojo en el extremo opuesto de la mesa.

 

Reiji: “¿Es alcohol?”

Hadrias: “Es vino de uva, el sabor no es malo.”

 

¿No está mal? Dejando eso de lado,

 

Reiji: “Aprecio su hospitalidad, pero tendré que rechazarlo...”

Hadrias: “¿No puedes beber alcohol?”

Reiji: “La gente debe llegar a cierta edad antes de que pueda consumir alcohol en mi país ... Tendré que abstenerme de beber para cumplir con esas leyes.”

 

Hadrias, con el rechazo de Reiji, bebió de su vaso.

 

Hadrias: “Hmm, ¿hay una razón para tal ley?”

Reiji: “El cuerpo humano no puede procesar adecuadamente el alcohol hasta alrededor de los 20 años. El alcohol no procesado inhibe el desarrollo del cuerpo. Por lo tanto, esas leyes fueron aprobadas para proteger al pueblo.”

 

Hadrias miro su vaso de vino a la explicación de Reiji.

 

Hadrias: “Nunca pensé que beber la sangre de la diosa podría tener tal efecto. Pero ir tan lejos como a prohibir el consumo de alcohol... No, tal vez la intención es nutrir las capacidades de la población?”

 

Hadrias se olvidó de Reiji mientras miraba su vaso y murmuraba. Reiji, viendo a Hadrias perdido en sus pensamientos, pregunto:

 

Reiji: “¿Por qué me llamaste?”

Hadrias: “Sólo quería hablar contigo un poco.”

Reiji: “Este no es el ambiente adecuado para tener una conversación agradable.”

Hadrias: “Fuu, disculpe por eso.”

 

La razón de su disculpa es obvia. Hadrias, desde que Reiji entró en la habitación, había estado electrizando la atmósfera. Después de señalarlo, mostro una sonrisa llena de desprecio, como si sus disculpas fueran un gesto vacío.

 

Reiji considero que este es el mayor margen de maniobra que Hadrias concederá en su comportamiento. Es el margen de maniobra otorgado por los fuertes. La única razón por la que va tan lejos con Reiji es porque él es el Héroe.

 

Hadrias examino su vino con una mirada indiscriminada. Estrecho los ojos en aprecio por la bebida y pregunta,

 

Hadrias: “Héroe-dono, ¿por qué aceptó nuestra petición de subyugar al Señor Demonio?”

Reiji: “Para salvar a la gente de este mundo.”

 

Reiji dio la misma respuesta que dio a Almadias. Su razón para aceptar esta petición todavía no ha cambiado.

 

Hadrias: “¿Quieres salvar a la gente de este mundo a pesar de no tener razón para hacerlo? No puedes ganar nada haciendo esto. Sin embargo, a pesar de ser consciente de este resultado, ¿todavía lo dices?”

Reiji: “¿Qué intenta decir, su Excelencia?”

Hadrias: “¿No lo entiendes? Simplemente pregunto por el origen de esa decisión desinteresada.”

Reiji: “...?”

 

Reiji se preguntó lo que Hadrias está tratando de sacar de esa pregunta. Es una pregunta extraña. De la mirada de misericordiosa que Hadrias envía, Reiji es incapaz de discernir sus verdaderas intenciones. Hadrias es como un halcón esperando a que aparezca un momento de debilidad. Cualquiera que sea la razón por la que haga tal pregunta apesta a motivos ocultos.

Hadrias encontró diversión en la confusión de Reiji y soltó una risa seca.

 

Hadrias: “Bueno, eso está bien. Déjame preguntar de nuevo, Héroe-dono, ¿qué clase de lugar era tu mundo?”

Reiji: “¿Mi mundo?”

Hadrias: “Sí, ¿cómo compararía este mundo con el suyo?”

 

Reiji se preguntó si realmente debería comparar los dos mundos. Tuvo una discusión similar en el castillo real con Almadias, pero esta vez;

 

Reiji: “La mayor diferencia entre mi mundo y éste es el desarrollo tecnológico. Aunque este mundo tiene magia, no se puede comparar a la conveniencia de la tecnología de mi mundo.”

Hadrias: “¿Desarrollo tecnológico? ¿Tiene algo que ver con la prohibición del alcohol que mencionaste?”

 

Hadrias, sin esperar la respuesta de Reiji, por alguna razón miro por la ventana. Mientras contemplaba el paisaje, dice:

 

Hadrias: “Héroe-dono, ¿qué piensas de este mundo?”

Reiji: “No es como mi mundo, pero es un buen mundo.”

Hadrias: “Un buen mundo, ¿dices ...?”

 

La decepción lleno el tono de Hadrias. A pesar de que la intención detrás de sus preguntas aún se desconoce, el hizo otra pregunto:

 

Hadrias: “Héroe-dono, ¿qué ve más allá de esta ventana?”

 

Reiji se preguntó si le están pidiendo que mire por la ventana. La escena es una vista de sólo tres pisos, pero la ciudad y la gente todavía están dentro de la vista. Las luces de las calles parpadean e iluminan las distintas casas de Klant mientras el crepúsculo baña la ciudad. A la distancia, reconoce las brillantes luces azules y verdes que distinguen el distrito de placer.

 

Reiji: “¿Qué quieres decir?”

Hadrias: “Este mundo no ha avanzado en absoluto desde hace cientos de años. Todo el mundo descansa de la misma manera, va al trabajo de la misma manera, se enamora de la misma manera, tiene hijos de la misma manera, y muere de la misma manera. El desarrollo tecnológico está completamente en un punto muerto, los países se levantan y caen a través de la guerra y la diplomacia, y la gente está atascada con sus mismas maneras de pensar.”

 

Hadrias concluye en un tono frío añadiendo:

 

Hadrias: “Este mundo no es nada más que el jardín personal de la diosa”.

 

Reiji se preguntó si la tristeza o el dolor es lo que motiva las palabras de Hadrias. Hay una conexión entre el desarrollo cultural y la naturaleza humana, y la gente quiere aquello que no posee, pero eso no es lo mismo que desear algo que es imposible.

 

Hadrias: “¿Tú, los Héroes que vienen de un mundo desarrollado, todavía piensan que este es un mundo bueno?”

Reiji: “Todo el mundo vive en paz. ¿Hay algo más que realmente importe? El cambio sin motivo solo crea conflicto. Incluso en mi mundo, eso es algo que no pudimos eliminar.”

Hadrias: “...”

 

Reiji usa el silencio de Hadrias para pensar.

 

Hadrias: “Esto es un poco repentino, pero Héroe-dono, iras a visitar el Imperio después de esto.”

Reiji: “Eh ...”.

Hadrias: “Dentro del Imperio, la Princesa Graziela ha comenzado a tomar medidas. Al ir a ese lugar, usted será capaz de reducir sus movimientos aunque sea un poco.”

 

Hadrias hizo una declaración decisiva. Su tono no dejo espacio para discutir a pesar de estar en conflicto con los planes de Reiji.

 

Reiji: “¿Eso es una orden?”

Hadrias: “Por supuesto.”

Reiji: “No tengo ninguna obligación hacia ti. Mi misión es subyugar a Nakshatra, el Señor Demonio.”

Hadrias: “Ese es ciertamente el caso. Sin embargo, Héroe-dono, he oído que se apresuró venir aquí debido a  Gregory?”

 

La electricidad corrió por la habitación a las palabras de Hadrias. Naturalmente, eso no son nada más que sentimientos de Reiji.

 

Reiji: “¿A caso... me estás amenazando?”

Hadrias: “Fuu, siéntete libre de interpretarlo de esa manera. Sin embargo, nunca se llevara a cabo una investigación formal, por lo que no hay nada que respalde lo que acabas de decir. Todo lo que piensas es una acusación sin fundamento.”

Reiji: “Tch! ¡No sólo usaste a mi amigo como señuelo, ahora dices esto!!”

Hadrias: “Eso no fue más que sacrificar una pequeña pieza para salvar el todo el mundo. En cuanto a tu amigo, espera un poco más antes de hacer tales declaraciones. Todavía lo estamos buscando. Podremos descubrir si está vivo o muerto una vez que encontremos su rastro. Hasta ahora, no ha habido ningún informe.”

 

Hadrias bufo como si lo que estaba dice fuera una cuestión trivial.

 

Hadrias: “Probablemente él … lo más probablemente es que este muerto.”

Reiji: “¿Cómo te atreves a hablar así ...?”

 

Como la ira de Reiji llegando a su punto de ebullición, Hadrias dice:

 

Hadrias: “¿Qué? Sólo estoy diciendo una posibilidad.”

Reiji: “¿No sientes la menor culpa por lo que le hiciste a Suimei?”

Hadrias: “Si digo que sí, ¿te calmarás?”

Reiji: “Tch!”

 

Esa respuesta es imperdonable para Reiji. Apretó los dientes y miro a Hadrias. La etiqueta que estaba exhibiendo se desvanece mientras se pierde a la furia.

 

Sin embargo, Hadrias continuo sin tener en cuenta la ira de Reiji.

 

Hadrias: “¿Creo que su nombre era Suimei Yakagi? Simplemente no tuvo suerte. Me molestaré si te enfadas conmigo por eso.”

Reiji: “¡Bastardo ...!”

 

Reiji no puedo contenerse por más tiempo mientras su puño volaba hacia adelante. Nada lo detuvo más. El pensamiento de las consecuencia de sus acciones apenas se registra en su mente.

Hadrias detuvo el puño de Reiji.

 

Reiji: “¿Qué ...?”

Hadrias: “Fuun ...”

 

Hadrias ni siquiera está interesado en lo que acaba de suceder.

 

Este hombre ... A pesar de que Reiji no puso toda su fuerza en ese golpe, todavía era un golpe explosivo impulsado por la bendición divina concedida a los convocados para salvar al mundo. Tenía todo eso y Hadrias lo detuvo sin apartar la vista.

 

Hadrias echo a Reiji a un lado y mira hacia atrás por la ventana.

Hadrias: “Usted no está lo suficientemente enfocado. De la manera en que eres ahora, no estás cerca de estar listo para enfrentar al Señor Demonio. Para ser más fuerte, necesitarás ganar mucha más experiencia. Ahora, sobre el Imperio ...”

 

Reiji se preguntó si tiene alguna oportunidad para discutir. Hadrias implico que algo le pasará a Gregory si no lo hace.

 

Reiji: “... Voy a ir al Imperio. Pero mantén tus manos lejos de Gregory y su familia. Ahora, sobre Suimei.

Hadrias: “Continuaré la búsqueda según lo prometido. Siendo un amigo del Héroe-dono, es un peón muy valioso. “

Reiji: “Tu Bastardo ...”

 

Reiji no puede creer que Hadrias todavía este diciendo eso. Sin embargo, no hay nada que pueda hacer con su punto débil tomado como rehén. Está frustrado, pero la única forma de resistencia que puede mostrar ahora es quedarse en silencio. Justo cuando tomo el pomo de la puerta,

 

Hadrias: “Héroe-dono, todavía hay una cosa que necesito decirte.”

Reiji: “…¿Qué?”

Hadrias: “De ahora en adelante, encontrarás muchos enemigos. No solo habrá otros humanos, sino también otras razas.”

 

Reiji se pregunta por qué se le está diciendo esto. No podría ser ...

 

Reiji: “¿Me estás llamando ingenuo por lo que pregunte a Rajas?”

Hadrias: “No, escuchar eso fue un alivio para mí.”

Reiji: “Eh?”

 

Reiji no esperaba esas palabras de Hadrias. Él esperaba críticas por preguntar al Demonio su razón para librar una guerra contra la humanidad.

 

Hadrias: “Héroe-dono, este mundo es diferente al tuyo. Tienes que adaptar tu forma de pensar para que coincida con este lugar. Por eso, en tus futuras batallas contra los Demonios, no te distraigas ponderando si lo que estás haciendo es correcto o incorrecto.”

Reiji: “¿Qué quieres decir?”

Hadrias: “Estoy hablando de ‘eso’. Ese ser ataca a la humanidad sin razón alguna. Muchos especulan que ese ser prominente existe únicamente para destruir a la humanidad y a todas las otras razas.”

Reiji: “Especulación de un ser prominente? Que quieres…”

Hadrias: “Eso no es algo que necesites saber en este momento. Tu pregunta no tiene sentido.”

 

Hadrias concluyo con esas palabras.

 

Al final, Reiji no puede decir si le dieron un consejo o una advertencia.

 

Reiji: “... Bueno, ¿eso es todo?”

Hadrias: “Solo una cosa más.”

 

Reiji no puede entender el objetivo de Hadrias y preguntó esto, pero aún tiene más que decir?

Hadrias miro por la ventana mientras pregunta,

 

Hadrias: “Héroe-dono, ¿qué quieres obtener una vez terminada tu batalla?”

Reiji: “Nada, no quiero nada.”

Hadrias: “Estatus, fama, riqueza, mujeres. ¿Entiendes que podrías tener lo que quieras del mundo entero?”

Reiji: “Que molesto. No me importa nada de eso. No estoy luchando para mejorar mi posición en la vida.”

Hadrias: “¿De Verdad? En ese caso, no tengo nada más que preguntar. Por ahora, usa este tiempo para descansar hasta que se te tiempo de tu viaje al Imperio.”

 

Reiji le dio la espalda a Hadrias y se fue sin decir una palabra.

 

 

 

Hadrias: “El Héroe convocado...”

 

... Hadrias observo el regreso de Reiji a su posada desde una ventana del segundo piso. La expresión con la que observa es de sospecha. Él mira hacia el oscuro cielo crepuscular y le hizo otra pregunta,

 

Hadrias: “Héroe Reiji, ¿cuáles son tus pensamientos acerca de este mundo? Cuando dijiste que era un buen mundo, ¿eran tus sentimientos honestos? ¿Realmente te sientes así por este mundo podrido? Un mundo que, gracias a la diosa, no tiene futuro ...?”

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 45: Ayudando a una niña pequeña.




Manual




- No hay ninguna biblioteca.

 

La Capital Imperial, Fila Filas. Con el emperador que posee el mando absoluto sobre los militares, es vista como la capital militar tanto dentro como fuera del país. Alguien que sepa que ese ejército reside dentro de las murallas de la ciudad podría pensar que es un lugar rudo, pero en realidad es una ciudad de renombre para los eruditos, un centro de información y el hogar de una biblioteca de prestigio internacional. Algunos libros de la biblioteca incluso datan de la fundación de la nación. Es la ciudad perfecta para realizar investigaciones.

 

Eso fue lo que Suimei escuchó antes de salir, pero no importa a dónde vea, ese edificio no está allí. No, en este caso, decir que simplemente no puede encontrarlo es mejor.

 

Suimei: “Bueno….?”

 

El problema no es que Suimei no tenga sentido de orientación. Irrelevante al hecho de que se perdió unas cuantas veces en Camelia, el Castillo de Aster, la capital Fila Filas es un lugar difícil de navegar. La calle principal está bien, pero al entrar en un camino lateral, no importa cuánto tiempo se use buscando, no habrá nada más que casas. Intentar ir por una dirección aleatoria se deshizo de sus sentidos. De allí descubrió que dentro de este laberinto de ciudad, no puede volver sobre sus pasos.

 

Suimei se detuvo y examino su entorno. Ya está profundamente dentro del distrito rojo. ¿Dónde se metió? ¿En qué momento abandonó la zona residencial de ladrillos rojos? Nunca aprenderá los secretos sobre el héroe convocando a este ritmo. Él pasó por un montón de problemas para venir a Fila Filas porque es el mejor entorno para él para investigar la invocación héroe. Y ahora sucede esto. Mientras considera si debe resolver su problema con magia -

 

“Estas en el camino. Muévete a un lado por favor.”

 

Suimei reconoció la encantadora voz con esas pausas únicas. El tono intenta permanecer plano, pero la irritación se tejía dentro de las palabras. Se dio la vuelta y se encontró a una chica familiar, una muy joven. Reconoció sus dos colas rojizas, su elaborado parche y su excéntrico conjunto conocido como Lolita Gótica en su mundo. La mejor frase para describirla sería que ella es inolvidable.

 

No hay equivocación que la que está frente a Suimei es la joven que conoció en la puerta, Liliana Zandark. En este momento, sin embargo, no parece estar sola. A su lado, hay un par de hombres encapuchados vestidos con túnicas de color marrón. Por lo que puede ver, ninguno de ellos parece interesado en hablar.

 

Uno de los hombres con túnica se acercó a Liliana como si estuviera a punto de hablarle a un niño rebelde.

 

Hombre 1: “Estará bien si pasas lo que acabas de oír a tu padre.”

Liliana: “Imposible. No estoy en posición de influir en las políticas del coronel.”

Hombre 2: “Vamos a averiguar eso a partir de aquí. Nos gustaría que fueras una niña buena y cooperaras.”

Liliana: “¿Cuántas veces más debo decirlo, ‘no, gracias’?”

 

Liliana rechazo la solicitud educada del hombre, pero se negó a ceder. Ahí es cuando el otro hombre uso un tono agudo y vulgar.

 

Hombre 1: “¿Asi que te negarás si te lo preguntamos así?”

Liliana: “Correcto. Es por eso-”

Hombre 1: “Entonces no se puede evitar. Vamos a ver lo cooperativa que serás después de un poco de dolor.”

 

Uno de los hombres encapuchados invoco su poder mágico después de hablar como un matón de película. Al mismo tiempo, sostenía un bastón largo en su brazo.

Liliana, contra la violencia dirigida hacia ella, no se asustó ni se sorprendió. Ella en cambio estrecho sus ojos mientras preguntaba:

 

Liliana: “Yo soy uno de los 12 sabios, ¿Lo entiendes, verdad?”

Hombre 1: “¿Ah? ¿Te refieres al Arma Humana del Imperio? ¡No seas estúpida, mocosa! ¡Eso es obviamente una exageración!”

Hombre 2: “Este es el resultado natural por ignorar nuestra solicitud. Ve a llorar a tu padre después de esto.”

 

...Para Suimei, parece que el problema se está desentrañando ante él. A primera vista la escena es la de dos adultos sin valores acosando a una niña. La niña en cuestión, Liliana, sin embargo, es un oficial militar, por lo que la primera impresión podría no ser cierta.

 

Suimei: (Aun así, ella es realmente sólo una niña ...)

 

Darle la espalda a esta escena lo dejaría con un mal sabor de boca. Aun cuando no tiene ninguna obligación de ayudarla, tampoco tiene alguna razón para ignorarla. Él hablo en un tono apático cuando se acerca:

 

Suimei: “Sí, me doy cuenta de que estoy interrumpiendo.”

 

Los tres hablaron a Suimei al unísono, cada uno con una expresión facial diferente. Uno lo miro como si estuviera en el camino, el otro estaba confundido y el último con un sorprendido reconocimiento.

 

Hombre 2: “¿Qué quieres?”

Lilia: “Tu que estás…”

Suimei: “Sus pasatiempos deben ser bastante desagradables para intimidar a una niña de esta manera.”

Hombre 1: “¿Huh? Tú no tienes nada que ver con esto verdad.”

Suimei: “Así es. Solo estaba de paso.”

Hombre 1: “¿Entonces? ¿Cuál es el problema?”

Suimei: “Vi que algunos adultos están acosando a una niña.”

Hombre 2: “Puedes interpretar esto como quieres, pero ¿de verdad vas a decir algo después de ver estas túnicas?”

Suimei: “¿Hay algo especial en ellas?”

 

El hombre insinúo que él y su compañero son muy poderosos, pero Suimei, que es ignorante del sentido común de este mundo, no se preocupó. En cambio, ridiculizo su conducta arrogante y los hizo enfurecer en un instante.

 

Hombre 1: “T- tu campesino. Ni siquiera puedes apreciar el significado de esta bata que nos ha concedido el maestro del gremio...”

 

Durante la mitad del intercambio, Liliana expreso su preocupación,

 

Lilian: “¿Cuáles son, tus intenciones?”

Suimei: “Hmm? Estaba dando un paseo y me encontré con un incidente.”

Liliana: “¿Así que decidiste, involucrarte? No tienes razón para hacerlo.”

 

Liliana rechazo la ayuda de Suimei. El significado de sus palabras es que, como no tiene ninguna razón para estar allí, no debería involucrarse. Su actitud dice que no quiere que nadie se entrometa dentro de sus asuntos.

 

Hombre 2: “¿Un conocido tuyo?”

Liliana: “No, no...”

Suimei: “¡Sí! Nos conocimos hace poco.”

Liliana: “Ugh-! ¡Tu!”

 

Liliana se enojó cuando Suimei desvergonzadamente expuso su mentira y en secreto trono su lengua. Se quejó ante él en su mente ya que ella negó conocerlo para protegerlo, pero entonces tuvo que ir y estropearlo.

 

Hombre 1: “Ya veo. ¿Entonces ustedes dos están relaciones?”

Hombre 2: “En ese caso, te dejaremos experimentar un poco de dolor, también.”

 

Con esas palabras, los dos hombres aumentaron su poder mágico. El que tenía un discurso educado sostiene un bastón.

¿Quizás iba a blandir su varita? Suimei está desanimado al darse cuenta de que la Capital Imperial podría ser más peligrosa de lo que pensaba.

Liliana se vuelve de los dos hombres hacia Suimei con una expresión de shock.

 

Liliana: “… ¿Eres un idiota? Si hubieras fingido ignorancia te hubieran dejado tranquilo. Deberías haber dicho que no tienes nada que hacer conmigo. Realmente eres un idiota.”

Suimei: “Llamarme idiota es malo. Además, abandonar a una niña me ocasionaría pesadillas. ¿O estoy haciendo algo mal?”

Liliana: “Nuestra relación, ni siquiera existe. Eso fue imprudente. Esos dos son miembros de alto rango del Gremio de Magos del Imperio.”

Suimei: “Eres muy considerada.”

 

Suimei desatendió a las advertencias de Liliana.

 

Hombre 1: “¿Deberían ustedes realmente estar hablando el uno con el otro?”

 

El hombre vulgar los despreciaba mientras lanzaba un hechizo. Él puso su poder mágico que recolectó en su hechizo y acelera su terminación. Su canto finalizo al terminar de imbuir su elemento elegido con magia.

 

Hombre 2: “¡Flame, Red Blaze!”

 

Magia que se activa con sólo una palabra clave? Un pilar de llamas se levantó y tomo forma a medida que se movía en sincronización con su brazo. Las llamas se unieron para crear una espada de fuego que apunto hacia Liliana.

 

Ella esquivo por algunos centímetros. Plumas de llamas rebotaron hacia arriba cuando la espada de fuego se estrelló contra el suelo. Mientras seguía evadiendo sus ataques, las llamas escarlatas producen un color ardiente. La espada de fuego rozó la ropa de Liliana.

Los dos hombres se burlan de Liliana por no tomar represalias contra ellos.

 

Hombre 1: “Heh, resulta que solo sabes hablar, Arma Humana. ¿Defender es todo lo que puedes hacer? Ja, ja, ¿tus logros eran mentiras?”

Hombre 2: “Tu valentía en el campo de batalla no fue más que una alarde. El Coronel Rouge inventó la idea de que tú, una niña, tomó un papel activo en el campo de batalla sólo para elevar su propia posición.”

 

Un aura peligrosa centelleo en Liliana, pero ninguno de los dos se dio cuenta. Liliana habla con sorpresa mezclada en su voz:

 

Lilian: “Atacaron mi punto ciego, y se ponen felices por lograr solo algo como esto...”

 

Aumento la presión contra los dos hombres mientras termina de hablar. La cantidad que Suimei recibió dentro del puesto de control en la entrada no se le acerca. Ella elevo la densidad de su poder mágico hasta el límite y robo el dominio sobre el campo de batalla. En una batalla de magos, el que es capaz de expandir su poder mágico más lejos tiene ventaja. El mago dominante puede usar esa influencia para obstaculizar o incluso detener la invocación de los hechizos de su oponente.

 

Hombre 1: “¿Qué-qué ...”

 

¿Acaso ese hombre con el lenguaje vulgar tiene tiempo para hablar? El hombre con el discurso educado se estremeció al comenzar su canto.

 

Hombre 2: “Ku- ¡No me subestimes! Viento fuerte, eterno...”

 

“Está usando magia del viento. Probablemente no piensa nada de mí y sólo apunta a Liliana.” Con ese pensamiento, Suimei concentro su poder mágico en su dedo índice para influir en su propio entorno.

 

Suimei: “Sus llamas, estaré tomándolas prestadas.”

 

Suimei hablo como si le estuviera pidiendo a un compañero tomar un borrador. Las llamas dispersas se reunieron en la punta de su dedo mientras construía un cuadrado mágico. El fuego aria con un color escarlata profundo mientras lo hace suyo.

 

Hombre 2: “Na... a? M- ¡Mi fuego!”

 

La brusquedad de tener su llama robada dejo al hombre vulgar sin habla. Mira a Suimei. Shock se mezcla en sus palabras mientras demanda una explicación.

 

Hombre 2: “Bastardo, ¿qué fue eso?”

Suimei: “Nada. ¿No estabas escuchando? Sólo estoy tomándolas prestadas.”

Hombre 2: “Algo como eso…”

 

Es imposible. Suimei predice las palabras del hombre mientras suspira.

 

Suimei: “No importa a dónde vaya, personas como tú siempre están ahí. En vez de preguntarse cómo se hace algo, simplemente niegan los acontecimientos que suceden frente a ustedes.”

Hombre 2: “¿De qué diablos estás hablando? ¡Explica lo que pasó!”

Suimei: “Estoy pidiendo prestadas tus llamas. Sólo necesito afinar el procedimiento operativo un poco más y tendré un control total sobre ellas. Bueno, lo que hago no es tan práctico, pero está bien, ya que solo estoy jugando.”

 

Suimei termino con un suspiro.

Ahí es cuando el hombre cortés corto entre ellos al terminar su hechizo.

 

Hombre 2: “¡Viento! ¡Tú perseveraras! “

Suimei: “Vuela”

 

Suimei respondió desatando el fuego robado. El hechizo de viento del hombre educado se redujo a nada más que una brisa contra la densidad de las llamas de Suimei. El hechizo de fuego se tragó el hechizo de viento sin dejar huella de él detrás.

 

Suimei hizo su siguiente movimiento en un instante. Unió su pulgar y dedo medio y los hizo rozarse mientras apunta al brazo del hombre educado. Un sonido crujiente de la mano de Suimei exploto, destrozando el bastón del hombre y lanzando su brazo hacia atrás para dejarlo indefenso.

 

Hombre 2: “Se desvaneció-”

 

El shock invadió las palabras del hombre educado mientras la fuerza deja su cuerpo. Justo cuando el humo lo alcanzó, fue golpeado en el plexo solar por una palma enguantada. Él soltó un grito violento mientras el poder mágico se colocaba en el guante. El poder mágico activo la habilidad del guante, para golpear directamente el nervio del plexo dentro del cuerpo. Los gritos pronto se apagaron cuando el hombre se desmaya por el choque y se cae.

 

El hombre vulgar que quedo aplastado debajo del poder mágico de Liliana y también se desmayó con burbujas saliendo de su boca.

 

Con la batalla terminada, Liliana dijo: “Cambiemos de lugar”.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Suimei y Liliana se movieron a un lugar donde pueden fingir no saber nada de los dos hombres que acaban de aplastar. Se detuvieron después de caminar un poco. Los ladrillos de color gris ceniza se pusieron de color rojo al entrar en el distrito superior.

 

Liliana se limpió el polvo de la falda. La molestia estaba atada a su tono mientras estaba renuente a hablar.

 

Liliana: “Inútil, fue la intromisión que hiciste.”

 

Suimei ignoro sus palabras desagradables y pregunto:

 

Suimei: ““Entonces, ¿quiénes eran esos tipos?”

Liliana: “Eso no es de tu incumbencia.”

Suimei: “Si tú lo dices.”

Liliana: “¿Y qué estabas haciendo?

Suimei: “No mucho. ¿Podrías decir que estaba dando un paseo? ¿Y tú, Liliana?”

Liliana: “... no recuerdo haberte dado mi nombre ¿Como lo sabes?”

Suimei: “Hm? Bueno…”

Liliana: “¿De Verdad? Lo entiendo. La policía militar acaba de arrestar a un acosador hace poco. Entonces tú también estás aquí, eso quiere decir que...”

Suimei: “¡Espera! Lo escuche del sujeto en la oficina de aduana. ¿Cómo es  que me convertí en acosador?”

Liliana: “Lo entiendo. Eso era una broma porque ya no podía seguir.”

 

Liliana toma confianza en su tono plano cerrando su ojo.

 

Suimei: “Tú ...”

 

Los hombros de Suimei se hundieron. La conducta natural de Liliana combinada con su seria expresión facial le hacía imposible darse cuenta de que estaba jugando.

 

Un suspiro escapo de Suimei, ya que estaba preocupado por el comportamiento de Liliana. Ahí es cuando el poder mágico aumento a su alrededor. Se siente como si ácido o veneno se frotara contra su piel. La sensación es similar a lo que sintió en la aduana, pero también diferente.

 

Liliana: “Es hora de que respondas, mi pregunta. ¿Por qué estás aquí?”

 

La expresión perezosa de Liliana se afilo con su pregunta mientras su poder mágico se expandía para rodearlos. La vista de las casas y los almacenes circundantes se nublaba de la misma manera que una distorsión ocurre cuando el calor sube del asfalto.

 

Ella está interrogando a Suimei.

Suimei respondió con una sonrisa audaz y se encogió de hombros como un occidental. Su tono era ligero cuando hablo.

 

Suimei: “¿Qué? ¿Los visitantes no pueden pasear por la ciudad? Quiero decir, seguí los procedimientos adecuados para obtener una residencia legal aquí.”

Liliana: “Este lugar, está muy cerca de la parte alta del distrito. Cualquiera que se ponga a vagar sin rumbo, sería visto con sospecha.”

Suimei: “¿Eso no describiría mejor a esos dos se antes,?”

 

Liliana no confirma ni negó la afirmación de Suimei. Si Suimei no se equivoca, es un segundo lugarteniente dentro del Imperio. Ella es un soldado. Entonces, ¿cuestionar a personas sospechosas también cae dentro de sus deberes? Incluso si él no puede envolver su mente alrededor del pensamiento, no hay nada malo en ello.

 

Suimei, sin ninguna razón para ser obstinado, dejo caer su acto frívolo con un suspiro.

 

Suimei: “Estoy buscando la biblioteca. Su reputación es bien conocida dentro del Imperio.”

Liliana: “¿La Biblioteca de la Universidad Imperial?

Suimei: “Quería mirar algo, aquí ...”

 

Con eso dicho, mostro el mapa que Jilbert le dio.

 

Lilian: “….¿Porqué me estás diciendo esto? Por favor, abstente de ponerte tan familiar conmigo.”

Suimei: “Está bien, está bien. Te compraré algunos dulces.”

Liliana: “No hay necesidad. Por favor, abstente de tratarme como a un niño. Además, este mapa esta incorrecto.”

Suimei: “Hee….”

 

Señalando esto y aquello, en realidad es una buena persona. Pero ¿qué pasa? Mientras Suimei frunce el ceño, Liliana vuelve a examinar el mapa. Ella dijo:

 

Liliana; “Esta mal”.

Suimei: “... Esa inútil loli legal. Ella me mintió.”

 

Jilbert Gliga es el gerente de distrito de la zona donde vive Suimei. Ella tiende a visitarlos en su tiempo libre para jugar con Lefille y soltar lenguaje abusivo hacia él. Ella también dibujó su mapa temprano en el día en que él mencionó su plan para visitar la biblioteca.

 

A juzgar por su alegre actitud, Suimei asumió que tenía una disposición algo alegre. Pero ahora él la está reevaluando con una personalidad más áspera.

En cuanto a Liliana, “Hay cuatro calles mal marcadas.” Suimei dice, “¿En serio?” Con un suspiro. Jura que la próxima vez que vea a Jilbert, la hará arrepentirse de sus acciones.

 

Suimei: “Dime, ¿a dónde tengo que ir desde aquí?”

Liliana: “Porque deberia-”

Suimei: “Lo entiendo. Te compraré tres caramelos extra. ¿Cómo suena?”

Liliana: “¿Por qué intentas sobornarme con dulces?”

Suimei: “¿No te gustan los caramelos? Entonces, ¿qué tal un juguete?”

Liliana: “T- Tú ...”

 

Liliana comienza a temblar, puru puru. Suimei la ignoro, pero se dio cuenta de que no hay nada que pueda hacer contra su táctica de torsión de brazo. Su suspiro significa tanto su descontento como su victoria.

 

Liliana: “…Entendido. Yo te guiaré allí. Sígueme por favor.”

Suimei: “Lo siento, te compraré algunos dulces, así que perdóname por molestarte.”

Liliana: “No hay necesidad. Dejadme sola inmediatamente cuando lleguemos.”

 

Qué contundente.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 46: Encuentro con la obscuridad.




Manual




 

Gracias a Kmelo0821 por la traducción ingles español.

 


 

Liliana guío a Suimei por la ciudad. Ella mira detrás de sí misma cada tanto para hablar con él. Su actitud es brusca, pero sin ninguna hostilidad--

 

Suimei: “Eres realmente gentil, ¿verdad?”

Liliana: “¿Dijiste algo?”

Suimei: “No, no es nada.”

 

Suimei, ahora que está en el camino correcto hacia la biblioteca, decidió que era momento de hacer preguntas a Liliana. Él pregunto a pesar de no saber cómo se sentirá al respecto.

 

Suimei: “¿Por qué has venido aquí? ¿Sucedió algo?”

 

Liliana tardo un momento antes de contestar con una frase directa:

 

Liliana: “... Patrullar.”

Suimei: “Estás muy motivada con tu trabajo, pero ¿ese tipo de tarea cae dentro de la jurisdicción de la policía militar?”

Liliana: “Así es. Estás bien informado. Recientemente han ocurrido algunos incidentes dentro de la capital imperial. Desafortunadamente, tenemos poco personal.”

Suimei: “Ah-- ¿te refieres a esos incidentes de coma?”

Liliana: “Eso es correcto. Trata de no quedar involucrado. No andes solo en esos lugares.”

 

Suimei dedujo el significado oculto dentro de las palabras de Liliana.

 

Suimei: “En otras palabras, esos incidentes ocurren dentro del distrito de clase alta.”

Liliana: “……...”

Suimei: “¿Hey? ¿Me equivoco?”

 

Liliana no respondió. Ella solo siguió caminando hacia delante sin perder la mirada de Suimei. Ella estaba hablando con él antes, pero ahora está en silencio. No hay forma de adivinarlo, ¿verdad?

Antes de que Suimei pudiera intentar suavizar el repentino silencio, Liliana dice:

 

Liliana: “...me gustaría hacer una pregunta.”

Suimei: “¿Sí?”

Liliana: “¿Tú, no me temes?”

 

Ella giro levemente su cabeza y lo presiono con su mirada.

 

Suimei: “¿Huh? ¿No, en realidad no? ¿De dónde ha salido eso?”

Liliana: “Aunque yo te amenacé antes, me hablas con facilidad. Otros, o se congelan de miedo, o me atacan, como los de antes. ¿Por qué es eso?”

Suimei: “Bueno, yo estaba un poco nervioso, pero ¿no eres más joven que yo? ¿Cómo podría hacer alguna de esas cosas? Eso sería demasiado embarazoso.”

 

Alguien que posee mucho poder mágico puede establecer su dominio sobre un área. Cualquier persona dentro de ese dominio se convierte en un objeto extraño y está sujeto a un fuerte ataque psicológico. Es por eso que el método más eficaz de intimidación es mediante la expansión del poder mágico. Una vez que una persona sucumbe a su miedo, la batalla ha terminado. El ataque psíquico de Liliana era bastante poderoso, pero su pareja no era una persona común.

 

Liliana: “...Ya veo. Eres, alguien extraño.”

 

Liliana miro hacia adelante con arrebato.

 

Alguien podría pensar que ella es espeluznante sólo por su apariencia física. Esa persona probablemente se pondría nerviosa también so considera su título militar. Pero no hay manera de que eso sea suficiente para que alguien se congele por el miedo.

 

Suimei: “Quiero decir, fue intenso. Lo admito.”

Liliana: “Bueno, eso es suficiente. Un superior directo me enseñó que esa impresión es esencial para los soldados. Los soldados nunca deben ser tomados a la ligera. Aquellos entrenados para la guerra deben ser temidos.”

 

Suimei suspiro ante la confesión de Liliana y miro hacia el cielo.

 

Suimei: “Mentirosa.”

Liliana: “……...”

Suimei: “¿Realmente crees eso? Esa fuerza opresiva con la que te rodeas es para tu propia protección. No es más que un escudo. ¿Me equivoco?”

Liliana: “¿Qué te hace creer eso?”

Suimei: “Reaccionas tanto a tu entorno que estás alejando inútilmente a todo el mundo a través de tus palabras y acciones. Incluso en la aduana, tu método por defecto era la intimidación opresiva. Bueno, eso, y también es un poco de mi intuición hablando.”

Liliana: “……...”

Suimei: “Te niegas a dejar que otros se acerquen a ti de la misma forma en que un perro ladra cuando alguien se acerca. Dime, ¿por qué eres tan hostil con todos los que te rodean? No todo el mundo quiere hacerte daño como los tipos de antes.”

 

Ellos doblan una esquina cuando Suimei termino de hacer su pregunta y se encontraron con un letrero de lujo publicitando los platos de un restaurante con frases atractivas. Cerca hay algunos niños jugando con una pelota, pero por alguna razón, al notarlos, huyeron. Son como los herbívoros que se encogen de miedo al sentir el acercamiento de su enemigo natural o arañas bebé que corren lejos hacia la seguridad.

Liliana observa la escena.

 

Liliana: “...No lo creo, no es necesaria una respuesta. Sin embargo, si requieres una respuesta, yo soy un soldado. Tu eres un ciudadano. Esas son nuestras posiciones, ni más ni menos”

Suimei: “Solo creí que estaría bien si actuaras con menos intensidad... Pero sólo me estaba entrometiendo demasiado, lo siento.”

 

Mientras Suimei se disculpa, Liliana murmuro:

 

Liliana: “...Nombre.”

Suimei: “¿Uh?”

Liliana: “Tu nombre. No sé tu nombre. Es injusto que solo tú sepas mi nombre. Infórmamelo de inmediato.”

 

Suimei se dio cuenta de que nunca se presentó y dijo:

 

Suimei: “Suimei Yakagi.”

Liliana: “Shuime Hakagi.”

Suimei: “……...”

Liliana: “¿Hay algo mal? Shumei-”

Suimei: “Eso está mal, inténtalo de nuevo. Es Suimei Yakagi.”

Liliana: “Shu… Su… Suimei Yakagi. ¿Que tal?”

 

Suimei asintió, diciéndole a Liliana que su pronunciación pasa. No tiene más opción que hacer una sonrisa torcida cuando ella dijo: “Tienes un nombre peculiar.”

 

Ellos doblaron otra esquina y se encontraron con un hombre vestido con un inmaculado uniforme militar con una espada en su cintura. A pesar de su negro cabello con manchas grises con un corte “all back” (peinado o corte de cabello, referencia aquí, esto tuve que sacarlo de la WN en japonés porque no entendía bien la traducción en inglés: V), el hombre todavía está en la flor de su vida.

 

Suimei reconoció al hombre de cuando él y Lefille estaban en camino hacia la iglesia. Ese único encuentro fue suficiente para que ella reconociera que él es un maestro con la espada.

Liliana se congelo al ver al hombre. Se puso rígida como si una cuerda estuviera siendo tensada.

¿Es un conocido de ella?

El hombre también se detuvo al ver a Liliana. Entonces se acercó a ella con una expresión estricta.

 

“Liliana, ¿qué haces aquí?”

Liliana: “Coronel...”

 

Mientras que eso confirma la suposición de Suimei, Liliana está demasiado sorprendida para responder. La impresión de encontrarlo pone una gran tensión sobre su corazón.

 

Coronel: “Respóndeme, Liliana.”

Liliana: “E- Estoy investigando el caso, mencionaste que ocurrió en esta área.”

Coronel: “¿El caso que mencioné? Eso no es algo por lo que necesites preocuparte. Esa responsabilidad recae en otras personas.”

Liliana: “¿De verdad?”

Coronel: “Todo estará bien mientras escuches lo que digo. Basta con que te comportes y no hagas nada excesivo fuera de tus deberes militares.”

 

El coronel reprendió a Liliana con una mirada penetrante.

 

Liliana: “...Entiendo.”

 

Los hombros de Liliana cayeron al recibir la reprimenda. Ser regañada por ese hombre la ha dejado cabizbaja. Sin embargo, el tono y las palabras del hombre no tienen duda--

 

Coronel: “¿Y tú? ¿Por qué estás con Liliana?”

Suimei: “¿Eh? Oh, ella me está enseñando cómo llegar a la biblioteca. Me salvó ya que todavía no conozco el camino.”

 

Liliana: “Ah...”

 

Liliana tomo su distancia.

 

Coronel: “¿No eres de la Capital Imperial?”

Suimei: “Recién me he mudado aquí.”

 

El hombre miro a Suimei ante la simple respuesta. Lo estudio desde la punta de los dedos de los pies hasta la parte superior de la cabeza y cerró los ojos para considerar la situación.

 

Suimei: (¿Sospecha de mí? ¿Se dio cuenta de que no hay nada sospechoso?)

 

El hombre respiro para despejar sus dudas infundadas y hablo con una voz compuesta,

 

Coronel: “Ya veo. Debido a los últimos acontecimientos, la Capital Imperial no es muy segura por el momento. Teniendo en cuenta su dificultad para moverse por las carreteras, evite salir por su cuenta en la noche si no lo necesita.”

Suimei: “Gracias por su preocupación.”

Coronel: “La biblioteca Imperial está directamente por este camino. Estará a su izquierda.”

 

“¿Quiere que continúe solo desde aquí?” Suimei inclina la cabeza hacia el hombre y le da las gracias con el mismo respeto que a un maestro.

El hombre se vuelve hacia Liliana y dice: “...Vamos.”

 

Liliana: “Entendido.”

 

Liliana no discutió y obedientemente siguió al hombre por un pequeño camino. Su manera de caminar es tan recta y controlada como la de él. Sus sombras desaparecen sin dejar ningún rastro como una nube de humo.

 

Suimei: “No pude comprarle dulces...”

 

Suimei dejo salir esas palabras después de unos momentos. Sin embargo, ambos residen dentro de la misma Capital Imperial, por lo que habrá un montón de oportunidades para encontrarse de nuevo. Incluso si es una promesa unilateral, él se juró a sí mismo que la cumplirá.

 

Suimei: (...Liliana le dijo al coronel que estaba investigando. Resulta que no estaba patrullando. Había algunas partes de la conversación que no eran muy claras, pero al final, no es asunto mío.)

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Suimei: “Eso tomó demasiado tiempo-”

 

Suimei dijo mientras se tronaba el cuello y balanceaba un hombro cuando salía de la entrada de la biblioteca Imperial. Debido a que se demoró en su llegada, utilizó la visita de hoy para localizar los estantes que albergan textos de interés. La biblioteca dentro del Imperio tiene una amplia colección de libros. Es tan vasta que se considera que no tiene comparación entre las tres naciones. Suimei miro fijamente el cielo mientras considera las herramientas mágicas que él necesitará traer durante su próxima visita.

 

El cielo ya está oscuro. La brillante luna de cera parece que está siendo inhalada por el cielo nocturno. La vista le dice cuán tarde está en volver a casa.

Ahí es cuando escucho una puerta que se abre detrás de él.

 

“Oops-- perdóname, Yakagi-kun.”

Suimei: “Ah, Bibliotecario-san.”

 

Saliendo desde dentro de la biblioteca está Romion, el elfo que lo guio a través del edificio. Está vestido con el uniforme del personal de la biblioteca y, como se espera de los elfos, tiene orejas largas.

 

Suimei: “Gracias por tu ayuda hoy.”

Romion: “Ni lo menciones. Todavía soy nuevo aquí así que guiarte fue una buena práctica.”

 

Romion da una modesta respuesta.

Suimei adopta un tono alegre en respuesta.

 

Suimei: “¿Aunque fuiste tan impecable?”

Romion: “Como elfo, tengo mucha confianza en mi memoria.”

 

Dijo Romion mientras golpeaba su frente con el dedo índice.

 

En otras palabras, ¿los elfos en este mundo tienen una buena memoria? Tiene sentido una vez que Suimei considera cuánto tiempo viven. Sus períodos de vida son tan largos, que son incomparables para los seres humanos. Una buena memoria debe ser esencial para ellos.

 

Romion dijo después de ese intercambio, “Bueno, entonces me voy a ir” y se alejó.

 

Suimei también decidió regresar a casa. Sin embargo, después de pensar en ello, se dio cuenta de que no sabe cómo. Mientras se resignaba a retraer sus pasos... Algo sucedió justo afuera del distrito de clase alta.

 

Suimei: “¿Huh?”

 

Lo notó mientras caminaba. No hay luz en frente de él. La situación es casi como si el vecindario próximo fuera separado del resto del encantador paisaje urbano y sellado en la oscuridad. Esto no es normal. La luna creciente brillaba en el cielo cuando él salía de la biblioteca. Los edificios modernos capaces de bloquear el cielo no existen en este mundo y tampoco hay sombras sobre él. Sin embargo, este tipo de oscuridad no puede existir sin algo que bloquee la luz.

 

Suimei siente un débil rastro de poder mágico. ¿Una barrera? No, este mundo no ha desarrollado el concepto de barreras-- hmm. ¿Crearon esta oscuridad debilitando la luz dentro de un área restringida? O ¿absorbieron la luz con algo...?

 

Suimei busco en su entorno el procedimiento operativo que controla los fenómenos que cubren el distrito residencial de clase alta en la oscuridad. ¿Podría ser la oscuridad que aparece antes del amanecer? No, esta situación es demasiado antinatural para eso. Entonces, ¿qué es esto? Algo está mal, él puede olerlo.

 

“¡A- Ayúdame! Ayuda, por favor...”

Suimei: “Hmm?”

 

Alguien escapaba de la oscuridad pidiendo ayuda. Su respiración jadeante revela que está casi en su límite. ¿Qué está pasando?

 

“¡Tú! ¡Por favor! ¡Sálvame!”

Suimei: “¿Huh? Claro, pero ¿qué está pasando?”

 

El hombre se desplomo y cayó sobre su cara cuando Suimei le pregunta. Suimei entonces extiende su mano al hombre mientras le pregunta,

 

Suimei: “¿Estás bien?”

 

El hombre ignoro la mano de Suimei y giro alrededor en torno a los puntos en algo detrás de él.

 

“¡Eso! Eso es atrás...”

Suimei: “¿Eso?... –!”

 

Suimei sintio una gran cantidad de poder mágico. Tal vez sea por lo cerca que están, pero algún poder mágico se filtra fuera de la oscuridad.

Ahí es cuando una sección de la oscuridad fue cortada para desvelar una figura pequeña vestida con túnicas de coloreadas de negro.

 

“Hi! Hiiiiiii!”

 

El hombre retrocedió sin levantarse, literalmente arrastrando su trasero por la carretera.

 

Suimei: “……...”

 

Los ojos de la figura con la túnica negra están cubiertos por una capucha baja. Nada fue revelado por el atuendo. ¿Ese tipo está mirando al hombre que grita por su vida? Suimei, aunque no sabe lo que está pasando, se colocó delante del hombre y estrecha su mirada en la figura de túnica negra.

 

¿Este tipo? Suimei considero si la figura ante él es la responsable de los incidentes de coma dentro de la Capital Imperial. Al considerar las circunstancias, él asumió que está en lo correcto.

Suimei, habiendo sido arrastrado a esta situación, se sintió a sí mismo impulsado a pelear. La figura de túnica negra, tal vez teniendo una idea diferente, desapareció en la oscuridad.

 

“E- Estoy salvado...”

Suimei: “¿Qué... acaba de suceder?”

 

El hombre uso su fuerza restante para sostenerse por sus brazos y mirar fijamente. Sólo Suimei piensa en esa misteriosa figura. ¿Ese tipo lo tenía como objetivo? Entonces, ¿ese tipo se retiró porque alguien no relacionado apareció?

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 47: Esa persona, otra vez.




Manual




 

Gracias a Kmelo0821 por la traducción ingles español.

 


 

Suimei continúo su investigación sobre el héroe convocando al día siguiente de su encuentro con el criminal detrás de los incidentes de coma. Ahora mismo está en camino de regreso a la biblioteca Imperial. Porque está caminando por la calle durante la hora del almuerzo, por todas partes está lleno de gente. Los caminos no sólo son difíciles de navegar, algunos están tan llenos que incluso respirar es difícil.

 

Según Jilbert, la última moda para los estudiantes de la Academia de Magia es conseguir comidas ligeras de las tiendas de la calle. Muchos lugares han establecido sillas y mesas en sus patios para acomodarlos. Esta tendencia unida al reciente aumento de la población ha llevado a esta escena caótica que se repite diariamente dentro de la Capital Imperial.

 

Ver a un empleado tomar su tiempo realizando sus deberes le recordó a Suimei la noche anterior. Un hombre que escapaba de una misteriosa barrera falsa le pidió protección de una figura sombría. Dicha figura desapareció momentos después de aparecer. Una vez que el hombre recobró su compostura, Suimei trató de preguntar lo que sucedió sólo para recibir un, “Me niego a hablar con plebeyos.” Resulta que el hombre es un noble dentro del Imperio quien luego pasó el resto de la noche maldiciendo a esa figura sombría.

 

Suimei arriesgó el cuello por ese hombre, aunque no tuvo que hacerlo, y quedó colgado.

 

Suimei: “……...”

 

Bueno, esa extraña oscuridad desapareció después. De hecho, la nube entera desapareció. Eso pudo haber sido debido a cómo funciona la magia en este mundo. Como un hechicero moderno, Suimei no puede estar demasiado seguro de su suposición con sólo una mirada. Si tuviera la oportunidad de investigar adecuadamente esa oscuridad, podría tener una conclusión diferente. Bueno, aparte de eso,

 

--* Sneak Sneak *

 

Suimei: “……...”

 

Suimei pudo sentir como alguien ocultaba su presencia detrás de él. En realidad, esa persona lo ha estado siguiendo desde que entró en la calle principal. Sin embargo, cada vez que se voltea para mirar, nada cambia. Todo lo que ve es una esquina de la calle dentro de la Capital Imperial. Hay tiendas de aperitivos al aire libre con sillas, vendedores ambulantes de verduras y la Policía Militar Imperial en medio de sus patrullas. Es una bulliciosa calle llena de gente.

 

Incluso si Suimei usa “Eight Direction Sight (vista de ocho direcciones)”, nada se destaca para él. Todo lo que puede hacer es mirar hacia adelante de nuevo y continuar caminando.

 

--* Sneak Sneak *

 

Suimei: “……...”

 

Suimei fingió no notar a su perseguidor mientras se giraba ligeramente para mirar detrás de él. A diferencia de antes, sus ojos destellan con poder mágico. Esta vez logro notar que alguien regresaba a un callejón. Al verlo más de cerca, puedo ver los extremos de una bata blanca y mechones de pelo plateado a lo largo del borde de un edificio.

 

Suimei: “…...Haaaa”

 

Suimei fingió no haber notado a su tonto acosador y reanuda su camino.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Felmenia Stingray, la antigua maga de la corte del Reino de Aster, cuyo nombre es sinónimo de Llama Blanca, se separó del equipo de Reiji en la ciudad de Klant para ir a la capital del Imperio, Filas Filia. Llegó hace solo unos días.

 

Ella emprendió este viaje a causa de un incidente dentro del castillo real, donde el rey Almadias la relevó de sus deberes como Mago de la corte Imperial y le confió cierta tarea. Esa “tarea” es independiente de los asuntos estatales, una petición personal del rey. Ella debe seguir y cooperar con el mago del otro mundo, Suimei Yakagi.

 

Hay dos razones para esto. La primera es que Almadias tiene la responsabilidad de cuidar a Suimei incluso después de haberlo visto salir de su castillo. La segunda es que Felmenia tiene una obligación hacia Suimei. Ella una vez lo desafió en su propia arrogancia, pero fue humillada con la derrota.

 

Felmenia, sin embargo, incluso sin esa petición—

 

Felmenia: “¿Qué debo hacer?... ¿Está bien hablar en voz alta?”

 

Actualmente está preocupada por su éxito. Después de unos días de buscar en la Capital Imperial, finalmente encontró a Suimei usando su magia. Encontrarlo fue un gran comienzo, pero ahora sólo lo está acosando. Sus hostilidades pasadas en el castillo le hacen difícil el llamarlo. Ella no puede simplemente saludarle con una sonrisa mientras dice, “¡Qué sorpresa verte aquí!” él habría sospechado de ella entonces. ¿Tal vez se abstendrá de sospechar de mí si comienzo explicando que estoy aquí a petición del rey Almadías?

 

Felmenia: “...Urgh, eso sería perfecto.”

 

Ella no puede ni caminar hasta Suimei, ni llamarlo. En pocas palabras, ella está demasiado asustada para hacer algo más que seguirlo. Él dejó una impresión demasiado fuerte en ella.

 

No existía vacilación en su corazón cuando el rey Almadias le hizo esta petición a ella. Sin embargo, unas semanas han pasado desde entonces, tiempo más que suficiente para que su determinación vacilara. Ella, a diferencia del rey, carece de la capacidad de ver a través del corazón de una persona. Suimei Yakagi es un misterio que no puede leer. Gracias a esto, se está moviendo sin tener ni idea de lo que está haciendo.

 

Independientemente, ella es muy consciente de que su situación actual no es buena. Su viaje a la capital imperial será discutible de esta manera.

 

Felmenia: “Suimei-dono casi me vio allí. Bueno, al menos pude descubrir su ubicación...”

 

Como discutió con el rey, si Suimei se mueve dentro de la Capital Imperial, entonces también establecerá una base de operaciones allí. Aprender eso es suficiente por hoy. Por ahora, ella continuará su vigilancia. Tarde o temprano descubrirá el método apropiado para llamarle.

 

Suimei doblo en una esquina cuando Felmenia llego a una decisión algo optimista, o más bien cobarde, de seguir observándolo. Se apresuró hacia la esquina para no perderlo de vista, pero al doblar la esquina, descubre que no está allí.

 

Felmenia: “Él desapareció...”

 

No hay duda de que Suimei llegó a esa esquina, pero todo lo que Felmenia ve son los ladrillos que pavimentan el suelo y las casas altas. No puede haberse escondido. Los edificios están demasiado juntos para que cualquiera pueda meterse entre ellos y el callejón más cercano está todavía a una gran distancia. Eso significaría, No, imposible--

 

Suimei: “Seguir a la gente y entrometerte es algo que disfrutas--”

Felmenia: “Hyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!?”

 

Felmenia dejo salir un magnífico grito cuando fue llamada desde atrás. Sintio como si su corazón fuera a estallar. Ella miro detrás hacia la voz. Bloqueando su escape se encuentra Suimei, con los ojos cerrados, y con una expresión exasperada.

 

Suimei: “En serio, no seas tan ruidosa...”

Felmenia: “¡Ha, haa, P- por favor no me asustes así! Pero, ¿¡me notaste!?”

Suimei: “Por supuesto que notaré a alguien con tan pobres habilidades.”

Felmenia: “Po- pobres...”

 

Felmenia está cerca de las lágrimas y su voz temblaba. El hechizo de aislamiento que lanzó con gran precisión para ocultarse fracasó.

Suimei se puso rígido al ver la expresión de Felmenia.

 

Suimei: “Bueno, está bien. En lugar de estar de pie por aquí, ¿qué tal si hablamos en esa tienda?”

Felmenia: “M- Muy bien.”

 

Felmenia siguió a Suimei.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Debido a la hora, Suimei y Felmenia necesitaron esperar un poco antes de poder entrar a la tienda. Una vez dentro, encontraron asientos adecuados y un camarero vino a tomar su orden. El camarero pronto regreso con un par de tazas de porcelana en las que sus bebidas fueron vertidas.

 

Suimei miro hacia abajo y reflejada en el líquido púrpura está la figura inquietante de Felmenia. Ella está nerviosa. Bien, él pensó que tal desarrollo sería natural cuando recomendó el agua de uva.

Felmenia tomo un respiro y sorbe su agua de uva.

Suimei, al ver que ella se ha calmado un poco,

 

Suimei: “Bueno, creo que sabes lo que quiero preguntar.”

Felmenia: “Sí.”

Suimei: “Bueno, ¿qué estás haciendo aquí? ¿Por qué me estás siguiendo?”

Felmenia: “Haa. Su majestad me pidió que coopere con Suimei-dono.”

Suimei. “¿Cooperar conmigo?”

 

Felmenia inclino la cabeza ante la reiteración de Suimei.

 

¿Qué quiere ella decir con “cooperar”? La intención del rey Almadias confundió a Suimei. Él dejo libre a la mejor maga del reino de Aster para ayudarlo a pesar de que no habrá ningún beneficio para el reino.

 

Suimei recibió algunas monedas de oro cuando salió del castillo, pero pensó que era simplemente un intento de comprar un futuro favor. Esta situación es diferente. El grado de pérdida para el reino es mucho mayor cuando se proporciona ese tipo de personal.

 

Ahí es cuando Felmenia dijo:

 

Felmenia: “Suimei-dono, me estaba preguntando ¿estará su base de operaciones situada dentro del Imperio? Si no es así, le aconsejo que establezca una. Eso disminuiría en gran medida las dificultades en las aduanas cuando se viaja a países extranjeros.”

Suimei: “…...Lo sé. Pero como he dicho, no me importa.”

Felmenia: “Sin embargo, su Majestad quería que yo le pasara ese mensaje.”

 

Las palabras de Felmenia significan que Suimei está rechazando al rey.

 

Sin embargo, Suimei también es consciente de que se enfrentará a muchos problemas en el futuro. En este momento, la única persona en la que puede confiar es su amiga, Lefille. Él es un mago, por lo que definitivamente puede arreglárselas por su cuenta, pero con toda honestidad, la ayuda sería bien recibida. En otras palabras, el rey Almadias de Aster anticipo algunos “desarrollos problemáticos”, y envió a Felmenia Stingray.

 

Suimei: (Pero en serio, me envió un buen ayudante. Esto es como golpear el bote cuando piensas que vas a ir a la quiebra.)

 

Incluso Suimei posee un corazón consciente y moral. No hay duda de que él también tiene un sentido de responsabilidad. La actitud arrogante con la que se presenta puede ser considerada una respuesta legítima una vez que se consideran sus circunstancias. Su impaciencia se escapó y el rey Almadias lo percibió todo. Felmenia, sin embargo, es un asunto diferente.

 

Suimei: “¿Estás bien con esto?”

 

Felmenia se volvió algo tímida cuando dijo:

 

Felmenia: “Yo también deseo esto. Me permite pagar mi deuda hacia ti.”

Suimei: “No tienes que obligarte a cooperar conmigo, pero si realmente quieres hacerlo, entonces está bien. Dicho esto, no planeo pedir nada irrazonable... Ah, bueno, las peticiones sarcásticas a un lado.”

Felmenia: “¡Excelente! ¿Entonces aceptas mi ayuda?”

 

Suimei está convencido al oír las palabras de Felmenia. Al principio, sospechó que podría haber sido engañada para que viniera al Imperio, pero ni una sola vez apartó los ojos durante el intercambio. Ella desea sinceramente ayudarlo.

 

Felmenia: “Entonces, como yo pensaba, ¿no es posible?”

Suimei: “¡Espera! Me doy cuenta de que tienes un fuerte sentido del deber. Si me vas a ayudar, entonces estaré a tu cuidado.”

 

Suimei se levantó mientras hablaba e inclino su cabeza. Con ese gesto, todos los sentimientos negativos acumulados entre ellos fueron borrados. Su relación comienza de nuevo.

 

Felmenia: “Detente, no hay necesidad de ir tan lejos...”

Suimei: “Por supuesto que sí. Después de todo, has venido todo el camino hasta aquí.”

 

Suimei extendió su mano hacia Felmenia.

 

Suimei: “Soy Yakagi Suimei de la Asociación de Magos. Una vez más, estaré bajo tu cuidado.”

Felmenia: “Haa. Por favor, trátame bien.”

 

Felmenia respondió en consecuencia.

Habiéndose encargado de eso, la boca de Suimei se dobla en un ヘ.

 

Suimei: “...Por cierto, no voy a cambiar la forma en que hablo.”

 

Para él cambiar su manera de hablar después de llegar tan lejos es ridículo.

El rostro de Felmenia se encalambra mientras inclina un poco su cabeza.

 

Felmenia: “…...Boo.”

Suimei: “¿¡Qué fue eso!?”

Felmenia: “N- nada, ese comentario fue un poco infantil.”

 

Suimei hace puso una expresión amarga.

 

Suimei: “…...Eso fue de mal gusto. No me trates como a un niño.”

 

Con sus sospechas y los sentimientos de negatividad aclarados, se sienta de nuevo.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 48: La explicación de Felmenia-san.




Manual




 

Gracias a Kmelo0821 por la traducción ingles español.

 


Suimei, ahora sabiendo que Felmenia vino a Filas Filia para verlo, se sentó de nuevo y sorbió su jugo de uva. Él pregunto:

 

Suimei: “Entonces, ¿cómo supiste dónde buscarme?”

Felmenia: “Eso fue un asunto simple. Sabía desde el principio que te dirigías al Imperio.”

Suimei: “Ya veo.”

 

¿Fui seguido? Suimei recuerda haber mencionado tanto a Almadias como a Felmenia sus planes antes de salir el castillo. En ese momento la expresión de Felmenia se volvió sombría.

 

Felmenia: “...Suimei-dono, seré directa contigo. ¿Usaste tu fuerza para aniquilar a un gran ejército de demonios durante tu viaje a Filas Filia? ¿O estoy equivocada?”

Suimei: “Sí, ese fui yo.”

 

El temor se filtró a través de la voz y la expresión de Felmenia, cuando hablo:

 

Felmenia: “Entonces, Suimei-dono, ¿tú eres quien diezmó a las fuerzas de los demonios?”

 

Suimei no puede aceptar su repentina reverencia. Ha pasado mucho tiempo desde que tuvo que lidiar con un desarrollo tan absurdo.

 

Suimei: “Bueno, solo ayudé.”

 

Felmenia frunce el ceño ante las palabras de Suimei.

 

Felmenia: “No entiendo tu disgusto. ¿No eres el único capaz de tal hazaña? Después de todo, en ese momento, el general demonio...”

 

Las palabras de Felmenia llegaron a Suimei.

 

Suimei: “... ¿Te encontraste con Rajas?”

Felmenia: “Sí, cuando me encontré con el héroe-dono; Estaba ocupado con un enorme demonio en una llanura abierta. Aproveché la ocasión para preguntarle si el responsable era un hombre vestido de negro que se hacía llamar Hechicero... Um, Suimei-dono, ¿Cómo lo hiciste?”

 

Suimei comenzó a frotarse la frente para detener su venidero dolor de cabeza. No hace falta decir que falló.

 

Suimei: “No hice nada... Lo siento, ahora mismo hay muchas cosas que quiero saber. ¿Está bien si te pregunto primero?”

Felmenia: “Por supuesto.”

Suimei: “Primero, ¿Reiji vio ese campo de batalla?”

Felmenia: “Sí, recibió la noticia de que un enorme ejército de demonios se había reunido cerca de la frontera del Imperio y se precipitó allí para salvarte.”

Suimei: “¿Huh? ¿Él sabía que yo estaba allí? Bueno... Supongo que es cierto. He oído historias sobre cómo él dio el golpe final a Rajas. ¿Entonces, eso era cierto?”

Felmenia: “Mi perspectiva sobre el asunto es un poco diferente, pero me temo que eso se ha convertido en el consenso general.”

 

Suimei miro arriba hacia el cielo con un “Ah ha-” Se dio cuenta de que hay algo raro, pero decidió resolverlo para más tarde. En cambio, regreso a mirar hacia Felmenia mientras ponía una expresión cansada.

 

Suimei: “¿Rajas dijo mi nombre?”

Felmenia: “¿Tu nombre?... No, sólo habló de un hombre vestido de negro.”

Suimei: “Ya veo...”

 

Sui identidad como mago todavía no se ha filtrado al equipo de Reiji. Un fuerte suspiro escapo de Suimei con su última pregunta contestada. Luego señala al camarero y le pidió otro vaso de jugo de uva. Un gemido se le escapo cuando comienza a sorber su bebida.

 

Suimei: “...no acabe con Rajas.”

Felmenia: “¿Ese es tu arrepentimiento?”

Suimei: “¿Sí? Quiero decir, no pude terminarlo por mi cuenta.”

 

Un fuerte sentimiento de asombro escapo de Felmenia ante esas palabras.

 

Felmenia: “Si alguien nos hubiera dicho entonces que un sólo hombre era el responsable de

esa devastación, todos habríamos caído de rodillas. En cuanto a la magia del relámpago que escapó del general demonio, Rajas, ¿fue eso lo que hiciste?”

 

Ante el asentimiento de Suimei, Felmenia narro el evento.

 

Felmenia: “El relámpago ya estaba desbordando del cuerpo de Rajas antes de que nos encontráramos. Estaba luchando para contener el hechizo dentro de sí todo el tiempo que peleamos. Entonces, cuando el héroe-dono dio el golpe final, el relámpago sobrepasó el límite de Rajas y estalló de su cuerpo con un rugido atronador. No quedó nada después. En conclusión, ¿no significa eso que el general demonio habría sido derribado incluso sin el héroe-dono?”

Suimei: “Supongo que eso es cierto... Pero todavía no pude derrotarlo con mi propio poder...”

Felmenia: “...Soy incapaz de entender tu desilusión. Derrotaste a un ejército de casi 10.000

demonios y luego heriste gravemente a un poderoso demonio.”

 

Suimei se sorprendió por el comentario de Felmenia. Hay algunas palabras en particular que se destacan para él.

 

Suimei: “......¿10.000?”

Felmenia: “Sí, se cree que es una estimación razonable considerando los restos investigados después de la batalla.”

Suimei: “.........”

Felmenia: “¿Suimei-dono?”

Suimei: “S- Sí, ellos... eran...”

 

Suimei escondió su malestar aclarándose la garganta, pero no puede hacer nada sobre el sudor rodando por su espalda. Sus pensamientos internos son un completo desastre. No sólo enfrentó a un ejército de 10.000, sino que lo derrotó. “De ninguna manera, ¿realmente hice algo temerario?” De nuevo, no lo lamenta. Incluso se es consciente de lo que estaba enfrentando, él lo haría de nuevo.

 

Suimei recupero su compostura al notar que Felmenia le daba una extraña mirada. Se disculpó por su comportamiento y…

 

Suimei: “......ellos estaban en mi camino, lo siento.”

 

Felmenia puso una expresión sombría.

 

Felmenia: “No, Suimei-dono, no puedo permitir que te disculpes... No considerando las circunstancias que rodean este problema.”

Suimei: “¿Circunstancias?”

Felmenia: “Así es. Un noble de mi país fue el responsable de ese asalto por parte de las fuerzas de los demonios.”

Suimei: “...Explícate.”

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Suimei: “--Wow. Ese tipo Hadrias hizo un gran trabajo haciéndome un señuelo...”

 

Suimei se enfadó al oír que tanto como él y el equipo de Reiji fueron manipulados y miro a

una silueta imaginaria de Hadrias. Felmenia inclino su cabeza mientras decía:

 

Felmenia: “Suimei-dono, tú eres nuestro huésped de otro mundo. En nombre de mi país, ofrezco mis más profundas disculpas por el daño que le ha causado el noble de mi nación.”

 

Suimei sacudió la cabeza ante la disculpa de Felmenia.

 

Suimei: “Detente, detente, esto no es culpa tuya así que levanta la cabeza.”

Felmenia: “Pero...”

Suimei: “Yo soy quien lo arruinó. Incluso involucre a un grupo de comerciantes sin relación...”

 

La culpa broto de Suimei ahora que sabe la verdad. Ya que él era el objetivo del ejército de demonios, él es responsable de la destrucción de la caravana de comerciante.

 

Felmenia: “Suimei-dono, tú no eres el culpable aquí. Ya que los demonios se apresuraron a movilizarse, ni tú ni los comerciantes hubieran sido atacados si no fuera por las acciones del duque Hadrias.”

Suimei: “Excepto que, si no fuera por mí, entonces Reiji y su equipo no habrían intentado una misión de rescate tan peligrosa. No puedo solo ignorar mi responsabilidad en esto.”

 

Suimei dejó caer su cabeza con un suspiro. Luego la levanto de nuevo con una expresión

decidida.

 

Suimei: “Cierto, ¿Dijiste que Hadrias lo arregló todo? Entonces, supongo que tendré que devolver el favor.”

Felmenia: “¿¡D- devolver el favor!?”

Suimei: “Sí, algún día. Aunque, probablemente no seré capaz de moverme libremente una vez que lo haga”

Felmenia: “¿Quieres decir, tomar represalias?”

Suimei: “No exactamente, aunque puede que cualquiera actuaría con esa intención. Pero para mí, ese tipo es demasiado peligroso como para ignorarlo. Manipuló a una persona convocada desde otro mundo sin consultar al rey. Él no se detendrá sólo porque he desaparecido.”

Felmenia: “¿No querrás decir que Mizuki-dono podría ser un blanco también?”

Suimei: “Y Reiji.”

 

Felmenia está conmocionada por la afirmación de Suimei, pero expresa su desacuerdo.

 

Felmenia: “Reiji-dono es el héroe convocado. Ni siquiera el Duque Hadrias se atrevería a manipularlo.”

Suimei: “Sí, si lo haría. Después de todo, por lo que acabas de decir, ese tipo es un bastardo astuto. Aunque, por alguna razón, no estoy tan perturbado. Reiji debe estar furioso... ah, es por eso. Eso fue parte de su plan. Quede demasiado engreído al ser un cebo cebo. Tal vez no tenga ni idea de cuál es el objetivo final de ese tipo, pero probablemente hará algo para lograrlo.”

Felmenia: “¿Manipulará al héroe-dono para proteger el reino?”

Suimei: “Eso no es imposible. Incluso podría dejar en paz a Reiji una vez que ya no lo necesite. De cualquier manera, mantener un ojo en lo que está planeando probablemente será lo mejor.”

 

Felmenia quedo aturdida por las preocupaciones de Suimei, pero eso paso pronto mientras arcaba las cejas.

Suimei reflexiono sobre la situación por un momento. La decisión de mantener un ojo sobre el noble, Hadrias, no es un error. Sin embargo, llevar a cabo esta tarea en este momento es difícil. No sólo Hadrias se opone al Señor Demonio, sino que también proporciona apoyo logístico a Reiji. No hay mérito en hacerlo enojar. Suimei gradualmente se mueve hacia otro pensamiento.

 

Suimei: “--Está bien. Por cierto, ¿estás familiarizada con la magia negra?”

 

Felmenia se inclinó hacia adelante ante la inesperada pregunta.

 

Felmenia: “¿Deseas ese tipo de conocimiento?”

Suimei: “Si quieres cooperar conmigo, hay un puente que necesitarás cruzar. Yo te compensaré también por esto. Si hay algo en lo que estés interesada, te mostraré lo básico.”

Felmenia: “¡L- lo dices en serio!”

 

Felmenia asintió con la cabeza repetidamente mientras tragaba saliva. Ella también es una verdadera seguidora de la magia. Ella es alguien quien saltará ante la oportunidad de ampliar sus horizontes. Un interés adquirido en el misterio lo hace aún más tentador.

 

Suimei: “Perfecto, pero antes de eso, necesito un favor.”

 

Felmenia parece haber terminado de considerar la solicitud.

 

Felmenia: “Suimei-dono, ¿quieres aprender esa magia, correcto?”

Suimei: “Esta eso, pero también quiero que le enseñes magia a mi acompañante.”

Felmenia: “¿Tu acompañante?”

Suimei: “Vámonos. Los presentaré el uno al otro en mi casa.”

 

Felmenia se levantó de su asiento con ese estímulo.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 49: ¡Otro héroe aparece!




Manual




 

Gracias a Kmelo0821 por la traducción ingles español.

 


 

Suimei llevo a Felmenia a su base de operaciones, su casa escondida al final de un callejón. Él abre la puerta y la invito a entrar. Para su sorpresa, Lefille era la única allí. Jilbert parece haberse ido ya a casa.

 

Lefille los noto y avanzo.

 

Lefille: “Bienvenido a casa, Suimei-kun.”

 

Suimei levanto la mano mientras regresaba el saludo.

 

Suimei: “Sí, estoy de vuelta.”

 

Ha pasado tiempo desde la última vez que alguien lo saludó de es amanera. Específicamente cuando su padre falleció. Esa comprensión le hizo sentir que está siendo egoísta.

Suimei cerró los ojos por unos momentos antes de abrirlos de nuevo. Había dos personas mirándolo fijamente. Lefille, su amiga que luce como una niña pequeña, finge ignorancia a pesar de estar confundida.

 

Felmenia está desconcertada.

 

Felmenia: “Suimei-dono, es esta niña a la que te referías antes...?”

Lefille: “Suimei-kun, ¿conoces a esta chica? Por favor, preséntanos.”

Suimei: “Ah, cierto. Comenzando con la maga que me convocó a este mundo, la antigua maga de la corte Imperial del reino de Aster, Felmenia Stingray. Ella vino específicamente aquí desde Mether para prestarme su fuerza.”

 

Los ojos de Lefille se abrieron con sorpresa al oír el nombre de Felmenia.

 

Lefille: “¡Oh! ¿Te refieres a la famosa Llama Blanca del reino de Aster, Felmenia Stingray-dono?”

 

Mientras Felmenia asentía, Suimei continuo con las presentaciones.

 

Suimei “Ella es Lefille Guraquis. Nos conocimos y nos volvimos camaradas cerca de la frontera de Nelferia.”

Felmenia: “¿Se volvieron… camaradas?”

Suimei: “Así es.”

Felmenia: “Ha, ha...”

 

Felmenia está un poco confundida. Bueno, eso es natural considerando que Lefille ahora es una niña pequeña. Suimei decidió mantener ocultos los detalles vagos hasta que ella regrese a su cuerpo original.

 

Suimei: “Bueno, muchas cosas pasaron.”

Lefille: “Soy Lefille Guraquis.”

Felmenia: “Sí, espero que nos llevemos bien.”

 

Felmenia estrecha la mano de Lefille. Una vez que se completa su intercambio, se vuelve hacia Suimei.

 

Felmenia: “Suimei-dono, Lefille parece ser muy refinada. ¿Ella es por casualidad--?”

Suimei: “Oh, ¿te diste cuenta? Lefille es una respetable Ojou-sama (Así se le llama a las hijas mujeres nacidas en familias adineradas).”

Felmenia: “Como sospeché. Su conducta da a entender por completo su origen noble.”

 

Felmenia le dio una sonrisa a Lefille.

Lefille, teniendo en cuenta su cuerpo pequeño, actuó tímidamente y respondio con un tono reservado.

 

Lefille: “¿No eres también un noble, Felmenia-dono? No tienes que ser tan formal conmigo.”

Felmenia: “No, en tu caso, parece que vienes de un país extranjero. La etiqueta apropiada también debe ser cuidada al interactuar con los hijos de la nobleza extranjera. Por favor, no te preocupes por este asunto, Lefille.”

 

Suimei recordó que, en el castillo, Felmenia era educada con las sirvientas y los guardias. Ella se mantenía cortés con todos a excepción de sus enemigos. Su comportamiento actual deriva directamente de esa mentalidad respetuosa. La única diferencia es que ella ha adaptado su tono para interactuar con los niños.

 

Lefille luego jalo de la manga de Suimei.

 

Lefille: “O- oye, Suimei-kun, ¿tienes un momento?”

Suimei: “¿Qué quieres decir?”

 

Lefille se inclinó más cerca de Suimei y bajo su voz.

 

Lefille: “...Bueno, Felmenia-dono también se quedará aquí, ¿verdad?”

Suimei: “...No, Felmenia tiene su alojamiento en otra posada. ¿Por qué lo preguntas?”

Lefille: “N- No, por nada. Eso es genial...”

Suimei: “¿Genial?”

Lefille: “No- ¡No importa! ¡No hay ningún significado más profundo en eso! ¡No llegue a pensar que ya no estaríamos solo los dos o algo por el estilo!”

Suimei: “………?”

 

La expresión de Lefille es una mezcla de ansiedad, alivio e impaciencia.

Felmenia, sin embargo, miraba fijamente a Suimei con una expresión abatida.

 

 

Felmenia: “Suimei-dono, si tu quisieras...”

Suimei: “¿Ahora tú? ¿Qué sucede?”

Felmenia: “No, no es nada”

Suimei: “¿De qué estás hablando?”

 

Suimei no entiende lo que ella quiere decir. Felmenia puso una expresión de dolor.

 

Felmenia: “...Nada, sólo tengo que ganar tú confianza. Suimei-dono, me recuerdas un poco al héroe-dono.”

Suimei: “¿Qué quieres decir?”

Felmenia: “Este lugar está demasiado vacío.”

Suimei: “¿Huh?”

 

Suimei pensó en las palabras de Felmenia por un momento, pero se rindió, incapaz de deducir el significado oculto.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Felmenia y Lefille desarrollaron una relación mucho más cálida la una con la otra de lo que Suimei había anticipado. No fue porque tuvieron una buena primera impresión la una de la otra, sino porque son personas diligentes con un fuerte sentido de la justicia. Sus procesos de pensamiento similares las ayudaron a abrirse la una con la otra a un ritmo rápido.

 

Su amistad no le preocupa a Suimei. Cuando están juntas, crean una atmósfera apacible. Desde la perspectiva de Lefille, ella obtuvo una compañera familiarizada con la magia del mundo actual. Esta es una bendición para ella porque, para su frustración, no pudo asistir a la Academia de Magia. Sin embargo, gracias a la petición de Suimei, Felmenia ahora le enseña magia. Aunque, algunas veces, Lefille se enfrenta a Felmenia con una advertencia-- No, eso es sólo su imaginación.

 

Dos días después de que Felmenia se les uniera, el grupo de Suimei se dirigió a la oficina del gremio de aventureros “Twilight Pavilion” dentro del Imperio. Ya que, desde la derrota de Rajas hasta ahora, nunca se molestó en reportar sus acciones. Él narro un bosquejo inofensivo de su encuentro con Rajas y el ejército del Señor Demonio detrás del escritorio de la recepción. Luego paso por algunas formalidades más después de terminar su asunto.

 

Recepcionista: “...Entendido, felicidades por sobrevivir. Todos en esta sucursal han oído sobre esa situación en Aster. Lo que le pasó a la caravana de comerciantes y a todos los afiliados es realmente lamentable.”

Suimei: “Realmente lo es. Me disculpo por el retraso en mi informe.”

 

Suimei inclino la cabeza hacia la recepcionista. A pesar de que el asalto liderado por Rajas le obligó a abandonar su tarea de escolta a la mitad del camino, todavía era un miembro del grupo y tenía la responsabilidad de reportar sus muertes. Las circunstancias lo inhabilitaron de hacerlo, pero ahora que lo ha hecho, siente como si una pesada carga fuera levantada de sus hombros.

 

Recepcionista: “No, no se puede evitar debido a su situación. Haber sido capaz de llegar con seguridad es lo suficientemente bueno. Yakagi-san, le ofrecemos nuestro pleno apoyo en lo que respecta a esta situación, así que por favor no dude en pedir ayuda.”

 

Suimei dijo “Muchas gracias” a la recepcionista que le ofrece el futuro apoyo de ‘Twilight Pavilion’, y luego se reunió con Lefille y Felmenia en la mesa. Lefille, quien sostiene una taza de porcelana con jugo de uva con ambas manos, desprende una sensación de calma con sus lentas y profundas respiraciones. Felmenia destruye la imagen mirando ansiosamente alrededor de la habitación.

 

Él les informo que su asunto termino levantando su mano. Entonces, tomo una silla y se sentó, Felmenia puso una expresión de preocupación y pregunta,

 

Felmenia: “¿Está todo bien?”

Suimei: “¿Hmm? ¿Me pregunto si está bien?”

 

Suimei se froto la nariz mientras repetía la pregunta.

 

Lefille explico,

 

Lefille: “La Información. Pudimos escucharte y diste un informe muy detallado. Fue mucho más descriptivo de lo esperado. ¿No crees que será un problema una vez que Hadrias descubra que aun estás vivo?”

Suimei: “¿Eso crees...? Por lo que entendí, ese tipo solo me usó como señuelo porque era un buen plan. En realidad, no tiene una razón para quererme muerto. Además, nunca pensé que estuviera en peligro para empezar.”

 

Felmenia dijo:

 

Felmenia: “Ciertamente, el duque Hadrias nunca habría llevado a cabo tal plan si Rajas no hubiera aparecido. Desde la perspectiva del Duque, Suimei-dono es una persona impotente que resulta ser amigo del héroe.”

 

Lefille bajo su jugo de uva mientras decía;

 

Lefille: “Es cierto, pero ¿no sería más ventajoso para nosotros si él no lo supiera? Si él no es consciente de nosotros, entonces no será capaz de ponerse en nuestro camino. ¿No nos pone esto en más peligro?”

 

Ella tiene un punto. Mantener su paradero como algo desconocido viene con algunas ventajas. A diferencia del Imperio, en la Ciudad de Klant puede usar un alias. Hadrias probablemente nunca notó que él estuvo allí. Nunca tendrían que preocuparse de ser manipulados nuevamente manteniendo su estado como desconocido.

 

Como Lefille dijo, Suimei pudo haber colocado una pared delante de él anunciando su presencia. Él, sin embargo, ya ha valorado los méritos contra los deméritos—

 

Suimei: “De cualquier forma, quiero que él nos encuentre. Eso nos dará la oportunidad de provocarlo. Si quiere interferir con nosotros, entonces es libre de hacerlo.”

 

A esas palabras sin miedo, Suimei agrego,

 

Suimei: “Eso nos dará una idea de sus objetivos.”

 

Felmenia respondió;

 

Felmenia: “Encontrar una forma de ponerlo bajo control sería genial. Incluso su Majestad considera que controlar al duque Hadrias es difícil...”

Suimei: “Eso no puede evitarse. Ese es el defecto heredado del feudalismo.”

 

Suimei tomo un respiro mientras terminaba de explicar cómo quiere manejar la situación con Hadrias. Lo siguiente es discutir sus planes futuros.

Desde detrás de él habla una voz clara.

 

“--Disculpe, ¿le importa si tengo un momento?”

Suimei: “¿Te refieres a nosotros?”

 

Suimei se dio la vuelta mientras respondía y se encontró con un hombre joven y apuesto, alrededor de su edad. Tiene el pelo rubio y ojos azules. Su pálida piel es una reminiscencia de esos que proceden de Escandinavia. El pigmento no es demasiado delgado, pero justo. Sus rasgos yacen en una dirección opuesta a los de Reiji; La palabra “hermoso” existe sólo para él. Su ropa, sin embargo, es diferente de la que se usa en el imperio. Incluso podrían ser considerados exóticos.

 

“Sí.”

 

Las diversas personas de la sala comienzan a murmurar entre ellas. Suimei adivino que es porque les habló.

 

“Lamento ser tan brusco. Mi nombre es Elliot Austin. En cuanto a mi linaje-- me avergüenza un poco decirlo yo mismo, pero lo entenderás si digo que soy aquel conocido como “héroe”, ¿verdad?”

 

Las sillas en las que el grupo de Suimei estaban sentados traquetean mientras se ponen de pie ante la abrupta introducción de Elliot.

 

Elliot: “Y ella es mi compañera, una sacerdotisa de la Iglesia de la Salvación.”

 

Ante la introducción de Elliot, la joven mujer a su lado bajo su capucha para revelar una cabeza con pelo trenzado de color verde. A pesar de que su expresión es rígida por el nerviosismo, ella levanta los dobladillos de su falda para una elegante reverencia.

 

“Por favor, llámame Christa.”

 

Ahí es cuando Elliot cambia su vista hacia Lefille. El reconocimiento resplandece en su rostro al verla.

 

Elliot: “A juzgar por tu expresión, puedo asumir que lo entiendes, ¿verdad?”

 

Lefille se estremece de la impresión mientras decía:

 

Lefille: “Imposible… por el oráculo.”

 

Elliot, en consideración al malestar de Lefille, le presenta una sonrisa refrescante.

 

Elliot: “Así es. Tal y como lo indicó el oráculo de la diosa Aras hura, he venido a saludarte.”

 

Los problemas comenzaron.

 

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 50: El oráculo de la diosa, ¿correcto o incorrecto?




Manual




Traducción ingles español por Kmelo0821.

 


 

--Él vino a saludar.

 

Ese chico, Elliot, se presentó como un héroe. Eso lo convertiría en el héroe convocado de El Meida y la persona a la que Lefille tiene que acompañar por instrucción del oráculo.

 

Elliot: “Eres exactamente como lo describió el oráculo. ¿Qué tal si me dices tu nombre?”

Lefille: “Y- Yo soy Lefille Gurakis.”

Elliot: “Lefille Gurakis, ¿verdad? Bueno entonces, Lefille-chan, por favor trátame bien.”

 

Elliot le dio una sonrisa a Lefille mientras extendía su blanca mano hacia ella. ¿Es su expresión una entrañable no es así--?

 

Elliot: “Bien entonces, de acuerdo con el oráculo de la Diosa Arashura, nos vamos.”

Lefille: “E- Eso es...”

 

Lefille está desconcertada. Elliot actúa como si el resultado natural de ellos reuniéndose es que ella se una a él.

Suimei se adelantó y se colocó entre Elliot y Lefille.

 

Suimei: “¿Tienes un minuto?”

Elliot: “¿Tú eres?”

Suimei: “Soy su compañero, Suimei Yakagi. Nos interrumpiste con esa introducción repentina, pero... ¿eres realmente el héroe?”

 

Christa se irrito ante la pregunta. Ella iba a criticar su duda, pero Elliot la detuvo con su mano. Él dice,

 

Elliot: “Tu precaución es natural. No dudo que hay gente que suelta esas mentiras. Sin embargo, soy el verdadero. Christa y todos los presentes en el Pabellón Crepuscular atestiguarán por mí.”

Suimei: “¿Todos aquí?”

Elliot: “Ayudé a subyugar a algunos monstruos no hace mucho tiempo. Estoy bastante seguro de que entienden de lo que soy capaz.”

 

Elliot examino sus alrededores con esas palabras. Muchos asienten mientras sus ojos pasan sobre ellos.

Eso explica por qué todos comenzaron a murmurar antes. La gente está obligada a empezar a hablar si el héroe abiertamente se dirige a un extraño.

 

Sin embargo, para Suimei algo se siente fuera de lugar. Cada vez que Elliot habla, sus palabras parecen desconectadas. ¿Qué significa esto? Suimei está familiarizado con la mayoría de los idiomas de su mundo, así que mientras él preste atención, él debe ser capaz de reconocer el que está siendo usado incluso si está siendo traducido mágicamente. Puesto que él no puede, eso significa que el joven ante él no fue convocado desde el mismo mundo que él. ¿Qué implica eso acerca de sus afirmaciones de ser el héroe?

 

Lefille puso una expresión sombría.

 

Lefille: “...Suimei-kun, él también coincide con la descripción que recibí del oráculo. Me temo que no hay duda de su identidad; Él es el héroe convocado por El Meida.”

Christa: “Eso es correcto. No hay duda de que Elliot-sama es el héroe convocado por El Meida.”

 

Christa confirmo la declaración de Lefille para que todos lo escuchen.

Elliot golpea una mano contra su pecho cuando su sospecha es despejada.

 

Elliot: “¿Qué tal? ¿Aceptas que soy el héroe?”

Suimei: “No hay duda de que eres el héroe.”

Elliot: “Entonces--”

Suimei: “He oído lo mismo de Lefille, pero dejar que te la lleves es un asunto completamente diferente.”

Elliot: “¿Qué?”

Suimei: “Más importante aún, ¿es esto real y absolutamente necesario? ¿Los oráculos de la Diosa-sama tienen que ser acatados sin excepción?”

 

La pregunta de Suimei es una que se desvía de la norma social del mundo actual, pero aún tiene que expresarla.

 

Christa: “Por supuesto. Son los deseos de nuestra Diosa-sama. Nosotros los humanos, habiendo recibido sus bendiciones, estamos obligados a obedecer.”

 

Entre la gente que vive en este mundo, sólo un número muy pequeño recibe un oráculo directo de la Diosa. Elliot es un ejemplo, Lefille es uno más extremo. Ella básicamente heredó la sangre del brazo derecho de la Diosa.

Aun sin importar—

 

Suimei: “¿Incluso si la persona en cuestión no está dispuesta?”

Elliot: “Incluso así.”

 

Elliot lo declaro para que todos lo escucharan. Él habla con astucia hacia el decreto de Arashura que ignora su propio origen de otro mundo.

¿De dónde viene la confianza en su oráculo? Sin embargo, todo el argumento se vuelve risible una vez que la condición de Lefille es tomada en cuenta. Suimei preguntó;

 

Suimei: “Estás en tu camino para derrotar al Señor Demonio, ¿verdad? ¿Deberías llevar contigo a alguien que no puede pelear?”

Elliot: “Voy a admitir que también estoy algo perplejo por eso.”

 

Así es. Toda persona sensata llegará a esa conclusión.

 

Suimei: “En ese caso--”

Elliot: “Sin embargo, ese fue el decreto del oráculo. ¿No significa eso que hay algo que sólo ella puede hacer?”

Suimei: “Estás leyendo demasiado en ese mensaje.”

Elliot: “El que nos presenta a los humanos esos oráculos es una existencia gloriosa que nunca podríamos entender. La única forma en que podríamos entender sus intenciones es viéndolas con nuestros propios ojos.”

Suimei: “Es Kami-sama(Dios) suena bastante dudoso. Ella podría haber dicho eso por un capricho.”

Elliot: “Eso es imposible. La verdad es, que ese oráculo me salvó.”

Suimei: “Deja de ser tan dramático con tus gestos. ¿O se supone que prueban la credibilidad de tu Diosa?”

Christa: “Por lo que entiendo...”

Suimei: “Hm…?”

 

Christa lo mira mientras dice;

 

Christa: “Por lo que entiendo, rechazas el oráculo; Niegas la voluntad de nuestro héroe, Elliot-sama; Y desafían el decreto de Arashura-sama.”

 

La observación deja a Lefille nerviosa.

 

Lefille: “Eso- Eso es...”

 

Ella desvió su mirada como una niña después de ser regañada. Al mencionar el nombre de la Diosa Arashura apuñala una ansiedad profundamente arraigada que interrumpe su confianza habitual.

Felmenia lanzo a Lefille un salvavidas desafiando a Christa con una actitud raramente vista.

 

Felmenia: “No negaré la importancia de los mandamientos de nuestra Diosa Arashura. Sin embargo, ¿no crees que estás siendo demasiado desconsiderada con nuestras circunstancias? ¿No estarías de acuerdo en que salir con Lefille aquí y ahora es algo precipitado?”

Christa: “¿Eres tan ignorante de nuestra situación actual? Los demonios han conquistado el reino de Noshias. Luego, hace sólo unos días, invadieron el Reino de Aster. Con todo esto sucediendo, ¿realmente crees que tenemos tiempo para estar tan relajados?”

Felmenia: “Esa invasión fue repelida.”

Christa: “Puedes decir eso en retrospectiva, pero no cambia el hecho de que nos invadieron.”

Felmenia: “Independientemente de eso, Lefille uniéndose al héroe-dono no significa que nuestra condición actual va a cambiar. En su lugar, ¿no crea eso la innecesaria posibilidad de que surjan rumores que difamen la reputación del héroe-dono?”

 

Las chispas vuelan mientras Felmenia choca su mirada contra la de Christa. Tenía la posición más débil al principio, pero con un hábil contraataque, invirtió sus posiciones para dejar a Christa frunciendo sus labios.

 

Elliot: “Aun así, estaré preocupado si ella no viene conmigo.”

Suimei: “¿No estás siendo demasiado prepotente?”

Elliot: “Desde tu perspectiva, ese puede parecer ser el caso.”

 

Suimei frunce el ceño mientras se pregunta, ¿No es eso sólo evadir la pregunta?

Elliot cambio su mirada hacia Felmenia.

 

Suimei: “¿Qué?”

 

El tono de Elliot es como si estuviera evaluando mercancía.

 

Elliot: “Oye, la chica a tu lado parece bastante fuerte, pero dudo que puedas mantenerte al día con nosotros.”

Suimei: “¿Huh?”

Elliot: “En pocas palabras, no quieres separarte de Lefille-chan, ¿verdad? Lo siento, pero ríndete. No puedo llevarte conmigo. Esto podría parecer como que estoy robándote a tus chicas, pero tengo que derrotar al Señor Demonio. Estoy haciendo esto por todos en el planeta. Contén tus lágrimas por el bien de este mundo.”

 

El labio de Suimei tembló. Él no es alguien que se mantendrá en calma después de haber recibido tal insulto. Además, aunque él no es alguien que adopte un tono reservado sólo porque es una primera reunión, Elliot va demasiado lejos.

 

Elliot: “Entonces, ¿qué tienes que decir?”

Suimei: “¿Por el bien de este mundo? ¿No es eso nada más que auto-indulgencia?”

Elliot: “Auto-indulgencia... A partir del contexto, ¿estás diciendo que estoy fabricando una razón para llevar a esas chicas conmigo? Si realmente quieres una razón, entonces lo que he dicho debería ser suficiente.”

 

Suimei iba a seguir argumentando cuando-

 

Elliot: “Suficiente. Tú no tienes nada que ver con esto. Nada de lo que digas importa.”

Suimei: “Te equivocas, Lefille es mi compañera. Eso debería haber sido obvio.”

Elliot: “Como he dicho antes, estoy haciendo esto por el mundo.”

 

Elliot uso una vez más “el mundo” como una excusa.

Suimei trato de no mostrar su irritación.

 

Suimei: “Sí, te escuché la primera vez.”

 

Eso es algo que no debería decir en voz alta, pero lo hace de todos modos.

 

Lefille: “¡Suimei-kun!”

Felmenia: “Su-Suimei-dono!”

 

El héroe Elliot también miro fijamente a Suimei en estado de conmoción.

 

Elliot: “... ¿No es esta también tu mundo?”

Suimei: “Tal vez, pero no me importa.”

Elliot: “Vamos...”

 

Elliot está perdido mientras mira fijamente la resolución de acero dentro de los ojos de Suimei. Ellos continúan uno con respecto al otro hasta que alguien interrumpe.

 

Christa: “¡Escuché esas palabras! Todos, este hombre se opone al glorioso decreto de nuestra Diosa-sama. ¡Él se opone a nuestra Diosa-sama!”

 

Ella está de espalda al grupo de Suimei mientras llama a todos dentro del Pabellón del Crepúsculo. Desde esa esquina del edificio del gremio, ella cuenta una versión dramatizada de lo que ocurrió. Su exagerada difamación incita a sus oyentes y aísla a los delincuentes.

Las sillas de Felmenia y Lefille chocan contra el suelo mientras se levantan.

Muchas personas respondieron a la fuerte voz de Christa. Los funcionarios del Pabellón del Crepúsculo que los habían estado vigilando mientras susurraban entre ellos, adherentes de la iglesia de la salvación que habían llegado a aceptar solicitudes y curiosos espectadores todos dirigen sus miradas hacia el grupo de Suimei. La atmósfera de tensión se rompe y pronto todos expresan su condena. Palabras abusivas como “canallas”, y “desvergonzados” son lanzadas.

 

Suimei, consciente de su propia desvergüenza y ego, mira sin decir una palabra. Sin embargo, la táctica de Christa de obtener apoyo de los forasteros manipulando su fe agita su estómago.

 

Suimei: “...Diosa-sama, Diosa-sama, considerando que no sé nada sobre ella, sus intenciones son basura.”

Lefille: “No digas eso. Nuestro problema es que sus emociones están siendo irritadas con mentiras”

 

Con todo lo que está sucediendo, Suimei le dice a Elliot,

 

Suimei: “Eres un idiota.”

Elliot: “¿Qué...?”

 

El método indirecto de hablar de Suimei tomo a Elliot con la guardia baja. Luego, sin tener en cuenta a Elliot, miro de regreso a Lefille. Su mente debe estar plagada con sentimientos encontrados. Las intenciones de la Diosa están en conflicto con sus propios deseos. Esa lucha mental la hace palidecer de ansiedad.

 

Suimei: “Sólo mira a Lefille. Una Diosa que llena a una persona como ella con tanta duda no puede ser buena. ¿O me equivoco?”

Elliot: “¿Todavía sigues con eso...?”

Suimei: “¿Qué, e verdad estas tratando de tomarlas? Tch- Si realmente las quieres, ¿qué tal si las tomas por la fuerza?”

 

Ante la peligrosa sugerencia de Suimei, las frases,

 

“¿Dijo eso al héroe-sama?”, “¿Realmente cree que puede derrotar al héroe?”, y “Estúpido”, vuelan por la habitación.

 

Elliot pensó lo mismo.

 

Elliot: “Oye, ¿te das cuenta de que soy el héroe?”

Suimei: “Sí.”

 

La respuesta de Suimei mostro cuán profundo es su obstinado rechazo a ceder.

Sin embargo, Elliot, incluso al ver la actitud de Suimei, se negó a renunciar. Se vuelve hacia Lefille y dice,

 

Elliot: “¿Al menos, entiendes la importancia del oráculo de la diosa Arashura?”

Lefille: “Y- yo, eso...”

 

Lefille se quedó en silencio y asintió. Como alguien que recibió la bendición de la Diosa, esa es la única respuesta que puede dar a pesar de sentir lo contrario.

 

Elliot: “Ella parece entender.”

Suimei: “Quizás, pero eso no importa.”

 

Suimei hizo una promesa con Lefille y por el bien de esa promesa, él no se moverá de su posición.

Elliot suspiro al ser rechazado una y otra vez. Entonces mira a Lefille con ardiente determinación.

 

Elliot: “...Entendido, sólo las tomaré por la fuerza.”

 

Christa luego hace otro alboroto dentro del Pabellón del Crepúsculo en un intento de legitimar la decisión de Elliot.

 

Christa: “¿Escucharon eso? ¡Ese hombre acaba de decirlo! ¡Se va a oponer a nuestra Diosa-sama!”

 

En respuesta a los gritos de Christa, varios clientes expresaron sus quejas. Esta vez, sin embargo, los clientes son más ruidosos y más de ellos se involucran. Aunque hacen expresiones amargas en Felmenia, su hostilidad se debilita hacia Lefille. La gente que la miraba se ponía azul, como si estuvieran de pie sobre una cama de clavos.

 

Suimei: “...Cada uno de ellos.”

 

Suimei confronto a sus condenadores con su propia voz. Él les dijo que son ignorantes de sus circunstancias; Que están cegados por su propia justicia; y que mientras lo que hacen se alinee con las intenciones de su Dios, incluso entonces sin pensar atacarán a los indefensos.

 

Lefille: “...Suimei-kun, tal vez deberíamos simplemente rendirnos...”

 

Suimei le da a la cabeza de Lefille una suave palmadita.

Todos creen que el oponente del héroe no tiene ninguna oportunidad. Suimei, sin embargo, está acostumbrado a ser subestimado.

Felmenia parece enervada mientras dice;

 

Felmenia: “Suimei-dono, este lugar es...”

Suimei: “No hay otra opción que seguir con esto. Quédate detrás de mí y no te separes.”

Felmenia: “No, no puedo hacer eso. No vine aquí sólo para huir.”

Suimei: “¿Estás segura? Perdón por arrastrarte a mi lío.”

 

El equipo del héroe está delante de Suimei y Felmenia. Incluso si la situación actual se produjo debido al oráculo, no es más que opresión violenta. ¿No se dan cuenta de lo mucho que Lefille está sufriendo por esto?

 

Christa está haciendo un escándalo. El héroe Elliot se está posicionando a la distancia adecuada necesaria para atacar. Todos los clientes dentro del Pabellón del Crepúsculo los rodearon para crear un anillo. Suimei nunca los perdonará por esto. Él buscó el poder por una razón. Recordarlo encendió su corazón en llamas. Cualquier restricción que tenía él las quemo.

 

Suimei: “--Excelente. Vamos. No sé mucho sobre el héroe, pero si te pones frente a mí, te acabaré.”

Elliot: “Estoy bastante seguro de que te dije que no puedo llevarte con nosotros. ¿Realmente crees que puedes ser mi oponente?”

Suimei: “……...”

Elliot: “Aunque ahora mismo soy así, en mi mundo fui un famoso espadachín y un maestro hechicero. Ahora, tengo la bendición concedida a los héroes convocados a este mundo. ¿No entiendes lo que todo esto significa?”

Suimei: “Ni idea. No sé nada de eso.”

Elliot: “Supongo que no eres alguien con quien se puede razonar--”

 

 Elliot desenvaina su espada.

 

“--Por favor, ¡deténganse!”

Suimei: “--¡Tch!”

 

Suimei y Elliot fueron detenidos por esas repentinas palabras. La atención de todos se centró en esa voz gracias a su sincronización. A juzgar por el tono, probablemente pertenece a una mujer. Entonces aparece la monja de la raza de las bestias con la que Suimei y Lefille se encontraron en la iglesia.

 

Christa se vuelve hacia ella.

 

Christa: “¿Y tú eres?”

“Soy una Monja de la iglesia de la salvación, por favor llámame Clarissa. He venido a entregar el oráculo más reciente de nuestra Diosa-sama--”

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Clarissa miro tanto a Elliot como a Suimei mientras avanza al escenario.

 

Clarissa: “Ambas partes, por favor deténganse.”

 

Christa dio un paso adelante mientras expresa sus dudas.

 

Christa: “¿El oráculo más reciente, dices? ¿Realmente tiene algo que ver con nosotros?”

Clarissa: “Sí. Esto involucra tanto al héroe-sama como a este caballero. Nuestra Diosa-sama me honró recientemente con su oráculo.”

Elliot: “¿Yo y él?”

Clarissa: “Correcto, ninguno debe luchar directamente por la chica de pelo rojo. En su lugar, este encuentro debe ser concluido capturando la sombra que está plagando la Capital Imperial.”

 

Todos los demás en la sala se pusieron inquietos ante el repentino arbitraje. Nadie esperaba que un segundo oráculo siguiera al primero. Uno con este tipo de sincronización no tiene precedentes.

Suimei pregunto a la Monja;

 

Suimei: “Monja-san, ¿qué quieres decir con la sombra que está plagando la Capital Imperial?”

Clarissa: “Eso probablemente se refiere al culpable detrás de los incidentes de coma. La solución ofrecida por este oráculo radica en arrestar al responsable...”

Elliot: “En otras palabras, él y yo estaremos compitiendo para capturarlo, ¿correcto?”

Clarissa: “Sí, por lo tanto, por favor terminen este encuentro. Su combate será infructuoso.”

 

Elliot, dándose cuenta de que su lucha no tiene sentido, obedece al envainando su espada.

 

Elliot: “...Entendido. Si ese es el mensaje del oráculo, entonces debo retirar mi espada.”

 

Suimei también se detuvo al ver eso. Continuar luchando a pesar de cómo la situación está progresando sólo empeoraría las cosas.

Elliot se vuelve hacia Suimei.

 

Elliot: “Y eso es todo. Entonces, ¿qué vas a hacer?”

Suimei: “Hmm, no tengo ninguna obligación de obedecer el oráculo de Arashura. Sin embargo, si esto nos permite resolver nuestro problema sin un futuro conflicto, entonces acepto.”

Elliot: “La forma en que hablas me molesta-- pero, está decidido.”

 

Con esa declaración, Elliot se reúne con Christa. Luego se gira y dice,

 

Elliot: “Tu nombre es Suimei Yakagi, ¿verdad?”

Suimei: “Sí.”

Elliot: “Recordaré eso. Vamos, Christa.”

 

Elliot, a pesar de los varios curiosos, se llevó a Christa con él a través del centro del gremio y salió por la puerta.

 

Una vez que la espalda de Elliot quedo fuera de vista, Suimei camina hacia Clarissa.

 

Clarissa: “Tiempo sin verte.”

Suimei: “Nunca pensé que una monja nos interrumpiría.”

Clarissa: “Yo tampoco. Ni una sola vez esperé que, al venir al Pabellón del crepúsculo para un recado, vería al caballero con el que hablé antes y al héroe-sama enfrentándose.”

 

Suimei está muy sorprendido. Él nunca espero entrar en una pelea con uno de los héroes convocados para ayudar a salvar el mundo, pero allí estaba-- Suimei se dio cuenta de que algo está fuera de lugar con lo que dijo Clarissa. Ella vino al Pabellón del Crepúsculo por un asunto. El término “oráculo” no encaja en el flujo de la conversación.

 

Suimei: “Monja-san, sobre el oráculo que mencionaste...”

Clarissa: “¿Te refieres al oráculo de ahora mismo? Pues veras--”

Suimei: “………?”

 

La hermana se inclinó cerca del hacia el oído de Suimei y le dijo unas palabras: “Mentí”. Una risa traviesa sale de ella mientras se aleja.

 

Suimei: “Ha… ¿¡Huh!?”

Clarissa: “¡Si no hiciera eso, Suimei-sama habría destruido al héroe-sama-- Ahem! Algo así habría sido demasiado duro.”

 

Sin embargo, a juzgar por su actitud, proteger al héroe no parece haber sido su intención real.

 

Suimei: “¿Tal vez, tal vez no? Yo podría haber perdido.”

Clarissa: “Ara, ¿quién sabe? ¿Tengo malos ojos?”

Suimei: “No, eso no es cierto...”

 

Saber cómo resultará una pelea es imposible. La gente puede hacer predicciones, pero el caso de la monja parece ser diferente. A pesar de que no es una guerrera, hizo lo imposible y vio a través de él y Elliot. Pero tiene sentido si lo considera una característica de la raza de las bestias. Después Suimei dijo:

 

Suimei: “Mentir sobre el oráculo, ¿está bien? Quiero decir, ¿no eres miembro de la iglesia de la salvación?”

Clarissa: “Sí”

Suimei: “¿Entonces?”

 

Clarissa sacudió la cabeza.

 

Clarissa: “Esto no es algo que alguien al servicio de Arashura-sama debería decir, pero no todo lo que nuestra Diosa-sama dice es correcto. Con eso dicho, ver que te levantas para proteger a los que aprecias fue muy admirable.”

 

Suimei es sorprendido por esas inesperadas palabras, permitiendo a Clarissa tomar su mano dentro de un suave apretón.

 

Suimei: “Eh...”

Clarissa: “Eres un hombre amable. Por favor, nunca pierdas ese corazón.”

 

Clarissa giro sobre su talón con esas palabras y se fue.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Suimei y Elliot llegaron a un acuerdo sobre cómo resolver su disputa gracias a la intermisión de Clarissa. El grupo de Suimei, como si escapara, salió del Pabellón del Crepúsculo para un lugar más tranquilo casi hasta su casa.

Felmenia puso un rostro sombrío mientras decía:

 

Felmenia: “Nos hemos involucrado en una situación escandalosa.”

Suimei: “Si.”

 

Suimei también encuentra que competir para capturar al responsable de los incidentes de coma es una situación inesperada. El rápido ingenio de Clarissa pudo haberlos salvado, pero también los envolvió en un increíble predicamento.

 

Lefille: “...Lo siento, están atrapados en este lío debido a mi oráculo.”

Felmenia: “Eh...? Ah, ¡no- no en absoluto! Lefille, ¡esto no es algo por lo que debas preocuparte! A pesar de cómo se desarrolló esto, ¡todo se resolverá con la victoria! Por lo tanto, ¡sólo tenemos que ganar!”

 

Felmenia se giró hacia Suimei para pedir ayuda al darse cuenta de su desliz verbal. Él, sin embargo, no le está prestando atención alguna, él se detuvo en el lugar con sus brazos cruzados. Sólo mira fijamente el suelo como si intentara perforar un agujero con sus ojos. Su actitud la desconcierta y se alimenta de su nerviosismo.

 

Felmenia: “¿Suimei-dono?”

Suimei: “...Si, tienes razón. En cuanto a la captura de quien está detrás de los incidentes de coma, por ahora, ¿qué hay de ver cómo se desarrolla?”

 

La distracción de Suimei derivo del hecho de que su situación actual es el resultado de la mentira de Clarissa. Incluso si ganan la competencia, eso no resolverá el problema fundamental. A lo mejor, sus problemas sólo se pospondrán. La Diosa podría incluso deshacer todo enviando otro oráculo. Los problemas con la religión nunca terminan bien…

 

Mientras Suimei se pierde en pensamientos tan profundos como el océano, Lefille jalo de su manga. Ella habla con un tono preocupado.

 

Lefille: “Suimei-kun, ¿qué pasa?”

Suimei: “No, sólo estoy pensando en lo que deberíamos hacer a continuación.”

Lefille: “Hmm... ¿No debería ser nuestro primer paso reunir información?”

Suimei: “Sí, excepto...”

Felmenia: “Estate tranquilo, Suimei-dono. Yo, Felmenia Stingray, aun siendo tan indigna como soy, haré todo lo posible.”

Suimei: “Lo siento, dependeré de ti. ¿Puedes reunir información para mí?”

Felmenia: “Por favor confíame esa tarea. Sin embargo... puedo no estar a la altura de tus expectativas.”

Suimei: “No podemos hacer nada. Nuestro oponente es el héroe, después de todo.”

 

Suimei sospecha que los ciudadanos de la Capital Imperial se volverán menos útiles con el tiempo. Que ellos elijan cooperar con el héroe en lugar del oponente del héroe es solamente natural. Aunque probablemente no irán tan lejos como para obstaculizar sus esfuerzos, no demostrarán ninguna buena voluntad hacia ellos. Han sido agobiados con una gran desventaja-- Bueno, superarla no es imposible.

Mientras Suimei se entretiene con esos pensamientos, Lefille levanto su mano.

 

Lefille: “Entonces, también ayudaré a recopilar información.”

Suimei: “No, me gustaría pedirte que hicieras algo más.”

Lefille: “Algo más... ¿quieres que busque al criminal?”

 

Suimei sacudió su cabeza mientras dice;

 

Suimei: “No, no, no hay forma de que pueda pedirle a la actual Lefille que haga algo así.”

 

Tal petición sería demasiado irresponsable.

 

Lefille: “¿Entonces?”

Suimei: “Lefille, necesito que busques en la Capital Imperial y traigas tantos gatos callejeros como puedas.”

Lefille: “¿Ga- Gatos? ¿Qué vas a hacer con los gatos callejeros?”

 

Suimei comenzó explicando su situación con,

 

Suimei: “Bueno, si no podemos pedir ayuda a la gente, entonces sólo le preguntaremos a los gatos.”

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 51: Confrontación con la magia obscura.




Manual




 

Traducción ingles español por Kmelo0821.

 


Cada miembro del grupo de Suimei se separó para terminar su propia tarea. A diferencia del grupo de Elliot, ellos se están quedando rezagados. No sólo no tienen ninguna pista, sino que también tuvieron un comienzo tardío. Por esa razón, Suimei fue a donde pudo haber visto algo sospechoso.

 

Liliana le enseñó cómo llegar a la biblioteca el otro día. No muy lejos de allí se encontró con una persona con capucha y túnica negra usando magia oscura para perseguir a un noble dentro de una falsa barrera. Ese tipo es probablemente el responsable de los incidentes de coma.

 

Suimei: “Pensando en eso, ese tipo era bastante pequeño.”

 

Esa sombría figura era muy delgada, del tamaño de un estudiante de secundaria. Incluso los movimientos de esa persona sólo pueden ser vistos como pertenecientes a un niño. Esa idea da a Suimei sentimientos complejos. Que es lo que está pasando...

 

Suimei no puede ver qué motivaría a un niño a atacar a los ciudadanos y ponerlos en coma, cubriendo la Capital Imperial con miedo, e interrumpiendo la paz. Él camina por la calle con esos pensamientos en mente cuando se encuentra con una multitud de personas.

 

Suimei. “Que dem...”

 

El fuerte rugido creado por todos hablando entre sí crece aún más fuerte a medida que más personas se unen. Ver tantas personas con opiniones diferentes reunidas despertó la curiosidad de Suimei. Él está dando vueltas al borde de la multitud cuando sintió un repentino oleaje de poder mágico.

 

Suimei: “...Eso es.”

 

 

 

Suimei reconoció la longitud de onda del poder mágico. La última vez que lo sintió fue sólo hace unos días. Esta oleada de poder mágico pertenece a Liliana Zandark.

 

Suimei recoge algunos fragmentos de conversación. “¿Qué está pasando?”, “Es el arma humana...”, “Luchando contra el Gremio de magos”. Uno de esos fragmentos mencionó el alias de Liliana.

 

Suimei se disculpó mientras forzaba su camino a través de la masa de gente. Pronto llego al centro y, como esperaba, encontró a Liliana. Una mirada fría sale de los ojos de la joven chica. Arrastrándose en el suelo ante ella están los dos magos del otro día. A diferencia de la pelea de antes, ellos vinieron llenos de poder mágico y lo agotaron, pero fue todo por nada. Ella los dejó en un lamentable estado cubiertos de quemaduras y con sus túnicas andrajosas. Ella debe haber superado sus defensas con una combinación de magia de fuego y viento.

 

Liliana: “Aprendan la lección y dejen de molestarme con esto.”

“Maldición...”

 

El hombre vulgar miro a Liliana mientras trataba de levantarse, pero ella se negó a tolerarlo. Ella volvió a liberar su poder mágico y estableció un dominio de 10 metros de diámetro. La densidad de su poder mágico rezuma con su intención de matar. Su resolución maliciosa está abierta para que todos la sientan.

 

Los dos magos y los que observan probablemente tienen sus pelos erizados. La hostilidad de Liliana ata su poder mágico, transformándolo en un veneno que penetra en la piel. Todos los presentes están indefensos y completamente expuestos a su malicia.

 

Tanto el hombre vulgar como el hombre educado están indefensos sin poder mágico. Ellos se desmayaron en el lugar mientras sale espuma de sus bocas. Liliana los observo por un momento para asegurarse de que la pelea ha terminado antes de bajar su poder mágico.

 

Suimei discierne que la gente circundante tiene una actitud severa hacia Liliana. Su abrumadora victoria les impregno el miedo. Esa ansiedad colectiva se arremolina alrededor y se transforma en odio y disgusto.

 

Esos dos deben haber ido tras ella otra vez. Dudo que haya hecho algo malo. Verla siendo tratada de esta manera a pesar de solo defenderse a sí misma entristece a Suimei. Como tal, le lanzo un salvavidas.

 

Suimei: “¡Hey!”

 

Liliana se giró cuando reconoció su voz.

 

Liliana: “... ¿Tu otra vez? Parece que a menudo, apareces donde quiera que yo voy.”

Suimei: “Pensé lo mismo. ¿Tal vez podríamos decir que uno de nosotros está siguiendo al otro? Así que--”

 

Suimei dio a los dos sujetos lamentables, quienes serían los malos, una mirada.

 

Suimei: “¿Te estaban molestando otra vez?”

Liliana: “Así es. Ellos fallaron en aprender y me desafiaron. Como adultos, son irremediables. Verdaderamente tonto.”

Suimei: “...realmente es un desastre.”

 

Suimei miro a los espectadores con sorpresa. ¿Ni siquiera diciéndoles indirectamente lo que pasó ayuda? A pesar de lo que esperaba, las miradas circundantes no se suavizaron ni un poco. A pesar de que la gente en la primera fila llegó antes que él y vio todo el asunto, todavía dicen, “El arma humana golpeó a los dos del gremio de magos.”, “Qué niña tan espeluznante.”, y “¿Cómo puede tal peligroso demonio ser libre de vagar?”

 

Ridículo. Eso no es lo que la gente normalmente dice cuando oyen la verdad. Más bien, en lugar de atacar a una niña pequeña, deberían estar condenando a los dos adultos que la atacaron. ¿Por qué la convierten en un chivo expiatorio? ¿Es así como todos en la Capital Imperial ven a Liliana?

 

Mientras Suimei queda estupefacto por la malicia, Liliana avanzo.

 

Liliana: “Váyanse. Yo no soy un espectáculo.”

 

Liliana miro a la multitud. Todo el mundo se dispersó con una expresión rígida ya que nadie quiere cruzar los ojos con ella. Se mueven como caballos entrenados siendo guiados lejos cuando alguien murmura un comentario molesto,

 

“...Monstruo.”

Suimei: “... ¡Hey!”

Liliana: “Silencio, todo está bien. Ellos se habrán ido pronto...”

Suimei: “Pronto... ¿Crees que ese es el problema? ¿No entiendes lo que está pasando?”

 

Liliana hablo mientras miraba hacia abajo. Su tono está lleno de determinación, pero también sin emoción. Ese “Está bien.” mezclado en algún lugar dentro de sus palabras viene una sensación de resignación.

 

Suimei: “... ¿Está realmente bien?”

 

Un matiz de soledad ata las palabras de Liliana. Su voz es la de una persona que ha perdido la esperanza.

 

Liliana: “Sí, esto es normal. La misteriosa magia que ejerzo es detestable. Dentro del Imperio… no, es así donde quiera que vaya. Mi posición es especial. Ya que es una posición fácil de odiar en primer lugar, mi asignación allí es conveniente.”

 

Suimei está de acuerdo en que hay posiciones especiales dentro del ejército y que las personas que las ocupan pueden ser odiadas. La gente de allí hace que los objetivos sean fáciles, ya que las quejas de dentro y fuera de la organización empeoran. Quienquiera que esté allí tomará la peor parte de esa malicia. ¿Está ella recibiendo todo eso por sí misma?

 

Suimei reviso su entorno y descubrió a la gente observando a Liliana como si fuera una bestia feroz. Algunos la espían y susurran entre sí desde detrás de las puertas de las tiendas. Otros la miran desde las sombras de los edificios. El desprecio arde en los ojos de todos. La gente no debería mirar a los niños así.

 

Los espectadores pronto se dispersaron. Liliana, habiendo soportado esas miradas, también se va.

 

Suimei: “Espera un segundo.”

Liliana: “¿Qué sucede?”

Suimei: “Estás herida.”

 

Hay una pequeña marca roja en la parte posterior del cuello de Liliana, probablemente de un hechizo de esos dos hombres. Suimei, temiendo que pudiera ser una quemadura, o algo, camina hacia ella y puso su mano sobre la herida.

 

Liliana: “Qué estas…”

Suimei: “Quédate quieta un momento.”

 

Su mano emitió una luz verde pálida mientras lanza magia curativa. La piel irritada volvió instantáneamente a la normalidad.

Liliana acaricia la piel donde fue quemada en asombro.

 

Liliana: “... ¿Por qué?”

Suimei: “¿Hmm?”

Liliana: “¿Por qué eres tan amable conmigo?”

Suimei: “Esto es sólo mi propia intromisión caprichosa. ¿Te molesta?”

Liliana: “Sí, mucho.”

 

La afirmación de Liliana fue seguida con una emoción similar a la ira.

 

Liliana: “Todo estaría bien si actúas como ellos.”

 

La expresión en su rostro muestra la compasión de Suimei.

 

Suimei: “¿Quieres que te desprecie? ¿Qué te odie como ellos lo hacen?”

Liliana: “Eso es correcto.”

Suimei: “¿Es eso realmente lo que quieres?”

Liliana: “Eso es...”

Suimei: “Eso no puede ser, ¿verdad?”

Liliana: “……...”

 

Liliana se quedó en silencio. Su cabeza cayo mientras la fuerza se desvanece de sus hombros.

 

Suimei: “¿Puedes regresar por tu cuenta?”

Liliana: “--P- Por favor abstente de tratarme como a un niño!”

Suimei: “¿Estás segura? Entonces, eso es genial. También tengo que ocuparme de algunos asuntos. ¿Está bien si me voy?”

 

Con esas palabras, Suimei fue a donde se encontró con el criminal responsable de los incidentes de coma.

 

“…...Haz lo que quieras.” Suimei pensó haber escuchado esas palabras ser murmuradas detrás de sí mismo.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

La oscuridad los rodea. A primera vista, sus túnicas negras los hacen indistinguibles de su entorno. Una mirada más cercana revelo a dos sombras, una pequeña, la otra alta. El par son como la oscuridad estando dentro la oscuridad mientras saltan a través de la ciudad durmiente. Con poco rastro de ellos mismos dejado atrás, se mueven como cazadores que se acercan a su presa.

 

La pequeña sombra hizo una abrupta parada a medio salto. La brusquedad fue casi como si la sombra chocara contra una fuerza opuesta. Sin un sonido, la sombra cayó sobre el camino de ladrillos.

 

La sombra alta descendió al lado de la pequeña sombra y pregunto:

 

 “... ¿Algo está mal?”

“No, nada.”

 

Esa respuesta podría o no ser una mentira. La pequeña sombra se detuvo debido a un pequeño animal en la valla delante de ellos. No, al contrario. El pequeño animal se detuvo debido a ellos, pero tal razón no puede ser dicha en voz alta.

 

El animal los observa. Sus ojos grandes brillan con luz mientras se posa en el punto más alto dentro de la zona. Es un gato. Uno de los gatos callejeros de la Capital Imperial los mira con sus dos ojos ámbar.

 

“Nyaaa.”

 

Maullaba. ¿Podría haber hecho algo más?

El gato se levantó y se fue sin hacer un solo sonido.

La sombra alta puso una mano en el hombro de la pequeña sombra y dice, “Vamos.”

“...Entendido.” La pequeña sombra tiene un objetivo que cumplir mientras sigue a la sombra alta. De acuerdo con la sombra alta, su objetivo debería estar pasando actualmente por el borde del distrito de clase alta.

 

La sombra alta siempre trae información aterradoramente precisa. Todas sus misiones giran en torno a esa información, incluso la actual. La red de información de esa persona incluso podría ser mejor que la del Departamento de Inteligencia del Imperio.

La interferencia de una persona no relacionada dejo que este objetivo escapara la última vez.

 

“Él está por aquí. Prepara la red.”

 

La pequeña sombra asintió sin decir una palabra. Con una técnica ágil, comenzó a cantar cuando…

 

“Nyaaa.”

“--!?”

 

La pequeña sombra salto en su lugar ante el grito inesperado. La sombra se dio la vuelta y descubre a un gato sentado. ¿Me siguió furtivamente? El gato observa desde lo alto de la pared de un edificio cercano al igual que el anterior. Los está observando. Escudriña cada uno de sus movimientos.

Un pedazo oscuro de tela se envuelve alrededor de su brazo. ¿Es la mascota de alguien?

 

La pequeña sombra detuvo su magia y dio un paso hacia el gato. El gato no se movió. Sólo continúa observándolos con sus grandes ojos. Cuando la pequeña sombra dio un segundo paso, el gato se levantó. Bosteza y corre lejos. ¿Se sintió amenazado?

 

“………”

 

¿Que acaba de suceder? La sombra, insegura de lo que el gato quería, se enfocó en tejer su magia oscura. Es un hechizo de mantas de luz que debilita la visión. Excepto en raras ocasiones, escapar del área designada es imposible.

 

El objetivo llego antes de tiempo. ¿Bebió hasta no poder soportarlo? Caminando con paso inestable, se volvió consciente de la oscuridad que lo rodea. Esta vez será fácil. La pequeña sombra libero un hechizo, seguro de que el borracho no será capaz de resistir.

La sombra alta debe tener pensamientos similares, ya que también arroja magia oscura sobre el hombre.

La tarea termino pronto con el detestable aristócrata cayendo inconsciente sobre el suelo de ladrillo.

 

(……...Y esa es una preocupación más cortada de raíz. Unas cuantos más, sólo necesito hacer esto unas cuantas veces más. Entonces, esa persona será capaz de caminar a través de la ciudad sin obstáculos.)

 

La pequeña sombra inconscientemente suspiro en alivio mientras gira.

 

“Como era de esperar, te diste la vuelta demasiado tarde.”

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

“……...”

 

La pequeña sombra se giró al oír la voz y encontró a un hombre joven de complexión promedio en su adolescencia. Su atuendo es extraño, pero no es algo que hará que las cabezas den vueltas.

 

“¿Por qué?” La presencia de ese hombre desconcertó a la pequeña sombra. ¿Por qué está aquí ahora mismo?

 

Suimei Yakagi. La primera vez que se encontraron fue dentro de la oficina de la aduana. La segunda vez que se toparon el uno al otro fue cuando deambulaba perdido dentro de la Capital Imperial.

 

“Es como si viniera aquí a propósito” La pequeña sombra llego a esa conclusión demasiado tarde. Suimei puso una sonrisa torcida que confirma que esa era su intención.

 

Él apareció de la oscuridad del mismo modo que las dos sombras. Hay dos personas con él. La persona pequeña es reconocida por la pequeña sombra. La segunda es una chica mayor con un cabello largo y plateado. Son intrusos inesperados.

 

La pequeña sombra no conoce sus motivos, pero es seguro que han venido a arrestarlos. Sin embargo, no hay razón alguna para que ellos permanezcan allí. Estar de pie frente a ellos no les será ventajoso tampoco.

La sombra alta dijo después de un tiempo:

 

“...Yo asumiré la responsabilidad. ¿Puedes manejar esto?”

“Sí.”

 

Felmenia: “¡Espera!”

 

La chica de pelo plateado levanto la voz al notar que la sombra alta está tratando de escapar. Ella intercambio miradas con Suimei Yakagi quien luego de ver a la sombra alta fundiéndose en la oscuridad hacia el sin preocuparse ya del inconsciente noble.

 

Suimei dice, “Adelante. Dejaré al tipo mayor a ambas, pero no lo persigan demasiado lejos.”

 

Ante esas palabras,

 

Felmenia: “¡P- Por supuesto!”

Ella y la pequeña chica se precipitaron hacia la sombra alta.

 

Suimei: “--Bueno entonces, ¿podrías ser tú el responsable de los incidentes de coma?”

“……...”

Suimei: “¿Debo tomar tu silencio como una confesión?”

 

La pequeña sombra no tiene intención de responder. Ella y Suimei Yakagi son conocidos. Sin importar cuanto disfrace su voz con magia, no será suficiente. Un hechizo que también podría disfrazar el espíritu de la voz sería una historia diferente, pero ahora no es el momento para pensamientos tontos.

 

Suimei Yakagi casualmente levanto su brazo en preparación para chasquear sus dedos. “Ese es el hechizo que usó para destrozar a los sujetos del personal del gremio de magos.” El chasquido de sus dedos desencadeno una explosión de magia de viento. El hechizo es simple a pesar del alto nivel del canto y de las palabras de activación. A pesar de ello, el tiempo necesario para la construcción y la implementación fue fenomenalmente corto. Es un terrible hechizo desarrollado para el combate.

 

El método relajado de Suimei Yakagi de levantar su brazo es una astuta artimaña para desorientar a sus oponentes. De hecho, puede lanzar ese hechizo en menos de un segundo. Cualquiera incapaz de anticiparlo no tendrá más elección que confiar en su intuición para evitarlo.

 

**clack**

 

“...Tch.” La pequeña sombra salto al lado al mismo tiempo que el chasquido con la esperanza de evitar la explosión. Para su buena fortuna, el ataque sólo puede moverse en línea recta para golpear lo que está siendo apuntando. La sombra habría sido abrumada por el ataque si no lo hubiera visto antes. Ahora no es el momento de distraerse.

 

Suimei Yakagi había anticipado este resultado y se lanzó hacia adelante. Incluso sin fortalecerse con magia, él es rápido.

 

“Permutatio. Coagulatio. Vis Cane.” [Alteración. Solidificación. Proeficiencia.]” Suimei Yakagi canto en medio de su avance. En el momento en murmuro, “Alma Mercurius”, la punta de su varita plateada se dividió en dos. Emite un sonido silbante mientras se arremolina alrededor y arremete hacia la pequeña sombra con la punta de una espada.

 

Suimei Yakagi se apresuró hacia la pequeña sombra sin una nube de duda. Él tiene experiencia en la lucha contra magos.

 

La pequeña sombra desato su magia oscura.

 

“¡Oscuridad! Tú que eres separada de los cielos por un delgado velo, envuelve a mis enemigos, golpéalos, rómpelos, aplástalos y devuélvelos a la suciedad. Darkness Punisher. [Cuando alguien se arrodilla ante mí, todo es aplastado por la oscuridad.]”

 

Una oscuridad diferente a la oscuridad de la noche se extiende a través del cielo. Se expande como un manto hecho para aplastar todo por debajo. Justo cuando Suimei Yakagi estaba a punto de ser detenido, salto a un lado. Se desliza más allá del hechizo con sólo un rasguño.

 

Aunque ese hombre parece haber bordeado el hechizo, algo así como una mano invisible gigante, lo lanzo de vuelta hacia la oscuridad. Entonces, rompiendo de alguna manera las leyes de la naturaleza, él se liberó.

Suimei Yakagi, aunque su postura está rota, es segura. La sorpresa es clara en su rostro.

 

Suimei: “Oye, ¿qué clase de hechizo fue ese?”

 

La pequeña sombra, naturalmente, no respondió. Detrás de él, la chica de cabello plateado dice.

 

Felmenia: “Suimei-dono, ¡eso fue magia oscura! ¡Es muy poderosa!”

 

“¿Es este el primer encuentro de Suimei Yakagi con magia oscura?” La pequeña sombra tenia duda al principio, pero sus siguientes palabras confirman sus sospechas.

 

Suimei: “¿Magia... oscura?”

 

Su ignorancia es mi oportunidad.

Él comenzó a hablar en medio de esos pensamientos.

 

Suimei: “Et factus est invisibilis. Instar venti.” [Mi espada es invisible, su filo de acero se hundirá en la sangre de mi enemigo.]

 

Un círculo mágico se formó debajo de los pies de Suimei Yakagi. Un ruido aplastante resonó al mismo tiempo. Es diferente del ruido silbante creado por su varita plateada. Este sonido es como el filo de una larga espada que se funde en el frío del aire nocturno. La pequeña sombra no puede ver nada sin importar cuanto lo intente, pero hay una espada perdida en la oscuridad.

 

(Si no puedo verlo, tendré que sentirlo.)

 

La sombra pequeña disperso finos hilos en su entorno y lo evadió. “¿Esta es una espada?” Es como esquivar una flecha. Un corte apareció en el suelo detrás de la sombra. Más aparecen a medida que el ataque continúa.

Mientras que la pequeña sombra está en medio de sus maniobras, Suimei Yakagi continuo.

 

Suimei: “Flamma est lego vis wizard. [Reúnanse llamas, clamando como el resentimiento de un mago.]”

 

(Nunca he oído tal canto antes. Sin embargo, puedo hacer lo mismo. ‘¡Oscuridad, tus dulces tentaciones de misterio conduce a todos a la locura! ¡Tú serpiente negra seduce, llevando todo a la ruina!’ ¡Mano de frenesí! ¡Oscuridad abruma y conduce a la desesperación’)

 

Este hechizo oscuro lanzado por la pequeña sombra es especial. Es un hechizo original que utiliza las propiedades de la oscuridad para desestabilizar el hechizo del oponente. Cualquier hechizo que el oponente logre crear será inestable, llevando a un fenómeno en el que regresará al lanzador. Si algunos ajustes más son aplicados en ese paso, entonces una grave lesión también puede ser producida.

 

Eso es lo que debería haber sucedido--

 

Suimei: “Tch- ¡Resonatur! ¡Illi qui flagitant Discordia et lost in ventum!” [¡Resonancia! ¡El eco que rompe la paz en caos, se transforma en viento y desaparece!]”

 

Suimei Yakagi interrumpió su hechizo original para insertar un nuevo canto. “¡Harmonies aeolian! [¡Armonías eólicas!]”

 

Harmonies aeolian, como sugieren esas palabras, el hechizo es transformado en viento.

 

“Qu...!?”

 

Una serpiente enroscada hecha de oscuridad salió del círculo mágico. La serpiente resplandece mientras flota hacia arriba donde se rompe en granos de luz similares a cuentas de confeti. El propio Suimei Yakagi está ileso. “Imposible, para que eso suceda significaría que su defensa es impecable.”

 

(Toda magia se carga con una brecha debido a la incorporación del elemento. Esa brecha impide que los conjuradores puedan intervenir activamente con una sección de su canto debido a que esa brecha les impide tener un completo control sobre su canto. Mi hechizo se aprovecha de esa brecha, pero fracasó. Para que esto suceda significa que tiene un control muy preciso sobre cada parte de su hechizo. Es decir, él no incorpora los elementos en su magia.)

 

Mientras la pequeña sombra está perdida por la conmoción, Suimei Yakagi sacudió la energía mágica residual de su brazo. Una vez que su mano derecha está limpia,

 

Suimei: “...Phenomena Mixer. [Mezclador de fenómenos]”

“……?”

Suimei: “Esa es la ley de la magia que acabas de invocar. No era perfecta pro... dios, eso estuvo bastante bien a pesar de no conocer los fundamentos de la magia.”

 

Ese método desagradable de hablar es su forma de alabar.

Una frialdad cae sobre el área. El resplandor de los ojos de Suimei Yakagi es abrumador.

 

(¿Me considera como su enemigo?)

 

La pequeña sombra lo ha mantenido en gran estima desde que derrotó al miembro del gremio de conjuradores. El nivel de maestría que alcanza a su joven edad incluso le permite robar el control sobre el hechizo de su oponente. En términos de habilidad, él podría incluso rivalizar con los 12 sabios, pero esa no es una historia que no se debe desarrollar.

 

Suimei Yakagi camino hacia la pequeña sombra. Él comenzó con un ritmo tranquilo, pero luego, posiblemente percibiendo la intención de la pequeña sombra, acelero a una velocidad imposible.

 

La pequeña sombra rápidamente canto un hechizo. “El combate de corta distancia no es mi especialidad”. Suimei Yakagi va a chasquear los dedos, pero se detuvo al reconocer el peligro. No hubo vacilación en su decisión.

 

“Qué rápido.” La pequeña sombra acababa de empezar su hechizo. ¿Dónde desarrolló tal habilidad? Es casi como si pudiera ver el futuro.

Mientras tenia esos pensamientos, el destello en los ojos de Suimei Yakagi le dijeron que él ya tiene una contramedida. Un círculo mágico se materializa en medio del aire.

 

(Un –No, esto está mal. Doble hechizo. No, eso es…)

Suimei: “¡Ad viginti transcription. Invocatio Augoeides!” [Ceremonia radiante. ¡Límite de 20 transcripciones, ejecutar!]

“¡Keh!”

 

Lanzas de luz de cualidad ligera cayeron desde el cielo.

 

(¿Cambió su ataque aumentando la cantidad de poder mágico? No sólo eso, el hechizo fue lanzado simultáneamente varias veces. ¿Es un monstruo?)

 

La pequeña sombra sólo logró esquivar la lluvia de luz escapando hacia un lado. “Necesito contraatacar” Por el bien de esa persona, voy a superar todos los obstáculos no importa lo que le ocurra a mi cuerpo.

 

La pequeña sombra ignoro todo el peligro para sí misma y se precipito hacia adelante, pateando terrones de polvo mineral hacia arriba desde el camino de ladrillos. Suimei Yakagi ve a través de la apuesta desesperada, y antes de que pueda notarlo, transformo su varita de metal en una espada.

 

La pequeña sombra golpeo el centro de la espada con su varita de ébano. Confía en su habilidad porque siempre mira a esa persona, ese incomparable maestro de espadas dentro del Imperio. Sin embargo, la esgrima de Suimei Yakagi es una excepción. Él no pierde su arma por el ataque. En cambio, con un fluido arco, retiene el control de su espada. Él entonces detiene el segundo ataque sacudiendo la punta de su varita hacia arriba. El filo de la espada brilla mientras continúa la revolución y traza un círculo en el aire.

 

Un círculo mágico. La formación que aparece brilla escarlata. Llamas.

 

El círculo mágico está completo y la punta de la espada de Suimei Yakagi se reflejó en los ojos de la pequeña sombra antes de que lo notara. La pequeña sombra vio que la espada está apuntando a su hombro a tiempo para esquivarla. El hechizo es un problema diferente. “No puedo defenderme de eso. ¿Qué hago?”

 

La pequeña sombra sintió calor del círculo mágico. Magia de fuego, el más poderoso de los elementos y también el contraataque más eficaz contra la magia oscura después de la luz.

 

“--¡¡Tch!!” La pequeña sombra se lanzó sobre el suelo de ladrillo. La técnica de caída apropiada le permitió impactar el suelo ligeramente. En anticipación al abrasador calor que devastará su cuerpo, apretó sus dientes. “Ahora!” Las llamas rozaron sus túnicas, pero no la alcanzaron.

 

La pequeña sombra libero un hechizo improvisado que debilitó el hechizo de fuego en varios niveles. Además, su pequeño e inmaduro cuerpo le permitió hacer giros veloces para evitar las llamas.

 

Felmenia: “Barrera mágica...”

Suimei: “Sí, más importante, dejaré al tipo mayor y Lefille y a ti. Mantente alerta a la magia que está manipulando tu entorno. Permanece discreta y amplía tu conciencia.”

 

La chica de pelo plateado miro a su alrededor. Ella parpadeo y luego sus ojos se abrieron cuando descubrió que el negro que los rodea es diferente de la oscuridad de la noche. Están envueltos dentro de una niebla de oscuridad. Hay un defecto en el hechizo. Tiñe la luna en una perla negra.

 

Felmenia: “Esto es...”

 

“Suimei Yakagi lo notó?” La pequeña sombra estaba tratando de sumergirlo en la oscuridad antes de que pudiera darse cuenta, pero esto es lo que se puede esperar de alguien que puede robar la magia de sus enemigos. Sin embargo, para hacer eso, parece que el conocimiento del atributo de la magia es necesario.

 

Suimei Yakagi asintió a la chica de pelo plateado cuando ella se dio cuenta de los fenómenos que la rodean.

La pequeña sombra teje otro hechizo de magia oscura.

 

“¡Oscuridad! ¡Arrástrate fuera del caos que oculta tu cuerpo! ¡Ven y demuestra tu poder! ¡No voy a tomar represalias! ¡No me enojaré! Por lo tanto”

 

La pequeña sombra dio poder a la magia oscura cantando palabras prohibidas,

 

“Argo, Lukla, Lagua, Skiot, Raphael, Babylon… Retaliation Hatred. [Confío mi ira a la oscuridad.]”

Suimei: “Primum ex Quartum excipio!” [Desde el primero al cuarto, ¡Defensa de toda el área!]

 

Suimei Yakagi expandió un círculo mágico hemisférico dorado múltiples veces. El círculo mágico giro mientras la oscuridad chocaba contra la luz. Chispas luminiscentes se dispersan con un grito estridente mientras innumerables bandas de oscuridad son repelidas.

 

“¡Gu--!” Un pequeño grito de angustia escapo de Suimei Yakagi. La oscuridad se filtró a través de su defensa dorada y se reunió alrededor de su brazo izquierdo. El sudor frío reuniéndose en el puente de su nariz es prueba de que está en peligro.

 

(Finalmente tuve éxito conectando un golpe.)

 

Suimei Yakagi fue sacudido, pero no colapso. Sin embargo, basta con sólo recibir magia oscura. El dolor intenso debe propagarse desde el área afectada como un enjambre de insectos rastreros. La fatiga aparecerá mientras los nervios son asaltados. Entonces, la abrumadora desesperación encrespará el rostro con angustia y gemidos de dolor sonarán.

 

Sin embargo, Suimei Yakagi tiene ambos pies plantados en el suelo y mira fijamente a la pequeña sombra.

 

Suimei: “Tú...”

 

¿El odio hacia su enemigo lo obligo a hablar?

Sin embargo, las palabras que él pronunció eran otras,

 

Suimei: “¿Eres realmente tu quien está detrás de todo...?”

 

Sus palabras son una torpe mezcla de ira, compasión y duda.

 

(... ¿Qué está tratando de decir? La magia que uso es la oscuridad. Manipulo esta magia que erosiona mi cuerpo para eliminar todos los obstáculos del camino de esa persona. Eso que hago tan personalmente es sólo natural. Todo lo que hago es por el bien de proteger a esa persona)

 

“--!?”

 

La pequeña sombra se dio cuenta de algo. Se acercó a un límite que nunca debe cruzar.

 

(¿Quién es este? Este hombre no es un noble que amenace a esa persona. ¿Por qué está diciendo eso después de recibir mi hechizo? Suimei Yakagi, un hombre que se niega a acobardarse sin importar cuanto lo coaccione o revele mi lado horrible. Una persona que habla con una amable voz mientras se preocupa por mi aislamiento. Contra tal humano, ¿estaba realmente desencadenando una traicionera magia oscura que fácilmente es capaz de arrebatarle la vida a una persona?)

 

Suimei: “¡Oye, ¡Espera!”

 

Para cuando la pequeña sombra se dio cuenta, ya estaba corriendo en la dirección opuesta.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 52: El poder de una técnica desconocida.




Manual




 

Traducción ingles español por Kmelo0821.

 


"Es sorprendente que mi oponente haya conectado un hechizo". Felmenia y Lefille corrieron hacia Suimei mientras la pequeña sombra se escabulle en la noche.

 

Felmenia: “¡Suimei-dono!”
Lefille: “¡Suimei-kun!”
Suimei: “…...”

 

Suimei, a pesar de recibir sus miradas, examina la tenaz, niebla negra enrollada alrededor de su brazo izquierdo.

 

Felmenia: “Suimei-dono... ¿Cómo te sientes? Parecías haber sido afligido por la magia oscura de esa persona...”
Suimei: “Sí, me golpeó. Paso a través de las paredes de mi fortaleza.” 

 

Suimei levanto su brazo izquierdo hacia ella y revelo la magia oscura que aún se aferra a él. Aunque su guante y el puño de su camisa permanecen intactos, la niebla negra penetró a través de las paredes de su fortaleza; Las bandas negras están enrolladas alrededor de su brazo y mano. Las secciones de piel que cubren se secan y se arrugan.

 

Felmenia: “¿E- Eso es?”

 

Suimei habla con una expresión sombría mientras dice, 

 

Suimei: “De verdad me atrapo. Incluso entre los ataques astrales, es bastante poderoso. No sólo afecta en el cuerpo astral, sino que influye en la carne.”

 

Lefille se puso de puntillas para mirar mejor y dijo;

 

Suimei: “¿Vas a estar bien?”

 

Suimei habla como si su situación fuera el problema de otra persona. 

 

Suimei: “Ni un poco. Se pudrirá si no hago nada al respecto.”
Lefille: “¿Qu- qué?”
Felmenia: “¡Es un problema serio! ¡Necesitas magia de recuperación! Espera, ¿la magia de recuperación podría siquiera sanar esto...?”
Suimei: “Oye, oye, cálmate.”
Lefille: “¿Qué estás diciendo, Suimei-kun! ¡La necrosis no es una cuestión trivial!”
Suimei: “Está bien. Ya que mi cuerpo astral fue dañado, la magia de recuperación no tendrá ningún efecto inmediato.”
Felmenia: “¿De Verdad?”

 

Felmenia exhalo un suspiro de alivio ante el asentimiento de Suimei. Para ella, las arrugas en el brazo de Suimei parecen terribles, pero su condición actual-- ¿podría no ser tan mala? Recibir una herida profunda en el cuerpo astral es similar a recibir una enfermedad terminal. No es una lesión ordinaria. Se necesita tiempo para su restauración. El brazo izquierdo simplemente no será utilizable por ahora.
Suimei una vez más miro su brazo izquierdo. En ese momento, un silbato de patrulla sono. 

 

Suimei: “...Y la policía militar llega.”

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

La policía militar llegó corriendo a investigar tarde. Suimei y su grupo se prepararon para un riguroso interrogatorio de los acontecimientos que ocurrieron, pero la policía militar indirectamente parecía saber lo que pasó. Sólo hicieron algunas preguntas sencillas.

--Ahora, Suimei se pregunta si algo de eso sirvió a un propósito. La policía militar llegó tarde, hizo algunas preguntas, y luego se fue como si todo ya estuviera resuelto. Incluso si ellos llegaron a investigar por su propio acuerdo, esta no es una situación en la que sólo pueden mirar hacia otro lado.

Según lo que Felmenia escuchó, la policía militar encuentra a Elliot como una molestia. Él puede ser el héroe y cooperar con el Imperio para resolver los incidentes de coma, pero para la policía militar, es un forastero que irrumpió en su investigación, usurpó el control, y ahora los utiliza como sus manos y pies. Además, todos los logros serán para Elliot. Esta cooperación es debido a la Iglesia de la Salvación y no es suficiente para motivarlos a realizarla mejor.

Aparentemente, los soldados se preguntan secretamente si los incidentes de coma no serán resueltos por otra persona. Suimei, como candidato a “otra persona”, está incluido en esas preguntas. Por supuesto, incluso entonces ninguno de ellos está dispuesto a cooperar y anticipar cualquier ayuda que él pudiera proporcionar como consentimiento. Sin embargo, los policías militares que siempre apestan a alcohol están poniendo sus apuestas en Felmenia. Ese hecho implica una verdad diferente. Sin embargo, nada de eso parece ser la principal razón de la deteriorada situación y la creciente negligencia.

Suimei suspira mientras mira a la policía militar. La falta de progreso en su investigación los hace apáticos. El consultor que trajeron del gremio de magos para compensar su falta de conocimiento sobre la magia oscura no hace nada más que sacudir su cabeza. Ahí es cuando la policía militar que acordona el área se excita.

Un hombre que viste un uniforme militar pronto avanza a través de los soldados reunidos. 

 

“--Qué coincidencia. Escuché que la persona aquí era el oponente del héroe, pero nunca pensé que serías tú.”

 

Su voz y apariencia son familiares para Suimei. Conoció al hombre hace unos días cuando Liliana lo guiaba hacia la biblioteca. 

 

Suimei: “Si recuerdo... nos conocimos hace unos días. Estás con el ejército imperial. ¿Por qué estás aquí?”

 

El hombre cerro sus ojos, pero su expresión no cambio ante la pregunta de Suimei. 

 

“No hay necesidad de que te lo diga. Sólo tienes que hacer una cosa ahora mismo. Dime por qué estás aquí, Suimei Yakagi.”

 

‘¿Escuchó mi nombre de Liliana?’ Para Suimei, el tono del hombre era más una orden que cualquier otra cosa. Él enderezo su postura y pregunto:

 

Suimei: “Lo siento, pero ¿estaría bien tener su nombre?”
“Soy el coronel de Comunicación del Ejército Imperial, Rouge Zandark.”

 

¿Dónde he oído ese nombre antes?
Lefille levanto las cejas con sorpresa y murmuro;

 

Lefille: “Una de las Siete Espadas...”

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Las lámparas mágicas iluminan los alrededores del último incidente de coma con un naranja brillante. Muchas sombras inquietas son creadas por sus luces ardientes. Rouge, después haber enviado a Suimei y su grupo a casa, observa a la policía militar llevar a cabo su investigación cuando una pequeña sombra en uniforme militar aparece.

Rouge habla sin girar la cabeza. 

 

Rouge: “--¿Dónde has estado, Liliana?”

 

Liliana se puso nerviosa mientras dice:

 

Liliana: “Siguiendo el viento de la noche...”
Rouge: “¿No te dije que no salieras innecesariamente?”

 

Liliana se encoge al ser reprendida. 

 

Liliana: “Me disculpo...”

 

Liliana se estremece mientras Rouge continúa, pero él no le presta atención. 

 

Rouge: “Bien, no importa. ¿Has sido informada sobre la situación?”
Liliana: “Fui capaz de escuchar la mayoría de la policía militar.”
Rouge: “¿Es eso así? ¿Cuál es tu interpretación de su situación?”
Liliana: “Sin cambios. El objetivo del criminal era otro aristócrata de mala reputación. En este momento, sin llevar a cabo una encuesta apropiada, o presentar un informe apropiado, han decidido apostar por el héroe.”
Rouge: “¿De mala reputación... dices?”

 

Liliana asintió ante la repetición de sus palabras por Rouge.

La falta de motivación de la policía militar no es una sorpresa. Actuando por el bien de la clase alta del Imperio en nombre de la Iglesia de la Salvación debilita su moral. Además, el héroe que se unió a ellos es un líder ineficaz. Incluso con su ayuda, todavía llegan tarde a la escena del crimen. Ni el héroe ni los aristócratas serán una amenaza. --Esos son los pensamientos de Liliana mientras ella da la espalda a la escena del crimen--

 

Rouge: “Aunque esta situación parece estar a mi favor, ha involucrado a los que me rodean”
Liliana: “Coronel...”

 

¿Se está quejando por las dificultades que estos incidentes le traen?

No hay duda de que el aristócrata que fue atacado hoy, junto con todos los aristócratas a los que han atacado hasta ahora, se sienten incómodos con el ascenso de Rouge desde una posición común. Peor aún, también están maniobrando para eliminarlo. En este momento, esas personas, habiendo sido objetivos en una serie de incidentes, están lanzando sospechas innecesarias al Coronel.

Sus acciones son incorrectas, pero si ella se volvió negligente en la eliminación de esos aristócratas debido al miedo, tarde o temprano aplastarán a Rouge mientras lo entierran en su envidia. Por lo tanto, incluso si sus acciones vienen a costa de sí misma, ella hará cualquier cosa por el coronel, por su padre adoptivo quien la recogió y la crio.
Mientras Liliana está en medio de fortalecer su resolución, en medio de disculparse con él en su corazón.

 

Rouge: “Liliana”
Liliana: “¿S- Sí...?” 

 

Habiendo sido llamado su nombre mientras estaba perdida en sus pensamientos expone su falta de atención.
Rouge, sin embargo, no la reprende, pero en su lugar la miro como si ella estuviera a punto de desaparecer.

 

Rouge: “Sobre ese Suimei Yakagi de antes.”
Liliana: “¿Algo sobre ese hombre?”
Rouge: “Quiero más información sobre él. Ponte en contacto con él e investiga.”

 

El hombre quien es tanto el padre adoptivo de Liliana y su oficial superior emitió una inesperada orden. 

 

Liliana: “Investigar a Suimei Yakagi?”
Rouge: “Correcto, él parece haber entrado en contacto con el culpable. Lo mencionó por casualidad durante mi interrogatorio.”
Liliana: “Coronel, ¿cree usted que él es el culpable?”
Rouge: “Eso es improbable, pero tengo curiosidad.”
Liliana: “...Entendido, coronel.” 

 

Con eso dicho, Liliana sigue a Rouge y se une a la policía militar con su investigación.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Desde el encuentro con el culpable detrás de los incidentes de coma, Suimei ha pasado su tiempo investigando para curar la magia oscura infectando su brazo. Actualmente, está en un rincón de la estimada biblioteca del Imperio rozando los lomos de los libros.

 

Suimei: “Hmmm, magia oscura...”

 

Según Felmenia, uno de los expertos en magia en este mundo, fuera de los ocho atributos de magia, la magia oscura tiene la distinción de ser particularmente difícil de manejar. Más que eso, cae fuera de su campo de estudio. También mencionó que un usuario de magia oscura reside en Astel, pero la naturaleza reclusa de esa persona hace que pedir ayuda sea imposible.

La vasta colección de libros ofrecidos por la Biblioteca Imperial del Imperio tampoco es de mucha ayuda. Las pocas pistas disponibles en la magia oscura son inútiles. El problema no es que manejar magia oscura sea herejía, sino que el cuerpo del conjurador será destruido sin una fuerte aptitud para el elemento.

De acuerdo con Felmenia y Lefille, muy pocos usuarios de magia oscura aparecieron en el pasado. Además, todos los usuarios mencionados sufrieron muertes prematuras debido a que sus cuerpos fueron destruidos. Ninguno dejo sus diarios o notas tampoco.

 

Suimei: “……...”

 

Suimei aflojo los vendajes envueltos alrededor de su brazo izquierdo. La niebla negra de esa persona atravesó las paredes de su galante fortaleza dorada. La oscura humedad aún tiñe su mano y brazo, secándolos y cubriéndolos con arrugas. En este momento, manchas rojas oscuras están apareciendo en su piel.

 

Suimei: “¿Qué es esta cosa?”

 

El fuego, el agua, el viento, el relámpago, la tierra, la madera y la luz son existencias físicas. El elemento oscuro, sin embargo, no existe ni como energía ni como materia. Siempre que la gente habla de la oscuridad, se refieren ya sea a algo que absorbe la luz o un área vacía. Lo mismo se aplica al espacio exterior. Se considera que carece de luz, no que esté lleno de “oscuridad.”

De nuevo, la materia oscura y la energía oscura sí existen. Esos temas existen para validar las leyes de la física y se consideran “materia aparente” teórica con “valores numéricos” teóricos. En ese caso, el poder de la oscuridad trae esos conceptos teóricos a la existencia introduciendo números imaginarios en la numerología. La combinación de valores numéricos con algo que no existe en este mundo permite su creación.

Sin embargo, conceptos tales como los números imaginarios y “valores aparentes” no serán entendidos en un mundo donde las matemáticas están subdesarrolladas. Permanecerán siendo misterios para las generaciones venideras. Ni siquiera los efectos secundarios generados por la magia oscura estimularán el desarrollo.

También está la cuestión del vacío absoluto-- la iluminación sobre ese tema no puede deducirse a través de las formas normales de pensar. Puede interferir en el lanzamiento de magia, bloquear la luz y desencadenar ataques astrales que dañan el cuerpo espiritual, ¿hay una sola fuerza en este mundo que une esas características?
La risa estalla de Suimei mientras él está inmerso en esos pensamientos.

 

Suimei: “Fu, fufufufufufu…..."

 

¡Por fin, esa sensación de estrellarse contra una pared invisible, ese sentimiento de perseguir lo desconocido, de alcanzar lo imposible! ¡Esto es lo que significa ser un erudito místico! Suimei reconfirma que lo que siente es real. Es lo que lo motiva a seguir buscando. Sobre todo, ahora él puede agregar la magia oscura a su lista de misterios.

El nivel de civilización en este mundo es mucho más bajo que el suyo. La época actual es probablemente equivalente a la edad de acero. No, es mucho mayor que eso. De cualquier manera, él necesita ajustar las leyes y teorías de la ciencia y la magia que él sigue para emparejar el período de tiempo. 

 

Suimei: “¿Me pregunto si estoy pasando algo por alto?”

 

Por lo general, al considerar el tema de los ataques astrales, el mago promedio se vuelve al concepto pagano de goetia. Al tomar prestado el poder de las misteriosas existencias, los humanos pueden perforar el caparazón del espíritu y atacar el intocable cuerpo astral. Otros sistemas que permiten el mismo efecto incluyen la brujería, la magia antigua gand, y las maldiciones yin yang. Incluso los pensamientos negativos pueden dañar el espíritu y el alma de otro si son lo suficientemente intensos. Sin embargo, aunque la magia es lo que colocó a Suimei en su predicamento actual, la magia de su mundo actual gira en torno a la premisa de utilizar los elementos. Eso hace imposible encontrar una excepción sobre la magia usada en él.

Excepto, estoy seguro que sentí un resentimiento sujetar mi brazo izquierdo en ese entonces.

 

“--¡Eso es!"

 

En aquel entonces hablaba completamente por instinto. La sensación de recibir un ataque tan repugnante se apoderó de los nervios de Suimei. Magia asquerosa alimentada por el odio y el resentimiento no debe ser manipulada sin protección. Probablemente no se habría enojado tanto como lo hizo si alguien más hubiera sido el lanzador. ¿Por qué está un niño usando este tipo de magia?

La imagen de Liliana corrió a través de la cabeza de Suimei. El criminal tiene casi la misma edad que ella. Si es su caso, entonces, como mago, es su responsabilidad mostrarle el camino correcto de la magia. --

 

Suimei: “Me estoy confundiendo. Necesito organizar mis pensamientos.”

 

Sus pensamientos están por todas partes. Él está conectando ideas vagamente relacionadas entre sí a su conveniencia y aceptándolas como verdad. A pesar de que está haciendo tales coyunturas en este momento, no hay garantía de que vaya a salir correctamente. Por un lado, Liliana no usa magia oscura. Por lo tanto, ella no puede ser esa sombra. Ella no necesita que se le muestre la forma correcta de magia.

 

“...Sui...mei...no!”

 

Necesita tener cuidado con sus suposiciones. Ahora mismo, necesita centrarse en la magia oscura. Es una fuerza alimentada por la negatividad. Entonces, ¿qué papel desempeña el elemento? Incorrecto, el elemento es el catalizador necesario para utilizar magia oscura en primer lugar. Si es así, ¿no hace que su premisa original sea incorrecta? Necesita profundizar aún más para descubrir el secreto de manipular eso--

 

Felmenia: “...¡Suimei-dono!”
Suimei: “--!? ¿Qu- qué? ¿Felmenia?”

 

El fuerte grito en su oído hace que su cabeza se sacuda mientras sus pensamientos son dispersados.
Suimei, sorprendido por su método de llamarlo, pregunto.

 

Suimei: “¿Hubo un punto en eso?”
Felmenia: “No, fue sólo una idea.”

 

Suimei agito su mano mientras hablo: 

 

Suimei: “...Perdón por tomar tú tiempo.” 

 

Luego gesticula hacia la esquina de su escritorio donde ha colocado un grimorio y los artículos mágicos necesarios para descifrarlo. Una vez que ella se sentó, él le pregunta sobre sus investigaciones. 

 

Suimei: “¿Cómo fue?”
Felmenia: "Lo siento, no pude reunir mucho."

 

A pesar de que tener colaboradores que mantengan un ojo afuera sería lo más útil.

 

Suimei: “Como era de esperar, nadie quiere cooperar con nosotros.”

 

Felmenia asintió. 

 

Felmenia: “Los devotos parecen estar transmitiendo las noticias al resto de la ciudadanía de la Capital Imperial. La policía militar, por el contrario, está siendo bastante cooperativa.”
Suimei: “¿A qué te refieres?”
Felmenia: “A pesar de su posición como policía militar, carecen de fe en Elliot-dono.”
Suimei: “¿De Verdad?”
Felmenia: “Como debes de ser consciente, a pesar de que tu competencia contra el héroe-dono es un desarrollo reciente, el héroe-dono ya había estado buscando al criminal…... Cuando se unió por primera vez a la búsqueda, fue presentado a la policía militar como el héroe por la Iglesia de la Salvación. Cooperaron, le ofrecieron toda la información que tenían, y se pusieron en marcha para capturar al criminal.”

 

Usando el nombre del héroe con el respaldo de la Iglesia de la Salvación es una jugada inteligente, pero tampoco se puede negar que tal táctica puede deteriorar la buena voluntad de los demás.

Felmenia continúo;

 

Felmenia: “Bueno, el oficial de la policía militar que soltó que esta información fue embriagado y tenía muchas quejas maliciosas. Supongo que algo como esto es normal para Elliot-dono.”

 

El héroe Elliot tiene una personalidad más diligente de lo que Suimei supuso de su conversación en el Pabellón Crepuscular. Esta vez, sin embargo, esa diligencia está trabajando en su contra. Él no es capaz de notarlo ya sea por la forma en que lo hizo incapaz de unirse a la búsqueda. Su inspiración ha llevado a los fieles a decidir asumir la carga de buscar al culpable ellos mismos.

 

Felmenia: “¿Podría la policía militar estar usándonos como un método de represalia?”
Suimei: “Apuesto a que lo hacen.”
Felmenia: “Qué repulsivo, comportándose de tal manera a pesar del sufrimiento de la ciudadanía.” 

 

Felmenia suspiro en un intento de atraer a Suimei para que acepte su reprimenda.
Suimei empuja su dedo índice contra su sien y explico que la policía militar tiene múltiples razones para su apatía. 

 

Felmenia: “Eso es parcialmente cierto, pero te diré el resto más tarde.”
Suimei: “Entendido. Por cierto, ¿qué le pasó al aristócrata que nos apresuramos a proteger?”
Felmenia: “Él actualmente está recibiendo tratamiento en casa, pero como todas las víctimas, todavía está inconsciente.” 

 

En aquel entonces, Suimei sólo pudo ver a la distancia, pero el hombre golpeado por el hechizo de la pequeña sombra fue inmediatamente llevado por la policía militar a su estación. Se pregunta si también tendrá que visitarlo para terminar su investigación. 

 

Suimei: “Pues bien, te pido que continúes con tu tarea.”

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Suimei decidió tomar un breve descanso después de escuchar el informe de Felmenia. Ellos tienen una pequeña charla mientras se ponen cómodos en sus sillas. 

 

Suimei: “Eso me recuerda, me he estado preguntando, pero ¿cómo puedo leer libros y hablar contigo?”

 

Los últimos días de Suimei en la Capital Imperial lo hicieron consciente de las discrepancias en el lenguaje. Primero fue la disonancia que sintió durante su conversación con Elliot. También es capaz de leer los libros de la biblioteca sin ningún problema a pesar de que están escritos en un idioma diferente--

 

Felmenia: “Eso es debido a la protección divina que se otorga al invocar al héroe. Recuerdo que tuvimos una conversación similar una vez antes.”
Suimei. “No estaba de humor para preocuparme en eso en ese momento, pero ahora me gustaría escuchar los detalles. ¿Cómo soy capaz de comunicarme contigo?”
Felmenia: “Un hechizo de traducción se aplica automáticamente a aquellos invocados por la ceremonia de invocación del héroe. Desde mi entendimiento, el nivel de comprensión es proporcional al nivel de educación del invocador.”
Suimei: “¿Cómo es eso?”
Felmenia: “En lo que respecta a ti y a tus amigos, mi nivel de educación... El lenguaje es traducido cuando los conceptos que conozco coinciden con los de tu mundo. Las palabras que originalmente no son de tu mundo serán convertidas para que coincidan con tu pronunciación. Por el contrario, los conceptos con los que no estoy familiarizada saldrán en su lengua materna.”

 

Si la traducción está restringida a los conceptos que existen, eso implica que las conversaciones sobre temas sin concepto serán limitadas. Cuando Suimei luchó contra Felmenia, ella no pudo entender el término “barrera mágica.” La magia oscura es otro límite. Tal magia no existe en el mundo de Suimei. La simple traducción que él oye se hizo combinando la palabra, “oscuro” con “magia.”

Felmenia sostiene su abundante pecho con orgullo. 

 

Felmenia: “Fufufu, en otras palabras, mi conocimiento es lo que apoya tanto al héroe-dono como a Suimei-dono en sus conversaciones, en la lectura y escritura.”

 

Suimei suspira mientras dice:

 

Suimei: “Has sido de gran ayuda...”

 

Felmenia entonces pregunto sobre un tema que ha estado dudando en abordar. 

 

Felmenia: “Por cierto, Suimei-dono, ¿cómo fue tú investigación?”
Suimei: “No fue bien. Ninguno de los materiales de referencia es de ayuda alguna.” 

 

Suimei bromea sobre la desesperanza de su situación, pero al ver que la expresión de Felmenia se vio afligida por el dolor, adopto un tono más serio. 

 

Suimei: “Sin embargo, ya estoy en el proceso de crear contramedidas.”
Felmenia: “¿Contramedidas?”
Suimei: “Sí, esa es mi situación actual.”
Felmenia: “Hay mucho que nosotros de este mundo tampoco entendemos acerca de la magia oscura... ¿Será suficiente analizarla sólo con el conocimiento de tu mundo?”

 

La información que Suimei ha descubierto hasta ahora se adhiere a su tono con optimismo. Todo lo que queda es que él observe la magia oscura una vez más.

 

Suimei: “No creo que haya nada que la magia no pueda hacer. No hay nada en este mundo que no pueda ser descubierto. Bueno, esa es mi opinión.”

 

Felmenia inclina la cabeza y dice:

 

Felmenia: “Hay algo que llamó mi atención.”
Suimei: “¿Sí?”
Felmenia: “Al final del canto del usuario de la magia oscura, algunas palabras que nunca había escuchado antes fueron añadidas. Fueron...”

 

Mientras Felmenia lucha para sacar las palabras de su cabeza, Suimei hablo;

 

Suimei: “Argo, Lukla, Lagua, Skiot, Raphael y Babylon... creo.”

 

La expresión pensativa de Felmenia se profundiza mientras respondió:

 

Felmenia: “Sí, esas. Esa fue la primera vez que las escuché. ¿Qué podrían significar...?”
“Perdón por interrumpir, pero ¿está todo bien?”

 

Suimei y Felmenia se giraron hacia la voz. Detrás de ellos está un hombre vestido con el uniforme blanco del personal de la biblioteca. Suimei lo reconoce desde su primera visita a la biblioteca. 

 

Suimei: “¿Bibliotecario-san? No, sólo estoy aquí para más investigación.”

 

El bibliotecario sonríe mientras hablo. 

 

Romion: “Yakagi-kun... ¿correcto? Hoy también eres entusiasta con tu investigación.”

 

Suimei, recibiendo elogios por su diligencia, da una sutil sonrisa mientras.

 

Suimei: “No es nada.”

 

Felmenia, poco familiarizada con el hombre, dijo, 

 

Felmenia: “¿Un hombre del bosque? Suimei-dono, ¿conoces a este caballero?”

 

¿Se supone que la frase “hombre del bosque” significa elfo? Suimei se pregunta si el término es un alias. Después de todo, el bibliotecario se presentó como un elfo cuando se conocieron por primera vez.

 

Suimei: “Esta persona es el bibliotecario, Romion-san. Me mostró los alrededores la primera vez que vine aquí”
Felmenia: “¿De verdad? Qué inusual. Por lo que he oído, la gente del bosque tiende a distanciarse lo más posible en su participación con los humanos.”

 

Romion le da a Felmenia una sonrisa irónica. 

 

Romion: “A menudo me llaman excéntrico por haber dejado mi bosque nativo.”

 

Incluso si la conversación fue autopropulsada, los elfos de este mundo coinciden con las descripciones de los elfos del mundo de Suimei. Son personas del bosque que se cierran del mundo exterior. Suimei pone esos pensamientos a un lado y dijo;

 

Suimei: “Dejando eso de lado, ¿algo está mal?”
Romion: “No, sucedió que estaba pasando y me preocupé después de oírte mencionar la magia oscura.”

 

Los ojos de Felmenia se ensanchan ante el interés de Romion por el tema. 

 

Felmenia: “¿Estás familiarizado con ella?”
Romion: “Sí, he pasado una cantidad razonable de tiempo estudiándola, así que estoy algo informado.”

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Una discusión sobre magia oscura puede suceder en los lugares más sorprendentes. Romion comenzó al momento en que se unió a Suimei y Felmenia en el escritorio.

 

Romion: “La magia oscura es uno de los elementos más poderosos de los 8 atributos, el fuego, el agua, el viento, la tierra, el relámpago, la madera, la luz y la oscuridad. No, más que oscuridad. Es una magia maligna... ¿Por qué están investigándola?”

Suimei: “Por esto”

 

Suimei sostiene su brazo izquierdo mientras afloja sus vendajes.
La expresión de Romion cambii a una de conmoción. Reajusta sus gafas con un dedo mientras hablo. 

 

Romion: “Eso... ¿es por eso que estás investigando la magia oscura?”
Felmenia: “¿Puedes decirnos algo basado en lo que ves?”
Romion: “Antes de venir a esta biblioteca, yo también era un mago. Mi especialidad era tratar la magia oscura. Yakagi-kun, ¿podrías mostrarme tu brazo otra vez?”

 

Suimei, sin tener ningún motivo para negarse, remueve sus vendas con un asentimiento y sostiene el brazo.

Romion examina su brazo por un tiempo antes de lanzar un admirable, 

 

Romion: “Ho....La condición es estable. Normalmente, una fuerza corrosiva tan fuerte de magia oscura ya habría alcanzado el núcleo del cuerpo... Yakagi-kun, ¿lo hiciste tú mismo?”
Suimei: “Bueno, acabo de aplicar un hechizo de sanación con el que estoy familiarizado.”

 

La expresión de Romion hace un completo giro de 180°.

 

Romion: “No, ese tratamiento fue maravilloso. Nunca había visto una técnica médica tan espléndida antes. ¿Dónde recibiste esta magia oscura?”
Suimei: “Del culpable responsable de perturbar la paz de la ciudad.”
Romion: “--¿Eso no puede ser? ¿Tú fuiste un objetivo?”

 

Suimei resume su situación a Romion. Comenzó con el oráculo de la Diosa que le ordena competir contra Elliot y termina con su encuentro contra el culpable hace unos días.

Romion puso una cara sombría mientras escuchaba sin interrumpir. Él suspira mientras ordena la información en su mente y dice, 

 

Romion: “Ya veo, esa es la razón... He oído rumores sobre el héroe-sama compitiendo contra alguien, pero pensar que es tu grupo.” 

 

Luego arreglo su postura y dio Suimei una mirada seria. 

 

Romion: “¿Cómo digo esto? -- Por favor, detente.”
Suimei: “Quieres decir, ¿parar de buscar al criminal?”
Romion: “Sí, extraños como yo probablemente no tienen lugar en decir esto, pero tu oponente usa magia oscura. Si cometes algún error mientras recibes esos hechizos, el resultado podría ser fatal. Sólo la conmoción de recibir un solo hechizo podría matarte.”
Suimei: “Aun así, no abandonaré a mis compañeros.”
Romion: “Pero eso no debería ser algo para arriesgar tu vida. Aceptar viajar con el héroe-sama sería menos peligroso...” 

 

Romion hizo una pausa por un momento, 

 

Romion: “Un poco antes, Yakagi-kun, dijiste Babylon. ¿Conoces esa palabra?”

 

Felmenia frunce el ceño ante su pregunta. 

 

Suimei: “¿Estás familiarizado con eso...?”
Romion: “Es una vieja palabra que no he escuchado en mucho tiempo.”
Felmenia: “Si estás familiarizado, por favor, ¿nos enseñarías sobre ella?”

 

Romion le dio a Felmenia un asentimiento solemne. 

 

Romion: “Es un nombre bárbaro*.”
Suimei: “¿Un nombre bárbaro...?”
Romion: “Correcto, es una palabra salvaje que nace junto a la magia de nuestro mundo. Esa palabra maldita está ahora perdida en el tiempo, pero tiene un propósito especial -- amplifica el poder del atributo oscuro.”
Suimei: “¿Lo amplifica?”
Romion: “Sí, cuando se agrega a la magia oscura, aumenta el poder del hechizo varias veces. Creo que los usuarios de magia oscura probablemente lo agregarían al final de sus cantos.”
Suimei: “Entonces, el usuario de magia oscura…”
Romion: “Me atrevo a decir que la persona se vuelve capaz de manejar magia oscura de un considerable poder.”
*(Nota: la palabra es Banmei: 蛮名, el primar kanji significa bárbaro, el segundo significa nombre, no encontré nada con respecto a estos Kanji usados de esta manera aso que lo deje con una traducción literal de sus significados)

 

Felmenia contiene su aliento ante la explicación de Romion. Romion entonces dice, 

 

Romion: “Lo diré una vez más, por favor detente. No importa cuántas vidas tengas, no serán suficientes.”
Suimei: “Sin embargo, no tenemos más elección que continuar.”
Romion: “¿Por el bien de tu compañera?” 

 

Romion suelta un afligido suspiro al ver a Suimei asentir. 

 

Romion: “Si vas tan lejos, entonces pedirte que te detengas sería inútil.”
Suimei: “Lo siento, aunque te pedimos orientación, estamos ignorando tus consejos.”
Romion: “Entiendo, pero absolutamente no puedes bajar la guardia contra el usuario de magia oscura.”

 

Romion luego se inclina mientras dice, “Disculpen” y regreso a sus deberes.

Felmenia tenía una expresión sombría mientras murmura.

 

Felmenia: “Magia oscura con un nombre bárbaro... ¿Suimei-dono?” 

 

Sin recibir una respuesta, se vuelve hacia él.
Suimei está perdido en sus pensamientos. Algunas veces murmura algunas palabras mientras fija su mirada en la distancia. Mira hacia el techo y dice, 

 

Suimei: “¿Un... nombre bárbaro?”

 

 

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 53: Todos los días son el día del gato.




Manual




 

Traducción ingles español por Kmelo0821.

 

 

Otra víctima apareció sin que el culpable este cerca de ser atrapado.

 

Durante los últimos días, Suimei ha estado caminando alrededor de la Capital Imperial buscando gatos callejeros para memorizar su diseño. A pesar de que su grupo, el héroe, y toda la policía militar están buscando al culpable, nada ha aparecido. El culpable puede estar reduciendo sus ataques debido a tener tantas personas en persecución. Debido a eso, Suimei está reclutando de nuevo ayuda de las calles traseras, alrededor de los arbustos, y lotes vacíos.

 

En la actualidad, Suimei sale de un callejón llevando un par de gatos en sus brazos.

 

Suimei: “Hey, deja de roer mi dedo. No es tan sabroso.”

 

¿Le gustaría tanto ser una mascota? Suimei está preocupado por el juego de un gato mordiendo el dedo índice de su mano derecha. Los gatos tienen el hábito de morder la presa que planean atacar o los despojos de su caza, pero éste está relajado. Puede que solo quiera ser una mascota más.

Una persona familiar aparece ante él mientras acaricia al gato.

 

“Suimei Yakagi...”

Suimei: “--Oh, ¿la chica del ojo parcheado y colas gemelas? Ha sido un tiempo.”

 

La única persona con esas características es Liliana Zandark.

 

Liliana: “Colas gemelas... ¿Qué tipo de nombre incomprensible es ese?”

Suimei: “No, no es nada. Aun así, encontrarte aquí es bastante inesperado. ¿Estás aquí por un dulce?”

 

Liliana no está de humor para las bromas de Suimei. Ella corto sus palabras con su habitual tono agudo.

 

Liliana: “Incorrecto.”

Suimei: “¿No quieres dulces?”

Liliana: “No estoy interesada en eso.”

 

La atmósfera habitual que Liliana lleva cambio a un aura seria. La intensidad con la que mira fijamente el pecho de Suimei se deshace de su compostura. Sin embargo, las únicas cosas allí son los dos gatos.

 

Suimei: “Entonces, ¿qué pasa?”

Liliana: “S- Señor gato... Dámelo, a mí.”

Suimei: “¿Huh?”

 

Liliana exigió que le den el gato mientras avanza con ambos brazos extendidos y abiertos.

 

--★--

 

Suimei, habiéndole sido solicitado un gato por Liliana, se sentó en un banco junto a una fuente.

 

Liliana: “Nyan, nyan, nyan, nyan.”

 

Liliana no le presta atención mientras imita los maullidos de un gato. Ambas patas delanteras del gato están en sus manos mientras ella se balancea de lado a lado. Perdida en su felicidad, ella parece estar recitando una famosa rima infantil. La sonrisa que brilla en su rostro es una que Suimei nunca había visto antes. “Nyan, nyan, gyuu ~” Ella abraza al gato al final de su rima.

Ella realmente debe amar a los gatos. Bueno, los gatos son adorables.

 

Suimei: “Parece que te estás divirtiendo.”

 

Liliana parece haberse olvidado por completo de él.

 

Liliana: “--!? ¿P- Por cuánto tiempo te quedarás ahí, ¡Suimei Yakagi!”

Suimei: “¿Hasta qué me devuelvas el gato?”

 

La expresión de Liliana se puso rígida mientras pregunta,

 

Liliana: “¿Regresar? ¿Este chico, a ti?”

Suimei: “Sí.”

 

Ella lo miro fijamente con ojos fríos mientras.

 

Liliana “Creo que este chico vive en la calle, no es tuyo. ¿Por qué estás secuestrando al señor gato? Responde cuidadosamente, o podrías recibir la sentencia de muerte de la corte militar.”

 

¿Secuestrar? Por no mencionar que ella lo amenazo con una sentencia de muerte sin llevar a cabo una investigación apropiada. Qué cosa peligrosa para decir. El gato dijo, “Nyan” y fue con Suimei.

 

Suimei: “Porque, yo quería acariciar a los gatos.”

Liliana: “Mu... ¿De Verdad? En ese caso, supongo que está bien.”

 

¿Eso funciona? Tal vez tengan problemas para entenderse el uno al otro porque Liliana sigue jugando con el gato en un aturdimiento dichoso.

 

Suimei: “Realmente te gustan los gatos.”

Liliana: “No solo al señor gato, también me gusta el señor perro. Todos los animales son buenos chicos.”

 

Después de un tiempo, mientras todavía miraba al gato, ella lanza una pregunta a Suimei.

 

Liliana: “He oído que estás compitiendo contra el héroe en la captura de la persona responsable de los comas?”

Suimei: “Sí, estás bien informada.”

 

Liliana, sin adoptar una actitud orgullosa, respondió.

 

Liliana: “Porque la información, naturalmente, llega a mis oídos.”

 

Eso debe ser porque ella es parte del departamento de inteligencia militar.

 

Liliana: “¿Por qué tienes la necesidad de competir contra el héroe?”

Suimei: “Eso es porque dos de mis compañeros están en la línea.”

 

Suimei explico sus circunstancias.

 

Liliana: “Si esas son las palabras de la Diosa, ¿entonces no está bien dejarlas al cuidado del héroe? Él no es alguien que se meterá en problemas y serás capaz de tener una vida cómoda. En cuanto a los oráculos de la Diosa, éstos no son raros.”

Suimei: “Qué declaración tan insensible.”

Liliana: “Puede ser insensible, pero también, es lógico.”

Suimei: “Lógico, ¿huh?”

 

Liliana le dio a Suimei una irritada mirada a su aparente disgusto.

 

Liliana: “Eso es correcto.”

 

Luego se miró hacia los vendajes envueltos alrededor de su mano izquierda.

 

Liliana: “Me gustaría escuchar, qué le pasó a tu mano”

Suimei: “¿Quieres saber sobre esto? Es lo que el culpable está haciendo.”

Liliana: “... ¿Qué tan malo es?”

Suimei: “En realidad, no es tan malo. Sanará pronto.”

Liliana: “¿Sanar...? ¿¡Se curará!?”

 

Suimei inclina la cabeza mientras respondía,

 

Suimei: “¿Hm? ¿Es eso sorprendente?”

 

Liliana se dio la vuelta y le dijo,

 

Liliana: “N- no, oí del coronel que era muy severo. Es por eso...”

Suimei: “¿Eso es todo? Bueno, no voy a cambiar mi manera de pesar al respecto.”

Liliana: “No cambiarás tu forma de pensar... ¿Entiendes lo que estás diciendo? El culpable es una persona peligrosa que ha atacado a mucha gente. Deberías parar por tu propio bien.”

Suimei: “¿Que sucede? Me has estado molestando por un rato. ¿Podrías estar preocupada por mí?”

Liliana: “--En absoluto”

 

Ella respondió en un instante.

 

Suimei: “Dije algo similar hace poco, pero no habría aceptado este encuentro si tuviera la intención de perder.”

Liliana: “¿Por qué? ¿Por qué te vas tan lejos? Él está tratando de salvar al mundo--”

 

¿Ella está diciendo que rendirse es algo normal? ¿Que unos pocos deben ser sacrificados por el bien de muchos? La inminente crisis de la humanidad podría alentar a otros a llegar a tales conclusiones sin un segundo pensamiento,

 

Suimei: “Antes de eso,”

Liliana: “¿Qué?”

Suimei: “Deja que ese chico se vaya, ya.”

 

Suimei señala al gato sostenido entre los brazos de Liliana. En algún momento empezó a agitar su cola de izquierda a derecha.

 

Suimei: “Los gatos agitan sus colas de esa forma cuando están insatisfechos. Ser sostenidos de esa manera podría producirles calor.”

 

Liliana hizo una voz lamentable mientras dice, “... ¿Eso es incómodo?” Ella libero al gato que a su vez mira fijamente a Liliana con curiosidad mientras inclina la cabeza. No parece odiarla. El brillo volvió a sus ojos mientras miraba fijamente al gato.

 

Lilian: “Mi pregunta.”

Suimei: “Sí, ¿por qué estoy en contra de la Diosa y el héroe?”

 

Suimei suspira ante el asentimiento de Liliana y dice,

 

Suimei: “¿No hay alguien a quien quieras proteger?”

Liliana: “¿Alguien a quien quiera proteger?”

Suimei: “Exactamente, eso es lo que es para mí ahora mismo.”

Liliana: “Estoy teniendo problemas entendiendo lo que quieres decir. Sin embargo, no hay necesidad de hacer algo tan irrazonable...”

Suimei: “¿Te está dando problemas? Entonces... ¿qué tal usar a tú familia como un ejemplo?”

Liliana: “--”

 

Suimei siente como si estuviera escuchando algo que no puede ser expresado en voz alta.

 

Suimei: “¿Qué sucede?”

 

El tono de Liliana se vuelve frío mientras respondía.

 

Liliana: “No tengo familia.”

 

¿Ha tocado un tema sensible? Suimei creía que el soldado con el cabello peinado hacia atrás que se encontró tres veces es su padre, por lo que no está seguro de lo que desató su ira.

 

Suimei: “¿No es aquella persona tu padre?”

Liliana: “El coronel, antes de ser mi padre, es mi oficial al mando.”

 

¿Qué quiere decir? ¿La mayoría de las familias en situaciones similares colocan el papel de padre primero en tiempos de paz?

La cabeza de Liliana cayo hacia abajo antes de que Suimei pueda expresar su pregunta.

 

Liliana: “El coronel no es mi verdadero padre. Mis padres, me abandonaron.”

Suimei: “...Así que así es como es, lo siento. ¿He tocado un tema sensible?”

Liliana: “No realmente.”

 

Suimei dice una vez más, “lo siento” antes de volver a la pregunta de ella.

 

Suimei: “Bueno, no nos conocemos desde hace mucho tiempo, pero siguen siendo importantes para mí.”

Liliana: “¿Por lo qué harás lo imposible? Qué estúpido, morirás prematuramente.”

Suimei: “Que horrible cosa para decir.”

Liliana: “Pero, yo también...”

Suimei: “Hm?”

Liliana: “No, no es nada.”

 

Suimei iba a continuar, “¿En serio?” pero al ver a Liliana sacudir la cabeza, dejo caer la pregunta. Un vistazo de su ojo revela que la luz se desvaneció de él hace algún tiempo. Está distraídamente jugando con la pata del gato.

Después de verla por un momento, busca a su alrededor un carro que vende postres congelados. Él va a él y regreso con dos porciones.

 

Suimei: “Aquí, gracias por lo de antes.”

 

Liliana mira fijamente el postre congelado con su ojo soñoliento al notar que le está siendo ofrecido.

 

Liliana: “Ya he dicho que no quiero nada.”

Suimei: “Está bien. No es como si estuvieras perdiendo algo, así que solo tómalo.”

Liliana: “No lo necesito.”

Suimei: “Bueno, ya lo compré...”

 

La cabeza de Liliana cae y después de un momento, dice en un tono melancólico,

 

Liliana: “¿Por qué eres tan amable conmigo?”

Suimei: “¿Por qué...?”

Liliana: “Todo estaría bien si fueras insensible hacia mí como todos los demás, si me tratas con disgusto.”

 

La oscuridad, sus ojos, sin reflejo de luz en ellos, tal vez incluso todo a su alrededor es oscuro. Abandonada, tratada con disgusto; esas palabras le recuerdan sus circunstancias.

Ella continúo,

 

Liliana: “¿No soy espeluznante? Aunque soy pequeña, puedo manejar magia para herir a cualquiera que esté en mi contra.”

Suimei: “¿Todos son así? ¿Cómo el otro día?”

Liliana: “Dentro del Imperio, soy algo para ser temido. Estoy escondida dentro de la sombra del departamento de inteligencia que me creó, una mancha oscura en contra de la luz.”

Suimei: “¿Por eso dijiste que no hay nadie más como yo?”

 

El deformado sentido del propósito de Liliana la impulso a continuar.

 

Liliana: “Eso es correcto. No hay nadie más como tú, excepto el coronel...”

 

Hablar la ayudo a recuperar su compostura. Sus hombros cayeron mientras su espíritu cae y ella se volvió silenciosa.

 

Suimei: “Él no dice mucho, pero es una buena persona.”

 

Suimei expreso su impresión sobre Rouge. Mientras lo hace, saco un poco de carne seca de su bolsillo y se la ofrece al gato.

 

Suimei: “Aun así, ¿no es doloroso?”

Liliana: “Es mi trabajo. No puedo abandonarlo sólo porque, es desagradable.”

Suimei: “Entonces, ¿te has resignado a tu situación actual?”

Liliana: “Yo soy el peón del coronel. Perderé mi propósito si rechazo mi posición.”

 

Una niña de aproximadamente 12 o 13 años no debería haber decidido ya su propio futuro.

 

Liliana: “Sólo estamos hablando sobre mí.”

Suimei: “¿Tienes curiosidad sobre mí?”

Liliana: “... ¿Por qué viniste al Imperio?”

Suimei: “Tengo que ocuparme de un problema menor.”

Liliana: “¿Dónde aprendiste esa magia extraña?”

Suimei: “De mi padre.”

Liliana: “¿Cómo encontraste al criminal?”

Suimei: “Estaba mirando a mi alrededor y tuve suerte.”

Liliana: “…...”

Suimei: “¿Qué? ¿Es esto un interrogatorio? ¿El coronel-san te pidió que me investigaras?”

Liliana: “Él lo hizo.”

 

La respuesta casual de Liliana hace que Suimei se pregunte si no hay ningún problema en admitir ese hecho.

 

En ese momento…

 

 “--Qué sorpresa verte aquí, Suimei Yakagi.”

 

Suimei se vuelve hacia la voz que dejo salir ese lado y encuentro al héroe Elliot.

 

Liliana: “Ah, ¿héroe-sama?”

 

¿Podría estar dando un paseo, o esto es parte de su búsqueda? De cualquier manera, es un encuentro al azar.

 

Elliot: “¿En medio de un descanso? Seguro que lo tomas con calma. O, ¿podría ser que te has topado con un callejón sin salida?”

Suimei “¿Qué hay sobre ti? ¿Deberías realmente estar perdiendo el tiempo aqui? He oído que no has hecho ningún progreso.”

Elliot: “¿No te estás dejando llevar? Tuviste suerte y encontraste al culpable una vez. Y ahora mismo, sólo estás jugando con animales.”

 

Aunque Suimei y Elliot están teniendo un intercambio acalorado, no se convierte en una situación peligrosa. Elliot sólo se acercó con la intención de saludar. Ese hecho permite que tanto Suimei como Liliana permanezcan tranquilos a pesar de cómo comenzó la conversación.

 

Suimei: “¿Tu sacerdotisa no está contigo hoy?”

Elliot: “Crista y yo no siempre estamos juntos. Ella hace lo que le quiere. Además,”

 

Elliot miro a Liliana.

 

Elliot: “¿No estás pasando el rato con una chica diferente?”

Suimei: “¿Eres malo con las chicas?”

Elliot: “Supongo que les respondo mejor a ellas que a los hombres.”

 

Suimei se encoge de hombros ante la broma de Elliot con un bufido mientras dice,

 

Suimei: “No puedo discutir eso.”

 

Elliot una vez más se volvió hacia Liliana.

 

Elliot: “¿Ella es?”

Suimei: “Un soldado del Imperio, no uno de mis compañeros. Actualmente me está interrogando sobre por el secuestro de un gato.”

Elliot: “No hay duda de que te han atrapado con las manos en la masa. Definitivamente irás a prisión.”

 

Suimei saco la lengua mientras respondía.

 

Suimei: “Lo que sea.”

 

Elliot le dio a Suimei una mirada lateral antes de sonreír a Liliana. Ella ignoro al héroe y produce un muro de intención asesina y poder mágico. A pesar de que Elliot fue sorprendido por la acción, su compostura no se desmorona.

 

Elliot: “¿No le agrado?"

Suimei: “¿Quién sabe? Ella siempre es así, así que realmente no puedo decirlo.”

 

La respuesta de Suimei es honesta, ya que no puede captar las intenciones de Liliana.

Elliot, notando que Liliana está siendo consciente de los gatos, dice,

 

Elliot: “Oye”

Suimei: “¿Qué?”

 

Elliot responde a la actitud contundente de Suimei con un tono serio.

 

Elliot: “Déjame preguntar una vez más. ¿Por qué te opones a las palabras de la diosa Arashura? Incluso si su oráculo está más allá de la comprensión, ¿no es ella todavía la Diosa de tu mundo?”

Suimei: “Yo podría preguntarte si a alguien que viene de otro mundo, lo contrario. ¿Por qué aceptas ciegamente las palabras del dios de este mundo?”

 

Elliot mira hacia el cielo despejado mientras respondía.

 

Elliot: “No las acepto ciegamente. Las acepto porque creo que eso es lo que debo hacer.”

 

Suimei fue golpeado por un sentido de familiaridad con esas palabras -- ¿Podría Reiji ser lo mismo?

 

Su amigo Reiji también fue motivado por un sentido irracional de responsabilidad hacia un mundo que no tenía nada que ver con él. También era obstinado en justificar sus acciones alegando que eran en nombre de la gente de este mundo. Parece ser una característica común.

 

Elliot: “¿No es la diosa Arashura el dios que creó este mundo? He oído que ella es un ser omnisciente que protege a su pueblo de la maldad. Piénsalo, ¿podrían las palabras de tan noble existencia realmente ser absurdas?”

Suimei: “Una existencia noble, ¿eh?”

 

Suimei repitió las palabras con una risa a través de su nariz como si acabara de escuchar una broma terrible.

Elliot, que estaba anticipando una respuesta seria, fue vencido por la furia.

 

Elliot: “¿Qué es tan gracioso?”

Suimei: “¿Qué es gracioso? Todo. ¿Omnisciente? ¿Noble? ¿Estás diciendo seriamente que algún dios está actuando con una bondad innata hacia la humanidad? ¿Realmente crees que esas cosas son nobles? Ellos te van a usar para su propio beneficio y reducirán despiadadamente aquellos que consideren inútiles. No deberías ser tragado por tales ilusiones mezquinas.”

Elliot: “¿Ilusiones? No parece que tengas alguna base para tú opinión.”

Suimei: “...Eso podría ser cierto, pero, ¿puedes refutarlo?”

 

Elliot es incapaz de responder a las palabras de Suimei.

 

Suimei: “Así es como es. ¿Hay realmente personas que hayan dejado que una existencia desconocida elija su camino por ellos?”

Suimei: “Tienes razón. Voy a admitir que tienes un punto allí.”

 

El rostro de Suimei se torció de confusión ante el acuerdo de Elliot.

 

Elliot: “¿Qué?”

Suimei: “...No, sólo estoy sorprendido. A juzgar por la última vez, al menospreciar a tu dios, pensé que me harías ser un enemigo de la humanidad como lo hizo tu compañera.”

 

Elliot adoptó una actitud de indiferencia y agito la mano mientras respondía.

 

Elliot: “No discrimino a otros basado en sus creencias. En mi mundo, no nos limitábamos a un solo dios, después de todo.”

Suimei: “¿De Verdad? Entonces sería genial si pudieras implementar esa mentalidad en la situación actual.”

Elliot: “Esto y aquello son dos cuestiones diferentes. Si es por el bien de salvar a la gente de este mundo, llevaré a esa chica con nosotros incluso si no puedo entender la razón de ello.”

Suimei: “¿Todavía estás diciendo eso?”

Elliot: “Todo en este mundo está conectado por los engranajes del destino. Nada de lo que sucede es por casualidad.”

Suimei: “Si eso es cierto, eso hace que nuestro encuentro sea bastante extraño si piensas en ello.”

Elliot: “Creo que sólo deberías retirarte.”

Suimei: “Eso es simplemente estúpido.”

 

Esas palabras convencieron a Elliot de renunciar a tratar de persuadir a Suimei. Entonces, aunque la conversación debería haber terminado, él aplaudió.

 

Elliot: “Perdón por molestarte, pero me alegro de que seas alguien con quien se pueda hablar. Sin embargo--”

 

Se detuvo para dejar que la implicación de sus palabras penetre,

 

Elliot: “No me agradas.”

Suimei: “Qué coincidencia, no puedo llevarme bien contigo tampoco.”

 

Elliot camina más allá de Suimei para continuar en la dirección opuesta a él.

 

¿Vino a comprobar si nos podíamos comunicar entre nosotros? Entonces, ¿lo ha confirmado? ¿O sólo está perdiendo el tiempo? Mientras Suimei está tratando de determinar la intención de Elliot, el guante de Liliana quedo atrapado en una de las garras del gato. Ella trato de tirar de el para liberarlo, pero termina enrollándose hacia abajo y exponiendo su brazo.

 

“--!?”

 

Liliana instantáneamente volvió a cubrir su brazo.

Aparentemente, Elliot no vio lo que estaba oculto debajo mientras.

 

Elliot: “¿Está algo mal? ¿Estás bien?”

 

Liliana no respondió. Ella mira hacia Suimei en un alboroto y huyo diciendo,

 

Liliana: “¡Disculpen!”

 

Suimei miro fijamente la espalda de Liliana incapaz de decir nada mientras huye. La mano oculta debajo de su guante parecía demonizada. Era negra como de alquitrán y estaba cubierta de una textura dura y coriácea (aspecto y tacto semejantes a los del cuero).

 

--★--

 

Suimei, al regresar a casa, interrumpió a Felmenia y Lefille de su lección de magia para mencionar su descubrimiento. Sus pies chocaron contra el suelo mientras corrían hacia él. Felmenia todavía lleva sus gafas mientras dice,

 

Felmenia: “--Suimei-dono, ¿realmente descubriste quién es el criminal?”

 

Gatos cansados aferrándose a Lefille se balancean alrededor mientras ella dice,

 

Lefille: “¿Es eso realmente cierto, Suimei-kun?”

 

Suimei asintió a pesar de sus sentimientos encontrados,

 

Suimei: “...Sí.”

 

Lefille: “¿Qué sucede Suimei-kun? ¿No debería ser algo bueno para el país y para nosotros el encontrar al culpable?”

Suimei: “Eso es verdad, es solo...”

 

Suimei suspiro mientras hace una expresión de problemas.

Felmenia frunce el ceño en confusión.

 

Felmenia: “¿Qué pasó?”

Suimei: “¿Recuerdas cómo mencioné que me encontré con Liliana? Estaba en medio de la búsqueda de gatos cuando...”

 

Suimei dio a Felmenia y Lefille un bosquejo de lo que sucedió. Él les dijo todo hasta su coyuntura.

 

Mientras escuchan con enfoque y concentración, él contempla su siguiente movimiento. ¿En qué creo? ¿Qué debería hacer? Se preguntó a sí mismo en lo que respecta a las personas que ahora están cerca de él, a su vida en este nuevo mundo, a los acontecimientos que ocurren en el nuevo mundo, a cómo va a superar su competencia contra el héroe. No, esto no es algo en lo que deba pensar. Lo que necesita hacer no es diferente de lo que siempre ha hecho.

 

Suimei endurece su resolución. Las palabras que su difunto padre le dejó resonaron en sus oídos.

 

--Salva a la chica que no puede ser salvada.

 

 


Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 54: La luna llena se desvanece en la noche.




Manual




Traducción ingles español por Kmelo0821.

 


 

La pequeña sombra viaja a través de la noche con el propósito de eliminar una amenaza. Liliana Zandark, una de las personas responsables de los incidentes de coma en toda la capital imperial, recibió información de la sombra alta, “La nobleza tiene intención de dañar a Rouge.”

 

Ella reúne poder mágico para crear un dominio de oscuridad que confunde a todos los que son atrapados dentro de él mientras salta en los edificios. Habiendo tejido el hechizo muchas veces, ella ha comenzado a cuestionarse. ¿Me estoy acostumbrando?

 

Ella finge ignorar la inquietud arraigándose profundamente en su corazón mientras desciende en la sombra proyectada por la luna llena. En momentos como estos, ella se pregunta, ¿Estoy descendiendo en la sombra, o la sombra desciende sobre mí?

 

Lanzar magia tan poderosa a veces la hace perder el sentido de sí misma. Ella miro hacia abajo mientras dice, “¿Cuál es la verdadera yo? ¿La humana que camina a través de la oscuridad? ¿O la que es deslumbrada por la luna?”

 

El techo desigual distorsiona su sombra. ¿Qué clase de sombra es ésta? ¿Por qué me está dando una sonrisa tan maliciosa? Ella sabe que es sólo una ilusión, pero, aun así, su corazón no se calmará.

 

Ella está sola esta noche. La sombra alta no está allí para susurrar su objetivo en su oído. Él está atendiendo a otros asuntos. Mientras que usualmente operan juntos, no es raro que se mueva sola.

 

La ausencia de su apoyo no la preocupa. Ella ha experimentado el combate real en varias de las operaciones militares del Imperio. Su misión actual es como un juego de niños en comparación. El objetivo no es nadie por el que valga la pena preocuparse. Además, ni la policía militar ni el héroe han podido rastrearla.

 

Sólo una persona, Suimei Yakagi, la pone nerviosa. Ella no está segura de cómo actuar si vuelve a aparecer. Los métodos normales no funcionarán en contra de él.

 

Liliana: “…...”

 

Liliana se detiene mientras recuerda lo que ocurrió más temprano ese día. Como se lo pidió Rouge, ella entró en contacto con Suimei Yakagi. Entonces, en un momento de descuido, su guante se deslizó de su brazo. Su repulsivo brazo estaba expuesto. Vio la degeneración forjada por manejar la magia oscura. “¿Cómo se sintió viendo esto? ¿Él también cree que soy un monstruo?”

 

“Aparte de Rouge, él es la primera persona que no tiene miedo de hablar conmigo. Él es la primera persona con la que he hablado tanto.”

 

Liliana quito el parche de su ojo mientras desciende del edificio. La luna brillante refleja su rostro frente a una ventana de vidrio. Su ojo izquierdo no es humano, es el ojo de un dragón. Un ojo dorado yace debajo del párpado cubierto de negro. En el centro del orbe hay una abertura delgada.

 

El ojo de un monstruo. Todos los que la ven la odian. Sus verdaderos padres no eran la excepción. “¿Suimei Yakagi todavía me trataría igual después de ver esto? Él es diferente de todos los demás. Es amable. No se deja arrastrar por las multitudes frenéticas.”

 

La primera impresión de Liliana de Suimei fue que él es obstinado. Ahora, ella lo ve como una persona entrometida que siempre le da una sonrisa gentil. Ella espera que él continúe sonriéndole la próxima vez que se encuentren, que puedan mantener su relación actual. “Así que por favor renuncia en buscar al criminal. Por favor, deja de buscarme.”

 

Él la está buscando para proteger a aquellos que son importantes para él, pero mientras ella no sea atrapada, su encuentro no terminará ni en la victoria ni en la derrota. Por lo tanto, ella reza para que no aparezca ante ella hoy.

 

“Nyaa”

Liliana: “…...”

 

Ella regreso a sus sentidos. Escuchar ese maullido era como si echaran agua fría sobre ella.

 

Otro gato, posado encima de una pared con su cola enrollada a su alrededor, la observa. Ella ha estado viendo esta escena más a menudo últimamente. Tanto que se pregunta si está empezando a imaginar oír sus maullidos. Mientras se entretiene con tal pensamiento,

 

Liliana: “¿Eh--?”

 

Ella está rodeada. Incontables ojos la miran fijamente. No importa donde mire, ve el destello dorado de los ojos de un gato. Gato, gato, gato. Están en la parte superior de las paredes, en las sombras proyectadas por los edificios, en las azoteas, en las ramas de los árboles, en el pavimento de ladrillo; los gatos están en todas partes y todos la están observando.

 

“¿Cuándo llegaron aquí? ¿De dónde vienen? Estoy sincronizada con la oscuridad, ¿cómo me encontraron? ¿Qué diablos está pasando?”

 

“Nyaa.” “Nyaa.” “Nyaa.” “Nyaa.” “Nyaa.” “Nyaa.” “Nyaa.” “Nyaa.” Ojos dorados flotando en la oscuridad la presionan con sus extraños maullidos. Entonces, se detienen.

 

El primer gato que vio en la parte superior de la pared abrió su boca, pero en lugar de gemir, “Nyaa” nada sale. El gato parece que está bostezando. Los gatos a veces hacen eso en silencio, pero Liliana siente como si pudiera oírlo.

 

Liliana: “--¡Imposible!”

 

Ella recordó cuando Suimei Yakagi la confrontó la primera vez. Ella había sido espiada por varios gatos ese día también. Entonces él apareció después.

 

Suimei Yakagi tenía algunos gatos con él hoy, también. Los gatos de la Capital Imperial no son tan dóciles como para que permitan que alguien los lleve en sus brazos. Ella nunca consideró que él podría estar usándolos para algo. ¿Es esa la respuesta? ... ¿Qué clase de truco utilizó para reclutarlos en su ayuda?

 

Ella no puede entender lo que hizo. De nuevo, Suimei Yakagi utiliza magia fuera de su reino de entendimiento. No saber es sólo natural.

 

“La gente de aquí, siempre niega los misterios que se desvelan ante sus ojos”. Los maestros del gremio de magos siempre dicen, ‘Eso es imposible’, pero el consejo que le dio es el correcto. Esa frase no es más que un grillete para aquellos que persiguen la magia.

 

En ese caso, si estos gatos están usando su gemido silencioso para reportar su ubicación como antes--

 

Los gatos se vuelven y se van. Liliana levanto la cabeza para ver una silueta saliendo de la oscuridad. La oscuridad en la que la persona está vestida graba en su retina una imagen residual de un color púrpura profundo. Los remordimientos que le agobian son mucho más pesados que los suyos. Su sabiduría y conocimiento son mucho más profundos que los de cualquier otra persona--

 

La silueta, Suimei Yakagi avanza hacia delante. Su voz no lleva su calidez habitual. En su lugar, la compasión se mezcla en su expresión y tono mientras habla.

 

Suimei: “Así que nos encontramos de nuevo.”

 

La voz de Liliana se escapa, “Ahh--”

 

Al final, él no se dio por vencido. Su advertencia fue ineficaz. Ella le dijo hoy más temprano que el criminal era peligroso. La próxima vez, podría darte más que unas pocas lesiones.

 

Suimei: “Lo siento, estoy haciendo caso omiso de la advertencia por la cual te saliste de tu camino para darme.”

Liliana: “--!?”

 

Escuchar la palabra “advertencia” hace que el corazón de Liliana salte. Esto es casi como si estuviera leyendo su mente.

 

Entonces, justo cuando la conmoción en el corazón de Liliana comienzo a asentarse, Suimei continuo.

 

Liliana: “Oye, tú eres Liliana, ¿verdad?”

 

¿Por qué él sabe eso? Ella no hizo nada que la revelaría a sí misma, pero la duda no existe dentro de su mirada. Sus ojos le dicen que no retrocederá de su afirmación, que fingir ignorancia es inútil.

 

Liliana. “--¿Cómo lo descubriste?”

 

Su respuesta es directa y sin vacilación. “De alguna forma u otra.” Suimei Yakagi entonces continuo:

 

Suimei: “¿Por qué estás haciendo esto? Incluso si eres un oficial especial de la división de inteligencia, no hay forma de que esto sea parte de tus deberes, ¿verdad?”

 

Liliana: “No necesito darte explicaciones. ¿Por qué estoy haciendo esto? ¿quién soy? Eso no es asunto tuyo. Si realmente quieres saber sin importa que…”

 

Liliana levanto su poder mágico para cubrir su entorno. Las paredes y el pavimento de ladrillos burbujean como si estuvieran siendo comidos por el ácido.

Ella se está preparando para la guerra y él lo entiende.

 

Suimei: “Tendré que forzarte para que lo digas, ¿uh?”

 

Suimei Yakagi no responde a su magia a pesar de saber la respuesta correcta. En vez de eso, él le dijo:

 

Suimei: “Independientemente de eso, hay algo que quiero decirte.”

Liliana: “¿Qué me rinda tranquilamente? ¿Qué lo que estoy haciendo está mal?”

Suimei: “No, no estoy en posición de juzgar si lo que estás haciendo es correcto o incorrecto. No tengo forma de saber si la gente que estás atacando con tu magia son los culpables, o si tú misma lo eres. Ya que no sé lo que está pasando, no tengo ninguna razón para detenerte.”

Liliana: “Entonces--”

Suimei: “Sin embargo, hay una cosa que no puedo aceptar y esa es la magia que estás usando.”

Liliana: “¿Mi magia oscura…?”

Suimei: “Eso es correcto, Liliana. No toques más esa magia o te costará tu humanidad.”

Liliana: “¿En qué te basas?”

Suimei: “Tengo un par de razones. Te lo diré si quieres escuchar.”

Liliana: “No hay necesidad de que digas nada. Haré lo que debo hacer. Es por eso que...”

 

Es por eso que-- ¿Lo derrotaré aquí? Ella puede justificar su acción alegando que es por el bien de proteger a esa persona. “Aunque mi oponente no es un aristócrata, ¿Voy a usar magia oscura?”

 

Liliana: “Tch”

 

Los pensamientos de Liliana la hacen equivocar en su canto. La pregunta, “¿Debería realmente estar haciendo esto?” corre en círculos en su mente. Sin embargo, ahora que ella ha empezado, no puede parar. Seguirá corriendo por su camino hasta que alguien la detenga.

 

Liliana: “--¡Oscuridad! Tú pintas este mundo como un efímero crepúsculo mientras tu fusión de la siniestra belleza corta el destino donde quiera que brota. Argo, Lukla, Lagua, Skiot, Raphael, Babylon...”

 

Ella termino diciendo las palabras clave, “--La esperanza resulta en la misma desesperación.” [--Transiten hope.](esperanza transitoria.)

 

La oscuridad y las sombras de la noche circundante se reúnen alrededor de Suimei Yakagi como una burbuja. Cualquier cosa iluminada por la luz ya sea de las lámparas o de las estrellas es despojada del color y es atraída hacia él. Se convierten en una burbuja de espuma y se hinchan.

 

El hombre visto entre las brechas de la burbuja permanece calmado. En lugar de gritar de frustración, canto:

 

Suimei:  “--Aski-Kataski-Haix-Tetrax-Damnameneus-Aision...” [La oscuridad se retira de la luz. La luz del sol devuelve la verdad a la tierra desesperada...]

 

La luz de la luna ya no es capaz de penetrar en la burbuja. ¿Se acabó?

 

Ese hechizo era uno de los más poderosos de Liliana en cuanto a magia oscura. No había nada que pudiera hacer para protegerse. Después de todo, no fue capaz de defenderse de su magia la última vez. Un cuerpo plagado de innumerables heridas pronto se revelará una vez que la burbuja oscura se disuelva. Estará siempre envuelto en la oscuridad. Una vez que el temblor se entre en el sistema respiratorio se detendrá.

 

Liliana se recuerdo a sí misma que no hay excepciones a lo que sucederá mientras murmuraba,

 

Liliana: “……...Tan estúpido.”

 

¿Eso es para él, o para mí? Sus suaves maldiciones se desvanecen en la noche. Esto no es lo que ella quería, pero él no le dejó opción. Rendirse no es una opción. Por lo tanto, su única opción es eliminar la habilidad de su oponente para hacerlo rendirse. Sin embargo, su corazón duele de remordimiento.

 

Fuiste mi primer amigo. Sus pensamientos se desvanecen con la disolución de la burbuja negra.

 

Liliana: “Tan... estupido...”

 

Su magia pronto termina. La burbuja oscura hinchada dejo de espumar y la oscuridad que la crea se dispersa de nuevo en el entorno. Sin embargo, Suimei Yakagi no está tendido en el suelo en el centro de la floreciente oscuridad.

 

Liliana: “Ah...”

 

--La primera cosa que Liliana vio es un brillante círculo mágico hecho de luz blanca. Grabados dentro del hermoso círculo hay patrones y letras desconocidas. “¿Ese círculo protegió a su usuario de la oscuridad?” Un punto sobre el círculo es iluminado por la luz de la luna. Ni una sola sombra permanece allí.

 

Lo que suena como un par de dedos chasqueando es seguido por una explosión que sopla la oscuridad restante.

 

El sonido pronto regreso a su congelado sentido del tiempo. El follaje tembló de miedo y pedazos de escombros resonaron mientras ruedan por el suelo. El color vuelve a las paredes de ladrillo gris y rojo, los setos escarlatas y las puertas de plata con punta de acero.

 

Una noche de otoño crujiente vuelve al vecindario completo con una luna llena teñida de rojo. Dentro del centro deslumbra un mago de ojos carmesí--

 

Suimei: “--Esa magia, ya no funcionará en mi contra, bruja oscura. (Hechicera de la mano izquierda)”

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Suimei quiere entender la motivación de Liliana por dos razones.

 

…...Esta noche marca la tercera vez que se ha encontrado con el criminal. A diferencia de esas veces, este encuentro es diferente. En primer lugar, él conoce su verdadera identidad. En segundo lugar, son los únicos dos presentes.

 

Vino solo para persuadir a Liliana. Hay una mayor probabilidad de que huya si Felmenia y Lefille también están presentes. Por lo tanto, él vino solo para encontrarse con la chica abandonada por el oráculo.

Él está aquí para preguntarle sus motivos y para detenerla de usar magia oscura.

 

La voz de Liliana escapo de ella.

 

Liliana: “Pero, ¿cómo…?”

 

(¿Está ella sorprendida por mi impecable defensa contra su poderosa magia oscura?)

 

Suimei se defendió invocando el encanto grabado sobre el cinturón de la diosa de la luna de Éfeso, Diana. Al decir, “Aski, Kataski, Haix, Tetrax, Damnameneus, Aision”, palabras que representan la oscuridad, la luz, la tierra, el sol y la realidad, fue capaz de obtener protección contra el poder maligno atacando desde una dimensión superior. El hechizo en sí es más eficaz cuando se usa debajo de una luna llena.

 

Ningún mago respetable jamás emplearía tal canto en un duelo, pero como los dioses son existencias construidas a partir de sustancias similares a los componentes astrales y etéricos, pueden ser utilizados para proteger el cuerpo astral. Por lo tanto, la magia oscura no será capaz de hacerle daño.

 

Suimei suspiro,

 

Suimei: “El elemento oscuro ha sido lanzada bastante. El tipo que organizó su sistema de magia debe haberse quedado preguntándose qué era ese poder hasta llegar a su tumba.”

 

Liliana, incapaz de aceptar sus palabras, frunce el ceño al juntar las cejas.

 

Suimei: “¿Qué estás diciendo? El elemento oscuro, es un servidor de la diosa. Es una fuente de poder para nosotros los conjuradores.”

Suimei: “No, no es nada como lo que todos ustedes piensan que es. Todos ustedes están malentendiendo lo mismo. Es por eso que ahora puedo protegerme de ello.”

Liliana: “--Tch. ¡Oscuridad! ¡Tú destellas a través del cielo como un relámpago!”

Suimei: “--¡Enfrenta a la oscuridad, sin mirar atrás!” (Thrust of Darkness!)(¡Empuje de oscuridad!)

 

Liliana lanzo un hechizo directo, pero rápido. Sin embargo, incluso con la cobertura de la noche para oscurecer el hechizo de los ojos de Suimei, él está protegido por la luz de la luna.

 

Suimei adopto un aire compuesto mientras juega con Liliana. Él chasquea sus dedos mientras avanza hacia ella y el camino de ladrillos explota ante sus ojos. Ella mira con los ojos muy abiertos la traición de sus expectativas.

 

Suimei: “--Tengo idea de lo que estabas intentado con el primer ataque que me golpeó. Sólo unos pocos hechizos son capaces de dañar directamente el cuerpo astral hasta ese punto, después de todo. Éstos pueden incluir el poder de un dios malvado que fue despertado a través de Goetia, un toque del demonio promulgado a través del suicidio de un devoto fanático del demonio, un verdadero hechizo, una maldición o un ataque espectral. Los hechizos construidos alrededor del odio, el resentimiento y los celos son algunos de los más antiguos. Son bastante simples de lanzar. Carecen de un procedimiento específico de lanzamiento, pero, a pesar de eso, también son bastante poderosos. Puedes encontrar tal magia entre las religiones antiguas.”

Liliana: “... ¿Cómo está eso relacionado con el poder que ejerzo?”

Suimei: “¿No lo entiendes? El elemento oscuro no existe. Se podría decir que, ‘el odio y los rencores retenidos por las personas se convierten en verdaderas maldiciones con consecuencias reales.’ Las maldiciones nacen del odio desbordado de nuestro mundo físico y es reunido en el mundo exterior.”

 

Los tipos más antiguos de maldiciones son los que nacen del odio de las personas, los animales y el mundo. Un pensamiento malicioso seguirá a su objetivo sin importar cuán lejos intente escapar y penetrará cualquier defensa erigida. La maldición no desaparecerá hasta que dañe a su víctima.

 

Las murallas del castillo de la fortaleza dorada de Suimei fueron traspasadas porque sólo eran muros. No eran barreras diseñadas para proteger su cuerpo de las emociones. Su hechizo lo protege de magia débil. Su constitución de mago lo protege de las maldiciones, aunque las que son poderosas pueden abrumar sus resistencias. Nada, sin embargo, puede protegerlo de pensamientos maliciosos. Cuanto más fuerte es la emoción, peor es el resultado. Eso es lo que diferencia la magia oscura del poder de los demonios.

 

Liliana se puso ansiosa y lanza otro hechizo. Suimei se defiende una vez más contra él y continúo.

 

Suimei: “Normalmente, la gente no puede manejar este tipo de magia. El odio y el resentimiento a menudo conducen a la ruina, después de todo. Bueno, es una historia diferente si el portador es muy bien versado, pero los seres humanos inherentemente no son compatibles con esas emociones. Hay, sin embargo, una excepción y esa es gente capaz de armonizar sus corazones con el resentimiento y el odio. Esto se refiere a tí.”

Liliana: “¿Estás diciendo que albergo tales emociones?”

Suimei: “Bastante. Puede que no te des cuenta, pero todo sobre tu habla y conducta implica que lo haces.”

Liliana: “Eso es--”

Suimei: “¿Imposible? La evidencia es la densa coagulación de resentimiento y odio ocultos debajo de tu guante. Cada vez que usas ese poder, se armoniza con tu cuerpo y transforma tus extremidades fácilmente influenciadas. Ese asqueroso poder va a corromper tu cuerpo en algo que ya no es humano. ¿No es ese ya el caso con lo que hay debajo de tu parche?”

 

La mano de Liliana se mueve hasta su parche.

 

Suimei: “Así es. La magia que usas es una maldición que los humanos nunca deben tocar, pero escuchar esto de mí es inútil. Habiendo ya tocado ese poder maldito, ¿no es esto algo de lo que ya eres muy consciente?”

Liliana: “Pero yo, no soy nada sin esta magia, yo...”

Suimei: “¡Detente! Esa magia te destruirá. Aún no es demasiado tarde. Deja de usar magia oscura y centra toda tu atención en la sanación. Si no lo haces, ¡entonces un día te transformarás en algo que no eres! Es por eso--”

 

“Es por eso...” Así como Liliana se deja convencer, el aire detrás de ella resplandece mientras estalla con calor. Sus ojos se ensanchan mientras la malicia dentro de ese estallido armoniza con su corazón.

 

Liliana: “--Tch! ¡Y qué! ¡Eso ya lo sé! ¡A través de esta magia, algún día seré tragada por la oscuridad! ¡Pero esto no debería tener nada que ver contigo! Entonces, ¿por qué estás molestándote por mí?”

Suimei: “Como un mago, no puedo aprobar el camino de la magia que has elegido.”

 

La magia oscura es clasificada como un sistema de magia. Es un arte secreto que podría incluso ser llamado herejía. En latín, sería referido como [sinister](izquierda) o [izquierda]. El equivalente en inglés sería [siniestro]. La izquierda es una palabra dada a los magos que caminan el catastrófico camino de manipular vicios y espectros. Incluso dentro del mundo de la magia, es considerado tabú.

 

Suimei no puede permanecer quieto y ver a Liliana arruinarse a sí misma, y convertirse en una hechicera de mano izquierda (así aparece en japonés).

 

Suimei: “Aparte de eso, sólo soy un tipo caprichoso y entrometido.”

 

Liliana quedo estupefacta ante la desvergonzada sonrisa de Suimei.

 

Liliana: “--”

Suimei: “Oye, ¿estás realmente bien viviendo ese tipo de vida?”

Liliana: “¿Eh--?”

Suimei: “¿Realmente quieres vivir una vida en la que destruyes tu propio cuerpo? Puede que no te arrepientas de usar magia oscura, pero nunca serás feliz tampoco.”

 

Liliana golpea su cabeza de lado a lado en un intento de sacudir todo lo que está escuchando.

 

Liliana: “¡Pero no seré capaz luchar si no hago eso! ¡Si no puedo luchar, este país no me necesitará! ¡El coronel no me necesitará! ¡He estado sola, desde que mi madre y mi padre me abandonaron! ¡El coronel me recogió, me trajo al Imperio y tuve un hogar por primera vez! ¡Incluso si todos me llaman arma humana! ¡Incluso si todos me detestan! ¡Sin la magia oscura yo, yo no…!”

Suimei: “¿¡Estás bien con eso!?”

Liliana: “¿¡!?”

Suimei: “¡Eso no puede ser! ¡Lo que quieres, lo que realmente quieres no es nada tan doloroso!”

 

Liliana debe querer algo más. Debe haber algo más profundo en su corazón. No hay forma de que lo que ella quiere sea de alguna manera doloroso. Llevaba una inocente sonrisa cuando se encontró con ella más temprano ese día. Nadie capaz de sonreír así podría querer tal existencia tan miserable.

 

Liliana: “Lo que quiero, eso es...”

Suimei: “Eso es correcto, lo que quieres es--”

 

Liliana una vez más corto las exhortaciones de Suimei. Ella lo rechaza gritando con sus más crudas emociones.

 

Liliana: “¡Cállate! ¡Si luchar es todo lo que hace falta, entonces todo está bien!”

 

La oscuridad que había estado reuniendo se agito mientras ella gritaba.

 

Liliana: “¡¡Ahhhhhhhhhhhhhhh!!”

 

Como si estuviera fumigando el humo salió de Liliana, es una maldición oscura, no, es pura malicia. La armonización de su corazón con la oscuridad permite que el refinado resentimiento acumulado en el mundo exterior se canalice a través de su cuerpo con un vigor aterrador. Ese odio utiliza el grito de Liliana como un punto focal y abruma sus emociones.

La malicia que se hincha por debajo de los pies de Liliana explota en un intento de tragarla.

 

Suimei se lanzó hacia adelante para salvarla sin tener en cuenta su propia seguridad.

 

Suimei: “¡¡Detente!! ¡¡No recibas más oscuridad!!”

 

Sus gritos de agonía, “¡Guu, ahhhhhhhhhhhhhhhhh!” la ayudaron a finalmente recuperar sus sentidos.

 

Liliana: “¿Q- Qué, estás...?”

Suimei: “No, recibas más... No puedes. No camines, por ese camino...”

Liliana: “N- no puedes. ¡No te acerques más a la oscuridad!”

 

Las maldiciones que nacen de la malicia dentro de la oscuridad se filtran en el cuerpo de Suimei. El espesor de la misma es incomparable al poder que ejerce Liliana. Él protege su alma manteniendo un espíritu fuerte, pero está luchando contra el tiempo. Ni siquiera puede recitar el hechizo evocando la protección de la luna.

 

Suimei ignoro la ansiosa advertencia de Liliana. Cerro los ojos y recito de memoria un canto para apartar la oscuridad,

 

Suimei: “Luce sacra, Ad utrorumque ergo corrigendum…...Guu.” (Sagrado resplandor, Elevate, ahora es la oportunidad para dirigir mi llamada…)

 

La oscuridad que se arremolina alrededor de Liliana devastaba el cuerpo de Suimei. A pesar de su canto, la maldición torrencial no cedía. Sudor frío se derramo de su frente, sobre el puente de su nariz y a través de su rostro. Que él lo sienta con una distinción tan clara podría ser un signo de su impaciencia.

 

Suimei convoca su espíritu de lucha con un kiai mientras se extiende y sostenia a Liliana.

 

Suimei: “Guu, ah... ah... ¡esto--!”

 

Él reunió su fuerza y la arrojo fuera del torbellino de maldiciones. Ella golpeo el suelo con un rollo mientras él sigue detrás de ella a punto de caer.

Liliana, notando la condición de Suimei, se levantó y se acerca a él.

 

Liliana: “¿Suimei Yakagi...?”

 

A pesar de que Suimei está jadeando, él sonríe y dice,

 

Suimei: “Idiota... un poco más y habrías muerto...”

 

Liliana se dio cuenta de su estupidez al ver su condición y cae sobre sus rodillas.

 

Liliana: “Lo... siento.”

 

Suimei le dio una sonrisa tranquilizadora a pesar de su rostro azul.

 

Suimei: “En serio... sólo cálmate, ya...”

 

Él se siente aliviado de que finalmente lo está entendiendo.

 

Ahí es cuando…

 

Liliana: “Muu--”

Suimei: “¿Eh--?”

 

El mundo tembló. Todo el planeta se siente como si estuviera girando a su lado, pero ninguno de sus alrededores se mueve. Ni los árboles se balancean, ni la grava cae; todo está quieto. Esto no es un terremoto. Este fenómeno es diferente--

 

--Un misterioso movimiento de campo (vibración del campo de mana)

 

Suimei chasquea su lengua.

 

Suimei: “Tch, hay demasiada malicia acumulada aquí.”

 

Él maldice mientras examina el tembloroso mundo. Un fenómeno improbable está ocurriendo. Cuando la cantidad de energía generada en un espacio es más de lo que puede ser soportado por ese espacio, un mundo paralelo tiembla. La malicia que se canalizaba a través de Liliana desbordaba y excedía el límite dimensional. Es probable que la malicia refinada en una construcción física cruce al mundo actual

 

Entonces, como Suimei predijo, una horrenda situación visual y auditiva ocurrió. Una neblina de malicia púrpura azulada diferente al negro de la noche se manifiesto y condenso en una forma más humana. El angustiado gemido que libera mientras avanza está impregnado en envidia. Todo el que lo oye se le pone la piel de gallina mientras una inolvidable ansiedad se arraiga dentro sus mentes.

 

Liliana: “E- eso es...”

Suimei: “Haré una barrera. Retrocede.”

 

Los relámpagos destellaban mientras la malicia se solidifica y una repulsiva figura cae al suelo. ¿Se supone que eso es algún tipo de precursor?

 

El cuerpo de tono negro no es áspero o dentado, sino liso, creando la imagen de una silueta. Sus brazos y piernas cuelgan flácidos a su lado de una manera que da la ilusión de que carece de un sistema esquelético, gel hecho de materia orgánica se envuelve alrededor del cuerpo como ropa, y finalmente, una luz roja que se asemeja a la sangre brilla como un ojo en el lado derecho de lo que tiene por cabeza. La apariencia general es similar a la de un humano distorsionado moldeado por manos inexpertas. Sin embargo, una teoría diferente sugiere que esa forma es la apariencia original de la humanidad. Ese sería un diseño excepcional por decir lo menos.

 

La manifestación del pecado grita sus resentimientos. Entretejido dentro y haciendo eco es un chillido estridente que rasga los oídos; un grito profundo y ronco; los gemidos de un niño que se hizo íntimo con la oscuridad del mundo; y el murmuro pesimista de la visión del mundo de un viejo hombre.

Liliana tiembla mientras la voz la abruma con nauseabunda repugnancia. Ya que su cuerpo ya está estimulado, fácilmente fue afectada.

 

Liliana: “A-Ah...”

 

Suimei agarra su hombro y le dijo. “No escuches su voz o te atrapará.” Su temblor se detiene ante su tranquilidad.

La manifestación del pecado se mueve. Cada paso que da exhorta una influencia insondable en el mundo que lo rodea. El pavimento de ladrillo debajo de sus pies se oscurece y la malicia se filtra de su cuerpo para contaminar el aire.

 

La vista hace gritar a Liliana.

 

Liliana: “Si- si no huimos... eso... no podemos...”

 

Sentimientos de temor están siendo agitados dentro de ella. Suimei, como alguien que persigue la magia, simpatiza con su reacción. Los humanos normales renunciarían a toda esperanza en esta situación.

 

Suimei: “¿Qué lograríamos huyendo? Esto no es algo que podemos sólo ignorar.”

Liliana: “Pero eso es, imposible... ¿Cómo podemos, exorcizar algo como eso? Además, su cuerpo...”

Suimei: “Bueno, es mi naturaleza hacer lo que me dicen que es imposible.”

 

La intrépida declaración de Suimei fue seguida por un chillido casi humano.

 

“-------!!”

 

La repulsiva voz hace eco en el distrito residencial mientras sus cuerpos son golpeados por una onda de choque. La barrera de malicia que los rodea silencia el sonido, pero alguien notará eventualmente los fenómenos inusuales.

 

La manifestación del pecado transforma su entorno en un infierno viviente mientras avanza hacia Suimei y Liliana. Cualquier criatura viviente sería conducida a la locura por su voz y apariencia.

 

Suimei: “Tengo que evitar el contacto físico.”

 

Suimei salto pateando el suelo con toda su fuerza y se impulsó hacia arriba como una bestia a pesar de tener las piernas de un humano.

 

Suimei hizo levitar a Liliana a un seto cercano con magia mientras observa su ascenso. Luego salto hacia atrás para crear cierta distancia. Todo lo que es tocado, ya fuera el pavimento de ladrillos o las cercas circundantes, sufrían la misma transformación. Ser golpeado sería un problema.

 

Él sincronizo su contraataque con su aterrizaje. Ignorando su apariencia y chasqueo los dedos, uno, dos, tres, cuatro. La criatura carga hacia delante sin hacer nada, forzándolo a evadir su ataque lanzándose hacia un lado.

 

A pesar de las expectativas, la manifestación del pecado no persigue a Sumei. Es dudable que incluso entienda el concepto de batalla. Sólo arremete contra cualquier cosa que se acerque demasiado. Es una masa de malicia que sólo quiere aumenta la miseria de los que la rodean. En este momento está agitando sus enormes negros y elásticos brazos. Vendavales de viento salen disparados de sus brazos cilíndricos, dispersando escombros mientras se rompen en las paredes y el pavimento de ladrillos. Sin embargo, a pesar de toda esa fuerza, no hay ningún propósito detrás de esas oscilaciones.

 

Suimei salta a un lado mientras protege su cabeza de los escombros. Él ve a la criatura detener su ataque a través de la brecha entre sus brazos y responde con, “Abreq ad Habra.” Él lanza su mano hacia adelante y de la punta de los dedos dispara relámpagos azules.

 

La manifestación del pecado convulsiona una vez mientras que el hechizo se disipa contra su cuerpo, pero rápidamente recupera su equilibrio. El hechizo fue debilitado por su improvisación. Las extremidades de la criatura de nuevo comienzan a balancearse sin ninguna consideración a un objetivo.

 

Suimei: “Míralo. Esa cosa es una colección de malicia, pero al mismo tiempo es una amalgama de emociones conflictivas. Sus extraños movimientos resultan de su incapacidad para decidir cómo hacer daño a nadie. No tienes ninguna razón para tenerle miedo.”

Liliana: “Si... pero...”

Suimei: “Mantenerte fuerte. Perderás al segundo en que te vuelvas débil.”

 

Suimei acepta la forma de la manifestación del pecado aun cuando puede despertar el miedo latente que duerme dentro de las personas. Tiene una naturaleza vulgar que hace que todos cubran sus oídos. Nunca dejará de intentar encarcelar a otros dentro de sus temores y dudas, ya que apunta a las lagunas dentro de sus corazones. Es algo del mundo por delante que nunca debería existir en el mundo actual. Es una calamidad.

 

Liliana cubre sus oídos ante la rejilla de lamentos de la manifestación del pecado. Ella incluso sacude su cabeza en un intento desesperado de distraerse de ello. No, no, sus acciones son perfectamente normales para una chica de su edad. Ella no es alguien que debe ser devorada por la malicia.

 

Suimei, por esas razones, ignora la condición de su cuerpo y continuo.

 

Suimei: “No voy a retroceder.”

 

La manifestación libera un chillido estridente similar al del metal afilado que araña metal. Como una estrella fugaz, carga por la colina. El tiempo se detiene para todo en su camino sólo para reanudar el fluir una vez que pasa golpeando.

 

“Todo termino si me golpea”. Suimei busca una forma de evitar la carga con sus ojos que desarrolló como un mago. Sin embargo, “Gu, uuh...” el dolor envuelve su cuerpo. La malicia que se filtró en él durante su imprudente inmersión para salvar a Liliana se agita en el peor momento posible.

 

Suimei pierde la conciencia por varios segundos, robándole la oportunidad de evadir wl ataque. La situación que le despierta le lleva a decir,

 

Suimei: “En ese caso, todo está bien siempre y cuando no me golpee.”

 

El sudor rueda por el rostro de Suimei y gotea al suelo mientras usa la mano derecha para cortar un hexagrama de thelema. Aun así, la desesperación descubre sus colmillos ante él sin intención de detenerse. Liliana le grita desde el lado, pero él no la escucha. No puede escucharla. Está en un mundo de silencio donde sólo él y su oponente existen. Él ya ha decidido.

 

Suimei: “Lo destruiré a medida que pase.”

 

Él necesita ser cuidadoso con el hechizo que elija. Es de noche. No puede usar la espada azul purificadora, Bless Blade(Espada Bendita), y el epitafio azul decapitarte está prohibido. A pesar de todo, el peligro se aproxima.

El viento roza la mejilla de Suimei mientras estabiliza el poder mágico que se reúne en la punta de sus dedos.

 

Suimei: “--¡Desaparece!”

 

El sonido regresa con sus palabras y la manifestación del pecado carga a través del hexagrama. Sobre su espalda está la herida donde Suimei perforó con su mano derecha. La manifestación del pecado continúa cargando sin chocar contra los quiebres y colapsa en el pavimento de ladrillos donde se dispersa en el cielo nocturno.

 

Yakagi Suimei gano por un pequeño margen. La atmósfera pesada se está desvaneciendo junto a la manifestación del pecado. La fatiga de la batalla asalta el cuerpo de Suimei encima del dolor que ya lo corroe por la malicia que entró en él. Él hace a un lado su condición para acercarse a Liliana y sentarse junto a ella.

 

Suimei: “Se acabó.”

 

Liliana, incapaz de creer lo que vio, mira hacia donde la manifestación del pecado se desvaneció.

Suimei mira con ella.

 

Suimei: “Dime ya... ¿Por qué estás haciendo esto?”

Liliana: “E- Eso es porque… los nobles están tratando de dañar al coronel. Esa persona vino, a mí con una, propuesta...”

Suimei: “¿Esa persona? Te refieres a ese otro tipo... ¿el que estaba contigo?”

 

Un silbato de la policía militar sonó en medio de la sentencia de Suimei. Sus alrededores fueron aislados del resto del mundo cuando la manifestación del pecado apareció. Nadie debería haber sido capaz de detectar su batalla, Entonces por qué--

 

Los hombros de Liliana se estremecen cuando los pasos y las voces enojadas se acercan.

 

Elliot y Christa pronto aparecieron liderando un escuadrón de la policía militar. La hermosa voz de Elliot hace eco cuando dice, “¡Por aquí!” Él mira a su alrededor al llegar y es sorprendido por la confusión cuando descubre tanto a Suimei colapsado en el suelo como a Liliana a su lado. Él dice, “Suimei Yakagi y, si no me equivoco, tú eres...”

 

Suimei está a punto de terminar de decir, “¿Qué están ustedes--” y ‘haciendo aquí?’, Cuando se da cuenta de que Liliana está empezando a temblar. Para su sorpresa, ella retrocedió. La llegada de Elliot junto con la policía militar, encima de la malicia que acaba de experimentar es más de lo que su cuerpo puede aceptar. Su corazón ha alcanzado a su límite.

 

Un gemido amargo escapo de Suimei. “Mierda, qué mal momento.” Su aparición repentina hace que tener una discusión tranquila con Liliana sea imposible.

 

Suimei se levantó para confrontar la deteriorada situación. Extiende su mano hacia Liliana durante su confusión y dice,

 

Suimei: “Bueno, Liliana, parece que vamos a tener algunos problemas, pero vamos a ir.”

Liliana: “Yo...”

“--¿Estás bien con esto? Nunca lograrás tu meta si te detienes aquí.”

 

 Liliana se estremece ante la repentina pregunta de la voz.

 

Liliana: “--?”

 

Suimei pudo ver una silueta de pie sobre un techo.

 

Suimei: “¿¡Tú eres--!?”

 

La sombra alta ignoro a Suimei y continúo hablando con Liliana.

 

“¿Qué harás? A mí no me importa, pero ¿no es diferente para ti?”

Liliana: “U, uhh--”

Suimei: “¡Detente, no lo escuches!”

 

La sombra alta señala detrás de sí misma mientras dice, “-corre.”

 

¿Le está diciendo a Liliana que escape de esa manera?

 

Una ráfaga de viento cubre el área en humo. Elliot y Christa permanecen, pero los soldados de la policía militar perdieron su compostura.

 

Suimei grito, “Mierda-- ¿¡guu!?” Él no puede moverse. Su cuerpo se niega a correr hacia adelante. La malicia que recibió al rescatar a Liliana y el daño causado por luchar contra la manifestación del pecado han presionado su cuerpo hasta el límite. Continuar presionando más allá de su límite es imposible.

 

Liliana, sin embargo, ya no parece saber qué hacer. El caos que se despliega ante ella la hace temblar, entonces, “¡A- ahhhhhhhhhhhhhhhhh!” Ella se aleja de todo lo que está sucediendo hacia donde la sombra alta señalo. Huye de la colina y se sumerge en la oscuridad.

 

Suimei agarra su pecho mientras exhala de dolor. Él rato de alcanzar a Liliana cuando ella desaparecía.

 

 Suimei: “Gu... Li- Liliana... no te vayas...”

 

La sombra alta entonces apareció en la colina, obstruyendo su vista.

 

El sudor se desliza por el rostro de Suimei mientras gime, “Bastardo...” La boca de la sombra alta se tuerce mientras se burla.

 

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 55: Liliana, parte 1, epilogo.




Manual




Traducción ingles español por Kmelo0821.

 



 

La sombra alta se burla de Suimei y de todos los demás desde el segundo lugar más alto dentro del Imperio, al lado del campanario de la catedral de Filas Filia. Habiendo ayudado a Liliana a escapar, terminó su confrontación contra ellos, y colocó cierta distancia entre ellos mismos. Ahora mira a todos correr sin rumbo alrededor mientras permanece vigilante contra el inusual sentido de la vista e intuición de Suimei Yakagi.

Los soldados aseguran el área mientras el héroe se apresura al lado de Suimei. Mientras él le pide a Suimei que explique la situación, su asistente trata de sanarlo con magia de recuperación. Suimei, sin embargo, los rechaza a ambos.

La sombra alta toma en cuenta la forma en que están reaccionando y considera cómo moverse a continuación. 

“Esto marca mi segundo fracaso. No vale la pena considerar a la policía militar. La fuerza del héroe lo haría una amenaza, pero debería estar bien ignorándolo. Siempre llega demasiado tarde, después de todo. -- Sin embargo, Suimei Yakagi, no puedo ser negligente contra ese hombre. Él rastreó los movimientos de Liliana e hizo contacto con ella mientras interrumpía el progreso del grupo del héroe.

“...Hmm.”

No sé qué pasó en el territorio que Liliana creó, pero ella y Suimei ya se han reunido varias veces. Él pudo haberla persuadido para que se detuviera en medio de su batalla. Si es así, entonces esto se está poniendo peligroso.

El peligro que plantea Suimei, sin embargo, ya no es un problema. La cantidad de magia oscura que recibió lo matará.

“No, es muy probable que él logre curarse a sí mismo. Aun así, eso evitará que se mueva y afecta su habilidad para lanzar magia.”

Nadie vio al noble ser atacado esta vez, pero Suimei Yakagi y el héroe ambos vieron el rostro de Liliana.

La sombra alta se funde en la oscuridad. 

“Esa ciega y tonta chica ha sido de utilidad...”

 



 

Hasta aquí con lo que hay traducido al inglés.