Isekai Mahou wa Okureteru!

Última modificación: 
Lunes, Julio 9, 2018 - 14:47
Enviado por drakaurs el Lunes, Diciembre 12, 2016 - 21:52.
Autor: 
Gamei Hitsuji (樋辻臥命)
Tipo: 
Teaser

Isekai Mahou wa Okureteru! (¡異世界魔法は遅れてる!)

La magia del mundo paralelo está retrasada.

Esta novela nos relata la historia de Yakagi Suimei, un muchacho de preparatoria no tan normal, Yakagi Suimei es un mago real en el mundo real, él fue llamado a otro mundo junto con sus dos mejores amigos para salvar a la humanidad del señor de los demonios… no bueno, solo su mejor amigo debió de haber sido transportado, Suimei y la otra persona son extras que fueron arrastrados con él.

Después de negarse combatir al señor de los demonios Yakagi Suimei emprende su aventura en busca de una forma de regresar a su mundo con el apoyo de su magia la cual es terriblemente más avanzada que la magia de este mundo paralelo.

Estado: 

Hasta el capítulo 34 fue traducido utilizando el material que hay disperso en la web de la novela ligera y la novela web de su sitio original, del capítulo 35 y hasta el 57 la tradición está basada en la traducción al inglés de: Gandire en https://kungfubears.wordpress.com/2017/01/13/isekai-mahou-wa-okureteru-wn/, del 58 en adelante tome como referencia la novela ligera con ayuda de la RAW en Japones de la novel WEB

 

 

Miembros del Proyecto.: 
PDF´S: 
e-Pub: 
Volumenes: 

Isekai Mahou wa Okureteru! Gaiden

Última modificación: 
Domingo, Junio 3, 2018 - 11:29

Isekai Mahou wa Okureteru Gaiden narra la historia un poco de la historia de Suimei antes de ser llamado por error a otro mundo, hasta el momento solo se ha publicado cuatro capítulos, la traducción al ingles la pueden encontrar en https://kungfubears.wordpress.com/isekai-mahou-wa-okureteru-gaidenwn/, el original esta aquí  異世界魔法は遅れてる! 外伝,

 

 

Un agradecimiento a Kmelo0821 por la traducción de este volumen.

Adjunto Tamaño
Isekai Mahou wa Okureteru! Gaiden.pdf 399.82 KB
Isekai Mahou wa Okureteru! Gaiden.epub 337.66 KB

Isekai Mahou wa Okureteru! Gaiden Capítulo 1: Hacia el bosque negro




Manual




El calor del aliento cálido creo un vapor blanco y luego se disipo de nuevo. Desde cuándo, los pulmones comenzaron a exhalara aire lo suficientemente fio para eso. Aunque todavía falta mucho para el invierno, eso no importa en la cima de una montaña.

 

Como era de esperar, la temperatura desciende diez grados cuando se sube a 1,000 metros sobre el nivel del mar. Por otra parte, el otoño está a punto de comenzar, no hay nada de extraño en una temperatura baja en un clima inestable.

 

Independientemente de esos pensamientos, el clima frío no es algo que vaya a disminuir.

 

Él miro hacia el brillante cielo nublado sobre el bosque de abetos y murmuro una queja.

 

“... ¿Por qué tengo que venir a Alemania y ser enviado a esta montaña?”

 

El mago de la edad moderna, Suimei Yakagi, recibió la orden de entrar en las cadenas montañosas de Alemania por Nestheim, el líder de la organización mágica a la cual pertenece.

 

-- Un mago. Si una persona común recibe esa introducción, esa persona probablemente se confundiría. Que esta confusión esté o no justificada es irrelevante. Para esas personas, aquellos con títulos como mago no son más que conjuradores de escenario.

 

Merlín, Morgana, Odín, Circe, la bruja de Macbeth; ninguna vida útil es suficiente para siquiera tratar de enumerar esas creaciones de ficción. Diez de cada 10 personas dirían: “No hay tales cosas como los magos”. Podría decirse que el término hechicero tiene ese tipo de posición social.

 

Sin embargo, a pesar de tales afirmaciones, los magos existen en la era moderna que prolifera con la ciencia y la tecnología. Eso magos son exactamente iguales a la primera imagen que viene a la mente, aquellos que exploran misterios y manipulan fenómenos misteriosos.

 

Los magos han utilizado su tremendo poder para guiar a las personas y crear prosperidad desde la antigüedad. La magia, con orígenes en la filosofía natural, se ramificó para establecer todas las disciplinas conocidas por el hombre. Afirmar que la magia es la piedra angular de la humanidad no sería una exageración. Ahora, sin embargo, la fuente de la innovación que era la magia ha sido usurpada por la ciencia. El estatus que los magos disfrutaron durante la era de Robert Boyle ha declinado gradualmente a una de ficción.

 

Sin embargo, los magos siguen respirando desde la parte trasera del mundo. Continúan ininterrumpidamente en su búsqueda de misterios. De esas personas, un joven japonés, Suimei Yakagi, se detiene. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que el camino desapareció? Las únicas cosas a su alrededor son árboles y piedras.

 

Suimei frunce el ceño mientras busca el mapa y la guía estelar dentro de su morral. Los arroja al suelo y murmura algunas palabras extrañas. Luego, mira hacia el cielo para examinar su entorno antes de mirar hacia el suelo nuevamente. El mapa y la guía estelar no están donde los arrojó.

 

Suimei: “Hmm... no estoy perdido”.

 

Suimei no ha cometido ningún error. Llegará a su destino siempre y cuando continúe caminando hacia adelante. Los árboles ante él, sin embargo, han crecido aleatoriamente y muy juntos para crear un bosque oscuro comparable al municipio de Wald. Las filas abarrotadas de árboles de hoja perenne bloquean su visión a solo unos pocos metros con sus ramas.

 

Algo como un bosque oscuro es solo una cuestión insignificante para un mago. Suimei podría iluminar fácilmente la oscuridad con un simple hechizo, pero no puede obligarse a hacer el esfuerzo. En su lugar, saco una linterna que le regaló un amigo del bolsillo de su traje negro.

 

Él presiona y, “¿Hmm?” Él mueve el interruptor, kachri kachri, pero nada acompaña el sonido.

 

Suimei: “Ack, está rota. ¿Qué pasa con esto? De verdad me atrapo aquí”.

 

La linterna es un regalo de cumpleaños de su mejor amigo en Japón. Todavía tenía que usarlo, por lo que asumió que funcionaría sin ningún problema.

 

Suimei se rasco la parte posterior de la cabeza y volvió a guardar el regalo roto en su bolsillo. Hay momentos en que las herramientas hechas por la ciencia y tecnología no funcionan para los magos. La magia prospera cuando el recurso de comprensión se inclina hacia el misterio y la comprensión científica se queda corta. Por el contrario, los magos son inútiles en lo que respecta a los objetos altamente mecánicos.

 

Su linterna estropeándose sin ninguna razón es un buen ejemplo. Eso es porque él es una persona que aprendió magia y se convirtió en una existencia misteriosa. Como resultado, incluso es odiado por las puertas de entradas de las estaciones de tren y las puertas automáticas. Le han dado problemas más que solo una o dos veces.

 

La linterna es una existencia mecánica, pero es simple. El desarrollo de la electroluminiscencia orgánica y los diodos en los últimos años han llevado a la creación mecánicamente más avanzada de fuentes de iluminación. Esos tienen incluso una alta probabilidad de romperse.

 

Esta situación es algo que las personas suelen escuchar incluso si no lo experimentan realmente. Es el fenómeno donde las cámaras, las luces y las radios dejan de funcionar en lugares sagrados y lugares embrujados.

 

Como se explica cuando alguien comienza a aprender magia, el espectro electromagnético tiene una disposición natural para ser influenciado por los misterios. Desempeña un papel importante dentro de los misterios del mundo a través de las [ondas de luz] que son parte del [Principio Eterno Universal]. Por lo tanto, cada vez que surge el principio de los [misterios], las ondas electromagnéticas generadas a través de los principios científicos se vuelven locas.

 

Esa es probablemente la razón por la que se rompió... pero, ¿algo tan simple como una linterna rompería tan fácilmente? La falta de experiencia de Suimei en este campo le impide desacreditar que algo más haya podido romper la linterna. El poder de un misterio lo suficientemente fuerte como para influir en la maquinaria y el espectro electromagnético podría estar cerca.

 

--¿Una barrera?

 

El bosque está más frío de lo normal, más de lo que su alta elevación debería permitir. La oscuridad en frente de él no es causada por la falta de luz solar tampoco. La linterna no se rompió solo porque es un mago.

 

En resumen, esa barrera es tanto una marca de ruta como una defensa en contra de los humanos que la traspasan.

 

Suimei cruza el límite invisible frente a él sin dudarlo y entra en el bosque. La falta sensaciones bajo sus pies es desconcertante. No hay nada allí, ni la firmeza del suelo, ni el crujido de las hojas secas o las ramas marchitas. La oscuridad que lo rodea no es mejor. Tiene la humedad pegajosa característica de algo que vive.

 

“En serio, es como si me estuviera hundiendo en un océano oscuro”. A diferencia de una persona común que ya habría escapado, Suimei sigue avanzando.

 

Pronto atravesó el bosque y la luz apuñalo sus ojos. Las imágenes residuales se graban en su retina mientras sus ojos se ajustan al cambio en la iluminación. En un cambio completo en lo que acaba de atravesar, aparece una carretera adoquinada delante de él.

 

“¿Mi destino está por este camino?” Asume que sí, ya que puede ver débilmente un edificio al final del camino.

 

El líder de la asociación le confió a Suimei una tarea extraña. La razón es en sí un motivo de felicidad para él que ha subido en la clasificación y ha llegado a lo alto. A partir de ahora, él tendrá un asistente. “Mi viejo amigo ha recibido al que te ayudará en su lugar. Ve a recuperarlo”.

 

La expresión de Suimei se endureció al oír esas palabras. El líder de la asociación, Nestahaim, habló con una sonrisa inocente, pero entregó una demanda irracional. Sin embargo, como le dijeron a Suimei, todo lo que puede hacer es seguir adelante.

 

Primero, este lugar.

 

Los magos prefieren áreas aisladas que son difíciles de alcanzar. Para ellos, no hay problema si el lugar está en alguna cordillera o en una isla desierta en medio del océano. Lo que molesta a Suimei es que este lugar no fue marcado en el mapa antiguo dentro de la asociación. Ese mapa se altera cada vez que la tierra cambia para reflejar la geografía correcta. Adicionalmente más información puede ser agregada. Se suponía que era algo absoluto, pero este lugar no estaba ahí.

 

Si le preguntara al líder de la asociación sobre eso, recibiría una suave risa a cambio. Él ya puede escuchar esas risas. Esa respuesta sería suficiente para decirle que no obtendrá una respuesta clara.

 

Lo siguiente es la frase, “viejo amigo”.

 

El líder llamó a esta persona un amigo, pero eso no significa que esa persona no sea sospechosa. Él llamará a cualquiera que comparta los mismos ideales que él un amigo. No importa si la persona lo adora, sigue sus pasos o le rinde culto ciegamente; esa persona será un amigo sin excepción. Por lo tanto, ¿esta persona es realmente un amigo? ¿Un discípulo? ¿Alguien que lo ve como a un dios? No hay forma de saberlo.

 

Finalmente, y lo más importante, sería su comentario sobre recibir un asistente. “Ve a recuperarlo”. Esas palabras primero hicieron que Suimei se preguntara si él estaría recibiendo un familiar. Sin embargo, sus habilidades en magia no se extienden al control de familiares, un hecho que el líder conoce bien. Como resultado, se aseguró de que el líder entendiera que, si bien puede usar el familiar de vez en cuando, “no tengo la intención de tenerlo a la mano”.

 

Entonces, ¿cuál es la intención del líder? Suimei reflexiono sobre esa pregunta hasta el final de la carretera adoquinada de la montaña.

 

Suimei: “Estoy aquí...”

 

Ante él hay una enorme y antigua villa de estilo neo renacentista. Con el sol escondido detrás de las nubes, solo brilla una luz grisácea. Los colores negro, blanco y gris ceniza se reflejan en la puerta y los muros como resultado.

 

Suimei continúa y se detiene en la puerta de hierro. La entrada es negra y luce quemada, casi parece acero. Su gran tamaño la hace un complemento perfecto para la enorme villa. En ella hay engranajes, un motor alternativo y un péndulo. ¿Está tratando de imitar un dispositivo simple como un reloj?

 

Él golpea la aldaba contra la puerta y un sonido fuerte y metálico hace eco en la casa. Escuchar un sonido así no es una sorpresa en la casa de un viejo mago. Muchos han tratado sus lugares para reproducir esos sonidos. Las bisagras de una de las puertas pronto se abren para revelar un interior oscuro. El sonido hace que Suimei sienta la edad de la casa.

 

Una silueta se separa del interior oscuro y aparece para revelar a una joven vestida con un vestido de delantal bellamente decorado. Largo y marrón claro, el pelo fluye de su cabeza. A juzgar por su altura y apariencia, es un poco joven. Su expresión es clara, pero también se siente muy fría.

 

La chica toma los dobladillos de su falda y le da una elegante reverencia. Suimei intenta presentarse en respuesta, “Yo soy...”

 

“¿Suimei Yakagi-sama de la asociación, creo? Te hemos estado esperando.”

 

El disgusto de Suimei se filtra mientras dice “¿De verdad?”

 

La chica, sin embargo, coloca su mano sobre la puerta y obliga a la manecilla del reloj a moverse, acelerando tanto la polea de escape como al engranaje de anclaje. El escalofriante sonido de chi chi chi chi chi que sale se detiene suavemente. El engranaje cónico Zerol luego estalla en rotación, emitiendo un gyaa como un eco penetrante.

 

Las pesadas puertas de hierro pronto raspan sobre el suelo mientras se abren. Las aves toman vuelo mientras la montaña entera tiembla. Sus gorjeos junto con las aletas de sus alas se elevan para llenar el aire.

 

La joven extiende su mano hacia Suimei desde el interior de la entrada. “Padre espera tu llegada en la parte posterior. Por aquí, por favor.”

 

Suimei se enfrenta a la chica y dice, “Espera un segundo. Quiero preguntarte algo.”

 

“¿De qué se trata?”

Suimei: “Este lugar.”

“¿Estás... curioso acerca de esta villa?”

Suimei: “No, ¿quién es el propietario de esta villa?”

“Eso no debería ser... ¿No eres tú el que vino a buscarnos?”

 

La conmoción de la chica no es sorprendente para Suimei. La mayoría de las personas investigará los lugares que visitarán con anticipación. Su tono es hosco cuando dice, “Lo siento, el líder de mi organización es algo travieso.”

 

La chica dice, “Ya veo” con un suspiro. Luego agrega: “Es un placer conocerte. Bienvenido al taller de muñecas del reloj de Alzbine.”

 

Suimei: “Alzbine, esto? ¿Este- Este es el famoso castillo del fantasma titiritero?

 

Suimei una vez más mira hacia la villa. Parece una vieja fotografía en blanco y negro, pero a medida que la luz del sol se filtra, la villa cobra vida con el escarlata.

Peso: 
0

Isekai Mahou wa Okureteru! Gaiden Capítulo 2: Titiritero




Manual




-- Titiritero.

 

Ya sea en Oriente, Occidente o en los tiempos antiguos, los magos que manipulan títeres o muñecas son venerados con ese título. Mientras que muchas personas se refieren a sí mismas con ese alias, solo un individuo, el manipulador de los 1000 Anfitriones Nocturnos, ha sido coronado como el Maestro de Muñecas, Edgar Alzbayne.

 

Su habilidad en la fabricación de muñecas lo ha entronizado como una existencia insuperable. Él sigue siendo prominente independientemente de las innumerables personas con talento que han nacido. Además, lanzará una muñeca cada pocos años para mostrar su habilidad. Es por eso que, aunque han pasado más de 100 años, su nombre no se ha desvanecido con el tiempo.

 

Con tales pensamientos en mente, Suimei sigue a la chica a través de las solemnes puertas. Una entrada oscura lo saluda mientras él camina silenciosamente detrás de ella. Un par de grandes escaleras que abruman a su entorno es lo primero que nota. Mientras que el exterior de la villa parece una vieja casa de estilo occidental, el interior está amueblado con mesas nuevas, sillas y armarios.

 

Colgando de arriba está un candelabro débilmente iluminado. Esa es probablemente la razón por la que está tan oscuro.

 

El cristal colorado tiene propiedades mágicas. Sin embargo, ese mismo beneficio hace que sea difícil ver las muñecas y estatuillas que decoran las esquinas y el mobiliario. “Me gustaría echar un vistazo más de cerca de las obras del famoso Edgar Alzbayne —”

 

La chica se detiene, se da vuelta para mirar a Suimei y lo impulsa a mirar hacia arriba.

 

Suimei: “¿Qué sucede?”

“--Simei-sama, una fuerte iluminación revelaría aquello que no desea ser visto. Las damas jóvenes en particular encuentran groseras las miradas desdeñosas de los caballeros.”

 

Suimei expresa su confusión. “... ¿Jóvenes damas?” Las palabras de la chica carecían de contexto. Una joven dama, sin importar si eso se aplica o no, que se identifique así no tiene sentido. Más que eso, sus palabras parecían haber sido dichas en consideración de otros.

 

La chica se da vuelta mientras Suimei frunce el ceño. Ante ella está una muñeca de bisque.

 

Suimei dice, “Ya veo, joven dama… ¿ellas son las jóvenes damas?”

 

“Correcto, como tal, este nivel de iluminación es suficiente para admirar su belleza.”

 

Suimei: (--Ya entiendo, este residente parece ver cada muñeca como si tuviera vida.)

 

Suimei dice, “En ese caso, no miraré.”

 

Ellos reanudan su lento andar hacia adelante una vez que ella contesto, “Si puedes contenerte, me sentiría aliviada.” Suben las escaleras dentro del salón y entran a un pasillo cubierto con una larga alfombra persa. Las llamas cálidas que brillan en las linternas los guían a lo profundo de la villa.

 

Se detienen ante una puerta y la chica se inclina. Suimei dice, “¿Aquí?”

 

“Correcto, el maestro de la villa espera adentro.”

 

El maestro, en otras palabras, su padre, Edgar Alzbayne.

 

Mientras Suimei traga su nerviosismo, la chica dice, “Suimei-sama, no hay necesidad de que te presiones.”

 

Suimei: “...Si tú lo dices.”

 

La otra parte es el Maestro de Muñecas. Incluso con esas consideradas palabras, que Suimei no se ponga tenso es imposible. Él simplemente le da una sonrisa ansiosa.

 

La chica asiente y cierra los ojos mientras se gira hacia la puerta. “Padre, he traído a nuestro invitado de la asociación.”

 

Una sólida voz pasa a través de la puerta. “Entra.” Por alguna razón, la voz le recuerda a Suimei un enorme abeto.

 

La chica abre la puerta. Sentado en un sofá está un anciano que lleva un monóculo junto con un chaleco formal. El cabello gris es un testimonio de su edad. Él tiene hombros anchos y alrededor de él hay una poderosa aura que es característica de los magos.

 

La impresión de Suimei es que está mirando una estatua con una expresión hosca. “¿Este hombre es el maestro de la villa, el maestro del taller de muñecas?”

 

Suimei le da su saludo ante el sofá. “Te saludo por primera vez.  Te visito como representante de la asociación bajo el mando de Nestheim. Mi nombre es Yakagi Suimei.”

 

Edgar: “Soy Edgar Alzbayne. Has trabajado duro para venir aquí desde tan lejos.”

Suimei: “Su preocupación es más de lo que merezco.”

 

La expresión de Edgar se endureció ante el comentario de Suimei.

 

¿Encontró el Maestro Edgar algo mal con mis palabras?

 

Edgar luego mira hacia la chica que está parada a su lado y dice, “Mi hija es la que te guio aquí. Su--”

 

“Mi nombre es Anneliese. Estoy encantada de conocerte.”

 

Suimei dice, “Ah, por favor trátame bien.” Luego mira de vuelta al sofá, pero nota una foto enmarcada en la pared. Aunque la fotografía monocromática muestra a varias personas reunidas, la cara del centro está cubierta por pintura negra. Esa fotografía le dice exactamente el tipo de persona con la que está tratando a pesar de que todavía tienen que hablar el uno con el otro.

 

La boca de Edgar cae un poco cuando nota la expresión de Suimei al descubrir la fotografía.

 

Edgar: “Vamos, todos siempre hacen tal expresión desagradable cuando ven al hombre en esa fotografía.”

Suimei: “Entonces, lo que se refleja en esto, es…”

 

Edgar asintió a la pregunta de Suimei. A cambio, Suimei una vez más miro la imagen. Representado en la fotografía está el hombre más famoso de Europa. Debido a él, levantar la mano es un tabú en Alemania y sus países vecinos.

 

Para colgar la foto de tal persona sin remordimientos, ¿podrían haberse conocido? Suimei le pregunta a Edgar con sus ojos.

 

Edgar asiente.

 

Suimei dice, “Señor, ¿qué tipo de carácter tenía esa persona?”

 

Edgar: “¿Qué tipo de carácter...? Esa pregunta no tiene una respuesta clara.”

 

Una arruga en la frente de Suimei se estremece ante la respuesta.

 

Suimei: “¿...?”

 

Edgar miro la fotografía. Sus recuerdos guían sus siguientes palabras,

 

Edgar: “Wolf, en aquel entonces yo tenía un gran complejo sobre mis raíces... Él era un hombre lleno de confianza en sí mismo, siempre preparado para liderar a los que estaban perdidos. No estoy seguro de cómo sucedió. Quizás fue el resultado de los tiempos cambiantes o solo fui yo quien estaba cambiando. Ese hombre también podría haber estado buscándose a sí mismo. Yo, como todos los demás en ese momento, me sentí de la misma manera que ese hombre.”

 

La nostalgia está en el tono de Edgar.

 

Edgar: “...los trabajadores estaban fascinados. Sus discursos captaron los corazones de sus compañeros compatriotas y los atrajeron. Luego, una vez que él tomó el poder, todos fueron perseguidos. La miseria cayó en todas partes. Incluso ahora, 70 años después, las cicatrices de esa gran guerra permanecen.”

Suimei: “¿Eran amigos?”

Edgar: “Lo fuimos.”

Suimei: “¿Todo el camino hasta el final?”

Edgar: “No, su carácter se hizo claro para mí a medio camino. Después de todo era el tipo de Perona que no podía resistirse el encanto de la investigación. Por lo tanto, me separé de él.”

Suimei: “…...”

 

Los magos lucharon detrás de escenas en muchas batallas durante la Segunda Guerra Mundial. Las batallas en Alemania, Italia, Inglaterra, Rusia, Hong Kong y Manchuria fueron las más intensas. Este hombre probablemente fue atrapado en medio de esa lucha.

 

Edgar juega con una moneda Reichsmark sobre el escritorio.

 

Edgar: “...Escuché que él tuvo un hijo, pero nunca pensé que vendría aquí. Tu cara es como la de Kazamitsu cuando era joven.”

Suimei: “¿Conocías a mi padre?”

 

Los labios de Edgar se curvan hacia abajo.

 

Edgar: “Tuvimos dos o tres desacuerdos durante su juventud.”

 

Suimei escuchó que su padre era bastante travieso cuando tenía su edad. La historia de Edgar probablemente se relaciona con algo de ese entonces.

 

Edgar dice,

 

Edgar: “Tienes mis condolencias por la muerte de Kazamitsu.”

Suimei. “Muchas gracias por la consideración.”

Edgar: “Escuchar tal cortesía de ese rostro es un poco incómodo.”

Suimei: “Eso... solo tendrás que acostumbrarte.”

 

Edgar lanza una sonrisa intrépida mientras dice,

 

Edgar: “No digas eso.”

 

Suimei decide liberarse de la duda que ha estado manteniendo desde su llegada.

 

Suimei: “Señor, escuché del líder que eres un viejo amigo.”

 

Edgar suspira.

 

Edgar: “Nestheim -dono todavía dice eso...”

 

El resultado es como Suimei anticipó. Edgar no es un amigo como [él] dijo. Es bastante obvio una vez que contrasta la edad del líder con el período de tiempo desde cuando el alias de Edgar se hizo famoso en todo el mundo.

 

Edgar: “¿Te dijo Nestahaim-dono por qué tenías que venir aquí?”

Suimei: “Solo sé que el líder-dono quiere que reciba un asistente.”

 

Edgar asiente como si eso fuera de esperar.

 

Edgar: “Bueno, supongo que eso es lo que se te diría.”

 

La arruga en la frente de Suimei se profundiza. Este problema es una duda que Suimei ha estado llevando desde el comienzo de su viaje. ¿Por qué me dieron estas instrucciones? ¿Qué tipo de conexión tienen esos dos?

 

Edgar hablo.

 

Edgar: “Tu expresión dice, ‘Estoy confundido.’”

Suimei: “Un poco, sí. Hay muchas partes que no puedo entender.”

Edgar: “Supongo que ese sería el caso si la forma de hablar de Nestheim-dono es cómo la recuerdo. Hace mucho tiempo, yo era mayor que tú, hice mi primera muñeca y se la mostré a Nestahaim-dono. Palidecía en calidad... en comparación con los chicos que creamos ahora.”

 

Él mira hacia el techo y continúo.

 

Edgar. “Nestheim-dono... él trató la situación con una actitud suave. En ese momento, yo tenía el objetivo de crear una [muñeca viviente]. Sus palabras fueron profundamente frustrantes.”

Suimei: “Líder-dono dijo tal cosa...”

 

Él denunció el trabajo del titiritero. ¿Solo qué tan estrictos son sus estándares?

 

Una sonrisa se dibuja en los labios de Edgar cuando continuo.

 

Edgar: “Creo que fue una reprimenda de Nestheim-dono. Me había escapado de mi maestro y fui a por él. Él debe haber visto que yo estaba lleno de nada más que arrogancia. En aquel entonces, pensé que podría controlarlo todo, incluso si eso estaba más allá de mi alcance. Siempre he recordado sus palabras de aquel entonces. Él me dio una advertencia y una instrucción directa que siempre seguiré.”

 

Parece que es un recuerdo agradable.

 

Edgar: “Nos hemos salido del tema.”

Suimei: “No, fue una historia interesante. Sin embargo, nunca pensé que estaría hablando con uno de esos chicos en este lugar.”

 

Anneliese levanto los bordes de su vestido de delantal para dar una refinada reverencia.

 

Anneliese: “Sí, yo también soy una habitante de esta villa.”

 

Ella-- No, tanto ella como Edgar son muñecas. Si ese es el caso, también debe haber una fuente de poder mágico en alguna parte. Las muñecas no se moverán sin alguien que las mueva. Sin embargo, aparte de Edgar, no hay ningún otro mago en esta habitación que pueda manipularla.

 

Sin embargo, si el misterio se incorpora a la construcción de una muñeca, debería ser capaz de generar poder mágico sin un emisor. El temor se instala en los ojos de Suimei cuando se da cuenta de la verdad. Un ser único.

 

Edgar mira hacia un escritorio mientras continuaba.

 

Edgar: “Mi esposa y mis hijos son la mayoría de las muñecas que viven en esta villa.”

 

Una fotografía de un hombre joven y una mujer joven se apoya sobre él. Mientras que el joven se parece a Edgar, la joven guarda un leve parecido con Anneliese.

 

Edgar: “Mi esposa tenía un cuerpo incapaz de dar a luz. Como queríamos dejar algo atrás, esto es todo lo que pudimos hacer.”

Suimei: “Por lo tanto, ¿la asociación me envió?”

Edgar: “Sí, para una de mis hijas.”

 

Anneliese se vuelve hacia el caballeroso Suimei ante las palabras de Edgar. Ella pone una mano sobre su mejilla como si estuviera preocupada.

 

Anneliese: “Esa chica es la más mimada de nosotras. ¿Podría ser debido a que ella es la más joven...?”

Edgar: “Esa chica es todavía inmadura en comparación con las demás. ¿Lo tendrías en cuenta desde ahora en adelante?”

Suimei: “Entonces, ¿es tu hija capaz de sostenerse sola como un mago?”

Edgar: “Ella puede y como tu asistente, a través de tu guía, ella definitivamente se destacará de todos los demás.”

Suimei: “Pero, yo todavía soy--”

Anneliese: “—Está siendo humilde. Suimei-sama, eres el extraordinario mago que venció al dragón rojo. No hay nadie que sea capaz de llamarte inexperto”

Suimei: “No lo logré por mi cuenta...”

 

Suimei no derrotó al dragón solo. La victoria solo fue posible a través del sacrificio de muchos magos. Incluso si él tuviera que abrir la boca, no podría ser capaz de decir que la victoria fue gracias a él. Ni siquiera está en un nivel en el que pueda llamarse a sí mismo mago maestro. Incluso si ha subido de rango, todavía carece de las habilidades de liderazgo y la experiencia necesarias para tomar a un discípulo. Este paso es demasiado temprano para él que solo ha sido mago durante diez años.

 

A pesar de todo.

 

Edgar: “Suimei, ¿qué hay de tomar a esta chica hasta que estés listo para aceptarla como un discípulo? Piensa en eso como una prueba para ese momento.”

Suimei: “... ¿Estás realmente bien conmigo?”

Edgar: “Por supuesto. No hay forma de que el hijo de Kazamitsu sea una mala elección.”

Suimei: “…...”

 

Suimei se rasco la cabeza para ocultar su vergüenza por las palabras de Edgar. Escuchar a su padre ser elogiado lo hizo sentir cohibido por ser su hijo.

 

Edgar: “Entonces, déjame decirte un poco sobre ella. Esta hija es diferente de sus hermanas.”

Suimei: “¿Diferente?”

Anneliese: “Ella nació en un matraz.”

 

Nacida en un matraz. La frase apropiada para describir a la niña aparece en la mente de Suimei.

 

Suimei: “¿Ella es un homúnculo?”

Edgar: “Era una teoría de mi esposa de cuando estaba viva. Como ella no podía dar a luz, y mis habilidades eran insuficientes, decidió crear un niño a través de la alquimia.”

Suimei: “Ya veo... Pero señor, su técnica eventualmente se volvió suficiente.”

 

El contenido de la explicación de Edgar es más de lo que Suimei puede manejar. Una vez que la técnica del hombre conocido como el Maestro de Muñecas llegó a ser suficiente, ¿Cuántas de sus hijas fabricó él? Él solo puede adivinar.

 

La expresión firme de Edgar se derrite cuando habla de su esposa.

 

Edgar: “Puedo ser un creador de muñecas, pero mi esposa ganó un nivel adecuado de maestría sobre la alquimia incluso para los estándares de hoy.”

Suimei: “¿Quién fue el que la sucedió?”

Edgar: “Creo que su nombre era Nicolas-dono. Aunque, en aquel entonces, no era más que un gruñón.”

 

El ser capaz de referirse a ese Doctor Fantasma como un gruñón es aterrador.

 

Edgar luego se dirige a Anneliese. Él la libero de debajo de su brazo y dice,

 

Edgar: “Bueno, entonces, Ann.”

Anneliese: “Entendido.”

 

Anneliese se detiene frente a la puerta y dice.

 

Anneliese: “Suimei-sama, por aquí, por favor.”

 

Suimei le da a Edgar una ligera reverencia y sigue a Anneliese fuera de la habitación.

Peso: 
0

Isekai Mahou wa Okureteru! Gaiden Capítulo 3: Chica homúnculo




Manual




Por lo general, cuando alguien tiene un invitado en casa, el huésped es entretenido por la familia anfitriona. En otras palabras, al invitado se le muestra la sala de estar. Suimei, en la actualidad, a pesar de ser tal invitado, está siendo llevado a la habitación de un miembro de la familia. Está recibiendo un tratamiento excepcional, más de lo que debería recibir como un mago de rango inferior al de Edgar. Sin embargo, también está de visita como representante del líder Nestheim. Sus sentimientos de gratitud desaparecen una vez que considera ese hecho y acepta el desenlace como resultado de las circunstancias.

 

--Homúnculo

 

En general, la alquimia se usa para crear una falsa forma de vida con el fin de verificar una teoría para crear una piedra filosofal (Lapis Philosophorum). Esas formas de vida, a pesar de ser recién nacidos, tienen conocimiento sobre el mundo. Ellos incluso pueden hablar. Sin embargo, también poseen cuerpos pequeños y frágiles. Sus existencias están limitadas a los matraces en los que nacieron.

 

Por esa razón, es el por qué Suimei tiene que ir hacia esta habitación. “Me pregunto si me reuniré con todas las demás después.”

 

Anneliese se detuvo justo delante de una puerta en una esquina del segundo piso, y como lo hizo antes, levanto el dobladillo de su vestido de delantal para hacer una reverencia.

 

Anneliese: “--Aquí está la habitación de nuestra hermana más joven, Hydemary. Suimei-sama, por favor entre.”

 

Suimei coloca su mano en el pomo de la puerta, sin embargo, por alguna razón, Anneliese se queda en su lugar. Él Pensó que ella se haría a un lado y le permitiría entrar como en la habitación de Edgar.

 

Suimei: “¿Anneliese, no vas a entrar?”

Anneliese. “Mis disculpas, Suimei-sama, pero me gustaría que ingreses a esta habitación solo.”

Suimei: “...Eso no es un problema, pero ¿podría escuchar la razón?”

Anneliese: “Pedirle que ingrese solo es debido al egoísmo de esa chica. Podrás escuchar el motivo una vez que estés dentro.”

 

¿Está todo claro?

 

Al parecer un extraño procedimiento está tomando lugar. Suimei dice, “Entiendo,” y a petición de Anneliese, abre la puerta para entrar en la habitación.

 

Una suave y relajante fragancia de incienso de madera de rosa entra en la nariz de Suimei. Es una fragancia que trae paz interior, pero dado que también funciona como afrodisíaco, los que se elevan dentro de ella tienden a sentirse sucios. El conocimiento común afirma que las brujas que se ocupan de los afrodisíacos tienden a utilizar tales plantas junto con el ylang-ylang (flor de cananga) y sándalo laoshan.

 

El interior de la habitación está equipado con lujosos muebles franceses importados. Bisque y muñecas de peluche se colocan en la parte superior de los muebles, la cama y a sus alrededores. Incluso la silla está adornada con muñecas.

 

El patrón floral blanco de la habitación da la impresión de pertenecer a una princesa o la hija de una familia adinerada. Sin embargo, mientras Suimei mira a su alrededor, no ve el espacio para un matraz de un homúnculo. Él abre la boca y toma un respiro.

 

Suimei: “¿Que está pasando?”

 

Él regreso a la puerta para pedirle una explicación a Anneliese, pero en el momento en que coloca la mano en el pomo de la puerta:

 

Suimei: “¿Ah?”

 

Suimei gira la perilla, pero se niega a ceder.

 

Suimei: “¡Oye, está bloqueada! ¡¿Qué es esto?!”

 

Él golpea la puerta, pero nadie responde. En cambio, su voz hace eco dentro de la habitación.

 

Una mirada más cercana con sus ojos de mago revela que él está dentro de una barrera. Pronto, el pomo de la puerta se hunde y la brecha entre la puerta y su marco desaparece.

 

--Estoy atrapado.

 

Luego, al darse cuenta de su situación en la 11ma hora, el poder mágico crece detrás de él. Él chasquea la lengua, “Che,” mientras suelta el pomo de la puerta y gira.

 

Suimei es el único en la habitación, pero el poder mágico se eleva a un nivel peligroso. Él entrecierra los ojos y escudriña su entorno. O bien el maestro de la habitación se está ocultando a sí mismo, o el poder mágico proviene de una fuente diferente.

 

Su primera impresión es... Esta habitación es cara. La habitación también alberga muchas muñecas. Él acaba de enterarse de que la mayoría de esas muñecas fueron creadas por Edgar. Una vez que considera la existencia de Anneliese, concluye que hay una gran posibilidad de que una de ellas sea la fuente del poder mágico.

 

La saturación del poder mágico es alta, pero él no puede sentir que emane de ninguna de las muñecas.

 

“--Los gehts(vamos, en Alemán).”

Suimei: “¡¡--!!”

 

Suimei escucha la voz plana y nivelada de una chica dentro de la habitación.  “Bien, entonces empecemos.” Las muñecas que decoran la habitación se elevan como torpes marionetas manejadas por delgadas cuerdas. Todo el tiempo, se organizaron para crear un círculo mágico de cinturón de unión. Cada muñeca se revisa a sí misma. Se tuercen para probar sus brazos, piernas y cuerpos. Una vez terminan, saltan hacia él.

 

“¡Kuh!”

 

Suimei golpea a las muñecas con un casual movimiento de su brazo. Su poder mágico las hace estrellarse contra la pared.

 

La misteriosa voz hablo una vez más. Si bien no hay duda de que lo que es cantado es un hechizo, el aria en sí es sorprendentemente infantil.

“Sie kommen, Meine niedlich bär kuscheltiere” (Ven, mi lindo oso de peluche).

 

Además, esta chica se refiere a si misma de forma masculina (boku).”

 

Con un pon, un oso de peluche apareció en el aire en el momento en que la voz plana y nivelada se detiene. Aunque es muy lindo y no luce amenazante, ningún sistema mágico tiene un hechizo para crear un juguete de peluche en el aire.

 

Suimei concluye que el hechizo es magia de origen e invoca magia con su mano izquierda para destruirlo.

 

“--Packen(¡Salta!)!”

Suimei: “¿¡Qué--!?”

 

El oso de peluche salto adelante ante la orden y se aferró al brazo izquierdo de Suimei con una sorprendente pesadez.

 

Suimei: (¡Guh--! ¿Esta cosa... ganó peso con el poder mágico? Entonces, ¿este oso de peluche fue creado a través de una maldición?)

 

Suimei no puede resolver el misterio. No solo se le impide canalizar el poder mágico a través de su brazo izquierdo, la mitad izquierda de su cuerpo está siendo tirada hacia el piso. Mientras continúa luchando, las muñecas dentro de la habitación se levantan y se acercan. ¿Llevan una maldición como este oso, o hacen algo diferente?

 

Cinco muñecas rodean a Suimei y un estuche de tarjetas sobre el escritorio comienza a traquetear. ¿Están preparando un hechizo?

 

Sin embargo, la presencia psíquica del lanzador no puede ocultarse. Suimei calcula el camino que tomó el poder mágico y encuentra al lanzador.

 

Suimei: “Tú--”

 

Él pospone el cómo tratar con el oso de peluche aferrado a su brazo izquierdo y ataca a la muñeca que está sentada sobre la cama disparando magia desde su mano derecha. Pachin, el chasquido de sus dedos suena en toda la habitación.

 

El mago de muñecas cobra vida en respuesta. Ella esquiva saltando de la cama y aterriza cerca del fondo de la habitación. Ella habla con la misma voz plana y nivelada de antes, pero esta vez, con un tono indiferente.

 

Hydemary: “Arara, ¿fui expuesta?”

 

Como un mago, ella usa un sombrero de seda, un abrigo de cola, y lleva un bastón. Su rostro de porcelana, largo cabello negro y hermosa piel blanca es lo que le permitió imitar a una muñeca. Su cara es como la de Anneliese, excepto que más inocente. También es más alta que Anneliese, pero no tan imponente.

 

La chica gira su bastón y se quita el sombrero con la mano izquierda mientras le da a Suimei una ligera reverencia. Ella le da el mismo tipo de saludo que los magos en un escenario le dan a su audiencia.

 

Hydemary: “Hola, ¿eres el mago-san de la asociación de magos?”

Suimei: “Sí, eso es correcto. ¿Eres la asistente que me enviaron a recoger?”

Hydemary: “¿Ah? Eso depende de ti”

 

De la historia de Edgar y su tono desdeñoso, Suimei concluye que ella debe ser el homúnculo. Sin embargo, Hydemary está haciendo lo imposible, está viviendo fuera de un matraz. Su habilidad para moverse libremente anula la teoría establecida. Es un testimonio de la espantosa cantidad de talento alquímico que la esposa de Edgar ejerció.

 

Suimei también noto que Hydemary todavía no ha relajado su poder mágico. ¿Habrá un duelo mágico después de todo?

 

Suimei: “Oye, ¿no estás siendo grosera con tu invitado?”

Hydemary: “¿Eres un mago bastante fuerte cierto? Sé generoso y muéstrame que puedes vivir a la altura de tu reputación. Hechicero Magius, Brillante Estrella del Anochecer (Nt: mi traducción directa del japonés ya que la del inglés no me convenció:’V. Nt Drk yo le metí mano aquí).”

Suimei: “--Fuun.”

 

Parecía que no le gustaba mucho el nombre que le fue dado por otra persona. Él entonces toma la iniciativa para atacar primero,

 

Suimei: “¡Augoeides sagittent trigger!” (¡Artes brillantes, Despliegue, Fuego!)

 

Un pequeño círculo mágico apareció frente a Suimei y disparo rayos de luz. La joven chica frente a él desplego una barrera para reflejar los rayos de luz mágicamente interpretados. Partículas de luz vuelan en la habitación, llenándola con un parpadeante resplandor blanco.

 

Justo cuando Suimei concluye que su ataque no puede penetrar la barrera de Hydemary, ella habla con un tono alegre.

 

Hydemary: “¡Lo devolveré!”

 

Ella después conjura un círculo mágico delante de sí misma tal como lo hizo Suimei. Replica exactamente el mismo círculo.  ¿Ella está recreando el hechizo de rayos? ¿Leyó el procedimiento del hechizo en medio de esta batalla? No, esto es una falsificación. No es diferente de la luz reflejándose sobre un espejo--

 

Suimei: “Cambio a defensa. Superposición.” (Barrera de Defensa, Despliegue de Circunferencia Exterior)

 

Suimei corta de arriba a abajo y de derecha a izquierda para crear una cruz. Un pentagrama de seis puntas (Nt: Un penta(5)grama de 6 puntas? Han alterado el orden natural de las cosas :V) aparece debajo de sus pies mientras completa el círculo mágico expandido, Esfera deslizante. El hexagrama irradia luz azul-verdosa pálida y desde sus bordes, engloba a Suimei dentro de una esfera que se defiende contra los rayos entrantes.

 

Al mismo tiempo, él se mueve hacia ella. Se da vuelta para mirarla en ángulo recto mientras se enfoca en el poder mágico reunido en su mano derecha. Gira la mano para crear un círculo mágico de cinturón de unión para el Puño Supremo de Lord Ozfield, Raglion Berze.

 

Hydemary atrapo los movimientos de Suimei y bloquea su golpe con una barrera. Los hechizos combinados del hombre llamado Beatrex, sin embargo, no pueden ser evitados mediante barreras defensivas--

 

Su voz plana y baja paso a través de la habitación.

 

Hydemary: “Cross site...”

 

Ella murmuró el nombre correcto de su hechizo. “Leyó mi magia en un abrir y cerrar de ojos?” Hydemary primero se defendió contra el hechizo de Suimei y luego lo replicó para encontrar sus vulnerabilidades. Es un hechizo que rompe la magia.

 

Hydemary: “¡Puppe puppe!” (¡Espectáculo de marionetas!)

 

“Ella solo dice las palabras clave?” Cambia su cuerpo por el de otra muñeca justo cuando él rompe su barrera mágica.

 

Suimei manda a volar el primer cuerpo con su golpe. Luego usa el poder restante para arrojar a la muñeca que se aferra a su brazo. Vuela y golpea el suelo detrás de él.

 

No importa lo que pase, ella no se lastimará. La muñeca que golpeó tampoco se rompió. Como era de esperar, su ataque no se parece en nada al Puño Supremo original. Bueno puede compensar la diferencia por su cuenta.

 

Hydemary: “¿Qué tal si me muestras tu Magnolia Dorada?”

Suimei: “¿Crees que puedes hacer que vaya con todo?”

Hydemary: “Qué tacaño.  Apestas a avaro”

Suimei: “Qué cosa tan vulgar para decir.”

 

--En cualquier caso, esta chica empaña el nombre de Alzbayne. Ella es hábil en la manipulación de la magia, pero gran parte de eso se puede atribuir a estar en su habitación. De todos modos, eso no cambia el hecho de que ella es hábil. A pesar de todo, si bien ella puede ser fuerte, siempre hay un punto débil.

 

Hydemary: “Tanz Tanz. Werden Sie ein Kreis.” (Danza, danza, conviértanse en círculo).

 

Canto de nuevo, no, esas son instrucciones. Las muñecas colapsaron alrededor de Suimei. Levantan sus brazos y unen sus manos para hacer un anillo. Ese círculo es una de las figuras más misteriosas de la magia. Están usando uno para crear el borde exterior de un círculo mágico.

 

De acuerdo con la ley de representación, un diagrama mágico circular demuestra el movimiento giratorio del poder mágico para crear una gran oleada de poder ondulante. Ella genera una temible cantidad de poder. Ni siquiera es posible imaginar la intensidad de la vibración del campo de maná que esto generaría.

 

La magia liberada por una vibración de campo de poder mágico no es lo único peligro. Las vibraciones del campo mágico tienen un rango místico más alto que otras magias. Eso crea una situación en la que la magia de menor rango es obstruida y sufre una disparidad.

 

El misterio que se desarrollará todavía no está claro. Sin embargo, a veces ser capaz de percibir el misterio hará que la persona desaparezca.

 

Suimei: “--Violentus tempestatem vim. Emittit Clamor. Disperdam omnem Iudam…...” (“Mis deseos son una tempestad furiosa ante mí. El viento aúlla. Los gritos de desesperación se elevan. Por mi capricho, todo ante mis ojos es erradicado en la nada...”)

 

El viento se levanta cuando Suimei canta su hechizo. Papel y pedazos ligeros de esto y aquello vuelan por la habitación mientras las cortinas y la solapa de tela se agitan y revolotean. Suimei extiende su mano mientras termina su hechizo y el aire se condensa en su palma.

 

Hydemary sostiene su sombrero de seda en su lugar mientras habla

 

Hydemary: “No me gusta ese hechizo ni un poco.”

 

Suimei: “A menudo les digo a los que causan desastres. ¡Clauneck Air!” (viento demoníaco)

 

Clauneck Air es una violenta magia de atributo viento que contiene un demonio dentro de ella.

 

La concentración de aire que mantiene ante él se rompe y desata una enorme onda de choque. Las muñecas y los muebles son enviados a volar sin tener en cuenta la masa y la fricción... Toda la habitación fue alcanzada.

 

Fue entonces cuando se levantó una sección del tapiz con motivos florales dentro de la cama.

 

Suimei: “--”

 

Justo cuando Suimei ve a la chica con su vista periférica, ella se acerca a él. Este es el segundo efecto de Clauneck Air, movimiento forzado. Ella no está muy lejos y se está moviendo rápido, así que estará aquí pronto.

 

Una sombra aparece desde el flanco de Hydemary. ¿Ella está empuñando su bastón? Parece que quiere entrar en combate cuerpo a cuerpo. Es un desarrollo inesperado teniendo en cuenta su postura hasta el momento.

 

Hydemary: “¡Schock oder schock!” (¡Bastón Eléctrico!)

 

Arcos deslumbrantes de electricidad se elevan desde su bastón mientras empuja.

 

Suimei esquiva el empuje, pero aún se imagina a sí mismo [siendo golpeado por el bastón cubierto de electricidad]. ¿Cuán alto es el voltaje que lleva ese bastón?

 

Ni una sola vez el bastón dejo de emitir corriente eléctrica. Arrasan la habitación, golpeando la silla antigua, una taza de té y un cojín con motivos florales.

 

La silla se mueve hacia él. Son como dedos adhesivos electrificados. Su anterior hechizo fue similar. Los juguetes pueden ser la base de su hechizo.

 

La silla podría matarlo incluso sin estar cargada con electricidad. La fuerza con la que vuela es más que suficiente para aplastarlo.

 

Suimei trata de esquivar

 

Suimei: “¿¡--tch!?”

 

El oso de peluche se aferra de su brazo y tira hacia abajo. Voló hacia él como si fuera atraído por la electricidad.

 

Suimei: (Este tipo no solo es pesado, ¡también regresa!)

 

Con el oso restringiendo los movimientos de Suimei, él chasquea su lengua mientras se deja caer para evitar la silla. Esta acción destruye su postura, pero no tiene muchas opciones en este momento. Entonces el oso comienza a tirar del cuerpo de Suimei en una dirección diferente. Él no está siendo arrastrado hacia un lugar con una corriente de material electrificado, o muebles, pero con su oponente, sería un objetivo fácil.

 

Caracteres independientes pasan por la cabeza de Suimei. Tanto las muñecas como el oso de peluche se arrastran en toda la habitación por su propia voluntad. Se mueven libremente, debe ser lindo para el controlador de la habitación. --Para Suimei, no hay nada de lindo en ellos.

 

“Como esperaba, no me puedo mover.” Si se mueve hacia donde tira el oso, se colocaría en el punto focal de los ataques de Hydemary. Su opción restante es defenderse de la acometida de sus juguetes y muebles cargados.

 

Suimei: “¡Primum ex Secandum excipio!” (¡Primera y segunda barrera, despliegue!)

 

Un diagrama mágico circular se expande desde la mano de Suimei. Lo envuelve y crea un círculo estrecho y un círculo ancho. Una vez completado, brilla de un dorado fascinante.

 

La brillante fortaleza dorada de Suimei, Magnolia, resiste cada uno de los ataques de Hydemary. Su corriente eléctrica parpadea y se estrella contra la pared.

 

Hydemary: “Finalmente me la mostraste.”

Suimei: “Aunque soy completamente reacio.”

 

“Ahora, ¿qué debo hacer a continuación?” Seguir con la Fortaleza Dorada después de usar Clauneck Air está llevando la entropía mística de esta área a su límite. El fenómeno de (fusión mágica) ocurrirá y sellará la magia si no se tiene cuidado. La magia a pequeña escala, sin embargo, no es suficiente contra alguien tan hábil como Hydemary.

 

No, este lugar--

 

Clauneck estaba destinado a ser el faro de la victoria de Suimei. “¿Sólo voy a rendirme?”

 

Suimei una vez más concentro poder mágico en su mano derecha. Luchará contra Hydemary con la intención de concluir su encuentro. Él la mira y ve que ella una vez más lo desafía a un combate cercano desde el frente. Sus acciones no le divierten.

 

Suimei: “¿De nuevo? ¿Qué clase de mago sin sentido ataca de frente?”

 

Qué aburrido y directo.

 

Suimei extiende su mano derecha para liberar su hechizo. Su objetivo es el vestidor. Al mismo tiempo, Hydemary llega ante Suimei y lo envuelve con sus muñecas. Desde Suimei, una espada se extiende desde su mano derecha hacia un espejo. Ese espejo, sin embargo, está roto.

 

Hydemary: “Qué desafortunado. Incluso si terminamos atacándonos el uno al otro, mi hechizo no te liberará hasta pasado mañana.”

 

De todos modos, la expresión de confianza de Suimei no se desmorona.

 

Suimei: “Ya es suficiente, es mi victoria.”

Hydemary: “¿Qué estas dicie--”

 

Hydemary se dio cuenta a media frase de que es el vestidor lo que él está apuntando desde su ángulo. Su objetivo es el tapiz con motivos florales detrás de él. No, él apunta al matraz gigante escondido allí.

 

Suimei: “Ese es tu matraz, tu punto débil. Esto te pone en jaque.”

Hydemary: “...Fu-n. Parecía que estabas tratando de reflejar tu hechizo en el espejo. Bueno, mi carga fue un engaño.”

 

Como él dijo antes, su carga directa era extraña.

 

Suimei: “Fue bastante obvio. Tu falta de vacilación te delató.”

 

Ella malentendiendo sus intenciones fue calculado en su plan, pero no como un componente necesario.

 

Suimei: “Entonces, ¿estabas preparada para un nocaut simultáneo?”

Hydemary: “Un solo golpe no te hará daño. Incluso si fueras herido, estarás bien después de curarte a ti mismo. Yo no soy un oponente fácil al que puedas vencer sin que te hagan daño.”

Suimei: “--Tú... no, no lo eres.”

 

Hydemary pronto asintió de acuerdo con los elogios de Suimei.

 

Hydemary: “Ganaste. Bien, aprobaste por ahora.”

Suimei: “¿Aprobé, por ahora…?”

Hydemary: “Esta fue una prueba, una que determina tu valía para mí.”

Suimei: “Una prueba... ¿Es Por eso que entré solo?”

Hydemary: “Sí, ¿o hice algo mal? Me dijeron abruptamente que me encontrara con un extraño por el bien de convertirme en su asistente. ¿Cómo se puede esperar que acepte tal decisión tan irrazonable? Por lo tanto, hice este pedido a mi padre y a mi hermana.”

 

Suimei puso una expresión sombría ante el suspiro de Hydemary.

 

Suimei: “Bueno...”

 

No es como si él no fuera capaz de entender sus sentimientos. Cualquier mago querría seleccionar a sus oponentes y asistentes de investigación. Sin embargo, desde que su habilidad para esperar y ver fue arrebatada, ella eligió ponerlo a prueba en su primer encuentro. Tal como dijo Anneliese, esto fue un acto de egoísmo.

 

Emociones mezcladas pasan por la cara de Suimei cuando Hydemary se quita el sombrero de seda.

 

Hydemary: “Mi nombre es Hydemary Alzbayne. ¿Y tú eres?”

Suimei: “Yakagi Suimei.”

Hydemary: “Ya- ka- gi- Su- i- me- i- kun... Suimei-kun? Fu-n. ¿No vas a decirme tu otro nombre?”

Suimei: “¿Cómo es que lo sabes?”

Hydemary: “Los nombres son principalmente conceptos en las cabezas de las personas. Incluso para alguien que es japonés, tu nombre es bastante inusual.”

Suimei: “Ah, eso.”

 

Cuando se crean homúnculos, la inteligencia que se les vierte es proporcional al nivel de misterio independientemente de las intenciones del creador. Suimei lanzo un, “Hou.” Ese debe ser el conocimiento que poseen los homúnculos.

 

La expresión de Hydemary se vuelve sombría ante la pausa involuntaria de Suimei,

 

Hydemary: “Por cierto, no es que importe, pero…”

Suimei: “¿Qué?”

 

Ante la expresión reflexiva de Suimei, Hydemary tenía una expresión aburrida.

 

Hydemary: “Tu, tienes un rostro bastante irritante”

Suimei: “¿¡Ah!?”

Hydemary: “Haa, que miedo.”

 

La expresión de Hydemary es muy tranquila a pesar de su comportamiento sorprendente. ¿Ella se está divirtiendo? Ella abrazo su propio cuerpo y retrocedió.

 

Por otra parte, su expresión no ha cambiado mucho desde que comenzaron a hablar. ¿Tal vez es porque ella es un homúnculo? Suimei libera un profundo suspiro y apunta a su mano izquierda.

 

Suimei: “Oye, ¿no te estás olvidando de esto?”

Hydemary: “Ah, mi muñeco de peluche. ¿No es lindo? La llamé Beato-tan.”

Suimei: “No, eso no.…”

 

La conversación no fluía como Suimei esperaba. Solo puede hacer una expresión cansada ante la jactancia de Hydemary.

 

Hydemary: “¿No es lindo?”

 

Suimei quería quejarse de su situación. El muñeco de peluche se ve bien, pero se convierte en un grillete al agregar poder mágico. No solo se vuelve más pesado, sino que inhibe la circulación del poder mágico y evita que sea liberado. Que te atrape en batalla sería considerablemente peligroso.

 

Suimei: “Es bastante tortuoso en mi opinión.”

 

Hydemary quita el muñeco de peluche con ambas manos e inclina la cabeza ante la actitud fría de Suimei.

 

Hydemary: “¿Eh?”

 

Parece incapaz de aceptar cumplidos por sus hechizos de forma literal.

 

A ese tipo de chica, Suimei pregunto nuevamente.

 

Suimei: “¿Te especializas en magia de origen?”

Hydemary: “Sí, fufun, ¿celoso? Debes estar celoso.”

 

Suimei respondió con los ojos medio cerrados.

 

Suimei: “Actúas bastante segura de ti misma.”

Hydemary: “Porque soy un genio. ¿No viste mi magia antes?”

Suimei: “Bueno...”

 

Hydemary no está sobreestimando sus habilidades. Incluso si su tono y actitud son pomposos y desagradables, su uso de la magia fue bastante hábil. Sus hechizos también son muy llamativos. Ella manipula simultáneamente múltiples tipos de magia para lograr una técnica de alto nivel conocida como duelo de hechizo de origen mágico. Esa hazaña por sí sola evitará que nadie se queje de que ella se autoproclame a sí misma como un genio. Su elección de palabras probablemente no sea más que una autoevaluación. Es la inocencia que proviene de ser un homúnculo.

 

Suimei: “...Oye, ¿cuántos años tienes?”

Hydemary: “Nmm, ¿por cuántos años, estás pidiendo mi edad? Padre me creó hace 6 años, así que tengo 6 años.”

Suimei: “Tienes 6... ¿en serio?”

Hydemary: “Sí. ¿No puedes creerlo?”

Suimei: “Sí, eso es completamente escandaloso.”

 

Los homúnculos siempre nacen con una gran cantidad de sabiduría. Si se combinaran con un cuerpo desinhibido, entonces alguien como Hydemary es quien aparecería después de varios años. La cantidad de esfuerzo que Edgar colocó en su creación parece haber sido recompensada proporcionalmente por los cielos.

 

Hydemary, como un homúnculo que se mueve independientemente de su matraz, obviamente ya no se adhiere a la categoría del sentido común. Ella usa su magia para desensamblar y re ensamblar. Es tanto rápida como minuciosa, completando su tarea sin un solo defecto. La forma en que ejerce la magia es perfecta. Sus resultados muestran un alto nivel de competencia.

 

Ella hace señas a sus muñecos y animales de peluche para repararlos-- No, para curarlos uno por uno con su magia. Cada vez, los muñecos levantan sus brazos en el aire como diciendo “¡Banzai!” Y presionan sus mejillas contra las suyas. Después de acariciar y consentir a cada muñeco, Hydemary se vuelve hacia Suimei y le recomienda que se siente en una silla al otro lado de la mesa.

 

Hydemary: “Toma asiento. Te contaré un poco sobre ellos.”

Suimei: “…...”

 

Suimei se acerca a una silla, pero permanece en guardia mientras Hydemary saca algunos dulces y una olla de la nada.

Peso: 
0

Isekai Mahou wa Okureteru! Gaiden Capítulo 4: Después de la siesta




Manual




El maestro de la habitación, la maga Hydemary, hablo una vez más.

 

Hydemary: “¿Qué pasa? Toma asiento.”

 

Luego levanta una taza de té hacia los labios de su inexpresivo rostro y sobre el contenido con elegancia.

 

Ella es encantadora con su largo cabello negro y un abrigo de cola, pero es más de lo que parece. A un lado de la cama están su bastón y su sombrero de seda. Como maga, está fuera de lugar con la decoración de la habitación, pero con su inorgánica expresión que combina con las muñecas de bisque alrededor, crea una glamorosa sensación de belleza incomparable.

 

Suimei: (Pensé que el encanto se vería afectado, pero su edad ayuda a mantener el equilibrio.)

 

Suimei toma una silla con esos pensamientos en mente.

 

Hydemary: “No hay necesidad de permanecer tan alerta. Como acabo de decir, eso no fue más que una prueba. Nunca tuve la intención de hacerte daño.”

Suimei: “¿Entonces? ¿Qué pasa con mi evaluación dado que hice ese misterioso examen?”

Hydemary: “¿Fuiste capaz de discernir que he aceptado tu verdadera fuerza?”

Suimei: “Bastante. Por lo tanto, hay algo que me gustaría saber. Si te llevo conmigo, ¿te someterás a mis instrucciones?”

 

Hydemary da una respuesta indiferente.

 

Hydemary: “--Hay algo que me gustaría saber de ti primero, ¿es eso aceptable?”

Suimei: “¿Se relaciona con lo que me dijiste antes?”

Hydemary: “Sí, así es.”

 

Luego deja su taza de té.

 

Hydemary: “Lo que quiero preguntar es sobre todos ustedes de la Asociación de Magos. Si no me equivoco, ¿usas una teoría mágica peculiar?”

Suimei: “¿Te refieres a la teoría de la magia moderna?”

Hydemary: “Ese es una parte, pero ¿así es como te refieres a ella? De todos modos, ¿la combinación de magias de diferentes sistemas no suena como una forma escandalosa de manipular la magia?”

Suimei: “Si, se podría decir eso.”

Hydemary: “¿No debería ser imposible manipular la magia de diferentes sistemas al mismo tiempo?”

Suimei: “Viste como ejercí la magia ahora mismo. ¿Acaso mostré una desempeño patético?”

 

Hydemary negó con la cabeza.

 

Hydemary: “Eso es completamente diferente.”

 

Ella continúa diciendo que la base de la magia ejercida por los magos modernos se basa en una teoría que combina múltiples sistemas de magia. Por ejemplo, a los caracteres se les da poder a través de sus significados, mientras que la magia rúnica otorga poder a todo lo que está grabado. Son teorías completamente diferentes de la numerología de la Kabbalah de Suimei-- la expresión de todos los eventos y fenómenos a través de las fórmulas matemáticas y la enumeración. Sin embargo, la capacidad de combinar magia

 

Hydemary: “--para recrear el mundo como se desea es un sistema de magia completamente diferente. Es un sistema de magia que es una herejía incluso para el lado mágico en el lado opuesto del mundo moderno.”

 

Qué irónico, su magia también podría ser vista como poco convencional.

 

Hydemary: “¿Todos ustedes persiguen la filosofía a la cual el líder-sama apunta?”

Suimei: “Sí.”

 

Hydemary inclina su cabeza como un niño inocente.

 

Hydemary: “Pero... ¿por qué?”

Suimei: “Oye, oye, parece que te equivocas en algo. No estoy aquí para hablar de eso ni voy a obligarte a nada.”

Hydemary: “Ya veo.”

 

Suimei evito mirar a Hydemary. Probablemente sea porque ella no tiene muchas expresiones.

 

Hydemary pronto pregunta algo de lo que quería saber.

 

Hydemary: “...Oye, ¿recuerdas cuándo fuiste capaz de ejercer la magia por primera vez?”

Suimei: “¿De qué se trata esto tan repentinamente?”

Hydemary: “Quiero saber cómo es cuando los humanos despiertan la magia.”

Suimei: “¿No sería similar a cuando pudiste ejercer la magia?”

Hydemary: “Más que eso, quiero saber acerca de tu momento eureka en la magia.”

 

Suimei encuentra extraño su comentario.

 

Suimei: “En este caso, ¿no sería comparable a un repentino destello de perspicacia?”

Hydemary: “Soy un ser que ha sido capaz de ejercer magia desde el principio. Esa es una qualia (Nt: investiguen :V) que no puedo entender.”

Suimei: “¿Por qué no le preguntas al Maestro? ¿Un mago de rango superior no podría dar una mejor respuesta que yo?”

 

Hydemary levanta su taza de té hacia su boca mientras continuaba:

 

Hydemary: “La respuesta de mi padre no era clara.”

 

Suimei puede adivinar la explicación del Maestro.

 

Suimei: “Así que siempre has sido capaz de usar la magia...”

 

A decir verdad, el mismo Suimei no tiene una clara impresión de cuándo fue capaz de ejercer la magia por primera vez. Su padre fue quien le mostró la magia y sus capacidades-- en otras palabras, su padre le confió el mundo de los misterios. Le enseñaron cómo usar la magia en forma detallada y un día fue superado por una sensación que le hizo decir, “Puedo hacerlo.” Él hizo magia como lo hizo su padre.

 

Esa es la sensación que tiene Suimei de cuando pudo manejar la magia. No es una experiencia clara. Un factor primario lo hizo capaz de ejercer la magia, pero conceptos tales como los factores primarios solo se consideran en retrospectiva.

 

Además, se comprende que el poder mágico existe solo después de que se ejerce la magia por primera vez. Otras manifestaciones como el horno mágico vienen después. En cierto modo, manejar la magia es muy similar a la sensación de equilibrio necesaria para andar en bicicleta. Una vez que se encuentra, no se olvida. También, el uso repetido de las cartas del tarot agudiza el sexto sentido, se vuelve más fácil de sentir. Todo es una extensión del oficio al igual que un truco mágico.

 

Suimei duda en decir que solo se necesita una mordida, pero puede decir que solo tocando los misterios la magia se vuelve manejable.

 

Hydemary: “... ¿Qué pasa?”

Suimei: “Nada, yo tampoco lo sé.”

 

A pesar de que el tono de Hydemary sigue siendo plano, lo que ella dice a continuación contiene un indicio de disgusto.

 

Hydemary: “¿Deberían los humanos realmente estar persiguiendo los misterios?”

Suimei: “No hay nada de malo en eso. Eso es más o menos como es para todos. ¿También el Maestro te dio una respuesta vaga cierto? Si bien puedes pensar que la teoría y la implementación están de acuerdo, no es un concepto que podamos simplemente declarar. Bueno, los detalles no son muy claros. Puede ser intuitivo ya que todos siempre lo obtienen en su primer intento.”

 

Suimei no puede empatizar con Hydemary. Probablemente no haya nada que pueda hacer para ayudar con esto. Cada manual avanzado fue ingresado en su cabeza. Desde que la magia está preinstalada, puede simplemente manejarla. No ser capaz de sentir la emoción de un destello de perspicacia es completamente natural.

 

Hydemary emparejo su mirada con la de Suimei. ¿Qué está tratando de hacer? Sus pupilas brillan con un gris ceniza inorgánico. Él no puede encontrar ni un fragmento de entusiasmo, pero sí un brillo minucioso.

 

Después de mirar lo que Hydemary debe considerar que es tiempo suficiente, ella hace una profunda reverencia con su cabeza.

Hydemary: “Muy bien, entendido. Te seguiré.”

 

Mientras Suimei se pregunta qué es lo que ella juzga aceptable en él, ella agrego:

 

Hydemary: “Suimei-kun, ¿verdad? Espero que me trates adecuadamente como una dama.”

 

Suimei pregunto acerca de las palabras de Hydemary debido a que ella es un homúnculo que nació en un matraz. Su intención no es presionarla para que manifieste sus deseos. Hydemary florecerá como una maga pronto por sí misma.

 

Suimei: “¿En referencia a?”

Hydemary: “Nada, solo deseo que me trates adecuadamente.”

 

Hydemary libera un gran e infantil bostezo.

 

Hydemary: “Fua~a.”

 

Suimei levanta las cejas ante el cambio drástico en su comportamiento, pero Hydemary solo se frota sus cansados ojos y dice:

 

Hydemary: “Me ha dado sueño, y me voy a dormir.”

Suimei: “¿Ha? ¿De qué se trata esto?”

 

Hydemary se levantó y dijo, “Buenas noches.” Ella entonces se acuesta completamente indefensa en su cama y libera la dulce respiración de una persona dormida.

 

Hydemary: “Ku--”

Suimei: “O- Oye, qué- qué estás...”

 

Suimei no tiene más opción que detenerse. Es muy tarde para su pregunta.

 

Suimei se puso de pie. No puede hacer nada ahora que Hydemary está dormida. Él se da la vuelta-- no hay puerta. Todavía estoy atrapado en esta habitación.

 

Suimei: “...Oye, ¿cómo hago para salir de aquí?”

 

Suimei solo puede esperar hasta que Hydemary se despierte.

Una vez que Hydemary abrió los ojos

 

Hydemary: “...Tú, ¿quién eres?”

Suimei: “Bastarda, te golpearé...”

 

 

Suimei: “En serio, yendo directamente a dormir...”

Hydemary: “Lo siento, lo siento.”

 

Suimei dijo a Hydemary mientras la mira desde un costado. ¿Estás realmente reflexionando? Después Suimei habló con Hydemary sobre su pedido, ella se cansó y se metió en su cama para tomar una siesta. Él quedó atrapado en la habitación, y solo pudo esperar a que ella se despertara.

 

Él luego libera un profundo suspiro ante las disculpas indiferentes del homúnculo.

 

Anneliese esperaba fuera de la habitación por Suimei y Hydemary. Se volvió hacia Hydemary en el momento en que la ve. Parece haber notado que su chaqueta estaba torcida y se para frente a ella para enderezarla.

 

Anneliese: “Mary, parece que eso llevó bastante tiempo.”

Hydemary: “Hablé con Suimei-kun y luego me dio sueño.”

Anneliese: “¿¡No!? ¡No es posible! ¿Fuiste a dormir frente a nuestro invitado?”

Suimei: “Sí.”

Anneliese: “No, de ninguna manera.”

 

Suimei asintió cansadamente a la sorprendida mirada de Anneliese. Ella se quedó estupefacta. Ella nunca debe haber pensado que pasaría algo tan grosero.

 

Anneliese luego se reajusta aclarando su garganta.

 

Anneliese: “En cualquier caso, Padre está esperando. Vayamos a la habitación.”

 

Ellos reanudan su camino.

 

Hydemary: “Si-i.”

 

Pronto regresaron a la habitación de antes. Edgar cerro un libro que estaba leyendo para pasar el tiempo y dice,

 

Edgar: “¿Bien, Mary? ¿Aceptas?”

Hydemary: “Sí, Padre. Él aprobó.”

 

Edgar sonríe mientras lucía satisfecho.

 

Edgar: “Ya veo.”

 

La hermana mayor, Anneliese, sin embargo, se nego a aceptar esas palabras y en cambio reprendió a Hydemary.

 

Hydemary: “Mary, ¿qué tal decirle algo a Suimei-sama? Después de todo, te fuiste a dormir delante de él... Probarlo ya es una descortesía, pero eso fue demasiado.”

 

Hydemary hace pucheros ante el sermón de Anneliese. Edgar escucha por casualidad y dice,

 

Edgar: “Mary, ¿te fuiste a dormir?”

Hydemary: “Sí.”

Edgar: “Sí, entonces no es suficiente.”

Hydemary: “Mis disculpas.”

 

A pesar de la emoción en el tono, a Suimei no lo encuentra muy sincero. Además, ni a ella ni a Edgar parece importarles que el que se disculpó esté equivocado.

 

Hydemary pronto ablaze a Anneliese. Continúa haciendo pucheros como una niña mimada mientras se frota la cara contra el pecho de su hermana.

 

Anneliese frunce los labios y suelta un suspiro de preocupación. Ella acaricia la cabeza de Hydemary.

 

Anneliese: “Ya es suficiente...”

 

A juzgar por esa escena, no parece haber nada de lo que Hydemary no pueda escapar. Hydemary misma probablemente lo hizo así.

 

Edgar ve la misma escena con la alegría de un padre. Esa expresión se aprieta mientras se gira hacia Suimei. Regresa a la misma rigidez de árbol de abeto que llevaba cuando se conocieron, pero también con una acidez.

 

Edgar: “Te he molestado de varias maneras, Suimei.”

Suimei: “Me han traído a lo profundo de las montañas, me probaron y me mantuvieron esperando. Esta hospitalidad es realmente indignante.”

Edgar: “¿Qué? Los desarrollos escandalosos son indispensables para ser un mago. Tenlo en mente.”

 

Edgar entonces sonríe como diciendo, “Como era de esperar.” Su sonrisa es una que ve a través del corazón de Suimei por quién realmente es. Es una que descubre el resentimiento que tiene contra el padre de Suimei.

 

Suimei: “¿Qué pasaba con las muñecas en la habitación de Hydemary?”

Hydemary: “Esos eran niños que yo creé.”

Anneliese: “De todas las hermanas, Mary es la única que puede crear muñecas.”

Suimei: “¿La única? Ah...”

 

Anneliese dijo solo una. Es decir, Hydemary es diferente de sus hermanas.

 

Suimei: “¿Las muñecas, son incapaces de crear otras muñecas?”

Anneliese: “Correcto, decir que somos incapaces de dar vida a los demás es bastante natural.”

Suimei: “Ser capaz de hacer tal cosa sin reservas sería bastante escandaloso.”

 

Hydemary se vuelve hacia Anneliese mientras que Suimei todavía está asombrado.

 

Hydemary: “Pero hermana, ¿no tienes el Thousand Alptraum?” (Teatro de las Mil Calles)

 

Una sonrisa cariñosa flota en la cara de Anneliese.

 

Anneliese: “Fufu, gracias.”

 

La llamada chica genio no dudó en elogiar a su hermana. Debe ser porque son familia. Suimei luego considera la actitud de Anneliese. ¿Quizás es porque ella juega el rol de la madre de Hydemary?

 

Suimei termino de confirmar la situación y luego baja la cabeza hacia Edgar.

 

Suimei: “Bien entonces, me voy a despedir.”

 

Hydemary se separa de Anneliese.

 

Hydemary: “Entonces, yo también iré.”

Edgar: “Mary,”

Hydemary: “¿Sí, Padre?”

Edgar: “Aprende bien.”

 

Él le acaricia la cabeza mientras ella dice.

 

Hydemary. “Solo si hay algo que no sepa.”

 

Anneliese con gracia baja la cabeza,

 

Anneliese: “Suimei-sama, por favor, cuida bien de Mary.”

 

Hydemary entonces dice algo que debería ser evidente.

 

Hydemary: “Por favor cuida bien de mí, ¿de acuerdo?”

Peso: 
0

Isekai Mahou wa Okureteru! Gaiden Terminología




Manual




[Líder]

 

El miembro superior de la organización a la que pertenece Suimei. Él estableció la teoría de la magia moderna. Su organización también se considera una de las cuatro principales organizaciones mágicas. A pesar de su disposición inocente, él es una persona espantosa sin rastro de majestad. De todos modos, muchas personas lo adoran y aquellos a quienes conoce quedan maravillados.

 

Aquellos que desean unirse a su organización simplemente necesitan tener el mismo objetivo que él. Él no es el jefe de sus amigos y discípulos reunidos, sino su líder.

 

[Misterio]

 

El secreto universal del cual solo Dios conoce la verdad. Es una energía misteriosa que no se puede detectar, un vector misterioso y una ley misteriosa. Es un nombre genérico elegido para representar actividades basadas en el misterio.

 

También conocido como el [Principio Universal Eterno], es una existencia en el espectro opuesto de la ciencia.

 

--Dicho esto, la energía científica no es necesaria para el mundo ya que no es capaz de explicar un fenómeno misterioso. Como la conexión primaria entre el fenómeno todavía es vaga, muchos consideran que tal fenómeno fue causado por un [enano invisible] que existe en todo el mundo.

 

[Desaparición]

 

Un fenómeno en el cual un evento misterioso de bajo rango es cancelado por un evento misterioso de mayor rango. En general, tal evento ocurre cuando la magia de menor rango no se realiza en armonía dentro del dominio de una magia de mayor rango (regla de área). Un fenómeno conocido como movimiento de campo misterioso tiende a ocurrir cuando tal magia es invocada.

 

Lo mismo puede suceder con existencias misteriosas. Por lo tanto, se debe tener cuidado al invocar magia en áreas saturadas de misterio. Un ejemplo es cuando los magos liberan su núcleo. Esa acción aumenta temporalmente su nivel de misterio.

 

El peso del misterio también debe ser considerado durante la magia grupal para evitar la interrupción mutua.

 

[Movimiento de Campo Misterioso] (Vibraciones de Campo de Maná)

 

Un misterioso fenómeno que preludia a un fenómeno severo. Es un temblor misterioso que no sacude su entorno, pero si el alcance del fenómeno es grande, se acompaña de un fuerte y agudo grito. Se podría decir que toda la Tierra está temblando y gritando. Es una gran explosión de magia de alto rango. Las criaturas Terminales pueden ser invocadas durante el tiempo antes de que el crepúsculo comience y antes de que termine.

 

[Fenómeno de Torsión] (Mezclador de Fenómenos)

 

Un fenómeno difícil de preforma que hace que el resultado de otro fenómeno sea diferente de lo que se pretendía. Implica una comprensión profunda de los secretos de la entropía y ocurre cuando los campos de [Los Elementos que Establecen una Ley Misteriosa] y [Los Elementos que Establecen una Ley Científica] están desequilibrados. Cuando ocurre, generalmente lo hace en contra de los fenómenos científicos. Los fenómenos místicos no se verán afectados a menos que la magia tenga una participación primaria.

 

※ Tanto Liliana como Suimei invocan esta ley en los volúmenes tres y cuatro para invertir el resultado de la magia que se usa contra ellos.

 

Este fenómeno no significa que [los resultados que deberían ocurrir no ocurrirán], sino que [un resultado que debería ocurrir no ocurre] porque en su lugar ocurrirá un fenómeno diferente. El resultado correcto es solo una posibilidad de las diversas fluctuaciones posibles. La linterna rota al comienzo de la historia es uno de esos ejemplos.

 

[La Fiesta de las 1000 Noches] (El escenario de muchas noches)

 

Es una institución que fomenta la cooperación entre las organizaciones mágicas esparcidas por todo el mundo. Según una encuesta reciente, la mayoría de las organizaciones mágicas están afiliadas a La Fiesta de las 1000 Noches.

 

Mientras que muchos magos de alto rango reconocen a la institución, de ningún modo es una organización de alto rango. Es un sistema que existe solo para ajustar el equilibrio del mundo; no actúa por interés propio. Además, no está limitado por las organizaciones internas.  

 

Las agencias de inteligencia son parte del cuerpo gobernante.

 

[Dragón Rojo]

 

Una misteriosa calamidad que se materializó en España hace unos años. A pesar de entrar en el mundo con el factor de un dragón, no se lo reconoce como un organismo vivo, sino como un fenómeno del evento terminal.

 

El dragón fue profetizado para traer devastación al mundo, pero su destrucción fue confirmada por la colaboración de los magos de gran clase y de alta clase. Suimei Yakagi eliminó al Dragón Rojo con su hechizo, Lluvia de Meteoritos Ens Astrale.

 

Al borrar completamente al Dragón Rojo, algo considerado como la mayor amenaza para el mundo, desde la existencia, el hechizo Gaia Force(Aliento de las estrellas) fue reconocido como la magia del orden más alto.

 

Para obtener información sobre el Incidente del Dragón Rojo, recurrir al Dragón de Fuego de Andalucía.

 

[Nicolas]

 

Uno de los tres grandes demonios de la asociación... es un título falso. Esta persona es el miembro más longevo de la asociación. Esta misteriosa persona con peinado en forma de hongo y una sonrisa débil pero siniestra con una figura regordeta vestida con una túnica blanca vive en lo más profundo de la asociación.

Esta persona posee un profundo conocimiento en alquimia, artes curativas y explosiones hasta el punto de ser reconocida como la autoridad más importante del mundo en esos temas. Sin embargo, esta persona es excéntrica.

Desde que Suimei constantemente se burla de la existencia de esta persona, esta persona es llamada el Profesor Fantasma.

 

[Homúnculo]

 

Una forma de vida falsa. Se crean a través de la alquimia para verificar la existencia de una piedra filosofal. Los homúnculos generalmente tienen cuerpos pequeños y están limitados a vivir en sus matraces.

 

Hydemary ha superado la limitación de los homúnculos y posee un cuerpo de igual tamaño que el de un humano normal. Sin embargo, aunque puede moverse independientemente de su matraz, su matraz aún funciona como su punto débil.

 

La inteligencia innata de un homúnculo está influenciada por la piedra filosofal. Se cree que la vida nació originalmente con el conocimiento universal, pero las consecuencias del pecado de la carne ahora restringen la capacidad y el conocimiento. Las almas de los homúnculos son purificadas a través del alkahest --Son cambiadas a través del Lapis Philosophorum, y son absueltas del pecado de la carne que poseen los humanos al nacer, lo que les permite disfrutar del conocimiento universal que la vida debía tener.

 

※ El conocimiento universal aquí se refiere a la información que puede ser compartido por todas las personas en el mundo a través del lenguaje y la cultura.

 

[La Piedra Filosofal]

 

Esto se refiere a una de las tres piedras filosofales llamada Lapis Philosophorum. Es un medio multipropósito creado a través de la alquimia. Mientras purifica la carne de la vida a través del alkahest, no puede producir humanos perfectos. Esto se debe a que no se puede producir una piedra filosofal perfecta.

 

※ El término carne referido aquí abarca a todos los seres vivos, no solo a las formas de vida orgánicas como los humanos y los animales.

 

[Beato-tan]

 

El muñeco favorito número uno de Hydemary, el oso mágico, Beato-tan. Este oso de peluche mago está equipado con un sombrero de tres conos, un bastón de estrella y una capa de tres piezas. Hydemary se refiere a el como sus grilletes de poder mágico; restringe los movimientos de cualquier cosa que agarra. No solo su tamaño y peso son fluidos, sino que su peso se cuantifica a través de la misteriosa unidad [mana t].

 

En otra dimensión, es un producto comercializado junto a [Kimeran-tan la Bestia Ultra-Sintética].

 

[Magia Original]

 

El sistema de magia manejado por Hydemary. No es uno de los varios tipos de sistemas mágicos, sino un tipo de magia que solo puede ser ejercida por quien la creó. Tiene la característica de asemejarse a un tipo de poder sobrenatural.

 

[La Brillante Estrella del Anochecer]

 

Una de las denominaciones de Suimei. Él recibe el nombre al derrotar al Dragón Rojo con su hechizo, Lluvia de Meteoritos Ens Astrale. Suimei personalmente se refiere a sí mismo como un mago “a la venta” por no ser famoso. Para él, sin embargo, no son más que nombres debido a su tendencia a trabajar solo.

 

[Rey de los Perdedores] (Beatrex)

 

El título dado al predecesor de Suimei, Alfred Ozfield. Le dieron ese título después de desarrollar un estilo de lucha que gira completamente en torno al combate cuerpo a cuerpo, el Conquering Fist Raglion Berze(el puño conquistador Raglion Berze)-- un estilo basado en el boxeo. Fue ideado por primera vez dentro de un grimorio.

 

[Raglion Berze]

 

El Conquering Fist(puño conquistador), magia creada por Alfred Ozfield. El Conquering Fist Raglion Berze(Puño Conquistador Raglion Berze) no fue completamente utilizable para Suimei en este volumen.

 

[Doble Hechizo]

 

Es el manejo simultáneo de múltiples tipos de magia. Se dice que los magos capaces de lograr esta hazaña lo hacen debido a su propia habilidad natural. Tenga en cuenta que manejar dos tipos de magia simultáneamente se llama Doble Hechizo.

 

[Teatro de las Mil Calles] (Thousand Alptraum)

 

Un gran hechizo utilizado por Anneliese Alzbyne, la mayor de las hermanas Alzbayne y también la mejor muñeca del mundo. Usarlo convierte a todos los habitantes de una ciudad en una marioneta y les otorga la misma cantidad de poder que el titiritero. Recibió su nombre debido a que se asemeja a una obra mal escrita. Para el oponente, es una pesadilla.

 

[Círculo Mágico]

 

Un gráfico que ayuda al manejo de la magia entrelazando formas como letras y números. Si bien tiene sus raíces en la invocación de círculos mágicos, evolucionó al combinarse con técnicas basadas en el misterio, como las técnicas litúrgicas y las mnemotécnicas. Existen varios tipos de círculos mágicos.

Peso: 
0

Isekai Mahou wa Okureteru Volumen 1

Última modificación: 
Jueves, Febrero 1, 2018 - 12:10

Volumen 1. La aventura de Yakagi Suimei para regresar su mundo comienza con su encuentro con la Flama blanca: Felmenia Stingray, la orgullosa genio de la magia del Reino de Aztel.


Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 1: Hechicero, Yakagi Suimei.




Manual




-- Felmenia Stingray uno de los magos de la corte del Reino de Astel.

 

La segunda hija del conde Stingray, nació como princesa de la nobleza, una joven noble que fue criada sin inconvenientes, debido a que se descubrió que tenía una gran abundancia de poder mágico desde niña se le hizo aprender magia un hechicero anciano, un genio hechicero que fue capaz de echar un vistazo a la cima de la hechicería.

 

Habían pasado Diez años desde que comenzó a aprender los secretos viejo mago. Felmenia aprendió rápidamente los fundamentos de la magia del anciano, se inició en todos los secretos de la magia que se decía tomaría cuando menos 30 años de investigación aprender.

 

No hay nada más que pueda enseñarte. Continua con el aprendizaje de tu magia con tu propio ingenio; eso es lo que dijo el anciano hechicero.

 

Su vida entonces se hizo más agitada en comparación con el tiempo que pasó estudiando bajo el viejo mago. Había investigaciones mágicas por supuesto, pero también había sido nombrada como la maga más joven de la corte, muchos trabajos se le habían confiado y también había innumerables invitaciones a fiestas. Nuevas experiencias, numerosos trabajos desconocidos, fiestas de té con damas de la nobleza, bailes típicos de los nobles y un montón de cosas que ella no conocía y eran ajenas a la hechicería.

 

Este estilo de vida ni siquiera le dejaba tiempo para dormir, era duro y doloroso, pero tan satisfactorio que podía olvidar todas las dificultades. Tanto que ella ya sentía una sensación de logro. En este momento, ella estaba viviendo una vida plena. No en la jaula de una dama de la nobleza, sino como un engranaje al servicio de este reino.

 

Unos pocos años después de que dejó el aprendizaje con el viejo mago, Felmenia hizo un gran descubrimiento. En medio de uno de sus trabajos como mago de la corte que consistía en la subyugación de monstruos y demonios de alto rango, descubrió con éxito el principio de la flama que nadie había adquirido antes.

 

Felmenia finalmente alcanzó la verdad a la tierna edad de dieciocho años. Toda la verdad sobre la flama. Sí, había encontrado la llamada flama blanca que puede quemar todas las cosas que existen.

 

Pronto temblando de placer, Felmenia reportó esta verdad a su propio Señor y a Su Majestad el Rey. Su maestra la regañó con un elogio y un asombro sin precedentes por su gran logro, incluso su Majestad el Rey le concedió sus palabras de alabanza.

 

En este momento, ella encontró el significado de su vida. Sus continuos esfuerzos en la búsqueda de sí misma realmente dieron resultados. Eso solidificó su decisión de continuar en el camino de la magia.

Después de eso, Felmenia había conseguido numerosos logros en el reino mientras continuaba con la magia. Desde subyugación de los demonios en el norte hasta el exterminio del monstruo gigante en el desierto, hasta los estudios de la reforma mágica en el reino y el establecimiento de una academia avanzada.

Sus logros le valieron alabanzas de todos lados. Recibió la gratitud de la gente, celos de sus rivales y llenar la expectativa de sus padres fueron el mayor honor para ella.

 

Entonces, Felmenia fue reconocida como uno de los mejores magos en el Reino de Astel.

 

Sin embargo, ella ni siquiera podía poner un solo dedo encima del chico que estaba justo delante de sus ojos a pesar de poseer el título del mago más fuerte en el Reino de Astel.

La luna llena brilla en el oscuro cielo cubierto por innumerables estrellas. Y bajo la luna llena en el patio del castillo imperial del rey Astel, Camelia, el chico frente a ella abrió su boca realmente perpleja.

 

"…yare yare, no puedo decir que espiar y perseguir a alguien se a un buen pasatiempo. Me gustaría decir que es algo propio de quien no sabe cómo funcionan las cosas, ¿solo una tonta y patética oveja perdida?”

 

Este chico estaba hablando en términos desconocidos, era una de las dos personas que fueron convocadas junto con el Héroe Reiji. A diferencia de la chica, que había aceptado derrotar al Rey del Demonio junto con el Héroe, este muchacho extremadamente ordinario se había negado la petición del Rey frente a la corte real y exigió ser enviado de vuelta a su propio mundo.

 

Con una expresión brillante en el rostro dijo -- soy un der humano normal. No tengo ningún poder especial. No puedo luchar contra ningún monstruo o demonio y mucho menos contra el Rey de los Demonios. No voy a pelear. Regrésenme a mi mundo No involucren en esto.

Después de decir eso, fue encerrado en una habitación. Eso ocurrió hace unos días.

 

La chica había reunido su valor incluso mientras parecía sofocarse del miedo y la confusión después de la repentina invocación a este mundo, y anunció en voz alta que acompañaría al héroe. Pero, por otro lado, el chico fue regañado por los ministros del gabinete, generales e incluso los guardias del castillo como un sinvergüenza, despreciable, egoísta y una escoria después de que enfatizó que quería ser enviado de vuelta a su mundo.

 

Sin embargo, esta es la situación actual.

 

La llama blanca, su máximo orgullo hasta ahora había sido borrada por el chico con un chasquido de sus dedos. Y ahora mismo, él se paró delante de ella mientras emitía un sereno poder mágico y un aura fría y desalentadora.

 

 

"--Bueno, Mago-san. ¿Ya va siendo mi turno no?"

 

En este momento, Felmenia Stingray se dio cuenta de lo tonta que había sido.

 

... El muchacho probablemente era fuerte e inteligente. La apariencia que mostro era una farsa. Los que tomaron a esta persona por un tonto lamentable, eran en realidad los tontos. Era astuto. Y su fuerza era vertiginosa para ponerla en palabras.

 

Este muchacho era un monstruo que había alcanzado un nivel aún más alto de magia que su maestro, con numerosas habilidades secretas que nunca podría esperar vencer y tenía un conocimiento absurdo que le permitiría incluso matar al héroe al que le fue concedido un poder tremendo y protección divina con un chasquido de su dedo.

Era un verdadero mago sin lugar a dudas.

 

Felmenia: “... ¿Quién eres?”

 

Ella preguntó con una voz temblorosa, mientras el chico parecía jugar con algo en su mano mientras parecía aburrido-,

 

"--- Hechicero, Yakagi Suimei."

 

Esa fue la primera vez que el mismo pronuncio su nombre.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 2: Y sin aviso, a un mundo diferente.




Manual




Suimei: “Itatata ...”

 

Suimei soltó una voz angustiada por el dolor en su parte baja, que fue el precio del repentino suceso al que ni siquiera podía reaccionar.

Vino de la nada. Ciertamente él había previsto que algo iba a suceder, pero fue demasiado rápido para prepararse.

El suelo era duro. Probablemente pavimentos de piedra o azulejos. Cayendo de espaldas, su cóccix estaba adolorido. Eso sucedió hace un momento.

Entonces, ¿cómo sucedió esto? Ni siquiera necesitaba recordarlo, ya que sólo ocurrió hace unos segundos.

 

En su camino de regreso de la escuela con sus dos amigos, fue arrastrado a un círculo mágico de telatransporte que de repente apareció en la carretera.

Y en el destino a donde lo transportaron, se había golpeado en su trasero.

 

Suimei: (... qué tontería es esto.)

 

Él había explorado en secreto los caminos de la magia en la selva de concreto en plena edad moderna. Sólo había empezado con la magia hace doce años, pero confiaba en sus habilidades. Sin embargo, él, un mago moderno, cayó fácilmente por la magia de otra persona.

Lo había sentido, incluso lo había visto, pero no pudo reaccionar y simplemente observaba.

Si eso no fue un error, ¿entonces que fue? Se sentía avergonzado y decepcionado.

 

Con los ojos todavía en lágrimas por el dolor en su trasero y la humillación, Suimei de repente se giró al lado, preocupado por sus amigos que estaban caminando junto a él,

 

“Ouch…”

 

Al lado de sí mismo acariciando si u trasero, su amigo Shana Reiji luchaba con el mismo dolor en su trasero como Suimei.

 

Suimei: “Oye, Reiji, ¿estás bien?”

Reiji: “Sí, de alguna manera. ¿Tú?”

Suimei: “Me duele el trasero. Terriblemente. Parece que me fuera a partir por la mitad ...”

Reiji: “Hahaha, tú también, eh ... Espera, ¿solo tú estás aquí, Suimei?”

 

Reiji se rio alegremente de su tonta broma, pero sólo por un momento. Entonces notó la ausencia de su otro amigo que estaba caminado con ellos, Anou Mizuki, y la llamó inquieto.

Ella ciertamente no estaba aquí. La chica, que había caminado junto a ellos hace un momento, no se encontraba en ninguna parte.

 

Miró a su alrededor brevemente. La habitación redonda estaba rodeada de muros de piedra y, excepto por un antiguo candelabro, que daba una tenue iluminación, no había nada. No, había algo: una puerta sólida y un patrón en el piso duro en el que se sentaban, el círculo mágico del teletransporte.

 

Suimei: “S- Sí, Mizuki no está aquí ...”

 

Suimei murmuró todavía algo perplejo por la ansiedad de su amigo desaparecido. Mientras tanto, Reiji se retorcía los sesos con una expresión aún más desconcertada.

 

Reiji: “¿Por qué ... y dónde estamos ...?”

Suimei: “Yo tampoco lo sé. Pero sé que fuimos llevados a este lugar desconocido por la voluntad de alguien.”

Reiji: “… entonces, acaso esto es?”

 

Reiji parecía dudoso ante el gran círculo mágico en el suelo. Suimei volvió a mirar la formación mágica. Dentro de un círculo grande se dibujaron cuatro círculos más y los patrones geométricos en él no coinciden con los usados para los cuatro o cinco elementos occidentales, ni los cinco elementos chinos. Y palabras que nunca había visto antes en un círculo mágico estaban puestas en su lugar allí.

 

Podía decir que el círculo era similar al círculo de invocación que él mismo desarrolló, pero ese conocimiento sólo se aplicaba a él. Reiji, un tipo normal, obviamente no sabía nada al respecto. Suimei lo conocía desde la secundaria, pero nunca le dijo que era un mago. Por lo tanto, Reiji sólo podía saber sobre la cosa a sus pies de subculturas como el manga o el anime.

 

Y la sospecha surgió en Reiji de eso. Sólo tenía una vaga conjetura de que tal vez esta cosa era la razón de su situación actual.

 

Suimei: “Probablemente.”

Reiji: “Uwah.”

 

Sobre la afirmación clara de Suimei a la evaluación de la situación, Reiji de repente puso una expresión agotada. Ciertamente era la expresión adecuada para tal situación. Incluso el propio Suimei tenía un toque de amargura en su rostro aturdido en este momento.

 

Reiji: “... Oye, Suimei. De alguna manera, este desarrollo me parece muy familiar.”

Suimei: “Lo sé. La novela de Mizuki el otro día tenía las mismas cosas.”

Reiji: “Ya decía yo. Realmente se parece a la trama, donde el MC de repente es llamado a otro mundo y se le pide que derrote al señor de los Demonios.”

Suimei: “No me puedo reír. No puedo reírme de esta broma.”

 

Con un rostro como so tuviera dolor de estómago, Suimei contestó con un tono irritado. Sobre eso, Reiji tuvo una expresión de sentimientos encontrados y rio secamente.

 

Reiji: “Ha, Haha ... Pero realmente se siente así”.

Suimei: “¿Estás hablando en serio, Reiji?

Reiji: “Sí.”

 

Suimei evitó la mirada de Reiji girando la cabeza y exploró secretamente los alrededores con magia. Terminar en el guion de una novela fue demasiado extraño, por lo que no lo aceptó, pero si esto no era la Tierra, entonces debería haber diferencia en el medio ambiente.

 

Poco a poco recogió información. La gravedad era promedio y la atmósfera tenía una composición similar también. Fueron valores aceptables debido a la variación regional.

Todavía-

 

Suimei: (El Mana es abundante aquí ... ¿Es culpa de la habitación?)

 

De hecho, la fuente de poderes místicos en el aire llamado Mana era muy abundante aquí. Tan abundante que estaba a la altura de lugares por encima de una vena espiritual, un templo o círculo sagrado y el Ombligo de la Tierra.

 

Sin embargo, decidir que este era un mundo diferente basado en eso sería saltar a conclusiones y algo totalmente irrazonable. Era posible que simplemente eligieran un lugar con una alta densidad de Mana para activar el círculo mágico. En realidad, esa era la explicación más plausible.

 

Para empezar, Reiji no tenía medios para investigar el Mana y no era capaz de sentir un cambio en él. Su corazonada debe venir de otra cosa.

 

Suimei: “Reiji, ¿qué te hace pensar eso?”

Reiji: “Veras, tengo la impresión de que me he vuelto increíblemente fuerte.”

Suimei: “A.., ¿se te fundió el cerebro, Reiji-san?”

Reiji: “No, es como si hubiera sido golpeado por ondas radiación*. Mira-”

*(Nota: El típico cliché de superhéroes donde una persona obtiene sus superpoderes por contacto con la radiación).

 

Un fuerte ruido siguió las palabras de Reiji. Él había golpeado ligeramente el suelo fuera del círculo mágico, después de lo cual el suelo de piedra se rompió en pedazos.

 

Suimei: “Que, idiota…”

 

Suimei abrió los ojos para al ver eso. Incluso si Reiji era un apuesto súper atleta, esto iba demasiado lejos. Era imposible. Se necesitaba una gran fuerza para aplastar esas piedras. Un simple golpe no podría lograrlo. Tal vez si usaba su buena apariencia abrumadora, pero no, eso iba en una dirección diferente.

 

Reiji: “Viste, te lo dije.”

Suimei: “Nada de ‘Viste’. Deja de alimentar ideas extrañas ... “

 

Maldita sea. Una magia de invocación que fortalece permanentemente tu físico seguro es impresionante ... Sus pensamientos vagaron en esa dirección, pero entonces de repente se dio cuenta de que su mente funcionaba así y analizaba los méritos y deméritos de la magia porque él mismo era un mago. Había otras cosas que considerar primero, pero le faltaba la tensión para ello.

 

Reiji: “¿Y tú, Suimei?”

Suimei: “... No.”

 

Reiji le preguntó, pero sólo pudo responder de esa manera. Incluso cuando apretó el puño o transfirió a Mana, no se sintió fortalecido. Lo más probable es que sólo Reiji haya sido elegido para la posición del héroe que derrotara al malvado señor de los demonios. Si es así, entonces Suimei estaba totalmente fuera de lugar aquí.

 

Dejó caer sus hombros, obviamente asombrado, con lo que el círculo mágico a sus pies comenzó a brillar. La expresión de Reiji se llenó de inquietud.

 

Reiji: “Esto es…”

Suimei: “Se está activando ...! ¿eremos transferidos de nuevo o ... “

Reiji: “¿¡Vamos a ser transportados!?”

 

Reiji fue rápido en la aceptación. Suimei se puso en guardia mientras escuchaba su respuesta exacta. Entonces un círculo mágico de un tamaño más pequeño apareció en el aire.

 

Suimei: “¡Aquí viene!”

Reiji: “-!”

 

Tan pronto como apareció una silueta del círculo mágico, Reiji hizo su movimiento. ¿Tal vez identificó lo que había aparecido? Sus movimientos eran más agiles que antes. Un efecto de su físico fortalecido.

Así, Reiji atrapó a Anou Mizuki tan pronto como vio su figura en el aire.

 

Reiji: “¡Mizuki!”

Mizuki: “¿Fueh? Reiji-kun, ¿cómo ...?

Suimei: “Bien por ti, Mizuki. Reiji literalmente te salvó el trasero.”

 

Y así, los tres se reunieron en un lugar desconocido.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 3: Tal y como se esperaba, una absurda solicitud.




Manual




Mizuki: “De ninguna manera. ¿En serio ...”

Reiji: “Sí. Existe la posibilidad.”

 

Después de que Reiji atrapo a Mizuki, ella fue puesta al día con situación actual. Al principio estaba bastante confundida también, pero al no estar sola aquí sin duda trabajó a favor. Con el apoyo de sus dos amigos, ella lo aceptó después de poco tiempo. Aun así, ella digna alabanza por tener nervios de acero ya que ella no se escapó de la realidad.

 

Mizuki: “Está bien, lo entiendo.”

Suimei: “Tú, lo aceptaste bastante rápido”

Mizuki: “Ustedes dos están bastante tranquilos también. Sería embarazoso caer en pánico yo sola. Además, ahora que estamos aquí, sólo podemos tomar las cosas como vienen.”

 

Mizuki adoptó una actitud decidida. Ella tenía el pelo largo, negro y un aspecto suave con una apariencia que la hacía parecer un poco frágil y aislada. Además, poseía un corazón suave, pero sorprendentemente fuerte e imperturbable. Reiji sonrió a ella.

 

Reiji: “Eres fuerte, Mizuki.”

Mizuki: “S- sí.”

 

Ella terminó con su cara al rojo vivo por esa sonrisa. Eso no era nada nuevo, pero tampoco era por la habilidad de donjuán inconsciente de Reiji.

Un estado de ánimo lleno de vapor totalmente inapropiado llenó la habitación y Suimei preguntó a Mizuki, como para salpicar agua sobre ella.

 

Suimei: “Entonces, Mizuki, hay algo que quiero preguntarte.”

Mizuki: “¿Eh? Claro”.

Suimei “Si esto es como aquella novela, entonces viene a continuación ...”

Mizuki: “S- Sí, algunas personas importantes de este mundo aparearan. O de lo contrario ...”

 

La primera parte fue como el mismo lo esperaba por la novela, pero ella añadió algo más, así que debe haber un desarrollo diferente también.

Reiji preguntó acerca de que después de una breve pausa.

 

Reiji: “¿Hay algo más?”

Mizuki: “En alguna otra novela, el destino, en otras palabras, este lugar, era el castillo del señor demonio.”

Reiji: “... Uwah. Esa no es buena.”

 

Sí, en la mayoría de las novelas, el MC convocado solamente se enfrentaría contra el señor de los demonios al final de la historia después de muchas idas y vueltas. Sin embargo. Cuando se trataba de una trama inesperada como la que Mizuki había mencionado, entonces esto sería el punto focal de el clímax, la última batalla.

Eso no era muy divertido. Sólo un peligro para sus vidas. Tal angustia era muy redundante. Después, Reiji preguntó Mizuki con un tono tranquilo.

 

Reiji: “Si no recuerdo mal, la novela de la otra vez era del tipo, donde el MC derrotó al señor demonio y regresó triunfante a la provincia del otro mundo como un héroe, ¿verdad?”

“Sí. Entonces apareció otro enemigo fuerte y más tarde el MC fue arrastrado a una guerra civil ...”

 

Mizuki comenzó a explicar, cuando Suimei, mejorando su audiencia con la magia, oyó el ruido de fuera de la habitación.

 

Suimei: “Escuchen, los dos.”

Mizuki: “Mh?”

Reiji: “Ya lo sé. Mizuki, alguien se acerca, son muchos.”

 

Al parecer Reiji los había oído también. Su propia mejora no era solo para presumir. Justo después de dar una explicación sencilla a ella, él desvió la mirada hacia el origen del ruido, el paso detrás de la puerta, y se puso de protección frente a Mizuki.

Ella se encogió con ansiedad. Y Suimei tomó una postura como la de Reiji también.

 

Suimei: “Ahora vamos a ver lo que aparece...”

Reiji: “Sólo espero que sea la gente importante que nos convocó.”

Suimei: “No digas tonterías. Si de verdad esperas algo que sean nuestro de clase cargando con un letrero que duce ‘cayeron’.”

Reiji: “...”

 

Reiji no respondió a la pequeña broma de Suimei. Ya sea que se debía a que los pasos se acercaban a la puerta o simplemente creyeron que era realmente mejor que algunas personas importantes de este mundo aparecieran, no era evidente. ¿Quién de todos modos exactamente llegó y estaba a punto de entrar en la habitación?

 

Suimei miró a un lado, Reiji estaba todo se tensó, listo para saltar hacia adelante en cualquier momento, y Mizuki retrocedió como para no ser un obstáculo para él.

En cuanto a Suimei, en lugar de ponerse rudo en una situación desconocida, estaba entusiasmado y su corazón latía por esta situación impredecible. Su corazón de mago, por supuesto.

 

Luego comprobó en silencio sus pertenencias. Se le trajo aquí sin ninguna preparación, por lo que llevaba nada más que cosas mundanas con él. Eran-

 

(Lo que tengo es, un accesorio con una cadena, un frasco con mercurio, una tarjeta, una chaqueta, un guante sin par y un poco de la panacea de los Yakagi... Para ser honesto, eso no es muy útil. Pero-)

 

Si algo ocurría, él tenía que actuar. Todos ellos habían vivido en Japón, por lo que Suimei era muy probablemente el único con experiencia de combate, ya que pertenecía a la parte oculta del mundo. A él le gustaría mantener el hecho que es un mago oculto, pero no a cambio de las vidas de sus amigos. En el peor de los casos, podía borrar sus recuerdos, incluso si se sentía mal por ello.

 

El tres de ellos estaban tensos por sus respectivas preocupaciones. A continuación, los pasos finalmente se detuvieron frente a la puerta.

Una breve pausa que pareció una eternidad que estrecho sus estómagos se produjo. En poco tiempo, la puerta se abrió con un ruido de algo pesado arrastrado.

 

Reiji: “-”

“Firmus-”

Suimei: (Mi solida-)

 

Mientras Reiji estaba distraído, Suimei preparó una magia defensa. No se puede descartar que iban a atacar de inmediato. Y no hubo más mal en su preparación.

-Y Entonces, un grupo vestido con armaduras apareció en la entrada. Se veían como seres humanos armados. Era relajante que no fueran monstruos, diablos o demonios.

Los soldados se acercaron a ellos con cautela en una formación ordenada.

¿Qué pasará? Suimei aún se conserva su magia ya preparada, pero el grupo se separó, dando paso a una niña con el pelo largo y azul, vestida con un elegante vestido blanco, y una mujer, que llevaba una bata blanca como una perla pulida.

 

Y entonces

 

“Eh ...?”

“Mh?”

 

Las dos hicieron una expresión de desconcierto, como si se encontraran un desarrollo inesperado. Se acurrucaron juntas y en voz baja hablaron en secreto.

 

“¿Flama Blanca-dono, no debiera estar ahí uno solo héroe convocado?”

“Sí, exactamente.”

“Pero veo tres personas aquí ...”

“Mi conjetura sería que dos de ellos fueron tragados en la convocatoria del héroe”.

“Ajá ...”

 

Estaban susurrando, pero con los oídos mejorados, Suimei podía oírlas, él se sorprendió ya que podía entender su lengua. Era una lengua extraña que no era japonés, ni ninguna otra lengua de la tierra. Aunque no conocía el idioma, lo entendia.

Una posible explicación era que se colocó un hechizo para entender la lengua durante la invocación. Qué conveniente.

 

Al oír las palabras “Héroe” e “Invocación”, Suimei decidió que no era necesario estar alerta y en secreto canceló su magia. Reiji también relajo su postura.

Entonces Suimei se acercó a ellos y le preguntó a Mizuki.

 

Suimei: “... Parecen sorprendidos ... Decir, Mizuki, ¿sabes de alguna plantilla de esta manera?”

Mizuki: “Sí. Hay historias, donde los amigos del héroe convocado son arrastrados con él, pero ...”

 

De repente Mizuki dejó de hablar e inclinó su cabeza hacia un lado. ¿Que hay con esta duda?

 

Mizuki: “...?”

Suimei: “Mizuki, algo te molesta?”

Mizuki: “Uhm, en dicha plantilla, el amigo del héroe convocado, en nuestro caso, ya sea Suimei-kun o yo, haríamos un contrato con un dios maligno y se volvería en contra del héroe.”

Suimei: “¿Qué? ¿Por qué un dios maligno de todas las cosas?”

Mizuki-. “No estoy segura...”

 

Mizuki se ofusco por la ansiedad. Para ser honesto, incluso Suimei sentía como si fuera a perder la calma. Un contrato con un dios maligno, ¿qué clase de mierda es esa?

Sólo podía imaginar un destino trágico, donde la invocación acabara a miles de personas e incluso sobreviviese, un avatar peligroso que gastaba toda la suerte de su vida, le esperaba para obligarlo a pagar una indemnización.

Suimei sintió que un sudor frío corría por la espalda, mientras que Reiji preguntó a Mizuki.

 

Reiji “Se vuelve contra el héroe ... ¿Por qué de repente pelearía conmigo?”

Suimei: “Porque, en esa plantilla, o Suimei-kun o yo en realidad te odiamos, o haremos un contrato para combatir al héroe.”

Reiji: “Eh ...?”

 

Reiji se volvió muy pálido en sus palabras y quedo confundido, por Mizuki lo negó rápidamente.

 

Mizuki: “... O- Por supuesto que no te odio, Reiji-kun. Y- En todo caso, - a mor - a- ...”

 

Como le daba vergüenza decirlo a la cara, sus palabras se convirtieron poco a poco más tranquilo y al final no se podían oír más, pero el color de la cara de Reiji tomaron un giro para mejor y se enfrentaron con torpeza Suimei.

 

Reiji: “A- ¿Y, Suimei?”

Suimei: “Nah. Yo no habría estado con ustedes durante seis años si te odiara. Sólo piensa un poco en ello.”

“Q-que bien ...”

 

Al escuchar sus respuestas, Reiji dejo salir un suspiro de alivio. Para ser honesto, no había manera de que Suimei pudiera llegar a odiar un buen tipo.

Mientras que los tres mantenían una conversación como esa, la chica con el pelo largo y azul los llamo a ellos.

 

“Perdón por interrumpir su conversación, pero ¿tiene un momento?”

Reiji: “Ah, sí.”

 

Cuando Reiji dio su consentimiento, la chica de pelo azul con elegancia corrigió su postura y dejó caer una reverencia, luego habló.

 

“Perdóname por haberlos traído aquí, soy la segunda hija del rey Almadias Astel, el rey del reino de Astel, Titania Raíz Astel Y esta es la persona que hizo el esfuerzo para convocarlos aquí ...”

 

Cuando la princesa Titania se movió un poco hacia un lado para preséntala y señalo hacia ella, la persona en cuestión, la mujer de la túnica blanca dio un paso adelante.

 

Felmenia: “Mi nombre es Felmenia Stingray, un mago de la corte. Encantado de conocerlos.”

 

La mujer se fue llamada Flama blanca por la princesa antes. Ella se había llamado a sí misma como un mago y su cuerpo estaba en efecto, rodeado por la fluidez de maná. Ella parecía ser una asidua practicante de la magia.

Después de sus presentaciones, Reiji dio un paso adelante y comenzó a presentarse cortésmente.

 

Reiji: “Gracias por su considerada presentación. Mi nombre es Shana Reiji. Si ustedes están más familiarizados a colocar el apellido al final, entonces, por favor llámeme Reiji Shana. Estos dos son mis amigos. Mizuki Anou a mi derecha y Suimei Yakagi a mi izquierda.”

 

Reiji los presentó de es amanera, con lo cual los guardias hicieron un alboroto y la princesa Titania, así como el mago Felmenia hicieron una expresión impresionada. El comportamiento digno de felicitación y los buenos modales que Reiji mostro deben haberlos impresionado.

Después, Mizuki fue al frente y se presentó ante ellos.

 

Mizuki: “Encantado de conocerlos. Mi nombre es Mizuki Anou ...”

 

Y, por último, Suimei también dio un paso adelante, imitando Mizuki.

Suimei: “Soy ... Suimei Yakagi.”

 

Su presentación termino simplemente indicando su nombre. No tenía nada más que decir, ni tampoco es una situación para usar su boca sin cuidado.

Entonces Titania dejó que su mirada vagara sobre estos tres y cerró los ojos como pensando en algo.

 

“Reiji-sama, Mizuki-sama, Suimei-sama entonces. La razón por la que los llamamos aquí es porque tenemos que pedir un favor de ... uno de ustedes a toda costa.”

“Y qué es eso?”

“Sí, en la actualidad el líder de los demonios, del señor demonio [Nakushatora] amenaza la paz de nuestro mundo y me gustaría que lo exterminaran”.

 

... En el mismo momento de la princesa Titania pronunció esta, Suimei, Reiji y Mizuki tenían toda la misma reacción en sus corazones: ¡así que es así después de todo! Sólo Suimei puso la mano en su barbilla y miró hacia el techo.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 4: Rechazo absoluto en la sala de audiencias.




Manual




A su llegada a un mundo diferente a través de la invocación, una princesa apareció con una petición para salvar el mundo. En esta atmosfera tan poco natural, este desarrollo aparentemente se había retrasado. No podía evitar estar confundido.

 

Al mismo tiempo que quedaron atónitos al comprender lo que les habían pedido, Titania también lucia perdida, como si estuviera un poco confundida.

 

Titania: “Lo siento, sé que esto es muy repentino, pero, ¿uno de ustedes es el héroe?”

Reiji: “Um ...”

Mizuki: “Eso es ...”

 

En esta pregunta, Reiji y Mizuki se miraron con caras preocupadas. No podía ser que uno de ellos era el héroe. Originalmente eran simplemente personas normales. Si preguntaran “¿Qué quiere decir por héroe?”, Entonces sería el equivalente a “definitivamente no soy el héroe.” Por lo tanto, no habría ningún sentido a esa pregunta, pero su falta de comprensión de lo que se había pedido era un problema.

Suimei, por el contrario, planeando obtener información de la persona que los había convocado aquí preguntó: “¿Puedo (hablar)?”

 

Titania: “Si, delante.”

Suimei: “Ustedes nos convocaron para obtener un héroe, ¿no hay señales que puedan identificar a un héroe?”

Titania: “Una forma de identificar a un héroe ... ¿verdad?”

Suimei: “Sí”.

 

Después de eso, Titania dio un vistazo a la tranquila Felmenia, que asintió y se volvió hacia los tres.

 

Felmenia: “Si existe tal cosa. El héroe que fue convocado por la ceremonia, el cual se dice que es un gran hombre sin igual, al cruzar por a este mundo, reciba la protección divina por parte de los elementos, y este gran poder se mantiene dentro de su cuerpo, ¿alguno de ustedes está en una situación similar? “

 

Reiji: “Si ese es el caso, entonces creo que soy yo. Después de que vine aquí, he sentido un poder increíble que brota desde dentro de mí”

 

Reiji respondió. Los soldados alrededor comenzaron a murmurar entre sí. Sí, aquí mismo, el poder se manifiesta en él. sin embargo, tanto Mizuki y como Suimei estaban en la misma situación y ningún poder se había revelado.

 

Sea como fuere ...

 

Suimei: (De los elementos, eh,)

Suimei se dijo a sí mismo, sospechando de sus verdaderos motivos Los elementos también estaban presentes en su propio mundo, y había cuatro o cinco que eran los principales: Tierra, agua, fuego y viento. Además de la magia, la cual juega un papel importante, también puede ser considerado como uno.

Pero, dado el tono de Felmenia justo en ese momento, era como si estuviera segura que habría una persona así. El fundamento de la creencia en los fantasmas es la magia. Incluso si la magia espiritual era parte de la base, todavía era un poco extraño. O posiblemente, si la magia de aquí es como había dicho.

 

Titania: “Usted es el héroe, ¿verdad?”

Reiji: “Eh ... Sí.”

 

Mientras Suimei estaba pensando, Titania, como si estuviera embalsada, se puso a mirar a Reiji. Como Reiji era el héroe, podría haber desarrollado algún tipo de anhelo por él. Por otra parte, además de su cara (apuesto), tenía una cierta gracia. Reiji, que estaba frente a ella, estaba un poco desconcertado.

 

Y luego, Titania bruscamente tomó la mano de Reiji.

 

Titania: “héroe, por favor, de alguna manera, por favor, ayúdenos.”

Reiji: “!? Eeeeeh”

Felmenia: “Pri-princesa ...”

 

El evento abrupto había causado que incluso Felmenia se asombrara. En una voz impaciente, ella llamó a Titania.

 

Titania: “Ha. Lo ciento, héroe ... Lo que acabo de hacer fue grosero ... Después de esto, creo que mi padre le explicará a usted en la sala de audiencias, así que por favor piense en su respuesta en ese momento.”

 

Reiji: “E-- Entendido.”

Titania: “Pues bien, de esta manera por favor les mostrare el camino.”

 

Ante las palabras de Titania, los soldados se alinearon una vez más hacia un lado, abriendo un camino para Suimei y sus amigos.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Mientras seguían a los soldados, que poco a poco se acostumbraron al paso mientras caminaban. Como había dicho Titania, la sala de audiencias estaba bastante cerca, en algún lugar en el interior del castillo.

 

Cuando siguieron, desde el pasillo de piedra sombrío que fue iluminado por velas, salieron en un pasaje de mármol brillante.

De los caminos que habían tomado hasta ahora, no ha habido tal cosa, adornos bonitos y exquisitos. Aquí y allí, había arreglos de piezas de arte, dibujos de criaturas nunca antes vistas, y vieron a nuevos tipos de armaduras. Esto era realmente un nuevo mundo, un mundo de espadas y magia. Pues bien, esa era impresión que habían dado los objetos situados en las inmediaciones, por otro lado, hubo una persona que lo dijo, bueno, incluso las cosas que estaban aquí no eran muy variadas.

 

Los soldados caminaban con un paso admirable, como para protegerlos Su atención escrupulosa a su formación era evidente. No había ni siquiera un murmullo entre ellos.

Al lado de la princesa había alguien que parecía ser un guardia de palacio. El Aspecto robusto del guardia evocaba la misma sensación de una roca.

Y, por el bien de crear una buena impresión en Reiji, Titania se acercó al lado y continuamente le hablaba. Ella comenzó preguntando qué clase de lugar era aquel de donde venía, a preguntar acerca de su edad, y luego a los gustos de preguntando en que era bueno.

 

Sin embargo, Mizuki también estaba caminando junto a él, y que probablemente se agitó. A pesar de que no era la novia de Reiji, era lo más cercano a ser considerada su novia. Ella era estaba, sin duda, apuntando a esa posición.

Si una chica hermosa de una alta posición social se pega a él, ¿cómo creen que se sentiría?

A pesar de que su estoica expresión facial no mostró mucho, había una cierta hosquedad en ella que podría ser vista.

 

Y había otra persona: el mago de la corte imperial Felmenia ...

 

Suimei: “¿Hay algo malo en mí?”

Felmenia: “... No”

 

Desde antes, Dios sabe cuántas veces ella a dirigido su mirada hacia él, mirándolo furtivamente, y renunció a su curiosidad que fue mezclado con un poco de hostilidad. Pero, ella sólo siguió mirando hacia delante como si nada hubiera sucedido.

 

Suimei: (Después de todo haber estado en guardia con la magia fue un error. En tal situación, es probable que ya haya visto que puedo usar la magia)

 

Había hecho un error tras otro. En ese momento sólo quería ir esconderse en un agujero.

 

La existencia de los magos y la magia debe estar oculto. En su viejo mundo, el presente era dominado por la ciencia y la magia, no importa de que se trate eso es considerado herético. Este era el sentido común en el viejo mundo después de que la supresión de los magos había terminado. Sin embargo, en este mundo, ¿Cómo era el tratamiento hacia la magia? una existencia que se convirtió en un mago de la corte imperial estaba junto con una princesa? eso estaba en el nivel de la realeza. sin embargo, el estado para los magos ordinarios y la magia no era todavía del todo claro.

 

Revelar la existencia de la magia en el viejo mundo, no era otra cosa más que una estupidez. En primer lugar, sería inaceptable para Reiji y Mizuki aprender de tales cosas, incluso si eran buenos amigos con él.

En ese caso, la prioridad principal era cómo impediré que esa información se divulgue. Esto, incluso si pudiera dejarlos fuera, era necesaria una contramedida.

 

Titania: “. Hemos llegado aquí es sala de audiencias de mi padre; entremos.”

 

Entre el pasillo y la habitación, llegaron a una puerta enorme y grandiosa, en donde Titania los instó interior.

Uno de los soldados fue rápidamente hacia la puerta, y murmuró algo.

En poco tiempo, se abrió lentamente la magnífica puerta.

 

Reiji: “Haa!?”

Mizuki: “!? Eeh”

 

Reiji y Mizuki se sorprendieron. La puerta se abrió de repente de manera sorpresiva.

El guardia ni siquiera había tocado la puerta, y que no había visto ningún mecanismo de apertura o de cierre automático. Ellos no entienden completamente lo que acababa de suceder.

Mientras frenando su sorpresa, Reiji apresuradamente preguntó a Titania.

 

Reiji: “Co-¿Cómo se abre?”

Titania: “... Fue con magia. ¿Era tan sorprendente?”

Reiji: “Ah ... En el mundo en que vivíamos, no existía la magia.”

Titania: “¿De verdad? ¿Así que fue la primera vez que lo ven?”

 

Titania estaba sonriendo de oreja a oreja al escuchar su voz anonadada.

Por otro lado, los ojos de Mizuki comenzaron a brillar.

 

Mizuki: “... Increíble. La magia realmente existe.”

 

Mizuki parecía tener un interés en la magia. Ella era una chica que le gusta las historias que involucran magia.

 

Y Suimei, por supuesto, se dio cuenta del uso de la magia. A pesar de que no había escuchado lo que el guardia había murmurado, la composición del hechizo, la expansión de la fórmula mágica, la asignación del hechizo, los resultados, y la invocación de la magia, lo había notado todo.

 

 

Suimei: (Viento, eh)

 

Lo que había abierto la puerta era magia sencilla. El encantamiento era de tres secciones de largo, y magia era atributo de viento y solo tenía un atributo de desplazamiento físico. Sin embargo-

 

(A pesar de que era sólo para abrir la puerta, ¿por qué el uso de un solo atributo toma tanto tiempo? No importa cuántos de esos hechizos de ese grado se usen, usando un canto de tres secciones para uno solo elemento demasiado poco práctico ...)

 

Suimei parecía ser la única persona sorprendida por una magia tan imperfecta.

Todo lo que se necesitaba, para abrir incluso esa puerta tan inusual, es magia sencilla. Mediante la conversión de energía mágica en un estado óptimo, sólo se necesitaría construir el mínimo posible de fórmulas mágicas, y el mismo resultado se habrían producido.

 

A pesar de que eso era todo lo que se requiere, el guardia incluso fue tan lejos como para aplicar la fuerza el atributo viento, y por lo tanto Suimei no lo entendía. No sólo sería aumentar la longitud del encantamiento, sino que también aumentaría el poder mágico requerido.

 

En otras palabras, era totalmente impracticable. Es de sentido común que un hechizo no requeriría incluso el canto. Si era Suimei, sólo tendría que mover un dedo, y la puerta se hubiera abierto “por sí misma” de la misma de manera que lo había hecho antes.

¿Quién en el mundo podría invertir tanto en la apertura de la puerta de tal manera? Para Suimei, era incomprensible.

 

 Suimei: (Bueno, supongo que es sólo algo que el guardia quería hacer ...)

 

Suimei racionalizó pensamientos como este, diciendo que el guardia sólo quería utilizar el atributo de viento para abrir y cerrar la puerta.

Mientras Suimei estaba pensando en esas cosas, Titania bruscamente habló.

 

 Tania: “Suimei-sama no es sorprendido por la magia?”

 

…Mierda.

 

Suimei: “¿Eh? Oh, yo no me sorprendo muy fácilmente... Jajaja.”

Tania: “Oh, ¿es así? Pero, si este grado no puede lo sorprender, entonces tal vez lo sorprenda, ver un entrenamiento de tenis de los magos imperiales, ellos incluso pueden ser capaz de omitir el canto”

Suimei: “Que increíble? Ah ... me rindo.”

Tania: “Ufufufu ...”

 

Ella rio de una manera similar a una señora, sin embargo, Titania lo había entendido mal; Suimei había sido sorprendido por una razón diferente, pero él no lo diría.

 

La puerta se tomó su tiempo para abrir. La voz de Felmenia resonó cuando ella llamo a Titania.

 

Felmenia: “Princesa, en cualquier momento.”

Tania: “Sí. Pues bien, héroe-sama, Mizuki-sama, y ​​Suimei-sama, después de mí,”

 

Dijo Titania al tomar la iniciativa y fue a través de la puerta.

Luego, entró en una habitación menormente espaciosa. La amplia sala rectangular tenía innumerables pilares de piedra que fueron penetrados por las líneas dibujadas poderosamente que separaban el pasillo de las habitaciones. Esta fue la sala de audiencia.

 

Reiji: “Uwah ...”

Mizuki: “Increíble ...”

Suimei: “Oh ...”

 

El tres no pudieron evitar dejar salir su sorpresa. En la sala de audiencia, había un majestuoso edificio. Incluso Suimei, que estaba pensando en la magia en ese momento, estaba fascinado por ella.

En el centro de la habitación había un trono magnífico, con una persona sentada en ella. Era probablemente el rey, Almadias Raíz Astel. Junto a él, su hombre de confianza que había pasado su mejor momento podría ser visto, así como muchas otras personas importantes.

 

Sin ni siquiera una mirada a su alrededor, solamente mirando hacia adelante, Titania camino hacia adelante. Se arrodilló ante el rey, que estaba en un nivel de elevación más alto que el resto. La próxima a arrodillarse fue Felmenia. Los tres los siguieron a toda prisa.

Después de la aprobación del rey al ver que todo el mundo estaba allí, Titania comenzó su informe.

 

Titania: “Titania Raíz Astel ha traído a los héroes convocados.”

Rey: “Bueno, querida Titania. Pero ... ¿por qué hay tres héroes?”

 

El rey desconcertado preguntó, y respondió Felmenia esto en lugar de Titania.

 

Titania: “Estos dos son los amigos de Héroe-dono, que de alguna manera fueron arrastrados a la convocatoria.”

 

Rey: “¿¡Qué!? ¿¡Arrastrados!?”

Titania: “Sí, por desgracia.”

 

 

Al escuchar su respuesta, el rey ocultó su sorpresa al poner en una cara intrépida Después de eso, el entorno entro rápidamente en confusión; y preguntas tales como “yo no había oído hablar de algo así como” ¿Qué hacemos ahora? “ esto! “se oyó de entre los gritos caóticos.

 

 Rey: “¿Pero, tal cosa puede suceder realmente? La invocación de los héroes se ha realizado infinidad de veces hasta ahora, por varios países, pero tal cosa nunca se ha oído hablar, ¿cierto?”

Felmenia: “Eso es ... Incluso yo no conozco la razón de que dichos jóvenes están aquí con una información tan limitada, pero la realidad es que están de pie aquí, es por eso que... A pesar de que es lamentable ellos han sido arrastrados aquí, eso no se puede cambiar.”

 

En medio de su conversación con Felmenia, el rey había cambiado su expresión facial a una sombría.

Los asuntos externos ya predichos con otros países presumiblemente serían inútiles y arrojados a la confusión a causa de ellos.

Entonces, Suimei murmuró para sí mismo.

 

Suimei: (Han dicho muchas cosas, ¿Mo pregunto si habrán convocado a otras personas de otros lugares además de nosotros?)

Suimei: (A juzgar por lo que dijeron ese parece ser el caso. O más que eso que tan entusiastas del señor demonios son en este mundo)

 

Si le preguntara a Mizuki, Suimei llegaría al límite. Llamar a personas de otro mundo de repente, y por la fuerza, esencialmente, convirtiéndolos en refugiados, además, decir que existe una presencia capaz de destruir el mundo y llamara a los héroes una y otra vez a causa de ella, es francamente una historia ridícula.

 

Suimei: (Por otra parte, parece que nuestra situación es el primero de este tipo)

Suimei: (Realmente es algo lamentable para nosotros...)

 

Mientras Suimei hablaba en voz baja para sí mismo, la conversación del rey y Felmenia aparentemente había terminado. Consistía en preguntas como: “¿Quién es el héroe?” Y “¿Las otras personas también tienen la protección divina?”

Y, esta vez, la expresión del rey había cambiado por completo de una de severa seriedad a una de inflexible fortaleza. Con el regreso de su cara real, comenzó a hablar.

 

Rey: “Héroe, lamento por el llamado tan repentino a este lugar. Yo soy decimotercer rey del reino de Astel, Almadias Raíz Astel. Y este es mi castillo, el castillo real de Calmenia.”

 

Después de que el rey había mostrado su agradecimiento sutilmente implícito en sus palabras, Titania susurró algo a Reiji. Fue probablemente algo que ver con los modales para un caso como el este. Reiji de inmediato se puso de pie.

 

Suimei: “¿Ah?”

 

Suimei estaba confundido, y los alrededores se alborotaron con el ruido. Es evidente que el actual estado de cosas era increíble. Era una historia impensable en la actualidad, pero en este tipo de mundo parecido a la Edad Media, el rey se considera esencialmente lo mismo como un dios. en compañía de una persona, y en un lugar público, tal acto era equivalente a la blasfemia.

 

Titania: “Está bien Reiji-sama es el héroe que fue llamado para salvar el mundo, por lo que tiene una posición elevada Por eso, en este lugar, delante de mi Padre, él puede hablar de igual a igual, no hay problema.”

Suimei: “E-Es así?”

 

Titania tenía aparentemente se dio cuenta y respondió a los temores de Suimei. Parecía que, de alguna manera, no había ningún problema. Tenía un malestar temporal en cuanto a lo que sucedería, pero ahora había una sensación de alivio.

 La aceptación de gracias del rey, Reiji habló.

 

Reiji: “Soy Reiji Shana, Majestad. Me siento honrado de tener una acogedora bienvenida.”

Rey.: “¿Rey el héroe?”

Reiji: “Sí.”

 

Después de Reiji contesto la pegunta del rey, el entorno se agitó de nuevo. Preguntas como:

“¡Esa persona es el héroe?”, “Qué un semblante tan divino”, y pensamientos acerca de lo

fascinante que Reiji se derramaron por todos lados.

Cuando las voces que los rodeaban finalmente se detuvieron, el rey habló.

 

Rey: “Por lo tanto, ¿las dos personas detrás de ti son tus amigos?”

Mizuki: “Sí. Soy su amiga cercana Mizuki Anou.”

Suimei: “Yakagi Suimei.”

 

Mizuki y Suimei respondieron mientras levantaban la cabeza estando de rodillas. Ya que no eran héroes, no podían comportarse de la misma manera que Reiji, o habría problemas.

 

 Rey: “Ya veo. Lamento convocarlos a ustedes dos también. La culpa es de nuestro lado, pero ¿hay algo que podemos hacer por ustedes en disculpa?”

Suimei: “Sí.”

Rey: “¿Eh?”

 

Mientras el rey estaba sentado en su trono, una respuesta rápida había sido ofrecida en respuesta.

El rey, a su manera, se había disculpado, pero ser ignorarlo es algo que le había molestado.

El entorno se convirtió hervidero de ruido otra vez, con censura, tal como “¿Qué palabras sacrílegas!”; Había una gran diferencia entre el momento en que Reiji había hablado al rey y ahora.

 

Rey: “Ejem. Todavía hay mucho que discutir con el héroe, pero supongo que vamos a terminar aquí. Fue una invocación abrupta. El héroe es probable que todavía este confundido.”

Suimei: “Eh-”

Rey: “Héroe y sus amigos. Después de esto, se les prepararán asientos para la fiesta de la tarde en la sala de recepción. Tan pronto como los preparativos estén terminados vamos a discutir el problema principal a partir de mañana”.

 

La hospitalidad se extendería más allá de una noche. Esta fue una consideración especial del rey. Después de haber sido convocado bruscamente, podrían necesitar cuidados especiales.

A estas palabras, la tensión en el ambiente se disipo. Sin embargo, había una persona que no estuvo de acuerdo.

 

Reiji: “No, Su Majestad. Si es posible, ¿se podría hablar de la cuestión principal aquí y ahora?”

Rey: “¿Estás seguro, héroe? Acaba de venir aquí, y es probable que no haya estabilizado su determinación, ¿verdad?”

Reiji: “Sí. Después de todo, este es el patrón en el que hay que enfrentarse al rey demonio. Deseo preguntar por él tan pronto como sea posible.”

 

 El rey mostró su consideración a la petición del héroe después de reflexionar sobre ella.

 

Rey: “... Entendido. Puesto que eso es lo que, el héroe, desea, voy a contar la historia.”

 

Pero, eso sucedió demasiado rápido. Era impaciente y brusco. Ellos todavía no habían discutido sobre este caso sin precedentes con estas tres personas aún.

Suimei, impulsado por su impaciencia, preguntó a Reiji en un susurro,

 

Suimei: “¡O-oi, Reiji! ¿Qué va a hacer? ¿Tienes que responder después de escuchar esto? Más bien, es una cuestión de supuesto-”

Reiji: “Suimei. Es es suficiente, simplemente lo deja a mí.”

Suimei: “¿Qué? Dejarte que -Reijiiii!”

 

Antes de que terminaran de hablar, Reiji dejo a Suimei caliente en sus palabras, susurrando su voto particular.

 

Esto era algo Suimei absolutamente no quería ser responsable, suprimir al rey de los demonios. Que tipo de historia de fantasía era esa para mandar a la batalla a personas que tenían básicamente un potencial de combate y experiencia de cero, no sólo era una locura, pero también, en primer lugar, no estaban obligados a hacer tal cosa de todos modos.

 

Por otra parte, Suimei tenía una razón para regresar rápidamente. Le había prometido a su padre dejar el legado de su nueva propuesta sobre la teoría de la magia. Si bien puede ser cierto que los magos están destinados a estar siempre con el riesgo de perder la vida, eso no quiere decir que iban a arriesgar su vida por nada.

 

Mientras tenia tales pensamientos veía con ansiedad a la espalda de Reiji. A pesar de que no había ningún motivo razonable para que asuman la responsabilidad, había una persona de buen corazón que se desviaban de la norma. No podía evitar estar de acuerdo.

 

El rey preguntó Reiji que previamente habían dado un paso adelante.

 

Rey: “Hasta qué parte de la historia que ha escuchado acerca?”

Reiji: “Anteriormente, de la princesa, oí que me pedía derrotar al señor de los demonios. Además de eso, he oído nada más.”

Rey: “¿Es así? Pues bien, Gless.”

 

El rey miró al hombre templado, la persona de edad avanzada que estaba cerca, asintió. El hombre llamado Gless salió.

 

Gless: “Soy Gless Dures, el Primer Ministro de Astel. Pues bien, en primer lugar, voy a explicar, a partir del estado actual de las cosas.”

Reiji: “Por favor.”

Gless: “Al norte de aquí, en el reino de Astel que esta alrededor de tres países distancia, había un país helado llamado Noxius. El norte de Noxius era la frontera entre el territorio de los demonios y el territorio humano, y las personas que habían estado frustrando la invasión de los demonios desde hace mucho tiempo fueron llamados al bastión más septentrional hace cerca de la mitad de hace un año. Sin embargo, en ese tiempo, la invasión de los demonios consiguió tomar la capital, y provocó la caída de Noxius.”

 

Con una severidad que se filtró a la atmósfera, el primer ministro Gless continuó la historia.

 

Gless: “A pesar del hecho de que el pueblo de Noxius vivían en un ambiente tan duro, contaba con una fuerza no inferior a la de las tierras más prosperas, con un fuerte ejército nacional, pero cuando se enfrentaron a la invasión de los millones de hombres del ejército de los demonios no pudieron soportar un ataque tras otro y cayeron en menos de un mes.”

 

Entonces, Mizuki, aparentemente con dificultad, pidió los detalles.

 

Mizuki: “Um ... En cuanto a la caída de Noxius, la gente ...”

Gless: “Los demonios no tienen necesidad de tomar prisioneros de guerra. En el momento de la invasión, la mayoría de los ciudadanos fueron asesinados por los demonios, y los que sobrevivieron al ataque inicial fueron perseguidos. Los pocos que sobrevivieron lograron salir vivos solo debido a su buena suerte. Los Noxianos, como pueblo, ya no existen.”

 Mizuki: “Fueron perseguidos dice? Eso es ...”

Gless: “Ese es el tipo de monstruos que son los demonios. Ellos mirar hacia abajo completamente a la humanidad, tratan a los seres humanos como si fueran gusanos, y tienen más que suficiente fuerza para respaldarlo. Tratamos de negociar, pero su respuesta estuvo muy lejos de una reconciliación, en su lugar actuaron a la inversa que y nos atacaron “.

 

Después de Mizuki escuchó la historia de Gless, su rostro se volvió azul. Tal vez ella no pensó que podría ser una historia tan cruel como esta.

En la actualidad, todo estaba progresando como como si se tratara de una historia. Incluida ella, cuando existe un desarrollo con una historia similar, a menudo existe la salvación, y estaba siendo optimista.

 

Sin embargo, los demonios en este mundo son completamente diferentes a los de las historias.

A pesar de que era imposible de tragar toda la historia, el hecho es que todo, desde la matanza a la aniquilación completa de Noxius era cierto, y tenian que cruzar caminos con tales monstruos.

 

Gless: “Luego, después de eso, según el Oráculo de la iglesia de la salvación, el demonio gobernante cambió a alguien llamado Nakushatora. Si ignoramos al señor demonio, la humanidad será aniquilada sin ninguna duda.”

Gless: “Los países que han visto que tan grave era la situación comenzaron a desarrollar sus propias contramedidas. Pero, Noxius ya había caído, y fueron esencialmente forzados a asumir que, de acuerdo a la escala del ejército de los demonios, sus ideas que romperían el punto muerto no podía funcionar y los planes desaparecieron uno por uno. Esa es una cantidad en que los seres humanos no tenían el poder para luchar contra los demonios indomables “.

 

Haciendo una pausa aquí, Gless observo a Reiji.

 

Gless: “Por lo tanto, desde tiempos inmemoriales, cada nación ha convocado a un héroe de un mundo diferente. Originalmente, sólo el gremio de magos y la iglesia de la salvación fueron capaces de hacer la ceremonia de convocación del héroe, y en virtud de su acuerdo, esta ceremonia fue sólo para ser celebrada cuando la humanidad cayera en una gran crisis, estableciendo un precedente firme. Si cada país sólo fuera a dar prioridad a sus propios intereses nacionales y llevaban a cabo la invocación, entonces el mundo se convertiría en un caos.”

 

Reiji: “Por lo que escucho este mundo tiene muchos problemas ...”

 

Reiji arrugó las cejas. Él podría comenzar a llorar también si se pusiera a preguntar demasiado acerca del señor de los demonios

 

Gless: “Sí. De acuerdo con lo que se ha transmitido en las historias, dos monstruos que se alimentan de todo y de cualquier ser vivo han aparecido dos veces. Tiranos han pretendido tomar el mundo en sus manos tres veces. El ataque en este momento del rey de los demonios hará seis veces en total. Y para evitar una crisis de este grado, el reino de Astel es uno de los cuatro países autorizados para llevar a cabo la ceremonia de invocación del héroe.”

Suimei: “Cuatro países ...”

 

Al oír esta noticia inesperada, Suimei empezó a murmurar para sí mismo. Podrían posiblemente presionar a algunos otros chicos con una solicitud tan ridícula como la supresión del rey de los demonios. Cuando ellos e nieguen, siempre pueden llegar a alguna otra medida de seguridad, y Suimei y los otros no tendrían que encargarse de una tarea imposible.

 

Reiji: “Y nosotros somos los convocados?”

 

Cuando Reiji preguntó sobre el fondo de la cuestión, Gless cerró los ojos y se confirmó.

 

Gless: “Es como has dicho.”

 

Y, Gless puso una cara triste de nuevo.

 

Gless: “En la actualidad, la invasión del ejército de los demonios se ha ralentizado, pero en un futuro próximo, todos los países en humanos en el mundo, y por lo tanto nuestro país, serán pisoteados por el ejército de demonios gigantescos. Por ejemplo, tal y como cómo Noxius fue destruido.”

 

La cara de Gless perdió su color, y su voz se hizo más pesada. Fue un acto que evocaba simpatía. Era astuto y un poco desagradable, pero si la invocación era un acuerdo internacional, entonces el fracaso se traduciría no sólo en pérdida de prestigio diplomático, sino también en la pérdida de la fe del pueblo. A tal medida que el primer ministro no tuvo más remedio que preocuparse sobre el país, no tenía un plan, y él no pudo reprimir las semillas de irritación en su mentalidad.

 

Después de que Gless había terminado su relato, al ver un momento tan bueno como cualquier otro, el Rey habló.

 

Rey: “Héroe. Este asunto no tiene absolutamente nada que ver con ustedes que vinieron de otro mundo, pero, en aras de salvar a la gente de este mundo, ¿podrían ayudar de alguna manera?”

Reiji: “....”

Rey: “Por favor ... ¿De alguna manera u otra?”

 

El rey imploró por segunda vez para Reiji, cuya cabeza estaba mirando hacia abajo, como si en una profunda reflexión.

 

Suimei: (Eso es algo obvio, Reiji. Por supuesto de lo pido…)

 

Pero, por supuesto, Suimei, que no querían tener nada que ver con este asunto, en secreto estaba orando a Reiji. Desde que era un mago, por el bien de su propia protección y de su investigación, tenía experiencia de combate, pero en realidad no quieren participar en una pelea tan ridícula. Él, por supuesto, no quería morir.

Suimei, como si dejando a un lado su franja de ansiedad, oró fervientemente a los dioses que Reiji no aceptaría.

 

Nadie se atrevió incluso a tragar saliva. Después de un breve período de silencio, Reiji levantó la cara resuelta.

Y-

 

Reiji: “esa solicitud, la voy a tomar”.

Suimei: (…Por supuesto que no lo hará, él es así, espera tomar ¿Eh-?”

 

Él aceptó. En realidad, lo acepto. Lo que Suimei había pensado que escuchó fue sólo un producto de su propia imaginación.

 

Rey: “¿Es eso así! Entonces es-”

Suimei: “Espera un momentoooo!”

 

Suimei no podía aceptarlo. Ahogando completamente la voz eufórica del Rey, su grito resonó en toda la sala de audiencia.

Suimei reveló sus pensamientos internos con su grito, y sorprendió a todos en la sala de audiencia. Interrumpir las palabras del rey era grosero, pero la brusquedad del grito y la incredulidad de la gente impidió que alguien criticara a Suimei.

 

La persona de buen corazón que había aceptado tenía una mirada de confusión en su rostro.

 

Reiji: “¿Qu-qué sucede Suimei? Gritando así de repente ...”

Suimei: “¡No me vengas hablado de gritos aquí, tonto! ¡El que aceptado y tiene un cerebro podrido que eres tú! ¡Tú acabas de decir que vas a luchar contra un tipo peligroso que destruiría el mundo! ¿Por qué tenemos que luchar contra un tipo que tiene un ejército de dios sabe cuántos millones de demonios!? ¿de verdad es raro que grite a gritar en voz alta cuando ni siquiera nos consulta acerca de ello!? “

 

Suimei estaba gritado sin cesar, todo sin respirar. Reiji, con los ojos inflexibles, miraba Suimei que ahora estaba tratando de recuperar el aliento.

 

Reiji: “Pero, debido al rey demonio, una gran cantidad de personas han tenido experiencias desafortunadas y más experimentarán lo mismo. Por lo tanto, el último recurso de la gente fue convocar un héroe, y me llamaron. Es por eso que voy a hacer cualquier cosa y todo dentro de mis límites para ayudar “.

Suimei: “¿Cómo es que llegaste a eso!? ¡No tenemos ninguna razón para ayudar!”

Reiji: “…Sí, es innegable que es la primera vez que vengo este mundo es como has dicho, ... No tenemos ninguna obligación de ayudar, pero hay esperanza. La esperanza es la esencia de cada persona ¿no son seres humanos sólo una pila de esperanza?  Por otra parte, el sentido del deber no está presente desde el principio, ¿no es algo en lo que se crea?”

 

Reiji respondió de una manera un tanto, filosófica.

 

Suimei: “Eso es cierto, pero ... Más bien, ¡ese tipo de filosofía no tiene nada que ver con el asunto en cuestión! En primer lugar, ¿Qué demonios puedes hacer tu solo!?”

 

Ahora mismo, el argumento de Suimei sobre Reiji es ese. Reiji era sólo un estudiante. A diferencia de caso de Suimei, Reiji no tenía experiencia en la lucha. Sin siquiera hablar de su capacidad de luchar, cualquier medio para ganar no podía ser visto.

 

Pero incluso entonces, Reiji negó con la cabeza.

 

 Reiji: “Tu no entiendes. Hay un poder increíble en mí en este momento. Puede ser que sea capaz de derrotar al Rey Demonio si tengo ese poder.”

 

 Y es por termino con una cosa como esa.

 

 

Suimei: “¿¡Que poder increíble!? ¡No hay manera de que incluso puedas tratar de hacerlo! Básicamente, se está diciendo grandes cosas como ‘vamos a luchar contra ese gran número, ¡Aniki!’ ¡Con indiferencia! ¡No importa la cantidad de poder que tengas, no hay manera de que puede luchar contra un ejército de varios millones! “

Reiji: “No, no puedo decirlo sin haberlo intentado. Las personas que han sido convocados a este mundo tienen el poder de salvarla”.

 

Eso es ciertamente lo que se dice que es el caso. Sin embargo, al final, eso podría ser una historia transmitida por la humanidad.

Por lo tanto.

 

 Suimei: “Así que, así es como es.”

 

 

Reiji: “Mi repuesta es inmutable. Yo no puedo abandonar a la gente que tiene problemas. Puede que no sea inteligente, pero deseo de cooperar con la gente de este mundo.”

Suimei. “Reiji. Una vez más, tu ...”

 

Suimei, al escuchar las palabras sinceras de Reiji, bajo su tono. Después de eso, puede haber habido una pizca de compasión. Esto podría decirse que es la debilidad de Reiji. Él no puede abandonar a la gente en problemas. Ha sido así desde siempre. Ha sido así desde el día en que Suimei lo conoció.

 

Siempre correría por todos lados, tratando de salvar a alguien, arrastrando a otra persona como él, pero él se salvaba todo el mundo al final. Era un hombre que no podía descartar esta debilidad. Esa es la persona conocida como Shana Reiji.

Ya que era su buen amigo, Suimei entendía el carácter de Reiji bastante bien.

 

Reiji: “Suimei. Si piensas que es desagradable, no tienes que hacerlo. Honestamente, si estás conmigo, seria tranquilizador, pero el que recibió este poder soy yo. Usted no tiene que venir conmigo.”

Suimei: “Tu ... Desde luego, no quiero hacer eso, ¡pero eso es...!”

Reiji “Sí. Lo sé. Tu estarás preocupado por mi ¿verdad? Todo este tiempo has sido el que siempre me seguía si yo no era suficiente.”

 

Diciendo que de tal manera era astuto. Exactamente desde Reiji era este tipo de persona, Suimei no podía ignorarlo y empezó a llevarse bien con él.

Pero, aun así, en este momento-

 

Suimei: “Yo definitivamente no lo are. Se arrastrado en este tipo de desastre ... no quiero morir todavía.”

 

Como era de esperar, se negó. No había otra opción. Sin embargo, se podría pensar en ello, era demasiado imprudente.

 

Reiji: “Está bien. Lo ciento, Suimei.”

Suimei: “Si vas a pedir disculpas, también podría negarte a hacerlo ...”

 

Dijo Suimei, como si acabase de hablar, con su voz después de haber devuelto a la de uno sin sorpresa o renuncia.

Ahora, Reiji se volvió a Mizuki.

 

Reiji: “Voy a ir a derrotar al señor de los Demonios. Por lo tanto, quiero que te quedes con Suimei, Mizuki.”

 

Delante del rostro de determinación de Reiji, la cara de Mizuki estaba derribada, y ella estaba temblando. Estaba pensando en algo.

No hubo respuesta por un breve período de tiempo, pero en poco tiempo, Mizuki, que había dejado de temblar, levantó la cara resuelta y miró Reiji.

 

Mizuki: “... No, yo voy a ir contigo.”

Reiji: “Mizuki ...”

Suimei. “Tú también, Mizuki,”

 

Suimei había dicho en una voz de desconcierto. No creía que otro de sus amigos podría decir una cosa tan poco realista. Lo mismo poco realista como lo había dicho Reiji.

 

Reiji: “Mizuki, no puedes. Lo que voy a hacer es peligroso. Es por eso que no puedo llevarte conmigo. No quiero ponerte en peligro.”

 

Cuando Reiji había rechazado la solicitud de Mizuki, ella negó con la cabeza.

 

Mizuki: “Ya que no habrá paz de todos modos si no se derrota al señor de los demonios, en todas partes será peligroso. Por eso, aunque sea un poco, quiero ayudarte. No estoy segura de sí puedo hacer algo, ni entiendo si siento la misma determinación que tú tienes, para ayudar a la gente de este mundo, pero todavía quiero ir contigo. “

Reiji: “Va a ser peligroso. No estoy seguro de si voy a ser capaz de protegerte.”

Mizuki: “Está bien. No me importa incluso si me abandonas. Así que por favor ...”

 

Eso sin duda, no era lo que de verdad quería Mizuki. Sin embargo, quedarse con él era tan importante, que había mentido.

 

Reiji, después de cierta consideración, habló.

 

Reiji: “Está bien. Si vas a llegar tan lejos como para decir eso, vamos a ir juntos. Sin embargo, no importa lo que pase, no te abandonare, ¿de acuerdo?”

Mizuki: “Está bien ...”

 

Respondió Mizuki. No dejo salir alguna señal de que estaba feliz, pero en sus ojos se podía ver una débil voluntad, y algunas lágrimas.

 

Mizuki: “Su Majestad. La cuestión con respecto al señor de los demonios. nosotros dos nos vamos a a enfrentar a él.”

Reiji: “Entendido. Mizuki, ¿estás realmente seguro de esto?”

Mizuki: “Sí!”

 

El rey envió una feliz mirada hacia Mizuki quien había respondido tan alegremente, y luego volvió su mirada a Suimei.

 

Rey: “Suimei, todavía ...”

Suimei: “No puedo luchar contra una cantidad absurda de tropas. No voy a ir con ellos.”

Reiji: “¿Es así ...”

 

Su voz tenía un tono de disculpa, en lugar de uno de arrepentimiento. Como era de esperarse la tenía algunos sentimientos encontrados con respecto al llamado.

 

A pesar de la reacción del Rey, y el entorno criticado a Suimei diciendo cosas como “A pesar de que la chica va, ese chico ...” y “No tiene orgullo en absoluto” se podía escuchar.

 

Suimei: (Estos chicos que nunca se mueven fuera de sus lugares seguros dicen lo que les da la gana. Bueno, no estoy realmente en condiciones de decir nada, ya que decidí que no irí ... Hay un asunto más importante que atender, después de todo.)

 

Suimei lanzó hacia afuera su frustración reprimida con un suspiro, y se detuvo por un momento, antes de pedir al rey por un favor que necesitaba a toda costa.

 

Suimei: “Su Majestad, tengo un favor que pedir, ¿Puedo?”

 

El entro en alboroto con el ruido de nuevo, y exclamaciones tales como “¿Qué insolencia!” ¡Y “No estás en condiciones de pedir a Su Majestad el Rey por un favor!”, Pero fueron ignoradas.

Al Rey, en particular, no parece importarle; él no levantó la voz y respondió.

 

Rey: “Adelante”.

Suimei: “Está bien. Yo no voy a ayudar a suprimir al señor de los demonios, quiero encontrar una manera de regresar a mi mundo”.

 

No quiso ir a combatir. Por lo tanto, no habría ninguna razón para que se quedara en este mundo. Quería utilizar la ceremonia de invocación de nuevo para volver rápidamente a su propio mundo.

Sin embargo, por alguna razón, el rey no respondió.

 

Rey: “............”

 

En cambio, un pesado silencio invadió la sala. Si uno fuera a mirar los alrededores, uno vería Reiji con una mirada de perplejidad, y Mizuki con una cara como si se hubiera dado cuenta de algo. Titania y las caras de Felmenia eran de complexión pobre, eran como si hubieran comido un insecto.

 

La fuente de eso era algo malo. Suimei termino pidiendo regresar. Entonces, sus rostros se habían convertido en esto.

A continuación, una hipótesis había aparecido en la mente de Suimei.

 

Suimei: “Hey, espera. No podía ser ...”

 

Suimei ya no utiliza honoríficos. Era natural, como su conjetura no golpeó lejos del objetivo.

En poco tiempo, el rey abrió la boca con la resolución.

 

Rey: “Lo siento, pero no puedes regresar a tu mundo No me malinterpretes; ... No es que yo no quiera regresarte, por el contrario, pero un método para enviarte de regreso no existe.”

Suimei: “Qu--- no me Jooooodaaaaaan”

 

El segundo grito del día de Suimei resonó en toda la sala de audiencia.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 5: Hasta la partida del amigo.




Manual




Han pasado dos semanas desde que Suimei y sus amigos fueron convocados a este mundo y se les encargo derrotar al Señor Demonio. Incluso ahora, Reiji está en entrenamiento y se ira en pocos días.

 

Mientras el entrenamiento progresa constantemente, Suimei está en su cuarto leyendo libros. La mayoría de los géneros son variados y lee casi todo lo que cae en sus manos. La razón es, por supuesto, recopilar información sobre este mundo. Aún recuerda el otro día, cuando se les dijo que no podían volver a casa. Y así, se vieron obligados a vivir aquí.

 

A pesar de que se molestó mucho por ser invocado, ahora no le importa, o más probablemente, no tiene tiempo para preocuparse por eso. Hay cosas que debe hacer ahora, pase lo que pase.

 

Esto es, por supuesto, la recolección de información.

 

La mayoría de los libros que está estudiando incluyen leyes, leyes no escritas, cultura, el conocimiento fundamental y la existencia del mundo anterior. Como se mencionó anteriormente, tienen que vivir aquí ahora. Resistirse a mezclarse en el estilo de vida de este mundo sólo traerá problemas.

 

No se sabe si es a causa de la invocación de los Héroes o no, pero ellos pueden entender el lenguaje de este mundo. Por eso, puede leer los libros. La información que ha recogido aquí es bastante.

 

Y entonces, el libro que Suimei está leyendo ahora mismo trata sobre un héroe que consiguió el poder de Dios y derrotó al dragón que hundió al mundo en las tinieblas. Parece que la historia de este héroe es una historia muy ortodoxa ampliamente conocida. Mientras toma un respiro, Suimei está leyendo este libro.

 

Parece que se interesó demasiado y no se dio cuenta de que seguía girando las páginas hasta que terminó. Eventualmente, el héroe destruyó al dragón, regreso a casa y trajo la felicidad al mundo. Seguro que es un final feliz.

 

Suimei: “Héroe eh ...”

 

Murmuró Suimei mientras cerraba el libro.

 

Bueno, dejando a un lado este Héroe, el Héroe actual ahora mismo está entrenando con Mizuki quien insistió en ir con él. Ahora están experimentando el entrenamiento del capitán del guardia imperial de caballeros de Astel y del hechicero imperial. Recibieron espada y entrenamiento de combate del Capitán de los Caballeros, y todo tipo de magia del Hechicero Imperial.

 

A pesar de que sentía que dos semanas era irrazonable, mantuvo la boca cerrada, en un buen sentido.

 

Suimei: “Haa ...”

 

Mientras pensaba en Reiji, Suimei suspiró.

A veces veía el entrenamiento desde la ventana. Recibía información de Reiji y Mizuki quienes lo visitaban dos veces al día. De la información, aunque sea poca, parece que es muy duro.

 

Reiji era un ser humano normal en el mundo anterior. Por supuesto, al recibir súbitamente entrenamiento de combate, quedo muy golpeado. Pero, parece que esto sólo se aplicó durante los dos primeros días. El tercer día, ya era capaz de luchar a la par con el Capitán de los Caballeros, y era capaz de manejar a varios oponentes.

 

Suimei no sabía si esto era debido a la Bendición del Héroe o no, pero su tasa de crecimiento es increíble. Si lo pusiera en palabras, es como una esponja. No es como una esponja que absorbe agua, sino cómo una esponja que bombea agua.

 

Al ver eso, por supuesto, él sentía que sus esfuerzos estaban siendo negados, y se sentía triste.

 

Suimei: “Eso es hacer trampa, definitivamente.”

 

Es algo notable, incluso en la magia. Reiji fue capaz de hacer lo que a Suimei le tomo 2 años en tan sólo 3 días. ¡Sólo 3 días!

Suimei ni siquiera quería mirarlo más.

 

Suimei: “Mu ...”

 

De repente, Suimei escuchó pasos y sintió una presencia mágica. Parece que los están viniendo, son probablemente visitantes suyos.

 

Y los visitantes son ....

 

Parece que son Reiji y otros dos. Los otros dos son Mizuki, y Titania la cual ha estado ayudándole todo el tiempo. Esto hace que Mizuki se aferre más a Reiji. Al notar que están llegando, Suimei rápidamente fue a la mesa y oculto todo lo que estaba sobre ella y tenía que ver con magia.

 

Suimei siempre está aislado en esta habitación. Todo el mundo piensa que siempre está durmiendo aquí. Limita el contacto con los demás al mínimo para ocultar su identidad. Es porque si entra en contacto con otras personas, el riesgo de ser atrapado es mayor. Por supuesto, no asistió a la fiesta el segundo día. Siempre recibe su comida enviada aquí de todos modos. Sólo sale de esta habitación para ir a la biblioteca, a la sala de invocación, para revisarla en secreto de Reiji, y, por supuesto, al inodoro.

 

Es algo natural para el ocultar su identidad. No quería que su poder fuera explotado.

Tampoco quería que Reiji lo supiera. Y también consiguió más libertad de esta manera. A cambio, la opinión que tenían de él en el castillo ha empeorado drásticamente.

 

Es porque hizo un discurso en ese entonces en la Sala de Audiencia para persuadir a Reiji de convertirse en el héroe. Y desde entonces siempre se escondía aquí. Confía en que el Rey y Titania se estén burlando de él.

A Suimei no le importa porque es solo una fachada. Y por supuesto, quiere que continúe así.

Mientras piensa eso, Suimei se arrastró hasta la cama, y ​​la voz de Reiji fue escuchada.

 

Reiji: “Ya amaneció Suimei, ¿todavía no despiertas?”

Suimei: “Ah, entra.”

Mizuki: “Con permiso.”

Titania: “Con permiso.”

 

Suimei se levantó y, como de costumbre, todos se sentaron en sus respectivas sillas.

 

Suimei: “Entonces, ¿qué sucedió el día de hoy?”

Reiji: “¿Eh? Eso fue repentino, Suimei.”

Suimei: “De alguna manera, tienes un aura diferente hoy.”

Reiji: “Hahaha, como era de esperar, ¿te diste cuenta?”

Suimei: “Supongo.”

 

Reiji está sonriendo avergonzado, y Suimei asiente.

Él notó que algo era diferente cuando Reiji entró. Incluso si su cara está sangrando un poco, Suimei puede sentir que Reiji experimentó algo bueno.

Entonces, Reiji preguntó.

 

Reiji: “Aprendí la magia de fortalecimiento corporal hoy, ¿quieres ver?”

Suimei: “¿Hoh? Muéstrame.”

 

Ya veo, esa es la razón. Parece que está feliz de haber aprendido una nueva magia. Y lo entiendo muy bien. La gente quiere probarlo cuando adquieren nueva magia.

Reiji está estirando su cuerpo, y aflojándose. Es magia de fortalecimiento corporal; Fortalece todo el cuerpo al mismo tiempo. El estirar de esta manera es esencial.

 

Reiji: “Aquí voy.”

 

Entonces, Reiji extendió la magia a su cuerpo, y la elevo en un instante sin cantar.

 

Reiji: “[Burn Boost]!”

 

Cuando Reiji activo la magia, su cuerpo fue repentinamente cubierto en llamas. Ahora es más fuerte que cuando lo llamaron.

 

Suimei: “Ohhh.”

 

Suimei dejo salir una voz de admiración al ver esto. La ejecución fue excelente. Maneja el proceso muy bien. Aunque no es realmente eficiente, pero hacer esto en dos meses es algo admirable.

 

Parece que esta magia es de atributo fuego. Amplifica el poder. El atributo de viento acelerará el movimiento, el atributo del agua suavizará el movimiento, y el atributo de tierra endurece el cuerpo.

 

Suimei está analizando la magia de fortalecimiento de Reiji. Titania estaba fascinada por esta visión y se acercó a él.

 

Titania: “Como era de esperar, Reiji-sama es impresionante.”

Reiji: “Ahahaha. Gracias Tia.”

 

Dijo Reiji mientras sonreía, y ese nombre es como un nombre de mascota. ¿Cuándo llegaron a ser tan cercanos?

Mizuki se puso molesta un poco viendo a Titania.

 

Mizuki: “Tia, ¿no estas demasiado cerca?”

Titania: “¿No está bien Mizuki? Mizuki siempre está cerca de él, ¿no está bien dejarme esta vez?”

Mizuki: “¿Eh? ¡No! ¡No estoy cerca de él!”

Titania: “Eso no es cierto. Mizuki siempre está cerca de Reiji-sama. Es injusto.”

 

El tema era sobre la magia de fortalecimiento de Reiji, pero ahora hay chispas saliendo entre ellas.

 

Suimei: “Hm, Reiji eso es bastante genial, eh ...”

Reiji: “¿Eh? ¡Así es! Esta magia es conveniente, me gusta”

Suimei: “Parece bastante inesperado ...”

 

Esta es la verdadera opinión de Suimei. Parece la flama de un dragón. El impacto que se muestra en la otra parte es obvio. Sea admiración o miedo. Es una gran ventaja.

Pensando en eso, de alguna manera Mizuki se giró hacia Reiji, no a mí.

 

Mizuki: “Yo-yo puedo hacerlo también!”

Reiji: “¿En serio? Como se esperaba, Mizuki también está trabajando duro.”

Mizuki: “Um, bueno, sí ...”

 

Suimei puso una mirada en blanco escuchando la respuesta. Parece que, debido a las acciones de Titania, Mizuki ya no puede ver a nadie aparte de Reiji.

 

Suimei: “Kukukuku ...”

Mizuki: “Qu-¿qué es tan graciosos Suimei-kun?”

Suimei: “Ah, no es nada, buena suerte.”

Mizuki: “¡Sí, no voy a perder!”

 

Cuando se piensa en la conversación de antes en que uno de ellos se convertirá en el Señor Demonio, era imposible ver algo así en esta situación.

Después de eso, trato de preguntar de nuevo.

 

Suimei: “Entonces, ¿qué más?”

Reiji: “¿Eh? Bueno, varias cosas ...”

 

Reiji respondió eso, al mismo tiempo que evitaba sus ojos, parece que esta es la causa de lo que Suimei sentía.

 

Titania: “¿Qué sucede, Reiji-sama?”

Reiji: “¿Eh? No es nada.”

Suimei: “Ojou-sama, ¿es que acaso sucedió algo extraño?”

Titania: “¿Eh? No creo que haya pasado nada extraño. En su lugar Reiji-sama consiguió otra cosa genial.”

 

Parece que la princesa no mintió. Entonces, ¿qué hizo a Reiji estar así? ¿Por qué está intentando engañarnos?

Le pregunté a Titania los detalles.

 

Suimei: “¿Y eso es?”

Titania: “¿Eh? Eso es ...”

 

Reiji trató de detenerla, pero Titania continuó, tratando de presumir.

 

Titania: “Todos los magos especialistas del gremio de magos de Astel vinieron a practicar con Reiji-sama.”

Suimei: “Eh ~ Gremio Magos uh ...”

 

Gremio de Magos. Aunque no he investigado los detalles, es cierto que existe.

 

Titania: “Y por eso, todos se reunieron para darles la bienvenida.”

 

Los especialistas son probablemente los ejecutivos.

 

Suimei: “¿Eso es algo raro?”

Titania: “Sí. Eso es porque todos ellos tienen sus propios asuntos.”

 

Por eso es raro que se reúnan. Los distintos especialistas son más interesantes.

 

Suimei: “Por cierto, ¿qué quieres decir con varios?”

Titania: “Fuego, agua, viento, tierra, trueno, madera, luz. Son los mejores de ellos. Pueden superar fácilmente a nuestros magos. Y cada uno tiene su propio apodo de Emperador. Como el Emperador de Fuego o el Emperador de Luz.”

Suimei: “……”

 

¿Está bien eso? Emperador es un gran nombre incluso en Japón. A pesar de que puede haber un error ya que el idioma de aquí se ha traducido al japonés, sigue siendo algo grande.

 

Titania: “Suimei-sama, ¿estás interesado?”

Suimei: “Entonces, ¿quién ganó?”

Titania: “¡Por supuesto, fue la victoria de Reiji-sama!”

 

Titania alegremente se jacto de ello.

 

Titania: “Y después, obtuvo un título del Maestro del Gremio.”

Suimei: “¿Un título?”

 

Un título es algo que representa los logros, la fuerza o las características de una persona. Por supuesto, esto es sólo en la fantasía.

Reiji está avergonzado y trato de cambiar el tema.

 

Reiji: “¿No está bien no decírselo?”

 

Pero, al ver a Reiji así, Mizuki comenzó a reír.

 

Mizuki: “Fufufufu.”

Suimei: “¿Qué sucede Mizuki?”

Mizuki: “No, no es nada.”

Suimei: “Entonces, princesa, ¿cuál es el título?”

Reiji. “Suimei, por favor ...”

Titania: “Porque conquistó todos los elementos, se le llamo el 'Gobernante Supremo de Todos los Elementos'.”

 

En el momento en que dijo eso, la habitación quedó en silencio. Pero, Suimei no pudo soportarlo.

 

Suimei: “Buhohohoho”

Titania: “Suimei-sama !?”

Suimei: “Ah, gobernador supremo, de todos los elementos, ah, no puedo soportarlo, ayúdame, hahahaha, ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡!”

 

Titania estaba confundida en cuanto a por qué se está riendo. Reiji sólo sacudía la cabeza y Mizuki también se reía.

Mientras Suimei se estaba riendo, Reiji dijo.

 

Reiji: “¿Lo Ves? Te lo dije.”

Titania: “Hm? ¿Por qué? Recibir un título del maestro del gremio es una gran cosa. ¿Por qué Suimei-sama y Mizuki-sama se están riendo?”

Suimei: “Bu-Pero, es ‘Gobernante Supremo de Todos los Elementos’ ¿sabes? Escucha, no tiene sentido, tiene ... Ah, me duele el estómago. Fuahahahahahahaha.”

Reiji: “Suimei, por favor, detente ...”

 

La risa hizo eco y la historia termino aquí ...

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

“Edificio norte ... nada extraño ...”

 

El guardia, con sus botas militares haciendo ruido al pasar sobre el pavimento, está patrullando. El guardia está revisando la última habitación en el edificio norte.

 

Así es. Esa noche, el guardia estaba patrullando. Esta es su tarea diaria de todas las noches. Su trabajo es defender el castillo por la noche cuando todo el mundo está durmiendo.

 

Camelia es diferente en el día y la noche. Al día, es brillante. Por la noche, es completamente diferente. Por lo general, tienen velas, pero para impulsar la economía, ahora mismo, no todo está iluminado.

 

La única luz es la que hay es la que está en la mano del guardia. Y el guardia tiene que ir patrullando en la oscuridad. Nadie quiere este trabajo, ya que es espeluznante. El guardia se ve obligado a hacer este trabajo y tiene que recorrer todos los rincones.

 

Guardia: “Espero que termine pronto ...”

 

De todos modos, sería estúpido si alguien intentara invadir este lugar con el héroe en él.

El propio rey emitió a los guardias para fortalecer la seguridad.

 

Este guardia también vio una vez el entrenamiento del héroe. Fue muy duro. El héroe Reiji luchó contra el Capitán de los Caballeros y ahora puede derrotar a muchos hombres fácilmente.

Así que, aunque se trataba del héroe, ellos tienen miedo y quieren fortalecer la seguridad, ya que sus mejores hombres han sido derrotados. Sin embargo, el guardia vio esto como irrazonable.

 

En ese momento, el guardia vio una figura humana.

 

Guardia: “Hm?”

 

El guardia oyó el sonido del metal, e inmediatamente dirigió la luz de la vela a la fuente.

 

Guardia: “¿Hay alguien allí?”

 

No hay respuesta. Lo que queda es sólo la espeluznante sala que los magos usan.

El guardia ha estado aquí antes. No había nada extraño. Pero, en aquel entonces, había una estatua de metal.

 

Guardia: “¿Peter? ¿Eres tú? Detener esta mala broma.”

 

El guardia llamó ansiosamente el nombre de su amigo que suele hacerle bromas. Trató de mirar hacia adelante, pero todo está pintado de negro. Y no podía oír la risa habitual de su amigo.

 

Luego, aquel sonido similar a un “GASHAN” se escuchó de nuevo.

 

La espalda del guardia está temblando. ¿Podría ser? ¿Un intruso? Incluso su amigo no llegaría tan lejos. El guardia no sabría de dónde sacó la información, pero podría ser un demonio tratando de matar al Héroe. El guardia sacó su espada y se acercó lentamente. El guardia también preparó una flauta para llamar a los refuerzos en el peor de los casos. Y entonces-

 

Guardia: “¿Qué? Hmph, no hay nada.”

 

Es sólo la estatua en frente de la habitación. Bueno, no hay manera de que un demonio esté aquí de todos modos. Solo es natural.

En primer lugar, no hay manera de que cualquier cosa se arrastre dentro del castillo por la noche, aparte del guardia. Habiendo confirmado eso, el guardia se sintió cansado y se quedó dormido.

 

Suimei: “Whoa, eso estuvo cerca ...”

 

Suimei agitó la mano frente al guardia durmiente, y se sintió aliviado.

Nunca pensó encontrarse con un guardia aquí. El guardia no es un mago, solo un humano normal. No debería poder ser atrapado practicando magia aquí, aunque no esperaba que nadie estuviera despierto.

En primer lugar, la fuente de la cuestión era la armadura a su lado ...

 

Suimei: “No, no, creo que dejaran a un autómata aquí. No había nada antes ...”

 

Por seguridad, Suimei echó otro vistazo a la armadura.

Los autómatas son golems que tienen imitaciones de funciones orgánicas incorporadas. Pueden programarse para realizar acciones automatizadas. Como los androides.

Es uno de los misterios del hebreo y el Kaballah en su mundo anterior. No hay ninguna técnica para crearlo. Poniendo eso aparte,

 

Cuando Suimei lo tocó, quedo desarmado y se convirtió en ruinas. Eso ocasiono que se generar un fuerte ruido, pero todo el mundo estaba durmiendo, así que nadie vino a ver.

Suimei suspiró. El primer ruido fue de cuando se acercó a la armadura, y el segundo fue cuando la destruyó.

 

Suimei: (Pero, seguro que está bastante bien hecho. Nunca he visto algo así antes de venir aquí. Es como si no fuera algo que la gente de aquí creó...)

 

Pero, ¿de dónde sacaron esto? Cuando vino aquí, se dio cuenta de su existencia. Se dio cuenta de los riesgos. - Esto es bastante bien hecho.

El autómata absorbe la magia de los intrusos cercanos. Es un buen contrataque contra la magia y los ataques físicos. También tiene una espada que lo hace agresivo y poderoso.

Fresco y cruel ...

 

Suimei: “Pero, esa chica, en serio, ¿en qué está pensando? Sólo porque esto está dentro del castillo, ella hizo algo como esto. No tiene sentido de responsabilidad.”

 

Se quejó de la inexistente Felmenia. Incluso si ambos son magos. Pensar que prepararía una trampa como ésta. ¿Dónde está la hospitalidad de la que tanto se jactan? Ahora que el gran yo ha venido, no mostraré ninguna misericordia.

 

Suimei: “Ah ... Supongo que es natural para un mago ...”

 

Así es. Los magos son magos. Puede robar sus investigaciones y, a cambio, tratarán de matarlo. Es de sentido común aquí. Aunque no lo sabe con seguridad.

Miró de nuevo a los restos de la armadura ... Está bien si es Felmenia, pero es malo si alguien más lo encuentra y hace un alboroto.

 

Suimei: “De acuerdo, vamos a arreglarlo ...”

 

Magia salió de sus pies. Un círculo rojo fue creado debajo de él. El círculo mágico giraba y se hacía más grande. Después de conectar varias cuerdas, se estabilizó.

Y entonces-

 

Suimei: “[Renovatio Redivivus]”

 

Más que una reparación, es más como devolverlo a su estado anterior. El círculo se separó en dos por debajo de la armadura. Se giró y voló hacia arriba. Las partes regresaron a sus lugares originales. Cuando el círculo mágico alcanzó la tapa, la armadura estaba completa otra vez.

 

Suimei: “Bueno. Justo como antes. No es bueno, algo está mal.”

 

Jactándose un poco de su magia, tocó el autómata. Ya no podía moverse. Puesto que la magia del interior ya está destruida, esto no es más que una ruina en forma de autómata.

 

Suimei entró en la habitación que el autómata vigilaba; Era otra habitación aparte de la sala de archivos.

Así es. Es la sala de invocación.

Su propósito era analizar el círculo de invocación y encontrar una manera de revertirlo. Si eso no puede hacerse, sólo tiene que hacerlo él mismo. Y ahora, está investigando el libro de investigación de invocaciones.

 

Quiero regresar. Tengo un deber con mi padre. Para lograrlo, tengo que regresar allí con los resultados de la investigación, artículos mágicos y materiales de investigación.

A pesar de que está seguro de que puede hacer algo aquí si se le da el tiempo, no quiere perder nada. No sabe si puede llegar a tiempo. El tiempo es escaso. Es por eso que la principal prioridad es regresar a casa.

Eso es correcto, y la otra razón es ...

 

Suimei: “Ellos dos también quieren volver, ¿cierto…?”

 

Dijo Suimei con una débil voz, mientras miraba hacia el techo.

Suimei sabía que Reiji a veces miraba hacia el cielo. Suimei sabía que tenía un afecto persistente por la gente que dejó allí.

También sabía que Mizuki siempre sollozaba sola en su habitación, queriendo estar al lado de sus seres queridos, a pesar del miedo, para detener la soledad.

 

Al pensar eso, algo surgió en el corazón de Suimei.

 

No podía describirlo, era algo cálido... Esa mañana se suponía que iba a conocer a su familia. Aquellas personas con las que no puede volver a encontrarse. Abrazando la tristeza y el dolor. Sabía que tendría que decir adiós algún día, pero mientras haya esperanza, no se dará por vencido.

Es por eso que aprendió la magia de su padre, para superar cualquier cosa, no importa lo irrazonable que sea.

 

Suimei: “Esto no es propio de mí, bueno, creo que tengo que trabajar duro.”

 

Estaba decidido. No puede retractarse una vez que lo dijo. Por eso lo dijo. Ya que no va a ir con ellos, juró encontrar alternativas.

Mientras estaba decidido, pudo sentir una presencia mágica ...

Incluso si trataba de ocultarse, es una presencia humana. No. No era una persona normal. Era Felmenia Stingray. Se puso de pie frente al autómata y luego entró. Parece que vio la puerta abierta.

 

Sabía que ella lo estaba persiguiendo y, a propósito, dejó un rastro. Pero pensar que ella sería tan persistente ...

Tal vez ella me está observando ...

Ella echó un vistazo por un tiempo, y luego ...

Entonces…

 

Suimei: “El cebo fue eficaz, a continuación, es la etapa de sincronización uh ...”

 

Está bien. Este es un castigo apropiado para los perros que les gusta meter sus narices en donde sea. Ella también tiene la intención de castigarme de todos modos. A cambio, sus rostros sorprendidos serán muy graciosos ...

 

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 6: Las sospechas del mago de la corte.




Manual




Han pasado dos días desde que le héroe Reiji aceptó la tarea de someter al Señor Demonio. El Mago Imperial Felmenia Stingray enseñará a Reiji ya Mizuki por órdenes del rey.

 

Y ahora, ella va con Reiji.

 

Felmenia: “No puede ser ... maestro de héroe ...”

 

Ella murmuraba mientras camina, dentro de su corazón hay alegría. Después de todo, de entre todos los magos, ella fue elegida para enseñar al héroe que salvará al mundo.

 

Al pensar que ella estará enseñando al héroe, ella sólo puede sonreír. Esto significa que ella es más confiable que los otros Magos de la Corte, y que el Rey tiene grandes expectativas de ella.

 

Felmenia: “Fufufufu.”

 

No puede contener su risa. Está contenta de que no haya nadie. Siempre tiene una personalidad seria, si los otros la ven reír, sería muy embarazoso.

 

Poniendo eso aparte, sobre el tema de la enseñanza, parece que en el mundo de donde el héroe Reiji vino, no hay magia. Por eso le están enseñando magia ahora. Todavía puede recordar cuando fueron convocados, y cuando vieron la magia por primera vez. Ella recuerda claramente sus ojos chispeantes.

 

Cuando preguntó por el mundo del héroe Reiji, parece que, en lugar de magia, tienen una ciencia llamada tecnología que todo el mundo puede usar. Ayudó a la civilización a evolucionar. Fue interesante. Si tienen tiempo, a Felmenia le gustaría escuchar más.

 

Y entonces-

 

Felmenia. “¿Es ese Suimei?”

 

En el pasillo, de pie, está Suimei.

 

Suimei Yakagi. Una persona promedio. Cabello negro, ojos suaves. Nada más que eso. Él muestra gran sabiduría cuando está junto con Reiji. Ese tipo está caminando delante de ella, pero giro en la esquina hacia un destino diferente.

 

Mientras miraba esto, ella pensaba. El lugar al que se dirige es el lado norte de Camelia. No hay cocina ni retrete ni Reiji. ¿Por qué diablos está yendo por ahí?

 

Felmenia: (Espera ... oí que Suimei siempre estaba encerrado en su habitación después de esa disputa en la sala de audiencias.)

 

Ella no sabe mucho acerca de sus circunstancias, ya que no ha hablado mucho con él. Oyó que sólo salía para ir al baño o reunirse con Reiji y su amiga.

 

Ella pensó que, porque él fue convocado aquí de repente, él estaba asustado y deprimido como un niño pequeño.

 

Felmenia: “Si es así, ¿qué es él ...”

 

El edificio del norte es un lugar al que la gente va rara vez. Viendo esto, Felmenia se interesó.

Entonces, se dio cuenta de algo.

 

Felmenia: (Todavía hay tiempo hasta la reunión, entonces, supongo que voy a investigar un poco.)

 

Y así, Felmenia decidió seguirlo. No es sólo porque ella está interesada, sino también porque tiene la responsabilidad de impedir que haga algo malo.

No sólo eso, ese chico Suimei está guardando secretos. Por eso tiene que vigilar sus movimientos.

 

Felmenia: (Cierto, cuando fuimos a recibirlos, Suimei-dono estaba ciertamente ...)

 

Esa vez, trató de usar magia. De esos tres, él es el único que podía usar magia. Nadie además de ella se dio cuenta.

Pero, la magia fue cancelada de inmediato, y él fingió que no pasó nada.

Pero, no hay error, eso fue magia.

 

El héroe Reiji dijo que no había magia en su mundo. A cambio, la tecnología se extendió por todos lados y ayudó a la civilización. Los edificios estaban alineados perfectamente, y podían viajar a la luna.

No había mentiras en sus ojos, ni había necesidad de mentir. Por eso, ¿por qué Suimei puede usar magia?

 

Y ahora, la investigación comienza. Por supuesto, Suimei no se dio cuenta. Simplemente siguió caminando hacia su lugar de interés.

Entonces, cuando ella dio vuelta en la esquina ...

 

Tsu

 

Sirvienta: “Kyaa !?”

 

Gritos. Parece que es la sirvienta. Ese grito debe haber sido de ella.

 

Felmenia: “Lo siento, ¿te hiciste daño?”

Sirvienta: “Debería ser yo quien se disculpe. Espero no haber dañado el bello rostro de Stingray-sama.”

Felmenia: “¿Eh? No hay nada en mi cara.”

Sirvienta: “¿Entonces, en cualquier otro lugar?”

Felmenia: “No. No hay ni polvo.”

 

Viendo la actitud exagerada de la sirvienta, ella sonrió.

La sirvienta puso una cara aliviada.

 

Sirvienta: “¿Es eso así? Eso es genial.”

Felmenia: “Entonces, disculpe.”

Sirvienta: “S-Sí!”

Felmenia: “Fumu.”

 

No fue la sabiduría que aparecía con la edad, ella aprendió a tener dignidad como un Mago de la Corte.

Habiendo visto su error, la sirvienta se inclinó.

 

Sirvienta: “Yo-lo siento mucho!”

Felmenia: “Haha, está bien.”

 

La sirvienta se inclinó de nuevo y, cuando Felmenia quiso marcharse,

Felmenia se dio cuenta de repente.

 

Felmenia: “Disculpa, ¿puedo tener un poco de tu tiempo?”

Sirvienta: “¿Sí? S-Seguro.”

Felmenia: “Antes de que chocáramos, se suponía que otra persona pasó por aquí, ¿lo viste?”

Sirvienta. “¿Eh? No había nadie más que Stingray-sama.”

Felmenia: “¿Qué?”

 

A diferencia de la normal Felmenia, después de escuchar la respuesta de la sirvienta, ella murmuró ...

 

Sirvienta: “¿Sucede algo malo?”

Felmenia: “Voy a preguntar de nuevo, ¿realmente nadie más que pasó por aquí?”

Sirvienta: “S-Sí.”

Felmenia: “¿No estás mintiendo?”

Sirvienta: “Sí. Juro por el Dios Alshuna. Es exactamente como le dije a Stingray-sama”

 

Felmenia la presiono, y la sirvienta confesó, aunque Felmenia no haya usado ninguna fuerza física.

Y entonces, Felmenia interrumpió.

 

Felmenia: “No hay manera de que no te encontraras con nadie. Antes de que chocáramos aquí, Suimei-dono ... Quiero decir, el amigo del héroe Reiji paso por aquí.”

Sirvienta: “¿El amigo del héroe? Pero, no me encontré con nadie.”

 

Al ver a la desconsolada criada, Felmenia pensó ...

 

Felmenia: “¿Qué significa esto ...”

Sirvienta: “Hm, Stingray-sama, tengo que ir a la torre sur ...”

Felmenia: “Ah, está bien, puedes irte. Perdón por decir algo extraño.”

Criada: “No importa, entonces, me voy.”

 

La sirvienta se inclinó y se fue.

 

-- Felmenia --

 

Felmenia estaba confundida.

No sabía lo que pasaba, él desapareció justo después de darse la vuelta. Es un misterio.

 

Felmenia: (Hm, todavía hay tiempo, miremos dentro.)

 

Mientras caminaba, no se encontró con nadie.

Cuando llegó a la torre norte, quedo sorprendida.

 

Felmenia: (Que-)

 

La puerta se abrió. Se suponía que nadie debería de venir aquí. No sólo eso, esta puerta estaba sellada. Se requiere una magia especial para abrirla... Los únicos que conocen el hechizo son el Rey, el jefe de los magos, y yo ....

 

No hay rastro de que el Rey o el jefe de magos hayan estado aquí, entonces ¿por qué está abierto?

 

Felmenia borró su presencia y se dirigió a la puerta. Debido a esta serie de acontecimientos, no pudo evitar sentirse muy nerviosa.

Felmenia se acercó y miró dentro. Sólo podía ver una figura allí de pie, llevando un libro sobre invocaciones, que rara vez se veía en Astel, y algo cilíndrico.

 

Felmenia: (Como esperaba ...)

 

No sabía cómo demonios abrió la puerta, pero por el hecho de que él está aquí, es evidente que es un mago.

Pero-

 

Felmenia: (Qu- ¿Qué debo hacer? ¿Debería entrar ahora mismo?)

 

Este es un lugar restringido, ella normalmente se presentaría de inmediato, pero este es el amigo del héroe, y, además, un mago.

 

Por supuesto, ella está segura de que podría someterlo, pero este es el amigo del héroe. Se convertiría en un gran alboroto. ¿Qué pasa si la subyugación del Señor Demonio se cancela debido a esto?

Ella no podía decidir.

 

Pero, me pregunto, ¿qué está haciendo ...

 

Felmenia: (Supongo que está investigando sobre la invocación, pero ...)

 

Pero, como ambos son magos, se preguntó por qué estaba vagando ... normalmente para analizar un círculo mágico, un mago tendría que estar allí y analizar el círculo solamente. No podía verlo como si fuera una persona normal que no sabe magia y no sabe qué hacer.

 

Pero, el círculo de invocación en sí es algo que no nos entendemos a nosotros mismos, sólo podemos usarlo. Nadie ha sido capaz de entenderlo.

 

Al final, Felmenia ni siquiera pudo dejar salir su voz, ni moverse. Y después de ver el comportamiento extraño de Suimei, decidió informar en su lugar.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Rey: “¿Sobre el amigo del héroe Reiji?”

 

Felmenia está delante del rey en la sala de audiencias. La razón es, por supuesto, Suimei. Después de ese día, ella trató de vigilarlo. Y ahora, tiene la intención de consultar al rey.

El rey está confundido y la arrodillada Felmenia asintió con la cabeza.

 

Felmenia: “Sí. Eso es correcto.”

Rey: “¿Es Mizuki Anou?”

Felmenia: “No, es el otro, Suimei.”

 

El Rey pone los ojos en blanco.

 

Rey: “Por lo que sé, se la pasa encerrado en su habitación y nunca sale.”

Felmenia: “No. De hecho, ha salido su habitación varias veces.”

 

Este es el resultado de la investigación de Felmenia. Ella se enteró de que Suimei ha salido innumerables veces. Y, por supuesto, nadie lo sabía.

Contrariamente a su engaño, en realidad es muy activo.

Al oír eso, el rey alza la voz.

 

Rey: “No he oído eso de nadie.”

Felmenia: “Es porque su reclusión fue dada por sentada. Él se está moviendo en secreto.”

Rey: “¿Nadie lo ha visto?”

Felmenia: “Sospecho que soy la única que lo sabe.”

 

Así es, no hay nadie excepto ella. Cuando preguntó a los demás, insistieron en que nunca había salido.

 

Rey: “Entonces, ¿por qué eres la única que sabe?”

Felmenia: “Sólo lo me lo encontré caminando por pura casualidad. Parece que usa magia cuando no hay nadie cerca.”

Rey: “¿Magia? ¿Es algo que le enseñaste?”

Felmenia: “No. Es algo que él ya sabía de antemano.”

 

El rey está haciendo una cara de incredulidad.

 

King: “Pero, he oído que no hay magia en su mundo. La magia es sólo algo de fantasía en el mundo del héroe Reiji.”

Felmenia: “También pensé eso. Pero es verdad que Suimei-dono usó magia.”

Rey: “¿Entonces, el héroe Reiji mintió?”

Felmenia: “No, no lo creo.

 

Nope. No es una mentira. Es cierto que el héroe Reiji tiene una aptitud muy alta para la magia, pero no lo sabía antes. Y el rey confía también en él.

 

Rey: “Yo le creo, pero ...”

Felmenia: “¿Por qué hay tal discrepancia en su historia ... ¿verdad?”

Rey: “Ese chico ocultó personalmente su magia, y, en primer lugar, el héroe no conocía la magia antes.”

 

Como era de esperar, el rey también inclino la cabeza. La magia es una tecnología. La magia es inseparable de la vida. La magia permite que la gente evolucione.

Incluso si es desconocido allí, se supone que no es diferente de una tecnología en términos de utilidad.

 

Felmenia: “Su Alteza, podría haber una situación compleja en el otro mundo, pero ahora mismo…”

Rey: “La cosa es, ¿por qué está yendo tan lejos como para para ocultar sus actividades y magia?”

Felmenia: “Sí.”

Rey: “Sus movimientos no están restringidos, y puesto que él acaba de venir a este mundo, no debe haber nada que ocultar. ¿Entonces por qué? No hay razón para ...”

 

Está bien; Él es el amigo del héroe. El rey incluso ordenó que el castillo fuera amistoso con ellos y cooperara.

Pero…

 

Felmenia: “El problema es, a donde Suimei-dono va ...”

Rey: “¿Dónde?”

Felmenia: “La sala de archivos. Ha tomado varios libros de allí.”

Rey: “¿Ho? Pensé que sólo se había encerrado en su cuarto, y pensar que iba allí, ya que no puede regresar, probablemente está tratando de buscar información.”

 

Cuando el rey escucho “sala de archivos”, se sorprendió, pero luego asintió.

Él piensa que Suimei no quiere perder ante lo absurdo de la convocatoria, y quiere estudiar. El rey lo admira un poco.

Eso es cierto, pero hay más.

 

Felmenia: “No. También hay evidencia de que él fue a la habitación prohibida.”

Rey: “¿Q-qué? Pero, no es fácil entrar allí ...”

 

Es donde se almacenan los datos históricamente importantes. Por lo tanto, está prohibido y fuera del alcance de la gente.

 

Felmenia: “Además, con bastante facilidad ...”

Rey: “¿Qué ..., entonces sólo sale y vuelve de allí?”

 

Felmenia tomo aliento y continúa ...

 

Felmenia: “Incluso a la sala de invocación.”

Rey: “Eso es imposible. Los únicos que pueden entrar en ella somos yo, el jefe de magos, y tú.”

Felmenia: “Sí. Pero, de alguna manera, Suimei puede abrirla.”

 

El ambiente se puso pesado. La puerta está protegida en capas con múltiples hechizos de magia de tierra. Sólo las personas que tienen un gran entendimiento del atributo tierra pueden abrirlo.

Eso demuestra la extensión de la magia de Suimei.

 

Rey: “Que está haciendo él ahí…? Es una pregunta estúpida, eh ... ¿Está investigando la invocación?”

Felmenia: “No lo he confirmado, pero creo que eso es correcto.”

Rey: “Él quiere regresar, eh ...”

 

El rey tiene una expresión deprimida, se siente culpable por llamarlos sin su consentimiento. Es un buen rey.

Al parecer, el Rey se opuso a la idea de llamar al héroe. No quería involucrar a personas que no tenían nada que ver con esto. Quería lograr el éxito con su propio poder, en un futuro enfrentarían muchas situaciones como esta, y el mundo eventualmente sería destruido.

 

Sin embargo, eventualmente temió al señor demonio, y no tuvo más remedio que estar de acuerdo. El rey probó la desesperación. Y, entonces el rey dijo pesadamente.

 

Rey: “Entonces, Felmenia, ¿por qué no estás haciendo nada al respecto?”

Felmenia “Sí. Me acerco a él por mi propio juicio él podría causar un alboroto ...”

Rey: “Ya veo. Es cierto que podría haber una conmoción.”

Felmenia: “Sí. Y la información que tengo todavía no es suficiente.”

 

Así es, esta información aún no es confiable. Podría ser un malentendido. Por eso sólo habló con el rey.

 

Rey: “Es verdad. Tú actuarás cuando algo suceda, ¿verdad?”

Felmenia: “Sí, por supuesto.”

 

Eso es obvio. Por eso está observando esto.

 

Rey: “Y entonces, ¿has hablado con alguien más sobre esto?”

Felmenia: “No, sólo a usted, el rey.”

Rey: “Bueno. No hables de esto a nadie hasta que esto se resuelva.”

Felmenia: “Sí.”

 

El rey desea que nadie se entere de esto, aunque Felmenia no sepa por qué, ella obedecerá.

Y entonces, Felmenia pregunto sobre el plan.

 

Felmenia: “Su Alteza, ¿qué debo hacer a partir de ahora?”

 

Ella pregunto esto porque ella no sabe qué hacer con Suimei. Pero, ella debe hacer algo, aunque él sea el amigo del héroe.

El rey inclino la cabeza.

 

Rey: “Mu ¿No está bien dejarlo tranquilo? No quiere que lo molesten. Por eso se está moviendo en secreto. Mientras no tenga intención de hacer nada malo no hay problema.”

Felmenia: “Pero, es un lugar prohibido ...”

Rey: “Ya que él ya fue allí, no se puede hacer nada. Sólo hay libros y mapas importantes, no hay nada que él pueda hacer con ellos.”

 

Es cierto que es inútil ya que él es de un mundo diferente, pero todavía siente que el juicio es demasiado suave. No-

 

Felmenia: (¿Es ésa la razón por la que Su Alteza no quería que nadie la supiera?)

 

Si la gente lo sabe, se desatará en un alboroto, pero si no lo saben, está bien.

Por eso el rey le dijo que no le dijera a nadie ...

La decisión del rey es correcta. Aunque todavía se siente molesta por la idea.

 

Felmenia: “¿Entonces, su Alteza no tomará ninguna medida contra él?”

Rey: “¿Te opones?”

Felmenia: “Suimei es un mago. Tiene que tomarse algún tipo de acción. Sé que es mejor no involucrar al grupo del héroe, pero si se le deja libre, afectará la imagen del rey ...”

Rey: “Personalmente, no me importa.”

 

Por la expresión del Rey, parece que quiere resolver este asunto lo antes posible.

Pero, para que ella retrocediera aquí, sería manchar el del título del Mago de la corte.

 

Felmenia: “Su Alteza, será solo una contramedida, no haré nada para asustarlos. Si algo sucede, yo personalmente le diré a Reiji-dono.”

Rey: “Usted tiene cierta confianza en la persuasión.”

Felmenia: “Incluso si ha sido por un corto periodo de tiempo, yo todavía soy su maestro. Él no ignorará mis palabras.”

 

Felmenia tiene cierta confianza, porque ella es la que enseñó magia a Reiji. Si ella dice que su amigo está haciendo cosas malas, él tendría que hacer algo al respecto. De sus conversaciones, ella sabe que Reiji odia a las personas malas.

No hay problema. Por eso, por ahora ...

 

Felmenia: “Por eso, sólo necesito la aprobación de Su Alteza ...”

 

Después de pensar durante un rato, el rey dejo salir una voz con un tono serio.

 

Rey: “No.”

Felmenia: “¡Su Alteza! ¡Pero!”

Rey: “Felmenia, Suimei-dono es un importante invitado también. No puedo permitir malas intenciones hacia él.”

Felmenia: “Yo ... no tengo malas intenciones. ¡Sólo quiero tomar las medidas apropiadas contra el que está moviéndose por todos lados libremente a su antojo!”

 

Felmenia intenta persuadir al rey, pero el rey lo señala con calma.

 

Rey: “Un no es un no. ¿Lo tienes, Felmenia?”

Felmenia: “...”

Rey: “¿Lo entiendes?”

Felmenia: “Entendido.”

 

Felmenia apretó sus puños y se inclinó.

Ha pasado un tiempo desde que las cosas no han ido a su manera. Ha sido un tiempo desde que se convirtió en un mago de la corte real.

El oponente es también un mago, lo cual es frustrante. A pesar de que fue rechazada, sólo se molestó y prometió hacerle pagarle diez mil veces más.

 

Felmenia: (¡Todavía no!)

 

Aunque el rey no lo apruebe, ella no retrocederá. Esta es la corte, el territorio del rey. No puede dejarle hacer lo que le plazca. Básicamente, está bien mientras el rey no lo sepa. Ella castigará secretamente a Suimei si algo sucede.

 

Sí, esto puede funcionar. Suimei todavía no la ha notado, y si lo hace en secreto, nadie lo sabrá.

 

Incluso si el oponente es un mago de algún lugar que no conoce. No puede permitir actos insolentes en Camelia. Es imperdonable, y por lo tanto no va a ser perdonado. Desde su posición, esta es su responsabilidad.

 

La imagen del rey, la seguridad de Camelia, es su deber autoproclamado protegerlos. Incluso si nadie más lo sabe, a ella no le importa. Ella hará que ese niño insolente conozca su lugar.

 

Rey: “* Suspiro * Felmenia es todavía joven eh ...”

 

Dijo el rey, Almadius, después de que Felmenia se fue.

Podía ver que la juventud de Felmenia instigaría algo. Ella no se dará por vencido. Ella hará algo sin que nadie lo sepa.

Bueno, no se puede evitar. Lo siento por el chico, pero supongo que puedo reñirla más tarde.

 

Rey: “La sabiduría es una cosa difícil eh ...”

 

Recientemente, Felmenia se ha puesto muy orgullosa. No se sabe si es por su fuerza o por su deber. Es cierto que es demasiado fuerte.

 

El Rey suspiró otra vez.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 7: No se puede ir en contra de la diferencia de poder.




Manual




Esa noche, el Rey Almadius de Astel estaba de pie frente al edificio norte en la parte más profunda de Camelia. Felmenia estaba en silencio.

 

Felmenia: (Esto es ... ¿Qué ...?)

 

Sólo podía soltar palabras de vergüenza. La causa no era otra que la armadura que tenía delante. Esta armadura que fue colocada aquí fue creada por un mago bastante famoso, incluso entre los magos en la historia de Astel. Un golem capaz de moverse por su cuenta. Fue producido por el gran sabio que tuvo un gran papel en el desarrollo de Camelia. Este producto era algo que sólo podía crear una vez en la vida.

 

¿Por qué esta cosa aquí? Por supuesto, fue colocado por Felmenia para "detener" a Suimei Yakagi. Es algo que sacó del tesoro.

 

Pensó que Suimei vendría de nuevo aquí. Pero, cuando la patrulla del guardia había terminado, el golem estaba parado... por eso ella creía que no había venido, pero, ¿por qué estaba abierta la puerta?

 

Cuando comprobó el golem inmóvil, se había reducido a nada más que ruinas con la apariencia de un golem.

 

Felmenia: (Qué cosa tan cruel le hicieron a este golem ...)

 

Murmuró Felmenia...

 

No hay duda de que el golem fue activado. Ella ya había comprobado su funcionalidad antes, aunque esto era un artefacto antiguo, era tan bueno como nuevo.

 

Si se ha activado, entonces debe haber encontrado a Suimei. Pero, no hay rastro de batalla en ninguna parte. Imposible ... El golem fue hecho con fines defensivos. Cuando Felmenia lo probó, se dio cuenta que sus funciones no podían ser fácilmente inhabilitadas.

 

Entonces, ¿cómo lo redujo a este estado? El interior fue destruido literalmente, sólo su aspecto se ha mantenido.

¿Qué magia utilizó para arreglarlo? Incluso si lo destruyó por la fuerza, no podría ser así. No hay rastros de magia, y la situación ha dejado claro que el golem está bien.

 

El culpable estaba parado y vagabundeando por la habitación. Era como si ni siquiera se preocupara por Felmenia.

 

Felmenia: (Maldita sea).

 

Debido a su imaginación salvaje, pronunció una palabra que nunca antes había usado. Un lenguaje vulgar. Felmenia Stingray, que era considerada un genio, la persona más joven que escalo al rango de mago de la corte, ya no podía contenerse. Estaba indignada. Aunque sabía que él ni siquiera se fijaba en ella, no podía retenerlo. No dejaría que nadie subestimara a un mago de la corte.

 

Felmenia: (Muy bien, ya veras, te haré reflexionar sobre tus necias acciones, te enseñaré las profundidades de la magia que no conoces, te dejaré probarla, sin duda.)

 

Dentro de esta chica que era llamada la ‘Flama Blanca’, una Llama Oscura ardía. Se había obsesionado y perdió de vista lo que está bien y lo que está mal.

Así es, a partir de este momento, su sentido del deber, la responsabilidad y sus creencias habían quedado cegados por su orgullo.

 

Hacia el chico de otro mundo que dejaba la espalda descubierta, murmuró.

 

Felmenia: (Suimei Yakagi, te mostraré la verdadera fuerza de la Flama Blanca.)

 

Mientras ella murmuraba eso, no tenía manera de saber de la desesperación que pronto destruiría su orgullo.

Esa noche, unos días después del incidente del golem, cuando todo el mundo dormía en Camelia, Felmenia estaba siguiendo al chico solitario.

 

Ella aprovechó esta oportunidad cuando estaba dando un paseo en secreto. Ella traería el martillo de la justicia sobre este muchacho que descuidó la autoridad del rey. Ella puso una distancia razonable entre ellos, y continuó la persecución.

 

Por supuesto, como siempre, no había manera de que Suimei la hubiera notado. Siempre usaba magia de viento para borrar sus pasos y fatiga. Y si utilizaba la magia de ocultamiento para borrar su presencia, no había manera de que nadie pudiera notarla. Nadie.

Suimei, sin vacilar, caminó en la oscuridad. Parecía que iba a ir a un lugar diferente esta vez. Llevaba algo que llamaban "Blazer", que parecía ser su uniforme escolar o algún tipo.

 

Parecía estar vagando sin rumbo fijo. A pesar de que Felmenia no sabía a dónde iba, tenía la intención de presentarse a sí misma y entregar personalmente juicio.

 

Felmenia: (Tsu ~!)

 

Había una figura, una sombría cerca. No se suponía que nadie estuviera despierto. Quién diablos…

 

Pero, podría haber sido su imaginación. Si uno pensaba normalmente, no había nadie aparte del soldado caminando tan tarde. Luego, trató de perseguir a Suimei una vez más.

 

Felmenia: "¡Él desapareció !?"

 

No había forma de que sus ojos la hubieran encontrado. En el momento en que lo perdió, borró su presencia.

A pesar de que se suponía que estaba justo delante de acuerdo a su velocidad a pie, no había vista de él.

Pero, si no podía verlo, podía buscarlo.

Instantáneamente uso su magia de viento.

 

Felmenia; “Oh, viento. Conviértete en mi siervo. Muéstrame el conocimiento que busco. <Búsqueda de viento>!”

 

Lo que ella canto era magia de viento. Le permitiría encontrar la información que quería.

Pronto, pudo oír las pisadas. Estaba bastante lejos, pero no tan lejos. Había un rítmico ritmo extraño en los escalones. Sin más pensamientos, continuó su persecución.

 

Felmenia: "Aquí, ¿eh ... Mu?"

 

Mientras corría, se dio cuenta de algo.

 

Felmenia: (Espera ... Lo que hay por delante es ...)

 

Al darse cuenta del destino, se puso aún más enojada. El destino era el Jardín Blanco que era el lugar más prestigioso en Camelia.

 

Aquí está el lugar donde el rey pasa su tiempo privado. No es un lugar donde puedas entrar. Ella no podía soportarlo más, lo persiguió mientras pisaba el suelo.

 

Más allá del pasaje de piedra, atravesó un pequeño jardín y avanzó. Ella juró castigarlo. Cuando pasó por el último pasillo, quedó deslumbrada por la luz de la luna. Comenzó a acumular su magia, y avanzó.

 

Ahí estaba un mago solitario.

 

El Jardín Blanco. Al lado del alto obelisco en el centro se encontraba un chico, mirando a las estrellas, Suimei Yakagi.

 

El cielo negro, que se extiende desde el cielo a la tierra, y la tierra al cielo. Una escena espectacular. Con la luna cubierta en la noche oscura. El aire estaba frío.

 

No se sabía cuándo cambió su ropa, el "Blazer" que tenía en sus manos. Su atuendo había cambiado a uno "cubierto de negro". Un vestido de una sola pieza que puede hacer que uno se equivoque.

 

Suimei: “Bueno, bueno, no creo que perseguir y espiar a alguien sea un buen hobby, ¿sabes? Aquellos que hacen eso son simplemente estúpidas y patéticas ovejas perdidas que no saben nada, ¿sabes?”

 

Él sonrió sin temor. Parecía que lo sabía todo el tiempo. Era como conducir a un niño perdido. Dijo eso con una cara de ridículo.

 

Felmenia: "De ninguna manera ... ¿Sabías?"

Suimei: "Bueno, si alguien te persigue con habilidades tan patéticas, es más extraño no notarlo."

"......!" (Felmenia)

 

 

Lo que dijo implicaba que era algo natural notar que ella lo seguía.

Y pensar que podía ver a través de su perfecta ocultación mágica. Fue inesperado.

Eso significa que esta vez fue una invitación.

 

Ella rechinó los dientes. Era la primera vez que se sentía tan humillada. No podía aceptar el hecho de que había estado bailando en la palma de su mano todo el tiempo. Ella estaba muy enojada. Ella fue invitada aquí. Mientras estaba en guardia debido a esta situación inesperada, ella levantó su voz hacia él.

 

Felmenia: "Entonces, bastardo, ¿qué piensas hacer?"

Suimei: “No tengo ningún plan. Estaba dando un paseo. No hay una regla que prohíba que la gente salga de sus habitaciones por la noche, ¿verdad? Por eso, por esta vez, traté de ir a un lugar que nunca había estado antes.”

Felmenia: “¿Crees que puedes engañarme con tal razonamiento? Si te has dado cuenta de que te seguía, ¿por qué has venido aquí?”

 

Ella no podía ocultar la frustración que sentía porque fue descubierta. Entonces, Suimei se rio maliciosamente.

 

Suimei: "Como era de esperar, falló, ¿eh? Jajaja".

Felmenia: "Voy a preguntar de nuevo, ¿por qué has venido a este lugar?"

Suimei: "Me pregunto por qué ... Eso es porque ..."

 

Como era de esperarse, sólo se rio como si estuviera divirtiéndose porque todo iba como él había predicho. La miró con ojos que le decían que lo había visto todo.

 

Suimei: “Es por la misma razón que tú. ¿No?”

Felmenia: "......"

Suimei: “¿Oh? ¿Guardas silencio? Estaba seguro de que era el caso. Me pregunto si me equivoqué ...”

 

Mientras decía eso, moviendo la mano como si estuviera acostumbrada, se puso un guante negro. Ya no había nada que decir. Estaba frustrada de que su plan fuera estropeado. Para ocultar su frustración, trató de cambiar el tema.

 

Felmenia: "Bastardo, ¿de dónde sacaste esa ropa?"

 

Sí, nunca había visto esa ropa antes. El abrigo era largo y negro. Debajo de él, llevaba una camisa blanca decorativa muy tejida. Y pantalones negros. Ese tipo de ropa.

 

Suimei: “¡Ah! ¿Este traje? Siempre uso esto como mi uniforme de batalla."

Felmenia: “¿Siempre lo usas? ¡Pero, durante la convocatoria, no usaste nada de eso!"

Suimei: “Estaba en mi bolsa. ¿Viste mis cosas, cierto? "

 

Trata de recordar. Es cierto que ella guardo las pertenencias de esos tres antes.

Pero,

 

Felmenia: "¡No hay manera de que esa ropa encaje en el contenedor!"

Suimei: "Oi, no importa cuánto uses esas observaciones, solo te hace parecer tonta, ¿sabes?"

 

Se encogió de hombros con irritación. Eso es correcto ... Es un mago ...

 

Felmenia: "Ya veo. Herramientas mágicas ¿eh?"

Suimei: "De alguna manera parece una respuesta aleatoria, pero bueno, sí, correcto. Aunque luce de esta manera, lo uso bastante. Este es uno de mis favoritos, ¿sabes?"

 

Suimei presumió un poco. Herramientas mágicas: herramientas que mantienen el poder mágico. Normalmente, una herramienta mágica puede demostrar propiedades normalmente imposibles. Es cierto que, si ese fuera el caso, tendría sentido. Pero, nunca había oído hablar de una herramienta mágica para aumentar la capacidad del almacenamiento. Ella pensó que no podía ser aplicado por ninguno de los ocho atributos. Pero, si él tiene esa clase de herramienta mágica, es natural alardear sobre ella.

 

Después de presumir de su bolsa y ponerse el guante, se arregló el cuello del abrigo y luego se interrumpió atrevidamente.

 

Suimei: "Bien, bien, la noche está cerca, ¿comenzaremos?"

Felmenia: “No hagas bromas conmigo. Este es el jardín especial de Su Alteza. ¿Crees que se permitiría una pelea aquí?”

 

El Jardín Blanco. Luchar aquí sería un acto insolente. Así, ella lo fulminó con la mirada. Pero, Suimei sólo se rio y se burló.

 

Suimei: “Heh ... el Jardín Blanco ¿eh? Es cierto que es un lugar brillante digno de su nombre. Pero, ¿realmente crees que este es el Jardín Blanco?”

Felmenia: "¿De qué estás hablando? El jardín a tu lado y el obelisco blanco en el centro son la prueba. El jardín aquí está lleno de las semillas de todo el reino. Y lo que más le gusta al rey es el espir... ¡Ah!”

 

No había nada allí. Se suponía que estaba allí. Pero no había ni siquiera una sombra. Ella entró en pánico de inmediato. Al darse cuenta de eso, Suimei habló para ridiculizarla.

 

Suimei: “¿Qué pasa? ¿no hay nada a tu izquierda? ¿Esa cosa de la que usted probablemente querrá hablar, está a su derecha, no es cierto?”

 

Después de que se señaló, se volvió enseguida.

 

Felmenia: "Ridículo, la habitación del rey se supone que está en el lado izquierdo, ¿por qué, ¿por qué está en el lado derecho!?"

 

La torre estaba allí. No podía responder a este misterioso fenómeno. No había razón. Fue imposible. Justo como dijo, estaba a su derecha.

 

Confusión y preguntas le llenaban la cabeza, ¿qué estaba pasando? Se suponía que la torre del trono estaba a su izquierda, aunque en realidad nunca iba allí, estaba segura. Pero ahora, estaba a la derecha. ¿Que está pasando?

 

Entonces, Suimei dijo mientras cerraba los ojos.

 

Suimei: "Muy bien. Hay dos respuestas en las que puedo pensar. Una es que te has equivocado, o, este no es el Jardín Blanco.”

Felmenia: "Eso es ridículo, no hay manera ..."

Suimei: "¿De verdad? Entonces, ¿por qué ha cambiado la torre de su izquierda a su derecha? ¿Por qué la luna sale de la derecha? ¿Este jardín lo invierte todo? Contesta si te atreves.”

Felmenia: "E- eso es ..."

 

Incluso si él le preguntó, ella no sabía la respuesta. Era verdad que todo aquí estaba de alguna manera invertido. Era como un mundo diferente.

 

 

Suimei: "[Phantom Road]"

Felmenia: ¿"Phantom Road?"

 

La palabra que Suimei murmuró era algo que ella no conocía. Podría haber sido algo que él usó, pero ella no lo entendió en absoluto.

 

Suimei: "Eso es correcto, estamos dentro de una barrera que he creado. Todo se refleja aquí. Es un mundo que yo creé. Es lo que ustedes llaman espacio imaginario.”

Felmenia: “¿Q-qué? ¿El espacio imaginario? ¿De qué estás hablando? ¿Qué hiciste?”

 

Aunque trató de explicar su magia, ella no podía entenderlo en absoluto. Como un mago, nunca había visto nada de esto, ni siquiera pensaba que ninguno de los elementos pudiera hacer esto.

 

La magia era algo que provenía de los elementos. Fuego, Agua, Viento, Tierra, Relámpago, Madera, Oscuridad y Luz. 8 elementos. La magia siempre consistía en uno de estos elementos. Llevamos los elementos al proceso, y la magia fue creada.

 

Pero, no había ningún elemento que se suponía que era esencial aquí. Nada.

 

Suimei: “Bueno, bueno, ¿desde esa parte? Lo sabía. La magia de este mundo está demasiado atrasada. Por eso se convirtió en un lenguaje y un concepto desconocido.”

Felmenia: "¿Esto es magia? No hay manera de que la magia pueda transformar el espacio como este. ¿Qué elementos utilizaste? No hay manera."

Suimei: “Bueno, no es sólo la apariencia lo que cambió, pero es que extraño. Esta barrera es demasiado básica, sin embargo.”

 

Nunca había oído hablar de ese tipo de magia, incluso el atributo era extraño.

 

Felmenia: "¿Barrera ... magia?"

Suimei: "Oi, oi, no me digas, no ni siquiera conocen el concepto de barrera mágica aquí?"

Felmenia: "¿De qué estás hablando?"

Suimei: "¡Barrera! ¡BARRERA! ¿Estás sorda o qué? "

Felmenia: “¡No lo sé! ¡No hay tal cosa en este mundo!"

Suimei: "¿En serio? ¿Estoy empezando a sentirme omnipotente en este mundo sabes?”

 

Suimei suspiró al oír hablar del estado de la magia de este mundo. Parece que dejó de explicar.

 

Suimei: "Oh bueno, vamos a saltar la parte difícil. Básicamente, este no es el Jardín Blanco, es algo que he creado con magia. Es por eso que podemos pelear con todo. Nadie lo notaría."

Felmenia: "Ugh ..."

 

Aunque no conocía los detalles, se dio cuenta de que se trataba de una jaula preparada por él.

Después de unos momentos de silencio, Suimei habló.

 

Suimei: "Bueno, supongo que estás sorprendida al aprender muchas cosas nuevas. Pero, mantener la calma en estas situaciones es una necesidad. ¿Vamos a empezar ahora?"

Felmenia: "¿De verdad crees que puedes vencerme en magia? Soy un mago de la corte del reino de Astel, Felmenia Stingray. ¡Que yo tenga que enfrentar a este cobarde!, ¡tú eres el que va a perder!"

 

Ella todavía pensaba que podría destruir a este chico. Está bien. Piénsalo. Ella es la Flama Blanca. Ella es un mago que alcanzó el pináculo de la magia de la llama. Si llegara a una pelea, es una victoria segura. Hasta ahora, ha destruido muchos demonios.

No hay forma de perder en términos de poder mágico. Esto era, más bien, una ventaja para ella, ya que ella no sería capaz de luchar si no estuviera aquí.

 

Sí, no había razón para temerle ...

 

Felmenia: "Incluso si fanfarroneas todo eso, el resultado es claro."

Suimei: "Arara, eso es bastante confianza. ¿Realmente crees que puedes derrotarme?"

Felmenia: "Bien. Te mostraré el poder de Felmenia Stingray, que ha alcanzado la verdadera llama. El mago venerado como Flama Blanca en el Reino de Astel. ¡Prueba mi llama!"

Suimei: "Mu ... verdadera llama?"

 

Al oír eso, la expresión de Suimei cambió.

Por supuesto, mi llama es la verdadera llama. Cada mago que lo oye temblará al oírlo y verlo.

Ella mostrará su magia de la que se jacta.

 

Felmenia: "Oh fuego. Conviértete en la verdadera llama y quema a los que se desvían de tu camino. Quémalo todo. Conviértete en la catástrofe blanca. [True Flare]!

 

Cuando ella cantó, una llama blanca se arremolinó. La llama blanca chupaba el viento cercano, su temperatura era muchas veces más caliente que una llama normal. Una llama que lo quema todo.

 

Suimei: "Na ~"

 

Suimei, que fue consumido por la Flama Blanca, dejó escapar un sonido extraño. Sólo se quedó allí. Por supuesto, este era el venerado, anhelado por todos, inextinguible, la prestigiosa Llama Blanca. Es natural que se rinda.

 

Aunque Suimei estaba rodeado por la llama y estaba desconcertado. De pronto chasqueó los dedos tímidamente.

De repente, la llama perdió su color y se volvió roja en su lugar.

 

Felmenia: "¿Qué-qué?"

 

Tan fugaz como su confianza, la llama desapareció gradualmente.

Suimei, quien fue quemado hace un rato, miró el paisaje durante un rato, y se volvió hacia ella.

 

Suimei: "Hmm, eso es todo?"

 

Sus expectativas fueron traicionadas por este insignificante resultado. Era anti-climático.

Lo único que salía de su boca era ... confusión.

 

Felmenia: "Po-po-¿Por qué!? ¿Por qué desapareció mi Llama Blanca? ¿¡Esa es la llama más fuerte sabes!? Po-porque ... Sólo por chasquear los dedos...”

Suimei: "Uwahh .. ¿Es en serio? Pensé que la llama verdadera sería algo peligroso, pero, solo estas acelerando la combustión agregando oxígeno."

Felmenia: "Qu-¿qué es con esa actitud !? ¡Mi fuego! "

 

Viendo la decepción de Suimei, no podía decir nada. ¿Por qué desapareció la llama? ¿Por qué estaba decepcionado? Pensando eso, ella sólo podía sentirse frustrada.

 

Suimei: "Ninguna maldición, ningún significado en la llama, es algo que fue sacado de la nada. Por eso es lamentablemente débil. Si yo fuera tu profesor, te estaría gritando para que empezaras de nuevo con lo básico."

Felmenia: “¿Q-qué? ¿Qué tiene de malo mi magia?"

Suimei: "¡Todo! ¡TO-DO! ¡Eres solo un lanzallamas normal!"

Felmenia: "¿Qu-qué?"

Suimei: "Por Dios ... ya no me importa ..."

 

Suimei dejó de explicar. Sus ojos sorprendidos se convirtieron en ojos de piedad. Estaba irritada porque rompió su magia. ¿Qué hizo él? ¿Qué pasó?

 

Cuando volvió a suspirar, repentinamente a sus pies ...

Apareció un círculo mágico.

 

 

Felmenia: "¿Qu-qué?"

Suimei: "¿Y ahora qué?"

 

Suimei estaba cansado de ella. Pero, ahora, ella parecía estar viendo algo increíble. Se sorprendió al ver algo imposible.

 

Felmenia: “¿Un círculo mágico creado sin escribirlo? Imposible ..."

Suimei: "¿Eh?"

Felmenia: "Heh mi trasero. ¿¡Qué hiciste!? ¿Por qué apareció repentinamente un círculo mágico?"

 

Ahora le gritaba con asombro. Pero, supuestamente, Suimei era el que debía hacer eso ...

 

Un círculo mágico es algo que puede aparecer no sólo en la tierra, en el papel, o en cualquier cosa. Es algo que aparece en cualquier superficie cuando alguien construye magia. En la práctica de la magia, es algo que nos ayuda a simplificar las cosas.

 

Normalmente, se debe dibujar el circulo por sí mismo. Por eso no se puede usar en la batalla. Sólo se puede utilizar en las ceremonias. Pero, justo ahora, él ... Sin hacer nada ...

 

Suimei: "Bueno, ¿no es normal?"

Felmenia: “Normal, mi trasero. ¡Se convertirá en un desastre si algo interrumpe el proceso de dibujo!"

 

Gritó otra vez. Suimei soltó una cara preocupada.

 

Suimei: "¿En serio? ¿Incluso esa parte? ¿La magia de este mundo está muerta o algo así?"

 

Suimei la estaba mirando. Mientras pensaba, con el dedo en la frente, habló con un tono diferente.

 

Suimei: "Hmm, escucha, para hacer un círculo mágico automáticamente, tienes que implementar un sistema en los fundamentos de la magia de antemano. Si haces eso, el círculo mágico aparecerá cuando uses magia, y puedes usar magia rápidamente. ¿Lo entiendes?"

Felmenia: “¿Eh? ¿Ah?"

Suimei: "No sólo te pongas a piar como un pájaro diciendo que es imposible. ¿No está pasando delante de ti ahora mismo? Si sigues gritando tonterías y niegas incluso esta magia que está sucediendo ahora, no voy a aprobarte como alguien de un pueblo occidental. ¿entiendes?"

Felmenia: "......"

 

Estaba frustrada al no poder responder. Así que, ella se quedó callada. Aunque lo que dijo parecía legítimo, nunca había oído hablar de una técnica para hacer que los círculos mágicos aparecieran al activarse. Nunca ha habido nada parecido, incluso entre los ancianos.

 

Suimei: "Es sólo una simplificación de la magia. Es esencial para la batalla. ¿Es esto realmente un mundo de fantasía? ¿Es como si nuestro mundo fuera más un mundo de fantasía que este que, ¿Sabes?"

Felmenia: “¡Hay una simplificación de magia! ¡El mejor ejemplo es la técnica que no requiere cantar!"

Suimei: “¿Eh? ¿Que es eso? ¿Usar magia sin pronuncia el encantamiento es una técnica avanzada?"

Felmenia: "¡O-Por supuesto!"

Suimei: "Bueno, si es un gran hechizo, es un asunto diferente. Entonces, ¿cuál es el gran truco?"

 

Suimei lo dijo con facilidad. Él chasqueó los dedos. De repente, el aire en frente de ella estalló.

Ni siquiera había un momento para respirar. El aire explotado soplaba en cuatro direcciones, causando una gran onda de choque.

 

Felmenia: "¿Qué-qué!? ¿¡Sin canto!? ¿¡Además, ni siquiera una palabra!?"

Suimei: "Eso es genial Suimei-kun! ¡Puedes hacerlo sin cantar! ¡Ahora, usted se unirá a las filas de los magos! Pfft ... que Estúpido."

 

Parecía orgulloso por un momento, pero quedo inmediatamente deprimido. Ya no estaba de humor.

 

Pero…

 

Felmenia: “Ya he tenido suficientes explicaciones. No tengo intención de preguntarte más. Por eso."

 

Despues el cantó.

 

Suimei: "<Archiatius Overload>!"

 

¿Era ese el canto? ¿Archiatius Overload? Como el canto era breve, Felmenia no sabía lo que hacía, pero bajo sus pies, brillaba un círculo mágico.

Entonces, una luz blanca con la chispa del arco iris apareció.

 

Felmenia: "!?"

 

Era un tremendo poder mágico. Era tan brillante que cerró los ojos por un momento. Luego, después de un silencio, abrió los ojos y vio una figura de alguien allí de pie con un aura mágica intimidante.

 

Felmenia: "¿¡Qué!? ¡Su poder mágico aumentó!? ¿Qué-"

Suimei: "¿Ahora qué? Ya estoy cansado de escucharte. No digas más que eso. ¡Ah! Lo entiendo. ¿Estás sorprendida por la amplificación de poder mágico? Ya lo se. Ya conozco tu pregunta."

 

Suimei ya estaba cansado de sus preguntas. Ya no tenía la intención de contestarla, así que derribó su pregunta de inmediato.

Respiró hondo y volvió a hablar.

 

Suimei: "Aunque dije que debíamos comenzar ahora, perdimos mucho tiempo. Entonces, señorita Mago, ¿es mi turno?"

 

Cuando preguntó eso, Suimei llevaba una expresión interesada. Parecía divertirse.

Ella no sabía lo que pasaba. Desde que vino aquí, había pensado eso muchas veces. La amplificación mágica también, al final, como dijo el chico, utilizó un círculo mágico para activar su magia.

 

Aun si él preparó círculos mágicos de antemano, todavía era raro. Necesitaba tiempo para dibujarlos, y también hacía que el tiempo de usar magia aumentara. Pero, el hombre frente a ella produjo un milagro. Ignoró el tiempo mínimo requerido.

 

No importa si era una mentira o no, era la realidad. Lo usó sin escribirlo. Hizo algo que no podía hacer ni siquiera comprender. Este chico era definitivamente muy valioso. Ha aprendido magia en un mundo que no conocía. Debería haber obtenido un conocimiento divino.

 

Este chico es definitivamente más fuerte que yo.

Este chico es definitivamente más fuerte que los magos mayores de los que estudié.

Este chico es definitivamente más fuerte que el héroe Reiji.

Este muchacho es definitivamente más fuerte que el Señor Demonio que destruirá el mundo ...

 

Felmenia: "Tú ... ¿Qué eres?"

Suimei: "Oh, lo olvidé. Nunca me he nombrado desde que vine aquí. Bien de acuerdo. Me nombraré especialmente ante ti.”

 

Suimei, como si recordara algo, volvió a abrir la boca.

 

Suimei: “Soy un mago. Suimei Yakagi. Mi meta es llegar a la verdad detrás de todos los misterios del mundo. Por el momento, un estudioso del Japón occidental."

 

Mago Suimei Yakagi.

El que derribó al mago más fuerte de la historia de Astel. Un nombre que ella nunca podrá olvidar.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 8: Un mago moderno contra un mago de otro mundo.




Manual




Todo fue justo como Suimei lo había planeado. Debido a que Suimei atrajo a Felmenia a la barrera, ahora podía demostrar su pleno poder como mago.

Viendo la brecha en el poder, Felmenia sólo podía soportar el miedo y la frustración. Delante de ella, Suimei había mostrado un inimaginable conocimiento y poder mágico.

 

Si alguien aquí fuera testigo de esto, sabrían que esto es excesivo. Felmenia Stingray, no, los magos de este mundo están demasiado lejos de la magia de su mundo. Entonces, él debe ir fácil con ellos. Debe reducir el poder mágico y controlarlos. Eso sería eficiente y caballeroso. Sí.

 

Pero, Suimei no tiene tal intención. Incluso si no conocía el nivel de la magia de aquí, no conoce el uso normal de un círculo mágico, no sabe que el canto es considerado algo esencial, o de las reservas de magia en su cuerpo como un mago de este mundo, un mago sigue siendo un mago.

 

Preparó el escenario para la pelea. Puesto que él es el anfitrión, no debe olvidar la cortesía de usar todo su poder, no importa cuán bajo sea el nivel del retador. Si eres un mago, hazlo como un mago; Siempre muestra tu mejor magia para fascinar el corazón del oponente y hacer que se rinda.

 

Sin embargo, es cierto que él lo preparó por otra razón, también. En medio de una pelea, como el anfitrión, tiene que aparecer lleno de espíritu. Eso es el orgullo de Suimei Yakagi como un mago.

 

Después de la confrontación hace un tiempo, por supuesto, no hay una línea de salida para esta pelea, la lucha ya había comenzado hace mucho tiempo. Ahora le queda a quien decida mover primero.

Incapaz de soportar la tensión de la pelea, el primero que se movió fue Felmenia.

 

Felmenia: “Oh, fuego, transfórmate en la verdadera llama y quema a los que se desvían de tu camino. Quémalo todo. Conviértete en la catástrofe blanca. [True Flare]!”

 

Es la verdadera llama que presumió antes. Incluso si ella dijo que es una verdadera llama, es sólo una llama de alta temperatura causada por la magia. Parece que la llama anterior era sólo de prueba. Hay una enorme diferencia en la escala. Eso significaría que el poder mágico infundido en esto es grande.

 

De repente, la llama empezó a girar como un vórtice. Se extendió un poco, y luego fue hacia él mientras se retorcía como un tornado.

Entonces, el corazón de Suimei cambió completamente.

 

La llama viene hacia él. Incluso si ya no hay sentimientos de entusiasmo en él, por supuesto, Suimei no tenía intención de quedarse quieto. Tomó aliento, concentró, optimizó su magia, y la lanzó.

 

Suimei: “[Secandum ex Quartum Excipio]!”

 

Esta es magia defensiva. Cuando vino a este mundo, ya había pensado en usarla. ‘Un deslumbrante escudo dorado’.

Extendiendo la mano, aparecieron tres círculos mágicos dorados y se convirtieron en un escudo.

Si es sólo una llama caliente, no tendrá ningún efecto. El escudo es firme. No se romperá por algo como una llama. La llama detenida por el triple círculo mágico, no podía hacer otra cosa más que desaparecer.

 

La Flama Blanca, hizo un ruido estridente en su camino, y se estrelló contra el escudo mágico dorado. Tras el impacto, la llama blanca pura se dispersó. La llama blanca está tratando de pasar a través del escudo, y está haciendo sonidos trémulos mientras deja salir chispas. Destruyó el entorno... 1 segundo. 2 segundos. 3 segundos. 4 segundos. Sin embargo, la llama blanca no podía pasar a través. Se detuvo en el segundo círculo mágico. El tercer círculo está girando para modificar la magia y desenredarla. Como resultado, la deslumbrante llama blanca volvió a ser una llama roja. Por último, a causa de un cuarto (último) círculo de poder, reflexión, la llama se dispersó en todas direcciones. El círculo mágico permanecía allí hasta que todo desapareció; Este ataque estaba lleno de rabia.

 

Felmenia: “¡No! ¡Todavía no he terminado!”

 

Una voz llena de espíritu pudo ser escuchada. Es la prueba del siguiente disparo. Aunque fue bloqueada, volvió a acumular la llama blanca en el aire. Al decir “¡Oh, Llama!” Por segunda vez, volvió a disparar. Una vez más, la llama blanca fue disparada; Sin embargo, esta vez, el ataque se acercó desde el lado para perforar la barrera.

 

La llama se movió y cambio de dirección. Como era de esperar, el título de Mago de la Corte no es solo para presumir. Cambiar su dirección, controlar la llama y atacar de una manera ágil, ella ciertamente posee un control mágico de primera clase.

 

Sin embargo, si no tiene calidad, no tiene sentido por muy hábil que sea. No te molestes en intentar pasar por estas paredes, la magia no tiene suficiente poder destructivo para rasguñar siquiera estas paredes de oro. Pero aun dicho esto, si él soltara la barrera, la llama lo atrapará; Incluso el piso de la habitación de la corte se reduce a cenizas.

 

Mientras miraba la llama blanca que no podía alcanzarlo, decidió que era su turno de contraatacar. Ambos lados se abrieron para escapar. Al mismo tiempo comenzó a cantar magia de la aceleración. Reducción de gravedad. Reducción de masa. [Nutus Mltitudo Decresco.] Mientras murmuraba esas palabras, él se liberó de los grilletes de la gravedad, y su cuerpo se volvió ligero. Su cuerpo ahora no tiene peso.

Él se acercó a ella. No, él voló hacia ella.

La capa negra está revoloteando y cortando la llama blanca, se está deslizando como una golondrina hacia Felmenia para atacar.

 

Felmenia: “Demasiado rápido.”

 

Podría parecer una queja. De repente, ya está tan cerca de ella que confundió su movimiento con la teletransportación. Cuando se dio cuenta, ya estaba a tres metros de ella. Antes de que terminara su oración, el chasqueo sus dedos.

 

Durante ese breve momento, tenía los ojos lo bastante fríos como para asustarla.

 

Magia ofensiva. El mago de la edad moderna, Suimei puede hacer que el aire comprimido explote sólo por chasquear sus dedos. A pesar de que es simple, el poder puede ser grande. Porque es simple y es rápido. Debido a que es un ataque físico, el efecto es obvio.

 

--¡Bachin!--

 

Como una bomba que causa una explosión transparente, la explosión hizo estallar el suelo debajo de ella. La explosión estaba cerca; Sin embargo, como la vio venir antes, logró evadirla por un pelo.

 

Felmenia: “Guh ... Argh ...”

 

Bloqueando su ruta de escape, volvió a chasquear sus dedos. Al darse cuenta de eso, Felmenia cambió desesperadamente de dirección. Ella está tratando de escapar para salvar su vida de la explosión en serie.

 

Ella grito:

 

Felmenia: “¡E-Esto es ridículo! ¿Cómo puedes lanzar magia como esa sin esfuerzo?”

Suimei: “Ha .... Si no pudiera hacerlo, perdería contra un mago de tercera categoría. Porque el enemigo ya ha disparado, ¿ahora es mi turno de disparar? No estamos en un RPG, ¿sabes?”

 

Eso es correcto, esto no es un juego; Esto es un combate con la vida en juego. El resultado se puede decidir en una fracción de segundo. Es bastante diferente del credo de Felmenia.

Mientras Felmenia intenta escapar, Suimei saco un frasco de su bolsillo.

Y luego, le quitó rápidamente la tapa.

El interior es Mercurio. Este metal único es un metal que está en forma líquida a temperatura ambiente. En el mundo alquímico, se le llama Monstruo Andrógino. Él ha estado esperando la oportunidad de usarlo.

 

Entonces, mientras lo dispersaba creo una línea en el aire y dijo:

 

Suimei: “[Permutatio Coagulatio vis lamina]”

 

Tomando el Mercurio que todavía está en forma líquida, está empuñando el mercurio que ha tomado la forma de una cuchilla líquida. Por supuesto, él eligió la forma de una hoja; Una Katana de mercurio. El mercurio puede ser transformado con magia. Es un arma que cambia de forma.

 

Felmenia: [“¡Oh, Tierra! ¡Forma tu cuerpo de obsidiana y aplasta a mi enemigo! <Stone Raid]!”

 

Antes de que Suimei terminara de construir la forma, Felmenia terminó su hechizo. Le disparó una bala de tierra. Antes de llegar a él, la bala de la Tierra ya se había hecho grande.

 

Felmenia: “¡Comete esto!”

Suimei: “¡Demasiado suave!”

 

Cortó la roca con la espada en un abrir y cerrar de ojos. Incluso si se tratara de una bala, no es algo que no pueda cortar. Por eso, si es sólo una roca, no es ni siquiera una amenaza. Suimei cortó la roca con la punta de su Katana que está llena de poder mágico. También destruyó la bala de roca mientras cortaba la gran masa de roca. Estaba elegantemente cortado con su espada, perfectamente.

 

Felmenia: “¿¡Eres un mago, pero puedes usar una espada!?”

Suimei: “¿Y qué si puedo usarlo? Las habilidades de combate cercano son indispensables para un mago sabes. Bueno, ya sea cerca o lejos, no es un problema.”

 

-- Gin. --

 

Felmenia: “¡Argh, Maldito maldito maldito maldito maldito!”

 

La piedra que ella sacó de la desesperación fue destruida; Además, el guijarro no solo no pudo arañarlo, ni siquiera había polvo en su ropa.

Cuando rompió la última bala de roca, la roca perdió su forma y se desmoronó.

 

Felmenia: “¡Oh, fuego! Penetrarlos, quemar al enemigo delante de ...”

Suimei: “[Permutatio Coagulatio vis flagellum]”

 

Cantó al mismo tiempo que Felmenia, pero debido a que su canto es más corto, lo terminó primero. Un círculo mágico apareció en la Katana de mercurio. Luego, giró su muñeca y la blandió lo más rápido que pudo. Entonces, la Katana que era similar al hierro se transformó ahora en un látigo.

Debido al canto, se convirtió en un látigo de mercurio. Para detener su canto, él la atacó por los lados.

 

Felmenia; “Nn!?”

 

El golpe del látigo de mercurio, que superaba la velocidad del sonido, producía un sonido explosivo. El suelo fue destruido gradualmente. El poder de un látigo de cuero no puede compararse con el de un látigo de metal. La textura, la dureza, la longitud, pueden controlarlo todo. Incluso si uno tuviera un cuerpo ridículamente enorme, sería desmenuzado como un papel. Ella pensaba de esa manera.

 

Felmenia: “Ugh ... Eso es... Imposible...”

 

Él puede tomar una vida con un solo golpe. Frente a esa verdad, Felmenia ni siquiera puede mover un dedo. Por lo general, se moverá mientras canta, pero su boca no puede hacerlo ya. Ni siquiera puede mover la boca. Está mortificada y sólo puede soltar una voz mortificada.

 

Su rostro se puso pálido. ¿Es esto el final? No, mientras no esté de rodillas, no es el final. Incluso si está mortificada, no significa que haya renunciado. ‘Estoy de pie frente a una situación difícil.’ Versos ‘¿Dónde está la sala de recuperación?’ Parece que ella no ha empezado a pensar de esa manera. Tiene que dejarla incapaz de desafiarlo por segunda vez desde el fondo de su corazón.

 

Entonces, su poder mágico comenzó a arder por dentro, de repente, su poder mágico explotó.

 

-- ¡Guon!--

 

Posee un poder mágico tan fuerte, que incluso el castillo se estremecería ante su presencia. Su poder mágico, un poder que no tenía a dónde ir, se entrelazó en el espacio a su alrededor creando una luz azul. Es como el rugido de un dragón.

Luego, se volvió hacia Felmenia frente a él, quien se ha perdido debido al temor, y está impresionada por la diferencia de poder; Asombrada incluso.

Entonces, Suimei cantó.

 

Suimei: “[Velam nox lacrima potestas]”

 

Bajo sus pies, un enorme círculo mágico se expandió a través del jardín. Una gruesa luz azul que incluso supera el brillo de las estrellas apareció ante él. Todavía es deslumbrante y fuerte incluso en este mundo de fantasía.

 

Suimei: “[Olympus quod terra misceo misucui mixtum]”

 

Cada vez que un fenómeno termina, se crea otro. Después del canto, se crea un fenómeno; uno tras otro. Diferente de la magia de este mundo, el encantamiento de la magia es poder. Incluso mientras canta, el mundo cambia, la situación se convierte en donde el milagro se crea continuamente. Las partículas de oro se elevan desde el suelo, flotando y absorbidas por el cielo. Entonces, como si imitaran las estrellas, innumerables círculos mágicos aparecieron en el aire.

 

Suimei: “[Dezzmoror pluviaincessanter]”

 

Cuando notó que el aire ya se había llenado de innumerables círculos mágicos. Todo estaba lleno múltiples hechizos de área amplia. El atributo que imita al del Éter. Se deriva de las numerosas artes secretas del Kaballah*, y luego lo hizo compatible con la Astrología. Es magia moderna y compleja.

Suimei sonrió, y él dio el golpe final con una sonrisa en su rostro.

*(Nota: Kaballah es una disciplina esotérica y sistema de pensamiento del judaísmo)

 

Suimei: “Mago de la corte dono, Haz lo mejor que puedas para aguantar. ¿Está bien?”

 

Felmenia no pudo responder a esas palabras, sólo pudo colocar su magia de defensa.

Entonces…

 

Suimei: “[Enth astrarle]”

 

El golpe fue liberado. Sobre esa palabra, luz fue emitida es de los círculos mágicos. La luz del poder mágico y la luz de las estrellas se mesclaron para crear un cielo lleno de luces deslumbrantes de manera multidireccional. Al igual que una estrella que cae, una lágrima cayó del cielo con el rugido del trueno. Silenció todo el ruido y destruyó todo dentro de su rango.

 

Esta es la magia del cielo de estrellas, Falling Star. Corresponde al término Astral, este es uno de los hechizos más grandes de Suimei Yakagi. No mucho después que la caída de estrellas tuvo lugar, lo que quedo fue el Jardín Blanco original. Es como si toda la destrucción hasta ahora fuera un sueño. Había Suimei Yakagi con su traje negro y Felmenia con su ropaje blanco.

Se dirigió a Felmenia, incapaz de moverse, y puso la espada en su cuello.

 

Suimei: “Es mi victoria, ¿hay algún problema con eso?”

 

Cuando se le preguntó sobre el resultado, ella dijo con voz temblorosa.

 

Felmenia: “T-Tu Monstruo ... ¡Esa clase de poder! ¿Porque dijiste que no puedes luchar? ¿Por qué rechazas matar al señor demonio? Si tú vas, incluso el Señor Demonio ...”

Suimei: “¿Puede ser derrotado? Eso es estúpido. Esos números no son una broma. La historia es la prueba. No importa lo fuerte que seas, no puedes ganar contra un número tan abrumador. No hay necesidad de intentarlo. No importa lo bueno que sea el peleador, no es nada contra los números. Yo soy sólo un ser humano.”

 

Sintiendo como si no hubiera dicho lo suficiente, Suimei abrió de nuevo la boca.

 

Suimei: “Si escucho su petición, con quien tengo que luchar no es sólo contra el señor demonio Nakushathra o como se llame. También está su ejército de demonios. Ese tal Barcodohage que ya destruyó ese país llamado Noshast con un millón de soldados; Sin embargo, si lo pensamos detenidamente, ¿qué pasaría si reúnen todas sus fuerzas? ¿Seria dos veces más grande? ¿Tres veces? Ya es estúpido decirme que enfrente a ese millón de soldados. Incluso si seleccionas a tus mejores fuerzas, no hay oportunidad de ganar contra ese número inusual sabes. Sin importar que haga, no hay oportunidad alguna de qué pueda ganar, maldita sea.”

Felmenia: “¿De qué estás hablando? La guerra es una batalla de poder personal. ¡Si tienes tanto poder, no puedes ser derrotado!”

Suimei: “¿Eres idiota? Estoy diciendo que la calidad y la cantidad son cosas diferentes. La calidad no es garantía de ganar frente a la cantidad.”

Felmenia: “Un mago tan poderoso como tú, bastardo, ¿todavía dices eso?”

Suimei: “¿Hah? ¿Yo? Yo no soy un mago de primera clase. Bueno, tengo un poco de talento, pero, en mi mundo, en el mejor de los casos, estoy sólo dentro del promedio. Eso es correcto... Si estas en la parte superior de la parte superior, podrías ser capaz de reírte de lo que acabo de hacer. Pero eso no importa aquí.”

Felmenia: “......”

 

Felmenia perdió sus palabras. Ya sea por el mundo anormalmente aterrador de Suimei, o si es por las cosas exageradas que Suimei dijo, es seguro que ella no puede decir nada debido a la abrumadora diferencia.

 

Suimei: “Bueno, ya lo sabía desde el principio. La magia de este mundo es demasiado atrasada. Honestamente, nuestra lucha no fue ni de cerca divertida. O, tal vez eso es sólo por sus duras observaciones.”

 

Así es, ahora mismo Suimei está diciendo sus sentimientos honestos. Su deleite es ver un nuevo misterio; Una pelea con otro mago, para él, es una manera de ver magia desconocida. Averiguar que la magia es el propósito de la batalla. Sin embargo, en esta lucha, no había ni siquiera un poco de magia que valga la pena mirar.

Destrucción inesperada, sorpresivamente fácil. “Una lucha más allá de la comprensión”, por eso ganó; Por supuesto, no sentía placer en ello.

Como ya estaba listo para ganar, forzó los resultados sobre Felmenia.

 

Suimei: “Pues entonces, ahora. Vamos a poner fin a nuestros asuntos, mago.”

 

Ella sintió frio al oírlo. Cambió de tono; Era como si su corazón de repente se congelara. Felmenia ni siquiera podía levantarse. Ella no podía hacer nada al respecto. Era como si se encontrara con su final, solo. Se puso pálida.

 

Felmenia: “Va- ¿Vas a matarme?”

Suimei: “Hmm, eso es cierto. ¿Cómo crees que voy a terminar esto?”

Felmenia: “P-Por favor! ¡Haz cualquier cosa menos eso!”

 

Felmenia desechó su orgullo y se postró ante Suimei. Perdóname la vida. Olvídate de mí. Ella juró no ir en contra de él, pero su apariencia no cambió.

Suimei resopló y con mala intención, dijo...

 

Suimei: “¡Oh, oh! Viniste a mí con la intención de matarme, ¿pero ahora estás suplicando por tu vida?”

Felmenia: “¡N-No! ¡No tenía la intención de matarte desde el principio! Sólo quería corregirte...”

 

Felmenia sacudió la cabeza violentamente. Él la miró sin interés y con ojos dudosos. En una pelea con vidas en juego, no es una razón para alegar. Ya se preparó para esto. Tiene la intención de destruir al oponente y en el peor de los casos, ser destruido en su lugar; Sin embargo, nunca consideró que esta visión desagradable es el precio que pagaría.

He oído hablar de la historia de princesas nobles. Para bien o para mal, su personalidad podría verse afectada.

Entonces, Suimei preguntó el verdadero significado de la declaración de antes.

 

Suimei: “¿Es verdad que no tenías intención de matarme?”

Felmenia: “¡Es verdad! ¡Juro por Diosa Alshuna, no es mentira!”

Suimei: “Aunque no conozco el peso del nombre de tu diosa, como una persona de otro mundo, un japonés, no voy a involucrarme.”

 

Con un tintineo, la Katana sin flanco hizo un sonido que una Katana con una brida haría. Felmenia, que no es japonesa, no sabe de qué está hablando, pero siente instintivamente que su vida se está acortando; Su intento de conseguir que Suimei perdonara su vida se convirtió en un apelo patético.

 

Felmenia: “¡Por favor! ¡Te lo ruego! ¡No quiero morir todavía! No quiero morir... Por favor... Te lo ruego ...”

 

Parece que se metió demasiado con ella. Si ella ya vaciló tanto, probablemente sería bueno dejar el acto. Suimei pensó eso, y luego detuvo su acto de intimidación.

Dijo, como si estuviera aburrido:

 

Suimei: “Entonces, te dejarte vivir, pero tengo algunos términos que debes seguir.”

Felmenia: “T-Términos?”

Suimei: “Sí, primero, no le cuentes a nadie lo que pasó hoy. Segundo, nunca le digas a nadie acerca de mi identidad como mago. Especialmente a Reiji y Mizuki. ¿Lo tienes?”

 

Él le dirigió una mirada aguda. Pero Felmenia sacudió la cabeza con toda su fuerza.

 

Felmenia: “E-Espera. No le he dicho nada a Reiji-dono o a Mizuki-dono, pero el rey ya lo sabe. En-Entonces...”

Suimei: “He... Eso es sorprendente. ¿Una persona tan confiada como tú le dijo a alguien más? Eso es sorprendente. Pensé que te lo habías guardado a ti misma ya que pensabas que definitivamente ganarías. Bueno, no me importa demasiado. Después de todo, no podrás hablar de los detalles desde ahora.”

 

Como ya evitó el peligro del primer peligro, Felmenia se sintió aliviada. Al ver esto, Suimei declaró el último y más importante término.

 

Suimei: “Y, en tercer lugar, tendrás que firmar este documento.”

 

Suimei hizo un gesto como si sacara algo del vacío; Apareció un papel con una pluma. Siempre trae su pluma y papel. Hay una lista escrita en un idioma extranjero.

Por supuesto, Felmenia no entiende lo que está escrito allí.

 

Felmenia: “¿Qué es esto?”

Suimei: “Es sólo un contrato. Para que no vayas en contra de los términos que he establecido antes. ¿Puedes hacerlo cierto?”

Felmenia: “Yo-yo entiendo, lo firmaré.”

 

Felmenia sentía algo de sospecha, pero estuvo de acuerdo. Incluso si ella no entiende claramente, ella no tiene otra opción de todos modos.

Después de que terminó de firmar, lo selló con su sangre. Después de que Suimei observó hasta el final, lo dijo claramente.

 

Suimei: “Ah, olvidé decirte, si rompes los términos del contrato, morirás.”

Felmenia: “¿Qué-qué?”

Suimei: “Sip. Si pretendes explicar la mayoría de las cosas que pasaron aquí esta noche al rey, quiero que sepas que eso no está permitido. No quiero que las cosas se compliquen más de lo que ya se ha complicado.”

Felmenia: “Espera. No hay forma de que eso sea posible-”

Suimei: “No hay nada imposible para un mago.”

 

Como era de esperar, esto no era solo por desprecio hacia ella. Hacia Felmenia, quien le pregunto esto dudosamente, esta es la respuesta más efectiva. Suimei soltó su Katana de Mercurio y usó su dedo que está lleno de poder mágico para tocar el contrato. De repente, Felmenia pudo sentir algo presionando su corazón.

 

Felmenia: “Eso es dete-, Gu, Guahhh!”

Suimei: “Por cierto. ¿Usted puede sentir la fuerza que se aferra su corazón cierto?”

 

Quitó el dedo del contrato. Felmenia fue liberada de la presión, y estaba respirando débilmente. Luego, se quejó débilmente.

 

Felmenia: “Gu.Ha .. Yo-yo nunca he oído hablar de algo así, antes.”

Suimei: “Incluso si los supieras, no tienes opción de todos modos. ¿Qué? No es tan difícil. No quiero que le cuentes a nadie sobre mí. Es más honesto que esa historia de derrotar al señor demonio, ¿verdad?”

Felmenia: “A… u… u...”

 

Ella no respondió, y bajó la cabeza en señal de derrota.

 

Suimei: (Ara... ¿Exagere?)

 

Parece que está espectacularmente rota. Felmenia tiene lágrimas en los ojos; Esta aturdida y sollozando.

Al ver esto, incluso el culpable, Suimei Yakagi, no podía dejar de mostrar misericordia.

Vamos a terminar esto ¿eh? Como era de esperar, no es tan cruel. Él dijo con impaciencia a Felmenia:

 

Suimei: “Bu bueno. Quiero estar seguro de que vas proteger tu promesa, ¿ok? Incluso yo, no quiero matar inútilmente; Me haría sentir mal.”

 

De alguna manera, es un poco más suave que antes. ¿Es por simpatía? Felmenia seguía llorando; No se sabe si ella escuchó o no. Es un poco diferente de su predicción, él se rasco la cabeza. Luego, decidió que probablemente no haría nada más que esto. Después salió del Jardín Blanco.

 

Aunque terminó de esta manera, esto no era exactamente lo que él imaginaba que pasaría.

 

Una pelea entre magos no es de ninguna manera una lucha de vida o muerte. En realidad, es raro que un mago tome la vida de otro mago. Es cierto que no se pueden perdonar a alguien que entra en su taller sin sus permisos; Sin embargo, aparte de eso, todos se respetaban. Una hermandad que debe tomar la mano del otro.

 

Recientemente, la magia está siendo detenida por la ciencia. Un freno se aplica al desarrollo sin parar. Por eso, aquellos que buscan la magia son muy valiosos. Por eso, para preservar la magia, hay una regla que impide matar a otro mago, incluso si el linaje mágico es diferente. Por esa razón, a menudo se utiliza ese contrato. Para salvar su vida no deben hacer más daño que esto. De esta manera, el mago todavía puede vivir, y los usuarios de magia no se extinguirán.

 

Sin embargo, él omitió esto en la explicación, por lo tanto, una pelea de mago no es algo en lo cual haya que tomar la vida del otro, sino para competir entre sí. En resumen, la precisión, el poder y la complejidad de la técnica, la clase de la magia, la teoría, la característica especial, es una lucha para hacer que se aceptan mutuamente.

 

Entonces, ¿qué pasa con esta pelea? No hay magia excepcional, así que no hay necesidad de ser feliz por la victoria.

Es por eso que sólo puede sentirse así.

 

Suimei: “Realmente, están demasiado atrasados...”

 

Por las palabras que le dijo a Felmenia antes, ahora está preocupado. De ahora en adelante, él tendría que vivir aquí. Se preguntó si había algún misterio que pudiera emocionarlo.

 

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 9: Mi deber es…




Manual




Pocos días después de los acontecimientos en White Garden, Felmenia Stingray fue convocada a la sala de audiencias por el rey Almadius. La razón era, por supuesto, escuchar sobre el progreso del héroe Reiji con la magia. Quería oírlo de la maestra misma.

 

El rey también lo escucho de otras personas, pero los detalles eran como “es una masa de talento”, “un genio en la magia”, “el mejor del mundo”, y otras descripciones vagas. Los detalles no estaban claros. Puede ser que su fuerza este más allá de la comprensión. De todos modos, como la persona que lo envió, él tenía la responsabilidad de conocer los detalles.

 

Quería que la profesora del héroe, Felmenia, informara personalmente. Felmenia, vestida con una bata blanca y arrodillada ante él, iba a evaluar al héroe Reiji y a Mizuki Anou.

 

En resumen, el talento del héroe Reiji era extraordinario. Su poder mágico por sí solo era 10 veces más fuerte que el un Mago de la Corte. Todavía había algunos problemas con su control y técnica, pero pensó que su velocidad de comprensión cuando aprendía magia era extraña. Acerca de Mizuki Anou, a pesar de que no tenía mucho poder en comparación con el héroe Reiji, tenía una capacidad similar. En cuanto a su habilidad para comprender y expresar la magia, probablemente estaba a la altura del héroe sin tener la bendición del héroe.

 

Felmenia: “Eso es todo. Estoy impresionada por el progreso del héroe Reiji y Mizuki Anou. Algún día estarán a la par con los magos superiores de otros países también.”

 

Por último, para terminar el cumplido de Felmenia, el rey le hizo una broma.

 

Rey: “¿Te sobrepasarán?”

Felmenia: “Si es Reiji-dono, tal vez.”

Rey: “Es eso así. Me siento aliviado. Si el talento de Reiji-dono es tan grande, entonces no tengo preocupaciones.”

Felmenia: “Sí. También estoy sorprendida. Solo han pasado dos semanas desde que experimentó la magia por primera vez, y ya está a la altura de un mago de nivel intermedio. “El héroe que fue elegido por el mundo” no es sólo un título. Como mago, yo misma debo admitir que estoy celosa.”

 

Dijo Felmenia en silencio. Ella dejó caer su cara un poco. A pesar de que ella no lo expresó claramente, ya que honestamente tenía envidia, se mostró un poco en la superficie. No es de sorprenderse. De acuerdo con lo que ella dijo, el crecimiento del héroe Reiji no podía ser puesto en palabras. Haber hecho que Felmenia, quien es conocida como un genio, dijera tales palabras, era probablemente algo cruel.

 

Rey. “Ya veo, pero si no tiene al menos tal poder...”

Felmenia: “Estoy de acuerdo con Su Alteza, el señor demonio no podrá ser derrotado.”

Rey: “Fumu.”

 

El rey asintió con la cabeza. Habiendo escuchado el progreso del héroe, quiso dar las gracias a Felmenia quien le había ayudado hasta ahora.

 

Rey: “Mago, Felmenia Stingray, he oído las circunstancias. Faltan tres días hasta la salida del héroe Reiji. Hasta entonces, enséñale lo mejor.”

Felmenia: “Como desee. Entonces, me retiro...”

 

Después de que Felmenia le diera sus respetos, ella trató de salir...

Pero no pudo escuchar el acuerdo del rey. En cambio, el rey abrió la boca como si todavía hubiera algo más ...

 

Rey: “Felmenia, hay alguien de quien quiero preguntarte, ¿está bien?”

Felmenia: “S-Sí.”

Rey: “Sobre ese chico, el amigo de Reiji-dono, Suimei-dono.”

 

Allí, el rey mencionó el nombre de Suimei.

 

Eso es cierto, aparte del informe de Felmenia; El rey también estaba interesado en Suimei. El usó magia dentro del castillo mientras paseaba. Pero el rey le temía más a la confrontación de Felmenia y Suimei. Habían pasado unos días desde esa conversación. Quería preguntar si había pasado algo...

 

Felmenia: “Su-Suimei-dono?”

 

Como si no esperase tal pregunta, Felmenia entró en pánico. Aunque no tenía la intención de soltar una voz tan pequeña, le preguntó el rey.

 

Rey: “Así es. Antes me dijiste que el chico estaba en movimiento. ¿Siempre lo observaste cierto?”

Felmenia: “E-Eso es ...”

Rey: “Felmenia?”

 

Pero, de alguna manera, Felmenia trató de evitar la mirada del rey y no podía hablar con claridad. Era diferente de la conversación sobre el héroe, el rey no podía entender que sucedía.

De todos modos, la situación era extraña. Ella siempre respondía fríamente. No importa la situación o el enemigo, ella siempre estaba tranquila. Ella buscaría encontrarse directamente con el enemigo. Pero ahora, no había nada como eso.

 

Felmenia: “Ah ... Uh ...”

Rey: “¿Qué pasa? No me digas, ¿algo pasó?”

Felmenia: “N-No, es sólo que ...”

 

A pesar de que el rey preguntó dos veces, ella actuó como si estuviera soportando algo y dijo cosas extrañas. Cuando se dio cuenta, estaba sudando. Ahora, preguntó seriamente.

 

Rey: “Respóndeme, Felmenia. Si permaneces en silencio, la conversación no irá a ninguna parte, ¿sabes? Dime qué pasó y qué viste.”

 

Pero, en lugar de contestar, bajó la cabeza.

 

Felmenia: “¡Y-Su Alteza! ¡Por favor, de alguna manera, perdóname, cualquier cosa menos eso!”

Rey: “¿Estás diciendo que no puedes hablar de ello?”

Felmenia: “Sí ... Desafortunadamente, es como su alteza dijo ...”

Rey: “¿Por qué?”

Felmenia: “Eso también, no puedo hablar de ello, ruego su perdón.”

Rey: “Mu ...”

 

Al ver esa actitud persistente, sólo podía gemir.

Felmenia declinó mientras protestaba. Ella nunca había sido así. Pero, ¿por qué lo estaba escondiendo en esa medida? No, ¿por qué ahora? Si algo sucedió, a ella no le gustaría hablar de ello. Si fue algo malo, habría un castigo. Ella probablemente pensó eso.

Eso significaba que era su defensa propia del castigo. Entonces, todo estaba claro.

 

Rey: “Te dije que no hicieras nada, Felmenia. Pero, parece que le hiciste algo, ¿me equivoco?”

 

Cuando se le preguntó con un tono más fuerte, Felmenia se convirtió en un pequeño animal, temblando y asustado. La sabia Felmenia se avergonzaba de no esperar que esto sucediera. Pero, por muy asustada que estuviera, un castigo es un castigo. En primer lugar, comprender la situación, entonces, si ella lo explicaba en detalle...

Entonces…

 

Rey: “Habla. No te puedo dar el castigo apropiado si no hablas.”

Felmenia: “P-Por favor, Su Alteza, yo-yo pido perdón.”

Rey: “No hay necesidad de ser tan obstinada. Ya espero cosas que pueden incluso poner en peligro mi vida. Habla.”

Felmenia: “Y-Su Alteza ...”

Rey: “Es pesado, ¿sabes? Felmenia?”

 

Cuando se dio cuenta, ella estaba congelada como por la eternidad, y las lágrimas brotaron en sus ojos. Se preguntó cuándo fue la última vez que la vio llorar. Cuando entró por primera vez en una fiesta por la noche, ella se perdió. Se separó de su padre, el conde Stingray y su madre. Estaba confundida y no sabía a dónde ir. Probablemente fue la última vez.

Esto fue raro. Era como si estuviera siendo extorsionando algo de ella.

 

Rey: “... ¿Por qué no puedes hablar?”

Felmenia: “............”

 

Felmenia no respondió, sólo bajó la cabeza.

El rey Almadius estaba pensando en por qué se negaba a hablar.

Como no recibió una respuesta, decidió cambiar la pregunta ...

 

Rey: “Felmenia. Te haré otra pregunta ahora.”

Felmenia: “Pero, Su Alteza ...”

Rey: “Oye, Felmenia. Si la respuesta es ‘correcta’, quédate en silencio. Si la respuesta es ‘incorrecta’, sacude la cabeza. ¿Entendiste?”

 

Ella sólo podía permanecer en silencio ...

Entonces, el rey preguntó.

 

Rey: “En los últimos días, ¿sucedió algo con Suimei-dono?”

Felmenia: “......”

 

Silencio ... sus ojos estaban inyectados en sangre. Pero, todavía estaba dentro de sus predicciones.

 

Rey: “¿Fue una conversación?”

 

Esta vez, Felmenia sacudió la cabeza.

 

Rey: “¿Hubo uso de la fuerza?”

Felmenia: “............”

 

Justo en el blanco. Si estaba utilizando la fuerza, las acciones debieron haber sido alguna especie de coerción con magia.

Felmenia debería haberlo sabido. Pero, podría estar equivocado.

 

Rey: “¿Le hiciste daño a Suimei-dono?”

 

Pero ella negó con la cabeza.

 

Rey: “Espera. ¿Intentaste hacerle daño?”

Felmenia: “...............”

 

Felmenia permaneció en silencio. Ahora esto es sorprendente. Según ella, utilizó la fuerza. Ella debió de haber jugado con él, pero, aunque ella es la mejor maga del país, ni siquiera pudo hacerle daño. Lo que significa…

 

El Rey decidió volver a preguntarle.

 

Rey: “¿Perdiste?”

Felmenia: “..........”

 

Sólo había silencio. Ahora es cierto. Felmenia se enfrentó a Suimei sola, y el resultado fue que ella fue derrotada miserablemente.

 

Rey: “Entonces, en ese momento, de alguna Suimei termino sujetando una de tus debilidades, y como resultado, ¿no puedes hablar ahora?”

Felmenia: “...............”

 

Rey: (Justo en el blanco... Entonces, ella no puede hablar por su debilidad. A pesar de que la persona que la restringió no está aquí, ella todavía está cumpliendo con el contrato. Pero Felmenia y Suimei son ambos seres que residen en el reino del Abismo Mágico. Para mí quien sólo tiene un conocimiento limitado, es difícil adivinar el contenido del contrato.)

 

Felmenia: “S-Su Alteza. Lo siento. No sólo rompí su orden, he mostrado deslealtad. Esta Felmenia aceptará cualquier tipo de castigo.”

Rey: “Está bien. Ya recibiste el castigo de Suimei-dono. No te voy a castigar.”

Felmenia: “S-Su Alteza ...”

 

Lamentando sus errores, Felmenia estaba extremadamente desalentada. La pelea con Suimei le había dejado un gran impacto.

 

Rey: (Si es así, ya no necesita ser castigada. Siendo así, su orgullo habrá desaparecido ya. Tengo una cosa menos que preocuparme. Pero, no puedo permitirme estar tranquilo. Ya que a cambio, recibí otra cosa de qué preocuparme.)

Rey: “Felmenia. No puedo permitirme pasar por alto esto. Estoy pensando en llamar a Suimei-dono aquí.”

Felmenia: “Su Alteza, llamara a Suimei-dono, para qué ...”

 

Felmenia estaba muy avergonzada, la respuesta era obvia.

 

Rey: “¿No es obvio? Le preguntaré las cosas que no puedo oír de ti. Si se trata de la sala de invocación o tu debilidad, no puedo pasar por alto esta discordia.”

Felmenia: “¡No se debe hacer! ¡Usted no puede-A-a-Argh !!!”

 

De repente, ella presiono su mano contra su pecho y empezó a gritar.

 

Rey: “Felmenia!? ¿¡Que sucede? Felmenia !?”

El rey estaba en el trono viendo este evento inusual. No sólo su sufrimiento era inusual, sino que se retorcía en el suelo y lloraba. Afortunadamente, no duró mucho, y luego volvió a inclinar la cabeza.

 

Felmenia: “Ah ... Ah ... lo siento ... por mostrar ... algo tan vergonzoso ...”

Rey: “¿Lo que acaba de suceder? ¿Es una enfermedad?”

Felmenia: “No ...”

 

Ella lo negó. Pero, ciertamente había algo raro. Ella sudaba y se acurrucaba, su rostro estaba pálido como el de un muerto. Por supuesto, se podía pensar que era una enfermedad. Pero, nunca había oído que ella tuviera una enfermedad antes. Reevaluó la situación. Le dolía el pecho. Probablemente era su corazón. Estaba en medio de la conversación. Cuando ella objetó, y habló de Suimei.

Eso significaría ...

 

Rey: “Puede ser, ¿se trata de esa debilidad?”

Felmenia: “.........”

Rey: “¿Magia?”

Felmenia: “...........”

 

Felmenia no respondió. No, ella no podía responder a eso. De su rostro distorsionado, se podía ver que ella estaba llena de pesar, condenando su propia estupidez.

Parece que ya no puede preguntar.

Entonces dijo…

 

Rey: “Entiendo. Felmenia. Déjamelo todo a mí.”

Felmenia: “¿Su Alteza?”

Rey: “Justo como dije antes, voy a llamar a Suimei-dono.”

Felmenia: “¡Pero ...!”

Rey: “Está bien. Tomaré toda la culpa. Tú...”

 

Después de eso, el rey Almadius envió un mensajero al mago que colocó la maldición.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 10: Como un mago…




Manual




En plena noche, al final de su conversación con Felmenia, el rey oyó que la puerta de su sala de audiencias se abría.

El que entraba era Yakagi Suimei, el amigo del héroe y quien había explicado a Felmenia ser un mago de otro mundo.

Este chico de apariencia normal de otro mundo se inclinó ante la entrada y luego se acercó lentamente.

 

Aunque la impresión que emitió era idéntica a la que había sentido de Suimei cuando se habían encontrado por primera vez en esta misma habitación, ahora estaba vestido con ropas que el rey nunca había visto antes. Esta ropa era completamente negra, y estaba elegantemente diseñada: era claramente de la más alta calidad.

 

Visiblemente no acostumbrado a tales situaciones, la postura de Suimei era un poco rígida mientras se arrodillaba ante el Rey.

 

Suimei: “Ya que he sido llamado, he venido delante de Su Majestad.”

Rey: “Gracias por contestar mi llamado a pesar de la hora tardía. Tu formalidad al presentarse es apreciada, pero esta noche, sólo estamos nosotros dos. No hay necesidad de ser tan formal. Por favor relájate.”

Suimei: “...”

Rey: “¿Es eso inaceptable?”

Suimei: “…Entiendo.”

 

Sorprendido por la petición, Suimei vaciló un instante para escuchar la petición y alzar la cabeza.

Su expresión, sin embargo, seguía algo rígida.

En esto, el Rey optó por no saltar al tema principal y preguntó sobre su ropa.

 

Rey: “Suimei-dono, ¿qué tipo de ropa es esa? No usas esto normalmente.”

Suimei: “Eso es correcto. Esto es algo que he traído conmigo de nuestro mundo. Originalmente, es algo que guardaba en mi bolsa, uno de los pocos artículos que tengo conmigo.

Rey: “El estilo parece bastante diferente al de héroe-dono”.

Suimei: “En nuestro mundo, es considerada ropa formal, y se usa en ocasiones como esta”.

 

Sus palabras hicieron que el Rey considerara de nuevo la ropa que usaba Suimei. El material de color negro azabache estaba completamente despejado de adornos y un revestimiento de encaje interior corría hasta el cuello. El duro contraste dibujado por los dos reforzaba la sensación de un diseño elegante.

 

Rey: “Hmm. Te queda bastante bien.”

Suimei: “Gracias por sus palabras, Majestad.”

 

Cuando Suimei respondió se ajustó el cuello y las mangas sin cambiar de postura. Esta acción trajo consigo un sentimiento de familiaridad que borró su antigua rigidez. De repente, como si recordara algo importante, inclinó la cabeza.

 

Suimei: “Aunque ya es bastante tarde, por favor le pido que me permita disculparme por mis groserías estos últimos días.”

 

Una disculpa verdaderamente respetuosa.

Suimei se disculpaba por su comportamiento después de haber sido invocado. Ese día, habiendo aprendido que no tenían manera de regresar a casa, se había puesto muy agitado. Dicho esto, esa respuesta fue natural dadas las circunstancias.

 

En esa ocasión, Suimei se había puesto en pie de un salto y gritó: “¿Me estás jodiendo? ¡Si no pueden enviarnos de regreso, entonces no se molesten en invocarnos en primer lugar!” Y cosas de esa naturaleza. De hecho, habían sido palabras que realmente habían herido al Rey.

 

La actitud provocadora de Suimei había enfurecido a la gente que lo rodeaba. El rey, tratando de mediar, les había ordenado que se acomodaran en el castillo, sin esperar nunca que Suimei viniera más tarde y se disculpara.

 

Rey: “Oh, no, eso es innecesario. No hubo ningún daño. Sus sentimientos en ese momento eran naturales. Te hemos traído a nuestro mundo sólo para decirte que no tenemos manera de enviarte a casa. No hay necesidad de que te disculpes; Por favor levanta la cabeza”.

Suimei: “Entendido. Entonces…”

 

Las palabras honestas del Rey llevaron a Suimei a levantar la cabeza una vez más. Por su expresión, estaba claro que él sentía que no era cuestión de quién era el culpable; De cualquier manera, sentía que la conmoción causada por sus acciones había sido inapropiada. Esto era evidente por la mirada incómoda en su rostro.

Con esto terminó el preámbulo de su conversación.

 

Suimei habló después: “¿Puedo preguntarle porque qué me ha llamado aquí...?”

 

Rey: “Sí. Hay algunas cosas que deseo preguntarte.”

Suimei: “…Entiendo.”

 

El reconocimiento de Suimei reveló su confusión, y su rostro ligeramente pálido estaba coloreado de perplejidad. Considerando por un momento si la mirada que Suimei mostraba ahora eran sus verdaderos pensamientos, el Rey siguió con una pregunta.

 

Rey: “Hay unas cuantas cosas que deseo preguntarte acerca de Felmenia.”

Suimei: “Felmenia-san ...? ¿Si recuerdo bien, ella es la que ha estado enseñando magia a Reiji y Mizuki? ¿Qué hay con ella?”

Rey: “Esa misma. Me dijo que te había visto pasear por el palacio hace unos días.”

 

Frente a la pretensión de Suimei de tener sólo un conocimiento superficial de quién era Felmenia, el Rey trajo lo que había oído de ella.

Esas palabras trajeron una sonrisa débil y amarga a la cara de Suimei, como si algo desagradable hubiera sido descubierto.

 

Suimei: “Ah ... jajaja. Sí, había oído que éramos libres de vagar por el palacio, así que fui a dar un paseo para tranquilizarme. ¿Hice algo malo?”

Rey: “No, no había nada inapropiado en eso. De hecho, había dado órdenes explícitas para eso. No, no es ese incidente lo que me preocupa.”

Suimei: “Entonces, ¿qué puedo preguntar?”

Rey: “Eso es...”

Suimei: “?”

 

La confusión estaba escrita en el rostro de Suimei. Hay que señalar, sin embargo, que esa expresión no nació de sus verdaderos sentimientos. Había mencionado a Felmenia, pero no habiendo dicho nada de ella, estaba claro que había comprendido desde el principio el propósito de esta línea de interrogación, pero tenía la intención de actuar como si no supiera nada. De hecho, desde el momento en que fue llamado para ser interrogado, había comenzado este espectáculo de aparentar ignorancia. Ser llamado en tal momento daría indudablemente lugar a algunos recelos. Si Suimei fuera el rey, habría hecho algunos preparativos de antemano. Dado sus poderes, probablemente se habría preparado para escapar a la fuerza si fuera necesario. Como la otra parte era un mago que había derrotado a Felmenia, no era como si hubiera mucho que el Rey pudiera hacer; Escapar debería ser simple para Suimei.

 

Con esto en mente, el hecho de que no lo hubiera hecho parecía demostrar que pensaba que podía arreglar las cosas jugando al tonto.

En consecuencia, aunque sabía que continuar sería peligroso, el rey no tenía más remedio que seguir adelante.

 

Rey: “Lo que quiero saber es, ¿qué le hiciste exactamente a Felmenia?”

Suimei: “¿Qué hice? No puedo decir que entiendo lo que quiere decir.”

Rey:” Suimei-dono, sabes muy bien lo que quiero decir. Por favor, se honesto-”

Suimei: “Perdone mi falta de respeto, pero ¿está seguro de que continuar con esto es una decisión sabia?”

 

Como para ahogar la voz del rey, Suimei interrumpió sus palabras con una “sugerencia” afilada, en marcado contraste con el tono educado que había estado usando.

Comprendiendo la advertencia implícita en las palabras de Suimei, el rey continuó, “Suimei-dono. Quiero saber.”

 

Viendo al rey persistir a pesar de haber reconocido su advertencia, Suimei abandonó su postura reverente y se puso de pie.

Con una ola de sus manos, una capa apareció desde el aire y se posó sobre sus hombros.

El rey no entendía bien lo que acababa de suceder, pero era evidente que ésta era la magia de Suimei. Esto era algo que un mago de su mundo carecía de la capacidad de comprender, un hechizo del repertorio de Suimei.

 

Lo que apareció a continuación en su rostro era una expresión que hacía que su apariencia de miedo de antes parecía una ilusión. Su suave expresión fue reemplazada por una mirada aguda que llevaba un aire orgulloso que el rey sólo había visto en otros magos.

 

Normalmente, esta sala de audiencias estaría llena de gente que habría reprendido a Suimei por su arrogancia, pero en este momento, no había ninguno.

Viendo la mirada del Rey siendo captada por este primer vistazo de él como un mago, Suimei suspiró.

 

Suimei: “Honestamente. Esa chica no muestra ningún rastro de haber soltado la sopa, así que estoy sorprendido de que las cosas hayan sido expuestas a este grado.”

Rey: “Así que eso es realmente ...”

Suimei: “Sí, es tal y como se lo imagina. Mi identidad como mago fue descubierta por esa chica cuando llegamos a este mundo por primera vez, así que busqué la oportunidad de cerrar su boca, y aquí estamos. En cuanto a eso, esa chica no debería ser capaz de decir una sola palabra, así que ¿cómo se ha podido enterar su Majestad?

Rey: “Tomé un papel proactivo al cuestionarla. Cada vez que no respondía, significaba que yo había adivinado correctamente.”

 

En esta sucinta explicación, Suimei expresó un “Ah” de entendimiento.

 

Suimei: “Entonces así es como fue; Pase por alto completamente esa posibilidad. De hecho, el contrato que la restringe puede ser eludido al no decir una palabra.”

 

Sus palabras fueron pronunciadas casualmente como si estuviesen remontando, cuando de repente su mirada se afiló y se concentró en el Rey.

 

Suimei: “Entonces, ¿por qué me llamaste aquí? Soy, después de todo, el hombre que tiene la vida de esa mujer en sus manos. Sabes eso y aun así me llamaste aquí sin ningún guardaespaldas para protegerte... que eso es algo peligroso debe ser increíblemente evidente.”

 

Esto era evidente, y había sido un peligro inherente en esta convocatoria. A pesar de conocer el peligro que representaba, había llamado a Suimei sin ninguna contramedida. Así que la pregunta de Suimei era comprensible; Sin embargo, había sido necesario que el rey lo llamara aquí.

 

Rey: “Probablemente hay motivo de preocupación, pero también es cierto que Suimei-dono y el héroe-dono fueron traídos aquí por mi orden. Eso es la realidad. Además, he empujado sobre ustedes, quienes no son de este mundo, los problemas irracionales de nuestro mundo, eso también es realidad.”

 

Mostrar los colmillos a Suimei era inconcebible. Hacerlo no lo convertiría en nada más que un lobo con piel de oveja. Un plan de acción totalmente irrazonable.

 

Suimei: “...”

Rey: “Suimei-dono. Por haberlos traído aquí a este lugar extranjero y haber fallado en impedir que mis súbditos te despreciaran, te pido perdón. Además, pedirte que escuches una solicitud por encima de todo eso es realmente grosero de mí parte, sin embargo, debo decirte que todavía quiero saber algo. ¿Estaría bien?”

Suimei: “¿Por qué se empeña tanto en saber? No significa nada para usted, ¿verdad?

Rey: “Tal vez lo que dices sea correcto, sin embargo, si yo fuera a desviar mis ojos y fingir que no he visto nada, y ella pierde su vida en el proceso, sería demasiado tarde para arrepentirse.”

Suimei: ¡¿Incluso si es alguien tan altanero como esa mujer?”

Rey: “Así es. Ella es mi súbdito, y ​​por lo tanto, es justo que yo haga todo lo posible para protegerla. “

 

Esas palabras provocaron de nuevo un suspiro de Suimei.

 

Suimei: “Mientras ella no hable, no hay ninguna amenaza para su vida. De acuerdo, con eso, hemos terminado aquí, ¿verdad? “

Rey: “No aún no.”

 

“Creo que no hay nada más digno de discusión?” Suimei respondió con una mirada extraña en su rostro.

 

Las cosas habían tomado un giro inesperado. A pesar de que el tema en cuestión había concluido, ¿todavía había más por hacer?

 

Rey: “Suimei-dono, todavía ignoro por completo tu situación. Como el responsable de haberlos traído a este mundo, deseo saberlo. ¿Qué tipo de persona eres? ¿Qué piensas hacer a partir de ahora? Deseo que seas sincero conmigo. Si es posible, espero que usted sea abierto conmigo.”

 

Estas palabras vinieron verdaderamente de su corazón.

 

Mientras el Rey y Felmenia guardaran silencio en lo que respecta a Suimei, entonces eso sería todo. Los que sabían de sus circunstancias seguirían siendo solo ellos dos. Con eso, las cosas regresarían a su status quo: habría convocado al Héroe y lo habría enviado a la batalla con el señor demonio.

 

Sin embargo, actuar de tal manera sería descartar toda responsabilidad como la persona que los había traído a este mundo. Puesto que había tomado medidas para traerlos aquí por su propia voluntad, si simplemente ignorara cualquier problema que surgiera, concentrándose sólo en sus propias necesidades, aunque tuvieran el poder de liberarlo de esta situación, tal camino sólo podría ser descrito como irresponsable. En su lugar, esperaba comprender los planes de Suimei y, por lo tanto, proporcionar cualquier apoyo que estuviera dentro de su capacidad para ofrecer; eso era sólo lo razonable.

 

Sin embargo-

 

Rey: “... Por supuesto, no tengo la intención de forzar una respuesta. Saber algo que Suimei-dono no quiere revelar es simplemente un deseo mío. Si esto es realmente algo de lo que no quieres hablar, entonces no te preocupes por mí. Dicho esto, todavía te pido que lo entiendas.”

 

El rey inclinó la cabeza desde donde estaba sentado en su trono, algo que un gobernante de una nación nunca haría. Sin embargo, para proteger las creencias que le eran muy queridas, no podía hacer nada más.

Al levantar la cabeza un momento después, sus ojos divisaron a Suimei, totalmente sorprendido.

 

¿Por qué haría algo así? ¿Por qué se rebaja tanto?

 

Por su expresión, el grado de su sorpresa era evidente.

Con eso, Suimei lanzó un profundo suspiro, como si finalmente se hubiera resignado a algo.

 

Suimei: “No, por favor, disculpe mi impertinencia. Si hay algo que su Majestad quiera que esta humilde persona responda, entonces por favor, pregunte libremente. “

 

Suimei siguió de pie. Su postura probablemente sería vista como irrespetuosa por otros, pero

por el hecho de que su arrogante manera de hablar había desaparecido, y el cambio en su tono, parecía que este era su verdadero yo. Este no era el confuso y perdido Suimei que estaba al lado de Reiji y Mizuki cuando fueron invocados por primera vez, ni tampoco la persona arrogante y contundente que había mostrado hace un momento. No, éste era Suimei como realmente era: Yakagi Suimei, el mago.

Por esa razón, éste era el mayor respeto que podía mostrar.

Suimei habiendo expresado su disposición a contestar, el Rey comenzó su línea de preguntas.

 

Rey: “¿Qué tipo de persona eres?”

Suimei: “En mi mundo, somos conocidos como magos. Somos eruditos que ahondamos en los misterios del mundo. Más coloquialmente, somos existencias casi equivalentes a los magos de su mundo.”

Rey: “Magos ...”

 

Murmuró la palabra que acababa de oír. Debido a la influencia de la invocación del héroe, la palabra “mago [Majutsushi-魔術師-Especialista en magia]” se había mencionado con bastante frecuencia últimamente. Sin embargo, este término le pareció muy diferente. Tal vez porque era Suimei quien lo había pronunciado, la naturaleza de la palabra había sido transmitida: describía algo diferente de un ‘mago [Mahotsukai-魔法使い-Persona que usa la magia]’.

 

El rey inmediatamente siguió con otra pregunta.

 

Rey: “¿Por qué, entonces, quieres mantener esto en secreto? Dejándonos a un lado, ni siquiera has permitido que el héroe-dono o Mizuki-dono lo sepan.

Suimei: “Ya ha escuchado esto de Reiji y Mizuki, pero nuestro mundo es diferente al suyo: un mundo que ha confiado en la ciencia para potenciar su crecimiento. En nuestro mundo, la magia es algo que ha sido orillado a la extinocion, después de haber sido blanco de todas las grandes potencias en ese mundo. Por eso, en la superficie de las cosas, los magos no son algo que exista en mi mundo. Si fuéramos a salir una vez más al aire libre, sin duda seríamos aniquilados por esos poderes. Por eso, en lo que se refiere al conocimiento público, no hay tal cosa como un mago”.

 

Cuando terminó de hablar, agregó una última observación: “Por eso he ocultado lo que realmente soy; La precaución es necesaria”.

 

Rey: “Por lo que has dicho, parece ser que sólo necesitas evitar que Reiji-dono y Mizuki-dono lo sepan, no debías esforzarte por mantener a Felmenia en silencio porque había descubierto tu verdadera naturaleza.”

Suimei: “Sí. En ese momento, no estaba completamente seguro de lo mucho que ella sabía. Normalmente habría decidido qué hacer con respecto a si silenciarla a o no una vez que lo hubiera determinado. Por consiguiente, me expuse intencionadamente para atraerla. ¿Quién hubiera podido adivinar que me habría puesto una trampa con ese golem tan peligroso?... Dado que ya se había revelado que ella no tenía ninguna intención de resolver el asunto con palabras, tomé la acción apropiada. Esa fue mi decisión en ese momento, de todos modos.”

 

Algo de lo que había dicho despertó el interés del rey.

 

Rey: “¿Golem”

Suimei: “Así es. Una creación bastante formidable con la apariencia de un caballero. Reaccionando a su emboscada, la destruí con mi magia.”

Rey: “El Golem del mago Slamas, ¿eh?

 

Cuando se trataba del golem que había atacado a Suimei, el rey tenía más o menos una comprensión de sus orígenes. Dentro del palacio, los únicos golems eran los creados por Slamas. De hecho, cuando se trataba de golems autónomos, sólo podía ser ese.

Los golems de Slamas estaban magistralmente elaborados, son existencias poderosas. Por haber usar algo así, la actitud de Felmenia antes de su derrota era bastante clara.

Sin embargo.

 

Rey: “Sea como fuere, incluso si Felmenia hubiera ido tan lejos, ¿no crees que fuiste un poco al margen con tu respuesta?”

 

Avanzar inmediatamente a la batalla a partir de tal situación parecía bastante precipitado, todavía debería haber habido algún espacio para la discusión.

Incluso si Felmenia hubiera sido el iniciador de las cosas, no podía dejar de hacer esa pregunta.

En respuesta a su pregunta, Suimei adoptó una mirada extrañamente seria.

 

Suimei: “No voy a negar que perdí un poco mis estribos. Sin embargo, soy alguien que recorre el camino de la magia y nosotros los magos nos adherimos a la etiqueta de un mago. Cuando se trata de hacer frente a un perro salvaje, lo siento, una jovencita orgullosa, cuando tal persona dirige su nariz hacia mí, no castigar una conducta tan feroz es impensable. Dicho esto, con respecto a lo que sucedió después, bueno... tengo que admitir que podría haber estado desahogando mi rabia por haber sido traído a la fuerza a este mundo.”

 

Suimei reveló una sonrisa irónica digna de su edad, y suspiró.

 

Rey: “... En serio, qué mocoso tan travieso.”

Suimei: “Los magos son ese tipo de personas. Las personas que sólo consideran las ganancias, sin el menor interés en otra cosa, nunca se preocupan ni un momento de cómo sus acciones pueden afectar a quienes las rodean. No obstante, teniendo en cuenta lo desenfrenado que Su Majestad ha permitido que Felmenia actué, no creo que tenga derecho a quejarse.”

Rey: “Eso es verdad.”

 

Ciertamente, aunque era consciente de las intenciones de Felmenia, se había lavado las manos del asunto. Definitivamente no tenía la autoridad moral para condenar las acciones de Suimei. Un uso sin restricciones de la magia podría utilizarse para un número incalculable de males. Aunque Suimei claramente poseía el poder de realizar sus deseos, él había optado por evitar causar problemas, en vez de acosarse en su habitación. Incluso cuando había dejado su habitación para investigar el palacio, aventurándose a través de los almacenes, oficinas y locales de tesorería que albergaban objetos invaluables, no había hecho nada malo.

 

Por el contrario, las acciones violentas de Felmenia sólo podían ser vistas como merecedoras de la respuesta que había llegado. No tenía manera de saber qué ideologías presidían en el otro mundo, pero dado el peligro que representaba la trampa del golem, incluso si Suimei le hubiera quitado la vida, no tenían derecho a quejarse.

Mientras reflexionaba, Suimei se volvió súbitamente hacia un pilar cercano.

 

“No hay manera ...” pensó el Rey mientras Suimei rompía el silencio de repente.

 

Suimei. “…Entonces así es como es. Estaba desahogando mi ira sobre lo que estaba delante de mí; Por eso puedes estar segura, no volveré a hacerte algo así.”

 

Esas palabras no parecían haber sido destinadas al rey, no, claramente habían sido destinadas a otra persona. Suimei dirigía esas palabras a Felmenia. Una figura salió de detrás del pilar.

 

Felmenia: “...”

 

Felmenia salió de detrás de la sombra del pilar, con una expresión de asombro en su rostro.

Suimei le dirigió una mirada indiferente antes de volverse a mirar al rey una vez más.

 

Rey: “… ¿Cuánto tiempo hace lo sabes?”

Suimei: “A eso, permítanme preguntar: ¿por asumieron que no me daría cuenta?”

Rey: “...”

 

Eso era un buen punto. Suimei era un mago. En lugar de suponer que él siempre permanecería ignorante, era mejor trabajar fuera de la suposición de que él siempre se daría cuenta de todas las cosas.

 

Rey: “Suimei-dono. Sobre esto-”

Suimei: “No necesita decir nada. Cuando me dijo que sólo éramos nosotros dos al comienzo de nuestra discusión, eso era claramente una mentira, pero si se considera que fue por el bien de esa mujer que es un precioso súbdito suyo, entonces no es como si no lo entendiera.”

Rey: “Lo siento.”

 

El rey ofreció una sincera disculpa. Que Felmenia se hubiera escondido en las sombras a su lado no era porque no la estuviera vigilando, sino porque estaba preocupado por ella. Si Felmenia estuviera presente en la escena, tal vez Suimei hubiera sido menos honesto acerca de sus circunstancias. Sin embargo, si no estuviera presente, habría permanecido ignorante en cuanto a los detalles de sus circunstancias. Así que le había ordenado que se escondiera.

 

¿El resultado? Suimei, vio a través de su pretensión desde el principio, había dicho lo que había dicho.

Con su rostro ceniciento, Felmenia llamó el nombre de Suimei.

 

Felmenia: “S-Suimei-dono ...”

Suimei: “Sea lo que sea que quieras decir, no hay necesidad de actuar de esa manera, ¿verdad? Es como si te estuvieras encogiendo; Si eres un mago, entonces deberías enfrentar incluso la muerte con la espalda recta y la cabeza en alto. ¿No se supone que eres mayor que yo?”

Felmenia: “Ah…”

 

Felmenia cerró la boca ante su tono severo, incapaz de responder a sus palabras.

Ya que Suimei parecía estar esperando su respuesta, ella habló.

 

Felmenia: “Entonces la razón por la que investigaste el círculo de invocación del héroe fue...”

 

Debido a su determinación de volver a casa.

 

Suimei: “Ya he dicho que deseo regresar a nuestro mundo. Hay cosas que no puedo permitirme no hacer. Además-”

Felmenia: “Además…?”

Suimei: “... Mientras llega el día en que Reiji y Mizuki digan que quieren regresar, necesitaré haber preparado el camino primero. En este momento cuando sé que van a enfrentar el peligro, pero no puedo estar a su lado, esto es algo que debo hacer como un mago”.

 

“Ah-” La respuesta inesperada provocó un jadeo. Aunque su objetivo era como él había dicho, encontrar una manera de regresar a casa, inesperadamente, él también había tomado a sus amigos en consideración y trató de preparar un camino que los llevara a casa.

O en realidad, lo que fue realmente sorprendente fue ...

 

Felmenia: “¿Espera, no me digas que puedes entender eso?”

Suimei: “Con el tiempo suficiente, no debería ser tan difícil”.

Felmenia: “Eso es…!”

 

Este era el círculo de invocación del héroe, algo que se reconocía ampliamente más allá del ámbito de la comprensión humana, algo que no podía ser analizado ni comprendido. ¡Y él había dicho que podía desentrañar sus misterios!

 

Este fue un legado de incontables generaciones atrás. Tanto la cantidad de maná a ser usada como el encantamiento a cantar al ser ejecutado, todo eso se describe precisamente por las instrucciones que se habían dejado antes de que pudiera ser activado. Debido a que su construcción era demasiado avanzada, los mecanismos detrás de su operación no eran, hasta el momento conocidos.

¡Y sin embargo, este muchacho había dicho que podía hacerlo! Además…

 

Con un tono de ligera sorpresa, Suimei continuó: “Aunque he pasado algún tiempo estudiando los objetos de invocación antes, encontrar algo tan complicado en este mundo, de todos los lugares, es bastante inesperado”.

 

Podría ser descrito como un golpe de suerte.

 

Rey: “Viendo lo mucho que te preocupas por tus amigos, ¿por qué no les has dicho nada? Incluso si lo supiera, héroe-dono...”

 

“Su Majestad. Si supieran lo que realmente soy, sólo los pondría en peligro una vez que regresemos a nuestro propio mundo” -interrumpió Suimei.

 

Había más razones a tomar en cuenta con respecto a su seguridad personal de por qué no podía permitirles conocer su verdadera naturaleza.

 

Rey: “¿Y entonces lo guardas todo para ti?”

Suimei: “Su Majestad, no puedo decir que entiendo cómo es su mundo, pero nuestro mundo es como un nido de víboras.”

Rey: “¿Un nido de víboras?”

Suimei: “Sí. En nuestro mundo, incluso si alguien hace todo lo posible por guardar silencio, simplemente poseer conocimiento es un peligro. Leer los recuerdos de alguien, borrar los recuerdos, forzar a alguien a decir lo que saben, si estamos hablando de magia, hay demasiadas maneras hacerlo. De dónde venimos, dar a conocer abiertamente mi identidad tendría un precio terrible. Más allá de eso, nuestro mundo tiene su parte justa de locos que muestran sus colmillos a la gente para tener el conocimiento que los magos tienen.”

Rey: “¿La posición de la magia en tu mundo es tan horrible?”

Suimei: “Así es.”

 

El rey cayó en un silencio pensativo ante la honesta inclinación de cabeza de Suimei.

 

Suponiendo que las palabras de Suimei fueran verdad, él todavía pensaba que la apertura era la elección correcta, mientras que, al mismo tiempo, algo que simplemente no podía hacerse. Comparado, la magia de su mundo era mucho más oscura y más insidiosa que la suya. Los enemigos acechaban a cada esquina y el peligro era constante, por lo que se los había obligado a esconderse. Por eso, el hecho de que Suimei optara por esconderlo se le hacía bastante razonable.

 

Suimei: “Una vez que Reiji y Mizuki quieran volver a casa, no tendré más remedio que ser honesto con ellos. Pero al haber estado a su lado hasta ahora, y haber mantenido mi identidad en secreto todo este tiempo... va a ser difícil “.

Rey: “Ya me lo imagino.”

 

Como él había dicho, una vez que vieran la magia que los llevaría a casa, no habría manera de hacer una explicación. Habían aprendido magia ahora, después de todo; Una vez que regresaran a casa, habría reglas sobre la magia que tendrían que saber. Aunque reconoció que revelar la verdad era una necesidad, al pensar en cómo se sentía Suimei, sintió que no sería tan simple.

 

Con todos estos pensamientos en mente, la expresión del Rey reveló sus sentimientos complicados. De un tono lamentable, volvió a hablar.

 

Rey: “... Entonces, en fin, ¿todavía no tienes planes de unirte a ellos?”

Suimei: “Ya he dicho esto, pero no me gusta hacer cosas imprudentes.”

Rey: “Para alguien como tú, quién puede derrotar a Felmenia, no me parece algo imprudente. Además, si eres tú, Suimei-dono, ¿no podrías convertirte en la fuerza del héroe-dono? “

Suimei: “Probablemente. Pero no creo que sea necesario.”

Rey: “¿Por qué dices eso?”

Suimei: “Aunque discutimos bastante acaloradamente en aquel entonces, Reiji no es una persona tan superficial. Incluso si él siempre está haciendo cosas que no espero, él piensa las cosas a fondo, y cuando llega el momento, es sorprendentemente cauteloso al hacer un juicio final. Por otra parte, cuando se pone el factor de los tremendos poderes otorgados al héroe al ser convocado, mis preocupaciones son realmente apenas una pequeña cosa. Aunque no hay garantía de que la fuerza de supresión del Señor Demonio tenga éxito, no creo que muera tan fácilmente.”

Rey: “Ya veo.”

 

“Por eso no necesito preocuparme tanto”, dijo Suimei con una sonrisa.

 

Parecía confiar bastante en Reiji.

 

Suimei, sin embargo, continuó con un tono inquieto, “Probablemente todavía se encuentren con algunos momentos difíciles, sin embargo”.

 

Probablemente esto se debió a que había considerado cuidadosamente su camino por delante y no podía calificarse de indiferente a aquellos momentos difíciles que debían enfrentar.

En esto, el rey otra vez pidió la confirmación de Suimei.

 

Rey: “Sólo para confirmar, Felmenia ...”

Suimei: “Como he dicho antes, mientras no diga nada innecesario, será como si nada hubiera pasado. Pero bueno, en realidad, supongo que ya no importa en este momento.”

 

Con una mirada de alivio, Suimei sacó una hoja de papel blanca. A primera vista, esa hoja de papel, blanca como la nieve, no parecía diferente de cualquier otro papel. Una mirada más cercana, sin embargo, revelaría alguna escritura y un sello de sangre.

Suimei procedió a doblar la hoja como si se estuviera preparando para separarla.

 

Felmenia: “S-Suimei-dono! ¡E-espera-! “

 

Sangre salió del rostro de Felmenia mientras gritaba, aunque Suimei actuó como si no la hubiera oído.

 

El sonido del desgarro de papel llenó sus oídos.

Cuando ella cayó al suelo, envuelta en múltiples emociones, fragmentos de papel rasgado revolotearon hasta el suelo de la sala de audiencias.

Vaciando las manos, Suimei chasqueó los dedos y los fragmentos de papel fueron consumidos por una llama y desaparecieron.

 

Felmenia: “Ah”

Suimei: “Señorita Mago de la Corte, con esto, la maldición sobre ti ha sido levantada. Debes tu vida a su Majestad.”

 

Dejando de pensar en Felmenia con un resoplido, Suimei se volvió hacia el rey.

 

“¿Está bien?” preguntó el rey.

 

Suimei: “Quiere que haya confianza entre nosotros, su Majestad; Este era el muro que nos separaba. Entre nosotros, ya no hay necesidad de tal cosa.”

 

Suimei continuó: “Sin embargo, le pido que no informe a Reiji ya los demás. Le pido que me prometa no revelar ni insinuar nada de esto. Al menos hasta que llegue el momento en que no tenga otra opción ...”

 

Rey: “Entiendo. Será como tú dices.”

 

El Rey prometió hacer lo que Suimei había pedido. Viendo que la otra parte había concedido esto ya, no tenía ninguna razón para rechazarlo.

Luego procedió a preguntar sobre los planes de Suimei para el futuro.

 

Rey: “¿Qué piensas hacer después de esto? Si hay algo dentro del palacio que pueda ayudarte en tu objetivo de regresar a casa, no dudes en preguntar.”

 

Eran los huéspedes del rey y de sus súbditos que los habían traído aquí. Esa responsabilidad no desaparecería. Había sido por eso que los habían acogido voluntariamente aquí en el palacio. Seguir cuidando a Suimei hasta que la magia necesaria para regresar a su hogar se completara era natural. Bueno, eso era tanto como Suimei tuviera intenciones de quedarse, por supuesto; Si tenía otros planes, entonces al rey le gustaría saber.

 

Suimei sacudió la cabeza.

 

Suimei: “Eso es innecesario. Cuando Reiji y los demás se vayan, yo también lo haré.”

Rey: “¿Para qué?”

 

“Planeo visitar el Imperio de Nelferian. El Imperio es la encrucijada de tres naciones diferentes, por lo que es el mejor lugar para ir a adquirir información y los materiales que necesitaré”, explicó Suimei.

 

De hecho, el Imperio de Nelferian es un eje central por el que se tiene que cruzar para alcanzar estos reinos, Aster incluido. Posteriormente, estaban mucho más conectados. Debido a que el Reino de Aster era una nación aliada, el viaje entre los dos lugares sería bastante simple. Tal como Suimei había dicho, desde la perspectiva de reunir información y recursos, esa era la ubicación más adecuada.

 

Si tenía que ser honesto consigo mismo, el rey preferiría no dejar a un mago tan poderoso como Suimei fuera de su alcance. Sin embargo, al ver que restringir sus acciones no estaba dentro de su capacidad, tratar de forzarlo a quedarse no era una buena idea.

 

Rey: “…Entonces así es como será. Bueno, entonces, si hay algo en lo que pueda ayudar, por favor no dudes en avisarme. Sabiendo lo que puedes hacer, cualquier ayuda que pueda prestar es probablemente innecesaria, pero si hay algo que pueda hacer, haré todo lo posible.”

 

Aunque se había ofrecido a apoyar Suimei en su objetivo, Suimei no asintió.

 

Suimei: “Agradezco enormemente el sentimiento, pero por favor no se preocupe por mí.”

Rey. “¿Por qué no? Esta es una tierra extranjera para ti, Suimei-dono. ¿Realmente no necesitas ayuda?

 

Suimei era una persona de otro mundo con una cultura y costumbres diferentes. Además, le faltaba un guía en quien confiar. Por eso, la vida aquí sería muy difícil. Debe esperarse una cierta cantidad de asistencia.

Sin embargo.

 

Suimei: “Está bien. Después de esto, voy a ser visto como alguien que no pudo soportar mas la situación y se fue. No hay necesidad de ofrecer ningún tipo de apoyo a esa persona. Eso será lo mejor teniendo en cuenta nuestras respectivas posiciones.”

Rey: “Pero…”

Suimei: “Después de haber causado tanta conmoción en nuestra llegada y después de haberme recluido en mi habitación, la opinión de su gente sobre mí es bastante mala. Si tuviera que ayudar a tal individuo, aun cuando hubiera alguien que apoyaría sus acciones, muchos, muchos más se quejarían y lo ofenderían por hacerlo. Esto no es lo que más le conviene.”

 

La lectura de Suimei de la situación era inmejorable. Particularmente si él dejara el palacio, el rey tendría que permitirlo, no habría una baja cantidad de chismes y rumores. Si él le ofreciera ayuda a Suimei, la gente estaría furiosa. “¿Por qué el Rey se preocupa de una pieza inútil de basura? ¿A él sólo le interesa la gente de ese mundo?”, Etc.

 

Rey: “Lo entiendo, no obstante, quiero ofrecer mi ayuda.”

Suimei: “Créame, lo aprecio, pero sería demasiado problemático.”

Rey: “Bien…”

 

El fuerte tono de Suimei lo había dejado sin habla. Este Suimei parecía ser bastante terco, sin importarle ni la opinión de los demás sobre él ni la ayuda ofrecida, pensando que no valía la pena considerarlas.

 

Quizás tal idea había sido inspirada puramente por la confianza en sus habilidades, pero el rey no podía decir que tal confianza fuera infundada.

 

“¿Cuáles es el objetivo en su mirada fija? Definitivamente no me miran”, pensó el rey. No, son los ojos que contemplan las dificultades que se avecinan, ojos que pretenden desafiarlos de frente.

Esa poderosa mirada no parecía que pudiera venir de alguien de su edad.

Y entonces-

 

Suimei: “... En el camino de la vida, inevitablemente habrá montañas por escalar. No importa cuán grandes sean, o cuán alto estén, cualquiera sin la capacidad de cruzar tales obstáculos no tiene derecho a llamarse a sí mismo un mago. Y yo, Yakagi Suimei, soy un mago, alguien que desafía los misterios del mundo de frente, con la cabeza en alto. Y permítanme reiterar, Su Majestad, aprecio sinceramente la oferta, pero el sentimiento es más que suficiente.”

 

El joven que estaba delante de él, hablando en tono solemne, no mostró debilidades. Había en él un orgullo y una fuerza única para aquellos genios que perseguían sinceramente los milagros.

Este joven era todo menos ordinario. “Una persona común atrapada con el héroe invocando” no él no era ese tipo de persona.

Mientras miraba al joven con un renovado sentimiento de asombro, Suimei volvió a hablar en tono grave, burlándose de sí mismo.

 

Suimei: “... Bueno, aunque intento sonar genial, al final, soy un cobarde que, temiendo por su propia vida, huyó de la batalla”.

Rey: “Si ese es el caso, entonces todos los que hemos empujado la carga del Señor Demonio en personas completamente ajenas somos culpables. Eso, por supuesto, incluye a mí mismo ...”

 

¿Quién podría culpar a Suimei? Los únicos que podían juzgar su decisión de evitar luchar contra los Demonios eran aquellos que habían desafiado el terror de los Demonios directamente. No, los que se escondían dónde era seguro no tenían derecho a decir tales cosas. Particularmente dado que Suimei era alguien que se había resuelto desafiar solo las dificultades que se le presentaban, no había nadie con derecho a juzgarlo.

 

Para alguien como Suimei, con numerosos sueños y deseos sin fin, permanecer aquí sólo conduciría al estancamiento. No podía estar seguro, pero quedarse aquí probablemente solo causaría dolor a Suimei. Mientras pensaba en el joven que gritaba ansiosamente en esta habitación antes, no podía evitar sentirse afligido.

 

A partir de eso, había sido capaz de decir cómo se sentía Suimei, porque ya había sentido tales sentimientos. Sin embargo, ésos habían sido solamente particiones temporales de su hija ... él no tenía ninguna manera de entender verdad apenas cómo Suimei se sentía.

 

El rey cayó en silencio, perdido en un remolino de emoción.

 

Lentamente, Suimei habló.

 

Suimei: “¿Hay algo más que quiera saber?”

Rey: “En ese caso-”

 

Aceptando su buena voluntad, el Rey hizo muchas más preguntas. Sobre él, sobre Reiji y Mizuki. No restringiendo la conversación a la magia, incluso hablaron de la relación entre los tres amigos.

Para los dos, esta conversación abierta llevo mucho tiempo.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

El tiempo pasó, y Suimei regreso a su habitación. Mientras miraba al joven marcharse, el rey se volvió hacia su sujeto a su lado.

 

Rey: “... Felmenia.”

Felmenia: “Su Majestad.”

Rey: “Una discusión realmente esclarecedora. Héroe-dono y Mizuki-dono probablemente nunca han oído de esas cosas, ¿correcto? “

Felmenia: “Es como usted dice, Su Majestad.”

 

La maldición de ella había sido liberada, su expresión había vuelto a la normalidad, Felmenia estuvo de acuerdo. Ella era la maestra del héroe, así como alguien que conocía más a Reiji personalmente, pero nunca había tenido una discusión tan íntima con el héroe. Fue, desde su perspectiva, bastante refrescante.

Ambas partes se comprendían completamente, no se ocultaban coas, y habían llegado a un entendimiento. Cualquier preocupación y ansiedad posibles habían sido disipadas.

 

Felmenia: “... no creo que ... De ninguna manera Suimei-dono podría haber previsto este resultado desde el principio, ¿no?”

 

Felmenia frunció el entrecejo.

 

Felmenia: “Incluso suponiendo que lo hiciera, eso sería demasiado descuidado todavía. Si la realidad se apartaba de lo esperado, entonces habría consecuencias graves, y sin embargo hemos visto claramente que no ha preparado nada para tal eventualidad.”

 

Tal y como ella había dicho, si el rey no hubiera estado dispuesto a inclinar su cabeza, y en cambio adoptara una postura dura, entonces la predicción de Suimei habría sido incorrecta, y una brecha insuperable habría resultado. Sin embargo, la observación de Felmenia de que Suimei no había hecho preparativos era indudablemente falsa, la evidencia estaba directamente en la persona de Suimei.

 

Rey: “Felmenia. La ropa de Suimei-dono... ¿sabes lo que representa?”

Felmenia: “¿Su ropa? Ese es su atuendo de combate ... ¡Ah!”

 

Ella se había dado cuenta. El traje de combate.

Habiendo comprendido lo que había querido decir, miró al rey con admiración en sus ojos.

 

Felmenia: “Usted es ciertamente sabio, mi rey. Aunque Suimei-dono no dijo una palabra, lo comprendió claramente.”

 

“En el segundo en el que entró, sentí una atmósfera en la habitación propia de un general regresando victorioso de la batalla. Así es como lo supe” – el rey respondió, recordando-.

 

Cuando la capa apareció del aire para descansar en la persona de Suimei, eso le había recordado a un general, que regresaba de la batalla con rastros de sangre todavía en su ropa. Había visto en su ropa la sensación de un hombre dispuesto a regresar al campo de batalla en cualquier momento.

 

Simplemente no había manera de que Suimei no hubiera hecho preparativos previos, ni para la reconciliación pacífica o algo más fuerte,

 

Rey: “... Me temo que él estaba preparado sin importar el resultado. Si nos presentáramos como su enemigo, entonces seríamos tratados en consecuencia. La manera en que lo tratábamos sería cómo seríamos tratados. Sin embargo, la situación se desarrolló, él preparó una respuesta adecuada. Tenemos, después de todo, numerosas aberturas de este lado. Había investigado esas aperturas y había determinado si podíamos confiar lo suficiente para resolverlo pacíficamente. Si él determinó que buscamos hacerle daño, entonces él habría sido mucho más contundente.”

Felmenia: “Entonces, ¿no significa que lo de esta noche fue una trampa?”

Rey: “Aun así, no hay daño, no hay falta. Suimei-dono dijo que tiene magia para manipular recuerdos. Incluso si las cosas hubieran dado un peor giro, e incluso si él no pudiera permitir que Reiji-dono o Mizuki-dono lo supieran, probablemente tenía maneras de manejar tal situación. Si hubiéramos tenido la intención de hacerle daño, no había manera de que pudiéramos permitir que el héroe lo averiguara, y así tendríamos que evitar una conmoción a toda costa. Nuestra única opción sería emboscarlo con una pequeña fuerza de nuestra élite. Dado que ya había leído la situación de antemano, ¿crees que haya alguna posibilidad de nuestra victoria en tal suceso?”

 

Habiendo sido liberada de su juramento, Felmenia podría ahora responder a tales preguntas. Dada la fuerza de Suimei, ¿sería posible que la mayoría de las fuerzas de élite del palacio lo emboscaran con éxito?

 

Ella reflexionó un momento antes de responder solemnemente.

 

Felmenia: “…Ninguna en absoluto.”

Rey: “Es eso así uh”

 

Sorprendentemente, la respuesta puntual de Felmenia no le había sorprendido. Ya había adivinado que la fuerza de Suimei era de tal nivel, y por lo tanto aceptó fácilmente su evaluación.

 

Felmenia: “Pero aun así, su Majestad, ¿de verdad cree que Suimei-dono había pensado tanto en las cosas?

Rey: “Eso, ¿quién sabe?”

Felmenia: “¿Huh ...?”

Rey: “Esto es sólo una conjetura. Realmente no hay manera de verificar la verdad. No importa cuán lógico sea lo que acabamos de comentar, mientras Suimei-dono nunca diga una palabra, entonces la conjetura es todo lo que alguna será.

Felmenia: “E-Eso es cierto.”

 

Felmenia frunció el ceño. Si realmente entendía o no, y aunque hubiera sido ella quien señalara las cosas, realmente no había manera de comprender realmente lo que Suimei había estado pensando.

A pesar de que-

 

Rey: “Para él también, que yo inclinara mi cabeza hacia él debe haber llegado como un completo shock.”

 

De hecho, esta afirmación era ciertamente verdadera. Porque él, que no debía inclinarse ante nadie, había bajado la cabeza delante de él, Suimei finalmente lo había decidido digno de confianza.

 

Felmenia: “... puedo simpatizar con eso.”

Rey: “Está bien, no te preocupes por eso.”

 

El asunto se resolvió, el rey cambió el tema y su tono serio.

 

Rey: “Ahora, Felmenia. Discutamos tu castigo.”

 

Felmenia no se opuso. Antes de que hubieran llamado a Suimei, ya había expresado su disposición a aceptar la responsabilidad. Ella esperó en silencio.

 

Felmenia: “…Entendido. No importa lo que sea, lo acatare de todo corazón.”

Rey: “Entonces, Mago de la Corte Ral, Felmenia Stingray: Te despojo de tu título y ...”

 

Y con eso, la larga noche de ambos, el mago y el rey, llegó a su fin.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 11: La salida del héroe.




Manual




Antes las puertas del Palacio Imperial del Reino de Aster, Camelia. Aquí, rodeados de soldados en formación, músicos y caballeros de alto rango, Reiji, Mizuki y Titania cabalgaban hacia un carro deslumbrante.

 

Fuera de las puertas del palacio, los residentes de la capital real de Mehter se habían reunido para enviarlos.

 

Como parte de su primer paso hacia el objetivo final de derrotar al Señor Demonio, el Rey había organizado este desfile público para Reiji y los otros. Suimei, sintiéndose ligeramente arrepentido, dijo: “Al final, este día llego”.

 

Y, de hecho, como había dicho Suimei, finalmente había llegado el día de su viaje. A medida que el desfile llegaba a su fin, la fuerza para suprimir al Señor Demonio -Reiji y los demás, acompañados por un gran número de caballeros- comenzaría finalmente su viaje. Tener un sentimiento de tristeza al despedirse era inevitable.

 

Reiji, por otro lado, llevaba una mirada de clara emoción en su rostro. Si esto era porque él miraba hacia adelante al camino que le espera, o había elegido simplemente usar tal expresión para ocultar la ansiedad que sentía era confuso. Justo cuando Suimei había resuelto sus sentimientos y se preparaba para hablar, Reiji, con el optimismo aun brillando, habló primero.

 

Reiji: “Bueno, es hora de irnos.”

Suimei: “Seguro que lo dices a la ligera.”

 

El dolor sincero de Suimei fue reemplazado por irritación. En respuesta, la expresión de Reiji se volvió muy seria.

 

Reiji: “No es así. He pensado mucho en esto, ¿sabes? Mi respuesta en ese momento fue definitivamente la correcta.”

Suimei: “No, definitivamente estaba mal. No importa cómo lo vea, sólo puedo decir que está mal.”

 

Mirando fijamente a la distancia, los sentimientos que sujetaban su corazón no lo soltarían. Titania, igual que siempre, con las manos apretadas contra el pecho, intervino.

 

Titania: “Suimei-sama ...”

 

Ella era la princesa del Reino de Aster. Sus sentimientos hacia las palabras de Suimei eran, por supuesto, bastante complicados. Por un lado, su certeza de la necesidad de la fuerza de para la supresión del Señor Demonio nunca había vacilado, aunque ella, al igual que su padre, sentía un terrible sentimiento de culpa que no se extinguiría.

 

Como para disipar la preocupación en sus ojos, Reiji la acarició ligeramente en el hombro y, acercándose a Suimei, habló con palabras llenas de resolución.

 

Reiji: “No, no es así, Suimei. Dejando de lado si voy o no, las fuerzas del Señor Demonio nunca detendrán sus ataques contra las tierras humanas. Viendo que no tenemos manera de ir a casa, no es como si pudiéramos quedarnos en cualquier lugar o que solo pudiéramos correr. En otras palabras, inevitablemente llegará el día en que tendremos que luchar contra el Señor Demonio. Aunque nada es seguro, pero cuando se trata de confrontar al enemigo, cuanto antes, mejor. Eso es, por supuesto, siempre que esto sea todo con el objetivo de derrotar al Señor Demonio.”

 

Hablando largo y tendido, Reiji mostró sus sentimientos al respecto. Efectivamente, había pensado mucho en algo tan ridículo como querer participar en la guerra. Después de haber considerado las cosas, llego a la conclusión de que la guerra con el Señor Demonio sería inevitable en algún momento. Había comprendido que sus acciones eran ahora su mejor oportunidad de contraofensiva.

 

Pero siendo así, Suimei era implacable, y continuó presionando el punto.

 

Suimei: “Reiji, ¿de verdad piensas que simplemente por no retroceder, habrá algún día en que puedas derrotar al Señor Demonio?”

Reiji: “No tengo la capacidad de hacer ese tipo de juicio. Para ser honesto, creo que, en el peor de los casos, hay un 80% de probabilidades de morir.”

 

No eran palabras cegadas por el optimismo, sino palabras basadas en la realidad.

Sin embargo-

 

Suimei: “En serio, siempre eres así, sin perder la esperanza hasta que todo se pierde.”

Reiji: “¿Eso es algo malo?”

Suimei: “No puedo decir que odio esa parte de ti, pero sólo por esta vez, realmente no creo que estés tomando la decisión correcta. El ejército del Señor Demonio no es nada como esos delincuentes y buscapleitos de casa, ¿sabes?”

 

Suimei se refería a su vida de antes. Reiji, y su fuerte sentido de la justicia que provenía de Dios sabe dónde, a menudo se encontraba involucrado en peleas con delincuentes.

 

Afortunadamente, debido a sus habilidades y disposición natural, nunca había tenido un problema real antes. La dificultad era que los demonios y los rufianes de casa eran opositores de un nivel completamente diferente. La probabilidad de que las cosas se resolvieran tan suavemente como siempre lo habían hecho antes era increíblemente baja.

 

No obstante, Reiji, con voz llena de confianza, volvió a hablar.

 

Reiji: “Aun así, sigo pensando que esta es la mejor manera.”

Suimei: “... Estoy hablando seriamente solo conmigo mismo aquí, ¿no?”

Reiji: “Hahahaha.”

 

Mirando la expresión enloquecida en la cara de su amigo, Reiji se rio alegremente. Una conversación abierta entre dos amigos que se conocían tan bien era definitivamente algo para ser disfrutado, una cosa para estar feliz.

Su amigo, sinceramente, desnudó sus pensamientos sobre el asunto, Suimei respondió en especie.

 

Suimei: “…Entiendo. No es que estés corriendo hacia tu muerte, sino que estás luchando para proteger tu vida aquí. Perdóname, dije demasiado. Dicho esto, por favor, no te presiones demasiado.”

 

Un momento de pensamiento lo dejó todo claro. Aunque, a primera vista, sus acciones pudieron haber aparecido inspiradas más por los músculos que por el cerebro, en retrospectiva, ese no era el caso en absoluto. No, esto nació de un deseo de proteger sus vidas aquí, así como más que una pizca de la terquedad que siempre podría encontrarse en sus acciones. Dicho esto, Suimei no pudo evitar reconocer la verdad en sus palabras.

 

Ante la seria respuesta de su amigo, Reiji, con una expresión algo seria en su rostro, respondió.

 

Reiji: “No te preocupes por eso. Justo después de esto, iremos directamente hacia el Señor-”

Suimei: “Me estás tomando el pelo…”

Reiji: “Jajajaja. Sí, sí, yo estoy haciendo. No, lo primero es lo primero. Necesito ser más fuerte.”

 

Al ver que su amigo se quedó mudo por su brusca inserción de una broma en medio de su serio ir y venir, Reiji se echó a reír. ¿En serio se pone a hacer ese tipo de broma durante una discusión seria? ¿En qué estaba pensando este tipo?

 

No, Suimei lo entendía. El corazón de Reiji estaba probablemente lleno de inquietud. Lleno de ansiedad, había intentado aliviar el estado de ánimo, por lo que había hecho una broma inofensiva para tratar de disipar las emociones negativas que lo aquejaban.

 

De hecho, no podía culparlo por su presteza. No podía enojarse por eso. Después de todo, nació de la necesidad de aliviar la presión ejercida por todas las partes sobre el que llevaba el título de Héroe.

 

Así, Suimei se inclinó y susurró al oído de Reiji con un tono sobrio, y dijo: “... En el momento en que sientas que las cosas se ponen mal, quiero que corras y te lleves a Mizuki contigo. Busca un lugar a donde ir y escóndete. Incluso si eres el héroe, esto es real, no ficción. No hay ninguna garantía de que en realidad serás capaz de vencer al Señor Demonio.”

 

Reiji: “... Lo entiendo, pero tengo la intención de luchar hasta mis límites.”

Suimei: “Realmente eres un cabrón obstinado, ¿no?”

 

Ante la absoluta falta de compromiso de Reiji, Suimei se quedó sin habla. Reiji habló una vez más, pero esta vez, para hacer una pregunta.

 

Reiji: “¿Cuáles son tus planes después de esto, Suimei?”

Suimei: “¿Yo? Bueno, casi todo está decidido. Voy a salir.”

Reiji: “¿Qué ...?”

 

Esta fue la primera vez que escucho de esto. Definitivamente la primera vez. Ni una sola vez Suimei había hablado de sus planes a Reiji ya los demás.

Mizuki, hablando por los tres, le preguntó con su voz teñida de sorpresa y preocupación.

 

Mizuki: “Suimei-kun, ¿qué piensas hacer dejando el palacio?”

 

“Eh, nada especial. Sólo quiero experimentar la vida de fuera un poco “, respondió de manera indiferente, ocultando sus verdaderas intenciones.

 

A estas palabras, el rostro de Reiji se arrugó de preocupación.

 

Reiji: “¿Vida de fuera?”

Suimei: “Buscar empleo. Tu sabes, cosas así.”

 

“Suimei-sama, si te quedas en el palacio, entonces mi padre se ocupará de tus necesidades. No hay necesidad de forzarte a vivir afuera” - interrumpió Titania.

 

Suimei: “Oh, estoy seguro de eso, pero aun así me voy.”

Titania: “¿Puedo preguntar por qué? Aunque la capital es lo suficientemente segura, como una persona de otro mundo, te falta tanto el conocimiento de este mundo o la protección otorgada al héroe. Fuera del palacio, no hay garantía de tu seguridad. ¿No veo los beneficios de irse?”

 

Era justo como ella dijo. Dado que no sabían nada de sus verdaderas habilidades o su objetivo real, sus palabras eran bastante lógicas.

 

Suimei: “No ... Bueno, probablemente es un poco rudo de mí parte decir esto, pero ... Vivir en el palacio me hace sentir bastante mal.”

Titania: “Ah”

 

Titania mostró una mirada triste. Ella parecía entenderlo; Ella probablemente había oído todas las cosas malas que se habían dicho sobre él, ella se hundió en silencio.

Inmediatamente después, Reiji habló, sin molestarse en ocultar su disgusto.

 

Reiji: “¿Por qué no intento hablar con ellos?”

 

¿Y qué se supone que significa eso? No estará planeado hablar con el pueblo del palacio uno por uno, con la esperanza de cambiar sus opiniones sobre Suimei, ¿verdad? Eso fue completamente una locura.

 

Suimei: “Está bien, estoy bien así. En este punto, ¿qué propósito tendría? Sólo empeoraría las cosas.

Reiji: “... Incluso si dices eso ...”

Suimei: “Está bien. De todos modos, necesito pensar en mis planes para el resto del día.”

 

En este punto, Mizuki de repente cortó.

 

Mizuki: “¿Qué quieres decir con ‘planes para el resto del día’? ¿Qué pasa con el dinero?”

Suimei: “Planeo vender las cosas que traje conmigo que son inútiles aquí, como libros de texto y cosas así.”

Mizuki: “¿Puedes vender esas cosas? Todo está en japonés.”

 

Había preparado desde hacía mucho tiempo una respuesta a su sorprendida pregunta. Él, por supuesto, estaba seguro de su capacidad para vender sus cosas.

Se volvió hacia Titania, buscando confirmar algo.

 

Suimei: “Yo debería ser capaz de venderlos, ¿verdad?”

Titania: “Deberías ser capaz de hacerlo, sí. Me imagino que los precios serían bastante altos debido a que los comerciantes o los nobles los podrían confundir con grimorios con el objetivo de ayudar ...”

 

Titania probablemente había visto sus libros de texto antes, y sabía lo que eran. Como una persona de este mundo, su opinión era probable que estuviera en lo correcto.

 

Era un hecho que sus libros estaban escritos enteramente en japonés. Sin embargo, fue precisamente porque estaban en un lenguaje ilegible que habían adquirido una especie de naturaleza misteriosa para la gente de este mundo. Además, debido a que sus cubiertas se hicieron de manera fantasiosa, era muy probable que la gente confundiera fácilmente su valor.

 

Suimei: “Planeo elevar un poco los precios; Quiero venderlos por una buena suma. Eso debería hacerse cargo de mis gastos personales.”

Mizuki: “... Sinceramente, Suimei-kun. ¿No es eso a lo que se llama estafa?

Suimei: ““No es que esté mintiendo ni nada. ¿A quién le importa?”

 

A pesar de sus palabras, el propio Suimei sentía que estaba siendo más bien sosegado aquí. Por otro lado, sus acciones eran relativamente inofensivas. Aquellos que compraran sus libros para la reventa tendrían probablemente un buen beneficio, y los que compraron los libros estarían excitados sobre su buena fortuna. Por último, incluso si hubiera dicho que intentaría inflar los precios, no era como si pretendiera cobrar alguna extravagante suma por ellos tampoco.

 

Reiji: “¿Realmente vas a estar bien?”

Suimei: “Sí, debería estar bien.”

Mizuki: “¿Estás seguro?”

Suimei: “Si estoy seguro. Por lo menos, ya sé lo que voy a hacer por el resto del día de todos modos.”

 

Mizuki parecía desgarrada. No parecía que hubiera aceptado las cosas. Si Suimei hubiera tomado el entrenamiento en magia y combate como ellos lo habían hecho, o al menos hubiera recibido algunas lecciones con respecto a las cosas de este mundo, entonces ella probablemente no se habría sentido así. Por desgracia, sólo había absorbido algunos conocimientos muy básicos de improviso. Su preocupación era natural.

 

Siendo ese el caso, sólo podía intentarlo y balancear su mano sin dar una explicación.

Pensando por un momento, decidió interrogar a la preocupada Mizuki también.

 

Suimei: “Asunto aparte, en lugar de preocuparme por mí, Mizuki, ¿no deberías preocuparte por ti misma?”

Mizuki: “Yo-estoy bien! Incluso he aprendido a usar magia, después de todo.”

 

De hecho, a ella ya Reiji se les había enseñado algo de magia. Desde la perspectiva de Titania, Mizuki había alcanzado un nivel que la puso en pie de igualdad con Reiji; No había razón para que ella estuviera preocupada. Suimei, sin embargo, no había estado hablando de eso.

 

Suimei: “Eso no es lo que quiero decir. Magia. Ya has aprendido magia ahora, pero quiero recordarte que no debes permitir que se repita lo que pasó antes. ¿Verdad, Reiji?”

 

Mirando al amigo que entendía lo que quería decir para confirmarlo, Reiji sólo pudo reír.

 

Reiji: “A ... ahahahahaha!”

Mizuki: “S-S-S-Suimei-kun! ¡Prometiste no volver a hablar de eso!

 

Mizuki, por otra parte, estaba nerviosa y se sonrojó con un rojo intenso. En lo que respecta a Mizuki, este fue un recuerdo que no quería recordar. A lo que se refería había sido algo que había ocurrido en el pasado, cuando se conocieron por primera vez, donde había estado, hasta cierto punto, con alguien a quien no podían dejar solo.

Titania, que no tenía ni idea de su historia, inclinó la cabeza en perplejidad.

 

Titania: “¿Qué sucedió antes?”

Suimei: “Si si.”

Mizuki: “Suimei-kun! ¡Eso no es algo de lo que se te permita hablar nunca! ¡Absolutamente no! ¡No estoy bromeando!”

 

La frenética expresión de Mizuki era algo que no había mostrado en todo su tiempo aquí. Prestando una mano a su amigo en pánico, Reiji se volvió hacia la confusa Titania y ofreció una respuesta a su pregunta.

 

Reiji: “Mizuki ha pasado por algunas cosas, Tia.”

Titania: “Estoy interesada.”

Mizuki: “¡No lo hagas! ¡Este es un gran secreto que permanecerá para siempre entre los tres de nosotros! ¡Es un jardín secreto! ¡Un secreto peligroso que nunca se puede revelar a nadie!”

Titania: “Si vas a ir tan lejos, eso solo me hace aún más interesada...”

 

Titania reveló una mirada herida al haber sido excluida. Suimei decidió que era hora de apartar el tema de Mizuki, se volvió hacia su compañera que había traído todo esto en primer lugar.

 

Suimei: “Princesa, también vas a participar en la fuerza de supresión del Señor Demonio. ¿Vas a estar bien?

 

“Ara, no me tomes demasiado a la ligera, Suimei-sama. Yo, también, he estudiado magia, y sin duda seré de gran ayuda para Reiji-sama” -respondió Titania, pegando su puño contra su pecho con orgullo.

 

No estaba seguro de a qué nivel estaba su magia, pero eso no era lo que había estado preguntando de todos modos.

 

Suimei: “Princesa, sin duda eres versada en la magia de eso estoy seguro, ¿pero lo que quise decir es si estaba bien para una persona de tu posición?”

Titania: “No hay necesidad de preocuparse por eso. Todavía está mi padre y sus ministros. Aunque deje a Aster, no plantea ningún problema.”

Suimei: “No, no es eso lo que quería decir ...”

 

Como alguien que poseía la delicada belleza de una mariposa o una flor, era la amada princesa de todos. ¿Por qué alguien como ella necesita tomar parte en una misión tan peligrosa? Además, incluso había recibido el apoyo del rey al hacerlo.

 

No había un padre vivo que no amara a su hijo. Incluso si su propia hija hubiera estado dispuesta, ¿cómo podía permitir que se exponga a circunstancias tan peligrosas? Incluso si era un poco rudo decir tanto, tal princesa tenía mucho más para ofrecer a su reino que esto.

Sabiendo todo eso, y permitiéndole venir ... ¿cuál había sido el razonamiento detrás de tal cosa?

 

Titania: “Suimei-sama, este es el deber que yo soporto.”

 

¿Estaba realmente bien que ella se metiera en el corazón del peligro? Como él se había preparado para preguntarle tanto, ella lo cortó con esas palabras, pronunciadas en un tono solemne.

 

Suimei: “El deber ... ¿verdad?”

Titania: “…Sí. No importa cuán poderoso sea Reiji-sama, no podemos dejar toda la responsabilidad sobre sus hombros. Por el contrario, debe haber al menos una persona del Reino de Aster que soporte una carga igual. El elegido para esto no es otra persona que yo. Ya me he decidido.”

Suimei: “...”

 

Tal vez fue precisamente así. No, la determinación de Titania no estaba en un nivel tan débil que pudiera ser puesta en duda. Sus poderosas palabras habían sido sinceras e irrefutables. Titania había tomado sobre sí el manto de la responsabilidad y era por eso que ella estaba aquí ahora.

 

Viendo su determinación, Suimei quedó impresionado por un sentimiento de dolor. Sólo podía imaginar la amargura que la gente del Reino Aster debía sentir. Por lo tanto, en vez de reforzar su argumento, sus palabras lo habían debilitado.

 

Titania: “¿Suimei-sama?”

Suimei: “... Viendo que ese es el caso, debo disculparme por mis palabras groseras de antes. Dejo a Reiji ya Mizuki a su cuidado.”

Titania: “Por favor, déjenlos a mí. Me aseguraré de que todos regresen a casa sanos y salvos.”

 

Mientras hablaba, ella asintió con firmeza. Aunque sólo por un momento, porque la promesa había llegado de la princesa ante él, por un momento, sintió que era seguro que sucedería.

 

De repente, esta princesa de hierro habló con Suimei.

 

Titania: “Todavía tengo algo que quiero decir, Suimei-sama.”

Suimei: “¿Sí?”

Titania: “Ya cuento con Reiji-sama y Mizuki-sama entre mis queridos amigos. Por eso, te pido que tú, que eres su amigo, no seas tan formal conmigo. ¿Estaría bien?”

 

La princesa había expresado este deseo por sí misma. Esto no era algo que alguien de su posición debiera haber pedido a alguien como él.

 

Suimei: “¿Está realmente bien?”

Titania: “Por favor.”

 

Respondiendo a su pregunta, había repetido su súplica una vez más. Suimei se calmó y dio su consentimiento.

 

Suimei: “…Entiendo. Hagamos eso entonces. Princesa-”

 

“Es Titania, Suimei.” -replicó Titania, con una débil sonrisa en la cara-.

 

Tal sonrisa sólo podía ser descrita como “divina”. Si alguien que no estaba familiarizado con una chica enfrentara tal sonrisa, se habría enamorado. De alguna manera indescriptible, su sonrisa le recordó a Reiji.

Sin embargo, no podía dejarse seducir. En su lugar, le devolvió la sonrisa.

 

Suimei: “Cierto. Es un placer, Titania.”

Titania: “Con esto, los cuatro somos todos amigos.”

 

A partir de este día, serían compañeros inseparables. Mientras Reiji y Mizuki miraban, en sus ojos, la alegría de Titania parecía la de alguien que acababa de hacer su primer amigo.

Bruscamente, Suimei llamó a Reiji.

 

Suimei: “Oye.”

Reiji: “Hmm?”

Suimei: “Hum, no, no importa.”

 

Viendo la expresión de Reiji, sin un toque de negatividad, Suimei cerró la boca.

 

Originalmente, había planeado preguntar, “Si existiera una manera de volver a casa, ¿te gustaría regresar?” Algo así como, “Si estás dispuesto a esperar, entonces definitivamente voy a hacer que suceda”.

 

Pero se había detenido. Incluso si hubiera dicho eso, Reiji no se apartaría del camino que había elegido. Todo lo que lograría sería complicar aún más la situación. Suimei no se permitiría ser un obstáculo en el camino de su amigo sin una razón de peso. Por eso es mejor que no se diga nada. Se mantendría todo para sí hasta que las cosas progresaran más.

 

Suimei: “Buena suerte.”

Reiji: “Si tú también. Gracias, Suimei.”

Suimei: “Ah.”

 

Reiji sonrió mientras Suimei asentía con la cabeza. El camino estaba por delante; Sólo podía enfrentarse a ellos de frente con una ligera sonrisa, y preocupación en su rostro, y coraje en su corazón.

... Finalmente los preparativos para su viaje terminaron. Titania se volvió hacia Reiji.

 

Titania: “Es hora de que nos vayamos, Reiji-sama.”

Reiji: “Entendido. Mizuki, quédate cerca, ¿de acuerdo? “

Mizuki: “...”

 

A la mano extendida de Reiji, Mizuki asintió con vergüenza. Las intenciones de Reiji eran claramente dirigidas a asegurarse de que alguien cercano a él no encontrara peligro innecesario, pero Mizuki y Titania vieron más en ello que eso. Cuando Mizuki tomó el brazo de Reiji con vergüenza y alegría, Titania los miró con una mirada envidiosa.

 

Titania: “¡R-Reiji-sama! ¡Yo también!”

Reiji: “¿Eh? Tia?”

 

Reiji gritó sorprendido cuando Titania agarró su otro brazo.

Una expresión de comprensión apareció en su rostro mientras tomaba el brazo de Titania entre los suyos, aunque evidentemente no tenía el menor conocimiento de lo que estaba pasando.

 

Reiji: “Por supuesto. No te alejes de mi lado, Titania.”

Titania: “-! ¡Nunca!”

 

A las palabras de Reiji, Titania sonrió y respondió alegremente.

...Una muchacha hermosa que se aferraba a cada uno de sus brazos, el héroe caminó majestuosamente sobre el carro.

Si alguien mirara a su alrededor, notarían las miradas envidiosas y odiosas de todos los hombres, caballeros y soldados que lo rodeaban. En poco tiempo, Suimei se unió a ellos.

 

Suimei: “… ¿Sabes qué? Olvídalo. Es mejor que te quedes aquí para siempre.”

 

Celos. Celos puros y sin adulterar. Era estúpido, pero no podía evitar sentirse así. El sentimiento que lo atormentaba probablemente también tenía cautivos a los soldados que lo rodeaban.

 

A decir verdad, sin embargo, sus palabras eran innecesarias. Sabía que Reiji no tenía ninguna intención de pasar el resto de su vida en este mundo viviendo una vida color rosa. Mientras Suimei pensaba en sí mismo, una pregunta de Reiji interrumpió sus pensamientos.

 

Reiji: “¿Has dicho algo, Suimei?”

Suimei: “N-no, definitivamente no.”

 

“...? Si tú lo dices” -replicó Reiji perplejo.

 

En lo que a él respecta, averiguar los sentimientos de los demás en esta situación - ya sea las mujeres o los hombres - no era algo que nunca sería capaz de hacer.

 

Con eso, el carro se llevó a los tres, uno con una mirada de incomprensión, y dos a su lado con expresiones alegres, lejos de Suimei.

 

... Al final, el sonido de la apertura de las puertas de la ciudad llenó el aire. La música tocaba, y los aplausos anunciaban la partida de Reiji y de los demás.

 

Cuando las puertas se cerraron, Suimei se quedó solo, como si lo hubieran dejado atrás. Bueno, para ser honesto, eso era precisamente lo que había sucedido, pero era algo que él había elegido por sí mismo. El dolor y la soledad que lo llenaban eran la consecuencia de esa elección.

 

“Ellos se fueron, eh ...” -murmuró mientras los miraba inexpresivo.

 

Querer volver a casa, tener le deber de ir a casa, dar la espalda al peligro ... ¿Había sido esa elección equivocada? Mientras miraba a sus amigos desaparecer, dirigiéndose directamente al peligro, ese pensamiento cruzó su mente.

 

Después de esto, él estaría caminando por su propio camino, uno diferente del que ellos habían tomado. No se podía permitir ser débil. Tales pensamientos estaban fuera de lugar para alguien que perteneciente a la Sociedad de los Magos.

 

Dicho esto, todavía no podía ver una decisión de caminar por el sendero que conduce al Señor Demonio como algo bueno.

 

La proposición aún no había sido completada; Sería inútil si no volvía a casa. Había deberes que tenía que cumplir, gente que tenía que salvar. Dadas las responsabilidades que ya tenía que soportar, dar la espalda a las necesidades de este mundo no era demasiado. Sin embargo, esos razonamientos parecían excusas huecas ante los que acababan de marcharse.

 

Suimei: “...”

 

Mientras deliberaba, miró hacia arriba.

Imágenes de las personas importantes para él parecían aparecer en el cielo azul.

El que lo había criado y le había enseñado magia, su padre quien lo había guiado en el camino de la magia.

El jefe de la Sociedad de Magos, siempre empujando problemas imposibles a su manera.

Estar atrapado en la maldición de Ludwig, la sombra azul de una niña.

La obstinada vanguardia de los Caballeros de la Cruz de Rosas.

Los pasos que había dejado en el dojo cercano con su amigo de la infancia.

Su elección había sido puramente egoísta; Esto lo entendía muy bien. Y, sin embargo, ante las figuras que aparecían en su mente, sabía que ya era la única opción que le quedaba.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 12: Las apariencias son importantes.




Manual




 

 

Pocos días habían pasado desde Reiji y los otros se habían ido. Viajando solo y confirmado sus planes para el día, Suimei dejó el palacio de Camelia.

 

Cuando los otros se fueron del palacio, su partida había sido recibida con fanfarrias y fueron acompañados por un gran desfile... pero el único compañero de Suimei era el silencio, tal y como se esperaba, aunque se había despedido del rey de Áster, el rey Almadiyauss, y Felmenia, antes de hacer su camino en silencio a la capital de Mehter.

 

“Nunca pensé que me daría dinero ...” murmuró, vacilante, levantando la bolsa en sus manos. El sonido de tintineo metálico podría ser oído ya que la bolsa fue sacudida. Como Suimei se había preparado para abandonar el castillo, la canciller Gress le entregó esta bolsa, dentro del cual había 20 monedas de oro.

 

Esto había sucedido justo antes de irse. El canciller le había informado en términos muy claros que se debe gracias al rey por su generosidad, mirándolo con desdén en sus ojos. Después de un discurso largo y que nubla la mente, esta pequeña bolsa se había puesto a la fuerza en sus manos como si fuera un acuerdo de divorcio y fue sacado rápidamente del palacio.

 

A juzgar por las palabras del canciller, Suimei determinó que esto había sido idea del Rey, y que se lo había ordenado al canciller en secreto.

Ante este giro inesperado de los acontecimientos, Suimei sólo podía rascarse la cabeza débilmente.

Había sido bastante explícito acerca de no necesitar nada. ¿No es sólo el Rey tratando de ponerme en deuda con él ...?

 

A pesar de haber protestado bastante en contra de cualquier tipo de asistencia durante su discusión en la sala de audiencias, tenía cierta idea de que iban a tratar de ayudarlo de alguna manera. En lo que se refiere al Rey, esto no era probable que formara parte de algún tipo de esquema ni nada, sino puramente por su buena voluntad. Sea como fuere, se trataba de una ‘deuda’ en la que había incurrido con este favor. Suimei hubiera preferido prescindir de eso. No lo había hecho feliz.

 

Cuando se trataba de deudas de favores, tener a alguien en deuda te da el derecho a pedir un favor cuando se necesita ayuda. Esta deuda había creado un lazo entre él y el Reino de Aster. Aunque nunca lo diría en voz alta, que había sido una manera bastante molesta de actuar era indiscutible.

 

El objetivo había sido aprovecharse de su buena voluntad y conciencia, para asegurar que los futuros tratos con él serían más suaves. A medida que pesaba el dicho, ‘los favores no se hacen por los demás, están hecho por sí mismos’.

 

Suimei: “Ha ... ¡Qué mala jugada! Por otra parte, supongo que, si él no pudiera hacer algo como esto, no estaría en condiciones de ser el rey de una nación ...”

 

Suimei había considerado devolver el regalo en el lugar, pero el rey ya había previsto esto, sabiendo que, si no lo hacía por sí mismo, sino más bien confiado la tarea a uno de sus funcionarios, entonces, a Suimei le resultaría difícil hacerlo. De hecho, sí hubiera rechazado el regalo del rey en la cara del canciller con el pelo partido, entonces no hay duda de que habría consecuencias graves una vez que dejara la seguridad del palacio. Su deseo era permanecer lo más discreto posible, y salir del palacio en paz. Por esa razón, no había tenido más remedio que aceptar en silencio el regalo.

 

Por supuesto, si la bolsa hubiera llegado con condiciones, habría tenido una razón para rechazarla. A medida que categóricamente no tenía tal cosa, encontrar una razón para rechazarlo no había sido difícil, más aún, era dinero, algo que necesitaría en una gran cantidad de en los próximos días.

 

Desde el transporte a los costos de alojamiento, desde componentes mágicos a alimentos, el dinero era necesario para un sin número de cosas. Cuanto más dinero tuviera, mejor. En su situación actual, esa era indiscutiblemente una de las principales debilidades que tenía. Sopesando los pros y contras que tenía, al final, tomo el dinero.

 

En cualquier caso, un favor adeudado estaba todavía muy lejos de una obligación real. La otra parte sería, al final, tiene que confiar en su voluntad de devolver el favor de buena manera. No importa lo que llegara a suceder o lo que iban a ser, si se le preguntaba y si él realmente no quiera hacerlo, entonces eso sería el final del asunto.

 

El único problema era ... que no estaba seguro si sería capaz de algo tan frío y calculador.

 

... La mirada de Suimei cayó sobre la carta que cenia con la bolsa. En un papel de alta calidad estaban escritos las palabras del rey que decían que sin importa qué sucediera, aceptará esta señal de buena voluntad, palabras que lo sorprendieron. Movido por las palabras del papel, Suimei suspiro.

 

Después de esto, o más bien, debido a esto, tendría que mostrar su agradecimiento al Rey. En cuanto a enfrentar el palacio, ahora a la distancia, inclino la cabeza una vez más en señal de respeto.

 

Suimei: “Ese viejo zorro.”

 

Aunque, como se esperaba, no fue suficiente para disipar su pobre estado de ánimo por completo.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Suimei. “... Muy bien, debería verme bastante normal con esto ahora.”

 

Después de dejar el palacio, la primera parada de Suimei había sido una tienda de ropa. Confirmando que había pasado con éxito como un miembro de la población finalmente se relajó.

 

Sus pensamientos eran sencillos.

 

En esta ciudad que es similar a la Europa de la era medieval, su uniforme escolar destacaba como un pulgar hinchado. Esto no era algo que se le había ocurrido sólo después de poner un pie en la ciudad, sino más bien una necesidad que había previsto de antemano. Aunque para Reiji y Mizuki, la ropa moderna era casi algo así como el símbolo de su condición de héroes, para Suimei, quien deseaba vivir a partir de hoy como un miembro normal de la sociedad, su uniforme escolar era demasiado visible. Si bien la necesidad para él de ponerse su ropa moderna podría surgir más tarde, a los efectos de la vida cotidiana, era mejor no hacerlo.

 

Esa es la razón por la cual la adquisición de ropa normal se había convertido en una prioridad que había conducido Suimei directamente a una tienda de ropa. A pesar de que había logrado con éxito vender los libros de texto que trajo de su mundo, él había gastado las monedas de oro que recibió del rey cambiándolas por monedas de plata.

 

No se había molestado en relación con el precio, en lugar de eso, priorizo vestirse de la misma manera que otros de su edad, lo que resulto en su aspecto actual. Como era de esperar, la ropa que había comprado no le quedaba tan bien como sus prendas de la edad moderna, por no hablar de que el material era considerablemente más rígido. probablemente fue imposible encontrar nada que pudiera adaptarse a él bien aquí.

 

Aparte de eso, gracias a su nuevo cambio de ropa, no tenía que preocuparse de destacar mucho más.

 

Suimei: “En ese mismo momento. Lo siguiente es el gremio de aventureros...”

 

Verificando la sensación de sus mangas, partió al gremio de aventureros.

 

Que el gremio de aventureros bajara de prioridad después de la ropa se debía a que él había decidido que la necesidad de una identificación apropiada era imperativa. Después de registrarse en el gremio, sería capaz de obtener la condición de aventurero, algo que él necesitaba dada sus circunstancias actuales.

 

A pesar de que pensaba que abandonar el palacio y sobrevivir en solitario, esto le hacía cambiar su condición de huésped del palacio a la de un vagabundo.

 

Era, después de todo, una persona de otro mundo. A pesar de que podría fingir ser un viajero del extranjero, sería sospechoso a los que le rodean como una persona de identidad poco clara. Eso podría ser muy incómodo para él. La compra de alimentos… ropa, y el alojamiento eran los mejores ejemplos en lo que respecta a la función que la identificación desempeña en la vida cotidiana, este mundo de fantasía no era diferente del mundo moderno del que él había venido. Si era capturado sin una forma válida de identificación - la única manera tangible para verificar la identidad de una persona a simple vista - era posible que pidieran darse situaciones que serían mucho más peligrosas que en su mundo.

 

Por supuesto Suimei, como un mago, estaba en posesión de magia que podría permitir pasar a través de más de un problema que requiriera la ocasión, pero acumular mentira sobre mentira podría detonar en una situación no deseada y podría ocurrir algo desafortunado e imprevisto.

 

Por otra parte, era posible obtener una identificación del gobierno en la oficina municipal cercana por un módico precio, pero como Suimei no tenía ninguna intención de permanecer en la zona, había rechazado esa opción.

 

A pesar de que ya había decidido dejar Aster, adquirir una identificación era una necesidad inmediata, pero ya que es algo necesario, sin importar a donde fuera, había decidido que conseguir una tan pronto como sea posible era la decisión más sabia.

 

Además, al unirse al gremio de aventureros aquí en Aster, dada la relación entre Aster y Nelferia, su identidad como un miembro del gremio sería automáticamente válida en Nelferia también.

 

Por último, entre la información que había obtenido de los libros en la biblioteca del palacio, había aprendido que el gremio de aventureros era una existencia bastante singular entre los gremios y aceptaban a todos los que quisieran unirse.

 

Cuando se trata de otros gremios, particularmente los gremios de artesanos - o por ejemplo los gremios de comerciantes, que existen para regular los precios de las materias primas y establecer rutas comerciales – creados por los que pertenecen a determinada rama de artesanos, las comisiones abordan la provisión de los materiales necesarios. La mayoría de ellos tienen requisitos de ingreso, lo que requiere tener experiencia previa, ya sea en su campo de especialidad o un aval.

 

El gremio de aventureros, sin embargo, opera por diferentes reglas, establecidas sin rodeos, incluso alguien sin siquiera un centavo a su nombre fácilmente puede unirse al gremio, siempre y cuando se pueda manejar el trabajo, nada más importa.

 

A pesar de ello, el gremio de aventureros no debe tomarse a la ligera. Lo que más importa para el gremio es la habilidad y la fiabilidad. Si bien las misiones del gremio consisten en tareas peligrosas, tales como la caza de monstruos o la exploración de nuevos horizontes, la confianza tiene que ser obtenida antes de poder solicitar alguna misión. Como era de esperar de un lugar así, la gente normal nunca visita el gremio a menos que tenga los requisitos para tomar las solicitudes. Por esta razón, los que no tienen habilidad en combate no son aceptados en las filas del gremio.

 

En ese sentido, ¿por qué Suimei, un mago, no aspira a unirse al gremio de magos en lugar del gremio de aventureros? Bueno, eso se debe a lo que hace al gremio de magos único. En este mundo, la magia y la espada están codo a codo como los pilares de la fuerza militar. De acuerdo con ello, la magia es un arma preciada cuando las guerras entre naciones estallan y el gremio de magos es una parte integral del poder militar de cada nación.

 

Más específicamente hablando, a los miembros del gremio de magos sólo se les permite ejercer sus poderes en nombre de su país.

 

Cuando se trata de Suimei, tanto su magia y su investigación son algo que sólo alguna vez ejerció en nombre de la Sociedad de Magos, la cual comparte sus ideales. Nunca lo haría en nombre de otra organización, por lo que el gremio de magos había sido eliminado completamente como una opción.

 

Por otra parte, con el fin de evitar fugas de inteligencia, cuando los miembros del gremio de magos cruzan las fronteras internacionales, lo hacen bajo fuertes restricciones y por procedimientos especificados que serían un obstáculo para los objetivos de Suimei.

 

En pocas palabras, el gremio de magos era diferente de otros gremios y se encuentran bajo la gestión directa de la nación a la que pertenecen. La obtención de una identificación del gremio de magos simplemente no era una opción recomendable a la luz de ese hecho.

 

Por lo que escucho de Felmenia y Reiji, quien había estado bajo su tutela, este mundo no tiene la noción de los sistemas de magia. La magia era algo que probable usan imprudentemente. Por supuesto, siempre existía la posibilidad de que está noción fuera causada por la falta de conocimiento de este mundo, algo que le preocupaba en gran medida. Desgraciadamente, a falta de un encuentro propicio, probablemente nunca tendrá la oportunidad de descubrir la verdad.

 

Caminando mientras ponía en orden sus pensamientos, pronto llegó al gremio de aventureros.

El edificio era, al igual que los que le rodean, una estructura de manera con dos pisos de altura.

 

Erigido antes de que el edificio mismo estaba un letrero con la palabra, “Pabellón del Crepúsculo” escrita en grandes letras. El letrero le daba la sensación de estar de pie delante de un restaurante o un bar de algún tipo. Ante la puerta había dos guardias en armadura.

 

Estructuralmente, el edificio en realidad no se ve tan diferente de los demás a su alrededor. Si había una diferencia a destacar, sólo sería que el espacio que ocupaba era enorme.

 

Las ciudades de este mundo - Mehter no está excluida de esto - Tenían muros masivos de 20 metros de altura que las rodeaban para prevenir el ataque de invasores y monstruos. Por lo tanto, la cantidad de espacio asignado en una ciudad era fijo y en consecuencia los edificios eran pequeños y delgados, y por lo general de dos o tres pisos de altura.

 

Con esto en mente, el espacio ocupado por el gremio de aventureros era sin duda una excepción. No sólo descansaba en un lugar visible, también tomaba mucho más espacio que los edificios circundantes. Si esto fue asignado por el gobierno, entonces la importancia de este edificio - y lo que alberga - es evidente por sí misma.

 

Si se fuera a mirar más lejos, otra diferencia drástica pronto seria evidente:  …dispersos por todos lados, había individuos de aspecto peligroso que parecían personajes de un juego o una película, fuertes sujetos del tipo guerrero llevaban increíbles armaduras, había también hombres y mujeres delgadas que, como Felmenia, estaban vestidos con túnicas de mago. Algunos de los hombres llevaban enormes Claymores en la espalda, mientras que otros alzaron mazas que parecía que podían aplastar cabezas humanas como si fueran sandías.

 

Si tales individuos estuvieran en el mundo moderno, habrían sido detenidos en instantes por violar la ley de portación de armas y control de espadas, pero es probable que no hay tales regulaciones aquí. En este mundo, se puede decir que las armas son una herramienta vital para la vida cotidiana, ya sea para autodefensa o para la caza. Independientemente del tipo de arma que una persona pueda optar por llevar en su persona, era poco probable que exista una ley que restrinja su uso.

 

Eso, sin embargo, significa que la atmósfera creada era increíblemente estresante. Simplemente al dar un par de pasos en la dirección del gremio hacía sentir que el aire estaba cargado de energía.

Para Suimei, un miembro de la sociedad moderna, la sensación era decididamente fresco.

 

Suimei se dirigió hacia la puerta del gremio de aventureros, el Pabellón del Crepúsculo, teniendo sintiendo la tensión del aire al llegar frente a las puertas delanteras. En un primer momento, deteniéndose ante la gran puerta se preguntó si estaba en el lugar correcto; los guardias, después de todo, no le había dicho una sola palabra, sin embargo, inclinación brevemente la cabeza y agitaron su mano ligeramente.

 

En el interior, todo estaba organizado de manera similar a como se describirá en las novelas de fantasía que había leído antes. Mirando a su alrededor, estaba claro que tenía un lugar que serbia como una taberna. Las tabernas de la Edad Media eran distintas a los bares de la sociedad moderna. En su lugar, sirven al mismo tiempo como almacenes generales y un lugar de encuentro; al mezcal estos dos lugares dan como resultado la alianza de aventureros que desprendía una impresión más o menos equivalente a la de una vieja taberna.

 

No hay manera de que sea así, ¿verdad? Suimei pensó para sí mismo. Al mirar alrededor del interior del Pabellón de Crepúsculo se dio cuenta de que la imagen en su mente de hecho estaba bastante cerca la realidad, suspiró.

 

En la parte delantera de la enorme sala había una ventana de recepción donde el personal recibía a los clientes. Frente a la ventana, una serie de bancos fueron colocados lado a lado. Un pequeño estante albergaba lo que parecían ser periódicos y revistas. Junto al estante se encontraba un cartel de solicitudes, donde se colocan las misiones disponibles.

 

La mayor parte del espacio lo ocupaba lo que parecía ser un bar. Numerosas mesas y taburetes cubrían el área, y había barriles de roble apilados como pequeñas montañas. Inquietos, individuos con la cara roja vertían el vino y la cerveza en sus gargantas, completamente indiferente de todavía había bastante luz.

 

Esta escena habría sido un shock para cualquier persona de la sociedad moderna.

 

Cuando Suimei captó la escena delante de él y se acercó aún más, un sonido escapó de su boca, en cuanto a si se trataba de un suspiro o una exclamación de sorpresa no era seguro.

 

En los bancos, estaban sentados un número de personas a la espera de su turno. Suimei siguió su ejemplo, para encontrar un asiento en el extremo final de la línea.

 

Mientras tomaba su asiento, se fijó en la mujer que estaba a su lado, y un dio lugar a algo impresionante.

Sin darse cuenta, suspiró ante ese aspecto hermoso.

 

Tenía el cabello de un color carmesí brillante que fluía hasta su cintura, una cara digna con dos penetrantes ojos color bermellón, y una actitud calmada que hablaba de una crianza noble. Su armadura de un predominantemente blanco, salpicada de rojo llameante escondía una figura suave y delgada. En su cintura, llevaba decididamente una espada larga muy poco femenina. Su postura era refinada y sin embargo era robusta como una roca. En total, ella irradiaba calma. Si tuviera que describirla, ella sería como una cuchilla afilada.

 

A pesar de su escasa capacidad de manejo de la espada, Suimei se dio cuenta de que ella no mostraba aberturas. En pocas palabras, se trataba de alguien muy hábil. Por su apariencia, juzgó que tenía una edad cercana a la suya, pero la impresión que recibió no tenía nada que ver con eso.

 

Si fuera un poco más frívolo, entonces ya habría intentado algo con la chica a su lado, pero limito sus acciones a un ligero suspiro. Debido a su línea de trabajo, una persona tan llena de secretos como Suimei nunca había estado en una relación amorosa antes. Pensamientos contradictorios pasaban por su cabeza. Esto no tiene nada que ver conmigo, pensó, incluso mientras recordaba a todas las chicas que conocía, todas parecían ser existencias problemáticas, pero eso no era importante en este momento.

 

Mientras Suimei esperaba su turno en la fila, paso su tiempo pensando en asuntos triviales, la chica habló con él.

 

“Disculpe, ¿puedo preguntar si usted es un visitante frecuente del Pabellón del Crepúsculo?”

 

Una voz sorprendentemente suave.

Su tono no era vacilante, no grosero, sino muy educado, el cual se ajustan perfectamente a su imagen.

 

Sorprendido por el hecho de que ella hablara con él, Suimei por reflejo casi respondió en su tono normal. Golpeado por la sensación de que eso sería inapropiado, él le respondió de la misma forma educada con la que ella había hablado con él.

 

Suimei: “Oh, no, en absoluto. A decir verdad, esta es mi primera vez aquí.”

Chica: “Qué casualidad, esta también es la primera vez que vengo. Me había estado preguntando si esto era la línea correcta para hacer la solicitud de ingreso al gremio.”

Suimei: “Creo que lo es. Si nos fijamos en esas otras ventanas, parece que son para las personas que aceptan las misiones.”

 

Mientras hablaba, señaló en la dirección de la zona en la que sirven alcohol. Más ventanas de recepción como la que está frente a ellos podían verse allí con una colección de personal del gremio.

 

Suimei: “¿Eres un aventurero?”

Chica: “Sí. Soy una mujer que no puede hacer otra cosa más que luchar. Este parece ser el mejor lugar para venir a ganarse la vida.”

 

La chica golpeó ligeramente su espada mientras se burlaba de sí misma con una voz animada. Como era de esperar, ella era alguien que dependía del combate para ganarse la vida. A juzgar por su apariencia, ella era o un guerrero o un caballero, así que esto era natural.

 

La chica dio de repente su nombre.

 

Chica: “Mi nombre es Lefille Grakis. Si no es un inconveniente, ¿le importaría decirme su nombre?”

Suimei: “¿Eh?”

 

¿Qué dijo ella? ¿Acaba de pedir algo? La situación se había convertido de repente en un intercambio de nombres, y Suimei expresaba inconscientemente su conmoción.

Su forma era educada, no obstante, este giro de acontecimientos era realmente demasiado repentino. No eran más que vecinos se colocaron en la línea, ¿por qué repentinamente se tornó de esta manera?

 

Lefille parecía apenada.

 

Lefille: “Lo siento. Preguntar repentinamente su nombre debe haber sido una sorpresa, pero hay una razón para ello.”

Suimei: “... ¿Y esa es?”

 

“No hay necesidad de ser tan cauteloso, cuando visité la Iglesia de la Salvación esta mañana, he recibido un oráculo de la diosa Arshuna: ‘Intercambia nombres con los que te rodean’” respondió ella, medio suspirando.

 

Parecía que la persona que está siendo cuestionada es la que esta confusa; la persona que hiso la pregunta parecía contrariada también.

 

La Iglesia de la Salvación es la iglesia más grande en este mundo, una que adora a la diosa Arshuna. Antes, en la sala de audiencias, cuando escucharon sobre el Señor Demonio, se enteraron de que al parecer la información sobre su existencia y movimientos habían llegado como oráculos de la diosa Arshuna. ¿Una chica como esta había recibido un oráculo?

 

Suimei: “¿Por qué ella te pidió que hicieras eso?”

Lefille: “Realmente no yo misma no lo sé. El sacerdote de Mehter me dijo que se trataba de un oráculo de Arshuna y que significaba que alguien cerca de mí hoy se convertiría en alguien importante para mí.”

Suimei: “Y es por eso que preguntaste mi nombre?”

Lefille: “Sí.”

Lefille: “Oráculo, eh. Eso de seguro suena sospechoso... Oh, sin ofender.”

 

La vaguedad del oráculo había irritado a Suimei hasta el punto de que había hablado sin pensar, a pesar de que a toda prisa se corrigió a sí mismo. Como mencionó anteriormente, la diosa Arshuna tenía innumerables creyentes. En este mundo, la blasfemia era algo peligroso, y probablemente podría provocar la ira de la gente de los alrededores.

 

Haber dicho algo así delante de alguien que fue a la iglesia... Suimei estaba lamentando su falta de respeto y su mala elección de palabras cuando Lefille sonrió cálidamente.

 

Lefille: “Jaja, lo sé, ¿verdad? Dicho esto, es mejor ser cuidadoso. A mí personalmente no me importa, pero si te escucha alguien particularmente arraigado a la iglesia, te darían un sermón muuuuuy largo.”

Suimei: “Voy a tener cuidado. Estaba un poco apresurado.”

Lefille: “Eso sería lo mejor. Sin embargo, no es como si tuviera ningún derecho a hablar, yo misma puse algunas objeciones después de recibir este tipo de oráculo.”

Suimei: “Oh ...?”

 

Suimei parpadeó sorprendido. Tal vez que lo del “sermón muuuuuy largo” que había mencionado había sido experimentado de primera mano.

Lefille volvió a reír, burlándose de sí misma.

 

Lefille: “Honestamente. Que algo como eso suceda después de orar por tanto tiempo... estoy muy retrasada debido a eso.”

Suimei: “Tienes mi simpatía.”

Lefille: “No es necesario, lo hice por mí misma más o menos. Es fruto de mi propia estupidez, por así decirlo.”

 

“Que sirva de lección para mí”, añadió Suimei para sí mismo.

 

Suimei: “Así que has estado haciendo eso todo el día?”

 

A la comprensión de la pregunta implícita en sus palabras - “¿Usted ha estado preguntando a la gente su nombre todo el día?” - Lefille asintió con fuerza.

 

Lefille: “Sí. Actualmente ya eres la décima persona.”

Suimei: “Wow. Eso es horrible.”

Lefille: “Y que lo digas. Una vez que menciono el oráculo, la reacción predominante ha sido que me traten como a una especie de bicho raro... pero no ha habido pocos hombres que pensaran que estaba coqueteando con ellos.”

Suimei: “Ahh...”

 

Suimei expresó su comprensión de la situación mientras suspiraba con tristeza.

A pesar de que no estaba muy seguro de qué tipo de bicho raro imaginaron que ella era, pero la otra reacción era más o menos comprensible. Si alguien tan hermosa como ella fuera a pedir el nombre de alguien, entonces todos los hombres - no sólo aquellos con motivos ulteriores – probablemente pensarían que ella estaba coqueteando con ellos.

 

Ese suspiro era un indicador de cuántas veces esto debe haber ocurrido ya.

 

“Entonces, ¿qué dices? Si no es un problema, ¿le importaría decirme su nombre?”, Preguntó Lefille una vez más, mientras ajustaba su postura.

 

‘¿Qué debo hacer acerca de esto...?’ Para ser honesto, no era realmente un gran problema. Tal como se describe por el oráculo y ella, tal vez este encuentro casual, algo una vez en la vida es realmente algo más.

Sólo revelar su nombre sería inofensivo, por lo que respondió.

 

Suimei: “Soy Suimei Yakagi.”

Lefille: “Yakagi-kun, ¿verdad? Lamento molestarte por algo como esto.”

 

Al ver su mirada de disculpa, Suimei negó con la cabeza.

 

Suimei: “No es una molestia en absoluto. En ese sentido, ¿puedo preguntar algo? ¿Los oráculos de la Iglesia de la Salvación son algo común?”

Lefille: “Creo que no. Voy muy frecuente a la iglesia, pero esta es la primera vez que experimento algo como esto. Podría ser más común para la gente de fe como yo, sin embargo.”

Suimei: “Ya veo ...”

 

Él respondió en un tono mesclado de interés y desinterés. Así que la Iglesia de Salvación tiene oráculos sobre las vidas de las personas, y no sólo sobre asuntos gubernamentales, ¿eh? ¿Esto es todo parte de un plan mayor o sólo un pasatiempo de la persona que recibe los oráculos?

 

Aunque la intención es clara - asumiendo, por supuesto, que no había sido fabricado por el cura en el primer lugar - un oráculo era un producto del espiritismo, una especie de magia que trae existencias sobrenaturales a los seres humanos que actúan como medios divinos.

 

Recepcionista: “Siguiente cliente, por favor.”

 

Cuando Suimei estaba considerando el oráculo de la diosa Arshuna, una voz llamó preguntando por el próximo cliente en la fila. No había nadie más además de él y Lefille, por lo que parecía ser su turno.

 

Lefille: “Creo que es mi turno.”

 

Suimei se despidió de ella mientras se ponía en marcha.

 

Suimei: “Buena suerte.”

 

“Sí, espero que tu asignación no te traiga problemas “, respondió ella mientras se acercaba al mostrador de la recepción.

 

Suimei: “...?”

 

¿Por qué, de repente, se mociono una tarea? Suimei lo entendería un poco más tarde.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Cuando Lefille terminó su conversación, desde donde estaba sentado, Suimei observó como ella seguía a la recepcionista del gremio. Suimei llego a la conclusión de que tal vez era necesario ser entrevistado o algo por el estilo, enderezó su aspecto un poco cuando la recepcionista lo llamó.

 

Se puso de pie y se acercó.

 

Recepcionista: “Bienvenido al Pabellón del Crepúsculo, la rama Mehter del gremio de aventureros. ¿Esta es su primera vez, supongo?”

 

“Eso es correcto. ¿Es tan obvio?” Preguntó Suimei francamente, ha sido evaluado correctamente con una sola mirada.

 

Ella sonrió en respuesta, y explicó por qué lo sabía.

 

Recepcionista: “Sí. Usted estaba mirando a su alrededor con interés, eso es algo que sólo los novatos, no - ahora entonces, ¿a que se debe su visita?”

 

Debido a que los otros mostradores estaban reservados para que las personas aceptaran las solicitudes, la gran mayoría de los clientes en esta ventana estaban aquí por esta razón.

Instado por la recepcionista, Suimei explicó su propósito al venir.

 

Suimei: “En realidad, estoy aquí para unirme al gremio.”

 

Su respuesta la sorprendió.

 

Recepcionista: “... Espera, ¿qué?”

Suimei: “Dije que me gustaría unirme al gremio.”

 

‘Ella debe haberme oído mal.’ Suimei repitió sus palabras, sin darse cuenta de por qué la joven de pie delante de él había reaccionado de esa manera.

Una mirada incómoda apareció en la cara de la recepcionista en respuesta. Levanto una ceja con una mano mientras suspiraba lentamente.

 

En un tono a la vez serio e irritado, le preguntó: “Um ... Esto podría ser un poco grosero de mi parte pedir, ¿pero sabes que este Pabellón del Crepúsculo es una rama del gremio de aventureros?”

 

Suimei: “Sí, ¿Hay algo extraño con eso?”

Recepcionista: “Bueno, sí. Está lleno de muchas cosas poco razonables.”

Suimei: “...?”

 

Su anterior actitud de bienvenida se había puesto fría rápidamente. ‘¿Por qué está actuando así? ¿Todo lo que hice fue decir lo que quería?’

Como Suimei se perdió en la confusión, ella continuó.

 

Recepcionista: “... Si esto es una broma, es mejor detenerse antes de ir demasiado lejos. No tenemos tiempo que perder en travesuras.”

Suimei: “???”

 

‘¡Ahora está enojada! ¿Qué diablos? ¿Qué está pasando aquí?’ De lo que había leído en la novela que había tomado de Mizuki, una breve conversación era todo lo que se necesita para unirse al gremio de aventureros. Aunque era obvio que la realidad podría diferir de lo que había visto en una obra de ficción, en el caso de Lefille quedo claro que todo había ido bien y sin ningún contratiempo.

 

La experiencia de Lefille había sido extremadamente suave, así que ¿por qué él tenía problemas? ¿Paso por alto algo importante? Los libros en la biblioteca de Camelia habían dicho que no había ningún documento o condición especial necesarias.

 

Como en silencio sometido a regaños de la recepcionista, buscó en su memoria cualquier indicio de lo que podría haber pasado por alto. De repente, una voz en un tono alto, bramó furiosamente con un rugido detrás de él.

 

“¡Hey! ¡Mocoso!”

Suimei: “?”

 

Suimei se volvió hacia la voz. Había un hombre musculoso de al menos diez o veinte centímetros más alto que él. A primera vista, parecía como una pequeña montaña. En su espalda, llevaba una espada escocesa, y sus miembros eran gruesos como el tronco de un árbol. Este hombre era al parecer un guerrero.

Siguiendo a su rugido, el hombre continuó en un tono enfurecido y amenazante.

 

“Tú, pequeño mocoso. ¿Acabas de decir que quieres unirte al gremio?”

Suimei: “Ah, sí lo hice.”

“¿Así que esas tenemos? Bueno, por ahora sólo fingiremos que es una estúpida broma. Lárgate.”

 

Un consejo, y un ultimátum. Las venas de la frente del hombre palpitaban cuando le dijo enérgicamente a Suimei se fuera.

 

No tiene ninguna razón para salir. Entrar al gremio es el primer paso hacia la exploración de este mundo, algo necesario para él para encajar en su mundo.

A tal fin, Suimei no se podía permitir hacer enojar a la otra parte.

 

Haciendo todo lo posible para mantener la calma, replicó, “Pero la chica de antes quería unirse a la Alianza también.”

 

“¿En serio vas a seguir con eso? ¿Incluso con esa apariencia tuya? ¿realmente piensas que estás en el mismo plano que nosotros?”

Suimei: “Sí, lo creo.”

 

Ese fue era el caso, después de todo.

 

Si no hubiera tenido confianza en tal cosa, entonces no habría venido en el primer lugar. Si se hubiera retirado después de la fría recepción de hace un momento, entonces sería una historia diferente, pero no tenía tales intenciones. Además, había visto a otros magos por aquí, así que no parecía como si este rechazo fuera por su físico. Incluso si era relativamente delgado, no debería haber sido un problema. Honestamente no podía entender qué era lo que lo hacía diferente a los ojos de este hombre.

 

Sin embargo, el hombre, al parecer ya no era capaz de permanecer tranquilo, la seguridad de Suimei lo enfureció.

 

“¿Tú piensas que esto es una broma he, tu mequetrefe? ¡Este es un lugar donde los guerreros y magos se reúnen, no para un imbécil que no sabe nada acerca de la batalla!”

Suimei: “¿Eh? Ya he pasado por situaciones de vida o muerte, aunque ...”

 

Suimei se refería al hecho de que en sus actividades como mago había experimentado combates de vida o muerte más de una vez. Mientras hablaba, algo que el hombre había dicho resonó con él. ‘¿Qué fue lo que acaba de decir? guerreros y magos. Que este es un lugar donde dichas personas se reúnen.’

 

Esa parte estaba bien. Pero cuando se considera la forma, determinación y sus propias preparaciones, se dio cuenta de lo que estaba mal.

 

Suimei: “Guerreros ...? Ahhhh!”

 

Cuando compro su actual conjunto de ropa, había usado a los que le rodean como referencia. Sobra decir que se trataba de personas que pasaban sus días en paz dentro de las paredes de la ciudad. Ellos, por supuesto, no llevaban ninguna armadura ni tampoco iban armados.

 

Si lo pensaba de esa manera, entonces al tener esa apariencia al intentar unirse al gremio, se justifica la reacción que había conseguido. Este era un mundo diferente del que había venido. Aquí, juzgar a alguien por su apariencia externa era la norma.

De hecho, Suimei había cometido un terrible error de cálculo cuando se trataba de la forma en que estaba vestido.

 

Suimei: “Maldita sea. ¡Compré la ropa equivocada!”

 

Se había dado cuenta demasiado tarde. Ahora que las cosas habían llegado a este punto, el arrepentimiento era improductivo, porque no había nada para disipar la mirada irritada y la hostil punción a través de su cuerpo.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 13: Pelea en la recepción.




Manual




Bañado en miradas asesinas, Suimei se encontró en una situación incómoda.

 

La recepcionista que anteriormente era cálida ahora lo miraba con frialdad mientras que el corpulento hombre delante de él se enojó tanto que su cuerpo se sacudió incontrolablemente.

Los otros miembros del personal del gremio, aparentemente ofendidos, se reunieron alrededor. Una densa presión amenazante envolvió a Suimei, este visitante de otro mundo.

 

Suimei: “Uwaaa, esto se ve mal ...”

 

Suimei gimió por dentro. Su elección de ropa había sido un terrible error. Si tuviera que ser reprendido por sus acciones hace un momento, entonces no tendría más opción que aceptarlo. Después de todo, estaba en una organización de personas que se ganan el sustento diario con sus espadas, que alguien vestido como él tratara de unirse a sus filas era de hecho ridículo. No sólo su cuerpo luce completamente normal, sino que su ropa también es lo mismo. No importa qué aspecto de su apariencia se evaluará, sólo se vería a alguien sin experiencia en combate. Si se añade su cuerpo más pequeño característico de un asiático era natural que los demás lo verían como nada más que un niño tonto que no conocía a sus propios límites.

 

Sin embargo, en el mundo de donde había venido - suponiendo que una organización como el Gremio existiera allí - su aspecto actual no habría creado la situación en la que ahora se encontraba. En un mundo que era el hogar de un sinnúmero de técnicas, habilidades y armas, incluso si era de baja estatura, aunque tuviera una apariencia completamente normal, incluso si no era más que un niño o una persona de edad avanzada, siempre había algo más, como que posiblemente escondieran armas de fuego increíblemente peligrosas, otro tipo de armas, supiera usar artes marciales o magia, cuando se trataba de cosas peligrosas, las opciones eran innumerables.

 

Aunque hay que decir que un físico robusto y un aspecto feroz era una especie de ventaja, era apenas un factor decisivo a la hora de un combate real, y juzgar a un enemigo por su apariencia había llevado a muchos combatientes a la muerte. Esto era doblemente cierto tratándose de los magos - infinitamente más aterradores que sus oponentes, que, exteriormente, lucen más peligrosos – quienes toman en consideración el poder de la magia o las cartas de triunfo que tenían, esas eran mucho más importantes.

 

Suimei había hecho sus decisiones, mientras se adhería inconscientemente a las normas de su propio mundo, actuando con lo que, para él, era sólo el “sentido común”. Esto se había convertido en un punto ciego.

 

Sin embargo, no había ninguna razón para que la gente de este mundo no actuara de esta manera, por lo que la equivocación en esta ocasión fue totalmente culpa de Suimei. A pesar de ello, él no iba a permitir que un error tan pequeño como este evitara que se uniera al gremio... el registro como miembro aquí era algo que tenía que hacer para después pasar otra parte, todavía tenía que buscar un lugar para alojarse, no podía permitirse el lujo de perder más tiempo aquí.

 

Pero no podía solo comprar una espada y volver. Su aspecto ya había sido grabado a fuego en la memoria del personal por esta terrible primera impresión, cambiarse de ropa ahora no cambiaría nada. Sólo le daría una patada hacia afuera una vez más.

Cuando Suimei pensaba arduamente en busca de una salida a la situación actual, los ojos del hombre se estrecharon con rabia, y hablo.

 

Aventurero: “... Oye, mequetrefe. Pareces bastante seguro de ti mismo, ¿verdad?”

Suimei: “Se podría decir. Ya lo he dicho antes, si no estuviera seguro de mí mismo, no hubiera venido aquí en primer lugar.”

 

“¿En serio? Bien entonces, vamos a ver lo que tienes ...” el hombre gruñó amenazadoramente, mientras alcanzaba la espada en su espalda.

Presa del pánico, la recepcionista se precipitó a detenerlo.

 

Recepcionista: “E-espera! No importa lo que ha hecho, esto sigue siendo ...”

Aventurero: “Debería estar bien. Ese tipo parece estar hablando en serio.”

Recepcionista: “¡R-regulaciones, las regulaciones del gremio prohíben estrictamente los actos de violencia contra una persona normal!”

Aventurero: “Esto no es un ‘acto de violencia’. Además, esa regla aplica solo contra una ‘persona normal’. Este mocoso quiere unirse al gremio, ¿verdad? Entonces él no es una persona normal. Eso significa que ponerle una pequeña prueba debe estar bien”.

Recepcionista: “Pero ... incluso si usted dice eso ...”

 

Ante el hombre que no se movía, la recepcionista sólo pudo balbucear una refutación. Haciendo caso omiso de ella por completo, el hombre empujó Suimei con una pregunta.

 

Aventurero: “Es en serio, ¿verdad? ¿Así que esto está bien?”

Suimei. “Más o menos.”

 

Suimei aceptó la provocación de ese hombre, pero no pudo contener el suspiro que salió de su boca. Es lamentable que la situación haya tomado este giro, pero dada la atmósfera sanguinaria en la habitación, la necesidad de demostrar un poco de fuerza estaba del todo dentro de lo esperado.

Por lo que comenzó a planear su siguiente movimiento

 

Suimei: (Bueno, al menos esto no es nuestro mundo. Esos bastardos de la Iglesia no están aquí, y este es un mundo donde la magia vive a la intemperie. Creo que no necesito  molestarme tanto en ocultarlo...)

 

A decir verdad, los pensamientos de Suimei sobre la forma en que debía acercarse a la vida de este mundo habían cambiado drásticamente en los últimos días. Al principio, él había planeado en mantener sus poderes en secreto como lo había hecho en su propio mundo. Sin embargo, para las personas de este mundo, la magia era parte de la vida diaria. Si él se encontrará con otro oponente que practicaba la magia, entonces, la magia era la medida más apropiada para actuar. Que una situación se produjera en un entorno sin una sola persona presente era increíblemente improbable. Mientras viviera en este mundo, era imposible considerar ocultar su magia permanente.

 

Por otra parte, la magia aquí era vista como un milagro, una bendición de los dioses, los únicos que veían a la magia como una herejía que debía ser destruida - La Iglesia – no estaban por ningún lado, las razones que pudiera haber tenido para ocultar su magia se debilitaron considerablemente. Su otra preocupación; que su magia pudiera ser descifrada y robada, era igualmente algo por lo que no tenía que preocuparse en este mundo. Dado el lamentable estado de la magia en este mundo, a excepción de él mismo se podía decir que nadie poseía la capacidad de entender su magia, a menos que el mismo fuera a exponer sus secretos.

 

En pocas palabras, usar su magia aquí, deben de ser bastante seguro. De todos modos, si se convirtiera exitosamente en un miembro del gremio, su secreto habría salido a la luz tarde o temprano. En ese caso, revelarlo ahora, en lugar de más tarde, no hacia ninguna diferencia.

 

A pesar de que, dentro de su corazón hubiera preferido mantener las cosas en secreto el mayor tiempo posible, al considerar las circunstancias, también es cierto que la situación actual proporciona una oportunidad sin precedentes para que él demuestre que tiene la fuerza necesaria para unirse al gremio. Él iba a terminar esta situación con una audiencia como sus testigos.

Como Suimei ponderó sus opciones en silencio, el hombre perdió la calma y gritó.

 

Aventurero: “Estas haciéndote el tonto o algo? ¿No puedes ver el peligro en el que estás?”

 

“Bueno, para que eso ocurra, tendría que estar en peligro en primer lugar, ¿no?” Suimei respondió con calma.

 

Por el contrario, no se le ocurría otra manera de reaccionar. Con calma expresaba que no ve ninguna necesidad de preocuparse no fue un acto.

Aunque el ambiente puede ser bastante tenso, una presión de este grado no era nada para sentirse preocupado. Como había dicho de las batallas de vida o muerte antes, Suimei ya las había experimentado en más de una ocasión. Era un veterano del combate.

 

La sensación de presión que viene del hombre no estaba en el mismo nivel de lo que había experimentado en su mundo. Yendo más lejos aún, si se compara con la furia rabiosa pura exhibida por los que creen en Dios contra los magos, entonces, la ‘hostilidad abierta’ de este nivel prácticamente podría considerarse buena voluntad. Y eso ni siquiera incluye la sensación de estar rodeado por unidades militares armadas con lo último en armamento moderno, ni tampoco se acerca siquiera a la amenaza presentada por esas existencias extrañas llamadas monstruos, y la que las fuerzas de la naturaleza ejercían.

 

En comparación con todo eso, la amenaza que sentía desde el hombre era una broma. Dicho esto, Suimei reconoció que simplemente se había acostumbrado demasiado a horribles experiencias, y que era por eso que no sentía el más leve indicio de peligro.

 

“¿Me pregunto qué es lo que piensa de mí?” Tal vez vio en Suimei un mocoso inmaduro que no conocía sus propias limitaciones, un idiota que no podía leer la atmósfera de la habitación, o un idiota terco que no sabía cuándo era tiempo de dar marcha atrás. Como era una práctica estándar para los magos de su mundo ocultar por completo su maná como una forma de ocultar sus identidades, era probable que ni siquiera pudiera decir que él podía usar la magia.

 

El hombre resopló.

 

Aventurero: “Hum. ... Voy a empezar. Tu deberías bloquear o esquivar esto-”

 

Eso anuncio el comienzo del combate. Fue sólo en ese momento que los demás en la sala se dieron cuenta de que Suimei tenía seriamente la intención de seguir adelante con esto.

Si esto fuera sólo una demostración de fuerza, ¿qué necesidad habría habido en anunciarlo? Parecía que las cosas se habían vuelto inesperadamente graves.

Aunque todavía en conflicto hacia el interior, Suimei se centró sí mismo.

 

La postura del hombre mostró que estaba a punto de sacar su espada y balancearla hacia él. Mientras observaba, decidió que sería trivial identificar el momento en que dejaría su vaina y rastrear su trayectoria.

Tomando la orientación de la empuñadura de la espada como la clave de la victoria, eligió el uso óptimo de su mana. Como si casualmente espantara un insecto, chasqueó los dedos.

 

Aventurero. “Guhooo!?”

 

En un instante, el estruendo de una explosión y un trágico - por no mencionar terriblemente feo – grito resonó.  El impacto de la explosión de aire comprimido arrojó el cuerpo masivo del hombre al aire sólo para que se viniera abajo poco después sobre su espada, la empuñadura que había sido la meta de Suimei, fue separada de sus manos y voló por el aire.

El sonido de la pesada espada cayendo en el suelo sonó al mismo tiempo que el hombre soltó un gemido de dolor.

 

Aventurero: “U ... ¿Cuándo fue que... m-mierda! ¿Q- que es lo que ha pasado...?”

 

Incapaz de discernir la verdadera forma del ataque que le había golpeado, el hombre miró a su alrededor con impotencia en la confusión.

 

Recepcionista: “¿Qué ...?”

 

La mujer recepcionista, de pie detrás de él, dio voz a su confusión.  Si estaba sorprendida por la disparidad entre la verdadera fuerza de Suimei y su imagen de él, o porque estaba completamente en una pérdida de palabras para explicar lo que acababa de ocurrir era poco claro.

Los espectadores del encuentro se sorprendieron de manera similar, con los ojos abiertos en estado de shock.

 

Recepcionista: “¿Perdóneme, pero podría preguntar lo que acaba de pasar?”

Suimei: “He utilizado magia.”

 

Suimei respondió con indiferencia a la pregunta planteada por la temerosa recepcionista.

La otra parte parecía haberse calmado, y el hombre se acercó con la mano presionando firmemente su cabeza.

 

Aventurero: “Magia ...? ¿Pero nunca oí un encantamiento o una palabra clave ...?”

Suimei: “Eso es correcto.”

Aventurero: “Tienes que estar bromeando que has ...”

Suimei: “Yo no hice nada más aparte de eso.”

 

La respuesta de Suimei se dio sin una pizca de modestia.

 

Teniendo en cuenta la reacción que acababa de ver, la sorpresa anterior de Felmenia tenía mucho sentido. Activar la magia sin ningún encantamiento o palabra clave de activación era algo que no tenía sentido para la gente de este mundo.

 

Magia Ceremonial. Dependiendo de la ocasión, se conocía ya sea como magia ceremonial o ritual mágico. Una de las formas de las artes mágicas, aunque se clasificó como magia, era, en realidad, diferente de otras técnicas ocultas como la astrología, u otros tipos de técnicas de los sistemas mágicos. Su uso conlleva el canto de frases, y requiere una reproducción exacta de los movimientos y conjuros antes de que se active. Cuando es descrito por los magos modernos, esta forma de magia es conocida como magia manual de prescritos.

 

La magia que actúa de acuerdo con acciones predeterminadas y encantamientos era un sistema de magia muy común en la magia moderna. Hacer uso de esa descripción para la magia fue quizás el mejor ejemplo, y que era probable que toda la magia de este mundo cayera en esta categoría.

 

Lo que acababa de usar Suimei, sin embargo, era una magia de un sistema totalmente diferente. El chasquido de sus dedos había sido el detonante de esta magia. El cumplimiento de los requisitos de activación era todo lo que se necesitaba para ponerla en práctica.

Simple y común, una vez que la magia se había sistematizado, era muy cómoda de usar.

Usar magia sin necesidad de un encantamiento o palabras clave para su activación no era nada para los magos de su mundo.

 

Aventurero: “Entonces, eres ...”

Suimei: “Ah, sí. Me disculpo por no decir esto antes, pero soy... algo así como un mago.”

 

En su explicación retardada, una conmoción estalló a su alrededor.

 

“Un mago... vestido así?”

“Nunca he oído hablar de una magia que no necesite de un conjuro o una palabra clave...”

“Oi, no me digan que este tipo es en realidad un mago increíble ...?”

 

... había ido demasiado lejos. Pero, aun así, todo lo que había hecho era chasquear sus dedos. Desde la perspectiva de la magia moderna, la activación de un hechizo con una acción predeterminada no era nada especial. La magia que utilizaba un cantó mientras apuntaba al blanco mientras hacía grandes movimientos existía dentro de su repertorio, pero Suimei no había querido utilizar algo tan llamativo, aunque la explicación de lo que en realidad había hecho en sí parecía bastante difícil. Él decidió hacer caso omiso de sus preguntas. Después de haber llegado a una conclusión, todo resultó bien.

Frente a la mirada coloreada de sorpresa de la recepcionista, Suimei se encogió de hombros.

 

Suimei: “¿Me crees ahora?”

Decepciona: “N-no del todo. Ciertamente es innegable que usaste magia, pero no entiendo por qué un mago no lleva una túnica o un bastón. ¿No son esos elementos indispensables para un mago?”

 

...?

 

Suimei: ““Hmm? ¿Son esas cosas realmente necesarias para los magos?”

Recepcionista: “... Bueno, no. En realidad, no, pero casi todos los magos los utilizan.”

Suimei: “Entonces, ¿a quién le importa? No soy alguien que siga las tradiciones sólo porque si”.

Recepcionista: “...”

 

Su respuesta había sido tan inesperada que la recepcionista no sabía qué decir, tenía la boca abierta, pero las palabras no salían.

Y después continuo...

 

Recepcionista: “E-esto no es una cuestión de ‘sólo porque si’! Se necesitan esas cosas para el preciso control de la magia o para protegerse de otras magias, ¿sabes?”

Suimei: “Bueno, tengo algo equivalente a una túnica de mago, pero no tengo ninguna necesidad de algo semejante a una vara mágica. Ahora, cuando se usa algo particularmente complejo, entonces, por supuesto, se necesitan herramientas complementarias. Pero cuando se trata de a algo tan simple como el control del propio poder mágico, solo los magos de tercera categoría necesitarían algo para ayudar con eso.”

Recepcionista: “Haaah ...”

 

La declaración decisiva de Suimei dejó a la recepcionista casi sin habla.

 

¿Es realmente el sentido común aquí que los magos siempre tienen batas y un bastón? Ya que Felmenia no utilizaba uno Suimei no había notado esto último.

 

El quid de la cuestión era que, desde las edades antiguas y ahora, un cetro mágico se considera un instrumento de importancia absoluta. De acuerdo con los registros dejados atrás, esto era una práctica que se originó en el antiguo Egipto, cuando se veían las varitas mágicas sostenidas por sus dioses se convirtieron en un símbolo de su autoridad. Entre los innumerables ejemplos, y tal vez los más conocidos fueron los druidas celtas. Incluso en los tiempos modernos, hay ejemplos como Mathers y su Vara de loto.

 

Por las diferencias entre los diferentes sistemas de magia, el cetro mágico era una ayuda inestimable para los magos de todo tipo, siendo especialmente frecuente entre los profesionales de los sistemas contra incendios.

Dicho esto, que el hecho de que Suimei no tuviera uno, el razonamiento detrás de esto puede ser dejado para una discusión posterior.

Cuando se trataba de la necesidad de la túnica de mago, lo elementos que impulsan las capacidades defensivas de un portador de magia, este mundo y su mundo anterior no fueron acordados.

 

En la Sociedad de Magos, la ropa formal occidental había sustituido a la bata. La capacidad de defenderse contra la magia, era algo que ya se había preparado de antemano. En caso de que la ocasión lo requiriera, estaba listo para materializar ese traje de color blanco y negro y una capa en cualquier momento.

 

... La túnica y el cetro de un mago.

 

No los evitaba porque pensara que eran anticuados ni tenía nada en contra de la imagen antigua de un mago de la cual era un integrante. Si bien es cierto que los elementos de una historia tan larga no parecían del todo apropiados para un mago moderno, esa era apenas una razón para descartarlos.

No, había habido otros acontecimientos modernos que les hayan llevado a abandonar la capa y el cetro.

 

Pero a pesar de que perseguían un solo propósito detrás de los misterios del mundo como magos, un ideal que corría directamente en dirección opuesto a la del mundo que dominaba la ciencia donde vivían, habían sido influenciados por esa misma sociedad. Las nuevas herramientas mágicas habían sido desarrolladas para tomar el lugar de las antiguas. Recorrer el camino de la magia defendido por el jefe de la Sociedad había llevado Suimei a donde estaba hoy.

 

El cetro mágico se había convertido en un arma mágica, y el manto se había convertido en un traje occidental. Las tradiciones imperecederas eran importantes, pero la búsqueda de maneras de mejorar esas tradiciones y forjarlas de nuevo era también importante.

Sin embargo, que esto había creado una confusión considerable era innegable.

 

Suimei: “Me disculpo. No me había dado cuenta de que mi elección de ropa importaría tanto.”

 

Su actitud humilde mientras se disculpaba llevó al hombre a hacer una respuesta frenética.

 

Aventurero: “N-no del todo. Fue mi error juzgar con demasiada prisa. Lo siento mucho.”

 

Suimei: “Aprecio esas palabras. ... Con eso establecido, ¿está bien que me una al gremio ahora?”

Aventurero: “Ah, sí. Eres un mago así que no tengo nada de que quejarme. Ella te va a ayudar con el resto”.

 

El hombre se acercó y señaló a la recepcionista.

Siguiendo su ejemplo, “¿Está bien?” Suimei preguntó a la recepcionista.

 

Recepcionista: “S-sí. Por parte del gremio está muy bien. Me disculpo por mis modales groseros de antes.”

 

“Mm. No se preocupe por ello. No es la gran cosa ...”, respondió a la joven que tenía la cabeza inclinada por vergüenza, y su tono la traicionaba por la confusión.

 

Recepcionista: “No, realmente me disculpo.”

 

El cambio de 180° que actitud había tomado era un poco inquietante, pero era comprensible.

En este momento, los transeúntes que lo habían criticado rodearon a Suimei antes de regresar a sus asientos, uno por uno. A partir de la situación, parecía claro que el asunto había sido resuelto. El hombre se disculpó de nuevo y se marchó.

 

Recepcionista: “... Estos son los documentos que es necesario llenar. Por favor, introduzca la información requerida.”

Suimei: “Entendido.”

 

El papel que la recepcionista le entregó pedía un poco de información básica, como su nombre y edad.

A medida que el formulario no solicitaba nada que valga la pena ocultar, Suimei tomó la pluma y la botella con tinta que le habían entregado y lo llenó en antes de regresarlo.

La recepcionista dio un rápido vistazo a la hoja.

 

Recepcionista: “Por lo tanto, Yakagi Suimei-san. ... Me disculpo por mis malos modales, pero este es un nombre único, ¿verdad?”

Suimei: “Lo sé, ¿verdad? La gente siempre me dice lo mismo.”

 

Suimei sonrió irónicamente a su observación, su nombre es japonés, después de todo, y este mundo era más o menos equivalente a la Europa medieval; tal sentimiento era de esperar.

 

Dicho esto, es cierto que esto era algo que había oído bastante a menudo. Incluso en Japón, “Suimei” era un nombre poco frecuente, y se habían burlado de él más de una vez por tener un nombre tan “brillante”. Sin importa a dónde fuera, era un nombre extraño ... pero que no valía la pena pensar en ello en este momento.

*(Nota: el nombre Suimei se forma con el Kanji de Agua-水 y el Kanji de Luz-明)

 

“No se ha incluido una dirección. ¿Puedo preguntar por qué?” La joven le preguntó mientras miraba por encima del formulario.

 

Tal como ella había dicho, el espacio para la dirección había sido dejado en blanco.

Esto no quiere decir que tuviera la intención de quedarse sin hogar, sino más bien que él había planeado buscar una vivienda después de esto.

 

Suimei: “Tenía la intención de buscar un lugar para alojarme después de esto, así que lo dejé en blanco por ahora.”

Recepcionista: “Si lo desea, el gremio le puede proporcionar alojamiento.”

 

A pesar de que apreciaba la oferta, ya había hecho planes, por lo que negó con la cabeza.

 

Suimei: “Gracias, pero tengo la intención de dirigirme hacia el Imperio Nelferian. No voy a estar en Mehter mucho tiempo.”

 

“Ya veo ...”, la mujer respondió con un tono de pesar.

 

No estaba seguro de porque ella sentía pesar, pero la vivienda era de hecho algo que tenía que ser atendido. Suimei tenía que encargarse de eso después.

 

Suimei: “¿Hay algo mal?”

Recepcionista: “No, no es nada. Es sólo que el gremio tiene que saber cómo se encuentran sus miembros, por lo que una vez que encuentre una residencia permanente, por favor háganoslo saber.”

Suimei: “Lo haré.”

Recepcionista: “Está bien, Suimei-san sólo para confirmar, usted desea ser catalogado bajo la ocupación de mago, ¿correcto?”

Suimei: “Correcto.”

recepcionista: “La siguiente pregunta, entonces. ¿Puedo preguntar cuál es su propiedad elemental?”

 

La pregunta ocasional de la recepcionista dejó Suimei con cierta perplejidad.

 

Suimei: “... ¿Es un problema si no lo especifico?”

Recepcionista: “Es una regulación del gremio No se preocupe, no vamos a hacer pública dicha información personal.”

Suimei: “Ya veo, gestión de recursos humanos ...”

Recepcionista: “¿Hay algo mal?”

 

La joven levantó la cabeza, desconcertada por la mirada en la cara de Suimei. Esta pregunta era de sentido común en este mundo. De hecho, de vuelta en el palacio, sobreexcitados por haber aprendido magia, Reiji y Mizuki había mencionado algo sobre cómo sus afinidades mágicas se decidieron. Sin embargo, después de haber escuchado esto de dos que eran aparentemente capaces de utilizar todos los tipos de magia, no estaba seguro de qué tan confiable es la información. ¿Tal vez esto se relaciona con eso?

 

Desde el punto de vista del gremio, saber el sector de especialización de sus miembros era natural.

Por fin, Suimei, con una expresión extraña en su rostro, murmuró una respuesta.

 

Suimei: “Bueno, soy un poco mejor con la magia de fuego ...”

Recepcionista: “Fuego, ¿verdad? Pero lo que utilizó hace un momento definitivamente no fue magia de fuego...”

Suimei: “Uh, um ... Puedo usar magia de viento también.”

Recepcionista: “Ya veo. Así que tiene propiedades duales.”

Suimei: “Sí... Algo por el estilo.”

 

Suimei sólo pudo dar una respuesta ambigua. Parecía que estaba bien para este mundo, sin embargo.

Tal como había dicho, era de hecho mejor con la magia del fuego. Pero eso fue sólo de una manera muy general de hablar. A diferencia de las restricciones a las afinidades que Reiji y Mizuki habían descrito, él no tenía problemas con el uso de otros tipos de magia.

 

Pero no era como si lo que había dicho estuviera completamente sin fundamento. En su mundo, ya que los magos estudiaban diferentes sistemas de magia, de hecho, había tipos de magia que algunos eran incapaces de usar.

 

Sin embargo, esos eran una excepción. Suimei era un practicante de la numerología hebrea, o más específicamente, el Cábala, lo cual implica que representa a toda la creación con la enumeración (Sefirá) y las fórmulas, y el uso de combinaciones numéricas para dar a luz a la magia. Magia de fuego, magia de agua, magia de electricidad... incluso la reproducción de una transición de fase tal como la solidificación de líquidos era posible. Mientras el procedimiento adecuado se siguiera y se utilizara una cantidad apropiada de poder mágico, entonces, todos los fenómenos podrían ser reproducidos por su magia.

 

Sin embargo-

 

Suimei: (Propiedades, eh ...)

 

Sólo ahora empieza a darse cuenta de la importancia de este concepto para la magia de este mundo. Es cierto que, incluso desde el punto de vista de la magia moderna, la doctrina de los cuatro (o cinco) elementos y las cinco fases era extremadamente importante, y era considerado como los conceptos básicos que sustentan el mundo.

 

A pesar de ello, la noción de “propiedades” no era más que un indicador aproximado del elemento al que pertenecía una magia. A modo de ejemplo, a pesar de que la magia de fuego y agua estaban fuertemente correlacionados, simplemente porque no se podía utilizar la magia del fuego no quería decir que no se podía usar la magia del agua.

 

La idea de que las afinidades elementales eran innatas era un concepto bastante básico. Aunque, técnicamente hablando, todo el mundo tenía la posibilidad de utilizar todas las propiedades mágicas, todavía existían personas para quienes era considerablemente más difícil utilizar determinado elemento. No era difícil imaginar que habría algunos que estaban fuera del alcance del todo.

 

Si tomamos el encender un fuego como ejemplo, aunque técnicamente las personas son capaces de aprender a utilizar todas las herramientas, sin duda hay algunos que pueden comenzar un fuego con un fósforo, pero que no sabrían cómo hacerlo con un pedernal. Tal persona puede ser descrita como alguien que tiene “afinidad” para usar los fósforos, mientras que es “débil” en el uso de pedernales.

 

Cuando esto es expresado en términos de magia, fósforos y pedernales puede ser vistos como diferentes sistemas de magia. Un incendio podría ser creado por tomar los poderes de dioses y demonios de la Sefirá para traer la existencia del fuego, como Suimei, quien puede hacerlo a través de métodos tales como la adivinación astrología o el tarot, o el uso de runas o onmyoudou. etc. Todo podría lograr el mismo resultado, pero el método se empleará era una cuestión de afinidades y no hay fenómenos que no se puedan dejar de producir cuando se trabaja con un sistema de magia con él se es particularmente débil.

 

Por lo tanto, si se es capaz de utilizar otros sistemas mágicos, entonces, ser capaz de utilizar otras propiedades mágicas se convirtió en una posibilidad. No era como si fuera una certeza que uno sería capaz de utilizar todas las propiedades mágicas, pero para Suimei, un mago moderno que se había encontrado con muchos, muchos sistemas mágicos, la idea de que era “imposible” utilizar todas las propiedades mágicas era realmente sólo un problema de esta naturaleza.

 

Había oído de magos modernos que se centraron únicamente en una sola propiedad y por ello no podían utilizar otras. Pensando en ese sentido, era fácil entender por qué los magos de este mundo estaban limitados en su capacidad de utilizar ciertas propiedades y no otras. Era probable que la “magia” de este mundo estuviera dominada por el mismo sistema de magia que Reiji y Felmenia practicaban. Incluso si hubiera otros, no parecen ser lo suficientemente grandes como para afectar algo.

 

Recepcionista: “Por cierto, ¿puedo preguntar si Suimei-san puede usar magia de restauración?”

Suimei: “Hmm? ¿Magia de restauración?”

 

Suimei levantó la cabeza ante la pregunta abrupta.

Una mirada insondable apareció en su rostro.

 

Recepcionista: “No me diga que no sabe lo que es la magia de restauración?”

Suimei: “No del todo. Si bien no es que no sepa nada al respecto ...”

 

Al oír un término de nuevo, Suimei consideró que era algo diferente de la expresión que conocía. ¿Tal vez era sólo una diferencia en la frase y no había realmente una diferencia semántica? De todos modos, cuando se trataba de magia de restauración:

 

Parecía como si fuera un término que abarca todas las magias relacionadas con la magia de recuperación.

La magia de recuperación era un poder vital necesario. La capacidad de curarse a sí mismo y a otros después del combate era esencial, algo más o menos evidente. De vuelta a su mundo original, la crónica falta de un número suficiente de magos que practicaran la magia de recuperación había plagado a la sociedad a lo largo de la historia.

Él no estaba preocupado por revelar nada a este respecto.

 

Suimei: “... En cuanto a la magia de curación, puedo usar la energía de sanación, alquimia, y magia de reconstrucción.”

Recepcionista: “¿Eh? ... Energía de curación? ¿Alquimia?”

Suimei: “Sí. Así es ...”

 

Había revelado la magia que podía utilizar por el momento, pero la recepcionista parecía confundida. ¿Tal vez había no entendía la terminología que había usado?

 

Recepcionista: “Um ... Lo siento, pero no soy tan versada en la magia, así que no entendí muy bien lo que acaba de decir.”

 

... cierto.

 

Suimei: “Jajaja ...”

 

“Por supuesto. Por supuesto, esto ha ocurrido de nuevo.” Suimei parecía que no sabía que debía decir.

 

La Energía de Curación era una técnica para la curación de heridas con la magia. A veces se conoce como curación mágica o cirugía espiritual y su capacidad de curar las lesiones se extendía más allá del cuerpo físico a la mente. Era capaz incluso de curar enfermedades graves y volver a conectar miembros amputados. Las magias curativas eran todas de este tipo, mientras que la magia de reconstrucción - como su nombre lo sugiere - era para la restauración de objetos rotos a su estado original y estaba destinada a ser utilizada en las cosas inorgánicas, pero en un grado limitado, podría ser utilizado para la curación.

 

... La recepcionista decidió dejar a un lado la cuestión de esta magia de la que nunca había oído hablar, y pregunto otra cosa en su lugar.

 

Recepcionista: “Um, ¿qué tiene que ver la magia de restauración con la refinación de metales?”

Suimei: “Debido a que las pociones mágicas se producen a través de la alquimia.”

Suimei: “Hay pociones metálicas?”

 

“¿Qué clase de poción es esa?!” Suimei replicó en su mente antes de continuar en voz alta,

 

Suimei: “... Lo siento, no estoy tan familiarizado con lo que entienden por ‘alquimia’ en este lugar', ¿le importaría explicármelo?”

Recepcionista: “Oh, bueno, está bien. La alquimia es, como su nombre indica, el control de metales a través del medio de la magia de la tierra. Se suele utilizar en la creación de objetos metálicos, la transformación de oricalco, o la creación de la más alta calidad de golems. Las pociones mágicas que acaba de mencionar Suimei-san, pertenecen a una disciplina diferente de la magia, la farmacología mágica ...”

Suimei: “...”

Recepcionista; “... Suimei-san?”

Suimei: “Lo siento, no es nada.”

 

La Alquimia de su mundo se había originado en el antiguo Egipto y Grecia. Combina la metalurgia, la medicina, la fabricación de vidrio, y las técnicas de química de la época en un enorme cuerpo de conocimientos. Con el desarrollo de una medicina que tiene el conceder la inmortalidad como su mayor objetivo, se dice que ha acumulado la suma total de todo el conocimiento humano hasta el momento bajo una misma disciplina.

 

Después, bajo la influencia de las enseñanzas de Hermes y el legendario alquimista Paracelso, la alquimia había cambiado gradualmente. En su nueva forma, la medicina de la inmortalidad se había convertido en sinónimo de la piedra filosofal, y sus objetivos principales se habían convertido en el refinamiento de metales preciosos y metales para la creación de homúnculos y la reproducción de la materia. Es comprensible que se convirtiera en una de las principales escuelas de magia. Debido a que este mundo nunca había tenido un Trismegisto, un Hermes o un Paracelso, era obvio que la alquimia de este mundo sería diferente de la de su mundo.

 

La metalurgia y la creación de golems podría, a lo sumo, describirse como un corolario de la alquimia de su mundo. Quedo, sin embargo, interesado en esta “farmacología médica” que aparentemente no estaba relacionada con la alquimia de este mundo. De cualquier manera, estaba claro que la alquimia de este mundo era diferente de la que estaba familiarizado. Si no tenía cuidado cuando hablaba, podría causar algunas complicaciones.

 

Recepcionista: “... C, Cierto. Pues bien, ¿está bien si coloco como capaz de usar magia de restauración?”

Suimei: “Sí.”

 

Después de una ligera inclinación con la cabeza, la recepcionista escribió la información pertinente en el formulario de registro. A continuación, aclarando su garganta con una tos, continuó en un tono de tipo empresarial.

 

Recepcionista: “Ahem. Disculpe. A continuación, vamos a explicar sobre el gremio de aventureros, Pabellón del Crepúsculo, y llevar a cabo una evaluación de clasificación. Los detalles de esto último se explicarán más adelante por el personal correspondiente. Ahora voy a hablar sobre el Pabellón del Crepúsculo en primer lugar.”

 

Suimei asintió, y la joven comenzó su explicación.

 

Recepcionista: “El Gremio de Aventureros, Pabellón del Crepúsculo, es la rama del gremio de aventureros que opera principalmente dentro de los límites del Reino de Aster, el Imperio Nelferian, y los territorios de los Estados Autónomos de Sadias. Los servicios que prestamos son necesariamente tan variados como las misiones que aceptamos, pero la gran mayoría cae entre una de las misiones siguientes: Escolta para los que se reúnen las hierbas en zonas peligrosas, atacar antiguas mazmorras, exploración de las regiones fronterizas, y la eliminación de los monstruos, ¿Alguna pregunta?”

 

El silencio de Suimei provocó una pregunta de confirmación por parte de la recepcionista. Hasta este punto, todo lo que había oído refleja lo que había leído en la biblioteca de Camelia.

 

El gremio de aventureros, Pabellón del Crepúsculo, era un gremio especial con la capacidad de operar libremente dentro de las fronteras de los tres reinos. Sus oficinas centrales se encuentran en los territorios de los Estados Autónomos de Sadias, tiene ramas Masivas tanto en Aster y Nelferia. Esta era una organización con la autoridad para aceptar las solicitudes emitidas por el propio gobierno.

Siguiendo la conversación hasta el momento, Suimei asintió, señalando a la recepcionista para continuar.

 

Recepcionista: “Entonces voy a seguir con la explicación, ¿de acuerdo? Ahora, aunque antes había dicho que operamos ‘principalmente’ dentro de las fronteras de los tres reinos, pero estrictamente hablando, a los miembros del Pabellón del Crepúsculo no se les permite operar fuera de los tres reinos. ¿sabe por qué?”

 

La repentina pregunta fue inesperada, pero no es difícil de contestar, por lo Suimei le respondió directamente.

 

Suimei: “Debido a que otros reinos son ya sea abiertamente hostiles a los tres reinos o de otra manera los ven como enemigos, ¿verdad? De tal manera que los miembros del Pabellón del Crepúsculo no pueden entrar fácilmente a otros países, y, por otra parte, no pueden utilizar su estatus como miembros del gremio. Si lo hicieran así, daría lugar a circunstancias peligrosas. Algo por el estilo.”

Recepcionista: “Eso es correcto. Es por eso que cuando salga de los tres reinos, es necesario tener mucho cuidado. Si no va a través de los canales adecuados, entonces es muy posible que usted sea arrestado bajo sospecha de ser un espía. Aunque la relación entre naciones ha mejorado mucho desde que los demonios han atacado, sigue siendo mejor que tener cuidado.”

Suimei: “Entendido.”

 

Que algo así sucediera era más que posible, así que Suimei expresó su comprensión a la recepcionista que tenía una expresión seria mientras le recordaba el peligro.

 

Recepcionista: “Cambiando de tema, nuestro gremio utiliza un sistema de calificación para registrar la información sobre nuestros miembros. Las clasificaciones van desde rango E hasta Rango S, los miembros reciben las comisiones en función de su clasificación. Más específicamente, los miembros de rango E son incapaces de aceptar comisiones de rango D. Si desea tomar comisiones de mayor rango, es necesario completar muchas tareas para mejorar su evaluación y permitir una promoción hacia arriba. “

 

Suimei: “Y en que está basada la evaluación?”

Recepcionista: “Si bien hay muchos factores, los logros alcanzados al completar las comisiones son el criterio principal. Esto es, después de todo, el tipo de organización de que se trata. Esto es algo que se debe esperar.”

 

Suimei asintió en respuesta.

 

Como era de esperar, la evaluación de los miembros del gremio depende de la experiencia laboral. Había comisiones para cosas como la caza de monstruos o bandas de delincuentes, y así algo como eso era lo justo. Suimei sólo había planeado aceptar comisiones adecuadas de todos modos, así que esto no era un problema para él.

 

Recepcionista: “Además, las solicitudes, en su mayor parte, son anunciadas por nosotros, los miembros del personal del gremio. No dude en mirar por encima de la placa de solicitudes por algún puesto de trabajo que le gustaría hacer, y luego lo trae a uno de nosotros. En ese punto, vamos a investigar y determinar la idoneidad de la comisión sobre la base de su rango, así que por favor tenga esto en cuenta.”

 

A mitad de su explicación, Suimei notó algo.

 

Suimei: “En su mayor parte?, ¿significa que hay ocasiones en que las comisiones son dadas por asignación? “

Recepcionista: “Buen trabajo en darse cuenta de eso. Sí. Comisiones a gran escala que los miembros normales son incapaces de soportar y comisiones de extrema dificultad se manejan de esta manera. Como corresponde a la solicitud en cuestión, vamos a reunir a los miembros del gremio y emitir las asignaciones a las personas adecuadas para que el asunto sea atendido. Sin embargo, los elegidos son o bien miembros de alto rango o aquellos que poseen habilidades especiales. Esto no tiene nada que ver con usted en este momento.”

 

“Tal vez” Suimei respondió vagamente.

 

A pesar de que incluso si hubiera querido tomar una solicitud de este tipo, dado que actualmente no tenía logros de que hablar, y, al contrario, tenía que ganarse la confianza del gremio, era cierto que estas solicitudes no eran algo por lo que tuviera debe preocuparse.

 

Recepcionista: “Lo último se refiere a la tarjeta de miembros del gremio. Después de esto, se le dará una tarjeta que sirve como prueba de su identidad como miembro del gremio, así como su identificación personal. No la pierda. Si fuera a caer en manos equivocadas, mucha cosa mala se podría hacer con ella. Por favor, asegúrese de eso. Si el mal uso de sus tarjetas causa daño a la reputación del gremio, será castigado. Por favor, tenga cuidado.”

Suimei: “Lo haré.”

Recepcionista: “Una nota final. El diseño de la tarjeta de miembro cambia en función de su rango, por lo que cuando se está evaluando o ha cambiado su rango, se necesitará una nueva tarjeta. Nos disculpamos por cualquier inconveniente que esto pueda causar.”

 

Acabado con su explicación, la recepcionista respiró profundamente.

 

“Eso es todo con respecto a la introducción del gremio, a continuación, se tiene que tomar la evaluación de clasificación. Por favor, tome asiento más allá de esa puerta de allí y espera su examen,” dijo ella, indicando la puerta de que se trate con la mano.

 

Como se indicó, Suimei se acercó a la puerta interior.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 14: La evaluación es una batalla… por supuesto que lo es…




Manual




Suimei, después de haber sido instruido por la recepcionista de que iba a someterse a una evaluación, tomó asiento en el pasillo que conectaba con los pasillos interiores del gremio de aventureros.

Una linterna iluminaba débilmente la habitación, llenándola de una profunda sensación de deja vu.

- La sensación de un hospital por la noche.

 

Cuando Suimei era golpeado por este sentimiento tan ajeno a este mundo, mientras estaba sentado en la silla con la espalda recta, un miembro del personal salió de las profundidades del pasillo. Era una chica de cabello rubio y abultado, vestida con el mismo uniforme de gremio que la recepcionista había usado.

 

En poco tiempo, la muchacha había llegado a su lado, e inclinando la cabeza, preguntó: “¡Um, Suimei Yakagi-san, ¿verdad?”

 

Suimei: “Sí, soy yo.”

 

Suimei asintió con franqueza. La expresión de la muchacha se iluminó y una suave sonrisa tocó sus labios mientras se presentaba.

 

Dorothea: “Lo siento por eso. Mi nombre es Dorothea, y estoy a cargo de guiar a los nuevos reclutas. Encantado de conocerte.”

Suimei: “Ah. Es un placer conocerla.”

 

Con esta chica, respetuosa y amable, mantuvo el tono educado que había usado con la recepcionista de antes.

Había un mundo de diferencia entre la forma en que ella lo trataba y la forma en que había sido tratado fuera. Mientras Suimei reflexionaba sobre el contraste, Dorothea sonrió alegremente y volvió a hablar.

 

Dorothea: “Oh, no hay necesidad de tal formalidad. Hable normalmente. Tenemos casi la misma edad, así que está bien.”

Suimei. “... ¿Está bien? ¿No sería grosero?

Dorothea: “Está bien, está bien ~ Esto es más fácil para mí también, sin mencionar que es mi trabajo hacerlo más fácil a los nuevos reclutas que están nerviosos y preocupados por la evaluación. Aunque, tengo que decir, en realidad no parece que la última parte se aplique a ti, Suimei-san.”

Suimei: “Jaja ... Está bien entonces. Encantado de conocerte.”

 

“¡Encantado de conocerte también!” - Dorothea respondió con gran entusiasmo, Suimei aceptó su petición.

“Vamos a dar un paseo” - continuó, dirigiéndose por el pasillo con Suimei siguiéndolo de cerca.

 

De repente se volvió hacia él, al parecer golpeada por un pensamiento repentino.

 

Dorothea: “Oh, miré su formulario de registro. Suimei-san, eres un mago, y uno con propiedades elementales de fuego y viento, ¿verdad? “

Suimei: “Oh sí. Más o menos.”

Dorothea: “¿Más o menos? Seguro que eres modesto. ¿No activaste magia sin un encantamiento?, ni siquiera una palabra clave y enviaste a Roha-san a volar. Debes ser un mago increíble.

 

“No, no, nada de eso. Yo estaba en un apuro, así que lo hice inconscientemente. Es algo que sólo ocurre en ocasiones” - contestó Suimei, con una sonrisa en su rostro igual a la de ella.

 

“El ya mencionado ‘Roha-san’ era el hombre del Claymore de antes, uh.” - Lo había golpeado tan rápido que no había podido medir sus habilidades; ¿Acaso era una persona de renombre en el gremio? No queriendo llamar la atención, había intentado esconderse detrás de una fachada de modestia, pero parecía que sus acciones habían sido malinterpretadas.

 

Dorothea: “Hmm ... De lo que sé, sin embargo, la magia no es algo tan temperamental como lo haces sonar...”

 

Ella frunció el ceño mientras pensaba con dificultad. Lo que Suimei había dicho le pareció raro a ella. Sus palabras demostraron que sabía bastante acerca de la magia.

En ese caso, ¿qué debería decir para disipar sus dudas? No quería dejar una mala impresión en ella, así que decidió que daría una explicación adecuada.

 

Suimei: “...Encantamientos aparte, es posible activar la magia de otras maneras. Además, la magia que usé no fue nada sorprendente.”

Dorothea: “¿De Verdad?”

Suimei: “Es de conocimiento común, ¿sabes?”

 

Esto probablemente evitaría más investigaciones. En lugar de parecer un individuo sospechoso que escondía secretos, era mejor dar lo que parecía ser una explicación plausible.

Dorothea probablemente no iba a cavar más profundo que eso, y de hecho no lo hizo. En cambio, cambió el tema.

 

Dorothea: “Suimei-san, suenas como un profesor de magia. ¿Te importa si le pregunto algo? Si no es por encantamiento, entonces, ¿cómo puede activarse la magia?”

Suimei: “Eso es un secreto.”

Dorothea: “Hmph. Eres sorprendentemente tacaño, Suimei-san.”

 

“¿Hay gente que realmente exponga sus secretos tan fácilmente?” - Suimei respondió encogiéndose de hombros.

 

Dorothea pareció aceptar esa respuesta.

 

“Supongo que eso es cierto” – dijo Dorothea, antes de cambiar de tema una vez más. - “... Tengo que decir, sin embargo ... si bien es cierto que Roha-san es definitivamente una persona bastante impulsiva, incidentes repentinos como el anterior seguro que han estado sucediendo mucho más últimamente.”

 

El comentario de Dorothea parecía destinado a aliviar parte de la culpa que Suimei pudo haber puesto en el personal del gremio. Esto llevó a Suimei a hacer una pregunta.

 

Suimei: “... ¿En realidad hay mucha gente que haga esas bromas?”

Dorothea: “Sí, realmente los hay. Hay quienes se acercan a la ventana de la recepción soñando con la vida de un aventurero a pesar de no tener la menor capacidad de combate, así como también hay tipos más desagradables que sólo se preocupan por las ventajas de la membresía del gremio. Creo que puede ser debido a la aparición del héroe, pero desde hace tres días, ha habido muchos más de ellos.”

 

Parecía que esto había causado muchos problemas para el personal del gremio, haciendo que Dorothea suspirara pesadamente mientras caminaban. Para la humanidad, que estaba descorazonada a raíz de la caída de Noxeas a manos de los demonios, la llegada del Héroe había sido como un disparo en el brazo. No estaba muy seguro de lo que la mayoría de la gente pensaba del héroe, pero si sus sentimientos eran algo como los de la ciudad, a pesar de la falta de evidencia, probablemente vieron su existencia como el símbolo de su victoria. De hecho, probablemente se habían inspirado para pensar que, con un poco de esfuerzo, podían hacer cualquier cosa. Por esa razón, un número de personas probablemente había sido “infectada” hasta el punto de que habían perdido de vista la realidad y comenzaron a pensar que la voluntad podría tomar el lugar de la capacidad.

 

Había sido este entusiasmo rabioso que había causado el incidente antes.

 

Suimei: “¿Significa eso que voy a encontrarme con gente así a dónde vamos?”

 

En su mente, imaginó una muchedumbre de chuunibyou reunidos.

 

Dorothea: “No. Eres la última persona que se va a evaluar hoy. Todo el mundo ya ha terminado.”

Suimei: “…Ya veo.”

Dorothea: “¿Hay algo extraño en eso?

Suimei: “…No, es nada. Nada en absoluto.”

 

Suimei sacudió el tema ante la desconcertada Dorothea, lo que le impulsó a cambiar el tema una vez más.

 

Dorothea: “Oh, eso me recuerda, Suimei-san. ¿Has visto al héroe durante el desfile?”

Suimei: “Bueno, supongo que podría decir que si...”

 

O más bien, la vista de esa cara había sido algo diario para él antes - pero no hacía falta decir que esto era algo que no debía ser compartido.

Dorothea parecía estar pensando.

 

Dorothea: “Reiji-sama, ¿verdad? Él realmente tiene esa aura indescriptible en él, como se espera de alguien llamado Héroe. Por lo que he oído, cada generación de Héroes parece que encarnan el valor y justicia.”

 

Mientras ella hablaba, de repente se detuvo y cerró los ojos, una expresión de anhelo apareció en su rostro. Debía haber estado reviviendo el momento del desfile.

Dentro de la figura del Héroe que se había quedado grabada en su memoria, ¿había encontrado esperanza? Como Suimei había pasado sus días junto con Reiji y Mizuki, no había tenido tal sentimiento, pero tal vez las cosas no eran las mismas para Dorothea y otras como ella.

Suimei hizo otra pregunta a ella, cuya actitud hacia el Héroe era tal vez representativa del pueblo.

 

Suimei: “Dorothea, ¿de verdad crees que el Héroe destruirá al Señor Demonio ya sus ejércitos?

Dorothea: “Si el legendario poder del Héroe es real, entonces no creo que deba ser un problema”.

Suimei: “¿Qué dicen las historias?”

 

Su pregunta de seguimiento provocó una mirada de sorpresa de Dorothea, y sus ojos se abrieron de par en par.

 

Dorothea: “¿No las conoces, Suimei-san?”

Suimei: “Por desgracia, no, lo siento.”

 

Esto no era algo por lo que Suimei realmente sintiera pena, pero decidió que un tono de disculpa era lo correcto por el momento. Las leyendas sobre el Héroe eran obviamente algo comúnmente transmitido por el pueblo. Mirando la reacción de Dorothea, Suimei sintió que tal vez las historias del Héroe eran tan cercanas al corazón de la gente como las leyendas y lo cuentos de hadas de su mundo.

 

“... Qué inesperado”- respondió ella, antes de comenzar a explicar - “La fuerza de aquel llamado Héroe es algo que se puede encontrar tanto en los libros de historia como en las leyendas transmitidas entre nuestro pueblo. A lo largo de la historia, ha habido una serie de veces cuando el mundo se ha enfrentado a una grave crisis, y los pueblos del mundo han respondido mediante la invocación de un héroe. El Héroe en batalla es un espectáculo glorioso. Las historias incluyen relatos de héroes anteriores que cortan gigantes tan altos como montañas en dos con un solo corte, usando magia voladora para perseguir a déspotas locos, o cortando a la oscuridad y a las bestias como el Señor Demonio con una espada sagrada.”

 

Suimei: “Haa --”

 

Sus palabras despertaron su interés, no sólo por su propio bien, sino porque también hablaron algo de la situación de Reiji y Mizuki. Era natural que él estuviera realmente interesado. Tendría que investigar más a fondo más adelante.

 

Dorothea: “¿Y qué piensas, Suimei-san?”

Suimei: “Hmm?”

 

La súbita pregunta lo había pillado desprevenido. Básicamente, sugirió que era su turno de hablar, continuó.

 

Dorothea: “Sobre el héroe y la fuerza de supresión del Señor Demonio. ¿Crees que pueden hacerlo, Suimei-san?

Suimei: “…Buena pregunta. Si el héroe actual es realmente como los de las historias que usted mencionó, entonces debería ser posible. El problema es si coincide o no con la realidad actual.”

 

“¿Crees que pueden hacerlo? Mi trasero” - Reiji y los demás definitivamente no pueden hacer ese tipo de cosas, así que no hay manera de que las cosas salgan tan bien como lo hacen en esas historias.

 

Dorothea: “Oh, ¿no estás de acuerdo?”

Suimei: “No, no es eso. Más específicamente, creo que es ingenuo suponer que la victoria vendrá simplemente porque el Héroe existe. Si van o no a tener éxito es algo que nadie puede saber con certeza...”

 

Suimei, como alguien con una comprensión precisa de la situación actual, estaba bastante incómodo. Si uno creía realmente que recibir un enorme poder era suficiente para garantizar la victoria, eso sólo servía para demostrar lo poco que realmente sabía de la batalla.

Suimei entrecerró los ojos con preocupación.

 

Dorothea: “Es mejor no dejar salir esos pensamientos cuando estés afuera. Si los creyentes de la Iglesia de la Salvación, que tienen a los héroes como los emisarios de la Diosa Arshuna, fueran a oírle, usted estaría absolutamente calificado para recibir un sermón.”

Suimei: “Jaja ... tendré cuidado.”

 

Esto de nuevo. Lefille había dicho lo mismo. Parecía que, para los pueblos de este mundo, los sermones de la Iglesia eran algo que había que temer hasta el punto que ellos lo presentaban como una amenaza tangible. Por el bien de sus objetivos, tendría que tener mucho cuidado a partir de ahora.

 

La expresión de Dorothea cambió. Su mirada de reprimenda fue reemplazada por una mirada de acuerdo.

 

Dorothea: “Dicho esto, lo que dijiste es cierto, Suimei-san. De hecho, la mayor parte del gremio de aventureros no es tan optimista. De cualquier manera, es una verdad que el aspecto radiante del Héroe ha afectado mucho las cosas. No sólo los caballeros o los soldados de infantería son los que han visto un rápido aumento en las solicitudes para unirse a sus filas, en los últimos días, hemos recibido varias veces más solicitantes de lo normal “.

Suimei: “Y por eso la recepcionista trató de hacer que me fuera, ¿verdad?”

Dorothea: “Así es. Suimei-san, por lo menos, deberías llevar contigo un cetro mágico. Incluso los últimos solicitantes no calificados han traído el equipo adecuado con ellos, y tu ni siquiera has traído una tarjeta que te identifique. Por lo que eres completamente desconocido.”

Suimei: “Lo siento por eso, de verdad. Estoy reflexionando sobre mis acciones.”

 

Si las acciones simplemente no se habían pensado adecuadamente, eso era una cosa, pero esta vez, tampoco había tomado nota de su entorno, una supervisión bastante seria.

Su cabeza colgaba mientras suspiraba en su interior. Dorotea asomó el pecho y habló.

 

Dorothea: “Está bien si lo entiende. De todos modos, no es como si fuera la gran cosa.”

 

Inesperadamente, esta chica tenía un lado bastante insensible en ella.

 

Suimei: “Incluso si dices eso, fue una manera muy violenta de invitar a alguien a que se fuera, ¿no?”

 

Esto era algo por lo que Suimei había estado preocupado todo este tiempo. Incluso si quisieras escoltar a alguien fuera del edificio, la forma en que lo habían hecho había sido exagerada, por decir lo menos. Tal vez esto era simplemente porque Suimei estaba demasiado acostumbrado a la mentalidad de servicio cortés de su propio mundo, pero si así, entonces, ¿cuál es el trato correcto en este mundo?

 

Dorothea: “¿Te refieres a cómo trabaja el personal del gremio?”

Suimei: “Sí. Hacen las cosas de esta manera podría realmente dañar la reputación de sus chicos. Si otros como yo fueran a recibir el mismo tratamiento, y no lo tomaran de la manera como yo lo hice, entonces el gremio podría perder a algunos prometedores reclutas, ¿verdad?”

 

Inesperadamente, ella respondió con indiferencia - “Si alguien fuera a retroceder sólo por algo así, entonces no tenemos ningún interés de todos modos. No es como si estuviéramos sufriendo por los números.”

 

Su respuesta había sido clara y sin vacilar. Respondiendo a la otra cuestión que había planteado, agregó - “Además, los malos rumores que circulan sobre el gremio de aventureros son la norma.”

 

Suimei: “Por los éxitos del Pabellón de Crepúsculo?”

Dorothea: “Sí.”

 

Su tono sugería que no se molestó en lo más mínimo.

 

Dorothea: “¿Alguna otra pregunta?”

 

Por supuesto que sí. Sobre aquello que no podía evitar,

 

Suimei: “Entonces, ¿qué es exactamente lo que implica la evaluación?”

 

Revelo directamente su preocupación. En aquellas novelas que Mizuki tanto apreciaba, el registro en los gremios para personas de otro mundo siempre implicaba poner la mano en un cristal que medía la cantidad de maná o alguna otra locura de ese tipo. Este mundo, al parecer, era lo mismo.

Como si hubiera estado esperando esta pregunta todo el tiempo, la respuesta de Dorothea fue enérgica.

 

Dorothea: “¡Con una batalla, por supuesto!”

 

“¡Por supuesto!” - ¡Mi trasero!

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

No mucho después de haber respondido a su pregunta, Suimei pasó a través de un conjunto de puertas como lo había pedido Dorothea. Apareció delante de sus ojos un enorme campo de entrenamiento cubierto.

 

Suimei: “No es de extrañar que el gremio ocupe tanto espacio. Había algo así aquí.”

 

Las palabras murmuradas de Suimei suscitaron el acuerdo de Dorothea.

 

Dorothea: “Así es. Este es el gremio de aventureros más grande de los tres reinos, después de todo. Por supuesto, tendríamos instalaciones como esta preparadas.”

 

Un campo de entrenamiento. Dado lo que sabía de la fuerza de los miembros del gremio, algo así era necesario.

Pero-

 

Suimei: “¿Esta vacío?”

 

Tal como había dicho, el campo estaba desocupado. Aunque parecía que había alguien detrás de las puertas situadas dentro.

 

Dorothea: “Antes del mediodía, este segundo campo de entrenamiento está reservado con fines de evaluación. A nadie más se le permite usarlo. Aquellos que ya han terminado su evaluación deben estar en esa habitación allí, terminando su registro.”

 

“Ah ...” respondió Suimei con calma.

 

De repente, notando que el sentimiento transmitido por sus pies era algo extraño, o, mejor dicho, toda la habitación le daba una extraña sensación, miró hacia abajo.

 

Suimei: “Disculpe, pero este material ...”

 

“Buen trabajo notando eso. Esta sala de entrenamiento fue construida con un material recientemente descubierto, resistente a la magia. Incluso si usas magia aquí, el edificio no será dañado fácilmente” - respondió ella con orgullo.

 

Suimei: “¿Material resistente a la magia?”

Dorothea: “Correcto. Todavía es muy nuevo, por lo que sólo está en uso aquí. Impresionante, ¿verdad?”

Suimei: “Sí. Así que algo así existe ... “

 

La tranquila respuesta de Suimei ignoró por completo a Dorothea, que estaba casi llena de orgullo.

 

A pesar de su tono despreocupado, su mirada se mantuvo fija en el suelo. El suelo y las paredes eran, en la medida de lo que podía decir, simplemente una mezcla de madera y piedra. ¿Podría ser esto realmente el material resistente a la magia? En su mundo, los materiales tratados con magia eran bastante comunes, pero a partir de sus inspecciones, este material no llevaba rastros de tratamiento mágico. Si su resistencia mágica era una propiedad innata, entonces eso realmente era algo digno de interés.

 

Cuando Suimei miró a su alrededor, interrumpió Dorothea.

 

Dorothea: “Como mencioné anteriormente, el encuentro se llevará a cabo aquí. Suimei-san, tendremos que hacer que luches contra los miembros del gremio de nuestra elección, y su rango se basará en nuestra evaluación de su rendimiento durante el encuentro. ¿Está bien?”

Suimei: “Bueno, no es como si tuviera un problema con eso ... pero, hablando hipotéticamente - sólo como un ejemplo - ¿hay algún otro método de evaluación además de la batalla?”

Dorothea: “Hah ... Esa es una pregunta un poco difícil. En realidad, déjame hacerte una pregunta en su lugar: si no es una batalla, ¿entonces qué? “

 

Sí, no había nada más, ¿verdad?

 

Suimei: “…Okey.”

Dorothea: “¿Huh?”

Suimei: “Oh, sólo estoy diciendo que lo entiendo.”

 

Dorothea no entendió su respuesta y Suimei explicó que había respondiendo afirmativamente. Aunque el japonés era traducido sin dificultad, aparentemente no funcionaba con las palabras prestadas. Mientras reflexionaba sobre la ineficacia de la comunicación, alzó la cabeza para contemplar el techo de madera. Mirando hacia atrás, Dorotea todavía parecía un poco confundida.

 

Dorothea: “Ha ... Si usted lo dice. Ahora, entonces ...”

 

Justo cuando Dorothea estaba a punto de continuar, percibieron la actividad desde el cuarto interior. Las puertas se abrieron y alguien salió.

Habiendo notado su presencia, el recién llegado les llamó.

La voz que llegaba a sus oídos era como el tintineo de una campana de plata, una voz como una suave brisa.

 

Lefille: “¿Es Suimei-san?”

Suimei: “Oh, Gurakis-san. Nos encontremos de nuevo.”

 

Mirando hacia ellos está la persona que había conocido antes por una razón decididamente única, Lefille Gurakis.

Su pelo de color rojo brillante que fluía detrás de ella mientras se acercaba, frunció el ceño ante el saludo de Suimei, y una mirada de shock apareció en su rostro.

 

Lefille: “¿Qué te trae por aquí?”

Suimei: “Me dicen que voy a someterme a una evaluación de algún tipo.”

Lefille: “... ¿Eh?”

Suimei: “¿Hay algo mal?”

Lefille: “... ¿No estabas aquí para presentar una solicitud?”

Suimei: “Oh…”

 

Ante la mirada sorprendida de Lefille, Suimei finalmente entendió. Eso era lo que ella había querido decir antes.

Cuando se habían separado en el mostrador de recepción, le había deseado bien con su “comisión”. Ella lo había malinterpretado. Pensando de nuevo, ahora comprendía la razón de sus palabras.

Queriendo disipar el malentendido lo más rápido posible, Suimei volvió a explicar su objetivo.

 

Suimei: “En realidad, soy como tú Gurakis-san: Estoy aquí para unirme al gremio. Oh, por cierto, básicamente soy un mago.”

Lefille: “Ya lo veo. No llevabas armas, así que pensé ...”

Suimei: “…Lo siento. Realmente, realmente lo siento.”

Lefille: “¿Por qué te estas disculpando?”

Suimei: “No te preocupes por eso.”

 

Por supuesto que esto había sucedido. Suimei habla de cosechar lo que siembras. Las palabras que había escuchado no hace mucho me impresionaron profundamente.

Mirando a los dos hablar con familiaridad, Dorothea interrumpió.

 

Dorothea: “¿Son amigos?”

Suimei: “No, nos conocimos por primera vez en la puerta de la recepción.”

 

“Oh, ya veo” - contestó Dorotea.

Suimei entonces hizo una pregunta a Lefille, que acababa de responder a Dorothea.

 

Suimei: “Gurakis-san, ¿cómo fue tu evaluación?”

Lefille: “Ah, acabo de terminar, en realidad.”

Suimei: “¿Y el resultado?”

Lefille: “No está mal.”

 

Cuando respondió, sus ojos se cerraron y sonrió valientemente. Desde el punto de vista de ella, su “no está mal” no era un “me las arreglé para conseguirlo” sino más como un “no tuve que ir con todo” Ella no parecía cansada, ni respiraba pesadamente.

Una vez que Dorothea se dio cuenta de quiénes habían sido los oponentes de Lefille, parecía al mismo tiempo aturdida y angustiada.

 

Dorothea: “Usted luchó contra esos dos y todavía puede decir 'no está mal'? Esos dos son considerados verdaderos maestros por aquí, ¿sabes?”

Lefille: “¿De Verdad? Sólo luché como de costumbre.”

Dorothea: “Como de costumbre... Lefille-san, de seguro es una lástima que no pienses quedarte.”

Suimei: “...?”

 Suimei, sorprendido por el comentario de Dorothea, sin saberlo le preguntó a Lefille.

 

Lefille: “Ah, por eso...”

Dorothea: “Siento interrumpirles a ustedes dos, pero ya es hora de empezar. ¿Está bien?”

 

Preocupada por el tiempo, la pregunta de Dorothea ahogó la respuesta de Lefille. Habían pasado bastante tiempo conversando mientras caminaban.

Parecía que continuar con el tiempo que tenían crearía problemas para otros.

 

Suimei: “Ah. Estoy listo cuando sea.”

 

“Entendido. - ¡Entonces, Raikas-san y Enmarph-san! podrían!” -exclamó de repente Dorothea, volviéndose hacia las profundidades del campo de entrenamiento.

 

Las voces gritaron a cambio, y dos hombres salieron de dentro de las puertas de la habitación. Uno de ellos era un guerrero vestido con una armadura de cuero y llevaba una espada de dos manos mientras que el otro estaba vestido con una bata y llevaba un bastón en una mano, un mago por su aspecto.

Su declaración parecía dirigida a este par, haciéndolos sus oponentes del encuentro para la evaluación. La única cosa era-

 

Suimei: “¿Hay dos?”

Dorothea: “Sí. Por favor, seleccione a su oponente entre Raikas-san y Enmarph-san. Raikas-san es un guerrero y Enmarph-san es un mago. Aunque sus especialidades son diferentes, ambos son muy hábiles, deberían estar bien para evaluar su fuerza. “

 

Suimei: “Mmmm”

 

Mientras terminaba de hablar, Suimei aprovechó la oportunidad para evaluar a los dos. Poder mágico, presencia, amenaza. Ninguno de los dos le dio el escalofrió que acompañaba a los oponentes a con los que no se atrevía a bajar la guardia. Suimei se calmó y se acercó.

 

De repente, el guerrero Raikas-san, - al parecer - gritó con un tono de resentimiento.

 

Raikas: “¿Eres el nuevo?”

Suimei: “Sí.”

Raikas: “¿Nombre? ¿Ocupación?”

Suimei: “Mi nombre es Yakagi Suimei. Soy básicamente un mago.”

 

Reaccionando con el tono hostil, la forma de hablar de Suimei volvió un poco más ruda. Su breve respuesta hizo que Raikas lo mirara con recelo.

 

Raikas: “¿Huh? ¿Qué significa ese, ‘básicamente’?”

Suimei: “Ese ‘básicamente’ es una cuestión de sentimiento personal. No te preocupes por eso.”

Raikas: “Ah. ¿Es eso así?”

 

Suimei no estaba seguro de por qué, pero Raikas había sido abiertamente hostil y altivo. ¿Era esto porque estaba de mal humor o era sólo ese tipo de persona? Sus modales eran decididamente crudos. El mago Enmarph era lo mismo. Aunque todavía no había pronunciado una palabra, el aire estaba lleno de tensión nerviosa.

Raikas se volvió para mirar a Lefille.

 

Raikas: “…Tú. ¿Todavía estás aquí?”

Lefille: “Ah. Estuve charlando con ellos un poco.”

 

Las cejas de Raikas se sacudieron y él giró para mirar a Suimei una vez más.

Su actitud de línea dura parecía haber empeorado considerablemente, y ahora se parecía a un demonio.

 

Raikas: “¿Conoces a esta persona?”

Lefille: “¿Huh? Sí, supongo que podrías decir eso...”

 

Mientras Suimei estaba tratando de decidir si debía aclarar que eran recién conocidos en vez de viejos amigos, la voz de Raikas bajó varios grados y sus siguientes palabras tomaron un tono peligroso.

 

Raikas: “…Ya veo. Alguien que usted conoce.”

Suimei: “...?”

Raikas: “¿Usted la conoce? ¿cierto?”

 

¿Qué pasa con esta atmósfera? Mirando hacia arriba, Suimei podía sentir una actitud similarmente hostil de Enmarph. ¿Qué diablos está pasando?

Mientras repetía los acontecimientos en su mente, se le ocurrió una idea.

 

Volviéndose hacia Lefille, le preguntó - “No me digas ... Gurakis-san, los dos a los que golpeaste fueron ...”

 

Lefille: “Sí, es lo que estás pensando. Los dos a los que golpe son estos dos. ... Esto es más o menos por mi culpa. Lo siento por eso.”

Suimei: “Tal y como pensé…”

 

La respuesta fue totalmente esperada, pero Suimei no pudo evitar suspirar de todos modos.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 15: Una batalla inevitable.




Manual




‘¿Qué parte de un encuentro como éste es diferente a la recepción hostil que recibí antes?’ - El número de personas que se habían enojado con él, así como las razones de su ira estaban en una categoría diferente a la anterior, y, sin embargo, sentía que esta situación se repetía una y otra vez. Esos dos eran abiertamente hostiles y desahogaban su ira contra una víctima inocente, llevando a la víctima en cuestión - Suimei - a suspirar. Primero el canciller, después la recepcionista, y ahora estos dos. Hoy, aparentemente era su día para estar inmerso en miradas de odio.

 

De lo que acababa de oír, los oponentes de Lefille durante su evaluación de clasificación habían sido estos dos. Uno era el guerrero llamado Raikas, y el otro un mago llamado Enmarph.

 

La evaluación de clasificación también se suponía sería un momento en que los aventureros de ‘Twilight Pavilion’ podrían pedir indicaciones sobre las técnicas de batalla. Originalmente, los nuevos reclutas debían seleccionar a un solo oponente contra quién competir. Lefille, sin embargo, había luchado contra ambos, uno tras otro.

 

El resultado fue obvio, eso se podía determinar con una mirada rápida. Si se ignora la esbelta espada de Lefille y la armadura ligera, entonces lo que queda es una mujer joven con la belleza de una mariposa o una flor. Dada su mala actitud hacia una chica de tal naturaleza, su derrota debe haber sido espantosa.

 

“Así que ahora es mi turno, ¿verdad?” - preguntó Suimei, rudamente.

 

Si lo iban a tratar así, entonces no tenía necesidad de ser educado.

 

“Sí” - respondió Raikas.

 

Suimei: “¿Qué tipo de batalla va a ser?”

Raikas: “El gremio no establece nada con respecto a eso. Sólo tiene que haber una batalla, y luego damos nuestra evaluación. Fin de la historia.”

 

Ya fuera porque consideraba la pregunta molesta o porque estaba de mal humor, la respuesta de Raikas había sido corta y aguda.

A pesar de la sombría mirada en el rostro de Raikas, Suimei hizo otra pregunta.

 

Suimei: “Sólo tiene que haber una batalla, eso significa que una batalla sencilla debería estar bien, ¿verdad? “

Raikas: “Sí. La única regla es que no se pueden usar armas reales durante la evaluación. Ya que eres un mago, eso significa que usas un cetro mágico. Hmm ... Bueno, si tienes uno a la mano, solo usa eso. Sólo recuerda que, independientemente de qué tipo de magia utilices, no se permite causar lesiones graves o matar a nadie. No es como si pudieras hacer algo así con nosotros como tus oponentes de todos modos. ¿No es cierto, Enmarph?

Enmarph: “…No es un problema.”

 

Al responder a la pregunta de Raikas, ésta fue la primera vez que Enmarph habló. Probablemente era un hombre de naturaleza taciturna, pero la expresión de su rostro era idéntica a la de Raikas: una absoluta confianza en sí mismo.

 

De repente, una voz los provoco, “Ustedes dicen eso, ¿pero no acaban de patearles el trasero?”

 

Era Dorothea. Sorprendentemente, era una joven muy atrevida.

 

“¡Silencio! ¡Nadie te preguntó nada!” - Rugió Raikas.

 

Podía sentirse una rabia sin palabras que emanaba de su persona. Dorothea respondió sacando la lengua y rascándose la cabeza. Esta chica realmente le gusta avivar las llamas, ¿no?...

 

Raikas: “¿Así que? ¿Quién va a ser? Si no eliges, entonces lo vamos a decidir entre nosotros.”

Suimei: “...”

Enmarph: “¿Y? ¿Quién va a ser?!”

Suimei: “Bien…”

 

... Tal vez no había ningún punto en pensar demasiado en esto.

 

Desde el momento en que había llegado a este mundo hasta ahora, no había luchado realmente contra un oponente sin magia. Había visto a Reiji y a los caballeros participar en simulacros de combate muchas veces, pero ver algo y tomar parte en ello eran dos cosas completamente diferentes. Además, él había pensado en más de una ocasión que le encantaría tomar parte en tan sólo una batalla. Con esto en mente, este encuentro en el campo de entrenamiento era la oportunidad perfecta. Lefille se marcharía pronto, y eso lo dejaría a solas con ellos. Él ya sabía cómo iba a ‘limpiar’ después de que la batalla terminara.

 

Por otra parte, si él se encargara de las cosas aquí, entonces podría ser capaz de confundir las cuentas de lo que había ocurrido antes, en el mostrador de recepción.

Eso hace que esto sea una verdadera oportunidad, ¿no?

En un instante, Suimei concluyó que incluso si Dorothea no hubiera añadido leña al fuego haciendo declaraciones provocativas, el resultado final seguiría siendo el mismo.

 

Suimei: “Aunque probablemente esté pidiendo mucho, pero... Quiero luchar contra ambos. Al mismo tiempo.”

Lefille: “¿Ohh?

Dorothea: “¡¿Qué?!”

 

El interés de Lefille parecía haber sido picado por su respuesta, mientras Dorothea gritaba de sorpresa.

Las expresiones del par que acababa de desafiar, también cambiaron.

 

Raikas: “... ¿Eh? ¿Quieres luchar contra nosotros al mismo tiempo? Tu mequetrefe, ¿vas realmente en serio? “

Suimei: “Hmph. Odio las bromas que no son graciosas.”

 

Como era de esperar, las palabras tranquilas de Suimei sólo sirvieron para empeorar el estado de ánimo de Raikas.

 

Raikas: “Tal vez si tuvieras la fuerza de esa mujer, ¿pero un débil mago como tú piensa que puede vencernos? ¿No me digas que mandar a ese tipo a volar se te subió a la cabeza?”

Enmarph: “...”

 

La mirada de Enmarph era penetrante, fácilmente un fósforo para la indignación visible de Raikas. Suimei ya había anticipado esta reacción. Para aventureros tan confiados en sus habilidades como estos dos, ser desafiados por un mocoso como este, por supuesto las cosas tomarían este rumbo.

 

Sin embargo, le habían estado mostrando una falta de respeto desde el principio. Como tal, esto no era más que darles una cucharada de su propia medicina. Tal vez un forastero habría visto esta elección despreciable, pero tenía sus propios objetivos a alcanzar, ya la luz de eso, no iba a poner tanto énfasis en preocuparse por cómo otras personas se sentían.

 

Al sentir la tensión en el aire, Dorothea, incapaz de controlar su voz, preguntó: “Um, Suimei-san. ¿Estás realmente seguro de esto?

 

Suimei: “Ah, sí, esto es lo que quiero. Tengo que ir a buscar un lugar para quedarme después de esto, así que me gustaría ocuparme de las cosas lo más rápido posible.”

Dorothea: “Eso no es lo que quise decir-”

 

“Tienes la confianza para vencernos rápidamente, ¿verdad?” - Raikas interrumpió, cortando a Dorothea.

 

Suimei: “Sí.”

Raikas: “Qué ridícula afirmación.”

Suimei: “No es realmente la gran cosa. Al igual que ustedes tienen confianza en sus habilidades como aventureros, yo tengo mi orgullo en el camino que he caminado para llegar aquí. El exceso de modestia no es bueno para mi salud mental, después de todo.”

Raikas: “…Mocoso. Si continúas sobreestimando tu propia fuerza, entonces recibirás una paliza. Retira esta estúpida broma y elige a tu oponente. Todavía puedes disculparte.”

 

Raikas volvió a amenazar a Suimei, advirtiéndole que retomara sus palabras. Suimei, habiendo dicho esto ya, no estaba dispuesto a rendirse tan fácilmente.

 

Suimei: “No. No lo haré. Y no tengo intenciones de pedir perdón.”

Raikas: “…Te arrepentirás.”

Suimei: “Aprecio la advertencia.”

Raikas: “Hmph. Enmarph, no podemos dejar que este pequeño mocoso nos tome de esa manera. ¡Vamos a aplastarlo!

Enmarph: “…Entendido.”

 

El indiferente encogimiento de hombros de Suimei enfureció a Raikas más allá de toda razón y provocó una furiosa respuesta de Enmarph. Raikas, al encontrarse con los ojos de su compañero, envió una mirada asesina a Suimei. La mirada de Enmarph no era menos penetrante. De esta manera, los dos caminaron hacia el centro del campo de entrenamiento.

 

(...)

 

... Suimei había sido el blanco de su ira desde el principio. Dicho esto, él también había ignorado su buena voluntad, y se había jactado obstinadamente de su propia habilidad. Para cuando se dio cuenta, las cosas ya habían pasado el punto de no retorno. Si él postergaba esto, entonces eventualmente vendría un día cuando sus acciones regresarían para atormentarlo.

 

Las circunstancias de donde estaba también contribuyeron a la situación actual. Como mago, él no estaba ni un poco preocupado, pero también es verdad que la situación actual era exactamente lo que sus oponentes querían. Como hombres, no podían soportar perder ante un mocoso inmaduro. Suimei era claramente consciente de todo esto, pero no podía dejar de seguir esta línea de pensamiento.

A medida que la situación se hacía más seria aún, una voz gritó desde detrás de él.

 

“Suimei-kun. Esos dos son bastante fuertes. ¿Estás seguro de que esto está bien? - preguntó Lefille mientras se acercaba al campo de entrenamiento.

 

Suimei: (¿Es eso porque ella está preocupada porque voy a luchar contra ellos al mismo tiempo o es porque ella está investigando mi verdadera fuerza?)

 

Suimei asintió en su dirección.

 

Suimei: “Sí.”

Lefille: “¿Tienes la confianza para enfrentarlos al mismo tiempo?”

Suimei: “Lamentablemente, es bastante difícil de imaginar dado lo común que me veo, ¿no?”

 

Mientras se burlaba su mismo en respuesta, Lefille sonrió inesperadamente.

 

Lefille: “Sin duda.”

Suimei: “Respondiste muy rápido! Que cruel.”

 

Así fue como lo vio. Sus bruscas palabras hicieron que ambos estallaran en risas.

 

Suimei: “Hehehe ...”

Lefille: “Jajaja…”

 

Sorprendentemente, parecían ser bastante compatibles. La guía de la Diosa Arshuna es milagrosa, pensó Suimei.

 

Suimei: “... De todos modos, luchar contra ambos a la vez está en línea con mis objetivos. Esto funciona perfectamente.”

Lefille: “…Ya veo. Bien entonces. No diré nada más.”

 

Lefille asintió, antes de volverse inesperadamente hacia Dorothea.

 

Lefille: “Perdone, pero ¿puedo ver esto desde el banquillo?”

 

Suimei: “¿Wuh?”

 

Completamente y totalmente conmocionado, algo que ni siquiera era una palabra sin querer dejó la boca de Suimei.

 

“Eso no es un problema, pero Suimei-san, probablemente no quiera que alguien lo vigile, ¿verdad?” - Preguntó Dorothea, después de dar su consentimiento a Lefille.

 

Suimei: “Oh ... No, está bien.”

Dorothea: “Si está bien, entonces ¿por qué su cara luce de esa manera?”

Suimei: “Oh, esto no tiene nada que ver con eso. Eso solo que quedé muy sorprendido.”

 

“¿De veras?” - preguntó Dorotea, levantando la cabeza con confusión.

 

Después de recibir el permiso, Lefille asintió encantada.

 

Lefille: “Estupendo. Veamos qué puedes hacer.”

 

Lefille parecía totalmente decidida a observar. Su próxima batalla contra ambos oponentes al mismo tiempo parecía haber movido el espíritu de su guerrero.

Su magia estaba a punto de ser vista por otros. Aunque ya sabía cómo iba a ocuparse de eso, no podía dejar de pensar en ello, incluso mientras caminaba hacia el centro del campo de entrenamiento.

Y entonces-

 

Dorotea: “Bien. ¿Están todos listos?”

Raikas: “…Sí.”

Enmarph: “...”

Suimei: “Estoy bien aquí.”

 

Raikas sacó su espada de su vaina y Enmarph se movió en una postura de combate, apuntando la extremidad de su bastón hacia Suimei.

Cuando lo hicieron, Suimei expresó su disposición a comenzar, colocando sus Guantes Divergentes sobre sus manos y sacando un vial de su bolsillo.

Raikas, sin comprender lo que estaba viendo, preguntó: - “¿Qué es eso?”

 

Suimei: “Nada especial. Es sólo mi arma.”

Raikas: “...?”

 

Bajo las miradas sorprendidas y confundidas de los que lo rodeaban, Suimei quitó el tapón del vial y vertió su contenido en el suelo. Ésta era, por supuesto, la misma cosa que él había utilizado en el muro blanco, la más manejable de las armas mágicas dentro en su posesión.

Debido a la extrema novedad del contenido del frasco, Lefille frunció el ceño ante la sustancia reluciente y plateada.

 

Lefille: “¿Agua ... plateada?”

Suimei: “Esto es mercurio. ¿Nunca lo has visto antes?”

 

“Sí, esta la primera vez que lo veo,” - contestó, entrecerrando los ojos.

“Um, Suimei-san, ensuciar intencionalmente el piso es un poco ...” - Dorothea dijo débilmente.

 

Suimei: “…Oh no. No estoy ensuciando nada.”

Dorothea: “Eso es lo que parece, aunque ...”

 

Bajo la mirada vigilante de todos, había vertido un líquido en el suelo. Eso era innegable, sin embargo ...

 

Suimei: “Pronto lo entenderás.”

Dorothea: “Hah”

Lefille: “... Hmm. ¿Es algún tipo de droga?

Suimei: “No ...”

 

Cuando respondió a la pregunta de Lefille, el contenido del vial se había transferido por completo al suelo. Luego, cuando este líquido extremadamente denso se deslizó por el suelo, concentró su maná y pronunció el encantamiento que alteraría su forma.

 

Suimei: “Permutatio Coagulatio Vix Lamina (Transmutar, solidificar, convertirse en poder.)”

 

Un encantamiento hablado, con el mercurio en el suelo en su radio, un círculo mágico se extendió hacia afuera.

Un círculo mágico que irradiaba con una suave luz roja y mágica.

 

“-!”

“¿Qué?!”

¿Eh?

“... !?”

 

Mientras operaba su magia, cuatro diferentes exclamaciones de sorpresa llegaron a sus oídos. Probablemente se sorprendieron por su capacidad de construir un círculo mágico sin dibujarlo primero, como lo había estado Felmenia.

 

“Alquimia ...” - murmuró Enmarph, el mago.

 

Parecía que comprendía lo que Suimei estaba a punto de hacer. Bajo la dirección de la luz emitida por el círculo mágico, el mercurio se arrastró hacia arriba como la arcilla, antes de finalmente aterrizar en las manos de Suimei en forma de espada.

 

Suimei: “Esta es mi arma.”

 

Efectivamente, esto había respondido a la pregunta de Lefille. Suimei entonces se concentró, preparándose para la batalla por delante. No había lugar para retirarse aquí. Con los guantes puestos en sus manos, Suimei tomó su espada de mercurio y adopto una postura de combate, encontrando los ojos dudosos de Raikas.

 

Raikas: “…Eh, tú. ¿No eras un mago?”

Suimei: “¿Viste mi magia ahora mismo y todavía no crees?”

Raikas: “Porque un mago está sosteniendo una espada. ... En realidad, ¿sabes cómo usar esa cosa? “

 

La pregunta de Raikas le recordó que Felmenia le había preguntado lo mismo. Parecía que la idea de un guerrero mago era inaudita en este mundo. Su ‘sentido común’ le recordaba a un juego o una historia, donde los magos tomaron posiciones en la retaguardia y los guerreros sirven como la vanguardia. Por otra parte, al ver que la magia y el combate cuerpo a cuerpo eran dos dominios completamente diferentes, probablemente era natural pensar de esa manera,

 

Suimei: “Bueno, se una cosa o dos.”

Raikas: “Ya veo.”

 

Suimei sonrió despreocupadamente a Raikas, no respondió nada más, aparentemente harto de hablar. Aprovechando la oportunidad, Dorothea levantó el brazo.

Y entonces-

 

Dorothea: “¡Comiencen!”

 

A la orden de Dorothea, comenzó la ofensiva. El primer ataque de Raikas fue fácil de seguir. Corriendo hacia delante, cortó diagonalmente a Suimei.

Suimei reflejó su acción.

 

Raikas: “ah-”

 

Resoplando de risa, Raikas no podía ver nada especial sobre el ataque de Suimei. La diferencia en la fuerza de sus brazos se podía ver con una mirada, basta con mirar el tamaño de los brazos.

 

Suimei podía leer de la sonrisa fría de Raikas que creía que había obtenido la victoria, pero el resultado final era algo que sólo él había previsto. Justo cuando sus espadas estaban a punto de cruzarse, Suimei se deslizo hacia la izquierda, dejó que la fuerza saliera de sus brazos y permitió que su espada siguiera a la de Raikas hacia atrás. Aprovechando la abertura creada, giró un círculo completo y desde su nueva posición, al sudeste de donde estaba originalmente, golpeó a su oponente una vez más.

 

Raikas: “¿Qué ?!”

                                                                

La reacción de Raikas fue por un instante demasiado tarde, y perdió la oportunidad de corregir su postura, en vez eso, fue arrastrado por el impulso de su cuerpo y su espada se tambaleo hacia delante.

 

Lo que acababa de suceder era completamente inesperado. Había sido una técnica maravillosa que apuntaba específicamente al ataque de un oponente y destruía su equilibrio, haciendo que su ataque fallara.

 

Este movimiento dio una vuelta a las cosas alrededor. Suimei no dejó que la oportunidad se desperdiciara. Con un tirón, desató un ataque en la espalda indefensa de Raikas. Raikas, por el contrario, reaccionó con lentitud. Parecía que lamentaba el precio por su descuido. Suimei, sin embargo, se dio cuenta de que no tendría la oportunidad de terminar a su oponente.

 

Eso era porque todavía había alguien que le miraba desde atrás, como un depredador que miraba a su presa.

 

Enmarph: “O viento. Concentra tu poder eterno que aplasta todo antes de ti. ¡Libera tu ira sobre mis enemigos! ¡Puño del viento!”

Suimei: “Secundum Excipio! (¡Segundo baluarte, activación local!)”

 

Abandonando su ataque sin la menor vacilación, Suimei activó una magia defensiva para detener el progreso de la enorme tempestad que le soplaba con toda la fuerza del puñetazo de un gigante.

La magia que uso fue la resplandeciente y dorada muralla de fortaleza. Era una técnica defensiva que se especializaba mágica de defensa.

 

Enmarph. “¿Qué ...?”

 

Un grito de sorpresa, su fuente poco clara, entró en los oídos de Suimei. Suimei, manteniendo su espada apuntando directamente a Raikas, había estirado su brazo izquierdo detrás de él, una magia defensiva dorada se activó con su palma en su centro. El cañón de aire comprimido golpeó su círculo mágico antes de dispersarse sin causar ningún daño a su magia en absoluto. Instantes era todo lo que había tomado para que esta magia ofensiva de poder aterrador se volviera inútil.

Raikas aprovechó el momento, apartándose y fijando su postura antes de hablar.

 

Raikas: “Hmph. Tu esgrima es bastante extraña.”

Suimei: “La aprendí de un dojo cerca de donde vivo.”

 

Justo cuando Suimei dio su respuesta con gran compostura,

 

“¡¿Qué demonios fue eso?! ¡Esa magia!” - Gritó Enmarph, su expresión había cambiado drásticamente.

 

Asombrado por la mirada de Enmarph, Suimei entrecerró los ojos.

 

“... ¿Mi magia defensiva?” - Preguntó, con un tono sorprendido en su voz.

 

Enmarph: “¡Nunca había oído hablar de eso! ¡Tú, ahora mismo, tú ...! “

Suimei: “¿Qué? ¿Hay algo extraño?

 

Suimei no podía entender de qué hablaba Enmarph, tanto más cuanto que éste estaba tan asustado que no podía hablar correctamente.

 

La brillante fortaleza de oro era un tipo de magia defensiva. Fue una obra maestra de su propia creación, diseñada para ser eficaz contra cualquier tipo de ataque, un fortalecimiento frontal inflexible. Dicho esto, por más brillante que fuera, no era más que una magia defensiva. Si no fue por la magia misma, ¿acaso fue la aparición repentina del círculo mágico el que había asombrado tanto a Enmarph? No, ya lo habían visto hacer eso momentos antes.

¿Por qué había gritado así?

 

Enmarph: “No es sólo extraño, eso es...”

 

La sorpresa de Enmarph era tan completa que al parecer ya no era capaz de terminar sus frases, Dorotea se hizo cargo explicando en su nombre.

 

Dorotea: “¡Pero Suimei-san! Esa magia justo ahora, ¿la activaste sin una propiedad?!”

Suimei: “…Bueno sí. No le di una propiedad, después de todo. Es una magia defensiva; Añadir una propiedad no tendría sentido, ¿no?

 

De hecho, las propiedades mágicas carecían de sentido cuando se trataba de magia defensiva. Si se quiere detener la magia ofensiva de un oponente, debe de suprimirse con un hechizo defensivo, por lo que eran una parte integral del repertorio de cada mago. Mientras que algunos habían debatido la eficacia de agregar una característica elemental a su magia defensiva - haciéndola doblemente eficaz contra una magia de la característica opuesta - eso requeriría adaptar su hechizo al utilizado, algo que toma tiempo. Un descuido de un momento significaría tu fin.

 

Habiendo llegado a un consenso sobre el tema, era la opinión de la comunidad en general que una magia defensiva sin propiedad era la opción superior.

Sin embargo-

 

Dorotea: “¡Eso es imposible! ¡Como algo tan loco como eso podría ocurrir! ¡La magia se crea mediante el uso de una propiedad como medio! Algo como una magia sin una propiedad no puede existir ...”

Suimei: “Huh...? ¿Qué? ¿Propiedad ... como medio? “

 

¿Qué diablos? Suimei no podía entender lo que decían en absoluto. ¿No pueden activar la magia sin usar una propiedad como medio? ¿Qué diablos se supone que significa eso? Una propiedad es sólo una forma de categorizar la magia, no un componente esencial en el uso de la magia. No es necesario.

Aunque no era necesario per se, pero, tal vez,

 

Lefille: “... Suimei-kun. La magia de este mundo requiere el poder de los elementos para manifestarse. Es imposible usar la magia de otra manera. O al menos, así es como se supone que es. ¿Cómo es que eres capaz de usar esa magia que desafía el sentido común?”

 

El comentario agregado de Lefille era la pieza que faltaba del rompecabezas que Suimei necesitaba entender.

En otras palabras…

 

Suimei: “Aaaaaaaah. Ja, así es como es. Ahora lo entiendo... La magia de este mundo no otorga una propiedad elemental a una magia construida, sino que requiere usar una propiedad como catalizador para crear magia.”

 

Con esto, la pregunta que había estado continuamente en la mente de Suimei desde su llegada finalmente fue contestada. ¿Por qué los magos de este mundo siempre imbuyeron sus hechizos con una propiedad? Esta cuestión finalmente había sido resuelta.

 

Desde el principio, Suimei había asumido incorrectamente que los magos de este mundo eran practicantes de la magia de la naturaleza.

La magia de la naturaleza, por cierto, es la magia que toma prestadas las fuerzas de la naturaleza. Más específicamente, es la magia la que reproduce los fenómenos encontrados en la naturaleza - no es necesario decir más que eso.

 

Por lo que había visto, la magia de este mundo pertenecía a esta categoría.

Y así había nacido el malentendido. Pero finalmente el acertijo había sido contestado: la magia de este mundo no tenía más que un parecido superficial con la magia de la naturaleza.

 

Tomando a la magia que convoca al héroe como ejemplo: si la puerta se hubiera abierto con la magia de la naturaleza, entonces simplemente requeriría usar magia para invocar y luego controlar la fuerza de atracción encontrada en la naturaleza.

Para invocar el poder del viento, verter tu maná en el aire, con esa masa infinitesimal, era horriblemente ineficiente.

 

O, mejor dicho, sería el caso si estuvieras usando la magia de la naturaleza.

 

En pocas palabras, porque no lo hacían, la magia de este mundo no es la que llama a los poderes que existían naturalmente. Si no se usan los ‘elementos’ de los que hablaron, más específicamente, si no tomaste directamente el poder de uno de los ocho elementos, entonces la magia no podría ser activada. Por esta razón, la magia de este mundo siempre llevaba la marca distintiva de uno de los elementos.

 

El uso de los ocho elementos como un medio para la magia podría considerarse bastante conveniente, y por lo tanto no era como si la magia de este mundo fuera completamente ineficaz. Dicho esto, en casi todos los demás aspectos era una forma problemática de hacer las cosas.

 

... ¿Esto se debe a algo inherente a la magia en sí o fue simplemente un subproducto de la cultura de este mundo? La respuesta a su anterior pregunta había dado a luz a una nueva.

 

Suimei: “Tener que confiar en el poder de una propiedad, a no, elemento, la magia aquí de seguro es un como un grano en el trasero. La integración en el proceso de construcción mágica sólo añade pasos innecesarios, por no mencionar el hecho de que hace las cosas más complicadas sin ninguna razón. Qué increíblemente estúpido.”

Raikas: “¿Qué clase de mierda estás escupiendo...”

Suimei: “No es nada, no es nada. La magia defensiva no requiere que se construya con una propiedad; Eso es simplemente ineficiente.”

 

Parecía que la magia de este mundo no seguía el procedimiento de construcción utilizado en el suyo. En su lugar, las etapas de la inyección de maná y la construcción de hechizos tienen un paso adicional añadido después de este último - la canalización de un elemento. Era por esta razón que los encantamientos aquí estaban tan extendidos y, posteriormente, que otros estaban tan sorprendidos cuando usaba la magia sin ella.

 

Incluso si esta forma de hacer las cosas era más difícil, no era algo que pudiera ser evitado. Esa era culpa del creador de la magia en este mundo.

Sobra decir, sin embargo, que, como un mago moderno, lo que Suimei buscaba era la eficiencia. Dicho esto, ¿cómo fue que Suimei había tenido un malentendido tan fundamental de la magia de este mundo?

 

...Incluyendo la lucha con Felmenia, Suimei todavía tenía que investigar la magia de este mundo. Más correctamente, no había tenido la oportunidad. Aunque, naturalmente, la biblioteca del palacio había incluido libros sobre magia, Suimei no había leído ni uno solo.

 

¿Por qué? Bueno, eso era porque en el mundo de Suimei, un grimorio era esencialmente un libro de secretos. Estos no eran libros para magos principiantes que comenzaban en la primera casilla, sino manuales destinados a aquellos que ya eran capaces de manejar la magia. Había muchas diversas variedades de grimorios, incluyendo aquellos que eran magia en sí mismos.

 

En consecuencia, tratar de aprender la magia de un grimorio era imposible. Los fundamentos de la magia nunca eran anotados, y cambio tenían que ser transmitidos por un maestro. Sin este conocimiento fundacional, el contenido de un grimorio sería casi ilegible. Por otra parte, dependiendo del libro en cuestión, había incluso grimorios peligrosos capaces de romper las mentes de los lectores o que estaban encantados con magias de una naturaleza indeterminada pero mortal.

 

Si Suimei hubiera prestado más atención, tal vez habría notado que el sentido común de su mundo no se aplicaba aquí. Si hubiera sabido que los grimorios aquí no eran nada peligrosos, habría estudiado una copia desde hacía tiempo. Sin embargo, ya que Reiji y Mizuki habían estudiado directamente de Felmenia, en su lugar había asumido incorrectamente que los grimorios de este mundo eran idénticos en naturaleza a los de su país natal.

 

Por eso, Suimei nunca había intentado comprender el funcionamiento interno de la magia de este mundo. Había pensado erróneamente que comprender la magia de su mundo requeriría una inversión sustancial de tiempo y energía, y que, sin una comprensión fundacional del origen de este mundo, la magia de la naturaleza y las tradiciones a través de las cuales se pasaba la magia, haría imposible avanzar.

 

En cambio, se había dedicado a adquirir conocimientos generales sobre este mundo, así como a analizar el círculo de invocación del héroe, y había renunciado a la oportunidad de aprender más sobre el sistema mágico del mundo en el que estaba ahora.

Por último, debe decirse que, en su corazón, también esperaba combatir a los magos sin saber de antemano cómo era su magia.

 

Él, que sinceramente deseaba descubrir personalmente las llaves de los misterios que aún tenía que entender, esperaba la oportunidad de encontrar nuevos misterios con gran excitación.

... Y esa misma anticipación, a la que se había mantenido desde que llegó a este mundo, había resultado con este tipo de resultados: no había una sola cualidad redentora en la magia de este mundo.

 

Suimei: “…Olvídalo. Vamos a continuar. Estoy tan impresionado como ustedes, así que eso nos hace iguales, ¿verdad?”

Enmarph: “Tch.”

Suimei: “En pocas palabras, la magia de ustedes está muy poco desarrollada, mientras que la mía es bastante moderna. Eso es prácticamente todo lo que hay.

Enmarph: “Sin desarrollar? ¿Qué estás diciendo…?”

Suimei: “Bueno sí. Es súper primitivo. En comparación con el nivel de los misterios que tratamos de resolver de dónde vengo, sólo puedo decir que es tan atrasado que me dan ganas de llorar.”

 

Enmarph se enfureció por el suspiro de pesar de Suimei.

 

Enmarph: “Hmph. ¡Cómo es que no necesitar utilizar los elementos es algo para estar tan orgulloso! ¡Ese tipo de cosas, lo aplastaré con poder y números! “

Suimei: “Bueno, no puedo negar que ese enfoque funcione, pero ... ¿Realmente tienes la fuerza para hacer lo que dices?”

 

Las palabras de un encantamiento se encontraron con la burla de Suimei.

 

Enmarph: “¡O viento! ¡Concentra tu poder eterno en una formación de batalla, una formación viciosa! Que su fuerza convierta a todo en ruinas. ¡Aniquila a nuestros enemigos con su poder justo! ¡Tirano del ruido!”

 

La palabra clave del encantamiento fue “tirano del ruido”. En un instante, un torbellino comenzó a girar alrededor de Enmarph, con vórtices apareciendo en su vecindad. Esto era muy diferente del ataque aislado que él había usado antes, una formación formada de barreras que usaban el aire mismo, jactándose el poder de derribar la presunción de Suimei con fuerza.

 

Sin embargo-

 

Suimei: “Secundum Perfectus! (¡Segundo baluarte, fortalecerse!) “

 

Los vientos tiránicos de la tempestad aullaban mientras atacaban sucesivamente. Cada remolino individual sobrepasó con creces las explosiones de aire comprimido de Suimei en potencia destructiva, por no mencionar que había más de diez o veinte en número.

Una y otra vez la tormenta se estrelló contra la recién fortalecida y aún más brillante barrera de Suimei.

 

Enmarph: “Tiros Consecutivos (Rush).”

 

Como su nombre sugirió, dentro de un momento, los ataques cayeron como la lluvia.

 

El viento golpeaba su magia baluarte, resistiendo por un momento antes de desaparecer. Esta escena se repitió una y otra vez, aunque Suimei permaneció completamente ileso y su magia defensiva permaneció tan inflexible como una montaña.

Finalmente, la magia de la tempestad llegó a su fin. Probablemente había sido una magia de área de efecto amplio, mientras pequeños torbellinos continuaban bailando cerca.

Antiguamente en el centro de la tormenta, la mirada aburrida de Suimei se fijó en el sin habla de Enmarph.

Siguió sosteniendo a su bastón, pero sólo pudo mirar con incredulidad, como si no le quedara nada para intentarlo.

De repente, Raikas saltó a Suimei, de pie con la espalda hacia él, con toda su fuerza.

 

Raikas: “¡No te pongas tan...!”

 

Tomando su espada a dos manos, voló hacia Suimei como una bala. Había perfectamente programado su emboscada para el momento preciso en que la magia de Enmarph hubiera terminado, pero desde el punto de vista de Suimei, su ataque sólo podía ser visto como lento.

Suimei dio la vuelta, con el brazo suelto. Siguiendo el movimiento de Raikas con los ojos, activó su primer baluarte.

 

Suimei: “Primum Excipio!”

Raikas “¡Presumido!”

 

La pared fortaleza y la espada cocaron, causando un chirrido metálico agudo del choque del metal contra el metal. Mirando más de cerca el punto de impacto, estaba la hoja que había venido oscilando, y la pared inmaterial de la fortaleza. Ninguno cedió un solo paso al otro, y chispas volaron en todas direcciones mientras se estrellaban entre sí.

 

Sin embargo, el ataque de Raikas resultó tan inútil como atacar una pared real con una espada. La feroz colisión no había afectado la pared mágica en lo más mínimo, pero lo mismo no podía decirse de la espada de Raikas, de la que habían caído virutas.

 

Suimei: “Es imposible que un ataque de ese nivel me toque.”

Raikas: “M-mierda ...”

 

Suimei se limitó a quedarse en el lugar, esperando con calma el siguiente ataque mientras observaba el ataque completo de su oponente con desprecio, como si estuviera observando un croquis de comedia. Al ver la expresión de Raikas, determinó que era una oportunidad perfecta para atacar. Aprovechando el momento en que Raikas abandonó su ineficaz ataque, de repente se acercó a la izquierda.

Mientras Suimei se adelantaba, Raikas barría la hoja.

Suimei calmadamente ajustó su dirección, viendo el ataque de Raikas por el rabillo del ojo mientras activaba otra magia defensiva.

 

Suimei: “¡Quintum Excipio! (Cuarto baluarte, activación local.) “

 

Bloqueando el intento desesperado de Raikas por dar un revés, la situación el cuarto paso de la pared fortaleza. Este cuarto baluarte fue diseñado para reflejar todos y cada uno de los ataques externos.

El aterrador poder reflexivo de esta cuarta pared defensiva envió a Raikas volando hacia Enmarph.

 

“Uwa”

“¡¿Qué-?!”

 

Una figura volando, el sonido de la colisión y la sorpresa. Suimei no se movió ni un poco. Esta magia, fácilmente capaz de reflejar plenamente la fuerza física, por supuesto había efectuado este resultado.

Antes de que sus oponentes pudieran ponerse de pie, comenzó un ataque acelerado.

 

Suimei: “Nutus Multitudo Decresco ... (Disminuir masa, reducir la gravedad.)”

 

En un instante, la aceleración generada por cada paso se había multiplicado por diez. Bajo los efectos de esta última magia, Suimei se acercó con la velocidad del viento, pero Raikas logró reaccionar a tiempo. Trasladando su espada a su mano izquierda, se preparó para enfrentarse al ataque de Suimei con su puño derecho.

 

No fue una mala respuesta. Parece que tiene algo de habilidad después de todo.

Sin embargo, su oponente no era el único que podía reaccionar ante las circunstancias. Agarrando su espada de mercurio en la mano derecha, sacó la mano izquierda como un escudo.

 

“¡Por el infierno que eso va a funcionar!” -gruñó Raikas con enojo-.

 

Ante el peso pesado de Raikas, Suimei había optado por usar su mano para defenderse. El rugido enojado de Raikas había sido probablemente en respuesta a esta acción, pensando que era imposible que una mano tan delgada pudiera bloquear su ataque. Y, de hecho, si se trataba simplemente de una cuestión de fuerza de la muñeca, entonces Suimei no tenía la menor esperanza de defenderse contra este ataque.

 

Si era simplemente una cuestión de fuerza de la muñeca, es decir.

 

Justo cuando el puño derecho y la mano izquierda debían encontrarse, la mano enguantada de Suimei - originalmente inevitablemente preparada para enfrentar el ataque entrante - de repente pasó por delante del puño atacante.

 

Guantes divergentes. Son una herramienta mágica que crea una “divergencia” con los objetos físicos con los que entran en contacto. Cuando los dos lados se tocaron, crean una brecha a través de la cual se puede esquivar.

 

Después, Suimei apuñaló su espada en el suelo, al mismo tiempo agarrando el cuello de Raikas como un judoka. Combinando la fuerza generada por la carga de su oponente con el impulso generado por su velocidad hacia delante, lanzó a Raikas.

 

Sin mirar a Raikas, cambió de dirección y se dirigió directamente a Enmarph, que acababa de levantarse. Aprovechando la momentánea pausa en la acción, levantó su bastón y cantó desesperadamente una magia de ataque.

 

Suimei: “¿Está realmente bien? Tu magia no tendrá ningún efecto, ¿sabes?”

 

Las palabras de Suimei presionaron fuertemente a su oponente. Que la magia de Enmarph era incapaz de dañar a Suimei era algo que ya habían visto. La magia defensiva había sofocado por completo toda su ofensiva.

Con las palabras de Suimei golpeando la espada, la expresión de Enmarph se retorció amargamente.

 

Enmarph: “¡Hmf, aun así!”

 

Aun así, él quiere continuar de todos modos, ¿eh? - Como si declarara que quería acabar con su magia, su determinación ardiendo como una llama furiosa, Enmarph comenzó a cantar una vez más.

 

Suimei: “Buddhi brahma. Buddhi vidya. (Despertar, poder, junto con gran conocimiento.) “

Enmarph: “O viento. ¡Concentra tu eterno poder y tu ira!”

 

Los dos cantaron sus respectivos encantamientos como uno solo. Siendo todo lo demás lo mismo, la victoria sería decidida por la velocidad del encantamiento. Sin embargo, Suimei era un practicante del Cábala hebreo que empleaba el Notarikon. Su oponente, por otra parte, era un practicante de un sistema mágico que requería el paso adicional de canalizar un elemento para activar la magia. Tratar de competir en velocidad estaba al nivel de una estupidez. En el momento en que había tomado esa decisión, se había decidido esta batalla.

 

-Todo eso supuso, por supuesto, siendo el caso de que ambos hechizos fueran del mismo nivel.

 

Enmarph: “¡Vendaval!”

 

El primero en terminar su encantamiento no fue Suimei, sino Enmarph. Su velocidad inesperada fue el resultado de un encantamiento acortado que ni siquiera duró dos o tres frases. Como resultado, sin embargo, sus capacidades ofensivas se habían debilitado considerablemente. Un ataque de este nivel era simplemente incapaz de hacerle daño.

 

Entonces, ¿por qué había usado esta magia?

La respuesta fue pronto evidente.

Eso se debía a que el convocatorio venía de detrás de su espalda.

No está nada mal.

 

Cuando un escalofrío recorrió su espina dorsal, su boca se curvó hacia arriba con la alegría mezclada en su sonrisa. Esto era lo que había estado imponiendo sus esperanzas, no la batalla mágica en sí, sino lo que la magia podría hacer. Suimei no podía dejar de querer aplaudir a Enmarph, que había lanzado su todo en semejante cosa.

Por eso Suimei había elegido esta magia. Su encantamiento: Buddhi, brahma. Buddhi, vidya. Buddhi, karanda-

 

Suimei: “Buddhi karanda trishna! (¡Y así, abandónate a la dulce voz de la tentación!)”

 

Trishna. Se trata de una palabra del sánscrito, un idioma central para los rituales de más de cinco religiones y, por lo tanto, bastante potente desde la perspectiva de la magia. Suimei acababa de usar esto en su magia.

Luego, como si fuera una manifestación directa del significado de esta palabra, un círculo mágico de drenaje apareció debajo de los pies de Enmarph.

 

Enmarph: “¡Todavía no ha terminado!”

 

Como si reflejara su espíritu de lucha, un torrente de maná brotó del cuerpo de Enmarph.

 

Su objetivo: suprimir la magia de Suimei con poder puro. Esto podría ser descrito como el último recurso de un mago. Cuando se enfrentaba a una magia de naturaleza desconocida, esto no era una mala elección para una contramedida.

 

Desafortunadamente, la magia que Suimei había elegido tuvo un efecto de drenaje - Sweet Voice de Kalavinka. Drenar la mana de un oponente fue precisamente el propósito de este hechizo, en otras palabras:

 

Enmarph: “¿Qué-aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!”

 

Con un grito ensangrentado, la velocidad a la que la magia de Enmarph salió de su cuerpo salió fuera de control. En cuestión de segundos, se arrodilló y se secó.

 

Raikas: “Uoooooooooooh!”

 

Raikas rugió por detrás. A pesar de que lo habían lanzado, el hecho de que pudiera acortar distancia en este momento fue, sin duda, gracias a la ayuda de Enmarph.

No es que le importara a Suimei, quien era imperturbable. Con gracia, extendió el brazo y tomó la espada que había arrojado al suelo, y giró con fluidez.

La velocidad de la barra de Suimei superó la de la luz que reflejaba la espada de Raikas mientras atacaba. En un instante, había cerrado la brecha.

 

Raikas: “Ugh...”

 

Justo cuando su swing estaba a punto de llevar su espada directamente a la garganta de Raikas, él detuvo su movimiento.

 

Suimei: “Y es una victoria para mí. ¿Convenido?”

 

Ninguno de sus oponentes tenía espacio para estar en desacuerdo.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 16:Tentador Ultramarino.




Manual




Con calma, Suimei quitó la espada de mercurio de la garganta Raikas. Raikas se dejó caer al suelo, sin aliento.

 

Raikas: “Haaa ... ja ... mierda ...”

Enmarph: “Uf ...”

 

Detrás de él, Enmarph cayó al suelo completamente agotado, como consecuencia de que su mana fuera drenado.

 

Victoria. Su desprecio y burlas habían sido arrastrados a ellos con una total y definitiva victoria. Generalmente, con respecto a una victoria, los aventureros se deleitaban en la alegría del triunfo, pero el vencedor del día de hoy no hizo tal cosa, con calma canceló la magia que encantaba su hoja de mercurio, lo que le permitió regresar a su estado líquido.

 

A continuación, como si el tiempo fuera para atrás, el mercurio que fluía volvió por si solo al vial de donde había venido.

Dorothea, testigo representante del gremio para la batalla observó a los dos aventureros caídos en asombro.

 

Dorothea: “Uwa ... Realmente venció a los dos al mismo tiempo...”

 

Su rostro se congeló en estado de shock, por lo inesperado que fue el resultado. Su compañero espectador, Lefille, como era de esperar tenía la mirada de un guerrero. Observó a Suimei con una mirada fija, sus ojos estaban inmóviles, aparentemente escrutando a un guerrero experto con el que no podía ser descuidada.

De repente, esa expresión seria desapareció, reemplazada por una suave sonrisa.

 

Lefille: “... Magnífico.”

 

Esta palabra de elogio debilito la seria aura que emanaba de su persona.

Dorothea se acercó Suimei.

 

Dorothea: “Suimei-san. ¡Fue una batalla increíble! Usted luchó contra Raikas-san y Enmarph-san al mismo tiempo y los abrumó por completo. ¡No hay otros miembros del gremio de Mehter en este momento que puedan replicar tal hazaña!”

Suimei: “Muchas gracias. Pero, en realidad, sólo me las arreglé para usar algunas de las técnicas con las que soy bueno.”

 

Su tono era modesto, lo que da a entender que este resultado no había sido un golpe de suerte, eso provocó una mirada de envidia en Dorothea, así como una réplica.

 

Dorothea: “¿Porque eres tan modesto? ¡Eres un mago increíble! Incluso si se compara con los magos del gremio de magos, ¡algo de este nivel se pone a la par con los magos más hábiles! ¿No es cierto, Lefille -san?”

Lefille. “Sí. No estoy tan familiarizada con lo que los magos más fuertes del gremio de magos de mehter son capaces, pero de lo que acabamos de presenciar, tus habilidades están definitivamente en un nivel muy alto.”

 

Las palabras de Lefille despertaron el interés de Suimei.

 

Suimei: “... En ese sentido, si me comparan con los magos más fuertes que conocen, ¿cómo sería?”

 

Suimei expresó su interés por los magos de este mundo. Acababa de jactarse diciendo que la magia de este mundo era muy inferior, aunque si se hablaba exclusivamente acerca de cómo se usa la magia, eso no es necesariamente la verdad. Dicho sea de paso, el caso es que él no tiene una pista de lo fuertes que son los magos más poderosos de este mundo.

 

Si las condiciones incluyen la magia que se practica de manera familiar y una gran capacidad de maná, y luego se pone una enorme cantidad de maná en dicha magia, eso afectaría los resultados de manera impresionante, que resultara en una magia de gran escala no iba a sorprender a nadie. Además, contando el hecho de que los elementos se utilizan como catalizador magia en la ecuación, entonces la potencia probable sería aún mayor.

Eso, por supuesto, fue siempre que esta magia se utilizara en batalla

Su pregunta pareció hacer Dorothea feliz.

 

Dorothea: “Así que usted se preocupa por este tipo de cosas también, eh, ¿Suimei-san? Supongo que eres un chico, después de todo.”

Suimei: “Sí, supongo. ¿Así que ...?”

Dorothea: “Ejem. Eso es una buena actitud, creo. De todos modos, si tuviera que compararlo a los magos de clase S del Pabellón del Crepúsculo, entonces tengo que decir que eres un poco más débil ...”

 

Su vacilación en el extremo final de esa frase parecía sugerir que estaba en algo así como un nivel comparable al de los magos de clase S.

Siendo ese el caso ...

 

Suimei: “Ya veo... Por cierto, la famosa Flama Blanca de esta ciudad - ¿cómo se compara ella con los magos de clase S?”

Dorothea: “Flama Blanca-san es más conocida por su capacidad de investigación. A pesar de que supuestamente tiene el primero o el segundo puesto cuando se trata de poder en bruto, cuando se trata de batalla, ella sigue estando en un nivel más bajo que los expertos de batalla de aquí.”

Suimei: “Oh ...”

 

La declaración de Dorothea había estado orgullosa, como si estuviera haciendo alarde de la fuerza del gremio. Suimei expresó su interés.

 

Felmenia Stingray. A pesar de que era un mago con talento, su capacidad de combate deja algo que desear. A pesar de que su talento en bruto la puso a la par con lo mejor de los magos, su falta de experiencia en batalla la puso un nivel por debajo de ellos. Fascinante.

Esa era una buena noticia. Parecía que era un poco pronto todavía para estar decepcionado de la magia de este mundo.

 

Suimei: “¿Y Gurakis-san? ¿Qué opinas?”

 

Sorprendentemente, Lefille le devolvió la mirada en confusión.

 

Lefille: “... Yo nunca habría adivinado que te importa tanto la comparación con otros.”

Suimei: “Oh, no, no es nada de eso. Esto es sólo como referencia. Quiero saber cuál es mi posición, sus opiniones honestas sobre mi capacidad, etc. Esa es la clase de cosa que deberían importar, ¿verdad?”

 

Lefille cerró los ojos, como si estuviera buscando su memoria, antes de responder lentamente.

 

Lefille: “Esta bien ... Esto es sólo mi opinión, pero... por lo que he visto hoy, no creo que su capacidad de maná sea comparable a la de los magos más fuertes. Cuando se trata de poder destructivo, aunque no vi que utilizaras ese tipo de hechizos con la magia hace un momento, me temo que no puedo emitir un juicio.”

Suimei: “Poder destructivo, eh.”

 

Como era de esperar, los magos de este mundo - al igual que los practicantes de magia de la naturaleza de su mundo - se centran principalmente en poder destructivo. Siendo ese el caso, ¿qué tan mortales son los magos más fuertes aquí?

 

Lefille: “Si estamos hablando de los que están en la cima absoluta del mundo de los magos, entonces, un bosque o una ciudad pueden ser destruidos con un solo hechizo suyo. Me disculpo si esto es un poco rudo, pero que no estas ni siquiera cerca de ese nivel.”

Suimei: “Ya veo, ya veo ...”

 

Eso estaba dentro de las expectativas. Como no había activado su generador de maná, era natural que hubiera una gran diferencia entre ellos. ¿Son capaces de destruir un bosque o una ciudad de un solo golpe? A pesar de que no estaba en el nivel de volar montañas o destruir penínsulas enteras, era todavía un nivel bastante aterrador. Por otra parte, incluso los magos de su mundo, probablemente no eran capaces de una hazaña como esa tampoco. Aunque no es que lo que importaba en este momento.

 

Suimei: “Muchas gracias. He aprendido mucho”.

Dorothea: “No es nada. Que pe agradezcas por algo tan pequeño me da un poco de vergüenza.”

Suimei: “No, en absoluto Todavía hay muchas cosas que no sé, ampliar mis horizontes es necesario.”

 

Suimei inclinó la cabeza en señal de gratitud. Dorothea ladeó la cabeza, ya que parece confundida.

 

Dorothea: “... En serio, ¿quién es realmente, Suimei-san? Eres fuerte y, sin embargo, nunca había oído tu nombre antes ...”

 

“Por supuesto que no. Ser conocido sólo por haber alcanzado este nivel, ¿eso sería de lo más extraño, ¿no?” - Suimei burló de sí mismo.

 

Dorothea parecía disgustada.

 

Dorothea: “Por favor, no subestimes la capacidad de recolección de inteligencia del Pabellón del Crepúsculo. Conocer el nombre de alguien de su capacidad está prácticamente garantizado... bueno, casi.”

 

Su certeza vaciló al final de su sentencia, admitiendo que había agujeros en sus conocimientos. Suimei era originario de Japón, esperar que alguien pudiera reunir información acerca de alguien de otro mundo era pedir demasiado.

Tratando de levantarle el ánimo, Suimei respondió débilmente.

 

Suimei: “Uh ... ¿Cómo puedo poner esto? Bueno, vengo de un lugar muy muy lejano...”

Dorothea: “Un lugar lejano? ¿Del Sur?”

Suimei: “No. Del Este sería una descripción más precisa.”

 

Suimei pensó en los mapas que había estudiado en el palacio. Como preparación sólo para este tipo de ocasión, se había asegurado de familiarizarse con la geografía.

Al este de Aster yacía una enorme área desolada, que era una mezcla de bosques, montañas y desierto. No había habido ningún contacto con los reinos de la zona, y casi nada de información sobre esa zona del mundo en absoluto.

Por lo tanto, cuando se le preguntaba, estaría bien responder de esta manera.

 

Dorothea: “Oh, ya veo. Nuestro conocimiento del oriente está laxo. ¿Eso significa que tu magia es algo que se practica en el este?”

 

“Se podría decir que si” - respondió él, con una cara en la que no se puede leer.

 

Su interés por haber sido despertad, Lefille se hundido en silencio antes de murmurar.

 

Lefille. “Magia única, uh...”

Suimei: “Pasa algo?”

Lefille: “... No importa.”

Suimei: “...?”

 

¿Que había captado su interés?

La mirada en sus ojos ahora había sido extraña-

 

Dorothea: “Sí, tu magia de hace un momento era bastante sorprendente, ya se trate de la velocidad de activación o la fuerza de los hechizos defensivos. El mundo de seguro es muy amplio.”

Suimei: “Eso me halaga.”

 

Siendo alagado directamente de esta manera le hizo algo avergonzado.

Dorothea se volvió hacia Lefille, como si se hubiera recordado algo de pronto.

 

Dorothea: “Eso me recuerda, Lefille-san está pensando en salir para el Imperio Nelferian, ¿verdad?”

 

Lefille: “Hmm? Oh, sí, lo estoy” - afirmó Lefille.

 

Suimei: (¿Así que está en dirección a Nelferia también? Qué casualidad.)

 

Suimei: “Oh? Gurakis-san, estás pensando ir al Imperio?”

Lefille: “Sí. Como preparativos para visitar la Academia de Magia del Imperio, me uní al gremio.”

Suimei: “La Academia de Magia cierto... Eso definitivamente sería...”

 

La Academia de Magia. Por lo que había leído, era una enorme institución académica dentro del Imperio que se ocupa de todas las cosas mágicas. Reúnen a estudiantes de los tres reinos con fines de investigación y desarrollo de magia, sirve para fortalecer aún más los lazos entre las naciones aliadas.

La mera mención de su nombre debe elaborar un enorme interés, pero ...

 

A Suimei no le interesa ...

 

Si se trata de organizaciones de investigación o académicas, Suimei no estaba interesado. Aunque a primera vista, Suimei, como investigador de magia, se podría ver enormemente atraído por una cosa así, en su propio mundo, había entrado previamente en una institución de la orden de su organización. En esta “Academia” había experimentado no solo un pequeño grado de sufrimiento antes de lograr abrirse paso con la ayuda de sus compañeros. A partir de ese momento, ya no tenía ninguna otra cosa, sino sentimientos negativos hacia este tipo de cosas.

 

Lefille: “Sí. Soy bastante ignorante cuando se trata de magia, así que me gustaría ir allí para aprender.”

Suimei: “¿Quieres aprender magia?”

Lefille: “Sí, tengo la intención de estudiar bastante a partir de ahora.”

 

Lefille parecía ser el tipo de persona que es bastante segura de sí misma.

Cualquiera que sea el caso, tal vez volverían a encontrarse en algún punto del camino. No sólo los dos se dirigían hacia el Imperio, sino que incluso irán a el mismo distrito.

 

Dorotha repente suspiró.

 

Dorotha: “Un espadachín con tu talento, sin duda, sería capaz de hacerse con un nombre por sí misma aquí. Es una pena que vayas a dejarnos. ¡Al menos Suimei-san todavía está aquí!”

Suimei: “Sobre eso. Lo siento, pero después de que mis preparativos estén terminados, me voy a la ciudad de Krand.”

 

Después de un momento de silencio, Dorothea gritó a Suimei.

 

Dorothea: “... Huuuuuuuuuuuuh?! Finalmente pensé que tendríamos un nuevo mago prometedor, ¿y sin embargo esto?! ¿No le ibas a dar al gremio de magos un gran shock?!”

 

¿Qué tipo de delirios rampantes habían pasado por su mente?

 

Suimei: “... Lo siento.”

Dorothea: “¿Cómo pasó esto ...? Y finalmente teníamos tales reclutas tan prometedores por primera vez ...”

Suimei: “Realmente lo siento por eso. Pero hay cosas que tengo que hacer.”

Dorothea: “... Ya veo. Bueno, si ustedes dos tienen algo en mente, entonces allí termina todo.”

Suimei: “Sí, además mi destino final también es el Imperio.”

Dorothea: “Usted también?”

Suimei: “Sí. Cuando se trata de reunir inteligencia, el Imperio es el mejor lugar para ese tipo de cosas.”

Lefille: “¿Es así? Bueno, no sé cuándo nos encontremos de nuevo, pero por favor, cuida de mí cuando llegue ese momento.”

Suimei: “Igualmente.”

Lefille: “Con Eso, probablemente debería despedirme. Suimei-kun, he aprendido mucho de tu batalla en este momento.”

 

Con esas palabras de despedida, se volvió con gracia.

Suimei, con algo en la cabeza, la observó tenso.

 

Suimei: “...”

Lefille: “¿Hay algo mal?”

Suimei: “No, no es nada. Ten cuidado.”

 

Agradeciéndole sus buenos deseos, ella salió a través de las puertas del campo de entrenamiento.

Los ojos de Suimei se estrecharon mientras veía que la bella figura desparecía.

 

Suimei: (Si se trata de ella, entonces debe estar bien. Ella no es del tipo que disfruta de las charlas ociosas, y ella no tiene ningún compañero. Además, ella es del tipo cauteloso.)

 

De todos modos, ella ya tenía planeado dirigirse al Imperio de todos modos. No era probable que lo que sucedió aquí se filtrara.

... Confirmando su salida, Suimei hizo una pregunta sin tener que apartar la vista de las puertas.

 

Suimei: “Entonces, ¿Me puede decir cuál es mi clasificación?”

 

No pudiendo ver la expresión de Suimei mientras hacia esta pregunta, Dorothea alzó la vista hacia el techo mientras respondía.

 

Dorothea: “Eso, hmm ... Bien, bueno, Suimei-san, que venció tanto a Raikas-san y Enmarph-san.”

Suimei: “Sí ...”.

Dorothea: “...”

 

En esto, Raikas, con el rostro ceniciento, apartó la mirada. La cara de Enmarph estaba igual, en remordimiento. Como era de esperar, dos derrotas seguidas era difícil de digerir. Observando a la pareja por el rabillo de sus ojos, Dorothea respondió en un tono de tipo empresarial.

 

Dorothea: “A pesar de que normalmente hablar de un rango C sería más apropiado, teniendo en cuenta que ha demostrado claramente tener capacidad de rango B, entonces, sólo tiene sentido que para su registro quede como un rango B.”

 

“Oh ...” - dijo Suimei en sorpresa, esta evaluación estaba más allá de sus expectativas.

 

Rango B. A pesar de que era, sin duda, una persona de cierta capacidad, había sido evaluado todavía bastante alto.

Su decisión tomada, Dorothea reveló una expresión de felicidad, diciendo algo que parecía hacerla feliz.

 

Dorothea: “Eso fue realmente muy impresionante. Te convertirás en alguien famoso de una sola vez, Suimei-san.”

Suimei: “¿En serio?”

Dorothea: “Sí, sí. Puedo garantizarlo.”

 

A medida que hablaba, se puso de manifiesto una mirada de confianza que parecía decir: “Déjamelo todo a mí.”

En efecto. Si un nuevo aventurero fuera a aparecer de repente con una evaluación tan alta, entonces, su nombre sin duda se extendería rápidamente.

 

Suimei: “Eso sólo si-”

Dorothea: “...?”

 

Eso era, por supuesto, siempre que ocurrieron algunas cosas primero.

 

Suimei: “solo ocurrirá si ustedes tres - Dorothea, incluyéndose - revelan lo que pasó hoy, ¿verdad?”

Dorothea: “...? Bueno, incluso si no hablamos de lo que pasó aquí, un nuevo aventurero de rango B llamara la atención de manera particular.”

 

Exactamente. Esa es la clave.

 

Cuando Dorothea se quedó allí, dándole vueltas a sus palabras, antes de que cualquiera de ellos se diera cuenta de lo que estaba sucediendo, Suimei se adornado a sí mismo en su Ropa de trabajo de color negro.

De repente, un aura aterradora salió fuera de su cuerpo.

Raikas, el primero en notar que algo estaba mal, se quedó mirando a Suimei.

 

Raikas: “Tu ...”.

Suimei: “No hay problema. No me convertiré en alguien famoso. No, durante la prueba de hoy, fui derrotado con facilidad, y se me medio el rango D de forma apropiada. Esto es lo que van a reportar. Me recordarán como alguien de segunda categoría, un mago sin un solo punto favorable, además de la capacidad de hacer magia restauradora “.

Dorothea: “-?”

 

Sus palabras dejaron sin comprender por completo a Dorothea, mientras Raikas y Enmarph quedaban congelados por el ambiente de alta tensión. ¿Qué había ocurrido? Junto con esa aterradora presión ejercida por Suimei, había pronunciado una declaración para que ellos la siguieran.

 

Y así --

 

Suimei: “Me disculpo con ustedes tres, pero voy a tener que hacer que acepten mi solicitud.”

Dorothea: “Incluso si usted dice eso...”

Raikas: “Ah-”

 

Suimei se giró repentinamente, puso las manos encima de la cabeza, e inmediatamente promulgó una magia sin la menor vacilación.

Raikas, avanzo hacia él para interrumpir sus acciones, y Dorothea, se quedó inocentemente allí de pie s idea de lo que sucedía, de este modo quedaron sometidos a la magia de comando de Suimei sin resistencia.

Debido a que ninguno de ellos había puesto alguna resistencia notable a la magia, el resultado era obvio

Su magia recorrió las expresiones de sus rostros, y sus hombros caídos, sus miradas fijas en blanco mientras permanecían en su lugar.

Sólo había una persona que no cayó bajo el hechizo de su magia. Temblando con fuerza, Enmarph gritó de miedo.

 

Enmarph: “... ¿Por qué?”

Suimei: “Hmm? ¿Eso es lo quieres preguntar? Es como lo acabo de decir. Sólo quiero ser clasificado apropiadamente es todo.”

Enmarph: “Que demonios estás diciendo? Las clasificaciones son una cuestión de la mayor importancia para los miembros del gremio. Tirando el alto rango que hemos alcanzado de esa manera ... ¿cuál es tu objetivo?”

 

Suimei respondió a su pregunta sin preocupación.

 

Suimei: “No es que tenga nada en particular en mente, ¿sabes?”

Enmarph. “Qué-?”

Suimei: “Hacer las cosas de esta manera me evita muchas molestias, eso es todo.”

Enmarph: “Ahora que lo dices ...”

 

Enmarph expresó su comprensión. Una clasificación alta generaría mucho trabajo, algo que él entiendo bien en su último año en el gremio. Por otra parte, tal como se observa en la actualidad, esto era aún peor para alguien que no tenía ninguna intención de llamar la atención.

 

Suimei: “Lo que necesito es acumular mucha más experiencia de lucha de la gente de este mundo.”

Enmarph: “La gente de este mundo ...?”

Suimei: “Eso no es nada por lo que tu necesites preocuparte.”

 

No importaba que, no había ni un solo nativo de este mundo que simplemente dejara que palabras como las que acaba decir se quedaran sin respuesta. Suimei no se molestó en responder, sin embargo. No era algo por lo cual preocupar a un extraño.

Enmarph nuevamente se llenó de ansiedad.

 

Enmarph: “Incluso si borras los recuerdos de lo que pasó aquí, es inútil. Lo que hiciste en la recepción no va a desaparecer. Dorothea nos dijo lo que sucedió.”

 

Suimei: “Sí, pero no es como si alguien fuera a investigar, ¿verdad? Esta prueba es la norma para evaluar mi fuerza, y cosas como lo que sucedió fuera ocurren de vez en cuando, ¿verdad? Los seres humanos son el tipo de criaturas que se complacen mirando hacia abajo a los demás, y en ausencia de evidencia innegable, preferirían creer que otros son más débiles que ellos, en lugar de más fuertes.”

Enmarph: “...”

 

Enmarph no habló. Más correctamente, no podía hablar. Como si las palabras hubieran sido robadas directamente de su boca.

Todo lo que hizo fue mirar con irritación al monstruo frente a él.

Las palabras de ahora habían reflejado perfectamente sus propios sentimientos, lo cual evoco la mirada sorprendida que aparece ahora.

 

Suimei: “En ese sentido, ¿no cree usted que todo el mundo lo tendría mucho más fácil en aceptar las cosas si se enteran que yo era un fanfarrón? Especialmente para aquellos que confían en sus propias capacidades.”

Enmarph: “... ¿Por qué le haces daño intencionadamente a tu propia capacidad de aceptar misiones? Incluso si las comisiones del Pabellón de Crepúsculo son muchas, algunas más apropiadas para tus-”

Suimei: “No es como si necesariamente existieran. Sin duda. De todos modos, ya he previsto tal circunstancia. Hay un sinnúmero de puestos de trabajo que requieren de un mago capaz de trabajar magia restauradora. La capacidad de curar heridas es una habilidad donde la demanda supera a la oferta, no importa dónde se este, sobre todo si la magia de restauración que eres capaz de hacer es especialmente rara”.

 

Cuando habló Suimei, avanzó.

A los ojos de Enmarph, era como si el mismo diablo se acercara.

 

Enmarph: “Hum. Yo soy un mago, ¿cómo podría dejarte hacerlo tan fácilmente- ¡¿Uf?!”

 

Mientras se movía en una postura lista para el combate, de repente se dio cuenta. En su estado actual era incapaz de ofrecer resistencia alguna. ¿La razón?

 

Suimei: “Y la trampa se cierra. Todo tu poder mágico se ha ido, ¿verdad? La dulce voz de Kalavinka es sólo este tipo de magia.”

Enmarph: “Ah-”

 

... Todos los magos poseían capacidad de resistir a la magia. Haciendo uso de su propio poder mágico, un mago es capaz de repeler los efectos de la magia. Como mago, estar bajo el efecto de la magia de otro, era algo de esperar, por lo cual, estudiar cuidadosamente los métodos para oponerse a su magia era una necesidad.

 

Sin embargo, la capacidad defensiva de una persona estaba, naturalmente, íntimamente ligados con la condición del cuerpo y la mente.

¿Qué implica esto para Enmarph, quien está seco?

 

Suimei: “Es sólo una sugerencia contundente, de verdad. No te preocupes, no hay efectos secundarios. Tan solo terminaras yendo a dormir, y cuando despiertes, va a ser todo como lo que acabo de declarar. No tengo planes de herir a ninguno de ustedes.”

 

...Suimei era un mago. Como tal, luchar contra los magos de este mundo, inevitablemente se convertirá en un concurso de magia. Sin embargo, como alguien que deseaba pasar como una persona normal y al mismo tiempo obtener una medida precisa de su fuerza, se había encontrado en una especie de dilema.

 

Sin embargo, si evitaba las batallas mágicas, y se restringiera a sí mismo en la lucha contra los guerreros, entonces perdería la oportunidad de aprender acerca de la magia de este mundo.

Para este propósito, una vez que la batalla terminara, necesitaba una manera de mantener la boca de los demás cerrada. Para eso, el drenaje del maná que proporciona a un mago una oportunidad para resistir era el método perfecto.

Y así.

 

Enmarph: “Así que eso es lo que pasa ... Espera, antes, tu-”

 

En efecto.

 

Suimei: “Exactamente. Es por eso que necesitaba luchar contra los dos al mismo tiempo.”

 

Con Una mirada escalofriante de cero absoluto, la mano de Suimei cubrió la cabeza de Enmarph.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

... La puesta del sol. En este momento, el rojo carmesí del sol se derrite en el azul oscuro de la noche.

Su prueba terminó, Suimei recorrió su camino de regreso desde el Pabellón de Crepúsculo a su habitación en la posada, antes de dejarse caer pesadamente en su cama.

 

Aunque hubo algunos eventos inesperados antes de su prueba, todo desde ese punto en adelante había procedido según lo planeado, ya se trate de encontrar un lugar para pasar la noche, o la adquisición exitosa de la identificación del gremio, y había encontrado su camino de regreso aquí.

Ser capaz de resolver todo sin problemas era de hecho una suerte.

La única cosa que había estado más allá de sus expectativas es descubrir que él y Lefille estaba alojados en la misma posada.

 

“Un encuentro fortuito de hecho ...” – Dijo Suimei entre dientes, al recordar las circunstancias de su reunión anterior.

 

Lefille Gurakis. Un espadachín con el pelo largo, de color rojo. La figura que creó al estar de pie no podía ser descrita con ninguna otra palabra que: “Hermosa”. No estaba seguro de lo fuerte que era, pero teniendo en cuenta lo imperturbable que había estado después de presenciar su batalla, fuerte era sin duda la palabra correcta.

 

Por otra parte, a pesar de que era sin duda capaz de cuidar de sí misma, había algo en ella que le preocupaba. Después de la batalla, cuando había estado mirándola fijamente, se había dado cuenta.

 

Su originalmente clara y aguda mirada se había nublado momentáneamente. Eso era algo único, propio de aquellos que habían sido atrapados sin poder hacer nada por un destino malvado, como si se sumergieran en la oscuridad.

 

Suimei: (No puede ser, ¿verdad ...?)

 

Suimei sacudió la cabeza con fuerza para aclarar sus pensamientos. No había ningún punto en perderse en ese tipo de pensamientos aquí. No importa quién, todos tienen aspectos que pueden hacer que los demás se preocupen. Eso es todo lo que era.

 

A decir verdad, a los ojos de los demás, es probable que ella se parecía a él mismo. De todos modos, preocuparse por ella de esta manera era infructuoso. Después de su despedida antes, era muy posible que nunca se encontrarían de nuevo en esta vida. Había sido pura casualidad que incluso se reunieron esta vez, después de todo.

 

...Suimei miraba por la ventana. Era esa hora del día, cuando el anochecer era indistinguible de la noche. Hablando de eso - anochecer – a quien se le había ocurrido esa palabra. La tenue luz del sol poniente proyectaba una larga sombra sobre el entorno, sumergiéndolos en la oscuridad, llenándolo de una sensación indescriptible.

 

Suimei: “Haaah...”

 

Suimei bostezó bajo los efectos del letargo que se había deslizado de repente sobre él.

 

¿Qué estaba pasando? No era el momento en el que normalmente dormía, y sin embargo el arenero había comenzado claramente a ejercer su influencia sobre su cuerpo. No había hecho nada particularmente agotador, y, sin embargo, se vio incapaz de defenderse de esta oleada de somnolencia.

¿Por qué?

 

Suimei: (Oh ... Es por eso. Mierda ... Esto es ...)

 

Él pensó en la razón. Él conocía este sentimiento. Él sabía por qué esta somnolencia irresistible se había deslizado sobre él ahora que estaba completamente solo.

En efecto. Este es un fenómeno que se produciría inevitablemente una vez que se había separado de “ese tipo de persona.”

 

Suimei: (Así que es por eso... por supuesto ...)

 

Era un juego de escenas del futuro, algo que estaba obligado a ver debido a la maldición de Ludwig. Anunciaba las crisis que le esperaba, sólo que los recuerdos de lo que había visto desaparecían una vez que despertaba. Estas visiones eran sólo para el momento inmediato, una videncia sin el menor valor.

 

Así que esto sucede incluso en este mundo, ¿eh? ¿Incluso en un sitio como este, esto todavía puede suceder? Incluso en un mundo como éste, salido directamente de las páginas de un libro de fantasía, un mundo sin la menor conexión con el mundo al que llamaba hogar.

Había estado bastante seguro de que no iba a pasar aquí. Si iba a encontrar con éxito un camino a casa, esto había sido lo único con lo que no había esperado volver encontrarse.

 

No queriendo dejar de lado sus pensamientos, mientras pensaba las cosas, su cuerpo se tensó inconscientemente, y se derrumbó encima de su cama. No había manera de combatir la somnolencia que vino sobre él.

 

En algún momento durante este proceso, la imagen de su madre, que nunca había visto antes, apareció en la silla en su habitación. Esta mujer, de la que sólo ha oído hablar de su padre, apareció ahora ante sus ojos bajo los efectos de la maldición.

 

[♫Ahhhh♫]

 

Estaba cantando. En lugar de una canción de cuna para calmar a un niño al dormir, era más un Aria dolorosa que lamenta el sufrimiento que su hijo experimenta. Esta misma canción le hizo entrar en un mundo de sueños que no eran sueños. Dormir ~

Su Madre, a la merced de la maldición de Ludwig, sostenía en una mano el libro que registra su futuro a partir del cual recita, con suavidad, con tristeza.

 

- Tentador Ultramarino, Al Kern. (NT: El nombre del libro supongo)

 

Esto era, sin duda, poco a poco la maldición que ya conocía. Escucharla cantar los versos de un poema que hablaba del pasado y el futuro del que no podía ser salvada. Esta ilusión de su madre, quien había sucumbido a esta maldición, aparecía cada vez.

 

Era por esta razón que corría al lado de todos los que se vieron atrapados sin poder hacer nada por su destino. Parecía que sus días de batalla estaban a punto de comenzar una vez más.

Forzando la apertura de sus párpados de plomo, Suimei recordó las palabras del libro en manos de su difunta madre.

 

[Silencio! No voy a correr más. ¡Voy a vivir como debería!]

 

La sobreviviente de un país caído. La joven espadachín, mitad-espíritu, obligada a soportar la maldición de la vergüenza puesta sobre ella por variadas razas: Lefille Gurakis Nosya.

 

[Cállense! ¡Para mí, ser necesitada solo por mi habilidad en la batalla, está bien!]

 

Su odiada compañera eterna, el arma humana del Imperio que se había sumergido a sí misma en el abismo de la magia negra: Liliana Zandark.

 

[Nos Encontramos de nuevo, Suimei. Había pensado que nunca nos veríamos de nuevo. Por eso, nunca no separaremos de nuevo.]

 

Quien quedó a merced del destino y de Nureha de Kadath, su amiga quien había llegado a ser conocida como la Princesa de la Espada: Kuchiba Hatsumi.

 

[Basta de palabras bonitas! ¡No importa cuántas veces digas esas cosas, la felicidad nunca vendrá!]

 

La figura de color verde oscuro, maldecida por Ludwig, con quien había hecho un juramento de salvación: Isrina Coulanges.

 

[Suimei. Los seres humanos y los demonios son lo mismo. Si ambas partes son así de sucias, entonces yo-]

 

Aquel que había sido convocado junto Suimei, el héroe que había dado la espalda a la humanidad en medio de la desesperación. Espada sagrada en mano, el espadachín del dios oculto: Shana Reiji.

 

[Ha pasado mucho tiempo, mocoso. ¿Qué tal te ha ido? ¿Te has vuelto más fuerte ahora?]

 

El espadachín más fuerte de otro mundo, llamado a este otro mundo por una invocación prohibida y no planificada: Beowulf Schneider.

 

[Así Que este es mi enemigo?]

 

El señor de los feroces demonios que controla todas las maldiciones, la emperatriz de las razas variadas: NACCHATRA.

 

“... duerme, Suimei. Si no descansas cuando se puede, entonces, llegará un día en que vas a caer. Porque ese es el destino que ineludiblemente te espera.”

 

Con esas palabras que no debería haber sido capaz de escuchar, la conciencia del Suimei se desvaneció en la oscuridad.

Isekai Mahou wa Okureteru Volumen 2

Última modificación: 
Jueves, Febrero 1, 2018 - 12:11

A la partida de Reiji y su grupo y después de haberse inscrito en el gremio de aventureros Suimei comienza su viaje a la capital de Nelferia en busca de información para regresa a su mundo.


Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 17: Recuerdo desagradable.




Manual




- La Chica una vez tuvo un sueño.

 

Un sueño muy común, muy normal: Proteger el lugar en el que había nacido, así como a las personas que la habían criado.

Para las personas nacidas en este mundo, en particular los que estaban viviendo sus vidas de manera correcta, esto era más o menos un deseo que todos ellos tenían en común.

Esta chica vivió como lo hicieron esas masas sin nombre, con ese sueño guiándola.

 

Había, sin embargo, una clara diferencia entre la chica y los otros que compartían su sueño. Ella era, de hecho, cualquier cosa menos un ser humano normal. En cambio, ella nació del vástago de una antigua línea de espíritus, apóstoles de la diosa Arshuna. Era su deber repeler las invasiones de las razas de demonios, por lo que había llegado a ser conocida como Sacerdotisa.

 

Mientras la chica sin descanso desarrollaba su habilidad con la espada, a menudo escuchaba cosas como, ‘Los espíritus son un regalo de la diosa Arshuna a la humanidad, un raro poder que existe para defender a la gente de las razas de demonios.’

Por lo que la derrota no era una opción.

Para proteger las vidas pacíficas del pueblo, era un poder que no se podía permitir que desapareciera.

 

Y así continuó viviendo la niña, orando constantemente a la diosa Arshuna incluso mientras practicaba sin cesar su habilidad con la espada. De vez en cuando, ella hacia su camino hacia el norte para repeler las invasiones de las razas, dejando los grupos de ataque en la basura. Y así, pasaron los días, la chica continuamente era capaz de realizar su sueño.

 

A pesar de que eso la dejó sin siquiera la posibilidad de alcanzar la felicidad de haber nacido como mujer, la chica nunca renunció a su sueño.

 

Pero los sueños llegan a su fin.

 

Cuando el nuevo Señor Demonio ascendió al trono, su sueño se desvaneció como el estallido de una burbuja.

 

Cuando la noticia llegó a la capital, ya era demasiado tarde. Una inundación en enjambre de un millón de hombres de todas las razas de demonios se extendió por el norte. Las ciudades y pueblos desaparecieron en su estela, tragados por esta amenaza feroz.

 

Números abrumadores. Por otra parte, cada miembro mostraba una fuerza muy superior a la humana. Su fuerza indomable, junto con sus números dejaron a la humanidad en la desesperación total y absoluta.

 

A pesar de ello, la chica luchó para mantener viva la esperanza, a pesar de que podría ser infinitesimal. Para proteger a su tierra y a su gente, habría de continuar blandiendo su hoja afilada durante el tiempo que le quedara aliento a su cuerpo.

 

Ante su poder como Espíritu y su habilidad con la espada divina, incontables miembros de las razas enemigas se transformaron en una montaña de cadáveres.

La chica era fuerte. Más fuerte aún que cualquiera de las tropas de élite del Norte. Esa fuerza, sin embargo, no les ayudó, ya que fueron barridos por la violenta y abrumadora fuerza del enemigo.

 

Por debajo de la malicia de esa fuerza de aplastamiento el sueño de la niña se hizo añicos. La tierra natal de la chica fue pisoteada por la fuerza invasora, y las vidas de aquellos por los que había luchado fueron trágicamente cortadas.

 

Ese abrumador poder era absoluto, incluso cuando se trataba de la chica.

 

La chica sufrió la derrota a manos de un líder del ejército de las razas enemigas, su fuerza era tan terrible como si el mal en sí se hubiera manifestado. Peor aún, después de su derrota, fue víctima de una maldición vergonzosa y vil.

 

“Tal vez este es mi fin” - la chica pensó, resignándose al destino que sus compañeros habían encontrado, para esto, su tierra natal, sería su lugar de descanso final. Había luchado cono ese desgraciado general enemigo hasta lo último y recibió lesiones de las cuales nunca se recuperaría.

 

Por desgracia, esa solemne resolución suya iba a ser quebrada - su gente le dijo que viviera.

 

De hecho, el poder que la chica ejercía era muy valioso. Fue un regalo de los cielos, la diosa de la justicia manifestada, el poder de los espíritus otorgado por la diosa Arshuna a ella misma. Un poder raro y precioso que era la antítesis de las razas de demonios, que adoraban en el altar de un dios malvado.

 

Ella era una esperanza que no debe desaparecer, una luz que no debe apagarse. Y no podían dejarla morir allí. No, ella tendría que vivir en la vergüenza, volviéndose más fuerte de manera constante hasta el día en que pueda hundir a la espada de la retribución directamente en el corazón de la raza de los demonios.

 

... Una vez, la niña tubo un sueño. Ahora, ella no tenía ni siquiera una opción.

 

Y así fue que, una vez más, en este día, la chica - Lefille Gurakis Noshias - lloró lágrimas silenciosas en soledad.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Varios días después de su visita al gremio, Suimei, después de haber despertado muy temprano, balanceaba su espada en la práctica.

 

Suimei: “Sei! ¡Ja!”

 

En repetidas ocasiones, balanceó su espada en un movimiento vertical, de arriba hacia abajo, su respiración constante y sin molestias.

Este fue un movimiento practicado por él desde su juventud, aunque no es algo que había aprendido de su padre. No, esto era algo que había aprendido en el dojo cerca de donde vivía.

 

A pesar de que su padre, un mago, era también un experto en combate cuerpo a cuerpo, había decidido que lo mejor era dejar este asunto a los profesionales, y había llevado a su hijo al dojo cerca.

 

Estos movimientos encadenados eran una parte del manejo de la espada que había aprendido allí.

 

El manejo de la espada era algo que inevitablemente se deteriora sin esfuerzo consistente y estable. Con la excepción de unos pocos individuos con talento excepcional, una semana era suficiente para degradar la habilidad con la espada.

Esto fue doblemente el caso de Suimei, quien había dedicado su tiempo en el palacio a estudiar.

 

Si bien es cierto que Suimei bien podría depender de su magia o de objetos mágicos para entablar combate cuerpo a cuerpo - la espada no era una necesidad en sí misma - se sentía mucho más a gusto con una espada en la mano.

 

Suimei: “Fuuu ... Eso debería ser suficiente ...”

 

Tomando una respiración profunda mientras terminaba, se limpió el sudor con una toalla. A pesar de que la práctica de hoy fue un poco más simple en comparación con su rutina normal, a la luz de sus planes para el resto del día era suficiente.

 

Esto no era un día en el que pudiera darse el lujo de quedar agotado desde el primer momento. Hoy era el día en que Suimei participaría en una misión de escolta con destino a el Imperio de Nelferian.

 

Esta misión de escolta lo llevaría de ciudad en ciudad, de una nación a otra. Había tomado esta misión, por supuesto, porque se alineaba con sus objetivos.

Su objetivo era descubrir un camino a casa y luego hacer el camino que lo haría posible.

 

Para tal fin, visitar el Imperio - un lugar que iba muy por delante de Aster en la facilidad de obtención de recursos de inteligencia- era una necesidad. La primera parada a lo largo de ese camino requiere que primero llegue a la ciudad de Kurand, en la frontera occidental de Aster, cerca del imperio.

 

Kurand era una ciudad que estaba asentada en el límite entre Aster y Nelferia. Era una ciudad muy desarrollada en relación con el comercio y la inteligencia en segundo lugar solamente después de la capital, Mehter. Suimei quería tener una idea sobre el funcionamiento del Imperio antes de realmente poner un pie en el país, por lo que había planeado pasar algún tiempo en Kurand recolectando recursos antes de tomar el camino a su destino final.

 

Para este propósito, Suimei se había unido a una caravana de negocios que conoce a fondo el área y el viaje.

... Había estado en la búsqueda constante de dichas misiones en el gremio, cuando finalmente esta oportunidad se había presentado el día anterior.

Porque la competencia era feroz, originalmente había supuesto que le tomaría bastante tiempo entrar con éxito a una misión de este tipo. En lugar de eso, habían sido sólo tres o cuatro días, un poco antes de sus proyecciones.

 

Cuando se trataba de esto, tenía que decir que su capacidad de utilizar magia restauradora jugó un papel muy importante. Cuando el mago de rango D, Suimei, había hecho su camino a la ventana de recepción, la caravana ya había completado sus requisitos de guardaespaldas. A pesar de ello, el líder de la caravana había dicho que cuando se trataba de magos que manejan magia de curación, cuantos más mejor, y le dio la bienvenida a Suimei.

 

Como se presume, este mundo era bastante acogedor hacia los magos capaces de usar la magia restauradora.

Teniendo en cuenta que su récord de alianza era todavía una pizarra en blanco en cuanto a logros, que pudiera tomar la misión fue posible porque el líder de la caravana era de la opinión de que, si era realmente útil, entonces valía la pena.

 

En cualquier caso, sus planes para el día ya se habían establecido. Hoy es el día en que dejaría Mehter.

En ese mismo momento recargando a la cabeza hacia atrás, Suimei pensó para sí mismo, ocultando su hoja de mercurio, una vez más en su persona.

 

En el camino de regreso a la posada para hacer las comprobaciones finales a su preparación para el viaje por delante, cuando Suimei caminaba de regreso a su habitación se estrelló contra alguien que va de cabeza en una esquina.

 

Suimei: “¡Oh hombre, lo ciento mu-!”

 

Por un breve instante, vio estrellas. Se sacudió ligeramente el impacto y Suimei se disculpó por su falta de atención.

 

De repente, se detuvo en seco. Más exactamente, se quedó sin habla por el repentino giro de los acontecimientos.

La persona con la que Suimei se había estrellado era un compañero miembro del gremio, así como alguien que se alojaba en la misma posada que él - Lefille Gurakis.

Sin embargo, lo que le había sorprendido tanto no era que se había encontrado con alguien que era familiar para él.

No, él se había interrumpido a sí mismo, porque esta chica, Lefille Gurakis, parecía terriblemente fuera de sí.

De hecho, ella había venido corriendo desde algún lugar – ¿fuera? - vestida sólo con su ropa interior, con los ojos rojos e hinchados y lágrimas corriendo por su rostro.

 

Lefille: “Ah-”

 

Lefille debió haberse dado cuenta finalmente de su apariencia. Aun así, ella simplemente se quedó sin aliento, congelada por la sorpresa. El dolor que pesaba sobre su alma era tal que al parecer la dejó incapaz de preocuparse por su apariencia, que viene ahora en segundo lugar a la nube oscura de tristeza que descansaba sobre ella.

 

Suimei: “Eh, eh, EH?”

 

La otra persona, Suimei, quedo igualmente congelado y rígido, sin saber cómo reaccionar ante la situación inesperada.

A pesar de que sin duda había chocado con ella con una buena cantidad de la fuerza, por lo que se podía ver, esto no había sido causado por el impacto. Tanto su forma de vestir y su llanto eran simplemente demasiado.

 

Lefille: “Oh, lo siento ...”

 

Por fin, Lefille parecía haber regresado en sí. Ella se secó las lágrimas, ofreció estas palabras con una voz dolorida, y haciendo caso omiso por completo las palabras de Suimei, se metió más a dentro en la posada.

 

Suimei, completamente atónito, quedó congelado en su lugar antes de que finalmente murmurara para sí mismo en confusión.

 

Suimei: “¿Qué demonios fue eso ...?”

 

Era, sin embargo, temprano por la mañana, y con todos los demás en la tierra de los sueños, no había nadie que le contestara.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 18: Protección de caravana.




Manual




Varias horas después del incidente de la mañana. Suimei paso a través de la muralla que rodea Mehter, vestido con la ropa que había comprado anteriormente y la bolsa alterada que había traído consigo desde su mundo en una mano.

 

A pesar de haberse tomado el tiempo para terminar los preparativos finales en la posada, tomar el desayuno, e incluso matar el tiempo antes de la salida, Suimei no había tenido la oportunidad de disculparse o decir adiós a Lefille. Si el destino lo permite, nos encontraremos de nuevo de todos modos - él pensó para sí mismo, antes de partir a la hora señalada.

 

Pasando a través de los procedimientos de salida necesarios con el centinela de la puerta de la ciudad, finalmente salió de la ciudad.

El costado del largo camino que lleva lejos de la cuidad era el lugar de encuentro para los acompañantes de la caravana.

 

Antes de llegar al punto de encuentro, Suimei se giró para mirar detrás de él, un sentimiento desconocido lo llevó a disfrutar de las paredes de la ciudad que se alzaban.

Esta fue la primera vez de Suimei miro estas paredes de la ciudad, que protegían a Mehter todos los días, desde tan cerca.

Era una estructura defensiva masiva que rodea toda la ciudad.

 

A pesar de que se había construido no sólo con el propósito de proteger el palacio, sino la totalidad del capital en su conjunto, el término “pared del castillo” resulta, no obstante, oportuno. En su propio mundo, la construcción de murallas en las ciudades para proteger tanto las ciudades como el castillo había sido igualmente una práctica común en la Edad Media.

 

Una parte integral de la función defensiva de la estructura, la parte superior de la pared, estaba vestida con almenas que ofrecen los dos parapetos para la defensa contra los arqueros enemigos, así como aspilleras para la defensa de los arqueros que disparar sus propias flechas.

Parecía que la gente de este mundo se basó en tales fortificaciones para defenderse contra amenazas externas a la ciudad - tanto humanos como monstruos por igual.

 

Sin embargo-

 

Suimei: (Tal y como Dorothea mencionó anteriormente, no parece que estas paredes estén reforzadas contra la magia.)

 

En cuanto a la muralla de la ciudad, las palabras de Dorothea vinieron a la mente. De hecho, la pared alrededor de Mehter parecía estar construida de un tipo muy diferente del material resistente a la magia que se había usado para construir el campo de entrenamiento del gremio.

 

En cambio, parecía haber sido construido usando una especie de ladrillo gris, probablemente el mismo tipo de hormigón primitivo que los antiguos griegos habían utilizado para construir los muchos templos de sus dioses. Esto fue probablemente debido a que el material resistente a la magia había sido un reciente descubrimiento, y por lo tanto no podrían haber sido utilizado en la construcción de estos muros, dada su edad. En ese momento, dada la escasez del material en cuestión, es probable que no podría haber sido utilizada en una estructura tan grande de todos modos.

 

Suimei: “Pero con esto, un solo y poderoso hechizo es todo lo que se necesitaría para volar toda esta cosa.”

 

Los objetos sometidos directamente a ataques mágicos se derrumbarían muy rápidamente, por no hablar de una estructura primitiva como ésta.

 

Aunque parecía lo suficientemente impresionante, teniendo en cuenta el papel fundamental que desempeña en la defensa, tenía que decir que no parecía fiable, aumentar su tamaño no sirve para nada; Su error fundamental es su fragilidad.

 

Preocuparse por esto no tiene sentido - Suimei pensó mientras le daba la espalda a la capacidad defensiva de la ciudad que no era asunto suyo – él poseía paredes defensivas por sí mismo, después de todo. Pasar más tiempo ponderando las defensas de este mundo era un esfuerzo inútil.

 

Jalando sus pensamientos de regreso al presente, Suimei miró el espacio vacío delante de él, donde la gente ya habían comenzado a congregarse.

 

Allí, había una serie de personas vestidas con ropa fina, así como más o menos veinte personas que estaban armadas. En total, había algunas decenas de personas, así como un puñado de carros.

 

Ya había llegado a la escala en la que se podría considerar un pequeño pueblo móvil - esta es la caravana que Suimei buscaba.

 

Caravanas. En su mundo, cosas similares habían existido. Los comerciantes y transportistas viajaban juntos para protegerse a sí mismos ya su carga al pasar por zonas peligrosas, defenderse contra los ladrones y otros tipos de violencia.

 

La cabeza de la caravana era típicamente un comerciante responsable del transporte de mercancías entre ciudades, que se dedica a este negocio como un medio de vida. Otros miembros de la caravana incluyen tanto los que viajaban bajo esta bandera, así como los comerciantes no afiliados se unían para el viaje.

 

Suimei: (Tengo que decir que esto es bastante más de lo que esperaba.)

 

La escena delante de él refleja esencialmente su conocimiento de cómo funcionaban en su mundo esas cosas. Al menos con respecto a la apariencia exterior, realmente no había nada que se destacara por ser diferente.

 

Sin embargo, si se fuera a considerar en cambio los individuos armados que se colocan en el camino, las diferencias entre esta caravana y las de su mundo se volvían inmediatamente evidentes.

Una sola mirada revelaría guerreros blindados y magos por igual, incluyendo mujeres espadachines similares a Lefille entre ellos.

A pesar de que los individuos armados no eran más de veinte, Suimei consideró que esto era una fuerza bastante considerable ya.

 

El gran número de guardias que había sido contratado era un testimonio de los peligros de este mundo.

 

No sólo el nivel de civilización en este mundo es considerablemente bajo, sino que muchos peligros que no se encontraban en su propio mundo estaban presentes. En este mundo, sin la fuerza de combate adecuada, los caminos entre ciudades y reinos ya eran casi intransitables. Los métodos de transporte de su mundo, como los aviones y trenes eran, por supuesto, una imposibilidad.

 

El viajar entre ciudades consistía en seguir el camino pavimentado. No existen luces en la calle, e incluso la búsqueda de una fuente de agua o alojamientos requiere una de buena cantidad de esfuerzo.

Como Suimei consideró las circunstancias, se dio cuenta de hasta qué punto la vida cómoda que había tenido en su mundo.

 

El debate sobre las conveniencias relativas y los inconvenientes de los dos mundos con él mismo finalmente llegó a su fin, y Suimei se dirigió hacia un hombre en particular que estaba vestido como un comerciante.

A partir de la descripción que le habían dado en el gremio al aceptar la solicitud, este parecía ser el hombre que había puesto la misión en el Pabellón de Crepúsculo.

 

Comerciante: “¿Puedo ayudarle?”

Suimei: “Soy Yakagi Suimei, del gremio de los aventureros. Estoy aquí para presentarme como uno de los acompañantes de esta caravana.”

 

El hombre vio por primera vez la introducción de tipo empresarial de Suimei con una mirada de sospecha, pero su expresión cambio cuando de repente recordó algo.

 

Comerciante: “Oh, qué amable. Soy Galeo, el que organiza esta caravana. Eres el Yakagi que puede usar magia de restauración, ¿supongo? Gracias por aceptar esta solicitud. Si hay heridos en el camino a Kurand, voy a confiar en usted.”

Suimei: “No hay problema en absoluto. Es un placer estar trabajando con usted también.”

 

Suimei tomó la mano extendida en un apretón de manos, señalando el final de su reunión de negocios.

De pronto, sin embargo, Galeo miro Suimei con un poco de confusión en su rostro.

 

Galeo: “Yo había oído que Yakagi-san es un mago, pero su ropa ...”

Suimei: “¿Oh, mi ropa?”

Galeo: “Mm-hmm. No importa cómo lo mire, no puedo verla como la ropa de un mago ...”

 

Así que está confundido acerca de esto también, ¿eh?

 

“Jaja. Para ser honesto con ustedes, en realidad, no soy tan aficionado a la ropa de mago” -Suimei respondió con una sonrisa fingida.

 

Galeo otra vez le dio una mirada evaluadora.

 

Galeo: “Ah, ¿sí? ¿Por qué?”

Suimei: “Vamos a ver, ¿cómo lo puedo poner? esta ropa de mago... es pretenciosa, es como si quisiera frotar lo grande que somos en las caras de las personas. Es totalmente para darse aires de grandeza.”

 

Este fue de hecho la forma en que Suimei se sentía después de ver la ropa de los magos de este mundo. Estos últimos días, hasta que se las había arreglado para aceptar esta misión, a menudo había salido a dar un paseo por la ciudad. Había visto tanto más de unos pocos magos y los miembros del personal de la alianza de magos.

 

¿Su impresión en el momento? Era increíblemente pomposo.

 

Ahora, eso no quería decir que todos los magos estuvieran ataviados de esa manera, por lo tanto, incluso la ropa de esta naturaleza no era inherentemente inadecuada. Sin embargo, para Suimei, que es nuevo en esto, la sola idea de vestirse de esa manera lo llenó de vergüenza.

Además, Suimei no tenía ningún deseo especial de parecer particularmente misterioso, importante o superior.

 

Además, traía a la vista la ropa que venía a su mente por las imágenes de su propio mundo, donde había visto la ropa ostentosa de mago de la antigüedad. Incluso si eso significa crear malentendidos innecesarios, se negó a tener ese aspecto.

 

Por último, aunque su situación era de hecho un poco especial, los otros magos que Suimei había conocido - su padre y el jefe de la sociedad de magos incluidos - estaban vestidos de manera similar a la ropa normal.

 

Galeo: “Oh, ya veo. ... Bueno, si tengo que ser honesto con usted, en realidad no me gusta ese estilo de ropa tampoco. Cada vez que tengo que interactuar con esos tipos, siempre dan la sensación de se creen superiores a mí “.

Suimei: “¿Es así? Sí, tengo que decirlo, no siento que ese tipo de rapa me quede bien.”

Galeo: “Sí, sí. Puedo entenderlo totalmente. Definitivamente prefiero a las personas de tu tipo, que son más suaves y amables en su trato.”

Suimei: “Oh, eso me recuerda. Yo ya he preparado las cosas como un bastón mágico, por lo que no tiene que preocuparse por eso.”

 

100% mentira.

 

Galeo: “Oh, está bien. No hay nada más en mi mente entonces. Vamos a estar a su cuidado durante el viaje.”

Suimei: “De acuerdo”.

 

El acuerdo de Suimei marcó el final de la conversación y Galeo volvió a unirse a los otros comerciantes.

Definitivamente tenía otros asuntos que atender. Estaban a punto de salir, después de todo. Era natural que estuviera ocupado en este momento como el encargado de la caravana.

En ese momento, una voz nostálgica llamó a Suimei, infundiéndole una sensación de deja vu.

 

Lefille: “... Perdona, pero eres, ¿Suimei-kun?”

Suimei: “¿Eh? Oh, ¿Gurakis-san?”

 

Suimei se giró para ver la figura de alguien que no debería haber estado allí: Lefille Gurakis.

 

“¿Qué te trae por aquí? ¿Estoy seguro de que dijiste que no estabas planeando salir pronto todavía?” – Suimei preguntó, completamente desconcertado.

 

Debido a que Suimei y Lefille habían permanecido en la misma de la posada, habían conversado en varias ocasiones. A través de esas conversaciones, se había enterado que Lefille tenía algunas cosas de que encargarse, y por lo tanto no había planeado partir por algún tiempo todavía.

 

¿Así que por qué estaba aquí, como si estuviera dispuesta a partir? Suimei fue incapaz de llegar a una explicación.

Su pregunta provocó un movimiento de cabeza desde Lefille.

 

Lefille: “Sí, tienes razón. Es sólo que la recompensa de la misión que acepte hace un par de días fue un poco más grande de lo esperado. Eso quiere decir que alcance mi meta de ganancias antes de lo esperado.”

Suimei: “Así que has ahorrado lo suficiente?”

 

“Sí. Definitivamente estoy bien en ese momento” - Lefille respondió con una sonrisa tranquila.

 

Cuando habían hablado antes, le había dicho que tenía que permanecer en Mehter por alrededor de un tiempo, para ahorrar dinero para el viaje, así como los gastos de estudio.

 

Suimei: “... Si no es mucho preguntar, ¿puedo preguntar qué tipo de misión que fue?”

Lefille: “Recompensa por un monstruo. Un gran monstruo apareció a una buena distancia de aquí. La situación era bastante urgente, por lo que el premio era bastante grande.”

 

“Un monstruo grande?” - Preguntó Suimei, eso despertó su interés.

 

Nunca habría imaginado que algo así había sucedido mientras él estaba esperando una misión de escolta.

 

Lefille: “Sí. Un semi-gigante.”

Suimei: “Semi-gigante ...”

Lefille: “Mm-hmm.”

 

... ella no continuo.

Al parecer estaba bajo la idea errónea de que Suimei entendería con sólo eso.

 

Suimei: “Um ..., y que es exactamente eso?”

Lefille: “... ¿Eh? Suimei-kun no lo conoce? Estamos hablando de semi-gigantes, ¿sabes?”

Suimei: “No lo conozco. No hay nada como eso de donde yo soy, sabes.”

Lefille: “O-oh, wow. Um, está bien ... Así que hay lugares como ese también ...”

 

Su respuesta había sido demasiado inesperada, Lefille fue tomada completamente por sorpresa. Como era de esperar, como un visitante de otro mundo, había una verdadera montaña de cosas de “conocimiento común” de los cuales Suimei ignoraba el nombre, eso incluye la palabra “gigante”, aunque al menos podía decir que este monstruo era grande y humanoide.

 

Lefille: “... Está bien, los Semi-gigantes son una subespecie de gigantes. Tienen un solo ojo, y aunque son de menor estatura que un gigante normal, su fuerza de brazos que es todavía bastante masiva es de particular interés, y está a un nivel alarmante, puede romper una pared de la ciudad con un solo brazo. Pero, aun así, tengo que decir ... que un monstruo como éste, que habitualmente aparece en los cuentos, no exista en el este ...”

Suimei: “Bueno, se podría decir que así es. ... Gurakis-san, ¿cómo lo derrotaste?”

 

El suspiro de Suimei lleva un tinte de asombro. Un ser que es capaz de destruir una pared de la ciudad, era sin duda extremadamente peligroso. La actitud despreocupada de Lefille cuando hablaba de haber derrotado al monstruo, sin el menor atisbo de orgullo o excitación ... Parecía como si fuera una persona increíble.

 

Lefille: “No es como si lo hubiera hecho por mi cuenta, ¿sabes? Algunos de nosotros formamos un grupo para hacerlo caer. Mis contribuciones fueron bastante pequeñas, de hecho.”

 

Dada la mirada indiferente en su cara, era incapaz de decir si ella simplemente estaba siendo modesto o no. Sin embargo, tuvo dificultades para creer sus palabras ...

todos modos-

 

Suimei: “En ese sentido, ¿puedo preguntar si este monstruo es bastante común?”

 

Semi-gigantes. Mientras planteó esta pregunta, que prevé una versión ligeramente más pequeña de los Ciclopes legendarios de las historias de su mundo. Esta vez su aspecto había sido repentino, pero ¿cómo eran las cosas normalmente?

 

La cabeza de Suimei se dejó caer con tristeza mientras esperaba la respuesta de Lefille. – “Por favor dime algo así como que no es algo común.”

 

Lefille: “No, en absoluto. Los pequeños monstruos son una cosa, pero los grandes monstruos como el semi-gigante son muy raros. En realidad, hablando de eso, esta área no es un entorno adecuado para ellos.”

 

“Creo que no son tan comunes, después de todo” - Suimei pensó para sí mismo al mismo tiempo que Lefille continuó.

 

Lefille: “Dicho esto, no puedo decir que fue totalmente una coincidencia. El quid de la cuestión es que no apareen aquí, después de todo.”

Suimei: “Sí ...”

 

... Las palabras de Lefille impulsaron a Suimei a hundirse en sus pensamientos. Por lo que había leído en la biblioteca del palacio con respecto a la ecología de los monstruos, había dos o tres hipótesis principales de por qué aparecían grandes monstruos.

 

En primer lugar, un fenómeno natural que resulta en la generación espontánea. En segundo lugar, mutación. Por último, descendencia de la raza de los demonios que sufrió de trastornos cognitivos en su nacimiento.

 

Suimei personalmente sentía que la última hipótesis parece la más probable. Las dos primeras opciones eran simplemente demasiado casuales, mientras que la última conjetura parecía bastante razonable. Sin embargo, si eso era cierto, entonces eso tendría varios significados.

 

Suimei: “¿Hay Demonios cerca?”

 

A pesar de que no sabía dónde Lefille había luchado contra el semi-gigante, esta fue la conclusión más obvia.

Lefille, sin embargo, no respondió. Tal vez ella se había dado cuenta que simplemente estaba murmurando para sí mismo.

 

Suimei: “Gurakis-san?”

Lefille: “... Oh, sí, tal vez.”

 

Había tardado tanto en responder que Suimei la volvió a mirar, sólo para encontrar su mirada perdida en la distancia.

El espíritu valiente, elegante, que anteriormente se había reflejado en sus pupilas había sido reemplazado por una sombra turbia.

No sabía por qué, pero algo en su conversación de hace un momento le había puesto en un estado de ánimo triste.

... Después de un breve momento, Lefille finalmente pareció darse cuenta de la mirada preocupada de Suimei, disipando la oscuridad estado de ánimo en un instante.

 

Lefille: “No es nada. Por favor, no se preocupe.”

Suimei: “Ah ...”

 

Definitivamente ella estaba pensando en algo, Suimei pensó para sí mientras expresaba su reconocimiento de perplejidad. Lefille, por el contrario, le cortó el hilo de la conversación, fingiendo que nada había sucedido.

 

Lefille: “Um, sobre eso ...”

Suimei: “...?”

 

Solemnidad, la valiente sensación que venía de ella desapareció junto con sus palabras vacilantes. Parecía estar avergonzada por algo, su tono de voz, finalmente hacia juego con su edad.

 

Lefille: “Er, no, es sólo que ... Um, bueno ...”

Suimei: “...?”

 

Lefille vaciló. Una observación más detallada reveló que sus mejillas habían adquirido un tono rojizo. ¿Qué diablos está pasando?

Volviendo un poco la cabeza, Lefille se asomó a Suimei por el rabillo del ojo. Por último, después de haberse resuelto a sí misma, ella habló.

 

“U-um, lo de esta mañana. Yo te mostré un lado desagradable de mí ...” - dijo con su cabeza colgada de vergüenza.

 

Sorprendentemente, saco el incidente de esa mañana por sí misma.

A pesar de que Lefille simplemente se había disculpado, Suimei sintió que había sido un poco descuidado por sí mismo, por lo que -

 

Suimei: “Oh, no, para nada... yo fui demasiado descuidado. Lo siento, de verdad. Debería haber prestado más atención cuando tomé esa esquina.”

Lefille: “No, la culpa fue mía. Debería haber sido más consciente de mi entorno. Por favor, no te preocupes sobre eso. Fue realmente mi error.”

 

Lefille rechazó sus palabras con un movimiento de cabeza y otra disculpa.

Suimei se armó de valor y le hizo una pregunta.

 

Suimei: “... Um, ¿puedo preguntar qué pasó?”

Lefille: “Er ... lo siento!”

Suimei: “... No, en absoluto. Esas deberían ser mis palabras. Me disculpo por preguntar algo por como eso. Por favor, sólo olvida que pregunté.”

 

Reconociendo que Lefille era incapaz de responder, Suimei se disculpó inmediatamente, descartando cualquier plan de continuar la investigación.

Lo que había sucedido esa mañana era probable tanto complicado como inconveniente para compartir. A pesar de que sin duda todavía estaba preocupada, pero él sabía que no debía presionar.

 

“V-voy va a ir a presentarme ante el líder de la caravana,” - Lefille apresuradamente dijo, aparentemente incapaz de soportar el ambiente actual antes de caminar en la dirección de Galeo sin esperar una respuesta de Suimei.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 19: Rompiendo el hielo.




Manual




Unas decenas de minutos después que Suimei y Lefille se encontraran, la caravana partió sin demora.

Su viaje tuvo un buen comienzo. Si el resto del viaje pudiera continuar sin sorpresas no deseadas, eso sería fantástico.

Lo que les quedaba ahora era dirigirse a Kurand mientras vigilaban la caravana. Cuando llegó el momento de viajar, Suimei ya había investigado el asunto con antelación.

 

Viajar entre Mehter y Kurand tomaba aproximadamente seis o siete días. Debido a la proximidad de la ciudad capital Mehter de la frontera occidental, el tiempo que tomaba viajar entre estas ciudades todavía podría ser visto como relativamente corto. Sin embargo, para un joven de la era moderna como Suimei, caminar durante un día entero era bastante áspero.

 

Durante este tiempo, seguirían el camino de piedra por el bosque y la meseta, la montaña y la cuenca antes de llegar a su destino.

Para el viaje, Suimei había sido colocado en la parte trasera de la caravana.

Aquellos más dignos de confianza -los veteranos del gremio y los mercenarios- encabezaban el camino, mientras que Suimei y los demás eran responsables de vigilar la carga.

 

Debido a que las vidas humanas eran vistas como prioridad, se les había informado que si algo ocurriría debían dar prioridad a la seguridad de los conductores de los coches sobre la carga. En otra nota, Suimei caminaba actualmente junto a Lefille, que también había asumido la responsabilidad de proteger los bienes de la caravana.

 

Tal vez debido a la torpeza anterior, desde que el viaje comenzó, Lefille se mantuvo en su mayoría, manteniendo un ojo en los carros, caballos y sus alrededores, y solo ocasionalmente rompía el silencio.

Poco a poco, sin embargo, debido a que sus edades eran tan cercanas, así como el hecho de que eran colegas que participaban en la misma tarea, la conversación entre ellos se hizo cada vez más cálida.

 

Acompañados por los suaves ruidos de los cascos de los caballos contra la carretera, el giro de las ruedas del carro y la suave brisa que soplaba a través de las llanuras, Suimei y Lefille charlaban unos con otros.

 

Suimei: “¿Y la diosa Arshuna?”

Lefille: “Ah, ella es la creadora del cielo y la tierra, la que mantiene la existencia de este mundo. Esto es lo que enseña la Iglesia de la Salvación. Ella es el Altísimo, por encima de todos los demás. “

Suimei: “Ya veo…”

 

Suimei reflexionó mientras escuchaba las palabras de Lefille.

 

Mientras caminaban, Lefille le explicó de la doctrina de la Diosa Arshuna. En su primera reunión en el gremio, ya habían tenido una breve discusión sobre la iglesia, y Suimei se había dado cuenta de que tenía una seria brecha en cuanto al conocimiento las creencias de la gente en este mundo. En algún momento desconocido para él, Lefille se había dado cuenta de esta situación.

 

Suimei había decidido que ésta era una oportunidad perfecta para que ella le enseñara algunos conocimientos básicos.

En cuanto a eso, parece que casi todos en este mundo son creyentes monoteístas de la Diosa más alta, Arshuna.

En otras palabras, no parecía que hubiera deidades distintas de Arshuna.

Transformar el caos primitivo de origen en el mundo actual fue obra de un dios.

Tomar prestado el poder de los elementos e infundir magia con dicho poder, equivale a pedir prestado el poder de la Diosa. Aunque los demonios adoraban a una existencia similar en el Dios Maligno, la Iglesia de Salvación rechazó completamente la noción de que era un dios.

 

Lefille: “Además, a pesar de que nuestras razas pueden ser diferentes, todos reconocen la existencia de la diosa Arshuna, ya sea los espíritus, los enanos, los hombres bestias, o Dragonautas.”

Suimei: “Hmm”

 

Lefille había tocado inconscientemente un punto de interés para Suimei, quien reaccionó.

 

Lefille: “¿Hay algo mal?”

Suimei: “No, es sólo eso de lo que has dicho, existen razas de semi-humanos.”

Lefille: “Por supuesto. ... Espera, ¿no aparecen de dónde eres? “

Suimei: “Sólo en las conversaciones.”

 

Aunque podría haber sido una vaga manera de expresar las cosas, no era falso. Cuando se trataba de historias de fantasía, su existencia no era nada si no una historia. Estas tribus parecían ser una parte normal de la vida en este mundo, por lo que la respuesta de Suimei probablemente estaba bien.

 

Suimei: (Dicho esto, ciertamente no vi ninguna en Mehter)

 

Lefille: “Bueno, entonces tendrás tu primera oportunidad de verlos una vez que lleguemos a Nelferia. Ese lugar es un crisol de razas. Los espíritus y Dragonautas son un poco raros, pero hay un montón de hombres bestia. Oh, eso me recuerda, parece que nos hemos quedado un poco fuera del tema. ¿Tienes otras preguntas sobre la Diosa?

Suimei: “No. Esto es suficiente por hoy. Gracias; He aprendido mucho.”

 

Respetuosamente, Suimei expresó su agradecimiento a Lefille, quien le había enseñado con sinceridad, sin la menor manifestación de impaciencia.

Lefille sonrió alegremente, negando que sus esfuerzos fueran dignos de agradecimiento.

 

Lefille: “No es nada. Con respecto a la conversación, ¿significa eso que la Diosa Arshuna no existe en el este? “

 

“Hahaha, bueno, podrías decir eso ...” - Suimei respondió vagamente.

 

“Existencia” era una palabra para las cosas que eran concretas. Dejando de lado un concepto observable y accesible como los elementos, en lo que respecta a la gente de este mundo, la Diosa Arshuna no era un concepto ambiguo, sino más bien una certeza.

Debido a esto, era quizás más apropiado considerar esta existencia como un fenómeno natural, aunque único.

 

Desde la perspectiva de un mago, los “dioses” eran en gran medida simplemente una existencia conceptual, una fuerza externa que interfería con el mundo. En la práctica, esta opinión parecía estar dar o menos en el blanco.

Eso puso fin a ese tema.

Suimei volvió la mirada hacia Lefille, que iba caminando junto a él. A diferencia de la primera vez que se conocieron, esta vez llevaba su equipaje.

La muchacha llevaba en la espalda un paquete lo bastante grande como para meter la armadura que había usado antes, así como una enorme pieza de equipaje.

 

Lefille: “... ¿Sucede algo, Suimei-kun?”

Suimei: “Oh, estaba pensando que esa bolsa que llevas es bastante grande.”

 

“¿Oh, esto?” -Contestó, mirando hacia atrás.

 

En la parte de atrás de esta chica, de una altura casi igual a la de Suimei, había una pieza de equipaje extremadamente grande, más grande que ella, envuelta en tela.

Por otra parte, a juzgar por la forma,

 

Suimei: “Ha sido bastante llamativo desde el principio, para ser honesto. Es una espada, ¿no?”

Lefille: “Sí.”

 

Lefille asintió con la cabeza confirmando la suposición de Suimei. Parecía que esa cosa gigantesca era de hecho una espada.

Su tamaño era impresionante incluso a primera vista, y la consideración más cercana sólo reforzó esa sensación. Parecía que era el tipo de arma que estaba destinada a cortar osos gigantes en dos.

 

Sin embargo, sin lugar a dudas, lo más asombroso era la fuerza de Lefille, capaz de soportar semejante carga sobre su espalda mientras caminaba, sin mostrar jamás el menor signo de tensión o sudor.

 

Aunque antes la había visto llevar una espada pequeña, la disonancia cognitiva creada por la visión de esta enorme arma y el físico de una joven era simplemente demasiado exagerada. A lo largo de esas líneas, ¿cómo podrían esos esbeltos brazos sostener el peso masivo de tal cosa? Dicho esto, si ella lo traía, era definitivamente capaz de usarlo. Tal vez tenía una magia de refuerzo similar al ‘Burn Boost’ que Reiji había utilizado en el palacio.

 

Suimei: “¿Por qué elegirías algo así para tu arma de elección?”

 

Incluso dejando de lado la cuestión de si era o no capaz de manejar esta enorme espada, no parecía un arma apropiada para una mujer joven.

En respuesta a sus palabras, Lefille le dio el arma a su espalda una mirada amorosa.

 

Lefille: “Esta es una herencia familiar. Su dueño anterior era mi padre, de quien la heredé. “

Suimei: “¿Eso significa que usabas un tipo diferente de arma al principio?”

Lefille: “No.”

 

Si era una herencia de su padre, entonces tenía que haber pasado algún tiempo antes de que entrara en posesión de ella. Lefille refutó esta idea, sin embargo, balanceando sus brazos como si la espada estuviera en sus manos.

 

Lefille: “Me he sumergido en la esgrima desde que era sólo una niña, siempre soñé con el día en que sería capaz de usar una espada como esta”.

 

“Supongo que eso significa que estás bastante segura de usarla” -le preguntó Suimei, un poco malhumorado.

 

La respuesta de Lefille fue sincera.

 

Lefille: “Jeje. Por desgracia, es por esa misma razón que no soy competente en nada más que en la espada.”

Suimei: “De ningún modo. Creo que eres increíble. Sé una o dos cosas acerca de la esgrima, pero cuando se trata de usar una espada como esa, no tengo la menor confianza en mi capacidad”

 

Las palabras auto-burlonas de Lefille se encontraron con un tono de respeto.

 

Las espadas no eran algo que se usara simplemente con la fuerza. Cuando se trataba de cortar, entonces ciertamente la fuerza del brazo era un factor clave, pero las habilidades en combate real eran algo aparte. Efectivamente manejar una espada en batalla no sólo requiere una cierta cantidad de fuerza, sino también el control corporal para desempeñarse como se desea.

De todos modos, cuando Suimei habló de su incapacidad para usar un arma, la razón principal era que su peso y tamaño estaban más allá de la capacidad de lo que su cuerpo puede soportar.

Probablemente debido al dominio de Lefille de una espada como ésta, ella la había elegido como su arma principal.

Eso también fue probablemente la razón por la que pronunció las palabras que siguieron.

 

Lefille: “No es nada especial. Con un poco de práctica, cualquiera podría cortar un semi-gigante en dos con esto.”

Suimei: “……”

 

(La escuché mal ahora. De seguro escuche mal. Lefille acababa de decir algo insano con un tono casual. En serio, ¡no hay ninguna posibilidad en el infierno de que alguien pueda aprender a cortar un semi-gigante - un ser capaz de destruir una pared de la ciudad con sus puños - en dos con sólo ‘un poco de práctica’!) - Sus palabras de antes diciendo que había derrotado el semi-gigante sólo gracias a la ayuda de sus compañeros, ahora eran claramente nada más que una modestia hueca.

 

Eso significaba que esta niña ni siquiera había estado cerca de usar toda su fuerza en su batalla de clasificación. Comparando su habilidad con los maestros espadachines de su mundo, la puso en un plano de existencia completamente diferente.

Mientras Suimei sacudía la cabeza, Lefille aprovechó la oportunidad para hacerle una pregunta.

 

Lefille: “Suimei-kun, ¿puedo preguntarte en qué eres mejor?”

Suimei: “No oí nada. ¡NO ESCUCHO NADA! - ¿Eh?”

Lefille: ¿Suimei-kun? ¿Estás bien?”

Suimei: “¿Eh? Oh, ohhhh. Yo, bueno ... en su mayor parte algo como eso.”

 

Finalmente, al darse cuenta de que el tema de la conversación había cambiado, Suimei mostró su respuesta, en lugar de describirla.

Para facilitarle la comprensión, concentró el maná en la palma de su mano.

Esa era la respuesta. Lefille, que había preguntado sin pensarlo, mostró una expresión de comprensión.

 

Lefille: “Magia, ¿verdad? Bueno, supongo que, ya que eres un mago, eso debería haber sido bastante obvio. “

Suimei: “Hay que decir que cuando empecé, hubo un período en el que yo estaba bastante desorientado”.

Lefille: “¿Desorientado?”

 

La pregunta de Lefille le hizo pensar un poco antes de responder, una sonrisa algo perpleja en su rostro.

 

Suimei: “Sí. Lefille, cuando espesaste a aprender a usar la espada, ¿qué te dijeron?

 

“Hmm, bueno, eran estas largas y prolongadas conferencias que siempre comenzaban desde el origen de todo, llevando a la razón por la que era necesario que yo maneje una espada, etc. Mis oídos prácticamente sangraron. Lo escuché tantas veces” - contestó, medio en broma.

 

Que incluso el origen de las espadas fuera un punto de instrucción mostraba que la historia estaba detrás de todo.

Cuando Suimei contempló esa escena en su mente, recordó como era cuando empezó a aprender magia.

Eso fue una cosa ya muchos de muchos años atrás. Cuando era joven, su padre lo había llevado a la única habitación de su casa donde estaba prohibida la entrada.

 

Suimei: “... Mi padre no era un tipo de muchas palabras. Nunca tuve una experiencia como la tuya. A decir verdad, desde el principio, solo me dijo que era algo que debía dominar.”

Lefille: “¿No te dio ni una razón?”

Suimei: “Bueno, aun si lo hizo no era una razón que un niño pequeño pudiera entender, sin embargo. Por otra parte, nunca tuve la intención de preguntar, por lo que nunca habló de ello. Por desgracia, por esa misma razón, no fue hasta muy tarde que oí la respuesta de mi padre.”

 

Su tono era nostálgico mientras hablaba, mientras la escena de su memoria se repetía ante sus ojos.

De hecho, en el momento en que había oído la razón, ya hacía tiempo que había comenzado a recorrer el camino de un mago. Era totalmente posible que, si no hubiera ocurrido ‘ese incidente’, su padre se habría llevado esa respuesta con él a la tumba.

Pensando en esas líneas, se le ocurrió que tal vez la razón por la que su padre le había enseñado la magia era que lo había visto como lo único que podía hacer por su hijo como padre.

 

“¿Está realmente bien?” - Lefille preguntó.

 

Suimei: “Sí. Disfrute aprendiendo magia. No es algo que me molestara. Aunque debo decir que ha traído su justa parte de las dificultades también.”

 

“¿De verdad?” -dijo Lefille con una carcajada, pensando que lo que acababa de decir era de interés.

 

Suimei: “Mmm ¿He dicho algo extraño?”

Lefille: ““De ningún modo. Me sorprendió descubrir que hay alguien como yo.”

 

De hecho, eso era todo.

 

Suimei: “Que ambos seamos personas agobiadas es algo en lo que definitivamente puedo estar de acuerdo”.

Lefille: “Seguro.”

 

Lefille asintió con la cabeza. Parecía que sus palabras habían sido perfectas. Ella también debió haber encontrado más que algunos obstáculos mientras avanzaba por el sendero de la esgrima.

Mientras meditaba, un pensamiento pareció haber llegado a la mente de Lefille.

 

Lefille: “Eso me recuerda, Suimei-kun. Al final, ¿qué rango te dieron?”

Suimei: “Ahh- me dieron un rango D.”

 

Su respuesta la dejó aturdida.

 

Lefille: “… ¿Por qué? A mí, que los derrote uno después de otro, se me dio un rango B. ¿Cómo es posible que tú, que los derrotaste al mismo tiempo, obtuvieras un rango D? “

Suimei: “Sí, sobre eso ...”

 

¿En qué le habrán hecho pensar sus palabras? De repente, como si hubiera llegado a una conclusión, su mirada se agudizó. El tono de risa que había usado hasta ese momento se volvió repentinamente frígido.

 

Lefille: “Entonces así es como fue. Así que incluso una organización tan renombrada como el gremio sacaría algo así. Hmph. Nunca me habría imaginado que ellos fueran a manipular las reglas del gremio para salvar un poco su reputación... “

Suimei: “¿Qué ...?”

 

Su repentino y completo malentendido dejó a Suimei nervioso. Nunca habría imaginado que llegaría a tal conclusión.

 

Lefille: “Bueno, ¿no es eso lo que pasó? ¿Eso parece ser la única conclusión lógica?”

Suimei: “No no. Aunque no puedo negar ese razonamiento, pero todavía ... “

Lefille: “No, no puedo aceptar tal cosa. Una vez que lleguemos a Kurand, vayamos a la sucursal y levantemos una queja. No te preocupes, yo iré contigo. Si tratan de sacar algo de nuevo, voy a actuar como testigo y hacer que realicen el examen una vez más.

 

Con eso, Lefille murmuró, “Bien, hagamos eso”, y otras cosas semejantes para ella misma.

 

Esto no es su problema, ¿por qué le importa tanto? Parecía que Lefille era el tipo de persona que no permitiría que se mantuvieran los actos de injusticia.

Al final, lo que vino a ser el hecho de que ella iba en serio acerca de ayudar a Suimei paso a “traer la verdad a la luz”, algo que él no podía permitir que ella hiciera.

 

En su lugar-

 

Suimei: “... Para ser honesto contigo, mi rango D es algo que personalmente solicité de esos tres. Por eso mi rango es tan bajo.”

 

Lo que había dicho era tan absurdo que Lefille, frunciendo el ceño y lo miró confundido.

 

Lefille: “¿Tú lo pediste? ¿Por qué harías algo así?”

Suimei: “Cuando Dorothea dijo que ganaría cierta reputación, no me gustó la idea.”

 

Aunque su explicación era bastante frágil, de hecho, no era capaz de encontrar algo mejor.

Sin embargo, como con su conversación anterior con Galeo, tenía que decirse que sus palabras no eran exactamente una mentira tampoco. Ciertamente, un alto rango no era necesariamente una buena cosa.

 

(No puedo decir que veo a Lefille convencida por eso, aunque...) suspiró por dentro. De manera inesperada, sin embargo, Lefille pareció tomar sus palabras al pie de la letra.

 

Lefille: “¿Está realmente bien? Un rango alto debería ser muy valioso incluso en Kurand y Nelferia, ¿sabes? Realmente no hay nada que ganar si te aferras a un rango tan bajo.”

 

Eso era ciertamente verdad, si él planeara vivir de los trabajos proporcionados por el pabellón de crepúsculo. Sin embargo, ese no era el caso.

 

Suimei: “En realidad no estoy tan preocupado por trabajar para el gremio, aunque tampoco puedo decir que quiero ser pobre. Así que está bien.”

Lefille: “... ¿Qué planeas exactamente hacer por ir a Kurand y al Imperio?”

Suimei: “Bueno, obtener algo de información, supongo.”

Lefille: “¿Información?”

Suimei: “Al venir desde el este, todavía hay mucho que no sé acerca de las cosas aquí. Necesito aprender.”

Lefille: “………”

 

Su inofensivo razonamiento fue satisfecho por una mirada silenciosa.

Ella lo observó de cerca, su mirada apretada aparentemente leyó a través de él, interpretando el verdadero significado detrás de sus palabras y expresión.

Cuando se trataba de Lefille, Suimei estaba decidido a jugar al tonto hasta el final.

 

Suimei: “¿He dicho algo extraño?”

Lefille: “No, sólo estaba tratando de saber si estabas mintiendo ahora mismo. Bueno, mentir es la palabra equivocada. No estabas mintiendo, pero tampoco dijiste toda la verdad.”

 

¿Cómo es que lo sabe? Suimei no creía que hubiera alguna deficiencia en la lógica de lo que había dicho en estos momentos.

 

“... ¿Y por qué piensas eso?” - Preguntó con cierta sorpresa, con una sonrisa irónica en su rostro.

 

Lefille: “Intuición femenina.”

Suimei: “De nuevo sacando cosas poco fiables.”

 

“Hehe, estaba bromeando, en realidad. Dicho esto, he conocido a mucha gente, por lo que puedo ver a través de una o dos cosas “, -ofreció en explicación, alabándose al mismo tiempo a sí misma.

 

Lefille: “No me has mentido, pero ciertamente estás escondiendo una gran cantidad de secretos. Estoy 100% segura de que ese es el caso.”

Suimei: “…Quizás.”

 

En respuesta al comentario de Lefille, Suimei respondió de manera vaga y se encogió de hombros. No había ninguna necesidad real de rechazar vehementemente sus palabras. Esto debería estar bien.

 

“…Bien entonces. No parece que esto sea algo en lo tenga que meter mis narices. No voy a decir nada más acerca de su rango” -dijo finalmente.

 

Suimei: “No te preocupes por eso. Y gracias.”

 

Aunque en la superficie de las cosas, Suimei se disculpó, en realidad no estaba arrepentido de como había manejado el asunto. Él era, después de todo, un mago, y los magos eran el tipo de gente que con frecuencia hacía sentir culpables a los que eran honestos y rectos. Por eso, no tenía ninguna necesidad real de disculparse con Lefille, que era una persona así.

De repente, un sonido llamó su atención.

 

Lefille: “Oh, tiempo para un descanso.”

 

“Por ese estanque de agua allá, eh” -dijo Lefille después de una rápida mirada.

 

Al lado de la carretera, había una pequeña zona que había sido renovada, aunque eso podría haber sido un poco exagerado para una zona que simplemente tenía algunas piedras bastante planas que fueron colocadas para ser usadas como asientos. Parecía haber sido diseñado como una parada de descanso a lo largo de la carretera.

 

A pesar de que su conversación con Lefille había alcanzado finalmente un clímax, si hubieran continuado más, sólo habría traído más problemas, pensó Suimei para sí mismo mientras él y Lefille seguían a los demás al lugar de descanso.

 

Cuando de repente-

 

Suimei: “...?”

 

¿Había oído un grito?

Aunque el sonido no había llegado de tan lejos, tampoco había sido tan cerca. Mirando en dirección al sonido, vio a una muchacha vestida con una túnica que saludaba desde la orilla.

A su lado estaban reunidos algunos de lo que parecían ser sus compañeros. La joven era un mago, mientras que los otros eran guerreros, espadachines y arqueros.

A juzgar por los roles que desempeñaban, habrían pasado por un grupo equilibrado en un juego, atrayendo el interés extremo de Suimei. Dicho esto, ciertamente no estaba familiarizado con ellos.

 

Lefille: “Esos son los compañeros que derrotaron al semi-gigante conmigo.”

Suimei: “Ohh, así que son ellos.”

 

La observación de Lefille disipó su confusión. Así que esos son los aventureros del gremio que menciono antes, ¿eh?

 

Lefille: “Nos llevamos bien mientras estábamos juntos. Hemos tenido algunas interacciones antes. “

 

Cuando explicó Lefille, la joven se llevó las manos a la boca como un megáfono. A juzgar por sus acciones, parecía haber decidido que no la habían oído.

 

Suimei: “Creo que te llaman.”

 

“Así parece. Voy a ir un memento” -respondió ella antes de partir en su dirección.

 

Ante sus ojos, tuvo lugar una feliz reunión.

 

“Compañeros, ¿eh ...” -murmuró.

 

Si tenía que ser honesto consigo mismo, la vista lo hacía tener algo de envidia. A pesar de ello, este fue sin duda un camino que él mismo había elegido. No tenía derecho a complacerse en semejante sentimiento.

Exhaló profundamente, como para purgar la sensación innecesaria de su cuerpo también, cuando una sensación repentina le hizo frotarse el cuello.

 

Suimei: “……”

 

... No estaba seguro de por qué, pero desde que había dejado a Mehter, su espalda se sentía extrañamente caliente a veces. No era en absoluto una buena sensación, ¿quizás un mal presagio? Cualquier otra persona probablemente habría descontado el sentimiento, decidiendo que simplemente estaba pensando demasiado. Cuando se trata de Suimei, sin embargo, había experimentado esto en el pasado, siempre había demostrado ser extrañamente consiente. Tenía la sensación de que su padre le había explicado una vez la razón de este fenómeno, pero, por mucho que lo intentara, no lo podía recordar.

 

... En un instante, se centró en su entorno, aunque no pudo encontrar ninguna pista de alguien en labores de persecución.

 

“Supongo que me estoy preocupado por nada” - decidió, descartando esa línea de pensamiento mientras miraba hacia el cielo.

 

El viento soplaba hacia el oeste. La brisa suave y refrescante pasó por delante de su cuerpo, trayendo consigo el aire de este otro mundo, suave e intacto por la contaminación, que le tranquilizaba el corazón.

El clima parecía dar su bendición, deseándoles un viaje suave y sin incidentes, un ambiente sin el menor indicio de peligro.

 

Y, sin embargo, por alguna razón desconocida, mientras contemplaba los cielos que envolvían el camino, no pudo evitar temblar ante la sensación de que el viento y las nubes se estaban transformando lenta, pero seguramente.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 20: El paradero del grupo de Reiji.




Manual




 

¿Justo en que momento habían comenzado esta batalla?

 

Después de haber estado demasiado enfocados a preocuparse por el paso del tiempo, ya habían perdido todo sentido de la hora que era actualmente.

La luz reflejada por el filo de su espada osciló desde la punta hasta la base, y el hombre - Shana Reiji - corrió hacia delante en la misma dirección.

 

La hoja fue balanceada, por supuesto, dirigida a su enemigo, que estaba delante de él.

Su mirada fue atraída por su feroz ataque, y rugió de forma extraña.

Reiji, por el contrario, corto como para separarlo en dos.

Era un corte vertical, de arriba hacia abajo, como si tuviera el impulso rayo usando el poder conferido a él por la diosa.

 

Su oponente recibió su ataque con un golpe de sus garras.

Ese golpe vino de una mano muchas veces más grande que las de un humano, una que estaba teñida con en el tono de negro más oscuro.

A medida que sus golpes chocaban, las garras interrumpían el progreso del ataque de Reiji.

Garra y la espada se batían en duelo, encerrados en un punto muerto con el sonido de un objeto duro en colisión con un objeto llenó el aire.

Un nervioso sonido que parecía clamar por la victoria.

Reiji puso todo lo que tenía en su espada para reprimir a su enemigo, literalmente debajo de la hoja.

 

Observando el estado en el punto el muerto en el que estaban, usar simplemente todo su poder en su ataque no derrotaría directamente a su objetivo, pero agotaría su fuerza. Por lo tanto, para Reiji, esta acción era necesaria. Mientras él fuera capaz de acumular continuamente daño en su enemigo de esta manera, entonces tarde o temprano su defensa se romperá y podrá cantar victoria.

 

“- □□□□□□□!”

 

Un extraño aullido sonó otra vez, llenando sus oídos.

 

A pesar de ser capaz de hablar el lenguaje humano, una vez que comenzó la batalla, se había revertido a un estado bestial, por lo que resulta evidente qué clase de criatura era esta.

Al mismo tiempo que el rugido sonó, los dedos afilados de su garra se precipitaron desde su lado izquierdo, obligando a Reiji a agacharse para evitar el golpe.

Este ataque parecía más un intento de aplastar a una cosa que odiaba que un ataque intencionalmente dirigido, por lo que carecía de la capacidad de poner en peligro su vida.

Su única finalidad era detener sus movimientos, un vano intento de obligarlo a mostrar una abertura.

 

Reiji se abrió de nuevo, un ataque en pleno uso de los rasgos de esta hoja de doble filo. Un corte vertical que desafió a la fuerza de la gravedad, a bajas revoluciones a lo alto.

Fue una maravillosa técnica potenciada aún más por la magia de viento, pero las reacciones propias de una bestia del objetivo le permitieron evitar el ataque en el último momento.

 

“-O- Ll-llama! [Scarlet Sting]!”

 

De repente, un encantamiento, cuyas palabras entrecortadas revelaban la continua falta de familiaridad de su ejecutor con la situación. La voz pertenecía a Mizuki, ofreciéndole protección. La magia lanzada fue un hechizo intermedio de fuego, un verdadero bautismo carmesí.

 

La magia, invocada por la palabra clave de invocación y el encantamiento de dos versos que ya habían sido pronunciados se activó, y bandas de fuego en espiral aparecieron en el aire, lanzando una densa flama escarlata contra el telón de fondo del cielo azul.

 

El aire explotó.

 

Todo en su vista estaba teñido de color naranja.

La onda de choque creada por la pequeña explosión se precipitó hacia el enemigo.

Sin vacilar, saltó hacia atrás. En el instante siguiente, como para burlarse de su objetivo, la llama cambio de forma fluyendo hacia abajo, como para tragar a todo enemigo.

 

En el momento en que tocó el enemigo, el poder de la llama explotó después de haber encontrado una fuente de combustible - incluso si esa fuente de combustible era un ser vivo -, encendiendo al mismo tiempo la criatura contenida dentro de sus profundidades.

 

Mizuki: “Lo hice!”

 

Detrás de él, Mizuki gritó de alegría. Su alegría, sin embargo, era prematura. Parecía haber pensado que su magia había sido un ataque fatal, pero aún había vida en su objetivo.

Mirando en la llama, observó que su enemigo aún se movía.

Del mismo modo que agarró su espada y se movió en una posición de combate, la magia de fuego despareció.

 

Parecía que había mandado a volar la llama con un solo balanceo de su brazo. De pie dentro de las brasas ardientes que quedaron, su enemigo se paró con un brazo extendido en celebración.

Allí, de pie dentro de un calor tan intenso que deformó el aire mismo, emitía una presión abrumadora.

 

Después de haberle atacado, independientemente de su estatus como héroe, este, el único superviviente - los cadáveres de sus camaradas cubrían el suelo - era su verdadero enemigo.

En este escenario lleno de cuerpos, dio un paso adelante. Reiji miró a su oponente, a la espera de una oportunidad.

.. No se trataba de ningún ser humano, esto era un monstruo. Aunque era humanoide, esto era algo que no es humano, un Demonio.

 

Alas de murciélago se extendían de su espalda y un par de cuernos gemelos brotaban de su cabeza, todo su cuerpo estaba envuelto en el color de la herrumbre. Además de la nariz, los ojos y la boca en su cara, no llevaba el menor parecido con los humanos. En su totalidad, hacia recordar a los demonios de los mitos y leyendas.

 

Las garras de color negro que venían volando hacia Reiji despedían un brillo opaco.

La fuerza temible de esas garras se pone de manifiesto en los restos rotos de las rocas que yacen a su alrededor.

Junto con el terror y la fuerza del inhumano brazo, las garras que inclinaban los cinco dedos de cada mano eran como la guadaña de la muerte misma.

 

El Demonio esbozó una sonrisa, una burla, una condescendiente sonrisa. Después de haber resistido todo lo que habían lanzado contra él hasta ahora en esta batalla, parecía haber desarrollado una confianza inquebrantable.

 

En su enfrentamiento hasta ahora, Reiji había sido incapaz de igualar a su oponente del todo, ya sea con respecto a la velocidad o la fuerza. En consecuencia, una expresión apareció en el rostro de Reiji, lo que demuestra que su determinación de concluir todo con el siguiente golpe.

 

El demonio tomó acción. Una tormenta de arena salió de detrás de él, ya que se aceleró en dirección a Reiji. Era la velocidad del rayo en un nivel completamente diferente de lo que había demostrado previamente.

La visión de su cuerpo siendo despedazado paso ante sus ojos: la pura fuerza y ​​la velocidad de su ataque enviando a volar su espada, y su cuerpo quedando impotente frente de esas garras feroces.

Sin embargo, eso fue sólo suponiendo que Reiji diera lugar a que la “situación actual” continuara, por supuesto…

 

Reiji: “[Burn Boost] ...”

 

El poder mágico comenzó a circular dentro de su cuerpo al mismo tiempo que el elemento fuego reaccionó a su llamado.

El poder está en sus manos.

La insensible invocación llenó su cuerpo con energía. Magia de refuerzo.

Cuando la llama envolvió su cuerpo, la energía brotó en abundancia. Ese desbordante sentimiento omnipotente se convirtió en una luz brillante, luz que se disparó hacia su enemigo.

 

Demonio: “- ■■■■■■!?”

 

La expresión en la cara del Demonio cargando hacia él ha cambiado.

Había estado seguro de su victoria. La sentencia, sin embargo, había sido incorrecta. Esta fue la primera vez de Reiji invocando esta magia de refuerzo durante este enfrentamiento.

 

Reiji: “Oooooooohhhhh!”

 

A pesar de que el poder de Reiji fue disparado, el Domino seguía confiando en su victoria. Es necesario exigir un precio por su arrogancia, Reiji ignoro el extraño grito del Demonio, y rugiendo el mismo, levantó su fortaleza a otro nivel, sosteniendo su espada, cortó directamente a la cabeza del enemigo entrante.

 

... Dentro de los rescoldos del fuego, las pequeñas partículas de polvo que habían sido levantadas en el aire regresaron a la nada. Confirmando que sus enemigos fueron erradicados, Reiji jadeó en busca de aire.

 

Reiji: “Fuu ... Parece que hoy es una nueva victoria.”

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

- Antes de que Suimei dejara Mehter.

 

El grupo de Reiji, habiendo dejado el palacio, no se había dirigido directamente a su destino final - el Señor Demonio - en cambio se dirigió a los Territorios Autónomos Unidos de Sadias.

Ante un extraño podría haber parecido que estaban huyendo del Señor Demonio, pero tenían una razón para desviarse del objetivo por el que habían sido traídos a este mundo.

 

Mizuki y Reiji habían sido invocados del pacifico Japón, y por lo tanto se podría decir que les faltaba experiencia de combate. Lo más cerca que habían experimentado al combate real había sido en las sesiones de entrenamiento que habían tenido en el palacio.

Por ende, tenían que confiar únicamente en el entrenamiento que habían recibido, el poder que habían recibido a través del proceso de invocación, y la magia que habían aprendido, por lo tanto, la derrota era esencialmente inevitable.

 

Para remediar esta deficiencia, estaban tomando una ruta más tortuosa que les permita adquirir la experiencia necesaria con urgencia.

 

Esto al mismo tiempo les permitiría menguar las fuerzas del Señor Demonio, otra cosa positiva. Para que ambos obtuvieran armas, además de mejorar sus habilidades, habían decidido dirigirse primero a Sadias y encontrarse con una de las siete espadas que habían sido colocadas allí.

Habían caído en una emboscada en el camino, lo que resulta en la batalla que acaba de concluir.

 

... Su espada de Orichalcum, empapado en la sangre del Demonio, brillaba resplandecientemente.

Con un movimiento de su brazo, una espada sagrada de primer nivel fabricada en Sadias, otorgo el final al Demonio. Confirmando que había soltado su último aliento, corrió al lado de Mizuki.

 

Reiji: “Mizuki, ¿estás bien?”

 

Al darse cuenta de que sus hombros temblaban mientras jadeaba en busca de aire con una cara pálida, Reiji expresó su preocupación.

El sabor de la batalla parecía permanecer en ella todavía.

 

Mizuki: “Oh, sí. De alguna manera. Es sólo que ...”

Reiji: “Sólo que ...?”

 

“Así que esto es... una batalla con el enemigo ...” - Mizuki se esforzó al hablar, con el rostro todavía pálido.

 

Reiji: “Ah ...”.

 

Reiji asintió con firmeza.

 

Al llegar a este punto, habían combatido con monstruos numerosas veces ya. Este era un mundo de fantasía con un sinnúmero de regiones subdesarrolladas. En ese sentido, habían visto y habían sido atacados por muchos depredadores que no existían en su mundo original.

 

El exterminio de las amenazas a medida que avanzaban hacia adelante parecía ser un aspecto de facto en la vida de este mundo. Y, de hecho, habían estado haciendo precisamente esto, ya que habían progresado hasta este punto.

 

Sin embargo, Mizuki nunca antes había tomado parte en la batalla realmente. Había sido el juicio de los caballeros que los acompañaban que era mejor para ella se familiarizara primero a sí misma con los rigores de la batalla, ya que había sido una estudiante pasiva hasta ahora.

Su dominio de la magia ya había alcanzado el punto en que rivaliza tanto con Titania y Reiji mismo e incluso había aprendido hechizos de clase avanzada.

Pero nada de eso cambia el hecho de que ella todavía era una joven de Japón.

 

En su mundo, esto podría decirse que es el grupo demográfico que menos tenía que ver con la batalla. Antes de que el tema de la capacidad de combate entrara en la ecuación, su decisión de participar en la batalla era de mucha más importancia.

Y así ella había necesitado algún tiempo para adaptarse. De esta manera, esta se había convertido en su primera verdadera experiencia tomando parte en la batalla.

 

Reiji: “Mizuki. Sigo pensando que es mejor que no te esfuerces...”

 

Una vez más Reiji expreso los sentimientos sinceros de su corazón: él realmente no cree que sea necesario que ella luche también.

Mizuki, sin embargo, negó con la cabeza, rechazando su preocupación.

 

Mizuki: “No, simplemente esperar y ver no es algo que pueda hacer. Es cierto que esta es mi primera vez, y es verdad que los Demonios son increíblemente aterradores, pero la razón por la que vine fue para ayudarte.”

Reiji:” Mizuki ...”

Mizuki: “...Pero aun cuando digo eso, tengo que decir ... que eres increíble. Reiji-kun, es como si estuvieras acostumbrado a esto desde el principio.”

Reiji: “No hay manera de que eso sea cierto. Cuando empecé, yo también sentía que la batalla es una cosa verdaderamente terrible. Incluso ahora que estoy más acostumbrado a ella, mi corazón todavía late con fuerza en el pecho.”

 

No eran palabras huecas destinadas para la comodidad de Mizuki. Eso era cierto. Al igual que Mizuki, Reiji no había sido capaz de librarse del miedo que viene con la batalla.

 

A pesar de que había llegado con el expreso propósito de derrotar al Señor Demonio, después de encontrarse con la aterradora fuerza, inhumana de “sus” soldados, en su corazón, sintió que la tarea ya había sobrepasado los límites de su capacidad. Recientemente, él no había sido capaz de evitar la incertidumbre que se había apoderado de su corazón y en el momento en que se dio cuenta ya había llenado sus pensamientos.

 

... Suimei.

 

De pronto, el rostro de su amigo apareció en su mente.

 

Su amigo, en el palacio - Yakagi Suimei - ¿Había visto la realidad de la situación? Las palabras “Hablar es fácil, hacerlo realmente es prácticamente imposible”, con las que él había refutado ahora parecían haber sido efectivamente una evaluación más precisa de la situación.

 

Se compara con él mismo, que al haber obtenido un mínimo de poder se había creído invencible, pero en realidad, probablemente era precisamente porque Suimei no había recibido el don del poder que había sido capaz de mantener la cabeza fría y discernir con exactitud qué era lo que había delante de él en el camino que había elegido.

 

En ese momento, había seguido sus ideales ciegamente. Se colocó en una circunstancia extraordinaria, usando sus puntos de vista desarrollados en el mundo moderno juzgo este mundo de fantasía y se había engañado.

 

Los ruegos desesperados de la gente de este mundo, pidiendo a gritos un salvador, y sus palabras lisonjeras asegurándole que tenía lo necesario le había dado la sensación de que no podía hacer nada. Una sensación engañosa, inexacta.

 

Había subestimado el terror que afectó a este mundo.

A pesar de que no quería describir sus acciones como “tonterías”, era la única palabra que parecía apropiada para describir lo que había hecho.

 

Si él seguía por ese camino, entonces tal vez la situación podría cambiar. El miedo continuaba sosteniéndolo en sus garras, carecía de experiencia y técnica. Pero él actuó de inmediato para fortalecerse a sí mismo, para compensar sus defectos tanto como sea posible antes de que llegara el momento de desafiar al Señor Demonio.

 

Sus pensamientos, aunque superficiales, estaban acompañados por un plan.

No obstante, el hecho de que él no había pensado las cosas no desparecería, ni tampoco el pecado de haber hecho que su amigase viera involucrada en todo esto.

 

‘Lo siento ...’

 

A Mizuki, con la cabeza inclinada mientras continuaba tomando aire, Reiji se disculpó de nuevo. Ya se había disculpado tantas veces así que esta vez se disculpó sólo dentro de su corazón.

Dicho esto, sabía que su disculpa era sólo para tranquilizar sus sentimientos de culpa. Aun cuando es totalmente consciente de su propia debilidad, Reiji continuó avanzando.

 

Mizuki: “... ¿Vamos a otro lugar?”

Reiji: “... Claro”.

 

Tomando a Mizuki, que había planteado la idea con él, Reiji dejó el campo de batalla sembrado de cadáveres.

 

“-Mizuki! ¿Estás bien?” - Una chica, que no es otra persona que su compañera, Titania, gritó desde cerca.

 

Ella y los caballeros con ella habían despachado a los Demonios que habían aparecido en otros lugares. Ellos la vieron salir el lado de un caballero de mediana edad y raza hacia ellos.

 

“Mm. Estoy bien,” - respondió Mizuki.

 

Titania: “Gracias a Dios ... No te ves como si te hubieran herido, ¿verdad?”

Mizuki: “Debido a que Reiji-kun estaba conmigo.”

 

Se abrazaron entre sí fuertemente mientras hablaban. La sonrisa de alivio se reunió con una sonrisa valiente, finalmente trayendo una sensación de calma al aire.

 

Reiji: “Buen trabajo, Tia.”

 

De pie a su lado, Reiji ofreció palabras de elogio.

 

“Gracias por su preocupación, Reiji-sama,” - dijo ella en respuesta, inclinándose.

 

Reiji: “No es nada. Buen trabajo de tu lado también, Gregory-san.”

 

El caballero de mediana edad que era su compañero constante - Gregory – respondió a las palabras de Reiji con su típica actitud solemne.

 

Gregory: “No, en absoluto. Simplemente estoy cumpliendo con mis deberes para apoyar a su alteza. Me halaga.”

 

“Oh, no diga eso” - dijo Reiji, refutando su modestia.

“Usted me adula,” - fue la respuesta de Gregory, con la cabeza inclinada.

 

Reiji: “En todo caso, Tia. ¿Cómo fueron las cosas de tu lado?”

Titania: “Cierto. Terminamos muy bien. No hay una solo Demonio restante allí.”

Reiji: “Como era de esperarse de Tia. Eres muy fiable.”

Titania: “No soy nada en comparación con Reiji-sama. Dicho esto-”

Reiji: “¿Qué sucede?”

Titania: “... Nuestros caballos fueron asesinados. Mis más sinceras disculpas.”

Reiji: “... Oh. A pesar de que lo siento por los caballos que han hecho todo lo posible para llevarnos a hasta ahora, que Tia y los demás estén a salvo es lo más importante.”

Titania: “Reiji-sama ...”

 

Titania fue conmovida por sus palabras de aliento. La pérdida de sus caballos afectaría en gran medida su movimiento a partir de ahora, pero Reiji valoraba más que ni una vida humana se haya perdido en lugar de la comodidad.

De repente, una voz habló con problemas.

 

Mizuki: “... Así que ya estás acostumbrada a luchar, Titania.”

Titania: “Sí. Aunque no puedo decir que mi experiencia es de ninguna manera abundante, yo tengo un cierto grado de experiencia de combate real.”

 

Las palabras de Titania evocaron una extraña expresión de Mizuki.

 

Mizuki: “Eres una honesta y amable princesa. ¿Por qué tienes experiencia en batalla?”

Titania: “En el momento en que decidimos que íbamos a llamar a un héroe, me resolví a permanecer a su lado. Por lo tanto, me aseguré de prepararme para esta eventualidad.”

Mizuki: “Ahora lo entiendo...”

 

Mizuki expresó su comprensión.

 

Titania era, después de todo, la princesa de un país. A pesar de que sus circunstancias eran decididamente diferentes, había esperado que Titania sería alguien no involucrada con el combate, al igual que ella. Al mismo tiempo entendía que en un mundo tan cruel como este, tarde o temprano, la batalla la encontraría.

 

Titania continuamente había tomado parte en expediciones de grupos de caza monstruos, luchando a su lado como un mago. Ese aire noble y porte digno, además de la fuerza y ​​la determinación de ella quien había sufrido en combate real siempre había adornado a esta joven dese la primera vez.

 

La razón de esto se entiende ahora.

 

De ahí que su voz había disminuido gradualmente al final, una manifestación de su falta de confianza. Era como si se hubiera tropezado y caído detrás de aquellos que caminan a su lado, aunque dado al pasado de Mizuki, sólo era de esperar tal cosa. Reconociendo la decepción de Mizuki, Titania ofreció palabras de consuelo.

 

Titania: “Mizuki. Por favor, no te sientas tan deprimida. Cuando empecé, yo era igual que tu. O, mejor dicho, era peor con diferencia.”

Mizuki: “... ¿En serio?”

Titania: “Absolutamente. La primera vez que me probé a mí misma para aclimatarme a la batalla, pasé justo por lo que estás pasando ahora. Al final de mi primera batalla, caí sobre mi trasero, colapsando en el suelo.”

Mizuki: “¿De verdad? ¿Pero estás tan familiarizada con la lucha?”

Titania: “Esto se debe a que ya he acumulado una buena cantidad de experiencia de combate. Porque sabía que, si iba a acompañar al héroe en sus recorridos, no podría seguir siendo así”.

Mizuki: “Y por eso estás así ahora?”

Titania: “Exactamente. Eso es más o menos lo mismo.”

 

“Está bien” - Mizuki asintió firmemente, su malestar más o menos quedo disipado.

 

Mirando cómo se apoyaban la una a la otra, Reiji no podía evitar sentir como se levantaba el estado de ánimo.

Tal vez las cosas realmente se resolverán.

 

Mizuki, quien hasta hace poco se auto despreciaba a sí misma, parecía estar bien ahora. Su sentido de auto-conciencia no había madurado completamente todavía, no obstante, había logrado reunir una vez más todo su valor.

Fue entonces, con el estado de ánimo de nuevo...

Quién sabe por qué, pero Mizuki frunció el ceño de nuevo, algo la molesta una vez más. Justo cuando su estado de ánimo finalmente había mejorado. ¿Qué habrá pasado?

 

Mizuki: “Me pregunto si Suimei-kun lo está haciendo bien ...”

 

Con eso, Reiji comprendió lo que preocupa a ella.

Y así.

 

Reiji: “Suimei, eh. Definitivamente dijo que tenía la intención de abandonar el palacio en un tiempo...”

Mizuki: “Hmm. Fuera de la ciudad ... Los distritos cercanos que hay fuera de la ciudad deben estar bien, pero hay muchas zonas peligrosas a lo largo de la carretera o en el desierto. Incluso si sale de la ciudad, siempre y cuando no se aleje demasiado, no debería tener que preocuparse por los monstruos.”

 

“¿De verdad será así? A pesar de que rechazó la invitación para unirse a nosotros, no creo que vaya a viajar solo. Dicho esto, sin la bendición de la diosa que tiene Reiji-sama, o la instrucción en magia que tiene Mizuki, me preocupa. Si él sale de la ciudad y se encuentra con un monstruo, no me imagino que vaya a ser capaz de defenderse a sí mismo” - dijo Titania con una mirada tensa.

 

Fue justo cuando ella había dicho que no cree que sea probable que Suimei viajaría solo, pero al pensar en sus necesidades materiales - alimentos y agua, la distancia que tendría que viajar, y el peligro al que tenía que hacer frente - entendió por qué las chicas estaban preocupadas.

A pesar de ello, todavía había una ligera diferencia en la forma en que las chicas y veían las cosas.

 

Reiji: “No, Suimei va a estar bien.”

Titania: “...? ¿Por qué dice eso, Reiji-sama?”

Reiji: “Suimei sabe Kenjutsu. Incluso si él sale de la ciudad, estoy seguro de que va a superar cualquier obstáculo con facilidad.”

 

Titania se sorprendió por esta respuesta inesperada.

 

Titania: “Suimei sabe cómo usar una espada?”

Reiji: “Sí.”

 

Reiji reafirmó este hecho mientras observaba al par de chicas. Se sorprendió al ver que Mizuki parecía desconcertada, su mirada barría su entorno mientras negaba con la cabeza como diciendo que esta es la primera vez que lo había oído.

 

Reiji: “Sí, Suimei sabe Kenjutsu, aunque debido a las restricciones legales de la práctica en nuestro mundo, probablemente nunca ha usado una espada real. De cualquier manera, Suimei es sin duda un espadachín.”

 

“Pero Reiji-kun, Suimei-kun no es miembro del club de kendo.” - menciono Mizuki.

 

Como ella había dicho, Suimei no era un miembro del club de kendo, sino más bien del llamado “club de ir a casa”. Por lo que Suimei le había dicho, a menudo tenía que viajar al extranjero por razones familiares, y por lo tanto no podía participar normalmente en las actividades del club.

 

Titania, quien obviamente no era consciente de lo que significaba ser un miembro del club de ir a casa, estaba visiblemente desconcertada, por lo que Mizuki le explicó.

Reiji habló despues.

 

Reiji: “Por lo que entiendo, el no participa en las actividades del club, sino que se entrena en un Dojo cerca de su casa.”

Mizuki: “¿Hmm? había un dojo cerca de allí ...?”

 

“Sí. Un dojo que enseña auto defensa” - respondió mientras revisaba en el mapa de su ciudad que paso por su mente mientras hablaba.

 

Con eso, Mizuki pareció recordar de repente un lugar determinado.

 

Mizuki: “¿Oh, ese lugar? ¿No es uno para defensa personal dirigido a las mujeres? Es muy conocido, pero por lo que he oído, no es un dojo de kendo.”

Reiji: “Sí. El letrero dice que enseñan autodefensa, pero al principio era un dojo que practica un arte marcial antiguo. Varios voluntarios pasan por diferentes tipos de enseñanzas.”

Mizuki: “¿En serio?! ¿Es ese tipo de lugar?”

Reiji: “Eso es lo que dijo Suimei, de todos modos.”

Mizuki: “De ninguna manera ... Hay algunas chicas de nuestra clase que van allí, pero... artes marciales antiguas ...”

 

Su explicación era detallada, pero a pesar de ello Mizuki parecía totalmente sorprendida. Ella sabía que enseñan autodefensa, pero no se había dado cuenta del alcance de la misma.

Para ser justos, que existía un lugar así tan cerca estaba más allá de lo esperado. Cuando Mizuki lo supo por primera vez gritó por la sorpresa.

 

Mizuki: “¿Quiere decir que Suimei-kun es un sucesor de un arte marcial antiguo, como un personaje de un manga?”

Reiji: “Ese parece ser el caso, sí.”

 

Esta vez, Titania fue la que hablo.

 

Titania: “De lo que se ha dicho, Suimei parece ser un artista marcial.”

Reiji: “Mm. Dicho esto, nuestro mundo es un lugar tranquilo, y no se puede comparar con alguien que ha aprendido de combate por aquí. De cualquier manera, Suimei es un espadachín. Eso es seguro.”

Titania: “Ya veo. Mi impresión de él era que estaba muy poco familiarizado con la violencia. Esto sin duda viene como una sorpresa.”

Reiji: “Definitivamente. Con solo verlo, no se puede saber en absoluto, pero por lo que sé, sus habilidades deben estar en un nivel bastante sorprendente.”

 

La verdad era que, cuando se trataba de los detalles precisos, Reiji no era tan claro a sí mismo tampoco.

Nunca había visitado el dojo antes mencionado, ya pesar de que habían luchado lado a lado con delincuentes, Suimei nunca había utilizado su habilidad con la espada en esos momentos. Por lo tanto, Reiji nunca había visto realmente las habilidades de Suimei.

Titania, sin embargo, parecía segura de que Reiji estaba siendo demasiado optimista.

 

“Aun así, no creo que eso sea suficiente para determinar que él va a estar bien”- ella admitió pensar lo contrario.

 

Su voz tenía un rastro notable de inquietud, tal vez porque ella había imaginado qué tipo de problemas podría encontrarse a sí mismo de frente. Además, tenía que admitir, que la espada por sí sola no sería suficiente para garantizar su seguridad.

En verdad, Suimei nunca antes había luchado contra un monstruo, y si las técnicas desarrolladas para su uso en seres humanos serían de ninguna utilidad contra los monstruos o no quedaba por verse.

Por lo tanto, parecía imposible garantizar que Suimei estaría bien.

Sin embargo.

 

Reiji: “Todavía no estás percibiendo toda la imagen. Suimei es el tipo de hombre que casi nunca muestra alguna abertura ... Mientras que su comportamiento puede ser bastante poco ortodoxo a veces, él es fundamentalmente una persona muy prudente.”

Titania: “¿Eso quiere decir que debería ser capaz de escapar incluso si se encuentra con monstruos? Por lo que he oído la gran mayoría de la gente simplemente se congela en el acto cuando se encuentran y son blanco de un monstruo.”

Reiji: “Eso, eh. Si se trata de Suimei de quien estamos hablando, ese tipo de ambiente opresivo bien podría ser como una caricia de una brisa suave.”

Mizuki: “Eso es ...”

 

Mizuki frunció el ceño sin dar crédito a sus palabras. Fue porque ella ahora entiende bien lo peligroso que este mundo que realmente tenía una expresión tal.

 

Reiji: “Sin embargo, es cierto que Suimei es el tipo de persona que no parece saber cuál es el significado de la palabra miedo. En una ocasión, cuando fuimos rodeados por un grupo de delincuentes. Se comportó sin el menor asomo de ansiedad, el simplemente dijo, ‘¿Qué? eso es todo?’ Cuando nos enfrentamos a la violencia, de principio a fin, nunca perdido ni un poco la calma.  Pero lo suficiente de eso, por ahora.”

 

Por otra parte, de lo que sabía Reiji, Suimei nunca atacó a sus enemigos en forma directa. Para ser franco, era el tipo de persona que gozaba de explotar sus debilidades. En ese sentido, cuando se trataba de tácticas, Suimei era muchas veces su superior.

 

Reiji: “De todos modos, es por eso que no estoy realmente tan preocupado.”

Titania: “Si usted lo dice, Reiji-sama ...”

 

Declarando que no le importaría el problema por más tiempo, Titania dejó el tema.

Mizuki, sin embargo, se volvió de repente, aparentemente al haber pensado en otra cosa.

 

Mizuki: “... Por lo tanto, Reiji-kun. Suimei-kun ha dicho alguna vez algo como ‘¡Soy Yakagi Suimei, un espadachín de la tal escuela!’ ¿O ha demostrado que alguna vez algunas sorprendentes habilidades con la espada?”

Reiji: “¿Eh? No, eso es un poco ...”

Mizuki: “Estamos hablando de artes marciales antiguas aquí! ¡Artes marciales antiguas! ¡Las habilidades que dominan por completo en las historias de hoy! ¡las técnicas supremas desarrolladas con el único fin de tomar vidas!”

 

A juzgar por su fervor, ¿qué tipo de delirios tiene Mizuki sobre las artes marciales antiguas? A pesar de que cuando se trataba de la naturaleza de estas técnicas, no podría negarse que estaban destinadas a matar, eso no garantiza que estaban completamente en un nivel por encima de las artes marciales modernas.

De todos modos, por lo que había oído de Suimei, no había realmente ninguna diferencia importante entre lo que había aprendido y lo que se enseña en la actualidad como el kendo.

Sin embargo, Tia parecía creerle a Mizuki por completo.

 

Titania: “Técnicas para M-matar ...?”

Mizuki: “Sí! ¡Exactamente, Tia! Las artes marciales japonesas antiguas fueron diseñadas con la suposición de que una pelea podría estallar en cualquier momento. ¡También! ¡Ambas partes golpean al mismo tiempo, y la victoria y la derrota se determinan con un solo golpe! ¡Estamos hablando sobre el manejo de la espada que ha alcanzado el nivel de los dioses!”

Titania: “...!”

 

Abrumada por las palabras de Mizuki y su expresión intensa, Titania tragó saliva.

De todos modos, poniendo todas estas cosas ridículas juntas ... ¿Qué tipo de arte marcial demoníaca se suponía que era?

 

Mizuki: “... Por supuesto, no creo Suimei-kun hayan alcanzado un nivel tal.”

Titania: “O-oh ...”

 

Eso era de hecho verdad.

Algunos momentos después de la diatriba de Mizuki había terminado, dios sabe por qué razón, de repente infló sus mejillas, haciendo un puchero.

 

Mizuki. “Hum! Suimei-kun es definitivamente un chuunibyou! Ocultar sus verdaderos colores así- ¿Cómo pongo esto? ¡Es tan astuto!”

 

Así que eso es lo que la había hecho enojar. No era que ella estuviera enfadada por el hecho de que él había escondido sus habilidades, sino que estaba celosa de la forma en que había ido en secreto y aprendió técnicas de esta naturaleza.

Sin embargo.

 

Reiji: “E incluso si dices eso, Suimei no dice esas cosas de chuuni como tú, Mizuki, por lo que no se puedes asumir que él es un chuunibyou ... Oh.”

 

Fue sólo después de que había dicho la palabra prohibida que se dio cuenta de lo que había dicho.

En cuanto a Mizuki, Reiji vio cómo su sonrisa adquirirá un matiz siniestro.

 

Mizuki: “Re ~ i ~ ~ ji kun ~”

Reiji: “S-s-lo siento! ¡Se me escapó!”

Mizuki: “Me los prometiste! ¡Olvidarlo está absolutamente prohibido!”

Reiji: “C-cierto.”

 

De hecho, habían jurado previamente no volver a mencionar eso de nuevo. El pasado que Mizuki quería desesperadamente que permaneciera en el pasado. Usando sus propias palabras, era “el jardín secreto” de una chica.

 

Titania, por otro lado

 

Titania: “Mizuki. ¿Qué significa 'chuunibyou'?”

Mizuki: “Uwa?! ... Eso, um, bueno ...”

Titania: “¿Qué tipo de cosas es? No me digas que es una especie de terrible enfermedad”

Mizuki: “S-s-sí! ¡SÍ! ¡Eso es exactamente! ¡Es algo que la gran mayoría de los preadolescentes en nuestro mundo sufren! ¡Una enfermedad viciosa que deja secuelas terribles!”

 

La pregunta de Titania arrojó a Mizuki al pánico, y su respuesta frenética fue acompañada por gestos salvajes mientras trataba de mentir sobre la cuestión.

A pesar de que Mizuki parecía decidida a evitar la discusión de este tema a toda costa, pero para ser honesto, esto era realmente sólo cosechar las consecuencias de sus propias acciones.

Sin embargo, ella tuvo éxito en su intento de engañar a Titania, y la línea de la discusión llegó a su fin.

En cambio, la expresión de Titania repente se puso seria.

 

Titania: “Hay otra cosa de la que necesitamos preocuparnos, en realidad. Se trata de los Demonios.”

Mizuki: “Sí, ahora que lo mencionas, es cierto. ¿Qué es lo que estaban haciendo los Demonios en un lugar como esto de todos modos?”

Reiji: “Demonios, eh ...”

Titania: “Sí.”

 

Titania asintió.

 

Tal y como Mizuki había señalado, eso la había estado molestando desde el mismo momento que los Demonios aparecieron por primera vez y los atacaron. Ahora que se habían encargado de los Demonios y las cosas se había calmado, finalmente tuvieron el tiempo para considerar el tema.

Esta fue probablemente la primera vez que este tema se había planteado.

Pensando en los Demonios con los que acababan de luchar, Mizuki parecía inquieta. Reiji procedió a hablar de nuevo, responder a la pregunta que él mismo había planteado.

 

Reiji: “Los Demonios ya han invadido Nelferia, ¿no es así?”

Mizuki: “E-eso es en serio?”

Reiji: “Mm. Si se piensa en ello, parece ser la eventualidad con la probabilidad más alta, ¿no? La presencia de los Demonios aquí parece sugerir esto.”

 

Cuando Reiji expresó su conjetura, la cara de Mizuki se congeló.

 

Eso fue muy natural. Ella todavía no estaba acostumbrada a la batalla, y sin embargo ahora se enfrenta a la posibilidad de que la batalla con los Demonios volverá a ocurrir en un futuro cercano. Los Demonios estaban en un nivel completamente diferente de los monstruos y bestias mágicas, después de todo.

 

La magia de Mizuki ya había demostrado que era capaz de destruir a los monstruos. Cuando llegó a los Demonios, sin embargo, era posible que ella ni siquiera sea capaz de quemarlos. Ese último Demonio había sido un ejemplo.

Así que por supuesto se sentía incómoda.

Sin embargo, Titania rechazó tal hipótesis.

 

Titania: “No. Al menos por ahora, no puedo decir que la probabilidad de que haya sucedido sea tan alta.”

Reiji: “¿Qué te hace decir eso, Tía?”

Titania: “Bueno, como Reiji-sama ha dicho, ahora están dentro de las fronteras del Imperio. Que los Demonios estén aquí sin duda dará lugar a los pensamientos que acaba de expresar. Sin embargo, en realidad, los Demonios no han hecho mucho después de atacar Noshias. Con el fin de llegar hasta aquí, habrían tenido que pasar primero a través de otros dos países y una cordillera. una marcha tan imprudente como esa seria completamente algo sin precedentes.”

 

Mizuki estuvo de acuerdo con Titania.

 

Titania: “Eso es correcto. Incluso si se ven obligados a mover su ejército para marchar hasta aquí, tan solo se podría decir que fueron separados de los demás, de todos modos.”

Reiji: “Teniendo en cuenta que no atacan a los otros dos países mientras vienen en este momento, si querían atacar Mehter ... Bueno, eso debería ser imposible, ¿verdad?”

Titania: “Correcto.”

 

Titania asintió. Tal como ella había dicho, un movimiento de tropas a gran escala de esta naturaleza que los aísla por completo en sí era simplemente una invitación al desastre. Por lo general, cuando se moviliza un gran número de tropas, lo primero a tener en cuenta es asegurar la existencia de líneas de suministros y un camino abierto para los refuerzos, y sólo entonces se tomarían medidas.

 

La adopción de medidas sin asegurarse de que se han cumplido estos requisitos logísticos solamente daría lugar a que su ejército sea abandonado. Al estar separados de toda la asistencia con el tiempo serán rodeados por sus enemigos. Este estilo de combate era extremadamente peligroso, y no tenía muchas ventajas.

Y, sin embargo.

 

Titania: “Y, sin embargo, es innegable que los Demonios están aquí. Incluso si el propio ejército de los Demonios no ha sido capaz de penetrar hasta aquí, es un hecho indiscutible que los Demonios están aquí.”

Reiji: “Eso es cierto. Eso es un verdadero problema, ¿no es así ...”

Mizuki: “Espías ... ¿Hay alguna posibilidad de que sean espías?”

Titania: “Espías ...?”

Mizuki: “Son, um, lo que llamamos agentes secretos en nuestro mundo.”

Titania: “Oh, ya veo. Pero-”

Reiji: “Sí, no creo que sea eso tampoco.”

 

La respuesta de Reiji, dada antes que Tia pudiera terminar, dejó a Mizuki confundida.

 

Mizuki: “¿Por qué?”

Titania: “Si ellos estuvieran involucrados en ese tipo cosas, no nos habrán emboscado. Si fueran espías, lo más probable es que terminaran haciendo operaciones encubiertas alrededor de la periferia. El abandono de su misión sólo para emboscarnos a nosotros no tiene ningún sentido.”

Reiji: “Así es. Especialmente por el hecho de que estaban aislados aquí en pequeñas cantidades, no hay garantía de que en realidad serían capaces de matarnos.”

Titania: “Sí. Es concebible que nos habrían atacado si hubieran sabido que este es el grupo del héroe, pero no parecía como si lo supieran.”

 

De hecho, la batalla de hace poco había estado perfectamente sincronizada. Que había sido una trampa era innegable. Si el plan verdaderamente había tenido la intención de acabar con el héroe, entonces, su número era muy pequeño. Por esa razón, era muy poco probable que fueran conscientes de su identidad como el héroe.

 

“Pero si eso es cierto, entonces no lo entiendo” - Titania murmuró para sí misma, con el ceño fruncido mientras trataba de descifrar el enigma delante de ellos.

 

Reiji se volvió hacia el caballero de mediana edad, - “¿Qué te parece, Gregory-san?”

 

En respuesta a su pregunta, este veterano inclinó la cabeza a modo de disculpa.

 

Gregory: “... Lo siento mucho, pero por mucho que lo intente, no puedo entender cómo piensan los Demonios.”

Reiji: “¿Hay algo que se te ocurra? Cualquier detalle, grande o pequeño, sería de ayuda.”

Gregory: “... Héroe-dono. En su lugar creo que es más importante dejar este lugar primero.”

 

Gregory, que no había ofrecido una opinión concreta hasta este momento, de repente sugirió seriamente retirarse.

¿Incitaron algo en su pensamiento?

 

Reiji: “Es debido a que hay otros Demonios en la zona?”

Gregory: “N-no. No lo creo ...”

Reiji: “...?”

 

Parece que no era eso.

Reiji frunció el ceño.

Algo parece fuera de lugar.

 

Gregory, acaba de negar que hubiera Demonios en la zona, sin embargo, parecía presionado por alguna razón. Reiji había pensado que había hecho la sugerencia después de haber percibido el peligro. En vista de que ése no era el caso, ¿Qué es lo que había generado esa reacción en él? Si no había Demonios aquí, ¿por qué era tan importante retirarse con tanta prisa?

 

Titania habló a continuación.

 

Titania: “Gregory. A pesar de que estoy de acuerdo con la necesidad de ir a un lugar seguro, nuestra prioridad todavía es comprender a fondo lo que los Demonios estaban tratando de hacer aquí. Actuar sin una cuidadosa consideración probablemente podría ayudar a crear circunstancias peligrosas.”

Gregory: “... Como usted diga, su Alteza.”

 

Gregory sin rodeos inclinó la cabeza en reconocimiento.

 

Parecía que había aceptado el asunto. Sin embargo, Reiji no podía evitar la sensación de que había oído algo en las palabras del hombre, un rastro de impaciencia y ansiedad allí.  Que es lo que estaba haciendo que se ...

 

“... Tia. ¿Es posible que haya Demonios en otras regiones además de los del norte?” - Preguntó Reiji, de nuevo para explorar otras vías de consideración.

 

Si hubiera otros Demonios, separados de los del norte, entonces no sería imposible imaginar que se habían encontrado en su camino aquí.

 

Titania: “No, no creo que sea probable. Con el poder de los héroes previamente convocados, los Demonios de este mundo se vieron obligados a refugiarse en el norte. No debería haber ninguno en alguna otra parte ... Si las leyendas que se han transmitido son correctas, es decir.”

Reiji: “Leyendas?”

Titania: “El registro que describe los últimos esfuerzos de los héroes lo menciona. Después de que el héroe derrotara al Señor Demonio, las fuerzas de cada nación aprovecharon la oportunidad para aniquilar a los Demonios. Los Demonios que sobrevivieron se vieron obligados refugiarse profundamente en el duro entorno del extremo norte... Ese último pedazo de tierra demostró ser resistente al ataque humano, y por fin, la humanidad se rindió en el objetivo de dar caza a los Demonios hasta la extinción.”

Reiji: “Ya veo ...”

 

Si eso era cierto, entonces era de hecho imposible que los Demonios existieran en otros lugares.

Pero en ese caso.

 

Mizuki: “Hay tantas cosas que no tienen sentido.”

Reiji: “Sí”.

 

Reiji hizo eco a los murmullos exasperados de Mizuki. Su discusión había sido infructuosa, y ellos se quedaron sin ni siquiera una pista.

En ese momento, se oyó el sonido de alguien corriendo hacia ellos desde lejos.

Y luego.

 

“H-héroe -sama!”

 

Con el fin de hacer al grupo consciente de su presencia, una voz llamó. El dueño de la voz era un joven caballero asignado con la misma tarea que Gregory: Proporcionar apoyo a Reiji que aún tenía que acostumbrarse a las costumbres de su mundo.

 

Con el fin de mantener contacto con el palacio, los miembros del grupo a veces dejaban el grupo para asumir la responsabilidad de mensajero. Esta vez, parecía haber sido su turno en sustitución de Gregory quien lo había hecho antes ...

El joven caballero desmontó su caballo antes de retirarse.

 

Titania: “Rofrey-san.”

Rofrey: “He vuelto.”

Titania: “Rofrey, no estás herido, ¿verdad?”

 

 La pregunta ocasional de Titania tomo a Rofrey por sorpresa, y tartamudeó, “Un-a-un caballero como yo hizo la princesa preocuparse”

 

Gregory: “Rofrey.”

Rofrey: “S-sí! Lo siento, pero antes de eso, eso de allá...”

 

Gregory se aclaró la garganta, poniendo al joven caballero en pánico, después de lo cual finalmente logró recuperarse de su estado de senderismo incoherente.

Reiji respondió a la frenética mirada del joven.

 

Reiji: “Oh, los viste. Los Demonios atacaron hace un rato, así que los eliminamos.”

Rofrey: “Esos eran todos?”

 

“Esos” se refería a los cadáveres de los Demonio que habían caído en la batalla, que parecía que Rofrey había visto, a juzgar por su arrebato de sorpresa.

A pesar de que ya los había visto, todavía estaba haciendo un gran alboroto al respecto. Sin duda, una persona verdaderamente expresiva.

 

Reiji: “S-sí.”

Rofrey: “Como era de esperar de Reiji-sama! ... Oh, lo siento. Mis disculpas.”

 

... Prácticamente había estado gritando. ¿Sería mejor describirlo como una persona enérgica o alguien que llevaba sus emociones en el exterior?

De cualquier manera, mirándolo, estaba claro que había algo que quería decir.

 

“¿Cuál es el problema? Has estado haciendo un gran alboroto desde que llegaste. ¿Y dónde está Luke? Ustedes dos se fueron juntos para reunirse con el personal de comunicaciones. ¿Por qué no ha vuelto?” - Preguntó Gregory.

 

Rofrey: “Señor. Ahora voy a hacer mi informe, que incluye el elemento antes mencionado.”

 

Rofrey tomó una respiración profunda y luego continuó.

 

Rofrey: “A pesar de que esto es un poco repentino, pero tenemos que salir de esta zona inmediatamente.”

Gregory: “¿Y por eso por qué?”

Rofrey: “El general Demonio, parece que ya ha pasado a través de los países de Thoria y Shardock y ahora está en la frontera norte de Aster.”

 

Con su rostro rígido, Rofrey dio este impresionante informe. Thoria y Shardock eran países del norte de Nelferia y Sadias...

 

Titania: “¿Qué? ¿Eso es en serio, Rofrey?!”

Rofrey: “S-sí. Eso es lo que me dijo el oficial de comunicaciones...”

 

Rofrey se contrajo intimidado por la presión que sentía desde Titania cuando la joven lo presionó para obtener información.

Sin embargo, Reiji escucho algo en sus palabras que le molestaba.

 

Reiji: “Rofrey-san. Hace un momento dijiste, ‘parece que’. ¿Qué quieres decir con eso?”

 

Reiji persiguió el asunto. Desde el principio, las palabras de Rofrey habían estado cargados por un cierto aire de vaguedad.

¿Los Demonios habían hecho su camino hacia Aster o no? De sus palabras, no se podía estar seguro.

 

Rofrey: “Bueno, eso es porque se trata de un reporte de inteligencia proporcionado por las tropas que patrullan la frontera. Se toparon con los rastros de algo y llegaron a esta conclusión. Es por eso que no puedo estar seguro ...”

Reiji: “Rastros de qué?”

Rofrey: “Huellas y restos del poder mágico que no pertenecen a ningún monstruo.”

 

Titania intervino después.

 

Titania: “Así que nadie ha visto realmente al general Demonio, ¿verdad?”

Rofrey: “Eso es correcto. El enemigo parece estarse tomando el cuidado de ocultar sus movimientos. No ha habido ningún testigo o informes de que algo haya sido objeto de ataques.”

 

Vacilante, Mizuki expresó sus pensamientos sobre el tema.

 

Mizuki: “... Por lo que sabemos de ellos, ¿no deberían estar atacando ya?”

 

Todos asintieron. Era como Mizuki había dicho. Son enemigos de la humanidad, si es que realmente habían movilizado sus tropas al punto de haber pasado a través de las fronteras nacionales para llegar a este punto, entonces el propósito de este ataque sorpresa había sido probablemente crear el caos.

 

Aunque no hubiera certeza de que no había otros motivos ocultos al ataque, si incluso el general enemigo había sido llamado a las armas, entonces, parecía poco probable que se tratara de otra posibilidad. El uso más eficaz de grandes cantidades de tropas era luchar una guerra, después de todo.

Y, sin embargo.

 

Titania: “Los Demonios no han hecho hasta el momento alguna ofensiva a gran escala real contra este país, y tampoco se ha confirmado realmente el avance de su ejército. La fiabilidad de este reporte es bastante cuestionable ...”

Reiji: “Tal vez los Demonios que nos atacaron eran del ejército en cuestión?”

 

Cuando Rofrey se había dado cuenta del ataque de los Demonios de antes, había combinado sus conocimientos con el reporte que había estado llevando al llegar a esta hipótesis. Para ser más específicos, los Demonios que habían atacado eran solo una parte da las fuerzas del enemigo.

Siendo ese el caso, su sorpresa cuando corría a través de los cadáveres de Demonios justo antes era totalmente comprensible.

 

“Sí, eso es lo que pienso” - respondió Rofrey, algo avergonzado.

“¿Dónde está Lucas?” - Interrumpió Gregory.

 

Rofrey: “Está acompañando al oficial de comunicaciones al punto de encuentro, y luego de regreso a Mehter. Si todo va según lo previsto, se reunirá de nuevo con nosotros en el territorio del Imperio en dos días a partir de ahora.”

Gregory: “Entiendo.”

 

“Las cosas han dado un giro para lo peor” - dijo Titania, luciendo muy estresada.

 

Reiji: “Si ese es el caso, entonces nuestras acciones deben haber sido expuestas a los Demonios. De todos modos, de acuerdo con lo que acaba de pasar ...”

 

De hecho, la pregunta de antes ahora había sido contestada. La emboscada de antes no era una coincidencia, sino algo que se había planeado de antemano.

En ese caso, ¿cómo explicar la situación actual?

 

Titania: “¿Es que acaso los Demonios son conscientes de que el héroe ha sido invocado, pero no están familiarizados con los detalles? Eso tendría sentido si interpretamos el ataque anterior como una especie de reconocimiento forzado.”

Rofrey: “Ah ...”

Gregory: “Eso tiene sentido. En otras palabras, están tratando de localizar el grupo del héroe.”

Titania: “Así es.”

 

Eso es correcto.

Si la presencia del general Demonio fuera conocida, entonces era posible que el héroe se retiraría. Con el fin de evitar esto, habían actuado en secreto y dividieron sus tropas en grupos que de asalto para explorar. Esto explica la comprensión de la situación perfectamente que Mizuki, Titania, y los otros tenían.

 

... Pero aun así ...

 

Si ese fuera el caso, entonces cada unidad, sin duda, tendría una persona a cargo de la transmisión de información a los otros. Sin embargo, el grupo de ataque de antes claramente no lo hizo.

Parece que todavía es demasiado pronto para hacer una conclusión final ...

En cualquier caso, lo que era de mayor importancia ahora era determinar si su paradero actual ya había sido revelado.

En contraste con sus propias preocupaciones, Mizuki planteó otra pregunta.

 

Mizuki: “Si los Demonios están en la zona, entonces estamos en problemas. Dejando de lado el caballo de Rofrey-san, los demás fueron todos asesinados por los Demonios...”

Titania: “Sí. La peor situación posible acaba de ocurrir, y puede que no sea una de la que podamos escapar. Probablemente tendremos que enfrentarlos de frente.”

Gregory: “Rofrey. ¿Cuántos demonios se estima que hay?”

Rofrey: “Más de mil, me temo ...”

Reiji: “Mil ...”

Mizuki: “... Eso es ...”

 

Mizuki se quedó sin palabras al igual que Reiji. Eso fue, sin duda, un número contra el que ellos no tenían la más mínima esperanza de derrotar en una confrontación directa.

Incluso el Demonio de antes les había tomado una buena cantidad de tiempo para terminar. Al estar rodeados por un ejército de mil no serían capaces de durar mucho tiempo en absoluto.

En ese momento, las palabras de Suimei una vez más hicieron eco en su mente.

Mizuki, también, mostró una expresión de dolor.

 

Mizuki: “E-entonces ¿no deberíamos irnos ahora mismo?”

Rofrey: “No. Vagar sin rumbo no es una buena idea. Aparte de mi caballo, no tenemos algún otro. Tenemos que decidir nuestro destino con antelación, y administrar con cuidado las raciones de comida y agua, y luego ...”

 

Rechazando las palabras de pánico de Mizuki, la afirmación de Rofrey era correcta.

 

Todos asintieron. De repente, Titania se volvió hacia el experimentado caballero a su lado, que, por alguna razón, no había ofrecido una palabra de asesoramiento durante toda esta discusión.

 

Titania: “Gregory. ¿Qué te parece que deberíamos hacer?”

Gregory: “No ...”

 

Su rostro era sombrío y su respuesta vaga, el comportamiento de Gregory había sido extraño desde que el tema de los Demonios había aparecido.

 

... No, espera un momento. Lo que dijo Gregory antes de todo esto.

Aunque de que todo el mundo comenzara a discutir sobre los Demonios, el ya parecía extrañamente ansioso todo el tiempo-

Todos se volvieron a Gregory, cuyos intentos de ocultar la extraña atmósfera había fallado.

 

“Tal vez ... es el momento ...”, murmuró débilmente.

 

Titania: “Gregory?”

Gregory: “... Si se trata de lo que estábamos discutiendo, no hay necesidad de preocuparse.”

 

¿Qué demonios significaba eso?

... Su rostro se tensó mientras hablaba, las palabras que pronunció a continuación se convirtieron en el catalizador para el primer alboroto que sacudiría su grupo desde el comienzo de su viaje.

 

El paradero del grupo de Reiji.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 21: Encuentro con el enemigo.




Manual




Han pasado varios días después de que Suimei dejo la capital con la caravana.

 

Su viaje había ido sin problemas. No habían encontrado ladrones ni monstruos, e incluso no habían ocurrido inclemencias meteorológicas, que ralentizarían drásticamente su ritmo. En vez de eso, simplemente continuaron su camino, permaneciendo en pequeñas aldeas y colocando campamentos a lo largo del camino.

 

Si había algo para estar descontentos, era sólo el pequeño tamaño de las porciones de las comidas. Esto, sin embargo, era obviamente algo de lo que habían sido conscientes antes incluso de salir, por lo que no vale la pena mencionar.

 

Poco después, pasaron sin peligro por el paso de la montaña que se consideraba comúnmente como la parte más difícil del viaje, y el camino que ahora estaban tomando era bastante empinado.

Por lo que había oído de los mercaderes de la caravana, todavía tenían un tercio de su viaje por completar. Una vez que pasaran por las estribaciones y una gran cuenca, se encontrarían en su destino.

 

A pesar de las diferencias entre sus mundos, parecía que algunas cosas eran las mismas en todas partes. Adaptarse a cambios repentinos en el medio ambiente era algo tan difícil para la gente de este mundo como para los suyos.

Y así, la caravana había dejado las estribaciones y alcanzado el bosque al pie de la montaña.

 

El bosque era bastante escaso, y en un día soleado típico, la luz del sol rompería fácilmente a través del dosel del bosque. Hoy, sin embargo, había una espesa capa de nubes que los dejaba sintiéndose sombríos.

La escena de un gris sombrío que se extendía tan lejos como el ojo podía ver, impactó mucho su humor.

En esta situación, donde parecía que podían ser atacados en cualquier momento, una atmósfera de peligro de repente descendió.

 

... Lefille, caminando con Suimei, habló de repente.

 

Lefille: “... Suimei-kun. ¿Lo has notado?”

Suimei: “Sí, lo note.”

 

Como había dicho, ya había sentido las débiles presencias en su proximidad.

 

De hecho, desde que habían dejado las estribaciones y puesto los pies en este bosque, su cuello había comenzado a arder a causa de un mal presagio. Después, había sentido una oleada indiscutible de maná, como si alguien se estuviera preparando para una batalla, irradiando desde un lugar mágico cercano.

 

Bueno, en realidad, esa no era una descripción enteramente precisa ... Porque esa fuerza mágica parecía dirigirse directamente hacia ellos.

De esto, podía decir que algo desconocido, un poseedor de una gran cantidad de maná, estaba a punto de emboscarlos ...

 

“... Oye, ¿esto es un monstruo? No parece una persona...” - Suimei preguntó a Lefille, mientras usaba un ojo para vigilar su flanco.

 

La pregunta de Suimei fue provocada por las olas de maná que sentía emanadas de la criatura. Por lo que él podía sentir, esto era una existencia lejos del ser humano.

La respuesta de Lefille llegó con certeza.

 

Lefille: “No, no son monstruos. Son Demonios.”

Suimei: “Que ...”

 

¿Por qué apareció ese nombre aquí, de todos los lugares? A pesar de que había sido un tema de conversación en el viaje, ¿había realmente alguna conexión después de todo?

Sin embargo.

 

Suimei: “... Estas bastante segura ahora mismo. ¿Realmente no hay posibilidad de que sea algo más que un Demonio?”

Lefille: “No.”

Suimei: “¿Por qué no?”

Lefille: “Porque los conozco por dentro y por fuera. No hay forma de cometer un error al respecto.”

Suimei: “… ¿Es eso así?”

Lefille: “…Sí.”

 

Suimei preguntó de nuevo, sin entender lo que estaba pasando por la mente de la joven, pero esta vez, su respuesta fue aún más contundente.

Cuando Lefille respondió, con una mirada sombría en su rostro, la caravana se detuvo repentinamente. Tal vez alguien más había notado la presencia después de ellos.

En poco tiempo, oyeron el sonido de pasos, y un aventurero vestido como un guerrero corrió hacia ellos. La mirada en su rostro era innegablemente amarga, tal vez debido a las circunstancias desfavorables.

 

Señaló a Suimei ya los demás y-

 

Aventurero: “Oye-”

 

Justo cuando el aventurero estaba a punto de hablar, Lefille asintió con la cabeza.

 

Lefille: “Sí, ya lo hemos notado.”

Aventurero: “¿Oh? Ya veo.”

Lefille: “Sí.”

 

La breve confirmación de Lefille permitió al aventurero cortar su explicación y saltar directamente al tema principal.

 

Aventurero: “Bien, eso es bueno. Los magos nos dicen que hay monstruos adelante por este camino. La decisión de Goleo-san es encontrarlos aquí.”

 

... Parecía que, a diferencia de Lefille, los otros pensaban que las presencias que se acercaban eran sólo monstruos.

Cualesquiera que fueran, la verdad pronto se haría evidente una vez que llegaran.

Otros aventureros, sin embargo, plantearon una pregunta en respuesta.

 

“¿Vamos a recibir el ataque aquí?”

“Sí. Los guardaespaldas también participarán en la batalla. ¿Hay algún problema?”

 “No, está bien para nosotros, pero ¿y los comerciantes?”

 

Justo como los aventureros sorprendidos preguntaron, esto era una preocupación.

Como guardaespaldas, ellos, por supuesto, tenían la determinación de tomar parte en la batalla.

Pero, ¿qué pasaría con los mercaderes que los habían contratado para protegerlos?

Hablando en términos generales, para evitar que el personal no combatiente sea atraído hacia la lucha, sería mejor que se escondieran en algún lugar seguro. Este era el pensamiento adecuado, pero en la situación actual, ¿Dónde dentro de las proximidades era el mejor lugar para esconderse?

Habían abandonado las estribaciones y acababan de entrar en el bosque. El terreno aquí era plano, pero desolado. No había ningún lugar cercano que sirviera como un buen escondite.

Tomando su ubicación actual en consideración, ¿qué deben hacer? Al responder a esta pregunta, Lefille respondió con una pregunta suya.

 

Lefille: “¿Y si tomamos la iniciativa iniciando la pelea?”

Aventurero: “No, no es una opción.”

Lefille: “Entonces, ¿qué hay de enviar a los comerciantes más profundamente al bosque?”

Aventurero: “Eso tampoco es bueno.”

Lefille: “…?”

 

Todas las sugerencias fueron derribadas por los otros aventureros.

Como contramedida, la sugerencia de Lefille de prevenir el avance del enemigo, acechándolo e interceptándolos temprano, era probablemente el mejor plan para la situación dada.

 

“... Parece que hay monstruos por delante de nosotros también. Puesto que hay también monstruos que vienen de un flanco, es muy probable que haya más viniendo detrás de nosotros también. Si lo peor llega a suceder, nos encontraremos rodeados. En ese caso, en lugar de que los comerciantes se muevan descuidadamente, lo mejor es mantenerlos en algún lugar donde podamos vigilarlos mientras luchamos. Ese es nuestro juicio” - Respondió el aventurero de rostro duro.

 

Así que era eso. Si no había dónde correr, entonces sólo tendrían que defender este lugar. Esa decisión era bastante razonable.

 

“¿Quién será el responsable de atacar?” - Preguntó Lefille.

 

Aventurero: “Hmm? ¿No debería haber necesidad de eso ...?”

Lefille: “¿Y por qué no? Acaba de señalar la posibilidad de que podamos ser rodeados. Si esto realmente fuera a ocurrir, ¿no necesitaríamos a alguien para romper el sitio?”

Aventurero: “¿Huh? N-no tenemos planes de romper el ataque enemigo ni nada. Mientras defendamos con cuidado, entonces no es como si los monstruos realmente pudieran hacer algo, ¿verdad?”

Lefille: “…Ya veo.”

 

Frente a la resistencia del aventurero, Lefille no continuó. Su voluntad de renunciar parecía surgir de un deseo de evitar un debate inútil. Sin embargo, Suimei podía decir por su tono que estaba frustrada.

 

Suimei.: “¿Romper el sitio, es ...?”

 

Silenciosamente, Suimei comenzó a jugar la próxima batalla en su mente. La forma más efectiva de romper un sitio sería una ofensiva concentrada en un solo punto. Ser asediado, y centrarse pasivamente en la defensa era algo que tus enemigos querían que sucediera. Independientemente de lo eficaz o ineficaz que pueda llegar a ser, era sin embargo una absoluta necesidad.

 

Esta vez, no había una necesidad real de romper por la fuerza un ‘asedio’. Más bien, al separarse y dedicar una parte de sus fuerzas para atacar libremente a los enemigos que las rodean, deberían ser capaces de colocar a la formación enemiga en desorden.

Lefille había pensado claramente en las cosas, de lo contrario no habría planteado la cuestión.

... Dicho esto, aunque fuera el plan de acción más eficaz, también requería cierto grado de mano de obra.

 

Como dice el refrán, un pájaro en la mano vale más cien volando. Si iban a intentar un ataque en una situación en la que ni siquiera podían garantizar que tenían suficiente gente para defender, eso sería como poner el carro delante del caballo.

 

Aventurero: “Terminaremos la conversación aquí. Necesito regresar a mi posición. Dejo la carga a su cuidado.”

 

Con eso, el aventurero se dispuso a marcharse.

Lefille, sin embargo, gritó, deteniéndolo.

 

Lefille: “¿Puedo decir algo más?”

Aventurero: “… ¿Qué?”

Lefille: “Lo que vienen desde el frente todavía no está claro, pero lo que viene a nosotros desde el flanco definitivamente no son monstruos, sino demonios. Por favor, informe a Galeo-san de este detalle.”

Aventurero: “¿Huh? ¿Por qué sabes algo así?”

Lefille: “Experiencia. Esta presencia no pertenece a ningún monstruo.”

 

La declaración de Lefille suscitó un gemido de duda del aventurero.

Miró a Lefille por un momento.

 

Aventurero: “…Entiendo. Le haré saber que es una posibilidad.”

 

El aventurero dio una respuesta impecable antes de salir con prisa.

Mirándolo salir, Suimei suspiró y murmuró para sus adentros.

 

Suimei: “... No fui con Reiji y los otros precisamente porque no quiero luchar contra los Demonios.”

 

Suimei pensó en la decisión que había tomado en el palacio. En un intento de evitar una guerra irrazonable e imprudente con un enemigo desconocido, así como de encontrar una manera de regresar sano y salvo a casa, se había separado de Reiji y los demás.

Y, sin embargo, al final, aquí estaba, obligado a luchar contra ellos de todos modos.

Incluso si no estuviera totalmente seguro de que estaban a punto de enfrentarse a los Demonios, pero si ese era el caso, entonces la ironía de la situación era simplemente asombrosa. Su intento de evitar el diseño del destino había resultado infructuoso. Suimei sintió como si una maldad invisible estuviera dirigiendo su camino.

 

Lefille: “¿Algo mal?”

 

¿Había oído sus murmullos?

 

Suimei: “No es nada. Sólo esperaba que este viaje terminara sin problemas.”

Lefille: “Suimei-kun. Cuando estas de viaje, siempre debes estar listo para el peligro. Usted no va a llegar a ninguna parte con una resolución a medias. Y más aún como está el mundo últimamente. Harías bien en recordar esto.”

Suimei: “... No importa donde vaya, siempre habrá peligro, ¿no?”

Lefille: “Y existimos precisamente para combatir ese peligro, ¿verdad?”

 

 

“Es verdad. Ese es el tipo de trabajo que aceptamos, después de todo” - Suimei respondió honestamente.

 

Una sonrisa sin miedo apareció en la cara de la joven.

Una sonrisa dirigida a un compañero de armas en la víspera de la batalla.

Con su breve charla, Lefille se quitó el paquete de su espalda y desenvolvió su contenido con facilidad.

Dentro de la tela desplegada había una espada gigantesca.

 

Tenía unos ciento ochenta centímetros de largo, desde la punta de la hoja hasta el fondo de la empuñadura. La empuñadura se curvó en una guardia de espada masiva, triangular, que, junto con la propia hoja medía alrededor de cincuenta centímetros de ancho. Tenía la hoja ancha de un claymore combinado con la longitud de un zweihander. No se hizo a la moda occidental, la moda japonesa, o la moda china, sino en el estilo de este otro mundo. Su cuerpo de color rojo plateado no podía ser visto como ostentoso, pero sin embargo era innegablemente hermoso.

 

Lefille lo hizo girar varias veces con una sola mano, aunque todo lo que vio fue el reflejo del sol que asomaba entre las nubes mientras rebotaba sobre la hoja. No tenía la menor idea de dónde provenía la fuerza para blandir la espada, ni de cómo lo hacía, pero una cosa era clara, ella ya estaba acostumbrada.

De repente, Lefille, por alguna razón u otra, caminó hacia el lado, la dirección en la que estaban los demonios.

¿Era eso porque esa enorme arma no podía ser manejada con toda seguridad en su mayor extensión sin antes colocar cierta distancia entre ella y sus compañeros?

Sin embargo, la acción siguiente de Lefille refutó esta idea. Sin mirar hacia atrás, siguió avanzando en la dirección del enemigo.

 

Suimei: “H-hey, Lefille?”

Lefille: “Suimei-kun. Lo siento, pero voy a tomar la iniciativa e ir a la ofensiva.”

Suimei: “Oye, no te vayas así ... ¿Está bien que actúes sola? De todos modos, todavía están un poco alejados, ¿no sería mejor para ti al menos consultar con Galeo-san primero?”

 

Lefille negó con la cabeza, con los ojos cerrados.

 

Lefille: “No. Mira alrededor.”

 

Mientras hablaba, volvió la cabeza. Suimei siguió su mirada, barriendo sus alrededores.

Debido a la situación actual, los otros miembros de la caravana estaban corriendo frenéticamente de un lado a otro, ocupados preparándose.

 

Suimei: “…?”

Lefille: “Los otros aventureros y guardaespaldas se han dedicado completamente a la defensa. ¿Entiendes ahora?”

Suimei: “Ah, sí, supongo. Después de todo ya hablamos de ello.”

Lefille: “Esto no va a funcionar.”

Suimei: “Mmm”

 

Su negación parecía decir que la decisión de la caravana de una contramedida no era aconsejable.

Debido a esto, Suimei se acordó de lo que había dicho antes.

 

Suimei: “... Por eso, ¿te estás refiriendo a la necesidad de llevar la pelea a los demonios o algo así?”

 

“Sí” - Lefille asintió.  “Los Demonios son criaturas que consideran que el saqueo, el pillaje y el asesinato son la forma correcta de vivir. En consecuencia, su deseo de atacar es intenso y va más allá de las palabras. Si nos centramos sólo en la defensa, eso sólo estimulará su apetito. Si realmente planeamos resistir, entonces dedicarnos a la defensa no es una opción.”

 

“Simplemente defender es invitar al peligro, eso lo entiendo perfectamente. Sin embargo, correr directamente a la formación enemiga no es necesariamente la mejor táctica tampoco. Concentrarse sólo en la defensa es peligroso, pero ir a la ofensiva también es peligroso, ¿no? Dicho esto, suponiendo que realmente estamos rodeados, a pesar de que las tácticas actuales que estamos empleando se puede ver como apropiadas, también reconozco que no es la opción más sabia” - dijo Suimei, con la esperanza de disipar el deseo de Lefille de cargar a solas.

 

Lefille parecía obstinadamente apegada a la noción de tomar la iniciativa. El problema era que, tal como el aventurero había dicho antes, tal plan sólo resultaría efectivo con suficiente mano de obra detrás de él.

Como una persona de otro mundo, nunca había previsto la situación en la que se vería obligado a luchar contra los Demonios como guardaespaldas, y así determinar la mejor manera de asignar sus recursos limitados estaba más allá de su capacidad.

Lefille, sin embargo, rechazó firmemente sus palabras.

 

Lefille: “¿Y por eso nos apegamos a la defensa? Ni siquiera puedes llamar eso un plan.”

Suimei: “No. Eso no importa, Lefille, no puedes atacar al enemigo tu sola.”

 

Suimei no la estaba mirando.

 

Dicho esto, era un hecho que no estaba seguro de lo fuerte que ella era. Como mago, no tenía la experiencia necesaria para medir lo fuerte que era un espadachín sólo por la apariencia externa sola.

Pero, aunque no estaba seguro de lo fuerte que era, tampoco estaba seguro de la fuerza o el número de enemigos. Precisamente debido al hecho de que había tantos factores desconocidos, no era prudente ser demasiado optimista.

Lefille asintió con la cabeza, parecía entender cómo se sentía Suimei. Pero-

 

Lefille: “Lo que dijiste es muy cierto. Pero, y creo que ya he dicho esto, los conozco muy bien. No hay manera de que yo no entienda su fuerza, y ...”

Suimei: “¿Y?”

 

Mientras hablaba, un aura oscura parecía emanar de ella, poniéndole la piel de gallina.

 

Lefille: “... Voy a matarlos a todos y cada uno de ellos!”

 

Su rostro valiente y hermoso de repente quedo envuelto por una sombra oscura que no tenía nada que ver con las nubes. La cara que mostraba ahora era el lado oscuro de este espadachín siempre justo.

El ojo que no había sido cubierto por la sombra de repente se quemó con un resplandor carmesí que irradiaba un odio abrasador, una mirada asesina que parecía podría atravesar el corazón de un enemigo que no estaba presente.

…De nuevo. ¿Qué demonios le había sucedido? ¿Qué clase de destino les dieron a los seres conocidos como los Demonios y compartían con esta joven?

 

Suimei: “... ¿Los odias hasta ese punto?”

Lefille: “Sí. Ellos son un pecado. Una existencia que sólo conoce la maldad desde el nacimiento hasta su muerte. Se burlan de los débiles, atormentan a los afligidos y se regocijan con la desesperación. Criaturas más allá de cualquier esperanza de salvación. Y es por eso que necesitan ser exterminados. Y por eso los destruiré con estas dos manos.”

Suimei: “...”

 

La oscura resolución de sus palabras rompió cualquier réplica que Suimei pudiera haber ofrecido.

No estaba seguro de cuándo, pero Suimei recordó que había oído antes que los Demonios estaban más allá del perdón. Cuando habían destruido el reino en el norte, no habían tomado prisioneros, sólo vidas.

 

Lefille: “Y ahí lo tienes.”

Suimei: “A-ah.”

 

De repente, el aire entre ellos cambió. Lefille, como si se disculpara por el humor sombrío que había forjado, reveló una sonrisa brillante.

 

Lefille: “Suimei-kun, gracias. Pero por favor, no te preocupes por mí. Tal como se ha comentado, dejo la carga bajo tu cuidado. Adiós.”

 

En un abrir y cerrar de ojos, la joven desapareció en las profundidades del bosque.

Su certeza de que no había peligro en que ella enfrentara al enemigo sola parecía haber nacido de la experiencia.

Sin embargo, en este momento no había manera de evaluar con precisión si su juicio había sido el correcto. Si ella podía hacerlo, entonces genial, y si no, entonces que así sea. El tiempo lo diría.

 

Suimei: (…Rápida.)

 

Dicho esto, simplemente juzgando por lo que podía ver de sus movimientos, sentía que estaría bien. A pesar de que el terreno era áspero y el peso que llevaba enorme, su velocidad era como un relámpago, ella parecía no ser afectada por el medio ambiente, y sus movimientos eran constantes y suaves. Mientras ella no hiciera nada demasiado imprudente, ella debería estar bien.

 

... En poco tiempo, desapareció de la vista de Suimei. Observando su carrera hacia el enemigo, los otros gritaron, tal vez por la confusión, tal vez por la ira. De cualquier manera, eso no duró mucho.

 

“¡Aquí vienen!” - Gritó alguien, mientras los árboles se sacudían de forma poco natural y la presencia de la magia se acercaba.

Finalmente, lo que los había seguido durante tanto tiempo se había revelado.

 

“De-Demonios ... ¡Son los Demonios!”

 

No estaba claro quién gritaba primero porque este grito de pánico aparentemente escapaba de sus bocas a la vez.

 

“Así que eso es un…”

 

Demonios.

Una de las razones que lo llevaron a este mundo.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 22: La fuerza de los Demonios.




Manual




Todo el mundo estaba congelado en estado de shock.

De dentro del bosque, varias figuras vagamente humanoides aparecieron.

Alas de murciélago, cuernos de cabra y un cuerpo de color rojizo y herrumbroso. Estas piezas eran extrañamente diversas, sin embargo, encajan perfectamente, resultando en una silueta horrible.

La existencia de tal criatura era bastante común en las historias de fantasía. Eran los enemigos del Héroe, extrañas criaturas del abismo que empujaban al mundo al caos.

Al comparar el nivel de agresión, superaban incluso a las bestias mágicas y monstruos que también eran enemigos de la humanidad.

Sin embargo, estos seres eran capaces hablar el lenguaje humano y poseían cuerpos altamente resistentes, rasgos que se les atribuían en todas las historias.

Sin embargo, aparte de eso, en realidad se dividían en un puñado de tipos y tribus de acuerdo a las diferencias entre ellos.

 

“... Nuestro mundo nunca tuvo monstruos o demonios. Esta es la primera vez que veo algo así” - pensó Suimei mientras miraba a sus enemigos acercarse.

 

A pesar de que había tenido numerosas experiencias luchando contra entidades no humanas en su mundo, esta era la primera vez que encontraba criaturas como ésta, que casi parecían saltar directamente de una pintura de fantasía. Incluso en comparación con los dragones de la antigüedad descritos en su propio mundo, no eran nada parecidos. De hecho, incluso algo como un vampiro era bastante más humano que estas cosas. ... Esto, por supuesto, se refería a su apariencia. Si enumerara todas las discrepancias, la lista nunca terminaría.

 

Nunca hubiera adivinado que, en un mundo de fantasía como éste, donde hay demonios y semi humanos se encontraría primero con los demonios.

En cualquier caso, apareció un nuevo problema. Aunque ahora habían confirmado que la identidad de su enemigo era los demonios, esa respuesta sólo planteaba la nueva cuestión de que es lo que estaban haciendo aquí.

 

Suimei: (De lo que dijo ese ministro con el pelo partido, después de que los Demonios tomaron el norte, han estado relativamente tranquilos...)

 

Esto era algo que no podía entender. Mientras que los Demonios podría haber reclamado la nación del norte de Noshias por sí mismos, todavía debe haber por lo menos dos países y una cordillera entre su territorio y este lugar. Que ellos aparezcan aquí de todos los lugares era extremadamente antinatural.

 

Eso era, por supuesto, sólo suponiendo que se pensara normalmente. Estas criaturas no eran humanas, y tal vez fue un error tratar de evaluar sus acciones a través de un punto de vista humano. También era completamente posible que se movieran libremente como quisieran, y que los humanos que se encontraron se centrarían únicamente en defender sus propios reinos, sin molestarse en detenerlos.

 

Humanos…

 

Si ése era realmente el caso, entonces esto era profundamente preocupante.

De cualquier manera, preocuparse por esto ahora era algo fuera de lugar. En consecuencia, Suimei dejó de intentar averiguar por qué estaban aquí. Su mirada se afiló, y la sed de sangre llenó sus ojos mientras miraba a su enemigo.

Se concentró en un único Demonio que tenía delante, que también parecía haberlo encontrado.

De repente, agitó su brazo con fuerza en su dirección.

El Demonio había tomado la iniciativa.

 

¿Era mana o era éter?

 

Vio que una bola circular de energía se acumulaba en su palma, tomando una forma temible antes de volar en su dirección, como una flecha, con una vigorosa ola del brazo del Demonio.

 

“Al demonio que me golpeara tan fácilmente ...” - Suimei se burló al evadir el ataque que se oía como silbaba a través del aire.

 

El ataque dejo un cráter en el suelo, levantando una nube de polvo, pero Suimei estaba completamente ileso. Aunque hubiera sido tan rápido como una flecha, a los ojos de un mago, podría haber parecido algo lento.

Simultáneamente con su ataque, las alas de Demonio comenzaron a latir furiosamente mientras volaban en su dirección.

Suimei corrió para encontrarse con su enemigo, que se lanzaba hacia abajo desde el aire directamente hacia él.

Esto estropeo la percepción visual de su enemigo.

El Demonio tocó suelo, sólo para perder su objetivo. Si hubiera intentado esquivar hacia atrás o hacia un lado, mientras hubiera lanzado el punto objetivo inicial de Demonio, habría podido arreglar su trayectoria de vuelo a medio camino. Sin embargo, puesto que en vez de eso se había precipitado directamente hacia él, se había visto obligado a poner los frenos,

 

Suimei: “Sha!”

 

Suimei y el cuerpo de su enemigo se cruzaron. El viento aullaba cuando golpeó, el Demonio giró sus garras hacia Suimei. Quizás debido al hecho de que no había tenido tiempo de ajustar adecuadamente sus acciones, su ataque apresurado también lo forzó a perder el equilibrio.

Exactamente a lo que Suimei había estado apuntando.

Girando sobre su pie izquierdo, esquivó el arco trazado por sus garras. Tomo su brazo, adoptó una postura de karate para lanzar a su enemigo.

 

Suimei: “Haa -- “

Demonio: “-!”

 

El Demonio rodó varias veces. A pesar de todo esto, no parecía haberse lesionado. Se levantó inmediatamente antes de despegar en el aire una vez más.

Estaba flotando en el aire, sus alas se aleteaban mientras se mantenía cautelosamente a cierta distancia de Suimei.

Habiendo sido lanzado al aire una vez ya, era un poco aprensivo. Incluso si en realidad no había sido herido, se mantuvo en su lugar, con su sed de sangre concentrada casi tangible, hablo con una voz grosera.

 

Demonio: “Maldito humano, usando esa clase de técnica extraña ...”

Suimei: “Llamarlo extraño de seguro es grosero. Sólo se necesita un poco de habilidad eso es todo.”

Demonio: “Hmph ...”

 

Suimei mantenía su guardia incluso cuando se burlaba de su enemigo. El Demonio resopló despectivamente en respuesta, su tono era enojado.

Sin embargo, o más bien, lo que Suimei realmente quería decir era-

 

“Así que ustedes pueden hablar, ¿eh?”, Dijo, sacando directamente lo que estaba en su mente.

 

El Demonio simplemente resopló una vez más.

 

Demonio: “Hmph. Patéticos humanos. ¿De verdad piensas que la capacidad de hablar es algo que sólo ustedes poseen?

Suimei: “Solo cuando se trata de lenguas humanas.”

 

La respuesta de Suimei fue entregada sin ningún tipo de ansiedad.

 

Demonio: “¿De verdad crees que el lenguaje es algo que sólo los seres humanos tienen? Ustedes, los humanos, son estúpidos.”

Suimei: “... 'algo que sólo los humanos tienen'? De ningún modo. Si se trata del idioma ... “

Demonio: “Deja de jactarte.”

 

De su respuesta, Suimei pudo decir que había malentendido y frunció el ceño. Parecía que la conversación sería imposible de aquí en adelante. Habiendo hablado su parte, el demonio cerró su boca, irradiando sed de sangre.

 

Suimei: “Hmm.”

 

Ante este monstruo que lo presionaba, Suimei, cansado de todo, simplemente lo miró con indiferencia.

Sus garras, tan inquietantes como las partes bucales de un insecto, empezaron a moverse nerviosamente, dando lugar a un sentimiento instintivo de repulsión. La conversación había terminado.

... El Demonio había dejado de hablar, pero eso no significaba que hubiera empezado a atacar. El ataque que había sufrido antes lo tenía en guardia, y observaba cada uno de sus movimientos, esperando una apertura.

 

Suimei: (Así que me está observando ... En ese caso ...)

 

Suimei, también, mantuvo un ojo en su oponente al mismo tiempo que tenía presente las presencias alrededor de él.

Los comerciantes parecían haberse ocultado ya que no se veían por ninguna parte. Los demás ya estaban en combate con los Demonios, y desde la caravana de delante, oyó a los otros rugir, los aumentos de poder mágico, y el ruido peligroso de las cosas que se rompían.

Parecía que los Demonios se habían centrado en el área donde se habían reunido los guardaespaldas.

 

Desde las profundidades del bosque detrás de él, podía sentir presencias mucho más llenas de magia de las que había aparecido frente de la caravana. Lefille debía haberlos encontrado ya. Al retener a la mayoría de sus fuerzas por sí misma, había disminuido considerablemente la presión sobre la propia caravana y disminuido las pérdidas en gran medida. En este sentido, sus acciones habían sido una contramedida más efectiva.

 

... Mientras contemplaba la situación, Suimei metió la mano en el bolsillo, sus ojos nunca dejaron de ver al Demonio frente a él. De repente, sus alas se abrieron de par en par.

Supongo que ya es hora de actuar.

 

Demonio: “Muere…”

Suimei: “¡Toma esto!”

 

*¡Snap!*

 

Cuando los dedos de Suimei hicieron este sonido, el suelo bajo el Demonio, a punto de volar directamente hacia él, de repente explotó.

 

Demonio: “¿Qué ...?”

 

El sonido de una explosión llenó el aire.

Pero eso era sólo una cortina de humo.

La magia invocada por el chasquido de sus dedos obstruyó a su enemigo de seguir adelante.

En ese momento, Suimei saltó hacia atrás para crear cierta distancia. Exhalando, activó otra magia.

 

Suimei: “... Ahora bien, veamos qué tan fuertes son los enemigos de los humanos de este mundo.”

 

Con un bajo murmullo, Suimei reunió el maná requerido.

Con una mirada de reojo, Suimei representó en su mente los números y la correspondiente relación de equivalencia de su conjunto mágico, y habló para activar su magia preparada.

Era la técnica más apreciada de la Cabalá, la Sefirah.

 

Suimei: “Flamma est lego. Vis mago ... “(Nt. Por la voluntad de este mago, la llama, convergen.)

 

De los arreglos mágicos dispersos que aparecieron en el aire, una llama furiosa estalló.

Las llamas se elevaron hacia el Demonio, como si estuvieran atraídas por él.

El Demonio, sin embargo, no se movió. Se permitió ahogarse en el fuego.

¿Eh?

Viendo que su oponente no se había molestado en esquivar, Suimei se sorprendió. ¿Era que su enemigo era estúpido o que tenía una manera de lidiar con su ataque?

A medida que su hechizo seguía envolviendo al Demonio en llamas, Suimei meditó qué clase de contramedida su enemigo podría haber preparado.

Esto era fuego mágico, un resplandor que nunca se extinguiría hasta que se hubiera desintegrado su objetivo... O al menos, eso era lo que se suponía que iba a pasar. En vez de mirar las profundidades del fuego, vio a la figura despreocupada de su enemigo, completamente ilesa.

Al fin, perturbada por alguna fuerza u otra, la llama fue arrastrada.

 

Suimei: “... No sirve, ¿eh?”

 

Los restos del infierno que se desvanecía de su cuerpo, el Demonio, quizás respondiendo a las palabras murmuradas de Suimei, habló en un tono atónito.

 

Demonio: “... ¿De verdad pensaste que podrías derrotarme con una magia tan lamentable? He sido muy subestimado aquí.

Suimei: “……”

 

... La magia ahora era demasiado débil, ¿eh? El cuerpo del Demonio no mostraba señales de haber sido quemado.

A pesar de que su enemigo parecía pensar que había sido subestimado, la verdad era que Suimei realmente no había sido tan tacaño con el maná o la técnica del hechizo. Sin embargo, el Demonio de pie delante de él no parecía haber sido afectado.

 

Originalmente había pensado en decidir la batalla con un solo hechizo. De hecho, parecía haber subestimado severamente a su oponente. Había usado un hechizo de acuerdo con lo que él juzgó la capacidad de resistencia que tenía su enemigo basado en la cantidad de maná que percibía dentro de su cuerpo. Sin embargo, el resultado obtenido había estado totalmente fuera de sus expectativas.

 

Una vez más, el Demonio extendió un brazo, acumulando poder.

Esta vez, sin embargo, no se molestó con los movimientos del brazo. El bulto de poder se disparó por su cuenta.

Su enemigo parecía decidido a una batalla de largo alcance. Suimei esquivó casualmente con espacio de sobra. El poder se reunió una vez más en la mano del Demonio.

Después, como si fuera un tirador solitario, flechas de energía volaron a Suimei una tras otra.

Suimei corrió, evadiendo cada ataque, teniendo cuidado de no acercarse demasiado al carro que llevaba la carga de la caravana.

 

Suimei: (Tratando de suprimirme con números, ¿es ...?)

 

Cuando Suimei corrió, observó la expresión facial de su enemigo, que empezó a sentirse cada vez más ansiosa.

Cualquier persona normal ya habría muerto. Parecía que era un enemigo más problemático de lo que el Demonio esperaba.

De todos modos, si su oponente quería una batalla de largo alcance, entonces eso era bastante ventajoso para Suimei también. Golpear desde cierta distancia era una situación ideal para un mago.

Sondado por flechas transparentes de energía, Suimei construyó otra magia.

Ya que la magia de la última vez había fallado, usaría un hechizo ofensivo aún más poderoso.

 

Suimei: “Flamma est lego. Vis mago hex agon aestua sursum “(Por la voluntad de este mago, la llama converge. Llama furiosa, ¡da forma a tu agonía de muerte!)

 

La escena de antes se repitió a medida que aparecieron nuevamente círculos mágicos. Esta vez, sin embargo, no sólo se encontraban en el aire, sino que también estaban en el suelo y en todo su entorno. Por otra parte, había por lo menos cincuenta por ciento más que antes. Su fuerza destructiva era también incomparablemente mayor.

 

El fuego se derramó una vez más, ambos lloviendo desde el cielo y subiendo desde el suelo, tragando las flechas de energía entera mientras gritaba hacia su objetivo.

 

Demonio: “Tch”

 

El fuego esta vez perturbó al Demonio. Empezó a esquivar, pero ya era demasiado tarde. Sus movimientos retrasados ​​carecían de significado ante las llamas que se aproximaban.

Las brillantes llamas se apoderaron de su objetivo.

Sin embargo.

 

Demonio: “... ¡Qué débil! ¡Estas llamas!”

Suimei: “……”

 

Líneas ardientes dibujaron un remolino de flamas que circundaba alrededor del Demonio, atrapado en el ojo de la tormenta. Al darse cuenta de que las llamas eran de nuevo incapaces de causarle daño, cesó sus intentos de evadirlas, en lugar de abrir su boca para hablar.

Ignorando las llamas abrasadoras, agitó el brazo en dirección de Suimei.

 

Demonio: “¡Ya he tenido suficiente contigo!”

 

Una enorme masa de poder llegó volando en su camino, consumiendo los restos del hechizo de Suimei y convirtiendo los árboles detrás de Suimei en polvo al acercarse.

Sin embargo, un ataque de ese nivel era algo que Suimei podía evitar con facilidad. Dio un salto hacia atrás.

En el instante siguiente, una nube de polvo, lanzada por el ataque, se estrelló contra su persona.

Suimei levantó una mano para proteger su rostro mientras su mente corría.

Incluso ese ataque no hizo nada ...

El enemigo frente a él, un Demonio.

¿Cuál era la razón de que su magia fuera tan ineficaz?

Al mirarlo, no pudo encontrar nada que le diera tal resistencia. Es difícil creer que su magia fuera totalmente impotente.

 

Suimei: “... Sus niveles de maná no están lo suficientemente cerca como para resistir la magia que he estado usando, pero no parece que sea una resistencia innata, físico ...”

 

Su enemigo definitivamente no tenía la capacidad de debilitar su magia lo suficiente como para extinguirla, ni tampoco estaba en posesión de un cuerpo con una resistencia mágica de tal grado. Incluso si su cuerpo era extremadamente resistente, por la sensación que había sentido cuando lo había lanzado al suelo, no estaba a un nivel que superara a otras formas de vida.

 

Era concebible que tuviera una resistencia innata al fuego, pero que lo fuera en la medida en que no había recibid una sola quemadura por sus llamas no era posible.

Si asumía que no era una resistencia al fuego, sino más bien la capacidad de extinguir sus llamas, entonces existían varias posibilidades.

Eso era porque el fuego creado por la magia era muy diferente del fenómeno natural.

 

Las llamas provocadas por la magia eran diferentes del fenómeno que ocurría naturalmente, lo cual sólo ocurriría cuando se cumplían las condiciones de una fuente de combustible y suficiente oxígeno. En su lugar, operaba a través de un misterio reconstruido, esencialmente induciendo a la fuerza el fenómeno de la combustión. Aparte de las condiciones de ignición, el fuego mágico simplemente se quemaría a lo largo del camino trazado por el hechizo.

 

Posteriormente, a menos que contradijeras el proceso mágico directamente, la llama nunca desaparecería hasta que su objetivo hubiera sido consumido por completo.

Por supuesto, si se trataba de un hechizo simple al nivel de un iniciador de fuego, entonces ese era un asunto diferente, pero no debería decirse que el tipo de magia que Suimei acababa de invocar era del otro tipo.

 

Entonces, ¿por qué el fuego provocado por su magia no funcionaba?

 

Estaba completamente confundido por este asunto, pero sin embargo se centró en su entorno por el momento.

La batalla estaba todavía en curso, pero no había señales de haber perdido terreno para el Demonio. Esto era porque los Demonios que atacaban era excedidos en número muy ampliamente por los que protegían la caravana.

Los otros acompañantes no parecen tener ningún problema. En ese caso, probemos esto ...

Entonces, en ese caso ...

 

*¡Shik!*

 

Suimei evadió el corte de las garras de su enemigo. Continuamente esquivó cuando el Demonio continuó encadenando sus ataques.

 

Suimei: “En ese caso, hay otra razón por la que no funciona ...”

Demonio: “Tú no te calles, ¿verdad? ¡Tú parloteo me está poniendo de nervios!

Suimei: “¡Hah!”

 

Suimei rugió mientras chasqueaba los dedos.

A pesar de que el Demonio fue sometido a su ataque desde cerca, quedo esencialmente ileso. Sin embargo, había logrado su objetivo de enviarlo volando.

 

Demonio: “…Mocoso. ¡Utilizando la misma magia una y otra vez como un idiota! “

Suimei: “Lo siento. Después de todo, no tengo muchos hechizos a la mano.”

Demonio: “Uaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa-!”

 

El Demonio gruñó, su figura se volvió nebulosa. Reaccionando puramente por instinto, Suimei lanzó un brazo.

 

Suimei: “Primum excipio!” (¡Primer baluarte, activación local!)

 

Para evitar la carga del Demonio, acelerando sin parar hacia él, Suimei activó esta magia de defensa física.

Como si al conjunto mágico se le hubiera otorgado una potencia de algún tipo, en el momento del contacto, un ruido estridente acompañaba chispas voladoras.

 

Demonio: “¿Q-qué- ?!”

 

Una expresión completamente conmocionada apareció en la cara del Demonio, viendo este hechizo defensivo por primera vez. Suimei aprovechó la oportunidad para considerar el extraño sentimiento de desarmonía que le llenaba.

 

Suimei: “... ¿Qué demonios está sucediendo? ¿Mi magia fue claramente ineficaz antes, y sin embargo la fortaleza de oro detuvo completamente su ataque?

 

Si su oponente tenía una habilidad que afectaba directamente a la magia, entonces su magia defensiva debería haber sido interrumpida en este momento. Incluso si no fue capaz de romper completamente su defensa en un instante, el choque posterior debería haber pasado a través.

 

Sin embargo, eso definitivamente no había ocurrido. Su ataque había quedado totalmente impotente. En consecuencia, una interminable oleada de preguntas fluyó a través de la mente de Suimei.

 

Demonio: “¿Q-qué acaba de pasar? ¿Cómo pude ser detenido por esa cosa?”

Suimei: “¡Ah, no es obvio?!”

Demonio: “Mocoso impertinente ...”

 

El Demonio, llegando a la conclusión de que atacar no estaba funcionando, y preocupado por un contraataque, se colocó a cierta distancia entre ellos.

 

Cuando Suimei frunció el ceño, el sonido de una explosión vino de no muy lejos. Manteniendo al Demonio en su visión periférica, se volvió en la dirección de donde había salido el sonido. Allí, un escolta de la caravana había destruido otro Demonio con una magia explosiva.

Magia de fuego.

Y, sin embargo, a diferencia de cuando lo había hecho, el Demonio fue quemado por las llamas, y dio su último aliento.

 

Suimei: “Ese tipo…”

 

¿Qué diablos?

Aunque sus llamas mágicas habían sido totalmente ineficaces, era evidente que los Demonios no poseían ninguna clase de resistencia innata a las llamas.

De repente, mientras Suimei estaba evaluando la situación, una voz masculina repentinamente gritó.

 

Aventurero: “¡Oye! ¡¿Qué estás haciendo?! ¡Regresa!”

Suimei: “Hmm?”

Aventuró: “¡Tú! ¡El tipo con el pelo negro! ¡Muévete para atrás!”

 

El enemigo derrotado, había notado la situación de Suimei.

Los otros aventureros, que habían eliminado al Demonio de su lado, se precipitaron.

Mirándolo más de cerca, los reconoció como el grupo con el que Lefille había conversado felizmente.

Según lo dicho por el guerrero aventurero, una muchacha - el mago del grupo - entonó al mismo tiempo que el fuego brotó adelante del extremo de su cetro.

Tal vez habiéndolo notado, el Demonio de repente voló hacia atrás con una solapa de sus alas.

Así que esa magia es algo para evitar ...

Sintiendo el peligro, retrocedió. Aunque previamente había intentado evitar uno de sus hechizos, pero esta vez se retiró una buena distancia, quizás debido a la diferencia entre su magia y la suya cuando se trataba de efectividad era contra el Demonio.

Siguiente.

El aventurero que había corrido a su lado habló.

 

Aventurero: “Regresa. Nos encargaremos de las cosas.”

Suimei: “No, está bien. Yo puedo hacerlo.”

Aventurero: “¿Qué quieres decir con que puedes hacerlo ...? ¡Estabas claramente en una situación desesperada! “

Suimei: “¿Desesperado? No, en absoluto…”

Aventurero: “¿De qué otra manera lo llamarías? Ese Demonio esta ileso”

 

Bueno, en la superficie de las cosas, eso era innegable. Pero eso sólo significa que tomaría un poco más de tiempo es todo. El Demonio no representaba ninguna amenaza para él, por no mencionar que aún no había utilizado su verdadera fuerza.

De todos modos, ya que no había podido deshacerse de su enemigo, desde el punto de vista de un extraño, estaba realmente encerrado en una batalla desesperada.

 

Suimei: “... Tal vez, pero, de cualquier manera, todavía quiero seguir”.

Aventurero: “De ninguna manera. Retírese a la caravana, nos encargaremos de esto.”

 

“¿Eh? ¡No, no, eso es un problema!” - Suimei rechazó las palabras del aventurero con un movimiento de cabeza.

 

De hecho, sería problemático para Suimei. Si dejaba esto en manos de otra persona, entonces nunca sería capaz de desentrañar el enigma de por qué su magia era tan ineficaz contra el Demonio. Se iría sin saber exactamente cuánto poder se necesitaba para derrotar a su enemigo. Considerando que no estaba en peligro, no podía permitir que el misterio permaneciera sin resolver.

Y todavía.

 

Aventurero: “¿Huh? ¿De qué problema estás hablando? Una vez que derrotemos a esta cosa, no habrá ningún problema, ¿verdad? ¡Ahora, date prisa y ve de regreso a la caravana ...!”

 

No prestando atención completamente mientras hablaba, las palabras del aventurero se detuvieron de repente.

Eso fue debido a tener que evitar algo que voló su camino - el ataque del Demonio.

El aventurero del lado de Suimei no parecía haber captado completamente el ataque, ya que innecesariamente saltó a una gran distancia.

Al darse cuenta de que su ataque había sido evitado vista sin ser visto, el Demonio lo rodeó horizontalmente, como si se deslizara, mientras se acercaba.

Intentó flanquearlos para atacar desde un punto ciego.

 

Aventurero: “¡Mierda, ya está aquí!”

 

Agarrando su espada, el aventurero avanzó un paso, aparentemente intentando proteger a Suimei, algo de lo que debería sentirse agradecido.

Sin embargo, ambos sentimientos de gratitud y nerviosismo desaparecieron ante el siguiente encantamiento de Suimei.

 

Suimei: “Astrum micans profundum. ¡Cupio csuspento es ut vomica! “(¡Mar de estrellas, transforma las palabras de la Madre de la Santísima Virgen en una maldición!)

 

Por debajo de Suimei, un círculo mágico apareció. Con el fin de acelerar la construcción de la magia, en la palma de su mano derecha, construyó un “refinado hechizo arquetipo”.

 

Demonio: “¡ah! ¿Todavía no te has dado cuenta de que tu magia es inútil?”

 

Definitivamente lo entendía. Sin embargo, los magos eran persona continuaban sin cesar todas creando hipótesis hasta que todas y cada uno de ellas hubieran sido refutadas. Mientras las posibilidades siguieran existiendo, nunca se rendirían.

 

Suimei: “Stella maris!”

 

-Stella Maris.

Al liberar la esfera mágica en su mano, varios arreglos mágicos azulados se manifestaron ante él, la magia refinada libero su poder.

Aceleración, aceleración, amplificación, y luego refinamiento.

Con un rastro de vapor. Balas de magia como cometas. Tomando en el aire, estas estrellas congeladas se desplomaron hacia el Demonio.

 

Demonio: “¡¿Hielo?! ¡Vaya!”

 

El Mazoku levantó su altitud y escapó hacia atrás.

Cuando los cometas mágicos impactaron el suelo, témpanos masivos surgieron como flores en pleno florecimiento. La helada humedad creada por los témpanos instantáneamente congeló el torso del Mazoku, incluso en el aire como estaba.

 

Suimei: “... Tch. Es mucho más débil de lo que pensé. Supongo que es lo mejor que puedo esperar sin Spica ni Sirius en el cielo ... “

 

Era lo mismo que cuando había dictado su magia Meteoro. Como era de esperar, la magia que dependía de las constelaciones era difícil de manejar en este otro mundo, ya que ni ellos ni las estrellas de su mundo aparecían en estos cielos.

Incapaz de confiar en el poder de las estrellas, el poder de la magia se había debilitado considerablemente.

 

Demonio: “¡Jeje, eres demasiado ingenuo, humano! Si piensas que este hielo va a ... ¿Q-Que ?!”

Suimei: “Heh. Siento importunar, pero este es un tipo diferente de magia de los que usé antes. No creo que te resulte tan fácil liberarte.”

Demonio: “Algo de este nivel - mierda! ¿Por qué no puedo romper este frágil hielo?”

 

Tratando de escapar de su prisión, el Demonio golpeó en el tempano con gran fuerza, aunque no tanto como para hacerlo temblar.

Hielo maldito.

Un fenómeno congelado recreado por el Sefirah de la Cabalá. La astrología había sido usada para reforzar más su efecto, y una maldición había sido intercalada. Una magia helada del elemento agua, producto de tres sistemas mágicos separados entrelazados entre sí.

 

Además de los fragmentos congelados que creó, también seguiría los caminos dejados por la humedad que convocaba, aprisionando su objetivo en una misteriosa barrera congelada.

 

Agregando el hecho de que también llevaba una maldición, esta fue una magia más viciosa. Con el efecto añadido de la maldición, simplemente romper el hielo mismo era insuficiente para escapar de su alcance. Sí, esto era hielo maldito. Mientras no destruyes la maldición en sí, el hielo nunca se derretirá, ni se romperá jamás.

 

Finalmente, algo funcionó... Suimei pensó mientras observaba a su enemigo.

 

En realidad, habría sido mucho más extraño que no hubiera funcionado. A pesar de que estaba extremadamente sorprendido al ver que el Demonio no había sido congelado, no obstante, no había esperado tanto cuando había hecho este hechizo.

 

Incluso si el Demonio poseía algún tipo de inmunidad mágica anormal, incluso si el poder de su hechizo, incapaz de resonar con las estrellas, se hubiera debilitado, esto seguía siendo una magia de hielo de dos capas. Escapar de esta prisión congelada resultaría anormalmente arduo.

... El aventurero golpeó de repente Suimei en el hombro.

 

Aventurero: “¿Qué es esto? ¡Así que puedes usar dos elementos! ¡Eso es bastante impresionante! “

Suimei: “Bueno, algo de este nivel ...”

Aventurero: “No seas modesto. ¡Te estoy viendo con una nueva luz aquí! “

Suimei: “Eh, no ...”

 

Eso realmente no era nada especial. Suimei se quedó en un estado de ánimo extraño. El aventurero llamó a sus compañeros:

 

Aventurero: “¡Bien! ¡Hagámoslo ahora! ¡No puede moverse, así que démosle todo lo que tenemos! “

 

Repentinamente.

 

Demonio: “- □□□□□□!”

 

El Demonio rugió en el cielo.

El aullido de una bestia acorralada.

Un grito penetrante. Al igual que eso, el Demonio dio voz a su odio, el sonido resonaba en los oídos de todos los que están alrededor.

Al mismo tiempo, sus niveles de maná empezaron a elevarse, habiendo aparentemente usado en cada una de sus reservas ocultas. Esto provocó que una negra, densa y oscura nube de poder se reuniera alrededor de su cuerpo.

 

Suimei: “¿Qué? Mana N-no, esto es-”

 

Mientras Suimei trataba de poner el dedo en el aire familiar de energía oscura que había comenzado a desbordarse, el aventurero gritó en voz alta.

 

Aventurero: “D-demonios! ¡El hielo se va a romper!”

Suimei: “Hmm?”

 

Suimei interrumpió su pensamiento y se volvió hacia el aventurero. El aventurero parecía temer el poder que el Demonio estaba mostrando ahora. La expresión de júbilo que antes adornaba su rostro se había vuelto ansiosa una vez más.

Suimei, por otra parte, estaba tan tranquilo como siempre.

 

Suimei: “¿Por qué?”

Aventurero: “Que quieres decir con 'por qué'? Ese es el poder de un Demonio cuando se pone, ¿sabes?! ¡Va a romper ese hielo con facilidad! “

 

“Bueno, no, eso no va a suceder. No importa cuánto luche, no va a ser capaz de romper esos témpanos” - Suimei respondió con calma.

 

Aventurero: “No lo va a romper dices? ¿Qué tipo de cosas tranquilas estás diciendo?! ¡Mira!”

Suimei: “Mira…?”

 

Su mirada siguió la dirección en que el dedo del aventurero señalaba.

El Demonio igual que antes. Lo que, sin embargo, era drásticamente diferente eran las grietas profundas que corrían a través del hielo maldito que lo ataba.

 

Suimei: “Huh ...? ¡Espera, oi oi oi! ¡¿Tienes que estar bromeando?! ¡Eso es una maldición! Un maleficio ¿Cómo puede romperse así? “

Aventurero: “¿Por qué sólo te sorprendes ahora?”

Suimei: “Nonononono, ¿cómo podría alguien permanecer tranquilo después de ver eso ?!”

 

Suimei estaba prácticamente gritando, la escena que se desvelaba ante sus ojos había borrado toda idea de sentido común. Continuó observando.

 

Suimei: (¿Qué diablos está pasando? El hielo maldito realmente se está rompiendo ... Esto es una locura.)

 

El tipo de magia conocido como maleficio no era una simple maldición. Los maleficios eran una técnica específica que pertenecía al sistema de maldiciones de la magia moderna. Brevemente descritos, no utilizan los sentimientos de resentimiento como base, sino que eran más bien totalmente artificiales, fabricados de principio a fin.

 

Diferente del asombroso poder destructivo o poderosos ataduras que nacieron de profundos sentimientos de resentimiento, los maleficios eran capaces de reproducir directamente los efectos de estos hechizos sin el requisito subyacente de estos sentimientos negativos. La disipación de un maleficio dirigido a la técnica en sí, requiere una comprensión completa de esas cosas, además de una buena cantidad de habilidad.

 

De todos modos, era por eso que lo que estaba sucediendo ahora era simplemente increíble. Una maldición originalmente no era algo que se manifestaba físicamente como lo hacía otra magia. Para ser destruido de esta manera era como un cierto monje famoso que había sometido un tigre en una pintura.

 

“¡Mierda! ¡Todos, a él, AHORA!” - Gritó el aventurero junto a Suimei, mientras Suimei frunció el ceño preocupado.

 

Sonidos de reconocimiento eco de todo alrededor.

Los otros aventureros intercambiaron miradas y asintieron antes de proceder. Desafortunadamente, el torrente de energía negra que brotaba del Mazoku los envió a todos volando.

 

“¡D-maldita sea! ¡No te acerques demasiado!”

“¡Usa la magia! ¡Mátalo con magia!”

“¡Ho llama! ¡Conviértete en una lanza y traspasa a mi enemigo!”

 

Como ordenaron, los magos comenzaron a cantar.

 

No fue una buena idea, sin embargo. A juzgar por lo que había ocurrido antes, si era sólo el Demonio con el que estaban tratando, entonces tal vez su magia habría sido suficiente para romper sus defensas. Esta vez, sin embargo, el Demonio estaba rodeado de hielo.

 

Nunca había habido una razón para revocar una maldición en su propio mundo, por lo que Suimei carecía de la capacidad de cancelar la maldición y romper el hielo circundante.

En consecuencia, la magia destinada a destruir al Demonio se debilitó considerablemente.

Cuando las respectivas magias aterrizaron, lo que apareció ante ellos fue la vista del Demonio, completamente ileso.

 

Aventurero: “¿Que está pasando? ¿Cómo es que nuestra magia no funcionó...?! “

 

Los aventureros estaban profundamente sacudidos.

En este momento, el poder de Mazoku siguió avanzando como antes. Este tremendo poder los llenó de un miedo que no podían ignorar.

Este era un poder extraño, completamente diferente del sentimiento que provenía de un mago que activaba su horno de maná.

 

Suimei: “Ese poder ... lo he visto en alguna parte antes ...”

 

Pero no.

 

Suimei: “... Ya es hora de que me pongan en serio. Mi maleficio no va a durar mucho ante ese poder.”

 

Suimei estaba preocupado por el poder del Demonio. A pesar de que ese extraño poder le molestaba, no tenía el lujo de pensar en ello ahora.

 

De hecho, las grietas que corrían a través de los témpanos eran cada vez más grandes. Pagando el precio por esta acción, su sangre goteaba de todo su cuerpo, sus venas estallaban debido al esfuerzo. Sin embargo, si las cosas siguen por ese camino, romperá su prisión antes de morir, después de lo cual vendría directamente a él.

Suimei necesitaba destruirla antes de que eso pudiera suceder.

 

Suimei: “Flamme est lego. Vis mago ... “(Por la voluntad de este mago, la llama, convergen.)

Demonio: “¿Ese hechizo de nuevo? ¡No ha funcionado desde el principio!”

Suimei: “¿De Verdad? Aunque es el mismo hechizo que antes, pero estoy usando todo mi poder esta vez; ¡No se puede decir que va a salir de la misma manera!”

Demonio: “¿De verdad crees que me vas a quemar con una flama de este grado?”

 

“Seguro que estás lleno de ti confianza, ¿verdad, demonio? ¡No te atrevas a mirar hacia abajo las llamas de un mago!” - Gritó Suimei antes de comenzar su siguiente encantamiento.

 

Suimei: “Hex agon aestua sursum. ¡Impedimuntum mors! “(¡Llama fulminante, da forma a sus agonías! ¡Conceda la muerte a quien obstruye mi camino!)

 

El fuego se acumuló. Esta vez, sin embargo, no se formó en látigos de flamas azotando al Demonio. En cambio, se convirtió en un torbellino alrededor de su objetivo.

Todo lo que estaba atrapado en su camino se convirtió en ceniza en un instante.

 

Demonio: “¿Qué ... qué? Es diferente de la última vez ...”

 

La luz del fuego se reflejaba en el hielo, llenando el telón de fondo del bosque y el cielo con una cegadora luz escarlata.

En algún momento, un pequeño círculo mágico había rodeado una piedra mágica en la palma de Suimei, que ardía con una profunda llama naranja.

 

Pronunciando en voz alta la palabra clave de activación final, Suimei aplastó la piedra mágica.

 

Suimei: “Fiamma o Ashurbanipal!” (¡Quema como el sol, joya de Ashurbanipal!)

 

En un instante, las llamas que rodeaban al Demonio repentinamente se cerraron, su terrorífico grito podría ahogar todo el sonido.

La escena fue sacudida repentinamente por una explosión cuando el fuego salió de la tierra y los cielos fueron teñidos de un blanco rojizo. Un rugido explosivo acompañó a esta dramática exhibición.

Una conflagración.

Olas carmesíes de calor se elevaron hacia afuera, extendiéndose en todas direcciones.

Sometido a este aterrador poder explosivo, el Demonio ni siquiera tuvo tiempo de gritar su última maldición.

Ninguno de los que miraban tenía el lujo de notar esto, sin embargo, ya que estaban demasiado ocupados protegiéndose. La defensa de sí mismos contra el calor aterrador que disparaba ya estaba tomando todo de ellos.

 

... Al final, todo lo que quedaba fue el olor de los árboles quemados y unas pocas brasas que parpadeaban.

 

A pesar de que había ajustado cuidadosamente la fuerza de su hechizo por preocupación en su entorno, una llama de esta escala y la onda de choque resultante habían reducido el terreno que el Demonio había estado de pie sobre la lava.

 

“¡Qué magia increíble!” -gritó un aventurero, aturdido.

 

La voz pertenecía a la joven maga. Sus palabras rompieron a los demás de su estupor, después de lo cual reflejaron su sentimiento.

 

Aventurero: “O-oi! ¡Incluso las nubes se han vuelto negras ...!”

Aventurero: “Magia de nivel medio? P-pero este poder destructivo es...”

Aventurero: “Lava…? ¿No es esto lo que sale de los volcanes ...? “

 

En este mundo, el humo negro y la lava no eran tan comúnmente vistos. Mientras los de alrededor seguían expresando su conmoción, el primer aventurero se acercó a Suimei.

 

Aventurero: “¡Eh, tú! ¡Parece que puedes hacerlo si lo intentas! ¡Si puedes hacer algo como esto, entonces debes hacerlo desde el principio! “

Suimei: “Sí, sí. Es mi primera vez luchando contra un Demonio, así que todavía me estoy acostumbrando a las cosas.”

Aventurero: “¿De Verdad? ¿Es por eso que eras tan tacaño con tu magia? La próxima vez, ¡adelante ve y arruina las cosas! “

 

Haa

Eso funcionó completamente de manera contraria a lo que pretendía Suimei, sin embargo.

Suimei le dio una vaga respuesta al sonriente aventurero, resultando en una pregunta sorprendida.

 

Aventurero: “¿Qué sucede? ¿No fue el primer Demonio que has derrotado? ¿No deberías ser más feliz?

Suimei: “Hmm?”

Aventurero: “¿Qué hay con esa respuesta? Deberías estar más emocionado! ¡No me digas que ya estás cansado!

Suimei: “No, estoy bien…”

Aventurero: “¿Es eso así? Bueno, bien entonces ... Cuídate, ¿de acuerdo? “

Suimei: “Si, eso are...”

Aventurero: “Bueno. Es un adiós entonces.

 

El guerrero aventurero parecía haber entendido que algo no estaba bien, convencido de que era un novato a la batalla. Lanzó una última mirada a Suimei antes de reunirse con sus compañeros.

Suimei lo soltó con los ojos y suspiró cansadamente.

 

Suimei: “…Lo que sea. Olvídalo.”

 

Dejado en un estado en el que no sabía qué decir, a Suimei no le importaba.

Con un poco de abatimiento, se rascó la cabeza, antes de acercarse y girar en la dirección del Demonio.

 

Suimei: (Así que este es un Demonio, eh ...)

 

Éste era el subordinado del que había sido llamado a este mundo para enfrentar.

Originalmente tenía la intención de aprovechar la oportunidad para medir adecuadamente la fuerza de su enemigo, pero al final, se había visto obligado a aplastarlo con fuerza bruta.

Para ser honesto, no había sido difícil en lo más mínimo.

Le había llevado tiempo, pero eso era todo. De hecho, antes de que Suimei hubiera tenido la oportunidad de revelar su verdadera fuerza, su enemigo ya se había convertido en polvo.

Sin embargo-

 

Suimei: “... Aunque usé las llamas de Ashurbanipal, todavía tomó un minuto para que muriera ...”

 

Había destruido al Demonio con magia de fuego. De los cinco grandes elementos, éste era el elemento en el que él era más competente. Era naturalmente adecuado para esta magia, el poder destructivo de estos hechizos se podía ver fácilmente, y sus encantamientos eran relativamente más cortos en comparación con otras magias.

 

Y, sin embargo, destruir al enemigo con un hechizo de esta naturaleza había tomado todavía un minuto.

 

Eso era demasiado tiempo. La inmensa mayoría de las cosas solo resistía más que simples momentos ante tales llamas. El Demonio, sin embargo, era claramente la excepción. Incluso un debilucho como ese le había puesto esa dificultad.

El rostro de Suimei estaba rígido, su consternación era visible.

De repente, algo salió silbando hacia él por detrás.

 

Suimei: “¡¿Qué-?!”

 

Suimei se giró un momento después. Lo que vio fue la figura de algo como lo que acababa de ver.

Un Demonio que había sido enviado a volar.

Más exactamente, piezas de un Demonio.

Dos piezas. Tres. Un brazo retorcido, una pierna rota y una cabeza cortada volaron en su dirección.

 

Suimei: “Que”

 

Suimei lo miró boquiabierto.

 

Cayendo al suelo a su alrededor había partes dispersas del cuerpo de un Demonio. Siguieron poco después la figura de Lefille, sosteniendo su enorme espada con una sola mano.

 

Desde la sombra de los árboles, la chica sostenía su hoja de plata y escarlata en lo alto. La chica que tenía delante no tenía ni rastro de la atmósfera suave que la había acompañado en su primer encuentro.

Inclinándose ligeramente hacia adelante, sus ojos brillaban con una luz bermellón. El brazo que sostenía su arma estaba tenso como una cuerda de arco, su forma era la de un dios feroz.

Un sonido extrañamente audible resonó en el área.

 

El sonido se convirtió en una señal. Enviados volando junto con el montón de piezas que habían sido su compañero, el Demonio superviviente se precipitó hacia Lefille.

Una emboscada. Había intencionalmente dirigido el momento en que Lefille se había detenido, pensando que probablemente sería el momento en que ella revelaría una apertura.

 

Esta “emboscada” había sido simplemente una ilusión.

Lefille no había bajado la guardia. Aunque había enviado a su enemigo volando, ella era tan cautelosa como si todavía estuviera inmediatamente ante ella.

En consecuencia, ella nunca había abandonado su estado listo para el combate.

Frente a esa voluntad abrumadora, el Demonio, luchando hasta el final, no tenía ninguna posibilidad de victoria.

Corriendo hacia él, Lefille cortó horizontalmente con su arma gigante.

No había mostrado una sola apertura durante ese ataque, de principio a fin. La enorme espada, aparentemente, causaba una tormenta de viento al romper a través del aire.

 

Golpeado por esta arma, el Demonio que dividido limpiamente en dos.

Inmediatamente después, Lefille cortó de nuevo, esta vez verticalmente, de arriba a abajo. Su ataque fue como un torbellino, y sus cortes dibujaron una cruz en el aire, esta vez separando el cuerpo de Demonio a lo largo de su eje vertical.

Y así, el Demonio llegó a su fin.

 

Los movimientos de la muchacha, sin embargo, no habían concluido.

Sus acciones ahora eran superfluas. No había sentido en seguir golpeando a un enemigo que ya había perecido.

Completamente despreocupada por el hecho de que lo que estaba haciendo ahora era literalmente excesivo, puntualizó su muerte aplastando la cabeza del Mazoku con su espada, como si dijera que aún no estaba satisfecha.

 

Lefille: “¡Muere aplastado... Demonio!”

 

Sus palabras medio murmuradas pasaron por los oídos de Suimei, palabras de odio aparentemente dirigidas a un enemigo que no estaba presente actualmente.

... La indescriptible atmósfera opresiva que sofocaba la zona desapareció repentinamente. Lefille levantó la espada y se acercó para reunirse con los demás.

 

Lefille: “... Parece que las cosas han terminado de su lado chicos.”

Aventurero: “S-sí. Podrías decirse…”

 

El que había respondido había sido el aventurero de antes, el del grupo que conocía a Lefille. A pesar de que Lefille había vuelto a su ser normal, incapaz de borrar la espantosa memoria de la feroz visión que acababa de ver en su mente, su respuesta fue pronunciada con bastante rigidez.

Suimei, actuando en nombre tanto de él mismo como del aventurero, planteó una pregunta.

 

Suimei: “¿Y tú terminaste?

Lefille: “Ah, sí, he limpiado hasta el punto de que no queda uno solo. No hay más Demonios en esa sección del bosque.”

 

Justo como había declarado a la multitud antes de correr, ella los había destruido completamente. Ese fue Lefille.

Aunque Suimei ...

 

Suimei: “¿No había más Demonios saliendo del bosque?”

Lefille: “Sí. Mi plan original era eliminarlos completamente. “

Suimei: “Hah”

 

Suimei no sabía qué decir. Lefille reveló una sonrisa sin miedo.

 

Lefille: “Ustedes no tuvieron ningún problema, ¿verdad?”

Suimei: “No.”

 

Su respuesta había sido directa, y para ser justos, realmente no había habido ninguna dificultad.

Como nota aparte, Lefille realmente planeó matarlos todos ella misma ...

 

“Dejé escapar a algunos. Seguramente necesito más entrenamiento “ - añadió con pesar.

 

Quién Demonios era esta chica ...

 

Lefille miró a su alrededor lentamente.

 

Lefille: “Justo antes, escuche un sonido realmente impactante de aquí. ¿Acaso fue ésa la causa de esta escena de carnicería?”

Suimei: “Sí. Ese fue un hechizo mío.”

 

A su respuesta, ella de repente mostró una mirada de sorpresa, aunque una expresión brillante apareció una vez más en su rostro inmediatamente después.

 

Lefille: “Como se esperaba de ti, Suimei-kun. Qué vivaz.”

Suimei: “¿Que se supone que significa eso? Se necesitó todo esto solo para derribar a uno de ellos. “

Lefille: “¿Espera? ¿Solo uno?”

Suimei: “Sí.”

 

Su confusión era probablemente debido a la devastación que se había causado a sus alrededores. Suimei asintió, provocando otra pregunta atónita de Lefille.

 

Lefille: “... Yo creí que me había encargado de los fuertes, ¿pero supongo que uno llego hasta aquí?”

 

“No, estoy seguro de que era igual que los otros. Se parecía al que acabas de cortar en pedazos” - Suimei contestó, arrojando una mirada rápida en la dirección del Demonio caído.

 

Todos los Demonios que habían atacado esta zona parecían ser del mismo tipo, ya que todos tenían la misma semejanza con los demonios de la tradición.

Sin embargo, cuando se trataba de diferencias individuales entre ellos, aquello era otra historia. De cualquier manera, Suimei nunca había sentido el menor indicio de peligro desde el principio hasta el final, y así decidió que no había individuos particularmente fuertes entre su número.

 

Lefille: “No lo creo. Cualquier cosa que hubiera necesitado todo esto para ser derrotado no debe ser simplemente un Demonio normal ... Esto es al menos magia de nivel intermedio, si no me equivoco ...”

Suimei: “¿Nivel intermedio?”

 

“Sí. ¿No es así?”, ella Preguntó.

 

... ¿Qué califica como una magia de nivel intermedio?

 

A este respecto, la magia de este mundo no se divide en los cinco elementos principales, sino en ocho, cuya distinción es poco clara.

 

La magia se divide en hechizos de nivel bajo, intermedio y alto. Cuando Reiji y Mizuki habían aprendido hechizos de alto nivel, sus acompañantes habían estado encantados. Aquella memoria seguía viva en su mente.

Entonces, ¿cómo se definen?

Cuando se trataba de la magia, su mundo y éste diferían salvajemente en los estándares y las especificaciones, y por lo tanto esta no era una pregunta que Suimei pudiera responder.

 

Suimei: “…Lo siento. Sé que no es la respuesta que buscas, pero no sé qué más decir. Para ser honesto, no estoy realmente seguro.”

 

Aunque la respuesta de Suimei fue una disculpa, Lefille no parecía ser capaz de aceptarla.

 

Lefille: “¿No estás seguro? ¿Por qué no? Mencionaste que tu padre te enseñó magia ... ¿Tal vez nunca mencionó estas cosas?

Suimei: “Oh eso. No, es porque esta es una magia que yo he creado.”

Lefille: “¡¿QUÉ-?! ¿La has creado tú mismo?!”

Suimei: “¿Eh? ¿Qué? ¿-hay algo extraño al respecto?”

 

Suimei ladeó la cabeza, perplejo ante la reacción de la jovencita.

 

Hablando en general, aparte de algunos conceptos básicos y los hechizos bien conocidos, su repertorio era totalmente de autoría propia. Ya que las constelaciones de la astrología y sus significados ya estaban establecidas, resultaba un campo que no evolucionaría, tanto los magos que practicaban la Cabalá o los hexágonos - sistemas de magia muy libre - así como magos de alto rango frecuentemente creaban magia de sus propios conocimientos que capitalizaron en sus especialidades para lograr una eficiencia óptima.

 

Lefille: “P-pero ... ¿Es algo así realmente posible ...?”

Suimei: “Por supuesto que lo es. Siempre y cuando se tenga el tiempo y conocimiento, además de la capacidad de pensar fuera de lo establecido, entonces es muy posible. Para ser más exactos, debo decir que la elaboración de magias es una necesidad, en realidad.”

Lefille: “Yo, ya veo. Seguro suena duro ... siendo un mago.”

 

No estaba seguro de dónde, pero Lefille parecía haber malinterpretado algo, mientras murmuraba incesantemente para sí misma. La maga, de pie a un lado, levantó tímidamente la mano.

 

Maga: “A-sobre esa magia. Por lo que vi, no parecía más débil que la que cualquier otro mago usaría, pero ... Bueno, no parecía tan efectivo en el Demonio.”

Lefille: “… ¿De Verdad?”

Suimei: “Absolutamente. Justo donde mi magia salió mal, me pregunto.”

 

Cuando se trataba de este tema, Suimei sólo podía encogerse de hombros impotente.

En serio, ¿qué está pasando aquí ...

Aunque el tema llegó a su fin sin llegar a una conclusión significativa, Suimei, sin embargo, tenía una pista para seguir.

En sus últimos momentos, ese poder que el Demonio había mostrado. Suimei estaba seguro de que lo había visto en alguna parte.

Ese fue un poder que le dejo la piel de gallina, una fuerza corrupta que era de alguna manera fisiológicamente desagradable.

¿Era quizás ese poder el que los Demonios adoraban-?

 

Suimei: “…Eso me recuerda. ¿Escuché antes que los Demonios adoraran algún tipo de dios malvado ...? “

 

Quizás era eso.

Mientras Suimei estaba tratando de desentrañar este misterio.

Lefille llamó de repente.

 

Lefille: “... Suimei-kun. Todo el mundo.”

Suimei: “Hmm? ¿Qué sucede?”

Lefille: “Parece que las cosas aún no han terminado.”

 

Todos se giró.

Lefille inclinó la cabeza, señalando en dirección a la caravana. Los demás siguieron su mirada. Allí, se podía sentir la presencia de más Demonios.

 

Demonios: “De ninguna manera…”

 

Las palabras de Suimei resonaron en los sentimientos de todos los que observaban.

Esta batalla aún no había terminado.

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 23: El espíritu de la espada.




Manual




Lefille: “Parece que las cosas aún no han terminado.”

 

Con la mirada fija, el comentario de Lefille llenó a los demás de ansiedad.

La mirada de la maga siguió la dirección que Lefille había señalado.

 

Maga: “L-Lefille-san tiene razón. ¡Vienen por aquí! Y hay más que la última vez ... “

Aventurero: “¿En serio?”

Aventurero: “¡Maldita sea! Hay gente herida de la batalla anterior en este momento. ¡No tenemos suficiente gente!”

 

Las palabras de la jovencita pusieron a los guardaespaldas y aventureros a un clamor frenético.

La realidad sobre la continuidad de su batalla con los Demonios se evidenció por la existencia de presencias adicionales. Por otra parte, no sólo había algunos de ellos lesionados por la batalla anterior, había aún más Demonios que la última vez. Las cosas habían empeorado.

Teniendo en cuenta lo anterior, sentirse sacudido hasta su medula era natural.

Un paso más tarde, Suimei comenzó a centrarse en el reconocimiento. Cerrando los ojos para obtener la información innecesaria, activó el sexto sentido de su mago.

 

Suimei: “¿Hay diez? No, unos veinte. Como dijeron, hay más que la última vez.”

 

Al igual que la vez anterior, las presencias se dirigían directamente hacia ellos.

La fuerza de las presencias se encontraba aproximadamente a la par con las de la batalla anterior. Estos eran probablemente el mismo tipo de Demonios.

Mientras Suimei miraba a lo lejos, los guardaespaldas lamentaron su situación desconcertada.

 

“… ¿Que hacemos ahora?”

“¿Tienes que preguntar? ¡Nos encontramos con su ataque! Después de todo, no hay a dónde correr”

“¡Escuchen! ¡Todos los que resultaron lastimados en la última batalla, vayan hacia atrás! ¡Todos los demás, prepárense!”

 

Los gritos de mando se solaparon, sirviendo sólo para profundizar aún más la ya desorganizada atmósfera. Muy pronto llegarían sus enemigos.

 

Habían ganado con un amplio margen la primera vez, pero eso fue sólo porque superaban en número por mucho al enemigo. Ahora que su número había disminuido mientras que el de sus enemigos había aumentado, el miedo los tenía atrapados. El terror y el malestar se habían apoderado de este campo de batalla.

 

Galeo, que se había escondido en el vagón de carga junto con los otros comerciantes hasta ahora, salió.

Entró en medio de los guardaespaldas, que estaban ocupados con los preparativos.

 

“... ¿la batalla aún no ha terminado ...?” - preguntó Galeo con una voz aguda y el rostro cenizo.

 

Como no combatiente, en lo que a él respecta, los Demonios eran únicamente un objeto de miedo. De las acciones y palabras de los otros, parecía haber notado la situación.

Uno de los escoltas le respondió.

 

Aventurero: “No. Por favor, continúe esperando, parece que hay más Demonios viniendo hacia aquí.”

Galeo: “¿Q-qué? ¿Vamos a estar bien?!”

Aventurero: “... Eso, eh. Bueno, por lo que se dijo, parece que hay más que la última vez y no tenemos tiempo para sanar a los heridos. Las cosas podrían no ir tan bien para nosotros esta vez.”

Galeo: “¿Cómo puede estar pasando esto?... ¿Me estás diciendo que vamos a morir ?!”

Aventurero: “No, los protegeremos con todo lo que tenemos. Es solo que…”

Galeo: “¿Qué?”

Aventurero: “En el peor de los casos, nuestra defensa se derrumbará y algunos de los guardias podrían huir.”

Galeo: “-!? ... Ya veo. Cómo se llegó a esto…”

Aventurero: “Si las cosas se ponen mal, antes de que nuestra defensa se derrumbe completamente, por favor, tome a los otros comerciantes y escape.”

 

Con su voz baja y suave, su expresión seria y su rostro rígido, el aventurero informó a Galeo de la posibilidad de que algunos de los guardias pudieran correr. Como él había dicho, la vida de una persona era algo insustituible.

 

Ellos estaban aquí sólo por el dinero, definitivamente había la posibilidad de que algunos corrieran, dando prioridad a su seguridad personal.

Si tal cosa ocurría realmente, era mejor hacer planes para su propia fuga, eso parecía decir el aventurero.

Desesperado, una expresión de tensión apareció en la cara de Galeo. Originalmente había pensado que iba a ser un viaje tranquilo, que llegarían al imperio sin ninguna dificultad. Sin embargo, justo antes de la meta, algo así había sucedido.

 

No sólo los Demonios aparecieron de repente, sino que ahora estaban atacando en sucesión interminable. Era incomprensible por qué se esforzaban tanto en atacar a una pequeña caravana y a unos cuantos acompañantes.

Esos pensamientos recorrieron su mente.

Mientras Galeo gemía de frustración, Lefille, el primero en advertir que una segunda ronda de batalla estaba a punto de comenzar, se acercó.

Su postura confiada parecía siempre tan confiable.

 

Lefille: “Por favor, no se preocupe, Galeo-dono. No dejaré vivo a ningún demonio que aparezca.”

 

Galeo levantó la cabeza.

 

Galeo: “E-es Gurakis-dono ... Tus palabras ciertamente parecen muy confiadas, pero contra los Demonios, una chica como tú ...”

 

“No puede ser tan fácil como dices” - parecía querer decir eso, pero evitó ser tan directo.

 

De sus ojos era fácil ver que en ella só