The New Gate Capítulo 39 (parte 4).




Manual




Shin: “¿Es aquí?”

Schnee: “Sí. Los subordinados de Cook -Zazie, Lapwing, Bell y Shell- deberían estar aquí. Pero esto es ... inesperado”.

 

Mientras se dirigía hacia Eltnia, Shin decidió pasar por Barbatos porque “Shigureya”, la casa del gremio de Rokuten que pertenece a Cook, estaba ubicada allí. Aparentemente, todavía funcionaba como un restaurante.

 

Cuatro de los subordinados de Cook, que eran razas de larga vida, seguían activos: el restaurante también recibía invitados de fuera de Barbatos, o eso es lo que dijo Aral.

 

Tal como lo habían escuchado, el grupo de Shin encontró una cola increíblemente larga delante de ellos. Personas de todas edades, géneros y especies estaban formadas cuidadosamente en una línea.

 

Shin: “No parece que sea solo una hora de espera, ¿eh?”

Schnee: “Envié un mensaje, por lo que debería haber alguna acción pronto”.

 

Shin habló mientras miraba la cola y Schnee le respondió.

 

Después de un rato, dos chicas jóvenes salieron corriendo por las puertas. Tenían rostros muy similares, cuernos en la cabeza, alas membranosas en la espalda y colas escamosas asomándose por debajo de sus ropas.

 

Estas dos chicas son Bell y Shell. Ambas tenían ojos de color rojo intenso, pero el cabello plateado de Bell cubría la mitad derecha de su rostro, mientras que el cabello negro de Shell cubría el lado izquierdo de su rostro.

 

Shin: “Se ven igual, incluso ahora”.

 

Shin se refería al vestido de cocina de Bell y el uniforme de sirvienta de Shell. Con base en esto, los dos restantes probablemente usaran un uniforme de cocinero y el otro un kimono.

 

Bell: “¡Encontré a Schnee!”

Shell: “¡¡¡Encontré a Filma !!”

 

Bell y Shell señalaron en dirección al grupo de Shin y gritaron alegremente. Mencionaron el nombre de Schnee, pero como estaba camuflada, nadie la reconoció.

 

Bell: “¡Encontré a Shibaid!”

Shell: “Encontré a Sh-”

Schnee: “¿Chicas? ¿No son demasiado ruidosas?

 

Schnee las interrumpió cuando estaban a punto de gritar el nombre de Shin. Las chicas se congelaron al instante, al igual que las ranas frente a la mirada de una serpiente.

 

Shin y los demás pensaron lo mismo: ah, está enojada.

 

Schnee: “Mi mensaje a Lapwing claramente decía que no debía crear problemas, ¿no es así?”

“¡Lo ... lo siento!”

 

Probablemente salieron corriendo sin escuchar hasta el final. Las dos se disculparon y volvieron rápidamente dentro de la tienda.

 

Filma: “Este tipo de conmoción también se siente nostálgico ...”

Shibaid: “Sin embargo, que nuestros nombres sean gritados así en público es bastante problemático”.

 

Debido al intercambio con Bell y Shell, el grupo de Shin había atraído algo de atención.

 

Como pensaban que probablemente sería mejor regresar en otro momento, Schnee sugirió ingresar al restaurante por la puerta de atrás. Lapwing había respondido a su mensaje, al parecer.

 

El grupo dejó el frente de la tienda y entró en una calle secundaria que tenía poco tráfico. Cuando llegaron a la puerta trasera de Shigureya, encontraron a una mujer esperando.

 

Se trata de Lapwing, quien se había estado comunicando con Schnee por mensaje.

 

Pelo negro atado detrás de la cabeza y un kimono diseñado con facilidad de movimiento en mente.

 

Sus ojos verdes tenían una luz suave dentro de ellos, justo como Shin recordaba.

 

Lapwing: “Los estaba esperando. Me disculpo por el problema causado por Bell y Shell”.

Shin: “No te preocupes por eso. Me alegra ver que nada parece haber cambiado”.

 

Dirigido por Lapwing, el grupo ingresó a Shigureya y fue conducido a una sala privada especial.

 

El restaurante, que había agotado sus existencias de ingredientes para el día, acababa de cerrar. Solo los clientes que todavía estaban comiendo estaban dentro.

 

Lapwing: “Su comida estará lista pronto, por favor esperen”.

 

Después de enterarse de que el grupo planeaba almorzar en Shigureya, Lapwing dijo: “déjanoslo a nosotros” y aceptó la solicitud con entusiasmo. Todavía quedaban ingredientes para el personal, al parecer.

 

Bell: “Aquí está su agua”.

Shell: “Por favor usen estos pañuelos”.

 

Cuando Lapwing se fue, Bell y Shell aparecieron adentro. Sus movimientos indicaron que todavía se sentían culpables frente a Schnee, pero cuando ella las perdonó, sonrieron al anunciar el menú de hoy.

 

Shin: “Por cierto, Zazie está cocinando, ¿verdad?”

Bell: “¡Zazie se está enfocando en la cocina!”

Shell: “¡Cuando se pone así, nada puede detenerla!”

 

Bell y Shell respondieron a la pregunta de Shin, sus expresiones sugerían “¡Es una chica sin remedio, esa chica!”

 

Bell: “¿Debo ir a llamarla?”

Shin: “No, solo quería saludarla. Probablemente la veamos más tarde de todos modos, está bien”.

 

Shin negó con la cabeza ante la pregunta simultánea de Bell y Shell. No tenía ganas de interrumpir su cocina solo para saludar. En el pasado, el jefe de Shigureya y por lo tanto el jefe de cocina, era naturalmente Cook.

 

Zazie y Lapwing eran ambas chefs vice-jefes. Sus habilidades culinarias estaban en el mismo nivel. Mientras que, en cuestiones de batalla, Lapwing se destacó en el combate terrestre y Zazie en encuentros marinos.

 

Bell y Shell, las camareras, no sobresalieron en la cocina, pero en términos de poder de lucha estaban por encima de Zazie y Lapwing.

 

Shin: “Gracias por la comida.”

 

Zazie y Lapwing llegaron después de que el grupo terminó de comer, como si hubieran estado esperando el momento adecuado. Junto a Lapwing que iba vestida de kimono estaba la esbelta pero musculosa figura de Zazie, vestida con el traje de chef. A primera vista, sería difícil decir que trabajaban en el mismo restaurante.

 

En contraste con la forma suave y afable de Lapwing, Zazie era del tipo “salvaje”, y le quedaba bien el pelo corto y rojo. Ella parecía mucho más un aventurero que una cocinera.

 

Shin: “¿Te volviste aún mejor en la cocina?”

Zazie: “Si realmente lo crees, mis esfuerzos han dado sus frutos”.

 

Lapwing asintió con una sonrisa.

 

Zazie: “Entonces, ¿qué los trajo aquí hoy?”

 

Zazie finalmente habló, con una voz grave que encajaba con su apariencia. Sus ojos color marrón le dieron una apariencia intensa, apenas una pulgada de deslumbrante.

 

Shin: “Pensé en hacerles una visita, ya que estábamos en la zona y todo. Lamento haber hecho que preparan una habitación privada para nosotros”.

Zazie: “No, no es inconveniente si se trata de un amigo del señor Cook”.

 

A pesar de sus palabras, la expresión de Zazie sugería que a ella le resultaba un dolor en el trasero.

 

Si uno no supiera que su expresión agria era algo con lo que nació, parecería que estaba realmente irritada.

 

Zazie: “... déjame preguntarle una cosa. Shin, ¿no ha venido por ese rumor?”

Lapwing: “Zazie, por favor. Es ‘señor’ Shin”.

Shin: “No, está bien. O más bien, ¿a qué rumor te refieres?”

 

Shin apaciguó Lapwing y pidió más detalles sobre el rumor.

 

Zazie: “En los mares de Barbatos, hay un área llamada Kuwain. Un marinero dice haber visto un barco gigantesco allí. Quien lo vio es un elfo que sabía cómo se ve Celciutos”.

Shin: “¿Quieres decir que el barco en cuestión era Celciutos?”

Zazie: “Sí.”

 

Zazie miró a Shin con una mirada penetrante.

 

La luz en sus ojos provenía de la firme determinación de buscar y encontrar a Celciutos, la Casa del Gremio de su maestro, Cook.

 

Shin: “Cambio de planes entonces. Cuéntanos más sobre la situación actual. Si es posible, la recuperaremos”.

 

El barco fantasma mencionado por Aral... Shin pensó que podría ser lo que estaban buscando.

 

Aparentemente, el elfo que había visto el misterioso barco ya no estaba en Barbatos: había venido a informar a Zazie y a los demás que había visto a Celciutos varios años antes.

 

Shin: “¿Ese elfo es el personaje de apoyo de alguien?”

Zazie: “No, para decirlo en términos simples, es solo un NPC. Solía ​​trabajar en el puerto de Erculus y tuvo la oportunidad de ver a Celciutos varias veces, así que recordó su apariencia”.

Lapwing: “Es cierto que se detuvo un par de veces en Erculus. La probabilidad de que haya cometido un error es bastante baja entonces”.

 

Erculus era una ciudad inicial que prosperó como un puerto en la era del juego. Además de los barcos de todos los tamaños, las casas de los gremios en forma de barcos también podrían fondear allí.

 

Incluso sin tener que anclar en un puerto, todos los miembros de Rokuten podrían tele transportarse directamente desde sus casas u hogares de gremio. También había un personaje de apoyo establecido exclusivamente para reabastecer suministros, por lo que nadie más tenía que hacer eso.

 

Sin embargo, como era un barco, de vez en cuando usaban puertos temporalmente. Una de las razones era mostrar el enorme y lujoso buque que era Celciutos.

 

Shin: “¿Dónde exactamente está el área de Kuwain?”

Zazie: “De acuerdo con los pescadores y marineros de los buques mercantes, es el área sobre Hinomoto saliendo de Barbatos. No está sellado, pero está designado como una zona marina peligrosa, por lo que el gremio prohíbe entrar en él”.

 

Zazie respondió con una mueca, a lo que Lapwing explicó que se debía a la negativa del gremio a permitirles la entrada en el área de Kuwain cuando lo solicitaron.

 

Shin: “¿Qué significa exactamente ‘zona marina peligrosa’?”

Lapwing: “El área de Kuwain está rodeada por tres poderosas corrientes, como si formaran un triángulo. Cada rincón de este triángulo se ha convertido en el hogar de monstruos que protegen sus respectivos territorios. Hasta hace unos años, los monstruos simplemente ahuyentaban a los que intentaban entrar en su zona, pero ahora la gente dice que comenzaron a atacar y destruir barcos: incluso en áreas que antes eran pacíficas. Ahora hay tormentas frecuentes lo suficientemente violentas como para hundir incluso a los barcos de gran tamaño”.

                                                                                              

Lapwing continuó la explicación de Zazie y al final uso una mano en su mejilla y suspiro.

 

Las tormentas por sí solas eran problema suficiente, pero con los monstruos involucrados también, no estaba mal que el gremio sellara el área para inspeccionarla, o eso pensaba Shin.

 

Había tres monstruos que custodiaban el área de Kuwain, llamados las Tres Bestias Marinas.

 

En el noroeste, un calamar gigante con extremidades de 20mels y gemas que podían lanzar magia, “Mascurda”.

 

En el sureste, un tiburón con aletas afiladas y agujas venenosas creciendo por todo su cuerpo, “Eolios”.

 

En el sudoeste, una serpiente marina con vello corporal y ojos compuestos tan duros como el acero e incluso pinzas tipo cangrejo, “Keseldran”.

 

Estos tres monstruos, al mando de sus secuaces, lucharon constantemente para expandir sus territorios, por lo que muy pocos regresaron vivos del área de Kuwain, agregó Lapwing.

 

El elfo que había visto a Celciutos casi había muerto allí mismo: su barco destruido, fue llevado por las corrientes y terminó dentro del área de Kuwain. Estaba preparado para encontrar su fin, o al menos eso dijo.

 

Después de ver a Celciutos, agotó su energía y se hundió bajo las olas, pero cuando despertó se encontró flotando cerca de la costa de Barbatos, colgando de un tablón de madera como un tronco flotante. Un barco que pasaba lo rescató, por lo que apenas había sobrevivido.

 

Lapwing: “Definitivamente hay algo extraño pasando allí”.

Shin: “Sí. Basado en el medio ambiente marino, probablemente fueron bestias, quizás tritones o peces”.

 

Shin también estuvo de acuerdo con la hipótesis de Lapwing.

 

En THE NEW GATE, las criaturas marinas parecidas a los humanos se llamaban “Mermen”, mientras que las que eran más similares a los peces se llamaban “Fishmen”. Ambas categorías eran variaciones de las bestias, especializadas en combate submarino: podían bucear sin límites y todas sus estadísticas crecían un 10% mientras estaban bajo el agua. A cambio, sus estadísticas disminuyeron en un 10% cuando estaban en tierra.

 

Bajo el agua, todos los obstáculos a su movimiento desparecían, por lo que se jactaban de tener una fuerza sin igual en el mar.

 

Algunos jugadores emplearon estrategias como usar esta habilidad de buceo ilimitada para ahogar a otros jugadores y ganar. Teniendo nombres y estados inusuales, tenían una posición única dentro de la categoría Bestia.

 

Shin: “De acuerdo con lo que dijo ese elfo, incluso si la entrada está prohibida, no es como si hubiera paredes o algo así, ¿no? ¿No podríamos solo ir allí?”

Lapwing: “Creo que es posible, pero para inspeccionar el área necesitaríamos una nave de un tamaño bastante grande, por lo que sería difícil entrar sin el permiso del gremio, supongo”.

 

Lapwing y los demás no pudieron conseguir un barco de suficiente tamaño, por lo que su solicitud fue rechazada.

 

En el juego, Shin había experimentado el mar durante una tormenta. Olas lo suficientemente grandes como para derribar incluso las naves grandes, a menos que tuvieran hechizos mágicos para evitarlo, eran comunes en este mundo. Los barcos promedio no tendrían ninguna posibilidad.

 

Shin: “Supongo que eso significa que debemos obtener permiso primero. ¿Sabes cuáles son las condiciones?”

Lapwing: “Tener un barco igual o superior a un cierto tamaño. La presencia de un aventurero rango A o superior. Tener equipo adecuado para luchar bajo el agua. Esas tres deberían ser todas las condiciones. Naturalmente, no hay ninguna compensación en caso de muerte o lesión. Ir a esa área se considera que tiene un deseo de muerte, después de todo”.

Shin: “Sí, puedo ver eso.”

 

Shin estuvo de acuerdo con las palabras de Lapwing. Incluso excluyendo las tres Bestias Marinas, la zona de Kuwain estaba plagada de monstruos. Solo por escuchar lo que dijeron Zazie y Lapwing, Shin pudo ver cuán problemática podría ser la zona.

 

Originalmente, los monstruos marinos aparecían en el océano con mucha más frecuencia que los monstruos en tierra. La exploración no era estable y los ataques podían venir de cualquier dirección. Además, si el enemigo está atacando bajo el agua, las opciones se vuelven limitadas.

 

En la era del juego, había muchas historias de jugadores que se habían hecho un nombre en tierra, pero que luego murieron tan pronto como desafiaron los mares.

 

Las tres Bestias Marinas eran poderosos monstruos alrededor del nivel 800, por lo que sus subordinados obviamente también serían bastante amenazantes. Zazie y sus camaradas se habían criado centrándose más en las habilidades de creación, como cocinar en lugar de luchar, por lo que les habría resultado difícil regresar con vida.

 

Shin: “Primero que nada, lo que necesitamos es un barco”.

Zazie: “Señor. Shin, ¿tiene algo en mente?

 

Zazie miró a Shin con una expresión llena de anticipación.

 

Shin: “Bueno, en realidad, tengo las partes. Si puedo tener un lugar para armarlas, puedo hacer un barco”.

 

Celciutos era extremadamente grande y poderoso incluso entre todos los otros buques de guerra de poder mágico: en THE NEW GATE, era uno de los mejores súper acorazados existentes. Sus piezas de mantenimiento fueron hechas en cantidades absurdas, la mayoría de ellas hechas por el herrero, Shin. Una gran cantidad de prototipos y piezas de repuesto para barcos descansaban en el cuadro de artículos de Shin.

 

Shin mantuvo las piezas en carpetas separadas, de acuerdo con el tamaño del barco para el que fueron creadas. Podía intercambiar partes y personalizar naves, siempre que los tamaños fueran los mismos.

 

Lapwing: “¡Como se esperaba del Señor Shin! ¡¡Hagamos las preparaciones de inmediato!!”

 

La abrumada Lapwing estaba lista para salir de la habitación.

 

Shin: “¿Realmente puedes tener un lugar listo tan fácilmente? No puedo simplemente construirlo en cualquier lado, ¿sabes?”

 

En el juego, todo lo que uno tenía que hacer era ir a la oficina de administración del puerto y registrarse para construir un barco, pero en realidad las cosas no podían ser tan fáciles.

 

Lapwing: “Estamos construyendo un barco en el astillero de un conocido. Me siento mal por los carpinteros, pero tomaremos prestado ese espacio”.

Shin: “¿Está eso bien? Quiero decir, en términos de su relación con ellos.”

 

Si había un lugar disponible, querían comenzar de inmediato, pero decir que ya no necesitaban el barco solicitado podría ser un problema.

 

Zazie: “Creo que estará bien. Ese carpintero no se preocupará por pequeñeces si eso significara perfeccionar sus técnicas. Por el contrario, estoy segura de que mirará la nave que fabriques y tratará de robar tus técnicas”.

 

Zazie agregó que el carpintero probablemente querría ver como la nave se hacía en lugar de la suya.

 

Shin: “¿Puedes llevarme allí de inmediato, entonces? Quiero hacer los preparativos y dirigirme a Kuwain lo antes posible”.

 

Las dos chicas asintieron a las palabras de Shin y se pusieron de pie. Después de haber dejado el trabajo de lavar los platos a Bell y Shell, Zazie y Lapwing guiaron al grupo de Shin hacia una avenida grande. No se habían cambiado antes de irse, ya que sus ropas tenían encantamientos mágicos que las mantenían limpios a ellas y a sus equipos en todo momento. No era algo útil en la batalla, pero Cook declaró que era absolutamente necesario. Shin recordó haberlos hecho con Cashmere y la ayuda de Hecate.

 

•••••••••••••••

Proyecto: 
Peso: 
0