Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 115: Alboroto al atardecer




Manual




Hatsumi: “Bueno, ya es hora de que regrese”.

Suimei: “... Te acompañare fuera”.

 

Mientras Hatsumi expresaba su intención de regresar al palacio, Suimei dio una respuesta sin energía acompañada de una cara pálida.

 

Durante un tiempo, había estado pasando por la terrible experiencia de ser presionado para obtener respuestas y recibir sermones, por lo que estaba a punto de desmayarse y se desilusionó por completo.

 

A pesar de que ya era tarde y estaba bastante brillante afuera, solo el lugar donde estaba parado parecía oscuro y sombrío. Después de que Hatsumi terminó sus palabras de despedida con todos, Lefille y Felmenia también se levantaron de sus asientos.

 

Lefille: “Iremos a acompañarla también”.

Felmenia: “Cierto. ¿Deberíamos ir todos a despedirla? “

Hatsumi: “Eh ...? Umm, debería estar bien por mi cuenta ... “

 

Antes de que ella lo supiera, todos tenían la intención de ir con ella, pero Hatsumi pensó que sería una molestia para ellos y se negó. Sin embargo, su intención no era solo escoltarla.

 

Liliana: “No es por eso. Si todos te rodeamos será más difícil que te descubran”.

Hatsumi: “¡Ah, lo entiendo!”

 

Hatsumi aplaudió cuando escuchó la sugerencia de Liliana. Estaba un poco incómoda por esconderse solo con una bata. Si todos crearan un muro a su alrededor, entonces el hecho de que el héroe estaba presente no sería fácilmente expuesto a la policía militar.

 

Habiéndose decidido por su plan, Suimei y los demás rodearon a Hatsumi y salieron de la casa de huéspedes. Después de caminar un rato por la calle hacia el palacio, Hatsumi de repente se disculpó con Lefille.

 

Hatsumi: “Lamento lo de antes. Terminé gritando todo tipo de cosas “.

Lefille: “No nos importa en particular. No hay necesidad de disculparse.”

 

Mientras Lefille contestaba refrescantemente, Suimei hizo un ‘¿Eh?’ como si estuviera objetando, pero Felmenia simplemente frunció el ceño. Recordando lo que había pasado terminó completamente descorazonado y no pudo decir nada más.

 

Felmenia: “... Dios mío, es culpa de Suimei-dono por decir cosas que causarían un malentendido”

Suimei: “¡He! porque…?”

 

Suimei se quedó ahí confundido sin darse cuenta del motivo por el cual había sido regañado. Con él en medio de ese estado Lefille se dirigió a Hatsumi,

 

Lefille: “Bueno asunto a parte. Pasaron algunas cosas, pero vamos a llevarnos bien, ¿de acuerdo?”

Hatsumi: “¿Eh? ¿Llevarnos bien?”

Lefille: “Esto es esto, y eso es eso, a eso me refiero. Lo mejor es pensar en ello como algo aparte”.

Hatsumi: “... Así es, cierto. Un, por favor trátame bien”.

Suimei: “No sé de qué hablan, pero es bienvenido si se están llevando bien ...”

 

Finalmente, la conversación se estableció en una dirección más amable. Respirando el aire que había comenzado a calmarse, Suimei dejó escapar un profundo suspiro de alivio. Y luego, sintiendo que algo sucedía, Liliana lo llamó.

 

Liliana: “Suimee, está muy ruidoso adelante”.

Suimei: “¿Hum?”

 

Siguiendo el informe de Liliana, Suimei enfocó sus ojos hacia adelante. Parecía que había algún tipo de alboroto sucediendo más abajo en la calle.

 

Suimei: “¿Qué? ¿Un motín a plena luz del día? Oioi, estás bromeando, ¿verdad?”

 

Estaba en la escala en la que podría considerarse un disturbio, mucho más allá de una simple disputa. Incluso desde lejos parecían estar moviéndose violentamente y también podían escuchar una cadena de gritos.

 

Además de eso, también podían escuchar el sonido peligroso de rugidos furiosos cada vez más fuerte.

 

Felmenia: “¿Me pregunto qué sucede?”

Lefille: “Humu, esto no puede ser nada pacífico”.

 

Al ver que un hombre escapaba del alboroto, Suimei lo interrogó mientras pasaban.

 

Suimei: “Disculpe. Algo está pasando adelante, ¿sucedió algo?

“Yo-yo no lo sé. Esos tipos, que pensábamos estaban predicando como siempre, de repente se pusieron violentos”.

Suimei: “¿Esos tipos?”

“Realmente no lo entiendo yo mismo. Pero si quieres saberlo, pregúntale a alguien más “.

 

Al decir eso, el hombre corrió rápidamente por el camino detrás de Suimei y los demás mientras huía del alboroto.

 

Al ver que no estaban haciendo ningún progreso, se dirigieron en la dirección opuesta a las olas de personas que venían en su dirección. Poco a poco, la gente que veían empezaba a comprender la magnitud del alboroto y huían una detrás de la otra.

 

Eventualmente, lo que apareció antes de ellos ...

 

Suimei: “Estos chicos...”

Lefille: “Los vimos antes, los muchachos del grupo religioso anti diosa o algo así, ¿verdad?”

 

Cuando llegaron a un descanso entre la ola de personas, lo que apareció frente a ellos en la gran brecha, eran varias figuras con bastones de metal vestidas con ropa religiosa blanca. Tal como Lefille había dicho, eran miembros del culto religioso sospechoso que habían visto antes en la ciudad.

 

No había solo uno o dos de ellos. Actuaban juntos en números considerables al tiempo que golpeaban los bastones en sus manos contra el suelo, dejando escapar ruidos fuertes mientras derribaban los bordes de los aleros y vallas de las casas circundantes.

 

Además, ninguno de ellos estaba hablando, estaban actuando en completo silencio. Como si estuvieran actuando violentamente en una cadena de montaje silenciosa, repitieron sus acciones destructivas y emitieron una atmósfera inquietante indescriptible.

 

De su entorno, podían escuchar rugidos enojados y voces contenidas que decían: ‘¿Qué diablos estás haciendo?’ ‘¡ya detente!’ sonando en el aire. Pero ignoraban esas voces como si no pudieran oírlas en absoluto. Antes de que Suimei y los demás llegaran, probablemente hubo muchas personas que intentaron persuadirlos. Sin embargo, todos esos esfuerzos parecieron haber terminado en vano.

 

Liliana: “Vienen para acá”.

Suimei: “¿Qué vamos a.…? Bueno, no hay necesidad de preguntar, eh”.

Lefille: “¿¡No es obvio que vamos a someterlos !?”

Hatsumi: “Naturalmente.”

 

Cuando Suimei estuvo a punto de preguntar, Hatsumi y Lefille simplemente lo declararon como si fuera una pregunta tonta. Y después de que tomaron la iniciativa y dieron un paso adelante, comenzaron a golpear a los diversos miembros del culto armado. Hatsumi usó su espada mientras la mantenía enfundada para golpear con precisión los signos vitales de sus oponentes para evitar que se movieran. Lefille también estaba usando su enorme espada desde dentro de su vaina, y estaba golpeando a los miembros del culto como si los clavara en el suelo.

 

Podían escuchar chillidos similares a ranas que se rompían llenando el aire.

 

Frente a la habilidad que esas dos poseían, los miembros de la secta llegaron a su punto muerto cuando colapsaron en el acto. No fueron capaces de oponerse a las dos chicas, y justo cuando pensaban que habían terminado de resolver el alboroto, se dieron cuenta de que personas que vestían la misma ropa salían de los callejones.

 

Hatsumi: “Espera un momento, ¿De dónde están saliendo todos estos tipos...?”

 

Cuando la voz desconcertada de Hatsumi llegó a su oído, Suimei buscó dónde salían todos los miembros de la secta y puso en práctica un hechizo de visión. Usó su visión para perseguir la pared de ropa blanca hasta su fuente, y luego ...

 

Suimei: “Oioioi ... ¿Este no es el único lugar en el que estos tipos están armando alboroto?”

Lefille: “¿Qué quieres decir?”

Suimei: “Hay gente actuando de la misma manera que estos muchachos por toda la ciudad en todas direcciones. Parece que aún no han llegado al palacio ...”

 

Pero, aun así, todavía estaban por toda la ciudad causando un alboroto. Después de que Suimei informó esto, Hatsumi derribó al miembro de culto frente a ella, y se dio la vuelta.

 

Hatsumi: “Yakagi, ¿dónde está el lugar más extremo?”

Suimei: “Espera un momento ... En el distrito de venta de armas. Los muchachos de allí no solo usan bastones, sino que también tienen otras armas”.

Lefille: “Probablemente hayan robado los productos de los talleres allí. Suimei-kun, ¿qué pasa con los movimientos de la policía militar? “

Suimei: “Parece que se les está tomando todo lo que tienen perseguir a los tipos vestidos de blanco que aparecen por todos lados... más bien, ¿no hay suficientes? Normalmente hay muchos de ellos merodeando, ¿no se fortaleció la seguridad después del caso la última vez?”

Hatsumi: “Esto es solo una suposición, pero creo que probablemente estén en el palacio”.

Suimei: “Entonces, ¿por eso en cualquier otro lugar es básicamente indefenso? Aun así, hay muy pocos ... Ah”.

 

Cuando Suimei hizo una expresión como si de repente descubriera algo de sus propias palabras, Felmenia lo interrogó.

 

Felmenia: “¿Qué pasa?”

Liliana: “Suimee, también se dio cuenta, ¿verdad?”

 

Suimei silenciosamente asintió con la cabeza hacia Liliana. No solo lo habían notado, Lefille también intercambió miradas con ellos y asintió.

 

Y luego, Suimei le explicó las cosas a Felmenia y Hatsumi que no se habían dado cuenta de lo que estaba pasando.

 

Suimei: “Es probable que estuvieran mesclados con los guardias de apoyo o algo así”.

 

Y a partir de esa explicación directa, la expresión de Hatsumi se torció como si acabara de recordar algo desagradable.

 

Hatsumi: “Uwa, es el modus operandi de una organización terrorista”.

Suimei: “Aah, estoy de acuerdo por completo”.

 

Difiere ligeramente de lo que ella se refería, pero ciertamente parecía ser uno de esos actos terroristas de los que escucharon que sucedía en Occidente. Se mezclaban con refugiados, viajeros e inmigrantes para escabullirse de las fronteras nacionales y llevaban a cabo actos terroristas.

 

Se podría decir que este truco es similar a lo que sucedía aquí.

 

Habiendo terminado de ocuparse de los miembros del culto en el área inmediata, Suimei llamó a Hatsumi.

 

Suimei: “¿Entonces qué vas a hacer? ¿Ir al palacio?

Hatsumi: “Dijiste que el distrito de las tiendas de armas era peligroso ¿verdad? Voy a ir allí.”

Suimei: “Ciertamente es algo que tu harías eh ~”.

 

Como uno esperaría de su sentido de responsabilidad. Ese lado serio de ella no había cambiado en absoluto comparado con antes de que ella perdiera sus recuerdos.

 

Liliana: “Entonces, abriré, un camino”.

 

Liliana dijo mientras se tambaleaba como de costumbre, extendió su dedo índice hacia los miembros de la secta en dirección al distrito de armas. Ella alineó su brazo con su línea de visión y lo sostuvo perfectamente horizontal al suelo. Y luego, ella empujó su dedo hacia adelante muy ligeramente.

 

Liliana: “¡Bang bang!”

 

Inmediatamente después de hacer esos sonidos con su boca, los miembros de la secta en línea recta desde el dedo de Liliana fueron arrojados a los miembros detrás de ellos con una fuerza terrorífica.

 

Dentro de la tela blanca, los gritos comenzaron a salir uno tras otro.

 

“¡Ugeh!”

“Oi, ¿qué eres, guha!”

“¡¿Q-qué ?! O-oi! Bufuu!”

 

Debido a que todos estaban agrupados, naturalmente, seguían chocando entre sí en sucesión. Aun así, Liliana continuó diciendo ‘¡bang bang!’ de manera infantil, por lo que la situación de los miembros de la secta no terminaba.

 

Como se trataba de un ataque sin sustancia física, los miembros de la secta del frente ni siquiera estaban desarrollando ningún hechizo, ya que se habían desvanecido.

 

Por otro lado, Felmenia hizo una expresión curiosa al ver esta jugada.

 

Felmenia: “Suimei-dono, ¿qué estaba usando Lily ahora?”

Suimei: “Esa es una especie de magia de exorcismo. Es magia que hace uso del cuerpo etéreo. Toma el cuerpo astral de alguien y lo extiende para golpear directamente el cuerpo astral del oponente”.

 

Hablando de magia de exorcismo, había muchos hechizos que caían bajo esa categoría, cubrían un rango bastante amplio. Hacían uso de aquello llamado experiencia fuera del cuerpo para manipular el propio cuerpo etéreo como una especie de técnica de exorcismo.

 

Dependiendo de lo que estuviera más allá del dedo o el bastón, le daba al cuerpo etéreo una identidad direccional, y ese cuerpo etéreo extendido alejaría el cuerpo astral del oponente, haciendo que saliera volando.

 

Debido a que el cuerpo astral y el cuerpo físico tenían un vínculo inseparable, cuando el cuerpo astral se enviaba volando, el cuerpo físico era arrastrado, y los dos volaban juntos. Caía bajo la categoría de un ataque astral, y podría decirse que es una magia bastante poderosa.

 

Cuando Suimei pasó por esta explicación, por alguna razón, Felmenia levantó una voz insatisfecha.

 

Felmenia: “... Nunca me has enseñado esta magia”.

Suimei: “Ahora que lo pienso, tienes razón eh”.

Felmenia: “Nada de ‘Ahora que lo pienso’. ¿Por qué no me lo enseñaste?”

 

Felmenia parecía enojada por el hecho de que no se le enseñó esta magia cuando se acercó con un tono crítico.

 

Suimei: “No te enojes solo porque enseñé cosas un poco fuera de orden ...”

Felmenia: “¡No es solo un poco!¡Esto es un incumplimiento de contrato!¡A juzgar por Llly es algo bastante prominente!”

Suimei: “No digas eso, técnicamente tampoco es algo de alto nivel”.

Felmenia: “¡Aun así!”

 

Ella comenzó a gritar. Ella era más obstinada de lo que Suimei imaginaba. En un giro sorprendentemente inusual para ella, ella estaba siendo bastante egoísta.

 

Mientras tenían este intercambio, Hatsumi se interpuso entre ellos y habló con una voz ligeramente crítica.

 

Hatsumi: “Esperen un segundo, ¿pueden dejar esa charla para más tarde?”

Felmenia: “T-tienes razón. Mis disculpas...”

Liliana: “Colapsarán pronto. Cuando se abra un agujero, comencemos a correr”.

 

Siguiendo las instrucciones de Liliana, el grupo comenzó a correr y cruzó el puente, y en poco tiempo llegaron al distrito de las tiendas de armas.

 

Naturalmente, debería haber habido miembros de culto que Suimei había visto a través de su magia, pero ...

 

Suimei: “¿El alboroto se calmó?”

 

La calle estaba llena de tiendas y talleres de herrería, por lo que tenía un aspecto bastante excéntrico en comparación con otros distritos, pero en este momento, estaba sorprendentemente desolado.

 

Los carteles y las cajas que quedaban fuera de las tiendas mostraban signos de destrucción, pero no podían oír ningún ruido violento en la zona. Fue como si una tormenta hubiera pasado por el área por completo.

 

Hatsumi: “Oye, dijiste que esta era el área más intensa”.

Suimei: “Sí, hasta ahora lo era, pero ... Ahora bien, ¿qué significa?”

 

Suimei observó su entorno de forma dudosa. No había nadie alrededor. ¿La gente del distrito y los enanos que dirigían las tiendas se escondían en el interior? El hecho de que incluso los miembros violentos de la secta no estaban presentes era un misterio.

 

Mientras miraba a su alrededor, vio una sombra caminando hacia ellos desde el frente. No estaban solos. Él podía escuchar varios pasos.

 

Entonces han venido. Mientras Suimei estaba pensando en eso, lo que apareció junto con varios miembros de culto vestidos de blanco fue ...

 

Felmenia: “Esto es...”

Lefille: “Así que ha llegado”.

Liliana: “Cómo lo digo, inesperado”.

Suimei: “Oioi, ¿en serio ...?”

 

Felmenia, Lefille, Liliana y Suimei levantaron voces sorprendidas al ver a la persona parada en el centro de los miembros de la secta.

 

Y esa persona en cuestión ...

 

“-He estado esperando tu llegada. Héroe de la Alianza, Hatsumi Kuchiba”.

 

Con miembros de culto a su espalda, hablando como si supiera que Hatsumi vendría aquí, profundamente unida a Suimei y a los demás, estaba la monja Clarissa.

 

Solo que Hatsumi no sabía quién era y mostró una expresión perpleja.

 

Hatsumi: “¿Una moja con orejas de gato...?”

Clarissa: “Me llamo Clarissa. Me siento honrada por conocerla”

 

Diciendo eso, Clarissa se inclinó elegantemente hacia Hatsumi. Sin embargo, Hatsumi, después de ver las reacciones de todos los demás, cuestionó a Suimei.

 

Hatsumi: “Oye, ¿es alguien que conozcas?”

Suimei: “Bueno, solo un poco, es todo. Sin embargo-”

 

Mientras contestaban a Suimei, Lefille rechazó la pregunta como si estuviera buscando respuestas.

 

Lefille: “Hermana Clarissa. ¿Eres consciente de que los que están detrás de ti son los que están causando una perturbación?”

Clarissa: “Sí. Estoy completamente enterada”.

Lefille: “Por lo que veo, parece que estás relacionada con ellos. ¿Qué significa esto? Me gustaría obtener una respuesta convincente de usted”.

 

Como Lefille pidió intensamente una respuesta, Clarissa no fue la que lo hizo.

 

“... Haa. Sin embargo, no hay nada particularmente convincente sobre esto”.

Lefille: “¡Jill!”

 

Cuando Jillbert dejó escapar un suspiro, salió débilmente de un callejón. Y luego, como para declarar claramente que estaba en el otro lado, tomó una posición al lado de Clarissa.

 

Estaba vestida igual que siempre con ropa que permitía moverse fácilmente. Sin embargo, sobre su delicado hombro, había una alabarda indebidamente grande. Tenía un agarre gordo y largo que parecía demasiado grande para su palma, una hoja de hacha y una punta de lanza que podría decirse que era un enorme bloque de hierro lo suficientemente grande como para cubrir toda la figura de Jillbert si la ponía delante de ella.

 

Cuando dejó caer la alabarda de su hombro al suelo, sacudió el suelo junto con un ruido fuerte y sordo.

 

Suimei: “Hola, loli legal”.

Jill: “Sigo diciendo que no entiendo lo que estás diciendo, maldito pedófilo... Por otro lado, estás sorprendentemente calmado sobre esto eh”.

Suimei: “Bueno sí. Solo por la forma en que la Hermana de aquí dijo el nombre de Hatsumi, he captado la situación en gran medida”.

 

Al ver que Suimei había llegado a una conclusión, Hatsumi se volvió hacia él.

 

Hatsumi: “Yakagi, ¿qué está pasando?”

Suimei: “Es un déjà vu. ¿No es similar a lo que sucedió cuando apareció Eanru?”

Hatsumi: “¡Ah!”

 

Al escuchar eso, Hatsumi se dio cuenta de que de alguna manera era similar a la situación anterior. Al ver que dejaba escapar una voz sorprendida, Clarissa habló.

 

Clarissa: “Si te has dado cuenta, entonces nos ahorrará algo de tiempo”.

Felmenia: “Entonces, Hermana, ¿eso significa que eres un compañero del Dragonnewt que atacó a Suimei-dono y Hero-dono?”

Clarissa: “Sí. Es exactamente como Flama blanca-dono dice.”

Felmenia: “Y estos tipos también son tus aliados. Que una hermana de la Iglesia de la Salvación traiga consigo miembros de una organización contraria, es bastante irónico, ¿no?”

Clarissa: “Ciertamente. Es ideal para una historia divertida”.

 

Clarissa comenzó a reírse de manera refinada. Por otro lado, Suimei y los demás los reconocieron como enemigos, y cada uno se preparaba para la batalla.

 

Al verlos hacer eso, el que parecía menos entusiasmado no era otro que Jillbert.

 

Jill: “Aaaaah, ¿por qué llegó a esto ...?”

Lefille: “En serio. Jill, si estás de ese lado, significa que también eres un enemigo, ¿verdad?”

Jill: “Así es como va eh. Honestamente, preferiría no hacerlo, pero ...”

 

Por la forma de hablar de Jillbert, parecía poco entusiasta con respecto a la situación. Como era de esperar, había partes de ella que se sentían mal por enemistarse con Lefille con quien se llevaba bastante bien.

 

Como si la regañara, Clarissa alzó la voz.

 

Clarissa: “Jill. No sirve de nada quejarse”.

Jill: “Sé que no se puede hacer nada al respecto, pero ... Estaba pensando en por qué el flujo de acontecimientos terminó por hacer que Lefi y los demás se opongan a nosotros”.

Clarissa: “¿Todavía no entiendes?”

Jill: “¿Ah?”

 

Al escuchar la declaración desconcertante de Clarissa, Jillbert hizo una expresión curiosa. Clarissa luego volvió su mirada hacia Hatsumi.

 

Clarissa: “Héroe Hatsumi. Necesitamos tu poder. ¿Podrías venir con nosotros?”

Hatsumi: “¿La razón?”

Clarissa: “En este momento, solo puedo pedir que vengas”.

Hatsumi: “Me niego. Tengo cosas que debo hacer, por favor, pregúntale a alguien más”.

Clarissa: “Incluso si digo que debe ser por todos los medios”.

Hatsumi: “Aun así, me niego. ¿De verdad crees que puedo confiar en personas que hacen cosas como esta?”

 

Exactamente como se esperaba, las negociaciones se habían roto. Solo por el hecho de que reconocieron que eran los compañeros de Eanru, ya estaba claro que estaba fuera de cuestión.

 

Después de Hatsumi, Clarissa intentó despertar el interés de Suimei.

 

Clarissa: “En cuanto a Suimei-sama y compañía, me gustaría que guarden silencio y pases esto por alto, pero”.

Suimei: “Me niego.”

Clarissa: “Eso parece.”

 

Como mostraban una clara hostilidad hacia ella, Clarissa simplemente asintió como si entendiera.

 

Jill: “Clara, incluso si no preguntas eso, después de todo este tiempo, la respuesta era obvia. Solo por el informe de Eanru de que él es el pariente del héroe, no había necesidad de preguntar si se opondrían a nosotros”.

Clarissa: “Fue solo por si acaso”.

 

Clarissa respondió tranquilamente a la sincera opinión de Jillbert, y luego ...

 

Clarissa: “Bueno, entonces, seré el oponente de Lefille-san”.

Jill: “Lo siento.”

Clarissa: “No hay necesidad. Jill, por favor encárgate de Suimei-sama y a los demás”.

 

Inmediatamente después de que decidieron quién enfrentaría a quien, un miembro del culto vestido de blanco apareció desde los callejones circundantes con un tiempo perfecto. Al ver que estaban rodeados, el grupo de Suimei formó un círculo de espaldas el uno al otro.

 

Suimei: “Si son los compañeros del dragón imbécil, no podemos ser descuidados”.

Hatsumi: “Tienes razón. Dejando eso de lado, ¿cómo nos moveremos?”

Suimei: “Primero debemos crear una ruta de escape para que podamos salir a salvo sin importar lo que pase. En cuanto a quién debería hacer qué ...”

Lefille: “Tal como lo anunció ella misma, enfrentaré a la Monja”.

Liliana: “Lefille. Por favor ten cuidado. La Monja probablemente es una persona del clan Liger”.

Lefille: “Como pensé, el clan Liger, eh ...”

 

Lefille estuvo de acuerdo con la conjetura de Liliana. Al escuchado, Felmenia también estaba haciendo una mueca como si se estuviera mordiendo los dientes.

 

Suimei: “Oye, Liliana, ¿qué es ese clan Liger?”

Liliana: “Son los antepasados ​​de todas las razas de teriantropos de tipo gato. Entre todas las razas de bestias, no es exagerado decir que son las más fuertes”.

Suimei: “Uwa, ¿en serio ...?”

Hatsumi: “Después del Dragonnewt ahora tenemos esto, qué diablos ...”

 

Ante la aparición de otra poderosa raza, tanto Suimei como Hatsumi emitieron voces desalentadas. En completo contraste con ellos, Lefille habló en un tono belicoso.

 

Lefille: “Un oponente digno entonces”.

 

Lefille saco sus colmillos y murmuró sin miedo. Suimei luego echó un vistazo a los miembros de la secta que los rodeaban.

 

Suimei: “Primero deberíamos hacer algo con el grupo vestido de blanco. Menia, por favor vigila a Jillbert”.

Felmenia: “Entendido.”

 

Mientras Suimei y los demás estaban ocupados discutiendo sus planes, la pandilla de hombres de blanco se estaba acercando lentamente. Mientras Lefille saltaba hacia Clarissa, Clarissa puso las manos en las mangas opuestas.

 

Un arma oculta, cuando Lefille se puso en guardia por esa premonición, Clarissa le tendió las manos. Y en sus dedos, había un polvo rojo y amarillo que casi se parecía al pigmento de la pintura.

 

Arrancándose las mangas, Clarissa dibujó líneas nítidas con los dedos a lo largo de su cara y brazos y dibujó patrones peculiares sobre sí misma.

 

Suimei: “Eso es...”

 

Suimei entrecerró los ojos al sentir que había visto ese patrón antes. Y justo cuando pensaba lo que podía ser, los preparativos de Clarissa se habían completado.

 

Extendió unas garras afiladas de sus dedos, y sus caninos crecieron lo suficiente como para llegar a su barbilla.

 

Al ver la transformación de Clarissa, Hatsumi y Suimei levantaron sus voces en estado de shock.

 

Hatsumi: “¿Tigre dientes de sable?”

Suimei: “Oioi, un Smilodon no es un gato...”

 

Mientras los dos miraban maravillados, un maná feroz comenzó a desplazarse por los alrededores de Clarissa. Era como si la sed de sangre de un depredador adquiriera una forma clara y visible en el aire.

 

La atmósfera que trajo le recordó a Suimei algo que había visto antes.

 

Suimei: “... Totemismo”.

Clarissa: “Me sorprende que lo sepas”.

 

Clarissa escucho claramente el murmullo silencioso de Suimei. Con una sonrisa, ella confirmó sus sospechas. Por otro lado, Suimei hizo una expresión sorprendida y rígida.

 

Suimei: “Esa es mi línea. ¿Por qué conoces ese tipo de cosas, hermana?

Clarissa: “Con respecto a esto, dejemos que sea un secreto”.

Suimei: “Mierda, realmente hay algo detrás de todos ustedes ...”

 

Mientras Suimei gemía amargamente, el oponente de Clarissa, Lefille, lo llamó.

 

Lefille: “¡Suimei-kun! ¿¡Que es eso!?”

Suimei: “¡El totemismo es una técnica categorizada bajo la magia de tipo sensorial en nuestro mundo! Con la ayuda de varios objetos simbólicos, es una técnica que imita el poder de la flora y la fauna y los asimila. En el caso de la Hermana, probablemente reciba protección divina de la pintura de la cara y del cuerpo que acaba de usar. En la mayoría de los casos, el tema del poder proviene de bestias, pero ... “

Lefille: “En otras palabras, el poder que recibió la Hermana viene de la bestia ancestral del clan Liger, el tigre dientes de sable, ¿verdad?”

 

Por bestia ancestral, ella probablemente se refería al ser del que se basaron las partes bestiales de los teriantropos. Es probable que Clarissa poseyera ese poder para empezar, pero por ese totemismo, su poder probablemente se fortaleció varias veces.

 

Solo por el hecho de que ella era un miriad, no había duda de que la Hermana tenía una estrecha relación con la bestia ancestral y sus símbolos. Y luego, con el ritual que ella realizó, se aclararon las dos condiciones para completar el totemismo.

 

Sin embargo, el problema principal sería ...

 

Suimei: “El totemismo es magia de nuestro mundo, pero como el principio del hechizo es bastante primitivo, no es imposible que se establezca en este mundo. Sin embargo, hay otra cosa”

Felmenia: “Justo ahora, la Hermana reconoció el nombre que usó Suimei-dono, la palabra que vino del mundo de Suimei-dono. En otras palabras...”

 

Significaba que Clarissa, no, el grupo de Clarissa tenía algún tipo de conexión con ese mundo.

 

Suimei había llegado a esta conclusión, y pensó en el caso de Romeon. Alrededor de este grupo de personas, parecía haber una sombra parpadeando sobre ellos que tenía algún tipo de relación con el mundo de Suimei.

 

En poco tiempo, Lefille y Clarissa estaban completamente vestidas con espíritu de lucha.

 

Clarissa: “Clarissa Liger. Aquí voy.”

Lefille: “Oh espíritus que residen dentro de mi cuerpo. Responde mi voluntad ... “

 

Tan pronto como Lefille terminó su canto, un remolino de viento rojo devastó el cielo azul mientras se acumulaba a su alrededor. Por otro lado, en el momento en que Clarissa desataba su espíritu de lucha, su maná feroz se manifestaba y se emitía en su entorno como barras de plata.

 

Y luego, chocaron. Lefille soltaba poderosos cortes uno tras otro, pero Clarissa las estaba eludiendo con un movimiento brusco y rápido y respondía a esos cortes con feroces ataques de sus garras.

 

Tal vez porque estaba fortalecida por el totemismo, o tal vez por el feroz maná que formaba una especie de barrera a su alrededor, era como si el viento rojo de Lefille no tuviera ningún efecto en los alrededores de Clarissa. Normalmente, esa aura roja simplemente habría mandado a volado a Clarissa y la propia Lefille podría montar ese viento para realizar movimientos radicales para provocar un ataque decisivo, pero esas dos acciones ya no eran posibles.

 

Su habilidad de combate estaba a la par o más allá de la de Lefille. En otras palabras, Clarissa poseía habilidades de combate que podían rivalizar con el General Demonio Rajas.

 

Mientras observaban su batalla con miradas de soslayo, Suimei y los demás estaban tratando con los miembros del culto que pululaban sobre ellos a su manera. Hatsumi con su espada, Felmenia con magia de viento, y Liliana con la magia de exorcismo que uso antes, las estaban pasando una detrás de la otra.

 

En cuanto a Suimei, estaba chasqueando el dedo mientras los sonidos violentos que creaba se desarrollaban con ritmo mientras desataba continuamente su magia de ataque. En un instante, todos los miembros de culto vestidos de blanco a su alrededor habían quedado tendidos en el suelo.

 

Suimei: “¡Ese es el final de los idiotas que nos rodean! Voy a ayudar ... ¡Eh!, ¿¡qué!?”

 

Justo cuando Suimei comenzó a gritar hacia Lefille, un círculo mágico apareció de repente a sus pies. A pesar de que Suimei pudo manifestar círculos mágicos, no pudo reconocerlo en absoluto. Las palabras, los números y el diseño eran todos nuevos para él. Sin embargo-

 

Suimei: “¿Mi pie se está hundiendo? Oi, no puede ser, esto es ... ¡Un agujero al mundo de los espíritus!?”

 

Como si hubiera entrado en un pantano sin fondo, el cuerpo de Suimei comenzó a hundirse en el círculo mágico. Intentó luchar y utilizar magia de vuelo, pero no pudo escapar del círculo mágico. La estructura del hechizo parecía estar interfiriendo con la magia de Suimei y la estaba negando, su cuerpo se había hundido a medio camino en el suelo.

 

Felmenia: “¡Suimei-dono, toma mi mano!”

 

Cuando Felmenia le tendió la mano, Suimei se sacudió con una expresión severa.

 

Suimei: “¡No puedes! Si me agarras, ¡simplemente serás arrastrada!”

Felmenia: “¡Pero!”

Suimei: “¡Me las arreglaré de alguna manera! Regresare enseguida, así que Menia, tú y los demás se ocupan de ...”

 

Antes de que pudiera terminar de hablar, Suimei se hundió en el círculo mágico.

 

Con una ondulación como si hubiera caído bajo una superficie de agua, el círculo mágico tembló. Al ver esto suceder ante sus ojos, Felmenia y los demás tuvieron expresiones conmocionadas por la conmoción y la desesperación mientras murmuraban.

 

Felmenia: “S-Suimei-dono ...”

Liliana: “Imposible, Suimee fue ...”

Lefille: “Espera un segundo, estás bromeando verdad ...”

 

El hecho de que Suimei fue atrapada por la magia fue tan impactante para ellas como si el cielo y la tierra fueran revertidos.

 

Y luego, frente a esa verdad, estaban más nerviosos que nunca.

 

Felmenia: “Justo ahora, quién podría haber ...”

 

Había alguien alrededor que era capaz de hacer caer a un mago del calibre de Suimei. Mientras Felmenia miraba a su alrededor, no había nada que pudiera ver que causara esa impresión. Y eso solo amplificó su pánico.

 

Hatsumi: “Felmenia. Pensaremos en eso después. En este momento, todos deberían concentrarse en los enemigos que tenemos ante nosotros”.

Liliana: “Ya solo queda uno”.

 

Liliana y Hatsumi llamaron a Felmenia y la urgieron a concentrarse en Jillbert. Y entonces, Jillbert de repente levantó su brazo izquierdo hacia el cielo.

 

Jill: “Desafortunadamente, todavía estoy aquí”.

 

Al decir eso, Jillbert chasqueó los dedos y más miembros del culto aparecieron uno tras otro desde los callejones. Al ver que seguían viniendo y viniendo, sin importar cuántos derrotaran, Hatsumi dejó escapar un gemido.

 

Hatsumi: “No hay fin ...”

Jill: “¿No es obvio? El héroe de la Salvación, un mago a la par con Eanru, la Doncella del Santuario de los Espíritus, y dos magos que representan a sus países, con todos ustedes como oponentes, no hay suficientes sin importar cuántos traemos”.

 

Jillbert bajó el brazo. Inmediatamente después, una poderosa ola de poder se desató y dio a luz a un viento violento. Cuando estalló hacia adelante, el suelo se rompió y salió volado.

 

El primero en reaccionar al ataque de Jillbert fue Felmenia.

 

Felmenia: “-el Viento es mi guardián. ¡Rellena la circunferencia exterior y repela a los que me miran!”

 

Cuando Felmenia puso instantáneamente en acción la magia, las ondas de choque y los trozos de tierra acurrucados fueron repelidos por su entorno.

 

Al ver eso, Jillbert hizo una amplia sonrisa como si los elogiara.

 

Jill: “Ou, como se esperaba”.

Felmenia: “¿Qué, fue eso hace un momento ...?”

Jill: “¿Eso? No es nada, solo moví mi brazo. No es para tanto, ese maldito Dragonnewt puede hacer algo similar también”.

 

Sugiriendo que su técnica no era nada especial, habló con frialdad. Los otros apenas podían imaginar cuánta fuerza se necesitaría para lograr tal resultado.

 

Jill: “¡Está bien, aquí vamos!”

 

Jillbert giró su cintura y blandió su arma justo donde estaba. A pesar de que ella estaba bastante lejos, parecía estar apuntando a algo. De inmediato, Hatsumi llamó la atención a los demás para que tomaran en consideración un corte fuera de su alcance real.

 

Sin embargo, esquivando completamente su predicción, Jillbert balanceó su alabarda con el poder de todo su cuerpo, y solo la parte del hacha del arma se separó de la empuñadura y fue enviada volando.

 

Felmenia: “¡¿Qué?! ¡Un arma de cadena!”

Jill: “¡Tienes toda la razón! Es mi alabarda de cadena especial. ¡Oye, oye, es mejor esquivarlo sabes!

 

Al escuchar la sorpresa de Felmenia, Jillbert respondió de una manera eufórica. El hacha estaba sujeta al mango por una cadena, y junto con el sonido de la cadena frotándose contra sí misma, el hacha entró volando.

 

Usando la fuerza centrífuga entre la cabeza del hacha y la empuñadura, Jillbert cambió drásticamente la trayectoria de la cabeza del hacha muchas veces y lo hizo venir sobre Felmenia y los demás.

 

Cuando el ataque llegó desde un punto ciego, Felmenia inmediatamente saltó fuera del camino para evadir. Y entonces, la cabeza del hacha cayó al suelo como un meteoro con tal poder que fue como una explosión, ya que envió a la tierra volando, esparciendo cantos rodados por todo el lugar.

 

Felmenia soportó la ola de destrucción, pero gimió amargamente.

 

Felmenia: “Qué estilo de pelea completamente dirigido por los musculosos ...”

Jill: “Solo he podido luchar así desde que era un niño. Bueno, lo dejaré pasar que no tengo cerebro”.

 

Con una sonrisa, Jillbert le devolvió la cabeza del hacha mientras Liliana se adelantaba.

 

Liliana: “Felmenia. Te respaldaré”.

Felmenia: “Gra...”

Jill: “¡Aaaah! ¡Quédate lejos! ¡No quiero pelear con niños pequeños!

 

Justo cuando Liliana dio un paso al frente, Jillbert de repente comenzó a hacer un escándalo. Ella no quería pelear contra Lefille, no quería pelear contra niños, era una oponente con muchas aperturas.

 

Jill: “Entonces, está bien, si no luchas”.

Jill: “¡Pero tampoco puedo hacer eso! Aaaaaaah maldición! Oi, Flama Blanca, ¿no te atreves a usar a Liliana Zandyke como escudo?”

Felmenia: “¡Por supuesto que no!”

 

En respuesta al tono dominante de Jillbert, Felmenia gritó como si ni siquiera necesitara preguntárselo. Y luego, para hacer frente a esa situación, Hatsumi saltó.

 

Hatsumi: “Felmenia-san. ¡Voy a tomar el frente! “

Felmenia: “¡Mis disculpas, Hatsumi-dono!”

 

Cumpliendo su palabra, corrió inmediatamente detrás de Felmenia y corrió hacia Jillbert a toda velocidad. Su espada todavía estaba en su funda y sostenida en su cintura para que pudiera ser desenvainada en cualquier momento. Ella estaba planeando soltar un corte mientras corría, pero mientras corría, algo como un meteoro entró volando.

 

Hatsumi: “Ku-”

 

En un abrir y cerrar de ojos, Hatsumi reaccionó sacando su gran espada de Mithril y bloqueó el golpe. La hoja plateada colisionó con dos dagas de oricalco.

 

Mirando hacia abajo de las puntas de las dagas, había una joven en ropa religiosa blanca con una capucha cubriendo sus ojos.

 

Ella estaba agarrada a las dagas de oricalco en un agarre inverso, y estaba atacando continuamente. Frente a esa violenta tormenta de ataques, Hatsumi respondió de la misma manera. A pesar de ser dos cuchillas contra una, ella lo manejó hábilmente mientras lentamente caía hacia atrás. De vez en cuando podía ver los ojos de las chicas debajo del capó, pero esos ojos parecían de algún modo huecos, como si no estuviera enfocándose en nada.

 

Hatsumi: “¿Entonces dices que serás mi oponente?”

“...”

 

Ella cuestionó a la chica, pero no recibió respuesta. Al igual que los otros miembros vestidos de blanco, ella reaccionó como si no hubiera escuchado nada, pero de alguna manera era diferente.

 

Aun así, Jillbert fue el que respondió a Hatsumi.

 

Jill: “Ese es uno de tus compañeros”.

 

Por un momento, pensó en Selphy y los demás al oír la palabra compañero, pero de inmediato se dio cuenta de otra posibilidad.

 

Hatsumi: “Un compañero dices ... ¿Quieres decir que esta persona también es un héroe?”

Jill: “Así es. Es apropiado para el oponente de un héroe, ¿no es así?”

 

Al escuchar esa pregunta como si la hubieran ignorado, Hatsumi le devolvió un ceño agudo con un brillo en el ojo. Los ojos de la chica estaban completamente vacíos, le hizo pensar que su voluntad había sido tomada. En otras palabras...

 

Hatsumi: “Si voy con ustedes, terminaré así eh”.

Jill: “Si te niegas a cooperar, sí”.

 

Después de decir eso, Jillbert una vez más sostuvo su alabarda lista.

Todo esto sucedió mientras el sol poniente colgaba sobre ellos sin cambios.

Peso: 
0