Isekai Mahou wa Okureteru Volumen 7

Última modificación: 
Domingo, Diciembre 9, 2018 - 16:59

Después de dejar a Hatsumi, su amiga de la infancia, en la ciudad de Saadias, Suimei regresa a la capital imperial para continuar con la investigación del cirulo de invocación solo para encontrarse con una Mizuki cambiada.


Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 120: La chica poseída




Manual




Actualmente, en la capital imperial de Filas Philia en el Imperio de Nelferia, en el callejón donde se encontraba la residencia Yakagi, una ligera tensión llenaba el aire.

 

No era esa sensación de tensión antes de una pelea ni era la premonición indescriptible invitada por eventos siniestros. Si se tuviera que dar un ejemplo, sería como el momento en que alguien se enfrentaría a un demonio que surgió durante un hechizo de invocación, era una intersección de miradas llenas de hostilidad.

 

Sin embargo, la fuente de esa atmósfera extraña provenía de la confrontación entre Yakagi Suimei y la chica que tenía delante.

 

Encima de su uniforme escolar había una bufanda roja que no era de temporada. En sus manos, ella llevaba guantes sin dedos. Era un atuendo que daba una sensación algo complicada.

 

Con un cabello largo y brillante, un rostro pequeño y encantador y un par de ojos grandes y redondos, normalmente sería su buena amiga, Anou Mizuki. Pero en ese momento, había una sensación de incomodidad que implicaba lo contrario.

 

Los ojos que ella dirigió hacia él eran negros y dorados. Normalmente, ambos ojos deberían haber sido negros, pero por alguna razón uno de ellos había cambiado de color. Esa sonrisa siempre amable que siempre tenía se había convertido en la burla de un demonio y provocaba una sensación provocadora.

 

Fue una transformación imposible de imaginar de su ser normal.

 

Sí, en este momento, el que estaba frente a Suimei, era Io Kuzami. Ella es algo que se llamaba así. ¿Cuánto tiempo había pasado desde que empezaron a hablar? Las miradas de Suimei e Io Kuzami simplemente chocaban en silencio. Y luego, ella hizo una expresión de exasperación como si se cansara de esperar.

 

Io: “―Entonces, ¿no es hora de que me dejes pasar?”

Suimei: “... Francamente, no quiero dejar entrar a un tipo siniestro como tú a mi casa”.

Io: “Mu―?”

 

Ante las palabras de Suimei, el rostro de Io Kuzami se volvió serio. No era tan sorprendente, era algo cuya verdadera naturaleza era completamente desconocida, por lo que la queja de Suimei podría decirse que es respetable.

 

Al ver eso, Io Kuzami estaba a punto de decir algo con una expresión predeciblemente exasperada cuando...

 

Suimei: “Pero, también es cierto que no puedo decir eso”.

 

Como si implicara que él le permitiría ir y entrar, Suimei le dio la espalda.

 

Ciertamente, no se sentía bien para Suimei dejar entrar algo de naturaleza tan sospechosa. Pero en ese caso, sin importar cuánto tiempo permaneciera allí esperando, nada avanzaría, y si la ahuyentara aquí, perdería la oportunidad de obtener información.

 

Comparado con dejar entrar a una entidad sospechosa en su casa, Suimei se mostraba más renuente con respecto a esos otros puntos.

 

Quería saber exactamente qué era ella y determinar si causaría algún daño. Era necesario que él la analizara a partir de todas sus palabras y acciones. En ese caso, era inevitable dejarla entrar a su casa.

 

Y luego, Io Kuzami se echó a reír como para burlarse de todo eso.

 

Io: “Eres un ser humano problemático, ¿no es así bastardo? A pesar de querer vivir una vida simple, no puedes evitar hacer teorías por cualquier cosa. ¿Acaso no acumularás resentimiento así?”

Io: “Silencio. ¿Qué va a hacer un mago si no es formular teorías? Teorizar sobre todas y cada una de las cosas molestas y armar una teoría por el propio esfuerzo, ahí es cuando la magia toma forma, ¿no es así? Si niegas mi enfermedad profesional, sería lo mismo que quitarme la comida”.

 

Mientras hablaba sin rodeos debido a la irritación de las cosas que no iban a su manera, Io Kuzami descartó su propia manera frívola de hablar y entrecerró los ojos.

 

Io: “¿Así que? ¿Me dejarás entrar? ¿Qué dices?”

Suimei: “... ¿Es verdad que no harás daño?”

Io: “Odio las preguntas sin sentido”.

Suimei: “Eso es bastante grande viniendo de alguien que escupe basura sin sentido tanto como quiere”.

Io: “Fuu. Si tuviera la intención de causarles daño, me aseguraría de que no estén preparados para ello desde el principio. ¿No entiendes esto sin que tenga que explicar cada pequeño detalle?”

Suimei: “Solo estoy asegurándome de que es todo. Si no quieres decir nada, al menos quiero oír de tu propia boca que al menos no harás nada”.

Io: “¿De verdad crees que mentiría?”

Suimei: “Por eso que estoy diciendo que quiero escucharlo de tu boca”.

 

La razón por la que Suimei se aferraba con tanta persistencia era naturalmente para mantener a Io Kuzami bajo control. En este tipo de intercambio sin fin, incluso sin mentir, él estaba en desventaja si ella permanecía en silencio. Por lo tanto, en cierto modo, era un último recurso para que al menos ella declarara que no haría nada.

 

Si ella era un espíritu de alta pureza, no había manera de que ella pudiera mentir después de todo...

 

Eventualmente, Io Kuzami se encogió como si se estuviera rindiendo.

 

Io: “No tengo ninguna intención de hacerles daño, bastardos. Si ese no fuera el caso, no los habría salvado”.

Suimei: “Entonces, ¿qué tipo de beneficio obtienes de esto?”

Io: “Y te niegas a acepar honestamente mi amabilidad, eres bastante poco cooperativo, ¿no?”

Suimei: “Ese es mi papel. Reiji y Mizuki son buenas personas, así que tengo que ser yo quien desconfié”.

Io: “Incluso las partes de ti que no es de corazón blando es ingenua”.

 

Al decir eso, Io Kuzami se río como si a ella le pareciera algo encantador cuando Suimei apretó sus dientes amargamente y se dio la vuelta.

 

Y luego, levantó el dedo junto a su cara y lo saludó con un gesto para que la acompañara.

 

Al ver la actitud de Suimei, como se esperaba, Io Kuzami soltó “eres un tipo insolente”, mientras se reía. Suimei todavía no tenía idea de lo que ella estaba pensando.

 

Suimei: “.........”

 

Suimei casualmente miró por el rabillo del ojo a los gatos. Si se trata de los gatos, quienes son sensibles a la presencia de malos espíritus, reaccionarían ante cualquier amenaza que planteara Io Kuzami. Sin embargo, los gatos en el callejón estaban completamente normales, ya que jugueteaban maullando donde estaban.

 

En otras palabras, al menos significaba que un espíritu maligno no poseía a Mizuki. Con eso, una de las preocupaciones de Suimei había desaparecido.

 

Mientras Suimei guiaba a Io Kuzami hacia la casa y hacia la sala de estar, todos, excepto Liliana, estaban sentados en sillas alrededor de la mesa.

 

Suimei: “Felmenia, ¿dónde está Liliana?”

Felmenia: “Liliana está en medio de reponer su necesidad de gatos. Parece que llevó a varios de ellos a su habitación para jugar”.

Suimei: “Ya veo.”

 

Debido a que había estado lejos de los gatos por algún tiempo, Liliana probablemente quería jugar con ellos con toda su energía.

 

Io: “Bueno, incluso si no todos están reunidos, no me preocupa particularmente”.

Suimei: “¿Por qué de repente estás actuando tan malditamente arrogante...?”

 

Después de dejarla entrar, Io Kuzami estaba actuando excesivamente altanero, dejando a Suimei incapaz de contener su asombro. Mientras intercambiaba miradas con ella y le preguntaba qué demonios estaba diciendo, Io Kuzami le devolvió una expresión como si se estuviera dejando llevar, pidiéndole que lo siga.

 

Io: “¿Me oyes mi digno rival? Soy genial. Más grande que nadie a los extremos de este universo. Por lo tanto, también debes mostrarme respeto como uno mostraría a su maestro. No, te permitiré el privilegio de hacerlo una vez cada diez días. No te pediré que me laves el trasero, así que al menos te permitiré lamer la tierra de las suelas de mis zapatos”.

Suimei: “¿Quién va a lamer qué? Más bien, si quieres que alguien te demuestre respeto, funda una nueva religión o algo así. De esa manera es mucho más confiable”.

Io: “¡Oh! Esa es también una gran idea. En ese momento, en el alba de una nueva religión, el nombre de la organización será la Madre de la Oscuridad ... No, la Tercera Ley de la Forma Aérea de la Vida de ...”

Suimei: “Oi, detén eso! ¡Hay todo tipo de cosas mal ahí!”

Io: “¿Qué estás diciendo? ¿No fuiste tú quien me dijo que lo hiciera?”

Suimei: “No era mi intención que tomaras la palabra maldita sea”

 

Incluso cuando Suimei gritó, Io Kuzami escupió imprudentemente sus palabras con fluidez. Suimei siguió intercambiando miradas con ella para decirle que se detuviera, pero todo lo que hizo fue poner una sonrisa como si estuviera jugando con él mientras lo guiaba por la nariz.

 

Io: “¿Me estas escuchando? Cuando leo tu maldito nombre, lo leo como el de un oponente digno, en otras palabras, un rival. ¿Honestamente crees que me gustaría escuchar dócilmente las palabras de un oponente así?”

Suimei: “AAAAAAAH, ¿por qué tengo que pasar por esta mierda donde siento que no puedo lograr nada en este tipo de lugares, demoniooooos!”

 

Como era de esperarse, incluso Suimei estaba gritando por completo al quedarse al final de su ingenio tratando de seguir su conversación con Io Kuzami. Debido a que no se estaba dirigiendo al aire y lo estaba haciendo a propósito, solo lo hacía peor para él.

 

Al ver este intercambio entre ellos, Felmenia y Lefille tenían los ojos y la boca muy abiertos y dieron su impresión.

 

Felmenia: “Es increíble, ¿no?”

Lefille: “Si, sorprendente...”

 

Ellas nunca pensaron que alguien podría jugar con Suimei en esa medida. En la Alianza estaba Gaius, y luego Rumeya, y ahora era la tercera persona.

 

Y luego, Felmenia de repente lanzó una pregunta desconcertada a Suimei.

 

Felmenia: “Umm ... Suimei-dono. Al final, ¿qué causó que Mizuki-dono terminara así?”

Suimei: “Eso es ... yo tampoco lo sé realmente. Bueno, supongo que solo será así hasta que vuelva a la normalidad, eh”

Felmenia: “E-eh ...”

 

La respuesta de Suimei de simplemente darse por vencido fue bastante diferente a su personalidad habitual, y al escuchar eso, Felmenia realmente no sabía cómo responder y dejó escapar una voz dudosa.

 

Cuando Suimei y Felmenia tuvieron ese intercambio, Reiji se rascó la cabeza mientras murmuraba: “¿Cómo lo llamó ella? Esa es mi historia oscura ... historia oscura ... Jaja ...” Su angustia era algo con lo que su compañero víctima Suimei era más que capaz de simpatizar.

 

Por otro lado, incluyendo Titania, todas las chicas no tenían ni idea de qué era qué.

 

Suimei: “... Dejando eso a un lado. ¿Hablaremos en detalle sobre lo que sucedió después de que nos separamos?”

Reiji: “... Un, tienes razón. También creo que eso es lo que deberíamos priorizar aquí”.

Io: “Umu, entonces comencemos.”

Suimei: “¡Ya es suficiente de ti, solo toma un maldito asiento!”

 

Después de que Suimei dijo eso, Io Kuzami tomó asiento, y él comenzó a hablar de lo que les había sucedido.

 

Después de dejar a Hatsumi, su amiga de la infancia, en la ciudad de Saadias, Suimei regresa a la capital imperial para continuar con la investigación del cirulo de investigación para encontrarse con una Mizuki cambiada.

Peso: 
0

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 121: En la residencia Yakagi




Manual




Reiji: “Ya veo, así que eso sucedió en la Alianza ...”

 

Después de que Suimei les dijo claramente acerca de lo que sucedió en la Alianza, Reiji murmuró en tono serio.

 

En respuesta a eso, como de costumbre, Suimei se encogió de hombros.

 

Suimei: “Sí. Cómo lo pongo, todo fue bastante duro”.

Reiji: “Es increíble que incluso la amiga de la infancia de Suimei sería convocada”.

Suimei: “Esa es una enorme coincidencia eh. Cuando descubrí que ella además tenía amnesia, realmente me asusté, en serio...”

 

Mientras decía eso, Suimei recordó lo que sucedió cuando llegó a la Alianza. Después de encontrar a Hatsumi por coincidencia en el desfile, cuando fue a verla, ella le dijo que no lo conocía y luego terminó tratando de derribarlo. Fue una terrible experiencia.

 

Reiji luego puso una sonrisa aliviada.

 

Reiji: “Pero gracias a Dios que todo se resolvió. Solo se habrían acumulado nuestras preocupaciones si ella no hubiera recuperado sus recuerdos ...”

 

El hecho de que su amnesia no se convirtiera en algo serio era algo para que Reiji se sintiera contento como el buen amigo de Suimei, y Suimei le devolvió una sonrisa junto con un aliviado “Sí, en serio”.

 

Y entonces, algo parecía ir mal con Reiji. Mientras les daba a todos una sonrisa aliviada y refrescante, en un completo cambio repentinamente hizo una expresión un tanto incómoda, algo perturbada y perezosa.

 

Reiji: “Es realmente genial que haya regresado a la normalidad. De Verdad...”

Suimei: “…...”

 

La razón por la que el tono de Reiji se había vuelto más bien sombrío, era naturalmente debido a la chica sentada a su lado. No tenía talento para sentir las emociones detrás de esa expresión nebulosa, pero Suimei no pasó por alto que una sombra melancólica había caído sobre él.

 

En otras palabras, tenía envidia de que todos lograron regresar a salvo. Pero, aun así, dado que la disposición de Reiji era una en la que nunca sentía envidia por los demás, parecía algo demacrado.

 

No fue difícil imaginar el tipo de ansiedad que tenía cuando regresaba al Imperio con Io Kuzami a cuestas.

Habiendo sentido esto, Suimei exhaló pesadamente.  Como un amigo que compartió días pasados, no era un problema de otra persona.

 

En cualquier caso, como Suimei y Reiji simpatizaron entre sí, Titania habló.

 

Titania: “Entonces, ¿dejaste a ese héroe Hatsumi en la Alianza?”

 

Suimei asintió hacia ella. Y en su lugar, habló Felmenia.

 

Felmenia: “Hatsumi-dono tiene sus propios asuntos de los que ocuparse. Suimei-dono respetó esto y decidió separarse de ella por el momento”.

Titania: “Suimei, ¿estás bien con dejarla así?”

Suimei: “No hay nada con lo que estar bien. Si ella tiene la intención de llevar a cabo las cosas correctamente, sería simplemente una intervención no deseada de mí parte arrastrarla a la fuerza”.

Titania: “Sin embargo, ella puede exponerse a algo peligroso en la Alianza, ¿verdad?”

 

Algo peligroso. Reiji reaccionó a esas palabras.

 

Reiji: “Esos apóstoles universales o como sea que se llamen de tu historia, ¿verdad?”

 

―Los apóstoles universales. Era el misterioso grupo formado por Eanru, Clarissa, Jillbert y el hombre espejismo que se encontraba sobre ese techo. Fueron los que manipularon al grupo religioso anti-Diosa detrás de escena, y tramaron secuestrar a Hatsumi, que es un héroe. Estaban frescos en la mente de Suimei.

 

Cada uno de ellos era un enemigo formidable que pudo llevar a los miembros del grupo de Suimei a un rincón, no podían ser tratados con medios ordinarios. En la condición actual, eran un grupo del que se podía decir que era más una amenaza que los mismos demonios.

 

A pesar de las personas que estaban alrededor, Suimei dejó a Hatsumi atrás. Si alguien le preguntara si no le preocupaba eso, no podía simplemente decir que no.

 

Pero, en cualquier caso,

 

Suimei: “En cuanto a eso, yo no podría ser de ayuda, incluso si ella viniera aquí conmigo, ¿verdad? No importa dónde esté, no sabemos cuándo van a atacar. Es evidente que no importa lo que hagamos, no tendremos la iniciativa. Así que lo único que podemos hacer es esperar a que Hatsumi termine con sus asuntos lo más rápido posible mientras encuentro la manera de regresar. Eso es lo mejor que podemos hacer. De todos modos, lo que es más importante ...”

 

Como Suimei dio a entender que el enfoque principal de lo que quería decir era otra cosa, Reiji parecía saber lo que estaba insinuando. Se cruzó de brazos y comenzó a gemir de manera grave.

 

Reiji: “Por lo que está diciendo Suimei, significa que también podríamos ser un objetivo, ¿verdad?”

Suimei: “Si es como dicen esos tipos, entonces sí”.

Reiji: “Un plan para secuestrar a los héroes, un grupo misterioso eh ...”

 

No estaba seguro de qué tipo de objetivo tenían al secuestrar a los héroes. Mientras no hubiera suficiente información, no era algo a lo que él pudiera responder claramente.

 

De repente, en ese punto, Suimei se volvió hacia Lefille.

 

Entre los apóstoles universales estaba Jillbert, con quien Lefille se había llevado bien aquí en el Imperio. Que un amigo se convirtiera en un enemigo debió haberla dejado con sentimientos complejos.

 

Cuando menos existía un deseo conjunto de que ellas no estuvieran haciendo algo malo.

 

Mientras la habitación se llenaba de un pesado silencio, Reiji cambió de tema.

 

Reiji: “Entonces, es nuestro turno, ¿verdad?”

Titania: “Sí, eso es correcto”.

Io: “Umu”.

 

Mientras Reiji hablaba, tanto Titania como Io Kuzami asintieron.

 

Suimei se enteró de la razón por la que fueron al Estado Autogobernado antes de entrar a la casa de Suimei, pero solo escuchó lo básico y no preguntó por los detalles más finos. Sabía sobre el enemigo que los atacó, y que fueron a buscar una reliquia del Estado Autogobernado. Como era de esperar, esto era algo en lo que el grupo de Suimei tenía gran interés.

 

Reiji: “Bueno, para decirlo claramente, después de separarnos de ustedes, fuimos a buscar la reliquia del héroe en el Estado Autogobernado para compensar nuestra falta de poder”.

 

Cuando Reiji abrió con una explicación concisa, el grupo de Suimei le hizo un gesto de asentimiento y le instó a continuar.

 

Reiji: “Después de llegar al Estado Autogobernado, recibimos una explicación sobre la reliquia del héroe de parte de la persona a cargo y nos llevaron al interior del templo. Y en ese momento, un hombre que se llamó a sí mismo General Demonio nos atacó, y nosotros lo rechazamos, no, en realidad nos dejaron escapar y regresamos al Imperio hoy”.

 

Este fue lo mismo que escucharon cuando se reunieron en la entrada.

 

Al escuchar esa historia una vez más, Felmenia murmuró en un tono perplejo.

 

Felmenia: “Atacados por un General Demonio...?”

 

Felmenia probablemente pensó que había algo mal con eso.

 

Suimei también encontró inesperado que un General Demonio se enfrentara directamente a Reiji. Era algo natural. El hecho de que Reiji y los otros estuvieran en el Imperio, y el hecho de que se dirigieran al Estado Autogobernado eran cosas que nadie debería haber sabido.

 

En otras palabras,

 

Lefille: “¿significa que los demonios han predicho las acciones de Reiji-kun?”

 

En respuesta a la suposición de Lefille, Titania negó con la cabeza.

 

Titania: “No, ese no parece ser el caso”.

Suimei: “¿A qué te refieres?”

Titania: “El General Demonio no sabía que un héroe estaría en el lugar donde se guardaba la reliquia del héroe. El General Demonio solo descubrió que Reiji-sama es un héroe cuando Reiji-sama se nombró a sí mismo”.

Reiji: “Ese General Demonio se llamó a sí mismo Ilzarl, parece que el verdadero propósito del hombre era la reliquia del héroe”.

Lefille: “Ya veo. Así que su plan era eliminar rápidamente algo que podría haber sido una amenaza”.

 

A lo mejor era exactamente como dijo Lefille. Había una razón suficiente para que un héroe invocado intentara conseguir un arma que había usado un héroe anterior. Dado que la cantidad de Generales Demonio había disminuido, probablemente querían cortar esa posibilidad temprano y disminuir el poder de batalla de los héroes.

 

De repente, Suimei recordó algo de lo que se acaba de decir y cuestionó a Reiji.

 

Suimei: “Hay algo de lo que tengo curiosidad, pero en este momento llamaste a ese General Demonio ‘ese hombre’, ¿verdad?”

Reiji: “Eso es lo que dije, ¿qué pasa con eso?”

Suimei: “No, es solo que una palabra que lo define como un hombre salió tan naturalmente que sentí un poco de curiosidad. ¿Su apariencia era como la de un hombre?”

Reiji: “Ah ... realmente no le presté atención a eso. Ciertamente.”

 

Después de escuchar a Suimei hablar, parecía que Reiji también llegó a un acuerdo e hizo una expresión como si notara algo.

 

Hasta ahora, los demonios y los Generales Demonio que Suimei había encontrado eran seres con figuras muy diferentes a las de los humanos. Era lo suficientemente diferente como para que la distinción entre hombre y mujer fuera una completa reflexión posterior. Es probable que también existía una diferencia entre los sexos, pero debido a que se desviaban tanto en el aspecto exterior de los humanos, no era algo en lo que uno realmente pensara al verlos.

 

Pero aquí Reiji claramente lo llamó un hombre.  En otras palabras, la figura de ese demonio tenía características externas que se asemejaban a las de un hombre humano.

 

Titania: “Ciertamente, cuando conocimos a ese General Demonio no pensamos que fuera un demonio. Su figura era muy parecida a la de un humano, después de todo... Si eso es correcto. Ahora que lo pienso, creo que ese General Demonio cae en una categoría algo especial”.

Felmenia: “Además, cuando Reiji-dono dijo que los ‘dejaron ir’, ¿eso también tiene algún tipo de conexión con su peculiaridad?”

Titania: “Si. Ese General Demonio era increíblemente fuerte. Incluso cuando todos peleamos juntos, fuimos completamente incapaces de hacerle daño. Eso es todo.”

Reiji: “Eso es...”

Suimei: “Entonces, fue difícil incluso con la protección divina de Reiji eh ...”

 

Al ver la expresión de Reiji, Suimei se llevó la mano a la barbilla mientras gemía.

 

Era cierto que Reiji es un completo aficionado antes de venir a este mundo, pero, sin embargo, Suimei no creía que su poder fuera bajo. Hasta ahora, había luchado contra los demonios, derrotado a Rajas e incluso compitió contra Elliot. Que él fuera “completamente incapaz de hacer daño” era un hecho suficiente para tener ansiedad.

 

Y luego, Io Kuzami resopló como para expresar su resentimiento.

 

Io: “Fuu. A ese nivel, no será problema si hago un esfuerzo serio”.

Titania: “Ciertamente, al final Mizu... la magia de Io Kuzami-san parecía que estaba funcionando”.

Suimei: “¿Es eso así?”

 

Cuando Suimei preguntó, Io Kuzami actuó abruptamente como si estuviera sujetando su mano izquierda.

 

Io: “Eso es cierto. Bueno, ese semi-ogro también hizo que mi brazo izquierdo palpitara, así que debería darle un elogio, pero ...”

 

Al ver las acciones propias de un chuuni de Io Kuzami, por alguna razón, Reiji hizo una expresión extraña.

 

Reiji: “... Ummmm, Io Kuzami-san? En ese momento, ¿no era tu ojo izquierdo el que palpitaba?”

Io: “Hm? ¿Así es como era? Entonces, en ese caso, hizo que me palpite el ojo izquierdo ...”

Suimei: “¡Si lo vas a olvidar, no vayas mezclando tu maldito acto todas las veces!”

 

Después de sujetar su brazo izquierdo, ahora estaba actuando como si en su lugar palpitara su ojo izquierdo. Ya no podía soportarlo, Suimei le replicó de inmediato. A pesar de no ser nada importante, no podía entender por qué tenía que exagerar demasiado cada pequeña cosa antes de estar satisfecha.

 

En contraste con Io Kuzami, que decía que era algo trivial, Reiji expresó su opinión.

 

Reiji: “Pero, es cierto que el General Demonio era fuerte”.

Io: “¿Qué estás diciendo? ¿No estás insinuando que soy más débil que ese tipo?”

Reiji: “No, eso no es lo que realmente quiero decir ...”

 

Mientras Reiji y el argumento sin sentido de Io Kuzami continuaban, Lefille no pudo soportarlo más y corto en su conversación.

 

Lefille: “No estamos llegando a ninguna parte así, Reiji-kun. ¿Cuánto poder tenía ese General Demonio?”

Reiji: “Ummm, veamos ...”

Io: “¿No lo he estado diciendo todo este tiempo? No es más que un debilucho. Un oponente en algún lugar del nivel de un Dragonnewt, ni siquiera podría ser considerado un enemigo para mí”.

Lefille: “...”

 

Con Io Kuzami aprovechando cada oportunidad para entrometerse en su conversación, incluso Lefille estaba empezando a enojarse. Sintiendo que no iban a poder controlar esto, Suimei apuntó su mirada hacia Titania.

 

Al ver esto, ella cerró parcialmente los ojos como si recordara lo que había sucedido, y luego comenzó a hablar.

 

Titania: “El poder de ese General Demonio es una amenaza considerable. Él fácilmente apartó nuestra magia y manipuló un poderoso rayo rojo que no era magia en sí mismo. Su capacidad física también fue asombrosa... Veamos, se trata del nivel en el que apenas puede ponerme a su velocidad”.

Suimei: “Fumu ...”

 

Debido a que Suimei había peleado con Titania antes, su fuerza estaba grabada profundamente en su corazón. Y aquí, ella iba tan lejos para expresar la fuerza del General Demonio. Era sin duda una prueba de que este es un oponente que no podía subestimar.

 

Suimei: “Entonces, ¿hay algo más sobre él en tu mente?”

 

Mientras Reiji y Titania reflexionaban sobre la pregunta de Suimei, Io Kuzami sonrió.

 

Io: “No hay necesidad de reflexionar sobre ello. Hay un asunto más importante, ¿no? Ese tipo nos llamó comida ¿verdad?”

Reiji: “Ah!”

Titania: “Ahora que lo mencionas, es verdad ...”

 

Al escuchar las palabras de Io Kuzami, los otros dos parecían recordar algo. Al mirarlos aplaudir con vigor cuando se dieron cuenta, Suimei hizo una expresión sombría.

 

Suimei: “¿Comida?”

Io: “Así es. Ese semi-ogro no dudó en tratar a los humanos como alimento. En realidad, varias de las personas dentro del templo cayeron presa literalmente de ese hombre”.

Suimei: “Oioi, ¿estás diciendo que no fue solo un engaño, es en serio un tipo que come humanos ...?”

 

Como Suimei parecía no tener palabras, Reiji y Titania asintieron a su pregunta.

 

Entre aquellos que tenían una confianza absoluta en sus propias habilidades, había quienes exageraban su fuerza ante aquellos que tenían habilidades incomparablemente débiles. Cuando Suimei los escuchó decir ofrendas, pensó que ese sería probablemente el caso aquí. Pero que realmente fuera un monstruo devorador de hombres, fue lo más inesperado que ocurrió.

 

Mientras miraba los rostros de Reiji y Titania, era fácilmente visible que ambos eran sombríos. Significaba que los dos presenciaron “la escena donde los dejaron irse”, era claro solo por sus expresiones.

 

Y luego, al darse cuenta de algo, Felmenia los interrogó con una expresión grave.

 

Felmenia: “Imposible, la razón por la que Gregory-dono y los demás no están aquí es porque ...”

 

Al escuchar sus palabras, este pensamiento también llegó a Suimei. Era inusual que los caballeros que siempre seguían a Titania no estuvieran aquí.

 

Cuando Suimei y los demás comenzaron a tensarse, Titania sacudió la cabeza hacia ellos.

 

Titania: “Flama blanca-dono, no hay de qué preocuparse. Gregory y los demás resultaron heridos y permanecieron en el Estado Autogobernado, pero todos están bien y vivos”.

Felmenia: “Ya veo...”

Suimei: “Bueno, al menos eso es un alivio”.

 

Felmenia dejó escapar su alivio cuando Suimei asintió a su lado. Felmenia, se sintió aliviada por la seguridad de sus compatriotas. En cuanto a Suimei, Gregory y los demás eran personas que solo conocía de vista, pero también eran las personas que cuidaban a Reiji y Mizuki. Si algo les sucediera, Suimei tampoco se sentiría bien al respecto.

 

Justo después de que sus preocupaciones se disiparon, por alguna razón, Lefille gimió de una manera desconcertada.

 

Lefille: “Entiendo que el que los atacó a todos ustedes fue un monstruo que devora personas, pero, en primer lugar, los demonios no deberían ser monstruos que devoran personas.”

Felmenia: “Sí. También encuentro esa parte misteriosa. Después de todo, nunca había oído hablar de algo así.”

 

Felmenia también estuvo de acuerdo con lo que estaba diciendo Lefille. Ciertamente, a pesar de que los demonios eran monstruos cuya apariencia difería de la de los humanos, Suimei nunca había oído hablar de demonios que comieran personas.

 

Titania también parecía ser de la misma opinión.

 

Titania: “―Yo tampoco entiendo. Sin embargo, en realidad, con lo que luchamos fue con un monstruo que come hombres”.

 

Al final, incluso Titania no pudo dar una respuesta sobre este punto. Simplemente no había suficiente información sobre esto. No podía evitarse que no pudieran dar una respuesta clara.

 

Un General Demonio amenazador había aparecido. Justo así, cuando la conversación sobre ese tema estaba a punto de llegar y terminarse, el que mencionó al monstruo que come hombres en primer lugar, Io Kuzami, habló.

 

Io: “Mi eterno rival. ¿No tienes alguna idea?”

Suimei: “¿Por qué me estás preguntando? No me lo arrojes solo a mí.”

Io: “¿No está bien? Solo pensé que me gustaría escuchar alguno de tus delirios que parecen similares”.

 

Suimei no podía decir en qué estaba pensando Io Kuzami mientras lo miraba extremadamente interesada.

 

Mientras él estaba teniendo problemas para entender claramente su intención, como si estuviera de acuerdo con ella, Reiji se inclinó hacia Suimei.

 

Reiji: “Suimei, yo también quiero escucharlo. ¿Qué piensas?”

Suimei: “Oioi, incluso tú ...?”

 

Al ver que Reiji se subía al carro, Suimei murmuró amargamente.

 

¿Por qué tenían tanta fe absoluta en la opinión de Suimei durante este tipo de situaciones? En realidad, había muchas cosas que podía decir desde un punto de vista místico, y había algunas declaraciones pertinentes que podía hacer, pero ― Si las decía aquí y se acercaba demasiado al meollo del asunto, su identidad terminaría siendo expuesta, lo que le dificultó decir algo.

 

Pero al notar que cada mirada en la habitación apuntaba hacia él, Suimei juzgó que no había a dónde huir.

 

Cuando Suimei respiro profundamente y se resignó, comenzó a mirar a Io Kuzami.

 

No le estaba reprochando, era la aguda mirada de un mago, a lo que Io Kuzami reaccionó.

 

Io: “¿Qué sucede?”

Suimei: “... Antes llamaste a ese demonio general semi-ogro, ¿verdad? ¿Qué quieres decir con eso?”

Io: “Es exactamente como suena. Si lo dijera de una manera en la que ustedes lo dirían, eso es un semi-ogro”.

 

Sin sentir del todo lo que implicaba la extensión de ‘ustedes’, Suimei cuestionó a Felmenia sin desviar la mirada.

 

Suimei: “Felmenia, ¿qué es un semi-ogro?”

Felmenia: “... No, con respecto a eso, tampoco lo sé realmente”.

 

Ella no parecía saberlo. Moviéndose su mirada hacia Lefille, ella también solo cerró los ojos y negó con la cabeza.

 

Cuando miró a Titania y Reiji también estaban haciendo expresiones curiosas. Así que eso solo podía significar una cosa. En este mundo, la palabra semi-ogro no era una que se usara generalmente. Si esas palabras eran de hecho la verdad, entonces no era como si Suimei no tuviera ninguna pista al respecto.

 

Suimei: “... Todo lo que digo desde aquí no es más que mi propia tontería. Creo que ese General Demonio está probablemente en la cima de la cadena alimenticia de este mundo”.

Reiji: “¿La cima de la cadena alimenticia?”

Suimei: “Si”

 

Cuando Reiji respondió a su pregunta, Suimei simplemente asintió. Naturalmente, las tres chicas de este mundo tampoco entendieron el significado de las palabras ‘cima de la cadena alimenticia’ e inclinaron sus cabezas hacia un lado.

 

Reiji: “Suimei, ¿qué quieres decir?”

Suimei: “Quise decir exactamente lo que dije. Hablando en términos generales, en la situación actual de nuestro mundo, la humanidad sería la parte superior de la cadena alimenticia. Pero en este mundo, creo que otro ser más poderoso está en la cima de ese pico”.

 

El mundo de Suimei ... Por lo que la gente normal como Reiji sabía, era bien sabido que la humanidad estaba en la cima de la cadena alimenticia. Naturalmente, lo importante aquí era el privilegio que tenia de poder decidir sobre salvar o quitar las vidas de otros seres. Hablando de la controversia de ser el máximo depredador, el ser biológico más fuerte en realidad es una bacteria así que todo comenzaría a complicarse... Pero eso no tenía nada que ver con el punto de Suimei, así que lo dejó a un lado.

 

En el momento actual, seres que la humanidad no conocía y con quienes no había cruzado espadas eran simplemente considerados inexistentes.

 

Por supuesto no es algo que se conozca abiertamente, pero, hay monstruos que comen humanos y pueden desplazar a los humanos fácilmente, pero…

 

Incluso después de decir esto, Reiji todavía no se dio cuenta de lo que quería decir Suimei.

 

Reiji: “Incluso si te refieres a que los humanos comen otros seres...”

Suimei: “Eso no es lo que quiero decir. En este caso, es mejor pensar en ello como los seres que no están amenazados en absoluto por la existencia de otros animales. Bueno, en este mundo hay Termiorfos, Enanos, Elfos, Dragonnewts, Demonios y todo tipo de seres, por lo que no es tan extraño que haya un ser que come humanos ... En resumen, es algo así como si ese hombre fuera algo diferente que un demonio que es hostil a los humanos o no”.

 

A lo que se refería, es que existía un ser distinto de los demonios que era el enemigo natural de los humanos. En el mundo de Suimei, sería algo parecido a ogros y vampiros.

 

Y entonces, Titania parecía que estaba pensando profundamente en ello.

 

Titania: “... Ciertamente, ese puede ser el caso. Ese General Demonio estaba hablando como si le estuviera prestando su poder al Señor Demonio Nakshatra. En otras palabras, él no era un demonio”.

Suimei: “Eso es lo que quiero decir, él no es un subordinado o sirviente. En ese caso, es probable que sea algo así como una influencia separada que respalda los planes del Dios del mal... Aunque incluso si yo lo digo todavía parece extraño”.

 

Esta fue la parte que le dio a Suimei una sensación de inquietud. Ya había deducido que el conflicto entre los demonios y los otros seres en este mundo era una guerra de poder entre la Diosa y el Dios maligno.

 

Para ponerlo en términos humanos, los demonios serían algo así como un virus de fuera del cuerpo y, para contrarrestarlos, había anticuerpos dentro del cuerpo humano para resistirlos a ellos y a otros invasores.

 

Sin embargo, en este caso, donde los demonios eran el virus, ese virus ahora actuaba en confabulación con una parte de los anticuerpos y se rebelaba contra el resto.

 

Si esa hipótesis era correcta, incluso si fueran el enemigo natural del hombre, la forma en que estaban haciendo las cosas estaba mal.

 

Cuando Suimei gimió con una expresión sombría, Io Kuzami habló con voz muy interesada.

 

Io: “Fumu. Esa es una idea bastante interesante”.

Suimei: “Bien, gracias.”

 

Después de pasar por alto sus palabras con entusiasmo, Suimei miró de reojo a Reiji, quien estaba asintiendo con la cabeza repetidas veces con admiración.

 

Suimei: “Aaah, Reiji?”

Reiji: “Ah, sí. Solo pensé que tal vez es justo como dijiste. A pesar de salir de tu imaginación, siento es una buena respuesta, eh ... Pero Suimei, ¿por qué sabes ese tipo de cosas?”

 

Y así llegó. Suimei predijo que mantendría tales sospechas, y respondió a Reiji sin el menor indicio de ponerse en guardia.

 

Suimei: “De algo que leí en el castillo real de Astel, de alguna manera lo imaginé”.

Reiji: “No es solo eso, ¿verdad?”

 

Al escuchar esas palabras, Suimei podía sentir su corazón saltando.

Y entonces, de repente, Reiji hizo una mueca sospechosa.

 

Reiji: “... Como pensé, Suimei, eres una persona de ese lado de las cosas”.

 

Mientras se recuperaba un poco, Reiji miró entre Io Kuzami y Suimei varias veces ...

Por la forma en que estaba actuando, solo podía significar eso.

Suimei fue capaz de engañarlo, pero era intolerable que lo vieran de esa manera. Levantándose de su silla, levantó la voz en señal de protesta.

 

Suimei: “Oi, detén eso! ¡No me pongas en el mismo grupo que ella!”

Reiji: “Pero tú sabes...”

 

Incluso mientras Suimei gritaba, Reiji puso cara de disgusto mientras hablaba. Era una cara como si estuviera cansado de eso, pero no había ninguna duda de que Suimei estaba siendo objeto de burlas.

 

Y luego, si fue afortunado o no, Io Kuzami comenzó a hablar.

 

Io: “Kukukukuku ... Oh mi eterno rival. Simplemente significa que no puedes rebelarte contra la sangre maldita que fluye a través de tu cuerpo. Ya es hora de que renuncies a tu ser bastardo y aceptes tu lugar como una persona de este lado”.

Suimei: “¡No lo aceptaré! ¡¿No voy a llamarme a mí mismo Dragon Oscuro me oyes?! ¿¡He me escuchas!?”

Io: “Dios mío, pensar que todavía estas siendo tímido. Fuu, todavía tienes un largo camino por recorrer”.

Suimei: “¿Qué quieres decir con un largo camino por recorrer?” ¡Oí, Reiji! ¡Haz algo sobre esto! ¡Esto es porque dijiste ese tipo de mierda!”

Reiji: “No puedo escucharte ~ no puedo escucharte ~”

 

Mientras Suimei seguía gritando, Reiji se dio la vuelta y fingió flagrantemente que no lo escuchaba. Mientras gritaba 'Aaaaah', tenía ambas manos sobre sus orejas.

 

Mientras tenían este pequeño intercambio armonioso (?) Entre ellos, Lefille de repente miró a Suimei para hablar con él en secreto.

 

Cuando Suimei se dio cuenta se acerca a ella para escucharla…

 

Lefille: (Suimei-kun. Ese General Demonio, ¿crees que es fuerte?)

Suimei: (Con toda probabilidad, él es fuerte. Un ser que devora hombres, por así decirlo, es el enemigo natural de los humanos. Además…)

Lefille: (¿Además?)

Suimei: (Cuando hablé de Eanru, la mujer mitad Elfo que estaba con Hatsumi y Rumeya-san mencionó a un ser maligno que devoraba hombres, ¿no?)

Lefille: (Ahora que lo mencionas, eso es correcto. Ciertamente se suponía que debía ser terriblemente fuerte o algo así... ¿hm?)

 

Probablemente en medio de recordar lo que hablaron en la fortaleza, Lefille comenzó a inclinar su cabeza hacia un lado de una manera encantadora.

 

Suimei: (¿Qué sucede?)

Lefille: (No, en ese momento recuerdo algo así como que el Dragonnewt fue quien derrotó a ese ser maligno que devora hombres. Es solo una posibilidad, pero...)

 

Al escuchar esas palabras, Suimei hizo una expresión de cansancio y palideció. Era natural que se sintiera deprimido ya que era algo que involucraba al Dragonnewt Eanru. Si el oponente que derroto Eanru era el ser del que Reiji y los otros estaban hablando, o uno de sus parientes, entonces, ¿cuán poderoso era ese Dragonnewt?

 

Suimei: (Uwa, me duele la cabeza ... Qué demonios, ¿ese Dragonnewt bastardo era tan fuerte? ... no quiero volver a pelear con él nunca más)

Lefille: (¿Qué estás diciendo después de todo este tiempo? ¿No le prometiste una revancha?)

Suimei: (No escuché nada, no sé nada. Fue algo que el otro lado dijo por su cuenta, así que solo fingiré que no lo escuche)

 

Suimei comenzó a huir de la realidad. Su corazón ya se había convertido en el de un niño haciendo berrinche.

Peso: 
0

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 122: Siempre que se vuelve pequeña se comporta así




Manual




Al darse cuenta de que Suimei y Lefille estaban hablando en secreto entre sí, Titania llamó a Suimei.

 

Titania: “Suimei. No sé de que están hablando, pero ¿No es hora de que pasemos al siguiente tema?

Suimei: “S-sí. Por favor adelante. ¿Qué es lo siguiente?”

Titania: “Um, lo siguiente es ...”

 

Cuando Suimei respondió ocultando su vergonzoso comportamiento, Titania desvió la mirada y dudó en continuar, como si fuera algo difícil de decir. Por su comportamiento, Suimei entendió exactamente cuál era el siguiente tema.

 

Era de esperarse después de todo. Como si estuviera preestablecido, todos giraron hacia Io Kuzami al mismo tiempo, y luego, sin que se lo pidieran, todos soltaron un suspiro de cansancio.

 

Y a pesar de ver esta reacción, Io Kuzami comenzó a sonreír con compostura.

 

Io: “Fuu, tener otros suspiros sobre mí de esta manera, esta belleza mía, es aterradora si lo digo yo misma”.

Suimei: “…...”

 

Escuchando a Io Kuzami declarar algo completamente fuera del punto en cuestión, todos bajaron sus cabezas al mismo tiempo. ¿Cómo pudo ella llegar una interpretación tan favorable de sus acciones?

 

En cualquier caso, Suimei regreso al tema de conversación actual.

 

Suimei: “Entonces, ¿qué pasa con esto?”

 

Después de preguntar, como era de esperar, el que contestó fue Reiji.

 

Reiji: “Antes, cuando estábamos luchando contra el General Demonio Ilzarl del que hablamos antes, de repente se volvió así”.

Suimei: “Así, eh ... Por cierto, ¿hubo alguna advertencia o disparador?”

Reiji: “... Estaba en medio de la pelea, así que realmente no podía decir eso”.

Suimei: “Hmmmm”.

 

Mientras gemía, Suimei cayó en un profundo pensamiento con una expresión seria. Pero no era como si de repente algo fuera a aparecer en su cabeza. Cuando Suimei se volvió para mirar a Io Kuzami como si preguntara “¿Qué te parece?” mientras buscaba una explicación y la estimulaba, todo lo que ella hizo fue hacer una sonrisa sugerente. Probablemente lo sabía, pero solo estaba fingiendo que no. Ya que ella le dijo que no se lo contara a los demás, parecía no tener intención de hablar de eso aquí.

 

Reiji luego se cruzó de brazos mientras gemía.

 

Reiji: “Como pensé, ¿no es esto a lo que se le llama personalidad dividida?”

Suimei: “Me pregunto sobre eso”.

Reiji: “Realmente está fuera de nuestro campo de experiencia, eh ...”

 

El aliento que Reiji dejó escapar una vez más se sintió excesivamente pesado. La forma de curarla: regresarla a la normalidad estaba completamente fuera de la vista, por lo que sus sentimientos de ansiedad probablemente se estaban volviendo más fuertes. Debido a que Suimei no podía hablar descuidadamente con los demás, su única opción era hacerse el tonto.

 

Al ver esta actitud en Suimei Felmenia pregunto.

 

Felmenia: “Suimei-dono. Parece que Suimei-dono y Reiji-dono saben del Io Kuzami-dono de Mizuki-dono, pero ¿qué es ella?”

 

Era una pregunta llena hasta el borde de honoríficos apropiados. Felmenia parecía estar en desorden cuando preguntó, y siguiéndola a ella, Lefille se inclinó hacia adelante con curiosidad en los dedos de sus pies.

 

Lefille: “También tengo curiosidad. Parece que ustedes dos saben algo después de todo”.

Suimei: “Eso es ... Algo de lo que realmente no quiero hablar. Si lo hago, estaría excavando en las heridas de Mizuki y agregándoles más sal.”

 

Al escuchar el ejemplo de Suimei, la cara de Felmenia se torció como si le resultara molesto.

 

Felmenia: “Es una forma bastante extrema de decirlo, ¿no es así ...?”

Suimei: “No, en realidad es solo ese extremo. Me viene a la mente la figura de Mizuki enterrando su cara en su almohada y pateando violentamente.”

 

Al escuchar esas palabras, Reiji también parecía poder visualizar perfectamente esa imagen en su cabeza mientras asentía repetidamente con los ojos cerrados.

 

Si Suimei no hablaba de qué era exactamente Io Kuzami, el otro probablemente no lo entendería, pero como era de esperar, no podía dejar de lado la explicación por completo.

 

Io Kuzami. La cosa que posee a Mizuki, o como ella misma se llamó, tomó ese comportamiento del comportamiento que Mizuki creó durante sus días de secundaria. En aquellos días, tuvo un brote de la enfermedad problemática llamada chuunibyou y que era característica de las personas de esa edad. En todas y cada una de las oportunidades, ella ‘diría cosas significativas de maneras carentes de sentido’, o ‘usaría un discurso anticuado’ o ‘se disfrazaría de forma extraña’, entre otras cosas. En general ella simplemente actuó de forma extraña.

 

Y una de esas cosas extrañas, era la personalidad separada que estaba sellada dentro de ella, Io Kuzami. Como sus amigos, fue algo que dejó a Suimei y Reiji atormentando sus cerebros.

 

Era probable que la cosa que había poseído a Mizuki, para evitar que Reiji y los demás discernieran la posesión, reprodujo fielmente a Io Kuzami en sus recuerdos.

 

En este momento, Suimei aún no podía predecir para qué propósito Mizuki fue poseída, pero dejando eso a un lado ...

 

Mientras Suimei miraba hacia el pasado mientras gemía, cuando se dio cuenta, la conversación había avanzado a cuando Io Kuzami participó en la pelea.

 

Io: “Todos ustedes han estado diciendo lo que les da la gana por un tiempo. ¿No tienen palabras de agradecimiento por mis grandes esfuerzos en ese lugar al salvarlos a todos?”

Reiji: “Eso es, cierto, pero ...”

 

Reiji hizo una mueca ya que le costó honestamente darle las gracias con una expresión complicada. Suimei entonces pregunto.

 

Suimei: “¿En serio?”

Reiji: “Si. Io Kuzami-san mencionó anteriormente que ese General Demonio no era nada especial, ¿verdad? En el momento en que Mizuki se convirtió en Io Kuzami-san, usó magia que mezclaba múltiples atributos y ataco a General Demonio”

 

Después de la explicación de Reiji, Titania siguió con su asombro en ese momento.

 

Titania: “Esa fue toda una sorpresa. Pensar que tal técnica existiría ...”

Io: “Umu. Esa magia mía era bastante poderosa, ¿no es así?”

Reiji: “Si. Es verdad.”

 

Cuando Reiji francamente dio su impresión, Io Kuzami parecía completamente satisfecha. A juzgar por su expresión, parecía contenta de ser admirada y elogiada, pero por dentro no debería haber sido tan simple.

 

Mientras Suimei estaba examinando los pensamientos internos de Io Kuzami, Reiji de repente pareció notar algo y miró a Felmenia con curiosidad.

 

Felmenia: “Reiji-dono, ¿pasa algo?”

Reiji: “No, solo pensé que Sensei no parece muy sorprendida”.

Felmenia: “Eh?”

Reiji: “Quiero decir, vamos, ella usó magia que mezclaba múltiples atributos, ¿sabes?”

 

Cuando Reiji la miró con una expresión curiosa, Felmenia miró hacia atrás con su propia expresión curiosa. Básicamente, Reiji dudaba que Felmenia no reaccionara cuando escuchó sobre la magia que Io Kuzami usó. En este mundo, la mezcla de atributos: en resumen, la magia hecha de componentes compuestos fue un gran salto. Por otro lado, para Felmenia, que había estado recibiendo lecciones de Suimei, era un nivel que ya había superado.

 

Habiendo finalmente entendido lo que estaba pasando, Felmenia aclaro su garganta y comenzó a responder.

 

Felmenia: “... Um, la magia que Reiji-dono y su Alteza la Princesa presenciaron fue ciertamente una técnica rara, pero si lo piensas con cuidado, entonces no es un salto tan grande”.

Titania: “¿A qué te refieres?”

Felmenia: “Justo ahora, Reiji-dono dijo que era una mezcla de múltiples atributos, pero ¿no sería más apropiado decir que fue que la magia tenía propiedades de ambos atributos?”

Reiji: “...?”

 

Al recibir la explicación de Felmenia, Reiji ladeó la cabeza hacia un lado. Probablemente estaba pensando ‘¿No es lo mismo?’ Ciertamente era similar, pero en realidad había una gran diferencia.

 

Felmenia: “La mezcla de atributos... En resumen, se podría decir que es la creación de un nuevo concepto. Por ejemplo, si se mezclan los atributos de fuego y tierra, ¿cuál es el atributo que se lograría al final? Eso es, por supuesto, conocimiento que no tenemos forma de adquirir. Basado en eso, si lo que Reiji-dono dice es correcto, significaría que Io Kuzami-dono dio a luz a un atributo completamente nuevo... Por cierto, ¿estaría bien que me digas el canto que Io Kuzami- dono usado?”

Reiji: “Umm, si recuerdo bien, Oh llamas y tierra ... Ah”.

Felmenia: “Ya veo. Como pensé, están separados, ¿no es así?”

 

Justo cuando Reiji se dio cuenta, Felmenia asintió mientras estaba convencida.

 

Felmenia: “Desde el principio del canto, declara el uso de dos atributos. De acuerdo con eso, la magia se convertirá en ‘magia que usa el poder de dos elementos’, por lo que no es un sistema mágico separado que mezcla los elementos. Si se observa la mezcla de atributos desde el punto de vista de los elementos, no hay manera de demostrar la existencia de un elemento distinto a los ocho atributos, por lo que no puedo declarar que es imposible, pero es extremadamente improbable”.

 

Haciendo una pausa allí por un momento, Felmenia continuó con su explicación.

 

Felmenia: “La magia se puede resumir como afinidad entre elementos, en otras palabras, se puede considerar como elementos rivales opuestos entre sí. Sin embargo, naturalmente, existen atributos cuyas naturalezas funcionan bien juntas y, debido a su afinidad, son capaces de cooperar. Fundamentalmente, esta forma de pensar se aplica a la magia de este mundo. Uno debe recordar la base de que cuando se usan dos atributos diferentes, cuando se usan dos magias diferentes, se opondrán entre sí. En lugar de decir que las magias están unidas y los atributos cooperan entre sí, sería más apropiado decir que la magia utilizada contiene ambos componentes”.

 

Cuando se trataba de mezclar magia con magia, fundamentalmente, se podría decir que no había tal cosa como mezclar dos magias diferentes juntas. Era posible tomar llamas que nacieron de la magia y un viento que nació de la magia. En otras palabras, tomar el fenómeno provocado por los hechizos y mezclarlos, pero si eso no era lo que se estaba haciendo, entonces podría decirse que se opondrían absolutamente unos a otros.

 

Cuando se hablaba de la magia de este mundo, en gran parte hacían uso del poder de los elementos.

 

Debido a que contaban con la ayuda de los elementos, cuando se trataba de dos magias del mismo atributo, incluso si eran magias diferentes, probablemente no era imposible mezclarlos.

 

Sin embargo, por otro lado, debido a que no se podía usar magia sin la mediación de los poderes de los elementos, si el atributo no existiera como un elemento, entonces no podrían usar la magia. En otras palabras, era imposible mezclar atributos para formar uno nuevo, ya que el nuevo atributo no sería un elemento.

 

Pensándolo así, en lugar de decir que se mezclaron dos atributos, era más correcto decir que contenía propiedades de ambos componentes.

 

Al escuchar la explicación de Felmenia, los dos hicieron una expresión como si ahora estuvieran convencidos.

 

Reiji: “Ciertamente, ahora que lo pones así, puede ser el caso, eh ... Como uno esperaría de Sensei”.

 

Quizás porque se dio cuenta y sintió un sentimiento de admiración dentro de él, Reiji habló con una cara humilde. Sin embargo, Felmenia negó con la cabeza.

 

Felmenia: “Todo lo que hice fue simplemente mostrar que la forma en que pensabas sobre eso estaba mal.”

Reiji: “Cierto. Pensándolo de esa manera, siento que también nosotros podríamos usarlo”.

 

Con esas palabras, Reiji llegó a una comprensión adecuada.

 

Eso era exactamente lo que Felmenia estaba tratando de transmitir. Desde que fueron atrapados por la palabra mezcla, ella simplemente se deshizo de una manera fácil de entender la parte difícil en la que estaban atrapados.

 

Ella acaba de cambiar la forma en que estaban pensando. Ser capaz de cambiar el punto de vista de uno era una de las cosas más esenciales para el ocultismo occidental. Desde el punto de vista de una persona, al cambiar el ángulo, sería posible ver otra cosa completamente que no era visible antes, y sería capaz de encontrar una respuesta utilizando un enfoque diferente. Esto se aplicó a cualquier campo, pero para el ocultismo occidental que estaba compuesto principalmente de lo físico y metafísico, para investigar a fondo la verdadera naturaleza de las cosas, para acercarse cada vez más a la verdad, era un proceso indispensable.

 

Reiji entonces repentinamente interrogó a Felmenia.

 

Reiji: “Entonces Sensei, ¿eres capaz de usarlo también?”

Felmenia: “No... Ciertamente, si quisiera probarlo, entonces no sería imposible, pero ...”

 

En este momento, Felmenia probablemente no sería incapaz de realizar la magia de la que estaban hablando. Más bien, como estaba ahora, probablemente podría hacerlo fácilmente sin ningún obstáculo. Pero en lugar de usar eso, usar la magia del mundo de Suimei era mucho más poderosa y eficiente. Como no estaba restringida a los atributos y elementos, podría generar resultados sin restricciones.

 

Al explicar su punto de vista, entendía que era capaz de usar hechizos mucho más fuertes, pero no quiso decir nada, lo que dejó a Felmenia un poco preocupada al responder. Mientras iba con un ‘Mumumu ...’ y una cara malhumorada, Io Kuzami parecía haber visto a través de ella y corto la conversación.

 

Io: “Esa magia mía es poderosa, ¿sabes? Si estás tan convencida, ¿te gustaría probar y ver?”

Felmenia: “No, no es como si estuviera dudando del poder del hechizo ...”

 

Mientras Io mostraba una actitud provocadora, Felmenia no mostró signos de saltar, ya que estaba un poco perpleja. En su lugar, respondió Suimei.

 

Suimei: “Déjalo por la paz.”

Io: “Qué, qué aburrido”.

 

Escuchando las palabras de Suimei, Io Kuzami respondió con insatisfacción.

 

Por ahora, ella renunció silenciosamente, pero tal como lo indicaba su confianza en sí misma, su magia probablemente era bastante poderosa. Si lo que había poseído a Mizuki era un espíritu conectado a este mundo como Suimei pensaba, su conexión a los elementos debería estar a un nivel más alto que el de cualquier humano. En consecuencia, su propia magia también sería más poderosa.

 

Incluso si Felmenia usara la misma magia, probablemente no alcanzaría el nivel de Io Kuzami.

 

Mientras Io Kuzami estaba haciendo una expresión de insatisfacción, Liliana entró a la sala de estar. Después de mirar dentro de la habitación desde la puerta, rápidamente entró en la habitación hacia Suimei y los demás. Observando cada una de sus encantadoras acciones, las mujeres en la habitación sonreían ampliamente.

 

Sin embargo, contrariamente a la expectativa de que iba a tomar asiento, por alguna razón, Liliana se dirigió hacia Io Kuzami, quien le estaba devolviéndole una amplia sonrisa.

 

Io: “¿Has terminado de divertirte con los gatos? ¿Hm?”

 

Io Kuzami hizo una expresión como si estuviera tratando con la alegría de un niño, Liliana no le respondió. Todo lo que hizo fue poner una cara amarga y miró a Suimei.

 

Liliana: “Suimee, ¿Mizuki todavía se comporta de manera ridícula?”

Suimei: “... Bueno, tal como puedes ver.”

Io: “Llamarme ridícula es bastante impertinente de tu parte. Estoy perfectamente normal, ¿sabes?”

 

Io Kuzami frunció el ceño al ser completamente ignorada mientras Liliana seguía con una expresión sombría.

 

Liliana: “No, no lo creo. Siento que ‘algo’ malo te ha poseído”.

 

Para ser más correcto, sería ‘algo’ poco cooperativo, pero dejemos esa parte a un lado. A diferencia de Reiji y Titania, era inevitable que Liliana sintiera algo sobre la condición de Io Kuzami. En este mundo, el poder nacido de la malicia llamado “poder de la oscuridad” probablemente percibió algo amenazador. Fue justo como Suimei esperaba.

 

De repente, Io Kuzami hizo una mueca cuando Liliana la miró más de cerca, y luego ...

 

Liliana: “Y, ei.”

 

―Gyuuu.

 

Io: “Fuuu!?”

 

Como si lo estuviera esperando, Liliana tiró de ambas mejillas de Io Kuzami.

 

Al ver esa conducta, todos, excepto Liliana, tenían los ojos aturdidos. Suimei no podía saber lo que estaba haciendo. No, ya que tenía las mejillas de Io Kuzami en sus manos, solo había una cosa que podía estar haciendo: Liliana tenía las mejillas de Io Kuzami fuertemente apretadas y las estaba tirando y girando como arcilla.

 

Io: “Fuga, ¿qué efta pafando? ¿Qué prefendes?”

Liliana: “Saca a Mizuki. No, rápido, deja a Mizuki y vete.”

Lefille: “¡Oye! ¡Lili!”

 

Liliana continuó retorciendo las mejillas de Io Kuzami mientras trataba de expulsarla físicamente. Incapaz de dejar pasar sus acciones, Lefille trató de interponerse entre ellas en un gesto de confusión.

 

Cuando Liliana estaba deprimida, Mizuki la había animado y se había preocupado mucho por ella. Probablemente por eso, ella estaba tratando de expulsar a Io Kuzami apretando sus mejillas. A su manera, debió sentirse como si tuviera una deuda de gratitud que la llevó a acciones tan excesivas.

 

Finalmente, Lefille logró alejar a Liliana de Io Kuzami. Sin embargo, no parecía tener intención de rendirse aún, y apunto un dedo a Io Kuzami.

 

Probablemente estaba planeando usar su disparo astral para darle un buen golpe. Al ver esto, Suimei la llamó sin airearse.

 

Suimei: “Liliana, detén eso.”

Liliana: “¿Por qué? Si algo, ha poseído a Mizuki, ¿esto, no lo expulsara?”

Suimei: “No, probablemente es inútil. Ríndete.”

Liliana: “Mu ... yo, entiendo”.

 

Al escuchar sus palabras, Liliana bajó el brazo con desaliento. Por otro lado, Reiji y Titania parecían no tener idea de lo que estaba pasando.

 

―Disparo astral. Extendía el propio cuerpo astral del usuario para dar un impacto directo al cuerpo astral del oponente.

 

Cuando esto se manifestaba, hacia uso de la naturaleza que une el cuerpo físico con el cuerpo astral.

 

El cuerpo astral es la cáscara de la conciencia que envolvía el alma: Para decirlo de manera aproximada, era adecuado llamarlo un concepto que combinaba las cosas conocidas como alma y conciencia. Dado que tenía el concepto de “conciencia” adherido a él, cuando uno dormía o se desmayaba, ya no estaría adherido al cuerpo y desaparecería, por lo tanto, en esa condición, el disparo astral no le haría nada a este oponente.

 

Actualmente, Mizuki no estaba consciente, estaba en un estado donde el disparo astral sería considerado inefectivo. Pero en realidad, el cuerpo astral de la cosa que posee a Mizuki estaba conectado a su cuerpo físico, por lo que el disparo astral terminaría afectando su cuerpo.

 

El objetivo de Liliana era probablemente usar disparo astral para tomar medidas decisivas contra la cosa que había poseído a Mizuki y, si las circunstancias lo permitían, sacarlo a la fuerza e instar a la mente de Mizuki a despertar.

 

Pero antes de todo eso, el acto de despertarla y arrancarla de su cuerpo, en otras palabras, causar la reaparición de una experiencia fuera del cuerpo, era imposible. Sin embargo, debido a que el propietario de la capa externa de la conciencia no era el alma, el cuerpo astral y el cuerpo físico no estaban conectados firmemente, por lo que había al menos una forma de sacarlo.

 

Un método tan hábil sería apropiado para el exorcismo. Este punto de vista fue probablemente el enfoque central de Liliana y podría decirse que es una buena decisión, pero en el momento actual, incluso si lo hiciera, no era como si la cosa que poseía Mizuki fuera a desaparecer, por lo que incluso si es expulsado, simplemente volvería a poseer a Mizuki sin mucha resistencia.

 

Si Suimei al menos supiera su nombre real, sería capaz de atarlo y obstruir cualquier intento de recuperación.

 

A pesar de haber sido atrapada sin piedad por Liliana, Io Kuzami por alguna razón tenía una expresión agradable cuando fijó su mirada en ella.

 

Io: “Oh niña del parche en el ojo. Tienes un lado bastante violento y peligroso, ¿verdad? Umu, esas prendas también son de mi agrado. Te haré mi discípulo.”

Liliana: “Me abstendré”.

Io: “Fumu, cierto. Ahora que te has convertido en mi discípulo, necesitas tu propio nombre en clave de oscuridad ... Umu, primero te daremos uno temporal, el emisario negro que esconde el ojo malvado del rey dragón, así que eso te hará ‘Dragon Eyes Black Lolita’.”

Suimei: “¿Es un juego de cartas ahora ...?”

Reiji: “Realmente es un nombre propio de un juego de cartas...”

Liliana: “Ella no me está escuchando ...”

 

Como si ella no hubiera escuchado la negativa de Liliana, Io Kuzami estaba avanzando en silencio con los preparativos para hacer a Liliana su discípula. Al ver su comportamiento altanero, la mitad de los ojos que la observaban estaban exasperados, mientras que la otra mitad estaba preocupada. Aunque esa fue básicamente su reacción a Io Kuzami desde el principio también.

 

Sin embargo, el caos en la residencia Yakagi aún no había terminado. Justo después de que una perturbación terminara, otra simplemente apareció aleteando.

 

Suimei: “―Hu?”

 

Suimei notó la abrupta irregularidad y dejó escapar su voz con un dudoso ceño.

 

Felmenia: “Suimei-dono. ¿Sucede algo?

Suimei: “Es un invitado. Además de eso ... Oioioi, ¡¿Va a entrar a la casa, así como así?”

 

La residencia Yakagi en el Imperio era lo mismo que la residencia Yakagi en Japón, tenía una barrera a su alrededor para detectar intrusos que usaban magia sensorial y de vigilancia.

 

Por eso, cuando hubo intrusos o visitantes, esa información se transmitía directamente a la cabeza de Suimei, tal como ahora, pero ...

 

Felmenia: “Suimei-dono, ¿quién es?”

Suimei: “Haa, ¿no es esa mujer peligrosa?”

Lefille: “¿¡Qu-qué- !?”

 

Escuchando las palabras abstractas de Suimei, Lefille fue quien gritó en voz alta. Solo por la frase “mujer peligrosa”, parecía haber adivinado quién era. En este mundo, había solo una persona a la que Suimei se refería de esa manera.

 

Mientras Lefille actuaba de manera sospechosa, Liliana, que estaba a su lado, frunció el ceño.

 

Liliana: “¿Hay algo mal? Lefille”.

Lefille: “¡La situación se ha puesto mal! ¡¿Hay algún lugar donde pueda esconderme?!”

Liliana: “Un escondite, ¿verdad? Si es eso, entonces están por todo el lugar, como allí”.

 

Liliana apuntó su mirada hacia un escritorio instalado en la esquina de la sala de estar con un edredón encima. Ciertamente, con su estatura actual, Lefille podría esconderse debajo de ella. Pero parecía terriblemente reducido, por lo que incluso si pudiera esconderse, todavía se sentiría constreñida. Sin embargo, como si dijera que era inevitable, llegó a convertirse en un viento rojo para saltar debajo de él.

 

... Después de un corto tiempo, el cuerpo de Lefille se acomodó debajo del escritorio. Pero su cola de caballo roja sobresalía y se balanceaba alrededor.

 

Era casi la misma definición de la frase, ‘no cubras tu cabeza solo para dejar tu trasero expuesto’.

 

Era una forma muy defectuosa de esconderse, pero como era una atmósfera en la que era difícil para alguien decir algo, nadie se lo había dicho.

 

Y luego, Titania se volvió hacia Suimei mientras hacía una mueca como si estuviera apretando los dientes con amargura.

 

Titania: “Suimei, cuando dices ‘mujer peligrosa’, ¿te refieres a su Alteza Imperial Graziella?”

Suimei: “Sí. Ahora que lo pienso, Titania odia a esa mujer también, verdad. ¿Debo rechazarla?”

 

Cuando Suimei preguntó: ‘¡Sácala! ¡Aléjala!’ salió de la esquina de la sala de estar. Sin embargo, ya que Suimei le estaba preguntando a Titania, no solo iba a ignorar su opinión, y la miraba mientras expresaba una expresión de preocupación.

 

Titania: “No, está bien. De hecho, soy bastante reacia, pero por favor, déjala en paz”

 

En otras palabras, estaba bien dejarla pasar. Si ella vino aquí, es probable que tuviera algún tipo de negocio. Pero, como era de esperar, Titania no pudo hacer nada con ella, así que solo dejó escapar un gran suspiro mientras corría contra sus verdaderas intenciones.

 

Después de que Suimei miró a Reiji, él también le devolvió el asentimiento.

 

En poco tiempo, la puerta de la sala de estar se abrió. Y quien apareció fue justo como él pensó, la princesa imperial, Graziella Filas Rieseld.

 

Sin una sola escolta, ella vino sola. Quizás fue debido a su inquebrantable concepto, pero incluso si estaba dentro de la ciudad imperial, la Residencia Yakagi debería haber sido un territorio hostil para ella. Pero, aun así, ella no parecía estar en guardia en lo más mínimo.

 

Y lo primero que salió de su boca, fue al menos algo parecido a una disculpa.

 

Graziella: “Lo siento. Los informes se habían acumulado, llego tarde.”

 

Ella llegó tarde. Estaba hablando como si hubiera estado establecido que vendría en primer lugar.

 

El grupo de Suimei la miraba con expresiones de asombro, y parecía que Graziella notó algo mientras miraba hacia la esquina de la sala de estar. Naturalmente, ella estaba mirando el escritorio donde se escondía Lefille y, por supuesto, su cola de caballo todavía sobresalía y se balanceaba.

 

No había razón para preguntar por qué la mirada de Graziella se estaba volviendo cada vez más severa.

 

Graziella: “... Por cierto, ¿qué es eso?”

 

Al escuchar su pregunta, la cola de caballo de Lefille saltó asustada. Lefille no pudo ver a nadie desde su escondite, y no estaba seguro de si sabía que Graziella la había descubierto ... Pero probablemente podría decirlo por la atmósfera.

 

Tal vez incapaz de soportar la extraña atmósfera, salió de debajo del escritorio.

 

Lefille: “Fu ... Así que me han encontrado”.

 

Lefille se había más o menos resignado. Pero parecía que no estaba lista para rendirse, y estaba actuando como si nada hubiera pasado y tratando de pasar su fracaso anterior debajo de la alfombra. A pesar de que estaba tratando de actuar bien, era triste que su apariencia no coincidiera con su actitud.

 

Por otro lado, cuando Graziella vio a Lefille (pequeña), su expresión se torció aún más.

 

Graziella: “... ¿Qué es esto? Parece alguien muy familiar”.

Lefille: “Eh? No, umm, yo soy, umm ...

 

Ella no había sido descubierta todavía. Mientras Lefille pensaba eso, intentaba engañar a Graziella tan tarde en el juego, pero Reiji y Titania hablaron un poco más rápido que ella.

 

Reiji: “Es Lefille-san”.

Titania: “Es la doncella del santuario-dono”.

Lefille: “AAAAAAAAAAH!! ¡No puedes decirle a ella!”

 

Los dos probablemente no tenían ninguna mala intención. Ellos solo transmitieron la verdad. Sin embargo, para Lefille, fue fatal.

 

Después de soltar un grito, la habitación se hundió en una atmósfera extrañamente silenciosa cuando un ‘Uu ...’ de Lefille resonó en el aire.

 

Graziella: “La Doncella del santuario-dono dices? ¿Esto?”

 

Cuando Graziella pidió confirmación, Lefille asintió una vez. Era bastante difícil creer que una persona pudiera encogerse, pero tal vez porque Graziella estaba familiarizada con la apariencia de Lefille, no podía simplemente tomarlo como algo imposible.

 

Por otro lado, Lefille fue repentinamente atrapada por una extraña idea.

 

Lefille: “Fu, fufu! ¿Quieres pelear? ¡Si es así entonces aceptaré tu reto! ¡No puedo usar el poder de los espíritus en esta forma después de todo! ¡Si vas a venir hacia mí, entonces ven!”

 

Dicho esto, Lefille comenzó a hacer boxeo de sombra y lanzó sus puños hacia Graziella. Sus puños eran bastante rápidos, pero solo aumentó la extrañeza de la situación y dejó a Graziella completamente aturdida.

 

Eventualmente, después de lograr asimilarlo todo, o tal vez porque sus emociones se habían hinchado, pasaron sus límites ...

 

Graziella: “―Fu! ¡HAHAHAHAHAHAHAHAHA! ¿¡Qué demonios es esto!? ¿No es demasiado? Pe-pequeña, te volviste pequeña, ¿sabes? ¡No importa cómo lo pongas, eso es sólo un juego sucio doncella del santuario-dono! ¡HAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHA!”

 

Graziella continuó riéndose. Estaba prácticamente convulsionando, aunque no iba tan lejos, su cuerpo estaba inclinado y sus manos se aferraron a su costado mientras se reía con ganas.

 

Hablando de Lefille, de quien se reía, ella estaba mortificada y ya estaba al borde de las lágrimas.

 

Lefille: “¡Maaaaaldicion! ¡No te rías! ¡No terminé así porque quisiera! ¡No te rías más! ¡Si no paras de reírte, no mostraré misericordia!”

 

Con lágrimas en los ojos, Lefille estaba pisando arriba y abajo mientras agitaba los brazos, y en un giro inusual para ella, incluso comenzó a maldecir. En respuesta a eso, Graziella habló mientras aguantaba su risa.

 

Graziella: “N-no, voy a cesar por ahora. Tengo una deuda que pagar con la doncella del santuario-dono, pero a este ritmo solo sería considerado como aprovecharse de los débiles. No es bueno intimidar a los débiles, ¿verdad? ¿Doncella del santuario-dono?”

 

Mientras hablaba mientras mostrando su rencor, Graziella apuntó una mirada significativa hacia Lefille. Parecía que ella estaba criticando algo que había surgido la última vez que se vieron. Lefille parecía no tener palabras, y después de temblar de frustración por un tiempo ...

 

Lefille: “¡UUWAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!”

 

Lefille dejó escapar su frustración a toda velocidad y salió volando de la habitación.

 

Y luego, como si atacara a su enemigo derrotado, la risa de Graziella llenó la habitación.

 

Graziella: “¡HAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHA! No puedo Esto es, demasiado ...”

 

Sus palabras no tenían ningún sentido de sarcasmo, por lo que probablemente encontró que la reacción de Lefille era honestamente divertida. Dejándose caer en una silla, ella soltó su risa continuamente.

 

Tras haber interpuesto la interpolación en el flujo de eventos, Suimei pensó en Lefille con una expresión compleja y gimió.

 

Peso: 
0

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 123: Titania-San, deja salir el secreto




Manual




... Después de un corto tiempo, cuando Lefille regresó, Graziella la interrogó.

 

Graziella: “¿Entonces qué pasó? ¿Cómo es el cuerpo de la Doncella del Santuario-dono termino así?”

 

Estaba preguntando seriamente, pero como su risa no se había desvanecido por completo, aún se podía ver una leve sonrisa en el rostro de Graziella. Lefille sacó la lengua y puso mala cara con una cara extremadamente infantil cuando respondió.

 

Lefille: “Nada en particular sucedió. Hmph!”

 

Viendo como Lefille giro la cabeza hacia el lado con ostentación, Reiji pregunto esta vez.

 

Reiji: “Pero, Lefille-san, la ves anterior cuando te volviste pequeña, precias tener más inconvenientes, ¿Verdad?”

Lefille: “Eso es cierto. Esta vez parece que mi fuerza no se ha ido completamente”

 

Mientras Lefille le explica a Reiji, Graciela continuo mientras casi se echaba a reír.

 

Graziella: “Sin embargo, es increíble que te hayas encogido”.

Lefille: “¿Tiene algún tipo de queja su Alteza?”

Graziella: “No, no, ese no es el caso. Más bien me parece divertido. ¿Qué tal si te presentas en la catedral en la Capital Imperial a intervalos fijos con esa forma? Con una forma tan dulce, si realizas tus actividades como doncella de los espíritus, los creyentes y los fieles vendrán en tropel. Aunque la mayoría de ellos probablemente vendría a pedir tu favor. Fu, fufufufufu...”

 

Graziella dejó escapar una risa ahogada. Probablemente estaba imaginando la imagen de ‘una pequeña Lefille tratando de ganar dinero en la catedral’.

 

Lefille: “¡Absolutamente no! ¡No soy un espectáculo!”

 

Después de que Lefille rechazó su propuesta, la expresión de Graziella de repente se volvió seria.

 

Graziella: “¿Qué estás diciendo después de todo esto? No importa cómo intentes ocultarlo, las figuras influyentes y las celebridades están destinadas a ser expuestas. Es bastante útil después de todo, así que no debería haber nada más que eso, ¿no?”

Lefille: “Muu ...”

 

Ese era sin duda un buen argumento. Era comprensible que Lefille no tuviera nada que responder.

 

Incluso si la exposición de palabras dejó una mala impresión, tuvo un efecto positivo, por lo que no fue algo malo en sí mismo. Realmente no se aplicaba a los sentimientos de la persona en cuestión, pero, en cualquier caso, no podía evitarse ya que era simplemente el precio de la fama.

 

Graziella: “Aun así, eres muy linda de esta manera. Ni siquiera puedo imaginarte en comparación con tu forma original”.

Lefille: “¡Cállate! ¡Incluso mi forma original es linda!

 

A pesar de que Graziella no dio aires de burla, Lefille objetó fuertemente sus palabras. Por otro lado, todos los que miran esto desde un lado probablemente están reprimiendo sus palabras de “¿Eso es lo que estás objetando?”

 

Lefille: “Suimei-kun! ¿No tienes una deuda que pagarle a su Alteza? ¡Derrotadla aquí mismo! ¡Redúcela a cenizas sin dejar rastro!”

 

La gran doncella del santuario hizo a un lado el problema y de repente sacó una sugerencia terriblemente violenta. Ella estaba instando a Suimei a resolver su disputa con Graziella aquí. Como era de esperar, Suimei no podría saltar a su declaración radical.

 

Suimei: “No.… no importa cómo lo pongas, eso es un poco ...”

Lefille: “¿¡No eres mi aliado!?”

Suimei: “Lefille, a veces realmente dices cosas absurdas eh... Oi, tu ¿has algo al respecto?”

 

Diciendo eso, Suimei miró a Graziella. En cuanto a Graziella, ella estaba mostrando una expresión un tanto disgustada hacia la actitud de Suimei, que no llevó a nadie a pensar que estaba hablando con un miembro de la realeza en absoluto.

 

Graziella: “Eres tan degradable como siempre, bastardo. Sigo siendo la princesa de una nación, ¿sabes? ¿No tienes la gracia de cuidar tu forma de hablar como un plebeyo?”

Suimei: “¿De verdad crees que intentaré adular a alguien después de que viniera y buscara pelea?”

Graziella: “Es verdad. Incluso cuando trato de imaginarte hablando cortésmente, me tiembla la espalda”.

 

Cuando Graziella hizo una sonrisa provocativa, una vena apareció en la frente de Suimei.

 

Suimei: “¿Qué dijiste?”

Lefille: “Suimei-kun! ¡Hazlo! ¡Yo lo permito!”

 

Cuando Suimei se agitó, Lefille aprovechó la oportunidad. No había manera de que la conversación pudiera avanzar de esa manera. Io Kuzami se estaba riendo con ganas, pero los demás estaban preocupados, y Reiji ya no podía quedarse de pie y mirar mientras representaba a los demás.

 

Reiji: “Hey Suimei, termina con esto aquí”.

Suimei: “Yo no estoy realmente...”

Reiji: “Graziella-san también, ¿de acuerdo?”

 

Reiji habló y sonrió a Graziella. Probablemente estaba tratando de calmarla y hacer que retrocediera a su manera. Sin embargo, ¿esa Graziella se retirara así como así?

 

Todos en la sala lo pensarían, pero ...

 

Graziella: “.... Uu, bueno, tienes razón”.

 

Graziella retrocedió. Con extrema facilidad. Suimei pensó que su intercambio duraría un tiempo más, y abrió mucho los ojos ante el inesperado desarrollo.

 

Graziella: “... ¿Qué sucede? Cada uno de ustedes está poniendo una cara extraña “.

Suimei: “No, solo pensé que te habías retirado con bastante facilidad ...”

Graziella: “¿Es algo malo?”

Suimei: “No es algo malo, pero ...”

 

Fue difícil de tragar. Justo ahora con Lefille, la razón por la que Graziella se retractó fue porque Lefille se había vuelto pequeña, pero fundamentalmente, Graziella era una mal perdedora. Así que para que ella simplemente retrocediera contra un oponente como Suimei con quien tenía asuntos pendientes, a Suimei le resultó difícil convencerse de ello.

 

Si hubiera una suposición que pudiera hacer, sería que fue a cause del mediador, Reiji. Y el hecho de que Graziella parecía algo inquieta ...

 

Suimei: “Eh? ¿Qué es esto? ¿Este Reiji capturó a otra más?

Titania: “Eso es ... lo que parece”.

Io: “Umu. Eso parece.”

Graziella: “Oioi, justo cuando es que fui capturada...?”

 

Al escuchar a Titania e Io Kuzami estar de acuerdo con él, Suimei dejó escapar un suspiro de asombro. En cierto modo, era lo mismo de siempre, pero todavía no podía detener su suspiro de asombro.

 

Esto era desconocido para el grupo de Suimei, pero después de que el caso en el estado autogobernado hubiera llegado a su fin, la opinión de Graziella sobre Reiji se había vuelto bastante favorable.

 

Titania, que sabía de las circunstancias, solo se quejaba a sí misma diciendo: “Es culpa de Reiji-sama por haberla salvado ...” en un tono insatisfecho.

 

De todos modos.

 

Suimei: “... Más bien, sé que es bastante tarde para preguntar, pero ¿por qué demonios estás aquí?”

 

Ciertamente ya era bastante tarde. Cuanto Suimei pregunto a Graciela ella frunció el ceño ante esa mirada con una cara de confusión.

 

Graziella: “¿Qué? ¿No te lo han dicho?

Suimei: “...?”

 

Naturalmente, incluso si Graziella decía eso, Suimei no sabía qué estaba pasando. Todo lo que sabía era que Titania le había dicho que la dejara pasar, y el resto era un misterio para él.

 

Por otro lado, Reiji parecía saber lo que estaba pasando y estaba fingiendo inocente.

 

Reiji: “Eh? ¿No te lo dije?”

Suimei: “Oi, no escuché nada de esto? Si tienes alguna razón, entonces dímela apropiadamente.”

Reiji: “Suimei. Su Alteza Imperial, Graziella, fue con nosotros al estado autogobernado”.

Suimei: “¿Ah? ¿Qué demonios?”

Graziella: “Es culpa del oráculo de esa molesta diosa. Después de que ustedes abandonaran la capital imperial, surgió un oráculo que me decía que acompañara a Reiji, y es por eso que hoy también estoy aquí”.

 

Dicho esto, Graziella explicó la situación más detalladamente.

 

Hablo acerca de los detalles de cómo fue ella junto con ellos, y acerca de cómo estaba siendo agregada a la conversación que estaban teniendo. Al escucharla, Suimei dobló su brazo sobre el escritorio mientras él gemía, y la interrogó.

 

Suimei: “Entiendo por qué estás aquí. Pero lo que es más importante, ¿está bien que salgas con nosotros de esta manera?”

Graziella: “No se puede evitar. Mientras mantenga mi carácter público, no puedo seguir intentando matarte. Si es necesario, incluso si soy reacia, no puedo seguir haciendo eso”.

Suimei: “Bueno, realmente no me importa mientras te contengas”.

 

Dicho esto, Suimei luego volvió su mirada hacia sus compañeros.

 

Felmenia: “Ah, no tengo ningún pensamiento en particular sobre el asunto”.

 

Felmenia negó con la cabeza como si no tuviera ningún mal presentimiento. Mientras la princesa de su propia nación mostrara autocontrol y la acompañara, como su ayudante, probablemente no podría expresar su opinión sobre el asunto de ninguna manera.

 

Por otro lado, Lefille miró a Suimei con una mirada insatisfecha. Todavía quedaban los efectos duraderos de lo que acababa de suceder, por lo que probablemente se mostró renuente. Sin embargo, después de que Graziella hablaba así, no podía ser terca al respecto.

 

Graziella: “Comenzando de nuevo, soy Graziella Filas Rieseld. Estoy segura de que no me tratarán favorablemente, pero tenga en cuenta que estaré viajando con Reiji y los demás”.

 

Después de hacer una breve introducción, Graziella se volvió hacia Liliana.

 

Graziella: “Liliana Zandyke, ha pasado un tiempo”.

Liliana: “Es bueno verte de nuevo.”

Graziella: “Si alguna vez quieres regresar a los Doce de Elite, entonces te escucharé, ¿De acuerdo?”

Liliana: “No, ya no tengo ninguna intención de volver”.

Graziella: “...Ya veo. Bueno, en ese caso no se puede hacer nada”.

 

Mientras Liliana negaba con la cabeza, mostró sus fuertes sentimientos de rechazo, y Graziella retrocedió sin acosarla. A partir de su actitud, Suimei pensó que no eran más que palabras políticas, pero debido a que vislumbró una atmósfera un tanto decepcionada, probablemente quería que Liliana regresara.

 

Si se tienen en consideración las habilidades de Liliana, era algo que comprendía Suimei, pero incluyendo a Rogue, la brecha dejada por los dos probablemente era tan grande que no podía pasarse por alto.

 

Graziella: “Y entonces, ¿de cuánto han hablado?”

 

Graziella pregunto a Reiji.

 

Reiji: “Veamos, hablamos sobre el General Demonio Ilzarl, y casi terminamos de hablar sobre Mizuki”.

Graziella: “Ya Veo. Entonces eso significa que llegue a tiempo para hablar de eso”.

Suimei: “¿Eso?”

 

Al escuchar las palabras abstractas de Graziella, Suimei ladeó la cabeza hacia un lado.

Entonces, Reiji contesto de inmediato.

 

Reiji: “Suimei, se trata de la razón por la que fuimos al estado autogobernado”.

Suimei: “Aah, te refieres a esa arma o lo que sea que el héroe dejó atrás eh”.

Reiji: “Si. Es esto.”

 

Reiji luego sacó algo del bolsillo del pecho, un accesorio de plata.

 

Tenía una gema azul incrustada en su centro y tenía la forma de una insignia alada. Su diseño era similar a una medalla de un país extranjero, y su construcción era bastante delicada.

 

Al ver eso, Lefille hizo una expresión de asombro.

 

Lefille: “Reiji-kun, ¿qué pasa con ese accesorio?”

 

Sus dudas eran naturales. Por la conexión lógica de sus palabras, estaba a punto de mostrarles un arma. Sin embargo, lo que sacó fue un pequeño adorno que no parecía en absoluto un arma. Aparte de Lefille, todos los demás tampoco pudieron evitar inclinar sus cabezas hacia un lado.

 

Reiji: “Lefille-san. Esta es el arma que se dice que fue dejada por el héroe”.

Lefille: “¿Esto?”

Felmenia: “... Reiji-dono. Para mí, solo parece un adorno, pero ¿está dotado de una especie de poder místico?

 

Felmenia estaba algo desconcertada cuando preguntó por el adorno. Al escuchar su pregunta, Reiji hizo una expresión como si le fuera difícil decirlo.

 

Reiji: “Ciertamente parece estar dotado de poderes místicos, pero ...”

 

Mientras miraba el adorno y se lo explicaba a Felmenia, Reiji pareció notar algo de repente. Y al final de su mirada debajo de sus cejas, estaba la cara sombría de Suimei.

 

Reiji: “Suimei?”

Suimei: “No, eso es un arma ¿verdad? Entonces, ¿por qué parece un accesorio que puedes encontrar en cualquier parte?”

Reiji: “Ah, sí. Se transforma. En una espada.”

Suimei: “Esta cosa eh ...”

 

Mientras exhalaba vagamente, Suimei acarició su propia mandíbula y examinó el objeto en la mano de Reiji y lo inspeccionó desde diferentes ángulos.

 

Reiji luego hizo una expresión sombría cuando comenzó a explicar.

 

Reiji: “Cuando lo vi por primera vez, también me pareció extraño que pareciera un adorno. Pero esta cosa definitivamente se transforma en un arma. Aunque no sé en absoluto por qué es así”.

 

Después de que terminó de hablar, Reiji notó que las miradas a su alrededor no se dirigían al adorno, sino a el mismo. Eran todas miradas esperando que lo convirtiera en un arma.

 

Sin embargo...

 

Reiji: “Lo siento, no puedo convertirlo en un arma”.

Felmenia: “Qué quieres decir. Si puedes declarar que se convierte en un arma, eso significa que lograste hacerlo, ¿no?”

Reiji: “Sí, es cierto, pero parece que hay algún tipo de condición para transformarlo, la única vez que pude hacerlo fue esa vez”.

Titania: “Flama blanca-dono. La única vez que Reiji-sama fue capaz de transformarlo en un arma, estaba en medio de la batalla. En ese momento, nos llevaron a una posición desfavorable, pero cuando Reiji-sama gritó, se transformó repentinamente ...”

Reiji: “En el momento en que esto se convirtió en un arma, prácticamente olvidé la diferencia de capacidad entre yo y el General Demonio. A pesar de que era una situación tan desesperada”.

Lefille: “¿Quieres decir que después de que se convirtió en un arma, Reiji-kun de repente se hizo más fuerte?”

 

El fortalecimiento de la capacidad física probablemente no afectó a Lefille. La que contestó sus dudas, fue una de las que lo vieron, Graziella.

 

Graziella: “Solo por lo que vimos, esa arma probablemente refuerza el poder de su propietario y le otorga habilidades. También estaba manipulando algún otro poder especial. Ciertamente fue apropiado para ser llamado el arma de un héroe”.

 

Mientras asentía en comprensión, Graziella habló sobre el arma. Al ver que no se estaba burlando de eso, la fuerza de Reiji después de transformar el adorno en un arma debe haberle dejado una gran impresión en ella.

 

Hablando de los demás, todos a excepto del grupo de Reiji estaban solo medio convencidos, o, mejor dicho, nada de eso parecía tener un sentido de la realidad. Pero eso era natural. No pensaron que Reiji y los demás estaban mintiendo, pero lo único que se les mostró fue un adorno, y Reiji no podía convertirlo en un arma.

 

Allí estaba el dicho de ver es creer. Y la información visual que estaban recibiendo no coincidía con las palabras que escuchaban.

 

De repente, Felmenia miró a su lado y miró la cara de Suimei.

 

Felmenia: “Suimei-dono?”

Suimei: “Hoou, así que esto es ...”

 

Después de su pregunta, Suimei respondió con un tono sospechoso un poco más tarde. Mientras contemplaba el arma dejada por el héroe, estaba emitiendo una atmósfera extraña como si estuviera fuera del grupo. Sin embargo, Titania parecía ver su comportamiento como escéptico.

 

Titania: “Puede que no nos creas, pero todo lo que acabamos de decir es la verdad. Después de que Reiji-sama convirtió eso en un arma, el General Demonio que me presiono en una dura lucha fue fácilmente abrumado...”

 

Mientras hablaba de eso, parecía que Titania recordaba la figura galante de Reiji, y tenía una expresión un tanto fascinada. Lo que había dicho antes estaba mal de alguna manera, Suimei no dudaba de que era solo su alucinante ilusión.

 

Pero dejando eso a un lado, Reiji entonces pareció tener un repentino destello de revelación y dio una palmada.

 

Reiji: “Ahora que lo pienso, Titania también usó una espada eh. Me sorprendió que fueras tan fuerte.”

Titania: “No, no es para tan...”

 

Titania siguió el flujo de la conversación y respondió de manera humilde y femenina, pero ...

 

Titania: “Ah”.

 

Al final, lo que salió fue una voz aturdida como si ella estuviera diciendo ‘oh mierda’.

 

En cuanto a Suimei, a quien se le había prohibido hablar de ello, al ver su comportamiento idiota, su asombro era irreprimible.

 

En cuanto a la chica que lo soltó, estaba temblando frente a Reiji. Moviéndose excesivamente en confusión, no pudo descifrar correctamente ninguna palabra para decir.

 

Titania: “Ah, no, eso fue, eso fue, eso fue ...”

 

Sin embargo, en completo contraste con ella, Reiji elevó su voz alegremente.

 

Reiji: “Caray, si eras tan fuerte entonces deberías habérmelo dicho en primer lugar. Soy prácticamente un aficionado, me hubiera gustado que me enseñaran a pelear o cosas así”.

Titania: “……...”

 

Por supuesto, Reiji en realidad no la criticaba, pero la forma en que Titania se había quedado completamente sin palabras parecía haber indicado que ella lo había tomado de esa manera. En su cabeza, ella ya estableció que ‘fuerte con una espada = marimacho = odiado’, de alguna manera misteriosa, por lo que revelarlo era un asunto serio.

 

Mirando a Titania que estaba temblando sin parar, Graziella mostró una expresión curiosa.

 

Graziella: “Tú, ¿no sabías que su Alteza Real Titania es fuerte?”

Reiji: “Eh? Graziella-san ya lo sabía?

Graziella: “Obviamente. Su Alteza Real es ...”

Titania: “AAAAAAAAAAAAAH! ¡No puedes, no puedes, no puedes! ¡No puedes decir eso su Alteza Imperial!”

 

Justo cuando Graziella estaba a punto de revelar la identidad de Titania, Titania se acercó a ella con una voz tremenda y vigorosa. En respuesta a eso, Graziella la miró con una mirada fría.

 

Graziella: “No tengo idea de por qué tienes que ocultarlo, pero después de mostrarle ese tipo de pelea, ¿no es demasiado tarde?”

Titania: “P-pero ...”

 

Habiendo dicho esto, Titania vaciló. Ella todavía se oponía a eso, probablemente porque no quería ser odiada por Reiji. Era lamentable a su manera, pero debido a que estaba muy fuera de lugar, sus alrededores estaban llenos de una atmósfera completamente desconcertada.

 

Ver la figura ingobernable de Titania probablemente dejó a su vasallo con sentimientos complicados. Y así, Felmenia comenzó a explicarlo.

 

Felmenia: “Reiji-dono. Su Alteza la Princesa es una de las Siete Espadas. Ella es el cuarto asiento de las Siete Espadas, y su segundo nombre es Princesa del Crepúsculo. Incluso en esta región del norte, ella es un espadachín en el pináculo absoluto”.

Reiji: “-------”

 

De repente, se sintió como si el sonido de alguien que se estaba volviendo completamente pálido se pudiera escuchar, tal era la horrible cara de Titania. Finalmente, ella fue descubierta. Mientras hacía una expresión como si la hubieran arrojado a la mayor desesperación, la reacción de Reiji fue extremadamente positiva.

 

Reiji: “¡Increíble! ¿Tia es realmente tan increíble!?”

Titania: “Eh?”

Reiji: “... ¿Qué pasa?”

 

Ella reaccionó como si fuera algo completamente inesperado... Y en respuesta, Reiji la interrogó en un tono curioso. Habiéndose finalmente reconocido la incoherencia entre sus expectativas, ambos estaban parpadeando de sorpresa.

 

Finalmente, Titania se atrevió a preguntar.

 

Titania: “R-Reiji-sama? U-um, ¿no te hace pensar que soy poco femenina?”

Reiji: “¿Por qué?”

Titania: “P-pero, asaltar vigorosamente a un oponente con una espada, es muy poco femenino ... Um, parece aburrido para una mujer”.

Reiji: “Uun, eso no es cierto. ¿No es Tia muy femenina y modesta? Más bien lo respeto”.

Titania: “¿D-De verdad?”

Reiji: “Si.”

 

Después de que Reiji hizo un breve asentimiento, la cara de Titania se iluminó de repente.

 

Por otro lado, habiendo observado su pequeño intercambio desde un lado, Graziella torció la boca con cinismo.

 

Graziella: “La percepción de su Alteza Real es todavía demasiado ingenua. Un hombre que ofreció voluntariamente su propio cuerpo para proteger a otros del mal nunca consideraría a una mujer como una herramienta para llenar su codicia por el dominio. Además, si usar una espada hace que una mujer se convierta en un violento marimacho, la Doncella del Santuario-dono sería la encarnación absoluta de lo grosero, ¿no es así?”

Lefille: “¡No me uses como referencia!”

 

Cuando Graziella miró a Lefille como si la estuviera ridiculizando, Lefille levantó las manos y gritó. La estaban arrastrando por completo.

 

Por otra parte, Suimei se encogió de hombros y habló a Titania.

 

Suimei: “Ya te lo había dicho antes. A Reiji no le importaría ese tipo de cosas”.

 

Y mientras lo hacía, Reiji fue quien le contestó.

 

Reiji: “Eh? Suimei lo sabía?

Suimei: “Hm? Ah, bueno, sí. Después de que casi me mata a golpes, ella selló mi boca”.

Reiji: “... ¿Qué? ¿Peleaste con Tia?”

 

Cuando Reiji preguntó, miró a Suimei con una mirada crítica y algo sospechosa.

 

Sin embargo, la que comenzó a entrar en pánico fue Titania.

 

Titania: “¡N-no fue nada! Eso fue pues, um, hubo un conflicto de opiniones entre Suimei y yo, o más bien hubo un malentendido ... hubo varios, um, varios ...”

 

El duelo en ese momento era algo que Titania comenzó. Además, a pesar de tener una razón adecuada para hacerlo, era cierto que ella apunto su espada hacia él, por lo tanto, no quería que Reiji lo supiera.

 

Sin embargo, Reiji parecía haber hecho su propio ‘Reiji’ como un malentendido...

 

Reiji: “Aaaah, Suimei hiso enojar a Tia, ¿verdad?”

Suimei: “¿Ah? HAAAAAA!? ¿¡Por qué soy el malo aquí!?”

Reiji: “Quiero decir, después de venir a este mundo, también hiciste enojar a Sensei. ¿No hiciste algo de nuevo?”

 

Cuando Reiji lo miró con escepticismo, Suimei intentó objetar su afirmación.

 

Suimei: “¿¡Justo cuando hice enojar a Tia!? O más bien, ese tipo de cosas nunca sucedió, ¿verdad?”

Reiji: “Pero no puedo pensar en otra cosa ... Como se esperaba, Suimei debió haber hecho algo sin ser consciente de ello. ¿Qué tal disculparse y los dejas de lado?”

Suimei: “¡Ese asunto ya se resolvió hace tiempo ...! Realmente me arrastraron a una experiencia terrible allí ... Oi, Tia, ¿es culpa tuya, sabes ...? ¿Tia?”

 

No hubo respuesta a la primera llamada, Suimei la llamó de nuevo, pero Titania hizo cas omiso.

 

Reiji: “Fufufufufu ... Incluso una mujer fuerte no es un problema para Reiji-sama ... Ahora que sé esto, no hay nada de qué asustarse. Si se trata de un General Demonio o de un rival de amor, todo lo que tengo que hacer es cortarlos a todos y acabar con ellos...”

 

Mientras Titania estaba haciendo una sonrisa oscura, ella murmuró para sí misma con un tono agudo. Era como si de repente recibiera una revelación, pero era violenta hasta el extremo. Suimei sintió que podía ver una atmósfera oscura y un aura peligrosa a su alrededor.

 

Por otro lado, mientras Reiji la estaba mirando, solo hizo una sonrisa rígida cuando Suimei habló.

 

Suimei: “... Realmente no lo entiendo, pero parece que está súper motivada ... ¿verdad? Está bien decir que el malentendido ha terminado, ¿verdad?”

Reiji: “... Probablemente”.

 

Cuando Suimei dejó escapar un gran suspiro, instó a cambiar el tema de conversación. Hablando honestamente, a él realmente no le importaba este tema, y ya no estaba comprometido.

Peso: 
0

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 124: Con el tiempo habrá que hablar de ello




Manual




Dentro de esa atmósfera delicada, de repente, un sonido vino de la entrada de la sala de estar.

 

Cuando todos cambiaron su atención al pequeño golpeteo, vieron a un gato entrando.

 

“Nyaa”.

 

Desde la puerta ligeramente abierta, intentaba ser notada y apelaba a su presencia.

 

¿Qué sucede con este gato? No parecía que quisiera ser atendido.

 

La experta en el campo, Liliana, fue la primera en encargarse de esto.

 

Ella se dio la vuelta y se giró hacia Reiji.

 

Liliana: “Tiene una petición, para el héroe Reiji”.

Reiji: “Eh? ¿Yo?”

Liliana: “Si. Los gatos parecen estar hambrientos, y quieren, ser alimentados”.

Reiji: “Así que ¿por eso está llamando? Umm, un. Si es solo eso, entonces realmente no me importa ...”

 

Reiji mostró su comprensión. Al principio, se preguntaba por qué tenía que ser él y probablemente tenía tales pensamientos, pero como no tenía razón para negarse, simplemente asintió. Su naturaleza de corazón blando estaba empujando su espalda, pero aun así no podía negarse que estaba un poco desconcertado.

 

Entonces Felmenia se ofreció a ayudar.

 

Felmenia: “Reiji-dono, me encargaré de la comida de los gatos. Lily, ¿está bien?”

Liliana: “No, quieren que sea Reiji, pase lo que pase. Los gatos, parecen estar interesados, en Reiji”.

Reiji: “¿En mí?”

Liliana: “Es probable que esté relacionado con la protección divina del ritual de invocación del héroe. Los gatos, probablemente están sintiendo tu poder sagrado”.

 

Al escuchar la historia de Liliana, Reiji se volvió hacia el gato y le preguntó: “¿Está bien si soy yo?” El gato respondió con un enérgico ‘¡Nyaa!’ Ese comportamiento adorable hizo que Reiji sonriera, y él rápidamente le quitó la comida a Liliana y se dirigió a la calle.

 

…... Mientras no odiara a los gatos, no había tal cosa como un humano al que no le encantaba ser amado por los gatos. Reiji también parecía feliz sin presentar ninguna aparición.

 

Poco después de que Reiji saliera de la sala de estar, Liliana frunció el ceño mientras murmuraba.

 

Graziella: “... ¿No fue eso demasiado forzado?”

 

Graziella parecía haberse dado cuenta de que esas palabras tenían un significado oculto detrás de ellas y habló.

 

Suimei: “Como pensé, ¿fue tu intención separar a Reiji de nosotros?”

Liliana: “Sí. Si Reiji está aquí, entonces hay cosas de las que será difícil hablar. Por todos los derechos, planeaba que Mizuki, fuera con él, pero...”

 

Diciendo eso, Liliana miró al lado hacia Io Kuzami. Como era de esperar, su ojo izquierdo tenía un brillo de desconfianza detrás de él.

 

Sin embargo, Io Kuzami actuó como si no le importara en absoluto.

 

Io: “No hay necesidad de preocuparse por mí. Está bien. Puedes pensar en mí como una escultura divina cuya belleza obliga a uno a adorar su santidad en todo momento”.

 

A pesar de decir que no le importara, su ejemplo estaba un poco mal ahí. Si esa fuera la verdad, solo sería una molestia para los ojos. Aunque hablaba de su excesiva belleza, solo significaba que tenía la intención de quedarse y escuchar. Mientras Liliana miraba a Suimei para confirmar si estaba bien, él le devolvió el saludo.

 

Felmenia: “... Entonces, Lily, ¿ese gato también fue algo que preparaste?”

Liliana: “Si. Hice que los gatos, cooperaran conmigo. Debí decirlo antes, ¿verdad?”

 

Liliana asintió de nuevo a la pregunta de Felmenia. Así que esto era lo que estaba haciendo cuando comenzaron su conversación y ella estaba a solas con los gatos. Como era de esperar, sus acciones fueron extremadamente cautelosas.

 

Y entonces, Liliana continuó.

 

Liliana: “Entonces, ¿está bien para mí empezar?”

 

Parecía que ella tenía algo de lo que quería hablar. A medida que la atención de todos se concentraba en ella, Liliana comenzó a hablar de su manera habitual desconectada.

 

Liliana: “Es, sobre el arma, eso de lo que estábamos hablando”.

Titania: “Liliana. Al respecto, ¿no llegamos a la conclusión de que era algo de lo que no sabíamos más?”

 

La charla sobre el arma ya había terminado. Mientras Titania lo señalaba, Liliana soltó un ‘No.…’ mientras se giraba hacia Suimei.

 

Liliana: “Suimee, cuando estábamos hablando del arma, tus respuestas fueron vagas, ¿verdad?”

Suimei: “Hm? ¿De verdad?”

Liliana: “Sí. Suimei, sabes acerca de esa arma.”

Suimei: “¿Por qué piensas eso?”

Liliana: “Cuando estábamos hablando del arma, la actitud de Suimei fue francamente algo sin compromiso. Además, cuando Suimei ve algo que no entiende, pone una cara muy seria e inquisitiva. No había, prácticamente nada de eso, solo una actitud desaliñada”.

 

Por eso ella concluyó que definitivamente era algo que él sabía. Teniendo su investigación perceptiva empujada ante él, Suimei levantó ambas manos como si estuviera renunciando.

 

Suimei: “Como se esperaba de Liliana. Muy perceptivo de tu parte.”

Graziella: “Aunque ya no lo sea, Liliana seguía siendo una de los Doce de Elite del Imperio. Es sólo natural.”

 

Por alguna razón Graziella hizo un seguimiento aquí. Tal vez quería decir que las personas del Imperio son competentes. Suimei se molesto un poco por es amuestra innecesaria de orgullo, pero…

 

Suimei: “Es un poco diferente de lo que he visto, pero ¿no es eso un Sacramento?”

 

Cuando Suimei dijo esto, las expresiones de Titania y Graziella cambiaron al mismo tiempo. Hasta ahora, nunca mencionaron el nombre oficial del arma, por lo que probablemente se sorprendieron de que surgiera.

 

Incluso desde el lado de Suimei, Felmenia fue la primera en interrogarlo.

 

Felmenia: “Suimei-dono, entonces como se esperaba, ¿sabes algo al respecto?”

Suimei: “Bueno, más o menos... Realmente es más o menos. Sacramento es el nombre de un arma de nuestro mundo, más específicamente, es artillería pesada”.

 

En un giro inusual para Suimei, adelantó su explicación sin tener ninguna confianza. Sorprendida por ese hecho, Graziella habló.

 

Graziella: “En otras palabras, como pensamos, eso es un arma de tu mundo”.

Suimei: “...? ¿Como pensabas?

Graziella: “Estoy segura de que ya sabías que era una reliquia dejada por un héroe, pero el nombre de otro elemento que se quedó atrás usaba un lenguaje de tu mundo. Llegamos a la conclusión de que era probable que fuera el caso”.

Suimei asintió con un “Ya veo...” Mientras asentía con una expresión ligeramente curiosa, Graziella continuó.

 

Graziella: “Así que, ¿qué es eso?”

Suimei: “Incluso si me preguntas eso...Bueno, en pocas palabras, utiliza misterios que son diferentes de la magia, y es un arma increíble. Cuando alguien se convierte en su dueño, incluso aquellos que son impotentes serían capaces de manipular un poder extraordinario... O eso parece. Bueno, por lo que ya he oído, estoy seguro de que todos vieron el tipo de poder que tenía”.

 

Cuando Suimei termino Lefille abrió la boca.

 

Lefille: “Suimei-kun. Lamento interrumpir, pero cuando dices extraordinario, ¿te refieres a ‘extraordinario’ según tus estándares?”

Suimei: “Hm ... Bueno, eso es correcto. Así es como es. Hablamos de eso antes, pero el General Demonio de quien Tia y la Princesa Imperial no pudieron acercarse fue abrumado por el totalmente inexperto Reiji, después de todo”.

Lefille: “Ya veo. Reiji-kun ya tiene la protección divina del héroe del ritual de invocación, si piensas que es otro gran salto, entonces sería justo como lo dice Suimei-kun”.

 

Al observar la forma de vida de Suimei, Lefille sabía que Suimei tenía el mal hábito de subvalorarse y estaba usando esa información para comparar y adaptarse a lo que decía. Cuando Suimei se veía hosco, ella resopló bruscamente hacia él como para decírselo.

 

Titania: “Pero Suimei. ¿Qué tipo de mecanismo tiene esa arma? No importa cómo lo pongas, creo que el poder es extremadamente inusual”.

Suimei: “Eso es, un Sacramento ... No, es probable que la parte escandalosa es el Lapis Judaicus dentro de él”.

Titania: “Lapis judaicus?”

Graziella: “¿Por dentro, te refieres a esa gema?”

 

Suimei asintió de nuevo a la pregunta de Graziella, y luego, como siempre lo hacía, comenzó su explicación.

 

Suimei: “Existe algo llamado la Piedra del Sabio, o la Piedra del Filósofo. Es un catalizador omnipotente que puede convertir el plomo o cualquier otro metal base en oro y también se conoce como Lapis. En nuestro mundo, crear esto es uno de los objetivos de la alquimia”.

Titania: “¿¡Fabricación!?”

Graziella: “¿¡Oro!?”

Felmenia: “E-entonces Suimei-dono! Es decir, en resumen, ¡la gema que se encuentra dentro del Sacramento es una de esas cosas! - Entonces, si la usas, ¿puedes crear tanto oro como quieras?”

 

Al escuchar su conjetura, el color de los ojos de Titania y Graziella cambió. Naturalmente, Felmenia probablemente estaba genuinamente interesada en descubrir las posibilidades de un misterio escandaloso como mago, pero los dos miembros de la realeza probablemente pensaban en la utilidad y el riesgo de crear oro de la nada.

 

Sin embargo, Suimei negó con la cabeza mientras continuaba.

 

Suimei: “No, eso es algo más que el Lapis creado por la alquimia”.

Felmenia: “¿Es diferente?”

Suimei: “Si, escúchame. Según los estudiosos de los misterios, hay tres variedades de cosas con el nombre de Lapis. Estas cosas están ligadas a los Lapis en un sentido amplio, y cada una de ellas puede actuar como un catalizador para tomar una pequeña cantidad de trabajo para dar a luz a algo mucho más grande, por lo que cada una se considera un Lapis. El activo más valioso de la alquimia, la Piedra Filosofal, se llama Lapis Philosophorum. El Santo Grial lleno de un líquido azul que se dice que puede resucitar a los muertos y otorgar la inmortalidad a los vivos se llama Lapis Lapsus ex Illis Stellis, en resumen, Lapis Exillis. Y otro entre ellos, es el que ven.”

Felmenia: “Lapis judaicus ...”

Suimei: “Así es. Esta es una historia de la antigüedad. Un apóstol se volvió arrogante y provocó la ira de Dios, y fue arrojado a la tierra desde los cielos. Una esmeralda que desechó el mal cayó de la corona que llevaba el apóstol en ese momento, y se desvaneció y se volvió azul. Se dice que este fue el origen del Lapis Judaicus”.

Titania: “En otras palabras, eso significa que es un artículo de un dios del mundo de Suimei ...”

Suimei: “En absoluto, esto es sólo una leyenda. No es como si realmente fuera algo creado por algún dios. No sé quién o dónde se creó por primera vez, pero ciertamente es algo escandaloso... No, ya no queda nadie que pueda crear un Lapis de alquimista, así que no puedo negar que el original pudo haber sido creado por un dios…”

 

Después de negar las palabras de Titania, murmuró para sí mismo como si no hubiera sido necesariamente erróneo.

 

Y entonces, Io Kuzami, que había estado callada hasta ahora, de repente comenzó a hablar.

 

Io: “Mi eterno rival. A pesar de tratarse de ti, no has dado más que respuestas a medias, ¿no es así? Desde hace un tiempo, no has dicho nada concluyente, ¿sabes?”

Suimei: “Soy inexperto cuando se trata de estas cosas. Si se trata de sus orígenes o para lo que fue creado, básicamente no hay nada que conozca en detalle”.

 

Suimei no tenía un medio para investigar los Sacramentos o el Lapis Judaicus. Incluso en los archivos de la sede de la Sociedad, no había documentos que lo describieran en detalle. No sabía si se había perdido con el paso del tiempo o si era algo que simplemente permanecía oculto. Por lo tanto, su conocimiento sobre el tema era muy superficial.

 

Cuando les informó de eso, Felmenia hizo una expresión sombría.

 

Felmenia: “¿Es algo que incluso Suimei-dono no sabe ...?”

Suimei: “No, quiero decir, no es como si lo supiera todo”.

Graziella: “Pero bastardo, por lo que acabas de decir, ¿conoces a otros que poseen armas similares?”

Suimei: “Sí, eso es cierto. Es el caso, pero ... Cuando me lo contaron, realmente no entendí lo que decían”.

Graziella: “¿Realmente no lo entiendes?”

 

A medida que la expresión de Graziella se volvió más sospechosa, Suimei hizo una expresión compleja mientras le devolvía el saludo con la cabeza.

 

Y entonces, Titania parecía haber notado algo por lo que dijo.

 

Titania: “Ahora que lo mencionas, Faylia-dono también dijo algo similar, ¿no es así? Ella recibió una explicación al respecto de Héroe-sama, pero ella realmente no podía entenderlo.”

Suimei: “Tal y como pensé...”

 

Suimei también fue informado de un Sacramento por su dueño antes. Sin embargo, por alguna razón, la mayor parte de lo que se le dijo ni siquiera parecían palabras o incluso sonidos.

 

Para escuchar todo sobre los misterios detrás de los Sacramentos, en otras palabras, para entender los conceptos detrás de esto, parecía que había ciertas condiciones especiales que debían cumplirse.

 

Graziella también mencionó lo que escuchó del elfo también.

 

Graziella: “Si recuerdo bien, el elfo en el templo dijo que lo suyo era algo hecho para evadir el fin del mundo”.

Suimei: “¿Dijiste el fin del mundo?”

Titania: “Sí. Todos escuchamos esto, así que no hay error. Aunque eso es solo si el elfo no lo recuerda mal.”

 

Cuando Suimei miró a Titania, ella también asintió, por lo que no parecía haber oído mal.

 

Sin embargo, es extraño pensar que se hizo para evadir el fin del mundo.

 

Solo había una cosa que de repente le vino a la mente cuando escuchó esto.

 

Suimei: “En otras palabras, ¿esa cosa está conectada al síndrome del crepúsculo ...? No, es cierto que escuché que esos chicos usaron uno para vencer a esas bestias, pero... esa persona nunca dijo nada sobre eso tampoco...”

 

Cuando le preguntó a su conocido quién tenía un Sacramento, no dijeron nada al respecto. Tampoco pensaba que el hombre no supiera todo lo que había sobre los Sacramentos, así que, ¿qué era eso?

 

Titania: “Suimei. ¿Hay algo más que sepas? Por ejemplo, el método para convertir el Sacramento en un arma”.

Suimei: “Sí, he oído algo sobre eso. he oído

las palabras para convertirlo en un arma cercana, pero en realidad no podían oírlo “.

Titania: “Entonces, ¿hay algo más que las palabras?”

Suimei: “Lo que necesita el Sacramento es una comprensión fundamentada de los misterios detrás de él y pensamientos fuertes, o eso parece. Se requiere una comprensión fundamentada, pero cuando el dueño de un sacramento tiene pensamientos fuertes, es cuando se manifiesta por primera vez ... No, cuando es capaz de convertirse en un arma por primera vez”.

Titania: “Pensamientos fuertes...?”

 

No parecía chocar con Titania, ya que ella estaba haciendo una expresión severa mientras gemía.

 

Por otro lado, Io Kuzami parecía haber notado algo.

 

Io: “Cuando se trata de pensamientos fuertes, debe haber una cosa que recuerdes que viene a la mente. En ese momento, mi prometido disparó emociones fuertes. Es probable que, debido a eso, él pudo hacer que el Sacramento se transformara”.

 

Titania y Graziella parecieron llegar a un acuerdo al escuchar las palabras de Io Kuzami y asintieron.

 

Suimei: “Si Reiji adquiera los fundamentos para usar el Sacramento, entonces ¿no es algo que él eventualmente resolverá? Mientras no podamos transmitir las palabras, no hay forma de que podamos saberlo después de todo.”

 

Cuando Suimei dejó escapar su predicción algo optimista, pasó a una nueva pregunta.

 

Suimei: “¿Cuál fue la condición de Reiji después de que el Sacramento se trasformara?”

Titania: “No hubo ningún cambio particular. Como dijimos antes, solo se volvió más fuerte temporalmente”.

Suimei: “Así que solo fue más fuerte durante la pelea eh ...”

Titania: “Así es. Sin embargo, en ese momento, se agotó instantáneamente”.

Suimei: “Si, eso supongo…”

 

Los sacramentos eran armas que consumían maná, mientras estaba en uso siempre consumían maná y vitalidad. Según los misterios detrás del Lapis Judaicus, la cantidad que consumía estaba diseñada para ser pequeña, pero incluso si se llamaba algo que daba origen a un gran poder a partir de una pequeña cantidad de información, todo era simplemente relativo. En realidad, las cosas que los sacramentos podían hacer estaban en una escala tan extraordinaria que al final, la cantidad de maná requerida era bastante grande.

 

Reiji tenía, de hecho, la protección divina del ritual de invocación del héroe. Debido a su efecto, se había fortalecido, pero, aun así, en comparación con un mago en posesión de un horno de maná o el dueño del Sacramento en su mundo, todavía era insuficiente. Viendo que aún estaba creciendo y que ya tenía tanta capacidad con la magia y tanta resistencia, probablemente sería capaz de proporcionarle suficiente energía con el tiempo.

 

Mientras pensaba en eso, Suimei se calló de repente.

 

Suimei: “…...”

Felmenia: “¿Qué sucede? Suimei-dono”.

 

Felmenia llamó a Suimei después de que de repente se quedó en silencio.

No respondió de inmediato, pero después de un tiempo, pareció haber encontrado una respuesta, y dejó escapar un suspiro, como si se estuviera resignando.

 

Suimei: “... No, solo estaba pensando que era hora de decirle a Reiji, eso es todo”.

Lefille: “Hoou ... eso es.”

Felmenia: “¿Quieres decir, decirle acerca de ser un mago?”

 

A partir de las palabras abstractas de Suimei, Lefille y Felmenia pudieron adivinar a qué se refería. Titania también era la misma en este aspecto, y miró a Suimei con una expresión compuesta.

 

Titania: “Después de todo este tiempo?”

Suimei: “Ah? ¿Es eso algo que deberías estar diciendo después de haber sido lanzado al desorden por ese mismo tipo de cosas en este momento?”

Titania: “Quién sabe, ¿de qué estás hablando?”

 

La princesa espadachín marimacho parecía tener la intención de fingir que nunca sucedió. Cuando Suimei la miró haciéndose la tonta con una cara amarga, Graziella, que no sabía las circunstancias, habló.

 

Graziella: “¿Por qué no les has dicho hasta ahora?”

Suimei: “Desde el principio me han enseñado a ocultar ese tipo de información. La razón por la que no dije nada después de venir aquí es algo así como un rastro de eso”.

Graziella: “Pero si te quedas en este mundo, terminarán descubriéndolo eventualmente, ¿no? ¿Especialmente porque ya estás buscando un hechizo para volver a tu maldito mundo? Al final, cuando vuelvas, tendrás que decirles”.

Suimei: “No, hubiera estado bien mantenerlo oculto y solo dar una vaga razón para completar el círculo mágico cuando regresemos los tres. Después de que regresen, depende de Reiji y la conveniencia de Mizuki el resolverlo. Mientras no se arrepientan y no haya razón para detenerse en este mundo, entonces todo estaría bien”.

Suimei: “Ya Veo.”

 

Suimei estaba pensando en ampliar sus opciones. Desde el principio, Suimei, Reiji y Mizuki fueron convocados por los líderes de la conveniencia de este mundo. Además de su posición débil, básicamente no tenían otra opción en el asunto.

 

Sin embargo, mientras Reiji hubiera decidido participar en la subyugación del Señor Demonio, no había forma de doblar su voluntad. Habiendo dicho eso, no había manera de que él simplemente desechara su mundo. Por lo tanto, si era posible regresar al su mundo y regresar a este, él podría tomar su decisión con calma después de mirar atrás.

 

Titania no pareció encontrarlo muy divertido cuando Suimei mencionó lo de regresar a su mundo, y ella lo miró con una mirada algo aguda.

 

Titania: “Suimei. ¿Por qué tuviste un cambio de corazón ahora de todos los tiempos?”

Suimei: “Es esa cosa de justo ahora.”

Titania: “Esa cosa ... ¿Te refieres al Sacramento?”

Suimei: “Sí. Ahora que tomó tal cosa en sus manos, ya no puede regresar, ¿verdad? Incluso si regresa a nuestro mundo, una vez que se quede solo, se va a entrometer en los asuntos de otras personas. Es absolutamente seguro que se enrollará en algo. Si la Sociedad de Magos va a cuidarlo, mi identidad se revelará de todos modos”.

 

Incluso si lograban regresar al su mundo de manera segura, era probable que con la personalidad de Reiji, se involucrara con los misterios del mundo.

 

Una vez que una persona que no puede ver silenciosamente la desgracia de los demás se apodera de poderes místicos, era natural que comenzaran a meter la cabeza en todo tipo de asuntos.

 

Es probable que los otros también comprendan esto de alguna manera, y llegaron a un acuerdo sin decir una palabra.

 

Felmenia: “Suimei-dono. ¿Se lo dirás de inmediato?”

Suimei: “Hmmm. No, lo haré paso a paso ... Probablemente “.

 

Mientras sonreía como si intentara esquivarlo, Lefille lo miró con suspicacia.

 

Lefille: “... Suimei-kun, eres bueno para nada”.

Suimei: “¡Cállate, Lefille-san! No se puede evitar, ¿verdad?”

Liliana: “Suimee, es un cobarde, en los lugares más raros”.

 

Suimei no pudo tomar represalias a las palabras de Liliana.

 

Y luego, Graziella fue la siguiente.

 

Graziella: “Realmente me importa un demonio lo que te pase, pero ¿tienes alguna preocupación acerca de una ruptura en tu amistad por no decirle a Reiji y Mizuki?”

Suimei: “Bueno, Mizuki se enojará hasta cierto punto, en cuanto a Reiji hablando francamente……. bueno el comprenderá las circunstancias. Él no es un chico de mente estrecha. Es cierto que hay algunas cosas que son difíciles de decir después de todo este tiempo, pero …”

 

Suimei frunció el ceño mientras lo ponía en palabras. Naturalmente, no fue que se sintiera obligado porque no les dijo nada, fue por el efecto dañino que podía causarles saber. Era un principio que la existencia de la magia se mantuviera en secreto del público en general para evitar que las personas normales estuvieran demasiado involucradas en los asuntos místicos. Los seres humanos eran seres que se sentian atraídos por lo misterioso, una vez que lo supieron, sería más fácil para ellos darse cuenta de los misterios y también para que se involucraran en eventos peligrosos.

 

Debido a esto, en el otro mundo, nunca planeó decirles, e incluso aquí tampoco planeaba hacerlo.

 

Sin embargo, no pudo negar que su problema estaba algo estancado. No es como si él pagara el precio y se fueran a enojar mucho, pero debido a las razones mencionadas anteriormente, no fue un error que Suimei se preocupara mucho por contarle.

 

Suimei: “Dios mío, así que se ha llegado a esta conclusión, eh ...”

 

Después de dejar escapar un suspiro, vieron a Reiji que regresó con una cara nueva después de haber sido sanada hasta el borde por los gatos.

Peso: 
0

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 125: Lección de magia bajo el cielo azul




Manual




Era el día después de que Suimei y el grupo de Reiji regresaran a la Capital Imperial. En este día, Suimei estaba junto con Felmenia en el callejón frente a la residencia Yakagi.

 

El cielo de la capital imperial era bastante claro, así que decidieron salir. Mirando hacia arriba el cielo era cortado por los edificios circundantes creando un cuadrado azul brillante. Junto con la luz del sol cayendo sobre el entorno blanco todo era deslumbrantemente brillante.

 

Y lo que los dos estaban haciendo en un ambiente tan agradable, era, por supuesto, una clase de magia. Como se esperaba, era simplemente la naturaleza de un mago dedicar tiempo a los misterios del mundo siempre que podían.

 

Cerca de la pared blanca detrás del edifico, Suimei comenzó a hablar con Felmenia quien estaba sentada en una silla.

 

Suimei: “―Ahora entonces, hoy también tendremos habrá clase, pero hasta ahora hemos hecho mucho eh”.

Felmenia: “Si. Ha habido magia moderna, entropía mística, técnicas litúrgicas, la manifestación de círculos mágicos y, finalmente, la forma de usar todo tipo de magia”.

Suimei: “Si. Con eso, creo que Felmenia tiene una comprensión firme de lo que es un mago”.

 

Tal como dijo, Suimei vio que Felmenia había crecido, pero ella no se sentía así, y mostró una expresión de autocrítica mientras hablaba.

 

Felmenia: “También me gustaría que ese fuera el caso, pero ... Lamentablemente, no tengo nada con lo que comparar ...”

Suimei: “En cuanto a eso, creo que está bien. Ayer empujaste a Reiji y a los demás a notar su forma de pensar con respecto a los atributos, ¿no? Está bien siempre y cuando tengas ese tipo de mentalidad. No existe una sola manera de pensar que sea correcta. No hay absolutamente ninguna ley única que establezca los fenómenos del mundo. Si entiendes correctamente que hay muchos enfoques, entonces no hay problema”.

Felmenia: “¿Qué quieres decir con muchos enfoques?”

Suimei: “En nuestro mundo, las leyes de la ciencia son generalmente conocidas, y todos piensan en ellas como una vara para medir. Sin embargo, en verdad, además de las teorías que explican los fenómenos del mundo, también existen teorías místicas, ¿verdad? En resumen, lo que acabo de decir significa que no tienes que quedar atrapada en una idea fija”.

Felmenia: “Pues...”

Suimei: “Veamos. Cuando escuchaste por primera vez de nuestra magia, nunca pensaste que podrías manifestar misterios sin la mediación de los elementos, ¿verdad?”

Felmenia: “Si. Eso es ciertamente cierto”.

 

Sin importar de que se trate, solo hasta que se entiende la teoría, los resultados comienzan a estabilizarse. Reconocimiento y revelaciones, eso a lo se le llama ‘eureka’.

 

Suimei: “En nuestro mundo, todo se piensa desde una perspectiva física, es un mundo dominado por la doctrina de lo material. Todo lo que tiene forma emite poder, actúa sobre otros objetos y da origen a resultados. Por ejemplo, no importa lo que sea, todo emite calor”.

 

Esto es exactamente por lo que incluso si el fuego es creado por la magia, la mente de una persona moderna simularía inmediatamente los movimientos de los átomos y las moléculas que actúan sobre los objetos en la atmósfera. Era simplemente natural. Debido a esa simulación, su comprensión se había estancado.

 

Felmenia: “... Ya veo, la gente normal del mundo de Suimei-dono piensa que el calor emitido como resultado de los hechizos y las acciones místicas son equivalentes al calor normal, por lo que lo niegan desde el principio”.

 

Para aprender magia, era importante despejar el pensamiento de que debe haber calor para crear cualquier cosa.

 

Suimei: “Si. Tal como dijo Felmenia, debido a que aquellos en el dominio súper sensible no pueden reconocer esto, solo creen lo que ven con sus propios ojos. Debido a que no pueden entender, no pueden seguir el proceso y no pueden perseguir el resultado. La magia es algo que puede usarse primero una vez que se hace una ‘comprensión’”.

 

A la inversa, si la comprensión de alguien estuviera a medias, el resultado también sería inestable. Esto se aplica a cualquier campo de estudio.

 

Suimei: “El preámbulo fue un poco largo, pero ya es hora de que empecemos. Así que hoy, lo que voy a explicar es ...”

Felmenia: “Le explicación de hoy será…”

 

Cuando Felmenia se lanzó hacia delante, tal vez porque estaba ansiosa, se estaba acumulando una extraña expectación. Mientras escuchaba un redoble de tambor en su cabeza a la vez que observaba a Felmenia mordiéndose los labios ansiosamente, lo que dijo a continuación fue ...

 

Suimei: “Sobre la producción de un horno de maná”.

Felmenia: “¡La producción de un horno de mana! ¿¡Dijiste que la producción de un horno de maná, verdad!?”

 

Al enterarse del contenido de la clase del día, Felmenia se emocionó aún más. No podía dejar de temblar de emoción, no podía evitar que se sintiera un poco orgullosa. Le horno mágico es una parte esencial de un mago después de todo.

 

Felmenia: “Y entonces, ¿qué se necesita para hacer un horno de maná? Reuniendo lo que escuché hace un tiempo, creo que tiene alguna relación con los órganos internos, pero es difícil pensar que se agrega uno nuevo en ...”

 

Felmenia ya había estado adivinando cómo funcionaba el horno de maná. Ella ya había presenciado su existencia en innumerables ocasiones y había visto su poder con sus propios ojos, por lo que probablemente tomó todo eso para considerar sus mecanismos por sí misma.

 

Cuando Felmenia comenzó a enumerar sus propias conjeturas, Suimei primero le dijo que se calmara antes de continuar.

 

Suimei: “Un horno de maná está ciertamente relacionado con el sistema de órganos internos, hay un pequeño matiz en la redacción de agregar uno nuevo, no se agrega estrictamente de forma corpórea ni nada, así que es un poco incorrecto”.

Felmenia: “... ¿Qué quieres decir?”

Suimei: “En otras palabras, en lugar de corporalmente, se agrega espiritualmente”.

Felmenia: “¿Espiritualmente?”

Suimei: “Así es. Hace uso del cuerpo de éter.”

 

Al escuchar esa palabra por primera vez, Felmenia frunció el ceño.

 

Felmenia: “¿El cuerpo de éter? Dijiste antes que el éter era un poder intangible que flotaba en el aire, pero ¿es esto algo diferente?”

Suimei: “Si. Es un poco complicado, pero es algo diferente de eso”.

 

Mientras decía esto, el pliegue en la frente de Felmenia se hizo más profundo. Fue ciertamente complicado. Era natural que ella estuviera haciendo ese tipo de cara. Incluso si uno excluye el éter como se mencionó en los estudios místicos, había una gran cantidad de cosas que llevan el nombre de éter. No había otra manera que estar confundido al principio.

 

Felmenia: “Desde el razonamiento analógico del matiz, ¿es algo relacionado con el cuerpo físico y el cuerpo astral?”

 

Por los componentes que ella estaba listando, Felmenia parecía estar pensando en eso correctamente. Ya que se acercó lentamente a una conjetura en su mente, Suimei le devolvió la mirada y respondió.

 

Suimei: “Eso es, es justo como dice Felmenia. El cuerpo de éter está relacionado con esos. El cuerpo de éter, el cuerpo físico y el cuerpo astral se consideran los tres pilares que componen a todos los seres vivos. En resumen, el cuerpo humano consiste en esos tres componentes conectados entre sí, y cuando alguno se daña, se pierde o se altera, entonces el humano en cuestión perdería su equilibrio”.

Felmenia: “El cuerpo físico está hecho de componentes materiales, el cuerpo astral está conectado a la conciencia y al alma ... Entonces el cuerpo de éter es ...”

Suimei: “El cuerpo de éter puede considerarse la porción espiritual ... Si lo expreso así, podría confundirse con el cuerpo astral que sostiene el alma. En términos generales... Veamos, se podría decir que el cuerpo de éter es como un plano para el cuerpo físico”.

Felmenia: “¿Un plano para el cuerpo físico?”

Suimei: “Así es. Es algo diferente de lo que se denomina científicamente como ADN, pero eso realmente no importa. Hablando de ello desde un punto de vista místico, el cuerpo de éter es algo similar. Cada órgano y parte del cuerpo humano se crea en base a este plano como origen, y se considera que siempre está influenciado por él. No es posible capturar una imagen de el con magia y verlo, pero junto a la par con el cuerpo físico, existe un corazón de éter, un cerebro de éter, brazos de éter, piernas y cabeza entre otros”.

Felmenia: “...? ¿Existe? Como se trata de un plano, una vez construido, ¿no será innecesario ...?”

Suimei: “Ciertamente, con ese matiz en la palabra modelo ese sería el caso, pero ... En verdad, es el mapa de la construcción del cuerpo humano, así como un manual operativo. El cuerpo de éter está siempre en una condición en la que forma un doble de la forma del cuerpo humano ...”

Felmenia: “... H-haah?”

Suimei: “Lo siento. No llegué a la conclusión. Para resumir, mientras que el cuerpo de éter es un plan, después de que se completa ese rol, también es un manual de instrucciones para el funcionamiento del cuerpo físico”.

Felmenia: “Ya veo. Si es así, entonces entiendo”.

 

Cuando se despejaron las dudas de Felmenia, Suimei se trasladó al núcleo del asunto.

 

Suimei: “Después de llegar hasta aquí, iremos un poco más lejos. Si el cuerpo del éter es un plano, entonces ...”

Felmenia: “¡Estaría bien simplemente reescribir ese plano!”

Suimei: “Sí, eso es exactamente”.

 

El punto de esta clase era exactamente como Felmenia supuso. Cada uno de los pilares tenía características especiales que atraían las circunstancias entre sí. Cuando el cuerpo físico sentía fatiga, naturalmente, la conciencia y el alma se debilitarían. Cuando el cuerpo astral era reducido, el cuerpo físico también se debilitaría. Y al igual que esos dos, cuando el cuerpo de éter se volvía extraño, las funciones del cuerpo físico se alterarían e incluso tendrían un efecto en el cuerpo astral.

 

Esto podría decirse que es una debilidad del cuerpo humano y plantea muchas desventajas. Sin embargo, la producción de un horno de maná era una técnica que cambiaba este argumento.

 

Después de confirmar la suposición de Felmenia, Suimei continuó su explicación.

 

Suimei: “Para usar el cuerpo de éter para alterar el cuerpo físico, existe la necesidad de alterar la conciencia del sujeto utilizando un enfoque por etapas. Al reformarse conscientemente a sí mismo como mago, se instaría al cuerpo astral a cambiar desde esa conciencia de sí mismo. El siguiente paso es alterar el propio cuerpo de éter con magia, y se cambia el plano para el cuerpo físico y el cerebro. Una vez que haya terminado, el cuerpo físico cambiará gradualmente, y al final, el cuerpo físico tendrá una vez más un efecto en el cuerpo astral, y se llegará a la etapa en la que la mente y el cuerpo están perfectamente alineados”.

 

Después de poner la explicación detallada a su fin allí, Suimei comenzó a generalizarla.

 

Suimei: “Así que, para resumir. Al utilizar el plano para el cuerpo físico, no estamos aumentando el número de órganos materiales internos. Sin cambiar su apariencia, estamos adjuntando una nueva funcionalidad al cuerpo físico. Esto se conoce comúnmente como un ‘órgano onírico’ y, cuando se descubrió por primera vez, se lo llamó órgano interno espiritual”.

Felmenia: “Ooh ... ¡Es una teoría que da una idea de las profundidades de los misterios!”

 

Al final, Felmenia se levantó de la silla y apretó los puños. Era la expresión brillante y emocionada de la emoción persistente de un mago que había recibido la revelación de un nuevo misterio.

 

En contraste con su emoción, la expresión de Suimei se volvió severa. Y luego lo que salió de su boca, fue una advertencia llena de preocupación.

 

Suimei: “Sin embargo, una vez que manipules el cuerpo del éter, ya no serás un ser humano. Estarás manipulando el plano que te hace un humano en primer lugar, después de todo. No solo el cuerpo físico, sino el cuerpo astral cambiará también. Ese tipo de cosas ya no pueden ser llamadas humanas”.

Felmenia: “...”

 

Ella perdería su humanidad. Escuchar el peso de esas palabras dejó a Felmenia incapaz de hablar. Perder su propia humanidad era algo que cualquier persona que tuviera sensibilidad común normalmente rechazaría. Si uno no fue educado como lo fue Suimei desde la primera infancia, entonces no hay nada anormal en dudar aquí.

 

Suimei: “Esta es una de las razones por las que llamo monstruos a los magos escandalosos de mi mundo. Desde el momento en que los magos poderosos han manipulado sus cuerpos de éter hasta estar satisfechos, sus vidas se han vuelto inagotables y la cantidad de poder mágico que tiene es ridículo. Incluso hay quienes han ganado una reserva de almas o han trascendido la muerte.”

Felmenia: “¿¡Muerte!? ¿T-tra-tra trascender a la muerte? ¿Significaría eso que son inmortales?”

Suimei: “Estrictamente hablando, no es que sean realmente inmortales. Sería más correcto decir que es difícil para ellos morir. Ya no se ven afectados por causas comunes de muerte como por ejemplo las armas convencionales, los desastres naturales, el tiempo de vida natural o las enfermedades. Aquellos que son liberados de los confines de la muerte son llamados Lich”.

Felmenia: “P-pero, aun así, ser liberado del ciclo de la vida y no morir es bastante considerable ...”

Suimei: “... Eso puede ser cierto, pero, bueno, esos bichos raros están realmente limitados a solo una pequeña fracción de los que tienen el talento para hacerlo. No es algo en lo que cualquiera y todos puedan llegar a ser”.

 

Suimei agregó esto, pero la sorpresa y el miedo de Felmenia aún no se habían desvanecido. La inmortalidad era uno de los sueños de la humanidad. Incluso si no podía alcanzarla con sus propias manos, probablemente había superado sus límites para sorprenderse de que había quienes ya lo habían comprendido.

 

Suimei: “Hay un dicho que dice: ‘Somos una existencia que no conoce los límites’. Después de que un humano manipula su cuerpo de éter, se convierten en lo que se conoce como un mago”.

 

Los son diferentes de los humanos normales. Esto también se aplica a su forma de vida, pero su existencia ya difería de la de los humanos. Con una mayor cantidad de misticismo como un ser vivo, podrían elevar su espíritu al siguiente nivel, disparar un intenso frío psíquico provocado por la magia, podrían manifestar ojos dorados y tenían un gran desinterés por las máquinas.

 

Habiéndose distanciado tanto de un humano, ya se habían apartado de la categoría de humanos.

 

Felmenia: “... Como soy ahora, aunque puedo usar la magia de tu mundo, significa que todavía no soy un mago, ¿verdad?”

Suimei: “Eso es correcto. Sería correcto decir que solo eres alguien que usa la magia. Sin embargo, eso es sólo depende de las circunstancias.”

Felmenia: “¡Significa que también me convertiré en un mago! ¿verdad ?!”

 

Haciendo un puño con ambas manos, Felmenia levantó las manos en señal de celebración. Para ella, este era un paso claro hacia su objetivo, por lo que probablemente elevó su motivación.

 

Suimei: “Y así, al mismo tiempo, sobre la asignación de tareas de Felmenia de aquí en adelante”.

Felmenia: “También he dado esa consideración. Tengo una gran tarea por delante”.

Suimei: “Así que te has dado cuenta de lo que Felmenia necesita ahora”.

Felmenia: “... Como se esperaba, es poder, ¿verdad?”

Suimei: “Hmmm?”

 

Felmenia estaba poniendo una expresión seria, como la que Reiji mostraba cuando hablaba del General Demonio. Sin embargo, debido a que era un gran salto de lo que estaba pensando, no pudo evitar quedarse estupefacto.

 

Sin embargo, como la niña ante él parecía estar buscando confirmación, ella continuó diciendo que lo que dijo era insuficiente.

 

Felmenia: “Lo he pensado desde hace un tiempo. Mi magia abrumadoramente no tiene suficiente potencia de ataque... ¿Cuál es el problema?”

 

Felmenia se volvió dudosa ya que Suimei no parecía reaccionar en absoluto. En respuesta, Suimei respondió con sus ojos en forma de puntos como si estuviera completamente aturdido.

 

Suimei: “... Ah, sí, por favor continúa”.

Felmenia: “Antes, en la pelea con Jillbert-dono, incluso con el apoyo de Lily tuve que sostener una batalla defensiva. Lo he estado pensando desde entonces, sobre cómo podría haber mejorado esa situación. Y luego he estado comparando cuidadosamente la forma en que he estado luchando hasta ahora y otras formas de pelear ...”

Suimei: “Y entonces, ¿por qué potencia?”

Felmenia: “Si. Después de mirar la forma de pelear de Suimei-dono, creo que me falta potencia”.

Suimei: “Eh!? ¿¡Yo!?”

Felmenia: “Además, cuando se trata de un mago de este mundo, el mayor ataque de Graziella-dono también tenía mucha potencia. Incluso después de ver a Lefille pelear con una espada, la he visto repeler los ataques de sus oponentes con los suyos aquí y allá. Así que, como pensé, lo que se ha hecho necesario es un aumento de la potencia”.

Suimei: “...”

 

Felmenia se volvió más apasionada mientras hablaba de ello. Y Suimei no tenía nada que decir a cambio.

 

Mientras él se preguntaba qué iba a decir, sintió que ella estaba ardiendo apasionadamente en una dirección diferente. Ciertamente, en lo que respecta tanto a Lefille como a Suimei, ellos tenían varios ataques diferentes con poderosos ataques individuales que podrían presionar a sus oponentes en la superficie. Cuando se trata de la opinión de Suimei, él pensó que la técnica de Felmenia era más delicada. Entre el grupo de Suimei, Felmenia siempre se había hecho cargo de las tareas domésticas y de oficina, roles que requerían una atención al detalle. La forma en que trabajaba era modesta, y también se mostraba en su magia. La facilidad con la que ella llegó rápidamente a una comprensión tan problemática era también una prueba de esto.

 

Suimei: (No, es normal que ella sea buena en los puntos delicados, entonces ¿está bien concentrarse en elevar la potencia de fuego?)

 

Actualmente, mientras estaba en este mundo, no había ningún problema con tener una potencia alta. Si ella era consciente de que la magia que usaba era siempre modesta, entonces no era necesario especializarse en esa dirección.

 

Felmenia: “¿Qué pasa? Suimei-dono”.

Suimei: “... De acuerdo. Tal como dice Felmenia, aumentemos tu potencia. ¿Vamos en la dirección de aprender a controlar la magia con un gran efecto y darle tu propio toque personal?”

Felmenia: “¡Sí!”

Suimei: “Bueno, para empezar, sobre el tratamiento médico relacionado con el cuerpo de éter y la fabricación de un altar ...”

 

Y justo cuando Suimei comenzó a hablar sobre la expansión necesaria para el horno de maná ...

 

Suimei: “Hm ...”

 

De repente, escuchó sonidos provenientes de la entrada del callejón. Debido a que el callejón frente a la casa solo conducía a la entrada de la casa de Suimei, no había otra posibilidad más que Lefille y los otros habían regresado, o algún otro visitante que venía a verlos. Debido a que los callejones de la capital imperial eran complicados, técnicamente también podría significar que alguien estaba perdido.

 

Cuando Suimei y Felmenia miraron hacia la entrada.

 

Lo que salió fue una chica que llevaba las túnicas de la Iglesia de la Salvación en un estado agotado.

 

Tenía la mano apoyada contra la pared y se quedó sin aliento, por lo que pudieron inferir que tenía bastante prisa.

 

Sin embargo, la apariencia de esa chica era familiar para ambos. No hubo error en que es la sacerdotisa asistente del héroe Elliot quien fue convocado en El Meide, Christa.

 

Suimei: “Tu eres...”

 

Sin esperar a que Suimei terminara su pregunta, Christa comenzó a hablar mientras aún respiraba con dificultad.

 

Christa: “Me disculpo por ser tan repentina. Hay algo urgente que debo transmitirle al Héroe-sama de Astel...”

Suimei: “A Reiji?”

Christa: “S-si ...”

Suimei: “¿Qué fue lo que sucedió?”

Christa: “Elliot-sama... Justo después de que Elliot-sama fue a la mansión de Duke Hadrias ...”

 

“Él no regresó”. Al escuchar esas palabras, Suimei y Felmenia comenzaron a actuar de inmediato.

Peso: 
0

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 126: El héroe o la batalla




Manual




Después de que Christa llegó corriendo al callejón, ya era la tarde. El cielo brillante y claro se habían derrumbado, como para sugerir que estaba ocurriendo una emergencia, y se habían formado nubes gruesas en las que insinuaba que podía comenzar a llover en cualquier segundo.

 

Debido a eso, Lefille y los demás habían regresado, y en un lapso inesperadamente pequeño, todos se habían reunido en la sala de estar de la residencia Yakagi.

 

Al ver que los preparativos para comenzar su discusión se habían completado, Io Kuzami abrió la boca.

 

Io: “Entonces, ¿qué ha pasado que de repente hayas reunido a todos? Creo que discutimos lo suficiente el otro día”

Christa: “...?”

 

Cuando Io Kuzami mostró una actitud ligeramente insatisfecha, Christa la miró con una mirada burlona. Estaba sentada allí con la apariencia de Mizuki, hablando en un tono altanero similar a Graziella con las piernas cruzadas. Durante el incidente en la Capital Imperial, ella se desempeñó como la oponente de Mizuki, y por esa experiencia pudo percibir hasta qué punto era exactamente el tipo de mujer que era, y probablemente por eso estaba en un estado de confusión. Aunque eso se aplica a todos los presentes.

 

Aun así, Reiji interfirió.

 

Reiji: “No te preocupes por Mizuki. Algunas cosas pasaron y su personalidad cambió, eso es todo”.

Chista: “E-Eso son solo ‘algunas cosas’?”

Reiji: “Me gustaría no hablar de eso así que...”

 

Reiji negó con la cabeza para dar a entender a Christa no les preguntara nada más sobre el asunto.

 

Por otro lado, tal vez porque había algo de lo que sentía curiosidad, Felmenia comenzó a hablar.

 

Felmenia: “Su Alteza Graziella no parece estar aquí...”

Liliana: “Tenía algunos asuntos que atender y dijo que llegara tarde”.

Felmenia: “¿Es eso así?”

Lefille: “Está bien si ella no viene”.

 

Liliana respondió a las dudas de Felmenia, mientras que Lefille de repente expresó su opinión. Debido a que Graziella era una princesa imperial, probablemente estaba bastante ocupada ahora que estaba de vuelta en su propio país, pero, dejando de lado eso, Lefille todavía parecía tener algunos sentimientos persistentes del otro día. Cada vez que su nombre aparecía, Lefille reaccionaba con fuerza.

 

Decidiendo que era hora de comenzar la conversación, Reiji parecía tener una idea de lo que había sucedido.

 

Reiji: “Oye, si Christa-san está aquí y Elliot no, entonces ...”

Suimei: “Eh, nosotros ya hemos escuchado la situación. Parece que escucharemos la explicación una vez más desde aquí.”

 

Cuando Suimei la instó a seguir adelante, Christa comenzó a hablar con una expresión sombría desde el asiento de su silla.

 

Christa: “Fue hace aproximadamente una semana. Elliot-sama y yo íbamos a Astel para hacer llamadas de compasión como habíamos planeado, pero cuando entramos en la ciudad más al oeste de la ciudad de Klant, recibió una invitación del duque Hadrias a través de la Iglesia de Salvación”.

 

Hadrias, la primera en reaccionar a ese nombre fue Titania.

 

Titania: “¿El duque dices?”

Christa: “Sí. Para mostrar su hospitalidad, quería que Elliot visitara su mansión por todos los medios.”

 

Al escuchar eso, el color de las caras de Reiji y Titania cambió. Después de que llegaron a la ciudad de Klant, también fueron llamados por Hadrias, por lo que probablemente pensaron que había algo detrás.

 

Christa siguió hablando.

 

Christa: “Ese día estaba terriblemente agotada, así que Elliot-sama prestó atención a mis necesidades y fue a visitar la mansión del duque por su cuenta. Sin embargo, después de eso, Elliot-sama no regresó...”

Titania: “Entonces, pensaste que algo pudo haber pasado”.

Christa: “Si. Fui a la Iglesia de la Salvación para preguntarles qué había pasado, pero insistieron en que Elliot-sama fue a la mansión del duque, pero como estaba descansando, en realidad no lo dejaron entrar”.

 

La primera en comenzar a interrogar a Christa fue Felmenia.

 

Felmenia: “¿Se contactó con la Ciudad Santa sobre esto?”

Christa: “Al menos los contacté, pero ... Su respuesta no fue favorable”.

Reiji: “¿No fue favorable? ¿Aunque se trata del héroe?”

 

Cuando Reiji sacó sus dudas, Titania le respondió.

 

Titania: “El duque Hadrias envía una donación bastante grande a la Ciudad Santa cada año. Debido a eso, existe la posibilidad de que él los haya convencido de ello”.

Reiji: “Ya Veo. Significa que su fundamento ya es perfecto. Pero por qué...”

 

Cuando Reiji gimió con una expresión severa, Christa también hizo una cara amarga como si estuviera de acuerdo con él.

 

Christa: “Sí. No entiendo la razón por la que el Duque restringiría a Elliot-sama, no tengo más cartas que pueda jugar...”

 

Le faltaba la carta vital de poder acercarse a Hadrias directamente. Ese fue probablemente el principal problema. Mientras no hubiera pruebas claras de que el héroe fuera perjudicado, no podría persistir obstinadamente.

 

No sabían cuáles eran los motivos de Hadrias. Mientras todos inclinaban sus cabezas hacia un lado en el misterio emergente, Lefille parecía tener una pista. Desde su posición donde estaba tranquilamente sentada en su silla, levantó la mano.

 

Lefille: “¿Está bien que haga un comentario?”

Christa: “Sí.”

Lefille: “Muy recientemente, también pasaron algunas cosas relacionadas con los héroes. ¿No es probablemente eso?”

Suimei: “Relacionado con los héroes que dices... Aah, los apóstoles universales eh ...”

Reiji: “¿Entonces el duque Hadrias está aliado con el grupo que atacó al héroe en la Alianza?”

Suimei: “La posibilidad existe, pero eso es todo lo que podemos decir por ahora”.

 

Lefille, Suimei y Reiji avanzaron la conversación por su cuenta, mientras que Christa solo los miró sin comprender. No podía saber lo que estaba pasando por la información fragmentada que tenía, por lo que Liliana comenzó a explicárselo.

 

Liliana: “Hace poco, creo que Christa-san ya lo sabe, fuimos a la Alianza. Pero, en ese momento, el héroe de la Alianza, fue atacado por cierto grupo. Ese grupo se llamó a sí mismos, los Apóstoles Universales, y todavía no sabemos la razón, pero intentaron, secuestrar al héroe”.

Christa: “... Entonces, por eso, existe la posibilidad de que Duke Hadrias sea parte de ese grupo”.

Suimei: “Actualmente, no hay otro grupo que intente pelear con los héroes que no sean los demonios, después de todo. Lo único en lo que puedo pensar es en toda la nación de Astel que intenta hacer algo, pero eso no parece del todo correcto”.

 

Suimei continuó su explicación mientras ponía una cara amarga como si estuviera recordando algo.

 

Hadrias tenía algún motivo personal en mente. Había un grupo que intentaba usar héroes para algún esquema. Las posibilidades eran infinitas, pero la probabilidad de que estuviera relacionado con los Apóstoles Universales simplemente tenía más sentido dado el momento.

 

Sin embargo, el que planteó una objeción a esto, fue inesperadamente Titania.

 

Titania: “Es solo mi opinión, pero me cuesta creer que Duke Hadrias esté aliado con los Apóstoles universales”.

 

Al oírla decir eso, Suimei frunció el ceño.

 

Suimei: “Que inesperado. ¿Pensé que no te gustaba él?”

Titania: “C-ciertamente es alguien con quien no puedo llevarme bien, pero ese hombre es un noble de mi país, ¿no ...? Además, el duque Hadrias es el vasallo más leal de mi padre. Que ese hombre esté al servicio de dos señores es más improbable que el cielo y la tierra se vuelquen”.

 

Al escuchar la declaración de Titania, se podían ver expresiones de sorpresa a su alrededor. Todos habían entendido que ella parecía odiar al hombre, así que lo que dijo fue bastante inesperado.

 

Mientras eso sucedía, Felmenia complementó sus palabras como compatriota.

 

Felmenia: “He oído que el duke Hadrias ha estado junto con su Majestad el Rey Almadious desde muy joven, ya que ambos pasaron por los campos de batalla y el escenario político. La confianza de Su Majestad en él es profunda, y la lealtad del duque es la misma. Esa es la razón por la que todos los asuntos relacionados con el héroe de Astel le fueron confiados ... Sin embargo, teniendo en cuenta la situación actual, ¿no es esta una circunstancia en la que el duque Hadrias sigue siendo sospechoso después de todo?”

Titania: “Sí. Incluso dejando de lado su participación con los Apóstoles Universales, incluido este caso, no puedo negar que está tramando algo con los movimientos de los héroes. Es probable que todo se haga con Astel en mente. Sin embargo...”

 

Dicho esto, Titania comenzó a gemir. Probablemente se estaba retorciendo el cerebro ante la disparidad entre su evaluación personal de Hadrias y sus acciones actuales.

 

Pero en esta situación, no pudieron explicar el razonamiento detrás de él al tomar acción directamente para contener a Elliot, ella no podía simplemente decir con optimismo que estaría bien.

 

Cuando la sala de estar se estaba llenando de una atmósfera extraña, Reiji habló.

 

Reiji: “... Parece que tendremos que ir a la ciudad de Klant entonces”.

Titania: “Sí, ese parece ser el caso”.

Io: “Esa es una acción apresurada, pero es algo que mi prometido ha decidido, yo también

te seguiré amablemente”.

 

Y justo cuando Reiji, Titania y Io Kuzami llegaron a un acuerdo ...

 

“No, voy a tener que hacerlos que esperen”.

 

De repente, la puerta de la sala de estar se abrió vigorosamente. Y de pie en la puerta, estaba Graziella, vestida con su uniforme militar.

 

Como de costumbre, agitó su abrigo militar y dejó que su cabello dorado aleteara majestuosamente. Después de un breve momento en el que todos estaban sorprendidos por su repentina entrada, Suimei la miró críticamente mientras entrecerraba los ojos.

 

Suimei: “Tu, entrando como se te da la gana otra vez ...”

Graziella: “Este es mi país. Realmente no importa lo que haga.”

Suimei: “¡Importa! ¡Irrumpir en mi casa como te plazca es una invasión de la privacidad!”

Graziella: “Es por eso por lo que he estado diciendo que no uses palabras tan extrañas. Si vas a hablar usa los conceptos de este mundo, cretino”.

 

Al ver que Suimei había comenzado a gruñir ante el comentario despectivo, Reiji interrumpió la conversación.

 

Reiji: “Entonces, ¿qué quieres decir con esperar?”

Graziella: “Aah, se ha confirmado una invasión de los demonios del norte. A este ritmo, el Imperio se convertirá en un campo de batalla”.

 

Mientras ella explicaba francamente la situación, el sonido de varias sillas que estaban siendo dejadas de lado sonó en el aire. Los que se pusieron de pie de repente, fueron Titania y Lefille.

 

Mientras todavía se aferraba por sorpresa, Titania fue directo al grano.

 

Titania: “Su Alteza Imperial, ¿cuál es la escala de sus fuerzas?”

Graziella: “No sé el número exacto, pero he oído que hay muchos de ellos. Es probable que tengamos que reunir a todas las fuerzas militares del Imperio para luchar”.

Reiji: “Tan de repente...?”

 

Cuando Reiji los escuchó hablar, él frunció el ceño. La invasión fue ciertamente abrupta. Su desconcierto estaba justificado.

 

Sin embargo, Suimei tenía una idea de lo que estaba sucediendo con los demonios.

 

Suimei: “Ya veo. Debido a que perdieron a algunos generales, están tratando de recuperarse aquí”.

 

Hasta ahora, Suimei y los demás derrotaron a tres Generales Demonio, Rajas, Mauhario y Vuishta. Sin derrotar a un solo héroe, habían sufrido tales bajas, por lo que los demonios deben haberse puesto impacientes.

 

Y así, para unir sus fuerzas, pusieron sus ojos en el Imperio de Nelferia.

 

Al este del Imperio de Nelferia está el Reino de Astel, al oeste la Alianza de Sadias y el estado autogobernado yacía en el centro de la parte norte del continente. Era un punto clave sirve como bifurcación en el camino. Debido a que es una ruta de tráfico importante para la circulación de dinero y bienes, apoderarse de él acabaría con el comercio en el norte. El efecto de hacer que el Imperio cayera aquí era insondable.

 

Sin embargo, contrariamente a tal pensamiento Graziella hablo.

 

Graziella: “Lo diré aquí y ahora, pero no habrá refuerzos de otros países”.

Titania: “Su Alteza Imperial, ¿qué es lo quiere decir?”

 

Quien levantó la voz en duda, no era otro que Titania.

 

Debido a que era una bifurcación tan importante en el camino, y como Nelferia y Astel eran países aliados, era obvio que debían cooperar en tal situación. Fue completamente desconcertante que una acción tan obvia no se tomara.

 

Como princesa de Astel, no pudo evitar sentir curiosidad por la actitud de su propio país.

 

Graziella: “Primero el estado auto gobernado. Debido a que enviaron refuerzos a la Alianza del Norte, no pueden disponer de más soldados. En cuanto a Astel, debido a la limpieza después de la invasión de los demonios de antes y sus contramedidas contra futuras invasiones, y debido a que están tratando con los refugiados de otras naciones debido a las invasiones de demonios, hubo una respuesta que decía que no enviarían a sus tropas.”

 

Al escuchar la explicación de Graziella, Lefille arrugó la frente y gimió.

 

Lefille: “Entiendo la situación, pero... ¿Cómo lo digo? Realmente no puedo admirar semejante postura”.

 

Eso le corresponde a cada país, eso es lo que contesto Graziella a la queja de Lefille.

Graziella: “Hay una razón para eso. ¿No has oído los rumores que han estado circulando sobre Astel, la Alianza y el estado de autogobierno?”

Lefille: “Aah, ese rumor donde el Imperio estaba expandiendo sus fuerzas armadas y manteniendo a sus países vecinos bajo control, ¿verdad? Escuché de Liliana que era una maniobra engañosa... Entonces, ¿eso está relacionado?”

Graziella: “Así es. Aunque el Imperio se ha preparado para luchar contra los demonios, no se están moviendo en absoluto. En serio, ¿qué tipo de nervios tienen? Su sentido del peligro es demasiado débil”.

 

A pesar de que los demonios estaban invadiendo, no estaban dispuestos a cooperar. Todo lo que Graziella pudo hacer fue expresar su decepción.

 

Entonces, Reiji, que parecía no comprender dirigió su mirada hacia la persona que tenía a un lado.

 

Reiji: “Tia, ¿ese tipo de cosas es posible?”

Titania: “Sí. Abandonar a un país aliado durante la crisis no es un hecho particularmente extraño. Mientras sepan que los demonios están invadiendo el Imperio, la guerra no se puede detener después de todo. Es una certeza que sufrirían pérdidas militares y financieras. Incluso si encontraban fallas en los problemas que vendrían después, debido a las bajas, el Imperio

 terminaría encontrando difícil utilizar la fuerza contra otros países”.

Graziella: “Anticipar el declive de la fuerza militar del Imperio es algo que hará felices a los países vecinos después de todo”.

 

Graziella soltó un resoplido como si no lo hubiera encontrado divertido en absoluto. La razón por la que ella no señaló su descontento hacia Titania era probable porque entendía que no era su intención detener a los refuerzos.

 

Suimei puso todo su peso en el respaldo de su silla y miró al techo.

 

Suimei: “Creo que, si el Imperio cae, el daño a los demás también sería algo bastante grande”.

Lefille: “En cuanto a eso Suimei-kun. Si el Imperio cae en manos de los demonios, ¿cuáles serán las próximas acciones que los países adyacentes van a tomar? Usando la justa causa de salvar a sus compañeros humanos de los demonios, podrían enviar sus ejércitos al Imperio. Si la capital imperial terminara cayendo, entonces la guerra total habría agotado terriblemente a los demonios. Realmente no tengo que expresarlo con palabras, pero las cosas que ellos quieren hacer se lograrían fácilmente”.

Suimei: “Es un poco diferente, pero es algo así como dos tigres compitiendo por comer la misma comida eh ... De todos modos, no pienses en cosas tan duras”.

Lefille: “No sé si es la razón real, pero ese tipo de motivo puede estar dando vueltas, eso es todo”.

 

Escuchando a Lefille decir eso, Titania pensó que no podía ser posible después de todo.

 

Titania: “Todavía me cuesta creer que padre juegue ese tipo de mano”.

Lefille: “Eso es. Su Majestad Almadios preferiría hacer algo para crear una obligación de gratitud del Imperio en este caso. Es difícil pensar que sería superado por el Congreso”.

Titania: “Depende de si padre no puede moverse como le gusta, o si la información no se le está transmitiendo. Aunque lo primero es imposible”.

 

Después de que Titania dijo esto, Graziella intervino.

 

Graziella: “Sin embargo, si bien eso puede ser cierto, es problemático para el Imperio pelear por nuestra cuenta. De aquí en adelante, me gustaría apelar formalmente a su Alteza Real, Felmenia-dono, y al héroe Reiji para participar en la batalla para interceptar a los demonios en nombre del Imperio”.

Suimei: “Ya veo, por eso ‘los harás esperar’. Si son arrastrados en otra dirección, terminarás perdiendo apoyo hasta cierto punto”.

Graziella: “Así es como es.”

 

Sentada en una silla con un golpe, Graziella afirmó la declaración de Suimei. Sin embargo-

 

Christa: “¡Pero en ese caso Elliot-sama lo hará!”

Graziella: “No se puede evitar. Soy más que consciente de que el caso del héroe Elliot es importante. Sin embargo, será problemático si no vamos al campamento de batalla. Además, esos tipos probablemente no intenten mover al héroe de inmediato”.

Christa: “Eso es cierto, pero ...”

 

Incapaz de obtener alguna cooperación, Christa quedó completamente abatida.

 

Tomando sus emociones cuidadosamente en consideración, Reiji habló.

 

Reiji: “¿No es posible de alguna manera u otra hacer algunos preparativos en secreto del lado del Imperio?”

Graziella: “Incluso si lo hacemos todo será en vano. Si un sacerdote de la Ciudad Santa nos pide ayuda, eso significa que la Ciudad Santa no será de ninguna ayuda. En este momento, la relación del Imperio con la Ciudad Santa es de gran importancia, incluso si intentamos intervenir, nada bueno saldrá de ello. En lugar de aferrarse al Imperio ...”

 

Graziella luego miró a Titania.

 

Titania: “Entonces está bien que haga algún movimiento de mi parte, ¿verdad? Entendido. Enviaré una carta a padre para llamar la atención sobre esto... Aunque puede que ya sea demasiado tarde ahora que el duke Hadrias ya ha salido tan firmemente”.

 

Era una preocupación muy razonable. Cuando se trataba de alguien tan lleno de intrigas, cuando toma medidas tan abiertas con su plan, era muy probable que ya estuvieran fuera de su alcance. Incluso si tuvieran la ayuda de alguien superior, solo resultaría inútil.”

 

Christa: “Como pensé, Elliot-sama...”

 

Hay que posponerlo. Era fácil adivinar lo qué pensaba Christa.

 

Y entonces, parecía que Io Kuzami tenía una objeción.

 

Io: “En última instancia, si nos dirigimos o no al campo de batalla, todo depende de la decisión de mi novio, ¿no es así? Incluso si es usted, si mi prometido decide ir, entonces no puede ignorar su voluntad.”

 

Diciendo eso, ella miró a Reiji con una mirada que implicaba ‘Entonces, ¿qué te parece?’ Ciertamente, si él fuera a salvar a Elliot, esta vez estaría dejando de lado a Graziella y no podría remediarlo después.

 

Y a medida que se acercaba el momento de tomar una decisión, Reiji cerró los ojos por un momento, y la respuesta a la que finalmente llegó fue ...

 

Reiji: “... Christa-san, lo siento. Creo que debo priorizar a los demonios”.

Christa: “... No, la subyugación de los demonios es el verdadero propósito de Héroe-sama. No hay manera de que pueda obstruir eso”.

Reiji: “Si. Incluso si Elliot fue capturado, no creo que eso signifique que será lastimado de inmediato. Después de tratar con los demonios de alguna manera, vamos a salvarlo”.

 

Había tomado su decisión. Tanto Io como Titania estaban de acuerdo en seguir a Reiji.

 

Y entonces, Reiji de repente se volvió hacia Suimei.

 

Reiji: “Suimei, ¿qué van a hacer ustedes?”

Suimei: “Nosotros, eh ...”

 

La decisión estaba entre tomar parte en la batalla contra los demonios o salvar a Elliot. En este tipo de situación, hacer un juicio era bastante difícil para Suimei. En este caso, realmente no tenía nada que quisiera priorizar, por lo que su juicio estaba desmotivado. Personalmente, debido a que Reiji y Mizuki (en cuerpo) se dirigían a algún lugar peligroso, él quería apoyarlos. Pero como también le debía un favor a Elliot por el caso de Reiji hace un tiempo, no se oponía a ir a salvarlo.

 

Lefille: “Fumu. Suimei-kun, ¿estás atascado?”

Suimei: “Lefi, lo siento, necesito tu recomendación.”

 

Sintiendo que Suimei dudaba en tomar una decisión, Lefille lo llamó, a lo que él respondió levantando las manos y pidiendo su opinión. En momentos como estos, la existencia de la chica que tenía las capacidades de un líder era algo por lo que estaba agradecido. Ella tenía un cierto poder persuasivo, y podía encontrar limpiamente una solución al trabajo.

 

La niña que era tan alta como una estudiante de primaria se apoyó en el respaldo de la silla y se cruzó de brazos. Mirándolo de lado, parecía un niño pequeño tratando de pararse de puntillas, pero las palabras que salían de su boca eran las de un adulto.

 

Lefille: “En este caso, mirándolo desde la situación general, deberíamos priorizar la lucha contra los demonios. Pero como es algo que involucra a los héroes, también se puede decir que es algo que no podemos ignorar. Mirando el panorama general, los héroes son un gran poder después de todo. Perder eso sería un gran golpe. Sin embargo, al final sigo pensando que es un malo plan dividir nuestras fuerzas ante la gran amenaza que podemos ver ante nuestros ojos”.

Reiji: “Lefille-san y Sensei son una gran parte de nuestro potencial de guerra, después de todo”.

 

Cuando Reiji expresó sus pensamientos, Lefille agregó una disculpa al final.

 

Lefille: “Mis disculpas a Christa-jou, pero tendrás que esperar. Naturalmente, si los países vecinos brindaran su apoyo de inmediato y retrasaran el avance de los demonios, sería una historia diferente”.

Christa: “Sí.”

Suimei: “Entonces, eso significa que vamos a luchar contra los demonios eh ... ¿Hm? Siento que hace no mucho pasó lo mismo...”

 

Mientras decía eso, Suimei ladeó la cabeza hacia un lado. Sin embargo, ¿cómo vieron este comportamiento los que lo rodeaban? ¿Estaba simplemente haciendo un malentendido, o estaba haciendo una exhibición tonta y fingiendo olvidar?

 

Todos los que habían estado viajando con Suimei lo miraron como se tratara de lo último.

 

Felmenia: “Um, ¿cómo lo pongo, las cosas simplemente no parecen estar yendo de la manera que Suimei-dono quiere”.

 

Su tono moderado no tenía ningún sarcasmo, pero cuando Felmenia sonreía, probablemente lo encontraba cómico. Por cómo quería que fuera, ella probablemente quiso decir que él no quería luchar contra los demonios después de todo. Esta sería la tercera vez que lo haría fuera de su control.

 

Y luego, Reiji siguió con su comentario.

 

Reiji: “Has dicho que no querías pelear desde que estábamos en el castillo también. Con la personalidad de Suimei, tenía que terminar así, así que como pensé, deberías haber venido con nosotros desde el principio”.

Suimei: “¡Cállate! ¡Eso desbarataría mis planes!”

 

Suimei levanto la voz, pero Reiji no se detuvo,

 

Reiji: “Entonces, ¿por qué no te niegas ahora? ¿No sería normal negarse?”

Suimei: “Uu ...”

 

No podía decir nada a esas palabras. Mirando a su alrededor, había caras de asombro, y risas. Incluso Reiji que lo había acorralado se reía agradablemente.

 

Y entonces, de repente dejó de reírse, e hizo una expresión seria.

 

Reiji: “Dejando eso a un lado, Suimei, ¿estarás bien?”

Suimei: “Hm? ¿Qué quieres decir?”

Reiji: “Me refiero a luchar. Tendrás que luchar contra los demonios, y no solo habrá un montón de ellos, ¿no?”

Suimei: “¿Bueno, no te parece como que todo estará bien? Hay mucha gente fuerte alrededor, puedo esconderme discretamente detrás de Lefille o Felmenia”.

Reiji: “Esconderse discretamente detrás de las mujeres es un poco ... Ya sabes ...”

Suimei: “Sólo tengo una vida”.

 

Naturalmente, solo estaba diciendo esto porque no quería mostrarle a Reiji sus habilidades reales, y Reiji simplemente se tomó esas palabras en su valor nominal.

 

Sin embargo, el equipo de Suimei no estaba satisfecho con la forma en que estaba hablando.

 

Lefille: “Hou ...”

Felmenia: “A-Ahaha”.

Liliana: “Suimee, debe ser demandado, al menos una vez”.

Suimei: “¿Qué sucede con ustedes?”

 

Una mirada llena de críticas, una sonrisa amarga y una actitud claramente tóxica. Al ver a cada uno de ellos así, Suimei trató de contenerlos con sus palabras, pero no tuvo ningún efecto.

 

Christa: “Yo lo haré entonces...”

 

Cuando Christa comenzó a hablar, Graziella la interrumpió antes de que pudiera terminar de hablar.

 

Graziella: “Debería estar bien para ti solo esperar en la Iglesia de la Salvación. Entiendo que estás preocupada por el héroe, pero hasta que hayamos terminado nuestros preparativos, no actúes por tu cuenta”.

Christa: “... Entendido.”

Graziella: “No te preocupes tanto por eso. Será suficiente si Reiji y los demás prestan su mano para la primera batalla. Una vez que la perspectiva de la victoria está clara, pueden ir a rescatar al héroe de El Meide “.

 

Graziella siguió adelante para animar a la abatida Christa. Sin embargo, había condiciones naturales que debían cumplirse.

 

Reiji: “Aunque eso es solo si somos capaces de aumentar nuestras fuerzas en la siguiente etapa ...”

Titania: “Astel debería moverse de una manera u otra, pero el problema es la Alianza y el estado de autogobierno eh...”

 

Los que dejaron escapar su angustia fueron Reiji y Titania. Como era de esperar, ese era el problema principal. Dado que Titania estaba presente, era posible que Astel hiciera un movimiento, pero no podía evitarse que no tuvieran conexión con el estado autogobernado y la Alianza.

 

Sin embargo, solo había una persona presente que estaba sonriendo con los dientes fuera.

 

Suimei: “Oye, acabo de pensar en algo interesante”.

 

Suimei de repente hizo una sonrisa turbulenta llena de intención traviesa. Al ver eso, Reiji se apartó un poco mientras hablaba.

 

Reiji: “Uwaa... Es la cara cuando a Suimei se le ocurre algo malvado”.

Suimei: “Lo de ‘Malvado’ era innecesario”.

Reiji: “¿Así que? ¿Qué tipo de palabras mágicas se te ocurrieron esta vez?”

Suimei: “Aah, solo tengo algo en lo que Reiji y Christa necesitan colaborar...”

 

Dicho esto, Suimei comenzó a explicar el siniestro truco en el que pensó.

Peso: 
0